Miércoles, 02 Enero 2019 08:48

Neoliberalismo: la historia

Neoliberalismo: la historia

Hacer historia es hacer crítica. Si un fenómeno social no tiene orígenes, si no tiene génesis, entonces es candidato a pensarse como algo que siempre ha estado ahí, desde los orígenes del tiempo, y lo que no tiene principio tampoco tendrá acabamiento. La conclusión es inmediata: ese fenómeno social sería algo natural y, por tanto, algo que no se cuestiona. Ese fenómeno social no acepta una crítica en el sentido analítico: no tiene inicio, y eso impide pensar sus determinaciones históricas.

Esto es algo que Marx entendió con claridad. Una de sus grandes contribuciones al pensamiento social fue su crítica de la economía política clásica. Hoy la teoría económica dominante insiste en hacer creer a todos que las fuerzas que llevaron al neoliberalismo siempre han estado presentes, desde los albores de la civilización. Llevando al extremo su narrativa absurda, casi desde que el homo sapiens emergió de la sabana africana ya llevaba en su bagaje la propensión natural para el trueque y su tendencia a establecer mercados. Siendo inherente al ser humano la predisposición a vivir en sociedades de mercado, es una tarea absurda criticar esa tendencia y, peor aún, erigir obstáculos a su desenvolvimiento. Por eso la teoría económica que elogia el neoliberalismo es alérgica a la política económica y a cualquier institución social que implique regulaciones económicas.

La historia que tradicionalmente se escucha sobre los orígenes del neoliberalismo es que al final de la era dorada del capitalismo (1945-1975), el sistema entró en crisis. Inflación y estancamiento en Estados Unidos condujeron a un replanteamiento de las relaciones entre mercados y gobierno. En esta narrativa se dice que el régimen keynesiano, que estuvo en pie durante esos años, tuvo que ser remplazado por otro en el que el mercado sin reglamentaciones pudiera guiar las decisiones económicas a niveles micro y macroeconómico. El marco de referencia keynesiano había mantenido la idea de que la intervención de la política macroeconómica podía y debía corregir la inestabilidad del capitalismo y mantener niveles adecuados de la demanda agregada para afianzar las economías capitalistas. Pero la historia es que el estancamiento y la inflación mostraron los límites del régimen keynesiano y obligaron a rectificar el camino. Esa versión de la historia del neoliberalismo es simplista y errónea.

Para comenzar, el término estancamiento para denotar lo que sucedía con la economía de Estados Unidos debe ser reconsiderado. Aquella década fue atravesada por dos recesiones cortas, pero en los demás años el promedio de crecimiento fue de 5 por ciento anual, lo que contrasta con la tasa de expansión de la economía de Estados Unidos en el periodo 1982-2017, que fue en promedio de 2.8 por ciento anual. Y la inflación en los años 1970, que algunos analistas describen como hiperinflación, fue en promedio de 7.25 por ciento para toda la década, nivel superior al de los decenios anteriores y posteriores, pero nada que se pueda calificar de hiperinflación.

La historia que a veces se cuenta también incluye un ingrediente de conspiración cuando se hace referencia a las reuniones de la Sociedad de Mont Pèlerin y sus encuentros animados por Hayek y otros que impulsaban el proyecto de remplazar a los gobiernos por la acción privada mediante el libre mercado. Esta parte de la historia tradicionalmente es presentada por analistas que desconocen la evolución de la teoría económica. En especial, ignoran que Hayek había dejado atrás sus proyectos de teoría económica desde que Sraffa había hecho pedazos su análisis sobre tasas propias de interés en los años 1930. Desde entonces, Hayek se dedicó a escribir una obra panfletaria sin contenido económico.

La implantación del neoliberalismo implicó un cambio radical en la política macroeconómica. Pero eso también se acompañó de una profunda transformación de la teoría económica. Primero la crítica del monetarismo a las posiciones de los keynesianos y después la ofensiva final de la escuela de expectativas racionales terminaron por colocar a la defensiva a los economistas que habían apoyado las recetas keynesianas. Los economistas que ahora abrazaban las teorías sobre el libre mercado fueron recompensados con todo tipo de canonjías y prebendas. Sus publicaciones recibieron premios y distinciones que permitían a los receptores vestirse con ropaje de prestigio científico. La política económica del libre mercado tuvo como hermanito gemelo la percepción de que los economistas neoliberales tenían la verdad científica de su lado.

Esa certidumbre científica fue construida sobre la idea de que las sociedades humanas poseen una tendencia natural a regir sus destinos mediante el libre mercado. La historia y la evolución de la teoría económica revelan que esa creencia es absolutamente falsa.

Después de la crisis financiera mundial de 2008, rescribir la historia del neoliberalismo y su legado se ha convertido en una necesidad urgente.

 

Twitter: @anadaloficial

Publicado enInternacional
La Lucha de las Comunidades Afrocolombianas: entrevista con Luis Armando Ortiz

 

Comunidades Afrocolombianas es una historia de persecuciones, desplazamientos forzados, violaciones de derechos humanos y de constante lucha por la dignidad. Para comprender mejor esta lucha, en particular en el contexto de la (no) implementación de los acuerdos de paz en Colombia, hemos hablado con Luis Armando Ortiz, uno de los lideres del Proceso de Comunidades Negras.

 

¿Qué es el Proceso de Comunidades Negras?

El PCN, Proceso de Comunidades Negras, es la organización nacional que aglutina la mayoría de las organizaciones de comunidades negras en Colombia. También existen otras, pero el PCN es la que tiene mayor transcendencia y relevancia en el contexto nacional e internacional.

 

¿Puede darnos una perspectiva más histórica de la lucha de las comunidades Afrocolombianas en su país?

Bueno, la lucha ha sido histórica desde el proceso de la colonización, en la búsqueda de la libertad, de aquellas personas mayores, nuestros ancestros que huyeron a partir de un proceso conocido como cimarronaje de los enclaves mineros. Estas personas se ubicaron en las selvas más recónditas en esa época, y entonces constituyeron lo que se denomina cómo los palenques, que son una especie de “naciones”, dentro de la nación en esa época colonial y más tarde republicana, para protegerse de los cazadores de esclavos que querían capturarlos para llevarlos nuevamente a los enclaves mineros. Esos fueron unos espacios construidos por nuestros ancestros como una estrategia de defensa, con barricadas de palos (de ahí su nombre de palenques), para protegerse de los que llevaban estas amenazas.

Después vino el proceso de la abolición de la esclavitud en 1851, un proceso del cual no hubo las condiciones mínimas de dignidad para aquellos libertos, pero esas comunidades se asentaron principalmente en las riberas de las cuencas del litoral pacífico colombiano y en otras regiones con similares condiciones de la costa atlántica y Caribe. Entonces Colombia es un país que cuenta con una gran población de Afrodescendientes o comunidades negras que están asentados mayoritariamente en estos territorios y en las cabeceras de los municipios de esas zonas y capitales de sus departamentos, como: Cali (Valle del Cauca), Medellín (Antioquia), Quibdó (Chocó) y después de un proceso de migración y de desplazamientos, también en Bogotá, donde hay una gran colonia de comunidades negras. Somos en Colombia el 20% del censo de la población nacional.

 

buenaventura colombia paro cxvico jjcaicedo96

Paro civico en Colombia, octubre 2017 (Foto: jjcaicedo96)

 

¿Y justamente estos desplazamientos de población, las migraciones, en que época se hicieron y por cuales razones?

Hubo una migración histórica que tuvo que ver básicamente con la oferta de trabajo en las haciendas cañeras del valle del Cauca especialmente. Mucha de la gente del Pacífico fue a trabajar como asalariados en esas haciendas cañeras para la producción del azúcar. Otros también con el auge del desarrollo de las grandes capitales, como mano de obra no calificada en la construcción de las vías carreteras, ferrocarriles y puertos. Digamos que la mano de obra ha migrado ante esos procesos de oferta de trabajo, en parte desarrollando la infraestructura que históricamente hemos carecido en nuestros territorios. Esos primeros procesos migratorios, se dieron entre los inicios y a mediados del siglo XX principalmente.

Pero, aun así, eso no era un mayor problema. Los problemas comenzaron con los desplazamientos forzados de los pobladores de nuestras comunidades, esto al rededor principalmente de unas prácticas productivas muy negativas que tienen que ver con los proyectos de dicho “desarrollo” o con la implementación de los cultivos de coca que llegaron principalmente a mediados de la década de los 90 en el Pacífico colombiano. Estos procesos también trajeron consigo la penetración del gran capital al territorio para la explotación de minerales (oro, plata, etc.). La ampliación de la frontera portuaria en ciudades como Buenaventura es otro ejemplo que ha causado desplazamientos forzados, torturas, asesinatos, desapariciones, violaciones sexuales, reclutamiento forzado a adolescentes y jóvenes a [email protected], de las cuales no han estado exentos niños y niñas, en el marco del conflicto armado.

