Hace poco más de un año Colombia y Venezuela estaban al borde de la guerra. Además, el Gobierno de Bogotá se había granjeado las críticas del resto de Sudamérica por permitir una mayor presencia militar de EE UU en su territorio. Por entonces era impensable que un colombiano pudiese algún día estar al frente de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el bloque político regional que para muchos analistas ha superado en protagonismo a la decana Organización de Estados Americanos (OEA) en la resolución de conflictos en la zona.
 
Pero tanto ha cambiado el panorama con el actual Gobierno de Colombia y tanto se ha avanzado en la integración regional que María Emma Mejía (Medellín, 1953) ocupa hoy ese puesto con todo el respaldo de Sudamérica.
 
"Creo que la Unasur ha sido clave para que las cosas mejoren", dice Mejía, una política y diplomática que, entre otras cosas, fue embajadora en España, ministra de Exteriores y antigua candidata a la vicepresidencia de su país. "La organización ha respondido rápido, sin burocracia y de forma decidida en todos los conflictos. En el golpe de Honduras, en la crisis interna de Bolivia, en la asonada de Ecuador y en el enfrentamiento que hubo entre mi país y Venezuela. Lo que toca ahora es institucionalizar la Unasur y hacerla perdurable en el tiempo. Esa es mi misión", explica.
 
La Unasur comenzó su andadura en 2008 y se constituyó oficialmente en marzo pasado. Aglutina a los 12 países sudamericanos y tiene su sede en Quito. Aunque la Unasur es un bloque con vocación de integración política, su constitución estuvo siempre marcada por el tema de la defensa. Antes de crearse formalmente, el organismo ya contaba con un Consejo de Defensa Sudamericano para el intercambio de experiencia militar, misiones de paz y la ayuda ante desastres naturales. Ahora, consolidadas prácticamente todas las democracias en la región, el Consejo intenta responder a la pregunta de cuál será el papel de los militares.
"Veo a los Ejércitos sudamericanos, a 20 o 30 años vista, protegiendo los recursos naturales como parte de una nueva noción de soberanía de la que hoy se habla mucho en las reuniones de los ministros de Defensa. La región posee el 27% del agua dulce del continente, ocho millones de kilómetros cuadrados de bosques y tres de los países de la Unasur cuentan con la mayor biodiversidad del planeta. Todo esto tiene que ver no solo con la defensa de los recursos, sino con la protección de la reserva alimentaria que posee la región", explica Mejía.
 
"Creo que la idea convencional de la seguridad fronteriza dará paso en el futuro a una noción regional donde la preservación de la democracia y la defensa de los recursos serán temas capitales. Hay naciones y las seguirá habiendo, pero tenemos una nación-región, por decirlo de algún modo, que ya ha empezado a formar parte del vocabulario de nuestros ciudadanos y de nuestras Fuerzas Armadas", añade. Mejía confía en que las líneas generales de la nueva doctrina de defensa sudamericana se perfilen en el recientemente inaugurado Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa (CEED), en Buenos Aires.
 
Así como Mejía sí ve a la maquinaria militar sudamericana volcada en el futuro a la defensa de la democracia y los recursos, no contempla una integración militar para operaciones bélicas ni para la lucha contra el narcotráfico. "La lucha contra las drogas es la que presenta las mayores diferencias de concepción. No veo a los Ejércitos sudamericanos combatiendo unidos el narcotráfico, aun cuando haya una mayor cooperación en temas de logística o de información".
 
Tampoco vislumbra una especie de OTAN sudamericana: "No imagino una fuerza de guerra. Los últimos conflictos regionales se resolvieron sin disparar un tiro y la actitud que he observado en los 12 ministros de Defensa de Unasur es la de preservar, por encima de las diferencias, una zona de paz. Los países están haciendo un gran trabajo a la hora de hacer transparentes los gastos militares, un tema importante para dejar atrás viejos recelos y avanzar en la integración no solo militar, sino en infraestructuras y en desarrollo social... por primera vez empezamos en América del Sur a pensar en grande y a desarrollar nuestras políticas".
 
La diplomática sí cree que los Ejércitos de la región podrán trabajar juntos en el caso de catástrofes naturales. "La experiencia de la fuerza multinacional en Haití, donde la región ha desplegado casi 6.000 efectivos, es el mejor ejemplo de que nuestros militares pueden hacer un gran trabajo juntos a la hora de hacer frente a los desastres naturales. De hecho, a finales de este mes los ministros de Defensa de la Unasur se reunirán en Haití para debatir la creación de una unidad militar regional de emergencia, en la que la colaboración de España será de gran utilidad".
Publicado enInternacional
Jueves, 20 Enero 2011 18:53

La remilitarización de Panamá

El gobierno panameño denunció el 13 de enero de 2011 que había encontrado un campamento abandonado con equipo sofisticado cerca de Bahía Piñas (provincia del Darién), en el Pacífico, cerca de la frontera con Colombia.  Los aparatos de seguridad panameños lo relacionaron con la organización guerrilla colombiana FARC.  Sin embargo, hay información que en esa área EEUU está invirtiendo 4 millones de dólares en la construcción de barracas con fines militares y un muelle para naves con capacidad de interceptar barcos en alta mar.
 
EEUU, según el Tratado del Canal Torrijos-Carter, evacuó su última base militar de Panamá el 31 de diciembre de 1999.  A pesar de no existir presencia de tropas norteamericanas en el Istmo desde aquella fecha, Panamá ha firmado con EEUU cinco acuerdos que le permiten a ese país tener presencia militar en el país, ignorando la ley panameña.  El Departamento de Defensa de EEUU, incluso, ha firmado, desde el 31 de diciembre de 1999, 715 contratos con empresas norteamericanas para que desarrollen actividades en Panamá.
 
Con el último acuerdo de asistencia militar entre ambos países, firmado en 2009, la mayoría de los contratos del Departamento de Defensa son para la construcción de “bases aéreo-navales” sobre las dos costas de Panamá.  El presidente Ricardo Martinelli, el ministro de Seguridad, Raúl Mulino, y la embajada de EEUU han informado poco sobre las 9 bases “aereo-navales” que se están construyendo.  A pesar de las denuncias y protestas de las organizaciones sociales panameñas, el silencio del gobierno es hermético.
 
Según información del Departamento de Defensa de EEUU, en su año fiscal 2011 se invertirán casi 16 millones de dólares en 6 bases militares en Panamá.  En 2010 el Departamento de Defensa invirtió 6 millones de dólares en otras tres bases.
 
A fines del año pasado el Departamento de Defensa firmó un contrato por un total de 4 millones de dólares para construir barracas militares y un muelle con capacidad militar en “Puerto” Piña.  El lugar donde se efectuará (o ya se está efectuando) la inversión para las barracas militares coincide con el área donde el gobierno panameño denunció la existencia de un campamento de las FARC.
 
