Abacus, la supercomputadora más potente de AL, es hoy una realidad

Abacus, la supercomputadora más importante en América Latina, es ahora una realidad y se encuentra en México.

Sus características sorprenden: posee una capacidad similar a la que tendrían 25 mil computadoras portátiles operando al mismo tiempo; es decir, puede almacenar 6 mil veces todos los libros (220 mil volúmenes) que se encuentran en la Biblioteca de México José Vasconcelos y transferir, en un parpadeo, el contenido equivalente a 13 discos en formato devedé.

Se trata de una nueva herramienta para impulsar programas de investigación científica especializados de alto nivel en el país. Uno de sus proyectos más relevantes, que se encuentra ya en marcha, es conseguir por vez primera un modelo fiel de los procesos neuronales del cerebro.

Abacus comenzó a operar hace dos años en el Laboratorio de Matemáticas Aplicadas y Cómputo de Alto Rendimiento Cinvestav-EdoMex, que será inaugurado formalmente en algunas semanas por el presidente Enrique Peña Nieto.

Su política de uso también la hace muy importante, porque dará acceso a gran poder de cómputo a especialistas de todo el país que trabajen en investigaciones de resonancia nacional y mundial, mediante la postulación de proyectos de investigación en convocatorias nacionales semestrales.

A la fecha, son más de 70 proyectos los que han utilizado a Abacus.

En 2011, el gobierno federal lanzó la convocatoria abierta para buscar propuestas que aumentaran la infraestructura científico-tecnológica de México, por conducto del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), a través de su fondo mixto, en colaboración con el gobierno del estado de México.

El Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) ganó con un proyecto elaborado por especialistas de su departamento de matemáticas, encabezados por el doctor Isidoro Gitler.

El sueño en ese momento era construir una "casa para los matemáticos", cuya parte medular sería una supercomputadora capaz de solucionar problemas complejos, con certeza y velocidad.

Luego de seis años, la realidad supera ahora las expectativas, explica Gitler en entrevista con La Jornada. Abacus tiene una capacidad de cómputo que excede los 400 teraflops, equivalentes a 400 millones de millones de operaciones aritméticas por segundo, con una capacidad de almacenamiento de 1.3 petabytes (un petabyte equivale a 10 a la 15 bytes), y procesadores de una velocidad de 40 gigabits por segundo.

Con esa máquina, destaca el matemático, México entra de lleno a la investigación científica y tecnológica de alto nivel internacional, para participar en temas de salud, energía, genómica, evaluación de seguridad nuclear, comunidades microbianas, dinámica de fluidos y sus aplicaciones en ciencia e ingeniería, diversidad biomolecular, farmacología, polímeros e inclusive fenómenos financieros y sociales.

Además, se ha promovido la participación del país en investigaciones globales relacionadas con eventos climatológicos extremos.

Por ejemplo, añade, “la tecnología actual ha permitido tener corazones artificiales a partir de modelos matemáticos bastante precisos; en la actualidad el gran reto es hacer lo mismo con el cerebro. En Abacus hay especialistas que ya trabajan en el estudio de las redes neuronales”.

Un trabajo de 150 años reducido a días

Esta supercomputadora es el proyecto tecnológico más ambicioso que se ha llevado a cabo en nuestro país en los recientes 30 años. Contó con una inversión inicial de 130 millones de pesos. Baste imaginar que el trabajo que una computadora normal podría realizar durante 150 años sin apagarla, haciendo una única tarea, se puede reducir a semanas o días con Abacus, que además tiene la capacidad para soportar el funcionamiento de varios programas a la vez, todos de libre acceso.

Si bien México ya ha tenido experiencia en supercómputo –por ejemplo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y en el propio Cinvestav–, Gitler narra que ésta había quedado relegada, respecto del avance tecnológico, pues “los equipos de trabajo no tenían una herramienta a la altura de lo que el talento científico hace en México. Cuando se instalaban las supercomputadoras no estaban dedicadas plenamente a proyectos de gran impacto o estaban atomizadas y su acceso era limitado.

“Nuestro objetivo principal es tener trabajando simultáneamente a investigadores, programadores, científicos de varias áreas y, posiblemente en algún momento, a especialistas de la industria, para lograr un verdadero cambio en el ámbito científico nacional. Hay que entender lo que viene en el futuro. Abacus es el sueño de muchos, no el fin, sino apenas la punta de un iceberg que nos pondrá en la vanguardia tecnológica para cerrar la brecha que nos separa de naciones europeas, asiáticas o de Estados Unidos.

“Imagino un panorama en que las universidades comiencen a tener supercomputadoras de 100 teraflops, para que los jóvenes, desde sus carreras, o antes, vayan entrando a este mundo. Esa es la estrategia nacional que es urgente consolidar.

"México requiere crear una plataforma muy bien pensada de supercómputo a escala nacional, pero tiene que ir totalmente en mancuerna con una red de carreteras informáticas robustas, que conecte a todos los centros generadores de conocimiento y tecnología, a las escuelas por delante. Ese es el siguiente paso", concluye el matemático.


Geometría, matemáticas y arte


Por Mónica Mateos-Vega

La supercomputadora Abacus se aloja en un edificio que diseñó el escultor Sebastián, construido a 2 mil 500 metros de altura, en medio del bosque de La Marquesa, en el estado de México.


