"En EE.UU. hay gente que ni siquiera tiene acceso a los servicios de salud"

 

Su ágil castellano se lo debe en buena medida a su ascendencia: madre española, al igual que su abuela paterna, y abuelo cubano. Pero la práctica del idioma, en verdad, vino en su etapa universitaria, cuando pasó un par de años en Madrid estudiando, y luego en Estados Unidos, su país de origen, trabajando con diferentes comunidades latinas de sectores generalmente excluidos de las bondades del sistema de salud. "A mí siempre me ha llamado la atención que en un país como los Estados Unidos, con tantos recursos, haya mucha desigualdad, haya inequidad, en términos de quién tiene acceso y quién no", señala la doctora María Fernández, especialista en Educación para la Salud de la Universidad de Texas.


En Buenos Aires disertó en el "Taller de Introducción a la Planificación de Programas e Investigación en Implementación", organizado por el Instituto Nacional del Cáncer (INC), del Ministerio de Salud de la Nación. En un alto de la actividad, dialogó con Página/12, para dar su visión sobre la salud, el trabajo con sectores vulnerables y las nuevas líneas de investigación que se abren para poder darles un curso eficaz a los programas de promoción para el control del cáncer.


–Un sanitarista argentino que fue ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires en la década del setenta y en la del ochenta, el doctor Floreal Ferrara, decía que la salud es la solución del conflicto. Tal vez esta definición se proponía discutir con la más ampliamente aceptada por los organismos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ven la salud como el logro de un bienestar físico y psicológico. ¿Cuál es la concepción de la salud con la que trabaja usted?


–Yo creo que concuerdo más con la definición de la OMS. Pero lo que sí pienso es que la salud es más que la ausencia de enfermedad, ése es el concepto clave, en el sentido de que tiene que ver con estar bien. Porque una persona que tiene una enfermedad crónica creo que todavía puede tener buena salud, en el sentido de que dentro de esa situación en la que está puede tener una calidad de vida buena. Entonces, yo creo que la salud tiene que ver con el bienestar físico y emocional, con la definición de la salud de la OMS, pero también creo que, cuando hablamos de salud pública, de promoción de la salud, también nos tenemos que enfocar en los problemas que existen en una comunidad y en cómo resolverlos. Creo que hay mucha polémica y discusión sobre si algo es prevención de enfermedad o si es promoción de salud, y entiendo el porqué de eso, porque queremos que la definición de salud sea más amplia y no solamente la ausencia de enfermedad. Pero aun así creo que se pierde mucha energía y tiempo en ese tipo de discusión, y que lo que es más productivo es que estemos de acuerdo en la meta, pero que para llegar a esa meta se tienen que identificar y solucionar problemas. Y no sé cuál era el enfoque de esta persona que usted nombraba, pero quizás un poco iba por ahí, que si hay conflictos de política, de recursos y personales, pues eso puede ser una barrera, crea esa brecha entre el estado actual y la meta, que es el estado de salud.


–¿Cuál es idea de promoción que tiene usted?


–Bueno, la promoción de la salud es un campo muy grande, va mucho más allá de la educación para la salud, la educación para la salud es una parte, pero la promoción trata de aumentar la calidad de vida. Y la calidad de vida de mucha gente está afectada por enfermedades crónicas o infecciosas. Entonces, la promoción de la salud trata de identificar tanto los factores personales, de comportamiento, y del entorno, del ambiente en que uno está, identificar esos factores que influyen en la salud e intervenir para cambiar esos factores. Por ejemplo, intervenir para que las personas empiecen a tener mejores estilos de vida, mejores hábitos personales, pero también intervenir en que se cambie el entorno. Hace tiempo yo creo que se enfocaba demasiado en la persona y no se consideraba el modelo ecológico, que quiere decir que la persona vive y funciona dentro de un sistema, tiene un entorno interpersonal, un entorno de organización, si está en la escuela o en el trabajo, luego la comunidad, y la sociedad. Una persona y sus comportamientos y su salud están afectados no solamente por lo que él o ella haga, sino también por el entorno en el que está. Entonces, desde la promoción de la salud se analizan esos factores que influyen en la salud y la calidad de vida, y se intenta intervenir. Y la intervención puede ser una intervención de educación al paciente, a la persona, a la comunidad, pero también puede ser una intervención de cambios de políticas. De hecho, en los Estados Unidos, por ejemplo, las cosas que han tenido mayor impacto en la salud han sido cambios de políticas: leyes del uso de cinturón de seguridad en el auto, leyes de prohibición de fumar en sitios públicos, todo eso tiene un impacto enorme en la salud.


–Muchas de las investigaciones que focalizan en el tema de la promoción de la salud y la educación para la salud en las comunidades, en general suelen poner el acento en el comportamiento o las creencias de los individuos, pero queda desdibujado el estado en el que se encuentra el sistema de salud al que deben acudir esas comunidades para darle cauce a una conducta que tal vez sería más adecuada para el cuidado de su salud. Por ejemplo, se investiga por qué las mujeres se hacen o no el Papanicolaou o el examen clínico mamario con cierta regularidad, pero no se analiza en simultáneo qué pasa con el sistema de salud que debería recibir a esas mujeres para que pudieran hacerse esos controles en tiempo y forma.


–Sí, es totalmente verdad, que muchas veces se habla de estilos de vida, de cambios que uno tiene hacer para ser más saludable, pero no se considera el entorno en que se encuentra ese individuo, y parte de ese entorno son los servicios de salud. Si quieres intervenir en cambiar una situación de salud en una comunidad o en una población más grande, se tienen que analizar cuidadosa y sistemáticamente no solamente los comportamientos que contribuyen a ese problema, sino también todos los factores del entorno, incluyendo el servicio de salud, porque si no es muy difícil cambiar. Un ejemplo en concreto: en los Estados Unidos, sobre todo en los barrios pobres, hay lo que se llaman "desiertos de comida", que quiere decir que en esos barrios es muy difícil encontrar frutas y verduras. Hay tiendas que venden comida, pero no tienen ni frutas ni verduras. Entonces, no se puede motivar a una persona, y cambiar su actitud y deseo y conocimiento para que comas más frutas y verduras, si no existe posibilidad de adquirirlas en donde ella vive. Si tiene que gastar más dinero para hacerlo, entonces el cambio no va a ocurrir.


–¿Qué soluciones hallaron para ese problema?


–Hay muchas intervenciones que analizando el problema se enfocan no solamente en la educación de las personas sino también en cambios en la comunidad. Por ejemplo, ahora están surgiendo muchas huertas urbanas, también negociando con los comerciantes y haciendo precios especiales. Porque, claro, los comerciantes decían: "¿Por qué voy a pedir frutas y verduras si se van a estropear aquí porque nadie la quiere?". Entonces se trata de crear la demanda y también el acceso. Ese tipo de programas de promoción de la salud que se enfoca en varios niveles es el que tiene más éxito.


–¿Cómo empezó a trabajar con el tema cáncer, sobre todo con minorías de su país, como mujeres afroamericanas o hispanas?


–Bueno, a mí siempre me ha llamado la atención que en un país como los Estados Unidos, con tantos recursos, haya mucha desigualdad, haya inequidad, en términos de quién tiene acceso y quién no. Yo sé que en todos los países existe cierta desigualdad socioeconómica, pero me parece vergonzoso que en los Estados Unidos haya gente que ni siquiera tiene acceso a los servicios de salud. Entonces, quise enfocarme en eso, y aunque yo creo que es difícil para una persona como yo, que soy académica, efectuar cambios en la política nacional, creo que se pueden hacer muchas cosas a nivel local para aumentar el acceso a personas que son más pobres o no tienen seguro de salud, o son indocumentadas. Y también la prevención, porque si se previene una enfermedad, entonces hay menos necesidad luego de tratamientos. Mi opción por las minorías es porque ellos son los que mayormente sufren estas desigualdades. En los Estados Unidos la gente de origen afroamericano tiene mayor tasa de mortalidad de casi todos los cánceres, y los hispanos no tanto, tienen quizá menos en algunos, como el cáncer de mama, pero luego más en otros, como el cáncer cervicouterino. Aun así, los hispanos se están haciendo los controles con menos frecuencia que otros grupos, pues muchas veces, aunque la incidencia sea menor, la mortalidad es más alta. A mí me gusta mucho trabajar con estos grupos, sobre todo de origen hispano, y me ha dado mucha satisfacción que algunos de los programas que hemos desarrollado hayan tenido efecto.


–Por ejemplo, el programa "Cultivando la Salud", que usted dirigió hace más de una década entre mujeres de origen latino de bajos ingresos de comunidades campesinas de Estados Unidos, de la frontera con México. ¿Me puede contar cómo fue esa experiencia?


