Fuerzas kurdas arrebatan a DAESH la estratégica ciudad de Manbij

Hoy, casi dos meses y medio después del inicio de la campaña militar, las SDF controlan totalmente la ciudad de Manbij, tras una lucha que se ha producido barrio por barrio y calle por calle.

Manbij, ubicada en el norte de Siria a escasos 30 kilómetros de la frontera con Turquía, contaba antes del inicio de la guerra con aproximadamente 100.000 habitantes. Cuando en 2011 las protestas contra Assad desembocan en una auténtica guerra civil, Manbij, una ciudad caracterizada por una gran diversidad étnica, permanecerá en una relativa calma durante los primeros meses de tensiones.


Acuciado por los disturbios y revueltas que arreciaban en diversos puntos del país, el régimen de Assad decidió replegar sus efectivos aún leales a las zonas más pobladas y estratégicas, ubicadas fundamentalmente en el oeste de Siria. Y en los mapas que ya entonces se elaboraban, Manbij aparecía como zona rebelde, aunque de facto la organización más poderosa eran de lejos las YPG-YPJ (Unidades de Protección Popular). Las YPG surgían vinculadas al PYD (Partido de la Unión Democrática), una organización hermanada con el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) y que representaba los intereses de la minoría kurda asentada en la franja norte de Siria. Cuando la Guerra Siria parecía ser tan solo un conflicto entre régimen y rebeldes, las YPG se ubicaban en una posición neutral, aspirando tan solo a controlar la situación en las zonas de mayoría kurda.


Conforme los primeros choques armados devinieron en una auténtica guerra de milicias, la frontera turco-siria adquirió un valor estratégico inusitado, pues se convirtió en la principal vía de entrada tanto de armamento como de combatientes para el bando rebelde. Los propios servicios secretos turcos organizaron esta red de suministros que, proporcionados por países como Arabia Saudí, Qatar, otras monarquías del Golfo Pérsico y los propios Estados Unidos, abastecieron de un material imprescindible fundamentalmente a grupos islamistas y yihadistas contrarios a Assad.


En ese escenario, las YPG --pobremente armadas-- se repliegan hacia el cantón de Afrín (zona noroccidental de Siria) y al cantón de Jazira (zona nororiental), dejando una basta extensión de cientos de kilómetros de frontera controlada por milicias fundamentalistas. Uno de estos grupos armados era ya DAESH (Estado Islámico de Siria e Irak), que en aquel entonces mantenía una estrecha alianza con otros grupos opositores.


El inestable equilibrio de fuerzas existente en el bando rebelde salta por los aires a comienzos de 2014. DAESH, que se había nutrido de grandes cantidades de armamento estadounidense arrebatado a un esperpéntico ejército irakí, iba ganando más y más protagonismo en la contienda siria, asimilando a otros grupos islamistas y eliminando a todos aquellos (islamistas o laicos) que no se plegaban a su hegemonía. Tal y como sucede en otras partes de Siria, DAESH se hizo con el control de Manbij tras algunos enfrentamientos con otras milicias rebeldes. Posteriormente, en junio de 2014 Abu Bakr Al-Baghdadi se proclamaba en Mosul Califa de un Estado Islámico cuya capital de facto se ubicaría en Raqqa, ciudad siria situada en la ribera del Eufrates.


En octubre de 2014 comienza la batalla de Kobane, conocida también como el Stalingrado kurdo. Hasta esa ciudad, con un importante paso fronterizo con Turquía, se habían replegado las unidades de las YPG kurdas, incapaces de contener a un DAESH que avanzaba exhibiendo un enorme podería militar, siendo percibido como un ejército prácticamente invencible durante aquellos meses.


Sin embargo, los milicianos y milicianas de las YPG resisten heroicamente en la ciudad, a pesar de que Erdogan, bloqueando además el paso a la población refugiada que huye de los combates, evita que a la ciudad situada lleguen por suelo turco suministros y combatientes dispuestos a defender la plaza. Es más, en plena frontera se puede ver una confraternización absoluta entre DAESH y el ejército turco, sustentada en la convicción de Erdogan de que, para los intereses de Turquía, era preferible que la zona estuviera controlada por DAESH y no por fuerzas kurdas. Sin embargo, tras tres meses de resistencia, Estados Unidos se convenció de la necesidad de apoyar a las YPG, iniciando una campaña de bombardeo sobre posiciones de DAESH que permitió tan solo tres semanas después expulsar al grupo terrorista de la hoy emblemática ciudad. Poco después, gracias a una campaña relámpago, las YPG liberaban Tell Abyad y conectaban Kobane con los territorios que los kurdos ya controlaban en la esquina nororiental de Siria.


Desde aquel momento hasta hoy, y apoyadas desde el aire por la fuerza aérea norteamericana, las fuerzas kurdas no han parado de arrebatar terreno a DAESH. Se trata de una extraña alianza que une a la superpotencia mundial con un grupo político que hasta 2005 se definió ideológicamente como marxista-leninista. En este año, sin embargo, vio la luz un texto: Declaración del Confederalismo Democrático. Escrito por Abdullah Ocallan, histórico líder del PKK preso en Turquía desde 1999, definía una nueva estrategia para el movimiento kurdo que, inspirada en las ideas del libertario Murray Bookchin (con quien Ocallan mantuvo correspondencia desde la prisión), abandonaba la idea de crear un estado-nación kurdo.
Este nuevo planteamiento posibilitó en parte la creación de las SDF (Fuerzas Democráticas Sirias), una coalición estable que vinculaba a las YPG con algunas de las milicias seculares que, habiéndose levantado contra Assad en 2011, también eran opuestas a un bando rebelde cuyo giro hacia posiciones islamistas y yihadistas era más que evidente.


Aún cuando las nuevas SDF eran y son un grupo muy diverso desde un punto de vista étnico y religioso, es obvio que el peso de las operaciones militares recae sobre las unidades kurdas. Se calcula que el 85% de sus efectivos son kurdos y kurdas vinculadas a las YPG e YPJ. Durante sus primeros meses de existencia fueron arrebatando terreno en zonas de mayoría árabe, al tiempo que anunciaban una campaña para liberar Raqqa. Sin embargo, tal y como casi todos los analistas preveían, el siguiente objetivo sería la franja de terreno que, al oeste del Eufrates y limítrofe con Turquía, aún estaba en manos de DAESH.


El pasado 31 de mayo, tras haber capturado varias semanas antes la presa de Tishrim, comenzaba la 'Operación Manbij'. Gracias al apoyo aéreo norteamericano, las SDF cruzaron el Eufrates en una operación anfibia que permitió la construcción de un puente provisional por el que cruzaría el grueso de sus fuerzas. Esta primera fase, a pesar de la oposición de las tropas de DAESH, se culminó con un rotundo éxito.


La operación estaba comandada por el emblemático Faysal Abu Leyla, combatiente kurdo nacido en Manbij que en 2011 se había alzado contra Assad para, posteriormente, abandonar el bando rebelde tras comprobar el auge de los grupos islamistas. DAESH, contrariamente a cómo reaccionó en otros casos ante el avance de las SDF, decide no retirarse de la ciudad, iniciándose primero un combate salvaje en las zonas rurales cercanas al núcleo urbano. En una de las primeras escaramuzas morirá Abu Leyla, víctima de un francotirado, y la operación militar, conocida hasta entonces con un lacónico 'Operación Manbij', pasará a denominarse 'Operación Comandante y Mártir Abu Leyla'.


La franja norte del autoproclamado Califato del DAESH es una zona de enorme importancia estratégica para el grupo terrorista, pues aún hoy sigue siendo su ruta de abastecimiento, de armas y sobre todo de combatientes. Por ello, sus efectivos han hecho gala de un fanatismo salvaje que les ha llevado a arrojarse contra las líneas kurdas con decenas de VBIED's (ataques suicidas con vehículos blindados y cargados de explosivos), que han causado así innumerables bajas. Durante la última semana y medio, fruto del asedio sufrido y de las abundantes bajas, DAESH acabó por colapsar en Manbij, perdiendo cada día un terreno considerable.


Hoy, casi dos meses y medio después del inicio de la campaña militar, las SDF controlan totalmente la ciudad, tras una lucha que, barrio por barrio y calle por calle --con el objetivo de minimizar bajas civiles--, ha dejado atrás a cientos de combatientes kurdos y probablemente varios miles de efectivos de DAESH muertos en la contienda. Es imposible aún cuantificar el número de víctimas civiles que han perecido en la batalla.


Se estima que la ciudad, antes del inicio de esta última campaña militar, había visto reducida su población hasta la mitad, no contando con más de 50.000 habitantes. Y, aún cuando previamente a la intensificación de los combates muchas hubieran podido huir, lo cierto es que varias decenas de miles de personas han sufrido una crudeza inusual incluso para una guerra como la que tiene lugar en Siria desde hace ya más de cinco años. Mientras DAESH utilizó a población (kurda fundamentalmente) como escudos humanos e incluso disparó contra quienes pretendían abandonar la ciudad, también se han constatado bajas civiles como consecuencia de los bombardeos norteamericanos.


Es ya una máxima que en toda guerra la primera víctima es la verdad. En Siria esta realidad se tornó aún más macabra desde hace varios años, cuando los periodistas se convirtieron en objeto de secuestro e incluso fueron asesinados por algunas de las facciones combatientes. En la campaña de Manbij, además de las agencias de noticias vinculadas a kurdos o al propio DAESH, apenas se tiene constancia de la presencia de dos periodistas independientes, sin capacidad por otra parte de acceder a los puntos más calientes de la ciudad. Si a eso unimos que la única fuente tenida por imparcial, el denominado Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, se ubica en Lóndres, aún cuando dice contar con fuentes sobre el terreno, la realidad es que todo lo acaecido en Manbij solo puede ser observado a través de una suerte de bruma.
En las redes sociales, en twitter fundamentalmente, abundan los bots (programas informáticos que simulan identidades reales) que emiten una información sesgada y siempre favorable a ciertos intereses. Tiene aquí lugar un nuevo tipo de guerra que, por ejemplo, se puso de manifiesto hace menos de un mes, cuando arreciaron informaciones que apuntaban a un gran número de bajas civiles causadas por un errático ataque aéreo estadounidense.


