La construcción alternativa de políticas populares

 

Edición 2015. Formato: 11,5 x 17,5 cm, 90 páginas.

P.V.P: $17.000    ISBN: 978-958-58826-9-0

 

Reseña:

Con un enfoque crítico, este libro presenta los componentes conceptuales y fácticos de una política de soberanía alimentaria para Colombia. Las ideas provienen, en parte, de las propuestas presentadas al país por los empeños populares y campesinos dentro de sus territorios, en las diversas geografías en que están instalados, tanto en lo productivo como en lo reproductivo. A lo largo de sus páginas, se sugieren conceptos centrados en la alimentación como derecho, pero también como práctica social efectiva, tales como el de Huella alimentaria urbana, o Sistemas Agroalimentarios Regionales, junto con elementos sobre las fortalezas, debilidades y amenazas de la alimentación, presentes en el modelo de desarrollo capitalista imperante y recreados por los intereses de grandes empresas multinacionales en la llamada "crisis alimentaria mundial". La reflexión culmina con unos lineamientos para avanzar en las propuestas populares y campesinas alternativas a dicho modelo, contenidas en muchos de esos procesos, y en la plataforma de lucha de la Cumbre Agraria.


Hernán Darío Correa es sociólogo, consultor social y ambiental; ha apoyado organizaciones populares, campesinas e indígenas durante los últimos treinta años, y publicado ensayos y artículos en revistas. Su libro más reciente, Como marcas en la brecha. Una historia de vida, El Peregrino Editores, 2015.


Juliana Millán Guzmán es antropóloga, ha desempeñado labores como consultora social y ambiental en procesos de apoyo a organizaciones campesinas y populares. Actualmente trabaja en la Asociación de Trabajo Interdisciplinario, ATI. Ha escrito ensayos y artículos en libros y revistas nacionales e internacionales.


Ambos trabajaron durante casi dos lustros con el proyecto Planeta Paz.

 


 

Índice.

 

Introducción.

I. El enfoque básico y los criterios de construcción de la política.

II.El contexto: fortalezas y debilidades de la seguridad alimentaria en el país.

III.Hacia una red nacional por la soberanía alimentaria en el país.

Preguntas orientadoras de la lectura y la discusión crítica.

 

 

 
Adquirir en Librería Virtual

 

 

Informes-Pedidos:


Transv 22 N 53D-42. Int 102 (Bogotá)

Carrera 48 N 59-52 Of. 105 (Medellín)

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (todas las ciudades)

Teléfonos: 345 18 08 / 217 89 92 (Bogotà y otras ciudades) / 291 09 69 ( Medellìn)

Whatsapp: 3204835609

Facebook : http://bit.ly/2bwXbER

 

 

Sábado, 25 Abril 2015 07:29

Paro general en la Universidad Nacional

Paro general en la Universidad Nacional

Se cumplió hoy el segundo día de paro general del primer centro educativo del país: la Universidad Nacional en su sede central de Bogotá, tras la decisión tomada por la asamblea triestamentaria reunida en el Auditorio León de Greiff, en el sentido de declararse en cese de actividades por término indefinido.

La asamblea triestamentaria, que fue multitudinaria a juzgar por los numerosos reportes en las redes sociales, también se votó una moción de apoyo a magisterio colombiano en su lucha por mejores condicionen laborales, aprobó respaldo a la movilización anunciada por Fecode para el próximo lunes en Bogotá, y un voto de rechazo a la reelección de Ignacio Mantilla como rector de la universidad.

De esta manera los profesores y los estudiantes se suman a la lucha de los trabajadores del centro educativo, quienes desde el 14 de abril pararon sus actividades para exigir mejoras salariales y en los últimos días han mantenido una fuerte agitación con mítines, bloqueos en algunos edificios administrativos, y consignas en contra de la actual administración del centro universitario.

Es de aclarar que el cese indefinido de actividades solo se cumple en el campus central de Bogotá. Las otras sedes de la UNAL en el país están en libertad de participar o no de la protesta, lo cual lo definirán en asambleas que se preparan para los próximos días.

El conflicto laboral actual en la UNAL tiene origen en los paros que durante el 2012 y 2013 convocó y lideró el Comité Pro-Mejora Salarial, que es un frente amplio de trabajadores de la Universidad, no todos pertenecientes a los sindicatos.

Dichos paros tuvieron como objetivo lograr aumentos en la remuneración salarial y recuperar algunos cargos de carrera administrativa. Tras el último de ellos las directivas de la universidad y los trabajadores firmaron unos acuerdos que, según lo señaló en un comunicado el Comité, no han sido cumplidos a cabalidad por la administración de la Universidad. En el comunicado también rechazan lo que llaman la imposición de Ignacio Mantilla como rector.

Según Juan Carlos Arango, vocero del Comité Pro-Mejora Salarial, las directivas de la UNAL fueron las más beneficiadas de los logros obtenidos por el movimiento de los trabajadores. Explicó que el acuerdo consistía en aumentar los salarios más bajos de la Universidad, y que a los funcionarios del nivel directivo, asesores y ejecutivos no se les aumentaría. Sin embargo, según Arango, éstos últimos se quedaron con cerca de $5 mil millones que los trabajadores habían conseguido.

"No solo intentaron acabar con el movimiento a punta de represión, sino que cuando aparecieron los recursos se apoderaron de ellos", agregó.

Otro punto acordado tras la negociación en 2013 fue la revisión de la planta de cargos de carrera administrativa, pero según el vocero del Comité Pro-Mejora Salarial la comisión que debía funcionar para examinar este tema tampoco se creó.

La Universidad desconoce el Comité

Ante este último cese de actividades de los trabajadores, las directivas de la UNAL han salido al pasó, y en declaraciones a los medios de comunicación el vicerrector Jorge Iván Bula dijo que el paro es ilegal y que ellos han honrado los acuerdos pactados en el 2013. Señaló que los sindicatos de la universidad han presentado pliegos de peticiones y que están en negociaciones, por lo que descartó un acercamiento con el Comité Pro-Mejora Salarial pues, según él, los únicos interlocutores válidos son los sindicatos.

A lo que Juan Carlos Arango responde que el Comité es un interlocutor legítimo desde el momento en que, tras los paros realizados en el 2012 y 2013, la Universidad firmó acuerdos con éste.

Por su parte, el rector Ignacio Mantilla dio a conocer una resolución en la cual ordena el descuento de los salarios a todos los trabajadores que participen del paro promovido por el Comité Pro-Mejora Salarial.

Cronología de la asamblea triestamentaria

El jueves 16 de abril se realizó la primera asamblea triestamentaria en la cual los representantes de los profesores, estudiantes y trabajadores acordaron declararse en asamblea permanente a partir 22 de abril.

Tal decisión tuvo varios propósitos. Uno, apoyar las peticiones salariales de los trabajadores y exigir la solución inmediata y dialogada al conflicto laboral; dos, expresar el descontento del estudiantado por la reelección de Ignacio Mantilla como rector de la Universidad; tres, solicitar a la administración de la Universidad no tomar represalias contra los trabajadores que reclaman; y cuatro, exigir a la rectoría cuentas claras sobre los recursos de la UNAL

El lunes 20 de abril un grupo de directivos de la UNAL, en reunión con los trabajadores, propusieron formar una comisión de 9 profesores que se encargaran de mirar cuáles son los puntos incumplidos de los acuerdos del 2013. Pero los trabajadores no aceptaron la propuesta, ya que ésta no surgía de un diálogo directo con la administración de la Universidad.

Los profesores, estudiantes y trabajadores esperan que la administración de la Universidad se siente a dialogar directamente con ellos para aclarar todas las dudas que existen. Como también esperan que los compromisos que se pacten posteriormente no se incumplan.

Publicado 24 de abril de 2015.

Publicado enColombia
La tormenta, el centinela y el síndrome del vigía

A loas compañeroas de la Sexta:
A loas interesadoas:


Aunque no lo parezca, ésta es una invitación... ¿o un reto?


Si usted es adherente a la Sexta, si usted es de un medio libre, autónomo, alternativo, independiente o como se diga, si usted está interesado en el pensamiento crítico, entonces tome como suya esta invitación al Seminario "El Pensamiento Crítico frente a la Hidra Capitalista". Si, además de aceptar la invitación, quiere asistir, por favor siga este link: http://enlacezapatista.ezln.org.mx/registro-al-seminario-de-reflexion-y-analisis-el-pensamiento-critico-frente-a-la-hidra-capitalista/


Si usted ha sido invitada, invitado, invitadoa como ponente, una misiva parecida a ésta le llegará por el mismo medio en que se le contactó. La diferencia estriba en que la carta invitación a ponentes tiene una "cláusula secreta".


Bien, la invitación es, como quien dice, la envoltura.


Dentro, más abajo y a la izquierda, está...


El reto.


