Trabajadores de Coca-Cola cumplen tres días en huelga de hambre

Desde el lunes 13 de abril cinco trabajadores de Coca-Cola, afiliados al sindicato Sinaltrainal, llevan a cabo una huelga de hambre en la Plaza de Bolívar de Bogotá, debido al despido masivo de 1.500 trabajadores por el cierre de la embotelladora en Fontibón y la judicialización y amenaza del movimiento sindical por parte de la empresa.

 

Desde el lunes 13 de abril, a las 2 de la tarde, cinco trabajadores de Coca-Cola afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria de Alimentos (Sinaltrainal) se declararon en huelga de hambre, en representación de sus compañeros radicados en las 23 ciudades del país donde existen sedes de la empresa.

Según Wilson Castro, vocero del sindicato, la manifestación seguirá hasta poder acordar una mesa de diálogo con la multinacional, para solucionar los puntos que los llevó a la huelga.

"La última reunión tuvo lugar el miércoles 15 de abril en el que funcionarios de la alcaldía, Defensoría del Pueblo y Derechos Humanos del Distrito se comprometieron a buscar una solución pronta a la situación de los trabajadores, y se abrió una mesa de apoyo para lograr el acercamiento con la empresa, pero desafortunadamente Coca-Cola no ha dado una respuesta positiva hacia la problemática", comentó Castro.

Entre los temas que motivaron este paro resalta la tercerización de los puestos de trabajo en empresas como Amcor, Eficacia, Proservis, FL Colombia S.A.S., Sodexo, Atemcon e Imbera, que según Sinaltrainal "son empresas fachada, usadas por Coca-Cola para subcontratar más del 70 por ciento de los trabajadores".

En la mesa de diálogo que planean llevar a cabo también hablarán de la precarización de los salarios, la judicialización y amenaza de la dirigencia sindical, y los despidos masivos debido al cierre de la embotelladora en el municipio de Fontibón, acción que dejará sin trabajo a más de 1.500 personas.

"Entre la dirección nacional de Sinaltrainal y la dirección de la empresa se han realizado anteriormente reuniones, sin embargo hay puros compromisos y no se concreta nada. En vista de que el diálogo no ha logrado los objetivos requeridos pues hemos procedido a esta acción casi suicida. No nos queda otra opción para ser escuchados", dice Castro.

De los cinco trabajadores que al momento de la rueda de prensa que citaron para el 16 de abril, 11 am., completan más de 96 horas en huelga de hambre, varios de ellos , según declaraciones de Castro, "presentan presión alta y nivel alto de azúcar", sin embargo la huelga no parará hasta que logren la mesa de diálogo con la embotelladora.

"Todo esto es debido a la persecución a la que estamos sometidos los dirigentes sindicales. Más de 60 trabajadores han sido amenazados y se han efectuado más de 26 asesinatos de miembros de Sinaltrainal, de esos, 14 trabajaban en Coca-Cola", afirma el vocero.

Un reciente comunicado del sindicato, mencionó el caso de la planta de Medellín donde "ingresó un carro y tanqueta blindados de la Policía Nacional, para reprimir a los trabajadores subcontratados que protestaban contra las presiones, la precarización y el despido de uno de sus compañeros por afiliarse a Sinaltrainal". También el sindicato hace referencia al caso presentado en la sede de Bucaramanga donde la embotelladora "monta la vigilancia Privada Vise, como escuadrón antidisturbios, portando escudos y practicando maniobras militares para enfrentar la protesta sindical y amedrantar a los trabajadores".

 

Daños ambientales con la nueva planta de Coca-Cola en Tocancipá

 

Por otro lado, el sindicato de alimentos también denuncia los hechos de contaminación ambiental causados por la empresa en los últimos años, como el caso del humedal Capellanía y la nueva sede en Tocancipá, que según estimaciones del sindicato, consumirá 1´680.000 M3 de agua, que representa el 68,58 por ciento de las necesidades del municipio.

"En Bogotá, Coca-Cola fue sancionada por contaminar el humedal de Capellanía y se niega a pagarle al Distrito Capital $ 46.000 millones de pesos por servicio de agua y alcantarillado, además, se apropió de fuentes de agua en la Calera, Cundinamarca", dicen en un comunicado.

Publicado enColombia
Crece guerra por el agua entre gobiernos y corporaciones

El recurso más importante del planeta, el agua, es todavía un bien relativamente accesible, pero en el futuro habrá una intensa lucha para controlarla, señaló en un reportaje el canal de noticias ruso, Vesti.


Actualmente existe divergencia de opiniones sobre cómo controlar los recursos acuáticos y si su gestión debe estar en manos de los Gobiernos o de empresas privadas.


Poco a poco aparecen señales preocupantes sobre el acceso al agua.


