Sábado, 21 Marzo 2020 06:31

Sobre el colapso

Sobre el colapso

Me permito resumir aquí, con vocación fundamentalmente pedagógica, algunas de las tesis que defiendo en Colapso. Capitalismo terminal, transición ecosocial, ecofascismo (Los Libros de la Catarata). Lo hago, por lo demás, desde la certeza de que el debate relativo a un eventual colapso general del sistema que padecemos falta llamativamente tanto en los medios de incomunicación como entre los responsables políticos. Dicho esto, agrego que no estoy en condiciones de afirmar taxativamente que se va a producir ese colapso general, y menos lo estoy de adelantar una fecha al respecto. Me limito a señalar que ese colapso es probable. No sólo eso: que los datos que van llegando invitan a concluir que es cada vez más probable, algo que, por sí solo, invitaría a asumir una estrategia de reflexión, de prudencia y, claro, de acción.

¿Qué es el colapso?


El colapso es un proceso, o un momento, del que se derivan varias consecuencias delicadas: cambios sustanciales, e irreversibles, en muchas relaciones, profundas alteraciones en lo que se refiere a la satisfacción de las necesidades básicas, reducciones significativas en el tamaño de la población humana, una general pérdida de complejidad en todos los ámbitos -acompañada de una creciente fragmentación y de un retroceso de los flujos centralizadores-, la desaparición de las instituciones previamente existentes y, en fin, la quiebra de las ideologías legitimadoras, y de muchos de los mecanismos de comunicación, del orden antecesor.

Importa subrayar, de cualquier modo, que algunos de los rasgos que se atribuyen al colapso no tienen necesariamente una condición negativa. Tal es el caso de los que se refieren a la rerruralización, a las ganancias en materia de autonomía local o a un general retroceso de los flujos jerárquicos. Esto al margen, es razonable adelantar que el concepto de colapso tiene cierta dimensión etnocéntrica: es muy difícil –o muy fácil- explicar qué es el colapso a un niño nacido en la franja de Gaza; no lo es tanto, por el contrario, hacerlo entre nosotros.

¿Cuáles son las previsibles causas de un colapso general del sistema?


Conforme a una visión muy extendida, y controvertida, habría que identificar dos causas principales del colapso, en el buen entendido de que en la trastienda operarían otras que llegado el caso podrían adquirir un papel prominente u oficiar como multiplicadores de tensión. Las dos causas mayores son el cambio climático y el agotamiento de las materias primas energéticas que empleamos.

En lo que al cambio climático se refiere, parece inevitable que la temperatura media del planeta suba al menos dos grados con respecto a los niveles anteriores a la era industrial. Cuando se alcance ese momento nadie sabe lo que vendrá después, más allá de la certeza de que no será precisamente saludable. Conocidas son, por otra parte, las consecuencias esperables del cambio climático: además de un incremento general de las temperaturas se harán valer –se hacen valer ya- una subida del nivel del mar, un progresivo deshielo de los polos, la desaparición de muchas especies, la extensión de la desertización y de la deforestación, y, en fin, problemas crecientes en el despliegue de la agricultura y la ganadería.
    

Por lo que respecta al agotamiento de las materias primas energéticas, lo primero que hay que subrayar es nuestra dramática dependencia en relación con los combustibles fósiles. Si renunciamos al petróleo, al gas natural y al carbón, no quedará nada de nuestra civilización termoindustrial. Según una estimación, sin esos combustibles un 67% de la población del planeta perecería. Antonio Turiel sostiene que el pico conjunto de las fuentes no renovables se producirá en 2018, de tal suerte que inequívocamente la producción de aquéllas se reducirá y los precios se acrecentarán en un escenario en el que habrá que aportar cada vez más energía para obtener cada vez menos energía. Aunque se pueden imaginar cambios en la combinación de fuentes que hoy empleamos, con un mayor peso asignado, por ejemplo, a las renovables y al carbón, no hay sustitutos de corto y medio plazo para las fuentes presentes. Cualquier cambio reclamará, inequívocamente, transformaciones onerosísimas.

Entre los elementos acompañantes del colapso que podrían adquirir, en su caso, un relieve principal no está de más que mencione los que siguen: (a) la crisis demográfica; (b) una delicadísima situación social, con más 3.000 millones de seres humanos condenados a malvivir con menos de 2 dólares diarios;(c) la esperable extensión del hambre, acompañada, en muchos casos, de una escasez de agua; (d) la expansión de las enfermedades, en la forma de epidemias y pandemias, de multiplicación de los cánceres y las enfermedades cardiovasculares y de reaparición de dolencias como la tuberculosis;(e) un entorno invivible para las mujeres –son el 70% de los pobres y desarrollan el 67% del trabajo, para recibir sólo un 10% de la renta-;(f) el presumible efecto multiplicador de la crisis financiera, con sus secuelas en forma de caotización, inestabilidad, pérdida de confianza e incertidumbre;(g) la quiebra de muchos Estados, estrechamente vinculada con las guerras de rapiña asestadas por las potencias del Norte;(h) las secuelas de la subordinación de la tecnología a los intereses privados;(i) una huella ecológica disparada –el espacio bioproductivo consumido hoy es de 2,2 hectáreas por habitante, por encima de las 1,8 que la Tierra pone a nuestra disposición-, y (j) una inquietante idolatría del crecimiento económico.

¿Cuáles son los rasgos previsibles del escenario posterior al colapso?


Cualquier respuesta a esta pregunta tiene que ser por fuerza especulativa. Para que no fuese así deberíamos conocer las causas mayores del colapso, si éste tiene un carácter repentino o no, sus eventuales variaciones geográficas o la naturaleza de las reacciones suscitadas. Aunque tampoco es posible fijar el momento del colapso, no está de más que señale que muchos analistas se refieren al respecto a los años que separan 2020 y 2050.

Aun con ello, y si se trata de identificar los rasgos generales de la sociedad poscolapsista, bien pueden ser éstos: (a) una escasez general de energía, con efectos visibles en materia de transporte, suministros y turismo, y al amparo de una general desglobalización; (b) graves problemas para la preservación de muchas de las estructuras de poder y dominación, y en particular para las más centralizadas y tecnologizadas; (c) una aguda confrontación entre flujos centralizadores, hipercontroladores e hiperrepresivos, por un lado, y flujos descentralizadores y libertarizantes, por el otro; (d) inquietantes confusiones entre lo público y lo privado, con una manifiesta extensión de la violencia de la que serán víctimas principales las mujeres; (e) una trama económica general marcada por la reducción del crecimiento, el cierre masivo de empresas, la extensión del desempleo, la desintegración de los llamados Estados del bienestar, la subida de los precios de los productos básicos, la quiebra del sistema financiero, el hundimiento de las pensiones y retrocesos visibles en sanidad y educación; (f) un general deterioro de las ciudades, con pérdida de habitantes y desigualdades crecientes; (g) un escenario delicado en el mundo rural, resultado de la mala gestión de los suelos, del monocultivo, de la mecanización y de la mercantilización, y (h) una reducción de la población planetaria.

