MÚSICA DESDE OTRAS COORDENADAS

¿Son legítimas la policía y la justicia comunitarias según usos y costumbres?

Hemos leído en La Jornada (13/1/13) que en las Costas de Guerrero se ha organizado en muchas comunidades la policía comunitaria, y aun desde 1995 el ejercicio de la justicia según usos y costumbres (como en la CRAC2). Y se nos informa que la policía del Estado se ha hecho presente en algunos pueblos, según versiones, para tomar bajo su responsabilidad a algunas personas acusadas de actos contra la comunidad, contra las leyes establecidas. Se acusa igualmente de que este tipo de organizaciones está socavando la soberanía del Estado y se organizan fuera de éste, y aun contra éste. Pareciera que luchan por una autonomía que el Estado debiera concederles. Creo que se usan categorías políticas que sería bueno meditar un poco.

 

En primer lugar, muchas de esas comunidades indígenas son anteriores al Estado colonial y aun al Estado independiente representativo liberal. Aunque no lo fueran en el tiempo, dichas comunidades por su naturaleza son también anteriores al Estado constitucional, ya que como parte del pueblo participan de la soberanía que se predica del pueblo en primer lugar, y en segundo lugar, y por derivación, del Estado. Reunida la comunidad en democracia directa en una aldea, pueblo o barrio urbano, esa asamblea es en acto el momento esencial, fundamental, del Estado en cuanto tal. La participación activa del pueblo en dicha asamblea constituye el momento primero, desde abajo y anterior a la representación3 del Estado. Todos los ciudadanos, y en mayor medida los indígenas por ser los más antiguos habitantes del territorio del Estado mexicano, son Estado en cuanto miembros participantes de esas asambleas en la base. Es un derecho anterior a la Constitución que ésta puede o no reconocer legalmente, pero que no se pierde legítimamente por no ser constitucional. La Constitución puede mejorarse y hacer constar en ella derechos que no formuló en una redacción anterior (quizá por falta de conciencia de los derechos de los indígenas, de la mujer, de los niños, de los ancianos, de los marginales, etcétera). Constitucionalidad y legitimidad no son lo mismo. Es desde la legitimidad que se puede cambiar y mejorar la constitucionalidad o legalidad de una norma legislada.

 

Los pueblos indígenas, afrodescendientes o mestizos de la Costa de Guerrero tienen entonces todo derecho a defender su seguridad, más cuando a la policía (y hasta al Ejército) se les ha visto negociar con grupos ilegales y por ello no defender las comunidades. Los hechos son por demás conocidos. La CRAC, en su inicio, debió luchar más contra la policía estatal que contra el crimen o los cárteles de la droga. Pero venció en su doble lucha y ha crecido, e imparte justicia sobre los criminales a quienes su policía comunal priva de la libertad y condena a penas impuestas según usos y costumbres. ¿Es esto ilegítimo o se trata de una autonomía usurpada antes de que le sea concedida?
Téngase claro. Dichas comunidades constituyeron (o debieron constituir constitucional y legalmente) al Estado. De todas maneras no hay que olvidar que siempre son Estado cuando están reunidas en comunidad en la base, según derechos ancestrales y racionalmente fundamentados. La legitimidad se deduce del consenso del pueblo (subjetivamente), desde donde se crean instituciones objetivas (por ejemplo, la Constitución o las leyes que la secundan). Si esto último falta (por injusticia histórica, por haber excluido a los indígenas o por falta de conciencia) sigue siendo legítimo el derecho consuetudinario que presiona para que el derecho promulgado lo instaure. Es decir, la autonomía o el derecho a la defensa de las comunidades indígenas a su seguridad no se lo otorga el Estado, sino que solamente lo reconoce y cuida que se cumpla. En su naturaleza (anterior a la juridicidad del acto) es legítima.

 

Pero además, el hecho de la presencia de la policía estatal para “recuperar” a los aprehendidos por la policía comunitaria debe situarse en el mismo contexto. La comunidad tiene derecho a juzgar en usos y costumbres a los delincuentes, derecho que no siempre reconoce el derecho promulgado. Dada la situación extrema de injusticia, de inseguridad, y contemplando la articulación existente de hecho entre el crimen y la policía estatal o el poder judicial, el pueblo (último sujeto de la soberanía, anterior al Estado, la policía, los jueces y el Ejército) tiene, por derecho humano, legitimidad en el ejercicio de su facultad judicativa. Que se reconozca legalmente o no puede ser objeto de negociación, pero teóricamente tiene ese derecho anterior al Estado representativo, o como el momento fundamental y primero del mismo Estado en su momento participativo en la asamblea de base, que es la olvidada esencia de la democracia.

 

El pueblo, las comunidades podrían exclamar: “¡El Estado somos nosotros!” Y, por tanto: “Ustedes (policía, gobernador, presidente, diputados… representantes) deben ejercer un poder obediencial4, y están por tanto a nuestro servicio y no como autoridad despótica”. Si todas las comunidades indígenas, agrícolas, barriales organizaran policías comunitarias podrían realmente cambiar la tremenda situación de inseguridad que vive el pueblo mexicano. Pero sería extremadamente peligroso para los poderes fácticos que gobiernan el país.

 

1 Filósofo.

2 Véase en Internet, bajo el concepto de “CRAC”, información sobre la “policía comunitaria”.

3 Véanse estos conceptos en mi libro Carta a los indignados, Editorial La Jornada, México, 2011: “La democracia participativa”, pp. 28ss.

4 Véase mi obra 20 tesis de política, Siglo XXI, México, 2006.

Publicado enInternacional
Sábado, 15 Diciembre 2012 06:21

Adiós, democracia, adiós

Adiós, democracia, adiós

Fuese o no verdad, concluida la guerra fría se popularizó la idea, en los países capitalistas, de vivir en democracia. Países ricos y pobres, dominantes y dependientes, debían asumir la tarea de crear o consolidar instituciones propias de una democracia representativa. El esfuerzo se adjetivó como la construcción de una orden mundial capaz de encajar democracia política y economía de mercado. En su empeño de construir un objeto imposible primó la mano invisible del mercado sobre los principios de la democracia, convirtiéndola en un cascarón vacío, paso previo para el advenimiento de una sociedad sumisa y ordenada. El mercado tomaba las riendas. El capital privado sustituía al Estado en la función fiscalizadora de las políticas públicas y sociales. Fortalecer la gobernabilidad, consolidar la gobernanza y crear un parámetro que midiese la calidad de la democracia” constituyó el núcleo del proyecto. Fue la manera de justificar la emergencia de gobiernos fuertes y ágiles, donde la mano dura sustituía el diálogo y la negociación social. Entre los criterios para el ranking de la calidad democrática se propusieron el estado de los derechos políticos y las libertades civiles, la representación de género, la aplicación de justicia, la soberanía, la corrupción o los niveles de satisfacción ciudadana. A medida que el mercado ha ido fagocitando la democracia el suspenso es generalizado, poniendo en claro que democracia, capitalismo y economía de mercado no son compatibles.