Geometría, matemáticas y arte se conjugan en el inmueble de siete pisos, revestido de metal color plata, el cual contrasta con el verde de los oyameles, cedros y encinos.
Ahí es la sede del nuevo Laboratorio de Matemáticas Aplicadas y Cómputo de Alto Rendimiento del Cinvestav-EdoMex, en un área que abarca 6 mil metros cuadrados, el cual se inaugurá en algunas semanas, concebido también como centro educativo que busca convocar sobre todo a jóvenes para que aprendan las posibilidades de la computación de alta capacidad.


El edificio que Sebastián tituló Cuántica: simetría 5 recubre, sin tocarla, una estructura más pequeña de concreto, de lo que fue el centro de capacitación de la empresa Nestlé, concebido como búnker para las computadoras de esa compañía, que donó el predio y las instalaciones al estado de México.


Dentro de ese lugar, tras un cubo de cristal, está Abacus, que a la vista está formada sólo por varias filas de gabinetes negros, la misma arquitectura, eficiencia y tecnología de la supercomputadora Pleiades que utiliza la NASA, pues se trata de la misma empresa fabricante, la SGI (Silicon Graphics International), con procesadores de última generación.


Su equipo de enfriamiento la convierte, además, en una de las computadoras con menor huella ecológica en el mundo, pues utiliza un sistema de distribución de agua, fría gracias al clima exterior, que mantiene la temperatura adecuada entre menos 18 y 21 grados centígrados.


El doctor en matemáticas Isidoro Gitler, quien encabeza al grupo de especialistas del Cinvestav que impulsó la creación de Abacus, señala que en la actualidad, a escala internacional, “el reto no es quién construye la computadora más potente, sino quien hace una máquina cuyo consumo energético esté acotado y se pueda mantener, pues las supercomputadoras que tienen países como Japón o Europa, con gran capacidad, gastan la misma energía que una ciudad, con restricciones para crecer. Una más grande requeriría plantas nucleares para operar.


“En México, en este momento, tenemos todas las condiciones para hacer crecer a Abacus y mantenerla, de manera ecológica y sin que sea costoso. El gasto de mantenimiento es ahora poco, comparado con otras de su tipo.


“El Laboratorio de Matemática Aplicada propone una visión a futuro, pero sin olvidar de dónde venimos; es decir, siempre enfocados en tener la inquietud por calcular cosas y entender las leyes de la naturaleza; ése es también el espíritu del nombre de nuestra supercomputadora Abacus.”

Estrenan en Moscú motocicleta voladora HoverBike S3


La región de Moscú se ha convertido en el lugar de las primeras pruebas públicas de la motocicleta voladora rusa HoverBike S3. Este invento de los ingenieros rusos ya ha recibido el apoyo del mayor banco de desarrollo del país, Vnesheconombank (VEB, por sus siglas en ruso).


El estreno tuvo lugar durante las competiciones internacionales de motos en el autódromo Moscow Raceway. El piloto de un HoverBike S3 blanco se elevó un metro por encima del suelo y voló alrededor de un kilómetro.


“El dispositivo se parece a una motocicleta, pero de hecho es más bien un prototipo de plataforma en la que se pueden construir una multitud de vehículos. Su futuro es multifacético, existe la posibilidad de crear toda una familia de medios de transporte”, dijo el presidente de VEB, Serguéi Gorkov, citado por el servicio de prensa del banco.
Recordó que hoy en día, además del ruso, solo hay tres prototipos de motos voladoras en el mundo: una china, una europea y una de Google.


HoverBike S3 es un híbrido de un dron y una motocicleta que funciona con motores eléctricos.


El asiento y la curva del vehículo se asemejan a una motocicleta ordinaria, pero en vez de las ruedas tiene cuatro rotores. En el panel de instrumentos hay interruptores (motor, luces, pitido) y dos palancas de control.


Además, antes del vuelo, el piloto debe poner un control en su mano, como en una moto acuática, para apagar automáticamente el sistema de energía en caso de una emergencia.


La carga máxima es de 150 kg, la altitud de vuelo por ahora está limitada a cinco metros. Una carga será suficiente para un vuelo de 30 minutos a velocidades de hasta 100 km/h.


HoverBike S3 funciona bien a menos 20 grados Celsius lo que convierte este modelo en útil para ser usado en Rusia.


Según el director general de la empresa fabricante HoverSurf, Alexandr Atamánov, ya han recibido muchos prepedidos de Asia y Oriente Medio. El costo será de 50.000 a 80.000 dólares, dependiendo de la configuración.

Hallan indicios de que la luz interacciona consigo misma

Un equipo de físicos detectó por primera vez indicios directos de la colisión de fotones en experimentos realizados en el Centro Europeo para la Investigación Nuclear (CERN), informaron este lunes en la revista Nature Physics.


Todavía faltan algunos pasos para constatar el hallazgo con los más altos estándares de la física, pero los responsables del experimento Atlas del CERN esperan completarlos en las pruebas que llevarán a cabo a finales de 2018.


Este resultado es un hito: la primera evidencia directa de luz interaccionando consigo misma a alta energía, afirmó el coordinador de física del experimento Atlas, Dan Tovey, en un comunicado. El resultado confirma una de las predicciones más antiguas de la electrodinámica cuántica.


