Los 25 años de la experiencia zapatista

Los zapatistas de Chiapas acaban de celebrar los 25 años del levantamiento del 1o de enero de 1994. Un levantamiento armado que fue un ¡Ya basta! a cinco siglos de dominación colonial sufrida por los pueblos indígenas, a décadas de la “dictadura perfecta” del Partido Revolucionario Institucional y años de políticas neoliberales que culminaron con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, entrado en vigor el mismo día; también venía a desmentir el supuesto “fin de la historia” proclamado por los apologistas del capitalismo omnipotente. Un levantamiento que, a través de múltiples peripecias abrió el espacio para construir una muy singular experiencia de autonomía política, con la declaración de treinta municipios autónomos a partir de diciembre de 1994 y, con más fuerza aún, a partir de agosto de 2003, con la formación de cinco Juntas de buen gobierno.

 

Es en este marco que los y las zapatistas han creado sus propias instancias de auto-gobierno y de justicia; sostienen su propio sistema de salud y de educación; revitalizan prácticas productivas basadas en la posesión colectiva de la tierra y en nuevas modalidades de trabajo colectivo para sostener materialmente la autonomía. Para ellos, la autonomía es la afirmación de sus formas de vida propias, arraigadas en la existencia comunitaria y el rechazo a las determinaciones capitalistas que las destruyen; al mismo tiempo, es la experimentación de un auto-gobierno popular que va construyéndose por fuera de las instituciones del Estado mexicano. Dicha experiencia se va dando en una escala geográfica significativa (cerca de la mitad del estado de Chiapas) y además persiste, sin dejar de transformarse, desde hace un cuarto de siglo.

 

Por estas razones, la autonomía zapatista es una estrella que brilla muy alto en el cielo de las esperanzas y aspiraciones de quienes no se resignan a la devastación provocada en todo el mundo por la hidra capitalista (añadiendo que se trata de una estrella que podemos tocar con la mano y el corazón, y además que es posible encontrarse con sus habitantes...). Por eso, todos los y las que hicieron el largo camino hasta el caracol1 de La Realidad, en la Selva lacandona, para el 25 aniversario del atrevido alzamiento, se preparaban para compartir la alegría de que esta experiencia rebelde haya superado muchos obstáculos, además de resistir el inevitable desgaste del tiempo y seguir demostrando hasta hoy su innegable creatividad. Al respecto, basta recordar la intensa serie de iniciativas de los últimos seis años, en particular con la Escuelita zapatista, el Festival mundial de las rebeldías y las resistencias, el seminario internacional “El pensamiento crítico frente a la hidra capitalista”, los encuentros del CompArte por la Humanidad, los de las ConCiencias por la Humanidad y, recientemente, el impactante festival de cine Puy ta kuxlejaltik, sin hablar de la iniciativa llevada a cabo conjuntamente con el Congreso Nacional Indígena para formar un Consejo Indígena de Gobierno a nivel nacional y presentar a “Marichuy” como candidata independiente en las pasadas elecciones presidenciales.

 

*

 

Sin embargo, estos días fueron todo lo contrario de una alegre fiesta. El subcomandante Moisés lo dijo claramente: “hoy no vamos a poder atender más los 25 años”2. De hecho, lo esencial fue expresado no por las palabras del vocero zapatista sino por la contundente demostración de que la dimensión militar del Ezln, a pesar de haber pasado a segundo plano durante muchos años, de ninguna manera ha desaparecido. Después de la llegada a caballo de los mandos, interminables filas de milicianos entraron en el caracol hasta colmar su plaza central, haciendo resonar el poderoso clamor de los bastones que golpeaban uno contra otro, al ritmo de sus pasos redoblados sobre la tierra3. Tres mil combatientes en total, provenientes de las cinco zonas autónomas zapatistas y que forman parte de la 21° División de Infantería Zapatista, la misma que había ocupado siete cabeceras municipales de Chiapas 25 años atrás.

 

Quienes visitaban los territorios zapatistas por primera vez pudieron haber pensado que se trataba de un ritual acostumbrado con el cual se celebraba cada año la insurrección de 1994. Al contrario, las fiestas del 31 de diciembre, con discursos y baile, suelen realizarse sin presencia militar, como es el caso de la mayor parte de los encuentros organizados por el Ezln. Y si bien, en algunas ocasiones, milicianos aseguraron la seguridad del lugar, como en La Realidad después del asesinato del maestro Galeano en mayo de 2014, es probable que haya que remontar hasta la Convención Nacional Democrática, reunida en Guadalupe Tepeyac en el verano de 1994, para poder encontrar una demostración militar comparable (en este caso, los soldados venían armados, lo que marca una importante diferencia). De manera general, el carácter no militar de los encuentros y las celebraciones zapatistas es lógico ya que, desde el cese al fuego del 12 de enero de 1994 (y con excepción del movimiento relámpago de rompimiento del cerco en diciembre de 1994), el Ezln suspendió el uso ofensivo de las armas, privilegiando la construcción civil de la autonomía y haciendo todo lo posible para no responder a las provocaciones tanto del ejército federal como de los grupos paramilitares que agreden constantemente a las comunidades zapatistas.

 

En pocas palabras, tanto la “escenografía” como el lugar elegido para ella indicaban una vuelta a los primeros momentos de la vida pública del zapatismo. Posteriormente, la palabra del subcomandante Moisés, combativa y de una rudeza incisiva, vino a poner los puntos sobre las íes. Su discurso define la postura del Ezln respecto del nuevo gobierno mexicano (tal como lo hizo al inicio de los anteriores sexenios, en particular en el momento de la toma de posesión de E. Zedillo y de V. Fox).

 

Si bien el análisis zapatista de la situación creada por la elección de A.M. López Obrador no es una sorpresa, pues ya había sido formulada en agosto pasado4, esta vez el mensaje viene dirigido al nuevo poder, ahora en función desde el 1o de diciembre pasado. Para el Ezln, el nuevo presidente no es portador de ninguna esperanza, a pesar de lo que ha hecho creer a 30 millones de electores: no es sino “un capataz” más en la gran finca del capitalismo globalizado. Ahora, el subcomandante Moisés concentró sus críticas en los megaproyectos que el actual Presidente promueve con una energía que ninguno de sus antecesores había tenido. Y lo hace, por supuesto, en nombre del progreso, el empleo y la lucha contra la pobreza, apoyándose en una retórica bien conocida según la cual todos los que se oponen a dichos proyectos vienen catalogados y condenados como conservadores retrógrados y enemigos del bienestar colectivo, si no es que como primitivistas anacrónicos. Pero, para los pueblos indígenas, y no solamente para ellos, estos megaproyectos significan antes que nada el despojo de sus territorios y la destrucción acelerada de sus formas de vida5. “Ahora estamos viendo que vienen por nosotros, los pueblos originarios”, resume el subcomandante Moisés.

 

Entre tantos megaproyectos, el del istmo de Tehuantepec implica no solamente la extensión de los parques eólicos contra los cuales las comunidades afectadas luchan desde hace años sino también la creación de una zona económica especial y un eje de comunicación “multimodal interoceánico” capaz de rivalizar con el canal de Panamá (un viejo proyecto que los diversos gobiernos neoliberales nunca lograron concretar). Otro consiste en sembrar un millón de hectáreas de árboles frutales y forestales, en especial en los estados del sureste del país, lo que no deja de alimentar las sospechas de conflicto de interés, si tomamos en cuenta que Adolfo Rojo, jefe de la Oficina de la Presidencia y hombre clave para las relaciones entre López Obrador y las cúpulas empresariales, es una figura del agro-negocio mexicano, dueño entre muchas otras de una empresa instalada en Chiapas que produce millones de plantíos de papaya al año6.

 

El subcomandante Moisés se refirió más que nada al proyecto de “Tren Maya” que planea unir Palenque, en Chiapas, con los principales sitios turísticos y arqueológicos de Yucatán. Llevaría a una intensificación de la explotación de los recursos naturales de la península (14.000 km2 de selva ya han sido destruidos tan sólo entre 2000 y 2016) y, sobre todo, a una multiplicación de los grandes centros turísticos, con todo lo que implica en términos de privatización, destrucción y contaminación de las zonas litorales –el Presidente lamentando explícitamente que hasta ahora se hayan concentrado exclusivamente en la Riviera Maya7. De tal manera que su consigna parece ser: un, dos, tres. decenas de Cancún. Además de la naturaleza devastadora del proyecto, la manera en que se anunció su lanzamiento representa, para los zapatistas, una provocación particularmente intolerable. El 16 de diciembre pasado, el nuevo Presidente llegó a Palenque, a unos kilómetros del caracol zapatista de Roberto Barrios y, para marcar el inicio oficial de las obras, participó en un pseudo-ritual a la Madre Tierra. Tal como ironizó el subcomandante Moisés, es como si hubiera dicho: “dame permiso Madre Tierra para destruir a los pueblos originarios”, añadiendo que si pudiera hablar la Madre Tierra le habría dicho: “¡Chinga tu madre!”.

 

Además, para los zapatistas, el hecho de dar a este proyecto el nombre de sus antepasados representa una verdadera ofensa. Dicha parodia de ritual maya fue caracterizada como una “burla” y una “humillación”, pues se dirigió a la Madre Tierra para mejor ocultar que se estaba omitiendo pedirles su opinión a los habitantes de los territorios afectados. Hay que recordar que la organización de una consulta previa, libre e informada a los pueblos indígenas, es una obligación de los Estados prevista por el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos originarios, ambos ratificados por México. En pocas palabras, el nuevo poder aparenta inclinarse frente a la Madre Tierra para mejor destruirla y para autorizarse a violar los acuerdos internacionales vigentes en México8.

 

Frente a la amenaza que representa un avance tan brutal de la hidra capitalista, disfrazada de progresismo, la postura zapatista se expresó con absoluta firmeza. “No nos vamos a dejar”. “Vamos a defendernos por muy mínimo que sea que nos vengan a provocar”. “No vamos a permitir que pase aquí su proyecto de destrucción”. “Vamos a pelear si es necesario”. La advertencia no podría ser más clara. Y es lo que da su pleno significado al despliegue militar que antecedió dichas palabras: los tres mil soldados que vimos pasar frente a nosotros, además de los (y las) que no vimos, están dispuestos a dar su vida para defender sus territorios y la autonomía que los pueblos ahí han construido.

 

Sin embargo, no debe de entenderse el mensaje como un retorno a la lucha armada, tal como se pudo haber planteado antes del 1 de enero de 1994. Ahora se trata de una opción defensiva; se trata de defender la construcción civil de la autonomía que sigue siendo el corazón del proyecto zapatista. Todo lo que hemos hecho hasta ahora, explicó Moisés, ha sido el fruto de nuestro esfuerzo y “vamos a seguir construyendo y lo vamos a ganar”. Continuar con la experiencia civil de la autonomía es la apuesta. Para esto, es necesario defenderla en contra de las amenazas que se ciernen entorno a ella, con todos los medios necesarios.

 

Otro aspecto de las palabras del subcomandante Moisés provocaron no pocos comentarios e interrogaciones. El vocero zapatista repitió a lo largo de su discurso un “estamos solos” que muchos recibieron como un golpe en el estómago. ¿Había que entender que todos los esfuerzos del Ezln para tejer vínculos durante un cuarto de siglo, a través del Congreso Nacional Indígena, el Concejo Indígena de Gobierno, la Sexta como red nacional e internacional de luchas, las redes de apoyo al CIG, los colectivos de solidaridad en el mundo, etc. ¿fueron en vano? ¿Se refería a la incapacidad para superar inercias y divisiones, y así avanzar en la formación de redes de rebeldías y resistencias a nivel nacional e internacional? Más bien, hay que tomar en cuenta los alcances tan amplios de dicho discurso, que marca una decisión estratégica frente al nuevo gobierno mexicano y representa con toda probabilidad un momento clave en la trayectoria del movimiento zapatista. En este sentido, puede entenderse que el subcomandante Moisés se refería sobre todo a la opción mayoritariamente asumida por los electores mexicanos, que no prestaron atención a las advertencias zapatistas. Además, sus palabras pusieron como en un espejo el “estamos solos” en el momento actual con un “salimos solos a despertar al pueblo de México y al mundo” hace 25 años. Es decir, la decisión del levantamiento que se tomó en ese entonces fue únicamente del Ezln, al igual que ahora, la decisión de prepararse para enfrentar al gobierno federal es del Ezln solo9.

 

*

 

Dicha decisión se basa en el análisis de lo que representa el nuevo gobierno mexicano como profundización del capitalismo a través de un desarrollismo desenfrenado y asumido sin reserva. Al grado de ignorar casi por completo la creciente preocupación por el calentamiento global y de hacer muy pocos esfuerzos por aparentar algún interés por las cuestiones ecológicas. Si bien López Obrador no es un negacionista climático, en este punto no actúa de manera muy diferente de Trump, con el cual, de hecho, tiene relaciones muy cordiales. Al respecto, puede añadirse que se anunció que el “Tren Maya” permitiría emplear una amplia mano de obra centroamericana (al igual que otras inversiones realizadas en el sur del país), lo que significa que los megaproyectos del actual gobierno tienen una clara función de contención de los flujos migratorios hacia los Estados Unidos10. De cierta manera, Trump tiene razón en insistir que los mexicanos terminarán por pagar el muro, el cual bien podría no estar en donde se pensaba.