 

Los amos del capitalismo no tienen empacho en pregonar la llegada de un tiempo nuevo sin vínculos democráticos. Sus hacedores, las transnacionales, y el capital financiero rediseñan, bajo la tutela de los mercados, los límites del sistema mundo. Sus efectos conllevan un terremoto político. Los primeros edificios en resquebrajarse, aquellos que dan cobijo a la ciudadanía política y la democracia, acaban en ruina. La reconstrucción no busca restaurarlas; sobre sus cimientos edifica un nuevo orden de explotación. Su aparición no es casual, responde a un arduo trabajo que horadó lentamente los pilares la democracia. Bajo la tutela de Friedrich Hayek, en un hotel de los Alpes suizos, se funda en 1947 la sociedad neoliberal de Mont-Pelerin. Von Mises, Rawls, Friedman, Stigler, Popper, Coase o Buchanan son sus miembros destacados. Todos emprenden una cruzada contra Keynes y el estado del bienestar. Poco a poco, entre las elites políticas, crece su influencia doctrinal hasta contaminar los programas de los partidos políticos, sean conservadores, liberales, socialdemócratas, progresistas o democristianos.

 

Académicos e intelectuales de la “secta” crean institutos privados, fundaciones, centros de investigación, editoriales, medios de comunicación y de paso cambian los planes y programas en las universidades públicas y privadas de las facultades de economía y ciencias sociales. El ideario neoliberal gana terreno. Su mensaje no tiene dobleces. Si la democracia política representa un problema para la economía de mercado, nos deshacemos de ella. Para evitar ser tildados de antidemócratas proponen convertir la democracia política en democracia de mercado. Von Mises, mano derecha de Hayek, asienta la definición: “La democracia de mercado se desentiende del verdadero mérito de la íntima santidad de la personal moralidad de la justicia absoluta. Prosperan a la palestra mercantil, libre de trabas administrativas, quienes se preocupan y consiguen proporcionar a sus semejantes lo que éstos, en cada momento, con mayor apremio desean. Los consumidores, por su parte, se atienen exclusivamente a sus propias necesidades, apetencias y caprichos. Esa es la ley de la democracia capitalista. Los consumidores son soberanos y exigen ser complacidos.”

 


Crear una sociedad bajo los principios de la economía de mercado y renegar de la democracia no es tarea fácil. Se requiere gobernar con mano de hierro. Varios ejemplos preglobalización se esgrimen, aunque desaconseja la forma política de acceso al poder. El caso de Chile es recurrente. Quienes diseñaron las bases de la política económica de la dictadura, críticos de la democracia política, educados en los principios de la economía de mercado, se les considera unos adelantados y a Pinochet un iluminado. Bajo los atentos ojos de sus maestros, Hayek, Friedman, Rawls o Stigler, logran asombrar al mundo, pero no pueden sacudirse el pecado original, imponerlo a sangre y fuego. Paradojas de la vida, serán sus detractores quienes, tras 17 años de tiranía, le rediman y den su plácet. Exiliados y oposición consensuada alabaron sus logros y se reconvirtieron al catecismo neoliberal, ahora legitimado electoralmente. El siguiente ejemplo viene del viejo mundo. En 1979, sin desaparecidos, torturados y exiliados, Margaret Thatcher, en Gran Bretaña, gana las elecciones y asume el ideario pinochetista. El tercer ejemplo proviene de Estados Unidos. En 1981 el Partido Republicano aúpa a la Casa Blanca a Ronald Reagan. Tres experiencias que pusieron en el punto de mira las políticas de austeridad, los recortes y su devoción por instaurar una “democracia de mercado”. Sus gobiernos abrieron camino desarticulando el tejido de la sociedad política y civil. Sindicatos de clase, partidos obreros, organizaciones defensoras de los derechos humanos, fueron cuestionadas como instituciones democráticas. La propaganda en su contra acabó deslegitimando sus funciones y desacreditando a sus miembros. La crisis de la militancia y la desafección política fueron los primeros síntomas de un poder neoligárquico que imponía su cosmovisión totalitaria y antidemocrática. Los mercados no requieren mecanismos de negociación para solucionar los conflictos de clase. Una palabra fue copando el discurso político y la narrativa del neoliberalismo: austeridad. Los documentos de época insisten en dicho concepto para explicar los cambios introducidos en la gestión pública y la asignación de recursos. Los programas sociales son afectados bajo el principio de racionalidad y eficiencia. La desregulación acabó con el estado del bienestar y sus atributos compensatorios de las desigualdades económicas.

 

Los años 90 del siglo XX encontraron un camino abonado. Nada se oponía al relato neoliberal y el comunismo realmente existente se desarticulaba hasta desaparecer del mapa europeo. El camino queda expedito para profundizar las reformas. La democracia pierde batalla tras batalla. Aumentan las desigualdades y la pobreza resurge y la exclusión se consolida. Y en la primera década del siglo XXI ya nada parece inquietar. Día a día se suceden acontecimientos que nos hablan del total abandono de los principios democráticos como articuladores del orden social y político. Los ejemplos provienen de todas las esferas. La justicia, la cultura, la economía, la política, la educación, la sanidad, etcétera. El deterioro de la democracia coincide con la pérdida de control de la clase política de los mercados y sus representantes. La democracia ya no es la forma por excelencia de la dominación burguesa, expresa la reivindicación de las clases trabajadoras, explotadas, los pueblos originarios sometidos al colonialismo interno y las mujeres al dominio propio de una sociedad capitalista y patriarcal. En este sentido la democracia se incorpora como parte de un proyecto alternativo, anticapitalista, abajo y a la izquierda. De allí que bajo el capitalismo le demos la extremaunción. Adiós, democracia, adiós.

Publicado enInternacional
Chávez reitera el llamado a la unidad civil y militar en Venezuela

La Habana, 10 de diciembre. Con las alarmas encendidas, Hugo Chávez se enfrentaba este lunes aquí a la posibilidad de una cuarta operación de cáncer en año y medio, en una larga jornada que incluyó un nuevo llamado a la unidad civil y militar en Venezuela y una visita relámpago del presidente de Ecuador, Rafael Correa.

 

La estatal Venezolana de Televisión (VTV), que se capta aquí en cable, transmitió imágenes de una reunión de Chávez con miembros de su gabinete y altos mandos militares, poco antes de que el mandatario tomara el avión rumbo a La Habana, en las primeras horas del lunes.

 

Con vestuario y zapatos deportivos, Chávez tenía en sus manos la reliquia que llamó su atención el sábado, una espada que usó el libertador Simón Bolívar.

 

“Me voy y el alto mando político, aunque no lo entrego, lo delego y está en buenas manos”, dijo el mandatario. Así ratificaba su decisión de pedir el voto por el vicepresidente ejecutivo, Nicolás Maduro, en caso de que hubiera necesidad de nuevos comicios.

 

“Hasta más allá de esta vida vamos a ser leales a Hugo Chávez”, declaró Maduro más tarde durante un acto con Elías Jaua, aspirante oficialista a la gubernatura de Miranda para los comicios regionales del próximo domingo, reportó Afp.

 

Entrega a Nicolás Maduro la espada de Bolívar

 

En el mensaje sombrío del sábado anterior, Chávez confirmó que la enfermedad lo había sacado de la actividad pública, tras su relección del 7 de octubre, y reveló que era “absolutamente imprescindible” una nueva intervención, ante el rebrote de células malignas en la zona pélvica.