–Sí, fue con fondos del CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades) de Atlanta, para desarrollar un programa de promoción de salud para aumentar el uso de mamografía y Papanicolaou en mujeres que vivían en zonas agrícolas, trabajadoras del campo. En Texas hay lo que se llaman colonias, en la frontera sobre todo, de gente que migra, son trabajadores de campo que viajan siguiendo la cosecha. Entonces, hicimos el programa con mucha participación comunitaria, eso es un proceso en el que yo creo mucho, el hecho de involucrar a la comunidad cuando se está desarrollando un programa. Y también trabajamos con las clínicas comunitarias para asegurarnos de que iban a estar los servicios disponibles cuando mandáramos a las mujeres ahí, e hicimos un estudio que demostró que el programa era eficaz en aumentar tanto el uso de mamografía como el Papanicolaou entre mujeres que nunca se lo habían hecho o que hacía varios años que se lo habían hecho. Y luego se ha extendido por muchas otras partes de los Estados Unidos, y yo he seguido estudiándolo. Una cosa que me interesa también es la adaptación, cómo se tienen que adaptar programas para nuevas comunidades y contextos. Una cosa que hicimos con "Cultivando la Salud" fue adaptarlo para Houston. Fue muy interesante ver cómo se tenía que adaptar la ejecución del programa, porque ya no eran esas colonias semirrurales, sino una ciudad. Por ejemplo, las promotoras de salud que se entrenaban para ir casa por casa no se podían implementar en Houston, porque la gente no se sentía cómoda abriendo la puerta a alguien que no conocía. Entonces, se cambió y se hacían reuniones grupales con las promotoras en lugares comunitarios. Y también hicimos lo mismo en Puerto Rico, donde adaptamos el programa y lo implementamos.
–Muchas veces en promoción de la salud los mensajes que hay que transmitir son bastante complejos, porque por ejemplo en el cáncer cervicouterino o en el de mama no se trata solamente de promocionar una tecnología de detección temprana como el Papanicolaou o la mamografía, sino de informar en qué momento y con qué frecuencia deben realizarse estos controles para obtener los mejores resultados. Lo que en general suele haber en la población que conoce estas tecnologías es una sobreestimación de las mismas, ya que se piensa que cuanto mayor uso se haga de las mismas, mejores van a ser los resultados, cuando en realidad suele ser lo contrario, como en el caso de la mamografía que, utilizada a edades más tempranas o con mayor frecuencia que las recomendadas, puede incrementar el saldo de los resultados "falsos positivos" o "falsos negativos".


–Sin duda hay problema con eso. Yo creo que el cambio de recomendaciones ha causado muchísimas confusiones entre muchas personas (en EE.UU. se pasó de recomendar una mamografía anual a partir de los cuarenta años a una mamografía bienal a partir de los cincuenta años para mujeres sin antecedentes personales ni familiares de cáncer de mama). Y de hecho, hay un campo dentro de la implementación que es la "desimplementación", que es cuando algo ya no está recomendado, como por ejemplo la prueba para detectar cáncer de próstata. La prueba de cáncer de próstata se utiliza mucho y es una prueba que no está recomendada. La recomendación es que el hombre hable con su médico para ver si tiene sentido que se lo haga, pero que todo el mundo se lo haga no está recomendado. Pero lo que pasa es que es una prueba fácil, es un estudio de sangre, y mucha gente se lo hace. Y hay sobre uso de varias tecnologías, y yo creo que mucho tiene que ver con un mal entendimiento, quizás una percepción de riesgo que no es correcta. Lo que sucede es que generalmente estamos trabajando del otro lado, en aumentar la percepción de riesgo porque la gente dice "no, a mí no me va a pasar, yo no necesito eso". Entonces los mensajes son a veces para aumentar la percepción de riesgo, pero también está el otro extremo, la persona que a lo mejor no tiene riesgo o tiene riesgo normal, pero que hace demasiadas pruebas de tamizaje.


–Recién nombró el campo de la implementación, que junto con el de diseminación forman un área de estudio relativamente nueva. ¿Me puede contar de qué trata?


–Lo que sucede es que yo ya llevaba más de diez años desarrollando programas de promoción de salud, y eran programas que tocaban esos diferentes niveles que nombré, y a lo mejor tenían éxito en algún cambio, aumento de realización de mamografía, o de Papanicolaou o lo que fuera, pero luego se quedaba ahí. A lo mejor se mantenía en esa comunidad, a lo mejor no, pero no se extendía a otros lugares. Entonces, para mí personalmente era una frustración. Y yo creo que mi experiencia personal les ocurrió a muchas otras personas, y también en el gobierno mismo de los Estados Unidos se dieron cuenta de que estaban invirtiendo mucho dinero en el desarrollo y evaluación de programas de promoción, pero que eso no se estaba utilizando de manera que pudiera beneficiarse la mayoría del público. Y entonces se crearon unas iniciativas para tratar de entender más por qué se utilizan o no ciertas innovaciones, como un programa de promoción de la salud o una tecnología. Y ya había teorías e investigaciones sobre por qué se usa lo que funciona y por qué no se usa lo que funciona. De ahí es desde donde evolucionó este campo de investigación sobre la implementación y diseminación. Entonces, todo el estudio de implementación y diseminación es el estudio de por qué ciertas innovaciones, sea una política o un programa de promoción de salud o una práctica en una clínica, se adoptan, se implementan y se mantienen. Entonces, hay muchas preguntas sobre este tema, porque hay muchos factores que influyen en decisiones de por qué voy a cambiar lo que venía haciendo a nivel organización, o a nivel comunidad, y qué es lo que tengo que hacer para mantenerlo. Entonces, este campo es el estudio de esos factores, para luego poder intervenir para que se aumente el uso de los programas, políticas y prácticas que funcionan.


–¿Y cuáles serían esos factores?


–Hay muchos modelos de factores que influyen. Por ejemplo, en una clínica, para cambiar una práctica sabemos que influyen varias cosas, algunas son características de la clínica, que no se pueden cambiar, por ejemplo el tamaño. Pero cuestiones como el liderazgo que tiene esa clínica, la comunicación entre las personas que están trabajando ahí, la percepción de lo que se llama "clima de implementación", o sea, la percepción que hay en esta clínica sobre la innovación, sobre el cambio, todos estos son factores que influyen en la implementación, y también las capacidades de las personas que lo tienen que implementar.

Publicado enInternacional
Viernes, 16 Enero 2015 06:37

Hacia un feminismo libre de colonialismo

Hacia un feminismo libre de colonialismo

Desde hace más de cuatro décadas, los postulados de las teorías feministas "blancos", burgueses y heteronormativos entraron en crisis con la aparición de críticas procedentes de los feminismos negros y del "tercer mundo". Los movimientos feministas comenzaron a identificar formas de colonialidad racistas y Los feminismos negros (bell hooks, Audre Lorde, Patricia Hills Collins, Angela Davis, etc.) y chicanos (Gloria Anzaldúa, Chela Sandoval, Cherrie Moraga, Aurora Levins Morales, Norma Alarcón, etc.) pusieron en cuestión el hecho de que se nombrara la opresión de las mujeres como si ésta fuera igual para todas. Durante mucho tiempo, el término "mujer" fue usado como sinónimo de mujeres blancas, casadas, de clase media o alta y con educación universitaria, ignorando la existencia de mujeres negras así como de las mujeres blancas pobres, entre otras experiencias invisibilizadas.

Recientemente se ha empezado a hablar sobre el giro descolonial en las teorías feministas. En América Latina, los feminismos descoloniales provienen de pensadoras, intelectuales, activistas, lesbianas, afrodescendientes, indígenas, mestizas pobres, así como de algunas académicas blancas comprometidas que se han preocupado por las violencias históricas de opresión, desde el colonialismo hasta el neoliberalismo.


Los feminismos descoloniales no son uniformes, algunos luchan contra las relaciones coloniales económicas y sus consecuencias políticas, otros luchan por el territorio donde las empresas extractivistas operan contra los intereses de las comunidades. Otros apuestan por hacer visible las lógicas sexistas, clasistas y racistas desde el Estado y su relación con el capital. La apuesta descolonial es amplia y heterogénea, pero uno de los puntos en común es que sus voces hablan de vidas marginalizadas por el racismo, el capitalismo y el heterosexismo.


América Latina ha sido la denominación occidental para un continente que algunas feministas descoloniales están nombrando Abya Yala. Abya Yala se caracteriza por su diversidad cultural y su complejidad social pero existen algunos ejes comunes que atraviesan todo el continente: el imperialismo económico, la cultura estatal, los problemas de soberanía territorial de los pueblos, la militarización genocida, el empleo policial estatal y el encarcelamiento de las personas más empobrecidas, la pa¬ramilitarización, el feminicidio, la división del trabajo, el extractivismo, la imposición de licencias mineras e ¬hidroeléctricas, la privatización de servicios básicos, el narcotráfico y el crimen organizado.


Las feministas descoloniales están dibujando posibilidades para enfrentar las violencias y, sobre todo, para pensar un mundo donde entren muchos mundos. Más que en una apuesta identitaria, el feminismo descolonial reflexiona sobre las relaciones de opresión en términos de materialidad.

Feminismo comunitario

En Europa, frente a los procesos de neoliberalización y la represión de los cuerpos de las personas, han surgido estrategias teórico-políticas feministas que proponen la desidentificación de los géneros rígidos y de las sexualidades normativas. Estas propuestas "postidentitarias" surgen con unas especificidades históricas frente a la opresión heterosexista, pero siguen gozando de unos privilegios históricos heredados de la idea de supremacía blanca y de la acumulación de capital. Al igual que la propuesta 'postidentitaria', el giro descolonial en las teorías feministas latinoamericanas responde a contextos y tiempos determinados y puede o no ser aplicable al resto del mundo.


Algunas intelectuales de Abya Yala no se identifican como feministas descoloniales aunque comparten los intereses de lucha anticolonial, antirracista, anticapitalista y antiheterosexista. Una de ellas es Gladys Tzul Tzul, feminista maya k'iche' de Guatemala, cuyo trabajo analiza la comunalidad, una forma alternativa al tiempo de la política liberal, en donde lo que importa no es tanto la forma de participación sino la manera en que se produce la toma de decisiones, no tanto la asamblea sino el entramado comunitario para desarticular las formas de dominación patriarcales. El trabajo de Gladys Tzul Tzul resulta una propuesta interesante para los tiempos de neoliberalismo y judicialización que vivimos. Se puede aprender mucho de las luchas comunales mesoamericanas y centroamericanas, de la lucha indígena por la tierra y de las alianzas estratégicas que se están dando entre mujeres negras e indígenas.