 

Entonces los procesos de desplazamiento forzado aumentaron en correlación con la adopción de los famosos tratados de libre comercio...

Exacto, alrededor de todo lo que significó en primera instancia el modelo económico que se quiso implementar en Colombia con la abertura económica que luego ha dado fruto a lo que son los tratados de libre comercio. Estos han generado toda una dinámica agresiva contra los territorios ancestrales. Por una parte, la ampliación de los puertos, teniendo en cuenta que por Buenaventura, por ejemplo, transita más del 60% del comercio exterior de Colombia. Por otro, las tierras del Pacífico son muy ricas en oro, plata. Se han descubierto muchísimos yacimientos de coltán, de petróleo, mucha riqueza biodiversa de flora y fauna, y hacia allá se han apuntado los tentáculos de la economía neoliberal en nuestros territorios.

En nuestra visión, una economía que destroza los territorios y la naturaleza tendría que ser una economía ilegal. Sin embargo, esta economía ha sido legalizada por el gobierno nacional, y hoy día está penetrando de forma violenta y agresiva, generando impactos en materia de violación de derechos humanos, violando nuestro derecho legítimo a tener una economía propia, el derecho de poder escoger un modelo de desarrollo desde la visión étnica de las comunidades que estamos ahí. Nosotros los llamamos planes de “etno-desarrollo”, o planes de vida, que también le denominan algunas comunidades, o PEDRIN, como planes de desarrollo rural integral. Estas propuestas se contraponen a los planes de desarrollo del gobierno nacional que simplemente obedecen a ese plan hegemónico de la economía neoliberal en el mundo.

Entonces hay como ese contrapunteo como decimos nosotros, en nuestro lenguaje muy popular, de luchar por nuestro modelo de desarrollo mientras asistimos a un interés masivo de sacar a nuestras poblaciones de sus territorios de cualquier forma. Por un lado, a través de la violencia en medio del conflicto armado, una disputa por el control territorial de una economía ilícita alrededor de la coca. Y por otro, a través de los megaproyectos que están siendo desarrollados en la costa del Pacífico.

 

8509515429 b9e6dd81cb b 640x480

Grúas en el puerto de Buenaventura (Foto: Agencia Nacional de Infrastructura)

 

¿Cuál es la posición del Estado ante los desplazamientos forzados de vuestras comunidades?

Se reconoce como víctimas de desplazamientos, a aquellas personas que se encuentran en zonas de enfrentamientos o en zonas económicas donde se desarrollan los dichos mega proyectos y que los pobladores tienen que huir o son obligados a irse. Nosotros hacemos denuncias ante la Defensoría del Pueblo para que se evidencien tales situaciones, situaciones muchas veces invisibilizadas por los registros oficiales. En eso hemos progresado algo, en difundir una documentación sobre este problema. El 94% de los desplazados en Colombia son negros, campesinos e indígenas. Entre ellos, los negros son la gran mayoría.

Hoy en día, la locomotora del desarrollo, las represas hidroeléctricas, las explotaciones previstas en materia de hidrocarburos, las infraestructuras portuarias, los proyectos mineros etc. son siempre más fuentes de desplazamiento en nuestros territorios. En algunos casos, las comunidades no son desplazadas, pero viven en zonas de explotación con impactos muy peligrosos de un punto de vista de la salud.

 

¿Juntando todas estas reivindicaciones de las poblaciones Afrocolombianas cual es el propósito de su visita, de su gira por Europa?

El propósito de la visita principalmente es el de denunciar, ante la comunidad internacional, la forma sistemática en que el gobierno, a través de diferentes estrategias, ha generado el caos en nuestra población, los actores armados al margen de la ley en esos territorios de igual manera están asesinando de manera continua y sistemática a nuestros líderes y lideresas, miembros de sus familias, por justamente oponerse a este tipo de arremetidas por parte de actores armados al margen de la ley, pero también por la misma institucionalidad del gobierno nacional. Se están asesinando a nuestra gente, se están reclutando a nuestros jóvenes al servicio de estructuras ilegales, del narcotráfico y paramilitarismo, que intervienen en el territorio en el ejercicio de una economía ilegal.

Hace poco en Tumaco, un incidente puso también en evidencia que hay responsabilidades que son del gobierno, de la policía concretamente, en el asesinato de siete líderes campesinos cocaleros en el Alto Mira. Hay un trasfondo de terror, de desalojo y de desplazamiento, en lo cual hay responsabilidades de las autoridades, que queremos denunciar. Muchos no tenemos la valentía de decir esto, sabemos de los riesgos que corremos, pero alguien tiene que ponerlo en conocimiento de la comunidad internacional.

Llamamos a la comunidad internacional, a los medios de comunicación alternativos, a los movimientos sociales de izquierda, a los movimientos políticos alternativos, a que se sumen a nuestra lucha, que llamen la atención de los ciudadanos del mundo en los lugares donde se encuentren por los diferentes medios, para que se conozca esta realidad.

 

santos EFE 640x388

Juan Manuel Santos recibiendo el Premio Nobel de la Paz (Foto: TeleSur / EFE)

 

¿Y cómo se contrasta este mensaje con la imagen que el gobierno colombiano intenta proyectar en el exterior?

El gobierno nacional no ha dado a conocer esa realidad que ocurre en esa otra Colombia, esa Colombia olvidada, marginada y excluida, esa Colombia que tiene los más altos niveles de pobreza y miseria, de esa Colombia no se habla. Sin embargo, el presidente Santos anda haciendo una propaganda internacional de que Colombia, después del acuerdo de paz y desde el cese de los enfrentamientos con las FARC, de que es un país en paz, además de solicitar para el mes de mayo el reconocimiento de la certificación de Naciones Unidas en materia de derechos humanos. También la visita tiene que ver con desmentir la versión oficial del señor presidente de la República, que es una total falacia.

Estamos enfrentando a un enemigo que niega nuestros derechos, que niega las conquistas del pueblo negro en el marco de la ley 70, en el marco de los acuerdos que se suscribieron con el gobierno nacional y las FARC en la Habana con la mesa de víctimas, en el cual estuvieron las comunidades negras también. Se propuso y quedó incluido en el texto el capítulo étnico. Tenemos mucho temor porque justamente en el marco de todos estos capítulos se vienen haciendo unos desmontes sistemáticos dirigidos por el gobierno nacional, hay un ataque sistemático contra los derechos del pueblo negro.

 

¿Cómo se posiciona el PCN ante este proceso de paz y su implementación? ¿Y de qué manera este proceso está afectando (positiva o negativamente) las condiciones de vida de las comunidades Afrocolombianas?

Primero hay que decir que en la comunidad negra apostamos al sí para este acuerdo, precisamente porque hemos sido víctimas de muchos atropellos y apostamos al sí confiados, como todos los colombianos, y con la esperanza de tener un país en paz. Tenemos muchos retos y es justamente enfrentar la forma voraz como el gobierno viene en contra de nuestros intereses, desmontando nuestros derechos. Nosotros estamos programando una movilización nacional, para en primer caso exigir el cumplimiento de muchos acuerdos, que pasan más de 100 acuerdos históricos con el gobierno nacional que nunca se han cumplido, y eso justifica el escepticismo que tenemos frente a lo que va a ser el nuevo acuerdo que se ha pactado entre el gobierno y las FARC.

Estamos de igual manera trayendo propuestas como las que siempre las hemos hecho, alternativas, para superar la crisis social, económica, cultural, ambiental de nuestro territorio. No creemos que la represión o la fuerza sea la solución a los problemas de conflictividad que existen en el territorio, nosotros creemos que los planes de etno-desarrollo son la mejor fórmula para poder resolver un problema que se enquistó en un territorio, caracterizado históricamente como territorio pacifico del cual venimos nosotros, los negros en Colombia, en su mayoría. Y este trabajo se relaciona con los llamados que hacemos a la comunidad internacional, para que piensen también que los problemas que ocurran allá en esos lugares tan lejanos, de los cuales provenimos nosotros, impactarán también acá.

 

marcha PCN 640x360

Marcha del PCN en defensa de los derechos humanos (Foto: Renacientes.net)

 

Hemos visto que, tras el acuerdo de paz y la entrega de armas por las FARC, grupos paramilitares se están expandiendo. ¿Como se posiciona el PCN ante esta problemática? ¿Y cual viene siendo la respuesta del gobierno?