 

La urgencia era tal, que los médicos en La Habana le habían pedido que entrara al quirófano el viernes pasado o a más tardar durante el fin de semana. Chávez confió que la intervención implica riesgo y que sufre dolores “de alguna importancia”.

 

Pero quiso viajar a Caracas el jueves por la noche para anunciar desde ahí que considera a Maduro su eventual sucesor. Por lo pronto, el vicepresidente ejecutivo ejerce el interinato en lo que aún es una ausencia temporal del mandatario.

 

Esta madrugada, Chávez le entregó a Maduro la espada de Bolívar y aseguró: “El cuadro político de mando, la revolución, está en buenas

manos”.


Igual que el sábado, el líder venezolano habló esta madrugada con el hilo argumental de la unidad y la lealtad de su gente.

 

“Con el favor de Dios saldremos adelante”, alentó a sus ministros y jefes militares. “Sólo les pido, una vez más, fortalecer la unidad, trabajar unidos y no ceder a la intriga. Así que a seguir fortaleciendo la institución y mucho liderazgo. Les dejo mi corazón, mi agradecimiento y espero volver pronto.

 

“Confío en mis soldados, los oficiales, el ejército y las milicias que están en todo el territorio”, agregó Chávez, esta vez dirigiéndose en particular al alto mando de la fuerza armada bolivariana. “Estoy totalmente seguro, me lo dice mi corazón, que la patria está segura”.

 

Tomó el juramento del nuevo ministro de Defensa, el almirante en jefe Diego Molero Bellavia, designado apenas el pasado 29 de octubre, quien ofreció un sólido parte al jefe de Estado: “Cuenta con una fuerza armada leal a la revolución”.

 

La televisión cubana transmitió imágenes de la llegada de Chávez a la isla. Aún no amanecía cuando Raúl Castro, con uniforme de general de ejército (cuatro estrellas), recibió al aliado al pie de la escalerilla del avión, con saludo militar.

 

Chávez correspondió, llevándose la mano derecha a la sien. La conversación era animada, mucho más fluida que cuando ambos se despidieron cuatro días antes, en una escena de caras largas.

 

Con el líder venezolano venía su yerno, Jorge Arreaza, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, quien también estuvo en la reunión de gabinete del sábado.

 

Chávez tuvo que haberse trasladado de inmediato al Centro de Investigaciones Médicas y Quirúrgicas, el hospital cubano del oeste de la capital, donde se atiende.

 

Correa llegó a La Habana cerca del mediodía y tenía previsto volver a su país este mismo lunes. En una breve declaración a la prensa, dijo que quiso tener “un gesto de solidaridad con un hermano de corazón.

 

“Es un presidente histórico”, agregó Correa sobre su colega y amigo. “Vengo a darle un abrazo en nombre de Ecuador y de toda la patria grande”. Chávez “no está solo en esta lucha”

Publicado enInternacional
Viernes, 23 Noviembre 2012 06:42

Todo el poder para Mursi

Todo el poder para Mursi

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, decretó una enmienda constitucional que impide la apelación de sus decisiones ante cualquier instancia judicial y ordenó que se vuelva a juzgar a su antecesor, Hosni Mubarak, por la represión mortal de la revuelta que lo derrocó. La decisión del islamista Mursi, adoptada tras haber recibido una ola de elogios de Estados Unidos y otros países por haber logrado una tregua entre Israel y Hamas, fue criticada por la oposición, que acusó al mandatario, que ya ejerce el Poder Ejecutivo y el Legislativo, de haberse proclamado “nuevo faraón” de Egipto.

 

Modificando la Constitución que rige de manera provisional desde la caída de Mubarak, en febrero de 2011, Mursi también decretó la inmunidad del panel encargado de redactar una nueva Carta Magna respecto de cualquier fallo judicial a favor de su disolución. Los miembros cristianos y progresistas de la Asamblea Constituyente renunciaron al órgano la semana pasada en protesta por lo que consideran un secuestro del panel por parte de los Hermanos Musulmanes, el poderoso movimiento islamista del cual procede el presidente.

 

Los renunciantes acusan a los Hermanos de querer sacar adelante un texto con un sesgo islamista que restrinja los derechos de las mujeres y otras libertades individuales y margine a la minoría cristiana. Varios tribunales estaban examinando pedidos de disolución de la Asamblea Constituyente. El líder egipcio también decretó que todas las decisiones que haya tomado desde que asumió, en junio, hasta que se adopte la próxima Constitución y se elija un nuevo Parlamento –en el segundo trimestre del año próximo– no estarán sujetas a ninguna apelación ante la Justicia o ante otra autoridad.

 

También prohibió que cualquier tribunal disuelva la Cámara alta del Parlamento, que tiene pocos poderes reales y que también está controlada por los islamistas. Mursi no sólo ejerce el Poder Ejecutivo, ya que también detenta la autoridad legislativa desde que un fallo judicial anterior a su asunción, el 30 de junio, disolvió la Cámara baja del Parlamento, dominada por los Hermanos Musulmanes. Con el control de dos de los poderes del Estado, el mandatario había tenido frecuentes choques con el tercero, el Judicial, en los últimos meses.

 

“Hoy Mursi usurpó todos los poderes del Estado y se nombró nuevo faraón de Egipto”, escribió el líder reformista Mohamed El Baradei en su cuenta de Twitter. “Un gran golpe a la revolución que podría tener consecuencias funestas”, agregó. El mandatario también emitió otro decreto que ordena que se vuelva a enjuiciar a Mubarak, pidiendo nuevas investigaciones y juicios contra aquellos que ocuparon cargos políticos o ejecutivos en el antiguo régimen y están acusados de matar a manifestantes.

 

Mubarak fue condenado a cadena perpetua por no haber evitado la represión ilegal, que dejó más de 800 muertos en 18 días de revuelta. Sin embargo, muchos egipcios se sintieron muy molestos por el hecho de que no se lo haya condenado por haber ordenado la represión y porque no se haya dictado pena de muerte contra su ex jefe de seguridad Habib el Adly. En declaraciones a la cadena de televisión Al Jazeera, el portavoz presidencial, Yaser Ali, explicó que las medidas no implican que se vaya a restaurar la Cámara baja, sino que se celebrarán nuevas elecciones.

 

El Tribunal Constitucional tenía previsto pronunciarse próximamente sobre la validez de la actual Asamblea Constituyente, cuya composición ha sido recurrida por decenas de demandas. Con su resolución, Mursi se quita de en medio también a uno de sus rivales en el estamento judicial, el fiscal general del país, Abdelmeguid Mahmud, y somete la designación de este cargo, que hasta ahora correspondía a los propios jueces, a la institución presidencial.

 

El nuevo fiscal general será el magistrado Talaat Ibrahim Mustafa, de 54 años, gracias a una nueva ley que fija con carácter retroactivo, en cuatro años, el tiempo máximo para desempeñar este cargo. El conflicto entre Mursi y la magistratura se remonta hasta casi el momento de su elección como presidente. En una de sus primeras decisiones, el pasado julio, el mandatario ya revocó la disolución de la Cámara baja, para tener que rectificar sólo tres días después, tras recibir la negativa del Constitucional. También tuvo que dar marcha atrás en octubre, cuando cesó al fiscal general y 48 horas después se vio obligado a retractarse.

