¿Por qué Bill Gates se ha convertido en el mayor propietario privado de tierras agrícolas en EE.UU.?

Especialistas advierten que la concentración de propiedades en pocas manos podría afectar a la biodiversidad.

El cofundador de Microsoft, empresario y filántropo, Bill Gates, ha acumulado la mayor cantidad de tierras agrícolas privadas en EE.UU.: alrededor de 98.000 hectáreas. Dichos terrenos forman parte de una cartera más amplia de 109.000 hectáreas que pertenece a su familia y entidades asociadas en 19 estados de EE.UU. Las propiedades más grandes están en Luisiana (28.000 hectáreas), Arkansas (20.000 hectáreas) y Arizona (10.500 hectáreas).

Durante una sesión en la red social Reddit del pasado 22 de marzo, Gates explicó que el desarrollo del cultivo de semillas y nuevos biocombustibles son los principales motivos de las adquisiciones. 

"Mi grupo de inversión decidió hacer esto. No está relacionado con el clima", subrayó el empresario. Sin embargo, sostuvo que "el sector agrícola es importante. Con semillas más productivas podemos evitar la deforestación y ayudar a África a lidiar con las dificultades climáticas".

Al mismo tiempo, dijo que "no está claro qué tan baratos pueden ser los biocombustibles, pero en caso de que sean baratos pueden resolver el problema con las emisiones de la aviación y los camiones". 

Refiriéndose a la cuestión de la sostenibilidad del sistema agroalimentario, Gates indicó que "tenemos mucha agua. El problema es que es caro desalinizarla y trasladarla a donde se necesita, [...] su costo es prohibitivo para el uso agrícola del agua. Las semillas nuevas pueden reducir el uso de agua".

El problema de la concentración de tierras agrícolas

Según los datos de la ONG Coalición internacional por la tierra (ILC, por sus siglas en inglés) vigentes para noviembre del 2020, el 1% de las granjas del mundo posee el 70% de los campos de cultivo. Es en EE.UU. donde últimamente se ha producido el cambio más abrupto en la redistribución de tierras en beneficio de las personas más ricas.

La falta de tierra es más baja en China y Vietnam, y más alta en América Latina, donde el 50% de los propietarios más pobres tienen solo el 1% de los terrenos. 

La concentración de la tierra en cada vez menos manos lleva a la expansión de las técnicas de agricultura industrial más intensivas para generar mayores beneficios. Mientras tanto, los pequeños agricultores y los pueblos indígenas son más cautelosos con el uso de la tierra.

Nick Estes, profesor de la Universidad de Nuevo México (EE.UU.), recordó este lunes, en una columna de opinión en The Guardian, que las tierras aún administradas por pueblos indígenas sustentan el 80% de la biodiversidad del mundo. Sostiene que eso ocurre porque utilizan "prácticas anatemas" para la agricultura industrial, no consideran el proceso del cultivo en términos de inversión y tratan de mantenerla para la próxima generación, conservando su biodiversidad.

Publicado: 6 abr 2021 01:46 GMT

Publicado enInternacional
La protesta de los 'chalecos amarillos' deja graves disturbios y 130 detenidos en Francia

Unas 8.000 personas tomaron las calles de París, donde se han producido 42 detenidos por el momento. El Gobierno condena la violencia de esta protesta y la achaca a "sediciosos" vinculados a la ultraderechista Marine Le Pen


La protesta de los llamados chalecos amarillos, un movimiento nacido hace escasas semanas en Francia contra el alza de los precios de los combustibles y por la pérdida del poder adquisitivo, ha dejado un reguero de violencia, sobre todo en París, donde se habían desplazado manifestantes de varias regiones. Gases lacarimógenos, barricadas de fuego y enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes han dejado un saldo de más de cien detenidos en todo el país, aunque las protestas continúan en los Campos Elíseos de la capital francesa.


Según datos oficiales, más de 106.000 personas se manifestaron en todo el país, frente a las 280.000 de hace una semana, lo que permitió al ministro francés del Interior, Christophe Castaner, hablar de "importante debilitamiento" del movimiento de protesta identificado con la prenda fosforescente obligatoria en todo vehículo.


En total, se organizaron más de 1.600 acciones en el país, sobre todo en centros comerciales, señaló el ministro, quien aseguró que, aunque la mayor parte fue pacífica, se registró "un endurecimiento" con respecto a los últimos días.


Pero todos los focos estaban puestos en París, donde los chalecos amarillos, hasta ahora más presentes en provincias, quisieron llevar la protesta para hacerse oír cerca del poder.
La iniciativa acabó en un enfrentamiento en los Campos Elíseos, emblema de la ciudad, convertida en un campo de batalla entre grupúsculos violentos que el Gobierno identifica con la extrema derecha, que lanzaron objetos a los antidisturbios y levantaron barricadas, respondidos por gases lacrimógenos, cañones de agua y cargas policiales.


En total, 130 personas fueron arrestadas, 42 de ellas en París, la mayoría por lanzamiento de objetos a la policía.


Barricadas incendiadas, paradas de autobús destruidas, al igual que terrazas de cafés y escaparates de comercios, imágenes duras en uno de los atractivos turísticos más reconocibles de una de las ciudades más visitadas del mundo.


El ministro del Interior, Christophe Castaner, acusó a la líder de extrema derecha, Marine Le Pen,de avivar las protestas en la capital. "Las redes de ultraderecha estuvieron muy movilizadas en los Campos Elíseos", dijo. Según la policía, hubo unos 20 heridos en esta zona de la capital francesa.


8.000 personas tomaron la avenida


De acuerdo con los datos oficiales, 8.000 personas invadieron la avenida, en medio de un imponente dispositivo policial que tenía la consigna de alejarlas del vecino palacio del Elíseo, residencia del presidente del país, Emmanuel Macron, en el punto de mira de los descontentos, que reclamaron su dimisión y que querían que su grito de protesta llegara a sus oídos.
El Gobierno, que desplegó 3.000 agentes en la ciudad, había dispuesto que la manifestación se desarrollara en el Campo de Marte, frente a la Torre Eiffel, pero este grupo heterogéneo, oficialmente ajeno a partidos y sindicatos, desoyó la consigna.


Castaner acusó a "sediciosos de la ultraderecha" de provocar los enfrentamientos con los antidisturbios y recomendó a los chalecos amarillos alejarse de estos "violentos".
En su punto de mira situó a la líder de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, que la víspera había llamado a concentrarse en los Campos Elíseos, pese al veto explícito del Ejecutivo a ese lugar. "Los sediciosos han respondido al llamamiento de Marine Le Pen", agregó el ministro, quien les acusó también de los ataques que han sufrido en los últimos días diputados del partido de Macron.


