MÚSICA DESDE OTRAS COORDENADAS

Viernes, 01 Marzo 2013 06:09

Los “grillinos” quieren ser gobierno

Los “grillinos” quieren ser gobierno

El Movimiento Cinco Estrellas (M5S), del cómico Beppe Grillo, se autopropone para presidir el nuevo gobierno italiano. En una situación de crisis económica, y también política después de los resultados de las elecciones del pasado fin de semana (que parecen llevar al país a un callejón sin salida), los “grillinos” creen poder resolver los problemas. La propuesta fue lanzada en el blog de Beppe Grillo y en Twitter, los únicos medios que él usa para comunicarse con sus seguidores, aparte de los grandes actos en las plazas. “Queridos ‘grillinos’: ustedes han llegado ahora con las valijas de cartón, pero éstos conocen el arte de embromarlos mejor que nadie, tienen una larga experiencia. Traten de no dejarse joder y pongan con claridad cada cosa en su lugar. Ustedes, por la historia que tienen y por la naturaleza de sus reivindicaciones, que son las de los italianos y que éstos les han pedido llevar adelante explícitamente, no pueden votar la confianza a un partido que se ha hecho responsable del estado en el cual el país se encuentra. En todo caso, el Partido Democrático (PD, centroizquierda) y el Pueblo de la Libertad (PDL, centroderecha), si están tan interesados en la gobernabilidad, pueden votar y dar ellos la confianza a un gobierno del Movimiento Cinco Estrellas”, escribió el periodista Claudio Messora en el blog de Beppe Grillo. La propuesta fue relanzada enseguida en Twitter por el líder del M5S.

 

La agresiva propuesta “grillina” es una respuesta a los intentos que el líder del PD y del centroizquierda, Pierluigi Bersani, está tratando de llevar adelante para conseguir que el M5S le dé su apoyo en el Senado. Sin ese apoyo en la Cámara alta, Bersani no podría formar un gobierno más o menos estable, aunque cuente con la mayoría en la Cámara de Diputados. La respuesta de Bersani no se hizo esperar: “Como nosotros respetamos a los electores, también Grillo debería respetarlos. Que no piense que puede escapar a sus responsabilidades. Los números los ve también él. Nos vemos en el Parlamento, ante los italianos”, dijo, aludiendo a la considerable mayoría conseguida por el centroizquierda en la Cámara e Diputados. El proyecto de Bersani y la propuesta de su principal aliado, Nicchi Vendola, de Izquierda Ecología y Libertad, es presentarse al Parlamento con un agresivo programa de reformas a cumplir en los primeros cien días de gobierno y con un gabinete de ministros de alto nivel para ver si los grillinos lo apoyan. Pero con lo dicho hoy por el líder, es difícil pensar que el acuerdo pueda realizarse.

 

Mientras tanto, Berlusconi –que se supo ayer está siendo investigado por otro escándalo de corrupción en Nápoles– sigue insistiendo con su “gobernisimo”, una alianza PD-PDL a la que el centroizquierda se opone, aunque Il Cavaliere lo presente como una necesidad urgente para el país, que en realidad esconde su propia necesidad de no quedar descolocado definitivamente.

 

Paralelamente a la desorientación de los políticos y al descontento de la sociedad, la situación económica podría producir reacciones muy negativas y llevar al “alzamiento de la tensión social y de las protestas” de parte de exponentes políticos y sindicales y llegar incluso a provocar “atentados espectaculares”, según el informe anual de los servicios secretos italianos dirigido al Parlamento y difundido ayer. El informe no contempla, porque es precedente, la inestabilidad provocada luego del acto eleccionario y las negativas previsiones elaboradas por la Unión Europea que dicen que la recesión durará todo el año 2013, mientras antes se había hablado de sólo seis meses.

 

Los servicios secretos temen el renacer de los llamados movimientos “anarco-insurreccionalistas”, pero también de otras reacciones populares como las manifestaciones contra el TAV, el tren de alta velocidad que se está construyendo en el norte del país y al que se opone buena parte de los habitantes de la zona y los ecologistas porque destruye el ambiente. El informe también incluye como reacciones posibles las protestas de los camioneros sicilianos; la campaña contra Equitalia, el ente que recoge los impuestos, odiado por todo el mundo; las manifestaciones de empleados precarios y de desocupados. Y a esto habría que agregarle reacciones de tipo político, como la difusión de “ideologías terroristas” y de movimientos filofascistas y antifascistas. Por eso el informe habla de la necesidad de controlar los flujos financieros que pueden mover esos grupos a través de medios institucionales, como los bancos, o alternativos, como el transportar dinero en efectivo. En síntesis, los servicios secretos pintaron una situación potencial gravísima que podría extenderse a otros países de Europa si no se toman medidas rápidamente.

Publicado enInternacional
Martes, 12 Febrero 2013 05:45

Empleo, crecimiento e inmigración

Empleo, crecimiento e inmigración

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, atacará el desempleo, demandará una profunda reforma migratoria y exigirá un mayor control de armas. Al menos se espera que haga referencia a esos temas durante el discurso anual. “Obama es consciente de que el país no está siquiera cerca del ritmo de crecimiento deseado y, por ello, se centrará en propuestas necesarias para que la economía funcione para la clase media”, precisó el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney. “Esta presentación puede ser la más importante de la carrera de Obama, porque su legado está todavía incompleto y le queda mucho por hacer”, afirmó Alan Lichtman, profesor de Historia de la American University, en un foro con la prensa extranjera en Washington.

 

El discurso del Estado de la Unión en Estados Unidos no sólo es una obligación constitucional del presidente: es también una tradición muy arraigada en el país, que espera todos los años escuchar a su mandatario dirigirse al Congreso con sus planes de gobierno, sus demandas y su visión de la nación. Sin duda, la parte medular de la alocución que el mandatario brindará ante el Congreso reunido en pleno en Washington estará dedicada a su gran preocupación: reactivar la economía y crear empleos. “Voy a hablar de asegurarnos de que estamos enfocados en la creación de empleo en Estados Unidos”, adelantó Obama el pasado jueves en Leesburg, Virginia, en una reunión que mantuvo con congresistas demócratas.

 

Eso se traducirá en dar prioridad a la educación para que “todos los jóvenes estén equipados con las habilidades que necesitan para competir”, así como tener “una agenda energética que nos haga menos dependientes del petróleo extranjero” con el desarrollo de las energías limpias, agregó. “Quiero hacer algo grande para dar seguridad y estabilidad a la economía y a las familias estadounidenses”, destacó el presidente. Algunos analistas creen que es muy probable que en este mensaje regresen a un primer plano políticas relacionadas con el cambio climático, la inmigración y los derechos civiles, en particular de los homosexuales, cuestiones que han sido marginadas en anteriores intervenciones de Obama. Cuando fue investido por segunda ocasión, el pasado 21 de enero, Obama pidió a sus compatriotas unidad y acción para avanzar en asuntos como la inmigración, el control de las armas y el cambio climático.