En algunas regiones del planeta para acceder al preciado líquido hacen falta recursos económicos y este bien imprescindible se ha convertido en un lujo que no todos pueden permitirse.


A esto se le suma el incremento continuo de la población, un factor que puede cambiar drásticamente la situación en el mercado de agua.


Por una parte, empresas se involucran cada vez más en los negocios vinculados con el agua.


A finales de marzo la empresa Tetra Tech firmó un contrato de cinco años y 1 000 millones de dólares con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) que le permitirá recoger datos sobre el uso de agua, elaborar estrategias para la gestión de recursos acuáticos y mejorar el acceso al agua en diferentes regiones.


Este contrato no es el primero en el área de la gestión de los recursos acuáticos. Hoy en día existen muchas compañías que obtienen beneficios de negocios relacionados con el agua.


Por lo menos 10 grandes compañías trabajan en esta esfera e incluso existen tres que suministran agua a más de 300 millones de personas en 100 países.


RWE/Thames, Suez/ONDEO y Veolia son las cinco empresas que controlan la mayor parte de los sistemas de abastecimiento de agua en Europa y ahora buscan expandirse a Estados Unidos.


American Water Works, ITT Corp. y GE Water son las grandes empresas de abastecimiento de agua en el territorio de Estados Unidos, pero la mayor parte de los estadounidenses todavía prefiere pagar a las empresas estatales de servicios públicos.
Contrariamente a lo que se cree habitualmente, que las corporaciones privadas controlen el acceso al agua puede ser rentable para la población.


Aunque se conocen precedentes en los que las empresas limitaron a sus clientes el acceso al agua, los casos en los que los Gobiernos actuaron de la misma manera son aún más numerosos.


Además, las empresas tienen que rendir cuentas ante sus propietarios y accionistas, es decir, ante los ciudadanos, mientras que las metas y los objetivos estatales están en manos de funcionarios concretos.


En términos generales, las empresas quieren más que nada obtener beneficios, lo que solo se puede lograr con un gran número de clientes.


La privatización del agua a escala planetaria es una cuestión compleja de la que casi nadie quiere hacerse responsable, pero las condiciones del siglo XXI harán necesario tomar esta difícil decisión.


A la gravedad de la situación se añade el hecho de que la población está creciendo más rápidamente en los lugares donde no hay infraestructura necesaria y el nivel de vida es bajo.


En los países ricos, como EE.UU., Europa y Japón, al contrario, se observa una baja tasa de crecimiento de la población. Esto podría provocar desigualdades en cuanto al acceso al agua. Para resolver estos problemas se requieren grandes inversiones y labores conjuntas y concertadas.


Durante la prolongada sequía que está sufriendo California, las autoridades estadounidenses se han mostrado impotentes para afrontar el problema.


Para evitar desastres parecidos en futuro se requerirá un sistema nacional de suministro de agua que permita distribuir los recursos acuáticos en caso de necesidad. Pero aún no se puede ignorar el Estado, puesto que los proyectos tradicionales de gran escala han sido tradicionalmente responsabilidad de los Gobiernos.


En la grave situación política actual, el Gobierno de Estados Unidos está mal preparado para los retos que planteará la creación de un sistema de este tipo.


Independientemente de quién sea el propietario del agua en el mundo, ya está claro que el planeta está entrando en una nueva era en la que cada vez más el agua se considerará un recurso económico privado. Y este escenario conlleva tanto riesgos como grandes oportunidades para la humanidad.

Publicado enEconomía
Para garantizar el derecho a la alimentación

ALAI AMLATINA, 24/03/2015.- Uno de los réditos del Año Internacional de la Agricultura Familiar que propició la ONU en el 2014, con el trasfondo de la crisis alimentaria, es haber contribuido de alguna forma a visibilizar el debate entre el agronegocio y la agricultura campesina, que se mantenía en sordina por la simbiosis establecida entre el primero y el poder mediático.

En el plano oficial, por decir algo, el Director general de la FAO, José Graziano da Silva, en su discurso de apertura del 24 período de sesiones del Comité de Agricultura (COAG) en Roma, expresó: "Los responsables políticos deben apoyar una amplia gama de enfoques para reformar los sistemas alimentarios mundiales, haciéndolos más saludables y sostenibles y reconocer que 'no podemos confiar en un modelo intensivo de entrada para aumentar la producción y que las soluciones del pasado han mostrado sus límites'... (y) solicitando un 'cambio de paradigma', dijo que los principales desafíos de hoy en día son reducir el uso de insumos agrícolas, especialmente el agua y los productos químicos, con el fin de lograr una agricultura, una silvicultura y una pesca más sostenibles y productivas a largo plazo"[1].

