Jueves, 15 Noviembre 2018 17:05

Comunicación y ciudadanías

Comunicación y ciudadanías

En este texto se reúnen reflexiones e investigaciones que tienen, de una u otra manera, su mirada puesta en la ciudadanía. Intentando que la comunicación nos permita ver el bosque y que sepamos qué papel debemos jugar en esta realidad acelerada para construir ciudadanías activas e influyentes. Los diversos abordajes que aquí se presentan son variopintos y por ello enriquecedores del campo académico desde el que está escritos. Una suerte de pensamientos, hechos, relatoras y crítica social a las ciudadanías, o a sus formas y ausencias.


La intención es plantear propuestas que nos relaciones con las muchas ciudadanías posibles y las numerosas maneras de abordarlas. La finalidad es que abran los debates y las reflexiones para ir sumando personas y acciones a la lucha por otra ciudadanía más universal, en el sentido que se entienden los derechos humanos, que trascienda límites y fronteras.

Las nuevas guerras frías de Internet: EU vs. China

Antecedentes: Ya había analizado la balcanización a la que propende Internet. Hace más de cinco años abordé la tendencia “hacia la balcanización de la cárcel global del Internet estadunidense (http://bit.ly/2P7pehF)” debido al “superescándalo orwelliano del Prisma de National Security Agency (Agencia de Seguridad de Estados Unidos, NSA por sus siglas en inglés), del ciberespionaje de la dupla Estados Unidos/Israel (ver Bajo la Lupa, 12 y 16/6/13)”.

Cuatro días más tarde alerté sobre “la muerte de la privacidad ciudadana por el orwelliano Estado Google (http://bit.ly/2PcZxMD)”.

Cuatro meses después, abordé que los Brics alentaban la “balcanización del Internet para contrarrestar el espionaje global de la NSA, brazo del cibercomando del Pentágono (http://bit.ly/2EzxCSN)”.

Hechos: Cinco años más tarde, el consejo editorial del The New York Times (NYT) avizora la ruptura de la web debido a los conflictos geopolíticos y a la censura del Internet, por lo que la próxima década puede constituir “otro frente de la nueva guerra fría (https://nyti.ms/2PaN8bP)”, cuando una terrorífica (sic) relación con Europa y las incrementadas hostilidades con China estimulan la tendencia hacia la balcanización.

La tesis de NYT es que pronto habría tres Internet: los de Estados Unidos, China y Europa, y no necesariamente el de Estados Unidos será el mejor.

NYT coloca a Europa como tercero en discordia, mientras en septiembre Eric Schmidt (ES), anterior ejecutivo en jefe de Google, afirmó que el Internet sería más probablemente dividido en dos: uno encabezado por China y otro por Estados Unidos.

Él adujo que se trata de una bifurcación entre China y EU: si uno ve a China, la escala de las empresas que son construidas, sus servicios, la riqueza creada, es fenomenal (sic). El internet chino es el mayor porcentaje de su PIB, que es un gran número, el mismo porcentaje de EU –en el momento en que despega su Ruta de la Seda que involucra a 60 países.

CNBC expone con detalle el evento privado auspiciado por Village Global VC –que se publicita como una empresa de asociación de capitales apuntalada por los más exitosos empresarios del mundo como ES, Jeff Bezos y Bill Gates (http://bit.ly/2PavrJC).

NYT pone en relieve la “controversia ( sic)” generada por Sundar Pichai, sucesor de ES, cuando Google desarrolla el Proyecto Dragón Volante (https://cnb.cx/2PaPvLL )”, mediante el cual contempla penetrar en el mercado chino, que no es tan sencillo en momentos de la alta tensión multidimensional de Donald Trump contra China.

El mercado chino no es nada despreciable: 772 millones de usuarios de Internet y más de 500 millones en Mobile.

Según NYT, ES desechó la probabilidad de que “Internet permanezca global ( sic)”.

¿Cómo puede ser global el Internet, en la fase de la desglobalización, del desorden global geopolítico, de las guerras comerciales transcontinentales y de la competencia por el alma de la inteligencia artificial entre EU y China?

ES, degradado en Alphabet a simple técnico, comentó que “Silicon Valley necesitará los principios de la inteligencia artificial antes de colaborar con el Pentágono (http://bit.ly/2P9Wnt0)”.

NYT critica –quizá con justa razón, y en espera del devenir tecnológico de Europa en medio de su balcanización geopolítica– que ES haya descartado demasiado rápido el Internet europeo, cuando a juicio del polémico rotativo neoyorquino todas las señales apuntan a un futuro con tres Internet: Estados Unidos/China/Europa, con sus respectivas idiosincrasias digitálicas, regulaciones e interpretaciones de vigilancia ciudadana y de cocciones artificiales de falsificados derechos humanos.

NYT agrega que si el futuro de Internet es una guerra fría tripartita, Silicon Valley desea hacer dinero en tales tres mundos –como si fuera fácil para el inconsciente colectivo global olvidarse de las demoledoras revelaciones de Edward Snowden hace cinco años, que pusieron a EU en la picota del totalitarismo digitálico.

CONCLUSIÓN: Ben Gomes, prominente investigador de Google, confesó a su equipo de trabajo que este es un mundo en el que ninguno de nosotros ha vivido antes.

¿Es el umbral de la nueva era de la distopía cibernética?

http://alfredojalife.com

@AlfredoJalifeR_

https://www.facebook.com/AlfredoJalife

http://vk.com/id254048037

Publicado enInternacional
La mirada de Gabo y todas las formas del periodismo

El cierre fue con los vallenatos de Leandro Díaz, una forma relajada y fiestera de ponerle un broche de oro al Festival Gabo, que a la altura de su sexta edición se ha convertido en un referente ineludible para la profesión en el continente.