Oh, lo sé. Los clásicos inicios de las reflexiones zapatistas: desconcertantes, anacrónicos, desubicados, absurdos. Como no queriendo, como así nomás, como "ahí les dejamos", como "ahí lo vean", como "va en su cuenta". Como si aventaran una pieza de un rompecabezas y esperaran a que se entendiera que no están describiendo una parte de la realidad, sino que están imaginando la imagen completa. Como que miran el rompecabezas ya completado, con sus figuras y colores cabales, pero con los bordes de las piezas visibles, como señalando que el conjunto lo es gracias a las partes, y, claro, que cada parte adquiere su sentido en su relación con las otras.


Como si la reflexión zapatista emplazara a ver que falta lo que falta, y no sólo lo que hay, lo que se percibe como inmediato.
Algo como lo que hizo Walter Benjamin con el "Angelus Novus" de Paul Klee. Al reflexionar sobre la pintura, Benjamin la "completa": ve al ángel, pero también ve lo que el ángel ve, ve hacia dónde es arrojado por lo que ve, ve la fuerza que lo agrede, ve la huella brutal. Ve el rompecabezas completado:


"Hay un cuadro de Klee que se llama Angelus Novus. En él se muestra a un ángel que parece a punto de alejarse de algo que le tiene paralizado. Sus ojos miran fijamente, tiene la boca abierta y las alas extendidas; así es como uno se imagina al Ángel de la Historia. Su rostro está vuelto hacia el pasado. Donde nosotros percibimos una cadena de acontecimientos, él ve una catástrofe única que amontona ruina sobre ruina y la arroja a sus pies. Bien quisiera él detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo despedazado, pero desde el Paraíso sopla un huracán que se enreda en sus alas, y que es tan fuerte que el ángel ya no puede cerrarlas. Este huracán le empuja irresistiblemente hacia el futuro, al cual da la espalda, mientras los escombros se elevan ante él hasta el cielo. Ese huracán es lo que nosotros llamamos progreso." (X, "Tesis sobre filosofía de la historia")


Entonces es como si nuestras reflexiones fueran un reto, un enigma del Acertijo, un desafío de Mr. Bane, un comodín en las manos del Guasón mientras inquiere "¿Por qué tan serios?".


Como si el gato-perro, súper héroe y súper villano, Sherlock y Moriarty, irrumpiera acosando con preguntas: ¿qué miramos?, ¿por qué?, ¿hacia dónde?, ¿desde dónde?, ¿para qué?


Es como si lo pensáramos al mundo, cuestionando su torpe girar, debatiendo su rumbo, desafiando su historia, disputando la racionalidad de sus evidencias.


Es como si, por un momento apenas, fuéramos...


El centinela.


Usted puede ver que, por lo regular, en una instalación militar hay puestos en su periferia. Se les llama "Puestos de Observación", "Puestos de Guardia" o "Puestos del Vigía". El trabajo de esos puestos es vigilar los alrededores y los accesos al establecimiento, de modo de saber qué o quién se aproxima o se mueve o permanece en los alrededores del lugar. Bien, ese puesto de vigilancia (en los campamentos zapatistas le decimos "la posta", ignoro la razón; por ejemplo, decimos "te toca la posta a las 0000 hrs", "el relevo de la posta es a las 1200″, etc.), avisa o advierte al resto de la instalación, y contiene o detiene a quien trata de ingresar sin autorización. Quien ocupa el puesto de observación es el guardia, el vigía, el centinela. Además de observar y estar atento a lo que ocurre, el centinela es quien da la voz de alarma en caso de ataque y frente a cualquier eventualidad.


Según nosotras, nosotros, zapatistas, la reflexión teórica, el pensamiento crítico tiene ese trabajo de centinela. A quien trabaja con el pensamiento analítico, le toca el turno de guardia en el puesto del vigía. Podría extenderme sobre la ubicación de ese puesto en el todo, pero por ahora sólo baste plantear que es una parte también, nada más, pero nada menos. Digo esto por aquellos, aquellas y aquelloas (no olvidar la equidad de género y el reconocimiento de la diversidad) que pretenden:
.- O estar por encima y afuera del todo, como algo aparte, y se esconden detrás de la "imparcialidad", la "objetividad", la "neutralidad". Y dicen que analizan y reflexionan desde la asepsia de un imposible laboratorio materializado en la ciencia, la cátedra, la investigación, el libro, el blog, el credo, el dogma, la consigna.


.- O trastocan su papel de vigías y se adjudican el de nuevos sacerdotes doctrinarios. Siendo apenas centinelas, se comportan como si fueran el cerebro dirigente que muta en tribunal penal a conveniencia. Y desde ahí ordenan lo que debe hacerse, juzgan y absuelven o condenan. Aunque hay que reconocerles que el hecho de que nadie les haga caso, marcadamente la realidad siempre rebelde, no los inhiba de su delirio (etílico, no pocas veces).


El centinela tiene que ver con el puesto del vigía en cuestión. Pero ya volveremos sobre esto en alguna de nuestras intervenciones en el seminario.


Por ahora, baste decir que, abrumado, sobrepasado por la tarea de observación crítica en un mundo tramposamente instantáneo, en su turno en el puesto de guardia, el vigilante puede caer en...


El síndrome del vigía.


Bien, pues resulta que el centinela "agota" su capacidad de vigilancia después de un período.


Este "agotamiento" (al que nosotras, nosotros, zapatistas, llamamos "el síndrome del vigía") consiste, grosso modo, en que la persona que está en el puesto de vigilancia desarrolla, después de un tiempo de estar de guardia, una especie de "percepción en bucle" o "constancia de la percepción". Es decir, reproduce en su percepción consciente una y otra vez la misma imagen, como si nada se alterara, o como si los cambios fueran parte de la misma normalidad de la imagen. Tiene que ver, supongo, con algo de percepción visual, pero también con el deseo de que nada altere la rutina. Así, por ejemplo, el vigilante no desea que un peligro aparezca, y ese deseo lo traslada a lo que vigila. "Todo está bien, no va a pasar nada malo", se repite una y otra vez, y eso se traslada a su valoración de la realidad. Su objetivo es poder entregar un reporte de vigilancia lacónico: "sin novedad".


Esto que les explico es producto de una observación empírica, no de un estudio científico. A lo largo de años y años de vigilancia, es lo que concluimos de nuestra propia (y reducida) experiencia. Con la persistente duda de si ciencia o usos y costumbres, preguntamos con alguien que sí le sabe a eso de la neurociencia. Nos dijo que el fenómeno existe, aunque no está precisado el mecanismo que lo provoca (antes de que quieran degollarme las distintas corrientes o posiciones en psicología, aclaro que lo único que confirmé es que el fenómeno es real, comprobable). Ahora bien, ¿por qué se da? bueno, ahí véanlo ustedes -sería bueno que, ya en eso, se pongan de acuerdo en cuál es el objeto de conocimiento de la "ciencia" de la psicología-.


Bueno, esa persona nos explicó lo que es la "atención selectiva" y nos mandó un libro de ésos de los de antes (o sea que se entiende lo que explica). Palabras más, palabras menos, se trata de que sólo atendemos una pequeña parte de lo que vemos en un determinado momento e ignoramos el resto. Bueno, pues ese resto que ignoramos es la "ceguera al cambio" o "ceguera por inatención". Es como si, al filtrar las partes de la imagen que vemos, nos volviéramos ciegos a lo que no seleccionamos como importante.


Por ahora no desarrollaremos esto, pero, en resumen, el "síndrome del centinela" consiste en que:


a).- No se vigila el todo, sino sólo una parte de ese todo.


b).- Cuando se "cansa", la guardia no percibe los cambios que se presentan en la zona vigilada porque le son imperceptibles (es decir, no son dignos de atención).


Para contrarrestar eso, usamos varios recursos:


Uno de ellos es la vigilancia no directa, la "visión periférica" o, en término coloquiales, "mirar por el rabillo del ojo". Esto es que la mirada indirecta permite detectar alteraciones de la rutina. También debe de haber una explicación de esto en la neurociencia, pero creo que nos falta estudio.


Otras formas de solucionar la fatiga del centinela, son: poner dos o más vigías cubriendo el mismo punto; o reducir el tiempo de vigilancia y aumentar la frecuencia del relevo.


Puede y hay otras formas de que la tarea del centinela se cumpla.


Pero lo importante es que hay que estar avizores de cualquier señal de peligro. No se trata entonces de advertir el peligro cuando ya está presente, sino de mirar los indicios, valorarlos, interpretarlos, en suma, pensarlos críticamente.
Por ejemplo: esos nubarrones en el horizonte, ¿significan que viene una lluvia pasajera, cuál es su intensidad, se dirige hacia acá o se aleja?


¿O se trata de algo más grande, más terrible, más destructivo? Si es así, habrá que alertar a [email protected] de la inminencia de...

La tormenta.


Bueno, el asunto es que lo que nosotros, nosotras, zapatistas, miramos y escuchamos es que viene una catástrofe en todos los sentidos, una tormenta.


Pero..., resulta que nosotras, nosotros, zapatistas, también miramos y escuchamos que personas con grandes conocimientos dicen, a veces con su palabra, siempre con su actitud, que todo sigue igual.


Que lo que la realidad nos está presentando, son sólo pequeñas variaciones que no alteran en nada importante el paisaje.
O sea que nosotras, nosotros, zapatistas, vemos una cosa, y ellos ven otra.