 

Es probable que también tenga un peso notable la lección de los llamados gobiernos progresistas de América Latina en los últimos quince años, en especial en Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador. Aunque algunos elementos positivos puntuales pudieran reconocerse, dos constantes de gran importancia han podido ser identificadas: por un lado, un debilitamiento de los movimientos sociales, y en especial de los movimientos indígenas, a través de la cooptación, la pérdida de autonomía, la división y la auto-censura (para no hacerle el juego a la derecha o a la extrema-derecha); por el otro lado, un avance sin precedente del frente de mercantilización, a través de los megaproyectos, el extractivismo, el agro-negocio basado en los transgénicos, los despojos de tierra, la destrucción de los modos de vida insuficientemente moldeados por las relaciones sociales capitalistas, etc. En síntesis, el “progresismo” ha sido, por lo menos temporalmente, una de las modalidades políticas más eficientes para hacer más fuerte a la hidra capitalista y satisfacer sus apetitos insaciables.

 

En vez de esperar que políticas del mismo carácter produzcan poco a poco sus efectos mortíferos (y, probablemente, que llegue la experiencia de una desilusión cuya siguiente etapa parece ser, por lo que indican los ejemplos argentinos y brasileños, el retorno al ultra-liberalismo o el deslice hacia la extrema derecha), los zapatistas prefirieron tomar la delantera. Por eso, desafían el nuevo poder, obligándolo a elegir entre dos de sus compromisos solemnes (llevar a cabo los grandes proyectos anunciados; nunca reprimir al pueblo mexicano). También obligan a todos y todas, en especial en los movimientos sociales y las luchas indígenas, a elegir su bando. Sobre todo, se preparan para defender lo que han ido construyendo desde hace un cuarto de siglo: una experiencia de autonomía rebelde cuyo alcance y cuya radicalidad tienen pocos equivalentes en el mundo.

 

¿Y nosotros? ¿Vamos a dejar que esta experiencia resulte amenazada y quizás atacada? De hecho, este riesgo se intensifica en el momento en que el Kurdistán sirio resulta también gravemente amenazado por el anunciado retiro de Estados Unidos y el pacto tácito entre Erdogan y Trump. Tal como lo escribió un amigo argentino, sin el zapatismo (y podemos añadir, sin el confederalismo democrático del Rojava), el mundo sería mucho más horrible de lo que es ahora11.

 

 


 

1 Nombre de los centros político-culturales de cada una de las cinco grandes zonas autónomas, en donde se ubican las Juntas de buen gobierno y se realizan las principales actividades y encuentros zapatistas.
2 enlacezapatista.ezln.org.mx/2019/01/01/palabras-de-la-comandancia-general-del-ejercito-zapatista-de-liberacion-nacional-dirigidas-a-los-pueblos-zapatistas/.
3 Tomas realizadas desde un dron pueden verse en la página del Ezln: enlacezapatista.ezln.org.mx/. También: www.regeneracionradio.org/index.php/autonomia/item/4916-vamos-a-pelear-contra-su-proyecto-de-destruccion-ezln.
4 Texto en tres partes titulado 300 (en particular: enlacezapatista.ezln.org.mx/2018/08/21/300-segunda-parte-un-continente-como-patio-trasero-un-pais-como-cementerio-un-pensamiento-unico-como-programa-de-gobierno-y-una-pequena-muy-pequena-pequenisima-rebeldia-subcomandante-insurgent/).
5 Desde 2014, el Ezln y el CNI identificaron en el país 29 “espejos” en donde los proyectos de infraestructura, autopistas, minería, energía, etc. afectan gravemente los territorios indígenas: www.congresonacionalindigena.org/.
6 Luis Hernández Navarro ofreció una impactante semblanza de A. Romo: www.jornada.com.mx/2018/08/14/opinion/015a2pol.
7 “El llamado ‘Tren Maya’”, Ojarasca (suplemento de La Jornada), diciembre de 2018, p. 4-5.
8 Los 24 y 25 de noviembre de 2018, una consulta nacional relativa a 10 proyectos y medidas del presidente electo ha sido organizada en un tiempo muy corto y sin debate previo. 950,000 personas participaron en ella (alrededor de 1% del padrón electoral), con una aprobación de entre 90 y 95%. Sobra decir que dicha consulta no tiene nada que ver con la que requiere el Convenio 169 de la OIT.
9 Es decir, el Ezln tiene el cuidado de no implicar en su decisión a quienes, hasta ahora, han apoyado la lucha zapatista. Hay que subrayar que el CNI y el CIG emitieron de inmediato un comunicado en el cual afirman que cualquier agresión en contra de las comunidades zapatistas se consideraría como una agresión en su contra: www.congresonacionalindigena.org/2019/01/02/comunicado-del-congreso-nacional-indigena-y-el-concejo-indigena-de-gobierno-por-el-25-aniversario-del-levantamiento-armado-del-ejercito-zapatista-de-liberacion-nacional/.
10 Después de su elección, el nuevo presidente mexicano le envió una carta al de Estados Unidos insistiendo en la necesidad de enfrentar el problema migratorio mediante un plan de inversión en el sur de México y los países centroamericanos.
11 http://comunizar.com.ar/esperanza-zapatismo-la-brizna-establo/.

Publicado enEdición Nº253
Lunes, 31 Diciembre 2018 09:14

Las victorias del EZLN

Las victorias del EZLN

No son lo mismo Los tres mosqueteros, diría el chiste, que 25 años después. Desde luego que no. Si lo fueran, qué sentido tendría conmemorar un cuarto de siglo del levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Su pura acción el Año Nuevo de 1994, suicida como parecía, de un solo disparo (la formidable Declaración de la Selva Lacandona) dio en múltiples blancos, más de los esperados. En pocas horas echó a andar un nuevo ciclo histórico a escala regional y nacional con repercusiones mundiales. Venido del rincón más olvidado de la patria, pocas veces un escopetazo solitario dio vida a tantas cosas importantes.

 

"Puso a Chiapas en el mapa", se decía. Más bien puso al mundo en el mapa de Chiapas. También puso en duda un montón de cosas, desde la pertinencia del reloj único occidental hasta la insensatez económica que coronaba el Tratado de Libre Comercio con América del Norte estrenado esa misma madrugada. El torpedo zapatista pegó en la línea de flotación del gobierno mexicano, que en minutos perdió el aura de invencible y tuvo que apechugar con la revuelta.

 

Para las comunidades de las montañas de Chiapas significó un paso adelante en su propia historia, la conquista de la autonomía (no llamada así entonces), la dignificación de su democracia interna y el derecho a la palabra. En vez de morir, bailaron. Recuperaron las tierras de la selva y cimentaron un futuro sólido que 25 años después es un hecho consumado. A despecho de que los reflectores la mantienen fuera del radar, la experiencia zapatista, la cotidiana y real, de por sí acontece fuera del espectáculo y la actualidad noticiosa. El movimiento rebelde, clandestino de origen e interiorizado por la paciencia y la experiencia de los pueblos, materializa el renacer intuido por Guillermo Bonfil en México profundo. Cumplió con ser "el despertador mexicano".

 

Si para México significó el contundente rechazo campesino a la traición agraria del gobierno salinista formalizada en 1992, para el mundo encarnó la primera movilización contra la dictadura de los mercados, creó un discurso fresco para la izquierda sin brújula y fecundó las inminentes resistencias globales contra el monopolio del poder económico mundializado. Fue el primer movimiento social en tener a su disposición las armas de la red y sus redes, y aprovecharlas ampliamente.

 

Impuso la "cuestión indígena" en el tablero político y el debate sigue vivo más allá de este 2018, como constatamos diariamente. El tiempo reveló que para los propios pueblos originarios el despertador había sonado justo a tiempo, las generaciones en curso y las venideras se concebirían de otra forma, señaladamente las mujeres, encontraron que con organización y conciencia limpia todo es posible para conseguir las exigencias más hondas. ¿Quién no suscribiría las 13 demandas zapatistas? Un cuarto de siglo después, a despecho de las diferencias ideológicas y prácticas, no hay un solo pueblo indígena de México que no esté en deuda con los rebeldes.

 

Para los pueblos originarios significa lo más cercano a una revolución suya que han tenido a escala política, mental y humana. A los pueblos zapatistas la rebelión, lejos de matarlos, les garantizó mejor vida y el precioso derecho a gobernarse. Pasan los años y no dejamos de ver a sus juventudes fluir, incesantes y renovadas, caudal que son de un río auténtico que junta las aguas al descender de la montaña. Heráclito diría que el río nunca es el mismo. Pero es río siempre.

 

El zapatismo enseñó a los mexicanos que "presidente" se escribe con "p" minúscula y se le puede desconocer con justicia, declarle la guerra con legitimidad, denunciar sus crímenes con toda razón. El Estado desnudó su pequeñez moral al desconocer su firma en los Acuerdos de San Andrés, y los zapatistas los hicieron ley en sus territorios. La creación de las juntas de buen gobierno consolidó la única aternativa viable hasta ahora de gobierno en el país.

 

Hay más victorias pero se acabó el espacio. Los desafíos del despertar indígena seguirán vigentes aunque el Estado diga transformarse. La deuda histórica de la Nación con los pueblos originarios no se pagará negando que el indigenismo ha muerto, que la limosna es un insulto, que la megalomanía desarrollista del Estado inexorablemente pasa por el despojo y que los pueblos habrán de ser sujetos de derecho.

Publicado enInternacional
Jueves, 27 Diciembre 2018 07:07

Eyacular: venirse a chorros

Eyacular: venirse a chorros

La idea de venirse a chorros se ha vuelto un fetiche cada vez más presente en círculos feministas, pero también en la estética porno y en los consejos de sexualidad de las revistas. Sin embargo, hay tendencias que sostienen que no es posible una eyaculación femenina. ¿Mito o realidad? ¿Alguna vez ha experimentado una eyaculación o sabe cómo producirla?

 

Si le preguntamos a Wikipedia qué es la eyaculación femenina, nos dirá que es un asunto controversial. La literatura científica emite dudas de la probabilidad fisiológica que posibilita la eyaculación y argumentará que sin completa certeza no se puede hablar de un patrón, aunque algunas mujeres dicen eyacular y, en efecto, expulsan grandes cantidades de líquido durante el acto sexual, el cual tiene componentes que están presentes también en la orina, por lo que hay cierta correlación, que puede llevar a la duda y, sobre todo, a tener un momento incómodo durante el acto sexual.

 

Para hablar de eyaculación femenina debemos adentrarnos en los terrenos desconocidos de nuestra propia anatomía, en primer lugar porque suele decirse que la eyaculación ocurre durante el orgasmo de una mujer, lo que no es cierto. Tanto hombres como mujeres pueden vivir estos dos fenómenos simultáneos –más común en los hombres–, pero también en momentos distintos.

 

 

¿De dónde proviene la eyaculación?

 

El orgasmo femenino es provocado por el clítoris, un órgano más grande de lo que se piensa, pues además de la cabecita visible arriba de los orificios vaginales y de la uretra tiene dos patas con tejidos eréctiles (ver imagen). El clítoris tiene erecciones cuando esta excitado, es decir se hincha, se hinchan los labios y toda la zona. Puede estimularse este órgano tocando la parte visible, directa o indirectamente, pero también desde las paredes de la vagina, especialmente desde la parte superior, dos centímetros hacia dentro, como empujando hacia el hueso púbico. Ahí, en ese tejido rugoso se encuentra lo que llaman próstata femenina, glándulas de skene o punto G, dependiendo en dónde se indague. Estas glándulas son las que producen el fluido que se eyacula.

 

¿Cómo se eyacula?

 

Todas somos distintas, pero hay mecanismos que ayudan. Una vez excitada –después de unos orgasmos, por ejemplo– se sigue estimulando la punta del clítoris y puede presionarse la próstata; se siente hinchada y rugosa, y cuando nos dan ganas de orinar, en vez de contraer los músculos para detener el fluido, se expulsa. Puede necesitarse mucha práctica, y hacerlo fuera de la cama donde nos da miedo hacer reguero (ver imagen paso a paso para masturbarse).

 

¿Qué se eyacula?

 

Estudios tuvieron que reconocer el fenómeno, pero siguen insistiendo en que a veces, o más bien, la mayoría de los casos, es orina, aunque ya se sabe que contiene –como el esperma masculina– alta concentración de antígeno prostático específico, fosfato ácido prostático, fosfatasa ácida específica de próstata y glucosa. Intentan separar la verdadera eyaculación que sería de poca cantidad con el “squirting” –el chorro– que sería mezclado o totalmente hecho de orina, según las versiones.

 

Sin embargo, lo más contundente son los numerosos testimonios de su sabor dulce, su textura y su olor que dejan claro a quienes nos conocemos que no es orina. El fluido puede tener aspecto mucoso, de color claro, lechoso o amarillento, o puede ser tan claro como el agua. Esto depende de varios factores, como la cantidad de líquido eyaculado, el momento del ciclo menstrual o los diferentes tipos de excitación.

 

¿Y nadie nos dice nada?