Experimento en el Gran Colisionador de Hadrones


Los científicos llevaron a cabo más de 4 mil millones de colisiones de iones de plomo en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) y detectaron 13 interacciones de éstas. Los experimentos se efectuaron en 2015 y desde entonces se estudió y verificó la ingente cantidad de datos obtenidos.


La teoría clásica del electromagnetismo, formulada hace 150 años por las ecuaciones de Maxwell, postula que los rayos de luz no interaccionan entre ellos. Sin embargo, hace 80 años, los físicos cuánticos calcularon que las partículas de luz –los fotones– pueden interactuar en determinadas condiciones. Esas interacciones ya habían sido medidas de forma indirecta en los años 70. En la prueba se lanzaron unos iones de plomo contra otros a velocidades cercanas a las de la luz. Cuando estos pasan unos muy cerca de otros a gran velocidad se genera un gran campo electromagnético. Esto puede interpretarse como dos fotones que se dirigen uno hacia otro.


En el resultado, los dos iones se dirigen uno hacia el otro y emiten dos fotones, que se pueden medir con el detector Atlas en el LHC. A partir de esos datos se puede deducir que los fotones tuvieron que colisionar.

El nuevo orden en Oriente Próximo responde a la victoria de Tel Aviv y Riad

Las primaveras árabes dejan paso a un escenario político cuyo discurso gira en torno a la religión, como sucedió con el acuerdo Sykes-Picot, aunque parece difícil que se sostenga a medio plazo. Sus dos grandes actores: Israel y Arabia Saudí.

 


Día a día Israel y Arabia Saudí consolidan un nuevo orden regional en Oriente Próximo con el respaldo de Estados Unidos y el silencio cómplice de Europa. Esos dos países se muestran como los grandes triunfadores, y Egipto como el gran perdedor, de las revoluciones que en 2011 sacudieron la región.


Las primaveras árabes fueron ciertamente un intento de implantar en la zona democracias de corte liberal sin tener en cuenta las realidades religiosas, culturales y sociológicas de Oriente Próximo. Enseguida esos intentos fracasaron y condujeron a una inestabilidad sin precedentes en la historia de la región. Ahora Tel Aviv y Riad han comenzado a recoger los frutos.


El sionismo, que ha comportado la expulsión de cientos de miles de palestinos de sus hogares, hace tiempo que dejó de ser una forma de “racismo” en opinión de las Naciones Unidas. Y esta semana el presidente Emmanuel Macron ha dicho que el antisionismo es antisemitismo, un debate que está saliendo del gueto israelí para entrar en Europa.


Es cierto que, apenas unas horas antes de las palabras que Macron pronunció delante de Benjamín Netanyahu, un juez británico establecía una clara diferencia entre antisionismo y antisemitismo, pero no es menos cierto que las palabras de Macron indican que hay gente dispuesta a apoyar la ocupación israelí de los territorios palestinos, que es el mayor buque insignia del sionismo contemporáneo.


El colapso de sistemas políticos completos está siendo aprovechado por Arabia Saudí con tanta premura como Israel. El rey Salman y su hijo Mohammed bin Salman, flamante heredero al trono de Riad, han conseguido en solo unos cuantos meses las dos islas de Tirán y Sanafir, sitas en uno de los enclaves más estratégicos del mar Rojo.
El presidente egipcio, Abdel Fattah al Sisi, ha cedido las dos islas ante la conmoción de buena parte de sus ciudadanos. El Cairo atraviesa unos momentos de debilidad sin precedentes debido tanto a la insurgencia islamista como a la mala gestión del presidente, de manera que no es de extrañar que, incluso dentro de Egipto, antiguos aliados de Sisi se pronuncien contra la candidatura de este en las elecciones previstas para junio del año que viene.


Cuando se ha cumplido un siglo de los acuerdos Sykes-Picot, que dibujaron las zonas de influencia en Oriente Próximo, apenas se ha destacado que aquellos acuerdos fueron secretos. Algo no ha cambiado en estos cien años para que los acuerdos que ahora se establecen sean completamente secretos y opacos para la opinión pública.
La primera lección de las reuniones entre el británico Sykes y el francés Picot es que este tipo de acuerdos antinaturales podrán durar algún tiempo pero acabarán colapsándose. De hecho, eso es lo que empezó a ocurrir poco después de la firma de los acuerdos Sykes-Picot y lo que sin duda va a ocurrir con los entendimientos más o menos tácitos que ahora traban Riad y Tel Aviv.


Si el acuerdo entre Sykes y Picot se basó en gran parte en la religión, lo mismo está ocurriendo con los entendimientos entre Israel y Arabia Saudí. Una vez se ha acabado con la legitimidad de los regímenes baazistas, la religión vuelve a estar en el centro del discurso político, lo que ocurre tanto en Arabia Saudí como en Israel.


Esta nueva política de la religión se basa en lo accidental y no en lo sustancial y está apadrinada por Occidente de una manera más tácita, aunque no por ello menos clara. La religión, que debería interpretarse como algo accidental al ser humano y solo relativamente importante, cobra fuerza en el entendimiento entre Tel Aviv y Riad.