 

Concretamente, en esa ocasión se convirtió en el primer presidente estadounidense que usó la palabra “gay” en un discurso de investidura, al defender que los homosexuales sean tratados como cualquier otra persona por la ley. El crecimiento económico tras la grave crisis de 2008 es una prioridad, dijo la semana pasada Obama, quien además subrayó que la reforma migratoria es crucial, al igual que no rehuir la adopción de medidas de sentido común para un mayor control de las armas en el país. Obama insistirá, previsiblemente, en su propuesta de reforma migratoria, que incluye una vía a la ciudadanía para millones de indocumentados, así como en urgir al Congreso a aprobar medidas sobre el control de las armas, como la prohibición de la venta de las de asalto y un sistema universal de verificación de antecedentes.

 

Aunque las cuestiones nacionales dominarán su intervención, Obama aprovechará también la oportunidad seguramente para marcar sus prioridades en política exterior, después de haber prometido en su investidura coraje para resolver –mediante la diplomacia– las diferencias con otros países. Con el conflicto sirio a punto de cumplir dos años, recientemente se conoció que Obama rechazó en 2012 un plan para armar a la oposición apoyado, entre otros, por Hillary Clinton, su ex secretaria de Estado, y el saliente jefe del Pentágono, Leon Panetta. Las tensiones con Irán por su programa nuclear siguen abiertas, con llamados a la negociación de ambas partes, pero con pocos avances, mientras la Casa Blanca anunció que en los próximos meses Obama hará su primera visita a Israel y los territorios palestinos desde que es presidente. Una vez más, Latinoamérica, la gran olvidada del discurso de el líder demócrata el año pasado, seguiría sin entrar entre las prioridades del primer presidente afroamericano que ocupa la Casa Blanca. Según un análisis del Washington Post, el de hoy puede ser el discurso sobre el Estado de la Unión más importante para Obama porque ya no está condicionado por el legado del gobierno anterior, el del republicano George W. Bush, ni por la proximidad de unas elecciones. Si el mandatario suaviza el tono batallador del día de su investidura y ofrece un verdadero diálogo con la oposición, su discurso podría marcar el inicio de un segundo mandato exitoso, vaticinó Galston.

 

Aunque The New York Times publicó el fin de semana que Obama propondrá en su discurso una reducción de un tercio en el arsenal nuclear de Estados Unidos, la Casa Blanca negó que vaya a haber un anuncio al respecto. Sin embargo, el presidente norteamericano ordenó ayer movilizar 50 millones de dólares del Departamento de Defensa para apoyar la acción militar de Chad y Francia contra grupos terroristas en Mali. Tras el discurso, el demócrata viajará a partir de mañana a Asheville (Carolina del Norte), Atlanta (Georgia) y Chicago (Illinois) para explicar a los ciudadanos sus propuestas para fortalecer la economía y, con ella, a la clase media, según informó Washington.

Publicado enInternacional
Lunes, 11 Febrero 2013 06:21

Renuncias que agravan la crisis tunecina

Renuncias que agravan la crisis tunecina

La crisis política tunecina, precipitada por el asesinato de un líder de izquierda de creciente popularidad, provocó la renuncia de tres ministros y dos secretarios de Estado de uno de los partidos laicos que cogobierna junto a la formación islamista Ennahda. Se trata de los ministros de Empleo y Formación Profesional, de Patrimonio y de Asuntos de la Mujer y la Familia, así como dos secretarios de Estado pertenecientes al Partido Congreso por la República (CPR), que junto al Partido Socialdemócrata constituye la coalición oficialista en torno a Ennahda. La renuncia fue elevada al primer ministro, Hamadi Yabali, según informó Samir Ben Amor, uno de los consejeros del presidente de Túnez y líder del CPR, Moncef Marzuki, y fue aceptada durante la madrugada de ayer por Yabali, tras una prolongada reunión.

 

Ben Amor destacó que con esta dimisión el CPR repudiaba el plan que lanzó la semana pasada el jefe del Ejecutivo de formar un nuevo gobierno tecnocrático y apolítico, que fue rechazado hasta por su propio partido de pertenencia, Ennahda. El partido islamista mayoritario está tratando de organizar, junto con el CPR, un gobierno técnico-político donde buscan incluir otros partidos, agregó Ben Amor. Por su parte, el líder de Ennahda, Rachid Ghannouchi, hizo declaraciones publicadas ayer en la prensa argelina, donde diferencia tajantemente la situación actual de la vigente dos años atrás, cuando se inició la Primavera Arabe.

 

“Ni (Chukri) Bel Aid es (Muhamad) Buazizi –dijo al diario argelino Al Jabar– ni yo soy (Zinedine) Ben Ali.” La Primavera Arabe se inició justamente en Túnez, cuando hace dos años Muhamad Buazizi se suicidó a lo bonzo y disparó las protestas masivas que culminaron con la caída del presidente Zinedine Ben Ali.

 

Ghannouchi rechazó toda equiparación entre esa situación y la crisis política desencadenada ahora por el asesinato de Chokri Bel Aid, y consideró absurdo suponer que su partido estuviera detrás del crimen. Bel Aid era un líder izquierdista laico y nacionalista árabe, cuya creciente popularidad se asentaba en la continuidad de las dificultades económicas y su oposición a lo que cada vez más tunecinos ven como la progresiva islamización del país a partir del gobierno de Ennahda. La oposición acusa al partido salafista de estar detrás del atentado.

 

En una línea similar, el presidente de Túnez, Moncef Marzuki, insistió en celebrar elecciones parlamentarias y presidenciales en el transcurso de este año, según dijo en una entrevista con la televisión árabe Al Jazeera. Marzuki describió un Túnez dividido entre masas islamistas que desean salir de su pobreza y otros grupos sociales más preocupados por la islamización del país, y afirmó que ambas partes tenían que llegar a algún consenso para evitar una guerra política muy dañina.

 

Por su parte, los once principales partidos de la izquierda tunecina aliados en el Frente Popular afirmaron que rechazarán al gobierno de tecnócratas que prepara Yabali, según declaraciones de Nizar Hamami, miembro de la dirección. También dijo que el gobierno de alianza ha fracasado y subrayó que hundió al país en una crisis política, social y económica, que calificó de total.

 

“Aún no hay nueva Constitución ni (el gobierno) ha organizado una hoja de ruta para la próxima fase de la transición”, criticó el vocero. El líder izquierdista aseguró que sólo apoyarán la formación de un gabinete de crisis formado por políticos, muy limitado, como única solución de evitar la guerra civil que, a su juicio, aún puede asolar el país.

 

Durante las marchas del fin de semana a favor del gobierno se pudieron ver banderas negras, símbolo de un islamismo radicalizado que tuvo mucha aceptación en los sectores más afectados por los ajustes fondomonetaristas que en los últimos años llevó adelante Túnez. Pero los oradores trataron de aplacar los crecientes temores sobre una islamización profunda del país.

Publicado enInternacional
Domingo, 10 Febrero 2013 05:50

Sacudón

En España el gobierno conservador ha sufrido un fuerte sacudón por un escándalo de corrupción que involucra al partido gobernante y salpica al presidente Mariano Rajoy. Un fuerte sacudón que no llega a hacer tambalear al gobierno, al menos no todavía, porque a pesar de la tremenda indignación que la trama corrupta ha generado en una sociedad española desanimada por una crisis económica que ya lleva años, ningún actor político aparece en condiciones de capitalizar los problemas del elenco gobernante, mucho menos ofrecerse como eventual reemplazo, tal es el desprestigio al que ha llegado la clase gobernante española, incluyendo por supuesto a la familia real, agobiada por su propia carga de fraudes y papelones.

