Derechos y privilegios de varones en el sistema patriarcal

Sobre algunos de los privilegios que otorga el sistema patriarcal actualmente a los varones por el simple hecho de nacer varones.

Los privilegios de los varones se basan en la falta de derechos de las mujeres. Cuando hablamos de privilegios, nos estamos refiriendo a identidades y problematizando como estas identidades se benefician de la explotación de otras identidades. Cuando negamos la existencia de privilegios estamos, en realidad, perpetuando y validando la opresión. Los privilegios son un conjunto de beneficios brindados a un determinado grupo social. El patriarcado como sistema social e histórico ha criado raíces profundas en nuestro proceso de cultura y relaciones de poder.

Este poder concedido a los privilegiados es ejercido por medio de una estructura social orgánicamente articulada que lo naturaliza y también impide que los privilegiados lo reconozcan. Los privilegiados entienden que todxs tenemos las mismas oportunidades de ascender a los derechos, ignorando su condición de institucionalmente y culturalmente protegido. Ejemplos concretos: un varón tiene el privilegio de ser respetado en el ambiente de trabajo sin ser acosado. Un varón tiene el privilegio de ser escuchado, no porque lo que él tenga a decir sea, necesariamente, más interesante que lo que diría una persona que se autoperciba mujer. La palabra y el espacio público siempre fueron negados a las mujeres.

Las mujeres tienen el derecho de hablar, pero la cultura patriarcal invalida su voz, la pone en condición de débil y desprovista de capacidad cognitiva. Al inicio de este año, el diputado polaco Janusz Korwin-Mikke al hablar en el parlamento europeo dijo que las mujeres sonmás débiles y menos inteligentes, para fundamentar su defensa que las mujeres deberían tener salarios menores que los varones. La lucha por la igualdad de derechos es un reclamo al sistema, pero individualmente también hay mucho que desandar si queremos pensar en un mundo sin opresión para las personas que se autoperciben como mujeres. Hablar sobre privilegios de forma honesta e intentando no sentirse amenazado por esto es el primer paso a ser dado por cualquier varón que tenga intenciones de sumarse a la lucha contra del sistema patriarcal.

En ejemplo nítido de esto, son las legislaciones respecto del porcentaje de representación de mujeres en los parlamentos. Se legisla una igualdad de representación, actualmente en debate, por la histórica mayoría de varones. Muchos varones tienen la postura de no tener privilegios o ser quienes son perjudicados en este sistema. La mención de los días por maternidad o paternidad indicando el beneficio de las mujeres que deciden procrear, es otro privilegio de los varones. El estado a partir de la legislación, sostiene roles de géneros. La mujer es quien debe encargarse del cuidado de niñxs.

La jerarquización de la sociedad

El silencio y la negación son las principales causas que no permiten advertir los privilegios.La dirigencia en los partidos políticos se encuentra representada ampliamente por varones. En la convocatoria al para nacional de mujeres del 8 de marzo de PTS, se menciona solo un nombre y es el de un varón. El actual gobierno nacional tiene una amplia mayoría de varones, el lugar de la mujer es la representación simbólica como la vicepresidenta y desarrollo social.

Hablar de igualdad de oportunidades es una forma de no hablar de privilegios, sosteniendo y profundizando la meritocracia. Argentina se ubica en el segundo lugar sobre desigualdad de género a nivel latinoamericano. La brecha salarial entre lo que cobra un varón y una mujer ante el mismo trabajo es del 32%. La diferencia salarial por género promedio a nivel mundial es del 25%. Trabajar es un derecho, no obstante, que los varones cobren más que las mujeres es un privilegio.

La selección de fútbol danesa de mujeres en 2017 durante meses negoció con DBU (Federación de fútbol danesa) un incremento de sueldo. La exigencia fue cobrar lo mismo que los jugadores varones, la respuesta de la federación fue negativa. Frente a esta situación, la selección de fútbol de varones decidió donar parte sus sueldos y con la diferencia igualar los salarios con la selección de mujeres. El comunicado emitido por la selección de varones inicia de la siguiente forma, “Las mujeres no pueden tener menos derechos que nosotros por el simple hecho de ser mujeres”, y continúa “Es por eso que nos ofrecemos a reducir 500.000 coronas al año de nuestro sueldo para que la DBU se la dé a la selección femenina”.

Varones antipatriarcales y varones feministas

El oxímoron de estos movimientos de varones resulta de mucha nitidez para advertir los privilegios. Los varones autodenominados feministas, se apropian de una palabra que no les corresponde.

El feminismo es la lucha de las mujeres contra el sistema heteropatriarcal. El privilegio reside en los varones queriendo ser protagonistas de una lucha que no es la de ellos, creyendo que son importantes sus aportes y diciendo que es feminista y que no. Los varones antipatriarcales, algo similar a los varones feministas, sin la reflexión que en el devenir varón cis se es patriarcal.

Pensando en la lucha de las mujeres, nosotras desde Virginia Bolten nos preguntamos ¿Hay forma de abolir el sistema heteropatriarcal sin que los varones rechacen privilegios?.