Cualquier resabio de formalidad que podría existir queda definitivamente archivado. Retumba el vozarrón de Ivo Díaz en el Orquideorama, y canta la triste historia del corazón destrozado de su padre Leandro, que aun siendo figura del vallenato colombiano no pudo conquistar el amor de Matilde Lina. Pero el sonido del vallenato no es lamento, provoca el baile, y así es como en el espacio del Jardín Botánico donde se escucharon tantas palabras y tantos análisis y tantas cuestiones relacionadas con el periodismo, ya no importa nada y se desata la fiesta. “Cuando Matilde camina / hasta sonríe la sabana”, repite Díaz el estribillo y el público ya abandona sus sillas y el mismo Jaime Abello Banfi, director general de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, lidera el bailongo y arenga a Ivo con que toque una más, otra más. Cuesta aceptar que el Festival Gabo 2018 (que convocó a 15 mil personas), empieza a ser pasado.


La tertulia de cierre sirvió para que Díaz, el escritor y académico Ariel Castillo y la música Marina Quintero dialogaran con el escritor y periodista Alonso Sánchez Baute para contar la historia de Leandro y su amistad con Gabriel García Márquez, cruzando el relato con las canciones, ejemplificando cosas como el epígrafe de El amor en los tiempos del cólera (“En adelanto van estos lugares: ya tienen su diosa coronada”) tocando “La diosa coronada”; en el mismo relato del amor no correspondido de Leandro por Matilde resuenan ecos de la historia de Florentino Ariza y Fermina Daza. Y el clip de dos minutos en el que se vio a Díaz cantando “Matilde Lina” sentado junto a Gabo en una peña fue un emotivo resumen de la noche, de la amistad del Nobel de Literatura y el músico –quienes murieron con apenas un año de diferencia– y de esas “Obsesiones de Gabo” que fueron uno de los ejes temáticos del encuentro.


La tercera y última jornada en tierra paisa mantuvo la intensidad y diversidad que caracterizó a todo el Festival. Los colombianos Javier Darío Restrepo y Jorge Cardina, la chilena Mónica González y los españoles Alex Grijelmo y Gumersindo Lafuente abrieron la mañana con el interesante debate que proponía El zumbido y el moscardón: desafíos éticos en el periodismo actual, y fue el comienzo de una programación en la que más de uno sumó metros y metros de caminata cruzando y volviendo del Botánico al Parque Explora, otra de las sedes. Allí, de hecho, hubo dos paneles que tuvieron su dosis extra de picante, que agregaron otras dimensiones a un panorama de por sí amplio.


Tras participar en otra mesa en el Orquideorama sobre el poder de la sátira periodística, Ingrid Beck –directora de Barcelona y activa militante de pañuelo verde– debió lidiar en la charla Más allá de lo virtual: el poder transformador de las redes sociales con una moderadora nada convencida de la necesidad de una ley de interrupción voluntaria del embarazo, que insistió un par de veces con la inconveniencia de mezclar ese reclamo con el de un freno a los femicidios. Beck hizo caso omiso y emocionó a la sala con el relato del surgimiento y crecimiento de Ni Una Menos, desde los primeros tuits hasta las marchas multitudinarias en el Congreso, de la militancia virtual a la acción real; las imágenes en pantalla ilustraron de manera indiscutible ese crescendo. A su lado, la chilena Francisca Skoknic dio detalles de su chatbot periodístico La Bot, y Alberto Herrera dio algunos ejemplos de cómo las peticiones de Change.org pasaron de la recolección de firmas a lo efectivo en México, donde 5 mil personas se manifestaron en la puerta de una radio para pedir la reincorporación de una periodista despedida por incomodar al poder de Peña Nieto. Ante el por momentos excesivo optimismo de Herrera, este diario aprovechó las preguntas finales para recordar que esa “transformación de las redes sociales” incluye a jugadores del otro lado, trolls y hostigadores de toda clase. “Por supuesto que eso también existe, pero no podemos dejar de hacer cosas: habrá que endurecer el cuero”, cerró Beck.


El panel siguiente en el mismo Teatro Explora, aun con la seriedad que suponía el título [email protected] de hoy: jueces, ciudadanos y algoritmos, tuvo un espíritu lúdico desde la elección de sus moderadores: fieles a su decisión de mantenerse anónimos, dos de los responsables del imperdible sitio satírico Actualidad Panamericana aparecieron y moderaron el diálogo con sus máscaras de gallina. Nada de eso le quitó dimensión al análisis sobre libertad de expresión en internet del experto colombiano Carlos Cortés y las miradas de Patricia Llombart –embajadora de Unión Europea en Colombia–, Viviana Bohorquez (abogada y creadora del canal de YouTube Las Igualadas, que discute temas de género) y el barcelonés Pere Rusiñol. El cofundador de Mongolia mostró al auditorio la portada de un número recopilatorio que fue hitazo en España –“Compre este número de Mongolia y vaya preso”– pero cuyos chistes, dijo, le desagradarían a él mismo si aparecieran en Twitter: “El contexto siempre importa”, dijo... y justo sucedió algo en el contexto de esa misma charla, cuando un grupo de estudiantes universitarios irrumpió y se ubicó en fila delante del escenario, con cinta adhesiva en los labios y carteles que aludían al déficit universitario y la falta de interlocutores para resolverlo. Cualquier semejanza con la realidad argentina no es casualidad.