Le Pen se defendió, aseguró que en ningún momento llamó a cometer actos violentos y acusó a Castaner de no haber sido capaz de contener a los grupúsculos radicales.
Macron: "No cabe la violencia"


A través de Twitter, Macron se declaró "avergonzado" por "los que han violentado a otros ciudadanos y a periodistas, los que han tratado de intimidar a cargos electos", y afirmó que en Francia "no cabe la violencia".


La tensión registrada en París contrastó con el ambiente más distendido del resto del país, donde al igual que el sábado pasado los "chalecos amarillos" bloquearon carreteras y puntos logísticos, abrieron peajes de automóviles y organizaron protestas.


El Gobierno no informó de incidentes, a diferencia del pasado sábado, cuando se produjo una víctima a la que se añadió otra en el transcurso de la semana, cuando los actos de protesta se mantuvieron, con menor intensidad, por toda la geografía francesa.


El punto más violento ha sido la isla de La Reunión, en el Índico, donde la extrema situación llevó al Ejecutivo a decretar el toque de queda, mientras Macron ordenaba el despliegue del Ejército.


La clase política en pleno pidió una reacción al presidente, que por el momento se ha limitado a asegurar que mantendrá su decisión de imponer una tasa ecológica a los carburantes, destinada a reducir el uso de los más contaminantes, medida que está en el origen del movimiento de los chalecos amarillos.


Macron tiene previsto anunciar el próximo martes un conjunto de medidas que atenuen ese impuesto en los hogares más modestos.


Hasta ahora, el presidente elegido en mayo de 2017 no ha dado marcha atrás en ninguna de sus decisiones, pese a las protestas callejeras.
Pero a menos de un año de las europeas, la primera cita con las urnas desde que llegó al Elíseo, y con una popularidad muy dañada, la situación es más delicada.

Publicado enInternacional
Lunes, 16 Julio 2018 07:06

Un premier que tocó fondo

Un premier que tocó fondo

Una de las condiciones del acuerdo con el FMI era la eliminación de los subsidios a los productos del petróleo, lo que llevó a anunciar un ajuste que generó las protestas. Al final, el gobierno dio marcha atrás con la medida.

 El primer ministro haitiano, Jack Guy Lafontant, renunció tras el estallido social desatado por un aumento en los combustibles, que luego fue suspendido. El principal desafío del gobierno de Jovenel Moïse será hallar la forma de apaciguar a todos: los ciudadanos de a pie, los políticos con variados intereses y los economistas del Fondo Monetario Internacional. 

“Antes de venir aquí (al Parlamento), presenté mi renuncia” al presidente Jovenel Moïse, quien la aceptó, dijo Lafontant en el Congreso el sábado.


Horas después, Moïse dirigió un mensaje al país en el que prometió que el nuevo gobierno será inclusivo, abarcará a, según dijo, todas las fuerzas vivas y que tendrá como misión aliviar lo que llamó la miseria del pueblo, además de desarrollar la agricultura, la energía y toda la infraestructura del país.


En su discurso, el mandatario criticó las protestas y aseguró que la violencia no funcionaba con el desarrollo o la democracia. “Debemos cambiar viejas prácticas que devuelven el país al pasado. Como Jefe de Estado, proporciono todas las instrucciones dentro del estado, para garantizar seguridad de la vida y propiedad en todo Haití”, indicó Moïse. Según el portavoz presidencial, el mandatario ya ha celebrado varias reuniones con potenciales candidatos, pero que continuaba las consultas para nombrar un nuevo primer ministro.


Tras la dimisión de Lafontant, Haití está en calma y las actividades volvieron a la normalidad, aunque está lejos de la estabilidad política dado que el Gobierno solo es operativo para tomar decisiones de urgencia o de escaso calado. Además, la oposición, que ayer manifestó su beneplácito por la renuncia del premier y su gabinete, mantiene la presión sobre el presidente, advirtiéndole de que, de no atender a las demandas de la población, puede ser el próximo en caer.


“No estamos aquí por algo a corto plazo, este es un mensaje del pueblo para el gobierno. No solo para los ministros, sino también el presidente, que es parte de este sistema incapaz de generar respuestas para la población”, dijo el líder opositor Moise Jean Charles. Asimismo, Charles señaló que seguirán sus movilizaciones en la calle para, según dijo evitar que un grupo se apropie de todos los bienes del país. “El presidente y el parlamento tienen que tomar nota para entender que el pueblo quiere grandes cambios, y si no se produce las cosas van a ser peores en el futuro”.


Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional, Joseph Lambert, instó al mandatario a nombrar un primer ministro de consenso y que pueda trabajar con todo el mundo. “La dimisión del primer ministro es un paso pero hay que dotar el país de un gobierno inclusivo. Alguien que pueda trabajar con todos los sectores y que entienda como funciona la política de la nación”, agregó Lambert.
André Michel, presidente de la opositora Agrupación de Demócratas Nacionales Progresistas, también opinó al respecto e insistió que la renuncia del primer ministro no es suficiente para salir de la crisis política. “El presidente Moïse es el problema y debe irse”, dijo Michel.


Así, la renuncia de Lafontant apacigua solo en parte la fuerte tensión política y social tras la ola de violencia entre el 6 y el 8 de julio, después de que el gobierno anunciara una fuerte subida del precio de los combustibles –38% la nafta, 47% el diésel y 51% el kerosene–. Puerto Príncipe, la capital, y otras ciudades del empobrecido país montaron bloqueos de rutas y decenas de tiendas fueron saqueadas y quemadas, y al menos cuatro personas murieron durante los disturbios.


El sábado 7, un día después del anuncio del ajuste, el gobierno dio marcha atrás en las medidas. Pero ante la falta de respuesta política a la violencia, varios sectores de la sociedad haitiana exigieron la renuncia de Lafontant, un médico de 57 años sin experiencia política y amigo del presidente Moïse que había sido nombrado en el cargo en febrero de 2017.


Varios centenares de haitianos marcharon este sábado no sólo para exigir la renuncia de Lafontant, sino también la del mandatario. “No es solo cuestión de cambiar al primer ministro, porque día a día, el pueblo sufre más miseria, desempleo, inseguridad, hambre”, dijo Fleurette Pierre, una manifestante. Haití está sumido en la pobreza: cerca de un 60% de la población vive con menos de 2 dólares diarios y son muy sensibles a cualquier aumento de precios. Además, la enorme desigualdad social que impera en Haití es muchas veces motivo de quienes protestan contra el gobierno. Más de 200 años después de su independencia de Francia, Haití ostenta, según el Banco Mundial, una de las sociedades más desiguales del mundo.