Fuente:http://virginiabolten.com.ar/uncategorized/derechos-privilegios-varones-sistema-patriarcal/

 

Por Virginia Bolten
http://virginiabolten.com.ar

Publicado enSociedad
El caso Lagarde muestra la enorme corrupción de la política profesional

La directora del FMI, Christine Lagarde, ha sido hallada culpable de “negligencia” cuando era ministra de economía del gobierno francés con Sarkozy como Presidente. El dictamen es del Tribunal de Justicia de la República de Francia, corte especial para juzgar delitos de políticos y ex-políticos. Sorprendentemente ese tribunal ha dispensado a Lagarde de cumplir pena alguna. A pesar de que el delito reconocido supone cumplir hasta un año de prisión y 15.000 euros de multa. El delito reconocido de negligencia (en realidad es prevaricación) se perpetró en la demanda del empresario Bernard Tapie (amigo de Sarkozy) al Estado francés por la confiscación gubernamental y venta de la marca Adidas. Lagarde aceptó la multimillonaria indemnización de 400 millones de euros a Tapie que dictaminó una comisión de arbitraje y no apeló. Aunque, como consta en el veredicto, los asesores de Lagarde le aconsejaron recurrir. Si lo hubiera hecho, la indemnización probablemente hubiera sido menor.


¿Qué razones adujo ese Tribunal especial para no imponer condena alguna a Lagarde? La “personalidad” y la “reputación internacional” de la juzgada. ¡Increíble! Para completar el despropósito, el FMI comunicó públicamente que renueva totalmente su confianza en Lagarde, a pesar de su condena (sin castigo) en Francia. Algo huele a podrido.


¿Qué sucedería si algunos famosísimos futbolistas (que han defraudado a Hacienda) recurren las sentencias o multas argumentando que también tienen “reputación internacional”? En serio, esa sentencia deja con el culo al aire no ya un doble rasero de la justicia sino la profunda corrupción de la democracia representativa. ¿Alguien duda de que la ley no sea igual para todos? No descubro América, pero es higiénico ser conscientes de esa innegable verdad, así como del lodazal en el que las minorías de poder, las élites, la clase dominante que diría Marx, han convertido el sistema democrático representativo que, desde hace décadas, ya es una plutocracia. El gobierno de los ricos. Trump ha sido elegido tras gastar una fortuna en la campaña electoral. Como tantos presidentes antes que él. Lagarde, Trump, los presidentes de Estados Unidos y muchos jerarcas de otros países tienen en común que todos tienen muchísimo dinero.


Continuando con el caso Lagarde y la postura del FMI, como en economía y política no hay casualidades, conviene recordar que la ONU, en una de sus conferencias para la prevención del crimen, celebrada en El Cairo, denunció que “la penetración de las mafias en la economía ha sido facilitada por los programas de ajuste estructural (léase recortes sociales y rebajas salariales) que los países endeudados se han visto obligados a aceptar para poder recibir préstamos del Fondo Monetario Internacional”. A la postre, la economía mafiosa criminal está íntimamente ligada a la legal a través de la enorme industria del blanqueo de dinero sucio y negro. Según la ONU, la abundante actividad financiera especulativa del crimen organizado ha contribuido innegablemente a la aparición de crisis financieras y económicas en las últimas décadas.


El mecanismo es conocido. FMI, y Banco Mundial, entre otras entidades internacionales, imponen una austeridad implacable a los países en crisis. Las medidas provocan el cierre de empresas, recortes masivos de plantillas y desempleo en aumento. Y crece la economía sumergida, campo abonado para la economía criminal, cuyos beneficios vuelve a blanquear especulando en bolsas, mercados de capitales y banca en la sombra. Hasta la próxima crisis.


El emperramiento capitalista neoliberal se explica por talantes como los retratados por John Huston en el filme Cayo Largo. En un hotel de Florida coinciden un oficial, que regresa de Europa tras la guerra mundial, y Johnny Rocco, gánster deportado que ha vuelto a Estados Unidos clandestinamente. El soldado pregunta de modo retórico, “¿qué quiere Rocco?” Y él mismo se responde: “Quiere más”. Rocco lo confirma: “Eso es, quiero más”. El oficial pregunta de nuevo: “¿Tendrá Rocco bastante alguna vez?” Y es Rocco quien contesta: “Nunca tengo bastante. Nunca”.
Así es el capitalismo. Nunca tiene bastante. Y se pasan por el forro lo que haga falta en aras de sus ganancias, incluida la justicia. Hay que revertir la situación. Y que los y las Lagarde de este tiempo rindan cuentas y reparen.

¡Por razones!

Por Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid
ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Publicado enPolítica
¿Realmente promueve la inversión, el empleo y la equidad?

Colombia se caracteriza por tener elevados índices de pobreza. Dentro del contexto internacional es uno de los países con mayores niveles de desigualdad en la distribución del ingreso, situación de la que es responsable, en parte, la política de gastos y recaudos públicos.