Gabo en la categoría Innovación por Los desterrados del Chaco– y los retos del periodismo en la era #MeToo, con la presencia de Rebecca Corbett del New York Times; las maneras de enfocar y retratar la creciente xenofobia, en un momento en que proliferan las migraciones y el Presidente de la nación más poderosa del mundo alienta el discurso racista; el regreso de la rusa Masha Gessen tras su charla del primer día, esta vez para hablar de la diversidad sexual y la ética de las disidencias con el mexicano Guillermo Osorno y la colombiana Matilda González Gil; una charla de Claudi Carreras, curador de la impactante muestra Africamericanos, con la artista plástica Liliana Angulo, el fotógrafo Bruno Morais y el editor Angel Unfried; otro encuentro inolvidable protagonizado por un argentino, Marcos López, que –no podía ser de otra manera– fue mucho más allá del título original Las preocupaciones de un artista pop latinoamericano en el Museo de Arte Moderno; talleres intensivos, a toda hora y de todo tenor... y eso sin contar Los papeles de Gabo: originales inéditos, fuentes tipográficas y otras revelaciones, el recorrido por un auténtico tesoro conducido por el mismo Jaime Abello junto a representantes de la biblioteca Luis Angel Arango... en algún momento el Festival Gabo se sintió inabarcable, en el mejor de los sentidos.


“Este es el festival del periodismo que no está en crisis, del periodismo que tiene vitalidad, que tiene ganas de comerse el mundo, que no le tiene miedo a la tecnología sino que se apropia de ella, de una juventud que llega con ideas renovadoras”, dijo Abello Banfi a PáginaI12, poco antes de la tertulia final y a modo de balance. “Nacho Escolar, de Eldiario.es, lo resumió muy bien cuando habló de una ‘época promisoria’ en la que hay que empezar a enterrar los modelos que dejaron de funcionar, hacer adaptaciones pero pensar el periodismo de manera optimista. La prueba de esto es la vitalidad que tuvieron los trabajos finalistas del Premio Gabo, que abordan temas muy difíciles pero con mucha garra.”


–En cada categoría podría haber ganado cualquiera de los tres y hubiera sido igualmente justo.


–Es que para nsotros ganan los tres finalistas. Hay que elegir a uno que tenga el premio mayor, pero el tratamiento que les damos hasta el último minuto es que son lo mejor de la cosecha del periodismo iberoamericano del año.


–Es curioso porque se vieron muchos trabajos colaborativos, en contraposición a la clásica figura del periodista de investigación como lobo solitario.


–Hay un periodismo que muchas veces implica una colaboración no solo entre personas sino entre países, entre regiones, entre medios y entre proyectos y es magnífico, porque está dando resultados excelentes: hay pruebas no solo en América Latina sino en otros países de que es un buen camino para el futuro del periodismo, y para que tenga efecto e impacto, sobre todo cuando aborda temas con una complejidad que trasciende fronteras o que representan fenómenos estructurales complicados. Pero también está el periodismo de autor, como el de Joseph Zárate, ganador de la categoría Texto. Hay una gran diversidad que refleja vitalidad. No solo está la clave tradicional, una sala de redacción, una empresa periodistica, una marca: eso es parte del ecosistema pero no es lo único.


–Y no hay un absoluto reemplazo de la viejas formas, hay una convivencia.


–Tiene que ser así, y ojalá encontremos nuevas manera de consolidar la empresa periodística como matriz organizacional del buen periodismo, porque una buena empresa crea las condiciones para que el periodista se dedique más tranquilamente a su trabajo, proporciona medios y recursos para hacerlo posible. Pero tampoco podemos dejar de hacer periodismo por los problemas de la economía de las empresas. Se necesita el respaldo económico, la tecnología y los demás factores, pero también ese humanismo, esa vocación, las ganas, el ideal de servico público, de ambiciones creativas. El motor está en los periodistas.


Abello señala que “me encantó la presencia argentina en esta edición, fue muy bueno todo lo que sucedió” y afirma que no hay manera de parar, que ya diseña en su cabeza ideas para 2019. Pero eso puede esperar, al menos un par de horas: ahora es momento de vallenato. En el mismo Gabo convivía el defensor del buen periodismo y el fan de canciones con mujeres que hacían sonreír a la sabana. Porque las palabras y las teorías importan, pero nunca hay que olvidar la fiesta. Y Medellín lo fue. Otra vez.

Publicado enCultura
“Es necesario que la gente reconozca el seudoperiodismo”

Jaime Abello Banfi, director de la FNPI, admite que es un momento atractivo para el encuentro de profesionales de países diferentes pero con debates similares, y un contexto en el que el periodismo adopta nuevas formas... incluyendo algunas que son pura manipulación.

El término “Festival” suele asociarse a lo artístico, a la música, el cine, el teatro, la danza. Pero desde 2013, la capital de Antioquia es la sede de un festival del periodismo, una celebración de la palabra y la imagen que se corresponde con las “obsesiones” que caracterizaron a la figura legendaria que inspira todo. Mañana a las 9, en el Jardín Botánico de esta bella ciudad colombiana, será el puntapié inicial del Festival Gabo, el encuentro que propicia la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano creada en 1994 por Gabriel García Márquez: una cita a la que acuden profesionales de todo el continente y España para celebrar el oficio en tiempos turbulentos, en lo que todo se está reformulando y -en más de un sentido- el periodismo parece a veces un deporte extremo.


El Festival Gabo es un auténtico desafío para la organización de agenda: durante tres días habrá 75 actividades de entrada libre y transmitidas en directo a través del sitio oficial festivalgabo.com y su página de Facebook. El menú incluye charlas, talleres, proyecciones de documentales, exposiciones fotográficas y muestras culturales en varias sedes; además, el jueves se anunciarán los ganadores del Premio Gabo (ver aparte), que cada año va sumando más y más postulantes en sus cuatro categorías. Las actividades están agrupadas en ejes temáticos que dan cuenta de sus intenciones: “La cocina del periodismo” explora temas que preocupan al periodismo actual y expone nuevos formatos, tendencias, narrativas y enfoques para contar historias; “Periodismo de tú a tú” presenta a gestores de proyectos innovadores que hablarán del “detrás de cámara” de sus trabajos; “Mentes curiosas” propone un espacio íntimo para conversaciones informales pero profundas con dos o tres invitados; “Obsesiones de Gabo” explora los temas favoritos de García Márquez, la música, la literatura, el idioma, el cine, la paz y la ética periodística, con dos temáticas nuevas propuestas para esta edición, la sátira y lo culinario. En el apartado “Muestras”, en tanto, se incluye la exposición fotográfica Africamericanos, tres largometrajes del documentalista brasileño Caio Cavechini (Cartas para un ladrón de libros, Carne y hueso y Entre los hombres de bien), y una tertulia pensada como homenaje a Gabo, su pasión por el vallenato y su amistad con el músico Leandro Díaz: junto a su hijo Ivo Díaz, tres estudiosos de las obras de ambos maestros recorrerán fragmentos, recuerdos, fotografías, videos y poemas.