Es en este contexto que tendrá lugar el VI Congreso de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC) – Vía Campesina, del 10 al 17 de abril próximo en Buenos Aires, con la participación de delegaciones de más de 80 organizaciones de 18 países de América Latina y el Caribe, donde la disputa con el agronegocio será uno de los temas centrales. De hecho, la programación incluye la V Asamblea Continental de Mujeres y la IV Asamblea de la Juventud[2].

 

Dos modelos

 

El agronegocio (agribusiness) es expresión de los cambios estructurales en la producción agrícola de la nueva fase del capitalismo hegemonizada por el capital financiero y las transnacionales que irrumpe en la década de los '80 del siglo pasado.

Según João Pedro Stedile, dirigente del MST de Brasil, este modelo "se caracteriza sucintamente, por: organizar la producción agrícola en la forma de monocultivo (un solo producto) en escalas de áreas cada vez mayores; uso intensivo de máquinas agrícolas, expulsando la mano de obra del campo; la práctica de una agricultura sin agricultores; la utilización intensiva de venenos agrícolas, los agrotóxicos, que destruyen la fertilidad natural de los suelos y sus micro-organismos, contaminan las aguas en la capa freática e inclusive la atmósfera al adoptar los defoliantes y secantes que se evaporan en la atmósfera y regresan con las lluvias. Y sobre todo, contaminan los alimentos producidos, con consecuencias gravísimas para la salud de la población. Usan cada vez más semillas transgénicas, estandarizadas, y atacan el medioambiente con sus técnicas de producción que buscan sólo mayor tasa de lucro, en menor tiempo"[3].

Ante este modelo del agronegocio -socialmente injusto, económicamente inviable, insustentable para el medio ambiente y toda la biodiversidad, y una producción mercantil de alimentos con graves consecuencias para la salud de la población-, las organizaciones del campo articuladas en la Coordinadora Latinoamericana del Campo (CLOC-Vía Campesina) han desarrollado el concepto de la Soberanía Alimentaria, partiendo del principio de que los alimentos no pueden ser una mercancía, pues la alimentación es un derecho de supervivencia de la humanidad, y que, por lo mismo, en todos los lugares del mundo cada pueblo tiene el derecho y el deber de producir sus propios alimentos.

En tal sentido, el documento preparatorio[4] señala: "Realizaremos nuestro VI Congreso avanzando en la elaboración política de nuestra propuesta hacia una nueva sociedad, donde la Soberanía Alimentaria sustentada en la concreción de Reformas Agrarias Integrales y Populares nos devuelva la alegría y la convicción soberana de continuar trabajando y cuidando la madre tierra para producir los alimentos que nuestros pueblos requieren y que la humanidad necesita para garantizar su desarrollo". Y más adelante precisa: "La cuestión de la alimentación es un tema estratégico para la autonomía de un pueblo y para la Soberanía de la Nación. Así, vemos que la Agricultura Campesina e indígena cumple un papel fundamental en cualquier país que vislumbre ser soberano".

La agricultura campesina, acota el texto, "es una forma de ser, de vivir y de producir en el campo, se basa en el rescate de tradiciones, costumbres y culturas de los Pueblos Originarios. El campesinado y los pueblos indígenas viven en una constante lucha por la autonomía productiva, a través de la diversificación de la producción y de la utilización de subproductos de una producción para la otra, en la búsqueda del equilibrio ecológico, a través de una fuerte relación con la naturaleza, el auto abastecimiento y el abastecimiento local y regional de alimentos saludables, constituyéndose en elemento basal para la promoción de la soberanía alimentaria".

Y para confirmar que la agricultura campesina no es menos productiva que el agronegocio y que le supera en razón de factores sociales, culturales y ecológicos que cumple, el documento señala: "Los campesinos e indígenas acceden a apenas al 24,7% de las tierras y territorios, son responsables de más del 70% de la producción de alimentos del mundo. Grandes cantidades de esos alimentos son comprados a bajos precios por las grandes transnacionales y trasladados lejos de las áreas donde se producen o se destinan a otros fines que no son la alimentación, existiendo una distribución no equitativa de los mismos, generando hambre y miseria en los sectores y países más pobres del mundo. La tierra y el territorio son las bases fundamentales para la Agricultura Campesina e Indígena y la soberanía alimentaria, tener acceso a ella y explotarla racional y adecuadamente es vital para el desarrollo humano equitativo".

 

Conexión global: salvar el planeta

 

Como integrante de la Vía Campesina, una delegación de la CLOC participó en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares (Roma-Vaticano, 27-29 de octubre 2014), donde las organizaciones del campo en el diálogo con el Papa Francisco destacaron la gravedad de la destrucción ambiental, "por una ínfima minoría, que con un modelo de producción y consumo que prioriza el lucro antes que la vida, está devastando el planeta y las formas de vida y culturas que lo sostienen. El cambio climático que ha producido este modelo y esa minoría está amenazando la existencia de la Tierra y todos los seres vivos, incluidos los humanos"[5]. Y convocaron a los siguientes compromisos.

