Una buena ocasión para echarse una siesta. Aunque no podemos verificarlo, esta foto circuló en twitter como auténtica el 15 de diciembre pasado y muestra lo que los resultados y numerosos testimonios confirman.

El pasado 15 de diciembre, en unas lánguidas elecciones que lograron el mayor porcentaje de abstención en la historia de Chile –sólo un 42% de los ciudadanos acudió a las urnas– Michelle Bachelet fue elegida, en segunda vuelta, presidenta del país para el periodo 2014-2018.

 

Esta médica de 62 años, integrante del Partido Socialista (el mismo de Salvador Allende), hija de un general de aviación muerto en 1973 después de ser torturado bajo la dictadura de Pinochet, ya había detentado la primera magistratura en el período 2006-2010. A pesar de enfrentar en ese cuatrienio la masiva movilización de estudiantes secundarios (la "Revolución Pingüina") y después de tener que lidiar con la inconformidad generalizada en la capital por la puesta en funcionamiento de un Transantiago mal diseñado1, terminó su mandato con índices de aprobación del 80%, atribuibles más a su imagen maternal (sostenida en medidas de asistencia social) que a los logros de su gobierno.

 

La calidez de su imagen, sin embargo, aunque contribuyó a darle en las recientes elecciones un 60,9% de la votación, no logró el milagro de una participación masiva del electorado. Al contrario, a pesar de que el 2012 se había aprobado el voto voluntario con el claro objetivo de incorporar a cinco millones de ciudadanos no inscritos a "la fiesta de la democracia", su coalición (rebautizada con el nombre de Nueva Mayoría y recargada con el apoyo del Partido Comunista) obtuvo 250 mil votos menos que ocho años antes: 3.470.055, solamente un 25,57% del potencial electoral. El nuevo voto voluntario desnudó en los sufragios lo que antes se mantenía escondido...

 

...un profundo malestar ciudadano

 

A decir verdad, el malestar ciudadano comenzaba a expresarse con claridad en las calles con la dimensión alcanzada en el 2006 por la "Revolución Pingüina" que rebasó ampliamente el ámbito estudiantil, y posteriormente por el movimiento estudiantil de los años 2011-12, así como por la acción de fuertes movimientos sociales regionales y sectoriales. En particular el movimiento estudiantil, desde el 2011, fue mucho más lejos que cualquier reivindicación puntual, cuestionando los pilares del sistema, entre ellos el criterio del lucro como ordenador social; al hacerlo, logró un alcance social y político profundo, convirtiéndose en una especie de "antena política" de un sentir extendido.

 

En general, la abstención no es en realidad una sorpresa para las diferentes expresiones políticas en Chile: expresa un escepticismo palpable y extendido. Pero este malestar produce perplejidad a la clase política: según algunas encuestas, las demandas de los estudiantes se acercan a un 80% de aprobación; ¿por qué tanta insatisfacción en un país que es modelo de América Latina y que incluso, según el Banco Mundial, se encuentra entre el grupo de países de ingresos altos (con 20 mil dólares de ingreso per cápita)?

 

La estrategia de la Nueva Mayoría

 

Desde cierta óptica, podría decirse que el programa de gobierno de la nueva presidenta "coge el toro por los cuernos". Según su página web, su programa "tiene como eje central una gran reforma estructural a la educación pública".

 

En efecto, con una reforma tributaria de corto alcance, el próximo gobierno extenderá los subsidios a la educación superior y –sin tocar un pelo su "estructura", y su carácter de negocio– ofrecerá educación gratuita, o sea, subsidiada por el Estado. La dirección de este esfuerzo es evidente: el desmonte del movimiento estudiantil.

 

Pero al lado de estas pequeñas reformas al funcionamiento de la educación superior y a la base tributaria necesaria para adelantarla, hay un tercer eje: la reforma constitucional. Según anuncia, el nuevo gobierno presentará en este sentido un proyecto de ley al Parlamento durante el segundo semestre del año.

 

Aunque podría sonar bastante audaz y progresista, esta propuesta es en realidad conservadora frente a la alternativa de desencadenar un proceso de participación popular hacia una Asamblea Constituyente (AC). La reivindicación de AC fue levantada por varios candidatos presidenciales y agrupaciones políticas (incluyendo sectores dentro de la Nueva Mayoría) en el transcurso de la campaña presidencial, y recoge una convicción extendida de que un nuevo orden constitucional debe levantarse sobre la participación y la voluntad de gente "de a pie" y no sobre una negociación dentro de la clase política.

 

Alrededor de los tres ejes mencionados, la Nueva Mayoría suma ahora al Partido Comunista (PC), que no representa un caudal electoral significativo. Tomando en consideración esta realidad, entonces, ¿Qué razones hay para su incorporación a la antigua Concertación? Una imagen (ver foto inicio) puede explicarlo de manera directa: Bachelet celebra el triunfo en las elecciones parlamentarias de Karol Cariola y nada más y nada menos que de Camila Vallejo, que se transformó en la "estrella de la Corona" del PC con su amplia figuración en el 2011 como dirigente del movimiento estudiantil. Aunque menos mediática, Karol Cariola fue líder destacada del mismo movimiento y se convirtió en la secretaria general de la Juventud Comunista. El interés de la antigua Concertación por los líderes juveniles es claro, particularmente en su propósito de desactivar el movimiento estudiantil2. Y el Partido tiene allí una importante presencia.

 

Estos ejes programáticos, la nueva sociedad con el PC y un arsenal de medidas de un marcado carácter asistencial, configuran no una política de Estado, sino una política de respuesta al movimiento social. Se concentran en desactivar al movimiento estudiantil y cortar el paso a la difusión de la idea cada vez más popular de Asamblea Constituyente, que podría desencadenar un reordenamiento profundo de la sociedad chilena. Pero ¿se podrá desactivar el movimiento estudiantil con medidas concentradas en los costos que un estudiante y su familia tiene que asumir hoy en día? ¿Se podrá debilitar el empuje de la idea de AC con una reforma parcial negociada?

 

La respuesta a estas preguntas apunta al fundamento de lo que los últimos gobiernos han tenido que asistir: la dimensión y alcance del escepticismo del pueblo chileno.

 

El modelo político de la Concertación: el interesante caso de la cooptación masiva

 

Como el gráfico anexo muestra, en los últimos 24 años no siempre hubo apatía electoral. Con el paso a segundo plano de Pinochet, en el año 1989, la población se volcó masivamente a las urnas y dio su apoyo al gobierno que comenzaba. Sin embargo, como también se capta en líneas gruesas en el gráfico, las generaciones subsiguientes no fueron atraídas por la propuesta de la Concertación. ¿Por qué esta propuesta no funcionó con las nuevas generaciones? Establecer por qué sí funcionó con las anteriores puede ayudar a entenderlo.

 

En realidad, la dictadura fue indispensable en Chile para la instalación del modelo económico neoliberal. Este solo pudo insertarse y despegar a sangre y fuego, utilizando la barbarie; no era posible hacerlo rápidamente de otra forma.

 

Pero la brutalidad tenía su límite de agotamiento. Y cuando este límite se alcanzó, los beneficiarios del modelo chileno tuvieron que buscar otra opción política para extender la obediencia y pasividad de la población.