Es un momento especialmente adecuado para esta nueva edición de un encuentro de profesionales que en poco tiempo adquirió la estatura de clásico. Dado el modo en que las formas periodísticas se reformulan en el nuevo siglo y aparecen temáticas antes no tan destacadas, este año el Festival pone el foco en cuestiones presentes en la agenda diaria del periodismo: la necesidad de explorar nuevos formatos de expresión y autogestión, la influencia de las redes sociales, la hiperinformación y las “fake news”, el rol de las mujeres en la era del #MeToo y Ni Una Menos, la diversidad sexual y la siempre compleja relación entre la prensa y los mecanismos de poder. Es uno de los puntos que destaca Jaime Abello Banfi, director general y cofundador de la FNPI, que aun en la previa de tres días de altísima intensidad se las arregla para lucir relajado. “El Festival ha crecido en número de eventos y participantes, hay nuevas sedes, pero son detalles accesorios ante la idea de lo que realmente significa: un espacio de proposición de nuevos referentes, de aprendizajes de las tendencias y de encuentro entre periodistas, estudiantes, ciudadanos, gente que sabe que necesitamos de un buen periodismo para una sociedad mejor informada, más democrática y activa”, dice el periodista y gestor cultural.


Para Abello, el Premio Gabo es el “radar” que indica las tendencias en el periodismo de América Latina, y su alcance va más allá de lo económico o el reconocimiento profesional. “Más que un cambio profundo de esquemas, en esta edición ha habido una consolidación y ampliación de temas, y la decisión de que sea un festival que, gracias al radar que representa el premio, responda a la capacidad de encontrarse con los temas fundamentales para el periodismo de estos momentos”, explica. “Hay temas que se insinúan como transversales: las maneras de relacionarse con las audiencias, que es cada vez más fundamental para el periodismo y su futuro, es uno. El futuro de la sostenibilidad de los medios va a depender mucho de eso, sobre todo en el contexto de audiencias muy volátiles. También será importante la presencia de temas de ética periodística, el periodismo de investigación contra la corrupción, el papel de las mujeres y el periodismo desde la diversidad sexual. Y cosas que quizá deberían haber llegado antes como la cocina, la alimentación, un tema que ocupa cada vez más espacio, está en el día a día de los intereses de la gente.”


–Es un momento interesante para que se encuentren periodistas de países con idiosincracias muy distintas, pero cruzados por debates similares: encontrar audiencias, los debates éticos, las noticias falsas, la reformulación de los medios, la lenta desaparición del papel...


–Y además hay un componente de motivación muy importante que tiene que ver conque el periodismo responde a un ideal de servicio público, y muchas veces se hace en condiciones de adversidad. Aunque haya contextos culturales diversos parece que la historia se repite en todas partes: hay un cambio que se está dando y tiene que ver con una serie de factores, pero entre ellos es muy importante la manera en que los medios digitales se instalaron en la economía y en la sociedad. Se están transformando muchas cosas, empezando por la manera en que el periodismo se hace y le llega a la gente. Entonces, ver ejemplos inspiradores, a quienes pudieron superar condiciones adversas, sentir que hay colegas con motivaciones similares, con una idea de contar historias y servirle a la sociedad, de desmitificar las mentiras, es muy inspirador. Una de las funciones del premio no es tanto la recompensa individual sino también la inspiración colectiva y la proposición de modelos útiles para toda la comunidad periodística. Pero no le sirve solo al mundo del periodismo sino a la ciudadanía, porque estamos en una fase en la que también hay un cuestionamiento y una crítica muy fuerte del papel de los medios. Como decía Gabo, “no basta ser bueno sino también que se sepa”. Y es necesario que se sepa para que la gente, la ciudadanía, pueda distinguir el buen periodismo del seudoperiodismo.


–Pero también la gente hoy tiene un poco más claro que detrás de lo que recibe hay empresas e intereses, antes lo tenía un poco más difuso, ¿o no?


–No, así es, porque el periodismo es más plural en la forma en que se practica y manifiesta ante las audiencias. Pero antes quizá se identificaba con una marca, en el contexto de una organización, de una empresa periodística. Hoy en día encontramos muchas maneras: ese periodismo visual que circula con tanta velocidad por las redes sociales, o el periodismo colaborativo de grandes proyectos de investigación o lo que llamamos periodismo de autor, que se plantea proyectos individuales que se convierten en libros. O la manera en que las redes han servido para diferenciar y darle identidad de marca a periodistas con sus nombres porpios... podríamos dar una lista muy larga de esa variedad que caracteriza este momento y que es un espacio para la creatividad. El problema es que las herramientas de la creatividad y de la proyección personal del periodista son las mismas que explican que se hayan desbaratado las bases del negocio que sostenían las empresas e introducido una gran incertidumbre en el sector. Al mismo tiempo dieron lugar a maneras de buscar la sostenibilidad, nuevos emprendimientos. Lo vamos a ver en el caso de Eldiario.es, un periódico totalmente digital sostenido por los lectores. Hay una gran variedad, y es cierto que la gente distingue más pero también que muchas veces se confunden porque hay fake news, mucha información y contenido circulando que parece periodismo y no lo es o responde a campañas de manipulación informativa. Hay que seguir haciendo el esfuerzo pedagógico de separar y mostrar los valores del buen periodismo. Es en parte lo que buscamos con el festival.


