Martes, 11 Julio 2017 06:15

Periodismo sin patrón

Periodismo sin patrón

Desde la crisis de 2001 Argentina se ha convertido en uno de los países donde las experiencias autogestionarias han alcanzado mayor desarrollo. Hablamos de 400 fábricas y empresas recuperadas por sus trabajadores, la inmensa mayoría durante la década de mayor crecimiento de la economía, lo que indica que estamos ante una práctica convertida en sentido común por decenas de miles de trabajadores cuando peligran sus puestos de trabajo.


Hablamos de cien bachilleratos populares, donde varios miles de adultos finalizan sus estudios secundarios, en base a una curricula y pedagogías construidas colectivamente en asambleas por docentes y estudiantes. Se trata de modos y espacios auto-educativos nacidos hace apenas diez años en algunos barrios piqueteros y fábricas recuperadas, que se extiende de forma consistente entre los sectores populares.


Y hablamos, también, de medios de comunicación autogestivos y culturales que, según el último censo de la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (ARECIA), llegan a cinco millones de lectores mensuales. ¡¡Un 15% de la población del país!!


Según el censo, en 2016 había casi 200 revistas donde se desempeñaban 1.044 trabajadores y trabajadoras, algo más de seis personas por publicación. Las revistas impresas censadas, no todas pertenecen a la asociación, editan un promedio de 250 mil ejemplares que son leídos por casi un millón de personas mientras las páginas web superan los cuatro millones de lectores mensuales.


Se trata de medios como MU, de la cooperativa Lavaca, nacida en plena crisis de 2001, pero también medios muy recientes como La Tinta, de Córdoba o el diario Tiempo Argentino, recuperado por sus trabajadores, y un puñado que persisten desde la década de 1970.


El periodista Daniel Badenes acaba de publicar el libro “Editar sin patrón”, sobre la experiencia político-profesional de las revistas culturales independientes. En la introducción de la recopilación de experiencias, escribe: “Lo que hacen no es una mercancía. Diversas en sus contenidos y en sus estéticas, todas implican otra forma de producir, que no busca multiplicar el lucro para considerar sostenible a un medio, sino la justa remuneración del trabajo realizado en forma autogestionada”*.
En la misma introducción aparecen varios testimonios.


“Las revistas culturales nos hemos constituido como un espacio de legitimación de la palabra, de la investigación, del debate, en donde la ética periodística sigue teniendo valor y la calidad de los productos realizados no tiene nada que envidiarle a los medios hegemónicos”, afirma la revista Mural, que la definen como “la tribuna de los que quieren otro mundo”.


“Sabemos que cada uno daría la vida por lo que hace. Somos acción, intransigencia y rebeldía”, define Claudia Acuña, referente del colectivo Lavaca.


Muchas de las publicaciones realizan además talleres de periodismo, actividades culturales y fiestas en las que suelen recaudar fondos para financiar las revistas. Otras han montado centros sociales y culturales, están vinculadas a organizaciones de base y cooperativas de trabajo. Tienden a establecer relaciones horizontales y son rigurosamente independientes en un medio hegemonizado por los grandes conglomerados como Clarín y La Nación.


Sólo el 30% de las revistas accede a publicidad oficial y la mayoría combinan papel y web. Más del 70% de las revistas impresas se venden de mano en mano y algo más de la mitad se distribuyen en centros culturales. Un enorme esfuerzo si se considera que en promedio cada revista imprime poco más de 3.000 ejemplares**. Pero también circulan en kioskos y librerías y casi todas han optado por la suscripción como forma de mantener un contacto directo con los lectores.


Es un periodismo militante y, por lo tanto, autónomo, anclado en valores de dignidad solidaridad, compromiso social y político. Es un periodismo imprescindible para informarse de luchas y resistencias que no llegan a las páginas de los grandes medios, incluso de los que se auto-denominan de “izquierda”, que suelen silenciar luchas que no consideran importantes o no entran dentro de sus paradigmas de periodismo.


Con cinco millones de lectores y lectoras, nadie puede pensar que se trata de un sector marginal. Ni que sea la prefiguración del mundo nuevo. Todo lo contrario: es ya el mundo nuevo, un mundo en movimiento, inquieto, que vive y crece sin cesar.


* La introducción completa puede leerse en http://www.lavaca.org/notas/editar-sin-patron/
** Los datos completos del censo de revistas en http://revistasculturales.org/wp-content/uploads/2016/11/Quinto-Informe-ARECIA.pdf

Publicado enSociedad
“Lo que estamos enfrentando son campañas de desinformación”: Frank La Rue

Durante el Foro Global de Medios, organizado por la Deutshe Welle en Bonn-Alemania, tuvimos la oportunidad de entrevistar Frank La Rue, Subdirector General Adjunto de UNESCO para la Comunicación e Información. Este fue nuestro diálogo.


P: ¿En términos generales, cuál es el balance que tiene sobre el proceso de democratización de la comunicación en América Latina y el Caribe?


FLR: Pienso que estamos ante un fenómeno especial. En América Latina se siguen padeciendo algunos problemas, como la concentración de medios. Este sigue siendo el dilema más ue podría, eventualmente, resolverse debido al uso de medios digitales. Aunque en este caso, el tema está vinculado a quien maneja la conectividad y la telefonía celular, porque de alguna forma el acceso al internet no es únicamente a través de fibra óptica o de estructuras tradicionales, sino también mediante telefonía móvil, especialmente para la zona rural de América Latina.


Es importante que empecemos a ver el trabajo de los medios y de la comunicación mediática tanto desde la necesidad de buscar el principio de pluralismo de diversidad de medios (públicos, privados y comunitarios), así como del pluralismo de ideas, y también el uso de las nuevas tecnologías. Las nuevas tecnologías nos ofrecen facilidades a la que debemos acostumbrarnos, y que van a implicar el empezar a diseñar esto como un amplio concepto para América Latina.


P: ¿Cuáles son los desafíos globales que impiden garantizar el Derecho a la Comunicación? ¿Cuáles son las tareas pendientes de la UNESCO?


FLR: Primero, la violencia contra los periodistas va aumentando, tristemente puedo decir que no solo tiene que ver con los conflictos armados en Siria o en Sudán del Sur, o en otros lugares, sino que es un fenómeno del mundo entero. Incluso en países democráticos se ataca a las y los periodistas. Efectivamente se les intimida, se les encarcela, hay cientos de periodistas con detención arbitraria en el mundo y muchos casos de violencia directa y asesinatos.


Este es el fenómeno número uno que nosotros, como UNESCO, insistimos en erradicar, sobretodo en el tema de la impunidad, insistimos en que se investigue cada hecho para poder ubicar su origen y dar el primer paso para la solución de esta violencia. Un fenómeno ascendente que nos preocupa mucho es el hostigamiento sexual a mujeres periodistas, que está sucediendo constantemente, a veces en razón del periodismo investigativo orientado al crimen organizado o corrupción política y otras, simplemente porque quieren dedicarse al periodismo deportivo, mundo en el que se les quiere rechazar y aquí empieza a darse el acoso sexual.