Publicado enCultura
Miércoles, 14 Enero 2015 20:50

Charlie Hebdo: Una Reflexión difícil

Charlie Hebdo: Una Reflexión difícil

El repugnante crimen cometido contra los periodistas y dibujantes del semanario Charlie Hebdo hace muy difícil un análisis sereno de lo que está implicado en este acto bárbaro, de su contexto y precedentes, así como de su impacto y repercusiones futuras. Sin embargo, este análisis es urgente, bajo pena de continuar avivando un fuego que mañana puede alcanzar a las escuelas de nuestros hijos, nuestras casas, nuestras instituciones y nuestras conciencias. Ahí están algunas pistas para tal análisis.


La lucha contra el terrorismo, la tortura y la democracia


No se pueden establecer nexos directos entre la tragedia de Charlie Hebdo y la lucha contra el terrorismo que los EUA y sus aliados están ejecutando desde el 11 de septiembre de 2001. Pero es sabido que la extrema agresividad de Occidente ha causado la muerte de muchos millares de civiles inocentes (casi todos musulmanes) y ha sometido a niveles de tortura de una violencia increíble a jóvenes musulmanes contra los cuales las sospechas son meramente especulativas, como consta en el reciente informe presentado al Congreso norteamericano. Y también es sabido que muchos jóvenes islámicos radicales declaran que su radicalización nació de la revuelta contra tanta violencia impune. Ante esto debemos meditar si el camino para frenar la espiral de violencia es continuar con las mismas políticas que la han alimentado como ahora es demasiado patente.


La respuesta francesa al ataque muestra que la normalidad constitucional democrática está suspendida y que un estado de sitio no declarado está en vigor, que los criminales de este tipo, en lugar de ser apresados y juzgados, deben ser abatidos, que este hecho no representa aparentemente ninguna contradicción con los valores occidentales. Entramos en un clima de guerra civil de baja intensidad. ¿Quién gana con ella en Europa? Ciertamente no los partidos de izquierda como Podemos en España o Syriza en Grecia.

La libertad de expresión


Es un bien precioso pero tiene límites, y la verdad es que la abrumadora mayoría de ellos son impuestos por aquellos que defienden la libertad sin límites siempre y cuando sea "su" libertad. Ejemplos de límites son inmensos: si en Inglaterra un manifestante dice que David Cameron tiene sangre en las manos, puede ir preso; en Francia, las mujeres islámicas no pueden usar el hiyab; el 2008, el dibujante Maurice Siné fue despedido de Charlie Hebdo por haber escrito una crónica supuestamente antisemita. Esto significa que los límites existen, pero son diferentes para diferentes grupos de interés. Por ejemplo, en América Latina, los grandes medios, controlados por familias oligárquicas y por el gran capital, son los que más claman por la libertad de expresión sin límites para insultar a los gobiernos progresistas y ocultar todo lo bueno que estos gobiernos han hecho por el bienestar de los más pobres.


Aparentemente, Charlie Hebdo no reconocía límites para insultar a los musulmanes, incluso cuando muchos de sus dibujos fueran propaganda racista y alimentasen la onda islamofóbica y antiinmigrante que avasalla a Francia y a Europa en general. Además de muchos dibujos con el Profeta en poses pornográficas, uno de ellos, bien aprovechado por la extrema derecha, mostraba un conjunto de mujeres musulmanas embarazadas, presentadas como esclavas sexuales de Boko Haram que, apuntando a sus barrigas, pedían que no les fuese retirado el apoyo social a la gravidez. De un golpe se estigmatizaba el Islam, a las mujeres y al Estado de bienestar social. Obviamente que, a lo largo de los años, la mayor comunidad islámica de Europa se fue sintiendo ofendida por esta línea editorial, pero fue igualmente inmediato su repudio por este crimen bárbaro. Debemos, pues, reflexionar sobre las contradicciones y asimetrías en la vida vivida de los valores que creemos son universales.


La tolerancia y los "valores occidentales"


El contexto en que ocurrió el crimen es dominado por dos corrientes de opinión, ninguna de ellas favorable a la construcción de una Europa inclusiva e intercultural. Las más radical es frontalmente islamofóbica y antiinmigrante. Es la línea dura de la extrema derecha en toda Europa y de la derecha cuando se ve amenazada por elecciones próximas (el caso de Antonis Samarás en Grecia). Para esta corriente, los enemigos de la civilización europea están entre "nosotros", nos odian, tienen nuestros pasaportes; y esta situación solo se resuelve liberándonos de ellos. La pulsión antiinmigrante es evidente.


La otra corriente es la de la tolerancia. Estas poblaciones son muy distintas de nosotros, son una carga, pero tenemos que "aguantarlas", hasta porque son útiles; empero, solo debemos hacerlo si ellas son moderadas y asimilan nuestros valores. ¿Pero qué son los "valores occidentales"? Luego de muchos siglos de atrocidades cometidas en nombre de estos valores dentro y fuera de Europa –de la violencia colonial a las dos guerras mundiales--, se exige algún cuidado y mucha reflexión sobre lo que son esos valores y por qué razón, según los contextos, ora se afirman unos ora se afirman otros.


Por ejemplo, nadie pone hoy en duda el valor de la libertad, pero lo mismo no puede decirse de los valores de la igualdad y de la fraternidad. Fueron estos dos valores los que fundaron el Estado social de bienestar que dominó la Europa democrática después de la segunda guerra mundial. Sin embargo, en los últimos años, la protección social, que garantizaba niveles más altos de integración social, comenzó a ser puesta en causa por los políticos conservadores y hoy es concebida como un lujo inaccesible para los partidos del llamado "arco de gobernabilidad". La crisis social causada por la erosión de la protección social y por el aumento del desempleo entre jóvenes, ¿no será leña en el fuego del radicalismo por parte de los jóvenes que, más allá del desempleo, sufren la discriminación étnico-religiosa?


El choque de fanatismos, no de civilizaciones.
No estamos ante un choque de civilizaciones, incluso porque la cristiana tiene las mismas raíces que la islámica. Estamos ante un choque de fanatismos, aunque algunos de ellos no aparezcan como tales por sernos próximos. La historia muestra cómo muchos de los fanatismos y sus choques estuvieron relacionados con intereses económicos y políticos que, en realidad, nunca beneficiaron a los que más sufrieron con tales fanatismos. En Europa y sus áreas de influencia es el caso de las cruzadas, de la Inquisición, de la evangelización de las poblaciones colonizadas, de las guerras religiosas y de Irlanda del Norte. Fuera de Europa, una religión tan pacífica como el budismo legitimó la masacre de muchos millares de miembros de la minoría tamil de Sri Lanka; del mismo modo, los fundamentalistas hindús masacraron a las poblaciones musulmanas de Guyarat en 2003 y el eventual mayor acceso al poder que han conquistado recientemente con la victoria del Presidente Modi hace prever lo peor.


Es también en nombre de la religión que Israel continúa imponiendo la limpieza étnica de Palestina y que el llamado Emirato Islámico masacra poblaciones musulmanas en Siria y en Irak. ¿La defensa de la laicidad sin límites en una Europa intercultural, donde muchas poblaciones no se reconocen como tales, será después de todo una forma de extremismo? ¿Los diferentes extremismos se oponen o se articulan? ¿Cuáles son las relaciones entre los yihadistas y los servicios secretos occidentales? ¿Por qué los yihadistas del Emirato Islámico, que ahora son terroristas, eran "combatientes de la libertad" cuando luchaban contra Kadhafi y contra Assad? ¿Cómo se explica que el Emirato Islámico sea financiado por Arabia Saudita, Catar, Kuwait y Turquía, todos aliados de Occidente? Una cosa es cierta, por lo menos en la última década: la gran mayoría de las víctimas de todos los fanatismos (incluyendo el islámico) son poblaciones musulmanas no fanáticas.


El valor de la vida


La repugnancia total e incondicional que los europeos sienten ante estas muertes debe hacernos pensar por qué razón no sienten la misma repulsa ante un número igual o mucho mayor de muertes inocentes como resultado de conflictos que, en el fondo, ¿tal vez tengan algo que ver con la tragedia de Charlie Hebdo? En el mismo día, 37 jóvenes fueron muertos en Yemen en un atentado con bomba. El verano pasado, la invasión israelita causó la muerte de dos mil palestinos, de los cuales cerca de 1.500 eran civiles y 500 niños. En México, desde el año 2000 fueron asesinados 102 periodistas por defender la libertad de expresión y, en noviembre de 2014, 43 jóvenes fueron asesinados en Ayotzinapa.


Ciertamente que la diferencia en la reacción no puede estar basada en la idea de que la vida de europeos blancos, de cultura cristiana, vale más que la vida de europeos de otros colores o de no europeos de culturas basadas en otras religiones o regiones. ¿Será entonces porque estos últimos están más lejos de los europeos y estos los conocen menos? ¿Acaso el mandato cristiano de amar al prójimo permite tales distinciones? ¿Será porque los grandes media y los líderes políticos de Occidente trivializan el sufrimiento causado a esos otros, cuando no los demonizan al punto de hacernos pensar que ellos no merecen otra cosa?

 

Traducción de José Luis Exeni Rodríguez

Publicado enInternacional
"¿Por qué Charlie no estaba más protegida?"