Porque vemos que se sigue recurriendo a los mismos métodos de lucha. Se sigue con marchas, reales o virtuales, con elecciones, con encuestas, con mítines. Y, de manera concomitante, surgen y se desarrollan los nuevos parámetros de "éxito", una especie de aplausómetro que, en el caso de las marchas de protesta, es inverso: mientras más bien portada sea (es decir mientras menos proteste), mayor su éxito. Y se hacen organizaciones partidarias, se trazan planes, estrategias y tácticas, haciendo verdaderos malabares con los conceptos.


Como si fueran equivalentes Estado, Gobierno y Administración.


Como si el Estado fuera el mismo, como si tuviera las mismas funciones de hace 20, 40, 100 años.
Como si el sistema fuera también el mismo y mismas las formas de sometimiento, de destrucción. O, para ponerlo en términos de la Sexta: las mismas formas de explotación, represión, discriminación y despojo.


Como si allá arriba el Poder hubiera mantenido invariable su funcionamiento.


Como si la hidra no hubiera regenerado sus múltiples cabezas.


Entonces pensamos que en nosotros o en ellos, hay el "síndrome del centinela".


Y nosotros, nosotras, zapatistas, miramos de reojo esos movimientos en la realidad. Ponemos entonces más atención, subimos a lo alto de la ceiba para tratar de ver más lejos, no lo que pasó, sino lo que viene.
Bueno, pues lo que vemos no es nada bueno.


Vemos que viene algo terrible, más destructivo si posible fuera.


Pero otra vez vemos que quienes piensan y analizan nada dicen de eso. Siguen repitiendo lo de hace 20 años, 40 años, un siglo.


Y vemos que organizaciones, grupos, colectivos, personas, siguen en lo mismo, presentando falsas opciones excluyentes, juzgando y condenando a lo otro, a lo diferente.


Y más: despreciándonos por lo que decimos que vemos.


Entonces, pues ya ve usted, somos zapatistas. Y eso quiere decir muchas cosas, tantas que en los diccionarios de su lengua de usted no existen palabras para eso.


Pero también quiere decir que siempre pensamos que podemos estar equivocados. Que tal vez todo sigue sin cambios fundamentales. Que tal vez el Mandón sigue mandando igual que hace décadas, siglos, milenios. Que puede ser que lo que viene no es algo grave, sino apenas una descompensación, un reacomodo de ésos que ni lapena valen.


Entonces o nada de pensamiento, de análisis, de teoría, o lo mismo de siempre antes.


Entonces nosotros, nosotras, zapatistas, pensamos que tenemos que preguntar a otros, a otras, a otroas, de otros calendarios, de geografías distintas, qué es lo que ven.


Creo que es como cuando a un enfermo le dicen que sí, que ya está muy grave, o sea que "está cabrón", decimos acá. Y entonces pues, como quien dice, hay que buscar una segunda opinión.


Entonces decimos que está fallando el pensamiento, la teoría. Sea que falla la nuestra, sea que fallan los otros pensamientos. O tal vez fallan los dos.


Entonces, pues somos desconfiados, desconfiadas, como de por sí. Pero sí un poco lo confiamos las compañeras, compañeros y compañeroas de la Sexta. Pero bien sabemos que el mundo es muy grande, y que hay otros, otras, otroas, que también le hacen a eso de pensar, analizar, mirar.


Entonces pensamos que necesitamos pensarlo al mundo, y también pensar así su calendario y su geografía de cada quien.
Y pensamos que más mejor si hacemos ahora sí que como un intercambio de pensamientos. No como se dice un intercambio de mercancías, como en el capitalismo, sino como si dijéramos que echemos trato de que yo te lo digo mi pensamiento y tú me lo dices el tuyo. O sea como una reunión de pensamientos.


Pero entonces no pensamos que es una reunión así nomás, sino que tiene que ser grande, muy grande, mundial se dice.
Y, bueno, nosotros, nosotras, zapatistas, no conocemos mucho. Si acaso y batallando, algo lo sabemos de nuestroas compañeroas, compañeras y compañeros de la Sexta.


Entonces vemos que a esas reuniones de pensamientos en algunas partes les dicen "seminarios", creemos que porque "seminario" quiere decir "semillero" o sea que ahí se hacen semillas que a veces rápido crían y a veces tardan.
Y entonces decimos que hagamos un semillero de ideas, de análisis, de pensamientos críticos de cómo está actualmente eso del sistema capitalista.


Entonces el seminario o semillero no es un sólo lugar ni en un sólo tiempo. Sino que tarda y es en muchas partes.
Y entonces pues por eso decimos que es dislocado, o sea que no todo en un sólo lugar, sino que muchas partes y en muchos lados. Y decimos que es mundial, bueno, pues porque en todos los mundos hay pensamientos críticos, que se están preguntando qué pasa, por qué, qué hacemos, cómo, y esas cosas que se piensan en la teoría.


Pero entonces, pensamos, en algún lado empieza y en un tiempo.


Entonces, pues, empieza en un lugar ese semillero colectivo, y ese lugar es en un caracol zapatista. ¿Por qué? Bueno porque acá los pueblos zapatistas lo usamos el caracol para alertar y para llamar al colectivo.


Así que, por ejemplo, si hay un problema de la comunidad, o un asunto que hay que resolver, pues se toca el caracol y ya todo el pueblo sabe que hay reunión del colectivo para que el pensamiento hable su palabra.
O para ver cómo hacemos para resistir.


Así que digamos que el caracol es uno de los instrumentos del centinela. Con él avisa que hay un peligro.


Entonces el lugar es, pues, un caracol zapatista: el caracol de Oventik, montañas del sureste mexicano, Chiapas, México.
Y la fecha del inicio es el 3 de mayo. ¿Por qué el 3 de mayo?


Bueno, en nuestros pueblos es el día de la siembra, de la fertilidad, de la cosecha, de la semilla. Es el día de la Santa Cruz.
En los pueblos se acostumbra sembrar una cruz en donde nace el río, el arroyo o el manantial que le da vida al poblado. Así es como se señala que ese lugar es sagrado. Y es sagrado porque el agua es la que da la vida. Entonces el 3 de mayo es el día de pedir el agua para la siembra y la buena cosecha. Van entonces los pobladores a donde nace el agua a darle ofrendas. O sea que como que le hablan al agua, le dan sus flores, le dan su taza de atole, su incienso, su caldo de pollo sin sal. En otros pueblos le dan una copita de trago, pero en los pueblos zapatistas está prohibido el alcohol y entonces le dan refresco al agua.

El caldo de pollo que se le da al agua es sin sal, para que no se seca el agua. Al mismo tiempo que están en esa ceremonia de ofrenda, tocan música y empiezan la bailadera [email protected], niñ@s, [email protected], [email protected] Ya cuando termina la ofrenda, empieza la convivencia del pueblo. Se reparten la comida que llevan: atole agrio, pollo, frijol, calabaza. Todo lo que es comida, ahí lo comen en colectivo, junto al nacimiento del agua. Ya terminado eso, regresan en sus casas. Y ya por pura alegría, le siguen a la bailadera en el pueblo y comen en común y toman café con pan. También hay compas zapatistas que son albañiles, y entonces también lo celebran y cuentan que hacen una cruz de cualquier madera que encuentran y la ponen cuando empiezan la construcción. Dicen que porque es su responsabilidad del trabajador. O sea que el trabajador se hace así responsable de la construcción y le echa ganas para que queda bien, porque va en su cuenta que quede bien.


Entonces pues ya lo sabe usted. Ahí lo vea. Si acepta o no el reto, va en su cuenta.


Ojo: lo que sigue es sólo para ponentes. O sea que sólo va a ir en las invitaciones formales que se les mandan a [email protected] ponentes. No lo ande usted publicando porque es una...


Cláusula secreta:


Todo esto es para que usted entienda, como quien dice, el contexto del seminario.


¿Qué esperamos de usted?


Pues que entienda que vienen personas de muy lejos, que hacen el sacrificio de su paga y su tiempo para llegar a escuchar lo que usted va a exponer. No vienen por ocio, ni porque vayan a ganar algo. No vienen por moda o ignorancia. Vienen porque tal vez ven esos nubarrones en sus horizontes, porque las lluvias y vientos ya los azotan, porque el hambre de tratar de entender no se sacia, porque sienten que la tormenta se acerca.


Así como nosotros, nosotras, zapatista, le respetamos a usted, así le pedimos que respete a esas personas. Habrá [email protected] que [email protected] [email protected], pero la mayoría son [email protected] compas. Son personas que viven y mueren luchando, sin que nadie, como no seamos nosotros, nosotras, zapatistas, les lleve la cuenta. No hay para [email protected] museos, ni estatuas, ni canciones, ni poemas, ni sus nombres están en vagones del metro, calles, colonias. Son nadie, cierto. Y no a pesar de eso, sino precisamente por eso, para nosotras, nosotros, zapatistas, son todo.


Entonces, no se ofenda usted, pero no traiga consignas, dogmas, autos de fe, modas; no repita lo que ya dijeron otros antes o en otro lado; no aliente el pensamiento haragán; no trate de imponer el pensamiento dogmático; no difunda el pensamiento mentiroso.