En febrero, el país caribeño firmó un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, en el que se comprometió a emprender reformas económicas y estructurales para promover el crecimiento. Una de las condiciones del pacto era la eliminación de los subsidios a los productos del petróleo, lo que llevó a anunciar el ajuste que generó la ola de violencia. El acuerdo con el Fondo también insta al gobierno a mantener la inflación por debajo del 10%. Desde 2015, la inflación araña el 14% anual. El proyecto de presupuesto remitido al Parlamento a fines de junio prevé un 13,6% para el cierre del año.


El jueves, tras la violencia generada por el anuncio del aumento de los combustibles, el FMI sugirió al gobierno haitiano eliminar los subsidios en forma gradual. “Continuaremos apoyando a Haití y ayudando (...) a las autoridades a medida que desarrollan una estrategia revisada, que incluiría un enfoque mucho más gradual para eliminar los subsidios”, explicó Gerry Rice, portavoz del FMI, en conferencia de prensa. Rice recordó que la eliminación de los subsidios al combustible debería permitir al gobierno liberar fondos para financiar medidas sociales.


El gobierno haitiano tendrá una dura tarea para configurar una estrategia que le permita cumplir con las metas acordadas con el FMI y la decisión de dar marcha atrás en el aumento de los combustibles lo obliga a encontrar otra forma para obtener los 300 millones que le hubiera generado. Esa cifra representa el 11% del presupuesto 2018-2019 presentado al parlamento en junio.

Publicado enInternacional
Foto ilustrativa

 

Científicos internacionales creen que este material es el mejor reemplazo para el petróleo y el gas natural.

 

Pekín ha logrado extraer de manera estable muestras del llamado 'hielo combustible' en el fondo del Mar de China Meridional, reporta el periódico 'Shanghai Daily'. Según el diario, que cita al ministro de Tierra y Recursos Jiang Daming, se trata de un gran avance que podría llevar en el futuro a una revolución energética a escala mundial.

El punto de extracción de esta especie de hidrato de gas natural se encuentra a una profundidad de 1.266 metros y a unos 285 kilómetros al sureste de Hong Kong. Los especialistas chinos han retirado una media de 16.000 metros cúbicos de alta pureza al día del prometedor recurso a lo largo de siete jornadas consecutivas.

Según Daming, se trata del primer éxito de China en la extracción del hielo inflamable en el mar tras casi dos décadas de investigación y exploración. Pekín descubrió 'hielo combustible' en el Mar de China Meridional en 2007.

 

¿Que es el 'hielo combustible'?

 

Esta especie de hidrato de gas natural, explica el medio, se encuentra en las áreas del lecho marino o tundra donde se dan las altas presiones y las bajas temperaturas necesarias para su estabilidad. El material se asemeja a simple vista al hielo y arde con facilidad como el etanol sólido; de ahí su denominación.

Un metro cúbico de 'hielo combustible' equivale aproximadamente a 164 metros cúbicos de gas natural regular. Científicos internacionales consideran este material como el mejor reemplazo para el petróleo y el gas natural. Además, se cree que es más ecológico y que se encuentra en la Tierra en grandes reservas.

"Muchos países a lo largo de la Ruta de la Seda Marítima demandan la extracción del 'hielo combustible'", afirmó el director del proyecto de extracción Qiu Haijun. "Con tecnología avanzada podríamos ayudar a resolver el problema de los recursos energéticos y fomentar el desarrollo económico y los intercambios entre los países", aseguró.

 

 

Publicado enInternacional
Domingo, 14 Mayo 2017 07:21

Cuba ante el precipicio venezolano

Nicolás Maduro y Raúl Castro en La Habana en diciembre. AFP

 

El desplome de la ayuda de Caracas aboca al Gobierno cubano a gestionar otra fase de carestía ante una sociedad hastiada y más inconforme.

 

La crisis de Venezuela socava a Cuba. A cuentagotas, los datos dibujan el contorno de un gran boquete en la economía de la isla, auxiliada desde los 2000 por Caracas por la alianza política entre Fidel Castro y Hugo Chávez. Si a finales de 2016 La Habana reconocía que el país estaba en recesión y el pasado abril se ordenó el racionamiento de gasolina de alto octanaje, esta semana trascendió que Cuba, según Naciones Unidas, ganó en 2016 un 97% menos que en 2013, de 500 millones a 15 millones, por la exportación de derivados del petróleo que le subsidia Venezuela, cada vez en menor cantidad: hasta un 40% menos, estiman los analistas, de los más de 100.000 barriles diarios de antaño.

Las medidas de ahorro extraordinarias empezaron el verano de 2016 reduciendo jornadas laborales y apagando el aire acondicionado en centros laborales. El ciclo de austeridad continúa este año, y en abril el ministro de Economía, Ricardo Cabrisas, adelantó en un consejo de ministros que en 2018 se podrá gastar menos aún que en 2017. Venezuela atraviesa un túnel sin salida visible y los EE UU de Donald Trump han echado el freno a la normalización bilateral. Cuba necesita salidas a su enésima sequía de recursos.

Se prevé que en estos días atraque en la isla un buque ruso con 249.000 barriles de crudo refinado, parte de un acuerdo triangulado con Petróleos de Venezuela (PDVSA) para que la petrolera estatal rusa Rosneft envíe a Cuba cerca de 250.000 toneladas de crudo y diésel. A La Habana le urgen manos amigas y la Rusia de Vladímir Putin parece haber sacado del baúl de la difunta Unión Soviética el viejo radar geopolítico.

Venezuela, mientras tanto, intenta contener el desplome de su suministro a La Habana. Según la agencia Reuters, en marzo PDVSA hizo un envío especial a Cuba de 1.390.000 barriles para procurar reactivar la refinería de Cienfuegos, operada por los dos países, y que se encuentra desde hace meses a mínimos niveles de producción.

Si el Gobierno de Nicolás Maduro se mantiene en pie, el de Raúl Castro tendría, dentro de las estrecheces, un cierto desahogo. “Le daría más oxígeno a La Habana para hacer las reformas que tiene que hacer al ritmo que las quiere hacer, primando la lógica política sobre la económica”, opina Arturo López-Levy, exanalista político del Ministerio del Interior cubano y profesor de la Universidad de Texas (EE UU). Un cambio de régimen en Caracas sería una conmoción para Cuba. “La caída de su PIB podría ser del 20 al 25%”, estima López-Levy. “El impacto sería duro”, dice el economista cubano Pavel Vidal, de la Universidad Javeriana de Cali (Colombia), que cifra la correlación binacional de crecimiento entre 2005 y 2016 en un 81% y afirma: “Las posibilidades de Cuba de salir de la recesión dependen, básicamente, de su intercambio comercial con Venezuela”.