El segundo fenómeno es el de la concentración de medios, del que ya tratamos, y que se está dando en el mundo entero. En el tema de internet hay cuatro o cinco grandes plataformas que dominan el servicio, dando lugar a implicaciones idiomáticas, culturales y de todo tipo. No estoy en contra de ninguna plataforma en particular, simplemente sostengo la idea de que debemos seguir garantizando el respeto a la diversidad cultural, a los idiomas del mundo, a las expresiones de todos los sectores y al acceso de la información que todos deben tener.


El tercer fenómeno es el acceso a la información. Las leyes de acceso a la información y el fenómeno como tal, tienen una tendencia conservadora donde el mundo se está cerrando a estos modelos y no es bueno. Estamos regresando a regímenes autoritarios que limitan la libertad de expresión no solo contra periodistas sino además limitan el acceso a la información, y esto pasa en el mundo entero, en todos los continentes.


Estamos presenciando la manipulación de la información, alguna gente le llama el ´fake news´. Personalmente, no me gusta el nombre, me parece que no puede llamarse noticia falsa porque solo el llamarle noticia ya es parte de la maniobra para generar dudas en los servicios noticiosos.


A mi me parece que lo que estamos enfrentando son campañas de desinformación claras para favorecer a un candidato o a una posición política, donde los populismos de derecha están avanzando porque no es que se dé una noticia falsa sino que se produce información ficticia para manipular la opinión pública. Un fenómeno fríamente peligroso porque además se están haciendo con estudios de la opinión pública, sobre lo que les interesa oír y lo que quisieran saber.


P: ¿Cuál es rol y el aporte que UNESCO puede hacer frente al escenario de estos tres grandes desafíos que tienen una envergadura impresionante?


En cada uno de esos tenemos un plan. En el primero UNESCO es la Agencia de Naciones Unidas que coordina el plan de acción interagencial para la seguridad de los periodistas, y este es nuestro deseo más importante: promover un plan multisectorial. Un plan en el que participen las agencias de Naciones Unidas, los estados mismos con asociaciones de prensa y sociedad civil, aprovechando las metas de desarrollo sostenible y la meta 16, que habla de garantizarle todos los estados de acceso público a la información.


Hemos dicho que todos los estados deben informar del desarrollo de las metas a Naciones Unidas y del desarrollo de un mecanismo de seguridad de periodistas en cada país. Mecanismo que trate además el tema de impunidad y que, efectivamente, garantice una investigación cada vez que periodistas sean atacados o confrontados. Esto es muy importante para nosotros. Queremos una declaración de Naciones Unidas sobre periodistas al igual que hay una sobre defensores de Derechos Humanos.


En el tema dos, en el de diversidad y pluralismo estamos tratando de trabajar políticas públicas sobre el manejo de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), a través de Internet, para facilitarle a las personas cómo hacer sus propios medios. De hecho, tenemos algunos proyectos que son en prevención de la violencia donde los jóvenes mediante su teléfono móvil pueden empezar a hacer planes de mensajes para la paz.


La iniciativa la estamos haciendo en África con muy buen resultado. Somos también parte de un programa para apoyar al sur del Mediterráneo, aquí aplicamos la misma idea de usar la red de internet y redes sociales para que los jóvenes se conozcan, se comuniquen, dialoguen, rompan prejuicios y busquen el entendimiento entre diferentes visiones, culturas, etnias y religiones.


Frente al tercer desafío, le damos mucha importancia a la alfabetización mediática en el sentido de que nosotros creemos que el Internet, así como es una maravillosa tecnología, también es peligrosa desde el bullying de niños y niñas hasta las amenazas e intimidación porque la gente maneja con mucha ingenuidad el Internet.


Hay violaciones de la privacidad que la gente ni conoce, hay gran almacenamiento de datos, por lo que nosotros creemos son importantes las tareas educativas que estamos promoviendo como políticas. En los países faltan programas de capacitación mediática en niñas y niños, incluso en nuestra campaña en el Día Mundial de la Libertad de Prensa este 3 de mayo se impulsó el desarrollo de mentes críticas para un mundo en situación crítica, porque en el mundo de hoy se necesita pensamiento crítico desde las niñas y niños hacia arriba para que la gente pueda entender e interpretar los datos.


P: En torno a estas estrategias, ¿cuál es la importancia y el apoyo que le da UNESCO al rol de los medios libres (comunitarios e independientes), en este complejo escenario mundo de la comunicación?


FLR: El apoyo de la UNESCO es con programas específicos, con la incidencia de políticas públicas, no es que haya apoyo individualizado porque UNESCO no tiene los recursos que quisiéramos, pero en políticas públicas nuestra idea es propiciar el reconocimiento a medios comunitarios porque no en todo el mundo se da. Además, pensando en esta diversidad de medios queremos propiciar políticas públicas de acceso a la información para transparencia y en propiciar la capacitación a periodistas.


En algunos países en zonas de conflictos sobre temas de periodismo investigativo y periodismo para la paz estamos tratando la prevención de la violencia. Así mismo a nivel del público en general, la idea es que en las escuelas y con los maestros se pueda dar esto de la educación mediática, la formación de cómo entender los medios, de cómo tener un pensamiento crítico y de cómo prevenir los peligros de internet y de las nuevas tecnologías.


P: Sobre el Proceso de Paz en Colombia, ¿cuál fue el rol de la UNESCO y sus prioridades?


UNESCO no tiene oficinas en Colombia, sin embargo, se visitó el país, hubo reuniones con el presidente Santos, con la ministra de Relaciones Exteriores, con la ministra de Educación y con varios ministros en el sentido de manifestar el apoyo al proceso de paz. Lo que más nos han solicitado apoyo es en frontera, con el tema de educación ciudadana, participación, y en particular sobre capacitación técnica para el trabajo en las zonas de movilización. UNESCO está interesada y presta en comprometerse con esos temas.


En el tema de comunicación estamos muy interesados. Algunos amigos periodistas nos han pedido nuestra intervención en la capacitación de periodistas para la paz y estamos pensando hacerlo.

 

02.07.2017 - Pressenza IPA

Publicado enSociedad
Google dejará de espiar correos de usuarios de Gmail

 

Google informó el viernes que dejará de explorar el contenido de las bandejas de entrada de los usuarios de Gmail para la orientación de anuncios publicitarios, con lo que pone fin a una práctica que ha alimentado las preocupaciones sobre la privacidad desde que se lanzó el servicio gratuito de correo electrónico.

Google explicó en un comunicado que los usuarios de Gmail seguirán viendo anuncios "personalizados" y mensajes de marketing, pero que éstos estarán basados en otros datos, como consultas de búsqueda o hábitos de navegación.

La vicepresidenta senior de Google Cloud, Diane Greene, dijo en un blog que el servicio gratuito de Gmail seguirá las mismas prácticas que su empresa G Suite Gmail. "El contenido de los consumidores de Gmail no se utilizará ni explorará para la personalización de anuncios después de este cambio", aseguró.

"Esta decisión hace que los anuncios de Gmail se alineen con la forma en que personalizamos los anuncios de otros productos de Google. Los anuncios que se muestran se basan en la configuración de los usuarios. Los usuarios pueden cambiar esa configuración en cualquier momento, incluyendo inhabilitar los avisos personalizados", agregó.