- La defensa de la permanencia de los pueblos del campo en sus territorios y de la agricultura campesina y otras formas de producción de los pueblos como base de nuestra alimentación
- Llamar a detener los graves impactos sociales y ambientales de la minería, la deforestación y otras industrias contaminantes y abogar por su control.
- Un rechazo claro a los organismos y cultivos transgénicos y sus efectos... los transgénicos son un peligro grave y que sus promesas de mayor productividad y de terminar con el hambre no tienen base económica, ni científica ni biológica.
- Pronunciarse contra el patentamiento y manipulación de todos los seres vivos.
- Rechazar la privatización del agua, la tierra, las semillas y los bienes naturales
- Rechazar las falsas "soluciones" frente al cambio climático, como la energía nuclear, las mega-represas, la geoingeniería y los mercados de carbono.

 

Agroecología

 

En su VI Congreso Continental, la CLOC-VC se propone avanzar en la construcción del proyecto político popular y la generación de propuestas para políticas públicas. En tal sentido, en el documento preparatorio señala, como uno de sus desafíos, que el programa "debe defender una nueva matriz de producción de los bienes agrícolas, basada ahora en la agroecología, como una forma concreta de enfrentar la forma capitalista de expoliar la naturaleza. La agroecología es más que un conjunto de técnicas alternativas para producir en el campo, es un modelo, un instrumento necesario para derrotar el modelo capitalista, que solo consigue producir con venenos, destruyendo la naturaleza".

Bajo esta perspectiva, "la Agroecología y la Transición Agroecológica como una nueva base técnica y científica para la producción de alimentos, fibras y biomasa, en cantidad y calidad suficiente para el abastecimiento nacional y las exportaciones, preservando y conservando la base de recursos naturales existentes en los biomas y ecosistemas, constituyendo condiciones para la transición a través de conocimientos técnicos y una nueva ruta de insumos, con estructuras industriales locales y regionales para producirlos y distribuirlos".

Destaca además que las semillas criollas, "patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad, son determinantes de la calidad, diversidad y cantidad de alimentos producidos, por lo tanto tienen vinculación directa con la Soberanía Alimentaria. Las semillas determinan el modelo productivo adoptado. Las semillas nativas están adaptadas al suelo, clima de su región, por lo tanto son determinantes en el enfrentamiento del modelo agroquímico, por lo tanto fundamentales para el enfrentamiento a las multinacionales". Mientras que, "el uso de las semillas transgénicas, aumenta la utilización de agrotóxicos e insumos químicos, aumentando el desequilibrio ambiental y creando un ciclo vicioso donde cada vez se usa más venenos e insumos químicos, generando más desequilibrio y necesitando así utilizar más insumos químicos y venenos".

 

Políticas públicas

 

Para fortalecer la agricultura campesina e indígena y la soberanía alimentaria, la CLOC-VC reconoce que es necesario luchar por políticas públicas, tales como:

a) Reforma Agraria Popular e Integral. Distribución de tierras, juntamente con políticas de fortalecimiento del sector productivo. Límite en el tamaño de la propiedad; prohibición de la venta de tierras para extranjeros, etc. Expropiación de tierras con explotación de trabajo esclavo o situación análoga.

b) Política de stocks (acopios) reguladores. Donde el Estado compre la producción en período de zafra-cosecha, forme stocks (acopios) y coloque en el mercado en el período entre cosechas.

c) Política de precios mínimos. Garantizando un precio mínimo que cubra los costos de producción y un margen de renta para las familias campesinas y limite los precios pagados por los trabajadores urbanos.

d) Asistencia técnica. Orientada hacia los sistemas campesinos de producción, incentivando la producción de alimentos, con equipos multidisciplinarios, de forma gratuita y capaz de atender a todas las familias campesinas.

e) Créditos subsidiados para la producción de alimentos. Garantizando que las familias campesinas produzcan alimentos, obtengan renta y puedan colocar los alimentos en el mercado a precios accesibles para los trabajadores urbanos.

f) Derechos de los agricultores. Reconocimiento por los servicios ambientales prestados, protección del conocimiento tradicional, re-distribución de los beneficios, participación en las decisiones sobre la conservación y el uso sustentable de los recursos fitogenéticos para la alimentación.

g) Legislación. Legislación específica para la producción, industrialización y comercialización de la producción campesina, como forma de incentivo para la producción de alimentos.

h) Educación campesina. Orientada hacia la realidad local, contextualizada, que prepare a la juventud campesina para actuar en el campo, con orgullo de ser campesina.