El gasto público tiene como finalidad dotar a la sociedad de cierta cantidad de bienes colectivos, como la justicia, la seguridad, la defensa nacional, carreteras, parques, servicios públicos domiciliarios, salud, educación, etc., siendo el gasto público social prioritario por mandato constitucional para que tenga un efecto redistributivo.

No obstante, el presupuesto de gasto público dedica casi el 25% al servicio de la deuda ($50 billones en el 2016) que favorece al capital financiero. También las ayudas y subsidios benefician muchas veces más a los ricos que a los pobres, como se evidenció con el escandaloso programa Agro Ingreso Seguro. Pero el mayor problema que distorsiona la finalidad del gasto público, es el fenómeno de la corrupción, que, según un informe publicado por la Sociedad Colombiana de Economistas, le costó al país alrededor de $189 billones entre los años 1991 y 2010, equivalentes al 4% del PIB durante esos 19 años.

El sistema tributario a su vez tiene un bajo nivel de recaudo (14,7% del PIB), es profundamente inequitativo, tiene altos niveles de evasión (del 25% en renta e IVA), no apoya actividades empresariales con mayor impacto en la generación de empleo, y su alta dependencia de la producción y exportación de productos minero-energéticos ha causado un hueco fiscal de $27,2 billones ante la abrupta caída de sus precios internacionales. Por otra parte, tras la caída de la renta petrolera, la devaluación del peso frente al dólar ha encarecido el pago de intereses de la deuda en $ 7,2 billones. En resumen, el faltante en las finanzas públicas de este año asciende a $ 34,4 billones (4,3% del PIB).

Una paz estable y duradera necesita que la política macroeconómica garantice una mejor redistribución del ingreso y promueva el desarrollo industrial y agrícola, que son los sectores que mayor impacto pueden tener en el empleo en cantidad y calidad, lo que a su vez fortalecería la demanda interna como condición necesaria para la sostenibilidad del crecimiento a largo plazo. Nos corresponde en esta perspectiva diseñar un sistema tributario que se fundamente en los principios establecidos en la Constitución Política de equidad, eficiencia y progresividad.

El proyecto de reforma tributaria presentado al Congreso por parte del Gobierno no tiene ese enfoque. No garantiza un mayor recaudo mediante el desarrollo de actividades empresariales en la economía real, y por tanto de empleos con mejores ingresos. Mantiene la inequidad horizontal y vertical, y les da mayor peso a los impuestos regresivos. Veamos:

1. Disminuye el impuesto de renta a las empresas a una tarifa única del 32% y no incorpora el principio de progresividad. Se aumenta la tarifa a las personas naturales que ya declaran renta y se incorporan 500 mil nuevos contribuyentes, al bajar el ingreso mínimo para declarar de $3,7 millones a $2,65 millones. Sin embargo, el aumento de la base de contribuyentes no compensa la rebaja al impuesto de renta a las empresas, por lo que se espera que en 2017 por este concepto se reduzca el recaudo en casi $2 billones.

2. No elimina los beneficios tributarios (zonas francas, contratos de estabilidad jurídica, otras exenciones) que generan inequidad horizontal.

3. Aumenta la tarifa general del IVA del 16% al 19%, e incorpora servicios del sector de telecomunicaciones. De hecho, el 60% de la canasta familiar ya tiene IVA, por lo que se calcula un impacto en la inflación de un 2%. Por este impuesto, que grava el consumo y es altamente regresivo (en términos relativos paga más el que menos gana), el Gobierno espera aumentar el recaudo en $8,2 billones.

4. Aumenta el impuesto a la gasolina. Este es un impuesto indirecto, que también tendrá un impacto regresivo con el incremento de precios de la canasta familiar. Con él espera el Gobierno recaudar casi $1 billón.

5. De manera general les permitirá a las empresas el descuento del IVA pagado en compras de bienes de capital. No hay un tratamiento diferenciado favorable para los sectores estratégicos en el desarrollo y la generación de empleo.

6. Otros puntos del proyecto proponen: una tarifa del 10% a los dividendos, no pagarán impuestos las pensiones altas, se mantiene el régimen especial de las entidades sin ánimo de lucro, se establece el monotributo a los pequeños negocios, y cárcel para los evasores.

Sigue siendo un reto para nuestro país tener un sistema tributario ajustado a los principios constitucionales, que cumpla no solo las funciones de generar los ingresos necesarios para el funcionamiento del Estado, sino también alentar las actividades empresariales que benefician el empleo y castigue las especulativas, que son probadamente nocivas al bienestar general.

La mejor reforma tributaria es un programa de desarrollo económico que amplíe la base tributaria al aumentar la densidad y rentabilidad empresarial del sector real y el empleo estable y bien remunerado. La política tributaria puede contribuir a este propósito si se dan ventajas tributarias solo a las empresas productivas que reinviertan utilidades en modalidades de alto contenido de capital y tecnología, mientras se gravan con altos impuestos a las formas parasitarias, insanas y rentísticas del ingreso, que está más que probado tienen bajo impacto en el empleo.