Los defensores de la privacidad se han quejado desde hace tiempo de que la exploración de los contenidos de correo electrónico equivale a una "escucha indebida" no autorizada por los usuarios. El gigante de internet llegó a un acuerdo a principios de este año en una demanda colectiva en la materia, pero una jueza federal lo rechazó por inadecuado.

Danny Sullivan, editor fundador del blog en línea Search Engine Land, calificó la medida como un "gran cambio" para Gmail, señalando que la exploración de contenido de correo electrónico "ha sido el mayor golpe contra los servicios desde que comenzó". Pero Sullivan escribió en Twitter: "Por otro lado, ¿tranquiliza a los consumidores saber que Google tiene mejor información ahora para perfilarlos que leyendo sus correos electrónicos?"

Publicado enSociedad
Científicos chinos realizan una teleportación cuántica a una distancia de 1.200 kilómetros

Aunque el propio Einstein argumentó en contra de la existencia de este fenómeno, investigadores chinos han dado el primer paso hacia la construcción de una red global de comunicación cuántica.

 

El satélite chino Micius ha transmitido con éxito información a una distancia de 1.200 kilómetros utilizando fotones entrelazados, rompiendo así el récord de teleportación cuántica de 100 kilómetros establecido hace casi dos años, de acuerdo con un estudio publicado en la revista 'Science'.


"Una espantosa acción a distancia"


El entrelazamiento cuántico es un fenómeno tan extraño que incluso Einstein argumentó en contra de su existencia, calificándolo como "una espantosa acción a distancia": pares de partículas pueden estar inseparablemente vinculadas, de manera que el estado de una podría provenir de la otra, sin importar lo lejos que se encuentren.
En esencia, este proceso se puede utilizar para 'transportar' al instante información entre las partículas a distancias teóricamente infinitas. Exactamente por eso, Einstein no podía aceptar la idea: viola la ley de la relatividad, que estipula que nada puede viajar más rápido que la velocidad de la luz.


En experimentos anteriores se encerraron fotones en una fibra óptica para protegerlos, pasando el mensaje de partícula en partícula. Este método se utilizó para establecer el récord previo. Sin embargo, cuanto mayor sea la distancia, mayor es la probabilidad de que el mensaje se pierda o se distorsione.
El primer paso hacia la comunicación cuántica


Lanzado en agosto de 2016 por el proyecto internacional conocido como Experimentos Cuánticos de Escala Espacial (QUESS, por sus siglas en inglés), el satélite Micius fue el primer paso hacia la construcción de una red global de comunicación cuántica, recoge New Atlas. En lugar de fibras, el sistema envía fotones entrelazados a través de rayos láser, lo que puede ayudar a minimizar la interferencia.


El equipo liderado por Wang Jianyu ha logrado transmitir fotones cuánticos entrelazados sobre una distancia de 1.200 km. Para ello, el rayo láser en el satélite pasa a través de un divisor de haz, lo que crea dos estados polarizados diferentes: uno para recibir fotones y otro para enviarlos. De esta manera, Micius se comunica con tres satélites de recepción diferentes, algo mucho más eficiente que lo que las fibras ópticas pueden hacer.


Una red de comunicación cuántica podría llevar a cabo telecomunicaciones no solo mucho más rápidas, sino más seguras: la sensibilidad de los fotones entrelazados a la interferencia realmente funciona en su beneficio. Si una tercera parte no autorizada intenta acceder a una señal, los fotones la interrumpen, alertando a los usuarios.

China coloca en órbita su primer telescopio de rayos X

China colocó en órbita ayer su primer telescopio espacial de rayos X destinado a estudiar pulsares y agujeros negros.


El instrumento, de 25 toneladas, fue enviado al espacio por un cohete Larga Marcha-4B que despegó del centro de lanzamiento de Jiuquan, en el desierto de Gobi, a las 3 horas de ayer, indicó la agencia Xinhua.


El telescopio, bautizado Insight, permitirá a los científicos chinos estudiar los campos magnéticos creados en el interior de los pulsares. También permitirá conocer mejor la evolución de los agujeros negros.


Un pulsar es una estrella de neutrones (lo que resta tras la explosión que marca el fin de la vida de un determinado tipo de estrellas) y que gira sobre sí misma a una velocidad fantástica, emitiendo radiación electromagnética en un pequeño haz direccional, como si fuese un faro.


El agujero negro es un sitio donde la concentración de materia en un espacio pequeño es tan alto que ni la luz puede escapar a su gravedad. Los agujeros negros se forman luego del colapso que marca el fin de las reacciones nucleares en estrellas de gran tamaño.


La materia, al caer hacia el agujero negro atraída por su fabulosa gravedad, se recalienta y emite rayos X antes de pasar su borde (Horizonte de evento) a partir del cual todo se vuelve indetectable. Esa fuente de rayos X es la que permitirá a Insight ubicar otros agujeros negros hasta ahora desconocidos.


Se logra hito chino en la comunicación cuántica

Washington. Científicos chinos anunciaron ayer la exitosa transmisión de pares de fotones "entrelazados" desde el espacio hasta las estaciones terrestres a mil 200 kilómetros de distancia, lo cual representa un enorme avance técnico hacia la comunicación cuántica a grandes distancias. El estudio, publicado como artículo de portada de la revista estadunidense Science, distribuyó los fotones "entrelazados", partículas de luz, desde un satélite a 500 kilómetros sobre la superficie terrestre que fue lanzado el año pasado y que está equipado con herramientas cuánticas especializadas. Este es otro esfuerzo para demostrar un fenómeno, descrito como "espeluznante" por Albert Einstein, que existe a gran distancia, e incluso a escala mundial. "Este trabajo sienta bases técnicas confiables para la red cuántica a gran escala y para la investigación experimental de la comunicación cuántica, así como prueba experimental de principios fundamentales de la física, como la teoría general de la relatividad y la gravedad cuántica, en el espacio exterior", dijo Pan Jianwei, científico en jefe del proyecto

Se profundiza la dependencia latinoamericana de EE.UU.

Ocho de los nueve cables submarinos que unen América del Sur con Europa pasan por EEUU. Algo muy grave porque, además, la ciudad brasileña Fortaleza está más cerca de la península Ibérica que de Miami. El noveno es un cable obsoleto y saturado, de modo que el 99% del tráfico de Internet desde Sudamérica es controlado desde Washington.

El dato fue proporcionado por la compañía española Eulalink cuando presentó el proyecto de cable submarino que comenzará a operar en 2018, uniendo Brasil con Sines (Portugal) y Madrid, sin pasar por Estados Unidos. El cable tendrá una gran capacidad, nada menos que 72 Tbps (terabits por segundo), siete veces más que la información que América Latina trasmite actualmente al resto del mundo.

Se trata de un pequeño e insuficiente paso, toda vez que la región presenta un panorama absurdo: un correo electrónico entre Santiago de Chile y Buenos Aires (dos ciudades separadas por 1.400 kilómetros), recorre más de 15.000 kilómetros, primero por el océano Pacífico para llegar a la costa de California, luego atraviesa EEUU hasta Miami y finalmente se hunde en el Atlántico hasta llegar a la capital argentina. En paralelo, la Subsecretaría de Telecomunicaciones de Chile (Subtel) y la compañía Huawei de China, firmaron un acuerdo de pre-factibilidad técnica para el desarrollo de una conexión directa entre Asia y Chile a través de un cable de fibra óptica que unirá China con el país andino a través del Océano Pacífico.