 

Algunas mujeres eyaculamos porque queremos, pero para otras ha sido un fenómeno incontrolable. Muchas mujeres sufren al pensar que se están orinando, incluso hay médicos que sugieren la ablación del clítoris como remedio a lo que llaman incontinencia. Diana T. es una de estas mujeres que tras descubrir en el 2005 que aquel liquido no era orina, escribió un libro donde cuenta ese largo camino de descubrimiento “coño potens”, en España, y “Putcha Potens”, en América Latina. Otras, antes de ella, se dedicaron desde los márgenes de la sociedad a difundir esa maravilla, como lo ha hecho en sus películas porno-educativas Nina Hartley.

 

La eyaculación femenina es un aspecto más para explorar dentro de la sexualidad y los placeres femeninos, querer hacerlo, poder hacerlo o no, son posibilidades abiertas, no debe ser visto como una obligación o como tabú. Vamos conociéndonos para que nuestros cuerpos disfruten la sexualidad de la manera más plena y placentera posible.

Publicado enSociedad
Jaron Lanier: “Los monopolios han arruinado Internet”

Jaron Lanier, analista del mundo digital, asegura que las redes sociales usan técnicas conductistas de adicción para favorecer a sus clientes y aboga por que sean de pago

“Bienvenido a la jaula que te acompaña donde quiera que vayas”. El último libro de Jaron Lanier no se anda con rodeos y esa es su primera frase. Lanier (Nueva York, 58 años) fue uno de los pioneros de Internet en los ochenta y se le conoce por haber dado los primeros pasos de la realidad virtual. Pero sobre todo es uno de los filósofos más lúcidos sobre el mundo digital que ha inundado nuestras vidas en pocos años. Su nuevo libro tiene título de artículo viral: 10 razones para borrar tus redes sociales de inmediato (Debate). Quedamos con él en Saul’s, un conocido deli judío al lado de la Universidad de Berkeley. Entre un bagel tostado y una ensalada de pescado, despliega su elocuencia contra los señores de las redes.

PREGUNTA. En el libro dice que borremos nuestras redes sociales, pero al mismo tiempo que aprendamos a usar bien Internet. ¿Qué hacemos?


RESPUESTA. Yo todavía soy un verdadero creyente en Internet, pero unas pocas compañías monopolísticas han tomado el control de Internet y lo han arruinado. Nunca he tenido una cuenta en una red social, ni Facebook, ni Twitter, ni nada. Nunca. ¿Cómo lo hago? Porque estos servicios realmente no añaden nada a los que Internet te da. Usando las capacidades normales de Internet, como hacer una página web o mandar un email, no necesitas estas compañías. La gente ha llegado a la conclusión de que las necesita, pero no es verdad. A lo que me opongo es a ese control por parte de monopolios gigantes en el que cualquier conexión entre personas solo se puede financiar si hay una tercera persona que quiere manipular a esas dos personas. Creo que eso es la receta para la locura y la negatividad. Y ha calado tanto que quizá no sobrevivamos. Internet en sí mismo sigue siendo genial.


P. ¿Pero qué explica el éxito masivo de Facebook?


R. No creo que Facebook añada ninguna utilidad. Lo que hizo fue integrar técnicas conductistas para crear adicción. Es muy similar a la expansión de los cigarrillos. Es un uso deliberado de métodos conductistas. Esto no lo digo yo, sino algunos de los fundadores de Facebook como Sean Parker. La razón de que lo use tanta gente no es que añada ninguna utilidad, lo que añade son técnicas de adicción. Esa diferencia es extremadamente importante.


P. ¿Hay alguna forma de hacer bien estas redes sociales?


R. Sí. Lo que requiere son dos pasos. Uno de ellos es reformar el modelo económico. Cambiar las redes sociales de forma que el verdadero cliente sea el usuario, en vez de esa misteriosa tercera persona que está intentando manipular al usuario. Eso quitaría el incentivo perverso que amplifica toda la locura, la acritud, la paranoia, la tensión y la negatividad. Y lo otro que tenemos que hacer es reforzar instituciones intermedias. Esto es más sutil. Cuando Facebook empezó tenía un lema que era ‘muévete rápido y rompe cosas’. Concretamente, lo que se rompió fue las organizaciones intermediarias, como los periódicos. Fueron debilitadas. Y el caso es que estas organizaciones proveían un recurso que era absolutamente necesario.


P. Resulta paradójico. Parece que el viejo mundo, en el que se criticaba a los grandes medios por controlar el discurso, en realidad era más sano que el nuevo mundo.


R. Lo que ocurre es que en el intento de hacerlo todo muy abierto lo que hemos creado son híper monopolios que se han vuelto controladores y autoritarios. Intentamos hacerlo más abierto y fallamos. Intentando hacer el mundo mejor, lo hicimos peor. Eso es lo que pasó

.
P. ¿Hay una rebelión, o este discurso es solo para intelectuales y élites?


R. Es difícil de medir. Yo también creo que la gente empieza a darse cuenta. Una cosa increíble fue que cuando Twitter y Facebook purgaron las cuentas falsas, creadas sobre todo por actores malignos rusos, sus acciones bajaron como un 20%. Algo está muy mal en una estructura de incentivos en la que te penalizan por ser honesto y te premian por ser deshonesto. Hay una generación de ingenieros jóvenes en el mundo tecnológico que sienten asco y vergüenza y quieren cambiarlo.


P. Los niños que están creciendo con ello, ¿tendrán más poder para controlarlo?


R. Desgraciadamente, no. Un individuo por sí mismo puede hacer muy poco. Necesitamos organizarnos como sociedad. Déjeme ser muy claro. Tenemos un problema de adicción masiva. Es muy parecido a lo que pasó con los cigarrillos. O cuando la gente conducía borracha. En los dos casos había grandes intereses corporativos en esa adicción masiva. Pero de alguna forma pudimos tener una conversación como sociedad y nos dimos cuenta de que era muy estúpido. Y lo cambiamos. De la misma forma, aquí necesitamos tener una conversación como sociedad para cambiar. Este mito de que los jóvenes al ser nativos digitales de alguna forma pueden usar los ordenadores tan bien que no caen bajo el control de la tecnología adictiva es falso. Porque las técnicas de adicción son poderosas y están bien estudiadas. Mi prueba es que mis amigos en la industria no dejan que sus hijos utilicen sus productos. Si eso fuera así, la gente de Facebook y Google dejaría que sus hijos lo usaran. No lo hacen.


P. ¿Cuál es el elemento adictivo?


R. Utilizan una rama de la ciencia llamada conductismo que empieza en el siglo XIX. Se basa en la idea de que puedes alterar de forma fiable el patrón de comportamiento de una criatura, persona o animal, a través de un ciclo de retroalimentación, y puedes medir lo que hace la criatura. Lo que es diferente de formas anteriores de medios y de publicidad es que puedes medir constantemente todo, desde tu expresión facial, con quién hablas, lo que dices, y por supuesto lo que buscas. Y metes eso en algoritmos con los que decides qué tipo de alimentación recibe esa persona, en redes sociales o información, y buscas correlaciones, de qué forma el cambio en el feed cambia su comportamiento. Más concretamente, buscas esas correlaciones en millones de personas que parecen compartir algún aspecto con esa persona. Y gradualmente, por estadística, sin ni siquiera entender por qué, te das cuenta de que puedes cambiar a la persona a través de cambios en el feed. Y el objetivo número uno es convertirlos en adictos, de forma que sigan usándolo, que sientan que tienen que estar ahí todo el tiempo. El objetivo número dos es satisfacer a los verdaderos clientes, que son los que pagan por manipular y cambiara a la gente, que puede ser para que compren algo o para que se desencanten y no voten. Lo negativo funciona mejor que lo positivo, y así es como el mundo se convierte en una mierda.


P. ¿Cómo se mejora? ¿Cómo sería un Facebook mejorado?


R. En el cambio de siglo, había un convencimiento general de que todo en Internet debía ser gratis, y que el único modelo de negocio era el de la publicidad. Pero entonces empresas como Netflix decidieron probar otra cosa. Vieron que gracias a Internet podían tener una relación directa con la gente y probaron a ver si la gente pagaría por ver lo que les gustaba. Y eso ha traído un resultado muy positivo para la industria y un escenario que muchos describen como la época cumbre de la televisión. Has pasado de un modelo gratis a un modelo pagado. Creo que de la misma manera ahora creemos que Facebook es lo único posible, porque mucha gente ha crecido con él. Si hubiera una manera de pagar, habría más acceso a información de calidad y más periodistas. Nadie sabe cómo sería exactamente. Nadie sabía cómo sería Netflix.Hay que inventarlo. Pero asumir que no se puede hacer es ridículo.


P. ¿La gente pagará por información fiable?


R. Hay que preguntarse por qué pagaban por los periódicos en un principio. Cuando un periódico crea una fama de fiable, eso es parte de su valor. La gente que buscaba calidad tenía dónde encontrarla. Ese fue un gran error de la primera filosofía de Internet, que debían desaparecer todos los intermediarios. Eso lo que ha hecho es dar todo el poder a un monopolio central.

Publicado enCultura
Sábado, 14 Julio 2018 07:43

Por qué van mal los Derechos Humanos

Por qué van mal los Derechos Humanos

Una mirada heterodoxa sobre los derechos humanos, que busca ir más allá del papel de sustitutos que les asignan las sociedades capitalistas y el sistema neoliberal. Rhada D’Souza propone devolverle a la libertad, la justicia y la autonomía, la preponderancia que tienen en las luchas de los pueblos: “¿Qué hacían quienes luchaban por libertad en tiempos anticoloniales? Exigían alimentos, no derecho a la alimentación, exigían paz, no derecho a la paz, independencia nacional, no derecho a la independencia...”


¿Por qué ellos quieren derechos? En 1945, cuando se constituyó Naciones Unidas, se calculaban 28 derechos. Hoy existen más de 300. ¿Está mejor hoy la gente que trabaja, los obreros, los campesinos, los trabajadores independientes? Para cada problema económico, social o cultural los movimientos sociales y los académicos críticos piensan que hay un “remedio de derechos”.


Consideren este caso. La International Land Coalition (ILC) [una coalición agraria internacional] se formó en 1995 como alianza global que reconociera los derechos humanos a la tierra. La ILC incluye una membresía con muy diferentes expectativas en torno a los derechos agrarios. Están el G-7 y Estados del Tercer Mundo, organizaciones económicas internacionales como el FMI y el Banco Mundial, organismos internacionales como la OMC, la FAO, el PNUD y otros: instancias bilaterales o multilaterales de asistencia y organismos de desarrollo como NORAD de Noruega o el DFID del Reino Unido, organismos no gubernamentales como Oxfam, la Rainforest Foundation y Transparency International, además de ONG nacionales, movimientos de base y alianzas internacionales por la tierra como La Vía Campesina. Sabemos muy bien por qué el campesinado que une sus movimientos en la Vía Campesina exige derechos agrarios. Pero ¿por qué el BM, el FMI, la OMC, la FAO, los Estados del G-7 quieren que tales campesinos tengan derechos agrarios? Casi nunca preguntamos: ¿por qué quieren derechos ellos?


De hecho, los programas de Buena Gobernanza del Banco Mundial que gastan millones de dólares anuales buscan que los Estados del llamado Tercer Mundo se hagan de un sistema más eficiente de derechos. Entre 1990 y 1996 los programas de Buena Gobernanza del Banco Mundial reestructuraron en directo tales Estados para instituir un régimen de gobernanza basada en derechos. Para 2006, un sexto de los préstamos del BM se otorgaban a reformas en el sector público, 47% de los préstamos del BM y 74% de su organización hermana la Asociación Internacional de Fomento (AIF) tienen por lo menos un componente de programas de Buena Gobernanza.


Se calcula que entre 1993 y 2001 el BM financió 330 proyectos para darle peso al “imperio de la ley”, ligados a la OCDE, mediante reformas legales y jurídicas en más de 100 países gastando 3 mil 800 millones de dólares. Por qué el Banco Mundial, una organización establecida para promover mercados de capital, industrias privadas e infraestructuras físicas e institucionales del movimiento global de capital se interesa en financiar, de hecho coercionar a los gobiernos del Tercer Mundo para establecer derechos humanos y socio-económicos para la población. Es tiempo de que los movimientos sociales comiencen a preguntar: ¿por qué quieren ellos derechos?


La resurgencia de los derechos. Resurgieron los derechos a lo ancho del llamado Segundo Mundo (Europa oriental y Rusia) y en el Tercer Mundo al terminar la Guerra Fría. Por todas partes la gente tuvo embriagadoras expectativas de que la democracia y las libertades humanas se fortalecieran tras este periodo. Pero lo extraño es que la resurgencia de los derechos fue paradójica. La ola de derechos vino blandiendo la democracia en una mano y la expansión de la OTAN y guerras en la otra. Éstas se intensificaron como nunca antes al fin de la Guerra Fría. Las capacidades tecnológicas, las


técnicas de movilización al interior de los Estados y a nivel internacional, más la vigilancia global, fueron algo sin precedente. Tras la Guerra Fría el escenario para los derechos y los teatros de las guerras se movieron al Tercer Mundo que se volvió objetivo primordial. El uso de armamento letal, las duras sanciones económicas contra naciones enteras y la manipulación de las instituciones incluidos los medios, las organizaciones internacionales y los regímenes políticos vinieron a justificarse en nombre de los “derechos humanos”.


