Jueves, 19 Junio 2008 19:00

Áreas de distribución de energía nacional. ¿Un reversazo al modelo de privatización de la electricidad?

Escrito por Carlos A. Castro G.
Valora este artículo
(0 votos)

La es inocultable que las medidas elaboradaspor el Banco Mundial (BM), que implicaron la privatización de bienesestratégicos del país como las electrificadoras –medidas aplicadas con todojuicio por los presidentes de turno–, pretendiendo mejores servicios públicos,continuidad en el suministro y pago de tarifas económicas, han sido un completofracaso. No así los beneficios para la empresa privada, favorecida por unamayor tarifa y una creciente inequidad (1).

 

Colombia requiere políticas de serviciospúblicos que den cuenta de sus particularidades regionales, de la diferenciaprofunda entre campo y ciudad, así como de la distribución de la pobreza, lacual como se sabe se ahonda en el campo, con un 68 por ciento de ella y un 27,5 de indigencia, pero además con ingresos tres veces inferiores a los percibidospor los habitantes de las urbes (2). Pero el camino elegido por el gobierno pareciera determinado no por políticas de tarifas diferenciales, reducción de pobreza y reconocimiento del aporte brindado por el campo a todo el país, sino por los intereses de las grandes empresas generadoras o prestadoras del servicio de energía.

 




Políticas de Estado

 

Fieles a sus intereses y concepciones, losgobernantes expusieron ante todo el país que con las privatizaciones losdineros de los inversionistas extranjeras llegarían a raudales, pero que ademásestos negociantes aportarían su conocimiento y tecnología estratégica paraimpulsar el desarrollo nacional. Al actuar así, desconocieron el abc delcapitalismo, es decir, que el interés del inversionista es el lucro y no elservicio, que por tanto sus motivaciones no responden a la lógica de mejorar lacobertura de las necesidades básicas de la población o la creación de empleo.

 

Los empresarios internacionales, favorecidospor el yunque del BM y el afán de los gobernantes de turno por cumplir losimperativos del capital internacional, le exigieron al gobierno establecer queen la tarifa mensual se liquiden todos los costos en que se incurra al prestarel servicio de energía, pero asimismo el cubrimiento de esos costos medianteuna totalidad de mecanismos de financiación que en conjunto le den estabilidadal esquema (3).

 

Pero esto no es todo. Obtuvieron garantía del Estado de su no intervención en el mercado, pues “no es necesaria”, dejando muyclaro, por demás, que como inversionistas no asumirán los costos que implicallevar el desarrollo a los más apartados rincones: las denominadas áreas especiales (barrios subnormales, áreas rurales de menor desarrollo y zonas dedifícil gestión), como regiones de imposibilidad y/o incapacidad para recaudarla facturación, y normalizar a los usuarios conectados ilegalmente o por otrasrazones.

 

Para garantizar que así fuera, es decir, paracrearle las mejores condiciones al negociante, el Estado colombiano destinó enlos últimos años enormes recursos del presupuesto nacional, creando mecanismosde financiación: el Programa de Normalización de Redes Eléctricas, PRONE (4), elFondo de Apoyo Financiero para la Energización de las Zonas RuralesInterconectadas-FAER (5), el Fondo de Apoyo Financiero para las Zonas noInterconectadas, FAZNI (6) y por otro lado el Fondo Especial de Energía Social-FOES (7),  que ha servido como fuente del financiamiento coyunturalobtenido de las ventas internacionales de energía.

 

Pero, ¿qué se produjo como consecuencia deestos fondos? Unas inmensas diferencias tarifarias entre empresas: por un lado,mientras en una región se benefician al ser atendida por una empresa que cubrepoblación urbana de tamaño significativo, en otra una población de condicionessimilares padece tarifas mucho más altas porque el mercado se encuentrasegmentado en dos empresas, una especializada en las zonas dispersas y otradedicada a atender la periferia.

 

Todo el pastel

 

Como el actual gobierno, aliado del capitalinternacional, es fiel a la continuidad del modelo liberalizador y su rostro deprivatización-desnacionalización, les garantiza a las empresas multinacionales(en especial a Unión Fenosa, Endesa, AES) su permanencia en el país y latranquila transferencia, vía tarifas, de miles de millones de pesos de losbolsillos de los clientes (ya no usuarios) a sus arcas. Pero al mismo tiempoles permite ampliar su base de facturación, que llegará a 10 millones de nuevosclientes cautivos con la venta (programada para agosto próximo) de las actualeselectrificadoras estatales regionales. Por si fuera poco, aprueba laimplementación de nuevas tarifas para el período 2008-2012. Todo lo cual vaacompañado, para que sea efectivo, de medidas legales de todo orden, como lasexpedidas en los últimos dos años:

 

  • Decretos387 (Actividad de comercialización) y 388 (Universalización del Servicio-Áreasde Distribución-ADD), ambos expedidos en febrero 13 de 2007 por el Ministeriode Minas y Energía.
  • LaCREG publicó el 8 de diciembre de 2007 el documento CREG-087, dandoconformación de las Áreas de Distribución de Energía Eléctrica-ADD.
  • El10 de abril de 2008, el Ministerio de Minas y Energía expide el Decreto 111,que modifica el Decreto 388 de 2007, definiendo un plazo inmediato para entraren vigencia como máximo treinta (30) días después del citado decreto.
  • Parahacer posible lo anterior, la CREG expidió el 29 de abril de 2008 la Resolución047 de 2008 para discusión de carácter general, y
  • Mediantela Resolución 058 de mayo 27 de 2008, la CREG establece las ADD.