Los paramilitares se encuentran en nuestros territorios para controlar el tráfico de droga. Desde que las FARC dejaron las armas, efectivamente nuevos grupos y estructuras están surgiendo en esos territorios. Existen decenas de organizaciones que operan en las zonas rurales del Pacifico y en la periferia urbana. Hace unas semanas, asesinaron a una lideresa, una mujer que hacia un trabajo social con los jóvenes para que no caigan en la delincuencia. Ayer recibí la noticia que se asesinó un hijo de una lideresa de un consejo comunitario, por haber rechazado entrar en un grupo paramilitar. Hay un ataque incesante contra los movimientos sociales.

Sobre estos hechos el gobierno no se manifiesta. Sus responsabilidades tratan simplemente de eludirlas. De manera tajante, existe una complicidad entre el gobierno y estos grupos. Estos grupos no atacan a las fuerzas del gobierno porque no pueden atacarlas, la pregunta es ¿quién les provee la materia prima a estos grupos (las armas)? De acuerdo con los resultados de investigaciones que se han hecho en Colombia, las armas de los paramilitares daban cuenta de ser de la policía o de las fuerzas armadas o de inteligencia (DAS). La policía, el ejército, los jueces, la misma Fiscalía, no nos protegen. Tenemos que acudir a otras instancias para protegernos, para que haya investigaciones eficaces sobre las violaciones contra nuestras comunidades.

 

Hace unos meses hubo un gran paro en Buenaventura en noviembre hubo un paro nacional. ¿Como evalúa este tipo de movilizaciones y como piensa que estas puedan evolucionar en el futuro, no solo como instrumento para defender vuestros derechos sino como instrumento para exigir de parte del gobierno una verdadera implementación de los acuerdos de paz?

Digamos que esta es la herramienta más positiva que hemos encontrado para exigir del gobierno su atención para resolver las necesidades básicas insatisfechas que tenemos, para disminuir la brecha de la desigualad. Nosotros nos caracterizamos por ser personas de paz. La movilización como medida de hecho, es la herramienta a la cual hemos acudido y a partir de ese escenario es que posibilitamos los diálogos, que son diálogos de sordos, en la medida que esas estrategias y situaciones sean conocidas en el contexto nacional y para tener el respaldo y la solidaridad internacional es que nos movilizamos.

 

Mass action closing down port in Buenaventura Colombia May 21 popularresistance

Acciones de protesta en Buenaventura (Foto: PopularResistance.org)

 

Nos manifestamos, sobre todo, contra la guerra económica que se está haciendo contra nuestros territorios, la cual está dirigida por el sistema de comercio internacional capitalista donde los agentes entran en una competencia para apoderarse de las riquezas naturales de nuestro país, a través de mega proyectos extractivos. Este hecho agrava la crisis política y social del país. Estos mega proyectos impactan en el comportamiento climático, devastan bosques, campos, fuentes de agua. Estos proyectos hacen parte del plan del gobierno Santos, parte de la “locomotora del desarrollo” que arrasa todo lo que se encuentre ante su paso. Nuestras comunidades se ven expulsadas de sus territorios ancestrales, hacia territorios urbanos donde encuentran mayor pobreza, delincuencia, prostitución. Espacios donde no existe la infraestructura necesaria para que una integración sea posible.

 

¿Qué tipo de convergencias y alianzas estratégicas existen entre el PCN y otros movimientos u organizaciones, o partidos políticos progresistas?

En los temas de movilización, por ejemplo, existen convergencias, por supuesto. Con partidos como el Polo Democrático, por ejemplo, quien nos apoyó en la lucha para la defensa de los derechos ancestrales de las comunidades Afrocolombianas. Con las comunidades campesinas e indígenas también, por supuesto, en el marco de la Minga. Este fue un espacio donde todas las víctimas de este sistema, el pueblo pueblo, se reunieron para juntar las fuerzas y construir una unidad más fuerte, para contra atacar a partir de un ejercicio social las injusticias del sistema que nos oprime.

 

mural colombia 640x298

Mural ilustrando los desplazamientos forzados de comunidades Afrocolombianas por acción de grupos paramilitares

 

 

Luis Armando Ortiz es el representante legal del consejo comunitario ACAPA (Tumaco, Nariño) y uno de los líderes del PCN, una organización nacional para la defensa de los derechos de las comunidades negras en Colombia.

 

Foto de portada: Marcha del PCN por ocasión de su Quinto Encuentro (Foto: Renacientes.net)

Fuente: Diario de Nuestra América, Investig’Action

 

Publicado enColombia
Sábado, 17 Noviembre 2018 09:56

Dignidad y humanismo socialista

Dignidad y humanismo socialista

El periódico desdeabajo publica una reseña ampliada publicada en marzo de 2015, de Luis Emiro Valencia (1922-13/11/2018), durante un evento de reconocimiento a su obra.

El pasado mes de marzo, Luis Emiro Valencia cumplió 93 años. . Para asombro de propios y extraños, su actividad mental y física en pro de una sociedad socialista, fundada sobre las bases de la democracia radical y el humanismo, continúa plena, como en aquellos años 40 del siglo XX, cuando en la casa de Jorge Eliécer Gaitán le abrieron la puerta y lo invitaron a seguir para tomar las memorias de las reuniones que dieron base al Plan Gaitán. Llegaba invitado por Antonio García Nossa, de quien aprendió y a quien continúa difundiendo aún, dado que Colombia no conoce la bastedad y profundidad de su obra.

¿Quién es Luis Emiro Valencia? -"Yo soy yo y mis circunstancias".

Es la identificación de Luis Emiro con el pensamiento de José Ortega y Gasset (1883-1955): "Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo". Es una frase síntesis de su perspectiva existencial, esto es, el ser humano está condicionado por lo que piensa y por lo que vive. La perspectiva es, entonces, de la razón vital (raciovitalismo) e histórica. En relación dialéctica se imbrican la razón, la vida como valor absoluto, la impermanencia y el fluir del tiempo y los acontecimientos socio-históricos concretos.

 

Madre-hijo

 

Detrás de un hijo que aprende hay una madre que enseña, dice el adagio popular. Existe una relación estrecha entre la producción intelectual y la experiencia vital del ser humano, pero ésta es primordial en sus comienzos y en la situación de dependencia esencial. Al comienzo de la vida, es cuando empiezan a formarse las actitudes estructurales de la personalidad (temperamento y carácter). La pareja básica madre e hijo constituye la imbricación fundamental. En los primeros años de un niño, la ayuda y el amor son de gran importancia en el establecimiento de su naturaleza o, dicho en términos simples, su capacidad para la estabilidad y la felicidad. El párvulo es el padre del intelectual.

Luis Emiro Valencia Sánchez nace en Bogotá el 25 de marzo de 1922. Valencia es un apellido toponímico español, arriba a Colombia con los inmigrantes hispánicos hace poco menos de tres siglos, sobresaliendo una inclinación hacia la intelectualidad y la política. En Luis Emiro estas dos fuerzas confluyen en una sola pasión: el humanismo socialista. Su árbol genealógico es pródigo en liberales guerrilleros y radicales, amigos de Manuel Murillo Toro (1816-1880), dos veces presidente de la República y precursor del socialismo liberal en Colombia, de estirpe reformista agrario y gran luchador contra los latifundistas. La obra de Murillo Toro será la primera influencia intelectual de Luis Emiro.

Eran otros tiempos, con una Colombia muy distinta a la actual. Su población apenas llegaba a los 6,8 millones de habitantes, con el 72 por ciento de ella habitando en zonas rurales. Era un país agrario bastante atrasado y desarticulado en sus regiones naturales, aunque constituía un nítido germen de modernización capitalista que generaba nuevas problemáticas y exclusiones económicas, sociales y políticas; nuevas clases populares y asalariadas buscaban su propia expresión en el socialismo y recibían la influencia y animación de las revoluciones mexicana y rusa. El antagonismo entre el país agrario y semicolonial, y la nación moderna y capitalista empezaba a aflorar con fuerza incontinente.

A la tierna edad de cuatro años queda Luis Emiro sin padre, consecuencia de la temprana separación de sus progenitores. Como hijo único, es educado por su dedicada y amorosa madre: Carlina Sánchez Lozano. Ella, liberal radical, poliglota (inglés, francés, castellano) y diestra pianista, heredó a su hijo la pasión por la política y la justicia social, al igual que el amor por la vida, el trabajo decente, la literatura y la música.

Luis Emiro no fue un niño corriente. Un niño dotado es más intensamente niño, sus placeres y dolores surgen rápidamente y, agudamente, su curiosidad y necesidad del conocimiento. El sentido y significado de la vida está unido a su gusto por la lectura, consejo que no deja de recomendar siempre que puede a las nuevas generaciones: lean, siempre lean y lean. De niño a adulto lo acompaña una memoria prodigiosa; a los 93 años recita un poema del poeta venezolano Elías Calixto Pompa (1834-1887) con igual frescura y claridad que lo hacía cuando solo contaba con tres años de edad:

Estudia
Es puerta de luz un libro abierto:
Entra por ella, niño, y de seguro
Que para ti serán en lo futuro
Dios más visible, su poder más cierto.