Las barracas que construirá EEUU tienen, según el contrato, capacidad para desarrollar operaciones “contra-narcóticos”.  Esta iniciativa de EEUU, en particular, bajo la coordinación del Comando Sur, incluye 6 bases.  Además de “Puerto” Piña, se construirán centros de operaciones militares en La Palma y Punto Coco.  En Meteti, Yaviza y Rambala ya se hicieron importantes avances en 2010.
 
Según los contratos del Departamento de Defensa, la empresa J&J Maintenance, con sede en Austin, Texas, va a construir un "CN (Counternarcotics) Ops Center/Barracks" y un muelle en Punta Coco, que estará listo antes de octubre de 2011.  Otro contrato firmado por el gobierno norteamericano proyecta construir un "CN Pier Renovation and Jet Docks" en La Palma, para terminar en agosto de 2011.
 
Por otro lado, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EEUU construirán tres bases aéreo-navales adicionales, tipo "CNT [Counter Narcoterrorism] Ops Center/Barracks", en Isla Grande, Obaldía y El Porvenir.  Los centros militares deben estar terminados entre julio y septiembre de 2011.  En cada una de estas instalaciones se invertirá un total de 3.5 millones de dólares. EEUU contempla invertir en Isla Grande, Obaldía, El Porvenir y “Puerto” Piña, un total de 15.5 millones de dólares en 2011.
 
En el marco de los protocolos militares norteamericanos, que hablan de actividades “humanitarias”, también se construirán tres escuelas y un centro de salud por un total de 946 mil dólares en áreas rurales de Panamá.  Forman parte de las "acciones humanitarias" de las Fuerzas Armadas de EEUU en países que supuestamente no cuentan con presupuesto para construir sus propias instalaciones.
 
Además de las bases aéreo navales en construcción, EEUU continúa realizando “pruebas tropicales” con fines militares en Panamá.  Según revelaciones de los contratos existentes, desde principios de la década pasada, el Departamento de Defensa tiene acuerdos con dos empresas.  Por un lado, con Kvaerner Process Services que recibió 12 millones de dólares para realizar “pruebas tropicales” y “otros servicios de apoyo administrativo”.  Con Trax International, asociado con Yuma Proving Ground, (Arizona, EEUU) se han suscrito contratos por una suma de por lo menos 18 millones de dólares.
 
En Panamá los militares norteamericanos realizaron pruebas documentadas sobre soldados puertorriqueños y de otras nacionalidades a mediados del siglo XX para conocer su resistencia a cierto tipo de armamentos y químicos.  En la actualidad, algunos diarios de la localidad han publicado avisos reclutando personal para trabajar en “pruebas tropicales” no especificadas.
 
El Departamento de Defensa de EEUU también ha contratado a J&J Maintenance (de Texas) para reparar y actualizar varios polígonos de tiro en el país.  Un acuerdo firmado con la empresa le proporciona medio millón de dólares para mejorar los polígonos ("Upgrade Ranges") en el primer semestre de 2011.
 
 
- Marco A. Gandásegui, hijo, es docente de la Universidad de Panamá e investigador asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) Justo Arosemena.  http://marcoagandasegui10.blogspot.com
Publicado enInternacional
En el nuevo contexto posguerra fría, la OTAN, lejos de desaparecer como lo hizo el Pacto de Varsovia, elaboró nuevos "conceptos estratégicos" en 1991 y 1999. Después de los atentados del 9/11/2001 y con la guerra en Afganistán se extendió la zona de intervención fuera del espacio euro-atlántico definido por el Tratado de 1949. Era necesario redefinir la misiones de la OTAN y relegitimar su papel. Los jefes de Estado reunidos en la 22 cumbre de la OTAN en Lisboa (19-20 de noviembre) aprobaron el "nuevo concepto estratégico 2010-2020". Trataron también dos puntos delicados: la retirada de sus tropas de Afganistán y el escudo antimisiles que Estados Unidos planea desplegar en Europa.

"El nuevo concepto estratégico" refleja la ambición de la OTAN de fortalecer su vocación mundial, en nombre de los valores "universales" de la civilización occidental, incluso en terrenos que no tienen que ver directamente con la seguridad militar como la gobernabilidad de los "estados fallidos". Partiendo de un catálogo de nuevas amenazas reales o supuestas, el terrorismo, pero también la inseguridad de las fuentes y rutas de abastecimiento energético, de las rutas marítimas, los "ciberataques" contra sistemas computarizados o "infraestructuras vitales" de los países occidentales, la OTAN oficializó el principio según el cual la seguridad de sus miembros depende más de situaciones exteriores a la zona euro-atlántica que de conflictos convencionales en dicho espacio. En la lista de las "nuevas amenazas" la OTAN incluye las consecuencias del cambio climático y de catástrofes ambientales, la escasez de agua y riesgos sanitarios. La OTAN se otorga ahora el derecho de intervenir en el mundo "donde y cuando la seguridad de sus miembros lo exija". El nuevo concepto cancela la división entre seguridad interior y seguridad exterior, entre amenazas convencionales y no convencionales, y propone mantener capacidades militares convencionales o nucleares "suficientes", pero diseñadas para proyectar fuerzas de despliegue rápido o lanzar "operaciones expedicionarias", incluyendo acciones de "contrainsurgencia". Para eso propone un mando único que podría actuar sin tener el consentimiento de todos los miembros. Ella busca la asociación con estados no miembros para actuar como "socios prestatarios de seguridad" en teatros alejados de su zona de acción.

En plena crisis financiera y de presupuesto, Estados Unidos logró imponer a sus aliados una participación mayor en los gastos de la OTAN, incluyendo el financiamiento del escudo anti-misiles estadunidense, estimado en mil millones de dólares, cuando en muchos países el fin de la guerra fría permitió reducir los gastos militares. Hasta Francia, tan celosa de su independencia, se declaró dispuesta a participar en financiamiento del proyecto estadunidense, lo que beneficiará directamente a la industria militar de EU. Así, la Unión Europea sepultó definitivamente cualquier posibilidad de tener una defensa autónoma de Estados Unidos.