i) Mercados institucionales. Que los gobiernos compren alimentos para los programas de alimentación escolar, hospitales, asilos y el sistema provisional directamente de los campesinos y sus organizaciones.

j) Nueva circulación de insumos. Reconocer, apoyar la estructura productiva y organizar la logística de distribución de insumos naturales, que no agredan al medio ambiente.

k) Programa de transición agroecológica. Reconociendo y apoyando procesos, con una ampliación gradual de incentivos de acuerdo con el avance implementado por las familias campesinas en el proceso de transición.

l) Apoyo a procesos de cooperación. Cooperativas, asociaciones, empresas comunitarias, agroindustrias, mercados populares...

m) Reconocimiento del modo campesino de hacer agricultura. Es el único capaz de dar respuestas a los principales dilemas de la humanidad:

Crisis alimentaria.
Crisis energética.
Crisis ambiental.

Éstas y otras medidas pueden resolver el problema de la crisis de los alimentos, disminuir la presión en las grandes ciudades y garantizar condiciones de vida digna para las familias trabajadoras del campo y las ciudades. Con estas políticas públicas y esta lógica de producción campesina podremos alcanzar la Soberanía Alimentaria.

 

Notas:

[1] Comunicado de prensa FAO, 30 de septiembre 2014
[2] La CLOC se fraguó al calor de la Campaña Continental "500 Años de Resistencia Indígena, Negra y Popular", para constituirse formalmente en el congreso realizado en Lima, Perú, del 21 al 25 de febrero de 1994.
[3] "Las tendencias del capital sobre la agricultura", América Latina en Movimiento nº 459, ALAI, octubre 2010.
[4] Rumbo al VI Congreso Continental. Secretaría Operativa CLOC-VC - Argentina, Abril 2015.
[5] Mensajes leídos al Papa, EMMP, http://alainet.org/active/78544&lang=es

* Texto publicado en la revista América Latina en Movimiento No. 502 de marzo 2015, sobre el tema "Agricultura Campesina para la Soberanía Alimentaria" - http://www.alainet.org/es/revistas/168312

Publicado enMedio Ambiente
Gasolineras volantes revolucionarían la aviación

Los aviones comerciales podrían repostar en vuelo, poco después del despegue, medida que permitiría ahorrar hasta 20 por ciento del carburante, manteniendo las condiciones de seguridad actuales, indica una estudio europeo con participación suiza.
La Alta Escuela de Zúrich para las Ciencias Aplicadas, que participó en el estudio, indicó este lunes en un comunicado que unas gasolineras volantes podrían revolucionar el transporte aéreo.


Los aviones comerciales podrían despegar con menos queroseno en los depósitos y repostar cuando alcancen una altitud de 10 mil metros, añade el comunicado. Tener el depósito lleno durante el despegue supone gran desventaja, ya que las reservas del combustible representan un tercio del peso total del avión. Los aviones militares ya repostan en vuelo, pero este estudio plantea esa opción para los comerciales.


Los autores del estudio trabajaron tres años para comprobar si se podía aplicar esa medida al tráfico civil.


El proyecto se titula RECREATE (investigación para habilitar un crucero de transporte aéreo) y lo realizaron investigadores del centro suizo y de instituciones de cinco países europeos.


Naves cisterna, la propuesta


Según su propuesta, unos aviones cisterna, que llevarían carburante suficiente para reabastecer a entre tres y cinco aviones, volarían en lugares muy definidos.


Leonardo Manfriani, responsable del proyecto en el centro suizo, explica que esas gasolineras volantes deberían situarse muy lejos de las zonas habitadas, pero también muy cerca de los principales corredores aéreos.


Se reduciría, además, el ruido en torno a los aeropuertos ya que, cuanto más pesa el avión, más ruido hace, señala Manfriani.
También permitiría hacer vuelos muy largos, como Zúrich-Sidney, sin escala.

China construye el primer tranvía del mundo alimentado con hidrógeno

El primer tranvía del mundo impulsado por hidrógeno salió hoy de la línea de ensambladura en Qingdao, China.
Liang Jianying, ingeniero en jefe de Sifang Co., una subsidiaria completamente propiedad de la Corporación de Ferrocarriles del Sur de China, indicó que el nuevo tranvía es el único vehículo impulsado por hidrógeno, lo que convierte a China en el único país del mundo en haber dominado esa tecnología.


Las pilas de combustible de hidrógeno son una nueva fuente de energía limpia, utilizada ampliamente en la industria automotriz, aunque atrasada en el área de tránsito de trenes.


"Le tomó dos años a Sifang solucionar problemas tecnológicos clave con la ayuda de instituciones de investigación", comentó Liang.


El tranvía puede ser recargado con hidrógeno en tres minutos y puede viajar 100 kilómetros (km) a una velocidad de hasta 70 km por hora."