Son pequeños avances en dirección a la independencia en materia de comunicaciones. Hace apenas cinco años la UNASUR había decidido construir un anillo de fibra óptica para permitir la interconexión directa de los países de la región. El objetivo era superar la eterna dependencia económica, política y cultural. Un país como Brasil, que pretende ser una potencia global emergente, vive una grave dependencia en las comunicaciones: el 46% de su tráfico internacional de Internet viene de fuera del país, y de esa cantidad el 90% hace una "parada" (pitstop) en Estados Unidos.

En cuanto a la región en su conjunto, el 80% del tráfico internacional de datos de América Latina pasa por Estados Unidos, el doble que Asia y cuatro veces el porcentaje de Europa. Esto hace que las comunicaciones sean más caras.

El entonces ministro de Industria y Energía de Uruguay, Roberto Kreimerman, señaló luego de la cumbre de UNASUR en Asunción, en 2011, que hay varias razones por las cuales se tomó una decisión de construir el anillo sudamericano: "Los costos actuales son muy elevados ya que en el conjunto de la región lo que se paga a los propietarios de los cables submarinos y las conexiones con los países desarrollados suponen entre el 30 y el 50% del precio final".

La otra razón de peso hace referencia a la soberanía nacional, algo que quedó en evidencia cuando las agencias estadounidenses controlaban las comunicaciones de la presidenta Dilma Rousseff, lo que provocó una crisis diplomática entre ambos países.

El proyecto inicial de UNASUR pasaba por un relevamiento y mapeo de todas las redes existentes en cada uno de los países. Luego se establecieron tres etapas: la conexión de los puntos físicos ubicados en las fronteras, como Argentina, Paraguay, Venezuela Bolivia y Uruguay, y en la siguiente etapa las empresas estatales de comunicaciones, como Telebras de Brasil y Arsat de Argentina, y también las privadas, realizarían el tendido de sus redes. Estaba previsto que el anillo de fibra óptica tuviera una extensión de 10.000 kilómetros y fuera gestionado por las empresas estatales de cada país para que las comunicaciones sean más seguras y baratas. La conexión directa aumentaría la velocidad de conexión entre un 20 y un 30% y sus costos serían menores.

El proyecto implicaba la instalación de varios cables submarinos. Uno de ellos entre Brasil y Estados Unidos, que permite también la conexión con Colombia y Venezuela. Un segundo cable se proponía unir el continente directamente con Europa pasando por Cabo Verde, y un tercero unirá Fortaleza (norte de Brasil) con Angola (África) con una derivación hacia Argentina y Uruguay. La empresa encargada de la construcción de buena parte del anillo óptico era la estatal Eletrobrás y la financiación estaba a cargo del banco de desarrollo BNDES.

Todo esto ha quedado paralizado con la crisis política y los cambios de gobiernos que afectan a los principales países de la región, en particular a Brasil, el país que propuso y diseñó los nuevos tendidos de cables de Internet.

Ahora los pasos que se siguen no son ya de carácter regional sino bilateral, como el caso de Brasil con España y de Chile con China. El gobierno de Michelle Bachelet destacó la importancia que el proyectado puente de comunicación directa entre Asia y Latinoamérica tendrá de cara al desarrollo futuro de las telecomunicaciones en la zona. En 2015 la UNASUR y la Corporación Andina de Fomento llegaron a un acuerdo para construir una "Red de Conectividad Suramericana para la Integración" con una inversión de un millón y medio de dólares. El entonces secretario general de UNASUR, Ernesto Samper, recordó que la velocidad de internet en América del Sur es ocho veces más lenta que la de otros países del mundo, lo que supone una traba para el desarrollo.

Samper también aseguró que la red de conectividad ampliará la seguridad y defensa de la región en el área cibernética. "No es un asunto sobre seguridad física, que afecte a las personas a través de un enfrentamiento armado, ni de cuánto se equipan militarmente los países para defenderse unos de otros; sino de otro tipo de defensa colectiva, como la ciberdefensa", dijo Samper.

Sin embargo, en los dos últimos años no hubo ningún avance consistente en esa dirección. Habrá que esperar que la región supere la crisis política y el viraje conservador, para que se retomen los proyectos que prometían ingresar en una era de independencia en las telecomunicaciones.

Monopolios Tecnológicos, Redes Sociales y Medios de Comunicación: Batallas en la web (Primera parte)

Facebook acaba de anunciar que lanzará su propio servicio de televisión a partir de junio. Para entonces espera tener listos unos 24 programas televisivos y otra significativa cifra en etapa de producción.


La noticia vuelve a poner en el centro de la atención el proceso creciente de acaparamiento que los monopolios tecnológicos como Facebook, Alphabet (empresa matriz de Google), Apple, Amazon, y otros pocos, están haciendo del mundo de la información, el entretenimiento y la publicidad. Ello, en medio de una imparable guerra por imponer tecnologías, plataformas y hasta ideologías.


Cada vez más, el planeta web gira alrededor de estos gigantes, que están imponiendo sus algoritmos, reglas y modos de hacer; prácticamente obligando a los internautas a navegar dentro de sus digitales y monopólicas fronteras.
Engullimiento en el ciberespacio


Un cambio importante está ocurriendo en el espacio público digital y especialmente en el ámbito mediático. Un giro que tiene implicaciones culturales, económicas y políticas.


Las compañías tecnológicas han ido creando en los últimos años caminos diversos y más ambiciosos para la distribución de contenidos. Primero apostaron a la ruta de los buscadores y correos electrónicos; después se involucraron en el modelo financiero con la creación de redes de publicidad (las ad networks) y las tiendas de aplicaciones (app stores), para llegar ahora a desarrollar servicios noticiosos que mantengan cautivas a sus audiencias (Facebook Instant Articles, Apple News y Googles´s AMP).


El crecimiento exponencial de la tecnología móvil (1) y las facilidades que brinda para la conexión online, ha permitido multiplicar la cantidad de tiempo que se dedica a navegar y, fundamentalmente, a utilizar aplicaciones de redes sociales y mensajería. La competencia de estos grandes conglomerados tecnológicos por dominar ese espacio es enorme. El objetivo está en buscar atrapar a los usuarios y hacerlos permanecer dentro de la aplicación. Cuantos más usuarios tengan, más sabrán sobre ellos, más información podrán usar para publicidad y mayores serán los beneficios.


A la vez, han desplegado un voraz proceso de adquisiciones de otros servicios, plataformas y medios sociales, que les ha permitido ampliar su espacio de influencia y eliminar posibles competidores. Google, por ejemplo, se hizo de Youtube, AdMob y DoubleClick; Facebook compró Instagram y WhatsApp; Amazon adquirió Audible, Twitch, Zappos y Alexa, entre otros. (2)


En poco tiempo, Facebook se ha erigido prácticamente en un estado virtual con sus propias leyes y fronteras corredizas. Más de 1 900 millones de usuarios activos mensuales tiene su red social estrella; equivalente a una cuarta parte de la población mundial y a más personas que la cantidad de gente que habitan en China y EE.UU juntos. (3)

En el mundo de la información, Facebook se ha convertido en uno de los canales más importantes de distribución de noticias a escala global. Cada vez, crece el número de personas que “consumen” las noticias en su biografía (o muro) de esta red social. (4) Con el lanzamiento, en mayo de 2015, de Instant Articles, Facebook buscó convertirse en factor hegemónico del universo informativo en la web. (5) Su proyecto logró convencer en un principio, no sin reticencias, a varios de los grandes medios de comunicación, que debían compartir sus contenidos directamente en la red social en detrimento de las visitas de los internautas a sus propias web.