Todos los actores reconocen que ese bombardeo se produjo y que segó la vida de civiles, aunque hay fuentes que llegan a apuntar que la autoría del mismo no fue obra de Estados Unidos sino de Francia (cuyos aviones también participan ocasionalmente en las operaciones). Donde nadie se pone de acuerdo es en lo relativo al número de víctimas: unos apuntan a una cifra en torno a la veintena, mientras que fuentes cercanas a DAESH elevan el número hasta los doscientos. En esta guerra informativa DAESH llegó a utilizar macabras imágenes de cuerpos desmembrados que, sin embargo, habían sido documentadas un año antes en Yemen como consecuencia de un bombardeo saudí.


Una vez controlada Manbij, las fuerzas kurdas tienen ante sí una oportunidad única: unificar los cantones en los que han dividido Rojava, que es como denominan a la franja norte de Siria que tiene una población kurda mayoritaria y, de paso, cerrar ya totalmente la ruta de suministros de DAESH. Sin embargo, todo parece indicar que el inicio de cualquier nueva operación militar llevará como mínimo varios meses. Los objetivos futuros bien podrían ser Jarabulus, el único paso fronterizo importante aún en manos de DAESH y ubicado al norte de Manbij, o bien Al-Bab, ubicado al oeste y que constituiría el paso previo a unificar el territorio oriental kurdo con el cantón de Afrín, que hasta hace bien poco ha permanecido en una relativa calma.


Parece, no obstante, mucho menos viable la campaña de liberación de Raqqa que se anuncia desde el Departamento de Estado norteamericano, fundamentalmente porque ningún analista considera positivo que fuerzas mayoritariamente kurdas se adentren en una zona claramente árabe, pero también por lo virulento de una batalla urbana cuyo objetivo fuera arrebatar a DAESH su capital. En Manbij ha quedado claro que el grupo yihadista está dispuesto a sacrificar a miles de combatientes para defender sus posiciones más estratégicas y que, por tanto, cualquier nueva acción tendrá como coste numerosas bajas para las SDF.


Lo que, sin embargo, no está nada claro es el papel que Turquía puede aún jugar en esta importante zona. El inicio de la campaña de Manbij se retrasó considerablemente por las presiones de una Turquía desde cuyo territorio despegan habitualmente los aviones norteamericanos que apoyan a las fuerzas kurdas. El frustrado intento de golpe de Estado en Turquía y las veladas acusaciones de Erdogan a una posible implicación norteamericana hacen más complicado prever qué ocurrirá durante los próximos meses. Lo único seguro es que la guerra continuará

Publicado enInternacional
Martes, 02 Agosto 2016 08:19

Ética y dignidad zapatistas

Ética y dignidad zapatistas

 

Una de las primeras técnicas que aprendimos en la militancia fue a “dirigir” asambleas. En realidad, a manipularlas. En plena adolescencia, los estudiantes ya estábamos en condiciones de imponer lo que considerábamos adecuado para “la causa” sin importar demasiado si los demás lo compartían. Éramos la vanguardia, y punto.

 

Una de las principales corrientes políticas de aquel período, tenía un modo de actuar en las asambleas que consistía en que sus cuadros hablaban horas y horas, hasta que los asistentes se cansaban y empezaban a retirarse. Colocaban a sus militantes en las puertas de los salones para convencer a los suyos que todavía no se retiraran, y cuando estaban seguros de que ya eran mayoría, pedían votación. Y ganaban casi siempre. Los que intentaban cortar tan largos discursos, eran acusados de violar la libertad de expresión.


Cuando aquello no funcionaba, apelaban a los grupos de choque, algo que nuestra corriente también practicaba. Cuando algunos jóvenes militantes nos preguntan si hace casi cinco décadas los enfrentamientos con la policía eran muy duros, debemos sincerarnos y reconocer que una parte sustancial de las energías las dedicábamos al enfrentamiento físico y dialéctico con las juventudes de los partidos de izquierda. Y viceversa. Los acusábamos de estalinistas, pero caíamos en la misma actitud desde una estrategia “revolucionaria”.


Por esta larga y penosa experiencia, el comunicado del EZLN del 21 de julio, “Carta abierta sobre la agresión al movimiento popular en San Cristóbal de las Casas, Chiapas”, es un ejemplo de ética y dignidad en la relación de los zapatistas con los movimientos populares, sindicatos, partidos y cualquier organización social.


Luego de una primera parte donde estampan su posición ante el ataque al campamento de resistencia popular por grupos armados, y de advertir “no jueguen con lumbre en San Juan Chamula”, un lúcido presagio que lo que vendría, dedican la parte final al tema de las relaciones con los que luchan, bajo el subtítulo “A quien corresponda”.


Primero destaca que “se deben respetar las decisiones, estratégicas y tácticas, del movimiento” y agrega: “No es legítimo querer montarse en un movimiento para tratar de llevarlo a un lado fuera de su lógica interna. Ni para frenarlo, ni para acelerarlo”.


En este punto toman distancia de quienes proponen estrategias electorales pero también de los que defienden posiciones revolucionarias, y aclaran que cualquier movimiento que hagan respecto al movimiento actual lo harán saber públicamente y con antelación, y lo ponen en letras grandes, mayúsculas, para que nadie se llame a engaño.


Como tengo la convicción, por experiencia propia, de que esta es una posición muy poco frecuente entre los movimientos que luchan contra el capitalismo, me parece necesario destacarla, valorarla y defenderla porque nos enseña otro modo de hacer, apegado estrictamente a la ética y a la dignidad, que son indivisibles. Quien defiende la propia dignidad, valora la de los demás, y por lo tanto los respeta, aunque no acuerde, en sus tiempos y modos como dice el comunicado.


A partir del comunicado podemos abrir un debate con una pregunta: ¿cómo influir, entonces, en el devenir de las luchas si no nos montamos en los movimientos? Que es casi lo mismo que preguntarse por la relación que queremos tener con los pueblos, barrios, sindicatos, etcétera.


Creo que el propio zapatismo a lo largo de su historia nos da algunas pistas. La primera, y fundamental, es algo así como predicar con el ejemplo. Organizarnos y hacer. Luego, que los demás vean que sí se puede; que si los zapatistas pueden, los demás también pueden. Este efecto demostración, digamos, es fundamental porque apuesta a poner en juego la autoestima de las comunidades.


En esta forma de hacer política, nueva cultura política le llaman, hay una renuncia a jugar como vanguardia, a ser un grupo que va delante y lleva detrás a los pueblos; a proclamarse los guías que indican el camino a las mayorías que no saben. Están en otro lugar. No son vanguardia; quizá sean algo así como organizadores de pueblos. En esta lógica no hay dirección ni base, que es lo que los movimientos anticapitalistas vienen practicando desde hace más de un siglo. En este modo de hacer no hay lugar para manipular, porque no se trata de ganar asambleas ni de llevarse “masas” de las narices, o de donde sea que las arrastremos. Es mandar obedeciendo.


El comunicado es una doble lección. De ética, porque los pueblos y las personas no deben ser manipuladas, manejadas o sus acciones desviadas para fines que no han definido ellas mismas, ni siquiera por buenas razones revolucionarias.


De dignidad, porque el EZLN cree en la autonomía de los pueblos y de los seres humanos, y rechaza la concepción implícita en ciertas corrientes políticas que actúan como si unos (la vanguardia), fueran los tesoreros de la dignidad y de la autonomía, mientras los pueblos y las personas sólo les queda seguir sus consejos.

 

 

Publicado enPolítica
"Podemos cantar cómo queremos un nuevo mundo, pero qué haces si nomás cantas; tienes que arriesgarte a construirlo"

Fragmento de la conversacion entre el vocero del EZLN Subcomandante Insurgente Moisés y el colectivo artístico social Chto Delat (San Petersburgo, Rusia) y el periodista Oleg Yasinsky (Ucrania).

 

Cuando nos detuvimos en el lugar acordado, al espejo retrovisor de nuestra camioneta llegó un pajarito, parecido a un gorrión, y empezó a golpearse metódicamente contra el espejo. De vez en cuando, reposaba unos minutos al frente, mirándose desde distintos ángulos, y con nueva energía se lanzaba al combate contra su reflejo. Una vez más pensé en la teoría de los espejos, la tan querida por el subcomandante Marcos. Y también me acordé cuando hace unos 15 años, en los mismos lugares empezamos a ver al aire libre el documental Caminantes, aquel donde Marcos hace un ademán de quitarse el pasamontañas y de la selva irrumpe una enorme mariposa para tapar con las alas su cara en la pantalla. Tal vez los zapatistas, que no tienen secretos en su abierta vida política, llegaron a algún tipo de tratado secreto con la naturaleza local.

 

Estábamos en Chiapas, esperando la entrevista con alguien de los zapatistas que aceptó recibirnos. No sabíamos todavía que ese alguien sería el subcomandante insurgente Moisés, el mando militar y vocero del EZLN, que en mayo de 2014 reemplazó al subcomandante Marcos.

 

Nosotros, un grupo de cuatro artistas rusos de San Petersburgo del colectivo político cultural Chto Delat y yo en un rol entre traductor y guía no certificado por los mundos sociales de América. El objetivo de nuestro viaje fue conocer en los territorios rebeldes las realidades y logros de los zapatistas, a 22 años de su aparición pública.

 

Íbamos a buscar algo que, según un joven zapatista francés del siglo pasado conocido como el Principito, no se ve con los ojos. Buscábamos reivindicar el sentido de tantos intentos y tantos fracasos de nuestra propia historia, rusa, ucraniana o soviética, en estos tiempos de confusión generalizada, o algo tan absurdo como las raíces de la esperanza europea en las tierras americanas. No lo sé definir exactamente. Sólo me acuerdo de que los textos zapatistas que llegaron a Rusia hace más de 15 años inquietaron y despertaron a miles de personas de nuestra generación....