En el caso preciso de la península Ibérica, los antecedentes son malos, como lo testimonian el abandono de las energías renovables, el despilfarro y la escasa eficiencia energética, la lamentable apuesta por la alta velocidad ferroviaria y por las autopistas, la baja producción de materias primas energéticas, el alto consumo de petróleo y, en fin, en la trastienda, la deuda. El cambio climático se traducirá ante todo en una subida notable de las temperaturas en la mitad meridional de la península, con efectos graves sobre la agricultura y una insorteable crisis de la industria turística. Esto al margen, se harán valer fenómenos planetarios como los vinculados con la quiebra de empresas, la explotación laboral, el empobrecimiento, la crisis financiera, la desnutrición, el deterioro de la sanidad y el descrédito de las instituciones.

4. ¿Qué proponen, como alternativa, los movimientos por la transición ecosocial?


En sustancia lo que proponen no es otra cosa que una recuperación del viejo proyecto libertario de la sociedad autoorganizada desde abajo, desde la autogestión, desde la democracia y la acción directas, y desde el apoyo mutuo.

Si se trata de identificar, de cualquier modo, algunos de los rasgos de esa transición ecosocial, y del escenario final acompañante, bien pueden ser los que siguen: (a) la reaparición, en el terreno energético, de viejas tecnologías y hábitos, en un escenario de menor movilidad y de retroceso visible del automóvil en provecho del transporte público; (b) el despliegue de un sinfín de economías locales descentralizadas; (c) el asentamiento de formas de trabajo más duro, pero en un entorno mejor, sin desplazamientos, con ritmos más pausados, con el deseo de garantizar la autosuficiencia, y sin empresarios ni explotación; (d) la progresiva remisión de la sociedad patriarcal, en un escenario de reparto de los trabajos y de retroceso de la pobreza femenina; (e) una reducción de la oferta de bienes, y en particular de la de los productos importados, en un marco de sobriedad y sencillez voluntarias; (f) la recuperación de la vida social y de las prácticas de apoyo mutuo; (g) una sanidad descentralizada basada en la prevención, en la atención primaria y en la salud pública, con un menor uso de medicamentos; (h) el despliegue de fórmulas de educación/deseducación extremadamente descentralizadas; (i) una vida política marcada por la autogestión y la democracia directa; (j) una general desurbanización, con reducción de la población de las ciudades, expansión de la vida de los barrios y progresiva desaparición de la separación entre el medio urbano y el rural, y (k) una activa rerruralización, con crecimiento de la población del campo en un escenario definido por las pequeñas explotaciones y las cooperativas, la recuperación de las tierras comunales y la desaparición de las grandes empresas. Cinco verbos resumen, acaso, el sentido de fondo de muchas de estas transformaciones: decrecer, desurbanizar, destecnologizar, despatriarcalizar ydescomplejizar.

¿Qué es el ecofascismo?


Aunque el prefijo “eco-“ se suele identificar con realidades saludables, no está de más que señale que en el partido nazi, el partido de Hitler, operaba un poderoso grupo de presión de carácter ecologista, defensor de la vida rural y receloso ante las consecuencias de la industrialización y de la tecnologización. Cierto es que este proyecto se volcaba en favor de una raza elegida que debía imponerse, sin pararse en los medios, a todos los demás...

Carl Amery ha subrayado que estaríamos muy equivocados si concluyésemos que las políticas que abrazaron los nazis alemanes ochenta años atrás remiten a un momento histórico singularísimo, coyuntural y, por ello, afortunadamente irrepetible. Amery nos emplaza, antes bien, a estudiar esas políticas por cuanto bien pueden reaparecer entre nosotros, no defendidas ahora por ultramarginales grupos neonazis, sino postuladas por algunos de los principales centros de poder político y económico, cada vez más conscientes de la escasez general que se avecina y cada vez más decididos a preservar esos recursos escasos en unas pocas manos en virtud de un proyecto de darwinismo social militarizado, esto es, de ecofascismo. Este último, que en una de sus dimensiones principales responde a presuntas exigencias demográficas, reivindicaría la marginación, en su caso el exterminio, de buena parte de la población mundial y tendría ya manifestaciones preclaras en la renovada lógica imperial que abrazan las potencias occidentales. Cierto es que el escenario general de crisis energética puede debilitar sensiblemente los activos al servicio de un proyecto ecofascista.

¿Qué es lo que la gente común piensa del colapso?


El colapso suscita reacciones varias. Una de ellas se asienta, sin más, en la ignorancia, visiblemente inducida por el negacionismo que proponen las grandes empresas con respecto al cambio climático o al agotamiento del petróleo. Una segunda reacción bebe de un optimismo sin freno, traducido en una fe ciega en que aquello que deseamos se hará realidad, en la intuición de que los cambios serán lentos, predecibles y manejables, en la certeza de que todavía tenemos tiempo o, en fin, en la confianza en los gobernantes. Una tercera posición es la de quienes estiman que inexorablemente aparecerán tecnologías que permitirán resolver todos los problemas. No faltan, en un cuarto estadio, quienes prefieren acogerse al carpe diem y, al efecto, consideran que sólo debe preocuparnos lo más inmediato y lo que está más cerca. Hay quien se acoge, en suma, al concepto de culpa y aduce, bien que no tiene obligación alguna de resolver los problemas que crearon otros, bien que la especie humana se ha hecho merecedora, por su conducta, de un castigo severísimo.
     

En este mismo orden de cosas, Elisabeth Kubler-Ross ha identificado cinco etapas en el procesamiento del colapso: la negación, la angustia, la adaptación, la depresión y la aceptación. Por detrás de muchas de las reacciones mencionadas se aprecia, de cualquier modo, el designio, en buena parte de la población del Norte opulento, de no renunciar a su modo de vida presente, y de preservar los niveles actuales de consumo y de status social. Y se aprecia también una firme negativa a pensar en las generaciones venideras y en las demás especies que nos acompañan en la Tierra.

¿Esquivar el colapso?


El capitalismo es un sistema que ha demostrado históricamente una formidable capacidad de adaptación a los retos más dispares. La gran pregunta hoy es la relativa a si, llevado de un impulso incontenible encaminado a acumular espectaculares beneficios en un período de tiempo muy breve, no estará cavando su propia tumba, con el agravante, claro, de que dentro de la tumba estamos nosotros.

Ante el riesgo de un colapso próximo, en el mundo alternativo las respuestas son, en sustancia, dos. Mientras la primera entiende que no queda otro horizonte que el de aguardar a que llegue ese colapso -será el único camino que permita que la mayoría de los seres humanos se percaten de sus deberes-, la segunda considera que hay que salir con urgencia del capitalismo y que al respecto, y a título provisional, lo que se halla a nuestro alcance es abrir espacios autónomos autogestionados, desmercantilizados y, ojalá, despatriarcalizados, propiciar su federación y acrecentar su dimensión de confrontación con el capital y con el Estado. Si unos interpretan que estos espacios nos servirán para esquivar el colapso, otros creen que es preferible concebirlos como escuelas que nos prepararán para sobrevivir en el escenario posterior a aquél. Lo más probable, de cualquier modo, es que no consigamos evitar el colapso: lo que está a nuestro alcance es, antes bien, postergar un poco su manifestación y, tal vez, mitigar algunas de sus dimensiones más negativas.
     