 

El escándalo estalló el mes pasado cuando autoridades judiciales encontraron en Suiza una cuenta que llegó a tener 22 millones de euros a nombre del entonces gerente, luego tesorero, del gobernante Partido Popular (PP), un tal Luis Bárcenas. Esta semana la trama se espesó cuando el diario El País publicó fotocopias de lo que sería la contabilidad en negro de Bárcenas. Los asientos publicados, que abarcan el período 1990-2008, indicarían que Rajoy cobró 25.000 euros mensuales desde 1999, cuando asumió como vicepresidente del partido.

 

Bárcenas, un oscuro cuadro partidario, llegó a senador en una lista sábana representando a una región que nunca habitó y que fue promovido por Rajoy de gerente a tesorero del partido en el 2008. El cargo de tesorero le duró poco a Bárcenas porque al año siguiente de ser nombrado debió renunciar porque apareció imputado por coimas y lavado de dinero en un caso de corrupción, el llamado “caso Gürtel”, que involucraba a funcionarios del PP en Madrid y Valencia que recibían regalos de empresarios a cambio de contratos públicos.

 

Cuando el nombre de Bárcenas apareció en el expediente Gürtel, la plana mayor del PP, empezando por Rajoy, ensayó una encendida defensa pública de la supuestamente intachable moralidad del hasta entonces desconocido recaudador partidario. Un comunicado oficial del PP del 2009 le reconocía a Bárcenas, sobre todo, su “lealtad al partido”. Luego de su renuncia, el PP se hizo cargo de la defensa legal de Bárcenas en el caso Gürtel y, hasta la semana pasada, el ex tesorero conservó oficina y secretaria en la sede del PP en Madrid.

 

Pero desde que apareció la cuenta suiza y la supuesta contabilidad en negro, ningún jerarca del PP parece conocer a Bárcenas. Rajoy ni siquiera lo nombró el martes pasado cuando intentó limpiar su buen nombre y honor con una curiosa frase en una conferencia de prensa que no admitió preguntas, tras un cónclave cerrado con la cúpula del PP, para ver cómo se hacía frente a las acusaciones publicadas en el matutino madrileño, que el presidente había intentando ignorar durante dos largos días hasta que la presión de la opinión pública lo obligo a reaccionar.

 

“Nada de lo publicado es verdad, salvo alguna cosa”, se despachó muy suelto de cuerpo el presidente, sin explicar a qué se refirió con “alguna cosa”. Después partió a Bruselas para negociar el presupuesto europeo y no volvió a referirse al tema, a pesar de la insistencia de los periodistas. Ayer, en un nuevo intento por darle un corte al asunto, Rajoy publicó en su página web sus declaraciones patrimoniales de los últimos diez años, y el Partido Popular hizo lo propio con sus registros contables de los últimos cuatro años. Pero lejos de borrar las dudas, las presentaciones de Rajoy mostraron fuertes oscilaciones en los sueldos que le pagaba el partido y en sí mismos no excluían la posibilidad de pagos en negro.

 

Mientras tanto la fiscalía anticorrupción española citó a declarar a Bárcenas y a su antecesor en la tesorería, Lapuerta, el miércoles pasado. Ambos se mantuvieron fieles al partido: negaron que los registros contables que salieron publicados fueran de su autoría y negaron que el partido llevase una contabilidad paralela. Pero en la misma sesión declaró quien hasta ahora es el único arrepentido del caso, el ex diputado del PP Jorge Trías, quien dijo que los registros publicados eran idénticos a unos que le había mostrado Bárcenas años atrás. Además, varios grafólogos que compararon la letra de Bárcenas con los registros publicados coincidieron en adjudicarle la autoría de los asientos al ex tesorero implicado. También, varias de las operaciones contables que aparecen en los registros fueron confirmadas por sus protagonistas, aunque aclararon que se trataron de operaciones en blanco.

 

Según El País, los registros publicados daban cuenta de que Rajoy, el ex presidente José María Aznar y los principales políticos del PP recibieron sobresueldos de cinco, diez o quince mil euros mensuales, según el nivel jerárquico de cada uno, que Bárcenas repartía a partir de valijas en negro que le hacían llegar empresas privadas interesadas en financiar al partido o alguna campaña política.

 

Tarde o temprano se sabrá si miente el presidente o si miente el principal diario de España, lo cual no debería ser un detalle menor. Pero a esta altura poco parece importarle a una sociedad que ha perdido el respeto por sus representantes y que exige un poco de justicia en medio de tanta exhibición impúdica de dinero mal habido.

 

Porque más allá de que está en juego la conducta personal de Rajoy, lo sabido y comprobado es que el tesorero del partido gobernante sacó del país una suma millonaria que no puede explicar, mucho menos justificar. Después, ese mismo tesorero aprovechó un blanqueo de capitales, promovido por el propio Rajoy, para ingresar doce de esos 22 millones al país, y así poder pagar lujosas mansiones y casas de veraneo que ningún empleado de un partido político podría pagar con su sueldo, por más que haya ahorrado todo lo que le pagaron.

 

El problema es que el financiamiento en negro de la política es un secreto a voces acá, allá y en muchos países. En España los nacionalistas catalanes enfrentan varios casos de corrupción y los socialistas han tenido lo suyo. Cómo será el descrédito general de la clase política española que aun después del escándalo de los sobresueldos el PP está mejor visto que el PSOE, según las últimas encuestas. La patronal de empresarios también ha sido manchada por los pagos a los políticos y los sindicatos no escapan a los mismos cuestionamientos éticos.

 

Entonces, lo que debería ser un caso definitorio para impulsar la segunda refundación de la democracia española se reduce a un tímido pedido de elecciones anticipadas por parte de la oposición, a un poco creíble despliegue de virtuosa indignación por parte de Rajoy y los suyos, y la fetichización de Bárcenas, que ya no puede salir a la calle sin que le griten “chorizo” (chorro), “sinvergüenza” y “ladrón” (foto).

 

Pero la condena social no alcanza. Los españoles, con justa razón, quieren culpables en la Justicia. Quieren que alguien pague, por lo menos Bárcenas por los millones en negro que sacó del país burlándose del fisco. Millones de euros, aparentemente provenientes de los mismos empresarios inmobiliarios españoles que inflaron la burbuja que explotó con la crisis, mientras los políticos que debían vigilarlos juntaban (o no) sobresueldos y miraban para otro lado. Vaya si los tesoreros de los partidos políticos, que antes eran oscuros burócratas, ahora se han convertido en poderosos personajes. Da la impresión de que casi todos los políticos españoles les tienen miedo a Bárcenas y a sus puntillosas anotaciones. Y ahora que el personaje se volvió impresentable, esos políticos no saben qué decir, o saben pero no se animan a decirlo. Por eso la gente no les cree, por eso cientos de miles de indignados les gritan en cada marcha: “¡Ustedes no nos representan!”.

 

El esquema que enriqueció ilícitamente a Bárcenas quién sabe a cuántos más les funcionó durante dos décadas en los tiempos de bonanza económica. Pero el día que se acabó la plata empezaron las denuncias. Con las denuncias estalló la bronca y el esquema se derrumbó. Es que sin plata, los choreos son más difíciles de maquillar.