De la misma manera que Arabia Saudí e Israel, como también Estados Unidos y Europa, han alentado las diferencias religiosas en Siria, lo ocurrido en la región apunta a un desmembramiento deseado por el eje israelo-americano, algo que ya se puso en práctica en Irak con anterioridad.


Pero el enemigo central de Riad y Tel Aviv es Irán y esta batalla no ha hecho más que comenzar. Netanyahu bien puede estar satisfecho del giro que está tomando la administración de Donald Trump con respecto a Teherán, con la adopción de sanciones adicionales. Ciertamente, Netanyahu siempre dirá que las sanciones son insuficientes porque la privilegiada posición del Estado judío en Washington atrae a su red, gracias a Irán, a Arabia Saudí y los demás países suníes de la región.


Se ha señalado recientemente que Arabia Saudí está invirtiendo enormes recursos para evitar un modelo político alternativo al suyo. En Egipto su intervención al lado de Sisi fue decisiva en el golpe de Estado que acabó con los Hermanos Musulmanes. Ahora, esos recursos se están dirigiendo contra Irán y sus aliados.


El wahabismo y el sionismo están ganando la batalla, aunque el hueso iraní no será fácil de roer. Y quien sale perdiendo es Egipto, que debido a su situación interna ha perdido peso específico en Oriente Próximo. La debilidad de Sisi hace que no esté muy claro si seguirá siendo presidente después de las elecciones de junio próximo.
Esa clara debilidad de Egipto podría traer más inestabilidad a Oriente Próximo y está detrás de la parálisis que está experimentando la Liga Árabe con la crisis de Catar, donde la voz cantante la lleva Riad.

 

JERUSALÉN
19/07/2017 22:02 Actualizado: 20/07/2017 07:00
EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Publicado enInternacional
Jueves, 13 Julio 2017 06:45

La guerra del gas

La guerra del gas


Históricamente, en esta zona ha sido decisiva la llegada del gas ruso. Ahora, las potencias occidentales tratan de disputar con Gazprom la construcción de nuevos gasoductos.

 

Rusia y los países occidentales libran una guerra silenciosa en los Balcanes, donde intentan acaparar la mayor parte del mercado gasístico de esta región que mantiene frágiles economías y procesos políticos en el sureste de Europa, indican los expertos.


Moscú acumula los reveses en la región: Montenegro, un país eslavo y ortodoxo, acaba de unirse a la OTAN y en Macedonia el nuevo gobierno socialdemócrata parece alejarse también de la órbita rusa.


Aunque Europa tiene la ventaja de sus inversiones en las economías de la zona, el gigante ruso Gazprom domina el suministro de gas y en 2016 un tercio del gas consumido en el continente era ruso. Los expertos apuntan a que la dependencia del gas ruso en los Balcanes se incrementará todavía más con la disminución de la producción de electricidad en las centrales de carbón que exige la Unión Europea.


Croacia ya es miembro de la UE y los otros países que aspiran a serlo están en fases más o menos avanzadas del proceso.


“En la cuestión más amplia de la lucha de influencia entre Rusia y Occidente, la cuestión energética es un factor de desestabilización de la región’’, indica Timothy Less, presidente del centro de reflexión Nova Europa, que asesora a inversores extranjeros en la región. “En Serbia, en Bosnia, en Bulgaria y en Macedonia, Rusia intenta transformar la dependencia del gas en dependencia política, para intentar frenar la integración al oeste’’, afirma el experto.


Por el momento, la influencia rusa es limitada por falta de infraestructuras. Como no hay gasoducto, el gas ruso no puede llegar a la mayoría de pa¡ses de la zona, explica Less. Y los occidentales esperan ganar la batalla a Moscú con sus propios gasoductos. Esta región del sureste europeo “es un cruce de caminos de los pasadizos energéticos que unen el Este y el Oeste’’, explica el exministro albanés de Relaciones Exteriores, Paskal Milo.


“El interés de esta región no viene de su potencial económico sino de su posición de zona de tránsito hacia otros mercados estratégicos y de la zona de almacenamiento del gas’’, asegura. Por su parte Less afirma que “después de varios años en los que Rusia pareció ganar la batalla de la energía, Occidente parece tener ventaja’’.
Históricamente esta era una zona de uin fluencia de Rusia, pero con la caída de la URSS, los opaíses de la región iniciaron procesos con intesabilidad polìtica.


Gasoductos


El gasoducto Trans-Adriatic Pipeline (TAP), que tiene el apoyo de la Unión Europea, prevé llevar a partir de 2020 gas producido en Azerbaiyán hacia el oeste, pasando por Turquía, Grecia, el Adriático e Italia.Este proyecto “podría mejorar, aunque que sea mínimamente, la seguridad energética en gas de la Unión Europea’’, explica Nicolas Mazzucchi, del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IRIS).


Pero para los europeos el TAP no basta e, igual que Estados Unidos, están trabajando en la creación de una “circunvalación gasística’’ en los Balcanes con el gasoducto Ionian-Adriatic Pipeline (IAP), que suministraría gas a Bosnia, Montenegro, Albania y Croacia. Este proyecto, que se acompañaría de una terminal de gas en la isla de Kurk, en el norte de Croacia, sería una competencia directa del gas ruso.