Parece claro, de cualquier modo, que no hay ningún motivo serio para depositar nuestra esperanza en unas instituciones, las del sistema, sometidas a los intereses privados, jerarquizadas, militarizadas y aberrantemente cortoplacistas. Una de las estratagemas mayores del capitalismo contemporáneo se beneficia de la enorme habilidad que el sistema muestra a la hora de evitar que nos hagamos las preguntas importantes.Y es que un empeño principal del capitalismo de estas horas consiste en buscar desesperadamente materias primas y tecnologías que nos permitan conservar aquello de lo que hoy disponemos, sin permitir que nos preguntemos por lo principal: ¿realmente nos interesa conservar esto con lo que hoy contamos, o con lo que cuentan, mejor dicho, unos pocos?

 

Libro relacionado

Ante el colapso. Por la autogestión y el apoyo mutuo

Edición 2019

Publicado enSociedad
Biblioteca digital a escala global. Una disposición de la UNESCO

Ante la emergencia por el avance del coronavirus a nivel mundial, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) adoptó una serie de medidas destinadas a dimensionar el impacto en las áreas de su competencia. Además de convocar a funcionarios de 73 países para debatir las diversas alternativas de enseñanza a distancia, se puso a disposición la Biblioteca Digital Mundial en la página web oficial, desde donde se podrá acceder a un gran cúmulo de artículos históricos para leer durante la cuarentena. La biblioteca reúne una amplia gama de recursos culturales y educativos, tales como mapas, textos, fotos, grabaciones y películas de todos los tiempos. Desde la cuenta oficial de la UNESCO en Twitter se informó: “Como millones de personas deben quedarse en casa, compartamos la cultura y las ideas. ¿Conoces la Biblioteca Digital Mundial? Tienes acceso gratuito a manuscritos, libros, fotografías… Aprovecha y descubre los tesoros culturales del mundo”. Disponible en  https://www.wdl.org/es/

Publicado enCultura
El socialismo en el marco de la crisis civilizatoria

Al final del siglo XX el socialismo quedó totalmente cuestionado; en lo que va del siglo XXI la democracia también está contra el paredón. Entonces, ¿es posible otra democracia, una más allá de la realmente existente? ¿cuáles serían sus principios guía? Y del socialismo, ¿podemos y debemos rescatar valores y principios, ¿cuáles?

“Se puede hablar de dos tipos de crisis: la funcional y la orgánica. La primera es como una gripa para el cuerpo y las gripas son necesarias al sistema, el cuerpo necesita de vez en cuando desintoxicarse, reanimarse, fortalecerse y en un sistema su dinámica y su equilibrio permanente está ligado a crisis funcionales. Pero una crisis orgánica si es una crisis diferente, son excepcionales, duran siglos; lo que llamaríamos transiciones. Y yo me atrevo a decir que desde los años 70 asistimos a la tercera crisis orgánica de la civilización” comentó el docente universitarios e investigador social Luis H. Hernández.

Con ánimo de dar respuesta a estos interrogantes compartimos un vídeo con apartes del evento preparatorio  en Bogotá el 14 de Noviembre de 2019 –El socialismo en el marco de la crisis civilizatoria- a cargo de Luis H. Hernández que nos habla de cómo desde los años setenta  la humanidad asiste a la tercera crisis civilizatoria con la aparición de dos factores que así lo testimonian: el cambio en la matriz energética –hacia las energías limpias– y el giro comunicacional.

Este fue un evento preparatorio para el "Foro Internacional 19-20-21 de marzo de 2020. Repensar las bases teóricas para la reconstrucción de un ideario social con perspectiva postcapitalista. Más información haciendo click aquí:


https://www.desdeabajo.info/component/k2/item/38185-insumos-para-una-discusion-urgente.html

 

Para inscripción: https://libreria.desdeabajo.info/index.php?route=product/product&product_id=189&search=inscrip

Publicado enColombia
De izquierda a derecha: Jack Ma, presidente de Alibaba, y Elon Musk, consejero delegado de Tesla, en una conferencia en Shanghai, este jueves. En vídeo, las declaraciones. Foto: AFP | Vídeo: REUTERS

El empresario chino ha mantenido un debate con Elon Musk, quien ha recalcado que las máquinas van a superar a la raza humana

 

El multimillonario Jack Ma, un defensor abierto de la cultura del trabajo extremo de China, ha afirmado esta madrugada en la Conferencia Mundial de Inteligencia Artificial (IA) celebrada en Shanghái, que espera que las personas puedan trabajar solo 12 horas a la semana con los beneficios de la inteligencia artificial. El cofundador de Alibaba sostuvo que la gente podrá trabajar cuatro horas durante tres días a la semana, con la ayuda de los avances tecnológicos y una reforma en los sistemas educativos.

Ma citó a la electricidad como un ejemplo de cómo los desarrollos tecnológicos pueden liberar tiempo para el ocio. “El poder de la electricidad es que le pudimos dar más tiempo a las personas para que puedan ir al karaoke o a bailar por la noche. Creo que gracias a la inteligencia artificial, las personas tendrán más tiempo para disfrutar de las relaciones humanas", ha recalcado. 

"Durante los próximos 10 o 20 años, cada ser humano, país y gobierno debería concentrarse en reformar el sistema educativo, para asegurar que nuestros hijos puedan encontrar un trabajo que solo requiera tres días a la semana, cuatro horas al día". dijo. "Si no cambiamos el sistema educativo, todos estaremos en problemas". 

Las declaraciones del empresario se producen pocos meses después de que respaldara la polémica rutina del sector tecnológico de China, que consiste en trabajar las 12 horas al día, seis días a la semana. El apoyo fue tan público que le valió el apodo 996 (trabajo de nueve a nueve, seis días a la semana). En una publicación en un blog, el hombre más rico de China criticó a aquellos trabajadores que esperaban un típico estilo de vida de ocho horas laborales, lo que despertó una ola de crítica en su contra. 

"No me preocupan los trabajos", ha añadido Ma, en referencia a si la inteligencia artificial ayudará a los humanos o eliminará los puestos de trabajo. “Las computadoras solo tienen chips, los hombres tienen el corazón. Es el corazón de donde proviene la sabiduría ".

Elon Musk apuesta por la exploración de Marte

En el mismo debate en la Conferencia Mundial de Shanghái, el consejero delegado de Tesla, Elon Musk, ha afirmado que la IA pronto superará a la raza humana, que la civilización puede terminar y que, por lo tanto, la humanidad necesita explorar el cosmos (específicamente Marte)

"No tenemos mucho tiempo", ha advertido el empresario estadounidense. "Esta es la primera vez en los 4.500 millones de años de la historia de la Tierra, en la que podremos extender la vida más allá de la Tierra", ha agregado. "Aseguremos el futuro para que la luz de la conciencia no se extinga".

A diferencia de la postura de Ma, que presenta a la IA como algo positivo, capaz de ayudar a los seres humanos, Musk se mantiene en la postura de que las máquinas podrán superar a la raza humana. "El error más grande que veo que la gente comete es asumir que son inteligentes ", ha afirmado el empresario, y ha añadido: "La gente subestima la capacidad de la IA. Piensan que es un humano inteligente. [Pero va a ser] mucho más inteligente que el humano más inteligente que puedan conocer". 