El ignorante vive en el desierto
Donde es el agua poca, el aire impuro;
Un grano le detiene el pie inseguro;
Camina tropezando; ¡vive muerto!

En ese de tu edad abril florido,
Recibe el corazón las impresiones
Como la cera el toque de las manos:
Estudia, y no serás, cuando crecido,
Ni el juguete vulgar de las pasiones,
Ni el esclavo servil de los tiranos.

La madre, activista, siempre iba acompañada de su pequeño. De la mano de ella, Luis Emiro participó de las marchas y eventos políticos que por entonces conmovían a la capital, como la "del hambre", pero también de sucesos de especial significado, como la posesión del presidente liberal Enrique Olaya Herrera en 1930.

Como podrá recordase, fecha especial para la nación, pues con tal gobierno tomaba forma en el país un período de gobiernos liberales, extendidos hasta 1946. Durante los 44 años previos los conservadores gobernaron de mano de la Iglesia con mano dura y represiva, pretendiendo acallar el surgimiento del movimiento obrero-campesino-indígena y estudiantil y la aparición de las nuevas corrientes políticas socialistas.

Ahora, bajo la influencia de las revoluciones acaecidas en Nuestra América, así como en Euro-Asia, durante las dos primeras décadas del siglo XX y la tendencia internacional de apertura, el ambiente era propicio a los proyectos de reforma social y a la ampliación de la democracia. Liberales y socialistas hacían suyos, a su manera, los ideales de reforma agraria, nacionalización de los recursos naturales y energéticos, separación de la Iglesia y el Estado, impulso a la educación obligatoria, laica y gratuita, independencia nacional, formación de sindicatos, organización y participación popular y un régimen bajo la dirección de un gobierno obrero.

Memoria y lucha. A sus escasos ocho años de edad, la impresión de la figura imponente de Enrique Olaya Herrera, "gigante, altivo y su pecho lo atraviesa la banda tricolor de la bandera nacional", quedará para siempre en la retina de Luis Emiro.

 

Salto generacional

 

Hacia el año 1925 se conforma un grupo anti élite, rebelde e iconoclasta: "Los Nuevos". De edades entre los 20 y 25 años, universitarios y provenientes de clases alta y media, eran jóvenes que empezaban a entender el sentido, significado y tendencia de los nuevos tiempos. De este grupo emergerían las ideas y los personajes que tendrían influencia en los acontecimientos de la nación durante el siglo XX.

Algunos de ellos suscriben un documento en el que dicen: "Pertenecemos al partido socialista que busca la justicia económica, la realización política de los fines humanos y cuando los partidos de la libertad se disuelven en la inacción y buscan consejo de un capitalismo intransigente, las nuevas generaciones no pueden seguir otros caminos que éste que adoptamos nosotros". Entre algunos de sus firmantes estaban Diego Montaña Cuellar, Francisco Socarrás, Roberto García Peña, Gerardo Molina.

Al grupo de "Los Nuevos" ingresan Alberto Lleras Camargo, Germán Arciniegas, Luis Tejada, Gabriel Turbay, Guillermo Hernández, Juan y Carlos Lozano y Jorge Eliecer Gaitán. Más tarde es fortalecido con la adhesión de Luis Cano, Antonio José Restrepo, Antonio García Nossa, Luis Carlos Pérez y Luis Rafael Robles, todos profesaban su simpatía con las ideas socialistas.

Entre tanto, Luis Emiro Valencia era un joven estudiante formado en los colegios de los hermanos cristianos lasallistas. Egresado de la secundaria, efectuó estudios técnicos en la Escuela Industrial anexa a la Facultad de Matemáticas e Ingeniería de la Universidad Nacional durante la década del treinta; en ese entonces su proyecto era convertirse en técnico fundidor. Pero la vida no es lo que uno quiere. Aprendió taquigrafía y mecanografía en la Academia Remington, donde por entonces estudiaban las elegantes señoritas bogotanas, para matricularse luego en los cursos de Extensión Universitaria abiertos en el marco de la reorganización de la Universidad Nacional adelantada bajo el gobierno de Alfonso López Pumarejo (1934-1938/1942-45). Después ingresaría al Instituto de Ciencias Económicas, fundado en 1945, donde se graduó en 1950 presentando la tesis "Política del Cambio Exterior", dirigida por su maestro y amigo A. García Nossa.

Tiempos de especiales recuerdos. Para Luis Emiro una de las situaciones más gratas de su vida fue haber vivido y verse beneficiado del proceso de inclusión y democratización de la educación en Colombia, impulsado por los gobiernos liberales. En la Universidad Nacional conoció a profesores como Abdón Espinosa, Indalecio Liévano Aguirre, Alfredo Vásquez Carrizosa y Antonio García Nossa. Este último se convertiría en su "padre intelectual" y pronto tejerían una profunda amistad.

Bajo la protección y orientación de Antonio García pudo ingresar y hacer parte de una generación mayor a la suya, la de aquellos intelectuales socialistas influyentes en la academia y la vida cultural y política del país. García lo hizo su secretario y amanuense gracias a la inteligencia y los conocimientos que sobre taquigrafía y mecanografía ya le otorgaban ciertas destrezas a Valencia.

De su maestro y amigo, dirá después Luis Emiro que aun Colombia no ha conocido la grandeza del pensador y la importancia del mismo para la historia nacional: "Antonio es como el mar, profundo y ancho; hasta ahora sólo conocemos su oleaje y lo poco que queda en la playa".

 

Luces de vida

 

Corren los años 40, las nuevas lecturas e influencias intelectuales marcan su huella en el joven estudiante. Una tarde, bajando las escaleras de la facultad de Derecho (el Instituto de Ciencias Económicas estaba anexo a la Facultad de Derecho), Luis Emiro tuvo una experiencia de conversión. Mirando en lontananza, asombrado, sintió en lo más profundo de su ser que había ocurrido un salto de conciencia, su cosmovisión de la vida había cambiado, la pasión por el socialismo humanista había nacido como una razón vital que nunca más abandonaría.

El año de 1947 Luis Emiro conoce a Jorge Eliecer Gaitán (1898-1948), quien con persistencia lideraba desde los años 30 una gesta por el cambio de modelo político y económico en el país. En este mismo año Gaitán, candidato a la presidencia de la República por el partido Liberal, ya figuraba como seguro triunfador de los comicios por realizarse un año después.

Ante tal posibilidad, la oligarquía colombiana juega la última carta que le quedaba: la represión violenta. Al salir de clases de la Universidad Nacional, Luis Emiro sube por la calle trece en su modesto automóvil del cual era propietario y a la altura de la Estación de la Sabana, sobresaltado, ve la turba enfurecida que baja con palos y machetes destrozando e incendiando la ciudad; guarda donde puede el vehículo y se entera que Gaitán acaba de ser asesinado. Es el 9 de abril de 1948.

En una amarga mirada retrospectiva, Luis Emiro Valencia reflexiona sobre la cruel historia que nos ha tocado vivir: "Cuando el hombre como el pueblo coinciden y se hallan listos para iniciar los procesos de cambio revolucionario, las clases o los grupos hegemónicos y dominantes dueños del poder y los privilegios generan el clima propicio para el genocidio y el magnicidio, eliminando a los jefes, líderes y seguidores dotados de la visión, y el propósito de impedir cambios reales, estructurales, socioeconómicos, institucionales y éticos. Los casos: Galán el Comunero en 1871, Rafael Uribe Uribe en 1914, Jorge Eliecer Gaitán en 1948, Jaime Pardo Leal en 1987, Luis Carlos Galán en 1989, Bernardo Jaramillo Ossa y Carlos Pizarro en 1990.

[...] El de Gaitán significaba el ascenso del pueblo al poder. Por eso, a Gaitán no podía dejársele pasar. La oligarquía deja pasar, aun a los de extracción humilde, en la medida que adopten y adapten sus ideales y su lucha a los intereses de la casta dominante. El revolucionario siempre está expuesto a sufrir la trayectoria de Gaitán. Es el mito de Sísifo, refrendado con la muerte de Gaitán y el genocidio practicado sobre nuestro pueblo durante todo el tiempo a lo largo y ancho de nuestra historia"1.

 

El socialismo como pasión y compromiso

 

No es fácil ser fiel a los principios socialistas en un país de tradición derechista y con una lumpen-oligarquía tan asesina e infame como la colombiana. Luis Emiro Valencia, con la sabiduría que dan los años y conocedor ilustrado de la historia del país, nos enseña que la denominada Violencia no inició el 9 de abril de 1948, como equivocadamente algunos analistas lo señalan, sino que inició una nueva fase en el siglo XX a partir de 1946, impulsada por el Estado, bajo el gobierno hegemónico conservador, represión sectaria contra el pueblo como guerra preventiva que impidió el acceso de Gaitán al poder. Su despliegue significó el triunfo de la violencia reaccionaria sobre las aspiaciones de justicia y democracia plena sentidas por el país nacional.