La reunión de Lisboa se prolongó con una cumbre Rusia-OTAN, lo que permitió al presidente Medvedev una brillante jugada en la gran tradición diplomática del Kremlin, reincorporándose al debate mundial sobre la seguridad en pie de igualdad y poniendo límites al triunfalismo occidental. Cuando Georgia apoyada por Washington se lanzó contra Rusia en agosto de 2008, la potencia de la reacción rusa desconcertó a los occidentales y Moscú les pintó una "línea roja" infligiendo una tremenda derrota a Georgia. Decidida a superar este grave incidente provocado por Occidente, Rusia acudió a la cumbre de Lisboa, pero en una posición de fuerza, para exigir a la OTAN moderar sus ambiciones mundialistas. El presidente Medvedev puso claras condiciones a una nueva relación con Occidente: la OTAN no puede ser el gendarme del mundo, sus intervenciones tienen que estar aprobadas por el Consejo de seguridad de la ONU, donde Rusia y China tiene derecho de veto. Rusia acepta cambiar su actitud hacia el proyecto de escudo antimisiles a condición de que el dispositivo sea limitado a la intercepción de misiles de corto o mediano alcance, y que ningún país, empezando por Rusia, sea el objetivo declarado de tal sistema. Pero los expertos de la OTAN mantienen que Irán es la principal amenaza, lo que no comparte Rusia, y que hay que tener un alto nivel de vigilancia hacia Rusia, lo que complicará seriamente el diálogo con Moscú. Para dar pruebas de su buena disposición hacia Occidente, Rusia propuso colaborar con la OTAN sobre Afganistán, sobre todo para facilitar el tránsito de material militar por su territorio. Uno de los mayores problemas de la OTAN es que no controla toda la ruta Kabul-Karachi por donde pasan sus convoyes y no quiere arriesgarse a nuevas perdidas de material durante la retirada de sus tropas que empezará en 2011. Qué elegancia de Rusia de evitar a sus antiguos enemigos que en una retirada sin victoria ni gloria, la OTAN, incapaz de proteger sus convoyes, sea humillada por los insurrectos afganos y pakistaníes.

Los países de la OTAN inmersos en la crisis financiera y presupuestaria, empantanados en Afganistán y Pakistán, pretenden extender su campo de acción a todo el planeta. Rusia les recordó en Lisboa que hay otras potencias en el mundo que tienen el derecho y la capacidad de fijar las nuevas reglas del juego frente a los grandes desafíos del siglo XXI.

Por Pierre Charasse
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
El presidente boliviano, Evo Morales, llamó hoy aquí a acabar con los golpes de Estado en Latinoamérica y el mundo, en su mayoría propiciados por las embajadas de Estados Unidos.

Al inaugurar la IX Conferencia de los ministros de Defensa de las Américas, Morales recordó que en 2008 su gobierno fue víctima de esos planes, organizados por el representante de Washington, Philip Goldberg, a quien expulsó del país.

También la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), agregó, respaldó a los grupos conspiradores, por lo que también cesaron sus operaciones en el país andino.

Morales rememoró que hasta la fecha fueron registradas esas asonadas en Venezuela (2002), Bolivia (2008), Honduras (2009) y recientemente en Ecuador. Sólo en Tegucigalpa, aclaró, tuvieron éxito, cuando el imperio norteamericano impuso un gobierno ilegal y antipopular.

El dignatario reflexionó sobre la agenda del foro de los titulares de las carteras de Defensa sobre el mantenimiento de un clima de paz y seguridad a favor de las democracias en la región, lo cual no es posible si se estimulan y organizan golpes de Estado.

Un desafío de esta IX Conferencia, remarcó, es que terminen los golpes de Estado en América Latina y el mundo. Esas maniobras, añadió, ahora están dirigidas a desestabilizar a gobiernos revolucionarios.

Al respecto, Morales condenó la más reciente reunión de la ultraderecha en Washington, el pasado 17 de noviembre, en la que algunos congresistas como el republicano Connie Mack alentó el magnicidio contra el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Aseveraciones como esa, dijo, son propias de un asesino confeso, a quien responsabilizo si atentan contra la integridad física del presidente hermano (Chávez).

Morales condenó además que, en 1962, la Organización de Estados Americanos (OEA) haya expulsaso a Cuba por el carácter socialista de su Revolución, una medida que hoy llaman a adoptar los nuevos enemigos de procesos similares en Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.

A su juicio, la actual doctrina del imperialismo es contra la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA), un mecanismo de integración que propicia la complementariedad y la solidaridad, lejos de la competitividad.

“Estamos en la época de la descolonización, donde la democracia, la paz y la seguridad deben ser garantizadas por los propios pueblos, con soberanía, sin intervencionismos”, remarcó.

Morales también instó a un profundo debate de la Conferencia sobre la necesidad de eliminar las bases militares extranjeras en la región, que utilizando como pretexto la lucha contra el narcotráfico avasallan a los indígenas originarios y sus luchas por reivindicaciones sociales.

Al respecto recordó que, en sus años de parlamentario, intentaron obligarlo a firmar una resolución que garantizaba total inmunidad a los funcionarios estadounidenses en Bolivia, una carta abierta para matar en el caso de las fuerzas especiales antidrogas, opinó.

La nueva democracia en Bolivia, agregó, se sustenta en la primera Constitución Política del Estado aprobada en las urnas por el pueblo en 2009, y que defiende los principios de soberanía, igualdad social y equidad.

Sobre otro de los temas de la cita de ministros de Defensa, la cooperación regional ante desastres naturales, Morales responsabilizó al sistema capitalista de los daños a la Madre Tierra (Pachamama).

También alertó que el ser humano no podría subsistir sin el planeta, de ahí la responsabilidad de todos -y no sólo de las fuerzas armadas- de preservar el medio ambiente, ante el desarrollo irracional y la explotación desmedida de recursos naturales por parte de los países industrializados.

En la apertura del encuentro, el ministro de Defensa de Bolivia, Rubén Saavedra, precisó que paz, equidad y cooperación serán los ejes temáticos de las deliberaciones hasta el próximo jueves.

Asimismo recordó la necesidad de brindar mayores espacios de participación a mujeres e indígenas en las filas de las instituciones castrenses.

La primera conferencia de ministros Defensa de las Américas se celebró en 1995, en la localidad de Williamsburg, Estados Unidos.

Los otros encuentros tuvieron por sede Bariloche, Argentina (1996), Cartagena, Colombia (1998), Manaus, Brasil (2000), Santiago, Chile (2002), Quito, Ecuador (2004), Managua, Nicaragua (2006) y a Banff, Canadá (2008). 

22 NOVIEMBRE 2010
Publicado enInternacional
Lunes, 12 Julio 2010 06:32

El origen de las guerras

Afirmé el 4 de julio que ni Estados Unidos cedería, ni tampoco Irán; “una, por el orgullo de los poderosos, y la otra por la resistencia al yugo y la capacidad para combatir, como ha ocurrido tantas veces en la historia…”

En casi todas las guerras una de las partes desea evitarla, y a veces, las dos. En esta ocasión se produciría, aunque una de las partes no lo desea, como sucedió en las dos guerras mundiales en 1914 y 1939, con sólo 25 años de distancia entre el primer estallido y el segundo.

Las matanzas fueron espantosas, no se habrían desatado sin errores previos de cálculos. Las dos defendían intereses imperialistas y creían que obtendrían sus objetivos sin el costo terrible que implicó.

En el caso que nos ocupa, una de ellas defiende intereses nacionales, absolutamente justos. La otra persigue propósitos bastardos y groseros intereses materiales.