La interpretación de la masacre de Charlie Hebdo se ha convertido en un territorio en disputa. La libertad de expresión y la relación con la minoría musulmana, la dicotomía entre multiculturalismo a la británica o integración secular a la francesa, la lucha antiterrorista y la privacidad son algunos de los ejes del debate. En el Reino Unido, el director del MI5, Andrew Parker, propuso una nueva ley antiterrorista que conceda más poderes de vigilancia electrónica a los servicios secretos y un importante editor e historiador conservador, Mark Hastings, no dudó en acusar como corresponsables de lo sucedido al fundador de Wikileaks, Julian Assange, y al ex agente de la CIA Edward Snowden.


Mientras Snowden vive en Rusia con un permiso de asilo temporal, Assange está recluido en la embajada de Ecuador en Londres por la presión judicial a la que lo someten Suecia –que sigue demandando su extradición por presuntos delitos sexuales– y Estados Unidos, que lo acusa de terrorismo mediático. El fundador de Wikileaks se transformó en un símbolo de la libertad de expresión al difundir millones de cables diplomáticos de Estados Unidos sensibles a la opinión pública mundial. Desde la sede diplomática donde permanece desde hace dos años y medio a la espera de autorización para dejar el país, Assange dialogó con Página/12.


–¿Cuál es su interpretación de la masacre de la semana pasada?


–Como editor, pienso que fue extremadamente triste lo que sucedió con una publicación que representa la gran tradición francesa de la caricatura. Pero hoy tenemos que mirar adelante y tratar de pensar qué pasó y cuál debe ser la reacción. Hay que entender que cada día se está produciendo una masacre de esa magnitud en Irak y otros países del mundo árabe. Y esto ha sucedido gracias a los esfuerzos desestabilizadores de Estados Unidos, el Reino Unido y Francia. Francia ha participado en el suministro de armas en Siria, Libia y en la recolonización del estado africano de Mali. Esto ha estimulado el ataque, en este caso usando un objetivo fácil como Charlie Hebdo. Pero la realidad es que el servicio secreto francés deja muchas preguntas abiertas sobre lo sucedido.


–¿Cree que ha habido un fracaso de los servicios secretos franceses?


–Es lo que se está tratando de ocultar. Los servicios de seguridad de Francia sabían de las actividades de los responsables de la masacre, y sin embargo dejaron de vigilarlos. ¿Por qué los hermanos Kouachi, conocidos por sus lazos con extremistas, no estaban bajo vigilancia? Cherif Kouachi había sido condenado por delitos terroristas y había servido 18 meses en prisión. Ambos estaban en listas de potenciales terroristas. Lejos de estar enviándose mensajes encriptados, se comunicaron cientos de veces antes y durante los ataques con celulares comunes y corrientes. Hay muchas preguntas. Por ejemplo, ¿por qué las oficinas de Charlie Hebdo no estaban mejor protegidas, dadas las duras críticas de la revista al Islam? O ¿cómo pudieron conseguir conocidos jihadistas armas semiautomáticas en Francia?

Se ha tratado de presentar a los asesinos como súper villanos para ocultar la propia incompetencia de los servicios. La realidad es que los terroristas eran amateurs bastante incompetentes que chocaron el coche, dejaron su cédula de identidad a la vista y coordinaron sus movimientos por teléfono. No se necesitaba una vigilancia masiva de Internet para evitar este hecho: se requería una vigilancia específica.


–Una percepción bastante extendida es que usted y Wikileaks se oponen a la vigilancia electrónica. En realidad, usted hace una clara distinción entre vigilancia masiva y vigilancia con objetivos definidos.


–La vigilancia masiva es una amenaza a la democracia y a la seguridad de la población, ya que otorga un poder excesivo a los servicios secretos. El argumento para proponerla es que así se puede hallar gente que no se conocía de antemano. Lo que vemos en el caso de París es que los protagonistas habían sido identificados. Debería haber una investigación profunda de cómo se cometieron estos errores, aunque mi experiencia es que esto no va a ocurrir porque estos servicios son corruptos y lo son porque son secretos. La vigilancia masiva no es gratis y en este sentido es una de las causas de lo sucedido, porque se le restaron recursos y personal para lo que tendría que haber sido la vigilancia específica de una amenaza terrorista.


–Una de las reacciones más virulentas en la prensa británica fue la del historiador Max Hastings, que lo acusó a usted y a Snowden de responsabilidad en estos hechos. Hay muchas voces que piden que se ajuste más el torniquete sobre Wikileaks. ¿Siente que Wikileaks está amenazada por la actual situación?

–Hace un año que los sectores vinculados a este modo de ver las cosas, que proponen un aumento de la vigilancia masiva y un recorte de las libertades, están en retroceso por todas las denuncias que ha habido sobre los excesos de espionaje cometidos por los gobiernos, incluso con sus propios aliados. Lo que están tratando de hacer es aprovechar esta situación para recobrar el terreno perdido. Wikileaks ha publicado las caricaturas de Charlie Hebdo utilizadas como pretexto para el atentado, algo que no han hecho diarios como The Guardian o The Times, porque tienen miedo.

Pero una de las cosas positivas que han surgido en los últimos días es la defensa de la libertad de expresión. Digo esto a pesar de que en la marcha del domingo estuvieron presentes figuras que son los peores enemigos de la libertad de expresión, como Arabia Saudita y Turquía. Pero por más que estén intentando aprovechar la situación, Wikileaks funciona desde hace bastante tiempo y hemos desarrollado técnicas para lidiar con este tipo de amenazas. No nos van a intimidar. Esperemos que otros medios a nivel mundial tampoco se dejen intimidar.

Publicado enInternacional
Sultan Safak: "Las mujeres tienen la habilidad de cambiar las agendas políticas"

El movimiento feminista DÖHR apoya la resistencia de las mujeres de Kobani contra los ataques del Estado Islámico. Una de sus integrantes cuenta a 'Público' cómo se organizan las Unidades de Defensa de Mujeres en este enclave kurdo sirio fronterizo con Turquía.


Sultan Safak forma parte del movimiento feminista DÖKH (Democratic Free Women Movement), con sede en Turquía, que apoya la resistencia de las mujeres de Kobani contra la ocupación y los violentos ataques del Estado Islámico (EI). El sistema de autogobierno democrático establecido en Rojava y Kobani se basa en la co-gobernanza de mujeres y hombres en todos los niveles.


¿Cuál es la situación ahora en Kobani? Se han denunciado ataques con gas cloro en la región.


Según declaraciones oficiales de Rojava, las armas químicas se usaron por primera vez en Kun Aftar el 26 de junio de 2014. No murió nadie porque ya nadie vivía allí. Posteriormente, cinco combatientes de las YPG (Unidades de Defensa Popular) perdieron la vida el 12 de julio en Abdiköy; otros ocho combatientes murieron el 16 de julio en Keçelê. Las armas usadas por el EI explotaron provocando un fuerte ruido. En el momento de la explosión apareció una luz brillante, como un rayo, y comenzó a esparcirse un humo blanco con un olor similar al ajo. Sin embargo, se ha constatado que los cuerpos de los combatientes de las YPG no tenían ningún olor. Fuentes oficiales defienden que no existen heridas de bala en todos los cuerpos de los combatientes YPG fallecidos, y los que las presentaban no se habían desangrado. Estos detalles confirman las sospechas de que los combatientes de las YPG fueron atacados con armas químicas. En el mes de septiembre, EI atacó con armas pesadas el centro de la ciudad de Kobani, y entre el 15 y el 16 de septiembre, Turquía y otros países declararon que la desaparición de Kobani era sólo una cuestión de tiempo. A pesar de eso, los kurdos de Turquía, Iraq, Irán y de todo el mundo, junto con las mujeres y hombres que combatían en Kobani, han sido los que han decidido el futuro en Kobane y Oriente Medio.


¿Cómo opera EI en Kobani?


EI, cuyas raíces se remontan al año 2004, es el último Frankenstein de la humanidad. Sus miembros interpretan el Islam a su antojo, e incluso se autodeclaran califas. El primer objetivo de esta fuerza, que ha ganado poder a causa de la islamofobia y que considera a cualquier figura democrática de Oriente Medio como el enemigo, es Kobani y la Autonomía Democrática. EI usa el armamento pesado que las fuerzas sirias y estadounidenses han dejado atrás en la guerra. La retirada de las fuerzas de Estados Unidos y el vacío administrativo en Iraq, unidos a la retirada de las fuerzas de Assad en Sham, han originado un área administrativa de facto para EI. Las armas abandonadas durante la guerra y las armas enviadas por los países que los apoyan ayudan a EI a solventar sus problemas de logística. Los ataques a Kobani con armas pesadas y tanques desde el Sur fueron observados por las fuerzas de Estados Unidos durante mucho tiempo. El fracaso de los ataques aéreos demostró que existían otros planes. Fue la resistencia de Kobani y el apoyo internacional los que cambiaron estos planes.


¿Cómo se defienden de los ataques las combatientes de las Unidades de Defensa de Mujeres (YPG/YPJ)?


Las mujeres formaron parte de las fuerzas YPG desde el primer día. Pero debido a su necesidad de autodefensa, decidieron organizarse ellas mismas de forma separada como YPJ. Estas YPJ no sólo se definen por la defensa de las mujeres en las administraciones autónomas, sino también por la defensa de las mujeres en general. Declararon que ofrecerían entrenamiento militar a todas las mujeres que pudieran combatir por la defensa y las necesidades de sus cantones. Los habitantes de la región de Kobani, especialmente las mujeres, no han abandonado sus ciudades a pesar de los últimos ataques. Desde personas de mediana edad hasta septuagenarios están aprendiendo a usar armas y a resistir conjuntamente con sus hijas. Defienden que correr significa perder y morir, pero permanecer allí representa la resistencia, la vida y el futuro.