¿Tiene presentación política una reforma tributaria que mantiene la inequidad y aumenta la regresividad? ¿Una reforma en la que el mayor recaudo recae en las capas medias, y que es inferior a la plata que se pierde en corrupción, evasión y exagerados beneficios tributarios?

 

Por Carlos Julio Díaz 
Director General de la ENS.

Publicado 24 de octubre de 2016.

Publicado enColombia
La legalización del aborto en la ciudad de México generó efectos “muy buenos” para las mujeres: en primer lugar, les dio seguridad y tranquilidad, y a la vez “redujo el miedo, la culpa y el estigma” asociados a la interrupción voluntaria de un embarazo, enumera la mexicana Ana Amuchástegui, psicóloga social e investigadora de la Universidad Metropolitana del Distrito Federal, quien llevó adelante un estudio cualitativo sobre las consecuencias en la subjetividad femenina de la reforma legal que cumple por estos días tres años y que despenalizó el aborto durante las primeras 12 semanas de gestación. Desde que entró en vigencia, a fines de abril de 2007, casi 40 mil mujeres del DF y de otros estados del país han interrumpido sus embarazos sin complicaciones y en condiciones seguras en hospitales públicos de la capital mexicana. En una entrevista con Página/12, Amuchástegui reveló los hallazgos de su investigación.

La charla transcurre en el luminoso café del Malba, en Palermo. La tarde es soleada. Por la mañana, Amuchástegui visitó el Museo de la ESMA junto a un grupo de investigadoras e investigadores, intelectuales y activistas de numerosos países de América latina, Africa y Asia, que llegaron a Buenos Aires para participar de un encuentro organizado por el Instituto Gino Germani-UBA y el Cedes, para debatir los lazos entre sexualidades, género, política, derechos, movimientos sociales, salud y desigualdades estructurales. Todavía está impresionada por el recorrido por el edificio que albergó al emblemático centro clandestino de detención. Luego de la entrevista, tiene previsto un paseo más relajado: piensa disfrutar de las colecciones del Museo de Arte Latinoamericano.

Desde mediados de los ’90, Amuchástegui trabaja sobre el proceso subjetivo asociado a los derechos sexuales y reproductivos. La pregunta que se ha hecho desde hace 15 años es cómo la gente reconoce que la sexualidad y la reproducción son materia de derechos. Realizó entrevistas a activistas gays, a militares viviendo con VIH que fueron expulsados por esa razón del Ejército, a mujeres de sectores populares, entre otros grupos. En cuanto se despenalizó el aborto en el Distrito Federal, empezó a entrevistar a mujeres que iban a realizarse una interrupción legal de embarazo (ILE, como la llaman en el DF).

La reforma fue aprobada el 24 de abril de 2007 por la Asamblea Legislativa del DF. Y los servicios de ILE se organizaron rápidamente en una serie de hospitales públicos de la ciudad, adonde se circunscribe el alcance del cambio que legalizó la práctica médica. La mayor parte de las entrevistadas fueron jóvenes solteras, para algunas no era su primer embarazo, pero la mayoría no tenía hijos.

La investigación abarcó 25 entrevistas. El proyecto, que lleva adelante desde la Universidad Metropolitana del DF, en asociación con el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE). Lo financia la Fundación Ford.

–¿Qué impacto tuvo la legalización del aborto en la subjetividad de las mujeres que deciden recurrir a una ILE?

–Los efectos sobre las mujeres son múltiples. El primer impacto es saber que no se van a morir. Lo primero que ellas dicen es que con la ley se generó la seguridad, y la tranquilidad. Lo que más aprecian es que la ley permite que el proceso se haga en un hospital público. Ellas hacen una serie de pasajes: cuando te hablan de abortos clandestinos te dicen que nadie se hace cargo, “nadie se hace responsable si algo me pasa, en cambio aquí ellos se tienen que hacer responsables de mi salud”. Pasan de un contexto de impunidad a la posibilidad de exigir si algo sale mal. El Estado mexicano ha sido muy paternalista y la cultura ciudadana en México diría que es incipiente, errática, así que las mujeres no hablan de derecho, algunas incluso hablan de agradecer. “Le agradezco al gobierno que tiene esto para las mujeres, pero lo debería tener para todas”, dicen.

–¿Cómo abortaban antes de la reforma?

–Clandestinamente, donde podían. Hay un uso extendido del misoprostol, pero como sabemos hay muchos abortos incompletos que acababan con legrados. Así las que conocen el misoprostol, pero muchas no lo conocen.

–¿Qué otros aspectos cambiaron con la legalización?

–Ellas dicen que la culpa es menor. Sienten que si los servicios de ILE se publicitan a través de Internet y en la radio, si el Gobierno está proveyendo el servicio, quiere decir que esta decisión que están tomando es una decisión legítima. Antes, el aborto era tanto un delito como un pecado, ahora puede ser un pecado –para algunas– pero ya no es delito. En algunos momentos dicen: “Yo sé que está mal, pero yo no puedo tener este hijo y como ahora tengo la posibilidad, lo puedo hacer, y además el gobierno lo avala”. Hacen una separación entre la cuestión moral y la cuestión de ciudadanía. La cuestión de la conciencia se la quedan para su vida privada, mientras que ejercen su derecho.