Le pedimos que traiga su palabra y que ella provoque el pensamiento, la reflexión, la crítica. Le pedimos que prepare su mensaje, que lo afile, que le saque brillo. Que con él honre no a la academia y a sus pares, sino a quien lo recibe, ya sea como sacudida, o como bofetada, o como grito.


La semilla que para este seminario o semillero le pedimos, es la que cuestione, provoque, aliente, impulse a seguir pensando y analizando. Una semilla para que otras semillas escuchen que hay que crecer y lo hagan según su modo, según su calendario y su geografía.


Oh, sí, lo sabemos: no verá ni engrosado su prestigio, ni su cuenta bancaria, ni su caudal de fama. Tampoco verá si consiguió nuevos seguidores, discípulos, rebaños.


Es más, el único indicio de éxito no lo verá, y será que en muchas partes, en otros calendarios y en geografías diversas, otras, otros, otroas, desafíen todo y discutan, debatan, cuestionen, critiquen, imaginen, creen.
Eso le pedimos. Eso, sólo eso.


Desde la conserjería de la Escuelita, habilitada ahora como "Oficina de protocolo, diseño e impresión de invitaciones para bodas, XV años, divorcios, bautizos, graduaciones frustradas, seminarios y otros", y colgando unos letreros que dicen "Hoy no se fía, mañana tampoco", "Salvavidas sobre pedido", "Lleve su catalejo pirata, bara-bara-todo-legal-mi-buen-qué-pasóóó´", "En este establecimiento no se discrimina por razón de su miopía".

El SupGaleano

.
México, abril del 2015.

Publicado enPolítica
Autonomía y confederalismo democrático en el Kurdistán

Para los pueblos indígenas que en América Latina han estado desarrollando diversas formas de autonomía como procesos de construcción de democracia directa-participativa y de resistencia anticapitalista, defensa del territorio y sus recursos naturales, son profundamente significativas las experiencias provenientes del Kurdistán, donde en diversas y extensas regiones de los estados que ocupa el fraccionado pueblo kurdo está teniendo lugar una extraordinaria y estratégica transformación política y programática que se conoce como autonomía democrática y confederalismo democrático, o la institucionalización del socialismo libertario.


Acorde a los informes del Comité de Solidaridad con Rojava y el Pueblo Kurdo, el Partido de la Unión Democrática (PYD), que actúa en el llamado Kurdistán sirio u Occidental, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), de la región turca o Norte de Kurdistán, y el Partido por la Vida Libre en Kurdistán (PJAK), en el Kurdistán Oriental (dentro de las fronteras iraníes), han hecho cambios trascendentes en sus orientaciones ideológicas para integrar un movimiento en expansión que cuestiona el modelo del Estado-nación, aun socialista, para, en su lugar, crear una sociedad donde las personas puedan vivir juntas, sin instrumentalismo, patriarcado y racismo, una sociedad ética y política, con una estructura de base democrática de autogestión institucional, o lo que, en suma, sería una democracia sin Estado.


Se identifica a Abdullah Öcalan como el dirigente histórico del PKK que hace una década llegó a la conclusión de que el Estado-nación constituía una entidad organizativa que se convertía en un obstáculo para el ejercicio de la autodeterminación, en vez de expresión de ésta, por lo que se pronunció por que "Dentro del Kurdistán, el confederalismo democrático se establecerá en las aldeas, pueblos y asambleas de la ciudad, y a sus delegados se les confiará la real toma de decisiones (...) El confederalismo democrático de Kurdistán no es un sistema estatal, sino un sistema democrático de un pueblo sin un Estado".


El sistema de autonomía democrática y confederalismo democrático que se está desarrollando en el Kurdistán refuta los argumentos estatistas de quienes han pretendido reducir las experiencias de autonomías, como la zapatista, dentro de una espacialidad rural, exclusiva de socio-etnias indígenas y sin posible incidencia en ámbitos urbanos y sociedades nacionales. El sistema kurdo se establece con base en redes de empresas autogestionadas de trabajadores, entidades de autogobierno comunal, así como federaciones y asociaciones operativas de grupos superpuestos de acuerdo a los principios de auto-organización, democracia participativa directa y estructuras vecinales que operan a través de consejos. En el medio urbano, los consejos se establecieron desde 2005, en los niveles concéntricos de barrio, distrito y ciudad, y en 2008 y 2009 se reorganizaron con el fin de incluir a varias organizaciones de la sociedad civil, asociaciones de mujeres y el medio ambiente, partidos políticos y grupos profesionales como periodistas y abogados (fuente: Grupo Tatort, Autonomía democrática en Kurdistán Norte).


El Comité de Solidaridad con Rojava y el Pueblo Kurdo, autodefinido como antifascista, anticapitalista, antimperialista y antipatriarcal, remite las raíces teóricas del confederalismo democrático a la influencia del ecoanarquista estadunidense Murray Bookchin en el PKK, que lo consideraba uno de los más grandes científicos sociales del siglo XX. Se menciona que Bookchin, en su libro Rehaciendo la sociedad, definió lo que denomina ecología social, destacando que los problemas básicos que ponen a la sociedad contra la naturaleza surgen del desarrollo social mismo, y que haber puesto sociedad y naturaleza en una oposición binaria ha sido a la vez descriptivamente erróneo y prescriptivamente destructivo. La dominación del hombre por el hombre precedió a la noción de dominar la naturaleza. De hecho, la dominación humana del ser humano dio lugar a la misma idea de dominar la naturaleza.


El comité considera que si bien hay diferencias entre Bookchin y el pueblo kurdo al que él ha influido, lo que ha sido más fuerte en este ascendente son las metas de la construcción del doble poder y la puesta en práctica de un sistema de gobierno que se estructura de diferentes formas no estatales, la construcción de una democracia igualitaria, de una estructura social en paralelo, de un complejo en red de instituciones alternativas decididamente diferentes que actúan en contradicción y oposición al sistema dominante, o sea el Estado-nación y el capitalismo.


En América Latina, como en el Kurdistán, se trata del establecimiento no sólo de la autonomía, sino de una autonomía democrática y participativa, contraria a toda dependencia o injerencia externa, considerada como heteronomía. También, estas prácticas autonómicas en ambas regiones del mundo están signadas por la dinámica de transformaciones dentro de los propios sujetos autonómicos. En el Kurdistán, al igual que en los gobiernos autónomos zapatistas, se considera fundamental la participación activa de mujeres y jóvenes en todos los ámbitos de las estructuras concejales. Han dado la vuelta al mundo las imágenes de las mujeres kurdas en armas que dentro de las Unidades de Protección Popular (YPG) integraron las Unidades de Protección de la Mujer (YPJ) de Rojava (la región de la autonomía kurda autoproclamada en el norte de Siria), y las Unidades de Mujeres de la Guerrilla del Partido del PKK, que han estado en la primera línea de los combates contra el Estado Islámico.
En el Kurdistán, con su dualidad de poderes, al igual que entre los pueblos indígenas de nuestra América, con sus procesos autonómicos, tienen lugar experiencias de largo aliento que habría que analizar y valorar para asumir una perspectiva más abierta e imaginativa en el campo de las resistencias y las emancipaciones anticapitalistas. Otras luchas son posibles y deseables.

Publicado enSociedad
La encrucijada de los movimientos ante el Gobierno de Syriza

Es ya un lugar común afirmar que la victoria electoral de Syriza se basa en gran medida en las movilizaciones de los movimientos sociales de los últimos cinco años en Grecia. No obstante, esta afirmación puede ocultar la diversidad de idearios y demandas en la sociedad griega, como también puede reforzar una imagen simplista de lucha entre las fuerzas pro y antiausteridad. Si bien Syriza ha estado presente en las grandes movilizaciones de los últimos años, el factor determinante en la consolidación de su hegemonía fue su capacidad de movilizar el voto de la clase media, convenciéndola de que podía revertir las injusticias producidas por los recortes indiscriminados, parar la movilidad hacia abajo y retomar el camino hacia la prosperidad material de los años anteriores a la crisis.


Sin embargo, en el interior de los movimientos sociales hay dos imaginarios distintos, complementarios y a la vez antagónicos. Por un lado están los movimientos de ciudadanos afectados por el ataque antisocial de la troika, que exigen la restitución del Estado de bienestar como instrumento de redistribución, el fortalecimiento del Estado como mediador de los antagonismos sociales y la vuelta al crecimiento económico con el fin de paliar la pobreza y desesperación que el desempleo masivo ha provocado. Por el otro, está una multitud de movimientos que pretenden ir más allá del Estado y de la economía capitalista como principios organizativos de la vida social y empiezan a construir ya alternativas radicales basadas en la proximidad, la solidaridad y la participación.


Por supuesto, los dos imaginarios coexisten en el seno de muchos movimientos y están en fricción permanente. Debates interminables se han producido, por ejemplo, en las asambleas de las docenas de Clínicas Solidarias Autogestio¬nadas de Grecia: ¿Es su objetivo tapar los agujeros que produce el rápido desmantelamiento del sistema público de salud o, por el contrario, producir un modelo alternativo de gestión de la salud que vaya más allá de lo estatal?