La distancia promedio de las rutas de tranvía en China es de alrededor de 15 km, lo que significa que una recarga es suficiente para tres viajes redondos", dijo Liang, quien agregó que el costo de operación en general se reducirá enormemente.


No se producirá ningún óxido de nitrógeno pues la temperatura de la reacción dentro de la pila de combustible es controlada por debajo de 100 grados Celsius. La única emisión del tranvía será agua, aseguró Liang.


Cada tranvía cuenta con más de 60 asientos y puede transportar a más de 380 pasajeros.


(Con información de Xinhua)

Viernes, 06 Marzo 2015 06:15

La despensa que cambiará las cocinas

La despensa que cambiará las cocinas

El mercado municipal de Manaos es un espectáculo en sí mismo. Por fuera, muestra la estructura metálica construida en 1880, en pleno esplendor de la ciudad, en un intento por recrear el mítico mercado parisino de Les Halles en plena selva amazónica. La imagen cambia en cuanto te asomas a la abigarrada maraña de puestos que se amontonan en el interior. Es una suerte de laberinto en el que lo cotidiano se convierte en fuente de sorpresas para el extraño; apenas queda un resquicio para la indiferencia. Aquí hay de todo y casi todo resulta ajeno. Verduras extrañas, hierbas con formas y aromas desconocidos, verduras sorprendentes y pescados imposibles más allá de la cuenca amazónica, como el pacú, el gigantesco pirarucú, el tucunaré o alguno de los mil parientes de la piraña.


La experiencia se convierte en espectáculo sobrecogedor si remontas el curso del Amazonas hasta lo más profundo de la selva, llegas a Iquitos, poco después de que el río pierda su nombre para ser el Marañón, y te acercas al mercado de Belem. Es como una ciudad dentro de otra, capaz de vivir y respirar por su cuenta. Se repiten los pescados, aunque cambien de nombre. Está la carne rosada de la gamitana —un familiar hervíboro de la piraña, que se alimenta a base de frutas—, la doncella, con la carne algo más blanda, el paiche, que puede alcanzar los 200 kg, o el maparate, de menos de un kilo y carne de sabor y texturas similares a la anguila. También la carachama, un pez acorazado de aspecto prehistórico. Se calcula que sólo en la cuenca del Amazonas hay censadas más de 2.400 especies fluviales comestibles y estas solo son una muestra. Algunas, como la gamitana y el paiche, se crían ya en cautividad. La carne del paiche —el pirarucú brasileño— se exporta ya a medio mundo.
Las referencias vegetales podrían arrancar por el camu camu, la fruta con más vitamina C del mundo, del tamaño de una uva de mesa y con un sabor singular, ácido, astringente, dulce y aromático.


A partir de ahí daremos con la yarina, obtenida de una palmera con cocos de forma irregular, comestible cuando está tierna y tan dura al secarse que toma el nombre de marfil vegetal y se emplea para tallar artesanía (el agua se va gelificando en su interior conforme madura el fruto hasta acabar endureciéndose). Encontraremos el macambo, de la familia del cacao, con pulpa de sabor único, muy aromática y dulce, el aguaje, fruto de una palmera cubierto de escamas, el tomate de árbol —tamarillo o sachatomate—, pariente de la cocona, una fruta fragante y sutil, el lulo, que en algunas zonas recibe el nombre de naranjilla, y así sucesivamente, hasta conformar un elenco único en el mundo. En él se incluyen también las mil variedades del palmito. Entre ellas, la que más ha prosperado en la selva, que permite trabajar las ramas del árbol y conservar intacto el tronco, frente a los cultivos tradicionales que exigen tirar abajo la palmera para extraer el palmito. El corazón del palmito ofrece la chonta, que las vendedoras deshilacha en finas cintas a la vista del comprador. Por ahí andan también hierbas aromáticas que nunca son lo que parecen, como el sacha culantro, el sacha orégano o el sacha ajo.


Sólo es una minúscula muestra que podemos encontrar en estos y otros mercados de Latinoamérica, como el de Paloquemao, en Bogotá, o el mercado municipal de Puerto Ayacucho, en la Amazonía venezolana. Algunos llegan también a los puestos de Ciudad de Panamá, procedentes de la selva fronteriza de Darién.


La Amazonía vive un doble proceso que conviene observar con atención. De un lado, la reivindicación de las despensas locales que sustenta el despertar de las cocinas latinoamericanas, poniendo en valor productos hasta ahora despreciados y estimulando su incorporación a la dieta cotidiana. Del otro, la transformación del sistema productivo. La mayoría de los frutos viven un tránsito crucial de la recolección al cultivo. Cuando ese proceso acabe de consolidarse, empezarán a inundar los mercados de medio mundo. Esta despensa cambiará la cara de los mercados del mundo, abriendo un nuevo tiempo para sus cocinas.