 

Si alguien alguna vez me hubiera dicho que por su voz habla la voz de sus compañeros, no dudaría que estoy frente a un loco o un excéntrico y seguramente le respondería con alguna burla de mal gusto. Pero cuando al finalizar la reunión el subcomandante Moisés nos dijo esta frase, sentí simultáneamente hormigueo en la espalda y el mundo en la garganta. Nunca antes imaginé que una cosa como ésta podría ser verdad, sin metáforas ni exageraciones. O sea, lo imaginaba pero muy teóricamente porque la energía de la presencia viva, cercana y palpable de las verdades como ésta es algo demasiado diferente.

 

Hay muchas entrevistas con Marcos y pocas con Moisés. Con toda la admiración que tengo hacia el primero, me pareció más interesante compartir con el segundo para observar cómo, desde la etapa romántica y literaria, el zapatismo aterriza hacia prácticas quizás menos vistosas pero, sin lugar a dudas, mucho más sólidas y profundas... bueno y sin olvidar que dentro del zapatismo los despegues y los aterrizajes suelen ser la misma cosa.

 

Esta vez sentí que, sin distraernos por la buena literatura, pudimos sentir mejor el corazón campesino indígena comunitario del zapatismo. En este sentido, este viaje a Chiapas, más que una experiencia política o intelectual, fue un descubrimiento cercano a lo místico espiritual, algo que nos conecta a lo más profundo de nuestro ser.

 

Cuando usted entra a una casa de una Junta de Buen Gobierno decorada con murales revolucionarios y de repente se encuentra en la penumbra frente a unas seis personas con pasamontañas, la mayoría de ellos casi adolescentes y mujeres, y escucha que todos hablan muy despacio, eligiendo con cuidado y ternura las palabras y las ideas, seguramente sentirá algo muy especial. Algo como aquel sentimiento que irrumpe suavemente cuando admiramos por primera vez el mar o las montañas. Después es mejor relajarse, entregarse y olvidarse que porta un reloj pues todas las decisiones y procedimientos zapatistas son extremadamente lentos, requieren discusiones colectivas, las que a su vez suponen reflexiones individuales que se realizan sin prisa alguna. Las autoridades de la Junta le pedirán disculpas por la demora y en las repentinas arrugas de los ojos indígenas seguramente descubrirá una sonrisa al otro lado del pasamontañas.

 

Este material es una síntesis de la conversacion de una hora y media que tuvimos con el subcomandante Moisés. Termino agregando que esta reunión, aparte de ser un gran honor, fue una enorme alegría, por lo que agradecemos a nuestros amigos mexicanos por hacerla posible. Y, como se dice, trataremos de no defraudar su confianza y generosidad.

 

 

Entrevista con el Subcomandante Moisés

 

Fragmento de la conversacion entre el vocero del EZLN Subcomandante Insurgente Moisés y el colectivo artístico social Chto Delat (San Petersburgo, Rusia) y el periodista Oleg Yasinsky (Ucrania):

 

Subcomandante Moisés: Lo que les puedo compartir no es de lo que hacemos nosotros como tropas insurgentes, sino es la realidad de la práctica de nuestros compañeros, bases de apoyo y compañeras a lo largo de 22 años que salimos a la luz pública. Eso es lo que les voy a platicar. No es lo que nosotros logramos como tropa, como insurgentes, sino lo que lograron nuestros pueblos.

 

Cuando nos declaramos municipios autónomos rebeldes zapatistas, entonces ahí donde dijeron los compañeros: vamos a gobernarnos nosotros mismos. Los compañeros, las compañeras vencieron muchas cosas, porque no saben leer ni escribir y no pueden hablar el español. Pero ellos dijeron: la justicia sabemos cómo queremos, cómo debe ser un buen gobierno, no depende de leer ni escribir o saber bien español. Entonces, como entran en resistencia. Como ellos quieren el gobierno que quiere el pueblo, entonces vamos a hablarnos como gobierno en nuestra lengua. Porque aquí hay varias lenguas. Hay tzeltal, tzotzil, tojolabal, chol, zoque, mame y otros que hablan español. Entonces tuvieron que resistir burlas de los que no son zapatistas, por ejemplo: él es un tzeltalero y otra tzeltalera, pero no es zapatista, entonces ella le dice "no sabe gobernar, lo conozco, es hijo de tal, no tiene estudio"; burlas así, de ese tipo. Años después, la que burló va a ir a pedir justicia ahí.

 

El mal gobierno, o sea, el sistema, el mal sistema, es este que controla, domina, manipula a la gente, para que se pongan en contra de nosotros. Por ejemplo, provoca problemas, quieren quitar la tierra recuperada, que la recuperamos en el 94, porque recuperamos miles de hectáreas.

 

Luego otra resistencia que vino son los bombardeos políticos en los medios de comunicación hasta, por ejemplo, dicen en los medios de comunicación que los comandantes ya se vendieron o que la comandancia general ya abandonó al EZLN, que la comandancia está peleada con el pueblo, y hasta guerras psicológicas en los medios. Dicen por ejemplo que el finado Sub Marcos está enfermo y que el Gobierno de Calderón lo está curando. Que el finado Marcos abandonó los pueblos zapatistas, que anda de turista en Europa. Así montón de cosas que dicen, con tal de que crean los compañeros y se desmoralicen. Los compañeros tuvieron que resistir las provocaciones que hace el Ejército y la Policía, pues quieren que los matemos para que nos maten ellos. Pero lo que se dieron cuenta los compañeros de los pueblos es el cambio que queremos, y entonces el cambio se hace con lucha política pacífica, rebelde y resistente.

 

Hay un nuevo sistema de gobierno de los compañeros, donde ellos, miles de zapatistas, ellos y ellas mandan y el gobierno obedece, eso se logró con arma de lucha de resistencia y de rebeldía, 22 años se hizo eso, si hubiéramos hecho 22 años de balazos no hubiésemos construido lo que hay ahora. Los pueblos son los que vigilan al gobierno, demostraron que los pueblos, sepamos o no leer o escribir, sabemos gobernar. Un gobierno donde piensa por el pueblo, clarito podemos decir ahora, a todos los gobiernos capitalistas que hay en el mundo no les sirven los estudios que dan en Harvard o algo así. Porque los que saben son los pueblos que están explotados.

 

Pero dicen los compañeros y las compañeras: hay que saber usar la rabia, o sea, el coraje, pues. Dicen las compañeras que tiene que ser digna esa rabia, o sea, se tiene que estudiar cuándo es necesario matar o morir, y cuándo no. Por ejemplo, estos 22 años.

 

Como dicen los compañeros y las compañeras, sabemos que un día el gobierno no nos va a dejar, pero la cosa que nosotros estamos demostrando, que es lo que queremos, no estamos empeorando el mundo que queremos, estamos diciendo que el pueblo tiene que gobernar. Las compañeras y los compañeros, dicen: “La política es del pueblo, lo ideológico es del pueblo, lo económico es del pueblo, es el pueblo que tiene que planear lo cultural que necesita el pueblo, es el mismo pueblo, no sólo un grupo de gabinete".

 

Entonces ahora los compañeros, en su nuevo sistema de gobierno que tienen ahora, hay un respeto mutuo porque entonces los gobiernos o las autoridades, como decimos nosotros, tienen la obligación también de proponer según lo que ven, porque gobiernan, pues. Pero no lo pueden decidir, hay una asamblea, como por ejemplo que viene ahorita, están aquí miles de compañeros ahorita. Entonces es ahí donde propone la autoridad. Hay cosas que puede decidir la asamblea de autoridades, hay cosas que no puede, tienen que ir ahí a consultarle a los miles, a los pueblos, o sea, son lentos los pasos, pero es decisión del pueblo. Para que entonces no haya inconformidad, y las compañeras y los compañeros se aconsejan mutuamente, se dicen por ejemplo, si la autoridad está dormida, el pueblo despierta. Si el pueblo es el que está dormido, el gobierno autónomo es el que despierta.

 

Se ha sembrado hasta lo más profundo lo que es la palabra democracia porque todo está discutido, opinado, propuesto, estudiado, analizado y decidido por el pueblo, mujeres y hombres. No hay cosa que se haga que no estén enterados los pueblos.

 

Los compañeros y las compañeras no reciben nada del mal gobierno, nada, pero también los compañeros y las compañeras no le dan nada al gobierno, o sea, no pagan el impuesto, ni luz, ni agua, ni tierra; entonces lo que hacen los compañeros, cualquier necesidad que se necesita tienen que trabajar colectivo la tierra para de ahí sacar los recursos, ya sea para construcción de escuelas, clínicas, todo lo demás, necesidades.

 

Y otra cosa, lo que han aprendido los compañeros y las compañeras, hay compañeros, compañeras, hermanos, hermanas solidarios, entonces lo que hacen los compañeros es no gastar así nada más los recursos, crean algo con eso, porque sabemos que sólo una vez, dos veces, tres veces se puede. No se va a poder más. Por eso los compañeros, entonces puedo decir, lo reproducen, y otras de las cosas que tienen los compas, ellos lo ven, ellos lo dicen, tenemos chiquitita libertad y chiquitita independencia, pero la mejor, porque es el pueblo el que decide, no un grupo. Juntos con su gobierno y el pueblo. Entonces es ahí donde los compañeros dicen: aquí en este terreno de lucha ya lo mandamos a la chingada al gobierno. No sé cómo vas a traducir eso.

 

Pues así lo dicen los compas, porque entonces lo agarraron como suyo, pues. Y eso es lo que está emputado en el sistema, por eso. Porque con los compas no entra el gobierno.