¿Cuál es la posición de Turquía en relación con los ataques de Kobani?


Desde enero de 2011, cuando estallaron las protestas en Siria, el Gobierno turco ha intentado limitar su agenda con Bashar al-Assad y sus adversarios. Trató de obviar la realidad de que los kurdos forman parte de esta geografía y la cuestión kurda estaba fuera de la agenda política de Turquía. La oposición siria y el Ejército Sirio de Liberación han utilizado Estambul como cuartel general, y han celebrado allí y en Ankara las reuniones. Los kurdos, que cuentan con representación democrática a través de sus propias organizaciones y partidos, han sido excluidos del proceso. Aunque viven en la frontera de Turquía y cuentan con sus unidades de defensa, parecía que los kurdos estaban más lejos para Turquía que Assad. Por otro lado, las acciones ilegales de Turquía han sido probadas más de una vez por los propios fiscales y policías del Estado, sobre todo el 7 de noviembre de 2013, cuando Turquía envió camiones con armas a Siria.

Los civiles y la prensa han denunciado en numerosas ocasiones la complicidad con el paso secreto de los agresores por la frontera de Turquía. Sin embargo, estos movimientos han seguido produciéndose durante meses. Turquía ha deshumanizado la línea fronteriza donde luchan las YPG y las YPJ. No permite la entrada ni de las organizaciones de la sociedad civil, ni de sus parlamentarios a estas ciudades-tiendas de campaña levantadas en la frontera para los refugiados. Desconocemos la situación de estos campos, y nos preocupa que estén siendo utilizados como campamentos militares. Cuando los combatientes de EI caen heridos, usan las ambulancias para entrar en Turquía. En cambio, los civiles kurdos y los miembros de las YPG y YPJ heridos tienen problemas para atravesar la frontera. Decenas de heridos kurdos han muerto desangrados. Esta situación continúa produciéndose a fecha de hoy.


En Turquía, ¿los manifestantes que apoyan la resistencia de Kobani están perseguidos?

La humillante posición del Gobierno turco contra la resistencia de Kobani y el incumplimiento de las demandas del pueblo kurdo han causado una reacción en cadena de la gente. Además, la entrada de EI en el centro de la ciudad de Kobani, vista en directo desde el otro lado de la frontera turca, ha aumentado las reacciones de la gente. Las protestas empezaron en la frontera y se propagaron en todo el Kurdistán Norte. Los incidentes que se han iniciado el 3 de octubre, se han expandido por todo el Kurdistán, en grandes ciudades de Turquía y en todo el mundo. En estos incidentes han perdido la vida 48 personas y decenas han resultado heridas. Muchas de ellas no acuden al hospital para no ser detenidas. Cientos de personas han sido detenidas y muchas han acabado en prisión. Además, se ha declarado el toque de queda en distintas ciudades y los vehículos militares se han mantenido en las calles. Los soldados y la policía no han dudado en recurrir a la violencia contra la gente, incluso han matado civiles. Las fuerzas de seguridad oficiales y vestidas de paisano han utilizados balas de verdad, gases lacrimógenos y balas de plástico.


¿Los ataques internacionales contra EI se coordinan con las fuerzas del YPG e YPJ que combaten en Kobani?


Desde que EI iniciara los ataques a Kobani el 15 de septiembre, pasó un mes antes de que las fuerzas YPG y YPJ recibieran apoyo internacional, armas o vehículos militares. Muchos países, incluidos los ejércitos turco y estadounidense, esperaban que Kobani cayera en algún momento. También esperaban ver si el balance cambiaba en un sentido o en otro. Aunque declararon que estaban preocupados por la situación de Kobani y porque sus habitantes fueran masacrados por EI, escogieron quedarse mirando en vez de obstaculizar los ataques. En este proceso, los civiles que permanecían en Suruc y las fuerzas democráticas internacionales constituyeron los únicos defensores tanto de las personas de Kobani, como de los que tuvieron que huir de Kobani. Sólo a partir del 15 de octubre, cuando vieron que el balance de la guerra se inclinaba a favor de los kurdos y que la ciudad había resistido durante un mes, las fuerzas internacionales crearon una coalición contra EI, bombardearon algunos de sus cuarteles generales y lanzaron armas desde los helicópteros. De cualquier manera, en primer lugar, los ataques aéreos no se llevaron a cabo hasta que EI estuvo muy cerca del centro de la ciudad y, por otro lado, algunas de las armas lanzadas desde el aire cayeron en manos de EI. Por lo tanto, no se puede decir que los ataques de la coalición se hayan realizado en coordinación con YPG.


¿Qué ayuda internacional recibe la gente de Kobani?


Institucionalmente y oficialmente no se lleva a cabo ninguna intervención directamente con la ONU o la UE. Estas instituciones establecen relaciones y trabajan conjuntamente con el Gobierno turco. El Gobierno turco proporciona apoyo y asistencia a los refugiados de Shingal y Rojava, sólo bajo la condición de que permanezcan en los campamentos del gobierno. Está prohibido salir al exterior y comunicarse con cualquier persona de fuera de los campamentos. Además, las organizaciones de la sociedad civil y las instituciones municipales tienen prohibido el acceso a los campos. El hermetismo de estos campamentos nos preocupa. Los refugiados que han llegado de Shingal y Rojava no quieren quedarse allí. Por esta razón, barrios, organizaciones de la sociedad civil y voluntarios con recursos limitados han sido movilizados y trabajan desinteresadamente para proporcionar las necesidades y el apoyo a los aproximadamente 180.000 refugiados que han llegado a Turquía.


¿Cuál es su posición respecto a la propuesta de considerar Rojava como zona tampón vacía entre la frontera de Turquía y Siria?

Durante siglos, las zonas tampón y la evacuación de las personas han formado parte de las políticas racistas contra los kurdos desarrolladas por los Estados de la región. Las actuales fronteras de Turquía han dividido a muchas comunidades. Especialmente a los kurdos, divididos en cuatro estados. La llamada de Turquía para evacuar a los civiles y establecer una "zona de seguridad" en la frontera de Rojava apunta a romper la unidad adquirida por la resistencia, dividir a la gente y, una vez más, alzar nuevas fronteras entre las personas.


¿Cómo apoyan las organizaciones feministas turcas a las mujeres de Kobani?


Las mujeres feministas, democráticas, socialistas y revolucionarias, tanto a nivel individual como desde las distintas organizaciones, se han solidarizado con las mujeres kurdas desde el comienzo de la resistencia en Kobani. Aparte de todos los mensajes de solidaridad, mujeres de todo el mundo han venido aquí como voluntarias para trabajar en la frontera y ayudar a los refugiados. Esta solidaridad de nuestras hermanas demuestra el poder y la habilidad de las mujeres para cambiar el curso de las agendas políticas. Se han organizado actividades en la frontera turco-siria para apoyar la resistencia de Kobani. El 6 de noviembre, durante la Free Art Initiative, se produjeron disparos contra los manifestantes. 44 personas quisieron cruzar la frontera para llegar a Kobani. Una de ellas era una mujer, Kader Ortakaya. Cuando ya se encontraba en el lado de Kobani fue alcanzada por una bala procedente del lado turco y perdió la vida.

Otras dos personas resultaron heridas. Kader Ortakaya había nacido en 1986 en la ciudad turca de Siverek, Urfa. Era socióloga, activista feminista y socialista, estudiante de Máster en la Universidad de Marmara. Kader Ortakaya compartió su último mensaje en Facebook el 30 de septiembre: "Cualquier revolución comienza con una pequeña chispa, y cada proyectil apunta a esta chispa viva. Y un sueño tan grande, se inicia también con una travesía. Y los que se aventuran en esta travesía caen por el camino".


 

Publicado enSociedad
Suecia: de las 7 a las 6 horas de trabajo

La social democracia escandinava había impulsado la jornada de siete horas para el trabajo, y en Suecia ya era una realidad, con mucho éxito en cuanto a la productividad. Pero desde abril pasado, empezaron las pruebas con sectores o centros de trabajo, de la jornada de seis horas.


El municipio de Gotenburgo empezó por sus propios empleados. El argumento principal ha sido el aumento de la productividad. El presidente municipal, del Partido de Izquierda, así se llama, dijo que una fábrica de coches de ese municipio probó con su personal la jornada de seis horas y que el resultado fue formidable.


Las elecciones de septiembre pasado fueron ganadas por la izquierda, que regresó al poder con el primer ministro del Partido Social Demócrata. Los otros partidos de izquierda con miembros en el nuevo congreso son el Verde y el de Izquierda. Hay ocho partidos con miembros en el Congreso o Parlamento (Riksdag).


La productividad de Suecia, con sus siete horas actuales, por hora trabajada, es superior al promedio de la Unión Europea, a la del Reino Unido (Inglaterra y asociadas), y a las de Finlandia, España, Italia, Portugal y los países de Europa oriental.


Confío en que nadie acuse a estos suecos de terroristas ni les aplique sanciones.


Otro caso importante. En Grecia, siguen los crecientes préstamos y decrecientes números de empleos e ingresos de la mayoría de la población. La situación de la mayoría ya es desesperada, y cada nuevo crédito tiene sus condiciones y éstas implican más hundimiento de la mayoría. Ellos, en ese país y en los que lo tienen ahorcado, sí se promueven como promotores de la austeridad. No como aquí, que obedientemente la ponen en práctica pero hacen sus propios discursos.
El gobierno entró en crisis, el parlamento, con mayoría de derecha, no se puso de acuerdo sobre el siguiente gobierno y entonces convocaron a elecciones para el próximo 25 de enero.