 

Mientras tanto, el ex candidato presidencial Amro Musa señaló que Egipto “entra en una etapa diferente, que no es la de la democracia que esperábamos o de la soberanía de la ley que pedíamos. Que Dios nos proteja”, exclamó.

 

La sucursal en Alejandría del influyente Club de Jueces, la principal asociación que agrupa a los magistrados egipcios, convocó a una reunión de urgencia para analizar las decisiones presidenciales, especialmente la destitución del fiscal general. “El Estado de Derecho está a prueba con estas resoluciones”, dijo Ezzat Awa, presidente de esa organización, y agregó que es posible que se convoque una asamblea general del órgano.

Publicado enInternacional
Viernes, 16 Noviembre 2012 06:18

Colombia: paz, tierra y derechos

Colombia: paz, tierra y derechos

El clima social ha cambiado. Lo que antes se decía a media voz, ahora se pronuncia abiertamente en calles, plazas y mercados. Los miedos históricos, que crecieron exponencialmente durante los ocho años del gobierno de Álvaro Uribe, van cediendo lentamente, aunque están lejos de haber desaparecido. En las ciudades se vive una situación bien diferente que en las áreas rurales, donde se hace sentir el poder armado de narcos y terratenientes.

 

El proceso de paz es sentido como algo irreversible por buena parte de la población. La esperanza es un signo de este tiempo en el que casi 80 por ciento apoya las negociaciones entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno encabezado por el presidente Juan Manuel Santos. Existen luces esperanzadoras y sombras que pueden abortar una vez más el camino de la paz. En todo caso, el escenario actual es bien diferente del que conocimos décadas atrás.

 

La primera diferencia es que la guerrilla llega muy golpeada a las negociaciones. Las últimas conversaciones, iniciadas en 1999, fueron consecuencia de los duros golpes tácticos infligidos por las FARC a las fuerzas armadas, que aprovecharon la distensión para recomponerse y dotarse de capacidad aérea y nuevas tecnologías aportadas por el Plan Colombia. Los militares colombianos, como buena parte de la clase dominante, siguen aspirando a aniquilar a la insurgencia, un viejo sueño que ahora se sienten en condiciones de hacer realidad.

 

En el país se especula con que uno de los objetivos del mando militar es provocar una división en la guerrilla entre quienes se sumarían a la desmovilización y un sector que podría continuar el conflicto. También es posible que descarguen un potente ataque para dar muerte a varios comandantes en medio de las negociaciones, como forma de presionar por concesiones.

 

La segunda cuestión que diferencia estas negociaciones de las anteriores es que los llamados cacaos, la élite del poder económico, acuerdan con Santos en la necesidad de llegar a un fin negociado con la guerrilla. Este sector, integrado por una burguesía urbana vinculada a las finanzas y la industria, apuesta a los negocios internacionales y a la modernización como forma de consolidar poder y ganancias. La imagen de un país en conflicto no suele seducir a los capitalistas.

 

Sin embargo, la arcaica clase terrateniente ganadera, cuyos intereses aparecen entrelazados con el narcotráfico y los paramilitares, no parece feliz con las negociaciones. La reciente masacre de 10 campesinos en un municipio del norte de Antioquia puede ser el comienzo de una escalada impulsada por este sector, que perdería poder con el fin del conflicto.

 

La clave de la paz es la tierra para los campesinos. La guerra de clases que comenzó hacia finales de la década de 1940 giró en torno de la tierra: terratenientes que se la arrebataban a campesinos que se armaron para defenderla. Lo que comenzó como una lucha por la sobrevivencia, para lo que crearon las autodefensas campesinas, se alargó en una guerra de cuatro décadas que se consuma en una verdadera contrarreforma agraria narco-terrateniente. Álvaro Uribe encarna a este sector.

 


La tercera diferencia es la realidad internacional y regional. El triunfo de Barack Obama beneficia los planes de paz de Santos y perjudica el obstruccionismo de Uribe. De todos modos, la Casa Blanca no tiene una política definida hacia América Latina, salvo la persistencia de la presión militar a través del Comando Sur. Pero los cambios que se siguen produciendo en la región empujan hacia el fin de la guerra colombiana.

 

La consolidación del proceso bolivariano luego del triunfo de Hugo Chávez implica que durante un largo periodo la diplomacia colombiana deberá elegir entre el conflicto o la cooperación con su vecino. Es claro que Santos optó por lo segundo. En Ecuador, luego de cuatro años Brasil vuelve a tener un peso decisivo. Estos días el BNDES firma el primero de una serie de préstamos para grandes obras de infraestructura que fue ganado por Odebrecht, la misma empresa que había sido expulsada en 2008.

 

El gobierno de Rafael Correa se había acercado a China en busca de préstamos para obras, pero los intereses son más altos y el país asiático exige petróleo como garantía de los préstamos. El gobierno ecuatoriano ofreció a empresas brasileñas que cuentan con créditos del BNDES un paquete de obras por 2 mil 500 millones de dólares (Valor, 12 de noviembre). El reposicionamiento de Brasil en Ecuador representa otra inflexión a favor de la integración regional, de la Unasur y del Consejo Suramericano de Defensa.

 

El cuarto aspecto es la difícil situación que atraviesan los movimientos sociales. Son ellos lo que podrían pesar en la mesa de negociaciones en temas decisivos como la tierra, mesa de trabajo que comenzó este 15 de noviembre en La Habana. Sin embargo, luego de algunos avances viven una situación de estancamiento y retroceso, sobre todo en las ciudades, donde la hegemonía cultural y política de las derechas es abrumadora.

 

El 12 de octubre los tres principales agrupamientos, la Marcha Patriótica, el Congreso de los Pueblos y la Coalición de Movimientos y Organizaciones Sociales de Colombia, convocaron una jornada de lucha recogiendo las principales demandas de la sociedad. La respuesta fue escasa y se movilizaron básicamente los universitarios. Una cultura política de corte patriarcal, jerárquica y masculina, anclada en las disputas por espacios de poder, sigue dominando dentro de los movimientos y bloquea la apertura hacia las diferencias.

 

Se abren tiempos nuevos en Colombia. El fin del conflicto es una posibilidad entre otras. Todos los actores tienen un “plan B” ante la eventualidad de un recrudecimiento de la confrontación armada. Todos menos los pueblos indígenas, los afrodescendientes y los sectores populares urbanos y rurales. Como les viene sucediendo a los nasa del Cauca, ellos sólo ganan con la paz, al contrario que las multinacionales mineras y los combatientes armados.

Publicado enColombia
Vivirá EU la elección federal más cara: 6 mil millones de dls.

Nueva York, 2 de noviembre. La presidencia, las 435 curules de la cámara baja, un tercio de los lugares en el Senado, más gubernaturas, alcaldías, legislaturas estatales, iniciativas tipo referendo estatales y hasta el puesto del alguacil antimigrante de Arizona Joe Arpaio estarán en juego el próximo martes 6 de noviembre.

 

Serán los comicios nacionales (presidencia y Congreso federal) más caros. El Center for Responsive Politics calcula que el total ascenderá a 6 mil millones de dólares; 2.6 mil millones de esa cifra son sólo de la contienda presidencial.

 

Todos los aspirantes ya están ofreciendo sus declaraciones finales y participando en sus últimos actos de campaña, con la elección pasando de la batalla aérea (la de persuasión y propaganda por los medios) a una terrestre, en la cual la competencia final es quién logrará generar más votos en las urnas.