La crisis potencial, matiza Vidal, no sería la del hambre, los apagones y el éxodo en balsas del Periodo Especial de los noventa tras la caída de la Unión Soviética, cuando se pulverizó un 38% del PIB. “La economía cubana está más diversificada”, sostiene. López-Levy tampoco detecta en los mensajes del Gobierno un nivel de alerta extremo como el de aquella época, cuando Fidel Castro en 1990 advertía: “Hay que estar preparados para trabajar con menos, con menos, con menos y casi con cero”. “También puede ser un error de cálculo”, reflexiona, “o que no se quiera alarmar a la opinión pública cubana; pero hablar de la posibilidad de otro Periodo Especial sería una exageración”.

 
Supervivencia política

 

Para Vidal la incógnita no es tanto la profundidad económica de la crisis como su efecto social en una Cuba más informada, menos temerosa de la crítica al sistema y exasperada por la lentitud de la liberalización económica. “El asunto es la capacidad política del Gobierno para explicar y manejar ante los ciudadanos la llegada de un nuevo periodo de escasez generalizada de alimentos y medicinas, más apagones y el colapso del sistema de transporte, aunque sea de menor intensidad que en los noventa”. El politólogo cubano Pedro Campos cree que si pierde Caracas, el castrismo quedaría herido de gravedad: “Ya sin Fidel Castro perdió a su caudillo. Raúl no es Fidel, y los demás se le parecen menos. La caída del chavismo podría ser la antesala de cambios definitivos”.

En su intento de mantener el poder, Maduro cuenta con Cuba y su dilatada experiencia en el arte de la supervivencia política. “Están llevando la situación a un escenario en el que los costos para ambos actores, Gobierno y oposición, sean demasiado grandes y los obliguen a sentarse a negociar. Dentro de esta estrategia, la asesoría cubana será una baza del chavismo”, dice el analista político venezolano Marcos Villasmil.

“No están solos”, proclamó Raúl Castro, de 85 años, en marzo en Caracas en una mesa presidida por Maduro. “Compañeras y compañeros, en Venezuela se libra hoy la batalla decisiva por la soberanía, la emancipación, la integración y el desarrollo de Nuestra América”. El reto del Palacio de Miraflores es el reto del Palacio de la Revolución.

 

 

Publicado enEconomía
© Foto: Twitter/TechRadar

 

Alemania ha puesto a prueba el 23 de marzo al 'sol artificial más grande del mundo'. El experimento busca encontrar nuevas soluciones para la producción de combustibles amigables con el medio ambiente.

 

El 'Synlight' es una gigantesca estructura en forma de nido de abeja, compuesta de 149 focos de luz, que al ser enfocados en un área de 20x20 centímetros son capaces de producir una radiación 10.000 veces mayor que la del Sol.

Las altas temperaturas —3.000 grados Celsius— alcanzadas con ayuda del 'Synlight' son una pieza clave en el desarrollo de nuevas tecnologías para producir hidrógeno, aclaró Bernhard Hoffschmidt, director del Instituto de Investigación Solar del Centro Aeroespacial Alemán, a Time.

Muchos científicos consideran al hidrógeno 'el combustible del futuro', debido a que no produce emisiones de carbono al ser quemado y por ende no contribuye al calentamiento global. Sin embargo, el elemento químico no se produce en la naturaleza y debe ser sintetizado a través de la división de una molécula de agua en un proceso que, actualmente, requiere de grandes cantidades de energía.

Hoffschmidt agregó que el objetivo del 'Synlight' es realizar experimentos para obtener hidrógeno a gran escala, ya que hasta ahora solo han sido puestos a prueba en laboratorios en escala reducida. Una vez que los científicos hayan dominado las técnicas de obtención de hidrógeno con una matriz de 350 kilovatios de 'Synlight', el proceso podrá ser adaptado para su uso industrial.

El objetivo final consiste en desarrollar una tecnología capaz de producir hidrógeno a larga escala, usando la luz del Sol como fuente y no la energía de soles artificiales.

 

 

El organismo de la ONU llamó a utilizar combustibles limpios en las casas para cocinar

 

Ginebra.

 

La contaminación tanto del aire como del agua provoca anualmente la muerte de 1.7 millones de niños menores de cinco años, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según reportes del organismo, las exposiciones dañinas comienzan en el útero gestante y aumentan el riesgo de partos prematuros.

Un medio ambiente contaminado es mortal, especialmente para los niños pequeños, ya que el desarrollo de sus órganos y sistemas inmunes, así como el tamaño del cuerpo y las vías respiratorias, los hacen más vulnerables al aire y agua sucios, señaló la directora general de la OMS, Margaret Chan.

Según los informes, cada año 570 mil niños menores de cinco años mueren por infecciones respiratorias, como neumonía, atribuibles a la contaminación del aire en interiores y exteriores.

De igual forma 361 mil menores fallecen debido a la diarrea, por la falta de acceso al agua potable, el saneamiento y la higiene, y otros 270 mil fenecen durante su primer mes de vida por estas mismas condiciones.

Además, 200 mil pierden la vida por la malaria y otros 200 mil por envenenamiento, caídas y ahogamientos.

Un entorno contaminado es una carga pesada para la salud de nuestros hijos, advirtió la directora del departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales para la Salud de la OMS, María Neira.

El organismo de la ONU llamó a utilizar combustibles limpios en las casas para cocinarFoto José Carlo González
La especialista llamó a la comunidad internacional a invertir en la eliminación de los riesgos ambientales, mejorar la calidad del agua y promover el uso de combustibles más limpios.

Por otra parte, advirtió que el cambio climático propicia el aumento en las temperaturas y los niveles de bióxido de carbono, lo que favorece la producción de polen, asociada a un aumento del asma en la población infantil, así como la contaminación del aire, el humo del tabaco y la humedad en los interiores de las viviendas.

De igual forma, la OMS alertó que los residuos eléctricos y electrónicos exponen a los niños a una serie de toxinas que aumentan el riesgo de desarrollar déficit de atención, daño pulmonar, cáncer e incluso reducción de su coeficiente intelectual.

Por todo ello, la agencia de Naciones Unidas instó a utilizar combustibles limpios en casas para calentar y cocinar, retirar los materiales de construcción inseguros y las pinturas con plomo, así como evitar la aparición de moho y plagas.

 

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 20 Enero 2016 19:08

¿Un cuento pastuso?

¿Un cuento pastuso?

Comienzan a emerger a la luz pública los primeros escándalos por malversación de recursos provenientes de la sobretasa a los combustibles.

Hechos humo. Así quedaron 27 mil millones de pesos que debieron entrar a las arcas de la alcaldía de Pasto producto del cobro a la sobretasa a la gasolina que realizaron los expendedores de gasolina de esta ciudad.

La cifra es inmensa, pero no recoge el total del dinero que, como por un exosto, fue a parar a los bolsillos de particulares. Investigaciones posteriores determinaron que otros miles millones –por igual concepto– sufrieron idéntico destino. La denuncia por esta realidad, que ya acumula varios años, llegó con ánimos conciliatorios ante los jueces el pasado 10 de diciembre, pero la alcaldía de la capital nariñense no mostró ánimo alguno para dirimir de manera pronta el litigio.