Colapso demográfico y desarrollo de la IA: Musk señala los principales problemas de la humanidad en el futuro

 

Este jueves, el fundador y director ejecutivo de Tesla y SpaceX, Elon Musk, expuso su visión sobre los peligros que amenazan a la humanidad. Lo hizo durante un debate público con el fundador de la compañía china Alibaba, Jack Ma, en el marco de la conferencia World Artificial Intelligence, que se celebra en Shanghái.

En particular, advirtió que el problema demográfico real no es el exceso —como se suele considerar—, sino la falta de población.

"La mayoría de la gente cree que tenemos demasiadas personas en el planeta. Esta es una visión anticuada. Suponiendo que haya una IA [inteligencia artificial] benévola, el mayor problema que enfrentará el mundo en 20 años es el colapso de la población. No es una explosión. Colapso", explicó el empresario.

Por su parte Ma, quien había afirmado antes que "los mejores recursos en la Tierra no son el carbón, ni el petróleo, ni la electricidad, sino los cerebros humanos", expresó su acuerdo con esa noción y opinó que China podría hacer frente a "grandes problemas" demográficos en las próximas dos décadas.

En otro momento de la discusión, Musk se quejó de que se suelen sobreestimar las habilidades mentales del hombre en comparación con la inteligencia de las computadoras.

"La gente subestima la capacidad de la IA. Piensan que es un humano inteligente. [Pero va a ser] mucho más inteligente que el humano más inteligente que puedas conocer", dijo el fundador de Tesla y sugirió que un día la tecnología "llegará a un punto donde casi completamente simula a una persona, muchas personas simultáneamente".

"Somos muy tontos y […] definitivamente podemos hacer cosas más inteligentes que nosotros mismos", reiteró en desacuerdo con Ma, quien es mucho más optimista sobre el futuro de la IA y piensa que "los humanos nunca podrán crear otra cosa que sea más inteligente que ellos mismos"

Publicado: 29 ago 2019 22:35 GMT

Fuente, Rusia Today

Publicado enSociedad
Los hallazgos de Petén reescriben la historia de la Guatemala precolombina

Los descubrimientos arqueológicos de Tikal sepultan el supuesto pacifismo maya e iluminan la desaparición de una cultura milenaria


La Fundación Pacunam (Patrimonio Cultural y Natural Maya), un consorcio internacional de arqueólogos e investigadores, ha revelado al mundo una noticia que ha conmovido a los estudiosos y que promete reescribir la historia precolombina de Guatemala: el descubrimiento, en un área de 2.144 kilómetros cuadrados de Tikal —en el departamento de Petén, al norte del país—, de más de 60.000 estructuras, edificios monumentales, 105 kilómetros de calzadas, un complejo sistema de canales para distribución de agua y hasta 59 kilómetros de murallas defensivas.


El hallazgo es fruto de años de trabajo de equipos de arqueólogos, en su mayoría estadounidenses y guatemaltecos, y abre la puerta a investigaciones en zonas inéditas en grupos de estructuras de vigilancia y una ciudadela fortificada que cambian la percepción de los expertos sobre la manera en que los mayas practicaban la guerra. La historiografía oficial concebía tradicionalmente la cultura maya como una civilización pacífica, dedicada fundamentalmente a la astronomía y las matemáticas, de lo que sería ejemplo el calendario maya (lunar y tan preciso como el gregoriano que nos rige) o el descubrimiento del concepto matemático del cero.


Pero los últimos descubrimientos obligan a reinterpretar esta visión, como comenta a EL PAÍS el doctor en Historia José Cal, profesor de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Para empezar, señala, hay que considerar una nueva densidad poblacional y una complejidad social mucho mayor. “Esto cambia completamente el análisis sobre los asentamientos humanos en toda la zona, su vida social, económica, política y religiosa”, puntualiza, al tiempo que subraya que la existencia de murallas defensivas termina de sepultar la visión idílica de los mayas como un pueblo esencialmente pacífico. “Eran pueblos que combatían entre ellos y donde se daban relaciones de poder, con luchas intestinas”.


Uno de los expertos de Pacuman, el arqueólogo Edwin Román, recuerda que la teoría tradicional apunta a que las guerras de los mayas tenían un carácter ritual: la captura de prisioneros para ser sacrificados a los dioses. “Los nuevos descubrimientos señalan que la guerra fue bastante más frecuente”, afirma, y añade que esta habría sido una de las causas para el abandono de las grandes ciudades, pero no la única. "Sabemos que se abandonaron por una conjugación de factores, como sequías prolongadas, determinantes en una sociedad agrícola en un ambiente hostil".


En esta apreciación coincide el arqueólogo Bernard Hermes, que en una conversación telefónica desde Petén señala que el mayor impacto de estos descubrimientos es la nueva visión de la Guatemala precolombina. “Cambia las perspectivas de cómo se desarrolló la cultura maya. Obligará a la reinterpretación de ciertos aspectos de la historia, como la demografía, y permite el conocimiento de nuevos sitios arqueológicos. Es un trabajo gigantesco que seguramente sobrepasará las capacidades del Gobierno”, subraya.


“Este mapeo, obtenido gracias a la tecnología avanzada de la NASA, nos permitirá entender en su justa dimensión la importancia de la civilización maya, particularmente en aspectos como el manejo del ambiente y sus interacciones, incluyendo la guerra” comenta la presidenta de la Fundación Pacunam, Marianne Hernández. “Ha generado un interés extremo a escala mundial para entender la civilización maya. Ahora podemos ver, en toda su complejidad, una civilización que hasta ahora estaba en desventaja frente a otras culturas”, concluye. La historia tradicional siempre colocó a Tikal como el epicentro de la cultura maya. La nueva perspectiva que surge de estos nuevos hallazgos lo coloca como “un centro ceremonial de primer orden, con una función muy importante como observatorio astronómico, pero no el único”, en palabras de Cal, que subraya que esta nueva realidad será determinante para reescribir la historia nacional.


El periodista Carlos Tárano, con estudios de arqueología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia de México, califica como “fundamental” el papel de Tikal en la historia de los mayas. “Fue, con Calakmul, en el actual Campeche (México), y con Caracol (ahora Belice), una de las tres grandes ciudades mayas del periodo clásico”. Cada una de ellas ejerció, por largos periodos, un dominio absoluto sobre el territorio de Petén, por lo que rivalizaban, con Tikal como enemigo a vencer. “Tikal”, añade, “es clave primero por su antigüedad (unos 500 años antes de Cristo) y porque recoge los monumentos más representativos de la época clásica maya y porque siempre fue una de las ciudades de mayor extensión que, con los nuevos descubrimientos, cobra una dimensión enorme, de más de 100.000 habitantes”.