En este proceso, enseña Valencia, la reacción contra la reacción fue el golpe cívico-militar encabezado por el General Gustavo Rojas Pinilla, el 13 de junio de 1953, con la consigna de paz, justicia y libertad, y la entrega de las armas por la guerrilla del Llano, refrendada con el posterior asesinato en Bogotá de su máximo líder, Guadalupe Salcedo. Esta fase culmina con la heredada Asamblea Nacional Constituyente y Legislativa, en cuya ampliación estuvo el Maestro Antonio García, quien presentó proyectos de reforma estructural y planteó, en memorable discurso, la disolución de la Asamblea con el lema de que la estrategia reaccionaria de volver atrás debe dar paso a la revolución socialista. En este discurso recogió el pensamiento de Gramsci: La crisis consiste en que muere lo viejo y no nace lo nuevo.

Ante el fracaso de la dictadura de Rojas, que continuó la violencia sin propósito de cambio, la oligarquía latifundista-industrial se une convocando a Plebiscito y entronizando el Frente Nacional oligárquico con el reparto del poder hasta 1974. De aquí en adelante, hasta nuestros días, el proceso continúa con diferentes actores pero con el mismo escenario y con las mismas víctimas, a pesar de la Constitución de 1991, concluye Luis Emiro en su repaso por la historia reciente de Colombia2.

Pero ninguna tristeza, derrota o dolor ha podido apagar el fuego, la pasión y compromiso de Luis Emiro Valencia por el socialismo humanista y la democracia radical. En los más importantes programas del socialismo colombiano del siglo XX, su espíritu y mano creadora están presentes. Con su visión siempre mirando hacia delante, sin olvidar el pasado, nos advierte que es fundamental rescatar desde la propia historia de Colombia la lectura de los programas básicos, formulados para proyectos políticos de la democracia radical, socialista, desde el pueblo y para el pueblo, con el común denominador del humanismo social, sin pretender repetirlos mecánicamente sino para estudiarlos y continuarlos en sus líneas de vigencia y actualidad. Es el camino de la memoria el que conducirá a la construcción de la nueva sociedad, afirma con convencimiento.

Los programas básicos, en su desarrollo cronológico, según Luis Emiro, son:

- 1936-38 Unión Nacional Izquierdista Revolucionaria –Unirismo.
- 1942-44 Liga de Acción Política –LAP.
- 1946-47 Plataforma del Colón y El Plan Económico, Movimiento Gaitanista.
- 1950-1958 Movimiento Socialista Colombiano –Partido Popular Socialista.
- 1985-1989 Unión Patriótica –UP.

Según Valencia, las tesis contenidas en estos programas están vigentes en su esencia –interna, regional e internacional–, en la medida que durante todo el siglo XX y en lo que va del XXI, no sólo los problemas subsisten sino que se han agravado y potenciado, cuantitativa y cualitativamente3.

La izquierda actual está fragmentada y confusa, según Luis Emiro. Le duele ver como la educación quedó reducida a un vulgar negocio sin igualdad de oportunidades ni inclusión de las clases populares, así como la orfandad en que se encuentran las universidades que deberían ser el faro en estos tiempos de oscuridad. La última vez que lo invitaron a ser parte de un movimiento político fue en la persona de Fals Borda, de quien dice Valencia "era un gran humanista pero muy ingenuo". El Polo, respondió a la amable invitación de Fals Borda, es un archipiélago, ¿de cuál isla quieres que haga parte".

No obstante, Valencia sigue creyendo en la necesidad de un futuro socialista para Colombia. Su concepción de la democracia radical, elaborada en conjunto con su maestro-amigo Antonio García, sigue vigente. Es un todo indivisible, no sólo democracia política sino también económica, social, ambiental y cultural, con un nuevo estado nacional y popular que emerja desde abajo y desde las regiones como estructura política fundamentada en la organización y participación directa de los trabajadores, campesinos, pueblos originarios, estudiantado, clases medias y de los sectores progresistas del país. "La democracia, afirma Luis Emiro, es como el amor: todo o nada". Y es que Valencia sí sabe de eso, toda su existencia ha sido un enamorado de la vida, con siete hijos, demócrata radical y socialista convencido.

Pero sobre todo, Luis Emiro es un gran humanista, siempre opuesto a toda teoría y práctica que conduzca a una imagen determinista, dogmática y reductiva de la existencia humana. El socialismo en que cree tiene como objetivo central crear la igualdad de oportunidades, la satisfacción de las necesidades esenciales y las condiciones para el florecimiento de las potencialidades y la autorrealización del ser humano. Un socialismo que aspire a una concepción integradora y holística del ser humano, pluralista e incluyente, en la que tengan cabida temas tales como: democracia radical, libertad, responsabilidad, autenticidad, realización, autodeterminación, conciencia, dimensión espiritual y sentido y significado de la vida.

A sus 93 años, Luis Emiro afirma que es longevo pero no viejo. En su cálido, pulcro, sencillo y ordenado apartamento, en el centro de Bogotá, de cara a los cerros tutelares, donde vive con su hijo menor, están todos los amores y recuerdos más apreciados de la vida: músicos, pintores, pensadores, fotografías de amigos y compañeros de batallas, todo en medio de miles de cuidados, heterogéneos y queridos libros, de todos los tiempos y campos del saber humano. Hasta hace unos pocos años se desempeñó como consultor externo de la Unidad Administrativa Especial de Organizaciones Solidarias. Actualmente asesora alcaldías locales con aspiración y vocación socialista, como la de San Cristóbal, en la localidad 4 de Bogotá.

Elegante, en el mejor estilo clásico bogotano, digno y autónomo, Luis Emiro camina las calles de la capital, sonriente y enamorado de la vida, con la esperanza incorregible y la fe en la perfeccionabilidad del ser humano y la capacidad de evolucionar y revolucionar de la sociedad.

 

1 Valencia, Luis Emiro. "Gaitán, antología de su pensamiento social y económico, Ediciones desde abajo, Bogotá, 2012, pp. 15-16).
2 Valencia, Luis Emiro, 9 de abril de 1948-10 de mayo de 1957, capítulo oscuro de la historia colombiana, en: Revista Cepa, Bogotá, abril 2007, No 3, p. 78).
3 Valencia, Luis Emiro, Los programas perdidos de la democracia radical, en: Revista Cepa, Bogotá, septiembre 2007, No 4, p. 68.

Publicado enColombia
Miércoles, 24 Octubre 2018 17:08

Escenas

Escenas

LA MUJER DE OTRA ÉPOCA

 

Ahí la vi. Era una escena casi increíble, aunque no extraña en esta ciudad de extremos y desigualdades que realzan en el pavimento. Menuda, con sus escasos 1,50 de estatura, descalza, vestida con su bata de colores alegres –tal vez para contrastar con la tristeza del día a día que la golpea sin cesar–, caminaba hacia el bus que requería abordar. En una mano y contra su pecho un bebé de algunos meses y en la otra, sujetado con seguridad, otro de escasos 3. De su cabeza, soportado por su frente, un maletín donde seguro carga algo de comer y la mercancía que pretende vender en su nueva jornada de rebusque.

 

Al llegar al sitio donde el bus debe detenerse para que algunos pasajeros se apeen y otros lo aborden, trata de acomodar al bebé de brazos mientras el otro le demanda que lo cargue; la demanda no es casual, simplemente el sueño le gana y por lo que no puede soportarse en pie. Ella atiende a su llamado, se inclina y con una sola mano lo alza, pero pasados escasos dos o tres minutos su cuerpo no le da más y debe bajarlo de nuevo.

 

El esfuerzo es inmenso pero ella sonríe a toda aquella persona que la mira. Su risa es juvenil, ingenua, no exterioriza ofuscación ni rabia alguna, tal vez sabe que ese es su destino, tal vez recuerda que ese fue el destino de su madre: cuidar a los suyos, trabajar, levantar dinero para el diario vivir, saberse mover en este territorio tan lejano de sus nativas selvas, tan inhóspito por la indiferencia de los cientos que a cada paso te cruzas.

 

El bebé de brazos se mueve y ella lo asegura contra su pecho; el otro insiste en la demanda de atención, se tambalea por el sueño, hasta el punto que parece que caerá al piso para dejarse llevar por el sueño. Ella lo retoma de nuevo y trata de apoyarlo contra una baranda que da contra la puerta de vidrio por donde deberá subir al bus, pero la distancia entre la baranda y la puerta es amplia y el cuerpo del niño, prácticamente dormido, se desgonza e intenta pasar por tal espacio, con riesgo de fracturarse. Entonces ella lo increpa en su lengua, tal vez le dice que despierte, tal vez le explica que ella no puede más, pero él no entiende pues el sueño le gana.