 

Motor a millones

 

El origen de lo que hoy es un cuento que demuestra una vez más que existen pastusos que vuelan con gasolina propia, nos lleva al 29 de abril de 2005, cuando la alcaldía de Pasto presidida por Raúl Delgado Guerrero y la auditora GS, suscribieron un contrato, No. 050536, que pretendía proporcionar al ente municipal toda la información necesaria sobre el manejo que los distribuidores minoritarios de gasolina de esta ciudad le habían dado a los recursos recolectados, a nombre de la sobretasa a la gasolina, durante los años 1999 y 2004. La unión temporal GS desarrollaría las intervenciones pertinentes para lograr luces sobre el manejo del dinero, y si el resultado de sus acciones conducía a que fueran recuperados recursos que el municipio no había recaudado.

La auditoría* adelantada por GS demostró que durante los años en cuestión las estaciones de servicio vendieron alrededor de 6'560.637 galones de combustible por encima de la cantidad declarada y comprada al mayorista en Yumbo. Pudo establecerse, luego de auditar 32 estaciones de servicio que solo cinco de ellas habían cumplido con todas sus obligaciones, las demás tuvieron ventas de combustible por encima de lo declarado, sin poderse establecer aún hoy de dónde salió la gasolina corriente y extra vendida, y qué se hicieron los 27 mil millones de pesos recaudados por la sobretasa a estos carburantes y que debieran de haber terminado en las arcas municipales.

Con paciencia y diligencia, tras un poco más de un año de iniciado el proceso, en el 2007, GS entregó los resultados de su labor auditora y comenzaron a llevarse a cabo una serie de actos administrativos orientados a recuperar el dinero adeudado al municipio de Pasto por las estaciones de servicio. La larga y tortuosa batalla legal desencadenada por la negativa de muchas de las estaciones a reconocer como legítimos los montos que adeudaban, llevó a algunas de estas a interponer acciones de tutela y demandas en contra de la administración municipal, acciones jurídicas con las que fueron derrotadas durante el transcurso de los años.

Justicia administrativa coja. Poco antes del año 2011, cuando aún era alcalde de Pasto Eduardo José Alvarado Santander, comenzaron a presentarse algunas actuaciones dudosas por parte de la alcaldía municipal, en palabras de uno de los profesionales de la Unión Temporal GS: "[...] una actuación lenta en la administración municipal y esos procesos tienen unos tiempos, una vez que se hace un cobro y hay una demanda hay unos tiempos que si se dejan pasar pierden vigencia y ya se pierde la oportunidad de cobro [...] nosotros siempre estuvimos advirtiendo , allí están las notas claras, oportunas, de advertencia a los entes de control, la Contraloría Municipal se enteró, advirtió al municipio, mire actué [...]", pero contrario a lo esperado –y a pesar de todas las advertencias de los organismos de control– el municipio de Pasto no actuó a tiempo y solo tres estaciones de servicio, algunas de las que menos dinero debían a la ciudad, accedieron a cancelar sus obligaciones girando una cantidad de dinero que no alcanzaba siquiera a los 100 millones de pesos.

 

Humo espeso

 

Hacía finales del 2011 ganó las elecciones Harold Guerrero López, el tercero de los alcaldes que encabeza la administración municipal después de iniciada la auditoría de GS. Sobre este alcalde comenta el profesional de GS entrevistado: "Recuerdo que en esa campaña uno de los contendores le dijo al candidato Harold Guerrero: pero es que usted no puede ser alcalde, usted le debe una plática al municipio [...]. Alcanzaron a decirle eso, usted no está a paz y salvo, señor Guerrero López, y él no dijo nada pero días después dijo, aquí está mi paz y salvo". El documento expedido por la administración municipal fue suscrito para acreditar al entonces candidato a la alcaldía, precisamente uno de los propietarios de algunas de las estaciones de servicio que no pagaron la sobretasa de varios años; el paz y salvo certificaba, supuestamente, que había cumplido con sus obligaciones con el ente municipal.

Sorprendente. Eduardo Alvarado, aún en ejercicio de sus funciones como burgomaestre local, "Además de lento –según el entrevistado– terminó expidiéndole un paz y salvo a los dueños de las estaciones, incluido entre ellos Harold Guerrero López [...]", propietario de cuatro estaciones y uno de los mayores deudores por la causa investigada.

La norma lo establece. El funcionario no podría expedir este tipo de paz y salvo pues por Ley no está permitido que concilien sobre los tributos del Estado; pese a ello los tribunales de justicia otorgaron concepto favorable por lo actuado. Ante tal realidad, la Unión Temporal GS apeló el caso ante el Consejo de Estado, de donde lo devolvieron a la instancia local ante la evidencia de las serias fallas cometidas al perdonar la deuda a las estaciones de combustible.

Aunque la alcadía había procedido así, antes de finalizar la administración de Eduardo Alvarado, la alcaldía solicitó a GS que capacitara a un grupo de funcionarios para que auditaran, con la misma técnica empleada por GS, el manejo de los recursos de la sobretasa correspondientes a los años 2005-2008. Así fue hecho. Una vez capacitados pusieron manos a la obra, el profesional de GS describe: "[...] también hicieron hallazgos donde el municipio pierde otra vez más de $8.000 millones de pesos y eso está documentado; quienes hicieron eso finalmente renunciaron al proceso porque sufrieron amenazas de muerte [...]". El robo del dinero de la sobretasa es mucho más grande e infame de lo que había sido contemplado.

En la actualidad hay un litigio entablado entre GS y el municipio de Pasto, al que la auditora demandó por incumplimiento de los términos del contrato firmado entre las partes el 29 de abril de 2005. Entre las formulaciones de declaraciones y condenas que vincula la demanda, se encuentran: "SEGUNDA.- Se declare mediante sentencia que el MUNICIPIO DE PASTO [...] incumplió el contrato Número 050536 del 29 de abril de 2005, con sus correspondientes adiciones y/o prorrogas [...] cuando omitió deliberadamente la realización de todos los actos necesarios para el cobro de la sobretasa al combustible automotor adeudados por las estaciones de servicio, los intereses y sanciones quienes a pesar de haberlos recaudado del consumidor final no lo declararon y no cancelaron en su oportunidad al MUNICIPIO, dejando operar figuras como la prescripción en el cobro dentro de los procesos de fiscalización; a pesar de la insistencia de parte de mis poderdantes, conforme a los informes de auditoría presentados, a los requerimientos y solicitudes personales y escritas realizadas a diferentes funcionarios del municipio".

