Jueves, 19 Junio 2008 19:00

Un volcán “tan grande que no se ve”. El Machín, desconocido y peligroso

Escrito por Néstor Ocampo Giraldo
Valora este artículo
(0 votos)

Esto empezó a cambiar cuando la FundaciónEcológica Cosmos, de Calarcá, se puso en la tarea de “hacer existir el volcánMachín”. La iniciativa surgió de una charla en la que algunos de susintegrantes cayeron en la cuenta de que conocían la existencia del volcán desdehacía muchos años pero que nunca oían hablar de él. Por eso, el 2 de enero de2000 iniciaron una campaña de visitas al mismo, invitando a periodistas dediversos medios, profesores universitarios y de colegios, estudiantes, miembrosde cuerpos de socorro y cuanta persona se interesara en ir a conocer “el volcánque no existe”.

 

Las visitas aún se realizan regularmenteporque no es fácil para una sociedad asimilar lo que significa un volcán ymenos cuando hay personas que se empeñan en ocultar su existencia. Como sucedióhace algunos años, cuando un secretario de Gobierno del Quindío tildó deterroristas a quienes divulgábamos información sobre el Machín. Por fortuna,pudimos contar con el apoyo de Marta Lucía Calvache, vulcanóloga de Ingeominas,quien durante tres días se reunió con autoridades de la región y ofreció conferenciasy ruedas de prensa para dejar bien claro, en el Quindío por lo menos, que elvolcán sí existe y que lo irresponsable es no hablar de él.

 

De acuerdo con los “enemigos de la existenciadel volcán”, divulgar que es una realidad ocasionaría efectos negativos para laregión: bajaría el precio de las tierras y ahuyentaría las inversionesestratégicas en la región, así como el establecimiento de comerciantes en lamisma. Como se puede apreciar, esta es la manera de pensar de quienes hanreducido todas las dimensiones de lo humano a lo meramente económico; paraellos, las personas no interesan; lo único importante es su capital, supropiedad, sus negocios; el sufrimiento, la infelicidad o la ruina de miles depersonas nada significan.

 

Pero la existencia del volcán obliga a tomarmedidas desde ahora, para que la ocurrencia de una erupción genere los menoresdaños posibles a quienes permanecen a su alrededor.

 

Ubicación

 

El Cerro Machín, Alto de Machín o El Hoyo,como se le denomina popularmente, se encuentra en la ladera oriental de laCordillera Central, a una distancia en línea recta de 7 kilómetros alnororiente de Cajamarca, 17 al noroccidente de Ibagué y 32 al suroriente deArmenia. Se puede llegar allí por carretera desde Ibagué (El Boquerón), Cajamarcay Salento. El acceso es fácil, y se llega en carro hasta dentro del cráter delvolcán, y hay varias fincas cultivadas por ocho familias.

 

Es suficiente tomar un mapa para ver que seencuentra en pleno corazón de Colombia, en el centro del llamado “triángulo deoro” (hipotético triángulo con vértices en Bogotá, Medellín y Cali), donde seconcentra la mayor parte de la población y la infraestructura económica delpaís. Y es fácil prever que una erupción pueda afectar de manera directa a másde un millón de personas, es decir, producir la más grande catástrofe quehayamos conocido en el país.

 



Características

 

No todos los volcanes son iguales, y este esde lo más singular. Entre los que hay en Colombia, con sus 2.750 metros sobreel nivel del suelo, es el de menor altura, confundiéndose con la topografía delsector debido a que el centro de su cráter está ocupado por varios domos conactividad fumarólica, Es “tan grande que no se ve”, pues el diámetro del cráteres de 2,4 kilómetros. Estas características lo hacen prácticamente invisiblepara quienes no lo conocen, pues no responde a la imagen común que tenemos delos volcanes. Sin embargo, es un volcán activo y altamente explosivo.

 

Es bueno aclarar que se considera como volcánactivo aquel que ha tenido, al menos, una erupción en los últimos 10.000 años.Del Machín existe registro geológico de seis erupciones en los últimos 5.000años, caracterizadas “por producir columnas eruptivas de varias decenas dekilómetros de altura que depositaron capas de ceniza de varias decenas decentímetros en zonas como Armenia, flujos piroclásticos de centenares de metrosde espesor que rellenaron los valles de los ríos que drenan el volcán y flujosde lodo volcánico (también llamados “lahares”) que alcanzaron a llegar hasta elrío Magdalena, formando enormes abanicos aluviales en territorios de losmunicipios de Chicoral, Espinal, Guamo y Saldaña”. La última erupción ocurrióhace aproximadamente 850 años, y de ello quedó memoria en una leyenda indígenade la región. Un cálculo fácil indica que, en términos geológicos, estamoscerca de una nueva erupción que pudiera suceder en cualquier momento. Hay otrasmanifestaciones de la actividad volcánica: presencia de fumarolas,microsismicidad permanente, aguas termales dentro del cráter y en suscercanías, geoformas del edificio volcánico bien conservadas y mayor presenciade gas radón en el sector.