Para los usuarios se mostró como una bendición la posibilidad de encontrar en un solo espacio virtual la mayor cantidad de información, sin tener que gestionar url o acudir a buscadores. Sin embargo, los algoritmos que hoy aplica Facebook privilegian nuestro acceso a los videos subidos directamente a esa red, las noticias virales o escandalosas, los hechos de la farándula, las pancartas y memes; en detrimento de las informaciones de los medios, los artículos largos y de reflexión, los videos de otras fuentes e, incluso, publicaciones interesantes de nuestros amigos digitales.


A ello se suman los ya reconocidos manejos humanos de la información por la compañía con asiento en Menlo Park, California, lo cual mediatiza aún más nuestro acceso a los contenidos en ese maremágnum que es Facebook.
Varios exempleados del conglomerado denunciaron al diario británico The Guardian que fueron instruidos por la compañía para modificar la “popularidad” de artículos noticiosos y convertirlos en “tendencia” en la red.


Estos elementos perturbadores, y, principalmente, disputas por el reparto financiero de los ingresos generados por la monetarización de las noticias, llevaron a que medios de renombre como BBC News, National Geographic y The Wall Street Journal desde hace seis meses dejaron de publicar en Instant Articles o lo hicieron esporádicamente. Mientras que The New York Times o Forbes dejaron de hacerlo totalmente.


Pese a todo, medios nacidos del mundo digital siguen confiando en el emporio de Zuckerberg. Reuters informó recientemente que Facebook está trabajando con BuzzFeed, Vox y otros editores para producir contenido de vídeo original que incluirá publicidad, como parte de la experiencia de tv online que se propone la compañía.


La disputa por el control de la información en el espacio público digital arrecia entre los propios gigantes tecnológicos. Google y Apple también están buscando formas de aprovechar sus plataformas de noticias, en detrimento de la propuesta de Facebook. Google no cesa en su intento de acelerar la web móvil mediante AMP y facilitando su acceso a través de su buscador. Apple, con su última actualización de iOS, ha activado las notificaciones push de Apple News.
Google AMP ha estado creciendo. La semana pasada, la compañía afirmaba que hay más de 1,7 mil millones de páginas de AMP en 860.000 dominios, con 35 millones de nuevas páginas que se crean cada semana.


Aunque no pocas denuncias ha recibido también Google por la manera en que privilegia en su buscador determinadas informaciones o tendencias noticiosas.


Paso a paso, los medios de comunicación están perdiendo el control sobre la jerarquía y distribución de las noticias; ahora está en manos de opacos algoritmos y los equipos editoriales de las grandes redes sociales. (6)


Para Emily Bell, una estudiosa del periodismo y los medios en el entorno digital, el ecosistema de la información ha cambiado más en los últimos cinco años que en cinco siglos. Pero los efectos de las redes, según ella, van mucho más allá: “Los medios sociales no sólo se han tragado al periodismo, lo han engullido todo. Se han comido campañas políticas, sistemas bancarios, historias personales, la industria del ocio, el comercio minorista, incluso el Gobierno y la seguridad”. (7)
La preocupación es tal entre los consorcios mediáticos que el diario The New York Times ha llamado recientemente en un artículo a desmantelar el monopolio de las gigantes de la tecnología digital: “...tendremos que decidir si Google, Facebook y Amazon son monopolios naturales que necesitan regularse, o si permitimos que continúe el statu quo, fingiendo que los monolitos sin restricciones no infligen daño en nuestra privacidad y democracia”.


EE.UU : Impactos en el periodismo y los medios


El acortamiento de las distancias físicas, la instantaneidad de la difusión de la noticia en las redes sociales, la multiplicación de flujos informativos que ha propiciado la imparable revolución de las tecnologías de la información y la comunicación, han tenido efectos desarrolladores en el ejercicio del periodismo y los medios de comunicación.


Hoy es impensable hacer periodismo sin tomar en cuenta el torrente informativo de las redes sociales; como no se concibe un medio de comunicación moderno que no extienda su actividad e influencia hasta el mundo web y, especialmente, las redes sociales.


Sin embargo, el crecimiento acelerado de los gigantes tecnológicos estadounidenses y su monopolización del ámbito digital; la emergencia de las redes sociales como fuentes preponderantes de información y los efectos de la crisis económica que estalló en 2008, se han conjugado para impactar negativamente en la industria de los medios de comunicación y en zonas vitales del periodismo.


Para el Pew Researche Center “... el impacto que estas compañías tecnológicas están teniendo en el negocio del periodismo va más allá del lado financiero, hasta los más vitales elementos de la industria de las noticias en sí mismo. En la era predigital, las organizaciones periodísticas controlaban mayoritariamente los productos y servicios noticiosos de principio a fin, incluyendo los reportes originales, la escritura y producción, el empaque y difusión, la experiencia de audiencia y la selección editorial. Con el tiempo, compañías tecnológicas como Facebook y Apple han devenido en actores integrales, sino determinantes, en todos los ámbitos, suplantando las selecciones y propósitos de los medios noticiosos con sus propias decisiones y objetivos”.


Según el Estudio de los Medios de Comunicación 2016 en EE.UU, realizado por el Centro Pew, el sector de la prensa escrita sigue siendo el más golpeado y tuvo en el 2015 su peor año. El average diario combinado de circulación impresa y digital de los periódicos estadounidenses cayó ese año en un 7%, el mayor declive desde el 2010. La competencia ha llevado a la fusión de importantes grupos mediáticos para sobrevivir al sacudón de la industria. Tres compañías de periódicos (E.W. Scripps, Journal Communicationes y Gannett) se convirtieron en una sola hace un año y otros grupos van por el mismo camino.


El Editor & Publisher Data Book registró 126 periódicos menos en EE.UU en 2014 que los listados en 2004.


La televisión ha comenzado a experimentar el dilema que la prensa escrita viene sufiriendo desde una década atrás, con la consolidación del mundo digital. Desde la irrupción de Facebook y Twitter, la TV se ha visto desplazado como medio más veloz para difundir los acontecimientos. Si bien continúa siendo un medio preponderante, ya comienza a sentir los efectos del desarrollo del video digital, las transmisiones en streaming o live de las redes sociales y el sostenido crecimiento del ancho de banda en EE.UU, que permite visualizaciones de óptima calidad en la web (incluso desde los móviles). Una parte de los televidentes y de la publicidad esté migrando hacia el ámbito digital.


De acuerdo con la investigación del Pew Researche Center, las grandes cadenas televisivas de noticias han perdido audiencia en el horario matutino, aunque mantienen la fidelidad del auditorio de las tardes noche. Pero las televisoras locales de noticias han perdido audiencia en todos los horarios. También se reporta que 1 de cada 7 estadounidenses han cancelado sus suscripciones a los servicios de TV por cable o satelital.