El antiguo significado de la democracia como el “mandato del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, se trastocó con el uso del “cambio de régimen”, como justificación para la guerra. Cambiar de régimen para establecer una democracia pervierte el pleno significado de ésta. Un cambio de régimen trae consigo las viejas prácticas coloniales de “la gobernanza de los poderes imperiales, por los poderes imperiales, para los poderes imperiales.


Empero, no muchos movimientos sociales hacen conexiones entre el “discurso de la democracia” y el “discurso de la guerra”. Los movimientos sociales tienden a pensar que para cada torcimiento, los derechos humanos son la solución. Lo que casi todos los movimientos sociales quieren cuando exigen derechos es justicia y libertad.


Sin embargo, la articulación de ideas en torno a la justicia y la libertad en el lenguaje de los derechos enreda los deseos profundos de la emancipación humana en las ideologías e instituciones del capitalismo y el colonialismo. Esto es así porque el lenguaje de los derechos humanos oculta que un régimen de derechos incluye un régimen de propiedad y de derechos humanos, incluye los derechos de las corporaciones y los mercados financieros así como los de los trabajadores.


El discurso de los derechos humanos nos invita a enfocar los aspectos humanos de los derechos y nos frena de cuestionar los derechos de las clases propietarias, las entidades corporativas y los mercados de capital. Es precisamente esta desconexión entre propiedad y derechos humanos lo que deja a los movimientos sociales en un dilema. Mientras más derechos tienen, menor poder parecen tener para cambiar sus destinos. ¿Cómo es que los derechos cumplen lo contrario de lo que prometen? Los derechos asignan lo que alguien merece y cuánto. ¿A qué tanta agua tienen derecho las corporaciones, los pueblos originarios, los trabajadores urbanos y a qué precio? ¿A cuánta tierra tienen derecho los campesinos, las comunidades indígenas, los dueños de las fábricas, los inversionistas y el Estado? En tal asignación la igualdad significa tajadas proporcionales. Las asignaciones proporcionales dejan con menos a los pobres y los desposeídos y las entidades corporativas se llevan más.


Así, los regímenes de derechos hablan el lenguaje de la igualdad pero crean desigualdades reales. Cuando los movimientos sociales piden derechos, se ven orillados a una discusión en torno a qué tajadas relativas debe asignarse a la gente que tiene el recurso natural o la riqueza social. Cuando las personas son orilladas a la discusión de cuál es la “tajada justa”, de a cuánta riqueza natural o social tienen derecho, se olvida el punto de que toda la riqueza natural y social producida por sus fatigas pertenece a la sociedad y a las comunidades que la producen. Se olvida que las entidades corporativas y los mercados son criaturas de la ley, que son hechas y deshechas por seres humanos, en tanto la naturaleza y la labor transformadora son atributos naturales de la vida humana.
Las personas corporativas vienen a ser tratadas igual que los seres humanos bajo la ley y emergen como rivales que exigen agua, bosques, tierras y mano de obra sobre una base igual que las personas naturales. Los discursos de los derechos humanos insisten en que debemos participar en conversaciones en torno a la asignación de naturaleza y mano de obra entre corporaciones y personas legales. Al hacerlo, los movimientos sociales se ven forzados a aceptar la personalidad de las corporaciones y los mercados. En vez de exigir la “deshumanización de las corporaciones, el discurso de los derechos humanos “humaniza” más a las corporaciones.


Las demandas de los movimientos sociales se desvían de las causas reales de la injusticia, la pobreza y la miseria. En lugar de demandar que las corporaciones sean despojadas del estatus que las iguala con los seres humanos, los movimientos sociales terminan conversando la posibilidad de que haya derechos iguales para las personas y las corporaciones.


Los movimientos sociales que buscan justicia y libertad necesitan indagar el .nexo entre propiedad y derechos humanos, entre la personalidad natural y la corporativa.


Los derechos y el poder de las promesas. Por qué tienen los derechos ese enganche tan poderoso en el imaginario de los movimientos sociales, los abogados progresistas y los académicos. Por qué tienen los derechos tal enganche en sus imaginarios aun cuando tales derechos tienen el récord de no cumplir sus promesas.


Yo sostengo que el enganche del concepto de los derechos en los imaginarios populares tiene que ver con su poder de promesa. Los derechos enarbolan la promesa de algo sin garantizar cosa alguna. El derecho a la igualdad de género en los sitios de trabajo significa que hombres y mujeres serán considerados para un cargo. Una solicitante mujer puede o no ser nombrada pero cabe la posibilidad de que logre obtener su puesto. El derecho a la propiedad no significa que a una persona sin techo se le otorgue una casa. Simplemente significa que si ella o él tienen dinero puede comprar una propiedad. Al mantener la posibilidad de que mañana sea mejor que hoy, los derechos nos invitan a renunciar a lo que tengamos hoy en aras de lo que podamos o no tener mañana. Los campesinos y los pueblos originarios son invitados a ceder sus tierras hoy porque mañana podrán beneficiarse de las riquezas del progreso y las ganancias.


Algunos podrán triunfar pero para la mayoría de la gente ese mañana dorado nunca se materializará. Los derechos producen ganadores y perdedores. Quienes ganan arguyen que los otros también pueden tener logros si se esfuerzan más. Quienes pierden se preguntan por qué deben ceder sus tierras, sus aguas, sus bosques y su mano de obra para que alguna pequeña minoría se beneficie. Así el atractivo y las asignaciones implícitas en la promesa siembran la discordia al interior de las comunidades y las sociedades. Con los derechos viene el litigio, los reclamos conflictivos y los intereses basados en una política divisionista.


Las ideas en torno a la sociedad, la comunidad y el bien común se tornan débiles conforme el individualismo y la competencia fragmentan la cohesión social.


Cuando la primera ministra británica Margaret Thatcher proclamó: no existe la sociedad, no hay tal cosa, expresaba una visión mundial del orden social basado en los derechos.


Otra razón importante para la elasticidad de los derechos en el imaginario popular surge de la historia socialista. Los socialistas nunca pensaron que los derechos fueran la única herramienta de emancipación. Karl Marx argumentaba que en los sistemas capitalistas los derechos organizaban las relaciones entre las personas y la naturaleza (tierra, bosques, agua) y entre las personas (capitalistas y obreros, empleados y obreros, obreros y campesinos). Como el capitalismo es un sistema basado en la producción e intercambio de mercancías, debe haber poseedores de derechos que tengan algo que ofrecer a cambio de algo más. Los derechos establecen relaciones sociales basadas en intercambios y contratos. Pero Marx argumentaba que la gente trabajadora podía tener beneficios limitados de los derechos.


Esto es así porque en las sociedades feudales la gente trabajadora no tenía ningún poder político ni decisión alguna en cómo les gobernaban. Aun las clases mercantiles europeas fueron forzadas a proteger sus derechos civiles y políticos cual si fueran derechos humanos universales aplicables a todos, con tal de ganar el respaldo de los trabajadores y los campesinos en su lucha contra el feudalismo. Marx argumentó que estos derechos civiles y políticos le abrieron a la gente trabajadora algún espacio político que pudieron usar para derrocar al capitalismo.


Así, en la tradición socialista, los derechos son útiles en tanto ayudan a la gente trabajadora a oponerse a sus amos. Cuando los movimientos sociales arguyen en favor de derechos, invocan los argumentos que prevalecieron en el siglo XIX. Pero el siglo XIX ya se fue.


El mundo ha destruido el capitalismo del siglo XIX y con éste las infraestructuras legales, institucionales y políticas que existían en aquel entonces. Las guerras mundiales también destruyeron el antiguo sistema imperial que existiera hasta el siglo XIX. En su lugar, las guerras mundiales establecieron lo que vino a conocerse como Nuevo Orden Mundial. El capitalismo del siglo XIX comprendía un gran número de industriales, empresarios y banqueros que competían entre ellos dentro de los confines institucionales de los Estados-Nación. Pero ese tipo de capitalismo industrial colapsó. De las cenizas de las guerras mundiales emergió una nueva clase de capitalismo transnacional, monopólico y financiero. El sistema imperial basado en el colonialismo colapsó también. En su lugar las leyes y las instituciones como Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el GATT, la OIT y otras establecieron un nuevo orden mundial que habría de facilitar el capitalismo financiero monopólico y transnacional.


El viejo colonialismo le abrió paso a nuevas formas de colonialismo controladas y dirigidas por el capital financiero localizado en los centros globales de la banca y la finanza.


Si los derechos establecían las relaciones sociales en las sociedades capitalistas y asignarían la riqueza natural y social creada por la mano de obra correspondiente a diferentes grupos sociales e individuos, entonces el Nuevo Orden Mundial exigió una reconstitución: nuevas relaciones sociales utilizando los derechos en una escala internacional.


Esto es exactamente lo que organismos internacionales como el Banco Mundial, el FMI y Naciones Unidas hicieron al terminar las guerras mundiales. Desde ahí hay una expansión de las leyes internacionales y de los organismos internacionales que legalizan e internacionalizan derechos más allá de los Estados-Nación. La internacionalización y legalización de derechos en el Nuevo Orden facilita el movimiento y las relaciones inter-estatales al interior de este orden. Cambia así el significado y el lugar de los derechos civiles y políticos.


Los derechos civiles y políticos en el Nuevo Orden Mundial. Los académicos críticos describen los derechos en términos evolucionarios como derechos de primera, segunda y tercera generación. Los derechos de primera generación son aquellos asociados con la carta de derechos fundamentales e incluye los derechos sociales y políticos. Los derechos de segunda generación son los derechos socio-económicos y los de tercera generación son los derechos colectivos y grupales, como los de los pueblos originarios.


Casi no paramos a reconsiderar cómo le está yendo hoy a los derechos de primera generación que emergieron en los siglos XVII y XVIII.


Consideremos las dos suposiciones más importantes en torno a la democracia según los entendidos de los siglos XVII y XVIII: que la democracia representativa se basa en la soberanía popular y que los gobiernos necesitan del mandato popular para gobernar. Internacionalizar estos dos derechos y extenderlos al Tercer Mundo transformó la naturaleza y el alcance de ambos derechos hasta convertirlos en su opuesto.


La democracia representativa se funda en la idea de elecciones libres y limpias, pero desde el fin de las guerras mundiales los poderes imperiales encabezados por Estados Unidos insistieron en que los Estados del Tercer Mundo debían seguir un modelo económico que le funcionaba al capitalismo financiero monopólico transnacional.


Los “campos” de la Guerra Fría se establecieron sobre el supuesto de que el llamado Mundo Libre, el mundo capitalista, era el único sistema aceptable. Tras la Guerra Fría promover la democracia fue la piedra angular de la política exterior estadounidense. Los poderes y organismos imperiales como la Fundación Nacional para la Democracia (patrocinada y administrada por el gobierno estadounidense) financió y promovió esta resurgencia de los derechos.


Uno objetivo central de la promoción de la democracia fue establecer sistemas electorales en el Tercer Mundo que obedecieran las leyes internacionales. El monitoreo internacional de las elecciones fue un elemento clave del proceso electoral en el Tercer Mundo. Naciones Unidas desarrolló unas elaboradas reglas para monitorear elecciones a nivel internacional y estableció instituciones que supervisaran el proceso. Una “industria global de elecciones” emergió proveyendo servicios electorales.


Cambridge Analytica y compañías semejantes (controvertidas por su rol en la campaña de Trump), son productos de esta industria electoral global. Hasta antes de la elección de Trump operaban sólo en el Tercer Mundo y así suponían que nadie las cuestionaría.


Desde sus inicios en 1990, 81 por ciento de las elecciones en el Tercer Mundo las monitorearon y certificaron con este régimen de monitoreo internacional electoral.
Pero qué pasa con la soberanía nacional, con los fundamentos de lo “político” democrático, cuando las elecciones las monitorean organizaciones internacionales públicas y privadas. Dónde queda el gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo, una consigna tan enquistada en nuestros imaginarios liberales.


El requisito de que los gobiernos cuenten con el mandato popular para gobernar presupone que la gente tenga la autoridad para revocar sus mandatos si los representantes faltan a sus obligaciones. Las democracias del siglo XVII y XVIII permitían que la gente castigara a los funcionarios públicos y a los líderes políticos de dos formas.


Primero, hacían arreglos constitucionales para que hubiera elecciones periódicas donde la gente tenía oportunidad de cambiar el gobierno. Segundo, preveían a nivel constitucional que hubiera una rendición de cuentas de los administradores y miembros del gobierno ante un aparato jurídico independiente. Las democracias, por lo menos en teoría, permitían que la gente sometiera a los funcionarios públicos y a los líderes ante la justicia si obraban mal.


La expansión del sistema de justicia penal internacional desde el final de las guerras mundiales (que culminó con el establecimiento de la Corte Penal Internacional en 2005), le arrebató autoridad a la gente para castigar a los funcionarios y los líderes políticos y la entregó a organismos internacionales controlados y administrados por poderes imperiales.


En cambio, los poderes imperiales utilizan su poder para hacer cambios de régimen; imponen sanciones económicas contra el pueblo de naciones enteras, establecen campos de tortura en bases militares por todo el mundo adonde vuelos de transporte clandestino trasladan gente del Tercer Mundo a ser torturada, en nombre de la democracia.