 


 Por Santiago O’Donnell

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Lunes, 28 Enero 2013 06:07

Mursi dictó el estado de emergencia

Mursi dictó el estado de emergencia

El presidente de Egipto, Mohamed Mursi, impuso el toque de queda y el estado de emergencia, durante treinta días, en las ciudades de Port Said, Suez e Ismailiya, las más afectadas por los últimos actos de violencia. En un mensaje a la nación, difundido por la televisión estatal egipcia, Mursi instó también a las fuerzas políticas a mantener hoy una reunión para dialogar e intentar salir de la crisis que atraviesa el país. El mandatario anunció que el toque de queda en esas ciudades estará vigente desde las 21 hora local (4 de la tarde en Argentina). “Siempre he estado en contra de medidas excepcionales, pero me he visto obligado a hacerlo, por lo que he decidido anunciar el estado de emergencia y el toque de queda en Ismailiya, Port Said y Suez”, aseguró Mursi. Y adelantó que tomará más medidas de ese tipo “por el bien de Egipto”.

 

Estos tres lugares, ubicados en el canal de Suez, al nordeste del país, son escenario desde el viernes de disturbios entre manifestantes y fuerzas del orden, lo que llevó al ejército a desplegarse en Port Said y Suez. Al menos siete personas murieron ayer y otras 630 resultaron heridas en Port Said, en altercados que estallaron durante los funerales de una treintena de personas que perdieron la vida en la víspera, al conocerse que un tribunal había recomendado la pena de muerte para 21 acusados de participar en la matanza de 74 personas hace casi un año en el estadio de fútbol local.

 

Los choques también se registraron en El Cairo y Alejandría, donde los manifestantes bloquearon rutas, atacaron comisarías y se enfrentaron con piedras a los agentes de seguridad, que respondieron con gases lacrimógenos. Mursi expresó su pesar por los fallecidos y llamó a respetar las sentencias judiciales “porque no van en contra de un sector en concreto ni están a favor de ningún otro”.

 

Además, pidió que se diferencie la manifestación pacífica de opiniones de las agresiones contra las propiedades del pueblo, consideradas estas últimas “prácticas ajenas a los egipcios”. “He dado órdenes al Ministerio del Interior para que trate con firmeza y fuerza a los que intimidan a la gente, llevan armas, cortan calles, lanzan piedras, atacan las instituciones y a las fuerzas de seguridad”, aseguró el presidente egipcio, que dijo no vacilar cuando se trata de proteger a los egipcios. Según el artículo 148 de la nueva Constitución, Mursi debe consultar la declaración de emergencia con su gobierno y presentarla ante la Cámara baja del Parlamento, aunque si ésta se encuentra disuelta, como ocurre en la actualidad, su tratamiento puede caer en manos de la Cámara alta. Por otra parte, el presidente convocó a todas las fuerzas políticas a reunirse hoy, ya que –según destacó– el diálogo es la única vía para llevar a Egipto a la estabilidad.

 

En medio de los caóticos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y civiles, la oposición egipcia convocó a una concentración para hoy, mientras la Hermandad Musulmana pidió el estado de sitio. Partidos opositores y movimientos políticos egipcios convocaron a realizar una marcha pacífica hacia la sede del Parlamento egipcio, para rechazar la violenta represión iniciada el viernes.

 

La convocatoria figura en la página web del movimiento naserista Corriente Popular Egipcia (CPE), de Hamdin Sabahi, y llama a los ciudadanos a concentrarse hoy a la una de la tarde (hora local) en una de las entradas a la histórica plaza Tahrir, para un rezo colectivo por los mártires de los enfrentamientos. La CPE integra el Frente de Salvación Nacional (FSN), una coalición de opositores al sesgo crecientemente islamista que está imprimiendo al Estado egipcio el actual gobierno de Mohamed Mursi.

 

El llamado, dirigido a la población en nombre de las fuerzas políticas y revolucionarias de Egipto, convocó también a una marcha pacífica desde la mezquita de Sayida Zeinab hasta la sede de la Cámara alta del Parlamento, que actualmente ejerce todo el Poder Legislativo por la disolución de la Cámara baja. El objetivo de la protesta es “reiterar las demandas de los manifestantes y que la revolución continúe”.

 

Otros de los convocantes de las protestas son el Partido de la Constitución, el Nobel de la Paz Mohamed el Baradei, el Partido Egipcios Libres y el Movimiento Jóvenes del 6 de Abril. El de hoy será el segundo aniversario del denominado “Viernes de la Ira”, que marcó un antes y un después en las protestas, que se realizaron dos años atrás, contra el entonces presidente Hosni Mubarak, por la sangrienta represión de las fuerzas de seguridad. Ese día, el gobierno intentó frenar el creciente descontento de las masas decretando el toque de queda; sacó al ejército a las calles para que ayudara a la policía a mantener el orden y cortó las comunicaciones de Internet y telefonía móvil.

Publicado enInternacional
Sábado, 26 Enero 2013 07:11

Italia, cuna de los indecisos

Italia, cuna de los indecisos

Si es cierto que la batalla política es cada vez más encarnizada cuando falta un mes para las elecciones, y los partidos se sacan unos a otros los peores trapitos al sol, no es menos cierto que muchos electores siguen desorientados y están más preocupados por cómo llegar a fin de mes que por a quién votar.

 

Italia no vivía una situación semejante desde la posguerra. En 2011, el Istat, el instituto oficial de estadísticas, registró que ocho millones doscientas mil personas (casi el 14 por ciento de la población) vivía en la pobreza relativa, es decir, que ganaban menos de mil euros por mes. En 2003, los pobres relativos eran 2,3 millones. Algunos analistas van más lejos todavía y aseguran que la situación actual es igual a la que Italia vivía hace 27 años, en 1986, porque el nivel de ingresos en relación con el costo de la vida es equivalente, aunque antes se tratara de liras y ahora de euros.

 

Las pequeñas empresas, que han tenido siempre un gran arraigo en la península, aseguran que el consumo está al mismo nivel que hace 15 años (el Istat dice que hubo una disminución del consumo del dos por ciento en el último año) y piden que el próximo gobierno presente un plan claro y agresivo para estimular la demanda interna. Para eso marcharán por las calles de Roma el próximo lunes. Rete Impresa, la organización que nuclea a los artesanos, los pequeños comerciantes y pequeñas empresas en general, asegura que este año el ingreso medio de las familias italianas girará en torno de los 17.000 euros, lo que significa una pérdida de 900 euros en comparación con el año pasado.

 

Confcomercio, por su parte, la organización de los comerciantes, sostiene que en 2012, en Italia, han cerrado sus puertas una media de 60 negocios por día. Pequeños, medianos, grandes, lo cierto es que por las calles comerciales de Roma empiezan a verse demasiados locales semivacíos con el fatídico cartel “Se vende todo por cierre” o directamente “Se alquila”. Muchos de ellos aguantaron hasta las fiestas navideñas y las liquidaciones invernales, que cada año empiezan, días más días menos, el 5 de enero. Fue la última oportunidad para vender algo.

 

Pero un dato más alarmante todavía fue publicado ayer por Unioncamere, el ente que reúne las distintas Cámaras de Comercio de Italia, según la cual en 2012 se crearon 383.883 empresas, pero se fundieron 364.972, lo que significa que casi mil empresas fueron a la bancarrota por día, 24.000 más que el año precedente. Y sobre todo en el norte del país.