La inmensa mayoría de los jóvenes encuestados por el Pew en EE.UU declara que las redes sociales son su principal fuente de noticias; e incluso, el 62% de todos los adultos entrevistados reconoce obtener noticias en los sitios de las redes sociales. La Fundación Reuters, por su parte, en un reporte de 2016 detalla que el 44% de los usuarios online en el mundo obtiene la información, datos, gráficas a través de las redes sociales (Facebook, Youtube y Twitter en ese orden).


El resultado de lo que está ocurriendo es que el poder e influencia de las empresas tecnológicas y sus plataformas es cada vez mayor. Ellas controlan crecientemente qué se publica y quién lo hace, con quién comparten ese contenido y cómo se rentabiliza esa publicación. (Continuará)


Notas


(1) El número de clientes de telefonía móvil superará los 5.000 millones a mediados de 2017, según el último informe de la GSMA, la asociación de las grandes operadoras, presentado en el seno del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, en febrero de 2017. Las previsiones apuntan a que se superarán los 5.700 millones a final de la década.De igual forma, las redes móviles se han convertido en un pivote claro en el avance de la implantación de Internet. El número de accesos individuales a la red desde dispositivos móviles se ha doblado en los últimos cinco años hasta alcanzar los 3.600 millones. La estimación de la GSMA es que se llegue a 4.700 millones, cifra equivalente al 60% de la población mundial, en 2020. En términos económicos, el informe señala que el ecosistema de los servicios y las tecnologías móviles acumularon en 2016 en torno al 4,4% del PIB mundial, que en términos absolutos equivale a un valor económico de 3,3 billones de dólares. Las previsiones de la GSMA apuntan a que, en 2020, el valor económico de la industria alcance los 4,2 billones de dólares, el equivalente al 4,9% del PIB proyectado para ese año.( Ver http://elpais.com/eventos/2017/02/27/mwc/1488195114_634916.html)
(2) La Wikipedia contabiliza unas 45 empresas fusionadas por Facebook desde el año 2005. Con algunas han transcendido las cantidades pagadas. Con otras no.
(3) Facebook es la red social con mayor número de usuarios activos mensuales en el mundo, según el el informe Digital In 2017 elaborado por We Are Social 2017 en colaboración con Hootsuite. Más de la mitad, un 55 %, utilizan la red social a diario. A esto hay que añadir que la segunda y tercera plataforma social más utilizadas a nivel mundial son Messenger (la aplicación de mensajería de Facebook) y WhatsApp, también propiedad de la red social creada por Mark Zuckerberg. Instagram, parte también de Facebook desde 2012, ocupa el octavo lugar, con 600 millones de usuarios. (Ver https://marketing4ecommerce.net/cuales-redes-sociales-mas-usuarios-mundo-2017/)
(4) En Estados Unidos el 41% de la población reconoce que Facebook es su principal fuente de información en lugar de los medios tradicionales.
(5) Según valora la experta Emily Bell, directora del Coentro Tow para Periodismo Digita de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia: “Facebook es un instrumento de poder. Coopera con el gobierno en muchos niveles, comparte datos con policías y servicios de seguridad. No se hace responsable, es completamente oscuro. Nosotros somos ahora parte de ese sistema y ya no somos dueños de nuestras prensas. No somos dueños de nuestros departamentos de publicidad. Ni siquiera somos dueños de nuestras audiencias” (Ver http://www.eltiempo.com/tecnosfera/novedades-tecnologia/noticias-falsas-en-internet-y-como-combatirlas-34191)
(6) Para Karrie Karahalios,profesora de ciencias de computación de la Universidad de Illinois, “El modo en que funciona el algoritmo de Facebook no es totalmente transparente”. A su vez, considera que, más que el algoritmo, que -según empleados de la empresa de Menlo Park- analiza miles de variables, el poder de Facebook reside en la masiva cantidad de datos que puede procesar y someter a técnicas de “machine learning”, la lógica de programación detrás de la inteligencia artificial. (Ver http://www.elmundo.com.ve/noticias/tecnologia/internet/el-genio-de-facebook-que-se-convirtio-en-el-editor.aspx#ixzz4iYFLWSV2)
(7) Ver http://www.cuadernosdeperiodistas.com/facebook-se-esta-comiendo-mundo/

Publicado enSociedad
Prevén autoridades segunda oleada de ciberataque mundial

El ciberataque global que comenzó el viernes pasado afectó a 200 mil usuarios, principalmente empresas en unos 150 países, entre ellos México, y se esperaba una segunda oleada de afectaciones la mañana de este lunes, informó Rob Wainwright, director de la Europol, mientras autoridades tratan de dar con los responsables.

Alrededor de las 10 de la noche de este domingo México ocupaba el sexto lugar en el ranking mundial del sitio cybermap.kaspersky.com que lleva el registro en tiempo real de los países más atacados.

Expertos estiman que el recrudecimiento del virus podría generar un "cibercaos" cuando millones de computadoras sean encendidas este lunes.

"El último recuento asciende a más de 200 mil víctimas, esencialmente empresas, en al menos 150 países. Llevamos a cabo operaciones contra unos 200 ciberataques al año pero nunca habíamos visto nada igual", declaró este domingo Wainwright a la cadena británica ITV.

El ataque se perpetró de "forma indiscriminada" y "se propagó muy rápidamente" añadió el director de la Europol, que teme que el número de víctimas siga en aumento "cuando la gente vuelva al trabajo este lunes y encienda su computadora".

El ataque alcanza dimensiones "sin precedente" y exige una compleja investigación internacional para identificar a los culpables, indicó Wainwright.

En Estados Unidos, el presidente Donald Trump ordenó a su asesor de Seguridad Nacional, Tom Bossert, celebrar una reunión de urgencia la noche del viernes para analizar la amenaza del ciberataque, indicó un alto funcionario gubernamental a la agencia Reuters.

Los máximos funcionarios de seguridad celebraron otra reunión el sábado en la Sala de Crisis de la Casa Blanca y tanto la Oficina Federal de Investigaciones, como la Agencia de Seguridad Nacional estadunidense (NSA, por sus siglas en inglés) intentaban identificar a los autores del masivo ciberataque, dijo el funcionario, que pidió permanecer en el anonimato.

Unas 200 mil computadoras, sobre todo en Europa, fueron infectadas desde el viernes por el virus Wannacry, un ransomware (del ingés ransom, rescate, y ware, de software, programa informático) que explota una falla en los sistemas operativos Windows divulgada en los documentos robados a la NSA.

México no fue la excepción y alrededor de las 10 de la noche de este domingo ocupaba el sexto lugar en el ranking mundial del sitio cybermap.kaspersky.com que lleva el registro en tiempo real de los países más atacados.

Al cierre de esta edición, los países más golpeados por el virus informático eran Vietnam, Alemania, Estados Unidos, Rusia y México.

El ataque perturbó el funcionamiento del sistema de salud pública británico (NHS, por sus siglas en inglés, con 1.7 millones de empleados, lo que fue el caso más inquietante debido al riesgo de salud de los pacientes. Además Wannacry, afectó las plantas de Renault, la compañía estadunidense FedEx, el sistema bancario ruso y universidades de Grecia e Italia, entre otras empresas e instituciones.