 

Es aquí donde empezó a construirse laboriosamente el modelo de la Concertación, controlado inicialmente desde la Democracia Cristiana (DC). Básicamente consistió en que el poder económico cooptó masivamente al personal político de la izquierda chilena, a sus intelectuales y líderes, con símbolos, imágenes y discursos socialistas incluidos. Suavemente, casi de manera inadvertida, los líderes revolucionarios se convirtieron en "hombres de negocios" y empezaron a codearse con la alta sociedad. Sus bases fueron capturadas con ellos, en cuanto continúan siéndoles fieles hasta el día de hoy. Pero la clave de su eficacia –el recurso ideológico– estuvo y está aún hoy en las lealtades, en los imaginarios y en una tibia reivindicación de los derechos humanos; no precisamente en la movilización política o en la contundencia de sus propuestas.

 

 

Para captar el funcionamiento de este recurso, una anécdota del año 2011 nos puede ayudar. En un programa de televisión de alta sintonía se enfrentan Sergio Bitar, prestante personalidad de la Concertación y Francisco Figueroa, líder estudiantil: "La Concertación y la derecha deben dejar de ser el brazo político de la banca", expresa en medio del debate el dirigente estudiantil, con voz calmada. Bitar, desencajado, vocifera: "Yo fuí ministro de Allende, fuí exiliado, viví en el extranjero, me torturaron... No voy a aceptar que un cabro chico [un "pelao"] como tú me diga..."3.

 

Las declaraciones de heroísmos pasados no bastan para embaucar a las nuevas generaciones y cansan ya a las anteriores. Lo que asoma la cabeza abiertamente es el agotamiento de este recurso para mantener la pasividad y la obediencia del pueblo chileno. Pero esta pérdida de legitimidad de los operadores políticos amenaza algo más de fondo: la viabilidad y continuidad del modelo neoliberal en Chile, precisamente el país en el que éste arrancó a plenitud. Pone en riesgo, además, la continuidad de la propuesta económica y política de Estados Unidos para América Latina. No se trata sólo del escepticismo con la clase política; se trata también de un malestar social que apunta al modelo económico mismo.

 

El "exitoso" modelo chileno

 

Para caracterizarlo en pocas palabras, el modelo neoliberal puesto en práctica en Chile consistió en dejar actuar libremente la lógica del capital, que es la lógica de la ganancia en el terreno de la estrategia económica y del lucro en el terreno personal, social, cultural.

 

Mientras el modelo obtenía acogida en la ideología de la clase media, afín a la aspiración de éxito económico y ascenso social, abrió de par en par las puertas de la economía nacional, eliminando las restricciones de origen político a la voluntad de los grandes capitales transnacionales.

 

Desde un punto de vista económico, esta ideología propone algo muy razonable: que cada país se abra al mundo y dé lo que mejor puede dar. Pero cuando es la lógica del capital (y su criterio supremo, la ganancia) la que establece qué es lo valioso, este país se convierte en una oportunidad de ganancias aprovechada frenéticamente hasta que el país se agota.

 

Así de claro. Si hay una palabra que resuma el comportamiento del poderoso capital transnacional en Chile es "saqueo"; si hay una palabra que sintetice el efecto de esta política en el mismo país, es "arrasamiento". En realidad, lo que mantiene viva a la economía chilena en el concierto internacional no es su "competitividad" o "dinamismo"; es... el cobre, un recurso natural reprivatizado ya en un 75% y que representa el 57% del total de las exportaciones; se suman a éste otros metales, así como la madera y la pesca. Pero la extracción de los recursos sin un sólido control estatal ha producido el agotamiento, ya sea de los recursos mismos, ya sea de lo necesario para extraerlos: agua, electricidad, biodiversidad y... seres humanos4.

 

Y cuando el costo es el ser humano, su cultura y su hábitat (el planeta entero), los indicadores muestran una limitación de fondo, que se capta con claridad en la aguda expresión del poeta Nicanor Parra: "Hay dos panes. Usted se come dos. Yo, ninguno. Consumo promedio: un pan por persona".

 

El saqueo de los recursos naturales y humanos en Chile no se reduce a tres o cuatro rubros. La lista es interminable, pues las posibilidades son infinitas cuando lo que está al mando es una imaginación motivada por el afán de lucro.

 

Es esta realidad que ha generado un profundo malestar en el pueblo chileno la que está detrás de la abstención, la que le dio proyección al movimiento estudiantil más allá de lo reivindicativo y la que le está brindando un formidable impulso a la aparición y desarrollo de nuevas alternativas políticas que superan lo contestario y apuntan a políticas de Estado serias. Sin quererlo, el neoliberalismo y sus operadores ya hicieron el trabajo de reunir en un país, Chile, la esencia de lo que el mundo no debe ser. Cada chileno se da cuenta ya, aunque sólo sea íntimamente, de cómo no deben ser las cosas, de algunos puntos centrales que son completamente inaceptables para la raza humana, para la subsistencia del planeta, para un sentido mínimo de dignidad. No se necesita en este momento profesar una ideología política determinada para darse cuenta de las consecuencias extremas de este modelo.

 

¿Qué viene?

 

Durante este año se pondrá en juego, con toda la decisión y los recursos posibles, la estrategia del gobierno de Bachelet. Este esfuerzo se orientará muy claramente hacia la desactivación de dos movimientos: el estudiantil y la confluencia social por la AC.

 

Si tiene éxito, resultará en el fortalecimiento de la Nueva Mayoría, y particularmente de la nueva sociedad con el PC. Un fracaso de esta estrategia llevará a más tensiones y probablemente a un rompimiento de la Nueva Mayoría con el desprendimiento de un sector importante de la DC y la conformación de una nueva alianza de derecha, excluyendo al pinochetismo militante, o sea, a la Unión Demócrata Independiente (UDI).

 

Por el lado del campo popular, el movimiento estudiantil será afectado en su interior por el enfrentamiento entre el PC (y sus aliados de la Nueva Mayoría) y sectores más radicales dispuestos a profundizar y proyectar la movilización. La opción por la AC se verá desafiada desde el poder, pero será el núcleo de encuentro entre movimiento estudiantil, movimientos sociales y alternativas políticas diversas. Pero ¿qué hay de estas alternativas políticas?

 

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales, uno de los hechos más significativos fue el desplome electoral del carismático Marco Enríquez-Ominami –hijo biológico del mítico dirigente del MIR muerto en combate contra la dictadura de Pinochet–, que cuatro años antes había obtenido un prometedor 20% de la votación. Su propuesta, un tanto ecléctica, que había intentado situarse a medio camino entre Concertación y Alianza, se desdibujó frente a las políticas más definidas que desplegadas en el escenario político nacional más recientemente. Sin embargo, Enríquez-Ominami se declara hoy partidario de una Asamblea Constituyente, en contravía de la propuesta del nuevo gobierno.

 

Pero quizás el hecho más interesante fue que a pesar de una votación en apariencia insignificante del 2,76%, empezó a tomar forma una propuesta política inspirada en estas movilizaciones estudiantiles, que logró reunir a decenas de pequeñas agrupaciones detrás de la candidatura de Marcel Claude.

 

Sin recursos económicos y sin una organización sólida de carácter nacional, esta candidatura se fue consolidando casi desde cero en la escena política, y al decir del mismo candidato competidor Marco Enríquez-Ominami, "fue un superproyecto, de impacto, que tuvo el coraje de poner los temas muy por delante y de pelear"5.