 

Curiosamente, sin embargo, siempre según Confcomercio, las empresas fundadas por jóvenes menores de 35 años, por mujeres y por inmigrantes, han subsistido mejor a la tremenda crisis, especialmente en sectores como turismo, comercio y servicios para empresas e individuos. En efecto, los inmigrantes, generalmente ligados al comercio de manufacturas provenientes de otros países, como China, y que venden no en negocios formales sino en las llamadas “bancarelle” o bancos de venta en mercados al aire libre, han sobrevivido mejor a la crisis porque la empobrecida población busca los productos que ellos venden, porque cuestan menos que los italianos.

 

Toda esta situación se vio agravada, especialmente durante 2012, por la desocupación creciente, la reforma jubilatoria, los cientos de casos no aclarados de jubilados frustrados, quienes acordaron directamente con sus empleadores jubilaciones ilegítimas, la aplicación de nuevos impuestos y el aumento de otros ya existentes, ejecutados por el gobierno del primer ministro Mario Monti. A este cuadro se debe agregar la agresiva campaña contra la evasión fiscal iniciada hace algunos meses, para obligar sobre todo a los ricos, pero también a aquellos comerciantes poco propensos a tributar, a que paguen sus impuestos y a que los paguen como corresponde, de acuerdo con sus bienes y sus niveles de ingresos y de ganancias. Un tema escabroso ante el cual varios gobiernos habían hecho la vista gorda.

 

Los partidos y formaciones políticas que participan de la próxima contienda electoral hablan mucho de reformular algunos impuestos, como el IMU (inmobiliario) y otras tasas, de la necesidad de fomentar la ocupación y de estimular la producción, pero de manera muy general. El problema será ver cómo lo haría cada partido si llegara al gobierno y cuándo. La mayoría de la población cree poco en las promesas electorales porque, como se sabe, de buenas intenciones está sembrado el camino del infierno. Además, porque cada día salen a relucir nuevos escándalos, de abusos, de corrupción, que salpican a unos y a otros. Gianni, empleado en un consultorio médico, contó a esta corresponsal que él y su esposa habían hecho un análisis cuidadoso de cada partido para decidir a quién votar. “De los grandes, todos han tenido algún escándalo de corrupción. Los pequeños, más o menos recién nacidos, ¿cómo te podés confiar? Decidiremos a último momento.”

 

De acuerdo con los últimos sondeos, una parte de la población sigue creyendo que “más vale malo conocido que bueno por conocer” y votaría a Silvio Berlusconi, que obtendría alrededor del 25 por ciento de los votos, aunque no le permitiría tener la mayoría en las dos cámaras. Tampoco, hasta ahora, podría lograrlo el candidato del centroizquierda, Pierluigi Bersani, aunque sigue siendo favorito en las encuestas, con el 38 por ciento de intención de votos, seguido por los partidos menores, como el Centro, de Mario Monti (16 por ciento); Cinco Estrellas, del cómico Beppe Grillo (12,8), y Revolución Civil, del ex juez Antonio Ingroia (4.6), quienes pueden ser determinantes a la hora de forzar alianzas, como también lo serán los miles de indecisos que los partidos se disputan unos a otros en el tramo final de la campaña.

Publicado enInternacional
Segundo aniversario de la revolución en Egipto

El Cairo, 25 de enero. Decenas de miles de manifestantes coparon la Plaza Tahrir (Libertad) para denunciar la concentración de poder del gobierno encabezado por el mandatario Mohamed Mursi y políticos de la Hermandad Musulmana, al cumplirse el segundo aniversario de la movilización popular que obligó al entonces gobernante Hosni Mubarak a renunciar a la presidencia.

 

Al menos siete personas murieron en choques entre manifestantes y,  policías en las inmediaciones de la plaza, así como en otras localidades del país, particularmente en Alejandría, donde los opositores quemaron llantas y lanzaron piedras a los uniformados, quienes dispararon gas lacrimógeno contra los amotinados.

 

En la ciudad de Ismailia –ubicada en la margen occidental del canal de Suez–, las oficinas de la Hermandad Musulmana fueron incendiadas y varias docenas de personas y policías resultaron heridos.

 

Las marchas fueron organizadas por los partidos políticos liberales e izquierdistas que han perdido los procesos electorales celebrados en los últimos dos años para reformar el Estado egipcio, dominado por élites militares durante más de medio siglo.

 

Los opositores reclaman el cumplimiento de los ofrecimientos de desarrollo económico y social hechos por Mursi y el Partido Libertad y Justicia, considerado el brazo político-electoral de la Hermandad Musulmana, organización de inspiración panárabe fundada a principios del siglo XX.

 

Egipto ha sido afectado en los últimos años por un alto incremento de los precios y, a partir del ascenso político de la Hermandad en los poderes Legislativo y Ejecutivo, ha resentido ataques a la libertad de expresión. Los opositores acusan a Mursi y a la Hermandad Musulmana de haber “traicionado la revolución”, al haber redactado y aprobado una nueva carta fundamental en el congreso constituyente celebrado el año pasado.

 


“El pueblo quiere la caída del régimen”, gritaron repetidamente liberales e izquerdistas, quienes se hicieron eco del lema que cantaron durante las protestas de hace dos años contra Mubarak, actualmente en prisión, acusado de haber provocado la muerte de opositores en la Plaza Tahrir y en Alejandría.

 

Hussein Gohar, del recién creado Partido Socialdemócrata, dijo que su organización no quiere la renuncia de Mursi, “pero tiene que comportarse como un verdadero presidente para todos los egipcios y no sólo para la Hermandad Musulmana”.

 

Este año, los egipcios volverán a las urnas para elegir nuevos legisladores bajo el manto de la nueva Constitución, pero se prevé que el Partido Libertad y Justicia ratifique su mayoría.

 

Antes de que concluyeran las movilizaciones, Mursi conminó a sus simpatizantes a mantenerse lejos de las manifestaciones opositoras para evitar enfrentamientos y pidió a todos los ciudadanos que “se adhieran a los nobles valores de la revolución para expresar libre y pacíficamente sus opiniones”.

 

Por la noche tropas del ejército se desplegaron en la entrada del canal de Suez, con el fin de impedir ataques a las instalaciones.

 

The Independent, Dpa y Afp

Publicado enInternacional
"Ollanta Humala pasó de un nacionalismo proclamado a una posición de derecha"

Mario Hernandez (MH): Ya está con nosotros Ricardo Napurí. Hace algún tiempo que quería comunicarme contigo porque a comienzos de diciembre en una nota firmada por el analista internacional Jorge Castro en Clarín da cuenta de una serie de datos en referencia a Perú, tema que nosotros hemos abordado en más de una oportunidad.

 

Señala que la inversión extranjera directa aumentó 60% en los primeros 6 meses de 2012, arrastrada por un porcentaje mayor en la industria minera donde creció un 75%. Perú crecería en 2012 un 6.5% tras haberse expandido un 6.9% en 2011, creciendo sostenidamente por 35 meses consecutivos con una tendencia al alza, sin inflación.