En el imaginario liberal de la gente, de los activistas y académicos los derechos se mantienen, fosilizados en el tiempo. Por eso los movimientos sociales deben actualizar su entendimiento y comprender los modos en que el capitalismo monopólico transnacional ha transformado el papel y el lugar de los derechos desde el fin de las guerras mundiales. El capitalismo financiero monopólico transnacional internacionalizó y legalizó los derechos de un modo que socavó seriamente los ya de por sí limitados espacios para la organización política y la movilización que tales derechos le ofrecían a la clase trabajadora en los siglos XVIII y XIX.


Un “cascarón vacío” conceptual. El concepto de derechos se usa de modo diferente en campos diversos por diversas razones. Lo invocan los movimientos sociales para lograr justicia social. Lo invocan los abogados para conseguir sus objetivos de ley según lo escrito en estatutos, disposiciones o la Constitución. Los académicos analizan derechos como concepto fundante de la moderna teoría política y social. En los movimientos sociales los derechos manifiestan sus aspiraciones. En el derecho y las instituciones, mantienen el orden y la disciplina y actúan como instrumentos de gobernanza. En la teoría política y la filosofía los derechos producen creencias ideológicas y visiones del mundo.


Los derechos juegan una variedad de roles y funciones en las sociedades modernas. Cada militancia propone ciertos supuestos de lo que son los derechos. Puesto que el lenguaje de los derechos es universal, cada militancia imagina que todo mundo entiende los derechos del mismo modo. Pero el concepto de los derechos no tiene sustancia en sí mismo. Como camaleón, los derechos asumen diferentes significados en diferentes contextos. El concepto de los derechos es como un cascarón vacío que diferentes actores pueden llenar con sus propios sentidos. Así, ocurre que los objetivos de justicia social de los movimientos se entrampan en los sentidos contrarios y los supuestos divergentes en el discurso de los derechos y eventualmente pierden el rumbo.


Los movimientos sociales y los académicos críticos arguyen con frecuencia: “nuestros derechos son mejores que los de ellos”. Tales argumentos matizados no funcionan en la práctica porque al final del día los sentidos opuestos terminan trasladados a leyes y los institucionalizan quienes controlan las instituciones.


Es esencial que los movimientos sociales y los académicos críticos tiendan conexiones históricas entre el capitalismo y los derechos, mapeen las transformaciones en el capitalismo y las transformaciones concomitantes en los derechos, y se muevan hacia sus propias metas.


Esto implica que no arrojemos la libertad y la emancipación a las ambigüedades de los derechos. Hay que ponerlas directamente en el centro del escenario donde los movimientos políticos pugnan por un cambio social.


Traducción: Ramón Vera-Herrera
__________
*Rhada D’Souza es catedrática en Derecho por la Universidad de Westminster, es litigante y activista por justicia social. Este trabajo es un resumen de su libro What’s wrong with rights? Social movements, law and liberal imagination (Londres, Pluto Press, 2018)

Publicado enSociedad
Lunes, 28 Mayo 2018 10:01

Eyacular: venirse a chorros

La idea de venirse a chorros se ha vuelto un fetiche cada vez más presente en círculos feministas, pero también en la estética porno y en los consejos de sexualidad de las revistas. Sin embargo, hay tendencias que sostienen que no es posible una eyaculación femenina. ¿Mito o realidad? ¿Alguna vez ha experimentado una eyaculación o sabe cómo producirla?

 

Si le preguntamos a Wikipedia qué es la eyaculación femenina, nos dirá que es un asunto controversial. La literatura científica emite dudas de la probabilidad fisiológica que posibilita la eyaculación y argumentará que sin completa certeza no se puede hablar de un patrón, aunque algunas mujeres dicen eyacular y, en efecto, expulsan grandes cantidades de líquido durante el acto sexual, el cual tiene componentes que están presentes también en la orina, por lo que hay cierta correlación, que puede llevar a la duda y, sobre todo, a tener un momento incómodo durante el acto sexual.

 

Para hablar de eyaculación femenina debemos adentrarnos en los terrenos desconocidos de nuestra propia anatomía, en primer lugar porque suele decirse que la eyaculación ocurre durante el orgasmo de una mujer, lo que no es cierto. Tanto hombres como mujeres pueden vivir estos dos fenómenos simultáneos –más común en los hombres–, pero también en momentos distintos.

 

¿De dónde proviene la eyaculación?

 

El orgasmo femenino es provocado por el clítoris, un órgano más grande de lo que se piensa, pues además de la cabecita visible arriba de los orificios vaginales y de la uretra tiene dos patas con tejidos eréctiles (ver imagen). El clítoris tiene erecciones cuando esta excitado, es decir se hincha, se hinchan los labios y toda la zona. Puede estimularse este órgano tocando la parte visible, directa o indirectamente, pero también desde las paredes de la vagina, especialmente desde la parte superior, dos centímetros hacia dentro, como empujando hacia el hueso púbico. Ahí, en ese tejido rugoso se encuentra lo que llaman próstata femenina, glándulas de skene o punto G, dependiendo en dónde se indague. Estas glándulas son las que producen el fluido que se eyacula.

 

¿Cómo se eyacula?

 

Todas somos distintas, pero hay mecanismos que ayudan. Una vez excitada –después de unos orgasmos, por ejemplo– se sigue estimulando la punta del clítoris y puede presionarse la próstata; se siente hinchada y rugosa, y cuando nos dan ganas de orinar, en vez de contraer los músculos para detener el fluido, se expulsa. Puede necesitarse mucha práctica, y hacerlo fuera de la cama donde nos da miedo hacer reguero (ver imagen paso a paso para masturbarse).

 

¿Qué se eyacula?

 

Estudios tuvieron que reconocer el fenómeno, pero siguen insistiendo en que a veces, o más bien, la mayoría de los casos, es orina, aunque ya se sabe que contiene –como el esperma masculina– alta concentración de antígeno prostático específico, fosfato ácido prostático, fosfatasa ácida específica de próstata y glucosa. Intentan separar la verdadera eyaculación que sería de poca cantidad con el “squirting” –el chorro– que sería mezclado o totalmente hecho de orina, según las versiones.

 

Sin embargo, lo más contundente son los numerosos testimonios de su sabor dulce, su textura y su olor que dejan claro a quienes nos conocemos que no es orina. El fluido puede tener aspecto mucoso, de color claro, lechoso o amarillento, o puede ser tan claro como el agua. Esto depende de varios factores, como la cantidad de líquido eyaculado, el momento del ciclo menstrual o los diferentes tipos de excitación.

 

¿Y nadie nos dice nada?

 

Algunas mujeres eyaculamos porque queremos, pero para otras ha sido un fenómeno incontrolable. Muchas mujeres sufren al pensar que se están orinando, incluso hay médicos que sugieren la ablación del clítoris como remedio a lo que llaman incontinencia. Diana T. es una de estas mujeres que tras descubrir en el 2005 que aquel liquido no era orina, escribió un libro donde cuenta ese largo camino de descubrimiento “coño potens”, en España, y “Putcha Potens”, en América Latina. Otras, antes de ella, se dedicaron desde los márgenes de la sociedad a difundir esa maravilla, como lo ha hecho en sus películas porno-educativas Nina Hartley.

 

La eyaculación femenina es un aspecto más para explorar dentro de la sexualidad y los placeres femeninos, querer hacerlo, poder hacerlo o no, son posibilidades abiertas, no debe ser visto como una obligación o como tabú. Vamos conociéndonos para que nuestros cuerpos disfruten la sexualidad de la manera más plena y placentera posible.

Publicado enEdición Nº246
Miércoles, 23 Mayo 2018 11:59

Del sueño a la realidad*

Del sueño a la realidad*

La campaña de Gustavo Petro aglomera en plazas de barrios y municipios. Da para tanto que pudiera ser verdad que, ante el 27 de mayo, ¿Colombia está ad portas de otro 19 de abril de 1970?

Con un gran número de reacios a participar, los días que pasan de discurso electoral y trapisonda prenden en una parte del país, con realidades entre la ciencia política, la inconformidad y la fantasía –en la esperanza (de la oposición) y en la desesperanza (de los excluidos), cualquier cifra es vista como avance o triunfo. Estas elecciones (2018-2022) resultaron con un abrebocas que no es garantía ni prenda de buen sabor.

Sucede que una ola de optimismo recorre al movimiento social colombiano y contagia a sus variados activismos con pasajes de memoria. Es motivo de alegría. Se trata de una irrupción en la exaltación de ánimo que tiene origen en la campaña presidencial de quien ahora aparece como aglutinador de la inconformidad de izquierda, cuyas propuestas de gobierno encuentran sintonía con capas poblacionales a lo largo y ancho del país. Incluso, silban en conglomerados sociales hasta ahora arrinconados, y silenciados, por una guerra contrainsurgente y paramilitar que dejó entre estos sectores un temor generalizado, y una amarra de silencios que apretaban pechos y hondas huellas en la memoria.

Es un optimismo que parece o llega a extremo, exagera, dado el antecedente de situación a flor de números, no solo en los recientes resultados de las elecciones, las consultas de marzo y la cifra anterior con continuidad del “referendo por la paz”, con efectos sobre la presente campaña, sino porque no repara en el asunto substancial con factores críticos: de las lecciones dejadas por las formas organizativas, partidistas, de gobierno, gestión e ¿identidad y pertenencia popular? aplicadas en América Latina durante los últimos años. Tampoco avista en las lecciones de nuestra propia historia cuyo reflejo más paradigmático descansa en Jorge Eliécer Gaitán, en el movimiento gaitanista y su exterminio. Y por supuesto con menor medida, en las consecuencias del fraude a Rojas Pinilla.

De ahí que llamen la atención, e incluso asusten, mensajes que ahora llegan por las redes sociales festejando el surgimiento de “un nuevo caudillo”. Una barbaridad y un contrasentido de múltiples dimensiones: social, organizativo, político, histórico, contradictorio ante el desafío actual por ¡Otra Democracia!, la que implica espacios, procesos y dinámicas participativas, deliberativas, consultivas, de otro tipo y otro ritmo, en todo el quehacer social, de lo cual no están exentas las nuevas formas de organización y participación, las nuevas formas por potenciar para ser gobierno y poder.

Precisamente, la primera lección por apropiar del inolvidable legado de Gaitán es que su potencial de liderazgo no se tradujo en fuerza organizada. Quedó un vacío que impidió la respuesta coherente de las mayorías ante la acción violenta del establecimiento, facilitando el genocidio que luego padecieron por decenas miles de sus adeptos. Es la misma lección que arroja el progresismo por toda América Latina: el más notorio aspecto que logran constituir y articular estos proyectos de gobierno es el de unos partidos de ascenso de otra clase dirigente, con vocación y funcionamiento electoral, simples instrumentos para tales jornadas. Todo un error que adelgaza el apoyo y las mayorías iniciales.

Otra de sus enseñanzas, en las circunstancias del tiempo en que vivió, fue el limitado sentido educativo de sus mensajes. En efecto, para conformar un sujeto social activo y protagónico por el cambio estructural, no basta con denunciar y agitar en la campaña electoral. Más allá de la misma y de sus semanas o meses de contienda, un proyecto de nuevo país debe asumir que en todo tiempo y circunstancias –como una de las funciones de quien tiene la palabra y la atención de quienes le escuchan– hay una tarea urgente: la de pronunciar mensajes llenos de ruptura con la política tradicional en su implicación de sentido pedagógico. Entre los primeros y fundamentales mensajes que debiera repetir una y otra vez, es que el líder resulta circunstancial y está en cuestión con Gaitán…, con Chávez…, con Evo…, la arenga “Yo no soy un hombre, soy un pueblo”.

Para el tiempo de hoy y su desenlace pronto con victoria, los liderazgos deben ser colectivos. En todo proceso con vocación de cambio resulta central la configuración y la suma de las estructuras sociales plurales y horizontales, sumergidas con reconocimiento en territorios, donde todas las miradas de país tengan espacio, donde la propia gente se articule no solamente un día, con identidad e iniciativa, dando paso a la discusión y la planeación sobre cómo ser gobierno directo y en todo momento. Con proyección de los bosquejos diversos que amplíen el consenso social con raíz popular, y, de este modo, con un alcance definitivo de asidero –con margen para diversas formaciones políticas, no sólo de “partido único”–, bien por vía autónoma, bien de manera concertada con instituciones de variado carácter.

Extraña, por tanto, que en la campaña en marcha el candidato Petro no aluda a una ni a otra de estas particularidades, como si pretendiera tener asiento indispensable; como si la situación que ahora sucede con Lula en Brasil no ampliara ondas aleccionadoras por toda nuestra región: como si la curva con descenso en la popularidad de Chávez no hubiera sembrado lección alguna; como si el presente y la repetición en Bolivia de un liderazgo que no cuenta o pareciera no contar con sucesión no fuera suficiente para adentrarse en debates sobre estos temas de gobierno y poder.

Desprendida del genocidio padecido por el gaitanismo, llegan las imágenes que nos indican que sin movimiento(s) social(es), como soporte y alma de los procesos de cambio a que llama el candidato, toda esperanza de transformación efectiva es pura palabrería o “discurso de candidato y de político”. En verdad, sin mecanismos de control por parte de los propios movimientos, sobre quién interpreta o lleva por un tiempo la palabra de todos, lo único que queda en siembra es la continuidad de un personalismo, de un ‘presidencialismo’ funcional con las leyes del capital y, con este marco, de desilusiones.