De esta manera se vislumbra que una de las estrategias jurídicas de GS es presionar con la demanda de incumplimiento del contrato para que finalmente puedan llevarse a cabo las actuaciones que sean necesarias para que la ciudad recupere los dineros concernientes al recaudo de la sobretasa de la gasolina ilegalmente apropiada por los propietarios de las estaciones de servicio e ilegalmente condonada por la administración municipal.

Proceso que no será fácil de adelantar, toda vez que, como explican los profesionales de GS, hay actuaciones de funcionarios públicos que no facilitan hacer justicia y vencer la corrupción, principal lastre del municipio y las que hacen prever que el caso puede tener repercusiones del orden nacional.

Ante este caso y experiencia, es necesario preguntar, ¿en cuántas otras ciudades y durante cuánto tiempo habrá ocurrido similar situación?

* Fueron revisadas las facturas de las ventas de gasolina en cada una de las estaciones de servicio, cotejadas con las facturas de los mayoristas que dispensaban los hidrocarburos a cada una de las estaciones; además fue desarrollado un arqueo sobre los contadores de las maquinas surtidoras en cada una de las estaciones.

Publicado enEdición Nº220
Martes, 24 Marzo 2015 15:06

Petróleo: una crisis sospechosa

Petróleo: una crisis sospechosa

La actual situación petrolera mundial y colombiana, ha puesto en jaque al sentido común y al buen sentido, pues ¿a quién no le gusta la abundancia?, o, ¿los bajos precios?, sobre todo, ¿si se trata de una mercancía tan significativa para la vida de todos los que vivimos en la actualidad en este planeta, como lo es el petróleo?

Se supone, que logros como esos son la clave del éxito de una buena razón práctica y teórica económica. Además, ¿acaso la utopía no es vivir lo mejor posible, con el menor esfuerzo?, es decir, obtener más con menos, un principio que rige al mismo universo, y, ¿razón del mismo reto del pensamiento económico? De ahí que llame la atención que se haya armado tanto alboroto en los diversos medios, incluso calificando de crisis, tanta dicha. ¿O no?.

En ese sentido la baja de los precios del petróleo se debía traducir para los colombianos en la disminución en los precios de los combustibles y, en consecuencia, de otros productos como los alimentos, que redundaría en la baja inflación y en el rendimiento de nuestros ingresos. Pero, ¿qué pasa? ¡Nada pasa!, pues los precios de los combustibles no bajan sino que tienden al alza al igual que los impuestos con la nueva reforma tributaria. ¿Cómo entender ese embrollo?

El punto es que en ese sentido hablar de crisis nos resulta sospechoso, y es alrededor de esa sospecha que queremos referirnos.

¿Qué pasa?

El estado de la cuestión emerge en el mes de julio de 2014 cuando el precio del petróleo en el mundo sigue el siguiente comportamiento:
Esa caída en menos de cinco meses de US$ 55.07 por barril, propaga un estado de incertidumbre e incredulidad entre doctos y legos.

La explicación inmediata difundida por todos los medios refieren la situación como debida a la producción de petróleo y gas de esquisto, llamado fracking (hydrofracking en inglés) o shale gas, liderada por los Estados Unidos, cuyos siete principales yacimientos alcanzaban los 5.13 millones de barriles por día en el mes de noviembre1, y que hace suponer que este país esté a punto de alcanzar la autosuficiencia en materia petrolera: "La AIE (Agencia Internacional de Energía) dijo que veía una caída continua de las importaciones estadounidenses de crudo y que Norteamérica se convertiría en exportador neto de petróleo alrededor del 2030 y lograría la autosuficiencia energética al 2035"2.

Cabe señalar que este tipo de producción de petróleo forma parte, junto con la producción de petróleo de aguas profundas (off shore) y de petróleo de arenas bituminosas, de las tres nuevas formas de producción de hidrocarburos, iniciadas en el año 2000, denominados hidrocarburos no convencionales. Estos hidrocarburos son diferentes del gas y el crudo pesado que se empezaron a producir en la década de los ochenta, y de los crudos convencionales que habían dominado la producción desde el origen de la industria petrolera en el siglo XIX hasta la década de los setenta del siglo XX. Se considera que este tipo de hidrocarburos representan en la actualidad el 70% de las reservas mundiales, frente al 30% de las convencionales, como se ilustra en la siguiente gráfica.

Las reservas de esquisto se concentran en: Rusia (75%). EU (58%), China (32%), Argentina (27%) y Libia (8.2%). Las de arenas bituminosas en dos países: Canadá y Venezuela y las de aguas profundas en Brasil (Presal), el Báltico, Golfo de México y África. Sus costos de producción pueden oscilar entre los US$40/barril a US$70/barril. (Independencia energética Argentina, 2014), y su explotación implica altos costos ambientales y sanitarios3/4. De los tres, es el sistema fracking el que reviste más significación en la coyuntura debido al aumento alcanzado por los EU.

Su auge, alcanzado en el 2014, se inicia en julio de 2008 cuando el petróleo logra un precio de US$ 145 barril, y Estados Unidos y el mundo se encuentran en plena crisis financiera. Ese precio es el que dispara el fracking norteamericano y le permite pasar de producir 4 millones diarios de barriles de petróleo a 9 millones, ídem a Arabia que produce 10 millones y Rusia 9 millones, los mayores productores en el mundo. Crecimiento logrado gracias a la concesión de crédito otorgado a las exploradoras de petróleo, vía emisión de miles de millones de bonos basura, especulativos y/o de alto riesgo, del sector energético de Estados Unidos, cuya deuda en el sector energético alcanza el 16% del mercado de este tipo. De ahí que la baja en los precios del petróleo se dé al unísono con el desplome de esos bonos, arrastrando, "[...] la caída en dominó de las empresas de fracking y, provocando un nuevo impacto en todo el sistema financiero"5.

 

 

La situación revela varias cosas. De una parte, que el mundo tiene garantizado la oferta de petróleo por lo menos por los siguientes cincuenta años. De otra parte, que los precios tienen ahora una marca de referencia que oscila entre los US$ 60 y US$ 70 dólares, incluso con la posibilidad de ir a la baja, por eso de la guerra de precios por parte de los grandes productores de la Opep. Tercera, da pie para un repunte en la reactivación de la economía norteamericana, pues todo indica que los Estados Unidos han culminado 2014 con un crecimiento interanual de 5 por ciento del PIB, considerando entidades como el Banco Mundial, el FMI y la Ocde y los semanarios económicos y de negocios: The Economist y Business Week, que serán el principal motor del crecimiento económico mundial en el 20156.

Bajo esa condición puede pensarse que para un país como Colombia, cuya suerte económica y política depende del crecimiento de los EU, el futuro le resulta promisorio; lo que parece ir en contravía de los voceros económicos y políticos del país, que expresan lo contrario. ¿Quién los entiende?