 

Entre sus temas, el cuestionamiento del papel del lucro en la regulación de lo público en el país, la necesidad de la refundación del Estado chileno –empezando con una Asamblea Constituyente–, el rescate para lo público de la educación, la salud y las pensiones, la nacionalización del cobre y la defensa de los recursos naturales, hoy a merced del interés privado.

 

De esta manera gana perfil en el campo popular una confluencia entre movimientos sociales y políticos alrededor de la bandera de la Asamblea Constituyente. Queda por ver si la estrategia de Bachelet, con todos los recursos que pondrá en sus manos una nueva reforma tributaria, logra desactivar esta confluencia. Pero el signo de los tiempos no parece tan favorable al gobierno que comienza.

 

1 Sistema de transporte inspirado en el Transmilenio de Bogotá, pero sin troncales.
2 También Giorgio Jackson, destacado dirigente del movimiento del 2011, integrante de una pequeña organización política, Revolución Democrática, fue elegido al parlamento, por el retiro unilateral del candidato de la Nueva Mayoría en su circunscripción.
3 http://www.pressenza.com/es/2011/08/xla-concertacion-y-la-derecha-deben-dejar-de-ser-el-brazo-politico-de-los-bancosx/.
4 Un excelente documental: Chile, zona de sacrificio (https://www.youtube.com/watch?v=T0gOhUWtw8w) muestra el núcleo de este drama.
5 Escuchar programa de radio en http://marco2010chile.podomatic.com/entry/2013-12-18T07_03_12-08_00.

Publicado enEdición Nº198
Jueves, 23 Enero 2014 07:07

"Hemos recuperado la patria"

"Hemos recuperado la patria"

El presidente Evo Morales presentó los logros de su gestión, que ayer cumplió ocho años. Habló sobre los buenos resultados de los indicadores económicos y anunció que el país comenzará a desarrollar energía atómica, con la colaboración de científicos de Argentina y de Francia. "Ahora tenemos patria, hemos recuperado la patria que antes estaba en manos de los extranjeros", dijo el líder aymara en referencia a la influencia política que el gobierno de Estados Unidos ejerció durante décadas.

En octubre de este año, en Bolivia habrá elecciones presidenciales. Se prevé que Morales conseguirá al menos el 50 por ciento de los votos para asegurarse en primera vuelta su tercer mandato consecutivo. Los aciertos económicos de su gobierno, iniciado en 2006, constituyen su mejor spot de campaña. Para dimensionar los resultados, comparó con los números anteriores a su llegada al Palacio Quemado.


"El PIB per cápita era 1010 dólares en 2005. El año pasado llegamos a 2794 dólares, es un cambio profundo", subrayó el presidente ante la Asamblea Legislativa Plurinacional en su discurso de cuatro horas.


Según Morales, el PIB de Bolivia hoy es de 30.789 millones de dólares. Son 21.268 millones más que en 2005, cuando apenas alcanzaba los 9521 millones de dólares. El presidente destacó que la nacionalización de los hidrocarburos, entre otros sectores, permitió al Estado controlar el 34 por ciento de la economía del país, frente al 20 por ciento que manejaba en 2005.


Estos resultados se deben a un "nuevo modelo económico-social, comunitario, productivo, que establece una mayor participación del Estado en la economía, desestimando la economía de libre mercado", dijo Morales.


En este sentido, indicó que en 2014 la inversión estatal será de 6395 millones de dólares, más de diez veces los 629 millones de dólares utilizados en 2005. Morales resaltó que los depósitos de la población en los bancos son en la actualidad 15.000 millones de dólares. Son algunos billetes más que los 14.430 millones de dólares que hay en las reservas internacionales del Banco Central. En su mensaje, el presidente comentó que ahora algunos países se acercan a Bolivia para pedirle dinero prestado, lo contrario a lo que había sucedido tradicionalmente. A fines de diciembre pasado, Bolivia lanzó al espacio su primer satélite, el Tupak Katari, que próximamente permitirá reducir los precios de las llamadas telefónicas y mejorará la conexión a Internet. "El gobierno ha decidido que a partir del 1º de abril del presente año la tarifa de Entel en prepago se rebajará el 20 por ciento, de 1,50 a 1,20 boliviano el minuto. Rebajaremos también los costos del Internet domiciliario, de 230 bolivianos a 195 bolivianos", explicó.


El presidente también se refirió a la lucha contra la producción de drogas, especialmente cocaína, hecha a base de la hoja de coca, una planta sagrada para los indígenas locales y cuyo uso es tan popular como el mate en Argentina.


"Hasta 2008, con participación de la DEA (la agencia supuestamente antidroga de Estados Unidos), 5400 hectáreas de coca fueron erradicadas. El año pasado, 11.407 hectáreas (fueron erradicadas) sin la participación de la DEA", ejemplificó Morales. El gobierno calcula que la producción de estas tierras era dirigida exclusivamente a la elaboración del narcótico.


"Esa es la valentía, el compromiso no solamente con la región sino también con el pueblo boliviano. Felizmente ahora ya no somos acusados por la comunidad internacional como zona roja, se ha terminado eso", aseguró el presidente.


Y anunció que el país comenzará este año a desarrollar energía nuclear. "Bolivia no puede estar al margen de esta sabiduría que es patrimonio de toda la humanidad. Por eso hemos tomado la decisión de formar el programa nuclear boliviano con fines pacíficos. Sabemos que será un camino largo, calculamos 10 años para ver los primeros resultados", advirtió.

Publicado enInternacional

Luego que la New Eco¬nomics Foundation (NEF) ubicó a Costa Rica en el primer lugar dentro de 149 países (Happy Planet Index, 2009), el inglés Nic Marks, su editor, visitó la nación centroamericana y allí manifestó estar muy emocionado en poder entender cómo se logró esto. Dijo Marks: ¿cómo hacer para que otros países emulen el ejemplo de Costa Rica?


Pagadas de sí mismas, las autoridades pasearon al visitante por el país más feliz del mundo, aunque librándolo de conocer a la niña Lineth Campos. Dos años antes, en un acto oficial en Nicoya (provincia de Guanacaste), Lineth había causado el enojo del insípido presidente Óscar Arias y sus ministros, lanzándoles los versos de un poema de Alvaro Villegas:


"Guanacaste, Guanacaste... paraíso natural que despierta la codicia del imperialismo... / Antes el latifundismo, luego la explotación del criollo en las minas y haciendas ganaderas, ahora la explotación turística".


Las mediciones de la NEF parecen responder a las agencias del turismo aventura, o al interés de los que promueven el negocio inmobiliario entre los jubilados de Estados Unidos y Europa. Para ello cuenta con el respaldo de instituciones como la Universidad de la Paz (presidida ad honorem por el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Ban Ki moon), y que en su staff tiene a personajes como el demócrata vacuno de Uruguay Julio María Sanguinetti, y el tecnócrata chileno Francisco Rojas Aravena.


En sentido contrario, las mediciones emprendidas por el programa Estudio de la nación, dirigido por Jorge Vargas Curell, resultan menos optimistas: más de un millón de pobres (25 por ciento de la población), con 7 por ciento en la pobreza extrema (80 dólares al mes en las ciudades, 63 en el campo), en tanto 40 por ciento de los niños y adolescentes se debaten en situación de pobreza.