Los movimientos dominados por el primer imaginario celebraron la llegada de Syriza al poder como una victoria propia. Sin embargo, un mes después, se están dejando claras las limitaciones de este ideario en la coyuntura actual. El poder del Gobierno nacional se demuestra insuficiente para plantar cara al poder establecido a nivel nacional y supranacional. A pesar de la dura negociación, el nuevo gobierno ha vuelto de Bruselas con un nuevo plan de austeridad que complicará muchísimo la puesta en marcha de su "plan de salvación social" anunciado durante la campaña electoral. Aunque este desenlace represente una mejora comparado con los planes de rescate anteriores, y aunque sea sólo un primer paso en la larga negociación, queda patente que en una Europa dominada por un núcleo duro neoliberal que exige sacrificios humanos para aplacar el mercado, hay muy poco margen de maniobra para un gobierno progresista. Además, con las arcas públicas vacías y el chantaje permanente del servicio de la deuda soberana, una recapacitación económica basada en políticas de inspiración keynesiana parece también irrealizable.


Desmovilización


Del otro lado, los movimientos inspirados en el segundo ideario, después de la efervescencia social de los años 2011-2012, vivieron una progresiva desmovilización, debido en parte a la estrategia de desgaste y represión del gobierno anterior, pero también a la dinámica electoral de Syriza, que ha canalizado de nuevo el deseo de cambio social hacia la vía parlamentaria. No obstante, pervive todavía su legado de empresas autogestionadas, iniciativas de gestión de los bienes comunes, ecoaldeas, cooperativas productivas o de consumo, centros sociales, asambleas vecinales, y una larga serie de iniciativas de base que prefiguran una institución alternativa de la sociedad en clave de democracia radical y una economía construida sobre las necesidades humanas.


En este marco se celebró en Atenas a finales de febrero un fórum de pensadores y activistas de los movimientos de base, con cientos de participantes, bajo el rubro 'Prosperidad sin crecimiento', con el fin explícito de traducir su actividad en propuestas concretas, tanto hacia el poder político como hacia la sociedad. Partiendo de la premisa de que el crecimiento económico es ya incompatible con el bienestar social y la sostenibilidad medioambiental, los movimientos de base buscan complementar la resistencia creativa a las políticas neoliberales y la construcción de alternativas viables desde abajo con la exigencia de reformas radicales: desde la implantación de la renta básica universal o la institución de nuevos regímenes de gestión de los bienes comunes hasta la creación de un marco legal que permita el funcionamiento de empresas recuperadas, como la Vio.Me de Tesalónica. Se intenta así hacer uso de las oportunidades que ofrece un gobierno que explícitamente reconoce la economía social y solidaria como parte importante de su programa político.


No obstante, la relación entre el poder estatal y los movimientos de base nunca está libre de fricción y contradicciones. Históricamente, los gobiernos de izquierda presentan la amenaza de cooptación y desmovilización de los movimientos. En la presente coyuntura es importante que las iniciativas de base mantengan su autonomía de pensamiento y acción, para evitar diluirse dentro del proyecto hegemónico de Syriza. Es por esto que una de las iniciativas más relevantes que surgieron del fórum fue el intento de conectar e integrar los proyectos antagónicos en torno a los bienes comunes en un actor político que pueda adquirir protagonismo en una sociedad postconsumista, ayudando a superar el dilema artificial entre austeridad y crecimiento.

Publicado enPolítica
Domingo, 26 Octubre 2014 06:10

Los peligros de la revolución digital

Los peligros de la revolución digital

En la primavera del año 1995 el transatlántico Royal Majesty encalló, inesperadamente, en un banco de arena de la isla de Nantucket. A pesar de estar equipado con el más avanzado sistema de navegación del momento, hundió el morro en esta isla situada a 48 kilómetros de Cape Cod, Massachusetts, en Estados Unidos. Procedía de las islas Bermudas y se dirigía hacia Boston, con 1500 pasajeros a bordo. La antena del GPS se soltó, el barco fue desviándose progresivamente de su trayectoria y ni el capitán ni la tripulación se dieron cuenta del problema. Un vigilante de guardia no avistó una importante boya junto a la que el barco debía pasar, y no informó: ¿cómo se va a equivocar la máquina?

Afortunadamente, el accidente no produjo heridos.


El prestigioso ensayista norteamericano Nicholas Carr utiliza este episodio para ilustrar hasta qué punto depositamos la fe en las nuevas tecnologías, que no siempre resultan infalibles.


En algunos casos, pueden arrastrarnos a lugares a los que no queríamos llegar.


En su nuevo libro, Atrapados: cómo las máquinas se apoderan de nuestras vidas, Carr, de 55 años, explica que hemos caído en una excesiva automatización, proceso mediante el cual hemos externalizado parte de nuestras capacidades. La tecnología guía nuestras búsquedas de información, nuestra participación en la conversación de las redes, nuestras compras, nuestra búsqueda de amigos. Y nos descarga de labores pesadas.


Todo ello, poco a poco, nos conduce a lo que Carr denomina complacencia automatizada: confiamos en que la máquina lo resolverá todo, nos encomendamos a ella como si fuera todopoderosa, y dejamos nuestra atención a la deriva. A partir de ese momento, si surgen problemas, ya no sabemos cómo resolverlos.


La pequeña historia del Royal Majesty, de hecho, encierra toda una metáfora: hemos puesto el GPS y hemos perdido el rumbo.


Algo así es lo que nos viene a explicar el experto estadounidense: "Estamos embrujados por las tecnologías ingeniosas", dice en conversación telefónica desde su casa en Boulder, Colorado, en las Montañas Rocosas. "Las adoptamos muy rápido porque pensamos que son cool o porque creemos que nos descargarán de trabajo; pero lleva tiempo darse cuenta de los peligros que encierran, y no nos paramos a pensar cómo estas herramientas cambian nuestro comportamiento, nuestra manera de actuar en el mundo".


Este estudioso de las nuevas tecnologías, que en 2011 fue finalista del premio Pulitzer con su anterior obra, Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras vidas?, estima que la complacencia automatizada está mermando nuestras capacidades. Y usa un ejemplo bien sencillo: gracias a los correctores automáticos hemos externalizado nuestras habilidades ortográficas.

Cada vez escribimos peor. Desaprendemos.


"A medida que empresas como Facebook, Google, Twitter y Apple compiten más ferozmente por hacer las cosas por nosotros, para ganarse nuestra lealtad, el software tiende a apoderarse del esfuerzo que supone conseguir cualquier cosa."

–¿Qué nos están robando las nuevas tecnologías?


–Nos están robando el desarrollo de preciosas habilidades y talentos que sólo se desarrollan cuando luchamos duro por las cosas. Cuanto más inmediata es la respuesta que nos da el software diciéndonos adónde ir o qué hacer, menos luchamos contra esos problemas, y menos aprendemos. Nos roba también nuestro compromiso con el mundo. Pasamos más tiempo socializando a través de la pantalla, como observadores. Reduce los talentos que desarrollamos y, por tanto, la satisfacción que se siente al desarrollarlos.

El discurso tecno-escéptico de Carr puede ser rebatido desde muchos flancos. No son pocas las voces que se alzarían diciendo que esas mismas tecnologías están permitiendo expandir la capacidad de comunicación de las gentes, las posibilidades de aprender o incluso de organizarse para cambiar las cosas y comprometerse con el mundo. El propio Carr matiza su discurso alabando las inmensas posibilidades que la red ofrece para acceder a información y comunicarse. Pero hay costes asociados.

Mantener la atención en el nuevo escenario tecnológico, de hecho, no es cosa fácil. Los estímulos y distracciones que almacenan los teléfonos inteligentes que acarreamos o las pantallas a las que estamos conectados nos impiden centrarnos. Nos hacen sobrevolar las cosas. Pasar de una a otra sin ton ni son, en un profundo viaje hacia la superficialidad.

Carr, que fue asesor editorial de la Enciclopedia Británica, sostiene que la automatización en la que nos hallamos inmersos conduce, además, a una sociedad con médicos de atención primaria que emplean entre un 25 y un 55 por ciento de su tiempo mirando la pantalla en vez de prestar atención a la narración del paciente; a arquitectos que utilizan plantillas que propician uniformidad urbanística; y a financieros que delegan operaciones en la máquina que, cuando falla, pasa factura.
De hecho, ya se empezaron a dar pasos atrás en el proceso de automatización. El 4 de enero de 2013, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos emitía un comunicado que instaba a las compañías aéreas norteamericanas a que incentivaran las operaciones de vuelo "manuales". Las investigaciones sobre accidentes e incidentes en vuelo, explica Carr, indicaban que los pilotos se habían vuelto demasiado dependientes de la navegación automática.


La automatización supone, además, una amenaza para el empleo y convierte a los trabajadores en accesorios de la máquina, en ejecutores de labores cada vez más mecánicas, al externalizarse capacidades intelectuales. "Es muy triste. No sólo supone una amenaza para el sustento de la gente, sino que nos convierte en observadores más que en actores. Nuestra experiencia y múltiples estudios psicológicos demuestran que implicarse es la forma de estar satisfecho en el trabajo."