 

Habla de una nueva clase media centrada en los 500.000 emprendedores que han surgido en los últimos 20 años, sobre todo en la economía informal. Es el segundo productor de cobre detrás de Chile pero los costos de producción son un 30% menores que en ese país y la tasa de ganancia es el doble, de ahí que la inversión de las transnacionales mineras que son alrededor de 330 compañías, ascienda a U$S 50.000 millones a ejecutar en los próximos 10 años, lo que implica que la exportación de cobre se multiplicará por cuatro en la próxima década convirtiendo a Perú en el primer exportador mundial.

 

Una situación económica floreciente la que describe Jorge Castro que recordarás fue asesor del ex presidente Carlos Menem y que contrasta con comentarios que hemos hecho de la realidad peruana en más de una oportunidad por estos micrófonos.

 

Me gustaría que pudieras clarificar a nuestros oyentes sobre la lectura de estas cifras.

 


Ricardo Napurí (RN): Las cifras son reales, lo cual no quiere decir que el análisis político sea correcto porque lo que hace Jorge Castro es econometría ya que mide la realidad de un país solo por el crecimiento económico.

 

Perú es quizás el tercer país minero más importante del mundo. El 80% de sus exportaciones son de minerales, algunos de punta como el cobre, la plata y el oro. La producción minera es muy diversificada. Eso es totalmente cierto. Lo que no menciona es que en la concepción liberal estas inversiones millonarias no producen ningún derrame. La explotación minera es de tajo abierto, es decir, no es de socavón, se hace con poca gente y el deterioro de la naturaleza es muy grande.


Detrás de estas cifras de crecimiento hay una depredación humana y de la Naturaleza

 


MH: Tema del que hablás con el conocimiento que te da haber sido minero en tu juventud.

 


RN: No solo fui minero sino también organizador en el sur del país a través de la mina de Cuajone de un movimiento de resistencia al acuerdo que había hecho el gobierno militar con una empresa multinacional para hacer una explotación estratégica de la zona. La recontraconozco.

 

En la zona de Moquegua fue destruido todo. El agua se secó, la agricultura desapareció, de tal manera que la lucha ecologista en el Perú es muy antigua. Ahora en Conga, tema del que te has ocupado en varias oportunidades, están protestando los naturales, incluso las regiones, porque la inversión es minera pero lo que no dicen es que detrás viene la desolación.

 

En Perú no hay prescripciones en el sentido de exigir condiciones técnicas, de tal manera que las compañías mineras vienen a depredar. Perú es visto como una zona de depredación de la naturaleza por las mineras que tienen altos rendimientos.

Hay 30 muertos por resistir a la minería y alrededor de 60 heridos graves en los 3 ó 4 enfrentamientos que hubo por la defensa del medio ambiente. Esa es la realidad.

 

Tampoco se dice, porque a las clases dirigentes no les interesa, que en Perú el 60% de la gente es pobre. Esos 10 años de crecimiento al 8/9% del PBI y la inversión minera no han producido derrame ni bienestar social. Hace 20 años que no aumentan las jubilaciones. El salario no ha variado fundamentalmente y es la cuarta parte del valor calculado de la canasta familiar. Del 60% pobre, la mitad vive por debajo de la línea de la pobreza. No varió un ápice su situación y tengamos en cuenta que el gobierno actual levantó como bandera, llamándose nacionalista, chavista, en los primeros momentos de su gestión política, la lucha contra el neoliberalismo y la explotación minera de tipo genocida. También levantó otras banderas reformistas importantes pero, ¿por qué estos gobiernos o personajes que tienen conciencia de la depredación que produce la inversión minera abandonan esas postulaciones para capitular ante las compañías?

 

En otras entrevistas que me hiciste te dije que Ollanta Humala sentaba prácticamente todo su programa de gobierno en una política asistencialista sobre la idea de rescatar entre 3000/5000 millones de dólares de las compañías mineras de los contratos firmados por sus antecesores, Fujimori y Alan García, de carácter depredador. Se comprometió a obtener ese dinero y de eso dependía gran parte de su gestión de gobierno asistencialista. Llegado a la presidencia las transnacionales lo pararon en seco y le dijeron que no había ninguna garantía que los precios no bajaran y lo más importante era mantener Perú como país minero y que la inversión minera no había que rechazarla, entonces Ollanta capituló y se convirtió en un gobierno que de un nacionalismo proclamado pasó a una posición de derecha alineándose con los gobiernos de Chile, Colombia, Panamá y México en el Frente del Pacífico con EE. UU. y abandonando su programa electoral.

 

Los análisis económicos no se pueden hacer fuera de la realidad social y política de un país, mucho más si es andino y minero como Perú, donde hay que preguntarse si la minería es favorable o no a las grandes mayorías populares.

 

La clase media ha crecido en forma exponencial porque se ha beneficiado como en Argentina y otros países del boom económico, en el caso del Perú, minero, pero los sectores postergados son más pobres y marginados que nunca. Pero a ellos no les interesa la realidad social, solo el crecimiento económico, por eso tenemos que alertar que detrás de las cifras que ubican a Perú como un país de punta en el crecimiento, seguramente garantizado por muchos años, hay una depredación humana y de la naturaleza de tal magnitud que la resistencia popular ya es muy fuerte y todo anuncia una radicalización mayor ante la exclusión de las grandes mayorías populares de todo proyecto de bienestar.   


Ollanta Humala y Keiko Fujimori son dos personajes extraños a la política

 


MH: Estaba leyendo que en relación a las futuras elecciones de 2016, aunque me parece un poco anticipado, las dos personalidades que encabezan las encuestas son mujeres: Keiko Fujimori y la esposa de Ollanta Humala, Nadine Heredia.

 


RN: Ollanta no puede ser reelecto y prepara a su mujer para que lo suceda asesorada por Favre, un analista político, hermano del argentino Jorge Altamira, que trabaja para Brasil, preparándola pacientemente para que sea una especie de nueva Evita o Cristina en la realidad peruana, a los efectos de poder derrotar a Keiko Fujimori que sorprendentemente tiene un 25% de votos cautivos. Su padre hizo un gobierno depredador, asesino y entreguista pero se cuidó muy bien de hacer un populismo en un país miserable como Perú donde la gente no tiene nada y darle un poco de agua, comida y alguna cosita más es una novedad. El lo hizo y por eso su hija tiene un 25% de votos cautivos, sobre todo en Lima.

 

Ollanta Humala trata de construir la figura de su esposa para ganarle. El telón de fondo es la realidad peruana, la crisis política brutal, social, el retroceso de las izquierdas, después de la derrota de Sendero Luminoso y de la izquierda institucional parlamentaria que ha determinado que aparezcan personajes como Humala, un oscuro mayor del ejército incluso sospechado de crímenes de lesa humanidad o Keiko, que es la hija de un presidente corrupto y asesino, que se han colado por la brecha y son votados. En el caso de Keiko porque puede apoyarse en los votos cautivos de su padre y en el de Ollanta porque prometió a los pobres y a las provincias una posición nacionalista y de rescate de la soberanía del pueblo en materia de los derechos fundamentales. Estos dos personajes son extraños desde el punto de vista de lo que podría ser un análisis culto de la política, pero son la expresión de la realidad presente.