Un país, en suma, donde el politólogo Andrés Mora Ramírez asegura que la resignación se disfraza de felicidad, y desde 2010, con las políticas neoliberales, ha visto crecer el desempleo, la desigualdad y la brecha entre ricos y pobres, habiendo alcanzado el pico máximo en un cuarto de siglo.


Mora Ramírez aludía al fracaso del venido a menos Partido Liberación Nacional (PLN), surgido de los ideales socialdemócratas de José Figueres (1948), y que con los años degeneró "...en una agrupación derechista y auténtico caballo de Troya del gran capital trasnacional y de los grupos dominantes asociados".


Otro mito costarricense consiste en relamerse con las ventajas del país sin ejército, abolido por la Constitución de 1949. Singularidad institucional que, para fundaciones alemanas como la reaccionaria Konrad Adenauer (democristiana), habría hecho de la sociedad tica la más democrática y segura de América Latina. Cosa hasta cierto punto veraz, en comparación con la desgarradora realidad social de los países vecinos.


Los pueblos, sin embargo, sangran por su propia herida. Porque buena parte de los costarricenses sienten que la cacareada democracia, seguridad y felicidad de su patria contradice el sentido profundo de los versos declamados por Lineth: aquel espíritu patriota y antimperialista que el 20 de marzo de 1856, en la provincia de Guanacaste precisamente, derrotó al filibustero yanqui William Walker en la batalla de Santa Rosa.


Más que país feliz, Costa Rica es hoy un protectorado virtual de Estados Unidos, y piedra angular de los planes de dominación del Pentágono en América Central y el Caribe. En julio de 2010, por ejemplo, y en franca violación de la Constitución, la Asamblea Legislativa aprobó por unanimidad el ingreso a territorio nacional de 7 mil marines y 46 buques de guerra equipados con helicópteros artillados y aviones de combate.


La autorización del ingreso fue solicitada por la embajada de Washington en San José, a través de una carta sin traducción oficial que el gobierno de Laura Chinchilla giró de inmediato a la Asamblea Legislativa. Y en el acuerdo, el país más feliz del mundo renunciaba a presentar cualquier reclamo "...por daño, destrucción de la propiedad de otro, lesiones o muerte del personal de ambos que surgieran de las actividades". En pocas palabras, las tropas yanquis no podían ser juzgadas en Costa Rica.


Contra los políticos neoliberales del PLN y socialcristianos del PUSC, a más de los llamados libertarios (remedo ultraneoliberal y criollo del Tea Party), viene consolidándose la personalidad de José María Villalta, joven legislador que encabeza la intención de voto y lidera la coalición de fuerzas progresistas y de izquierdas agrupadas en el Frente Amplio (FA).


Previstos para el domingo 2 de febrero, los comicios presidenciales podrían arrojar la grata sorpresa de que el FA consiga romper el círculo vicioso de los cipayos ticos, en más de medio siglo de alienación, entreguismo y pérdida de la soberanía nacional. Para ello, bastaría que Villalta pase a la segunda ronda electoral.


En tanto, los versos declamados por Lineth ayudan a levantar el ánimo: "Despierta, hermano guanacasteco, despierta tu espíritu indómito / suéltate el bozal, quítate la talmeca, demuestra tu coraje y altivez chorotega, toma las riendas del potro chúcaro y domina el toro cimarrón del imperialismo..."

Publicado enInternacional
Petro no se va, ordena un tribunal garantista.

Está en pleno desarrollo el conflicto desatado por la ultraderecha y los poderes mafiosos oligarquicos, en el marco de la conspiración contra el mandato del Alcalde popular Gustavo Petro y su plan gubernamental por una Bogota Humana.

 

Ante la manifiesta arbitrariedad del fallo emitido por el Procurador Ordoñez que determina la destitución del burgomaestre bogotano y su inhabilidad por 15 años, sustentada en visiones teológicas y sectarias, con el argumento de una ilegalidad administrativa en la implementación del nuevo modelo de aseo desde diciembre del año 2012, Petro ha recurrido a múltiples herramientas para contener y desactivar la descomunal arremetida del bloque político dominante empeñado en asfixiar su gestión y estrategias de amplio consenso ciudadano.

 

El más reciente acontecimiento (14-01-2014) de esta desigual lucha es el pronunciamiento de la Sección Segunda del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, una instancia conocida por sus posturas garantistas del derecho, y del Magistrado Jose María Armenta, de admitir para estudio una acción de tutela, de cientos que han sido radicadas, y la orden de adopción de medidas cautelares en favor del Alcalde Gustavo Petro en relación con la destitución proferida por el señor Ordoñez. Se determina la suspensión provisional del fallo disciplinario hasta cuando se adopte la decisión de fondo por otra Sección del mismo Tribunal, que bien puede tener un traslado hasta el Consejo de Estado y finalmente llegar a la Corte Constitucional para escuchar las tesis y los argumentos de la defensa jurídica.

 

La determinación del Magistrado Armenta implica también que el Presidente Juan Manuel Santos se abstenga de dar cumplimiento al fallo atrabiliario del Procurador, quien ha promovido una acción de muerte jurídica y política express del Alcalde Petro, limitando su capacidad de defensa política y judicial.

 

Igualmente está en curso otra acción jurídica radicada en el mismo Tribunal para que en virtud de lo que dispone el artículo 22 del Código de Procedimiento Penal se le restauren los derechos al Alcalde, lesionados en el ámbito procesal y fundamental.

 

Como para confirmar el sentido de la conspiración cavernaria en este caso, todo el dispositivo ideológico y comunicacional de la clase dominante ha desatado una potente artillería de mentiras con el fin explicito de linchar mediaticamente al Magistrado que ha hecho el pronunciamiento. Se trata de enlodarlo y someterlo a un disciplinamiento en el Consejo Superior de la Judicatura para intimidarlo a él y a otros miembros del poder jurisdiccional que se oponen y cuestionan los actos despóticos de Ordoñez, quien pretende la eliminación del Estado de derecho en favor de un régimen teocratico en el que se gobierne con la Biblia en la mano.

 

Petro gana margen de maniobra y adelanta su agenda de acciones populares en lo que ya cobra forma de una "Comuna democrática", cuyo epicentro es la Plaza de Bolivar de la ciudad, en la que diariamente se suceden abundantes movilizaciones sociales.

 

Petro ha tomado la decisión de liderar la convocatoria de una Asamblea Constituyente por la paz y la democracia, apoyándose en la unidad de la izquierda y del bloque de fuerzas progresistas avanzadas que proyectan un cambio radical en la sociedad y el Estado Colombiano. Acompañamos al Alcalde en su estrategia de lucha contra la oligarquía y su régimen autoritario de dominación y exclusión.

 

Nota. Ya se conoce como el complot de las basuras la asociación mafiosa de varios empresarios como William Vélez y Alberto Rios, quienes han despojado por años los presupuestos de la Capital, frente a los cuales el Procurador se abstiene de actuar por la simple razón de sus nexos con los mismos.

Publicado enColombia

Casi todas las encuestas dan la victoria al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en las elecciones presidenciales del 2 de febrero. El partido ultraderechista ARENA ocuparía el segundo lugar y el Movimiento de Unidad, del ex presidente neoliberal Antonio Saca, el tercero. El FMLN, en el poder desde 2009, podría ganar en la primera vuelta, pero si no logra la mayoría cualificada, los analistas indican que la exguerrilla podría vencer en la segunda vuelta ante las dificultades de una alianza entre los dos sectores de la derecha salvadoreña.