–¿Es menor el estigma que suele pesar sobre el aborto en un contexto en el que la práctica no está criminalizada?

–Creo que ése puede ser un cambio eventual. Este cambio entre el pecado y una decisión legítima desde luego trae como efecto inmediato una disminución en el miedo y en la culpa. Pero ellas siguen manteniendo mucho silencio. Comparten la decisión con muy poca gente. Presentes en el proceso se encuentran muchísimas suegras, mamás, novios, parejas, no sólo amigas. Pero en muchas ocasiones no lo sabe más que una amiga. No es una decisión que la harían pública ni la convertirían en una bandera política ni de militancia, pero en términos de su experiencia esta legitimidad sí produce efectos muy buenos. El estigma queda reducido. De todas formas, lo que observamos es que la culpa que pueden llegar a sentir depende de una serie de condiciones: una de ellas es en qué tipo de vínculos se produjo el embarazo, si es una relación inestable, si es lo que llamamos en México “casa chica”, la amante, si es en una relación con un contexto de violencia. Es diferente si es una buena relación en la que incluso se había planeado formar una familia. Mientras más deseo de tener un hijo, hay más dolor. En general, todas hablan –menos una– de que están postergando el momento de tener un hijo. La mayoría no habla de que no quieren tener un hijo, sino de que no pueden. “Yo no puedo, yo estoy estudiando.” Las que no tienen hijos, hablan de postergar el momento de tenerlo. Las que tienen ya, dicen que interrumpen ese embarazo para poder cuidar a los hijos que ya tienen. Es decir, paradójicamente deciden no ser madres en ese momento para poder ser mejores madres.
Publicado enInternacional

La actual crisis económica, por su profundidad y su carácter sistémico, parece llamada a modificar las características y el lugar que ocupan en el mundo los más diversos actores, desde la clase poseedora del capital y sus referentes estatales nacionales, hasta los propios trabajadores y sus organizaciones sindicales. Algunos hechos relevantes ocurridos en las últimas semanas pueden indicar rumbos que confirman tendencias de larga duración en la relación entre trabajo y capital.

Dos grandes empresas brasileñas que se desempeñan en el sector de la alimentación han decidido fusionarse para superar los problemas que atraviesan como consecuencia de la crisis mundial, creando así una nueva multinacional. La unión de Perdigao y Sadia creó Brasil Foods, con una facturación de 11 mil millones de dólares (superior al PIB de varios países latinoamericanos), que la convierte en la tercera empresa del país, detrás de la minera Vale do Rio Doce y Petrobras.

En la fusión jugó un papel relevante Luiz Fernando Furlan, ex presidente de Sadia, actual copresidente de Brasil Foods y ex ministro de Industria y Comercio del gobierno de Lula, quien no sólo apoyó la fusión sino que firmó un acuerdo en China para abrir por vez primera ese enorme mercado a las exportaciones de las empresas brasileñas de alimentación.

Brasil Foods será el mayor empleador de Brasil, con casi 120 mil trabajadores; controlará casi 25 por ciento del mercado mundial de aves, superando incluso a Estados Unidos, con fábricas en varios países europeos, y 57 por ciento del mercado brasileño de carnes procesadas. Sus ejecutivos apuestan a triplicar la facturación de la nueva empresa hasta 30 mil millones de dólares. Las compañías brasileñas de alimentos se han convertido en actores globales y forman parte del proceso de conversión de Brasil en actor global, gracias a la notable expansión de la frontera ganadera y agrícola que está destruyendo la Amazonia, apoyadas en la mano de obra barata de millones de campesinos expulsados de sus tierras.

Los mayores accionistas de Brasil Foods son los fondos que gestionan las pensiones de los trabajadores estatales, que tienen una participación de 12 por ciento en la empresa. Esto quiere decir que los trabajadores estatales, que conforman la columna vertebral del movimiento sindical brasileño, están objetivametne interesados en el éxito y la expansión de su multinacional. El capitalismo emergente brasileño se apoya en una ya vieja alianza con los fondos de pensiones de los trabajadores estatales, que son uno de los principales proveedores de capital a las grandes empresas del país, como lo analizó en su momento el sociólogo, y fundador del Partido de los Trabajadores (PT), Chico de Oliveira.

La crisis de las empresas estadunidenses General Motors y Chrysler tuvo un desenlace similar. El sindicato automotriz UAW aceptó el rescate de General Motors, que prevé miles de despidos, a cambio de convertirse en dueño de 17.5 por ciento de la empresa a través de uno de sus fondos de jubilaciones. En el caso de Chrysler, el fondo de pensiones de UAW se convertirá en dueño mayoritario de la nueva empresa con el control de 55 por ciento de las acciones. No es exagerado decir que en los tres casos –y hay muchísimos más, por cierto– los trabajadores sindicalizados se convierten no sólo en aliados del capital sino directamente en capitalistas. Se dirá que esto no es una novedad absoluta, pero lo cierto es que se está dando un paso importante en una sólida alianza de clases, con repercusiones en las luchas sociales del futuro.