 

La contienda entre el demócrata y presidente Barack Obama y el republicano Mitt Romney permanece empatada a escala nacional. El objetivo no es ganar la mayoría del voto popular, sino alcanzar 270 sufragios electorales, y eso será determinado por quien conquiste el voto en unos ocho estados clave. En estos días ha crecido la idea de que la llave de la puerta de la Casa Blanca es el estado de Ohio.

 

La economía, como ha sido el caso durante los últimos años, permanece como el tema prioritario de esta elección, y hoy se difundió la última estadística oficial sobre el tema. El gobierno anunció que se agregaron 171 mil empleos a la economía en octubre, más que los pronósticados, pero a la vez la tasa de desocupación se elevó ligeramente, a 7.9 por ciento. Fue el vigésimo quinto mes consecutivo de incremento del empleo durante el gobierno de Obama, hecho enfatizado hoy por su equipo de campaña, mientras los republicanos resaltaron que ese crecimiento ha sido muy lento.

 

Algunos argumentan un nuevo factor que podría también cambiar la dinámica de esta elección tan reñida: el huracán Sandy. De por sí la tormenta y su paso desastroso por la región más poblada de este país borró la elección nacional de las pantallas de televisión durante tres días, y en su lugar imperó la imagen del presidente y su equipo trabajando de manera efectiva con adversarios políticos prominentes, como el gobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie, y el alcalde republicano-independiente Michael Bloomberg de Nueva York, todos elogiando al otro, y llegando al punto en que Bloomberg, uno de los hombres más ricos de la nación, sorprendió al anunciar su apoyo a la candidatura de Obama.

 

De hecho, Romney casi desapareció del escenario durante dos o tres días por la gran tormenta, sumándose a la decisión de Obama de suspender sus actos de campaña a principios de esta semana (ambos continuaron enviando a sus promotores más destacados a actos en Florida, Ohio y otros estados clave, entre ellos el ex presidente Bill Clinton). En uno de los actos programados en Kettering, Ohio, Romney proclamó que era una acción de apoyo a las víctimas, pero ello no impidió que se proyectara un video sobre su vida. O sea, fue un acto de campaña disfrazado de solidaridad. Ahí declaró ante las cámaras que estaban empacando latas de alimentos para la Cruz Roja, para enviarlas a uno de los estados afectados que, “creo, es Nueva Jersey”. Poco después la Cruz Roja informó que no estaban solicitando dichas latas y que lo que se necesitaba eran fondos.


Romney sufrió otro revés cuando uno de los medios de mayor prestigio del mundo empresarial, The Economist, lo sorprendió al endosar al candidato que no se presenta como “empresario”, o sea, Obama. El argumento de la revista era que aunque no estaban de acuerdo con mucho de lo que había hecho el presidente, la otra opción simplemente no era aceptable.

 

Sin embargo, el hecho es que ambos candidatos están en una contienda tan cerrada que pocos analistas se atreven a apostar sobre el resultado. Ante ello, ambos aspirantes presidenciales están en un maratón intenso, últimas 96 horas antes de la elección, viajando a todos los estados considerados clave en el mapa electoral. Reflejando la importancia de Ohio, las giras de Obama lo tienen haciendo escalas en ese estado cada día hasta las elecciones, y Romney también pasará múltiples veces, mientras van a otros, como Florida, Virginia, Nevada, Wisconsin, Colorado, Iowa, New Hampshire, Carolina del Norte y, de pronto, Pennsylvania. Será en éstos donde, según los estrategas electorales de ambos, se determinará la elección nacional.

 

Por el momento la contienda se puede resumir en que Obama tiene la ventaja para ganar los 270 votos del colegio electoral, mientras Romney tiene buena probabilidad de ganar el voto popular a escala nacional. Si ello ocurre, Obama gana aunque pierda, gracias al sistema muy particular de las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

 

Pero como las encuestas proyectan un concurso posiblemente muy cerrado en varios estados que determinarán el resultado, las campañas de ambos candidatos ya están preparando el despliegue de ejércitos de abogados en lugares como Ohio y Florida, donde cada lado evaluará qué tanto cuestionar el proceso al concluir la fase del voto y su conteo.

 

Esta elección también determinará cuál de los partidos controla cada cámara del Congreso, aunque por ahora los indicadores señalan que no habrá mucho cambio, con los republicanos manteniendo su mayoría en la cámara baja y los demócratas el Senado.

 

A escala estatal y local hay múltiples disputas. Tal vez una de las más interesantes es la enfocada en un alguacil de Arizona que se ha convertido en figura nacional por su posición y acciones explícitamente antimigrantes. Organizados bajo frases como “Adiós Arpaio” y “Joe tiene que irse”, latinos, sindicalistas, religiosos y defensores de los derechos civiles y de los migrantes están promoviendo el empadronamiento y la participación de más latinos y otros para derrotar a Arpaio, reportó el New York Times. Sin embargo, el sheriff tiene un botín de 8.5 millones para efectos electorales, más que cualquier otro candidato local en la historia de Arizona, y apoyo de una red de simpatizantes locales y nacionales.

Publicado enInternacional
El Placer, el pueblo colombiano que vivió siete años sometido al terror
La primera fila de sillas de un pequeño teatro del centro de Bogotá está ocupada por cuatro mujeres, tres hombres y un niño que lucen una camiseta estampada con el mapa de Putumayo, un territorio al sur de Colombia donde los cultivos de coca han sido, por décadas, miel para narcotraficantes y grupos armados ilegales.
 

No son simples espectadores. De eso se enterará el auditorio 30 minutos después, cuando al encenderse las luces del teatro, se revelen como los protagonistas de la historia de El Placer, un pequeño pueblo colombiano que está a solo dos horas de la frontera con Ecuador y cuya historia parece sacada de un cuento de horror.

 
“Al ver esas imágenes se me aprieta el pecho”, dice un joven de El Placer que por primera vez visita la capital colombiana. Junto a él está una mujer que fue testigo de los siete años de terror a los que los paramilitares sometieron esta población, tildándola de guerrillera.
 

Rosa* salió huyendo –como muchos– el mismo día que 38 paramilitares del Bloque Sur Putumayo llegaron a El Placer y asesinaron a once personas el 17 de noviembre de 1999, señalándolos de ser guerrilleros.

 
Pero contrario a lo que solía ocurrir, esta vez los verdugos no expulsaron a los habitantes de El Placer. Su estrategia consistió en adueñarse del pueblo para controlar el negocio de la coca y castigar a todos los que tuvieran cualquier relación con la guerrilla. Se calcula que 200 hombres se dedicaron a vigilarlos y a confinarlos como si estuvieran presos.
 

Rosa tuvo la valentía de volver y cuenta que de lo primero que se apropiaron fue de una construcción de cuatro pisos –la más elegante de El Placer– que llamaban El Edificio. Lo mismo había sucedido años atrás con el frente 48 de la guerrilla de las FARC, que ubicó su base principal en esa casa donde paradójicamente hoy funciona una estación de Policía.
 