El FMLN hizo una campaña basada en propuestas destinadas a continuar los cambios y desprovista de ataques a sus adversarios. También realizó amplias alianzas con grupos políticos minoritarios, con organizaciones sociales y con sectores empresariales y profesionales.


Por su parte, el partido ARENA, que gobernó entre 1989 y la llegada de Mauricio Funes y el FMLN en 2009, cometió muchos errores que hoy está pagando. Veamos algunos. ARENA tiene muchos enemigos: está confrontada con el FMLN, con el presidente Mauricio Funes, con la coalición que dirige Antonio Saca, con el Fiscal General de la República y con el presidente de la Corte de Cuentas. Además, ARENA no tiene aliados, ya que el resto de la derecha apoya a Saca. Por si fuera poco, ARENA está a la defensiva, arrinconada con los casos de corrupción cometidos durante sus anteriores gestiones. El programa de ARENA "contestándole al presidente" solo muestra que el presidente tiene la iniciativa estratégica.


Reducción de la pobreza


Las encuestas también revelan que la mayoría de la población desea que se profundicen los cambios iniciados por el actual Gobierno. Entre ellos destaca una gran inversión social y económica en beneficio de los sectores más necesitados. El indicador que mejor refleja la exitosa política del Gobierno es la reducción de la pobreza, del 38% de los hogares en el 2009 al 29% en el 2013. La pobreza extrema disminuyó a la mitad, hasta situarse en el 6,5%.


A diferencia de lo ocurrido en los 20 años de dominio de ARENA, el Estado dejó de ser un instrumento en beneficio exclusivo de la cúpula empresarial, que lo utilizó para enriquecerse más y para mantener a la mayoría de la población en condiciones de precariedad. Con el actual Gobierno muchos sectores excluidos participan de los beneficios de la política económica y social del Estado.


Por primera vez, se nota un cambio en el manejo de los recursos públicos, que antes fueron utilizados para beneficiar a funcionarios corruptos. Un caso emblemático es el del Ministerio de Obras Públicas, que sirvió para lucrar a ministros y a otros altos funcionarios y que hoy es modelo de manejo ético y responsable de los recursos.


También por primera vez hay políticas de Estado en favor de las mujeres. El proyecto de Ciudad Mujer y las leyes contra la violencia y por la igualdad entre mujeres y hombres son las expresiones más visibles de las acciones positivas en favor de las mujeres, sobre todo las de menos recursos y las más excluidas.


Otra de las grandes apuestas del Gobierno ha sido la reactivación de la producción agrícola que había quedado casi arruinada tras los gobiernos de ARENA. Las cosechas récord de granos básicos y la reducción de sus precios han beneficiado a miles de familias campesinas y a la población consumidora.


La victoria del FMLN garantizaría la profundización de los cambios que han beneficiado a la población de menos recursos. Se ampliará la reforma de salud, se destinarán más recursos a la educación y a obras públicas, aumentará la producción agropecuaria y mejorará la seguridad pública, para lo cual es fundamental la generación de más empleo, la depuración de la policía y el ataque al crimen organizado.


Pérdida de ARENA


La derrota de ARENA generará otra crisis en ese partido, donde las contradicciones internas solo están aplazadas en el marco de la campaña electoral. La derecha se debilitará y seguirá perdiendo peso en el Estado. Como en el 2015 habrá elecciones legislativas y municipales, el FMLN llegará muy fuerte a ese escenario y la derecha muy debilitada. Como el FMLN aumentaría el apoyo popular y el poder en el Estado, podría profundizar los cambios a partir de ese año.


Con el Frente Sandinista gobernando en Nicaragua y la izquierda hondureña avanzando en el terreno político como segunda fuerza electoral, el FMLN contará con buenos aliados en la región. Incluso en Costa Rica se verifica un importante avance de la izquierda representada en el Frente Amplio, que se configura como una importante fuerza electoral. La victoria del FMLN contribuirá a fortalecer el polo de izquierda y progresista de la región.

Publicado enInternacional

El Procurador Ordoñez confirmó el lunes 13 de enero la destitución del alcalde de Bogota, como conclusión de una investigación disciplinaria fraudulenta abierta a raíz de la implementación de un nuevo modelo de aseo para la capital de Colombiq, con la que se pretendía recuper para la gestión pública este servicio manejado por cuatro poderosos pulpos empresariales asociados a la mafia de la parapolitica y la corrupción, con graves perjuicios para el interes colectivo de millones de ciudadanos.

 

Se ha consolidado un "golpe de estado" contra miles de electores que votaron por la propuesta de Petro y lo convirtieron en Alcalde de la ciudad para el periodo 2012-2015.

 

El burgomaestre ha hecho uso de todos los recursos jurídicos consagrados en la Constitución y las leyes para defenderse ante la arremetida de la ultraderecha atrincherada en la Procuraduria y de los principales medios de comunicación, los cuales han realizado una insoportable manipulación con las noticias para justificar la tropelía de los fanáticos del uribismo ultramontano.

 

Anoche se dio una nueva concentración popular en la Plaza de Bolivar para rechazar la acción arbitraria y proyectar la movilización ciudadana.

 

Petro ha dicho que lo ocurrido es una demostración de la naturaleza despótica y antidemocrática del poder conservador imperante en el Estado oligarquico colombiano. Ha indicado que se requiere un cambio radical del régimen de poder para conquistar la paz y la democracia participativa y protagonica de los ciudadanos.

 

La idea de una Asamblea Constituyente ha sido esbozada por la delegación de las Farc en la mesa de diálogos de La Habana. El rechazo del bloque dominante ha sido permanente y el señor Santos ha dicho que se opone a tal mecanismo extraordinario, aunque recientemente ha mostrado estar dispuesto a propiciar su convocatoria.

 

A todo lo largo del año 2013 la propuesta de una Constituyente ha sido permanente, sobre todo entre los movimientos sociales ocurridos en dicho periodo. La crisis política que vive Colombia demanda una mecanismo de esas características y es necesario perseverar en su demanda.

 

En su pronunciamiento de ayer ha trazado un Plan de acción para defender la Bogota Humana, su permanencia en la Alcaldía Mayor Distrital y la convocatoria de la Asamblea Constituyente.

 

Esa agenda incluye las siguientes acciones prioritarias:

 

Primera. Adelantar el marte 14 de enero una reunión especial con los lideres agrarios e indígenas para preparar la cumbre agraria que proyectara nuevos paros y marchas campesinas para exigir el cumplimiento por parte de Santos de los compromisos adquiridos al término de la huelgas ocurridas el año anterior, y para demandar una reforma agraria democrática y moderna que haga justicia al campesinado pobre nacional.

 

Segunda. Toma permanente de la Plaza de Bolivar, centro mayor e histórico de Bogota con asambleas de todos los sectores ciudadanos que conforman el espacio público. Esas concentraciones serán así: Martes 14 de los ambientalistas; Miércoles 15 de los educadores, estudiantes y comunidad educativa: Jueves 16 del sector de salud; Viernes 17 encuentro de las mujeres y de todos los movimientos feministas; y Sábado 18 otra gigantesca manifestación que se tome el Centro de Bogota en forma pacífica, plural, alegre y diversa.

 

Tercero. Manifestaciones en las 20 Localidades de Bogota con concentraciones masivas en cada una de las Plazas locales, con la presencia del Alcalde. Petro dijo que va a iniciar por Bosa, Kenedy, Engativa y Suba.