Wannacry bloquea los documentos de los usuarios y los hackers exigen a sus víctimas pagar una suma de 300 unidades de la moneda electrónica bitcoin (difícil de rastrear, equivalente a unos mil 780 dólares por unidad) para permitirles acceder nuevamente a sus archivos.

"Hasta ahora ha habido pocos pagos", aseguró Wainwright. De acuerdo con la empresa de seguridad Symantec, el sábado a mediodía se habían registrado 81 transacciones por un valor total de 28 mil 600 dólares.

La empresa de seguridad informática Digital Shadows señaló que hasta este domingo los pagos con bitcoin alcanzaban los 32 mil dólares.

El Departamento de Seguridad Interior advirtió que "pagar el rescate no garantizaba la restitución de los documentos".

Amber Rudd, ministra británica del Interior, aseveró en un artículo publicado en el periódico Sunday Telegraph que cabía esperar más ataques y destacó que “quizá nunca conozcamos la verdadera identidad de los autores.

Los héroes

El ataque fue frenado por una pareja de veinteañeros: el investigador de ciberseguridad británico, identificado en línea sólo como MalwareTech, de 22 años, que trabaja para la empresa de seguridad Kryptos Logic y desea seguir en el anonimato, y Darien Huss, ingeniero de 28 años que trabaja para la firma de seguridad Proofpoint, en Estados Unidos.

MalwareTech descubrió un dominio oculto en el virus Wannacry y decidió registrarlo. Al parecer fue creado por los hackers responsables del virus como medida de desactivación del ataque.

“Los piratas podrían volver a la carga cambiando el código y en ese caso será imposible detenerlos, advirtió este domingo MalwareTech, el joven británico desde su cuenta @MalwareTechBlog, reportó el diario británico Sunday Times.

MalwareTech, quien recibió como premio una semana de descanso, añadió que "las computadoras no estarán seguras hasta que instale el correctivo lo más rápido posible".

En tanto, Microsoft advirtió acerca de las vulnerabilidades en el almacenamiento informático. "Los gobiernos del mundo deberían tratar este ataque como un llamado de atención", escribió en un blog Brad Smith, presidente y director jurídico de Microsoft.

La dictadura democrática de los poderosos

Nos hacen falta ideas. La mente no piensa con información sino con ideas, como destaca Fritjof Capra en La trama de la vida. En esta tremenda transición/tormenta que vivimos, necesitamos lucidez y organización para comprender lo que sucede y para construir las salidas. Cuando la realidad se hace más compleja y la percepción se enturbia, una característica de las tormentas sistémicas, aclarar la mirada es un paso ineludible y vital.

 

Por eso nos atiborran con información basura, porque contribuye a potenciar la confusión. Es en este sentido que los medios juegan un papel sistémico que consiste en desviar la atención, hacer que las cosas importantes y decisivas tengan un trato idéntico a las más superficiales (un accidente en carretera tiene más cobertura que el caos climático) y tratan los temas serios como si fueran un partido de fútbol.

 

Como sabemos, hay quienes piensan que no hay cambios mayores, que la tormenta sistémica es una crisis pasajera, luego de la cual todo seguirá su curso normal. Pero los de abajo necesitamos aguzar los sentidos, detectar los sonidos y los movimientos imperceptibles, porque nuestras vidas están en riesgo y cualquier despiste puede tener consecuencias desastrosas. No tenemos seguros de vida ni guardias privados, como tienen los de arriba.

 

El historiador francés Emmanuel Todd reflexiona sobre las elecciones en su país, con análisis bien interesantes. El primero, es que desde hace varias décadas existen campos de fuerzas sociales estables, que le permiten asegurar que la sociedad está dividida en dos mitades y que esa división permanece casi inalterada ( goo.gl/p1i6WN ).

 

En segundo lugar, se pregunta porqué en el pasado cuarto de siglo el rechazo al modelo neoliberal no ha crecido (en Europa), pese al aumento de la desocupación y al fracaso del euro. Analiza la población, un dato estructural que tienden a minimizar los analistas. En Francia, la población envejeció hasta seis años desde 1992 y, de hecho, los ancianos han perdido el derecho de voto, porque una salida del euro derrumbaría sus pensiones.

 

La segunda cuestión que contempla es la estratificación educativa. Concluye que la gente con estudios superiores produjo una oligarquía de masas y que esa élite pasó de 12 por ciento de la población en 1992 a 25 por ciento, en sólo 25 años. La conclusión estremece: una población envejecida sumada a una mayor masa oligárquica desemboca en un creciente conformismo de la mitad de la población, mientras la otra mitad de abajo se ha deteriorado notablemente desde el tratado de Maastricht de 1992.

 

Cuando Marx escribe el Manifiesto Comunista, la relación entre los de abajo y los de arriba era de nueve a uno. No había pensiones para los mayores y la universidad estaba reservada para las élites. Era un sistema inestable, donde 90 por ciento tenía interés en derribarlo.

 

Los dos cambios mencionados por Todd (demografía y educación superior) representan mutaciones profundas para quienes aspiramos a transformar el mundo. Todavía en 1960 abundaban los universitarios como el Che, dispuestos a utilizar sus conocimientos junto a los oprimidos. El sistema supo comprender que tenía un punto débil entre los jóvenes universitarios y tomó medidas.

 

Ahora los docentes de ese nivel ganan fortunas, hasta 30 veces el salario mínimo en varios países. Los estudiantes cuentan con becas que les permiten estirar los estudios de posgrado hasta bordear los 40 años y luego aspiran a ingresar en la élite universitaria. En el imaginario colectivo el ascenso social pasa por los estudios superiores a los que se entrega buena parte de la vida.

 

Immanuel Wallerstein sostenía hace tres décadas (en Marx y el subdesarrollo) que bajo el capitalismo la clase alta pasó de 1 a 20 por ciento de la población mundial. La cifra puede acercarse ahora a 25 por ciento que presume Todd para la oligarquía de masas. En América Latina las cifras deben matizarse, pero vamos hacia allá.

 

Es posible que estemos bordeando la dominación perfecta: sociedades divididas en partes casi iguales, entre los que necesitan patear el tablero y los que temen cualquier cambio. Una mitad conformista y la otra mitad apabullada por la cuarta guerra mundial. Por encima de ambas, 1 por ciento controla el poder estatal, el material y las democracias electorales.

 

A medida que se expanden las dimensiones del grupo en la cima, a medida que vamos haciendo a los miembros del grupo de la cima cada vez más iguales entre sí en sus derechos políticos, se hace posible extraer más de los de abajo, escribe Wallerstein en Después del liberalismo (página 168). Y agrega que un país mitad libre y mitad esclavo sí puede durar mucho tiempo.

 

Las consecuencias de estos cambios deberían llevarnos a sacar algunas conclusiones estratégicas.

 

Primero, la democracia se asienta en ese sector que no quiere desestabilizar el sistema, mientras la otra mitad no se siente representada. La democracia electoral tiene sentido para la mitad de arriba, pero es una cárcel para los de abajo.

 

Dos, para la mitad desheredada de la población, el diseño actual del capitalismo es una realidad opresiva, ya que las políticas sociales focalizadas tienden a neutralizar y dividir a quienes necesitan levantarse contra el sistema.