Este proceso se ve alimentado por una doble fuerza: por un lado, las empresas potencian la automatización en pro de la eficiencia y la cuenta de resultados. Y por otro, los trabajadores aceptan de buen grado estas tecnologías: "Nos inclinamos hacia ellas porque nos ofrecen la ilusión de que tendremos más tiempo libre". Ahí está la trampa. "Muchos emprendedores e inversores de Silicon Valley nos dicen: 'Esto mejorará nuestras vidas, nos liberará'. Esa retórica utópica esconde el hecho de que, en muchos casos, las tecnologías no están haciendo nuestras vidas mejores, ni nos están dando mejores trabajos o actividades, sino que están haciendo cada vez más ricos a los plutócratas de Silicon Valley."
Carr, ex director de la Harvard Business Review, rechaza que en este caso se trate del viejo miedo a la máquina de los tiempos de la Revolución Industrial: "Hay una gran diferencia: las computadoras pueden hacer ahora muchos más tipos de trabajo: no sólo se hacen con los de producción, mediante robots, sino que se hacen con los analíticos. Esta vez asistiremos a una pérdida neta de empleos".


El ensayista norteamericano lleva su reflexión más allá. Existe, dice, una amenaza para nuestra libertad. "La gente hace amistades automatizadas por empresas como Facebook o Twitter, lo que supone que cada vez elabora menos sus propios pensamientos. El ordenador se apodera incluso de áreas íntimas de nuestra vida."

–¿Cree usted que la tecnología, de algún modo, puede hacer que seamos menos libres?


–Sí, así lo creo. La libertad empieza con la libertad de pensamientos, que significa la habilidad de controlar tu propia mente, a qué prestas atención, qué consideras importante. Y ahora que llevamos computadoras encima todo el tiempo, en forma de teléfonos inteligentes, tabletas o lo que sea, el ordenador determina cada vez más adónde se dirige nuestra atención. Las empresas de software y de Internet saben muy bien qué es lo que atrapará nuestra atención. Cuando empezamos a regalar el control de nuestra mente y de nuestra atención, perdemos una fuente muy importante de libertad y libre albedrío.

–¿Es un peligro para nuestra sociedad que nuestras búsquedas de información, o compras, estén guiadas?
–Hay algoritmos secretos que, en cierto modo, nos están manipulando.


–¿Nos están manipulando?

–Lo estamos viendo en muchos casos. Facebook determina con sus algoritmos lo que ves de tus amigos. Pero como no informa de sus algoritmos, no sabemos qué intenciones tiene, por qué nos muestra una cosa y no la otra. Si haces una búsqueda en Google, son sus algoritmos secretos los que determinan lo que vas a ver y no sabemos cómo escogen lo que nos muestran. Podemos tener la esperanza de que su manipulación es benigna, que nos están ayudando, pero no podemos estar seguros de ello.

Carr, que rechaza ser calificado de tecnófobo, considera que el problema es que las máquinas están diseñadas por tecnólogos que sólo están preocupados por saber hasta dónde es capaz de llegar la máquina, y no de qué modo puede ésta expandir nuestras capacidades. "Las innovaciones tecnológicas no se pueden parar. Pero podemos pedir que se designen dando prioridad al ser humano, ayudándonos a tener una vida plena en vez de apoderarse de nuestras capacidades."

* De El País, de Madrid. Especial para Página/12.

Publicado enSociedad
Catalanes exigen en las calles su derecho a votar

Decenas de miles de ciudadanos salieron a las calles en pueblos y ciudades de Cataluña para exigir su derecho al voto y reivindicar una vez más su anhelo de libertad e independencia. Las concentraciones frente a los ayuntamientos de toda la región fueron convocadas por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) para repudiar la suspensión cautelar de la consulta de independencia del 9 de noviembre, adoptada por el Tribunal Constitucional, al que tildaron de órgano político controlado por el Ejecutivo.


Un día después de que hablaron los tribunales y los despachos de los políticos en Madrid, que derivó en la suspensión por la vía rápida tanto de la convocatoria de consulta –formulada el sábado pasado por el presidente de Cataluña, Artur Mas– como de la ley de consultas catalana, aprobada en el Parlamento regional el pasado 13 de septiembre, los ciudadanos catalanes que pugnan por la independencia y el derecho al voto volvieron a llenar plazas y calles.
Con las consignas independencia y seremos libres, las concentraciones fueron multitudinarias, a pesar de las intensas lluvias y de que se convocó apenas con 24 horas de anticipación.


Las sedes de los ayuntamientos de toda la comunidad autónoma de Cataluña fueron los puntos de reunión de las protestas, a las que acudieron representantes de los principales partidos políticos catalanes partidarios de la consulta y de luchar por la secesión del Estado español, como Convergencia Democrática de Cataluña, Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), la CUP e Iniciativa per Cataluña.


Durante las concentraciones se leyó un manifiesto: el Tribunal Constitucional español demostró su total dependencia hacia el Poder Ejecutivo y se puso en evidencia el poco respeto que los poderes públicos españoles tienen por las reglas democráticas.


Y añadieron: más de 90 por ciento de los ayuntamientos de este país ya han dejado claro que el 9 de noviembre votaremos.


Previamente, el gobierno de Artur Mas anunció que suspendía de forma cautelar y temporal la campaña institucional de cara al referendo del 9 de noviembre. Francesc Homs, vocero de la Generalitat, advirtió: si alguien pensó que con lo que pasó ayer todo se acabaría y el proceso político habría finalizado, se equivó. Ayer no acabó nada, todo lo contrario. El gobierno de Cataluña no pliega velas y si algunos pueden tener la tentación de pensar que con lo de ayer ya no habrá consulta, nosotros pensamos justamente al contrario.


Mientras, Rajoy compareció en el Senado, donde reiteró su rechazo al diálogo con los dirigentes catalanes y criticó a los defensores de la independencia. Cataluña no tiene competencias para convocar ese referendo, ya que al hacerlo se priva al resto de los españoles del derecho a decidir qué quieren que sea su país. Sin la ley no hay certezas, y si los gobernantes no cumplen la ley, no hay democracia.


El diputado de ERC, Alfred Bosch, señaló: nos sabe muy mal que el TC adopte esta resolución, pero entre obedecer a un tribunal politizado y obedecer a la mayoría de la población en Cataluña que quiere ir a las urnas, nuestra obligación, nuestro deber, y lo más correcto, es obedecer a los ciudadanos de Cataluña.


En otro asunto, el gobierno español presentó los presupuestos generales del Estado para 2015, en los que se congela la partida destinada a la casa real, que mantendrá los siete millones 780 mil de euros anuales. Se trata de la primera vez en cinco años que no se recorta el gasto de esta institución que sirve de apoyo al monarca en el desempeño de sus funciones constitucionales y que ha bajado año tras año desde 2010, cuando disponía de casi nueve millones.

Publicado enInternacional
Martes, 30 Septiembre 2014 05:43

España suspende la consulta catalana

España suspende la consulta catalana

El tiempo de las amenazas acaba de dar paso al de los hechos. Con un Consejo Extraordinario de Ministros, el presidente Mariano Rajoy dio orden expresa al Tribunal Constitucional (TC) de adoptar los recursos legales necesarios para anular el decreto firmado el sábado por el gobierno de Cataluña para convocar su consulta independentista del 9 de noviembre. A las dos horas –un tiempo record para este tipo de procedimientos– el TC admitía a trámite el recurso de Rajoy y suspendía así por el lapso de cinco meses el sueño soberanista.

El pleno resolvió por unanimidad invalidar tanto el decreto de la convocatoria del referéndum y la ley de consultas que el Parlamento catalán aprobó la semana pasada para darle protección legal a la votación como "las restantes actuaciones de preparación para la convocatoria de dicha consulta o vinculadas con ella", según figura en su providencia. Esta paralización impide al gobierno de Cataluña avanzar en los preparativos del referéndum por un tiempo máximo de cinco meses, aunque la Generalitat lleva semanas manteniendo en incógnita los pasos que seguiría tras la suspensión (que todos daban por segura).

En tono inflexible, Rajoy declaró tras el Consejo de Ministros que el referéndum no va a llevarse a cabo porque "va en contra de la ley, desborda la democracia, divide a los catalanes, los aleja de Europa y perjudica a su bienestar".
El jefe del Ejecutivo recordó ante la prensa que lleva desde diciembre advirtiendo que la consulta soberanista "no se va a celebrar", ya que "ni por su objeto ni por su procedimiento es compatible con la Constitución" y en ese mismo sentido ratificó que el decreto que se firmó el sábado en el Palau de la Generalitat choca contra el artículo primero de la Carta Magna, que recoge que la soberanía reside en el pueblo español en su conjunto y no en una parte. "Es falso que el derecho a votar y decidir se lo pueda atribuir unilateralmente una comunidad y negárselo al resto de la nación. Es demagógico y suena bien, pero quien esgrime ese derecho en realidad le está privando de él a quien realmente le corresponde, que es la nación española. El derecho que quiere darles a unos Artur Mas, se lo está sustrayendo al resto", declaró Rajoy.