Si se analizan todas las guerras que han tenido lugar a partir de la historia conocida de nuestra especie, una de ellas ha buscado esos objetivos.

Son absolutamente vanas las ilusiones de que, en esta ocasión, tales objetivos se alcanzarán sin la más terrible de todas las guerras.

En uno de los mejores artículos publicados por el sitio Web Global Research, el jueves 1º de julio, suscrito por Rick Rozoff, éste emplea abundantes elementos de juicio que son inapelables sobre los propósitos de Estados Unidos, que toda persona bien informada debe conocer.

“…Se puede vencer si un adversario sabe que es vulnerable a un ataque instantáneo e indetectable, abrumador y devastador, sin la posibilidad de defenderse o de tomar represalias.”, es lo que piensa Estados Unidos según el autor.

…Un país que aspira a seguir siendo el único Estado en la historia que ejerce la dominación militar de espectro completo en la tierra, en el aire, en los mares y en el espacio”.

“Que mantiene y extiende bases militares y tropas, grupos de batalla de portaaviones y bombarderos estratégicos sobre y en casi cada latitud y longitud. Que lo hace con un presupuesto de guerra récord posterior a la Segunda Guerra Mundial de 708.000 millones de dólares para el próximo año”.

Fue “…el primer país que desarrolló y utilizó armas atómicas…”

…EE.UU. conserva 1.550 ojivas nucleares desplegadas y 2.200 (según algunos cálculos 3.500) más almacenadas y una tríada de vehículos de lanzamiento terrestres, aéreos y submarinos”.

“El arsenal no nuclear utilizado para neutralizar y destruir las defensas aéreas y estratégicas, potencialmente todas las fuerzas militares importantes de otras naciones, consistirá en misiles balísticos intercontinentales, misiles balísticos adaptados a lanzamiento desde submarinos, misiles crucero y bombarderos hipersónicos, y bombarderos estratégicos “super-stealth” capaces de evitar la detección por radar y así evitar las defensas basadas en tierra y aire.”

Rozoff enumera las abundantes conferencias de prensa, reuniones y declaraciones en los últimos meses de los jefes del Estado Mayor Conjunto y los altos ejecutivos del gobierno de Estados Unidos.

Explica los compromisos con la OTAN y la cooperación reforzada con los socios del Oriente Próximo, léase en primer lugar a Israel. Dice que: “EE.UU. también intensifica los programas de guerra espacial y cibernética con el potencial de paralizar los sistemas de vigilancia y comando militar, control, comunicaciones, informáticos y de inteligencia de otras naciones, llevándolas a la indefensión en todos los ámbitos, fuera del táctico más básico”.

Habla de la firma en Praga, el 8 de abril de este año, del nuevo Tratado START entre Rusia y Estados Unidos, que “‘…no contiene ninguna restricción sobre el potencial actual o planificado de ataque global inmediato convencional de EE.UU.’”

Refiere numerosas noticias en torno al tema, y grafica con un ejemplo anonadante los propósitos de Estados Unidos.

Señala que “…’El Departamento de Defensa explora actualmente toda la gama de tecnologías y sistemas para una capacidad de Ataque Global Inmediato Convencional que podría ofrecer al presidente opciones más verosímiles y técnicamente adecuadas para encarar amenazas nuevas y en desarrollo’.”

Sostengo el criterio de que ningún presidente, ni siquiera el más experto jefe militar, tendría un minuto para saber lo que debe hacerse si no estuviera ya programado en computadoras.

Rozoff, imperturbable, relata lo que afirma Global Security Network en un análisis titulado: “Coste de ensayar un misil estadounidense de ataque global podría llegar a 500 millones de dólares” de Elaine Grossman.

“‘El gobierno de Obama ha solicitado 239.900 millones de dólares para investigación y desarrollo de ataque global inmediato por parte de los servicios militares en el año fiscal 2011… Si los niveles de financiamiento se mantienen como han sido anticipados en los próximos años, el Pentágono habrá gastado unos 2.000 millones de dólares en ataque global inmediato para finales del año fiscal 2015, según documentos presupuestarios presentados el mes pasado al Congreso’.”

“Un escenario horripilante comparable de los efectos de un ataque de PGS, éste de la versión basada en el mar, apareció hace tres años en Popular Mechanics:

“‘En el Pacífico emerge un submarino nuclear de la clase Ohio, listo para la orden de lanzamiento del presidente. Cuando llega la orden, el submarino dispara hacia el cielo un misil Trident II de 65 toneladas. Dentro de 2 minutos, el misil vuela a más de 22.000 kilómetros por hora. Por sobre los océanos y fuera de la atmósfera acelera durante miles de kilómetros.

“‘En la cúspide de su parábola, en el espacio, las cuatro ojivas del Trident se separan y comienzan su descenso hacia el planeta.

“Volando a 21.000 km/h, las ojivas van repletas de barras de tungsteno con el doble de la resistencia del acero.

“Sobre el objetivo, las ojivas detonan, haciendo llover sobre el área miles de barras - cada una con 12 veces la fuerza destructora de un bala de calibre .50. Todo lo que se encuentra dentro de 279 metros cuadrados de esa vertiginosa tormenta metálica es aniquilado”.

De inmediato Rozoff explica la declaración el 7 de abril del presente año del jefe del Estado Mayor Conjunto de las fuerzas armadas rusas, general Leonid Ivashov en una columna titulada “La sorpresa nuclear de Obama”.

En el mismo hace referencia al discurso del Presidente de Estados Unidos el pasado año en Praga con las siguientes palabras: “La existencia de miles de armas nucleares es el legado más peligroso de la Guerra Fría"- y su firma del acuerdo START II en la misma ciudad el 8 de abril, el autor dijo:

“No se puede descubrir en la historia de EE.UU. durante el siglo pasado un solo ejemplo de servicio sacrificatorio de las elites estadounidenses para la humanidad o para los pueblos de otros países. ¿Sería realista esperar que la llegada de un presidente afroestadounidense a la Casa Blanca cambie la filosofía política del país, orientada tradicionalmente a lograr la dominación global? Los que creen que algo semejante sea posible deberían tratar de comprender por qué EE.UU. -el país con un presupuesto militar mayor que los de todos los demás países del mundo en su conjunto- sigue gastando enormes sumas de dinero en preparativos para la guerra”.

“…’El concepto de Ataque Global Inmediato prevé un ataque concentrado utilizando varios miles de armas convencionales de precisión en 2 a 4 horas que destruiría las infraestructuras críticas del país objetivo y así lo obligaría a capitular’.”

“‘El concepto del Ataque Global Inmediato tiene el propósito de asegurar el monopolio de EE.UU. en el campo militar y ampliar la brecha entre ese país y el resto del mundo. En combinación con el despliegue de defensa de misiles que supuestamente debería mantener a EE.UU. inmune contra ataques de represalias de Rusia y China, la iniciativa de Ataque Global Inmediato va a convertir a Washington en un dictador global de la era moderna’.”