 

Las compañeras son las mejores de saber cuidar los recursos que los hombres, que somos más gastones, de veras. Resulta que ese colectivo de mujeres ayuda a otras mujeres de otros pueblos, le pasan, le dicen al partir, es decir que entonces hay 40 vacas, le pasan 20 vacas a un pueblo colectivo, entonces cuando ya crían las 20 vacas, diez le queda a ese pueblo y diez le queda el que dio, así se van apoyándose de uno a otro. Y así se han apoyado de municipios a municipios autónomos. Ahora resulta que los que dan trabajo, los que saben organizar trabajo, son nuestras compañeras, les dan trabajo a los hombres.

 

Antes nuestras compañeras mujeres no tenían la posibilidad, ahora las compañeras son promotoras de educación, son promotoras de salud, son consejos de los Marez, de los municipios autónomos, son autoridades de los pueblos, que le decimos comisariadas o agentas, son miembros de junta de buen gobierno, son locutoras de emisoras, trabajan en el laboratorio de la salud, están aprendiendo de cirujanas. Entonces un montón de cosas donde están las compañeras ahora. El gran cambio que han visto es que entonces los insurgentes y los mandos entendimos lo que quiere el pueblo, porque nosotros no queremos ser gobierno y nos convencieron, porque es la verdad lo que dicen los pueblos. Está bien, que somos revolucionarios, insurgentes, pero los que lo enfrentan día y noche, día a día, son los pueblos, entonces, por lo tanto, saben más.

 

La sorpresa que hay es que, cuando tuvieron la libertad los jóvenes y jóvenas, por ejemplo, quieren aprender muchas cosas, pero que ahorita no tenemos posibilidades, pero tienen un ánimo de cómo mejorar lo que ven que están haciendo. Por ejemplo: dicen que cómo vivieron sus bisabuelos y abuelos, porque antes nunca compraron medicamentos, vivieron de las plantas medicinales. Entonces ellos dicen ahora –los jóvenes y las jóvenas– "necesitamos estudiar cuál es la sustancia que tiene esta planta", están hablando ya de químicas, biologías y esas cosas, laboratorios, ¿dónde lo encontramos? Pues es dificultad que tenemos ahorita , pero lo vamos a tener que resolver, vete a saber cómo.

 

Otra sorpresa que nos agarran los compas es cómo ven ellos, cómo entienden ellos, es que en el capitalismo quieren que reine el dinero, dicen, o sea que si no tienes dinero no puedes tener nada, entonces dicen "cómo vivieron nuestro bisabuelos", porque no existía dinero antes, entonces empiezan a hacer investigación, resulta que se intercambiaban, se prestaban productos. Entonces, dicen, eso hay que rescatarlo. Estamos diciendo ahorita que el dinero no sirve, hoy sí sirve, dan ejemplo en el sistema en que estamos, los pinches médicos así lo dicen. Cuando te van a hacer una cirugía, no van a aceptar una tonelada de maíz o frijol, quien paga, dinero. Entonces sí tenemos que trabajar para tener dinero para esas necesidades, pero muchas cosas no, cosas así que van rescatando sus culturas, los compañeros. Una gran sorpresa que nos dieron a nosotros es que esa autonomía que decimos, que el pueblo manda y el gobierno obedece, no hay manual, no hay libro, no hay película documental porque es el pueblo realmente el que manda, entonces ellos fueron inventando, creando, imaginando, y hombres y mujeres y miles. Eso nos tiene con gran sorpresa.

 

Oleg: ¿Cómo ustedes entienden el progreso?

 

Sub Moisés: Un ejemplo muy sencillo, hay miles de hectáreas que eran de ganado para los terratenientes, ahora esas miles de hectáreas de tierra es alimento del pueblo. Entonces eso es un progreso y ya. Y allí va a estar para la vida de generaciones y generaciones. Entonces, así está todo lo demás. Siempre el pueblo va a ir decidiendo. Eso es un progreso para nosotros.

 

Oleg: Las nuevas iniciativas de ustedes es una nueva etapa, esto hablando de las iniciativas de CompArte y lo demás. ¿Es una nueva etapa de la lucha zapatista?


Sub Moisés: Sí. Sí, porque vemos que el sistema ahora ya no tiene salvación, y los únicos que pueden salvar son los pueblos originarios, la ciencia y el arte. Esos tres se deben juntar pues. Porque podemos cantar cómo queremos un nuevo mundo, qué haces si nomás cantas, tienes que arriesgarte a construirlo. Pues por eso estamos llamando. Para pensarlo, discutirlo, analizarlo, estudiarlo y luego decidirlo pues.

 

Oleg: Si la humanidad sobrevive, ¿cómo será el hombre de mañana?

 

Sub Moisés: El pueblo pobre no se equivoca, sabrá cómo es lo mejor. El pueblo, no los líderes.


Oleg: ¿Qué significa ser zapatistas, sin ser indígena y viviendo lejos de Chiapas?

 

Sub Moisés: Luchar sin rendir, sin venderse, ni claudicar, como dé lugar hay que liberar este mundo. Eso es ser zapatista, siempre pidiendo pensamiento del pueblo, si dejamos de preguntarle al pueblo, ahí es donde comienza otra vez la equivocación. Siempre al pueblo, aunque se equivoque el pueblo, es el pueblo el que tiene que corregir de nuevo. Por eso nosotros somos líderes zapatistas, si nosotros nos equivocamos, el pueblo lo paga. ¿Es correcto? ¿Es correcto que nos equivoquemos y el pueblo pague? Entonces hay que preguntarle al pueblo y hacer lo que dice el pueblo, y si el pueblo se equivoca, es el pueblo el que sufre y el mismo pueblo lo va a corregir, porque es él, es ella el que equivocó, no nosotros. Por eso nosotros debemos ser representantes, representamos a nuestro pueblo. Por mi voz habla la voz de los compañeros. Lo que les platiqué es lo que están haciendo los compañeros y compañeras.

 

Libro relacionado 

 La dignidad rebelde el neozapatismo mexicano en el 2015

 

Publicado enInternacional
El congreso comunista aplaza definir el nuevo modelo cubano

Raúl Castro reconoce por primera vez la existencia de pequeñas y medianas empresas, pero advierte de que, a pesar de la nueva era de relaciones con EEUU, permanecerá el socialismo como sistema con un único partido para dirigirlo.

 

El Presidente de Cuba, Raúl Castro, inauguró el VII Congreso del Partido Comunista Cubano (PCC) con un informe de dos horas. Adelantó que el nuevo modelo no sería aprobado en este evento, como se había anunciado y reconoció la existencia de pequeñas y medianas empresas pero recalcando la prevalencia de la propiedad estatal. En lo político anunció límites de edad para los dirigentes y la permanencia del socialismo como sistema, con un único partido para dirigirlo.

Raúl Castro, quien ocupa también el cargo de Primer Secretario del PCC, aseguró que la definición del modelo social cubano requería un debate mayor que continuaría después del Congreso para ser aprobado por el Comité Central. Las diferencias tienen que ver con los sistemas de propiedad y producción, los cuales se han ido cambiando desde que se autorizó el trabajo autónomo, incluyendo las pequeñas y medianas empresas, las cuales mencionó Castro por primera vez sin ambages.

Sin embargo, dejó claro que no se permitiría la acumulación en pocas manos de los medios de servicio y producción privados ni de las riquezas que de ellos se deriven.


En este sentido recordó que la nueva estrategia de los EEUU está dirigida a influir en los trabajadores autónomos y en los empresarios nacidos al cobijo de la reforma. Dijo que confía en que la mayoría de estos cubanos son revolucionarios y patriotas pero que la nueva política de Washington sigue persiguiendo la destrucción de la Revolución Cubana. Sostuvo, además, que se necesita un mejor trabajo político ideológico, sobre todo entre los jóvenes, los trabajadores autónomos y la intelectualidad.


Para tranquilizar al ala más ortodoxa del Partido, Castro aseguró que el avance de las cooperativas sería lento, consolidando lo que ya existe y estudiando las consecuencias de cada paso futuro. Dijo además que la “empresa estatal socialista” sería la que controlaría el mayor espacio económico y que la pronta unificación monetaria beneficiaría su desarrollo, ya que en la actualidad la tasa de cambio la desfavorece frente a los privados.


Raúl Castro tampoco pudo en este Congreso hacer al tránsito generacional prometido en el pasado por lo que quedará para los próximos 4 años de forma gradual. De todas formas propuso poner límites de edad y tiempo en el cargo para todos los dirigentes del PCC, dos periodos de 5 años en el cargo, un máximo de 60 años para entrar al Comité Central y de 70 para el Buró Político, la instancia que centra el poder en la isla. Dijo que ya era hora de que muchos se fueran cuidar nietos y leer libros pero el silencio en la sala fue tal que tuvo que explicar que se trataba de una broma.

Anunció que se deberían debatir los cambios necesarios en la constitución para actualizarla respecto a las reformas que se han desarrollado. La carta magna declara, por ejemplo, ilegal la producción privada de bienes o servicios en base a mano de obra
contratada, lo cual califica de “explotación del hombre por el hombre”. Sin embargo, aseguró que se mantendrá en su redacción que el socialismo es inamovible y que al Partido Comunista es la fuerza rectora de la sociedad. Raúl Castro afirmó que si logran dividirlos en varios partidos será para debilitar la Revolución y destruirla.

Ironizó sobre el bipartidismo estadounidense diciendo que es como si Fidel y el mismo crearan dos partidos. Todavía es pronto para saber que saldrá de este VII Congreso pero está claro que difícilmente habrá consenso respecto al nuevo modelo, el cual recibió en la primera leída más de 600 solicitudes de rectificación. El desacuerdo tiene que ver con factores que se entrelazan, como el lento avance del traspaso generacional, la existencia de un sector político temeroso de que los cambies desemboquen en el capitalismo y de un grupo de dirigentes empresariales que añoran un desenlace al estilo soviético que ponga en sus manos las empresas que hoy administran.

Raúl Castro volvió a ratificar que abandonará la presidencia de Cuba en el año 2018 pero no mencionó si seguiría al frente del PCC después de esa fecha. Sea como sea la tarea que le queda por delante será ardua.