 

Cuarto. Acción permanente por Canal Capital, por las redes y los medios masivos de comunicación.

 

Quinto. Proyección de Colombia Humana, con movilizaciones por toda Colombia.

 

El propósito es que el poder constituyente, como un poder de crisis se exprese a plenitud precipitando los cambios políticos requeridos por la sociedad.

 

A trabajar se dijo.

Publicado enColombia
Sábado, 11 Enero 2014 07:39

La soledad latinoamericana

La soledad latinoamericana

América latina vivió la soledad de los años noventa cuando sólo parecía existir cuando se hablaba de procesos de privatización y crisis financieras. Al margen de esto, sólo noticias deportivas o alguna que otra elección que escogía nombres distintos para el mismo tipo de gobierno hablaban del continente fuera de sus fronteras.


Era una soledad con la promesa de que la vía escogida entonces sería la de la integración en la globalización. De hecho, algún que otro mandatario, como es el caso de Fernando Henrique Cardoso, era invitado a alguna cumbre de la llamada "tercera vía" para demostrar que todavía quedaba algo de vida inteligente en el sur del mundo.


Pero en general eran personajes despreciados —como Carlos Menem, Alberto Fujimori, Carlos Salinas de Gortari, Fernando Collor de Mello, Fernando de la Rúa...—, justamente porque aceptaban, de forma subordinada, los dictámenes del FMI, del Banco Mundial, de la OMC, con la esperanza de que la globalización trajera a nuestros países algo más que capitales especulativos y sus respectivas crisis.


Hoy Latinoamérica vive de nuevo en soledad. Pero otro tipo de soledad. Varios de sus gobiernos despliegan políticas posneoliberales a contramano de los vientos que vienen del centro del capitalismo, que siguen siendo vientos neoliberales. Así, esos gobiernos logran escapar de la recesión impuesta a los países del centro del sistema y que se reproducen en tantos otros de la periferia –varios en la misma América Latina—.


Aprendiendo de las mismas experiencias europeas, esos gobiernos reaccionaron frente a la larga y profunda crisis generada en los países del Norte, lanzando políticas anticíclicas que nos han permitido defendernos de la recesión. Mientras, paradójicamente, en Europa se intensifica la recesión con medidas de corte ortodoxo.


Con esas políticas, países latinoamericanos como Argentina, Venezuela, Brasil, Uruguay, Ecuador, Bolivia no sólo han resistido a la recesión, también han disminuido la desigualdad, la pobreza y la miseria, mientras estas aumentan en Europa, en Estados Unidos y en Japón.
Por ello esos gobiernos, dedicados a procesos propios de intensificación de sus relaciones, están, sin embargo, aislados respecto a otras regiones del mundo. Hay un intenso mercado con China, es cierto, pero ello no ha significado, hasta ahora, la creación de una fuerza política que proponga alternativas al agotado neoliberalismo.


Existen, es cierto, los Brics, que han tomado importantes iniciativas, como por ejemplo la creación del banco de financiamiento propio y apoyo a esos países emergentes. Pero los Brics no han definido todavía una política y un marco de alianzas que pueda congregar a un conjunto del sur del mundo.


García Márquez decía, en su extraordinario discurso cuando le otorgaron el Nobel de Literatura, que los otros aceptan la originalidad de la creación artística de nuestros países, pero se resisten a aceptar que nosotros desarrollemos esa misma creatividad para definir nuestros destinos. Ahora esos países han encontrado el camino para, de forma original y creativa, construir el destino latinoamericano. Encontramos un destino común, aunque todavía al precio de vivir una nueva soledad. Pero, por lo menos, la vivimos con sociedades más solidarias, menos desiguales, soberanas.

Publicado enInternacional
Viernes, 10 Enero 2014 06:44

Las secuelas de la Primavera

Como remanente de la llamada Primavera Arabe la Justicia egipcia condenó a numerosos miembros de la Hermandad Musulmana a penas de hasta tres años de cárcel por encontrarlos culpables de participar en manifestaciones ilegales y violentas. En Túnez, donde también se produjo uno de los efectos más fuertes de esa falsa primavera, renunció el primer ministro Alí Laarayed, en una secuela de inestabilidad política y fuertes tensiones sociales.


Un tribunal de El Cairo sentenció a 63 islamistas a esa pena por manifestarse sin previo aviso, causar daños materiales y agredir a policías en una marcha registrada en noviembre en la zona de Al Zaitun, en el este de la capital, informó la agencia MENA. En otro caso similar, otra corte capitalina condenó a tres años de prisión a 24 integrantes de la Hermandad que participaron en una protesta en noviembre en la zona cairota de Hadaiq al Quba, agregó el mismo despacho.


Los acusados participaron en manifestaciones a favor del depuesto presidente Mohamed Mursi, también miembro de la Hermandad Musulmana, un movimiento islamista al que la Justicia egipcia declaró grupo terrorista el 25 de diciembre. Desde el golpe militar del 3 de julio, que depuso a Mursi, las autoridades reprimieron duramente las protestas de los seguidores de la Hermandad.

El 30 de diciembre, un tribunal condenó a 139 partidarios de la cofradía a dos años de cárcel por cometer actos violentos durante una protesta en julio en apoyo a Mursi. También ayer, el tribunal penal del barrio cairota de Ciudad Naser condenó a 26 estudiantes en la Universidad de Al Azhar a penas de entre seis meses y dos años de prisión con trabajos forzosos por su adhesión a la Hermandad y por causar disturbios. Los condenados fueron detenidos durante dos manifestaciones de noviembre organizadas por una facción estudiantil cercana a los Hermanos Musulmanes en el campus de esa universidad, indicó la agencia estatal.


La fiscalía ordenó además que un total de 150 miembros y seguidores de la Hermandad sean juzgados por el tribunal penal de la localidad de Al Zaqaziq, en el delta del río Nilo. Según MENA, estos procesados fueron detenidos en protestas de los últimos meses en las que murió una persona y 34 resultaron heridas en Al Zaqaziq, ciudad natal de Mursi. Los arrestados están acusados de asesinato, pertenencia a grupo terrorista y de causar daños a propiedades privadas y públicas. Asimismo, la fiscalía decidió trasladar al tribunal penal la causa contra dos ex diputados de los Hermanos Musulmanes, Farid Ismail y Amir Basam, por adhesión al grupo terrorista e incitación a la violencia.


Por otra parte, el primer ministro de Túnez, Alí Laarayed, anunció ayer su dimisión para dar paso a un gobierno de transición con el objetivo de poner fin a la crisis política que se extendió durante varios meses. Su renuncia constituye un paso clave en la hoja de ruta acordada por los partidos políticos para sacar a la nación norafricana de la crisis que desató el asesinato, en julio pasado, de un diputado de la oposición secular.


"Queremos dar una imagen de transición democrática made in Túnez", dijo al anunciar su renuncia Laarayed. Su dimisión abre una nueva fase de la transición política tunecina, que vislumbra ya su final. El jefe del Ejecutivo saliente anunció su alejamiento en una breve comparecencia en el Palacio Presidencial de Cartago. "Como prometí hace tiempo, ahora que hay una visión clara y una garantía clara sobre el futuro del país, que está a punto de entrar en una nueva etapa con la preparación de las elecciones, presento la dimisión del gobierno que he dirigido durante 10 meses aproximadamente", dijo Laarayed.