En mayo siete países (Albania, Bosnia, Bulgaria, Croacia, Kosovo, Macedonia y Montenegro) cerraron un acuerdo, con el apoyo de la agencia estadounidense USAID, para desarrollar una red de transporte de gas y disminuir así su dependencia de Rusia. Solo Serbia y Rumania no forman parte de los firmantes.


Rusia parece de momento incapaz de tomar su revancha. El South Stream, que debía llevar gas ruso hasta Austria, fue abandonado en 2014. El proyecto para remplazarlo es el llamado Turkstream, acordado en octubre de 2016 entre Rusia y Turquía en un contexto de mejora de las relaciones entre ambos países. El presidente serbio, Aleksandar Vucic, visitó esta semana Turquía y pidió que el gasoducto llegue también a su país.


Pero los expertos destascan las dificultades técnicas de ese proyecto debido a la complejidad de Turkstream, que necesita llegar a dos kilómetros de profundidad en el mar Negro y depende de los vaivenes geopolíticos.

Publicado enInternacional
China informa resultados del entrelazamiento cuántico más distante de la historia

La revista científica Quantum Physics publicó los resultados de un experimento que podría ser trascendental: la primera red de teleportación cuántica.

Un equipo de investigadores chinos ha anunciado los resultados del proceso de entrelazamiento cuántico más distante jamás realizado.


El fenómeno de entrelazamiento sirve de base para la teleportación y se ha convertido en una operación común en los laboratorios ópticos alrededor del mundo. Mediante la misma, dos objetos cuánticos —como fotones— se enlazan en el mismo instante de espacio y tiempo para “compartir su existencia”, es decir, mantener el mismo estado cuántico aún a grandes distancias.


Esta propiedad permitiría ‘descargar’ la información presente en cualquier fotón entrelazado y transmitirlo hacia otro, que tomaría el mismo estado del primer fotón. Con ello, sería posible crear un sistema de telecomunicaciones inmediato, sin demoras y completamente seguro.


Micius, el satélite que batió el récord de distancia en teleportación


El experimento ha sido llevado a cabo por una singular red cuántica formada por varios elementos no comunes para la ciencia. En primer lugar, se encuentra el satélite Micius, lanzado en agosto de 2016, un receptor altamente sensible de los fotones entrelazados y enviados desde la Tierra.


En segundo lugar, el equipo chino logró disminuir la distancia en la que los fotones viajan a través de la atmósfera terrestre, al aumentar su trayecto a través del vacío, un lugar ideal para la transmisión sin interferencias de los fotones. Para ello, instalaron una estación de transmisión a 4.000 metros de altura en la región de Ngari, en el Tíbet chino, conocida también como ‘el techo del mundo’. Las distancias entre este punto y el satélite varían desde los 500 kilómetros hasta los 1.400 kilómetros, dependiendo de la rotación terrestre.


En su experimento, ‘el equipo Micius’ creó pares cuánticos entrelazados que eran transferidos entre la Tierra y el satélite a una velocidad de 4.000 fotones por segundo. Para comprobar la teoría, los científicos ‘marcaban’ uno de estos fotones en el satélite cada vez que este pasaba cerca de la Tierra a medianoche y mantenían los fotones originales en la estación de Ngari sin modificar.


Después de 32 días de experimento y millones de fotones transmitidos, los investigadores confirmaron 911 casos positivos de modificación del estado por entrelazamiento. Esto ratifica el primer caso de teleportación exitosa desde la Tierra y el espacio exterior y el récord de distancia en la aplicación de esta técnica.


(Tomado de Russia Today)

Oriente Próximo y los peligros del caos diplomático de Trump

La región de Oriente Medio está atravesando por un periodo de calamidades que carece de comparación en toda la historia. Esto ocurre mientras la política exterior americana se basa en provocar un desconcierto general entre enemigos y aliados que la revista Foreign Policy ha calificado de “caos diplomático”.



Este miércoles la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, compareció en el Congreso. Los congresistas le pidieron explicaciones acerca del caos que reina en la política exterior de Washington, y Haley les sorprendió diciendo que eso es positivo para Estados Unidos.


Diplomáticos extranjeros con los que se reúnen Haley y otros colegas americanos se quejan de lo “impredecible” de la administración, pero Haley sostiene que el desconcierto es útil a la hora de negociar, ya que sus interlocutores no saben por dónde van a salir los americanos. “Para mí esto ha sido útil”, ha recalcado la embajadora.


La administración de Trump está usando esta táctica negociadora con sus enemigos, por supuesto, pero también con sus aliados, y se ha puesto de manifiesto en Oriente Próximo de una manera particular. En esta región el caos está adquiriendo una extensión geográfica y una profundidad inmensas y Estados Unidos lo está alentando en todos los frentes, incluso con sus aliados tradicionales, con la excepción de Israel, que sigue siendo un asunto de política interior americana.


La crisis entre Arabia Saudí y Catar es uno de los últimos episodios derivados de la política de caos de Washington. Entre las disparatadas peticiones de los saudíes figura la de que Catar cierre la cadena de televisión Al-Jazeera, una demanda que este viernes las Naciones Unidas han calificado de “inaceptable” puesto que violaría el derecho de expresión y de opinión.