Publicado enInternacional
¿Colapso de la Unión Europea? Un punto de vista escéptico

Uno de los juegos que los expertos y los políticos juegan hoy día es verbalizar el por qué y el cómo va a colapsar, ya está colapsando, la Unión Europea (UE). Cualquiera que siga las noticias mundiales conoce las explicaciones estándar: la Grexit y la Brexit (acrónimos que designan la posible salida de Grecia o Gran Bretaña de la UE) sólo conducirán a otras salidas; nadie quiere más migrantes (refugiados) en su país; Alemania tiene demasiado poder, o no lo suficiente; están surgiendo por todas partes fuerzas/partidos de ultraderecha; el acuerdo de Schengen, que accede a movimientos sin visa, está siendo suspendido en casi todos los países que lo habían adoptado; crece imparable el desempleo.


Existe un tema subyacente en esta letanía de pesimismo (¿o es optimismo?). Los europeos, tanto los sofisticados como los ignorantes, se han vuelto impermeables a los argumentos racionales. Casi todos actúan irracionalmente, respondiendo a sus emociones y no a los análisis reflexivos. Pero ¿en verdad es así, Charlie Brown? Da para una buena tira cómica, pero ¿acaso significa que la UE dejará de hecho de existir?


No estoy brindando aquí mis puntos de vista sobre si la Unión Europea es buena o mala, si debería ser apoyada o si deberíamos socavarla. En cambio, quiero analizar lo que pienso que ocurre en la realidad. ¿Será que las instituciones que ahora conforman la Unión Europea continuarán existiendo a 10 o 20 años de hoy? Sospecho que sí. Para ver por qué pienso esto, revisemos juntos lo que hace que los europeos –tanto los sofisticados como los “ignorantes– duden de si dar el paso fatal de desmantelar aquello por lo que trabajaron tan duro durante los últimos 70 años. Hay algunas razones que uno podría llamar económicas, otras que serían geopolíticas y, finalmente, otras que podríamos llamar culturales.


Comencemos por la economía. La situación en términos del ingreso actual, tanto para los Estados como para la mayoría de los individuos, es mala en todas partes de la Unión Europea. La cuestión es si desmantelar Europa podría tal vez mejorarla, o de hecho empeorarla.


Algo que está sujeto a constante debate es la Eurozona –¿podrá sobrevivir? Tomemos por ejemplo lo que ocurrió en Grecia y las dos elecciones de 2015 que se celebraron ahí. Alexis Tsipras, el dirigente del partido Syriza, que hoy gobierna, fue elegido en los primeros comicios con una plataforma anti-austeridad. En la negociación con la UE para un préstamo ulterior, él se retractó en justo todo aquello que le había prometido a los votantes griegos. Accedió a las medidas exigidas por la UE que dañan severamente el ingreso real de la mayoría de la población. Debido a esto fue denunciado por las fuerzas de izquierda dentro de Syriza que lo acusaron de traicionar sus promesas, se retiraron del partido y establecieron su lista. No obstante, en las siguientes elecciones que fueron convocadas por Tsipras con gran celeridad volvió a recibir el mandato. Los votantes griegos lo eligieron a él, más que la las fuerzas de izquierda dentro de Syriza.


Parece claro, por lo menos para mí, que los votantes griegos no prestaron atención alguna a las denuncias de izquierda porque, por encima de todo, no querían abandonar la zona del euro. Tsipras hizo su prioridad mantener el euro y, en cambio, las fuerzas de izquierda buscaban volver a una divisa autónoma. Aparentemente, los votantes griegos creyeron que los aspectos negativos más reales de estar en la zona del euro eran menores, en su punto de vista, que los probables aspectos negativos de recrear el dracma.


La situación es más o menos la misma en lo que concierne a los llamados rasgos de la red de seguridad que habían instalado los gobiernos europeos, tal como las pensiones y los beneficios del desempleo. Virtualmente todos los países de la UE han estado recortando su red de seguridad por falta de fondos. Estos recortes los han resistido, a veces con logros, los partidos de izquierda o centroizquierda. Pero ¿acaso hay razones para suponer que si la Unión Europea desapareciera mañana estos gobiernos tendrían más fondos para distribuir? Los partidos de izquierda dicen con frecuencia eso, condenando lo que consideran como presiones neoliberales de la burocracia de la Unión Europea en Bruselas. Pero miren por todo el mundo. ¿Puede alguien señalar gobiernos fuera del alcance de Bruselas que hayan sido capaces de incrementar sus gastos relativos al estado de bienestar?


Si no existen ventajas reales en desmantelar la UE, en términos de los niveles de ingresos, ¿hay alguna otra razón para hacerlo? La UE ha jugado un importante papel geopolítico desde su establecimiento y su membresía ha crecido constante. Estados Unidos ha estado apoyando públicamente el surgimiento y expansión de la Unión Europea, pero la ha intentado socavar en los hechos. Estados Unidos ha visto a la UE como un peligro geopolítico importante. Es obvio para casi todos los observadores que la fuerza geopolítica de la UE es resultado de los números. Un desmantelamiento terminaría con esta fuerza y reduciría a los Estados europeos separados a una importancia geopolítica casi nula.


Al final, casi todos los líderes y movimientos europeos entienden esto. Sin embargo, pese a que casi todos ellos vayan contra la UE como estructura, ¿están preparados para dejar a un lado las ventajas que una gran entidad única les otorga? Los grupos de derecha, en especial en Europa oriental, consideran a la UE como una presión de Estados Unidos para ofrecerles protección militar contra una Rusia tentativamente agresiva. Los grupos de izquierda en otros países, como en Francia, usan la fuerza de la UE para contener lo que piensan que son las acciones tentativamente agresivas de Estados Unidos. ¿Alguno de estos grupos ganaría del desmantelamiento de la UE?


Finalmente, hay los llamados lazos culturales entre Estados Unidos y Europa. Se proclaman en público y se desdeñan más calladamente como remanentes de la dominación hegemónica estadunidense en los primeros 25 años después de 1945. Otra vez ahí hay motivaciones varias. Los partidos y movimientos de izquierda quieren utilizar la estructura unificada como modo de recobrar la autonomía cultural (aun una superioridad) que sienten que tenían antes de 1945. Las fuerzas de derecha quieren utilizar su fuerza para insistir en su autonomía cultural sobre las cuestiones de derechos humanos. De nuevo, en la unión yace la fuerza.


Lo que observo que ocurre es que hay más y más retórica y menos y menos acciones reales. Para bien o para mal, mi sensación es que las instituciones de la UE sobrevivirán. Esto no significa que no cambien. Hay, y continuará habiendo, una lucha política real dentro de la UE acerca del tipo de institución colectiva que debería ser. Esta lucha política al interior de Europa es una parte de la lucha global acerca del mundo que queremos construir como resultado de la crisis estructural del sistema-mundo moderno.


Traducción: Ramón Vera Herrera

Publicado enInternacional
Una idea delicada, una experiencia radical

El sistema (lo que quiera que "eso" sea), admite y permite la violación de la igualdad y de la fraternidad. Pero difícilmente permite que haya gente libre. La más peligrosa y riesgosa de todas las ideas y experiencias.

 

Cuando son libres, los seres humanos tienen la capacidad de decidir incluso hasta el último instante. La tradición filosófica llama a esta capacidad, en unas ocasiones, como "voluntad", y en otras como "libre albedrío". El énfasis, naturalmente no está en la capacidad de cambiar de opinión o introducir una acción cualquiera. El énfasis está en: "(incluso en) el último instante".


Esta es la mejor expresión de libertad, y la esencia misma de la autonomía. No en el hecho de actuar de tal o cual manera, sin constricciones, sin restricciones, sino, por el contrario, y más radicalmente, en el hecho mismo de que, incluso en ocasiones sin razones intelectuales o cognitivas, los seres humanos pueden cambiar impredeciblemente el decurso de una acción.


En otras palabras, la libertad consiste y se expresa a la vez en esa clase de inflexiones o de bifurcaciones que introducimos incluso aunque no sepamos muy bien por qué. Al fin y al cabo, una cosa es la libertad misma, y otra muy distinta, la justificación de la misma. En este último plano entran todos los mecanismos, ideológicos o no, de racionalización y argumentación. En el primer plano, se trata de una vivencia, de una experiencia plena, pura. Kant jamás pudo haberse acercado a aquel primer plano. (No en vano era pietista).


Y es que, propiamente bien entendida, la libertad es ante–predicativa. Lo cual no quiere, en manera alguna, oponerse al hecho que de ella puedan y deban hacerse justificaciones, reflexiones y argumentos de diverso tipo e interés. En lo que sí se acercó Kant, pero sin darse cuenta de ello, fue en el hecho de que la libertad consiste en un interés–desinteresado. Aun cuando el lenguaje y el contexto kantiano sean distintos.


Así las cosas, sólo son libres aquellos individuos que tienen la capacidad de poder variar, ad libitum, una historia, una trayectoria, un programa determinados. Eso, literalmente, incluso aunque sea a última hora. Exactamente en este sentido, contra las racionalizaciones variopintas que se quiera hacer de la libertad, ella es una experiencia límite. O bien porque introduce una nueva fase en la trayectoria de un fenómeno, o bien porque rompe por completo las previsiones y previsibilidades que, hasta ese momento, cabía imaginar.


Dicho en el lenguaje clásico de la revolución de 1789, el sistema, el establecimiento todo lo perdona y lo admite: así, por ejemplo, que en ocasiones no seamos fraternos con los demás, o bien que por momentos nos comportemos de forma inequitativa con otros. Esto es, el sistema —lo que quiera que "eso" sea—, admite y permite la violación de la igualdad y de la fraternidad. Pero difícilmente permite que haya gente libre. La más peligrosa y riesgosa de todas las ideas y experiencias.