 

Una vez más ella lo retoma con una sola mano y ahora lo baja al piso, él se agarra de una de las piernas de su madre y llora; no quiere incomodar pero es que el sueño no lo abandona; ella asoma su cuerpo por la puerta de la estación en procura de divisar dónde viene el bus, como tratando de responderse cuándo podré sentarme y cuidar de que los dos hijos duerman, entonces el que esta pegado a su pierna parece que se suelta y que caerá desde la estación hasta la vía principal; yo miro la escena y temo por la vida del crío que, parece que de caer, será su último sueño; se tambalea como si fuera un muñeco de madera, de esos articulados con los que se juega a realizar las posiciones más variadas que la imaginación te lleve a formar, se mueve y logra sostenerse.

 

A mi lado ya hay otras personas esperando el bus, todas mujeres, cada una llega y mira sorprendida a la madre que a pesar de su pequeñez puede con tanto; entre las que han llegado hay una madre joven que lleva a su cría en coche. Está vestida con su mejor traje, bien peinada, sin duda va para algún trabajo; la miro y creo leer lo que le pasa por su mente: “yo no podría con esos dos hijos, con ese maletín agarrado de la frente, sin zapatos…”. La escena parece, como todo ello, irreal: una madre de otra época, aún sometida a los designios culturales de su comunidad, y otra madre, de nueva época, atareada a la moda y facilitada para su labor por la tecnología.

 

Vuelvo y miro a la mujer embera, y ahora compruebo que el crío que está agarrado a su pierna de nuevo está a punto de caer a la vía principal, el bus ya se otea en la cercanía y no puedo dejar de pensar que en pocos segundo habrá un accidente con un final fatal, sin embargo, sin saber cómo ni con que fuerzas, la mujer lo recupera de nuevo contra su cuerpo, da un paso atrás, el bus para, abre sus puertas y ella entra de inmediato. Cuando ingreso al transporte ella ya está sentada, su sonrisa no la abandona, y sus dos hijos duermen junto a ella.

 


 

¡Córrase!

 

El bus arranca y tras unas pocas cuadras merma su velocidad para frenar en una nueva estación, y permitir que algunas personas lo dejen y otras lo aborden. Entre afanes y maniobras unos y otros logran su cometido. Casi de inmediato, entre quienes han subido, y alguien que ya venía en el bus, se escucha ¡No me empuje! ¡He, tan delicado, si quiere que no lo toquen pues pague taxi! Así, a ritmo de incomodidad y pocos amigos es el traslado diario en los atestados transmilenios bogotanos.

 

El altercado prosigue y sube de tono: el pasajero que ya venía en el bus se voltea y le zafa un puñetazo en el rostro a quien lo empujó, entonces este responde de igual manera; los dos se abren en busca de un espacio imposible, las 20 personas que estamos apretujadas en los dos metros inmediatos sin saber cómo abrimos espacio en procura de evitar que un golpe mal lanzado nos afecte, pero de manera increíble ambos aceptan sin palabra previa alguna dejar la cosa así; siguen discutiendo entre ellos, pero sin afectarse físicamente. Todos nos miramos y damos gracias a la distensión que ha ganado espacio.

 

Así es cuando las cosas no pasan a mayores, pues en otras ocasiones, cuando el desafuero es por motivo de intento de robo la tensión sube hasta la mostrada de una puñaleta como mecanismo para reclamar el silencio de quien se percató del intento de robo, y en no pocas ocasiones hasta el apuñalamiento, así sea superficial, del afectado.

 

A tropezones. Así es el transporte diario. Una tragedia que debe soportarse con la rabia en los ojos y el apretón de dientes pues: “¡voy a llegar tarde al trabajo y no me van a creer que salí a tiempo!”.

 

Rabia y tragedia de todos los días; insultos, incomodidad, sustos ante las broncas entre iguales que por la presión de la sobrevivencia descargan la neurosis que cada uno carga en aquel o aquella que le de papaya.

 

Una situación que nos recuerda, cuando estamos descansados y pensando en los malos ratos que padecimos durante el día o durante la semana, que nuestro contrario, aquel contra el cual tenemos que dirigir nuestras rabias no es quien va al lado –un igual de jodido/a que nosotros– sino contra quienes determinan y dominan nuestras vidas: los poderosos del país, los millonarios que definen a través del político de turno las ciudades y el país que tenemos.

 

Rabia que escalona en nuestra cabeza, cuando estamos en el sistema de transporte, en situaciones que no son ocasionales, como cuando presenciamos como los excluidos por el sistema son perseguidos por la policía –hasta por lo bachilleres de bolillo, convencidos por un proceso psicológico vivido durante pocas semanas de que son el mal llamado “orden”–.

 

Es una rabia de saber que debemos encontrar la forma –y no saber cómo– de romper el sonambulismo con que cada uno de los millones que nos cruzamos a diario en buses y en la calle, para lograr que nos hablemos y que unamos fuerzas para hacer sentir las exigencias de una vida en dignidad, para hacer posible la cual hay que dar cuenta, entre otras cosas, del negociado privado con lo público de manera que algún día –ojalá no muy lejos– los golpes que nos propinamos entre iguales, las miradas de matar que lanzamos al del lado, el sentimiento de rabia que nos conmueve cuando vemos como golpean a un indefenso, o la sensación de desespero que nos cubre cuando alguien que está cerca de nosotros refleja en su tragedia del día a día la injusticia que domina nuestra realidad, todo ello encuentre canalización para dirigirlo: los golpes, las miradas con cuchillo, la rabia, el desespero, todo esto y mucho más contra los usurpadores del poder y de la mal llamada democracia, la liberal, la que dice que el gobierno es del pueblo y para el pueblo, a pesar de ello ser pura ficción.

 

¿Cuándo será el día del apretón final, el día en que por fin le diremos córrase a quien está sentado en lo que es de todos?

Publicado enEdición Nº251
Miércoles, 26 Septiembre 2018 09:48

Prehistoria del grafiti bogotano

Prehistoria del grafiti bogotano

La relación con el espacio, las fronteras territoriales y la huella personal, han acompañado a la especie humana desde que descubrió la pintura. Estas mismas huellas persisten en el muralismo urbano de nuestros días, en el grafiti político, en las barras del fútbol y en las firmas o Tags.

 

La prehistoria del grafiti bogotano puede ser mucho más antigua de lo que creemos o nos han contado. Comúnmente se ubica al grafiti en comunidades urbanas industrializadas, siendo New York y Paris ciudades pioneras de un fenómeno global estético y filosófico que llegó a todas las ciudades latinoamericanas desde la década de 1970. Sin embargo, existen antecedentes de las comunidades prehispánicas que pintaron en abrigos rocosos innumerables pictogramas, cientos de años antes de la conquista española del siglo XV, y a su vez existe un extenso repertorio de rocas con arte rupestre en antiguos territorios Muiscas cercanos a Bogotá.

En aquellas épocas los pueblos pintaban su cosmovisión. Los pigmentos nos hablan a través del tiempo de un nivel técnico elevado que lograba mezclar plantas y minerales, para plasmar obras que han durado milenios.
Los más antiguos registros para comprender la evolución intelectual de nuestra especie han sido las huellas de arte rupestre en diferentes lugares del planeta, como las cuevas de Altamira en España y Lascaux en Francia. El arte rupestre no tiene el mismo tiempo de elaboración según los lugares de origen, sin embargo, podríamos estimar que tiene una antigüedad superior aproximada a los 10.000 años antes de nuesstra era. En las cavernas pintadas sucedieron dos cosas: La primera, se creó la abstracción del lenguaje escrito y figurativo al pintar una representación animal y humana, algo que cambió la prehistoria de la humanidad; la segunda, se crearon bases de una incial grafía que tardó varios milenios en evolucionar a sistemas de escritura alfabéticos y numéricos como los que empleamos hoy.

 

Antecedentes

 

La invasión española a lo hoy conocido como América, iniciada en 1492, ejerce una irrupción drástica en el curso que debía tener la herencia cultural de los pueblos originarios americanos y de sus descendientes, limitando a sus mínimas proporciones el legado técnico y estético de comunidades negras, indígenas y mestizas durante cerca de quinientos años. La prehistoria del grafiti bogotano hace referencia a los habitantes precolombinos Muiscas, pobladores unos miles de años antes de la actual era de los actuales territorios de Bogotá y Cundinamarca, hasta la colonización española. La tesis de esta prehistoria puede variar con los recientes hallazgos en el Parque Nacional Natural Serranía del Chiribiquete en el sur de Colombia, donde fueron descubiertas huellas de arte rupestre elaborado por comunidades amazónicas aisladas del mundo occidental, con una antigüedad aproximada a los 20.000 años antes de la actual era. La importancia del Chiribiquete como hallazgo arqueológico y ambiental para la humanidad ha obligado al Estado colombiano a proteger como patrimonio este entorno natural y cultural con una declaración apoyada por la Unesco. Es incalculable la magnitud de información que tienen estos murales para la humanidad, incluso podría reformular las tesis sobre la migración al continente americano.