La anarquía general que reina, el desconcierto que ese caos está sembrando en numerosos observadores, puede escaparse de las manos de los dirigentes locales, incluidos los de Arabia Saudí, un país que de la mano del rey Salman y de su hijo Mohammed, se está adentrando por territorios ignotos con decisiones demasiado arriesgadas.
El caos es lo contrario de la estabilidad y esta es una teoría que Israel ha venido aplicando sistemáticamente desde hace mucho tiempo. Recientemente dos destacados profesores de la Universidad de Bar-Ilan, en Tel Aviv, uno de ellos asesor del primer ministro Benjamín Netanyahu y de la OTAN, publicaron y defendieron una tesis que es justamente la que los americanos están aplicando en Oriente Próximo.


La tesis de los profesores israelíes era muy sencilla: “La estabilidad no es un bien en sí mismo y únicamente es buena si responde a nuestros intereses”. Los intereses de Israel en estos momentos consisten fomentar la inestabilidad puesto que esta situación caótica le está dando oportunidades con países que hasta hace poco le resultaban hostiles.
Esta tesis está de acuerdo con la tesis de lo impredecible de la que Nikki Haley habló a los congresistas de Washington el miércoles. Pero ¿qué gana Estados Unidos con este caos? La respuesta es sencilla: su posición se hace más vital y está consiguiendo gigantescos contratos de venta de armas por todas partes.


Y ¿qué gana Israel con este caos? La respuesta también es sencilla: el Estado judío está adquiriendo un papel central en todos los conflictos regionales desde la segura barrera en la que se encuentra. Por ejemplo, se acaba de saber que Israel será el mayor beneficiario de la resolución de la histórica disputa entre Egipto y Arabia Saudí sobre dos diminutas islas situadas en el estrecho de Tirán, en el mar Rojo, que han estado custodiadas por Egipto durante las últimas décadas y que ahora se están transfiriendo a Arabia Saudí.


El meollo de este asunto es que en cuanto las islas pasen a poder de Arabia Saudí, tal y como ha decidido el presidente Abdel Fattah al Sisi con el visto bueno de Israel, el estatus de las aguas de la zona cambiará y dejarán de ser aguas egipcias para convertirse en aguas internacionales, con lo cual los buques israelíes que naveguen por la zona para atracar en el puerto de Eilat saldrán beneficiados.


El caos casi universal que reina en Oriente Próximo tiene un destinatario central que es Irán. La misma Nikki Haley no para de referirse a Teherán como un gran y deforme monstruo, y lo hace en términos apocalípticos semejantes a los que usan los dirigentes israelíes. El peligro más grave ahora es que lo impredecible de la administración Trump se salga de tiesto y llegue a las armas.


La actitud de los militares americanos que operan en Siria se ha vuelto más agresiva en las últimas semanas, derribando incluso un avión sirio de fabricación rusa. Otros incidentes graves también han ocurrido en Siria recientemente y la presencia de los ejércitos ruso y americano tan cerca uno de otro, puede conducir a un enfrentamiento directo entre las dos potencias.


La sensación de que un enfrentamiento entre Estados Unidos y Rusia puede ocurrir en Siria está viva y sujeta a lo impredecible de Washington. Lo más natural parece ser que los americanos se consolarán con la venta masiva de armas, pero nadie puede estar seguro de ello si hacemos caso a la teoría de Nikki Haley, teoría que deja abierta la posibilidad de intervenciones militares.


En este contexto, Europa posee la política exterior de una ameba diminuta e inútil y no hay que contar con los europeos para nada que no sea seguir a pies juntillas la política de Estados Unidos con respecto a Rusia, que también pasa por la adquisición de armas americanas a porrillo.

 

30/06/2017 22:24 Actualizado: 01/07/2017 07:00
EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Publicado enInternacional
Mil millones de soles: Científicos crean la luz más brillante de la Tierra

Una luz generada por láser de una potencia nunca antes vista podría detectar daños en el organismo humano que antes pasaban completamente desapercibidos.
Un grupo de científicos han generado por medio de láser la luz más deslumbrante jamás producida en la tierra, de un brillo mil millones de veces superior al de la superficie solar, informa 'The Independent'.


Si normalmente un electrón dispersa únicamente un fotón de luz a la vez, en la luz producida en el Laboratorio de Luz Extrema de la Universidad de Nebraska-Licoln, en EE.UU., se dispersaron aproximadamente 1.000 fotones a la vez.


"Cuando tenemos esta luz inconcebiblemente brillante, resulta que la dispersión —fenómeno que hace las cosas visibles— cambia fundamentalmente en la naturaleza", señala Donald Umstadter, investigador del Laboratorio de Luz Extrema de la universidad, citado por el medio.


"Es como si las cosas aparecieran de manera diferente a medida que aumentamos el brillo de la luz, algo que normalmente no experimentamos", explica Umstadter.
"Cuando se vuelve más brillante (refiriéndose al objeto), suele verse igual que con un nivel de luz bajo. Pero aquí la luz está cambiando la apariencia (del objeto). La luz llega en ángulos diferentes, con diferentes colores, dependiendo de lo brillante que sea", añade el investigador.


Durante la investigación los científicos aplicaron el láser Diocles contra electrones suspendidos en helio para medir cómo los fotones del láser se dispersaban. Umstadter señala que el fotón expulsado absorbe la energía colectiva de todos los fotones dispersados, otorgándoles la energía y la longitud de onda de una radiografía.