 

Las primeras referencias a la existencia delvolcán Machín se deben al geólogo alemán Friedlaender (1927), informado de suexistencia por el Hermano Amable, quien lo descubrió. Desde un principio fuecatalogado como un volcán-somma o pliniano, nombre técnico que se les da a losvolcanes explosivos, precisamente los de mayor peligrosidad por la dimensión ycaracterísticas de sus erupciones. De este mismo tipo han sido el Krakatoa, elBezymianny, el Vesubio y el Mont Saint-Helen. El registro de anterioreserupciones indica que siempre han sido explosivas y muy fuertes, capaces decubrir de material un territorio amplio del Tolima, Quindío, Risaralda, Valledel Cauca y Cundinamarca.

 

El volcán y el paso de La Línea

 

La cercanía del volcán Machín a la carreteraque une al centro con el occidente del país, por el paso de La Línea, es otroaspecto que depara sorpresas. En documento editado por Ingeominas en 1999**, selee lo siguiente: “La políticas de ordenamiento territorial debieran tener encuenta la actividad del volcán Machín en temas como densidad de población ylocalización de obras de infraestructura estratégica para el país, tales como lacomunicación entre el centro (Región Andina) y el occidente (el Pacífico)”.

 

En 2005 se iniciaron las obras del túnel de LaLínea, y en el Estudio de Impacto Ambiental, elaborado por la firma GómezCajiao y Asociados, ni siquiera se nombra al volcán Machín como posible amenazapara el mismo, y ni siquiera como algo de importancia en el contexto de laobra. El gobierno ha insistido en hacer allí el túnel a pesar de las oportunasrecomendaciones de Ingeominas. Esto es inadmisible por varias razones.

 

1. Porque con la modernización de la carreteray la construcción del túnel se incrementarán las actividades económicas en laregión, y en consecuencia aumentará la población en Ibagué, Cajamarca, Calarcáy Armenia y asimismo a lo largo del eje de la vía. En otras palabras, se estáinvitando a decenas de miles de personas más a vivir en una zona de graveamenaza volcánica, y eso contradice el buen criterio de prevenir los desastres.

 

2. Porque al insistirse en el paso de laCordillera por ese lugar se cometen varios errores. Una de los problemas másconocidos del desarrollo territorial de Colombia es la excesiva concentraciónde población e infraestructura económica en una reducida parte del territorionacional (el antes mencionado “triángulo de oro”), mientras el resto permanececasi despoblado y en completo atraso. Se puede pensar (aún es necesariohacerlo) en un paso por otro lugar, que abra nuevas regiones a la población yla actividad económica. El paso por La Línea se mantiene como el único pasoútil de la Cordillera Central para las exportaciones e importaciones del país.En caso de una erupción, esa carretera se puede perder por lustros,posiblemente por décadas, dejando inservible el famoso túnel, excepto paracriar murciélagos. El país, partido en dos, sin comunicación entre el centro yBuenaventura, es un panorama de consecuencias desastrosas para la economíanacional. Doble desastre: de un lado, el millón de personas afectadasdirectamente, y, por el otro, el país entero con su economía quebrada.

 

*            FundaciónEcológica Cosmos, Red [email protected] por Calarcá Veeduría ciudadana al túnel de LaLínea. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Tel. 7421782. Calarcá, Quindío.

**             “Elvolcán cerro Machín, la prevención de desastres y el ordenamiento territorial”.




Actividad volcánica

 

El volcán Machín ha adquirido notoriedad enlos últimos días debido a la inusual actividad sísmica que se presenta en eledificio volcánico y sus alrededores. Esto se está registrando desde finales de1998 pero se ha incrementado dramáticamente en los últimos meses. En diciembrede 2007 ocurrieron 381 pequeños temblores, en enero de 2008 fueron 492, enfebrero 162, en marzo 80, en abril 747 y en mayo 437. Buena parte de esosmicrosismos tiene su origen en las rupturas o quiebres de estructurasgeológicas en el interior del volcán, y eso es preocupante. Hay otros indiciosde actividad volcánica: aumento de actividad fumarólica, cambios en lasemanaciones de gas radón y posibles deformaciones en uno de los domos queobstruyen el cráter del volcán.

 

Estamos, por tanto, en mora de que lasautoridades correspondientes tomen medidas efectivas para prepararnos yprevenir un desastre. Es cierto que no hay manera de saber cuándo ocurrirá,pero sí sabemos que sucederá y dónde. A este respecto, es un avance loautorizado el pasado 21 de enero, cuando se creó una comisión especial, del másalto nivel del Estado, para tratar el tema. Pasados algunos meses, ya se venacciones afortunadas pero no suficientes, como la instrucción impartida por elMinisterio de Educación sobre la necesidad de dar a conocer la existencia delvolcán dentro del currículo educativo; las reuniones convocadas en el Quindíopara la elaboración de un “plan de contingencia” (debiera ser de “prevención ycontingencia”) en caso de erupción, y también el incremento del monitoreo delvolcán (aún es insuficiente) para conocer más sobre lo que allí sucede, y deesta manera avisar con tiempo sobre la inminencia de una erupción.

 

Ya se habla del volcán, y eso en un avance.Pero no olvidemos que los procesos sociales de asimilación de un aspecto tanproblemático de nuestra realidad es algo que toma bastantes años. Y aún faltamucho por hacer.

Calarcá, junio 9 de 2008

Visto 5293 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.