Las encuestas le dan ventaja de 3 a 4 por ciento a la izquierda, que se opone a la austeridad. Ya lo dijo el indio Amartya Sen, premio Nobel de economía, quien a finales de 2011 advirtió que los programas de austeridad en Europa los iban a condenar a un muy bajo crecimiento durante 10 años o más. Y bien que se está cumpliendo.

El partido Syriza tuvo sus primeros 14 escaños en 2007, pero en 2012, ya como partido y no como coalición, ya tuvo 50 parlamentarios.


Había planteado la salida del euro, pero ahora esto se retiró del programa pero se mantuvo la lucha contra la austeridad, combatir el secreto bancario, recuperar la soberanía perdida con los megapréstamos y también la reducción del gasto militar, entre otros.


Este partido griego ha coincidido con el partido español Podemos, ambos forman parte del Grupo Conferencial de la Izquierda Unitaria Europea. En ese marco se dio la Asamblea Ciudadana fundacional de Podemos, en octubre pasado, que tiene entre sus demandas la recuperación de sectores estratégicos de la economía. El mismo partido asiste a la campaña de la izquierda en las próximas elecciones griegas y a la lucha en general.

Pese a su muy reciente constitución oficial en octubre, en una encuesta de votos en el País Vasco, el Podemos, habiendo siete partidos, quedó en segundo lugar con un legislador menos que el primer lugar.


Izquierda Unida (IU) de España, también ha participado en estos procesos. Los dos partidos van a participar en la campaña electoral del partido Syriza, en Grecia, y se habla de un acercamiento entre ellos.

En las discusiones sobre la deuda, que ha conducido a desastres, se señala que Europa necesita cambios radicales, con grandes acuerdos similares a los de la cumbre europea de 1953, donde una gran parte de la deuda alemana fue condonada y eso permitió a Alemania recuperarse social y económicamente.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enPolítica
Israel pide a la CPI rechazar a Palestina como miembro

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pidió este jueves a la Corte Penal Internacional (CPI) que rechace la demanda de los palestinos de adherirse al organismo, ya que señaló que esta solicitud no proviene de un Estado, sino de una entidad; además, tachó de hipócrita la petición hecha por la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

La declaración fue hecha por Netanyahu tras reunirse hoy con sus asesores y luego de que se dio a conocer que el miércoles el presidente de la ANP, Mahmoud Abbas, firmó una demanda de adhesión a la corte. Los palestinos concretaron así una antigua amenaza, expresando su voluntad de adscribirse al tribunal internacional, luego que esta semana el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas rechazó una resolución que imponía plazos para alcanzar un acuerdo final con Israel y el fin de la ocupación israelí de territorios palestinos para 2017.

La Corte Penal Internacional de La Haya es un órgano creado para juzgar los crímenes de guerra más graves, como los genocidios y los crímenes contra la humanidad. Su adhesión sería posible gracias a que en 2012 el Estado Palestino consiguió el estatus de país observador en la ONU, lo que permitiría iniciar acciones legales contra dirigentes israelíes por sus actos en las diferentes guerras libradas, como la ofensiva contra Gaza a partir de julio de 2014, o también por sus responsabilidades en la ocupación.

La adhesión a la CPI es una de las últimas cartas de Abbas. Pero para los responsables israelíes llega como una declaración de guerra diplomática.

El Estado de Israel es un Estado de derecho, con un ejército moral, respetuoso de las convenciones internacionales y protegeremos a nuestros soldados de la misma manera que ellos nos protegen, explicó Netanyahu.

Asimismo, el gobierno estadunidense anunció que se opone enérgicamente a la solicitud de los palestinos ante La Haya.

Washington se opone a la adhesión unilateral a instituciones internacionales de la ANP porque considera que antes debe mantener conversaciones directas con Israel para llegar a un acuerdo de paz.

Los palestinos ya habían apelado a la CPI en 2009, para que investigara posibles crímenes de guerra de Israel durante la ofensiva Plomo endurecido contra Gaza de diciembre de 2008 a enero de 2009. Pero el procurador de la CPI pidió entonces a la ONU que determinara si era un Estado y por lo tanto si podía solicitar una investigación, la cual que no prosperó.

Lograr que la CPI pueda un día emprender acciones legales contra dirigentes israelíes está lejos de ser un hecho. Y los israelíes han recordado a su vez que los palestinos también pueden ser llamados a juicio.

Publicado enInternacional
Mark Udall podría hacer historia al hacer público el Informe sobre la tortura

Mark Udall, el senador demócrata saliente por Colorado, está a punto de dejar su cargo en menos de una semana, pero podría tener aún por delante su tarea más importante como senador. Durante la semana que le queda en el cargo, todavía será miembro de la Comisión de Inteligencia del Senado, dato que no es menor, dado que como miembro del comité trabajó en el épico informe de 6.700 páginas sobre el programa de detención e interrogatorios de la CIA, también conocido como "Informe sobre la tortura", que aún permanece en secreto. La Comisión de Inteligencia ha publicado recientemente un resumen desclasificado del informe, redactado bajo estricta censura, en el que se han hecho públicos por primera vez nuevos y terribles detalles de la tortura llevada a cabo durante el gobierno de Bush y Cheney.


Udall está furioso por el programa de tortura de Estados Unidos y por la gran censura que hubo sobre el resumen ejecutivo. También está furioso por la interferencia de la CIA y la Casa Blanca en la labor de supervisión de la Comisión de Inteligencia y quiere que el informe completo esté a disposición de la población. Aunque todavía tiene calidad de secreto, Udall podría publicar el documento clasificado en su totalidad. Para poder entender cómo es útil volver a 1971 y recordar la publicación de los Papeles del Pentágono y a un senador de Alaska llamado Mike Gravel.


Los documentos conocidos como "Los Papeles del Pentágono" son una crónica secreta de la participación de Estados Unidos en Vietnam, escrita por orden del entonces Secretario de Defensa Robert McNamara. Daniel Ellsberg, uno de los analistas de inteligencia que trabajaron en el proyecto, filtró los Papeles del Pentágono al periódico The New York Times. Ellsberg me dijo: "Me encontré ante 7.000 páginas de documentos altamente secretos que demostraban comportamiento inconstitucional por parte de una sucesión de presidentes, la violación de su juramento y la violación del juramento de cada uno de sus subordinados [incluyéndome], que habían participado en ese fraude horrible e indecente a lo largo de los años en Vietnam, que nos arrojó a una guerra inútil".


El New York Times publicó su primera crónica sobre los Papeles del Pentágono el 13 de junio de 1971. Un tribunal federal ordenó al periódico que dejara de publicar notas sobre el tema, por lo que Ellsberg buscó un senador federal cercano a su causa que pudiera hacer incluir los Papeles del Pentágono en el Registro del Congreso. Por esta vía lograría además que todos los documentos quedaran a disposición de la población en su versión completa, no solamente los extractos seleccionados por el Times y otros periódicos. Ellsberg encontró a Mike Gravel.


Gravel se oponía a la guerra en Vietnam y había realizado maniobras obstruccionistas en el Senado para bloquear el servicio militar obligatorio. Ellsberg le había entregado una copia de los documentos secretos del Pentágono a Ben Bagdikian, editor del Washington Post, bajo la condición de que le diera una copia al senador Gravel. Bagdikian se reunió con Gravel una medianoche frente al Hotel Mayflower y trasladó los documentos del baúl de un coche a otro. Para lograr incluir estos documentos clasificados en el Registro del Congreso, Gravel halló un vacío legal sobre el que me habló recientemente en "Democracy Now!":


"Como era el presidente del Subcomité de Edificios y Terrenos del Senado, yo podía convocar ese subcomité a sesión en cualquier momento, tomando como precedente a la Comisión de Actividades Antiestadounidenses de la Cámara de Representantes, que se llamaba a sesión en cualquier lugar del país y a cualquier hora con el objetivo de lograr que la gente testificara, muchas veces bajo engaño. En ese momento eran cerca de las 11 [pm] y decidí convocar de manera urgente al subcomité. Habíamos podido conseguir un congresista de Nueva York, [John G.] Dow, que se presentó ante el comité a testificar. Él quería que se construyera un edificio federal en su distrito. Y yo le dije, 'Bueno, lo comprendo y me encantaría autorizar la construcción de un edificio federal en su distrito, pero no tenemos el dinero. Y la razón por la que no tenemos el dinero es que estamos malgastándolo en el sudeste de Asia. Permítame que le lea cómo nos metimos en ese lío'. Y luego procedí a leer en voz alta los Papeles del Pentágono".


Exhausto, conmocionado y sin certezas sobre las consecuencias jurídicas de sus acciones, Gravel comenzó a leer el registro de los horrores de la guerra de Vietnam de los que dan cuenta los Papeles del Pentágono. Y si bien no pudo seguir leyendo porque rompió en llanto, ya no importaba: al haber leído una parte del documento, el resto se podía entregar al registro público del Congreso para su divulgación completa. Sin embargo, los intentos para lograr que la población conociera el contenido de los Papeles del Pentágo no habían terminado. Gravel procuró que fueran publicados por el brazo editorial de la Iglesia de la Asociación Unitaria Universalista, Beacon Press, pero el gobierno de Nixon hizo todo cuanto estaba en su poder para detener la publicación, al punto de casi llegar a destruir la Iglesia. La edición de los Papeles del Pentágono, dividida en varios tomos, finalmente vio la luz, con la cara de Gravel en la portada.