–¿En esas nuevas posibilidades se abre un cierto camino de libertad, que el periodista pueda serlo no solo en función de un medio y una empresa? Se están dando muchos experimentos de autogestión...


–Hay una libertad pero también es más complejo el ecosistema informativo, hay más voces y algunas de esas son voces interesadas, poderes comunicacionales como los que tienen los gobiernos o distintos sectores. Lo que estamos viendo es que hay una guerra de narrativas, y muchas veces el periodismo independiente termina aplastado por campañas mediáticas opuestas que se hacen a través de redes sociales, y eso se complica más cuando encima hay censura y hay utilizaciones judiciales o físicas. No necesariamente estamos en un ambiente más relajado: es un ambiente con más posibilidades, más creatividad y libertad... y nuevos peligros que están surgiendo.

Publicado enSociedad
Comunicado a la opinión pública. ¡No nos vamos a callar!

El pasado 10 de septiembre, la periodista Martha Delgado, integrante del medio de comunicación comunitario y alternativo El Macarenazoo, recibió un panfleto firmado por el Bloque Capital del grupo paramilitar Águilas Negras, que la amenaza de muerte junto a Guillermo Castro, director de El Macarenazoo; J. Manuel Arango, director de Clarín de Colombia; y Omar Vera, director de El Turbión, además de declarar como objetivo al periódico Desde Abajo y la agencia Colombia Informa.


Los medios y periodistas amenazados rechazamos estas intimidaciones de quienes, ocultos tras un cobarde anonimato, pretenden acallar nuestro trabajo informativo sobre la grave problemática en materia de derechos humanos y conflictos sociales, ambientales y territoriales que existe en Colombia, especialmente en Bogotá y el departamento de Cundinamarca, donde tienen sede nuestras organizaciones.


A través de este tipo de actos violentos se pretende silenciar las voces críticas que existen en los medios independientes, alternativos y populares, restringir aún más la limitada libertad de expresión que existe en nuestro país y vulnerar los derechos de los colombianos a la comunicación y a informar y ser informados de manera veraz, intención a la cual no cederemos de ninguna manera.


Consideramos que este no es un hecho aislado sino que hace parte de un plan sistemático de agresiones contra líderes sociales, defensores de derechos humanos, ambientalistas y periodistas que, de acuerdo con la Defensoría del Pueblo, ya completa al menos 282 víctimas mortales entre el 1 de enero de 2016 y el 27 de febrero de este año.


Esto resulta especialmente preocupante en la medida en que otros 89 periodistas han recibido amenazas durante el primer semestre de 2018, según la Fundación para la Libertad de Prensa, y cuando Colombia ocupa un oprobioso lugar histórico entre los países en los que más se asesina y persigue a quienes cumplen el deber cívico de informar a la ciudadanía sobre asuntos que resultan fundamentales para defender sus derechos y decidir en democracia, con 144 colegas asesinados entre 1980 y 2015, y una impunidad casi absoluta en estos casos, de acuerdo con la Federación Colombiana de Periodistas.


Ante esta grave situación, le pedimos al Estado colombiano que actúe para proteger la vida y labor de los periodistas que estamos siendo agredidos, tanto en los medios independientes, alternativos y populares como en las grandes cadenas informativas. En particular, emplazamos a la Unidad Nacional de Protección para que cumpla su labor y tome urgentemente las medidas necesarias para evitar nuevas agresiones, así como a la Fiscalía General de la Nación para que asuma una decisión tajante de no permitir este mar de impudidad y haga avanzar las investigaciones, de forma que se pueda determinar quiénes están detrás de estos ataques y por qué pretenden silenciarnos.


Estamos convencidos de que estos hechos son ecos de una violencia sistémica que por décadas se ha venido ejerciendo contra el pueblo y que ha dejado a su paso millones de víctimas. Asimismo, consideramos que el Estado no ha brindado garantías suficientes de derechos humanos en el territorio nacional ni ha hecho lo necesario por salvaguardar la libertad de expresión para quienes ejercemos el oficio del periodismo.


Estas agresiones no solo atentan contra la democracia y violentan el derecho fundamental a informar y estar informado sino que buscan limitar la participación de los diferentes sectores sociales en la definición del rumbo del país. Que este tipo de crímenes sigan sucediendo solo demuestra la resistencia que oponen los poderosos a que una ciudadanía informada y consciente impulse transformaciones sociales y construya paz con justicia social desde las voces de los territorios.


A pesar de estos hechos, reiteramos que no estamos dispuestos a callar ni nos dejaremos amedrentar. Por el contrario, nos reafirmamos en nuestro compromiso periodístico por contar el país que otros ocultan y reforzar lazos de solidaridad y unidad entre quienes nos sabemos parte de un pueblo que forja su destino de esperanza y vida digna.

 

Firman:
Clarín de Colombia
Colombia Informa
El Macarenazoo
El Turbión

Acompaña (propuesta):
Federación Colombiana de Periodistas
Reporteros Sin Fronteras

Con copia a:
- Ficalía General de la Nación.
- Unidad Nacional de Protección.
- Consejería Presidencial para los Derechos Humanos.
- Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH.

Ciudadanos y organizaciones que acompañan esta comunicación:

Publicado enColombia
Amenazan a cuatro periodistas y cinco medios alternativos en Bogotá

A través de un panfleto, al parecer firmado por las “Águilas Negras” bloque capital, los periodistas Martha Delgado, Guillermo Castro, Manuel Arango y Omar Vera, de los medios alternativos El Macarenazo, Clarin de Colombia y El Turbión, respectivamente, fueron amenazados de muerte.