“A un hombre que culpaban de llevar encargos a los guerros [guerrilleros] y a otro que lo ayudaba, los amarraron y les quitaron las cadenas. Luego los sacaron en carro para matarlos. A otros sí los mataban dentro de El Edificio. Muchos permanecían tres días amarrados”, cuenta Rosa.
 

También apilaban –a la vista de todos– los cuerpos de paramilitares asesinados por las Farc. Incluso, algunos hombres que fueron señalados de ser guerrilleros terminaron de carne de cañón de los paramilitares que practicaban la enfermería. “En tres casos, las víctimas aún vivas, fueron objeto de cortes, suturas y punciones. Posteriormente fueron asfixiadas y sus cuerpos usados en las lecciones de necropsia, revela un informe titulado El Placer: coca, mujeres y guerra en el Bajo Putumayo, que acaba de publicar el Centro de Memoria Histórica, una institución creada por el Estado colombiano para recoger las voces de las víctimas y reconstruir su memoria.
 

“La guerra nos enseñó que para evitar la muerte había que callar, por eso en El Placer ha reinado la ley del silencio”, explica otra de las mujeres que está en el teatro y que da fe de las angustias que vivieron al pasar del dominio guerrillero al paramilitar. Cada grupo armado –explica– no se limitó a la guerra, sino que terminó interviniendo en asuntos tan íntimos como la forma de vestir, de hablar y hasta en la manera de celebrar la Navidad.

 
Matilde* afirma que la presencia de los guerrilleros molestaba a los habitantes porque ante tanta bonanza que traía la coca, terminaron extorsionando sin parar. “Sentíamos miedo pero no era presión. Con los paramilitares todo cambió. Teníamos que caminar derechito. Si mirábamos algo extraño, solo callábamos. Tenían retenes dentro del mismo pueblo y siempre nos tocaba alistar el bolsito con la cédula”, dice.
 

Eran tal el control, que los paras llegaron a pedirles que repitieran el número de la cédula al revés, de lo contrario eran tildados de "guerrilleros de civil" y castigados. A las mujeres, por ejemplo, las obligaban a recoger basura.

 
Pero la humillación más grande que soportaron las mujeres de este pueblo colombiano, fue ver convertidos sus cuerpos en objeto de control y deseo, al punto de que fueron clasificadas por los "paras" como "decentes" o "indecentes". Es ese suplicio que sufrieron las mujeres de El Placer en el que se centra el informe de Memoria Histórica, una investigación de la que también hace parte el documental Mujeres tras la huellas de la memoria, del que Rosa y Matilde son protagonistas sin rostro.

 
“Me querían llevar donde El indio, quien me metió en un cuarto de otra casa y me violó con un arma al lado de la cama. Luego volví a la casa y no le conté nada a nadie, ni a mi marido. Pasados unos días, El indio me dijo que si no me iba con él, mataba a mi familia […]. Mi familia me despidió diciéndome que era una perra, que me había enamorado del paramilitar. Nunca les conté la verdad”.
 

Este es uno de los casos que registra el informe de El Placer. La mujer estuvo secuestrada durante un año junto a cuatro más, a las que violaban permanentemente. Según su relato, llegaban borrachos, drogados y las apuntaban con armas cortas y largas. Ninguna podía salir y pasaban sus días lavando uniformes, limpiando la casa y cocinando.

 
Pero la esclavitud sexual fue solo la punta del iceberg. Los paramilitares regularon el negocio de la prostitución y pusieron en funcionamiento doce burdeles. Trabajar como prostituta resultaba rentable pero las mujeres con enfermedades de transmisión sexual fueron sometidas al escarnio público. Y no solo ellas. “Las de los bares tenían que hacerse su control (médico) pero también obligaban a las colegialas. Ellos (los paras) decían que eran ‘prostitutas calladas’, cuenta Rosa. Estos controles muchas veces fueron públicos y si alguna se contagiada del VIH, era asesinada y arrojada al río Guamuez.

 
Los atropellos continuaron hasta 2006 cuando se desmovilizó el Bloque Sur Putumayo. Aun así, muchas de las mujeres que fueron víctimas en El Placer continuaron en silencio. Solo hasta ahora, Rosa, Matilde y decenas de habitantes más, quisieron hablar de su dolor como un homenaje a la resistencia de todo un pueblo que se vio obligado a cargar con el estigma de ser ‘cocalero’, ‘guerrillero’ y luego ‘paramilitar’.

 
Hoy El Placer es un lugar silencioso. En El Edificio los policías hacen guardia y nadie niega que se respira otro aire. Pero la guerrilla quiere regresar y los ataca. El 5 de enero de este año, durante 40 minutos, les dispararon con fusiles e hirieron a dos uniformados.
 

“No estamos todavía a salvo”, repiten las mujeres al salir del teatro en Bogotá.

 
Se sabe que durante la expansión paramilitar en Colombia, la violencia contra las mujeres se convirtió en una de las formas más utilizadas para dominar a las comunidades. Sin embargo, los paras solo han confesado 89 delitos de violencia sexual en todo el país.


Por Elizabeth Reyes L. Bogotá 11 OCT 2012 - 19:58 CET

Publicado enColombia
Chávez nombra un vicepresidente civil con la vista puesta en su sucesión
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ganador de las elecciones presidenciales el pasado domingo, inició este miércoles las reformas en su Gabinete al nombrar al canciller Nicolás Maduro como su nuevo vicepresidente en sustitución de Elías Jaua, que competirá en las elecciones regionales de diciembre contra el líder opositor, Henrique Capriles. Paralelamente, Capriles anunciaba que se presentaría a la reelección como gobernador del Estado de Miranda.


La designación de Maduro confirma la estrecha relación que tiene con Chávez y coloca al nuevo vicepresidente en una buena posición para mantener viva la llama chavista más allá del presidente. En caso de que Chávez fallezca o simplemente quede inhabilitado para gobernar en el periodo final del mandato, Maduro asumiría el cargo de jefe del Estado. Si bien Maduro no cuenta con formación profesional ni estudios en relaciones internacionales, la presencia en los foros internacionales como interlocutor de confianza del mandatario venezolano le valió cierto renombre.


"Hasta esta semana tenemos a Elías como vicepresidente. Ha sido un excelente vicepresidente, gracias, Elías", dijo Chávez tras ser proclamado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) como el ganador de las elecciones presidenciales del pasado domingo por un 55,26 % de los votos frente al 44,13 % que obtuvo Capriles. En la sede del CNE y frente a un auditorio lleno, Chávez bromeó: "No le recomiendo a nadie que sea vicepresidente de la República" porque no es "cosa fácil" aguantarlo.


"Por eso, quiero que le demos un aplauso de apoyo, de estímulo al nuevo vicepresidente que es Nicolás Maduro", señaló el presidente, vestido con traje negro y corbata roja, quien obtuvo el domingo su tercera reelección consecutiva. Chávez destacó que Maduro "ha sido un gran servidor público" desde su paso como diputado del Parlamento hasta su cargo como canciller, que inició en agosto de 2006.


Nicolás, el conductor del metro


"Mira dónde va Nicolás, el autobusero. Nicolás era chófer de autobús en el metro y cómo se han burlado de él, la burguesía se burla", señaló el presidente venezolano al recordar el pasado laboral de Maduro, quien llegó a liderar un sindicato de conductores del metro de Caracas.