Según Umstadter, estos rayos X tienen numerosas aplicaciones, como la generación de imágenes en tres dimensiones en la escala nanoscópica, método que podría ser utilizado para encontrar pequeños tumores o microfacturas que hoy no son detectados por los rayos X convencionales.


Publicado: 27 jun 2017 09:26 GMT

Viernes, 23 Junio 2017 15:21

¡Una guerra ganada!

En el año 2015 éste periódico informó sobre un grave problema en el proyecto hidroeléctrico Cañaveral–Sonsón (HidroArma). El título de aquel artículo “Expropiación en Cañaveral, ¿una guerra perdida?”**. Los hechos nos dieron la razón, y la noticia hoy es positiva, por ello el titular de esta nueva nota recoge una realidad diferente: ¡Una guerra ganada!

 

Nuestros lectores merecen un recuento:

 

- El proyecto Cañaveral–Sonsón estima generar 174 MW. a un costo aproximado de U$380 millones, con una vida útil de 100 años
- La ley 56 del 1981, Art. 10, ordena conformar una Comisión Tripartita.
- HidroArma no quiso escuchar al representante de los propietarios a la Comisión Tripartita, quien de manera juiciosa, ordenada y con pleno conocimiento expresó que a los avalúos comerciales para la compra de los predios deberían aplicarse la Ley 56/1981, 388/1997 y resolución 620/2008 del Instituto Agustín Codazzi (Igac). ¡Ni el representante del Igac quiso aceptar lo que le ordenaba el Instituto!
- Hidroarma se empecinó en no aplicar la resolución 620/2008 y adelantar en los juzgados un proceso de Expropiación contra los campesinos.
- El Juzgado Civil del Circuito de Sonsón, determinó que la compra a los campesinos se debería hacer según la resolución 620/2008. HidroArma apeló esta decisión y este proceso llegó al Tribunal Superior de Antioquia
- El Tribunal Superior de Antioquia, sala civil-familia, febrero/2017, en sus partes principales determinó lo siguiente (ver apartes de la Sentencia):

 

Apartes de la Sentencia

 

- Por las anteriores razones, no es legal que se hubiese designado un perito para la práctica de una experticia que no procedía en esa fase procesal; no había lugar para un periodo probatorio en esa materia. Eso correspondía realizarlo en la oportunidad señalada por el precepto 456 del Código de Procedimiento Civil, a la razón.

 

- El artículo 456 de la citada codificación dispone que para el avalúo del bien objeto de expropiación, y para determinar las indemnizaciones, el juez “designará peritos”. Ese precepto se armoniza con lo mandado en el artículo 212 de la Ley 56 de 1985, que ordena: “El juez, al hacer la designación de peritos en los eventos previstos en el artículo 456 de C. de P.C.”. Ambas normas tienen el carácter de especiales, luego, no pugnan con la norma general prevista en el artículo 24 de Ley 791 de 2003. Pero es que, además para los casos de expropiación, también están las normas especiales que exigen calidades especiales para los peritos que han de actuar en este tipo de asuntos; debe pertenecer al IGAC o a la Lonja de Propiedad Raíz; del avalúo comercial del inmueble objeto de expropiación? Para dar respuesta al interrogante, la Sala debe indicar que la norma especial para estos procesos que establece el artículo 456 del Código de Procedimiento Civil, señala que el juez debe designar una pluralidad de peritos para que estimen el valor de la cosa expropiada y separadamente la indemnización a favor de los distintos interesados, lo que necesariamente obliga a la designación de dos peritos para hacer el respectivo avalúo.

 

[...] del avalúo comercial del inmueble objeto de expropiación? Para dar respuesta al interrogante, la Sala debe indicar que la norma especial para estos procesos que establece el artículo 456 del Código de Procedimiento Civil, señala que el juez debe designar una pluralidad de peritos para que estimen el valor de la cosa expropiada y separadamente la indemnización a favor de los distintos interesados, lo que necesariamente obliga a la designación de dos peritos para hacer el respectivo avalúo.
- Por consiguiente, en dichos procesos siempre se deben designar dos peritos para que elaboren de forma conjunta el dictamen pericial donde se establezca la indemnización que se debe pagar a los interesados.

 

Acatando las anteriores normas, la Sala observa que de los dos peritos que la ley especial indica deben elaborar el correspondiente dictamen pericial en los procesos de expropiación, por lo menos uno de ellos debe tener unas calidades especiales y, por ende, debe ser designado de la lista de expertos del Instituto Geográfico Agustín Codazzi ya que, además de conocer las normas, procedimientos, parámetros y criterios para la elaboración de los avalúos por los cuales se determina el valor comercial de los bienes inmuebles que se adquieren a través del proceso de expropiación por vía judicial (Decreto 1420 de 1998-9, tienen pleno conocimiento de las resoluciones internas expedidas por dicho Instituto y que operan como un manual metodológico para la realización y presentación de los avalúos, específicamente de la Resolución No. 620 del 23 de septiembre de 2008 expedida por el Director General del Instituto Geográfico Agustín Codazzi “por la cual se establecen los procedimientos para los avalúos ordenados dentro del marco de la Ley 388 de 1997”.