Recientemente, Dick Cheney respondió preguntas sobre el uso de la tortura en "Meet the Press". Allí dijo: "Lo haría de nuevo en un minuto". ¿En serio? ¿El submarino? ¿Muerte por hipotermia o golpes? ¿Alimentación rectal? ¿Privación del sueño? Tal vez al ex vicepresidente le gustaría que la práctica de la tortura continúe, pero no es algo que dependa de él. Depende del pueblo estadounidense. Y para ello, el pueblo necesita información.


Ahí es donde entra en juego el senador Mark Udall. Él puede publicar el informe completo sobre la tortura. Como senador, está protegido por la cláusula de Discurso y Debate de la Constitución y no puede ser procesado. El ex Senador Mike Gravel tiene un consejo para el todavía Senador Mark Udall. Dado que el informe secreto sobre la tortura ya forma parte del Registro del Congreso, Gravel afirmó: "Lo único que tiene que hacer es (...) tomar este documento de 6.000 páginas, publicar un comunicado de prensa que detalle por qué lo va a hacer público y presentarlo a la población. Es así de simple".


________________________________________
Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.
© 2014 Amy Goodman
Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Miércoles, 24 Diciembre 2014 13:53

Protesta social contra Humala

Protesta social contra Humala

El año termina complicado para el gobierno del presidente Ollanta Humala. Una nueva ley laboral, sacada hace unos días en el Congreso casi sin debate, que recorta derechos a los trabajadores, sobre todo de los más jóvenes, ha gatillado la protesta social más grande en lo que va del régimen humalista, iniciado en julio de 2011. Estas protestas se suman a los escándalos políticos que este año han golpeado al régimen, a las denuncias de corrupción contra un cercano colaborador de Humala durante la campaña electoral, a las deserciones en la bancada parlamentaria oficialista, a un desaceleramiento del crecimiento económico, que ha caído de cerca de 6 por ciento a alrededor de 3 por ciento, y a la impericia de los voceros del oficialismo para defender al gobierno. Humala cierra el año enfrentado la protesta social y con una aprobación, según una encuesta de GFK, de solamente 24 por ciento y un rechazo que llega a 71 por ciento. La nueva ley laboral que ha gatillado la protesta social de estos días, marcada por una mayoritaria presencia juvenil, elimina una serie de derechos para los trabajadores que tienen entre 18 y 24 años: recorta las vacaciones de 30 a 15 días anuales, elimina el pago a los trabajadores de una compensación por tiempo de servicio, equivalente a un sueldo mensual por cada año trabajado, que el empleado puede cobrar cuando pierde el empleo, y deja sin efecto el pago de dos gratificaciones anuales.


Gritando consignas como "trabajo sí, pero con derechos" y "no al cholo barato", más de quince mil manifestantes, en su gran mayoría jóvenes, marcharon ayer durante más de cinco horas por las calles de la capital peruana protestando contra la nueva ley laboral. "Ollanta decía que las cosas cambiarían, pero es la misma porquería", coreaban los jóvenes. La movilización, que se inició al caer la tarde, recorrió pacíficamente varios distritos de Lima, pero cerca de la medianoche se desató la violencia. Las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos contra los manifestantes y éstos lanzaron piedras contra la policía. Los enfrentamientos terminaron con cinco detenidos. Las protestas se repitieron en varias ciudades del interior del país. El viernes último, otra masiva manifestación tomó las calles de Lima en rechazo a la norma que precariza el trabajo de los jóvenes.


El gobierno ha defendido la ley argumentando que actualmente más del 70 por ciento de los trabajadores del país lo hace de manera informal y, por lo tanto, sin derechos laborales, y que con esta nueva norma, al abaratar el costo del empleo, se promoverá que las empresas creen más empleo formal para los jóvenes, así como las inversiones para revertir la baja en el crecimiento económico. El presidente Humala, intentando defender la ley, ha terminado enredado en contradicciones, como decir que la eliminación de derechos laborales para los jóvenes "busca protegerlos de la sobreexplotación".


Leyes anteriores, dadas en otros gobiernos, que ya reducen derechos laborales en sectores económicos como la microempresa o el sector agroexportador, promulgadas con ese mismo argumento de formalizar el empleo, no han producido esa formalización laboral que las justificó. Se ha denunciado que este nuevo recorte de derechos laborales es producto de la creciente influencia del sector empresarial y la derecha neoliberal, que controla el Ministerio de Economía, en el gobierno del presidente Humala.


Lo ocurrido también ha puesto en evidencia el oportunismo de un importante sector de la oposición, que votó a favor de la ley, pero después cambió su postura al ver la magnitud de las protestas. El fujimorismo, ahora la bancada más grande en el Congreso luego de las renuncias en el oficialismo, impulsó la ley y votó por su aprobación, pero días después, sin ruborizarse, sus voceros salieron a criticar la ley y atacaron al gobierno por promulgar la norma que ellos aprobaron en el Congreso. El ex presidente Alan García, político curtido en cambiar de discurso y acomodarse al viento, quien durante su segundo gobierno (20062011) defendió la reducción de los derechos laborales y dio una norma en ese sentido para los que trabajan en la microempresa, ahora, como prematuro candidato presidencial para 2016, se ha reconvertido en defensor de los derechos laborales y se sumó a las críticas a la nueva ley. Otro casi seguro candidato presidencial para 2016, el banquero Pedro Pablo Kuzcynski, que ya fue candidato en 2011 al frente de una alianza de derecha, fue uno de los más entusiastas defensores de la ley cuando se promulgó, e incluso pidió su ampliación, pero al ver las protestas sociales cambió de opinión y, con la misma convicción que la había defendido salió a criticarla.


Desde la oposición de izquierda las críticas a la nueva ley laboral han sido duras y, en su caso, marcan una postura constante frente a este tipo de normas, que también se han dado en otros gobiernos. Se ha presentado una demanda para que la ley sea declarada inconstitucional. Mientras tanto, los jóvenes han convocado para este sábado 27 una nueva movilización contra la ley que recorta sus derechos laborales.

Publicado enInternacional
Miércoles, 24 Diciembre 2014 08:17

Soberanía y gobernanza digital

Soberanía y gobernanza digital

ALAI AMLATINA, 23/12/2014.-¿Podemos imaginar la vida sin tecnologías digitales? Sin celular, sin SMS ni email, sin redes sociales; con semáforos descompuestos, computadoras en huelga, centrales telefónicas colapsadas, congestión en los bancos, satélites desconectados... y un largo etcétera. Hace solo dos décadas, desconocíamos estos inconvenientes, y la pesadilla que sería tener que prescindir de ellas, ahora que las tecnologías digitales se han convertido en el sistema nervioso central de la economía, la información, la investigación, la política, los modos de organización de la sociedad e incluso, en buena medida, de las formas de interrelación personal.

 

Cabe, entonces, preguntarnos, qué implicaciones podría tener esta revolución digital para nuestro futuro; cómo incidir en su rumbo; y cómo reducir la vulnerabilidad que engendra esta alta dependencia tecnológica.

 

Al ser tan ubicuas, estas tecnologías se han vuelto transparentes: muchas veces ya ni las percibimos; y justamente por ello, poco nos preocupamos de considerar los riesgos o eventuales impactos negativos. Sin duda, las denuncias de Edward Snowden sobre ciberespionaje constituyeron un campanazo de alerta respecto a los peligros de un sistema capaz de vigilar a todo el mundo todo el tiempo. Pero las implicaciones son mucho más amplias. Dejar "al azar" la evolución de estos cambios significa, en la práctica, dejar que los determinen el mercado (mundial) u otros poderes, –por fuera de criterios democráticos o del interés público–, hecho que incide en la configuración del poder mismo.(1)

 

EE.UU., la superpotencia en esta materia, lo tiene claro. Sus grandes corporaciones dominan casi todas las áreas del quehacer digital, desde la infraestructura base de la red de redes, hasta el comercio electrónico, el mercado publicitario, los buscadores o el almacenamiento de datos(2). Para mantener su posición dominante, el gobierno estadounidense defiende un mercado desregulado para sus corporaciones transnacionales (si bien con regulación máxima en la protección de propiedad intelectual), que lo impulsa mediante la negociación de tratados de libre comercio o en organismos mundiales como la Organización Mundial del Comercio. Asimismo, impulsa su supremacía tecnológica, que abarca, la capacidad de vigilancia y espionaje, la minería (exploración) de datos y el desarrollo de ciberarmas, entre otras. Y busca mantener el control de los mecanismos de gobernanza global de Internet.

 

En América Latina, si bien los responsables políticos de la región han ido entendiendo cada vez más el alcance de esta revolución digital y la importancia de sacarle provecho, parece haber aún poca capacidad de respuesta respecto a sus implicaciones en términos de redistribución de poder, o frente al riesgo subyacente de exponer a los países de la región a nuevas formas de dependencia y neocolonialismo. Entre las áreas clave de intervención estarían la soberanía y seguridad, y la gobernanza global.

 

Soberanía y seguridad

 

El ciberespacio ha dejado de ser simplemente realidad virtual, al convertirse en el corazón de un sistema supranacional, que constituye una nueva dimensión del planeta, que se agrega al territorio, al subsuelo, a la atmósfera y al espacio ultraterrestre. Su particularidad es ser un espacio ilimitado; pero al igual que las otras dimensiones, puede ser colonizado y objeto de luchas de poder y dominio. Por lo tanto, más allá de su potencial para el desarrollo, tiene implicaciones fundamentales para la soberanía nacional y regional; sin embargo, por ese mismo carácter supranacional, ningún país puede ejercer esta soberanía en forma aislada.