 

Milenios después de las comunidades amazónicas de Chiribiquete, los Muiscas pintaron también las rocas. Según algunos relatos Bochica les brindó las artes y otras enseñanzas fundacionales que transmitieron generación tras generación hasta la irrupción la invasión. Pintaron un innumerable repertorio de piezas gráficas que aun pueden verse, y desarrollaron el conocimiento del tejido, teñido y estampado. Pintaban en las vasijas de barro decoraciones geométricas y figurativas, usaban herramientas para tallados en piedra, metales, madera y el mismo el barro durante su moldeado. Pero los Muiscas no eran los únicos exponentes de un amplio saber artístico, otras regiones de Colombia también dan cuenta de un patrimonio estético impresionante antes de la llegada de los españoles, algunos ejemplos son las culturas Quimbaya y Calima que desarrollaron técnicas de creación con metales, celebres por sus piezas de oro, y los Tumaco que habitaron el actual departamento de Nariño, destacados por el uso del barro para alfarería, creando piezas expresivas antropomorfas y zoomorfas.

 

Los Muiscas desarrollaron diversas técnicas de expresión plástica, empleaban utensilios como sellos y rodillos de impresión sobre tejidos elaborados en telar. El tejido era relevante por las condiciones climáticas agresivas en las alturas de los Andes, con temperaturas hostiles. Los tejidos eran parte de la indumentaria cotidiana. Sin embargo, en la actualidad no sabemos mucho de los artistas de estas épocas, porque durante siglos estos saberes fueron considerados como irrelevantes por las clases dominantes y la academia tradicional marginó el saber local privilegiando la estética europea y norteamericana. Existen cientos de murales en municipios como Soacha, Bojacá, Sibaté, Facatativá entre otros, que no fueron representados estéticamente ni estudiados por los artistas colombianos de casi cinco siglos. En cambio, vemos como la estética indígena influencia notoriamente el Street art Bogotano del siglo XXI, que se caracteriza por tener elementos gráficos de la estética precolombina.

 

La huella, ¿es la mano pintada del arte rupestre semejante a la firma (tag)?

 

La idea de registrar en un muro o roca el paso de un hombre por el planeta empleando la pintura es antigua, se remonta a miles de años atrás, a los primeros pintores que representaron su cosmovisión. Tenemos innumerables registros de patrimonio nacional en abrigos rocosos del altiplano entre Cundinamarca y Boyacá de arte rupestre elaborado por culturas Muiscas e incluso anteriores. Existen semejanzas entre la huella de la mano pintada por un Chaman hace 2000 años y las firmas Tags de nuestros días, ya que ambas se tratan de gestos gráficos de alguien dejando conscientemente su huella irrepetible en un lugar.

 

El pintor del espacio público del siglo XXI, a diferencia del Chaman, adoptó un sistema de escritura alfabético y desarrolló un gesto caligráfico propio. El pintor urbano contemporáneo y el Chaman son nómadas, usan las rocas de distintos lugares lejanos entre sí, viajan para crear, tienen una intensión de hallar una superficie donde escribir y una vez encuentra el lugar, llevan los utensilios necesarios para crear la obra.

 

Durante la colonización, el patrimonio cultural Muisca fue silenciado en los reducidos entornos académicos exclusivos para las elites, y por años el sometimiento cultural a los pueblos negros e indígenas condujo al olvido incalculables saberes técnicos y el legado cultural en su conjunto. La cultura indígena en Colombia no para de menguar desde 1492 hasta finales del siglo XX, momento en que las conquistas sociales posibilitan el acceso a las clases populares a una educación superior, así como a algunos medios de producción y algún grado de representatividad política.

 

El analfabetismo fue común para la población prehispánica, republicana y contemporánea, durante siglos no saber leer significó no saber pensar y no tener derecho al voto, una poderosa herramienta de sometimiento político. Se mantuvo en la oscuridad de la ignorancia la herencia cultural para los americanos, mientras en el antiguo continente se exponían en museos piezas americanas de cerámica, orfebrería y utensilios de las tierras invadidas y sometidas.

 

La estética popular fue minimizada a lo artesanal. Los pictogramas indígenas y sus símbolos, en algunos casos fueron mimetizados con elementos litúrgicos para adoctrinar, y en otros se decía a la feligresía que eran signos de energías o entidades malignas. Estimulando así el temor ante lo propio. También fue duramente castigada la tradición Chamanica que en muchos casos dio origen al arte rupestre prehispánico, la tradición fue perseguida y prohibida, desligando a una población de su herencia cultural y sembrando el miedo frente a ese patrimonio. Mientras así sucedía, por debajo de la mesa se traficaban objetos del patrimonio nacional por su extraordinario valor histórico o económico, objetos precolombinos que por siglos fueron vendidos en mercados del mundo.

 

Los pocos relatos de los primeros años de la conquista española, y de lo que fueron las diferentes sociedades prehispánicas que habitaban el continente, son las Crónicas de Indias, manuscritos elaborados por navegantes o clérigos sobre los hallazgos del nuevo mundo y que nutrieron la literatura europea maravillada con historias extraordinarias del nuevo mundo. En estos textos, naturalmente la visión del conquistador se impone, pero le permite destacar la belleza de los objetos elaborados por los indios. Mientras los cronistas relataban tangencialmente las culturas descubiertas a su paso, los ejércitos conquistadores exterminaron y sometieron comunidades de miles de habitantes. Con el establecimiento de la soberanía conquistadora, los pueblos locales que sobreviven quedaron sometidos a la esclavitud y servidumbre.

 

Pero si leer era difícil para la mayoría de la población en tiempos coloniales, donde reinaba el analfabetismo, más lo sería tener una formación artística y llevar una vida de pintor o creador visual. En tiempos del régimen colonial la creación visual era producida por una pequeña elite que dominaba la técnica y podía acceder a los materiales y los circuitos comerciales para vender una obra y vivir del oficio. La educación en artes plásticas y visuales en Colombia tenía un ojo en Europa, por siglos se impuso una condición de clase desde lo estético que marginó la tradición prehispánica y negra africana, dando relevancia a los estilos foráneos que les brindaban un aparente estatus a las clases privilegiadas. Luego de muchas luchas sociales en el siglo XX, la educación pública se fortalece dando acceso al mundo académico a las poblaciones marginadas desde 1492, llegando a las aulas estudiantes indígenas, así como negros y mestizos.

 

Cuando la igualdad de derechos permite el acceso de las clases populares a los centros de educación, estas encuentran un nuevo universo ajeno a su herencia cultural extraviada (indígena, mestiza o negra). No se habla del mundo indígena, negro y mestizo en el arte pictórico colonial y republicano, estas comunidades no tienen posibilidad de pintarse a sí mismos o sus pares, por el contrario, en el mejor de los casos son pintados en algunas obras por el hombre blanco, perpetuando un legado de exclusión social.

 

Las luchas políticas a nivel global del siglo XX, y la alfabetización de gran parte de la población, desencadenaron nuevos paradigmas para la humanidad, centrando la atención en asuntos como la libertad de expresión y el libre desarrollo. Por ello, firmar en los muros tiene un sentido en nuestros días, es decir, es el resultado histórico de diversas luchas populares. El amplio repertorio de murales en las calles de la ciudad de Bogotá, proviene de un entorno popular, es decir, que por primera vez desde la Colonia española, las comunidades negras, indígenas y mestizas excluidas tienen la libertad para representar su realidad, pintarse a sí mismos y retratar su propia cultura milenaria o lo poco que conoce de ella.

Publicado enEdición Nº250
Miércoles, 22 Agosto 2018 10:00

¿Se echó colonia o perfume de París?

¿Se echó colonia o perfume de París?

La innegable realidad de una presencia hispánica en nuestra cotidianidad, sigue siendo un hecho que llena de cuestionamientos, reflexiones y elucubraciones a la mente. Traspasa con variopintos sentimientos encontrados el corazón, ya que, tal vez bajo el filo damoclesiano de la tragedia, dicha realidad insoslayable da una certeza al alma. Sea ésta una tragedia con estilo de resignación. O con atisbos de certeza afirmativos, alimento de la dualidad identitaria, al mejor estilo del monólogo más famoso y más trillado de Hamlet: “Ser o no ser”.