“‘Esencialmente, la nueva doctrina nuclear de EE.UU. es un elemento de la nueva estrategia de seguridad de EE.UU. que sería descrita de modo más adecuado como la estrategia de impunidad total. EE.UU. aumenta su presupuesto militar, da rienda suelta a la OTAN como gendarme global, y planifica ejercicios en una situación real en Irán para probar la eficiencia en la práctica de la iniciativa de Ataque Global Inmediato. Al mismo tiempo, Washington habla de un mundo totalmente libre de armas nucleares’.”

En esencia, Obama pretende engañar al mundo hablando de una humanidad libre de armas nucleares, que serían sustituidas por otras sumamente destructivas, más idóneas para aterrorizar a los que dirigen a los Estados y lograr la nueva estrategia de impunidad total.

Los yanquis creen que la rendición de Irán está ya próxima. Se espera que la Unión Europea informe un paquete de sanciones propias a firmar el 26 de julio.

El último encuentro del 5+1 se produjo el 2 de julio, después de que el Presidente iraní Mahmud Ahmadineyad afirmara que “su país retornará a las conversaciones a finales de agosto con la participación de Brasil y Turquía”.

Un alto funcionario de la UE “advirtió que ni Brasil ni Turquía serán invitados a participar en las conversaciones, al menos no a esta altura”.

“El canciller iraní Manouchehr Mottaki, se declaraba a favor de desafiar las sanciones internacionales y continuar con el enriquecimiento de uranio”.

Desde el martes 5 de julio alegan, frente a la reiteración europea de que promoverán medidas adicionales contra Irán, éste ha respondido que hasta septiembre no negociará.

Cada día disminuyen más las posibilidades de sobrepasar el insalvable obstáculo.

Es tan evidente lo que va a ocurrir que se puede prever de forma casi exacta.

Por mi parte debo hacerme una autocrítica, cometí el error de afirmar en la Reflexión del 27 de junio que el jueves, viernes o a más tardar el sábado se desataría el conflicto. Era ya conocido que buques de guerra israelitas navegaban hacia ese objetivo junto a las fuerzas navales yankis. La orden de registro de los mercantes iraníes estaba ya dada.

No me di cuenta, sin embargo, que había un paso previo: la constancia de la negación del permiso para la inspección del mercante por parte de Irán. En el análisis del tortuoso lenguaje del Consejo de Seguridad, imponiendo sanciones contra ese país, no me percaté de ese detalle para que la orden de inspección adquiriera plena vigencia. Era lo único que faltaba.

El 8 de agosto se cumple el plazo de 60 días, dado por el Consejo de Seguridad el 9 de junio, para recibir la información sobre el cumplimiento de la Resolución.

Pero ocurría en realidad algo más lamentable. Yo trabajaba con el último material elaborado sobre el delicado tema por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba y dicho documento no contenía dos párrafos claves que eran los últimos de dicha resolución y expresan textualmente:

“Solicita que, en un plazo de 90 días, el Director General del OIEA presente a la Junta de Gobernadores del OIEA, y paralelamente al Consejo de Seguridad para su examen, un informe en el que se indique si Irán ha llevado a cabo la suspensión completa y sostenida de todas las actividades mencionadas en la resolución 1737 (2006), y si está aplicando todas las medidas exigidas por la Junta de Gobernadores del OIEA y cumpliendo las demás disposiciones de las resoluciones 1737, 1747, 1803 y de la presente resolución;

“Afirma que examinará las acciones de Irán a la luz del informe mencionado en el párrafo 36, que deberá presentarse en un plazo de 90 días, y que:

a) suspenderá la aplicación de las medidas siempre que Irán suspenda todas las actividades relacionadas con el enriquecimiento y el reprocesamiento, incluidas las de investigación y desarrollo, y mientras dure la suspensión, que verificará el OIEA, para permitir la celebración de negociaciones de buena fe a fin de llegar a un resultado pronto y mutuamente aceptable;

b) dejará de aplicar las medidas especificadas en los párrafos 3, 4, 5, 6, 7 y 12 de la resolución 1737, así como en los párrafos 2, 4, 5, 6 y 7 de la resolución 1747, en los párrafos 3, 5,7, 8, 9, 10 y 11 de la resolución 1803 y en los párrafos 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 21, 22, 23 y 24 de la presente resolución, tan pronto como determine, tras recibir el informe mencionado en el párrafo anterior, que Irán ha cumplido cabalmente sus obligaciones en virtud de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y los requisitos de la Junta de Gobernadores del OIEA, determinación que confirmará la propia Junta; y

c) en caso de que en el informe se indique que Irán no ha cumplido lo dispuesto en las resoluciones 1737, 1747, 1803 y en la presente resolución, adoptará, con arreglo al Artículo 41 del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, otras medidas apropiadas para persuadir al Irán de que cumpla lo dispuesto en dichas resoluciones y los requisitos del OIEA, y subraya que deberán adoptarse otras decisiones si es necesario tomar tales medidas adicionales…”

Algún compañero del Ministerio, tras el trabajo agotador de muchas horas en la máquina sacando copias de todos los documentos, se durmió. Mi afán de buscar información e intercambiar puntos de vista sobre estos delicados temas, me permitió descubrir esta omisión.

Desde mi punto de vista, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN han dicho su última palabra. Dos estados poderosos con autoridad y prestigio no ejercieron su derecho a vetar la pérfida resolución de la ONU.

Era la única posibilidad de ganar tiempo para buscar alguna fórmula para salvar la paz, objetivo que les habría proporcionado mayor autoridad para seguir luchando por ella.

Hoy todo pende de un tenue hilo.

Mi propósito principal fue advertir a la opinión pública internacional de lo que estaba ocurriendo.

Lo he logrado en parte observando lo que sucedía, como dirigente político que fui durante largos años enfrentando al imperio, sus bloqueos y sus incalificables crímenes. Mas no lo hago por venganza.

No vacilo en correr los riesgos de comprometer mi modesta autoridad moral.

Seguiré escribiendo Reflexiones sobre el tema. Serán varias más después de ésta para seguir profundizando en julio y agosto, salvo que ocurra algún incidente que ponga a funcionar las mortíferas armas que hoy se apuntan unas a otras.

He disfrutado mucho de los partidos finales de la Copa Mundial de Fútbol y de los partidos de voleibol, donde nuestro valiente equipo marcha a la cabeza de su grupo en la Liga Mundial de ese deporte.

Fidel Castro Ruz
Julio 11 de 2010
8 y 14 p.m.