 

¿Cómo será una Área de Distribución?

 

La conformación de áreas de distribución conCargos por Uso Únicos por Nivel de Tensión debe permitir reducir los grandesdesequilibrios tarifarios que enfrentan los usuarios del sistema interconectadoentre empresas y regiones. Se pretende que la población de menores ingresos yaconectada, y que tiene hoy altas tarifas por ser atendidas por empresas conmercados de baja densidad, pueda sostener su acceso al consumo de subsistencia,reduciéndoles su tarifa al equilibrarlas a las cobradas por las empresas conmercados de alta densidad. Así, se conformaron cuatro -4- áreas con dos -2- Sistemas de Transmisión Regional:

 

  • ADDNorte: Electricaribe-Electrocosta.
  • ADDOriente: CENS, Codensa, Enertolima, Essa, Electrocaquetá, Electrohuila, Emsa,Enelar, Ebsa, Energía de Casanare, EEC, Energía del Bajo Putumayo, Energía delPutumayo, Energía del Valle de Sibundoy, Energía del Departamento del Guaviarey Ruitoque S.A. ESP.
  • ADDCentro: CHEC, Cedenar, Cedelca, CETSA, Energía de Pereira, EPSA, Energía delQuindío, Emcali, Empresas Municipales de Cartago, Empresas Municipales deEnergía Eléctrica, EPM y Municipio de Campamento S.A. ESP.
  • ADDOccidente: Distribuidora del Pacifico S.A. ESP.

 

Para que el modelo funcione, los operadores dered reportarán la información de sus costos al Liquidador y Administrador deCuentas (LAC), quien calculará el Cargo por Uso y al décimo día calendario decada mes les informará a los operadores de red (OR) los valores por facturar alos comercializadores por concepto de Cargos por Uso. Los OR continuaránfacturando y recaudando el Cargo Único por Nivel de Tensión y se descontaránlas diferencias existentes respecto al Cargo Único por Nivel de Tensión y elcargo que venía cobrando.

 

Ante las altas diferencias entre los distintoscargos por unificar, se pondrá en marcha un incremento mensual entre el cargoinicial y el Cargo Único para el ADD. Como observamos en el ejemplo (vercuadro), habrá altos incrementos para Norte de Santander, Guaviare, Meta yBogotá. Pretenden mitigar los incrementos superiores al 25 por ciento con cobrogradual y mensual durante los próximos cinco (5) años, de manera que al finaltodos paguen igual pero que siempre paguen. De todos modos, el negocio no puededetenerse en rentabilidad.

 

La realidad supera las elaboraciones teóricasde los funcionarios, y más aún si es con el interés de favorecer al capitalprivado. La construcción política de universalización para las actualesmayorías pobres parte de una identificación del nivel de costos eficientes depago, que implica mantener la cobertura de la población ya servida. Pero no sereversa el modelo. Se atiende la capacidad de pago siempre rentable para elcapital, un límite extremo para que las familias no lleguen al no pago.

 

Ante la evidencia de que se trata de másnegocio, pretendiendo que la gente no se desconecte por falta de pago, queda elreto para el movimiento social de idear políticas y mecanismos para poner enmarcha servicios públicos, de verdad públicos. Es necesario buscar lineamientospara políticas públicas que garanticen una mejor calidad de vida para losciudadanos con equidad social, con servicios eficaces y eficientes eninfraestructuras adecuadas y respetuosas de los valores medioambientales. Y noreformas para redistribuir costos entre los usuarios, aminorando las cargaspara que el negocio le resulte siempre rentable al modelo de privatización quetenemos (Ver «Ejemplo de cargos de distribución a febrero 2008»).

 

1  La equidad en las tarifas de los servicios públicos y su impacto en la capacidadde pago de los hogares de Bogota. Unal.

2   Estudiode Universalización. Creg. 

3  Tarifas,subsidios: tarifa real y los fondos de financiación. 

4 Según SSPD-2006, al Programa de Normalización en 2003-2005 se destinaron $ 24.330millones. 

5 Se aplica la contribución a los propietarios de activos de uso del STN,transmisores nacionales. Corresponde a 1 $/kwh de la energía total despachadaen Bolsa. Según la SSPD-2006, en 2003-2006 se destinaron $ 120.000 millones.

6 Se aplica la contribución a los generadores del MEM. Por cada kwh despachado en laBolsa de Energía Mayorista, el Administrador del Sistema de IntercambiosComerciales (ASIC) recaudará un peso ($ 1,00) moneda corriente. SegúnSSPD-2006, se destinaron en 2003-2005 $ 124.611 millones. 

7 El gobierno nacional ha venido pagando hasta $ 40 por kilovatio-hora del valor delconsumo de energía eléctrica de los usuarios ubicados en zonas de difícilgestión, áreas rurales de menor desarrollo y barrios subnormales. SegúnSSPD-2006, en 2003-2006 se destinaron $ 385.000 millones.  

Visto 3974 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.