 

Los partidos de centro-izquierda recogen las aspiraciones, y los miedos, de esa mitad de la población que sólo quiere cambios cosméticos y cuyo ejercicio político excluyente es votar cada cinco o seis años y asistir a mítines para aplaudir a sus caudillos.

 

La mitad de abajo no puede confiar en un sistema político que funciona como una dictadura democrática. Una estructura política con total libertad para la mitad de arriba puede ser la forma más opresiva que se pueda imaginar para la mitad de abajo, sigue Wallerstein.

 

Los que viven en la zona del no-ser, en palabras de Fanon, son los que resisten y construyen otros mundos, por mera necesidad de sobrevivir. Pero son bombardeados por la fantasía de que pueden cambiar su destino sin quebrar el sistema.

Publicado enPolítica
Domingo, 30 Abril 2017 06:49

El cínico doble rasero de los medios

El cínico doble rasero de los medios

 

Sobre el último reporte de Amnistía Internacional (AI) sobre la monarquía petrolera.

 

En Arabia Saudita no se reprimen las manifestaciones, como está sucediendo en Venezuela. Simplemente no es posible manifestarse. El último reporte de Amnistía Internacional (AI) sobre la monarquía petrolera dice: “Las autoridades restringían severamente el derecho de libertad de expresión, asociación y reunión, deteniendo y encarcelando por cargos imprecisos a quienes las criticaban, a defensores y defensoras de derechos humanos y a activistas de los derechos de las minorías. La tortura y otros malos tratos (...) seguían siendo habituales, especialmente durante los interrogatorios”.

El informe destaca la discriminación contra las mujeres, en la ley y en los hechos (no pueden conducir coches, viajar, trabajar y ser intervenidas quirúrgicamente si no cuentan con el permiso de un familiar varón). Numerosas penas de muerte “incluso por delitos no violentos y contra personas condenadas por presuntos delitos cometidos cuando eran menores de edad”. Más aun, en la guerra dirigida por Arabia Saudita en Yemen se cometen “violaciones graves del derecho internacional, crímenes de guerra incluidos”.

Lo que sucede en Turquía desde el fallido golpe de Estado del 15 de julio pasado resulta estremecedor. El informe de AI destaca que “más de 40 mil personas permanecieron detenidas en espera de juicio durante los seis meses que duró el estado de excepción”. Agrega que hay indicios de que se ha torturado a personas detenidas, que se despidió a casi 90 mil funcionarios públicos, se cerraron “cientos de medios de comunicación y se detuvo a periodistas, activistas y miembros del parlamento”.

Las fuerzas de seguridad violan impunemente los derechos humanos, especialmente en el sureste del país, de población predominantemente kurda, donde en los núcleos urbanos se impuso el toque de queda durante las 24 horas del día. Alrededor de 140 periodistas están en prisión, y es por segundo año consecutivo el país con más periodistas presos.

En cuanto a la intervención militar en Yemen, AI señala: “En todo Yemen se cometen espeluznantes crímenes de guerra y abusos contra los derechos humanos, causando un sufrimiento insoportable a la población civil”. Stephen O’Brien, alto jerarca de las Naciones Unidas, dijo el 30 de marzo que 7 millones de yemeníes, sobre una población de 25 millones, corren un gran riesgo de sufrir hambrunas y enfermedades. Diecinueve millones necesitan ayuda humanitaria: comida, agua, refugio, combustible y saneamiento, y otros 3 millones fueron forzados a abandonar sus hogares.

Es seguramente la peor guerra de estos años, pero está fuera del campo de visión de los medios occidentales. Algo similar ocurre en Turquía, donde el pueblo kurdo es sistemáticamente perseguido, incluso sus parlamentarios han sido detenidos y despojados de la inmunidad. Pero ambos países son cortejados por Occidente: Turquía como aliado estratégico desde la Segunda Guerra Mundial; Arabia Saudita como proveedor de petróleo y clave de bóveda de la arquitectura estadounidense en Oriente Medio.

Peor aun: Ankara esgrime como espada de Damocles sobre Europa la posibilidad de que millones de refugiados sirios inunden el viejo continente, desencadenando una imprevisible crisis política.

 

COLOMBIA, MÉXICO Y VENEZUELA.


Según AI, en Colombia se registra“un aumento de los homicidios de defensores y defensoras de los derechos humanos, entre los que había líderes indígenas, afrodescendientes y campesinos”. En 2016 fueron asesinados 120 dirigentes sociales, y en los tres primeros meses de 2017 fueron muertos 30, registrándose un total de 156 ataques a dirigentes sociales, sobre todo integrantes del Congreso de los Pueblos y Marcha Patriótica.

“Hay una agresividad especial contra las mujeres dirigentes de movimientos sociales, con asesinatos, amenazas y judicializaciones”, destaca la activista pro derechos humanos Milena López Tuta (Público.es). Por eso AI asegura que “en grandes zonas de Colombia el conflicto armado está más vivo que nunca”.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuaria (Sintrainagro) asegura que le han asesinado 1.300 dirigentes, activistas y afiliados, “mientras el Poder Ejecutivo ha ido quitando la protección de que gozaban varios de sus directivos que corren peligro de muerte, en especial en zonas del país donde han quedado a merced de grupos terroristas y esbirros de hacendados y empresarios” (Rel-Uita, 21 de abril de 2017).

Ni qué hablar de la crisis social en México, donde han sido asesinadas 200 mil personas y hay 30 mil desaparecidos, con la comprobada participación del Estado, que permanece impávido ante las brutales violaciones de los derechos humanos. Sin embargo, a nadie se le ha ocurrido aplicarle al país azteca la “cláusula democrática” de la Oea.

El caso de Venezuela es sumamente aleccionador para la izquierda y la derecha. La primera porque, como destaca el sociólogo Edgardo Lander, se ha empeñado en mirar para otro lado (en general hacia Washington) y se muestra incapaz de reconocer que el régimen transita hacia un creciente autoritarismo, que el mal llamado “socialismo del siglo XXI” es la hoja de parra que esconde la vergonzosa corrupción que es una de las principales características en las alturas del régimen.

La derecha y los medios que le son afines hacen su juego, y lo hacen bien. En México le echan la culpa de la violencia al narco, mientras presentan al gobierno y al Estado casi como víctimas, cuando son cómplices, y nadie busca explicar por qué la violencia afecta sobre todo a los sectores populares organizados en movimientos sociales. En Colombia, en tanto, todo el problema sería responsabilidad de los paramilitares y de bandas criminales, omitiendo que sus víctimas son dirigentes sociales.

El doble rasero mediático y político parece irreversible y es una de las principales señas de identidad de los medios en un período de caos sistémico en el cual las elites tienen mucho que perder. El resultado es una fenomenal crisis de credibilidad de los partidos: en Francia por vez primera ninguno de los partidos históricos pasó al balotaje. En cuanto a los medios, algo muy de fondo está cambiando: la Asociación de Revistas Culturales e Independientes de Argentina (Arecia) informó en diciembre que los lectores de sus casi 200 publicaciones (hay muchas más en el mismo espectro) son ya 5 millones, lo que representa el 15 por ciento de la población del país.

Un mundo está agonizando ante nuestros ojos, si somos capaces de ver más allá de la desinformación mediática.

 

 

Publicado enSociedad