Publicado enInternacional
Domingo, 23 Mayo 2010 06:03

Escudo antimisiles para Israel

Los congresistas norteamericanos apoyaron casi por unanimidad la propuesta de la Casa Blanca para entregar 205 millones de dólares a Israel para apurar la construcción de un sistema antimisilístico de corto alcance. La Cámara de Representantes votó 401 a 4 en favor del plan de Barack Obama. El objetivo es financiar parte del proyecto Domo de Hierro, diseñado para proteger a todo el país de los ataques con cohetes y artillería.

“Hasta el último centímetro cuadrado de Israel es vulnerable a los ataques con cohetes y misiles. Por eso debemos garantizar que nuestro mayor aliado en la región tenga todas las herramientas necesarias para defenderse”, argumentó el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara baja, Howard Berman. El sistema antimisiles tendrá como objetivo evitar los ataques de los militantes palestinos en la Franja de Gaza y de los combatientes de Hezbolá en el Líbano. El sistema de defensa advertirá los ataques y repelerá los cohetes y los misiles en medio de su trayectoria.

Funcionarios del Ministerio de Defensa israelí habían informado que estaban teniendo problemas para financiar el sistema defensivo, a pesar de haber tenido éxito en todas las pruebas preparatorias, realizadas este año. Por eso varios analistas coincidieron en que la donación del Estado norteamericano representa un guiño del gobierno de Obama, quien buscaría enmendar la relación con su par israelí.

La incuestionable amistad israelí-estadounidense quedó pertrecha en marzo pasado, después de que Tel Aviv anunciaran la construcción de cientos de casas judías nuevas en Jerusalén oriental, una zona de mayoría árabe que fue capturada, ocupada y anexada por Israel después de la guerra de 1967. “El gobierno de Obama ha estado intentando distender el clima con los israelíes”, aseguró Jonathan Spyer, un analista del Centro de Investigación Global sobre Asuntos Internacionales en Herzliya. “No los ayudó el que pareciera que humillaban al gobierno israelí”, agregó.

Israel había ordenado desarrollar el proyecto Domo de Hierro hace tres años, justo después de la última invasión al Líbano, en 2006. La ofensiva militar no terminó bien para el entonces primer ministro Ehud Olmert, quien no pudo desmantelar a Hezbolá, la organización armada que había reivindicado el lanzamiento de cohetes y misiles a territorio israelí. En la invasión, más de 1200 libaneses, la mayoría civiles, murieron, mientras que del lado israelí fallecieron 160, casi todos militares.

Dos años después, los cohetes Kassam lanzados por militantes palestinos desde la Franja de Gaza fueron la razón esgrimida por Israel para lanzar otra ofensiva militar devastadora. El bombardeo y la invasión al pequeño enclave costero a finales de 2008 dejó más de 1400 palestinos muertos, la mayoría civiles, y 13 víctimas israelíes, mayormente militares.

Aunque un efectivo sistema defensivo podría desincentivar un futuro conflicto armado regional, los críticos del Domo de Hierro sostienen que el proyecto es muy costoso y es improbable que consiga derribar a los misiles de corta distancia antes de que se estrellen o estén cerca de estrellarse en territorio israelí. “El tiempo de vuelo de los cohetes Kassam que se dirigen a Sderot (la ciudad israelí más cercana a la frontera con la Franja de Gaza) es de 14 segundos. El tiempo que le lleva al Domo de Hierro identificar el objetivo y derribarlo es de por lo menos 15 segundos”, explicó un analista militar, citado este mes en el diario The Jerusalem Post.

Sin embargo, para Israel, Hezbolá, aliado declarado de Irán, es una amenaza mucho más importante que las milicias palestinas. El grupo armado libanés acumuló miles de cohetes cerca de la frontera norte israelí y ya amenazó con empezar a utilizarlo si son provocados militarmente.

Por Catrina Stewart *
Desde Jerusalén

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12. 
Publicado enInternacional
Viernes, 21 Mayo 2010 07:42

Colisión frontal Brasil-EU

El resplandor que emiten los hechos que hacen historia, como el acuerdo firmado el lunes 17 entre Brasil, Irán y Turquía para resolver el conflicto en torno al programa nuclear iraní, ilumina las zonas que habitualmente permanecen en la sombra. Las ondas expansivas del acuerdo de Teherán sacudieron las cancillerías de los potencias de Occidente, evidenciando la profunda molestia que provoca la irrupción de países emergentes que trastocan el tablero global.

La reacción de la Casa Blanca, por boca de la secretaria de Estado Hillary Clinton, que pasó por alto el acuerdo de Teherán y pretende avanzar en la política de sanciones, muestra la impotencia de Estados Unidos al verse desplazado del escenario global. Entre la maraña de declaraciones emitidas desde el pasado lunes, vale la pena desenredar los hilos que muestran la creciente polarización entre Brasilia y Washington, que se traduce en la región sudamericana en una inevitable escalada que, en su momento, alcanzará niveles alarmantes.

El presidente Luiz Inacio Lula da Silva dijo que lo importante "es que nosotros podamos establecer una relación de confianza. No es posible hacer política sin tener relaciones de confianza" (Folha de Sao Paulo, 17 de mayo de 2010). En contraste, Clinton destacó que el acuerdo es "un intento por detener la acción del Consejo de Seguridad sin llegar a tomar medidas para abordar las preocupaciones internacionales sobre su programa nuclear" (The Guardian, 17 de mayo). Instaló la desconfianza, justo al revés que Lula.

Flynt Leverett, director del Proyecto Irán de la Fundación Nueva América, ex responsable para Medio Oriente del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos y ex analista de la CIA, tomó distancia de la Casa Blanca al apuntar que "la secretaria (Hillary) Clinton está bajo presión, porque es como si el gobierno de Obama hubiera perdido el control de la situación y Brasil y Turquía pasaran a liderar la vía diplomática" (O Globo, 19 de mayo). Cree que la insistencia en sanciones "se va a volver contra el gobierno" de Obama, que "está apostando a un juego bastante arriesgado". Leverett va más lejos al afirmar que el cambio de posición de Estados Unidos, que ahora reflota la tesis de que Irán debe abandonar todo enriquecimiento de uranio, es "deshonesta" y "una señal de desesperación".

Cabe preguntarse, ¿por qué la desesperación del gobierno de Obama? Por un lado, pierde aliados, como Turquía y Brasil, en dos zonas estratégicas para sus intereses. Por otro, no puede negar la vía diplomática ni aparecer como el gran derrotado luego de esgrimir durante años el garrote contra Irán. Quizá el punto más duro de digerir es que en el ex patio trasero sudamericano ha nacido una potencia que puede, incluso, hacer sombra a la Casa Blanca en Medio Oriente.