“Tikal representa la culminación de un largo proceso de desarrollo económico, político, social y religioso. Su construcción abarcó siglos, entre los años 600 y 900 de nuestra era y cuenta con gran cantidad de monumentos, estelas, que se dedican a contar la historia de los gobernantes o a conmemorar hechos históricos importantes”, dice a EL PAÍS el arqueólogo Edgar Carpio. Geográficamente, agrega, Tikal fue un punto estratégico por el que pasaban los caminos de comercio hacia las tierras altas de Guatemala y hacia el actual México: "No fue una ciudad aislada ni era única".


Esta serie de recientes descubrimientos pone a Guatemala ante el desafío de estudiar a fondo una nueva realidad y proteger este tesoro cultural frente a los expoliadores de tesoros precolombinos, a los que está muy expuesto el país centroamericano.

Ciudad de Guatemala 8 MAR 2019 - 13:49 COT

El láser desvela toda la grandeza de la civilización maya

Miles de edificios, calzadas o canales ocultos por la selva salen a la luz gracias a la tecnología líder

 El láser ha permitido descubrir miles de estructuras levantadas por los mayas y ocultadas por la selva. Usando la tecnología lídar (acrónimo de Laser Imaging Detection and Ranging, detección y localización de imágenes por láser), un equipo de arqueólogos ha escaneado un espacio de miles de hectáreas donde floreció la civilización maya. No han descubierto ningún nuevo palacio, pirámide o grandes templos como el de Kukulcán o el del Gran Jaguar. Pero la infinidad de edificios, calzadas, canales o murallas cartografiados alumbran toda la grandeza de los mayas, y permitir formarse una idea de cuántos millones vivieron en la región, cómo guerreaban o de su agricultura intensiva.

En 2016 un avión recorrió buena parte de la reserva de la biosfera maya, en Petén (Guatemala). Llevaba a bordo uno de los sistemas lídar más avanzados. Esta tecnología utiliza el láser como si fuera un sofisticado radar: envía pulsos de luz que, al rebotar, permiten reconstruir una imagen del objeto o estructura que lo ha devuelto. Aquí usaron una máquina capaz de escanear el terreno desde seis ángulos distintos propiedad del Centro Nacional de Mapeo Láser Aerotransportado (NCALM), con sede en EE UU. El lídar barrió una superficie de 2.144 kilómetros cuadrados en torno a una decena de yacimientos mayas.


"La nuestra es la cobertura lídar más grande en la historia de la arqueología", dice Francisco Estrada-Belli, especialista en cultura maya de la Universidad Tulane (Nueva Orleans, EE UU) y coautor del estudio. Aunque no es la primera vez que se usa esa tecnología de imagen en yacimientos de esta cultura, esta expedición de la Iniciativa Lídar Pacunam ha cubierto 10 veces más extensión y con un detalle no logrado por las anteriores. "Cualquier rasgo que tenga de 50 a 100 cm de ancho y 20 a 50 cm de relieve aparece en nuestros visualizaciones", añade este arqueólogo. Para lograrlo, el lídar emitió más de 33.500 millones de pulsos de láser (15 por metro cuadrado).


El mapa en 3D que han obtenido, cuyos resultados publica la revista Science, incluye 61.480 estructuras. Han localizado desde barrios enteros en algunas de las grandes ciudades mayas, como Tikal, Holmul o Xultún, hasta un centenar de kilómetros de calzadas pavimentadas, pasando por cisternas como la de Tintal que, con 2.000 metros de ancho, podía albergar hasta tres millones de metros cúbicos de agua. Al alejarse del mapa, se descubren también perímetros defensivos de varios kilómetros, centenares de canales para el agua o infinidad de pequeños núcleos rurales conectados por caminos.


Tanta información sobre las infraestructuras humanas ha servido a los investigadores para estimar la población que vivía en la zona del estudio y, extrapolando, en toda esta región maya. Durante el periodo conocido como Clásico Tardío (entre los años 650 y 800 de esta era), en el área cartografiada por el lídar había una densidad de población de entre 80 y 100 habitantes por kilómetro cuadrado. En el centro de las principales ciudades, como Tikal, la densidad debió de alcanzar los 2.000 habitante por kilómetro cuadrado, equiparable a la de muchas ciudades de hoy. En toda la región de las tierras bajas vivirían entre siete y once millones de personas.


Las imágenes del lídar, que fueron revisadas sobre el terreno por varios equipos de arqueólogos, también muestran que los mayas necesitaron de la agricultura intensiva para poder alimentar a tanta población urbana. El sistema tradicional, la milpa, basado en la quema de parcelas para fertilizar la tierra ante la nueva siembra, habría sido incapaz si no fuera por los centenares de canales, muchos de un kilómetro de largo, usados para drenar los humedales que ocupaban la mayor parte del territorio. La investigación ha localizado también 306 kilómetros cuadrados de parcelas en terrazas. Hasta el 17% del territorio que hoy ocupa la selva tiene marcas de un pasado agrícola. Para los autores del estudio, un esfuerzo tal exigiría de una organización y centralización muy avanzadas.

"Lídar aporta una visión extremadamente precisa de la geografía y topografía del paisaje. Puede usarse en cualquier tipo de paisaje, pero cuando se aplica al caso particular de los bosques y la selva maya, es como una varita mágica (muy cara) que nos da detalles de los drenajes, montañas, valles, tierras bajas y, lo que es más importante, de grandes yacimientos", sostiene en un correo la directora del Centro de Investigación Mesoamericana de la Universidad de California en Santa Barbara (EE UU), Anabel Ford.


Sin embargo, esta arqueóloga no relacionada con este trabajo y que lleva 40 años estudiando a los mayas recuerda que "las cosas grandes se ven claramente, pero los elementos que aportan los detalles sutiles del uso agrario del suelo y la relación entre la antigua civilización maya y el paisaje necesitan de una mayor verificación" , por lo que tienen que ser confirmados sobre el terreno. Algo en lo que coincide Estrada-Belli: "Siempre se va a necesitar de arqueólogos con experiencia para reconocer los rasgos documentados por el lídar. Y cuantos más datos lídar, más arqueólogos se van a necesitar".

 

Un arqueólogo necesitaría un siglo para ver lo que Lídar en dos días
M.Á.C.
La potencia de la tecnología lídar es tal que está siendo utilizada en actividades tan dispares como la prospección minera o la cartografía de los fondos marinos. Es también un elemento esencial en la conducción y la seguridad de los coches autónomos, que usan lídar para hacerse una composición de lugar instantánea.


"En 18 años logré cubrir 47 kilómetros cuadrados. El lídar cubrió 308 kilómetros cuadrados en unos dos días", dice el arqueólogo Francisco Estrada-Belli. "No me alcanzarían otros 118 años y no lograría el mismo nivel de detalle. Siempre se me escaparían cosas que no vi estos últimos 18 años aún pasando encima de ellas", añade.


Para el especialista en tecnología Lídar del NCALM, el hondureño Juan C. Fernández, "el lídar es la tecnología más efectiva y precisa para mapear la topografía". Entre los usos que tiene están la ingeniería para el diseño de carreteras, el monitoreo del estado y tamaño de los bosques, en geología para el estudio de la deformación de la tierra debido a erupciones volcánicas y terremotos... "En el caso del mundo maya y en específico en las tierras bajas, lo que permite es poder mapear con un nivel increíble de detalle y precisión lo que está oculto por la selva", añade este investigador de la Universidad de Houston.