Colombia: ¿Crisis para quién?

El impacto de la baja de precios del petróleo en la economía petrolera colombiana se reflejó de inmediato en el comportamiento de la acción de Ecopetrol, que el 22 de agosto de 2012 logró un precio de $5.380, con ganancias exorbitantes –318 por ciento– para sus accionistas, para iniciar su declive el 30 de octubre de 2014 al marcar un valor de $2.820 y caer en picada el 15 de diciembre de 2014 al precio de $1.850, una diferencia de solo $160 respecto al precio inicial del 2007 de $1.700.

Eso implicó que la segunda emisión llevada a cabo en el mes de agosto de 2011, al precio de $3.700, represente para sus compradores la estruendosa pérdida del 204 por ciento, cundiendo la desconfianza y dudas entre los inversores, sobre la empresa más grande del país, entre ellos el Estado, su mayor accionista.

Un Estado, cuyas finanzas públicas dependen en buena parte de la fortuna minera y la suerte de Ecopetrol S.A, y cuyo impacto y destino, aún es difícil de evaluar y predecir, pues los bajos precios le genera un vacío en los ingresos en todos los niveles, al representar el petróleo y sus derivados el 55 por ciento de las exportaciones colombianas, y cuya caída en un -2,5, como ha venido sucediendo desde el mes de agosto, reduce de forma inmediata el ingreso de divisas, genera un castigo en el peso al apreciarse el dólar y en consecuencia conlleva el aumento de la deuda externa y, que al arrastrar el alza de la tasas de interés, hace caer la inversión y el empleo, y hace más costosas las importaciones, debilitando la demanda interna.

 

 

 

 

Las finanzas públicas, al dejar de apalancar el 22 por ciento del fisco del Estado con el que se financia el presupuesto, le representa una pérdida de $400.000 millones, que en el 2015 sólo recibirá dividendos de Ecopetrol por $8,4 billones suma inferior en 2,3 billones respecto a lo que recibiera en el 20147. Afirma el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, que el déficit fiscal colombiano actual "[...] es cercano a los $9 billones, de los cuales $4,5 billones se solventaron con la reforma tributaria de diciembre pasado, y los otros $4,5 van a ser cubiertos con más deuda. Es decir, el Gobierno tendrá un déficit más alto, pues pasará de tener uno de 2,3% del PIB, a algo así como 2,8%"8; cuya repercusión en el rubro de las regalías pone necesariamente en dificultades a todas las unidades político-administrativas y demás entidades públicas dependientes de estos recursos.

La misma Ecopetrol S.A., se ve afectada con la disminución en sus inversiones, que posiblemente se repita en los siguientes años por las restricciones operativas, como que su plan de inversiones prevé para el 2015 una merma en US$10.000 millones, por debajo de US$ 10.595 millones del 2014; reduciendo los gastos en rubros que no son estratégicos para el negocio, como los patrocinios y la publicidad, y congelando el proyecto de modernización de la refinería de Barrancabermeja9. Al tiempo que emergen los fracasos de la gestión inversora de la empresa en México, Perú y África con millones de dólares invertidos en exploraciones improductivas, visibilizándose la corrupción alentada por el sistema de contratación implementada con la tercerización laboral.

Y, en ese escenario, mientras las petroleras, como Rubiales que reporta que en "[...] el segundo trimestre tuvo ingresos de US$ 1.344 millones, cifra mayor en 27 por ciento a la vista en el mismo período del año pasado"10, como grandes beneficiaria del boom vivido, ponen el grito en el cielo y aprovechan la situación para exigir y chantajear por más y mejores condiciones y estímulos, como rebaja en regalías y en los impuestos, laxitud en las licencias ambientales y mejoras a su favor en las condiciones laborales, sociales y ambientales, a costa de los trabajadores, las comunidades y el medio ambiente; mientras esto sucede el Gobierno persiste en mantener el modelo neoliberal, sustentado en el extractivismo.

Un modelo, como es conocido, llevado al culmen por Álvaro Uribe, quien convirtió a Ecopetrol en una empresa mixta, para beneficio de los ricos del país; puesto que estos, por la vía de los mayores ingresos petroleros y mineros al fisco, veían disminuir su responsabilidad impuestaria y concentraban aún más la riqueza, ubicando al país como el segundo en la región con las mayor tasa de concentración de la riqueza, 53.5 por ciento11. Modelo cuya principal característica socioeconómica es incentivar al sector privado, subsidiándolo y garantizándole las mejores condiciones a costa del resto de la población, por eso el Gobierno debe mantener al alza los precios de los combustibles con el fin de compensar el déficit que le acarrea la disminución de los ingresos por parte del Ecopetrol S.A y el sector petrolero.

Y mientras los grandes medios de comunicación de su propiedad hacen eco de la existencia de una crisis, el Gobierno se ve embolatado con la implementación de una reforma tributaria, que tocando a fondo los ingresos de las clases medias, solo roza a las clases altas, como forma de mantener un modelo que, hasta en La Habana, ha declarado que no es negociable.

La situación ratifica el principio según el cual en un país capitalista regido por la ley elemental e indiscutible que si unos ganan es porque otros pierden, y en donde es impensable que todos ganen; la susodicha crisis petrolera no va siendo otra cosa que la desgracia para unos, es decir, las mayorías, que oculta la dicha de otros: la riqueza de una minoría.

 