No obstante, el presidente de Gobierno quiso dejar entreabierta una puerta al diálogo con su homólogo catalán, consciente de que su habitual cerrazón es el blanco de buena parte de las críticas que recibe. "Aún estamos a tiempo de enderezar el rumbo, de superar una dialéctica estéril de confrontación, buscar un diálogo fructífero, siempre dentro del más escrupuloso respeto a la legalidad en una democracia seria y responsable como es la nuestra. Todo el diálogo dentro de la ley y ninguno fuera de la ley. Estoy abierto a todas las iniciativas pero siempre dentro de la legalidad", recalcó Rajoy como mensaje final de su discurso.

Si Artur Mas acata la resolución del Constitucional y no saca las urnas a la calle, el jefe del Ejecutivo español asegura que se podrá –de forma conjunta– buscar soluciones a la larga lista de demandas que Cataluña tiene hacia el poder central. Sin embargo, cuando se le preguntó –aceptó tres preguntas de la prensa– si eso incluía la posibilidad de una reforma constitucional, tal como lo exige, por ejemplo, el Partido Socialista (PSOE), el presidente respondió: "Lo prioritario ahora es defender la Constitución. A partir de ahí, se puede reformar".


El líder del PSOE, Pedro Sánchez, cree que la vía socialista para "renovar el marco de convivencia común" pasa por la reforma de la Constitución de 1978 "desde una perspectiva federal, que nos permita una convivencia fructífera para todos. Hay que defender la Constitución, pero su mejor defensa es su renovación" advirtió en una rueda de prensa brindada tras el Consejo de Ministros de ayer. El principal partido de la oposición dejó bien claro desde el principio de la campaña independentista que apoya completamente al gobierno de Mariano Rajoy en sus acciones legales para bloquear el referéndum en Cataluña. "Como secretario general del PSOE, condeno la conducta del presidente de la Generalitat, que quiebra la legalidad y daña la democracia", expresó Sánchez.


Pero mientras desde Madrid se activan todos los mecanismos legales al alcance para frenar la consulta del 9 de noviembre, en Barcelona se articula una considerable batería de acciones en el Parlamento, en los juzgados y en las calles para asegurar que haya urnas. El sábado por la mañana, un acto solemne entre los arcos góticos del Palau de la Generalitat sirvió como marco para la escritura de lo que en Cataluña muchos sienten como una nueva página de su historia. El presidente de la comunidad, Artur Mas, firmó el decreto que convoca el referéndum por la independencia bajo la garantía legal de la ley de consultas catalana aprobada la semana pasada. En el texto, el gobierno de Cataluña explicita como argumento a su favor que "entre los asuntos y materias que pueden ser consultados mediante una convocatoria se encuentran los de especial importancia colectiva para el país, sobre los que la Generalitat tiene la potestad de ejercer la iniciativa formal ante las instituciones del Estado, tal y como reconocen los artículos 87 y 166 de la Constitución".


Al terminar el acto, Mas también aprovechó la oportunidad para dar un discurso a la altura de las circunstancias. De forma excepcional, la mayor parte de sus palabras fueron en castellano –no en catalán– y luego, incluso, repitió lo fundamental en inglés, para que el mensaje pudiera llegar sin intermediarios a la comunidad internacional. "Hemos necesitado muchas movilizaciones pero hoy, por fin, estamos ante la hora grande de Cataluña", arrancó el president, recordando que para que la firma de la convocatoria de la consulta se haya hecho realidad "se han necesitado cuatro ingredientes: consenso político, diálogo, respeto a los marcos legales y amplias mayorías sociales".

Artur Mas tampoco dejó pasar la comparación con el reciente caso de sus vecinos escoceses y remarcó que el "inmovilismo del gobierno español vestido de presunta legalidad" contrasta con "aquellos estados democráticos que pactan para dejar votar y no silencian a quienes quieren opinar libremente".


Pero no todo se resuelve entre las paredes de los palacios gubernamentales. En las calles, miles de ciudadanos organizados en torno de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) –asociación que lidera el Movimiento Popular Independentista y que fue la principal impulsora de la "V" que atravesó Barcelona en la fiesta del 11 de septiembre– están dispuestos a demostrar que la consulta se va a hacer con o sin la autorización del Tribunal Constitucional. "Entendemos que la mejor respuesta es democracia, democracia y democracia", dijo Carme Forcadell, presidenta de la ANC, y convocó concentraciones en las plazas de las municipalidades de toda Cataluña, tras la suspensión del Tribunal.


El colectivo, junto a los partidos políticos que apoyan el referéndum (todos excepto el PP, el PSOE y los conservadores Ciutadans), lanzó el mismo día de la firma de la convocatoria a las urnas la campaña en favor del 9-N y de la secesión, denominada Ara es l'hora (Ahora es la hora). El enorme movimiento ciudadano que en estos momentos apoya la consulta es imprescindible para que la misión independentista no muera con el veto del Constitucional. Artur Mas lo sabe mejor que nadie y por eso en los últimos días su imagen se reproduce en diversas entrevistas otorgadas a las principales cadenas televisivas, alentando al pueblo catalán: "Pido capacidad de resistencia. No puedo esconder que no será fácil, pero esto no funciona saliendo a la calle una vez al año; el futuro es una conquista no un regalo y nos lo tenemos que ganar", aclamó el dirigente.

Publicado enInternacional
Viernes, 12 Septiembre 2014 06:18

La V de votar marcó a Barcelona

La V de votar marcó a Barcelona

Una V corta gigante y humana atravesó Barcelona al grito de ¡independencia! Una V corta que le quiere decir al mundo "volem votar" ("queremos votar", en catalán). Ese es el mensaje que 1,8 millón de personas –según datos de la policía– y las 500 mil –de acuerdo a la Delegación de Gobierno– dibujaron, ayer por la tarde, en una macrofigura roja y amarilla, como la bandera catalana, por las dos principales avenidas de la ciudad. "Hoy es la ve de voluntad y de votar; el 9 de noviembre será la de la victoria", manifestaba Carme Forcadell, presidenta de una de las entidades organizadoras de la movilización, la Assemblea Nacional Catalana (ANC).


Por tercer año consecutivo, el 11 de septiembre sacude a Cataluña. La fecha en la que se recuerda la ocupación de Barcelona por las tropas castellanas en la Guerra de Sucesión de 1714 siempre fue un momento de reivindicaciones nacionalistas, pero nunca tanto como desde que en 2012 cientos de miles de personas salieran a la calle para reclamar un Estado propio. A esa manifestación masiva le siguió en 2013 otra aún mayor, en la que la región fue atravesada de norte a sur por una enorme cadena humana. Ahora, teniendo encima una cuenta regresiva de 60 días para que teóricamente se celebre el referéndum, la apuesta soberanista se duplicó y desplegó todos sus recursos en una movilización que quiso mostrarse como definitiva.


"Trescientos años después del 1714, hemos dejado de celebrar derrotas militares para ser un país que construye una victoria pacífica", proclamó Muriel Casals, presidenta de otra de las asociaciones organizadoras, Omnium Cultural, a la vez que le dirigió una clara advertencia a la clase política: "La voz del pueblo está por encima de lo que opine un tribunal partidista de Madrid". Casals se refiere al más que probable veto por parte del tribunal Constitucional a la convocatoria a las urnas que el gobierno catalán prevé para el 9 de noviembre.

Ante la posible suspensión de la consulta soberanista, la gente salió a la calle para reivindicar que votará de todos modos. A lo largo de 11 kilómetros, y ocupando una superficie de unos 200.000 metros cuadrados, personas de todas las edades, clases sociales, e incluso procedencias, literalmente se puede decir que se pusieron la camiseta. Vistiendo unos de rojo y otros de amarillo para formar así la senyera –bandera nacionalista catalana– entonaron todos los cantitos propios de la causa independentista poniendo énfasis, eso sí, en el lema de la Diada de este año: "volem votar".

"Cualquier pueblo tiene que poder decidir sobre su destino", explicaba Eric con su hijo a caballito en uno de los enclaves principales de la gigante V corta. "Tanto si se vota por sí como por no, queremos expresar nuestra opinión y, personalmente, yo votaré por sí a la independencia, porque ya son muchos años con España y las cosas no funcionan bien, Cataluña ha aportado mucho más que otras regiones y ese dinero nunca vuelve", añadía Gemma, su mujer.

Otro elemento que llamaba la atención en la peculiar manifestación de ayer en Barcelona fue la presencia de mucha gente de otros pueblos y nacionalidades que apoyan la causa catalana por sentirse identificados con el reclamo de soberanía. Es el caso, por ejemplo, de los vascos o los gallegos, dentro de España, y fuera, por supuesto, de los escoceses, que, a escasos días de celebrarse su referéndum por la independencia, viven muy de cerca el proceso en Cataluña. "Mi DNI dice que soy español, pero yo no me siento español. Yo ya tengo mi propio país y mi propio idioma y no se me respeta si desde un gobierno central se impone una uniformidad que es falsa", afirma Gotzon, ciudadano euskaldún que reside en Barcelona.