El presidente del Ejecutivo precisó que su gabinete permanecerá "hasta la liquidación de los asuntos corrientes en espera de la formación del futuro gobierno", que conducirá el ministro de Industria Mehdi Yomaa.


Laarayed tomó este paso clave, que debería contribuir a distender las tensas relaciones entre gobierno y oposición, después de que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) designara a los nueve miembros que compondrán la Instancia Superior Independiente para las Elecciones (ISIE). La ISIE deberá fijar y supervisar los comicios legislativos y presidenciales cuya fecha aún no fue anunciada.


El 5 de octubre la alianza gubernamental dirigida por el partido islamista Al Nahda se comprometió a ceder el poder a un gobierno de consenso a cambio de que la Asamblea Constituyente acelerara la redacción de la nueva Constitución –cuya conclusión se espera esté lista para la próxima semana– y la celebración de elecciones.


A partir de su nombramiento, Yomaa tendrá dos semanas para completar la formación de un nuevo gobierno que estará formado por independientes tecnócratas, y cuya principal misión será sacar al país de la profunda crisis política.


La dimisión de Laarayed coincide, con el agravamiento de las tensiones sociales con varios movimientos de protesta. Numerosas manifestaciones se convocaron desde el viernes para denunciar el artículo 66 de la Ley de Finanzas de 2014, que establece un aumento de los impuestos que gravan los vehículos agrícolas y de transporte. Para frenar este descontento, que se extendió por las regiones más pobres del país, Laarayed anunció la suspensión de dichos gravámenes.

Publicado enInternacional
Sábado, 04 Enero 2014 07:00

Populismo frente a neoliberalismo

Populismo frente a neoliberalismo

Cuando vemos a Nicolás Maduro tratando a un pajarillo como la reencarnación de Chávez o reverenciando su imagen en la mancha de humedad de una pared muchos sentimos la misma incomodidad que cuando su jefe y maestro enarbolaba un rosario invocando el favor divino para su gobierno. Algo similar sucede con gestos y discursos de este tipo que protagonizan otros gobernantes en América Latina. Y esta incomodidad es legítima. Creo que disimular esta crítica con un pretendido respeto a la sensibilidad popular no es otra cosa que asumir una actitud paternalista. En nada ayuda a un proceso político fomentar supersticiones como si el pueblo necesitara acudir a la magia para resolver sus problemas. Creo que se pueden y se deben criticar estos recursos que tratan a los ciudadanos como menores de edad.


Pero mucho peor que ese paternalismo comprensivo es el intento de descalificar todas las políticas de los gobiernos llamados populistas (¿qué significa populismo?) aduciendo como razón estos episodios pintorescos. Lo cierto es que mientras en Europa –como en tantos otros lugares- no se atisba ninguna señal de que se cuestionen los dogmas neoliberales que rigen la vida económica, en varios países de América Latina, en muy distinta medida, se están rompiendo las reglas de juego que colocaron a esa región entre las más subdesarrolladas del planeta. Las recetas del Fondo Monetario, que redujeron su "ayuda" a los países latinoamericanos a exigirles la reducción del déficit y el control de la inflación, ya no son obedecidas ciegamente. Se están desarrollando tratados comerciales que no dependen de las políticas impuestas por Estados Unidos, aunque todavía estén en fase embrionaria y compitan entre sí. Muchas nacionalizaciones de empresas esenciales están mermando la influencia y el expolio que ejercieron grandes multinacionales en la región. Mientras en Europa las desigualdades entre los que tienen más y menos ingresos han crecido considerablemente durante la crisis, Latinoamérica es uno de los pocos lugares donde esa desigualdad disminuyó. En los últimos años, varios de esos países han reducido la pobreza extrema y el analfabetismo en una proporción significativa. Y, quizás lo más importante, proliferan en la región iniciativas populares de solidaridad y proyectos de integración de comunidades marginadas en zonas deprimidas. Lo cual no significa, por supuesto, que hayan resuelto sus problemas: las desigualdades y la miseria no han desaparecido, los conflictos entre las naciones latinoamericanas frenan la integración de la zona, el autoritarismo sigue vigente, los problemas de financiación son un obstáculo para el crecimiento, la inseguridad es muy alta, la corrupción no ha sido eliminada.


Decía Max Weber que la legitimación del poder político puede ser de tres tipos distintos. El primero es el tradicional, el que se basa en la fuerza de un pasado que no se cuestiona, como las monarquías hereditarias; el segundo es el carismático, que se fundamenta en los atributos personales de un líder al que el pueblo entrega su confianza; el tercero es el legal-racional, hijo de la razón ilustrada y que se apoya en la ley. Los Estados modernos surgen de este tercer criterio, que asume la democracia representativa como forma de gobierno. Pero el sistema capitalista, que rige la vida económica de estos Estados, entra claramente en contradicción con esa democracia representativa, sobre todo en la medida en que aumenta el peso de los sectores financieros en su gestión, ya que la supuesta voluntad popular que se expresa por medio de sus representantes pierde poder día a día, reemplazada por el que surge de anónimos despachos que dictan las condiciones de la gestión política. El precario estado de bienestar por el que habíamos optado en Europa requiere financiación y si esa financiación depende de las decisiones de quienes no representan a los ciudadanos y ni siquiera pueden ser controlados por los poderes públicos, el concepto mismo de democracia se ve cuestionado. Si aceptamos que es necesario un cambio de paradigma político y económico a riesgo de poner en peligro el mismo sistema democrático y el estado de bienestar, estos débiles signos que aparecen en algunos países de América Latina son los únicos que se dirigen a cuestionar el poder de los mercados financieros y a recuperar al menos una parte del control democrático de la economía. En cualquier caso, más de lo que se puede ver en Europa.


La superación de este estado de cosas difícilmente se puede hacer siguiendo la lógica interna y el curso normal de los procedimientos de ese paradigma legal-racional de que hablaba Weber, que ha generado gobiernos (y oposiciones) sujetos a reglas de funcionamiento que privilegian la estabilidad del sistema, sin que sus gestores tengan demasiado interés en provocar situaciones que podrían poner el peligro sus carreras políticas. ¿Qué gobernante se atrevería a desafiar a los mismos poderes que hacen posible su estabilidad en el cargo, llegar al cual le ha costado años de buena conducta dentro del partido? Probablemente sea necesaria la intervención de líderes carismáticos para romper esa normalidad. Recordando, eso sí, que no faltan ejemplos de tales líderes, como Hitler y Mussolini, que llevaron sus pueblos al desastre. Pero recordando también que no se puede demonizar el papel del liderazgo carismático; tampoco faltan ejemplos, como Gandhi y Mandela, que pudieron superar regímenes totalitarios utilizando métodos poco convencionales, sin necesidad de atenerse a los procedimientos formales convencionales. En cualquier caso, la irrupción de esos líderes que rompen la estabilidad y se atreven a lanzar mensajes políticamente incorrectos con el apoyo de sectores importantes de la población constituye quizás la única manera de abrir un espacio en el que se comiencen a discutir las reglas de juego que rigen la práctica política y económica de nuestros tiempos y no solo la aplicación de cambios cosméticos. Aunque la prensa políticamente correcta (y no solo de derechas) pretenda identificar ese liderazgo carismático con un inoperante populismo demagógico

.
Como siempre, la historia es impura, y resulta fácil descalificar en bloque regímenes políticos apoyándose en anécdotas más o menos pintorescas de sus líderes. Que por otra parte, y a diferencia de lo que sucedía hace poco tiempo en la época de los golpes de Estado, actúan dentro de la democracia representativa, con todos los matices que se quieran aducir. Los sistemas que dependen del carisma de sus líderes tienen sus riesgos, por supuesto. Como la tentación de sustituir medidas eficaces por soflamas revolucionarias, tomar decisiones precipitadas que provoquen lo contrario de lo que se pretende, asumir compromisos imposibles de cumplir, dividir más de lo necesario a los ciudadanos. Los resultados los dirá el tiempo. En cualquier caso, creo que los movimientos más o menos carismáticos que están apareciendo en América Latina constituyen uno de los pocos intentos de poner en cuestión los principios neoliberales sobre los que se basa la estructura económica actual. Una posibilidad que no se vislumbra en Europa, donde, por supuesto, se cuida mucho mejor la corrección del lenguaje y las formas protocolarias aunque nos lleven al fracaso.