1 Molina, K. (4 de diciembre de 2014). El "fracking" pone en guerra el precio mundial del petróleo. Recuperado el 10 de diciembre de 2014, de http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=47861&idArt=9294898
2 lanacion.com. (12 de noviembre de 2012). EE.UU. sería el primer productor mundial de petróleo en 2017. Recuperado el 10 de diciembre de 2014, de http://www.lanacion.com.ar/1525813-eeuu-seria-el-primer-productor-mundial-de-petroleo-en-2017
3 Pablo Bertinat y otros. (2014). 20 mitos y realidades del Fracking. Buenos Aires: El Colectivo.
4 Elpaís.com. (1 de febrero de 2013). Fracking: rentabilidad energética, económica y ecológica. Recuperado el 10 de diciembre de 2014, de http://crashoil.blogspot.com/2013/02/fracking-rentabilidad-energetica.html
5 El Blog Salmón. (14 de diciembre de 2014). La burbuja del fracking y el dinero barato de la Fed. Recuperado el 17 de diciembre de 2014, de http://www.elblogsalmon.com/mercados-financieros/la-burbuja-del-fracking-y-el-dinero-barato-de-la-fed
6 Díaz-Cardiel, J. (15 de enero de 2015). 2015 y el futuro de la economía norteamericana. Recuperado el 20 de febrero de 2015, de http://blogs.cincodias.com/eeuu-mercados-emergentes/2015/01/2015-y-el-futuro-de-la-econom%C3%ADa-norteamericana.html
7 Chagüendo, F. E. (14 de octubre de 2014). El país.co.com. Recuperado el 18 de diciembre de 2014, de Economía colombiana, en jaque por la caída del precio del petróleo: http://www.elpais.com.co/elpais/economia/noticias/economia-colombiana-jaque-por-caida-precio-petroleo
8 Vega, C. (22 de febrero de 2015). Un petróleo que perfora el bolsillo. Recuperado el 22 de febrero de 2015, de http://www.elespectador.com/noticias/economia/un-petroleo-perfora-el-bolsillo-articulo-545320
9 Ahumada, Ó. (29 de noviembre de 2014). Caída del petróleo prende las alarmas en Colombia. Recuperado el 15 de diciembre de 2014, de El tiempo.: http://www.eltiempo.com/economia/sectores/caida-del-precio-del-petroleo-en-colombia/14907675
10 El Espectador.com. (14 de agosto de 2014). Ganancias de Pacific Rubiales aumentaron 208% . Recuperado el 20 de febrero de 2015, de http://www.elespectador.com/noticias/economia/ganancias-de-pacific-rubiales-aumentaron-208-articulo-510563
11 Banco mundial. (2013). Indice GINI. Recuperado el 10 de febrero de 2015, de http://datos.bancomundial.org/indicador/SI.POV.GINI

Publicado enEdición 211
Domingo, 19 Octubre 2014 10:11

Marcas fósiles: de tóxicas a odiosas

Marcas fósiles: de tóxicas a odiosas

Cuando entró la llamada informando que la Universidad de Glasgow votó a favor de desinvertir su fondo de 128 millones de libras (http://bit.ly/1vQAVI9), en las empresas de combustibles fósiles, de casualidad estaba en un cuarto lleno de activistas climáticos en Oxford. Inmediatamente se pusieron a festejar. Hubo muchos abrazos y algunas lágrimas. Esto era importante: la primera universidad en Europa en tomar una decisión de este tipo.

Al día siguiente hubo más festejos en los círculos climáticos: Lego anunció que no renovaría una relación con Shell Oil, un acuerdo que venía de mucho tiempo atrás, que se veía reflejado en niños que llenaban sus vehículos de plástico en gasolineras de Shell. "Shell contamina la imaginación de nuestros niños", se escucha en un video de Greenpeace que se volvió viral (http://bit.ly/VDzRsW) y atrajo más de 6 millones de vistas. Mientras tanto, crece la presión sobre el Museo Tate para que rompa su larga relación con BP.

¿Qué está pasando? ¿Las empresas de combustibles fósiles –que durante mucho tiempo han sido tóxicas para nuestro ambiente– se están volviendo tóxicas para el medio ambiente de las relaciones públicas? Parece que sí. Galvanizado con la investigación del "rastreador de carbono" que muestra que estas empresas tienen varias veces más carbono en sus reservas de lo que nuestra atmósfera puede absorber de modo seguro, el ayuntamiento de Oxford votó a favor de desinvertir (http://bit.ly/ZJ2cQc); también lo hizo la British Medical Association (Asociación Médica Británica) (http://bit.ly/1lOfeEq).

A escala internacional hay cientos de activas campañas por la desinversión en combustibles fósiles, en universidades y colegios, y también que tienen como blanco a gobiernos locales, fundaciones sin fines de lucro y organizaciones religiosas. Y las victorias son cada vez mayores. En mayo, por ejemplo, la Universidad de Stanford, en California, anunció que desinvertiría del carbón su fondo de 18.7 mil millones de dólares. Y, en septiembre, un día antes de la cumbre climática de Naciones Unidas, en Nueva York, una parte de la familia Rockefeller –un nombre sinónimo a petróleo– anunció que desinvertiría en combustibles fósiles los holdings de la fundación e incrementaría sus inversiones en energía renovable.

Algunos son escépticos. Dicen que nada de esto va a dañar a las empresas petroleras o del carbón: otros inversionistas tomarán esas acciones y la mayoría de nosotros seguirá comprando sus productos. Nuestras economías, después de todo, siguen enganchadas a los combustibles fósiles, y las opciones renovables y de bajo costo demasiado seguido están fuera de nuestro alcance. Así que, estas batallas contra los patrocinios a las inversiones en combustibles fósiles, ¿son sólo un farsa?, ¿una forma de limpiar nuestras conciencias pero no la atmósfera?

La crítica no toma en cuenta el poder más profundo y el potencial de estas campañas. De fondo, todas atacan la legitimidad moral de las empresas de combustibles fósiles y las ganancias que fluyen de ellas. Este movimiento declara que no es ético estar asociado a una industria cuyo modelo de negocios está basado, de forma consciente, en desestabilizar los sistemas de soporte vital del planeta.

Cada vez que una institución o marca decide cortar sus lazos, cada vez que se usa el argumento de la desinversión de forma pública, se refuerza la idea de que las ganancias obtenidas de los combustibles fósiles son ilegítimos, que "éstas son ahora industrias canallas", como dice el escritor Bill McKibben. Y esta ilegitimidad es la que tiene el potencial para poder escapar del callejón sin salida y lograr una significativa acción climática. Porque si esas ganancias son ilegítimas, y esta industria es canalla, nos acercamos un paso más al principio que desgraciadamente, hasta ahora, ha faltado en la respuesta colectiva climática: el que contamina, paga.

Tomemos el caso de los Rockefeller. Cuando Valerie Rockefeller Wayne explicó por qué decidió desinvertir, dijo que justo porque la riqueza de su familia proviene del petróleo, tienen "una mayor responsabilidad moral" de usar esa riqueza para frenar el cambio climático.

Eso, en pocas palabras, es el razonamiento que subyace a "el que contamina, paga". Se basa en que cuando la actividad comercial crea un fuerte daño a la salud pública y al medio ambiente, quienes contaminan deben cargar con una parte significativa de los costos para reparar los daños. Pero no se puede quedar a nivel de los individuos y las fundaciones, y el principio tampoco puede ser puesto en práctica de forma voluntaria.
Como exploro en mi libro Esto cambia todo (http://bit.ly/VEOtIc), las empresas basadas en combustibles fósiles llevan más de una década prometiendo usar sus ganancias para que hagamos la transición y nos alejemos de la energía sucia. BP cambió su imagen a "Más allá del petróleo" (Beyond petroleum), para después alejarse de los renovables y enfocarse lo doble en los combustibles fósiles más sucios. Richard Branson se comprometió a invertir 3 mil millones de dólares de las ganancias de Virgin en encontrar un combustible verde milagroso y luchar contra el calentamiento global, para

Publicado enMedio Ambiente
Página 1 de 2