Una lección de experiencias vividas en toda la región, y más allá, pero también desprendida de nuestro propio territorio con sus vivencias, es que una cosa es el gobierno y otra el poder. Mucho más cuando el acceso que otorga un hipotético triunfo electoral es al control del Ejecutivo, sin desconocer que Congreso, Cortes, Fuerzas Armadas, gremios económicos (entre ellos los banqueros), medios de comunicación, organismos multilaterales, etcétera, estarán en otras manos. O sea que ese optimismo desbordado que ahora se siente en amplios sectores del activismo y una franja alternativa ni siquiera pondera en que ese supuesto gobierno, sin un previo o paralelo hecho social motor de diferenciación, dentro de una situación en la cual el poder oligárquico cuenta con la iniciativa ante la opinión del habitante común, contaría con un escaso margen que condiciona y fuerza a conciliar y negociar las propuestas que ahora agita por plazas y auditorios, teniendo que –muy seguramente– ejecutar muchas de las medidas y programas que ahora mismo rechaza. En la desventaja derivada de la correlación de fuerzas, hay medidas impuestas de facto por el poder real que está detrás del escenario: el poder financiero, con sus cohortes de congresistas, jueces y militares que lo protegen y legalizan.

De ahí que sea sustancial que quien ahora atrae todas las miradas insista en que las gentes del país asuman sus formas de reunión, de organización, y obtengan espacios de deliberación, reflexión y decisión, para debatir en un primer momento el plan de gobierno que ahora es el eje de la campaña, y su aplicación, para que se lo apropien, lo amplíen en argumentos y lo reformulen en todo o en parte, según el sentimiento frente a la deuda social que el país padece bajo la responsabilidad tradicional. De ahí igualmente que insista el candidato en que esas mismas gentes con paso rápido, y bajo un impulso diario de una porción institucional en contradicción que salga a la vista, se constituyan, en todo espacio y lugar, en cientos, en miles, de comités de gobierno. Es una conexión de reuniones y organismos que deberán constituirse en soporte fundamental de control y ahondamiento de una política alterna, dentro de las variantes con realismo de a) la progresión y la continuidad en un nuevo proyecto de articulación y acción social alterna en Colombia, y b) de una gestión presidencial de nuevo tipo.

En cualquier caso, está a la orden una articulación arcoíris de las gentes de toda procedencia que siembre las instancias y mecanismos necesarios para que esa fuerza ahora despertada no vuelva a contraerse, no regrese a la contemplación, sino que ahora ocupe todo el territorio nacional en una animada campaña por un país soportado en vida digna y democracia plena, una frase que pudiera resumir todo aquello que anhelan unas y otros, tanto en el campo como en las ciudades.

Y así debe ser, pues, recordemos, un buen gobierno es el que garantiza la felicidad de todos sus gobernados, para lo cual un factor fundamental precisamente es lo ya resumido en la máxima de vida digna y democracia plena. Y un buen dirigente es aquel que, sin generar dependencias ni someter voluntades ni cortarle energía a la inconformidad social, crea las circunstancias requeridas para que, al tiempo que él actúa, surjan otros cientos de liderazgos del más diverso tipo, locales, regionales y nacionales. Son lecciones para tomar en cuenta. “Seamos realistas: proyectemos lo imposible”.

Rectificar en el mensaje y los instrumentos para la comunicación con la ciudadanía de a pie y del común, organizar, movilizar, educar, sembrar confianzas, acercar compromisos, disponer espacios y métodos para procesar las divergencias, identificar y proyectar un liderazgo de diverso tipo y colectivo de nación, mirar el presente pero siempre con perspectivas de inmediato, son apartes de una campaña y una acción social electoral que deben ser mucho más que eso.

De esta manera, así se pierda en el propósito de ser electo, se gana en el propósito de ser más país. Un triunfo por concretar en la calle, en una dualidad de poderes por darle forma constituyendo y poniendo en marcha miles de asociaciones solidarias en pro de otra economía necesaria, base presente y futura para darle piso a otra política, una que no amarre ni someta con clientelas y chantajes provenientes de la casa de gobierno nacional, departamental, municipal, veredal, del corregimiento, de la comuna, la localidad, la JAL, el barrio, la acción comunal o similares. Una economía y una política otras, asentadas a través de juntas de vecinos autónomos que asuman el ordenamiento y el cuidado de sus barrios y sus cuadras como un asunto prioritario en beneficio de la vida digna, la cual no es posible por fuera de la vida colectiva y solidaria. Como proyección de este actuar, un entretejido de movimientos sociales del más diverso carácter deberá tomar forma por todo el país. Su interrelación, en intercambio de productos, experiencias, discusiones, campañas, etcétera, será fundamental para que gane músculo.

Al actuar así, lo electoral será una simple circunstancia en el ejercicio de reconstruir nuestro país, devastado por años de confrontaciones armadas, con la proyección de un modelo paramilitar, contrainsurgente, que centró su mira en el “enemigo interno”, arrasando con los liderazgos sociales, con la instrumentalización de narcotráfico y narcotraficantes, en un desbarajuste de valores, tradiciones y tejidos sociales, y por su conducto en un ahondamiento del neoliberalismo por la senda cultural, levantando ante las propuestas de otro país posible inmensas murallas por sortear, todo lo cual fue y sigue complementado por una pléyade de pésimos gobiernos.

Con la primera vuelta de esta campaña, este 27 de mayo –y de darse el caso con la segunda el 17 de junio– se cierra una fase de optimismo social y deberá arrancar, de inmediato, otra fase: la de un alternativo reencuentro nacional. Hay que proceder así, pues no hay espacio para la desesperanza.

 

*Editorial del periódico desdeabajo mayo 20 - junio 20, en circulación

Publicado enColombia
Una escuelita para la libertad y la autonomía  de las mujeres

El sueño empezó con una escuela de oficios no tradicionales para mujeres, para aprender plomería, electricidad, albañilería, herrería, mecánica, técnicas constructivas ecológicas etc.; en combinación con formación feminista, técnicas de autodefensa y otros conocimientos para nuestro fortalecimiento y autonomía.

La Escuela para la libertad de las mujeres surgió entonces como una respuesta a la necesidad de autonomía que necesitamos las mujeres. Una escuela que aporte herramientas inmediatas, de autodefensa, manuales, teóricas, de autoconciencia, de acción/arte/política/colectiva. La Escuelita es el resultado de una historia propia y ancestral de resistencia y rebeldía; y como la historia misma, la estamos haciendo a cada momento, a cada pasito, aprendiendo en el camino, juntas, y con mucho esfuerzo.

México es un país duro para las mujeres, nos matan porque se puede, porque el odio tiene impunidad; oficialmente se asesinan ocho mujeres diariamente (1), 35 mujeres son violadas al día; muchas de éstas como violaciones correctivas (2), hay medio millón de víctimas de trata de personas hasta el 2016, el 93% son mujeres, el 45% niñas indígenas y 26% menores de edad (3), hay 8,489 mujeres desaparecidas (4).

En el Estado de Oaxaca, como en otros estados de la república, se asesina brutalmente a mujeres y lesbianas en cantidades alarmantes e indignante impunidad (5). A las mujeres no nos matan simplemente por ser mujeres, al matar a una mujer o lesbiana se envía un mensaje de terror a todas nosotras como colectivo. La violencia patriarcal es por lo tanto un medio de producción de pasividad y dependencia. Y Siendo más de la mitad de estos crímenes patriarcales, cometidos por hombres cercanos, familiares y/o sus parejas; reafirmamos que la dictadura patriarcal de propiedad sobre el cuerpo y la vida de las mujeres sigue vigente en la actualidad.

La violencia histórica acumulada en el cuerpo de las mujeres da cuenta que los procesos de colonización y despojo empezaron y fueron posibles con la violencia del cuerpo y sexualidad de las mujeres, así como con la apropiación de su trabajo gratuito.

Hay indiferencia ante el clamor de justicia de nuestras hermanas por los golpes, violaciones, asesinatos, desprecio, abusos, porque son los poderes del estado, parte en dicho crimen. Cada gesto violento dirigido contra las mujeres, en el marco del patriarcado que vivimos, es un crimen político que sostiene la persistente brecha de poder entre hombres y mujeres.

Entender las razones escondidas detrás de la violencia hacia un grupo social específico, en el caso de las mujeres y lesbianas, nos permite reconfigurar la lucha y afirmar que: la violencia se combate por medio de la construcción de autonomía concreta en todos los niveles de la existencia de las mujeres. Y es a partir de ese entendimiento que surge la Escuela para la Libertad de las mujeres en Oaxaca de Juárez, México.

En 2014 pudimos concretar el sueño gracias a un concurso que ganamos convocado por el Ayuntamiento de Vitoria-Gastéiz. La Escuelita, como la llamamos, es un proyecto feminista de formación teórica, de autoconciencia, autodefensa, técnica y artística y de fortalecimiento para las mujeres, en el Municipio de Oaxaca en México, con la que se pretende abonar a la erradicación de las condiciones de exclusión social, económica, laboral, educativa, política, a los índices de lesbo-homofobia y violencia feminicida que viven las mujeres. Es una propuesta escolarizada gratuita, que se lleva a cabo en trece semanas y aporta a la educación popular feminista con una innovadora propuesta metodológica de cinco módulos (6):

 

 

1) Formación Lésbica Feminista, donde historizamos la violencia hetero patriarcal senti-pensada desde la cuerpa-territorio (7) para sanarla, y hacer acción colectiva para la transformación (8).

 

“Comprendí que ser lesbiana va más allá de una relación, en términos políticos, es un golpe duro para el patriarcado y el capitalismo”. (Edith S., 3ra. gen.)

“El Lesbofeminismo en particular me parece una gran herramienta para replantearnos no sólo nuestra orientación del deseo, si no para pensar en las violencias a que hemos sido sometidas, una postura que todas las feministas deberían considerar por brindarnos reflexiones críticas y profundas, empezando por nuestra propia experiencia”. (Coral G., 1ra gen.)

“Darnos cuenta que todas, absolutamente todas, hemos sido violentadas sexualmente (en diversos niveles) ha sido una gran motivación para hermanarnos y apoyarnos. ¡BASTA YA!” (Ivonne P., 4ta gen.)

“La escuela me ayudó mucho para resignificar muchas construcciones sociales que por muchos años me parecían normales… y sobre todo logré la formación política feminista y anti-capitalista, teóricamente me sembró las ganas de conocer más a acerca de la ideología feminista, que es lo que actualmente hago, leer a feministas. En la práctica he cambiado mi forma de actuar y en gran medida el lenguaje que utilizo para nombrar las cosas”.
(Galindo, 4ta gen.)


“Me ayudó para sentirme más orgullosa de ser mujer y honrar a mis antepasadas”. (Cintia R.)

Además de la reflexión teórica sobre la opresión hetero-colonial-patriarcal, los talleres vivenciales de Sexualidad y geopolítica del placer9 y Sanación de la violencia10, aportan a la reapropiación de nuestras cuerpas y placeres y pensarnos en colectivo para resignificar nuestras potencialidades.

 

“El taller de sexualidad me abrió la mente, se nos ha sometido a través del desconocimiento de nuestro propio cuerpo y la vergüenza hacia nuestro propio placer. Me dejó profundos cambios, cuestionar el amor romántico me dejó ver la forma en la que mis relaciones de amor estaban sutilmente sometiéndome mediante la violencia e ideas falsas”. (Ingrid 5ta gen.)

Los ejercicios con la naranja fueron de reconexión con mi vulva, amé amar mi cuerpa y saberme libre de desear. Hubo mucha catarsis, autoexploración, lágrimas y autoconocimiento”. (Cynthia G.)

“Cuando hablamos de feminicidio, abuso y violación sexual, se me removió vivencias del pasado. Sentí desesperación ante el aumento de la violencia y los feminicidios. Me cuestioné ¿qué podemos hacer?, escuché a las compañeras que decían entre murmullos que concientizar a más mujeres a que no permitan ningún tipo de violencia, nos iba a permitir liberarnos y romper las cadenas de la opresión y del patriarcado. Aunque concientizar a más mujeres y más generaciones puede tardar algún tiempo, lo estamos logrando, porque por el simple hecho de estar reunidas en esta escuelita, son pasos en avanzada. Solo que me sigue carcomiendo, hiriendo, desesperando y enojando despertar cada día, y leer que nos falta una compa, que fue asesinada a manos de tratantes, de la pareja, del padrastro, del hermano, del amigo, del conocido o del que simplemente iba pasando y se le dio la gana invadir nuestras cuerpas, nuestras vidas”.
(Tana, 3ra gen.)

“El hecho de detenernos a mirarnos a los ojos, reconocernos como mujeres en una misma situación de opresión y a la vez tratando día a día de salir de ella, darnos cariño como si fuéramos bebés significó mucho para mí, porque no hay muchos espacios donde se de este tipo de contacto cariñoso y sororario”.
(Susana R. 3ra gen.)

 

2) Autoconciencia, es una herramienta de reflexión y análisis en pequeños grupos, sobre la experiencia cotidiana, para desmontar las cargas emocionales que el machismo ha impuesto a las mujeres, y rescatar los conocimientos no reconocidos (11).