 

En Perú hubo una derrota histórica importante después del gran ascenso de masas de los ‘70/80 que permitió que se cuelen estos personajes. Todo indica que los de abajo no tienen muchas opciones y se apoyan en quienes les prometen algo. El resto de los candidatos son oligarcas confesos y terribles. Hay un divorcio entre la conciencia popular mínima y esos liberales de ultraderecha, por eso se apoyan en estos dos personajes que hacen populismo, como lo llaman ahora, demagogia y les prometen el maná del cielo a los efectos de capturar sus votos. Por eso estamos presenciando la posibilidad de la disputa entre estos dos candidatos. El problema de la esposa de Ollanta es que la Constitución no le permite candidatearse por ser pariente del actual presidente, por eso se mueven en el sentido de un pacto político con el APRA y el fujimorismo para modificar la Constitución y poder ser candidata.

 

Ese es otro capítulo de la oscuridad de la vida política del país que ha devenido, como en otros casos en América Latina, en una ética política de baja estofa por la cual un pacto permitiría la reforma constitucional para que la mujer de Ollanta pueda aspirar a la presidencia.

 


Ollanta está calculando con lápiz y papel fino el momento para indultar a Fujimori


MH: ¿Sería moneda de cambio el indulto a Fujimori?

 


RN: Por supuesto, está cantado. Lo han intentado varias veces, lo que pasa es que están negociando el momento y los tiempos para no pagar un costo político muy alto. Tienen que hacerlo en el momento oportuno, lo están calculando con lápiz y papel fino pero para los analistas políticos está perfectamente determinado que estos acuerdos ya existen sobre todo en el Parlamento y tendrían coronación en el momento de definir la reforma constitucional.

 

Sería un indulto sin sanciones para que Fujimori tenga la posibilidad de participar de la contienda política, es decir, un ladrón, asesino y genocida. Volvería como ya lo hiciera Banzer en Bolivia que de dictador pasó a ser presidente por vía democrática.

 


Bachelet fue una administradora de la herencia pinochetista

 


MH: Es indudable que en los últimos tiempos América Latina a partir de sus gobiernos progresistas, populistas o neo-desarrollistas ha estado a la vanguardia política mundial, sin embargo, empiezan a haber ciertas turbulencias, una zona peligrosa donde podría desperdiciar una vez más esta situación favorable que se le ha presentado en los últimos años. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

 


RN: Tu pregunta es buena porque hay una tendencia exitista de aceptar de la realidad lo que nos da. Todo el mundo repite gobiernos progresistas como loros pero no aclaran qué problemas enfrentan estos gobiernos en la realidad cambiante y cuál es el porvenir.

 

Por ejemplo, dicen que Bachelet puede ser presidente, pero ya lo fue, reprimió a los estudiantes y fue una administradora de la herencia pinochetista, nunca se integró al Mercosur y Chile siguió perteneciendo al Bloque del Pacífico. No hay nada de progresivo, salvo que hiciera un cambio revolucionario si fuera presidente nuevamente.

 

En Argentina no se sabe qué puede ocurrir porque la derecha está muy activa. En Uruguay, Pepe Mujica y el Frente Amplio han administrado sin cambiar nada más que un tibio asistencialismo y la derecha puede volver al poder. Evo Morales siempre está jaqueado por la posibilidad de golpes diversos y la propia limitación de un país mediterráneo. En Ecuador la figura nacionalista de Correa no ha podido salir de la dolarización de la economía que se basaba en la venta de petróleo y las remesas del exterior que eran la segunda fuente de ingresos. Por la crisis europea las remesas prácticamente han desaparecido y el petróleo no es garantía, por eso está buscando desesperadamente inversión minera pero ya se encontró con la resistencia de los defensores del medio ambiente y los movimientos sociales lo cuestionan.

 

Todos estos gobiernos tienen problemas en el cuadro de una realidad económica donde casi todos los analistas coinciden en que la crisis mundial va a durar mucho tiempo todavía. No hay para ninguna economía la garantía de un período de ascenso. En ese cuadro los problemas nacionales vana a ser múltiples. Uno no puede analizar a estos gobiernos progresistas fuera del contexto de la realidad mundial y de las relaciones de clase porque se van a encontrar con resistencias de los de abajo porque en casos como los de Perú o Chile el reparto de la riqueza es totalmente desigual. Van a ser un sándwich entre la presión de la derecha, los mercados y el imperialismo y los sectores populares. No hay ninguna garantía que estos gobiernos puedan mantenerse.

 

El caso de Venezuela es notable porque se ha mantenido con una política de reformas avanzadas pero es un país al que han ingresado 70.000 millones de dólares por petróleo. También su economía depende de los juegos del mercado mundial. Si hay un retroceso en los precios se va a acusar internamente.

 

El otro hecho que le ha costado prácticamente la vida a Chávez fue ganar una elección porque la derecha tiene casi la mitad de los votos, o sea que por esa vía de la reacción democrática, en la medida que estos gobiernos reformistas no cambian las instituciones, pueden recapturar el poder democráticamente como lo perdió Daniel Ortega en Nicaragua en manos de Violeta Chamorro en su momento.

 

No hay que ponerse contento diciendo ¡qué lindo que hay gobiernos progresistas frente a los liberales! Sino que la realidad compleja del mundo indica que vienen momentos graves y hay que analizar qué porvenir tienen y si serán capaces o no de satisfacer las demandas populares cada vez más urgentes en un mundo capitalista que se derrumba.

Publicado enInternacional
Domingo, 20 Enero 2013 06:48

La segunda y más difícil coronación

Las pantallas gigantes están en su lugar en el National Mall de Washington para transmitirle a la multitud reunida las enormes imágenes de la versión norteamericana de la coronación. A lo largo de la Avenida Pensilvania, las tribunas temporales están listas para visualizar el desfile tradicional, después de que Barack Obama tome el juramento en el Capitolio y luego asista al almuerzo ofrecido por líderes congresistas. El menú –langosta seguida de bisón a la parrilla y pastel de manzana– es adecuadamente norteamericano (y como indica el recuento de calorías, unas considerables tres mil).

 

En cuanto a Michael Ayers, el arquitecto del Parlamento, que ha estado encargado de planificar la inauguración durante un año, hasta ahora está rezando para que el gran día de mañana no esté sumido en el caos por una caída de nieve a último minuto. Pero no hay que preocuparse. Ninguna nube blanca está prevista en el pronóstico, aunque la temperatura definitivamente estará alcanzando los 2 grados.

 

De hecho, la parte central de los procedimientos es un poco falsa. De acuerdo con la Constitución, el mandato presidencial empieza el 20 de enero. Entonces Obama empezará actualmente su segundo mandato cuando esté jurando hoy en una ceremonia privada en la Casa Blanca, antes de volver a representar el procedimiento, y después de pronunciar su discurso inaugural, 24 horas después.

 

Pero si el formato de este simple, pero todavía fundamental, rito del gobierno norteamericano es inmodificable, el modo esta vez es muy diferente. Los segundos mandatos, cuando la figura central es familiar y conocida, son por definición poco novedosos. Y absolutamente nada podría recapturar la emoción de cuatro años atrás, cuando 1,8 millón de personas convirtieron el centro comercial en una vasta alfombra humana presenciando al primer presidente negro tomando juramento después de una elección que ha trasformado al mundo. Sus palabras, también, ese día frío de invierno en el 2009, llevaron un mensaje de renovación nacional, cuando él proclamó que el país había “elegido esperanza en vez de miedo, unidad de objetivos en vez de conflicto y discordia”.