En efecto, lo que "el sistema" pide es cosas como afiliación, lealtad, sentido de pertenencia, fidelidad, compromiso y otras cosas semejantes. Pero el criterio propio, la decisión autónoma, en una palabra: la libertad, esa es una idea y una experiencia peligrosa. Precisamente por ello se implementan tantos dispositivos como sean necesarios para hacer a la gente previsible. Y, por tanto, controlable. Política y militarmente, por ejemplo, es el temor que generan siempre los "lobos solitarios" (un contrasentido, en realidad, pues en rigor, los lobos tienen un profundo sentido de la manada).


Lo que hace "el sistema" es convertir a los individuos en seres previsibles, y tan previsibles como quepa imaginar. No en vano, eufemísticamente, se dice, con criterio por lo demás eminentemente fisicalista, que la buena ciencia (lo que quiera que ello sea) hace predicciones. La impronta social y política no cabe ser obliterada.


La libertad auténtica puede ser entendida negativamente como la ausencia de constricciones, restricciones y condicionamientos. En este sentido, exactamente, la verdadera libertad no sabe de causalidad. Pero positiva o afirmativamente, la auténtica libertad introduce imprevisiblemente fluctuaciones, perturbaciones, inflexiones o bifurcaciones allí donde hace justo un instante no las había. En el lenguaje de la complejidad, ello se dice así: la libertad es sensible a las condiciones iniciales, y éstas son radicalmente diferentes a las "condiciones originales". El concepto de "condiciones iniciales", originariamente introducido por Galileo, hace referencia a las condiciones en el presente, en cada instante. En otras palabras, se trata de la atención a cada punto crítico, a cada estado crítico.


Los seres libres son verdaderamente pocos; una inmensa minoría. Pues la mayoría sencillamente eso: reacciona, responde, tiene causas y razones para sus actos, y generalmente esas causas son externas aun cuando hayan podido ser interiorizadas y entonces asumidas como propias. Los seres verdaderamente libres poseen un criterio propio, pero no hacen de él un asunto de propaganda. Sin más, los seres verdaderamente libres no hablan de su libertad; la ejercen. Y los reconocemos cuando los vemos. Análogamente como sucede con los sabios, que no hacen de su sabiduría un asunto público, sino, la viven.


El ejemplo es siempre el mejor maestro, pero el ejemplo no es un asunto de técnicas pedagógicas, de estrategias educativas, o de campañas publicitarias. El ejemplo se lo vive, y se lo trasmite "desde adentro". En este sentido, aunque suene críptico, el Buda decía: "Si lo tienes te lo doy; si no lo tienes te lo quito".


Al fin y al cabo, los seres humanos son capaces de tomar decisiones, y muchas veces asumen esas decisiones aunque no sepan intelectualmente muy bien por qué lo hacen. Pero en alguna parte de su sistema endocrino, o linfático, por ejemplo, sí poseen los argumentos para su acción o para sus decisiones. Como se ha dicho tantas veces, el cerebro nos engaña, y podemos engañarlo. El cuerpo, por el contrario, jamás nos miente. Sólo que no se trata de subrayar aquí, por otros caminos el dualismo entre mente y cuerpo (res cogitans y res extensa). La buena vida sabe que ambas instancias son una sola, pero que su verdad se enraíza en algún lugar que no se agota en los argumentos o las justificaciones. Aunque en ocasiones estemos obligados a suministrarlas, pues exactamente en ello consiste una vida en común (koinonía), y ulteriormente la vida en sociedad (politeia).


Accedemos a los demás a través de nuestras decisiones, nuestras acciones y nuestras palabras. Y también los demás acceden a nosotros por los mismos medios, principalmente. Pero ello no debe hacernos creer que terminamos de conocer, de apropiarnos o de determinar a los demás. Los otros siempre permanecen como un enigma que no termina de resolverse enteramente. Como el mundo, como la vida.


En resumen, la libertad consiste propiamente en un acto de indeterminación: indeterminación de sí misma, indeterminación del mundo, indeterminación de la vida misma. En esto consiste pensar la complejidad, a saber: en indeterminar los fenómenos. Análogamente a lo que acontece con la libertad; cuando somos libres.

Publicado enCultura
Viernes, 27 Noviembre 2015 06:15

Las injusticias con la justicia indígena

Las injusticias con la justicia indígena

"Lo que de todos modos hay que intentar,
es conservar la voluntad de luchar
por una sociedad diferente sin caer
en la interpretación paranoide de la lucha". Estanislao Zuleta

 

Otra vez el gobierno le incumple al Pueblo Nasa. Esta vez el ministro de Justicia, Yesid Reyes, evadió la cita demandada por las comunidades del Norte del Cauca y prevista en las horas de la mañana del 26 de noviembre en el Centro de Memoria Paz y Reconciliación. Las comunidades nasa convocadas a la Minga Social y Comunitaria por la defensa de la vida, el derecho a la protesta social y la Jurisdicción Especial Indígena, decidieron regresar al territorio ante tal engaño. Desde ya preparan acciones para los próximos años.

La reciente condena a Feliciano Valencia, destacado líder nasa, fue el motivo que impulsó la movilización de al menos 2.500 nasa hacia la capital. No obstante, las razones de esta minga son múltiples y mucho más profundas. Hablamos con uno de los delegados del resguardo de Huellas en Caloto, quien nos contó sobre la situación actual y las valoraciones de esta visita a Bogotá.

Fue la condena en segunda instancia proferida contra Feliciano Valencia, por parte de un tribunal de Popayán, la gota que rebosó la copa. Feliciano fue condenado a 16 años de prisión por haber coordinado una asamblea en la que fue aprehendido espiando un miembro del ejército. El cabo tercero Jairo Danilo Chaparral recibió por ello recibió 20 latigazos como castigo por parte de las comunidades nasa en 2008.

Hace ya más de un mes que el líder indígena se encuentra privado de su libertad, primero en la cárcel San Isidro de la capital caucana y actualmente en el Centro de Armonización Indígena de Gualanday en Santander de Quilichao, lugar donde fue objeto de un atentado el lunes 17 de noviembre.

Tanto el atentado como la condena son muestra de la persecución al movimiento social, de la contradicción entre Jurisdicciones en un mismo territorio, y de la tipificación de las acciones de la Justicia Indígena como criminales. Según Arcadio, comunero nasa entrevistado pocas horas antes de su regreso, "las élites del Cauca le estarían cobrando a Feliciano el proceso social de lucha que hacen las comunidades, pues él lo ha abanderado".

Sin embargo, para el profesor de la Universidad Nacional, Rosemberg Ariza, el debate va más allá y se ubica entre los distintos modos de concebir la justicia. Según el profesor, la condena promueve restricciones a la Jurisdicción Indígena amparada por el artículo 246 de la Constitución Política, y en todo caso, como dice un artículo reciente de su autoría,"el dilema no es entonces autonomía vs. justicia, como pretenden plantear, el dilema está en los fundamentos de nuestra forma Estado social de derecho, el asunto es pluralismo-monismo" .

Además de las cuestiones de fondo concernientes al choque entre jurisdicciones y que remiten a la autonomía de los pueblos indígenas, es común ya en la opinión nacional cierto cariz hipócrita al tratar el tema. Cuando las comunidades nasa condenaron a 60 años de prisión a los dos jóvenes milicianos de las Farc, quienes habían asesinado a otros dos de sus compañeros, los medios de comunicación empresariales celebraron la decisión y aplaudieron la Justicia Indígena. Muy diferente ha sido la matriz de opinión con el caso de Feliciano Valencia. Se aplica, de esta manera, una suerte de circunstancialismo cuando se corresponde enjuiciar los actos propios y convenientes, y un cierto esencialismo para el juicio sobre el otro. Un razonamiento que fuera cuestionado por el filósofo colombiano Estanislao Zuleta y ante lo cual cabe cuestionarse la proporcionalidad de nuestro modo de hacer justicia ¿qué es entonces justo, un remedio de 20 latigazos o 16 años de prisión?

Pero la situación en el Cauca excede los asuntos sobre la justicia y la autonomía. Como siempre esuna situación bastante conflictiva. Hace pocos días el ejército asesinó al campesino Miller Bermeo, cuando comunidades del municipio de Argelia trataban de impedir la fumigación y erradicación de cultivos de coca. En el lugar otro campesino resultó herido de bala en una pierna. No es la primera vez que balas del glorioso ejército nacional terminan con la vida de campesinos o indígenas. Lo grave -gravísimo- es que el fuero penal militar les protege ante este tipo de hechos ¿alguna Constitución menciona un supuesto Estado de derecho? Como quiera que sea, este suceso pasó de agache ante una opinión pública absorta por los terribles atentados en París.

Además en las últimas semanas se ha reportado la presencia de paramilitares entre los municipios de Santander de Quilichao y Caloto, quienes dicen estar allí para hacer respetar la propiedad privada, indica Arcadio.La cuestión es grave en tanto las acciones de amenazas y asesinatos a defensores de derechos humanos vienen en aumento, como lo confirman los informes de las organizaciones de defensoras de derechos humanos y las denuncias de las organizaciones sociales.

Hace unas semanas, el bloque de guerra occidental del Eln amenazó a la señora Nilsa Ulzape, a su esposo Gersain Rivera y su hija de 12 años, sumándose esto al asesinato del primer alcalde indígena de Jambaló en 1996, Marden Arnulfo Betancurt, con razones infundadas por parte de la Columna Milton Hernández del ELN. La actuación de la insurgencia guerrillera en la región hacia las comunidades nasa, evidencia que la izquierda vanguardista no sabe reconocer la autonomía de los sujetos. O lo hace con el mencionado criterio que el maestro Zuleta tanto interpelaba.

Pero no todo es guerra. Desde diciembre de 2014 las comunidades nasa han emprendido acciones de liberación de tierras que se encontraban en uso por parte de multinacionales y empresarios nacionales y destinadas al monocultivo de la caña de azúcar. Las 2500 hectáreas de la hacienda Miraflores en Corinto y las 160 de la famosa hacienda La Empreratriz en Caloto, siguen en posesión por parte de las comunidades indígenas. Ahora se ha sumado la toma de la finca La Agustina en López Adentro. Las comunidades permanecerán en esas fincas hasta que sean de su uso y propiedad colectiva. Todas estas acciones se realizan como parte de la Minga de Liberación, emprendida tras evaluar el incumplimiento de más de 30 acuerdos por parte de los últimos cinco gobiernos nacionales. Entre los acuerdos incumplidos está la titulación de 15.636 hectáreas y la reparación integral, como parte del compromiso al que llegaron con el gobierno de César Gaviria luego de la masacre del Nilo que ejecutaron conjuntamente paramilitares y agentes de la policía.