Elon Musk: “La inteligencia artificial amenaza la existencia de nuestra civilización”

El CEO de Tesla y SpaceX advierte de los riesgos a los que se expone la sociedad al permitir que las compañías avancen en inteligencia artificial sin supervisión


Elon Musk ha instado a los gobernadores de Estados Unidos a tomar medidas frente a los riesgos que supone el desarrollo de la inteligencia artificial para la sociedad y que se establezca un organismo que supervise y guíe su desarrollo.


Musk, fundador de Paypal y consejero delegado del fabricante de vehículos Tesla Motors y la compañía aeroespacial SpaceX, es considerado como uno de los principales protagonistas de la innovación. Lucha a través de sus compañías por acelerar la transición a las energías renovables y quiere convertir la raza humana en una especie multiplanetaria. Pero en inteligencia artificial cree que hay que pisar el freno.


"Es un riesgo para la existencia de nuestra civilización", advirtió el empresario a los gobernadores congregados en una reunión celebrada este sábado en Rhode Island. "Hasta que la gente no vea a los robots matar a personas por la calle no se entenderán los peligros de la inteligencia artificial".


Musk ruega que, a diferencia de lo que sucede en otras industrias, se regule de forma proactiva en lugar de esperar a que surjan problemas. Llegados a ese punto será "demasiado tarde".


El empresario advierte de que, "a diferencia de la comida en mal estado", los coches con fallos de fábrica y los accidentes de avión, que son regulados por poder afectar a un grupo de individuos, la inteligencia artificial afecta a toda la sociedad. "¿Dejaríamos que cualquiera fabricase aviones sin ningún tipo de control?", preguntó retóricamente Musk. "Suelo estar en contra de las regulaciones estrictas, pero en inteligencia artificial la necesitamos".


Stephen Hawkings alertó a su vez del riesgo que supone el avance en inteligencia artificial por compañías privadas sin control para la raza humana. Su desarrollo no deja de sorprender incluso a sus responsables. Hace años era inconcebible que un ordenador ganase una partida de go, el juego de lógica y estrategia que se originó en la antigua China hace más de 2500 años, pero Google logró vencer a los mejores en unos pocos años de desarrollo y revolucionar para siempre la forma de jugar.


"[Las máquinas] podrían comenzar una guerra publicando noticias falsas, robando cuentas de correo electrónico y enviando notas de prensa falsas, solo con manipular información", afirmó Musk. "La pluma es más poderosa que la espada".


Los gobernadores mostraron su preocupación sobre los robots y su inminente impacto en el mercado laboral. No se cansarán nunca, no caerán enfermos y serán más capaces, baratos y productivos que los humanos. "Viviremos cambios importantes porque los robots harán nuestro trabajo mucho mejor que nosotros", aseguró el surafricano. "Todos nosotros", aclaró dando a entender que también se incluía a él mismo. El transporte será el primer gran sector afectado, pero el empresario dejó claro que afectará a todos sin excepción.


También tuvo la oportunidad de hablar sobre Tesla y del futuro. El empresario cree que la adopción de vehículos eléctricos crecerá exponencialmente y que en 10 años más de la mitad de los vehículos producidos en EE UU serán completamente eléctricos. Y la mayoría de ellos, autónomos.


"En 20 años no es que no vaya a haber gente al volante, es que no habrá volante directamente", dijo convencido Musk. "Podrá existir alguien con un coche tradicional, pero será como usar hoy un caballo como método de transporte. Posible, pero poco común".


Para que todo sea eléctrico solo necesitamos el sol y baterías, según la hoja de ruta del fundador de Tesla. "Parece que necesitamos una cantidad de energía enorme, pero es muy pequeña si la comparamos con la que nos da el sol", dijo Musk. "Para alimentar EE UU al completo necesitamos 100 millas cuadradas de paneles solares y una milla cuadrada de baterías. No es tanto, un pequeño cuadradito en el mapa".

 

17 JUL 2017 - 11:06 COT

Una familia huía de los combates en Mosul, Irak, el pasado 12 de marzo.

 

Tres edificios donde los civiles se habían escondido en sus sótanos quedaron completamente destruidos

 

Cuando llegaron los equipos de rescate, no quedaba nadie vivo. Durante casi una semana, los desesperados habitantes del barrio habían buscado entre los escombros, buscando a unas 130 personas ( la última actualización en The Guardian habla de al menos 150 personas) que habían quedado enterradas después de que tres casas de un suburbio de la zona occidental de Mosul fueran destruidas por ataques aéreos de la coalición (dirigida por EEUU contra ISIS).

La imagen completa de la carnicería comenzó a quedar clara el viernes, cuando se recuperaron 20 cadáveres. Se cree que decenas más continúan enterrados en lo que podría ser el incidente más trágico para los civiles en la guerra contra Estado Islámico (ISIS).

Los equipos de emergencia en Yadida, suburbio de Mosul, llegaron desde Bagdad pero no pudieron entrar en la zona hasta el miércoles, cinco días después de que los ataques aéreos alcanzaran a las casas donde los residentes se habían refugiado para protegerse de los combates entre ISIS y las fuerzas iraquíes.

Los vecinos dicen que se recuperaron al menos 80 cadáveres de una sola casa, donde los responsables del barrio habían recomendado a la gente que se refugiara. Los trabajos continúan entre las ruinas de la casa y de otros dos edificios cercanos, que quedaron pulverizados en unos ataques descritos como "constantes y terribles".

 

C7wAUy4WkAA1cJR

Los entierros de víctimas de ataques aéreos se llevaron a cabo en grandes fosas comunes en el oeste de Mosul.

 

Los militares norteamericanos afirman que han iniciado una investigación. El coronel Joseph Scrocca, del mando militar dirigido por EEUU en Bagdad, dice que "la coalición ha iniciado una valoración de la credibilidad de la denuncia de bajas civiles en Mosul".

La destrucción se produjo en un distrito que la pasada semana se había convertido en la línea del frente en la batalla de Mosul. Los habitantes afirman que los miembros del ISIS habían colocado un francotirador en la azotea del edificio en el que se había escondido el mayor número de personas. Esto suscita interrogantes sobre las reglas de combate en la guerra contra el grupo terrorista, después de que dos recientes ataques aéreos norteamericanos en Siria se saldaran con la muerte de al menos 90 personas, casi todas ellas civiles.

 

Mapa Mosul producido ultimos combates EDIIMA20170325 0169 19

Mapa de Mosul con las zonas donde se han producido los últimos combates. THE GUARDIAN

 

Los habitantes de Yadida en Mosul afirman que no había miembros del ISIS escondidos entre los civiles, aunque decenas de sus combatientes habían estado intentado defender la zona en un ataque de las fuerzas especiales iraquíes.

"Todos nos conocemos y estamos emparentados", dice Mayid al-Nayim, de 65 años, junto al cuerpo de su sobrino en un cementerio local. Los sepultureros preparan la tumba mientras la gente llora en torno al cadáver. "Y todas las familias estaban en una de las casas. Somos las familias Yabur, Dulaim y Tai. Ese día, los ataques comenzaron en torno a las ocho de la mañana. Al principio, nos escondimos en esa casa, pero nos fuimos antes de que volvieran los aviones. Hubo tres horas entre nosotros y la muerte".