Publicado enCultura
Miércoles, 03 Diciembre 2014 09:15

Fría hermosura

Fría hermosura

El hielo puede ser perjudicial o mortal, pero también puede crear inadvertidamente algunos de los paisajes más bellos y fascinantes del invierno. Su formación está sujeta a un millón de variables diferentes, y el más mínimo cambio en la humedad, la temperatura o la velocidad del viento puede crear muy diferentes resultados.

 

Aquí una breve muestra de los caprichos hermosos de la casualidad:

 

 

Publicado enFotorreportajes
Sábado, 11 Octubre 2014 17:35

La naturaleza de un fotógrafo sin hogar

La naturaleza de un fotógrafo sin hogar

Justin Brosey es un talentoso fotógrafo. Su obra ha sido incluso publicada en la National Geographic, aunque esto no es lo que hace su historia interesante. Después de perder su trabajo estable, no tuvo más remedio que mudarse con su novia, y con su hija de 7 años al bosque. Es técnicamente una persona sin hogar pero que toma fotografías increíbles.

También trabaja en su página personal mediante el uso de WiFi cuando lo puede encontrar en su entorno. Cuando vea sus fotografías, no va a pensar que son de alguien que tiene muy pocos recursos disponibles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado enFotorreportajes
Inundan Wall Street y exigen justicia climática

El toro de Wall Street fue ahogado hoy por una inundación de miles de activistas en demanda de justicia climática, que acusaron al poder financiero de llevar al mundo al borde de la catástrofe ambiental.


Unos dos mil manifestantes rodearon la famosa escultura del toro –símbolo del poder financiero– y avanzaron unas cuadras al norte para llegar hasta el cruce de Wall Street y Broadway, a una cuadra de la Bolsa de Valores, donde decenas de policías mantuvieron cerrado el ingreso. Durante unas ocho horas los manifestantes obligaron a las autoridades a cerrar el tránsito en esta arteria principal en el distrito financiero de Nueva York.


Inundamos Wall Street para frenar su financiamiento de la destrucción planetaria, y abrir paso a economías sustentables que benefician a los pueblos y al planeta, afirmó Michael Lean Guerrero, de Climate Justice Alliance, agrupación que ayudó a organizar esta movilización un día después de que ellos y otros 300 mil participaron en la marcha más grande sobre cambio climático en la historia. La idea es: si Wall Street está provocando la inundación del mundo, hoy Wall Street fue inundado.

Con mantas, bandas de música, dos enormes burbujas de carbón y un oso polar (bueno, alguien con un disfraz), y consignas de a, anti, anticapitalismo, esta fue una acción mucho más filosa en mensaje que la marcha plural de ayer. Con ésta se responsabiliza directamente al 1 por ciento y el sistema actual de la crisis ambiental. Unos 100 manifestantes cargaron una manta de 100 metros de largo en que se leía: "Capitalismo=Caos climático –Inunda Wall Street".

Participaron una amplia gama de activistas: Veteranos de Guerra por la Paz, veteranos de la gran movilización altermundista de Seattle y veteranos de Ocupa Wall Street. Al rodear la escultura del toro –el cual estaba protegido por barreras y policías–, un cura usó el ya famoso micrófono popular para anunciar que ya se necesitaba domar a ese toro, mientras un reverendo sacó una reata para intentar lazar la enorme bestia de bronce.

Somos imparables. Otro mundo es posible, se coreó cuando, después de varias horas de sentarse alrededor del toro, los manifestantes se levantaron para avanzar por la avenida ya cerrada hacia Wall Street. Todos los accesos a la Bolsa habían sido cerrados con barreras custodiadas por policías. Y por las dudas, la famosa plaza de Zucotti Park, sede de Ocupa Wall Street durante unos meses, estaba completamente rodeada con barreras y policías, para evitar una nueva invasión. ¿A quiénes protegen?, repetía el coro ante la defensa policiaca del toro, así como de la Calle Wall. Arresten a los ricos, gritaba un grupo.

"Estos hijos de puta están matando al mundo con su fracking, su petróleo y contaminación", gritó un manifestante apuntando hacia la Bolsa, al responder por qué estaba en la protesta.


Esto fue el reclamo del espacio público: tomar una calle principal en este país en una acción donde cualquiera puede expresarse es algo que casi nunca se permite, afirmó Bill Dobbs, activista veterano de varias luchas sociales.


Después de ocho horas de inundación que congeló el paso por Broadway, esta noche la policía –que hoy actuó de manera mucho menos agresiva y amenazante que durante el gobierno del alcalde anterior en la represión a Ocupa, y sólo hubo un par de arrestos durante el día– ordenó la dispersión de los manifestantes y empezó a arrestar a los que rehusaban despejar la avenida. Entre los arrestados: el oso polar.