Además de eso todo esto -y como síntoma de unidad social- las comunidades campesinas que luchan por la constitución de las Zonas de Reserva Campesina, han buscado acercamientos con los nasa; lo propio vienen haciendo las comunidades negras de la región. Este diciembre se iniciará, pues, un primer acercamiento fraguado ahora con relativa independencia de las dirigencias tanto de los campesinos como de los indígenas y afros. Un proceso así, aunque esperanzador, no estará exento de profundas dificultades.

La Minga regresa, pues, a sus territorios de origen con el sinsabor de haber insistido en las vías del diálogo y haber obtenido la negativa del gobierno nacional. "Cumplimos con la palabra. Habíamos acordado discutir con el gobierno unos puntos como el de la jurisdicción especial indígena, fuimos a la cita en Centro Memoria y el gobierno no llegó. Regresamos para preparar acciones más concretas, para que el gobierno atienda el llamado que le estamos haciendo los pueblos indígenas y las organizaciones sociales, bien sea durante este año mismo o en los próximos años. Como llegamos acá y el gobierno no quiso hablar, pues esperamos que allá llegue y dé la cara", así lo explica Arcadio.

Ya para terminar, Arcadio comenta sobre la situación particular de Feliciano: "anímicamente está un poco caído pero sigue firme. Sabemos que el no tiene porque estar preso. Es un preso político y esperamos que el tribunal reconozca el derecho que tenemos y que Feliciano sea libre en el menor tiempo posible".


Recuadro

El pasado 12 de octubre las comunidades indígenas le pusieron cita al ministro Reyes en la finca La María (Piendamó), con el fin de entablar una discusión acerca de la Jurisdicción Especial Indígena. En esa ocasión, el titular de la cartera de Justicia argumentó que no habían garantías para asistir al encuentro. Los temas propuestos por la Minga para la discusión con el gobierno son:

- Respeto y garantía a las decisiones de los Tribunales Indígenas y a los procedimientos propios de cada pueblo indígena (detención, investigación, juzgamiento, aplicación de remedio).

- Condiciones y garantías para el Ejercicio de la Jurisdicción Especial Indígena. (Asignación presupuestal).

- Exigir la revocatoria inmediata del fallo de segunda instancia proferido por el Tribunal del Circuito de la Ciudad de Popayán, en el caso del compañero Feliciano Valencia.

- Garantía del derecho a la vida, del derecho a la movilización social y del derecho a la protesta. (Desmonte del Esmad, No criminalización y No judicialización de manifestantes).

- Derecho a la verdad, a la justicia, a la reparación y a garantías de no repetición por los casos en los cuales miembros del Estado y de sus Fuerzas Militares y de Policía (Esnad) han abusado de su autoridad y han violado los Derechos Humanos ocasionando muertes y graves lesiones a personas civiles en medio de manifestaciones o fuera de éstas.

- Activación de la comisión mixta de alto nivel para el seguimiento, documentación, investigación y sanción de casos de vulneración de derechos humanos que afectan a pueblos indígenas y sectores sociales.

Publicado enColombia
Nuevos colonialismos y crisis de los valores de izquierda

Cuando la visibilidad es mínima porque poderosas tormentas nublan la percepción de la realidad, puede ser conveniente levantar la mirada, trepar laderas para buscar puntos de observación más amplios, para discernir el contexto en que nos movemos. En estos momentos, cuando el mundo está atravesado por múltiples contradicciones e intereses, es urgente aguzar los sentidos para mirar lejos y adentro.


Tiempos de confusión en los que naufraga la ética, desaparecen los puntos de referencia elementales y se instala algo así como un vale todo, que permite apoyar cualquier causa siempre que vaya contra el enemigo mayor, más allá de toda consideración de principios y valores. Atajos que conducen a callejones sin salida, como emparejar a Putin con Lenin, por poner un ejemplo casi de moda.


La intervención rusa en Siria es un acto neocolonial, que coloca a Rusia en el mismo lado de la historia que Estados Unidos, Francia e Inglaterra. No existen colonialismos buenos, emancipadores. Por más que la intervención rusa se justifique con el argumento de frenar al Estado Islámico y la ofensiva imperial en la región, no es más que una acción simétrica a la que se condena usando idénticos métodos y similares argumentos.


La pregunta que considero central es: ¿Por qué desde las izquierdas latinoamericanas se levantan voces en apoyo de Putin? Es evidente que muchos han colocado sus esperanzas en un mundo mejor, en la intervención de grandes potencias como China y Rusia, con la esperanza de que frenen o derroten a las potencias aún hegemónicas. Es comprensible, en vista de las fechorías que Washington comete en nuestra región. Pero es un error estratégico y un desvío ético.


Quisiera iluminar esta coyuntura, especialmente crítica, apelando a un documento histórico: la carta a Maurice Thorez (secretario general del Partido Comunista Francés), escrita en octubre de 1956 por Aimé Césaire. El texto nació en uno de los recodos de la historia, poco después del XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, donde se denunciaron los crímenes del estalinismo; el mismo mes del levantamiento del pueblo húngaro contra el régimen burocrático pro-ruso (con un saldo de miles de muertos) y de la agresión colonial contra Egipto por la nacionalización del canal de Suez.


Césaire renunciaba al partido luego de un bochornoso congreso en el que la dirección fue incapaz de la menor autocrítica ante la revelación de crímenes que, en los hechos, estaba apoyando. Nació en Martinica, al igual que Frantz Fanon, del que fue maestro en la secundaria. Fue poeta y fundador del movimiento de la negritud en la década de 1930. En 1950 escribió Discurso sobre el colonialismo, de gran impacto en las comunidades negras. Su carta a Thorez fue, en palabras de Immanuel Wallerstein, el documento que mejor explicó y expresó el distanciamiento entre el movimiento comunista mundial y los diversos movimientos de liberación nacional (en Discurso sobre el colonialismo, Akal, p. 8).


Encuentro tres cuestiones en su carta que iluminan la crisis de los valores de izquierda por la que atravesamos.


La primera es la falta de voluntad para romper con el estalinismo. Césaire se revuelve contra el relativismo ético que pretende conjurar los crímenes del estalinismo con alguna frase mecánica. Como ese latiguillo que se repite una y otra vez, diciendo que Stalin cometió errores. Asesinar millones no es un error, aunque se mate en nombre de una supuesta causa justa.


La mayor parte de las izquierdas no hicieron un balance serio, autocrítico, del estalinismo que, como se ha escrito en estas páginas, va mucho más allá de la figura de Stalin. Lo que dio vida al estalinismo es un modelo de sociedad centrado en el Estado y en el poder de una burocracia que deviene burguesía de Estado, que controla los medios de producción. Se sigue apostando a un socialismo que repite aquel viejo y caduco modelo de centralización de los medios de producción.


La segunda es que las luchas de los oprimidos no pueden ser tratadas, dice Césaire, como parte de un conjunto más importante, porque existe una singularidad de nuestros problemas que no se reducen a ningún otro problema. La lucha contra el racismo, dice, es de una naturaleza muy distinta a la lucha del obrero francés contra el capitalismo francés, y no puede considerarse un fragmento de esta lucha.


En este punto, las luchas anticolonial y antipatriarcal tocan las mismas fibras. Estas fuerzas se marchitarían en organizaciones que no les sean propias, hechas para ellos, hechas por ellos y adaptadas a objetivos que sólo ellos pueden determinar. Aún hoy hay quienes no comprenden que las mujeres necesitan sus propios espacios, como todos los pueblos oprimidos.


Se trata, afirma Césaire, de no confundir alianza y subordinación, algo muy frecuente cuando los partidos de izquierda pretenden asimilar las demandas de los diversos abajos a una causa única, mediante la sacrosanta unidad que no hace más que homogeneizar las diferencias, instalando nuevas opresiones.


La tercera cuestión que ilumina la carta de Césaire, de rabiosa actualidad, se relaciona con el universalismo. O sea, con la construcción de universales no eurocéntricos, en los cuales la totalidad no se imponga sobre las diversidades. "Hay dos maneras de perderse: por segregación amurallada en lo particular o por disolución en lo 'universal'".


Aún estamos lejos de construir un universal depositario de todo lo particular, que suponga la profundización y coexistencia de todos los particulares, como escribió Césaire seis décadas atrás.


Quienes apuestan por poderes simétricos a los existentes, excluyentes y hegemónicos, pero de izquierda; quienes oponen a las bombas malas de los yanquis las bombas buenas de los rusos, siguen el camino trazado por el estalinismo de hacer tabla rasa con el pasado y con las diferencias, en vez de trabajar por algo diferente, por un mundo donde quepan muchos mundos.

Publicado enPolítica
Marchan más de 2 millones por el derecho a decidir el futuro de Cataluña

Más de 2 millones de catalanes reclamaron ayer en calles de Barcelona su derecho a decidir nuestro futuro al celebrar, como todos los 11 de septiembre, el día nacional de Cataluña, a sólo tres semanas de las elecciones autonómicas del 27 de septiembre.


Las calles de Barcelona se convirtieron en celebración en favor de la independencia, cuando millones de personas se congregaron en la calle para celebrar la diada (día nacional).


La sociedad catalana, integrada por 7 millones 200 mil personas, está fragmentada en dos grandes bloques: los que están a favor de la independencia y de que se consulta a través de un referendo a la sociedad, que es una amplia mayoría de más de 65 por ciento, y las fuerzas españolistas contrarias a la consulta democrática y que se oponen a la estrategia trazada por el presidente catalán, Artur Mas, encaminada a una declaración unilateral de independencia.