 

5.3. Ahora bien, siguiendo nuestra línea argumentativa, la Sala debe indicar que de acuerdo con el artículo 21 del Decreto 1420 de 1998, al momento de elaborar el avalúo de predios a expropiar, o el predio; (iv) los timos de construcciones en la zona: (v) la dotación de redes primarias, secundarias y acometidas de servicios públicos domiciliarios, así como la infraestructura vial y de transporte; y, (vi) entre otras tantas que hacen referencia a la construcciones, a las obras complementarias existentes y a los cultivos3.

 

5.4. En este orden de ideas, la Sala de Revisión concluye que (i) las leyes 56 de 1981, 9ª de 1989 y 388 de 1997, son las disposiciones aplicables al trámite de adquisición de inmuebles (ii) para determinar el valor comercial del bien expropiado y la indemnización que se debe pagar a los interesados5, el juez civil debe aplicar la norma especial contemplada en el artículo 456.

 

¡Gran triunfo de la verdad y la ley!

 

¡Gran triunfo de los campesinos de Sonsón!

 

¡Gran derrota de la soberbia y la ignorancia de los empleados públicos!

 

Mayo 12 de 2017s

Publicado enEdición Nº236
Detectan por tercera vez las ondas gravitacionales que predijo Einstein

Revela una colisión que se produjo a cerca de 3 mil millones de años luz

Las observaciones se hicieron con el Ligo, en el que trabajan más de mil científicos de EU y de otros 14 países

Washington.

Un equipo científico internacional anunció ayer que detectó nuevamente las ondas gravitacionales, la tercera observación de estas vibraciones del universo que predijo la teoría de la relatividad general de Albert Einstein en 1915.

La primera detección directa de estas ondas producto de ligeras perturbaciones del tejido del espacio-tiempo por efecto del desplazamiento de un objeto enorme, un poco como un peso que deforma una red, fue anunciada el 11 de febrero de 2016.

Este histórico acontecimiento, tras 40 años de esfuerzos, abrió una nueva ventana en la astronomía para avanzar en la comprensión de los misterios del cosmos, subrayaron los astrofísicos.

A esta nueva detección se sumó una segunda, el 15 de junio de 2016. En ambos casos, las ondas gravitacionales detectadas se generaron por la colisión de dos agujeros negros que formaron uno mayor, de hasta 62 veces la masa de nuestro Sol.

En esta nueva observación, el agujero negro producto de la colisión cuyas ondas gravitacionales se observaron el 4 de enero de 2017 era de alrededor de 49 masas solares. Los resultados serán publicados en la revista estadunidense Physical Review Letters.

"Es destacable que el ser humano pueda teorizar y verificar este tipo de fenómenos extraños y extremos que se han producido allí hace miles de millones de años y a miles de millones de años luz de la Tierra", señala David Shoemaker, astrofísico del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y portavoz de esta colaboración científica.

Las tres detecciones se realizaron mediante el instrumento Ligo (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory), que consta de dos detectores idénticos de 4 kilómetros de largo, ubicados a 3 mil kilómetros el uno del otro, en Luisiana y en el estado de Washington.

"Esta última observación confirma la existencia de agujeros negros de una masa superior a 20 soles", agregó. Sin detección de las ondas gravitacionales, los agujeros negros son invisibles porque no emiten luz, subrayó el profesor Shoemaker.

La cara oscura del universo

"Con la confirmación de la tercera detección de ondas gravitacionales, el Ligo se reafirma como observatorio poderoso para revelar el lado oscuro del universo", celebró David Reitze, responsable del Ligo en Caltec, Instituto de Tecnología de California. "Dado que el Ligo fue específicamente concebido para observar las fusiones de los agujeros negros, esperamos poder captar pronto otros eventos de astrofísica como las colisiones violentas entre dos estrellas de neutrones", los objetos más enormes del cosmos, explicó.

El Ligo, en el que trabajan más de mil científicos de Estados Unidos y de otros 14 países, captó por primera vez las ondas gravitacionales en septiembre de 2015 durante su primera campaña de observación tras la modernización del instrumento.

La detección más reciente de estas ondas revela que la colisión entre los dos agujeros negros se produjo a cerca de 3 mil millones de años luz, mientras la primera y segunda detecciones mostraron fusiones de hace mil 300 millones y mil 400 millones de años luz, respectivamente.

Debido a que la fuente está mucho más lejos, este descubrimiento ha permitido probar la exactitud de uno de los corolarios de la teoría de la relatividad general según la cual las ondas gravitacionales no se dispersan al propagarse, dando una vez más la razón a Albert Einstein.

La localización de las fuentes de señales de ondas gravitacionales mejorará significativamente en el transcurso de los próximos meses, cuando el Virgo, el interferómetro europeo que está en Italia, haya incrementado su red de sensores, sostienen estos astrofísicos.

Una prueba indirecta de las ondas gravitacionales fue identificada cuando Russe Hulse y Joseph Tayloral descubrieron en 1974 un púlsar –estrella que emite radiación muy intensa a intervalos cortos y regulares– que gira alrededor de una estrella de neutrones a muy alta velocidad. Ese descubrimiento les valió el Premio Nobel de Física en 1993.