 

Este hecho, combinado con la lógica de convergencia de las nuevas tecnologías (todo es código binario, entonces todo puede pasar por los mismos canales) implica que la creciente dependencia frente a los sistemas digitales, en casi todos los ámbitos, crea una gran vulnerabilidad, en proporciones que nuestros países no han conocido antes y que están mal preparados para enfrentarla. Para citar un ejemplo, el 98% del tráfico de Internet entre América Latina y el resto del mundo, y un estimado 70 a 80% del tráfico interno de la región, transita por servidores en EE.UU. para llegar a su destino. O sea, un mensaje que se envía de Montevideo a Buenos Aires puede transitar por varios servidores de EE.UU. en su camino. Ello no solo aumenta el costo de las comunicaciones, sino que vulnera su seguridad.

 

La región recién se está despertando a la necesidad de desarrollar una capacidad de soberanía tecnológica. La construcción en curso del anillo óptico suramericano, y el proyecto de un cable submarino entre Brasil y Europa, son signos positivos en este sentido, mas no suficientes.

 

Entre los temas a considerar con urgencia están el cifrado de los mensajes como norma obligatoria para toda comunicación. Brasil lo contempla en su Marco Digital, adoptado este año; pero para ser efectivo se necesitan acuerdos internacionales.(3) Un paso intermedio, más sencillo de implementar, sería tener acuerdos entre países que obliguen a sus empresas de telecomunicaciones a cifrar las comunicaciones entre ellas. Como punto de partida, podría acordarse en el marco de espacios de integración como UNASUR. Además, para mayor seguridad, sería conveniente no depender de los sistemas de cifrado desarrollados en potencias mundiales como EE.UU., al menos para las comunicaciones intrarregionales, lo cual implica desarrollar capacidades propias.

 

También se podría pensar en la instalación de grandes servidores nacionales y/o regionales para el almacenamiento seguro de datos en la nube, con legislaciones adecuadas para proteger la propiedad y confidencialidad.

 

Otro aspecto, quizás más complejo de abordar, es la enorme influencia cultural que ejercen las empresas transnacionales de la comunicación. Sus modelos comerciales y algoritmos determinan, en buena parte, las modalidades de las comunicaciones personales e institucionales: qué aparece primero en los buscadores, cómo nos interrelacionamos con "amigos" y "seguidores" en las redes sociales, cuáles noticias se destacan en Internet, etc. Si bien existen algunas iniciativas para desarrollar plataformas alternativas, no es fácil que despeguen, debido al fenómeno del "efecto red", donde todos acuden al espacio más exitoso. ¿Se podría pensar en desarrollar alternativas propias a nivel regional?

 

A estos problemas se añaden el rastreo permanente del comportamiento en línea de los usuarios que hacen estas empresas transnacionales de Internet; la apropiación, sin autorización, de sus datos personales; el almacenamiento, procesamiento y venta de éstos, cuando no su entrega a agencias de seguridad. Frente a ello, cuando menos hace falta reglamentar ciertos aspectos de cómo actúan estas empresas en nuestros países.

 

Gobernanza global de Internet

 

Al volverse un universo tan complejo, con tantas ramificaciones, la gobernanza de Internet ya no se puede encarar solo como una cuestión de especialistas de la informática. Tiene múltiples implicaciones para políticas públicas. Veamos, por ejemplo, el caso del poder de los monopolios. El "efecto red" de Internet tiende a generar lo que los economistas llaman "monopolios naturales", que son espacios de concentración de poder. Hace muchas décadas que los Estados han reconocido la necesidad de adoptar leyes que limiten los monopolios privados, o de declarar ciertas áreas estratégicas como servicios públicos. No es solo para evitar distorsiones del mercado, sino porque permitir tales concentraciones de poder en un sector estratégico implica un peligro para la democracia misma: las empresas terminan controlando los Estados. Pero en el ámbito global, ¿qué organismo puede controlar los monopolios? Por ahora, no existe.

 

Otro ejemplo: la ciudadanía está expuesta, mundialmente, al robo y la explotación de sus datos personales en la nube por parte de empresas inescrupulosas o agencias de seguridad. Pero existe un vacío legal para saber qué legislación se aplica para proteger sus derechos: la del país donde vive, la del país donde se ubica el servidor donde se almacenan los datos, o la del país sede de la empresa. Tampoco existe organismo internacional responsable de zanjar estas situaciones.

 

Actualmente, en los círculos –aún estrechos– que se preocupan de la gobernanza de Internet, se está librando una intensa pugna mundial sobre cómo se la debe configurar. Está claro que no será viable mantener a futuro el statu quo, que es un sistema bajo tutela del gobierno estadounidense. Formalmente, el ICANN (Corporación para la asignación de nombres y números en Internet, entidad no gubernamental, creada bajo ley estadounidense) tiene bajo su gestión la IANA (Autoridad de Números Asignados de Internet), que asigna los nombres de dominio y números IP, mediante contrato con el Departamento de Comercio de EEUU. Este contrato vence en 2015 y, según ha anunciado Washington, será traspasado a un organismo multisectorial, que podría ser la propia ICANN reconfigurada. En cuanto a las decisiones en el plano de la infraestructura de Internet, se toman en el IETF (Internet Engineering Task Force), donde participa principalmente el sector privado. Si bien el rol de estos organismos es esencialmente técnico, es sabido que las decisiones técnicas a veces implican aspectos políticos.

 

EE.UU. defiende el modelo de "gobierno multisectorial en pie de igualdad" (equal-footing multistakeholderism – donde gobiernos, sector privado y sociedad civil tendrían voz y poder igual en las decisiones), lo que implica, en la práctica, que una corporación privada tendría poder de veto sobre cualquier decisión de política pública que le afecte. Asimismo, rechaza cualquier sistema multilateral en el marco de Naciones Unidas con el argumento de que la pugna entre gobiernos terminaría fraccionando o "balcanizando" la Internet. Es un sistema diseñado para asegurar la mayor impunidad de las grandes corporaciones de Internet

.

Varios gobiernos no están conformes. China, por ejemplo, país que ya cuenta con casi una cuarta parte de los internautas del mundo, acaba de anunciar que sí defiende una sola Internet global, pero afirmando su derecho de poder participar en su gobernanza. En tal sentido, ha expresado su disposición a integrar el Consejo de un ICANN renovado, siempre y cuando este se disocie del contrato suscrito con el gobierno de EEUU.(4)

 

En este escenario, acaba de emerger un nuevo espacio: la llamada Iniciativa NetMundial (INM), lanzada por el Foro Económico Mundial (FEM), la cual ha conseguido el respaldo de ICANN y del CGI.br (Comité Gestor de Internet de Brasil). La INM, que se ha apropiado del nombre de la reunión multisectorial que Brasil organizó en abril pasado, pretende ser un espacio multisectorial que opere "desde las bases", con miras a tratar cuestiones que los otros organismos existentes no abordan, tales como "las cuestiones relativas al uso de Internet (como la libertad de expresión, la privacidad, el ciberdelito, etc.)"(5). Es decir, temas de política pública.

 

La invitación a actores de la sociedad civil a nombrar representantes al Consejo de Coordinación desató un intenso debate y división de aguas en los círculos (aún bastante especializados) de sociedad civil que siguen estos temas.

 

La Coalición por una Internet Justa y Equitativa (Just Net) emitió un pronunciamiento deslindándose de la iniciativa, en la cual expresa preocupación por "el asalto neoliberal a la democracia" que se está dando en el área de la gobernanza global, que ha significado el descuido de la creciente desigualdad económica y social, en defensa de los intereses del 1% global. En este marco, señala, está claro que este asalto ha priorizado la gobernanza de Internet, por muchas razones: "La primera es que es un territorio en el que los mecanismos y modelos de gobernanza aún están en construcción. Es evidentemente más fácil captar los procesos y protocolos de gobernanza donde no existen aún o que son débiles, que presionar contra estructuras y mecanismos preexistentes. Segundo, en la medida en que exista una autoridad estatal en el ámbito de la gobernanza de Internet, estas riendas de tecno-gobierno están firmemente en manos del gobierno estadounidense, principal aliado y beneficiario de la ofensiva neoliberal"(6).

 

Al señalar que esta es "una coyuntura decisiva para la gobernanza global", Just Net apela al gobierno de Brasil y a las organizaciones de la sociedad civil a repensar su apoyo a una iniciativa impulsada por el Foro Económico Mundial.

 

Para los países latinoamericanos, abordar estos temas de soberanía, ciberseguridad y la participación en la gobernanza global de Internet podría ser mucho más efectivo si se lo hace con políticas concertadas y actuando como bloque, que si se procede en forma individual. Unasur, por cierto, ha dado un primer paso hacia la elaboración de una política de ciberseguridad y ciberdefensa en el Consejo de Defensa. Pero en muchos aspectos sigue siendo un tema pendiente.

 

Por Sally Burch, periodista e integrante del Consejo de ALAI.

 

Este texto es parte de la Revista América Latina en Movimiento, No.500 de diciembre de 2014, que trata sobre el tema "América Latina: Cuestiones de fondo" - http://alainet.org/publica/500.phtml

 

(1) Sobre estos temas, ver la revista "Internet, poder y democracia", América Latina en Movimiento, No 494, abril 2014. http://www.alainet.org/publica/494.phtml
(2) Ver la entrevista con Robert McChesney: "Cómo desmonopolizar Internet", http://www.alainet.org/active/72995
(3) Esto se vuelve más factible ya que los varios organismos internacionales de Internet, incluyendo la Internet Society (ISOC), lo están planteando como necesidad.
(4) Ver https://www.youtube.com/watch?v=bhFk-fcuTEM&feature=youtu.be
(5) https://www.netmundial.org/es/preguntas-frecuentes
(6) http://justnetcoalition.org/NMI-neoliberal-caravan

Publicado enSociedad