En el caso de Brasil, existen datos que pueden complementar dicha alianza de clases en el terreno político. Las revelaciones sobre las donaciones de las empresas constructoras a los partidos en las últimas elecciones municipales (Folha de Sao Paulo, 21 de mayo de 2009) colocan al PT como primer beneficiario con 14.9 millones de reales, unos 7 millones de dólares, por delante del derechista Partido Social Demócrata Brasileño con 13.3 millones de reales. Son las mismas constructoras que están realizando enormes obras para el Estado brasileño, entre ellas el megaproyecto de Infraestructura para Integración de la Región Suramericana.

El segundo dato se relaciona con el plan Bolsa Familia, que entrega un promedio de 60 dólares mensuales a los pobres. En este momento el plan atiende a 53 millones de brasileños, 29 por ciento de la población, y espera alcanzar a 33 por ciento en 2010. En seis estados del noreste, la región más pobre, Bolsa Familia llega a más de la mitad de la población. En Maranhao alcanza a 59.1 por ciento, en Piauí a 58.7 y en Alagoas a 57.6 por ciento. Como señala De Oliveira, Bolsa Familia no es un derecho sino una dádiva (Valor Económico, 27 de mayo). En su opinión, el gobierno de Lula no ha realizado ningún avance en materia de derechos sociales y se ha limitado a legitimarse promoviendo consensos que pasan por la cooptación de los más pobres.

Así las cosas, el panorama que presenta la potencia emergente es, por abajo, la contención de los sectores populares, y por arriba, la alianza de las elites políticas con el capital brasileño, integrado también por los fondos de pensiones de una parte de los trabajadores sindicalizados. ¿Será esta la radiografía del modo de producción que emerja de la crisis en curso? Por el bien de la humanidad, esperamos que no.

Sin embargo, para que esa posibilidad no se consolide parece necesario, en primer lugar, enunciarla y denunciarla, ya que supone la ampliación de la clase dominante y una expansión de nuevos modos de dominación, muy en particular hacia los pobres de las periferias urbanas. En segundo lugar, parece difícil que podamos relanzar un nuevo ciclo de luchas sin neutralizar y desbordar los planes sociales, convertidos en la cara más visible –junto a la militarización de la pobreza– de esas nuevas formas de control social. En este periodo habrá que remar contra los nuevos aliados del capital, que muy a menudo visten ropajes adquiridos en recientes etapas de la resistencia al capital.

Por, Raúl Zibechi


 

Publicado enInternacional
Miércoles, 20 Abril 2011 18:55

Cuídate, compa. Vómitos y diarreas

Por lo general, son formas de mantener limpio el túnel digestivo. En ese momento, el cuerpo está más por expulsar tóxicos que por recibir alimento. Basta tomar agua, jugo de zanahoria diluido o caldos de verdura que den gusto bueno y suave (col, tomate; evita ajo, cebolla, puerro, alcachofa, acelga, espinaca). En caso de intoxicación alimentaria, los dos o tres primeros días puede que se vomite incluso el agua. Sigue tomándola para un buen lavado de estómago. El agua (o caldo) sirve de vehículo para expulsar pequeñas cantidades de bilis amarga. En vómitos de muchos días, vaciar el intestino grueso con una lavativa de dos litros de agua templada ayuda a que la evacuación se haga hacia abajo y ceda el vómito.

No se trata de cortar el vómito o diarrea, que son beneficiosos. Desaparecerán cuando el cuerpo ya no los necesite. Luego de la diarrea, son normales unos días de estreñimiento, efecto rebote necesario para que el intestino se recupere del enorme esfuerzo. Fiebres, mocos, toses, inflamaciones, vómitos, diarrea, etcétera, entran en un plan premeditado de desintoxicación.

Los antibióticos causan anginas de repetición

La mayoría de anginas o amigdalitis, según la medicina, son virales, y por tanto no tienen tratamiento. Las defensas naturales harán su labor curativa en unos tres días. Menos frecuentes son las bacterianas (en general, estreptococos), cuyas amigdalitis empiezan bruscamente, tienen placas blancas o amarillentas, fiebre superior a 39,5º y ganglios hinchados bajo la mandíbula. Sin antibióticos también se curan solas en menos de una semana. Con penicilina, dicen que lo hacen más rápido y se ahorran tres o cuatro días de malestares. Pero suele haber frecuentes recaídas. Si tu niño sufre anginas tras anginas, quedando inapetente y desmejorado, la culpa la tiene el antibiótico. La “teoría de la infección” lo explica así: la penicilina mata los estreptococos pero impide la formación de anticuerpos naturales que le mantendrían protegido el resto del invierno.