Con los ecos de la marcha de cientos de miles por el planeta el domingo y la acción en Wall Street hoy como transfondo, el martes se realizará una cumbre sobre el cambio climático en la sede de la Organización de Naciones Unidas, con más de 120 mandatarios detrás de un inmenso aparato de seguridad y muy lejos de las calles. Ahí se verá lo que la proclamada comunidad internacional propone hacer ante lo que los expertos advierten como daños severos e irreversibles si no se logra frenar el cambio climático.

Publicado enInternacional
Clamor mundial para salvar al planeta del cambio climático

De repente, decenas de miles de participantes en lo que los organizadores declararon la marcha sobre cambio climático más grande de la historia cesaron sus consignas, dejaron de golpear sus tambores, levantaron los brazos y guardaron dos minutos de silencio, dedicados a las décadas de inacción de las cúpulas políticas y económicas, silencio que fue seguido de una ola de dos minutos de ruido que inundó el centro de esta ciudad, enviando así una señal de alarma y un grito para exigir "justicia climática".

 

La marcha y acciones paralelas –2 mil 700 actos en 161 países, según organizadores– fueron convocadas justo para enviar un mensaje desde la calles a los gobiernos que están citados para realizar una cumbre sobre el cambio climático en la Organizaciones de Naciones Unidas este martes, cuyo propósito es establecer un marco para un acuerdo global sobre emisiones el año entrante. La movilización exigió compromisos inmediatos para contrarrestar una crisis que afecta a todos y ante la advertencia de los científicos de que el cambio climático ya afecta a todos los continentes y mares del planeta y que está al borde de causar "daños irreversibles" si no se dan pasos audaces para frenar el calentamiento del planeta (junio, julio y agosto fueron los meses más calientes jamás registrados).
Diversidad de sectores se movilizaron en NY


La marcha en Nueva York –a diferencia de muchas otras acciones ambientalistas– reflejó el hecho de que la crisis climática afecta a todos, al manifestarse una diversidad sin precedente de participantes; unos 300 mil, según los organizadores. Marcharon juntos ambientalistas y agrupaciones de inmigrantes de América Latina, el Caribe, Asia y África –muchos de los cuales libran luchas ambientales en sus países– al lado de indígenas estadunidenses, estudiantes y académicos, científicos, cocineros y granjeros. Una amplia representación de sindicalistas (de servicios, transportistas, sector automotriz, salud) marcharon a la par que una coalición de trabajadoras domésticas, de maestros y médicos todos a un mismo coro: "la crisis climática es una crisis de salud", monjas y bailarinas en bikini y organizaciones comunitarias de todo tipo, además de delegaciones internacionales de representantes de movimientos indígenas y ambientalistas en México y otras partes de América Latina.


"No estés jodiendo a la Madre (tierra)". "Pon fin al capitalismo antes de que nos ponga fin a nosotros". "No al fracking". "Deja de chingar a tu Madre". "El agua vale más que el oro". "Más futuro, menos capitalismo". "1%, quita tus manos de nuestro futuro", expresaban las mantas y pancartas tan variados como los participantes, incluso una de un contingente de Nueva Orleáns que decía: "el mar se está levantando, y también nosotros" y otra con una imagen de un oso panda que pedía: "salven a los humanos", mientras recorrían las avenidas del centro, acompañadas de consignas como "Exxon, Mobil, Goldman Sachs/Quítenme su crisis de la espalda".


Una joven llevaba un cartel en que se leía: "somos la primera generación que siente los impactos del cambio climático y somos la última generación que puede hacer algo al respecto".


Un arca de Noe avanzó entre representaciones del mundo en mantas y globos, decenas de gaviotas, títeres, que pasaban desde la punta de Central Park para bajar por la Sexta Avenida a Times Square, y finalmente a una fiesta callejera en la Avenida 11. Más de 500 autobuses transportaron participantes de varias partes del país, junto con unos 200 que llegaron por el "tren del cambio climático" desde California.
A la vez, varias figuras reconocidas, entre ellos el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Ban Ki-moon; el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio; el ex vicepresidente, Al Gore, y los actores Leonardo DiCaprio y Mark Ruffalo figuraron entre los manifestantes.
La Rude Mechanical Orchestra, entre otras bandas, ayudó a marcar el paso con su magnífica sección de metales y percusión, mezclando canciones populares con himnos rebeldes y provocando brotes de baile en la calle.


Muchos expresaban que ahora se verá si esta ola de ruido colectivo se escucha en los pasillos del poder, o si éstos tendrán que ser inundados por los pueblos antes de que se logre salvar al planeta.

Publicado enMedio Ambiente