La multitudinaria manifestación iba encabezada por banderas catalanas, tanto las oficiales (senyeras) como las independentistas (estelada), y superó con creces las expectativas de las plataformas convocantes, que fueron, como en años anteriores, la Asamblea Nacional Catalana (ANC), la Plataforma Cultural Omnium y la coalición de partidos Juntos por el Sí, integrada por Convergencia Democrática de Cataluña y Esquerra Republicana de Cataluña.


La Guardia Urbana cifró en más de millón y medio el número de manifestantes, pero los organizadores aumentaron la cifra a más de 2 millones, una vez que las principales arterias de la capital catalana estaban a reventar de centenares de miles de personas.


El presidente de la ANC, Jordi Sánchez, añadió que ya no queremos formar parte del reino de España; hemos decidido que queremos irnos, y lo haremos con la legitimidad de las urnas. Y este nuevo país lo construiremos entre todos sin preguntar de dónde se viene, pero eso sí, el nuevo país debe ser libre de corruptos y corruptores.


A lo largo de la movilización se gritaron consignas en favor de la independencia y se desplegaron miles de banderas y de símbolos independentistas, además de que se lamentó la postura de la nueva alcaldesa de Barcelona, Ada Colau –ex activista en contra de los desahucios y que hasta ahora había sido defensora del derecho a decidir–, quien finalmente se negó a asistir a la marcha alegando que se trataba de un acto electoral.


El presidente Mas señaló en un mensaje previo a la marcha: Cambiamos las elecciones por un referendo ahora mismo, porque preferimos contar votos, pero si todos los intentos para celebrar una consulta han sido bloqueados, la alternativa no es no hacer nada; la única salida legal que nos han dejado es hacer estos comicios.


Desde Madrid respondió la vicepresidenta primera del gobierno, Soraya Sáenz, quien advirtió que una cosa es tener mayoría para gobernar y otra cosa es no contar con la mayoría que decide lo que es España. Lamentó que la fiesta para todos los catalanes se haya convertido en acto reivindicativo de los intereses de sólo parte de algunos políticos catalanes y hoy es un acto electoral, entre otros de Artur Mas"

Publicado enInternacional
Los móviles, tal y como los conocemos, van a desaparecer

No podemos vivir sin él. Sentimos pánico e incluso fobia (nomofobia) cuando no lo tenemos cerca. Es el objeto que más tiempo pasa con nosotros, superando incluso al tiempo que dedicamos a nuestros seres más queridos. El móvil, compañero inseparable, en sus poco más de 30 años de vida se ha convertido en el dispositivo tecnológico con más adopción en la historia de la humanidad, siendo un fenómeno global. Ya hay más móviles que humanos en el mundo.
Los teléfonos móviles de hoy son, en realidad, potentes miniordenadores conectados. Nos permiten realizar nuestro trabajo o estudio fuera de la oficina, nos entretienen y nos ayudan a estar en contacto con decenas, cientos o incluso miles de personas a través de redes sociales y aplicaciones de comunicación.


A pesar de su sofisticación tecnológica, a pesar de llamarlos smartphones, los móviles de hoy en su aspecto son muy similares a los de hace 10 o incluso 20 años. Pero, ¿qué futuro le depara al móvil?


Teniendo en cuenta varias tendencias tecnológicas, me aventuro a predecir que el móvil, tal y como lo conocemos hoy, desaparecerá. Veamos, brevemente, cuales son las tendencias -y reflexiones derivadas de las mismas-, que contribuirán a la desaparición del móvil actual:


ADIÓS A LA PEQUEÑA PANTALLA. Una de las mayores limitaciones de los móviles es su pequeña pantalla, que nos obliga a estar constantemente mirando hacia abajo, adoptando una postura poco ergonómica y teniendo que ignorar el entorno que nos rodea. Gracias al desarrollo de gafas de realidad aumentada (Google Glass), de realidad virtual (Oculus Rift, Hololens de Microsoft), e incluso gracias a la potencial estimulación directa de la retina, podremos liberarnos de la esclavitud de tener que mirar siempre hacia abajo. De hecho, el mercado global de lo que se conoce como pantallas montadas en la cabeza (head mounted displays) se espera que alcance los 12,28 miles de millones de dólares en el año 2020.


LA PROLIFERACIÓN DE 'WEARABLES': Hace un par de años nadie sabía lo que significaba el término wearable. Hoy se habla de ellos como una de las tendencias tecnológicas más importantes, y encontramos wearables en todas partes. Los wearables son dispositivos electrónicos que llevamos puestos, la mayoría de ellos en modo de accesorio, y que monitorizan aspectos como nuestro nivel de actividad, las fases del sueño, el ritmo cardiaco o incluso los niveles de azúcar en la sangre. Una tendencia relacionada son los "chips implantables" que consisten en pequeños chips –llamados lab on a chip—que se implantan en el cuerpo y pueden medir niveles bioquímicos de la sangre, lo cual es tremendamente útil para personas con enfermedades crónicas (como la diabetes por ejemplo) o para atletas.


La mayoría de los wearables de hoy se conectan al teléfono móvil vía Bluetooth. Y aunque sin el móvil, que proporciona tanto la capacidad de procesamiento y almacenamiento, como la de visualización de los datos, los wearables de hoy en día tendrían una utilidad limitada, la adopción masiva de wearables conllevará una transformación de los móviles.


EL RETORNO DE LA VOZ. Volveremos a usar la voz, hoy en día la gran ausente en las interacciones con el móvil, sobre todo entre los más jóvenes que primordialmente usan el texto para comunicarse con los mismos. Gracias a recientes avances muy significativos en el reconocimiento del habla (cuyo mercado se estima alcanzará 113.2 miles de millones de dólares en 2017 tras un crecimiento anual sostenido de más de un 16%), la voz ocupará un papel más importante en nuestras interacciones con el móvil a través de asistentes personales (Cortana, Siri) e interfaces basados en el habla, dando lugar a un concepto de móvil diferente al actual.


DE INTERACCIÓN VISUAL A MULTIMODAL O CEREBRAL. ¿Por qué limitarnos a la vista y la voz en nuestra comunicación a distancia cuando en realidad tenemos cinco sentidos? Nuestras interacciones con el móvil no serán exclusivamente visuales y auditivas, sino que podremos incorporar el sentido del tacto -pudiendo enviar por ejemplo besos en la distancia- o transmitir y reconocer olores y sabores con el móvil, tal y como ilustra el trabajo del profesor Adrian Cheok.

 

Probablemente, uno de los hitos más importantes en la historia de la comunicación a distancia será la capacidad de comunicarnos con el pensamiento. Aunque parezca ciencia-ficción, ya podemos hoy controlar robots, helicópteros; mover brazos o piernas prostéticas, jugar videojuegos y enviar información remotamente simplemente con nuestros pensamientos. Es lo que se conoce como interacción cerebro-ordenador, que hoy en día conlleva ponerse una serie de electrodos en la cabeza. Con la progresiva miniaturización de la tecnología y los avances en las técnicas de inteligencia artificial y de reconocimiento de patrones, los prototipos de interacción cerebro-ordenador serán cada vez más pequeños y usables, de manera que en el futuro podríamos comunicarnos en la distancia simplemente con nuestro pensamiento.


LA LLEGADA DEL MÓVIL INTELIGENTE. Aunque los llamemos smartphones, los móviles de hoy no son muy inteligentes: tienen un conocimiento muy limitado o nulo sobre quiénes somos, cómo nos sentimos, o qué estamos haciendo entre otras cosas. Sin embargo, en el futuro nuestros móviles cada vez van a estar dotados de una inteligencia mayor, de manera que tendrán un mejor conocimiento del contexto en el que nos encontramos, de nuestros gustos y necesidades, para así poder convertirse, eventualmente, en verdaderos asistentes.


EL MÓVIL COMO SENSOR DE LA HUMANIDAD. La ubicuidad de los teléfonos móviles nos está permitiendo por primera vez en la historia de la humanidad, analizar datos sobre el comportamiento humano a nivel agregado y anonimizado, datos sobre ciudades, países o incluso continentes enteros. La oportunidad que representa la existencia de esa información sobre la población es inmensa, sin precedentes, especialmente para ayudar a entidades gubernamentales y organizaciones humanitarias a tomar mejores decisiones, por ejemplo ante un desastre natural o una amenaza de pandemia. Es lo que llamamos en mi grupo de investigación Big Data para el Bien Social.


REDEFINICIÓN DE QUIÉNES SOMOS COMO ESPECIE. Esta relación continua –e incluso íntima— que tenemos con nuestros móviles, combinada con nuestra neuroplasticidad, está ya redefiniendo quiénes somos como especie humana. Habilidades que eran comunes en un pasado, están obsoletas hoy (¿cuándo fue la última vez que memorizó un número de teléfono?). Aunque desconocemos las consecuencias a medio-largo plazo de dichos cambios en, nuestra memoria, nuestra habilidad para concentrarnos y distraernos, nuestras necesidades, nuestro estado emocional y nuestras relaciones interpersonales, hemos de ser conscientes de las mismas. Toda tecnología adoptada universalmente conlleva una redefinición de nosotros mismos, y el móvil, sin duda, también.


Está claro que los móviles, aunque tal y como los conocemos hoy probablemente desaparezcan, tendrán un protagonismo en nuestras vidas aún mayor que hoy en día. También lo será su impacto a través de una redefinición de quiénes somos como especie. Redefinición que tiene el riesgo de hacernos perder habilidades fundamentales hasta ahora, pero también el potencial de mejorar nuestra calidad de vida a nivel individual y colectivo, así como de permitirnos afrontar retos globales acuciantes, como el envejecimiento de la población o la prevalencia de las enfermedades crónicas. Aprovechemos de manera responsable y consciente las oportunidades de los móviles no solo para hacernos mejores, sino también mejorar el mundo.


Por Nuria Oliver, doctora por el MIT (Massachusetts Institute of Technology) en informática y directora científica en Telefónica I+D.