“La teoría de la desintoxicación” dice que la amigdalitis hace de válvula de escape, ayudando a riñones, hígado, pulmones y piel a limpiar un organismo cansado e intoxicado. La medicación cansa e intoxica más. La crisis de desintoxicación se interrumpe al recuperarse de la agresión. Pero en cuanto haya oportunidad, el instinto de conservación volverá a provocar la supuración mediante las amígdalas que necesita para su recuperación definitiva. El motivo para recomendar antibióticos en la amigdalitis estreptocócica es evitar los peligros de la fiebre reumática (lesiones irreversibles en corazón y riñones). Se recomienda la penicilina desde las primeras 48 a 72 horas, regularmente cada ocho horas, por 10 días, aunque ya no haya síntomas. La fiebre reumática a la que tanto se teme no es amenaza real; Pero los peligros del consumo de penicilina son mucho mayores: recaídas, diarrea, erupciones en la piel y, raras veces, shock anafiláctico (reacción alérgica generalizada que puede llegar a matar).

El pediatra Mendelsohn, tras 25 años de experiencia, afirma que no hay riesgos de fiebre reumática porque es enfermedad a punto de desaparecer. En el Hospital Bellavista de Nueva York, en 1978, no se habían registrado casos. Al comenzar su profesión, Mendelsohn recetaba penicilina para amigdalitis bacterianas pero en los últimos 15 años dejó de hacerlo. Entre miles de consultas, sólo vio un caso de fiebre reumática. Esta enfermedad se presenta en situaciones de pobreza y hacinamiento, y es poco probable que la penicilina sea eficaz, incluso en gente pobre.

La extirpación de amígdalas y vegetaciones supone un trauma emocional para el niño, puede originar la muerte y produce la pérdida de un importante órgano defensivo. Estas defensas recaerán en los tejidos próximos, provocando faringitis y laringitis crónicas, bronquitis asmáticas e incluso aumento del riesgo de tumoraciones en ganglios linfáticos.

Coca, fuerza ancestral de Nuestra América (II)
En defensa de la hoja de coca

En 2009, Bolivia le propuso a la ONU modificar la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961, en que se clasificó a la hoja de coca como un estupefaciente y se instauró que su masticado fuera prohibido. Desde que se interpuso la propuesta del gobierno boliviano de retirar la hoja de coca del listado de estupefacientes, el Consejo Económico y Social (Ecosoc) de la ONU la puso a consideración de los países miembros por 18 meses, lapso que concluyó en enero pasado. Un total de 18 países rechazaron la reforma, en primer lugar Estados Unidos; con él, Rusia, Japón, Reino Unido, Italia, Francia, Alemania y México, el único país latinoamericano en oponerse.

El actual gobierno colombiano, considerando la tradición cultural en diversos pueblos indígenas del país, con la hoja de coca como planta sagrada, pilar de sus identidades y fuente de beneficios, decidió rectificar su posición de rechazo y apoyó la propuesta boliviana. No alcanzando un resultado unánime y habiendo muchos países que apoyan la liberación de la hoja, se ha previsto una próxima reunión en Ginebra en julio próximo, donde se espera la decisión frente a la petición boliviana, e incluso que se convoque previamente una conferencia internacional para discutir el tema.

Felipe Cáceres, viceministro boliviano de Defensa Social, manifestó en la comisión de estupefacientes de la ONU (Viena, marzo): “La legalización del acullicu –en Bolivia, mascado de coca– es irrenunciable; es mandato del pueblo boliviano porque lo reconoce la nueva Constitución. Además, se practica en Perú, Ecuador, Colombia, norte de Argentina, norte de Chile, y no hace daño a la salud”. Reiteró que costumbres de gran valor social y cultural como el mascado de coca son amparadas por la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas. Por tanto, dice Cáceres, no se descarta solicitar a la Organización Mundial de la Salud un estudio científico para demostrar si la hoja de coca es nociva o no. Esto ayudaría a que los países miembros tengan una opinión más objetiva, más real”*.

¿Quién hará lo que tenemos que hacer,
y nadie podrá hacer, nadie,
si no lo hacemos todos juntos?
J.M.

Por siglos hemos enfrentado con decoro y resistencia la atroz agresión de los sistemas coloniales impuestos, primero con los españoles y luego con  los estadounidenses y europeos, basados en un antropocentrismo desquiciado, que aún sigue vigente y causa profundos daños.

En el caso de la coca, planta que en nuestro territorio sirve como tabla de salvación alimentaria, de salud y nutricionales, y es para los pueblos nativos símbolo espiritual, de fuerza, cooperación, sabiduría, pilar de identidades y cosmogonías americanas, vemos con claridad un ejemplo de esta terrible acometida. Su uso se tergiversa, su significado se mancilla, hasta el punto de hacer creer que es una planta que envenena y daña, “que mata”. La confusión conduce a vivir aislados de una realidad poblada de posibilidades benéficas y promisorias, y a la destrucción del entorno.

En esta intención de profundizar y esclarecer las misteriosas fuerzas que hay detrás de la coca y las causas por las cuales hoy día es tan maltratada y falseada, convocamos al abuelo José Pereira Balsero para conversar.
 