 

“Considero de suma importancia los grupos de auto-conciencia puesto que estos vienen a solidificar el vínculo y la unión entre mujeres, además parten de la experiencia de cada una de nosotras y eso ayuda al análisis, la conciencia y la sanación de nuestras vidas”. (Aracely T., 1ra gen.)

“... me permitió abrirme y generó confianza entre todas, con lo cual pudimos analizar las lecturas desde nuestras vivencias, así nos damos cuenta que lo personal es político”.

“Me ayudaron a quitar culpa de algunas cosas que me pasaron, entendí que como mujer no soy culpable de los acosos, abusos y violaciones a mi persona.”
(Ana Martina R.1ra gen.)

“Las sesiones de autoconciencia fueron intensas, nos hacían cuestionar cosas que normalmente no lo hubiéramos hecho, me impactó la pregunta de ¿Cuándo y cómo te diste cuenta que eras mujer?, y las otras que tenían que ver con la elección del género”. (Claudia B., 3ra gen.)

“Me enseñó a no dejarme de cualquier clase de abusos, a superar por fin mi antigua relación, que no me estaba dejando nada bueno, sobre todo a mi autoestima.”
(Jocelyn G., 3ra gen.)

 

 

3) Autodefensa, técnicas físicas, psicológicas y de actitud para la autoprotección, útiles para prevenir y defendernos de los patrones de agresiones más frecuentes contra las mujeres, como acoso sexual, violación, violencia doméstica o en la calle, etc. La autodefensa no es sólo la dimensión física, nos permite deconstruir mitos que nos convierten en inútiles y recuperar el poder personal, la seguridad interior, la confianza en nosotras mismas, la autoestima; condiciones para la construcción de la autonomía y la libertad (12).

 

“…la sesión que más me ha impactado es la de autodefensa, ya que el acoso es una situación que desafortunadamente se tiene que lidiar diariamente, esto me dio más seguridad para caminar las calles y poder transmitirla a su vez a las mujeres que están a mi alrededor”.
(Diana M.)

“Aunque no tenga una técnica de defensa aprendida, tengo algo muy importante que me deja el módulo, en el momento que surja una agresión no me voy a paralizar. Tengo la fuerza emocional y mental de que me voy a defender con las manos, los pies, boca, con todo el cuerpo y no permitiré la agresión. Quedó claro para mí que puedo hacerlo y sobre todo lo siento en el cuerpo”.
(Galindo, 4ta gen.)

“El estar siempre alerta, el que nosotras nunca tendremos la culpa de ser violentadas, el no dudar en defendernos, el que lo importante no es la fuerza sino la técnica, que es necesario estar en constante práctica
(Areli G., 1ra gen.)

“Me servirá porque evitará que vuelva a permitir que me acosen, una situación en la cual he sido víctima en muchas ocasiones, me siento con mayor seguridad al caminar, al desenvolverme y a tener la fuerza de saber que habrá más mujeres que me respalden con su cariño, apoyo y todo lo necesario”.
(Gude, 4ta gen.)

 

 

4) Con Reparaciones básicas para el hogar traspasamos a las mujeres la capacidad de apropiarse de los conocimientos técnico-manuales, el manejo y uso de las herramientas, y de resignificar el ‘no puedo’, a través de localizar, entender y reparar averías básicas pero cotidianas propias del hogar en torno a la electricidad, plomería y el gas (13).

 

“Armé mis lámparas en casa, arreglé mis extensiones e hice nuevas. Arreglé varios grifos y pondré mi instalación de gas próximamente...”
(Eli 3ra gen)

“Sobre todo en relación a plomería, me sentí capaz de desarmar y armar el material, limpiarlo y dejarlo solucionado. Jamás lo había hecho antes”. (Ita J., 3ra gen.)

“Con las actividades prácticas acompañada de una experta, vi que podía hacerlo. Es el diferenciador con un taller puramente teórico o un tutorial de youtube, de hecho, ya gané mis primeros 200 pesos por solucionar una avería. Fue más cercano a una apuesta de que podía hacerlo, que a un cobro de honorarios”.
(Victoria, 5ta gen.)

“Tenía problemas con el lavamanos en casa y lo solucioné siguiendo la explicación y recomendaciones en clase, no fue difícil, ni tedioso, desarmé las piezas, las limpié muy bien, luego las coloqué igual y “no se estanca el agua más” genial”. (Ivonne P., 3ra gen.)

“El patriarcado pretende que las mujeres seamos inútiles, ahora con todo esto enseñado por Lidia, la práctica se hizo mucho más factible para mí, me ayudó a no malgastar mi dinero y ser más independiente en cuanto arreglos básicos en el hogar”.
(Sinaí P., 3ra gen.)

 

5) Con Arte de la desobediencia, mediante distintas disciplinas artísticas (hip-hop, teatro, poesía, producción radiofónica, producción de fanzines, fotografía, etc.), se genera la creatividad subversiva y disidente que invita a desmontar la carga cultural patriarcal, sexista y discriminatoria instaurada en los discursos y disciplinas artísticas, así como aportar herramientas creativas artísticas como medios de expresión para la sanación, sensibilización, denuncia y la acción política en general.

 

“La experiencia de sentir la cuerpa y todo el poder creador que hay en ella. El reconocimiento de la habilidad para escribir mi propia historia... Todas somos capaces de crear arte que incrementa su significado cuando va en contra o es crítica y cuestiona lo establecido. El ritmo y el poder de la palabra. Me llevo las herramientas en mí ocultas, que soy capaz de escribir, cantar” (Viridiana B., 1ra gen.)

“Aprendí que se puede ser desobediente desde puntos muy sutiles como el arte, porque tienen impactos muy fuertes” (Laura 5ta).

“Pude conocer herramientas sencillas a través de las cuáles comunicarme de forma creativa y sacar todo el borlote” (Haydee 4ta).

 

El taller Audios disidentes (14) de Arte de la Desobediencia realizado durante la 4ta generación, generó spots para la sensibilización contra la violencia patriarcal, materializándose en la campaña radiofónica Voces Revulvacionarias. Dicha campaña ha sido emitida por un total de once radios comunitarias en el Estado de Oaxaca (15), así como en otras muchas de la república mexicana, Latinoamérica y el estado español.

 

“Logramos construir un audio que ayudará a informar a las mujeres que nos escuchen que no están solas y que hay espacios donde pueden recibir apoyo y sobre todo salir del círculo de la violencia”
(Galindo 4ta).

“Usaré los audios en el colegio en donde trabajo, e iniciar una campaña radiofónica, en realidad tengo ganas de crear materiales audiovisuales con lo aprendido”
(Deniss 4ta).

“Replicaré la experiencia con las mujeres de mi comunidad Santiago Tenango, de hecho, ya lo estoy aplicando, pero también motivando y ayudando a todas las mujeres que conozco”
(Vanessa 4ta).

 

“De musas a Creadoras”, es un taller de expresión artística corpo-musical, que usa las herramientas de la voz y la palabra a través del hip hop, con las que propone reflexionar y analizar la carga machista y sexista contenida en la expresión musical convencional, desafiar, evocar el estado de las circunstancias del entorno y/o proclamar alternativas. Coordina el taller Mare Advertencia Lírica, hip hopera oaxaqueña, quién desde la escritura, y el baile produce composiciones en desobediencia.

 

“Siempre creía que no sabía escribir, menos decir lo que escribo porque desconozco lo establecido académicamente, no estudié para ser escritora, con Mare entendí que puedo decir lo que pienso, y también escribir”
(Chely 4ta).

“Al principio me daba demasiada pena participar, y se me complicaban algunos ejercicios, pero con las técnicas que nos enseñó Mare fue mucho más fácil, hasta me daban ganas de seguir escribiendo, al final de la sesión me seguía dando pena participar, pero la emoción de como mis compañeras compartían sus escritos y ver que no era la única con ese problema, facilitaba expresarme”
(Analy 4ta).

“A veces no sabemos expresarnos o no nos detenemos para escribir alguna idea o sentimientos y con Mare aprendimos a buscar las circunstancias para que eso pasara”
(Marce 5ta).

“Porque, aunque no sea una rapera ni esté en mis planes serlo… la escritura es una herramienta para comunicarnos y liberarnos” (Heydi 4ta).

 

 

 

El taller “La fotografía en el proceso de autoconciencia de las mujeres” a cargo de Ivonne Posada (16), ayuda a desmontar las imágenes y representaciones estereotipadas de las mujeres, y permitió en la clausura de la 5ta generación una muestra fotográfica con los trabajos y las siguientes expresiones:

 

“De esa forma podemos decirle al mundo cómo queremos ser vistas, y dar nuestra propia perspectiva de belleza, de importancia, y de valor”

“Mediante el arte de las fotos podemos dar a conocer que el mundo no es como nos lo hacen creer… mediante la imagen podemos ir cambiando este sistema patriarcal” (Conce 5ta).

“Porque me permitió ver el arte como una posibilidad de incomodar y mover en otras personas, sobre todo en mí, aquello que parece estar ya sin posibilidad de cambio” (Edna 5ta).

“Estamos invadidas de imágenes que reducen a las mujeres a objetos sexuales, minimizando nuestras capacidades y habilidades y sobre todo nuestra visión del mundo”
(Iris 5ta).

 

Después de cuatro años de camino andado, cinco generaciones, 166 egresadas, La Escuelita se ha consolidado, cuatro de las cinco integrantes de la ekipa son egresadas, cuatro de las cinco facilitadoras de autoconciencia también son egresadas. Después de trece semanas, las mujeres han manifestado que la Escuelita les cambia la vida. Principalmente en su perspectiva colectiva y despatriarcal, ser parte de una comunidad de mujeres que puede trabajar armoniosa y afectivamente, varias de ellas han generado iniciativas propias, han creado grupos de lecturas, de deporte, han dado continuidad a la autoconciencia y autodefensa, se han generado grupos de amigas, de manada, de espacios para el autosustento, recreación y creatividad, han dinamizado el movimiento feminista oaxaqueño. Ahora contamos con ‘un espacio rentado’ donde empezaremos a proyectar de manera más amplia la construcción de autonomía con, por y para las mujeres, de consolidación de redes, de intercambio de saberes, de transformación y transgresión, de crecimiento y fortalecimiento individual y colectivo!! La alegría se nos desborda junto al agradecimiento a todas las colaboradoras, aliadas, colectivos y voluntades que han hecho posible hacer realidad este sueño.


“Clarificó la idea de que no estoy loca, ni soy una exagerada, vivimos en una sociedad inequitativa, creo que ahora tengo aliadas sólidas para hacer frente a esta lucha”
(Victoria 5ta).


“Una de las mejores cosas que han podido pasarme, no solo por lo laboral, sino por toda la riqueza interna que he tenido desde que puedo considerarme parte de ella, ha sido increíble poder conocer muchas mujeres y sentir que aunque somos tantas, tenemos tanto en común; el fortalecimiento y reconocimiento de lo valiosas que somos cada una en lo individual y lo importante de la fuerza que podemos tener en conjunto”.
(Anahí, 5ta)

“Una oportunidad de conectar conmigo misma, destrozar mi encierro y ese conformismo con el que se nos adoctrina y también limita nuestra vida: cumplir con el deber ser, esposa y madre solamente. La escuela me ha inspirado, me ha impulsado incondicionalmente”.
(Ivonne, 4ta)

La Escuelita es un espacio abierto que fomenta el intercambio y la retroalimentación con otras mujeres del mundo que quieran conocernos e intercambiar conocimientos y habilidades. Su metodología innovadora, integral y de alto impacto es reproducible en cualquier lugar del planeta (con sus adaptaciones locales), así es que las invitamos a buscarnos y encontrarnos (17).

 

* Este artículo fue escrito con los aportes de las integrantes de la ekipa, las facilitadoras y aportes y testimonios de los informes. Encargada de redacción, Norma Mogrovejo.

1 El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de México ha contabilizado de 2007 a 2016, la cifra de 22,482 mujeres asesinadas en todo el país, una cada cuatro horas. De acuerdo a estadísticas realizadas por la sociedad civil, para noviembre de 2017 habían sido asesinadas 1844 mujeres, es decir ocho diarias https://regeneracion.mx/cierra-el-2017-con-cifra-espeluznante-mil-844-feminicidios-en-mexico/, de las cuales menos del 19% se investigan como feminicidio http://www.huffingtonpost.com.mx/2017/02/08/menos-del-20-de-asesinatos-de-mujeres-en-mexico-son-considerado_a_21709257/

2 Según estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública de México, en los seis primeros meses de 2017, se denunciaron 16.631 delitos sexuales y concretamente 6.444 violaciones, o sea, una media de 35 diarias http://www.animalpolitico.com/2017/08/violencia-sexual-2017-violacion/.