"Estos días han sido horribles. Había niños gritando entre los escombros. Nadie vino a ayudarles. La policía nos dijo ayer que no podía hacer nada".

Otro hombre, Thanom Hander, que ve cómo varias personas retiran piedras y metal, dice que su hijo y su nuera eran los únicos a los que se había podido rescatar. Los dos hijos de la pareja murieron en el ataque. La nuera había perdido ambas piernas.

"Pensaban que el sótano era seguro", dice. "Esa mañana, oí las bombas y corrí hacia la casa. Había civiles gritando. No pude hacer nada".

"Caían muchas bombas sobre nosotros, y de repente vi que todo se venía abajo sobre nosotros", dice en la clínica en la que le están atendiendo, el hijo de ese hombre, Alí Hander. "Quedamos enterrados durante diez horas hasta que nos sacaron los vecinos. Perdí a mis hijos".

 

Refugiados en los sótanos

 

ISIS ha sido acusado en muchas ocasiones de utilizar a civiles como escudos humanos colocando armas y combatientes en la parte superior de las casas. La mayoría de los residentes de la zona afirma que aunque había miembros del grupo en la azotea de al menos una de las casas, los que se refugiaron en el sótano lo hicieron de forma voluntaria.

Mustafá Aluán, un comerciante local, no está de acuerdo. "Mi primo y mi hermana fueron a esa casa", dice mientras señala las ruinas en las que hay gente trabajando. "ISIS les obligó a ir allí. Les apuntaron con armas y les hicieron entrar. Los perdí a los dos".

Otro hombre, Subán Ismaíl Ibrahim, dice que su esposa y tres hijos murieron en la misma casa. "Un niño tenía cuatro años; el otro, uno; y el tercero, menos de tres meses". Hablando con mucha calma, añade: "Los he perdido a todos, y el mundo deber saber lo que les ocurrió".

Los oficiales iraquíes suelen ser los responsables de solicitar los ataques aéreos, que luego son coordinados con los centros operativos dirigidos por EEUU después de que reciban la aprobación de mandos militares. Sobre el terreno, fuerzas de la coalición guían las bombas a los objetivos designados.

Donald Trump ordenó una revisión de las normas de combate marcadas por su antecesor, que había insistido en que se tuviera una seguridad "casi total" de que no habría bajas civiles antes de aprobar los ataques aéreos. Aunque aún no ha sido finalizada, existe una creciente preocupación de que el hecho de que se haya ordenado esa revisión ha hecho que el nivel de exigencia haya bajado.

En respuesta a una pregunta anterior sobre un ataque aéreo sobre Raqqa que causó un alto número de víctimas esta semana, el mando militar norteamericano en Irak negó que haya habido "cambios recientes en los procedimientos para aprobar ataques aéreos en la anterior o actual Administración". Pero dijo que en diciembre el jefe de las operaciones, el general Stephen Townsend, "delegó la autoridad para aprobar ciertos ataques en los mandos militares sobre el terreno" con el fin de agilizar la ayuda a las fuerzas iraquíes en sus difíciles combates en Mosul. Esos ataques "aún están sujetos al mismo escrutinio y control que antes", dijo el mando militar.

 
"Esto es un crimen enorme"

 

"¿Es suficiente que haya un francotirador del ISIS en la azotea para enviar un avión a que destruya una casa con una bomba?", se pregunta Mayid al-Nayim en el cementerio. "La bombardearon muchas veces. Querían destruir todo lo que hubiera dentro".

"Después de eso, necesitábamos material para rescatar a la gente. Aunque fuera sólo un bulldozer. Cualquier cosa. Los corruptos del Gobierno no podían ayudarnos y no lo habrían hecho si hubieran podido. Esto es un crimen enorme".

En una cercana base iraquí, un comandante de las fuerzas especiales se muestra incómodo cuando se le comunican los hechos sobre el desastre: "Esa no es nuestra zona y no sabemos nada. Nosotros también hemos perdido gente, unos 20 compañeros luchando contra un enemigo de todo el pueblo". Un rato después, se encoge de hombros y dice: "¿Qué podemos hacer? Es la guerra".

 

 

Publicado enInternacional
El amaranto, alimento esencial para la civilización en América

El amaranto, semilla del huauzontle, probablemente ayudó hace miles de años a los cazadores-recolectores a evitar morir de hambre y construir una nueva civilización.


Se ha hallado evidencia de que este pariente cercano de la quinoa –hoy alimento favorito en las tiendas naturistas del mundo– estuvo entre las primeras plantas cultivadas en el actual Illinois, en Estados Unidos.


Algunos científicos han sugerido que la agricultura se desarrolló por primera vez porque los cazadores-recolectores llevaban una vida tan fácil que tuvieron tiempo de inventar técnicas agrícolas. Pero un nuevo estudio apoya una teoría diferente: un incremento inusitado de la población obligó a la gente a encontrar nuevas formas de producir alimento o perecer de hambre.


Investigadores usaron artefactos antiguos que han sido fechados por radiocarbono para dar un estimado de lo que ocurría a la población en ese tiempo, con la idea de que más personas dejarían más objetos que los arqueólogos pudieran encontrar.


Rápido crecimiento poblacional


Descubrieron que la población del este de Norteamérica casi se duplicó hace 6 mil 900 años y continuó en rápido crecimiento hasta hace 5 mil 200 años, poco antes de que las plantas se domesticaran por primera vez en la región, hace unos 5 mil años.


Uno de los investigadores, Elic Weitzel, antropólogo en la Universidad de Utah, señaló: “Sostenemos que las poblaciones humanas se incrementaron de forma significativa antes de la domesticación de plantas en el este de Norteamérica, lo cual sugiere que la gente se vio empujada hacia la domesticación cuando las poblaciones rebasaron la oferta de alimentos silvestres.


La transición hacia la domesticación de alimentos permitió que las poblaciones humanas se elevaran drásticamente en todo el mundo y posibilitó nuestro modo de vida. La gente empezó a vivir cerca de los campos de cultivo. Siempre que se tienen comunidades sedentarias, comienzan a expandirse. Las aldeas se transforman en ciudades. Una vez que se alcanza eso, se tiene toda clase de cambios sociales. En realidad no vemos una sociedad de nivel Estado hasta que ocurre la domesticación.


La agricultura fue inventada en 11 ocasiones diferentes alrededor del planeta; se cree que la primera fue la domesticación del trigo, hace unos 11 mil 500 años, en Medio Oriente. La primera evidencia en el este de Norteamérica es el cultivo de calabaza en Phillips Spring, Misuri, hace unos 5 mil 25 años.


De allí siguió la plantación de semillas de girasol hace 4 mil 840 años en Hayes, Tennessee, y grandes cantidades de huanzontle, calabaza, girasol e Iva annua en Riverton, Illinois, hace unos 3 mil 800 años.