Publicado enInternacional
Domingo, 29 Diciembre 2013 08:42

Tareas pendientes en materia de DD.HH.

Tareas pendientes en materia de DD.HH.

A la hora de los balances de cierre de año, sin duda, el tema de los derechos humanos es una temática que en Chile seguirá presente mientras las víctimas de los atropellos ocurridos durante la dictadura que encabezó Augusto Pinochet (1973-1990) no sientan de verdad que llegaron la verdad y la justicia. En septiembre pasado, mes en que se conmemoraron 40 años desde que los militares tomaran el poder por la fuerza, el país se polarizó una vez más entre los cada vez menos visibles pinochetistas y quienes rechazan el horror vivido en el país, sector al cual se han sumado las nuevas camadas de la derecha chilena, que arrinconada bajo ese manto de desprestigio perdió por paliza las elecciones presidenciales y quedó en minoría en el Congreso.


En este escenario, la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro, al comentar a los medios su análisis de este 2013, advirtió que "es el tiempo" de comenzar a responder frente a las demandas de verdad y justicia, tras largos años de transición. De esta forma, afirmó que este año en particular la conmemoración de los 40 años del golpe de Estado significó una gran remezón en la conciencia nacional.
Pizarro, quien vivió el horror en carne propia, aseguró que la tenacidad de quienes han sido parte de las demandas de las agrupaciones de derechos humanos tuvo grandes logros en avanzar para crear conciencia respecto de lo que significó la vulneración de derechos durante la dictadura. Sin embargo, señaló tajantemente que entre las tareas pendientes está conocer el presunto el rol de civiles en las violaciones a los DD. HH.


"Son muchas las tareas pendientes, porque un país que vive 23 años de transición, con 20 años de ellos por una coalición (Concertación) y luego con la Alianza (de derecha), creemos que ya es tiempo de empezar a vivir en una democracia verdadera, y eso significa que la deuda es enorme, porque durante estos largos años, al no tener en el centro los derechos de las personas, se acrecienta la injusticia, la deuda ha crecido demasiado, por lo tanto ya es tiempo de resolverlo", sostuvo.


Junto a ello, la histórica dirigente afirmó que la consigna del "nunca más" es más fundamental que nunca. "Tenemos una tarea gigante, los violadores de los derechos humanos han envejecido, la demanda de verdad y justicia se tiene que materializar ahora, porque si no se nos va a pasar el tiempo y ellos van a morir de viejos, como lo hizo el dictador (Augusto Pinochet) en la absoluta impunidad."


Volviendo al balance, Lorena Pizarro dijo que "el principal avance para la causa de la verdad, la justicia y la lucha contra la impunidad fue el remezón nacional este año en el contexto de la conmemoración de los 40 años del golpe. Esto no se dio en forma mágica, esto tiene que ver con el entendimiento, nivel de conciencia y de conocimiento que tuvo la inmensa mayoría de la población de lo que fue el golpe, tiene que ver con que se ha avanzado y se ha materializado una lucha demasiado larga, con poca voluntad política por parte de las autoridades para enfrentar el tema".


En relación con los logros que esperan obtener el año que viene, con Michelle Bachelet a la cabeza de La Moneda, Pizarro aseguró que "esperamos que las voluntades políticas materialicen aquel derecho que está escrito y que Chile ha firmado en reiteradas ocasiones, sin duda que debiera ser distinto si no tenemos a la derecha en el poder, sin duda hoy hay que hacer lo que no se hizo en estos 23 años, tenemos toda la fuerza para demandar verdad y justicia".


Agregó que "hoy resulta injustificable no avanzar en el enjuiciamiento de civiles y militares que están impunes, en terminar con el penal Punta Peuco, en terminar con la aplicación de la Ley Antiterrorista, en terminar con los presos políticos mapuches, tenemos toda la fuerza para demandar el respeto a los derechos humanos".


Finalmente señaló que "todo lo que fue la planificación, la colusión genocida, toda esa desestabilización que se estableció en el gobierno de Salvador Allende para justificar el golpe, tuvo participación además de civiles chilenos y extranjeros, de destacados sujetos que han participado de la política y será el Poder Judicial el que tiene que investigar y desenmascarar aquella parte de la impunidad que hoy está presente en el país".


A pesar de la lentitud de los juicios, la Justicia avanza. Esta semana, por ejemplo, ocho ex miembros del Ejército de Chile fueron condenados en primera instancia por los homicidios calificados de 14 personas en el llamado caso Caravana de la Muerte.
El juez Leopoldo Llanos impuso penas que van desde 3 a 15 años de cárcel a los ex militares, según su grado de responsabilidad en los asesinatos perpetrados el 19 de octubre de 1973 en Antofagasta.


Los sentenciados a 15 años y un día son Sergio Arredondo González, Marcelo Moren Brito, Juan Chiminelli Fullerton y Patricio Ferrer Ducaud.
Pablo Martínez Latorre fue condenado a cinco años y Pedro Espinoza Bravo, Luis Felipe Planco Gallardo y Emilio de la Mahotiere González a tres años.
Gonzalo Santelices Cuevas fue absuelto por falta de participación en los hechos.


La Caravana de la Muerte, uno de los casos de violaciones de los derechos humanos más emblemáticos en Chile, fue una comitiva militar dirigida principalmente por el entonces general Sergio Arellano Stark, que recorrió el país después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973, ejecutando prisioneros políticos.


El fallo del juez Llanos determinó que el 19 de octubre, cuando la delegación de militares que se trasladaba en helicópteros llegó a la norteña ciudad de Antofagasta, el "oficial delegado (...) dispuso que 14 prisioneros políticos debían ser retirados de la Cárcel Pública (...) y trasladados a la Quebrada El Way".

Agregó que una vez que se produjo el traslado, "los prisioneros fueron separados en grupos de tres o cuatro y llevados frente a un paredón (...) y ejecutados por miembros de la comitiva del oficial delegado y personal militar de la zona, mediante diferentes ráfagas de fuego, provenientes de las armas que portaban".Las personas fusiladas se encontraban procesadas por la Fiscalía Militar, sin que aún se hubiese dictado sentencia en contra de ellas.


Llanos ordenó que el Estado y los condenados deberán pagar indemnizaciones a los familiares de las víctimas por concepto de daño moral.

Publicado enInternacional