En su juventud, Maduro militó en la liga socialista y trabajó como conductor del metro de Caracas, posición desde la cual dio un salto al sindicato hasta llegar a ser uno de sus líderes, recordó CNN. A punto de cumplir 50 años, Maduro es uno de los ministros de Exteriores más jóvenes de la historia venezolana y uno de los ministros chavistas que más tiempo lleva en el mismo cargo, donde cumplió seis años.


Desde esa cartera, fue muy activo en la concreción de convenios entre Venezuela y China, Rusia, Bielorrusia e Irán. Muchos analistas ya creían que el canciller podía haber sido el candidato del chavismo en las pasadas elecciones en caso de que un avance de la enfermedad dejara a Chávez fuera de competencia.


De hecho, Maduro había formado parte del círculo chico del chavismo que trabajó para el triunfo de Chávez en las elecciones de 1998. Ese año logró un escaño en la Asamblea Nacional, la cual renovó en 2005, pero que dejó un año después para asumir como ministro. Actualmente, también forma parte de la directiva de la petrolera estatal venezolana PDVSA y está casado con la Procuradora General de la República y ex presidenta de la Asamblea Nacional, Cilia Flores.


El nuevo vicepresidente venezolano, que reemplazará a Elías Jaua, tuvo un papel activo desde la Unasur durante la destitución de Fernando Lugo. Incluso la oposición paraguaya y el Gobierno de Federico Franco lo acusó de haber instado a las Fuerzas Armadas a levantarse a favor del ex mandatario. Anteriormente, se implicó a fondo en la condena internacional del golpe de Estado contra el expresidente de Honduras Manuel Zelaya en junio de 2009.


También se le cita como hombre clave en la normalización de las relaciones diplomáticas entre Venezuela y Colombia tras la elección de Juan Manuel Santos como presidente de Colombia. La relación, que durante el mandato del presidente Uribe estuvo llena de enfrentamientos verbales entre ambos Gobiernos e incluso movimientos de tropas amenazantes en la frontera, ha derivado hacia una fructífera colaboración antiterrorista.


Chávez no precisó quién sustituirá a Maduro como canciller del país, pero sí recordó el futuro político de Elías Jaua. Desde hace meses, el mandatario insistió en que mandará a Jaua para competir en Miranda con Capriles, que gobierna desde 2008. Jaua, a quien Chávez definió como un hombre "noble, trabajador, honesto, entregado, inteligente y humilde", era vicepresidente de Venezuela desde enero de 2010.


Estos primeros movimientos del Gabinete forman parte de la "dinámica que ya entró en acción, los nuevos motores" para el nuevo periodo 2013-2019, aseguró Chávez en su discurso tras ser proclamado. El domingo, Chávez fue elegido para un cuarto mandato consecutivo que llevará su revolución socialista a 20 años de poder. Desde el pasado lunes, Capriles retomó sus funciones como gobernador de Miranda, que durante el mes que ha durado la campaña electoral han sido desempeñadas por el número dos del Ejecutivo local, Adriana D'Elia.


Agencias Caracas 11 OCT 2012 - 10:20 CET

Publicado enInternacional
¿Colapso de la globalización y surgimiento del nacionalismo?
Uno de los signos inequívocos de la decadencia occidental” a los dos lados del Atlántico norte –en plena crisis financiera, económica, social, política, energética, alimentaria, ambiental: es decir, “crisis multidimensional y civilizatoria”– es la ausencia de una rigurosa crítica cartesiana y su sustitución por la intoxicación masiva de una crapulosa propaganda hollywoodense que propalan los oligopólicos multimedia: engendros de la plutocracia que controla la desregulada globalización financierista que ha caído en un solipsismo cacofónico.


De allí que los conceptos antitéticos al modelo de la globalización imperante sean marginales en el mejor de los casos y gocen de mínima difusión, ya no se diga penetración, y hasta parezcan descabellados para la aplastante mayoría de una ciudadanía global más desinformada que nunca, paradójicamente, pese a su hiperconectividad.


No hay que hacerse ilusiones: lo seguro es que la plutocracia financierista que controla el oligopolio multimediático global cesará su desinformación de corte goebbeliano cuando fenezca el modelo que defienden sus egoístas intereses singulares. El zar ruso Vlady Putin confiesa que la situación financiera global se encuentra fuera de control y el almirante Stavridis, de EU, comenta que el mundo tiene parecido a 1914 en los Balcanes, mientras Chris Hedges, premio de periodismo Pulitzer, se aventura una vez más a sentenciar temerariamente –para los parámetros del ocultismo multimediático de corte hollywoodense en EU– “El colapso de la globalización” (Truthdig, 28/3/11) y que refrendó en una reciente intervención en Tv (YouTube, 30/4/12).


El extenso análisis de Hedges es vibrante, de corte periodístico, y su principal argumento radica en llamar en EU “a despertar del autoengaño colectivo para realizar actos sostenidos de desobediencia civil (¡supersic!) contra el Estado de las trasnacionales plutocráticas” para impedir “ser propulsados a una catástrofe (sic) global”.


Cita a John Ralston Saul, quien demostró puntualmente que “cada promesa de la globalización ha sido una mentira”. A mi juicio, el canadiense Ralston, presidente de PEN International, es uno de los óptimos pensadores humanistas del mundo, quien sorprendió gratamente con su libro El colapso del globalismo y la reinvención del nuevo mundo, donde plantea desde 2005 el retorno del nacionalismo. El argumento nodal del enorme Ralston (muy subvaluado) en su profético libro de hace ocho años es que la globalización se desvanece en pedazos contradictorios y que los ciudadanos retoman la bandera de los intereses nacionales frente a los fracasos del manager (el director empresarial) quien es más bien un “tecnócrata” incapaz de conducir a las sociedades.


Hedges no dice nada nuevo, pero condensa magistralmente todas las críticas conocidas contra la plutocracia global que ha devastado a las clases medias de EU y del mundo, ya no se diga empobrecido aún más a los desposeídos.


Mi crítica amable quizá consista en que le faltó la disección del mundo plutocrático en la fase de la desregulada globalización financierista y que se concentra en el poder de la bancocracia, específicamente de los 13 banksters de Wall Street (ver libro al respecto de Simon Johnson, ex director de Economía del FMI). La misma crítica amigable se puede hacer a Joseph Stiglitz y a Paul Krugman, quienes han fustigado juiciosamente los defectos económicos de la globalización, pero que, en forma extraña, nunca abordan el cáncer financierista consustancial de la desregulada globalización posmoderna y cuyas metástasis han alcanzado todos los rincones del planeta.


A mi juicio, para entender la verdadera dimensión de la crisis multidimensional / civilizatoria se debe abordar el cáncer financierista que explayan excelsamente Andy Coghlan y Debora MacKenzie (New Scientist, “Revealed: the capitalist network that runs the world”, 19/10/11).