 

Cuatro años después, muchas ilusiones se han acabado. El primer mandato de Obama trajo algunos logros –incluyendo un paquete de estímulo que ha salvado la economía del colapso y la mayor reforma de la salud en 50 años–, pero sólo después de duras batallas. Nada tan visible apura el proceso de envejecimiento como ser presidente de los Estados Unidos. Obama está demacrado, peina canas y ya no tiene el mismo andar ágil.

 

La historia no conoce de amables segundos mandatos. El de George W. Bush, el más reciente, fue prácticamente un rotundo fracaso. Antes que eso, el segundo período de Bill Clinton es mayormente recordado por Mónica Lewinsky, mientras Ronald Reagan se vio arruinado por el escándalo Irán-Contra. La administración de Obama ha estado, hasta ahora, notablemente libre de escándalos, aunque esto no sea garantía de nada. Como sus predecesores, el agotamiento tiende a reclamar a las mejores personas que sirvieron al comienzo. Hillary Clinton es el ejemplo más notable de este tiempo. En su segundo mandato, Obama tendrá, por otra parte, menos tiempo para hacer las cosas que mencionará en el discurso de mañana. Inmediatamente después de mitad del 2014, si no antes, el temido fracaso comenzará, cuando todos los sabios recurrirán a la lucha para sucederlo.

 

Pero este segundo período no tiene que estar condenado al fracaso. Por algunos meses, por lo menos, Obama está en la cima. Es cierto que hasta ahora los incansablemente hostiles republicanos todavía controlan la Cámara de los Representantes. Pero su clara victoria en noviembre le otorgó al mandatario una nueva inyección de prestigio y autoridad. Está liberado también. No hay más elecciones que pelear, y por lo tanto tiene menos necesidad de complacer a los distritos electorales. Y si la velocidad y la determinación con la que está enfrentando la crisis de las armas en Estados Unidos son una guía, Obama entiende su oportunidad y cuán rápido ésta puede desaparecer.

 

Por Rupert Cornwell, de The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Romina Lascano.

Publicado enInternacional
Miércoles, 16 Enero 2013 19:31

Distopías urbanas y anarcocapitalismo

Distopías urbanas y anarcocapitalismo

¿Es concebible la ciudad ideal, o habrá que resignarse a cuidar la que tenemos mientras la mancha urbana expande, en todas las direcciones, urbes y vialidades que distan de ser ideales y crecen pegadas a la que vivimos, pero ya no reconocemos?

 

En algún tramo de mi vida anterior recuerdo la plática que sostuve con Platón a propósito de la Atlántida, ciudad ideal que "... en un día y una noche terribles desapareció en el mar", junto con la justicia y la virtud que regían su gobierno.

 

Hace 17 años, Walt Disney emprendió en Florida la construcción de Celebration City, a unos pasos de Disney World. Los creadores promovieron Celebration como la urbe de los más caros valores de Estados Unidos: limpia, ordenada, honesta, concurrida, segura y en la que el crimen no se toleraría jamás. La cifra de quienes solicitaron instalarse allí rebasó las previsiones.

 

Sin embargo, en vísperas del Thanksgiving day de 2010, apareció colgado el cadáver del anciano jubilado Matteo Giovanditto, quien vivía solo con un chihuahua que ladró tres días anunciando la infausta noticia. Descubierto por la policía, el asesino alegó que el viejo lo había agredido sexualmente.

 

Días más tarde, la paz de Celebration volvió a ser motivo de escándalo. Un piloto de American Airlines se atrincheró en su casa, y antes de suicidarse de un tiro disparó contra la policía durante 14 horas. Los vecinos testimoniaron que el piloto era bueno y cálido con los niños, y la gaceta local tituló en primera plana: Amigos de Disney, bienvenidos a la realidad.

 

Entonces, los 10 mil habitantes de Celebration sintieron que a sus ideales platónicos se los había llevado la chingada. Porque las utopías urbanas también pueden convertirse en distopía (término inventado a finales del siglo XIX para señalar, justamente, lo opuesto de la utopía), y ya en El contrato social Rousseau advirtió que las casas hacen un espacio urbano, y los ciudadanos una ciudad.

 

Permítame la digresión. Borroneo estos apuntes en medio de miles de autos que de ida y vuelta, a la altura de Chilpancingo, llevan cuatro horas bloqueados en la autopista México-Acapulco. Un grupo de maestros rurales se han manifestado contra el mal gobierno, y están ardiendo más que los ardientes soles de Guerrero.

 

Las víctimas que han huido de la ciudad real constatan que la autopista ideal tampoco existe y a ninguno le importa el conflicto on line. Los de clase media se lamentan de sus exiguas vacaciones, los pobres sienten que los alimentos frescos que transportan se pudrirán antes de llegar a la ciudad feliz, y es de imaginar que los ricos en BMW o Mercedes piensan en persuadir a Marcelo Ebrard para que impulse la construcción de un segundo piso de paga exclusiva para comunicar el Distrito Federal con Punta Diamante.

 

Pero en el autobús, un matrimonio hondureño nos cuenta de las ciudades modelos que, a semejanza de Celebration, proyectan erigir algunos inversionistas poderosos en el marco de la llamada Ley de Regiones Especiales para el Desarrollo (RED) de Honduras.

 

Sabía algo del asunto gracias a las denuncias de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh), el artículo publicado por Maciek Wisnieswki en esta sección (Honduras: ciudades como modelos para armar, 24/4/12) y otro suscrito por Ernesto Paz Aguilar: Ciudades modelo: la genial impostura (La Tribuna, Tegucigalpa, 12/9/12).

 

La Ofraneh señala: La entrega de franjas del territorio nacional a inversionistas extranjeros para crear republiquetas independientes ha sido el proyecto emblemático del Partido Nacional, que se encuentra actualmente en el poder, y el cual está aparentemente dispuesto a toda costa a permanecer en el control del país más violento del mundo y uno de los más pobres de América Latina.

 

En octubre pasado, la Corte Suprema declaró inconstitucional el proyecto de las RED. Sin embargo, el 7 de enero pasado el vicepresidente del Congreso, Marvin Ponce, indicó a los medios de la posible introducción de una iniciativa para crear una nueva ley que permita implementar las ciudades modelo... en una versión mejorada.

 

La Ofraneh piensa que la reacción del Congreso frente a la declaración de inconstitucionalidad de las ciudades modelo culminó "... con un golpe al Poder Judicial".

 

El proyecto de las ciudades modelo reviste particular gravedad y trascendencia, pues se trata de otra prueba piloto del anarcocapitalismo en curso: ensayo del modelo neoliberal en Chile (1973), Plan represivo Cóndor del Pentágono en el cono sur (decenio de 1970), guerras de baja intensidad en América Central (decenio de 1980), Plan Colombia (decenio de 1990), crisis financiera inducida en Argentina (2001), limpieza étnica en México (2006).

 

No sólo el poder mediático le ha puesto sordina al asunto. Chovinismos seudopolíticos, sectarismos ideológicos, universalismos estrechos y otras distópicas utopías del otro mundo posible también han preferido silenciar su voz, y no precisamente por falta de información.

Publicado enInternacional