Una auténtica novedad es que en Brasil la prensa tiende a cerrar filas en torno al gobierno de Lula, sin ocultar que se está ante un conflicto frontal con la Casa Blanca. Marco Aurelio García, asesor especial para asuntos internacionales de la Presidencia de Brasil, se refirió al gobierno de Obama diciendo: "están heridos. Por donde nosotros pasábamos, Estados Unidos ya había pasado antes para desalentar la iniciativa" de llegar a un acuerdo con Irán. Adelantó que si Estados Unidos opta por las sanciones, "van a sufrir una sanción moral y política" (Zero Hora, 19 de mayo).

La prudente diplomacia de Itamaraty no esconde su indignación con la actitud estadunidense. La cancillería envió el miércoles 19 una carta al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas explicando que el acuerdo de Teherán contiene los mismos términos que las potencias occidentales vienen exigiendo desde hace tiempo, y demanda que no se cierre el camino de las negociaciones. Por eso, Amorim dijo que "ignorar el acuerdo es despreciar la búsqueda de una solución pacífica y negociada" (O Estado de Sao Paulo, 19 de mayo). Para el canciller, que fue la pieza clave en el bordado del acuerdo, es "un pasaporte para una solución negociada y pacífica".

Pero la confrontación entre Brasil y Estados Unidos tiene su punto álgido en la región sudamericana y pasa por la defensa de la Amazonia y del petróleo encontrado en el Atlántico sur. El presupuesto militar se incrementó 45 por ciento desde 2004, sin contar los acuerdos con Francia para la compra de cinco submarinos, uno de ellos nuclear, que serán fabricados en Brasil, además de 50 helicópteros de combate. La adquisición de 36 cazas de última generación a la francesa Dassault, desechando la oferta de la estadunidense Boeing, que será oficializada en las próximas semanas, es otro punto de fricción mayor con Washington.

Que todas las compras de armamento incluyan la transferencia de tecnología revela que Brasil decidió la creación de un complejo militar-industrial autónomo, como garantía de su proyección regional y global.

Podrían mencionarse también los acuerdos militares con Rusia, que incluyen helicópteros de ataque y sistemas de defensa antiaérea. Sin embargo, lo más significativo es el despliegue que realiza el ejército en la Amazonia para enfrentar las nuevas bases de Estados Unidos en Colombia. En estos días se produce "la mayor modificación en el tablero de tropas realizada desde que los militares asumieron el poder en Brasil, en 1964" (Zero Hora, 18 de abril).

Los efectivos del ejército en la Amazonia se duplican: de 25 mil que tiene en este momento llegará a 49 mil en pocos años; se instala una base de la fuerza aérea para la operación de aviones de transporte Hércules y las nuevas brigadas se convierten en módulos de combate independientes con unos 3 mil efectivos cada una, para adaptarse al combate en la selva. El ejército de tierra crece casi 30 por ciento, con 59 mil nuevos efectivos.

Brasil se prepara para un escenario de confrontación militar con Estados Unidos, cuyo epicentro será la Amazonia. Si el choque de trenes es inevitable, se explica por qué la Estrategia Nacional de Defensa, aprobada en 2008, defiende la necesidad de "desarrollar y dominar la tecnología nuclear".

Por Raúl Zibechi
Publicado enInternacional
Mientras en su país siguen apareciendo más datos sobre los sangrientos atentados de esta semana en el metro de Moscú, el primer ministro ruso, Vladímir Putin, ha iniciado hoy una visita de 12 horas a Venezuela en donde se reunirá con el mandatario Hugo Chávez para lanzar un acuerdo petrolero de unos 20.000 millones de dólares. Aprovechando el viaje, el líder ruso también se reunirá con el presidente boliviano Evo Morales.

Además del acuerdo de energía para explotar la Faja Petrolífera del Orinoco, Putin y Chávez hablarán de agricultura y defensa.Chávez, crítico de las políticas de Washington, ha encontrado en Rusia un valioso aliado y en este sentido ha dicho que ambos países fortalecerán sus lazos de seguridad "para continuar ampliando la capacidad defensiva de Venezuela". La noche del jueves Chávez calificó la visita de Putin de "muy especial e importante" y dijo que representaba un "impulso en la forja de un nuevo mundo multipolar".

Tras la llegada al aeropuerto de Maiquetía, Chávez y Putin se han trasladado al cercano puerto de La Guaira, apenas a unos cinco kilómetros, y subieron a bordo del buque escuela ruso Kruzenshtern que se encuentra atracado en uno de sus muelles. Después de varios actos protocolares, darán comienzo las reuniones de trabajo, que incluirán un almuerzo, y por la tarde tendrá lugar la firma de documentos y posiblemente una rueda de prensa.

El acuerdo más importante que se firmará durante la visita de Putin será el de creación de una empresa mixta para explotar un sector de la Faja Petrolífera del Orinoco. Esa empresa, según datos oficiales, podrá explotar y procesar 450.000 barriles de crudo diarios y en el desarrollo de sus diferentes competencias se invertirán 20.000 millones de dólares.

Otro tema importante que tocarán ambos líderes es la cooperación sobre energía nuclear. "No vamos a construir una bomba atómica, pero desarrollaremos energía nuclear con fines pacíficos. Tenemos que prepararnos para la era pos petrolera", dijo Chávez, en momentos en que el país afronta una grave crisis eléctrica que está provocando numerosos apagones.

Desde 2005, Venezuela ha adquirido varios aviones caza Sukhoi, helicópteros y rifles Kalashnikov, armamento valorado en unos 4.000 millones de dólares. Asimismo, Chávez, en su octava visita a Moscú en septiembre pasado , negoció más de 2.000 millones de dólares en préstamos para comprar más armas rusas, entre ellos tanques y misiles antiaéreos S-300.

Chávez informó la noche del jueves que durante la jornada llegará el presidente boliviano Evo Morales para reunirse con Putin y tratar asuntos de interés bilateral.

AGENCIAS - Caracas - 02/04/2010
Publicado enInternacional
Lunes, 07 Septiembre 2009 05:58

Lula y Sarko sellan un pacto de defensa

La potencia militar brasileña se proyecta con acento francés. Para sellar el pacto, los presidentes de ambos países, Luiz Inácio Lula da Silva y Nicolas Sarkozy, firmarán hoy en Brasilia uno de los mayores acuerdos bilaterales de defensa en la historia brasileña: Brasil comprará cuatro submarinos y 50 helicópteros militares franceses, además de tecnología de ese origen para fabricar a nivel local un submarino de propulsión nuclear, por un valor superior a los 12 mil millones de dólares. El objetivo central se encuentra sumergido: proteger las inmensas reservas petroleras que el país sudamericano posee en las profundidades marinas a lo largo de su costa atlántica.

“El valor de esta operación es muy superior a las compras de armas realizadas por Venezuela a Rusia en los últimos años”, destacó ayer el diario Folha de Sao Paulo. “E incluso que los montos del Plan Colombia”, agregó el periódico, aunque en este último caso se trate de ayuda directa por parte de Washington y no de adquisiciones de Bogotá.