Habría que reconocer que el libro del difunto Giovanni Arrighi –asiduo invitado al solvente Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, de la escuela braudeliana de pensamiento que sigue otro ilustre pensador, Wallerstein– El largo siglo XX (Verso, 1994), demuestra cómo las crisis financieras constituyen la fase constante de los ciclos del intermitente colapso capitalista desde el siglo XVII (modelos: genovés, holandés, británico y estadunidense). Vale la pena citar algunas frases lapidarias de Hedges, quien cataloga las revueltas que cunden en el planeta como “el presagio del colapso de la globalización”: “Presagian un mundo donde los recursos vitales, incluyendo alimentación y agua, empleo y seguridad, son más escasos y difíciles de obtener. Presagian la creciente miseria de centenas de millones de personas que se encuentran atrapadas en estados fallidos sufriendo la escalada de la violencia y la pobreza paralizante. Presagian crecientes controles draconianos y la fuerza usada para proteger a la élite plutocrática que orquesta nuestro fallecimiento (¡supersic!)”. ¿No servirá el concepto hollywoodense de “Estado fallido” para dividir al mundo con una visión neofeudal tecnoamurallada entre el castillo tecnocrático de la plutocracia y sus alrededores relegados? A mi juicio, el muy trillado “estado fallido” es un muro conceptual que separa al uno por ciento de la plutocracia global del resto de la humanidad desahuciada.


Hedges arremete contra “los capitalistas plutocráticos, quienes han tomado el control de nuestro dinero, alimentos, energéticos, nuestra educación, nuestra prensa, nuestro sistema de salubridad y nuestra gobernación como enemigos (¡súpersic!) mortales a ser vencidos”.


A propósito, en fechas recientes fue publicado un estudio en EU que exhibe la estrepitosa pérdida de credibilidad de sus desinformadores multimedia.


Comenta Hedges que “una alimentación adecuada, agua limpia y una básica seguridad se encuentran ya inalcanzables a quizá la mitad de la población mundial”.


Fustiga la “utopía del mercado que debe determinar la conducta humana y permite que las trasnacionales y las firmas de inversión continúen su asalto especulando con materias primas para elevar el precio de los alimentos” y “permite que la industria de guerra absorba la mitad (¡supersic!) de todos los gastos del Estado, generando billones de déficit, y lucrando con conflictos en Medio Oriente, que no tenemos oportunidad de ganar y permite que las trasnacionales evadan los controles más básicos y las regulaciones para cimentar en su lugar un neofeudalismo global”. A mi juicio, nos encontramos en un paradójico “feudalismo tecnológico”: una humanidad retrocedida a la Edad Media, mientras la plutocracia financierista controla fines y medios con una pasmosa tecnología jamás soñada.


Contundente, Hedges sentencia que “la última gente que debería estar a cargo de nuestro abastecimiento alimentario o de nuestra vida social y política, sin mencionar el bienestar de los niños enfermos, son los capitalistas plutocráticos y los especuladores de Wall Street”. Amén.


alfredojalife.com

@AlfredoJalife

Publicado enInternacional
Martes, 09 Octubre 2012 07:23

El mapa de Venezuela se tiñó de rojo

El mapa de Venezuela se tiñó de rojo
Afiches caídos, calles vacías y subtes con pocos pasajeros, así estaba el centro de Caracas después de unos comicios históricos y unos festejos que duraron hasta la mañana. Nada de lo que algunos alertaron ocurrió, sino todo lo contrario: las elecciones transcurrieron en calma y la misión observadora de la Unión de Naciones Sudamericanas elogió el sistema electoral venezolano. El ganador Hugo Chávez no habló más que por Twi-tter. “Créanmelo: he sostenido una amena conversación telefónica con Henrique Capriles! Invito a la Unidad Nacional respetando nuestras diferencias!” Y su rival de la derecha también usó esa red social para enviarles un mensaje a sus seguidores. “Recibí llamado de Pte Chávez. En nombre de + 6.500.000 venezolanos hice un llamado a la unidad del país y el respeto a todos.”


Los últimos datos del Consejo Nacional Electoral son reveladores: Chávez obtuvo el 55,14 por ciento de los sufragios (poco más de ocho millones) y el candidato de la Mesa de Unidad Democrática consiguió 44,24 votos (6.500.000).


De acuerdo con éstos, el mapa se tiñó de rojo: el oficialismo ganó en 22 de los 24 estados, incluyendo los más populosos y bastiones de la oposición como Miranda, Zulia y Carabobo. Y la Mesa de la Unidad se impuso sólo en los estados Táchira y Mérida. Las encuestadoras Datanálisis y Gis XXI fueron las únicas que anticiparon un resultado bastante similar al que terminó dándose –Datanálisis pronosticó una ventaja del líder bolivariano de 49 a 39 y Gis XXI de 55 a 44–. El resto de las consultoras mostraban tendencias de las más disímiles que no hicieron más que desconcertar a los analistas.


El presidente de Datanálisis, José Vicente León, señaló en diálogo con este diario que uno de los datos novedosos de la elección del domingo fue el record de participación del 80 por ciento, pese a que el voto no es obligatorio. “Indica que un sector de población joven que antes no votaba lo hizo esta vez.”


Otro de los aspectos que destacó el analista es el cruce de votos. “Chávez ganó en estados en donde gobierna la oposición y esto se debe a que es un voto dirigido a la persona y no tanto al partido socialista.” Según el consultor, Capriles penetró en otros estratos sociales más allá de los que tiene garantizados como la clase media y alta para poder obtener el 44 por ciento de los sufragios. Probablemente Capriles haya convencido a un sector de las clases populares de que él era un hombre de centroizquierda y admirador confeso del brasileño Lula da Silva, y que iba a continuar con la política de inclusión social del gobierno boliviariano.


Precisamente entre los logros de los catorce años de gobierno de Chávez se pueden enumerar: la reducción de la pobreza y del de-sempleo, la eliminación del analfabetismo y el acceso gratuito al sistema de salud, motivos por los cuales ocho millones de venezolano lo votaron. Rodrigo Cabezas, diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela, hizo su valoración de los comicios.


“El resultado de las elecciones demuestra que en Venezuela se realiza una revolución y que de esto son conscientes millones de ciudadanos. Si no, no hubiéramos podido resistir el embate de la campaña internacional de desprestigio de las oligarquías mediáticas como el diario ABC de España y O Globo de Brasil, que también se da con los medios venezolanos.”


El dirigente oficialista elogió la actitud de la oposición, que reconoció los resultados enseguida. “Capriles admitió la derrota, y esa actitud aleja a la oposición de la posibilidad de buscar el poder por la violencia”. Se le pregunta por qué después de 14 años están rotos los canales de diálogo entre el gobierno y la derecha. “No hemos tenido un interlocutor claro en la oposición. Es una mezcla de liderazgos, pero Capriles puede ser ese interlocutor. Estas elecciones demostraron cuánta civilidad puede haber para dirimir las controversias” señaló Cabezas.


Cuando se trata de hablar de los temas pendientes del gobierno, muchos venezolanos, pero en particular la clase media, se muestra preocupada por la inseguridad, la corrupción y la ineficiencia de las empresas del Estado. Cabezas concede dos de estos asuntos como prioritarios. “La seguridad es un tema urgente. Debemos lograr tener una presencia definitiva de la policía nacional bolivariana que sea el modelo de combate a la mafia, las bandas, los contrabandistas.” Y el otro tema es la política económica. “Tenemos que ser capaces de desarrollar una industria y esto nos trae al Mercosur. Venezuela debiera poner en marcha una política agresiva de industrialización especializada para las exportaciones”, señaló quien fuera viceministro de Finanzas en el gobierno de Chávez.

Publicado enInternacional