En el documento, en el que además se menciona a Colombia Informa y Desde Abajo, se les señala de “izquierdosos” informantes de la guerrilla, disfrazados de defensores de derechos humanos, y realizan plegarias relacionadas con frases fúnebres.

Los cinco medios alternativos coinciden en componentes populares en sus contenidos, informando sobre los procesos de resistencia y luchas de comunidades excluidas, organizaciones y movimientos sociales, campesinos, indígenas y víctimas.

En diálogo con Omar Vera, director de El Turbión, aseguró que desde hace cuatro años no recibían amenazas de forma directa, pero que a través de redes sociales sí han sido estigmatizados y agredidos por los contenidos que han publicado. Adicionalmente, recordó que recientemente han difundido temas relacionados con los falsos positivos de Soacha y sobre una audiencia de líderes sociales donde un congresista mencionó a las Águilas Negras.

La Federación Colombiana de Periodistas, rechaza estas intimidaciones que buscan silenciar a los comunicadores alternativos; exige a la Fiscalía General de la Nación investigar con celeridad y judicializar a las personas que originaron estas amenazas. Así mismo, FECOLPER solicita a la Unidad Nacional de Protección realizar con prontitud los estudios de nivel de riesgo y brindar las garantías de seguridad para los periodistas y los medios.

Publicado enColombia
Estados Unidos y su operación de “conectividad efectiva” para Latinoamérica

La nueva colonización estadunidense 2.0 en curso está encadenada con un programa más amplio para América Latina y el Caribe de control de contenidos y de entornos de participación de la ciudadanía, que se ha ejecutado con total impunidad, sin que la izquierda le haya prestado la mínima atención.

En 2011 el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos aprobó lo que en algunos círculos académicos se conoce como operación de “conectividad efectiva”.


Se trata de un plan declarado en un documento público del Congreso estadunidense para “expandir” los nuevos medios sociales en el continente, enfocados en la promoción de los intereses norteamericanos en la región.


El documento explica cuál es el interés de Estados Unidos en las llamadas redes sociales del continente:
“Con más de 50 por ciento de la población del mundo menor de 30 años de edad, los nuevos medios sociales y las tecnologías asociadas, que son tan populares dentro de ese grupo demográfico, seguirán revolucionando las comunicaciones en el futuro. Los medios sociales y los incentivos tecnológicos en América Latina sobre la base de las realidades políticas, económicas y sociales serán cruciales para el éxito de los esfuerzos gubernamentales de Estados Unidos en la región.”


Este documento resume la visita de una comisión de expertos a varios países de América Latina para conocer in situ las políticas y financiamientos en esta área, además de entrevistas con directivos de las principales empresas de Internet y funcionarios norteamericanos.


Concluye con recomendaciones específicas para cada uno de nuestros países, que implican “aumentar la conectividad y reducir al mínimo los riesgos críticos para Estados Unidos. Para ello nuestro gobierno debe ser el líder en la inversión de infraestructura”.


Añade: “El número de usuarios de los medios sociales se incrementa exponencialmente y como la novedad se convierte en norma, las posibilidades de influir en el discurso político y la política en el futuro están ahí”.
¿Qué hay detrás de este modelo de “conectividad efectiva” para América Latina? La visión instrumental del ser humano, susceptible de ser dominado por las tecnologías digitales; la certeza de que en ningún caso las llamadas plataformas sociales son un servicio neutral que explotan un servicio genérico (como un electrodoméstico, un idioma, una cuchara), sino que se fundan en cimientos tecnológicos e ideológicos y son sistemas institucionalizados y automatizados que inevitablemente diseñan y manipulan las conexiones.


Hace pocos meses Facebook reconoció finalmente que es un medio de comunicación, después de años de presentarse como una plataforma de servicios genéricos.


Esperemos que termine la confusión que ha reinado en los circuitos académicos negados a ver la multinacional como lo que es, es decir, como el Humpty Dumpty de estos días.
Hace 153 años en Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carroll puso en labios del Marc Zuckerberg de aquella época un parlamento sumamente actual: “Cuando yo uso una palabra significa lo que yo decido que signifique: ni más ni menos”.


Lo que calcula el gobierno de Estados Unidos con su “operación de conectividad efectiva” es la posibilidad de que esas herramientas creen una simulación de base y a partir de ahí se derrumben los sistemas políticos que no les resulten convenientes.


¿Qué parte de la operación de “conectividad efectiva” ha operado desde las redes sociales en la situación que viven hoy Venezuela y Nicaragua, y antes vimos en Bolivia, Brasil, Ecuador y Argentina?

Por Rosa Miriam Elizalde. periodista cubana, vicepresidenta de la Felap.