El acuerdo que pondrá los cimientos del nuevo eje Brasilia-París es, para el país sudamericano, el más importante desde la segunda mitad del siglo pasado, comparable tan sólo al que firmara el entonces presidente Getúlio Vargas con Estados Unidos en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Y, según arriesgan analistas locales, terminaría de inclinar la balanza estratégica militar regional a favor de Brasil, en un subcontinente en el que, tradicionalmente, siempre se pretendió mantener un cierto equilibrio de fuerzas. “Probablemente esto es el inicio, aunque eso nadie lo admite porque puede traer consecuencias diplomáticas, de un camino que dará al país el mayor poder de fuego naval en América latina”, deslizó Roberto Godoy, especialista brasileño en asuntos militares.

José Genoíno, diputado del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), lo puso en claro. Si Brasil quiere ser una potencia, necesita armamentos. “La política de defensa adecuada para Brasil es la disuasiva, no la de confrontación. Sin embargo, un país que se quiere proyectar internacionalmente precisa contar con una fuerza coherente con sus aspiraciones”, remarcó el diputado.

Según reconoció el propio Genoíno, el fortalecimiento del poderío naval brasileño tiene como prioridad velar por los más de 50 mil millones de barriles de petróleo descubiertos en los últimos años y que yacen en el litoral atlántico. Más aún cuando, no hace mucho, la superpotencia militar mundial anunciara sus intenciones de volver a patrullar las aguas sudamericanas. “Es innegable que la preocupación por garantizar la seguridad de esos recursos estratégicos aumentó luego de que Estados Unidos anunciara, el año pasado, la reactivación de su IV Flota”, dejó en claro el diputado petista, representante oficialista en la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional de la Cámara baja.

La “alianza estratégica” que firmarán hoy Lula y Sarkozy, precisamente en el día de la independencia de Brasil, tiene dos aspectos centrales. Uno de ellos es la compra de cuatro submarinos convencionales, así como la transferencia de la tecnología necesaria para montar uno de ellos propulsado a energía nuclear en astilleros locales. “De ese modo, Brasil será el séptimo país en el mundo capaz de proyectar, construir y operar submarinos convencionales y nucleares”, precisó Folha de Sao Paulo.

El otro aspecto es la posible compra de 36 aviones cazabombarderos franceses Rafale, fabricados por la empresa gala Dassault. Para desembolsar, Brasil pone una condición clave: que se transfiera su tecnología para permitir el desarrollo de una industria militar propia, explicó el ministro de Defensa, Nelson Jobim. El Rafale, todavía en competencia con el modelo sueco Gripen, fabricado por Saab, y el estadounidense F/A-18, de la gigante Boeing, tiene todas las de ganar.

“Las negociaciones por los aviones están muy avanzadas. “Francia se mostró como el país más flexible para la transferencia de tecnología. Evidentemente, eso es una ventaja comparativa excepcional”, afirmó Lula en una entrevista concedida ayer a medios franceses. “Entre Brasil y Francia no existe una relación de abastecedor a cliente sino de socios”, replicó a su turno Sarkozy, pródigo en elogios, en una entrevista al diario O Globo.

Según apunta el mismo periódico, el acuerdo tiene lugar en un contexto de coincidencias políticas y diplomáticas entre ambos países, pues Brasil y Francia comparten la idea de impulsar “un nuevo orden mundial más solidario y además Francia defiende la idea de que Brasil debe ser un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU”.

El matutino O Estado de Sao Paulo sostuvo, a su turno, que más allá de la cooperación militar, Francia aspira a hacer de Brasil una plataforma para su expansión económica en América latina.

Sarkozy llegó anoche a Brasilia para luego cenar con Lula en su residencia oficial. De acuerdo con su agenda, hoy presenciará el tradicional desfile nacional por el día de la independencia y luego se reunirá de vuelta con el mandatario brasileño para firmar los acuerdos. Su visita habrá sido de menos de 48 horas y sin su esposa, Carla Bruni. Business are business...
 

Publicado enInternacional
A pocos meses de haber comprado 18 cazabombarderos de fabricación estadounidense, Chile se alista para adquirir 275 millones de dólares en cañones autopropulsados de largo alcance, radares, obuses y sus respectivas municiones. El vendedor de este armamento será nada más y nada menos que Estados Unidos, haciendo de la nación araucana la más poderosa de Sudamérica, incluso superando a Brasil.

Según la página web del periódico El Mercurio, fuentes del sector Defensa de Chile confirmaron que, a los aviones mencionados y a los cinco helicópteros rusos Mig 17 recientemente adquiridos, se sumarían cañones de largo alcance y vehículos de apoyo que comprará a la primera potencia mundial.

La operación incluye 24 cañones pesados de largo alcance, radares de localización de artillería, vehículos de apoyo, armas medianas y munición para equipar dos grupos de artillería, los que se activarán como parte de dos nuevas brigadas reforzadas del Ejército de Chile. El material solicitado por el  país del sur consiste además en 12 obuses autopropulsados sobre orugas de 155 mm del tipo M109 A5 y otros 12 obuses del tipo M109 A3.

Congreso aprobaría ventaAntes de optarse por la adquisición de los cañones a Estados Unidos, se evaluó la compra de 24 ejemplares del tipo M109 A3G a Alemania, cuyo fabricante KMW también ofrecía el avanzado pero muchísimo más caro, PzH 2000.

Cabe indicar que el ejército chileno ya dispone de 24 cañones autopropulsados del tipo M109 A1B, adquiridos a Suiza a fines de 2004.

De acuerdo con El Mercurio, la venta de los cañones autopropulsados deberá contar con la aprobación del Congreso de los Estados Unidos. Hace unas semanas, la Agencia de Cooperación en Defensa y Seguridad (DSCA) hizo la solicitud formal, sólo unos días antes de que la presidenta chilena, Michelle Bachelet, y el mandatario Barack Obama, se reunieran en Washington.

Las estadísticas de armamento en América del Sur confirman que, de concretarse la compra, el ejército chileno se transformará en la fuerza mejor dotada de medios de artillería pesada de América del Sur, superando incluso a Brasil, pese a las diferencias geopolíticas entre ambas naciones.

La lista de adquisiciones también incluye seis puestos de mando blindados sobre orugas M577 A2, 18 transportes blindados de personal sobre orugas M113 A2, y 24 vehículos de transporte logístico sobre orugas M548 A1, así como una cantidad de armas medianas que incluyen 12 ametralladoras pesadas y 12 lanzadores automáticos de granadas y un volumen de munición no especificado para las mismas.

Armados hasta los dientes


Para apoyar las piezas de artillería pesada, Chile se propone adquirir también dos radares móviles de barrido electrónico, para la localización de artillería enemiga AN/TPQ-37 (V)3 Firefinder de Thales Raytheon.
Publicado enInternacional