Si bien el momento álgido de la Diada fue, precisamente, el de las 17.14 (hora que representa simbólicamente el año en que Cataluña fue vencida por los Borbones y anexada al Reino de Castilla), ya desde la mañana se sucedieron los actos institucionales y folclóricos por el centro antiguo de la ciudad. Tras el concierto de trescientos violines en el emblemático Mercado del Borne (número también simbólico, porque hace referencia a la cantidad de años que lleva Cataluña "sometida" a España), el presidente de la comunidad, Artur Mas, comentó ante los medios que ve al ejecutivo central "sin iniciativa política en el tema catalán", precisamente en el que a su juicio es "el gran tema de Estado ahora mismo". Para Mas, el gobierno de Mariano Rajoy mantiene un "enrocamiento muy grande" y se quejó de que "estamos ante la inmovilidad y el no a todo". También aprovechó para hablar en favor de la necesidad de permitir la consulta y de que los catalanes se puedan expresar en las urnas, porque a su juicio "es un error intentar resolver un problema político a través de la arquitectura legal", ya que "los problemas políticos se resuelven haciendo política, no amenazando con las leyes".
El presidente eludió responder a las voces de la oposición que le exigen elecciones anticipadas en caso de que la consulta no se pueda llevar a cabo, y reiteró que no hablará de otro marco que no sea el 9-N. "Los esfuerzos están en el 9-N y el objetivo es éste", confirmó, de manera que "se está haciendo todo para poder votar, cumpliendo los objetivos y las resoluciones del Parlamento, y de aquí no nos moveremos". De hecho, Mas aseguró ante los medios internacionales que "todo está a punto" para celebrar la consulta y volvió a insistir en que "firmaremos un decreto de convocatoria y se aprobará la ley de consultas".


Mientras buena parte de Cataluña explotaba de sentimiento patrio y gritaba a los cuatro vientos su deseo de separación de España, Rajoy visitaba las instalaciones de la Organización Nacional de Trasplantes y, sin hacer referencia explícita a la Diada, declaraba que "entre todos" se consigue un país más justo y de más oportunidades. Según el jefe del Ejecutivo La Solidaridad "es la mejor manifestación de nuestra generosidad como españoles, y esta generosidad hace que los órganos de los españoles lleguen a otras sin importar de donde venga". "La unidad es un activo –reivindicó Rajoy–, de manera que ninguna autonomía podría conseguir sola un activo mayor que remando unida (...) esta realidad es lo que hace posible que un andaluz viva con un corazón catalán".

Romanticismos aparte, el pulso entre el gobierno central y el de Cataluña en torno de la posible reestructuración del Estado entra en una etapa decisiva, marcada por el referéndum escocés del miércoles próximo y 60 días de leyes y contraleyes para lograr finalmente convocar o prohibir la consulta independentista propuesta para el 9 de noviembre. Lo que ayer quedó claro es que, más allá de los tejes y manejes del poder, millones de catalanes "volem (quieren) votar".

Publicado enInternacional
Miércoles, 02 Abril 2014 06:20

Nullius in verba

Nullius in verba

Atreverse a saber —como le gustaba decir a Kant—, significa un acto de valor, de valentía y osadía. Saber por sí mismos, sin el peso de cualesquiera autoridades. Pensar por sí mismo, en fin: orientarse en el pensar, decía el mismo filósofo alemán.


La expresión proviene de Horacio —Quinto Horacio Flaco—. El más importante poeta lírico y satírico de la Roma antigua. El mismo autor de Sátiras, y Odas y Epístolas.


Literalmente, nullius in verba quiere decir "en la palabra de nadie", o "de nadie en su palabra". "No soy dado a reverenciar la palabra de ningún maestro, donde quiera que la tormenta me arrastre, me tenderé como un huésped", se lee en el verso que contiene la expresión citada.
Fundada en 1660, la Royal Society de Londres —la primera sociedad científica del mundo moderno y durante mucho tiempo la más prestigiosa— convierte la expresión de Horacio en su lema, hasta la fecha.


Pues bien, el sentido de la expresión, en rigor, la invitación del poeta es la siguiente: no creer en la palabra de nadie, por mayor autoridad que sea, si no ha sido objeto de examen propio. Estrictamente, se trata de una anticipación, con muchos siglos, del ideal de la Ilustración: sapere aude! —atrévete a saber—, y que Kant convertirá en un motivo de su filosofía en un opúsculo menor, pero de inmenso valor filosófico y político, por no mencionar ético y educativo.


Todo parece indicar que el mundo contemporáneo está articulado en torno a tres ejes: intereses, planes y estrategias. Un mundo sujeto a la planeación, a los flujogramas y cronogramas. Un mundo manejado por el costo–beneficio. En este mundo, consiguientemente, velada o implícita, el peso de la autoridad se yergue señera. Se identifican leyes y patr

ones, se elaboran y se controlan algoritmos de diversa índole. Pues bien, en un mundo semejante bien cabe traer a colación a Horacio. O a Kant.


No confiar en la palabra de nadie no significa, en absoluto, el escepticismo, y ciertamente no una especie de escepticismo metafísico. Por el contrario, es el más directo, el más generoso, el más amplio de los regalos e invitaciones a la libertad y la autonomía. Y la autarquía, si se quiere.


No aceptar criterios pre–establecidos, algoritmos pre–fabricados, normas interesadas y restrictivas. Por el contrario, someter al propio juicio las palabras escuchadas o leídas. O someterlas, acaso, también, a la experiencia.

¿Por cuántos estaríamos verdaderamente dispuestos a meter las manos en el caldero? ¿Por cuántos podríamos hipotecar nuestra propia vida y entregarlo todo? En fin, ¿por cuántos podríamos cerrar los ojos y hacer tantos ejercicios de confianza libre, pura, desprevenida? ¿Por militares y policías? Ya sabemos que en todo el mundo los sistemas policivos y militares son brutales, a pesar de las apariencias. ¿Por políticos,

economistas y financistas? ¿Ellos, que han generado la crisis financiera actual de la cual ni ellos mismos logran encontrar la salida? Entonces, acaso, ¿por sacerdotes, padres y pastores, por ejemplo? ¿Ellos, los de la doble moralidad y la falsa promesa de pobreza, los quemadores de hombres en nombre de un dios mal–vendido?


Nullius in verba. El lema de una de las instituciones científicas más prestigiosas en la historia de la humanidad. Esto es, uno de los —si cabe— templos cuidadores de "verdad" y de "criterio". Y a cualquiera podría acusarse de "anarquista" menos a los miembros de la Royal Society. O a Horacio, ni siquiera.


A nadie en su palabra —hasta que esta no haya sido suficiente y largamente sopesada—. ¿Y mientras tanto? La abstención del juicio. Eso que una escuela filosófica llama la epojé o la puesta entre paréntesis. Y si el mundo no nos da tiempo y nos impele a pronunciar alguna verdad, pues tanto peor para ese mundo. Porque ningún hombre o mujer libres pueden aceptar la palabra de nadie hasta que no la ponderen. En su propia conciencia, o en el debate público.


Ninguna autoridad merece ser acreedora, y ciertamente no a priori, de verdad alguna. Por una sencilla razón: por ser autoridad. Sólo la búsqueda paciente de "verdad" puede ser garantía, y la verdad es que es al cabo, en el tiempo, a largo plazo, que las verdades se revelan como tales. O bien las falsedades.


El tiempo de la vida es, al fin y al cabo, como el tiempo de la investigación. No sabemos lo que estamos buscando hasta que lo encontramos. Y la investigación como la vida son esencialmente eso: un proceso, nunca un estado. La investigación es un fenómeno esencialmente abierto. Sólo aprendemos de los errores y los aciertos son momentos de regocijo pasajero. Sin quedarnos en aquellos ni tampoco abandonarnos a éstos.
De palabras, pudiera decirse, está hecho el camino al infierno. Específicamente de esas palabras engañosas y de verdades a medias. O de "mentiras blancas".


El rey va desnudo, como recuerda el cuento infantil, y nadie se atreve a decirlo o a gritarlo de viva voz. Porque impera el miedo o la conveniencia que dobla a las cervices. "El rey va desnudo": eso sólo lo puede ver un niño. El mismo que justamente se encuentra, finalmente, si se lo lee con los ojos del presente, en las sátiras de Horacio.
Atreverse a saber —como le gustaba decir a Kant—, significa

un acto de valor, de valentía y osadía. Saber por sí mismos, sin el peso de cualesquiera autoridades. Pensar por sí mismo, en fin: orientarse en el pensar, decía el mismo filósofo alemán.


A nadie por sus promesas, o por sus gritos e improperios. A nadie por sus discursos, o por su retórica y dialéctica. A nadie tampoco por sus argumentos, sino por la experiencia misma de la certeza y la evidencia.


Muy pocas, demasiadas pocas veces encontramos en la historia una invitación a la libertad más plena. Horacio o Kant, y alguno que otro más. Pero sobran la mayoría de los dedos de las dos manos.


La libertad, la independencia, la autonomía: eso que el sistema mismo jamás perdona, y sin embargo, lo único que vale como la vida misma.

Publicado enColombia