Con su mirada serena y clara, sus manos fuertes y laboriosas, su palabra labrada por la experiencia y con la coherencia del “hablar genuinamente”, nos recibe en el Resguardo de Cota (Cundinamarca), cerca de Bogotá. Mientras se echa a la boca un puñado de hojitas de hayo –como se conoce a la coca entre muiskas y aruhuacos, entre otros–, se dispone y asienta su pensamiento para charlar. Pone sus enormes manos sobre el poporo y se sienta a esperar a que la palabra surja con dulzura y sabiduría.

José es un hombre que lleva varios años alentando dinámicas de recuperación y resignificación de lo nativo, en especial de la cultura muiska, de donde provienen sus ancestros. Dirige y guía los múltiples procesos en el Resguardo de Cota, y coopera con procesos germinales en la sabana de Bacatá, con otros pueblos de los Andes y Brasil. Actualmente también labora con la Universidad Distrital, elabora instrumentos musicales ancestrales, siembra el maíz y la quinua, y colabora con la Asociación Guaiaie en el gran sueño del territorio como escuela.

Plantas y sabiduría

José Pereira: Dentro de las plantas sagradas están el yagé, la hoja de coca, que nosotros llamamos hayo, y otras que se encuentran en otras culturas, como el peyote, el yopo… En la zona central de Colombia, específicamente en la cultura muiska, nos fue asignada la utilización del hayo y el tabaco, que llamamos hoska. Aunque vemos en un plano inmediato sólo su forma de plantas, en esencia son los espíritus portadores de la sabiduría, el consejo, la medicina, la sanación. Con estas herramientas se cuida la Tierra, el agua, la familia, lo que se piensa y lo que se siente, nuestro accionar, nuestra cotidianidad. Es lo que nos permite tener una relación de paz, amor, armonía con nuestro entorno, con los demás.

¿Cuál es la visión de la coca en la cultura muiska?

Los ancianos nunca nos dijeron: esta planta envenena, contamina, mata… Comprendemos que es natural. Así que se cuida, se recoge, pero nada de esto hacemos sin ceremoniosidad, sin sentido; es algo que consideramos sagrado, sin violar nada de la naturaleza, sin profanar. El problema es que estas plantas no se utilizan como corresponde; se ha olvidado cómo se entregó, cómo era la relación con esas plantas desde los orígenes.

Porque es muy diferente la planta de hayo, la coca, para el trabajo tradicional, el trabajo ritual para cuidar la Tierra, la naturaleza, la familia, otra cosa que se hace pensando en dinero, en vender, que se usa con químicos y productos no naturales, que sí contaminan y dañan y envenenan; mata a las personas y sus conciencias. Para muchos pueblos indígenas de Colombia, de Aby Ayala, es y ha sido una fuente de sostenimiento. Por eso aún existimos; por eso los pueblos tienen renovación y movimiento constante ante la vivencia, la tradición y la cultura, para alimentar el mundo que nos sostiene; por eso aún es esencial en la vida de los pueblos indígenas estar, resistir, pensar, estar bien, vivir, soñar y buscar modos de entender esto sin hacernos daño…

La hoja de coca tiene que ver con nuestro pensamiento de vida y amor. Se anhela cuidar, porque a eso vinimos: a cuidar, amar lo que hacemos, compartir, sentir, y esa enseñanza es lo que vemos que contiene la planta; ella habla, es como una lengüita, y es palabra de vida, dulce, palabra que llega al corazón, que no miente y nos motiva a vivir cuidando…

Leyenda andina

Guarden con amor sus hojas
y cuando sientan dolor en su corazón
hambre en su carne
y oscuridad en su mente
llévenlas a su boca
y con dulzura extraigan su espíritu
que es parte del mío.
Obtendrán amor para su dolor
aliento para su cuerpo
y luz para su mente
y aún más
Observa el baile de esas hojas con el viento.
Obtendrás respuesta para tus preguntas.
Pero si tu verdugo llegado del norte
el conquistador blanco
el buscador de oro, la tocara,
sólo encontraría en ella veneno para su cuerpo y locura para su mente,
porque su corazón está tan endurecido como su espada y su vestido de hierro
Y cuando la coca, que es como las llamaradas, intente ablandarlo,
sólo logrará romperlo como los cristales de hielo, formados de las blandas nubes que destruyen rocas.

Expresamos nuestra solidaridad con Mario Mejía Gutiérrez, impulsor del movimiento agroecológico, especialmente en Colombia, cuya vivienda y lugar de labor en Pradera, Valle, fue objeto de un allanamiento; Con Sandra Viviana Cuellar Gallego, ecologista, integrante de la organización Censat Agua Viva y directora de la organización Sobreviviendo, quien está desaparecida desde febrero de este año; Con Paco Gómez, periodista español que fue expulsado por el gobierno panameño debido a su defensa de los pueblos Nativos en el hermano país.

*    fuentes:  http://www.abc.com.py/nota/bolivia-solicita-un-estudio-para-despenalizar-la-hoja-de-coca/
    http://www.elespectador.com/impreso/columna-249064-santos-y-hoja-de-coca.
Publicado enEdición 168