Publicado enInternacional
Jueves, 23 Agosto 2018 07:11

A propósito del lenguaje inclusivo

A propósito del lenguaje inclusivo

Entre los muchos datos que la actualidad imprime en el cuerpo social figura sin duda la cuestión del llamado lenguaje inclusivo. Esto es: las propuestas para que el habla reemplace el uso del universal masculino por vocablos cuyas letras no ignoren la diversidad de respuestas frente al enigma de la relación sexual: vaya como ejemplo el uso del todes en lugar del todos. Desde ya la iniciativa ha cosechado apoyos pero también críticas, algunas propias del carácter retrógrado de los nostálgicos del orden patriarcal, pero otras que merecen toda su atención. Por caso quienes opinan que el carácter heteróclito, errático e impredecible de la lengua hace imposible la imposición de cambios surgidos de alguna intencionalidad premeditada por más digna que la misma sea: los cambios –dicen– se dan de manera natural. Argumentos no les faltan, basta recordar la peregrina iniciativa de Gabriel García Márquez: “jubilemos la ortografía, enterremos las haches rupestres, firmemos un tratado de límites y pongamos racionalidad en el uso de los acentos”, propuesta que por atentar contra la bella irregularidad que los siglos depositaron en la lengua mereció todo tipo de críticas, por cierto muy bien fundamentadas. Sin embargo, quienes dicen que los cambios en la lengua se dan de manera natural olvidan que el reino de lo humano se ha desprendido de la naturaleza precisamente por obra y gracia del lenguaje, esto es: la ley del incesto, ese imperativo moral que al desalojar el instinto hace de la sexualidad humana una incógnita siempre renuente a soluciones definitivas o roles estereotipados. Este y no otro es el motor que empuja la máquina del lenguaje en su errático devenir. Aquí la metáfora del cuerpo social toma todo su alcance: se trata de que una comunidad hablante está compuesta de cuerpos afectados por signos cuya eficacia subvierte las necesidades vitales a manos del goce de la lengua: una tendencia acéfala y caótica de ningún modo ajena al avatar político e histórico de la tragedia humana. Es decir, una voluntad traducida en cuerpos de deseo que violentan el sentido común, desde el seductor e irreverente decir de los poetas hasta los dialectos y modismos que resisten los mandatos de la lengua oficial, para no mencionar las frases lanzadas como si nada que luego, por misteriosas razones, el lenguaje adopta en su cotidiano devenir. De esta forma, lejos de remitirse a la ocurrencia o capricho de algún grupo o institución, el todes –por decir uno de los tantos vocablos inclusivos– bien puede resultar de una voluntad social y política de larga data. Por caso, basta citar el movimiento femenino de Las Preciosas que en la Francia del siglo XVII acuñaran la expresión “me falta la palabra”, testimonio de la inconsistencia del lenguaje para alcanzar el real que sin embargo cierne y altera, a saber: el enigma de la relación sexual que la rica equivocidad de la lengua atesora a pesar del cinismo de tóxicos discursivos como la posverdad. El tiempo dirá si el lenguaje inclusivo se muestra apto para acompañar e incidir en los cambios sociales que la decadencia del orden patriarcal provocan, cae en el olvido, o sucumbe como sinónimo del capricho individualista en que “cada Une hace lo que quiere porque el Otro no existe”.

 

Por Sergio Zabalza, psicoanalista.

Publicado enCultura
Niega la defensa de Assange que Quito la haya contactado

A la defensa de Julian Assange le preocupan las contradicciones del gobierno de Ecuador, el cual asegura estar buscando una solución al asilo del fundador de Wikileaks mediante el diálogo, con todas las partes, pero rechaza reunirse con sus abogados, declaró Carlos Poveda, uno de los letrados del activista.

Hemos seguido muy de cerca las declaraciones del presidente Lenín Moreno tanto en Reino Unido como en España, y debo advertir que incluso el equipo legal que preside (el ex juez de la Corte Suprema española) Baltasar Garzón pidió una audiencia para reunirse en Londres o Madrid, pero le dijeron que la agenda de Moreno estaba llena durante toda la gira.

Sin embargo, dijo, causa inquietud que Moreno, quien se encuentra de viaje por Europa, haya dicho primero que en ningún momento trataría el tema de Assange durante su gira, pero la víspera hizo declaraciones al respecto, de que se debe solucionar la situación de Assange, que calificó de heredada.

Señaló que el largo asilo en la embajada ecuatoriana en Londres viola los derechos humanos y que aunque no piensa retirar el asilo al activista, tampoco puede permitir que su permanencia en la legación sea eterna.

Conocemos la forma en que (Moreno) aborda el tema, indicó Poveda, quien aseguró que las declaraciones del presidente nos dejan confundidos.

En relación con las recientes declaraciones del mandatario ecuatoriano, de que su gobierno está en comunicación “permanente" con Londres y con el equipo legal de Assange, Poveda sostuvo que eso no ocurre.

Respecto de la referencia de Moreno al refugio de Assange en la embajada ecuatoriana en Londres como problema heredado del anterior gobierno, desde 2012, el abogado respondió: Debió haber dicho eso en su debido momento y no a estas alturas, pues ha sido parte del gobierno desde 2007, cuando fue vicepresidente en la administración de Rafael Correa.

Moreno fue parte del Estado ecuatoriano, del gobierno en toda esta época, y nunca se desvinculó. Nos sorprende su posición personal indicando que nunca estuvo de acuerdo con el otorgamiento del asilo, agregó.

Por el momento, la defensa de Assange continuará insistiendo en las respuestas oficiales de Quito y espera respuesta a las dos cartas que enviaron desde Madrid semanas atrás, con el fin de que se explique la situación, sin que “a la fecha tengamos respuesta.

No contestan las misivas. Lo que decimos es que hubo comunicado oficial, en el cual se decía que no se iba a tratar el tema Assange; sin embargo, hay pronunciamientos y posibles encuentros que se realizaron en Londres. Entonces, nos preocupa la posición oficial, insistió.

El letrado resaltó que no es un tema sólo de Ecuador, sino compete a Reino Unido y Estados Unidos, por lo que la pregunta es: ¿Cómo se va a proteger la vida de Julian Assange, si dentro de esta discusión no hay pronunciamientos de Washington y Londres? ¿Cómo aseguran que no será extraditado?

Estamos de acuerdo con que no puede ser eterno, pero no es una decisión sólo de Ecuador. Es, al menos, tripartita. Vemos que no hay ninguna apertura con el equipo legal, no nos contestan las cartas, no nos hacen partícipes de la agenda y nos vemos aislados. Si bien Assange está confinado, el equipo legal no tiene por qué estar así, subrayó.

En caso de no obtener respuesta, los defensores de Assange estudiarán qué nuevas medidas adoptar tanto en Ecuador como a escala internacional.

Moreno afirmó el viernes que Assange deberá abandonar en algún momento su asilo en la embajada ecuatoriana en Londres.

Por su parte, un portavoz de la oficina de la primera ministra británica, Theresa May, declaró a Sputnik que el tema de Assange no se abordó durante la visita de Moreno a Londres.