Weitzel, autor principal de un documento en la revista Royal Society Open Science, añadió: Durante la mayor parte de la historia la gente vivió de alimentos silvestres: lo que pudiera cazar o recolectar. Sólo en fechas relativamente recientes realizó el cambio hacia un método por completo distinto de conseguir su alimento. Es importante entender por qué ocurrió esta transición.


Para calcular los niveles de población, los investigadores dividieron 3 mil 750 artefactos de antigüedad conocida en periodos de 100 años durante los pasados 15 mil años.


La presunción es que si se tienen más personas, dejaron más objetos que pudieran ser fechados, explicó Wetzel. Si había más gente, era concebible que se tuvieran más fechas de radiocarbono.


Encontraron seis periodos de elevación o disminución significativa de la población durante ese tiempo, incluido el súbito ascenso antes de la introducción de la agricultura. El profesor Brian Codding, quien también participó en la investigación, enfatizó que la gente en ese tiempo aún habría capturado peces, ciervos, aves y tortugas.


Esas personas producían comida para ellos y sus familias (mediante la agricultura), y todavía cazaban y recolectaban alimentos, expuso.


Para el tiempo en que los europeos llegaron a Illinois, ya había granjas bien establecidas y productivas, aunque para entonces el amaranto al parecer ya había sido remplazado como el cultivo favorito.


El explorador francés Jacques Marquette escribió en 1669: La tribu illinois cultiva maíz indio y lo tiene en gran abundancia; tiene calabazas tan grandes como las de Francia, y gran cantidad de raíces y frutos. También hay caza excelente de cabras salvajes, osos, ciervos, pavos, patos, palomas y grullas.


Más tarde añadió: Vivían de la caza, que abundaba en ese país, y del maíz indio, del que siempre obtenían buena cosecha; en consecuencia, nunca padecieron hambruna.

The Independent
Traducción: Jorge Anaya

La esperanza se construye  transformando la realidad

El mensaje a la infancia y adolescencia NO puede seguir siendo “Bienvenidos pero han llegado a un barco a punto de naufragar”


 

Formamos parte de una crisis del planeta, de la civilización, del desarrollo, del país, de cada territorio local


 

Una particularidad de esta crisis es que el planeta dejó de ser un mero escenario y reclama su papel como actor


 

El planeta y cada territorio exigen ser oídos por las buenas o por las malas al tomar decisiones que los puedan afectar


 

“En peores cañadas me ha cogido la noche”, decía ARGOS (Roberto Cadavid)


 

Por peores crisis ha pasado la Vida y ha logrado sobrevivir. Gracias a eso estamos nosotros hoy aquí


 

Más allá de toda mezquindad, los seres humanos también somos expresiones de las ganas que tiene el Cosmos de vivir


 

La Vida está hecha de agua y el agua es invencible. Los seres humanos debemos aliarnos con el agua, nuestra esencia vital


 

La esperanza se construye transformando la realidad


 

Participar NO ES TENER una parte sino SER expresiones activas de los procesos de transformación


 

Niños, niñas y adolescentes deben reclamar su derecho a participar en decisiones del presente y del futuro que van a liderar


 

Alguien dirá: ¿Los niños y niñas cómo? ¿Con qué?

Pues con su condición de vida que comienza y que está dispuesta a vivir bien


 

Hay que conocer la Historia pero no sólo del país: también del planeta y de la Vida de la cual somos resultado y expresión


 

Debemos conocer y sentir esa Vida que somos y con la cual nos tenemos que aliar


 

Nuestro desafío no es “salvar el planeta”, que se salva solo, sino ganarnos el derecho a seguir siendo parte de él


 

La Constitución dice: Colombia es una República democrática, participativa y pluralista. Eso no nos lo dejamos quitar


 

 La transformación de nuestra relación con la Tierra comienza en el pedacito de planeta del cual somos parte


 

“Pensar globalmente y actuar localmente”, sí. Pero también pensar y sentir el planeta desde cada territorio local


 

La participación no se puede reducir a un trámite puntual. Participar es una manera de existir


 

El Derecho a la Participación ya está en la Constitución Nacional. Para que no sea letra muerta hay que ejercerlo de verdad


 

No podemos seguir viviendo en función de pesadillas ajenas. Tenemos que convertir nuestros sueños en realidad

Link: http://teologiadefractales.blogspot.com/2012/04/america-del-sur.html


 

“Si no nos dejan soñar, no los dejamos dormir”, grafiti en un muro de Popayán

 

El mejor mensaje de Esperanza a niños, niñas y adolescentes es apoyarlos para que ejerzan su Derecho a Participar

 

Participar no es imitar los errores de las generaciones anteriores sino construir un futuro en el que sea posible la felicidad

 

En las próximas elecciones también se decide si se fortalece la Vida o se apoya su destrucción. Toca votar con responsabilidad

 

O nos aliamos expresamente con los procesos de la Vida o nos ponemos al servicio de su destrucción

 

Verdadera democracia, verdadera participación: herramientas para el fortalecimiento de la Vida a nivel nacional y local

 

No se trata de jugarnos la vida sino de jugárnosla toda en favor de la Vida

 

Ninguna crisis es meramente coyuntural: todas son “nudos” en procesos de largo plazo que debemos comprender

 

Los enfoques de sistemas y procesos son necesarios para no dejarnos agobiar por las crisis puntuales

 

La mejor educación es la que nos da herramientas para participar en la transformación de la realidad

 

Reconocernos como eslabones de la Vida en la Tierra. No permitir que los poderes abusivos nos quiten el derecho a la felicidad

 

Para alimentar la Esperanza debemos aprender del agua, del suelo, de la gente y demás seres que encarnan la fortaleza vital

 

Hoy tenemos instrumentos que nos permiten ver el Cosmos cara a cara. Pongámoslos también al servicio de la solidaridad

 

Democracia es la posibilidad de que las partes unidas transformen el Todo en beneficio de la Vida y del interés general

 

Cuando se tienen unos propósitos éticos firmes, “se hace camino al andar”

 

Si no sabemos al servicio de qué o de quién caminamos, cada paso nos puede acercar a la fatalidad

 

Cuando la razón convencional no deja salidas, aferrémonos a la berraquera con que la Vida le imprime a la Tierra su vitalidad

 

Bienvenidos niñas, niños y adolescentes a este momento en el cual decidimos el futuro de nuestra especie en la Tierra

 

Erróneamente llamamos “malezas” a todas las especies que no se dejan imponer un orden autoritariamente convencional

 

Distingamos cuáles de esas “malezas” son en realidad “buenezas” de las cuales debemos aprender

 

Fortalezcamos en nosotros el entusiasmo vital de las especies que se niegan a dejarse exterminar

 

No soy un “falso positivo” que se niega a reconocer la gravedad de la crisis actual

 

Me aferro a la confianza en que la Vida ha enfrentado peores desafíos y ha sido capaz de triunfar

 

Padre Nuestro Sol que estás en el cielo; Madre Nuestra Tierra que estás en nosotros, dennos energía y sabiduría para seguir

 

Del helecho al pecho. Que el viento lleve estas esporas de “Esporanza” hasta que encuentren suelos fértiles para germinar

Publicado enEdición Nº200
Página 1 de 2