3 El número de víctimas de trata de personas en México hasta el 2016, se estima en 500.000 casos, de los cuales alrededor de 70.000 son menores de edad sujetos a explotación sexual. Cada año, alrededor de 21,000 menores de edad son captados por las redes de trata de personas con fines de explotación sexual y 45 de cada 100 son niñas indígenas. El 93 por ciento de las víctimas de trata de personas son mujeres y 26 por ciento menores de edad. Destaca que alrededor de 45,4 por ciento de las víctimas son captadas por una persona conocida, 49,1 por ciento por desconocidos y 5,5 por ciento por miembros de la delincuencia organizada https://www.eleconomista.com.mx/politica/Mexico-sin-cifras-precisas-sobre-trata-20170730-0073.html

4 La Fiscalía Especializada en Mujeres Víctimas de Delitos Por Razones de Género, a través del “Protocolo Alba”, recibió alrededor de 360 reportes de mujeres y niñas desaparecidas en 2017. https://www.debate.com.mx/mexico/En-2017-han-sido-localizadas-349-mujeres-desaparecidas--20170510-0106.html La desaparición de mujeres adolescentes, de 15 a 17 años de edad, aumentó 974 por ciento de 2010 a 2014, pues de los 57 casos registrados en 2010 se incrementaron a 612 en 2014, según datos de la Red por los Derechos de la Infancia (Redim). https://aristeguinoticias.com/2402/mexico/en-cuatro-anos-aumenta-974-desaparicion-de-mujeres-adolescentes-redim/ 

5 Oaxaca (entre 2000 y 2015) se ubicaba como la quinta entidad del país más riesgosa para la vida de las mujeres, detrás del Estado de México, Chihuahua, la Ciudad de México y Guerrero. Durante 2014, Oaxaca ocupó el tercer lugar a nivel nacional en feminicidios, sólo detrás del Estado de México y el Distrito Federal. Desde el 2016 con el actual gobernador, se han registrado 431 mujeres víctimas de violencia: feminicidios 126; violencia familiar 102; delitos sexuales 84; desaparecidas 79; suicidios 19; violencia política de género 21.

6 La propuesta metodológica es integral y ha sido solicitada para ser replicada en otras entidades y países.

7 Espacio corpo-geopolítico que refiere la cuerpa biológica de cada mujer, la cuerpa política del colectivo mujeres y al Abya Yala, todas como territorio de interés geopolítico para la explotación económica y/o sexual.

8 Este módulo además, rescata los aportes del feminismo lésbico a la teoría feminista, ha sido impartido por Norma Mogrovejo y Tais Itacarambi

9 Este taller en las cinco generaciones, ha tenido varias versiones, han sido impartidas por Aurea Ceja, Diana Torres y Lola Perla.

10 Este taller está a cargo de Amandine Fulchiron, al que denomina “La violencia sexual, feminicidio y guerra contra el cuerpo de las mujeres”

11 Este taller está a cargo de Arely García, Daniela García, Ara Torres, Marytrini García e Itandehui Juárez

12 Este taller fue impartido por Comando Colibrí la 1era y2da generación; la 3ra y 4ta por Katya y Amparo y la 5ta por Las Hijas de su Tonantzin Tlalli

13 Este taller está a cargo de Lidia Aguado Asensio, ‘La Tía’.

14 Este taller estuvo a cargo de Griselda Sánchez ‘La More’.

15 Las radios comunitarias en el Estado de Oaxaca son espacios de comunicación alternativos al monopolio de la comunicación comercial, generados desde y para las propias comunidades, muchas en sus propios idiomas.

16 Compañera egresada de la 3ra. Generación de la Escuelita

17 Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Celular & WhatsApp: + 00 52 1 951 292 35 67 - Facebook, Youtube y Archive: escuela para la libertad de las mujeres - Web: escuelalibertadmujeres.org

Caloto-Cauca. De nuevo el Ejército y la Fiscalía atacan la liberación de la madre tierra

El día 21 de febrero de 2017, en horas de la tarde, varios militares y agentes del CTI de la fiscalía, en inmediaciones de la hacienda la Emperatriz –municipio de Caloto–Cauca–, realizaron un operativo al estilo de montaje judicial, para capturar a dos comuneros que se encontraban en el proceso de liberación de la madre tierra.

La acción represiva no contaba con el factor comunidad. Enterada de lo sucedido, ésta reaccionó rápidamente en defensa de los suyos, y en medio de agresiones verbales de parte y parte lograron liberar a los comuneros y retener a dos militares y un agente del CTI, decomisando un fusil, dos pistolas y algunas granadas que portaban los uniformados. Los agentes quedaron bajo control y vigilancia comunitaria, hasta la llegada del oficial al mando del batallón correspondiente –el coronel Castro– y del Personero de Caloto como mediador en la disputa entre represión y derechos históricos. En medio del diálogo sostenido para buscarle salida a este impase, el coronel Castro argumentó que estaban desarrollando un retén de rutina, dejando de lado y sin explicación alguna la presencia extraordinaria de agentes del CTI, quienes intentaron capturar a los dos liberadores.

Estas inconsistencias ampliaron las dudas que la comunidad tenía sobre la verdadera razón de la presencia de los uniformados en tierras que están en proceso de liberación, lo que alargo el tiempo para la entrega de los militares y el agente bajo su control. Así, solamente hacia las 6 de la tarde, la comunidad y el ejército acordaron la entrega de los dos militares y del agente del CTI a la Personería, comprometiendo al Coronel a no volver a vulnerar los derechos de la comunidad, no volver a entrar a la hacienda La Emperatriz, considerado como territorio indígena, y de mantener avisada a la Personería cuando se realicen retenes sobre la vía Caloto-Corinto.

Vale destacar que la hacienda La Emperatriz es uno de los 8 puntos de liberación donde las comunidades Nasa del norte del Cauca, junto con otras comunidades afro y campesinas de la zona, disputan el uso y la democratización de más de 2.700 hectáreas de tierra hoy acaparadas por el monocultivo de la caña para la producción de biocombustibles. Lucha que ya suma 4 años y más de 5 comuneros asesinados por agentes desconocidos que guardan relación con los intereses de los grandes terratenientes.
¿Casualidad?

La forma como fue realizado el operativo es similar al realizado el 9 de enero del presente año contra el comunero Jairo Cruz, quien fue capturado y sindicado de realizar daños contra la propiedad privada, los cultivos de caña, la maquinaria del ingenio Incauca e irrespeto a funcionario público, después de aquel famoso video publicado por el ejército el 4 de enero, en que aparecían varios comuneros defendiéndose con machetes contra los tiros de fusil de los uniformados gubernamentales. Según los relatos del cabildo indígena del municipio de Corinto, el comunero fue entregado dos días después por la fiscalía a la justicia indígena con fuertes señales de abuso y maltrato físico, producto de los cuales tuvo que pasar 15 días internado en el centro de salud de Corinto, hasta recuperarse.

Desinformación

Acción mancomunada. Uno de los noticieros más representativos del norte del Cauca, Notivisión, proyectó una noticia el día 22 de febrero en horas de la mañana tergiversando los hechos, argumentando que los indígenas salieron en defensa de un supuesto cargamento de marihuana y no en defensa de los suyos, violentados y en riesgo de ataque violento. No es casual este tipo de manipulación, la cual desdice de la labor de un periodismo veraz, el cual, como mínimo, debe consultar las distintas fuentes comprometidas en un hecho cualquiera.

No obstante estas desinformaciones, la liberación sale fortalecida. El Estado intentó un ataque más y debió afrontar la reacción organizada de la comunidad liberadora que se prepara este año para realizar una escuela política que haga explicito el sentido de liberar ala madre tierra, así como su importancia histórica, social, política y ambiental, como proceso de democratización agraria de vanguardia en el país.

Por todo esto, las comunidades en proceso de liberación de la madre tierra convocan a todas las organizaciones sociales del país a la “Marcha de la comida”, evento que realizarán los días 23 y 24 de marzo en la ciudad de Cali, con el ánimo de compartir alimentos producidos en las fincas liberadas y socializarlos con poblaciones trabajadoras que habitan los barrios populares de Alto Nápoles y el distrito de Agua Blanca.

La acción es una sola, la resistencia también. La invitación que extienden los nasa es para que activistas ambientales, sociales, comunidades rurales y urbanas, pongan en marcha procesos de liberación de la madre tierra en todos sus territorios.

 

Publicado enColombia
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, acaparó las portadas de las publicaciones satíricas españolas El Jueves y Mongolia, en momentos cruciales del conflicto con Cataluña. En los congresos nacional y regional se votarán esta semana decisiones determinantes para el futuro de la relación

 

El Parlamento de Cataluña podría declarar la independencia en sesión del próximo jueves

 

Madrid.

 

El conflicto entre Cataluña, que reivindica el derecho a la autodeterminación para erigirse en república independiente, y España, que alega que su territorio es indivisible, entra en una semana crucial.

Hay dos escenarios: en Barcelona, el Parlamento regional convocó a un pleno para el próximo jueves, en el que cabe la posibilidad de que se declare la independencia de forma unilateral; y en Madrid, ese mismo día el Senado español votará la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que entraría en vigor el viernes e implica la destitución del gobierno catalán, el control del Legislativo regional y el plan para convocar a elecciones anticipadas en un plazo máximo de seis meses.

El Senado español informó que ya se integró la comisión que analizará y debatirá la propuesta presentada el pasado sábado por el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, para aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

Se prevé que este jueves se celebre el pleno y que la votación para su entrada en vigor sea el viernes, con la posible intervención del presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, quien según fuentes de su gobierno está considerando acudir a Madrid para defender la autonomía de las instituciones catalanas ante el Congreso español.

Mientras, en Cataluña crece la indignación por lo que califican de “golpe de Estado de facto” e incluso desde sectores del gobierno y algunos sindicatos se advierte que no acatarán otra autoridad que la actual. En Madrid, el gobierno español confirmó que no existe ningún tipo de interlocución con la administración catalana y que a partir de este sábado su presidente y consejeros perderán todas sus atribuciones.

El primer paso para que entre en vigor el plan de Rajoy, que fue consensuado con los partidos Socialista Obrero Español (PSOE) y Ciudadanos, fue la puesta en marcha de la comisión, que dio de plazo hasta el próximo jueves al mediodía a la Generalitat de Cataluña para que envíe por escrito sus alegatos y designe a un representante que acuda a defenderlos. El dictamen para la aplicación del artículo 155 se votará el jueves por la tarde.

El siguiente paso será llevarlo al pleno para su votación el próximo viernes, donde con toda seguridad saldrá adelante, toda vez que entre PP, PSOE y Ciudadanos cuentan con 214 de los 266 escaños, es decir, más de 80 por ciento de la cámara. A esta sesión es probable que acuda el presidente Puigdemont a defender su postura sobre la suspensión.

De hecho su presencia en Madrid estará condicionada a lo que se decida en los próximos días en el Parlamento catalán y en el seno de la coalición de los partidos independentistas, pero sus estrategias en este momento crucial son distintas.

El Partido Demócrata de Catalunya, que es la formación del presidente Puigdemont y representa el ala derechista del nacionalismo, votó en su anterior reunión ejecutiva por una propuesta en la que se comprometieron a apoyar al presidente catalán en caso de que declare la independencia para defenderse de la intervención del Estado español en sus instituciones, si bien hay algunas voces, sobre todo las más vinculadas al empresariado, que reclaman una salida pactada, incluso un paso atrás para no tensar más situación.

Desde Esquerra Republicana de Catalunya y la Candidatura de Unidad Popular (anticapitalistas y anarquistas) hay coincidencia en que la única salida a esta encrucijada es la desobediencia civil y la declaración inmediata de la secesión. Además, abogan por llamar a la ciudadanía y a sus funcionarios a una resistencia pacífica ante una eventual toma de las instituciones catalanas por el Estado español.

El consejero de Asuntos Exteriores de la Generalitat, Raül Romeva, aseguró: nuestros funcionarios no seguirán órdenes de Madrid. El pueblo ha decidido democráticamente durante años el gobierno que quiere, el Parlamento que quiere y esas son las instituciones que se deben preservar. Nadie más que el pueblo tiene el derecho de cambiar esas instituciones.

Sin embargo, la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que Puigdemont y sus consejeros perderán su autoridad institucional “cuando se publique el acuerdo en el Boletín Oficial del Estado. Entonces su relevo entrará en vigor, su cese será una realidad política y jurídica por mucho que quieran vivir en la ficción. No tendrán poder para firmar o adoptar decisiones válidas ni ejercer sus funciones, además de que dejarán de cobrar”.

 
Empresarios piden elecciones

 

En el mundo empresarial persiste el nerviosismo tanto con la estrategia trazada por las autoridades catalanas como por la respuesta que llegó desde Madrid con la aplicación del artículo 155. En un comunicado la agrupación empresarial catalana exigó la convocatoria inmediata de elecciones: A la salida de empresas se han unido la creciente fractura social y la posibilidad, real e inmediata, de un profundo deterioro del autogobierno. De no evitarlo, en los próximos días Cataluña puede encaminarse hacia una dinámica, prolongada e intensa, de descontrol, inseguridad jurídica y malestar ciudadano. Sus consecuencias son imprevisibles pero, en cualquier caso, dramáticas en materia de autogobierno, convivencia, crecimiento económico y empleo.

Y advierten que un adelanto electoral “aportaría la serenidad que necesita una sociedad dominada por una desorientación y angustia generalizadas. Por esta razón, así como para retornar al camino de la concordia y el encuentro, tal como conviene a nuestros intereses colectivos y como ha señalado inequívocamente la Unión Europea, la única alternativa hoy es la convocatoria de elecciones.

Así lo transmitimos a la ciudadanía y lo solicitamos a los poderes públicos, con la esperanza puesta en que la prudencia política guíe sus actos. Nos jugamos en ello los avances sociales, políticos y económicos alcanzados durante nuestra vida en democracia.

 

 

Publicado enInternacional
Página 1 de 8