 


 

Gobierno ecuatoriano ya pactó la entrega: Correa




La cadena informativa CNN sostiene que documentos revelados recientemente por Robert Mueller, encargado de la investigación especial en torno a la posible injerencia de Rusia en las elecciones estadunidenses de 2016, involucran al fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, como posible contacto de la inteligencia rusa, cuando ésta interfirió los correos del Partido Demócrata durante la campaña política de ese año.

A su vez, el ex presidente ecuatoriano Rafael Correa acusó en declaraciones a la emisora rusa RT que su sucesor, Lenín Moreno, ya tiene acordado con Washington que le entregará a Assange.

Según uno de los documentos oficiales, Los conspiradores...discutieron la difusión de los documentos robados y el momento de hacerlo con la organización uno para incrementar su impacto. CNN ha establecido que la organización uno es una referencia a Wikileaks, a la que Mueller acusa de ayudar a la filtración de los documentos de los demócratas.

Assange sostiene que nunca recibió nada del gobierno ruso, y afirmó a Fox News, en enero de 2017, que nuestra fuente no es el gobierno ruso ni ningún partido (estadunidense).

Una de las abogadas defensoras de Assange, Jennifer Robinson, afirmó a CNN esta semana que “Wikileaks ha dejado muy claro que no tiene relación alguna con el Estado ruso. No existe conexión entre Wikileaks ni ninguna de las personas que se han visto involuradas” en la trama rusa.

Los documentos revelados por Wikileaks fueron filtrados por la ex soldado Chelsea Manning, quien trabajaba para los servicios de tecnología del ejército estadunidense. Los archivos contenían cientos de miles de cables diplomáticos que, entre otras cosas, revelaron atrocidades cometidas por las fuerzas armadas de Estados Unidos en Irak y Afganistán. Esos cables fueron difundidos en 2012, es decir, cuatro años antes de que ocurriera el hackeo a los correos demócratas durante la campaña electoral presidencial que precedió el triunfo del hoy mandatario Donald Trump.

Por otra parte, el ex presidente ecuatoriano Rafael Correa declaró a RT en referencia a su sucesor y antiguo aliado político: Este señor, hipócrita completo, ya tiene acordado con Estados Unidos lo que va a pasar con Assange, sólo está dorando la píldora.

Agregó que teme que los días de Assange en la embajada están contados.

(Moreno) habla de diálogo, pero está todo acordado con el gobierno estadunidense, sobre todo después de la visita, hace semanas, del vicepresidente (estadunidense Mike) Pence a Ecuador, enfatizó.

Señaló que si el fundador de Wikileaks sale de la embajada sin salvoconducto irá a Estados Unidos, donde se le acusa con leyes que incluyen la pena de muerte. Sin embargo, a su juicio, son normas totalmente desproporcionadas para lo que supuestamente es Assange, porque nadie dice que el delito es divulgar información confidencial.

Un miembro del equipo del diario británico The Telegraph, quien requirió el anonimato, admitió que Assange se está preparando para su inminente expulsión de la embajada ecuatoriana en Londres, en horas, días o semanas.

Assange ingresó a la embajada ecuatoriana en Londres el 19 de junio de 2012 –en busca de asilo político– y ha permanecido ahí más de 2 mil 231 días, después de que el gobierno de Correa le concedió asilo para impedir que se le arrestara por supuestos crímenes sexuales en Suecia.

Assange, quien permanece incomunicado desde el 28 de marzo, se refugió en la sede diplomática ecuatoriana tras perder todas las apelaciones contra la extradición que Reino Unido se aprestaba a cumplir, accediendo al pedido de la fiscalía sueca, la cual lo requería para juzgarlo por presuntos delitos sexuales, que ya prescribieron.

Publicado enInternacional
Trump les auguró que cierran en siete años. Contra el Post y el NY Times

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (foto), arremetió ayer, una vez más, contra dos de los diarios más prestigiosos del país, el The New York Times y The Washington Post, a los que auguró un futuro negro al opinar que en el plazo de siete años habrán dejado de existir. “Twitter se está librando de las cuentas falsas a un ritmo de récord. ¿Incluirán al fracasado New York Times, y al aparato propagandístico de Amazon, el Washington Post, que cita constantemente a fuentes anónimas que, en mi opinión, no existen?”, se preguntaba ayer Trump en su cuenta personal de Twitter. En ese mismo mensaje, el mandatario consideraba que, a pesar de ser dos de los medios más respetados y de mayor tirada del país, ambos habrán echado el cierre en pocos años. “¡Ambos habrán cerrado en siete años!”, pronosticó Trump.

Con estas palabras, el presidente volvía a atacar al cuarto poder, con el que mantiene una tensa relación desde que se mudó a la Casa Blanca ya que, según suele decir, a excepción de la cadena Fox News, los principales medios de comunicación se dedican a difundir noticias falsas (Fake News), principalmente contra su Ejecutivo. Sorprendentemente, ayer dejó fuera de sus ataques a la cadena CNN, que también suele ser blanco de sus exabruptos.

Con The New York Times, el principal diario de la ciudad de la que procede multimillonario y donde se centra gran parte de su emporio, siempre ha mantenido una tensa relación por considerar que este periódico solo refleja las mismas ideas liberales que defienden, mayoritariamente, los neoyorquinos. En cuanto al The Washington Post, Trump suele centrar sus críticas en su periodismo de investigación, que muchas veces recurre a fuentes anónimas, y en el hecho de que su propietario sea el multimillonario Jeff Bezos, fundador del gigante Amazon, al que Trump también ataca de forma recurrente.

Sin embargo, más allá de las críticas del presidente estadounidense, el diario emblemático de la capital estadounidense fue galardonado este año con el prestigioso premio Pulitzer, en la categoría de periodismo de investigación, por sus reportajes sobre los vínculos existentes entre la campaña del ahora presidente y el Kremlin.

Publicado enInternacional