 

Sin embargo, al utilizar el término resignación en el anterior párrafo, y haciendo uso de los retruécanos de esta lengua que tanto desconozco, propongo al lector concederle otro valor a esa raíz etimológica que de un sabor meramente indicativo, y su pretexto dé señal al signo, concediéndole más poderes simbólicos y hasta filosóficos, para tratar de llenarle de significado.

 

Entonces, nuestra tragedia hispano-descendiente no sería una tragedia resignada, sino resignificable, desde la capacidad de no negar la historia, pero sí de entrar en diálogo con sus consecuencias en el presente. De no temerle a la historia oficial triunfalista, pues, desde el grito de Triana, no sólo se han encontrado sangres derramadas en el campo de batalla, y sangres fusionadas en el lecho, sino también sendas virtualidades de mundos pluridiversos y confusos: se encontraron muchas maneras de ensoñarse al mundo, y los sueños no son del mundo de la razón. Es más, si bien la patrimonialización de la razón llegó en barco allende del estrecho de Gibraltar, tendría que esperar casi trescientos años para escuchar su propio eco y soliloquio en suelo americano. Y mientras tanto, el delirio católico ad portas de pintas de Yagé.

 

Lágrimas de cocodrilo, diría mi abuelita

 

Es imposible tratar de razonar con el lúgubre campo de lo patético. Por ello, desde el campo de la filosofía, probablemente se prefiera pensar antes que emocionarse, en un “tomar distancia” metodológico, y no político. Me atrevo, entonces, a decir que la relación más inmediata con el mundo hispánico, que nos habita por dentro y por fuera, está constituida por una serie de relaciones emotivas tan a flor de piel como a cavernas del subconsciente. Una serie de relaciones que van desde el tedio del sueño colonial tan vigente, a la rabiosa indignación por los “indios” de hace quinientos años. Manifestación irónicamente dramatizada cual monólogo de Antígona, en la frívola corte de Felipe IV.

 

Sin embargo, ese lúgubre campo de lo patético, sí que resulta estratégico para quienes, con poder en mano, utilizan el dolor y el éxtasis de otros para su propio beneficio. La razón ha sido secuestrada por el raciocinio instrumentado, para hacer de las emociones el vehículo que obnubile. Por ello, es posible avizorar cómo la propaganda política ha sido la mayor secuestradora de las manifestaciones artísticas, estéticas y estésicas en todas las culturas. Por otra parte, la ensoñación y la creatividad contemplativa, permanecen ignoradas en este campo de la inmediatez y del azuce campal identitario. Aquellos que ensueñan, ¿a qué irían a un campo de batalla? El ensueño de Don Quijote de la Mancha, quien a su vez era el ensueño del manco de Lepanto, atacó molinos de viento para desdicha de Rocinante y solaz de los leyentes.

 

Visiones lejanas de gigantes que son molinos

 

El caso de los molinos es muy similar al de nuestra realidad novelada. El espejismo al que se ataca, es también, causal de la desgracia. Y aunque resulte divertido en el caso del ingenioso hidalgo, la pesadillezca virtualidad de nuestra embriaguez mestiza, cual confluencia revuelta de chichas fuertes, nos impide ver que el verdadero enemigo es el actual, y siempre vigente, odio fratricida. Odio que se disputa la mismísima abundancia pretérita de estos territorios. Odio cotidianizado por más de doscientos años y después de:


Proclamados los actos políticos emancipatorios, por parte de los criollos reconocidos con nombre propio.

 

Ejecutados los actos militares por parte de los zambos, los mulatos, los mestizos, las ñapangas y las guaneñas desconocidos y nombrados en genérico.

 

Actos de ambas naturalezas que resultan siendo complementarios. Actos que, fundamentalmente notifican al mundo del comercio ultramarino de una estratégica independentista de este endeudado ente territorial, respecto a una España empobrecida por su autófaga corrupción inveterada. A la merced estuvo el mundo hispanoparlante de la codicia imperialista comandada por el mismo Napoleón Bonaparte, tan consecuente a la Revolución francesa. Es, en ese escenario, en donde estos territorios equinocciales serían comercial y políticamente disputados entre Inglaterra, Francia y Holanda desde otras estrategias de dominación.

 

Menos de medio siglo después, aparecen en el escenario los Estados Unidos de Norteamérica y su neocolonialismo de tan bananera recordación. Un poco más acá en lo temporal pero más allá en lo geográfico, se dejó entrever el proyecto expansivo de una aparatosa Unión Soviética que, al tratar de enraizarse en el trópico neogranadino, se fue vaporizando o evaporando entre los sahumerios sacrílegos de la teoría de la liberación, tan doctrinaria también.

 

Pergaminos y microscópicos marcadores filogenéticos

 

Surge, entonces, la tentación decimonónica de patrimonializar a nuestro odio fratricida y nacional como herencia española. Lo cual, además de ser una irresponsable delegación de cargas éticas, es una concesión política a la vetusta corona española, al brindarle aún más publicidad a la nefasta maquinaria de guerra colonial de su antiguo imperialismo y a sus muertos en tanto víctimas, dando al traste con un agente distractor, frente al auténtico e inmanente enemigo neocolonial.

 

El sistema colonial del imperio español consumió carnes mediterráneas, amerindias y africanas; pergaminos y microscópicos marcadores filogenéticos. La única diferencia con la guerra neocolonial es que los pergaminos no circulaban en aquel entonces. Y en la actualidad bélica transnacional, para más ironías, los viejos pergaminos coloniales son la única herramienta de algunos pueblos indígenas para reclamar al gobierno nacional, terrenos ancestrales, bajo la figura del resguardo.

 

Si tuviéramos el respeto individual y colectivo para rememorar a los indígenas asesinados por la campaña bélica del imperio español, no usaríamos sus nombres como propaganda para nuevos intereses políticos igualmente mezquinos. Si de verdad nos interesara colectivamente la memoria de los pueblos indígenas, más que darnos golpes de pecho por un descuartizado, Túpac Amaru II; interlocutaríamos con la situación de los Misak y los Nasa en el Cauca, de los Wayuú en la Guajira, de los Huitoto y los Embera en Bogotá. Pero talvez un pueblo indígena del Chocó es menos mediático que el rimbombante nombre croniticio, puesto al antiguo Tawantinsuyo.

 

Si de verdad nos asqueáramos con la esclavitud de los africanos de la colonia, reconoceríamos más al sinsentido ruidosamente taciturno de los afrodescendientes de las ciudades y campos, en vez de encarcelar estatuas de Cristóbal Colón, pues ese tipo de actos ni siquiera son simbólicos. Podría decirse que son un “lavarse las manos” socialmente aceptable, tan complaciente con el viejo e histórico libreto de víctimas resentidas y victimarios indiferentes.

 

La retórica, sí que ha sido una herencia colonial vigente, pero sólo perpetuada bajo el cálido clima de una minoría de edad auto-imputada. Como ambiguas herramientas de construcción de imagen nacional, hemos sido, frente a la necesidad de representación identitaria, indios para unas cosas, –sean mexicanos, peruanos o bolivianos– negros para otras, –negra afrodisíaca, exótica y teñida de visceralidad y sabor– y españoles medievales para otras –ni siquiera renacentistas o ¿en dónde empacamos al neo-feudalismo actual?–.

 

Sin embargo, mestizos confundidos, sí que es impopular aceptarlo. ¿Resulta más seductor un fundamentalismo racial o ideológico? La retórica de esgrimir argumentos bizantinos para ser una buena salvaje, un señor barroco o un caudillo romántico, son ditirambos a la razón y burlas que cotidianamente le hacemos a las condiciones precarias de los indígenas, campesinos (mestizos) y afrodescendientes, siendo estos colectivos de por sí heterogéneos y disímiles dentro de estas categorías nuevamente impuestas desde un lenguaje externo a sus cosmovisiones, y sin necesidad de la sociedad de castas.

 

Asumir un mestizaje confuso no ha de ser motivo para enarbolar banderas tal como lo pretendieron los nacionalismos criollos latinoamericanos del siglo XIX. Puede ser una incómoda posibilidad pero, toda vez, una oportunidad para ver a los ojos a las múltiples realidades crudas, pero potencialmente transformables. Desde el arte, la cultura, la lúdica y otras instrupupencias.

Publicado enEdición Nº249
Miércoles, 15 Agosto 2018 07:13

Por qué el dólar preocupa tanto

Por qué el dólar preocupa tanto

Los investigadores del Conicet analizan la historia social y cultural de la moneda del Norte. Papeles verdes que condensan sentidos políticos y económicos y, en la actualidad, funcionan como termómetro de la dinámica cotidiana del país.

 

El dólar “trepa por las nubes”, “se estaciona” y “se mantiene estable”; “vuelve a escalar” y “explota”. Ninguna estrategia logra atenazarlo, está “indomable”, “escurridizo”, “caprichoso”. Esta batería de adjetivos y verbos es empleada en el discurso mediático toda vez que intentan describirse las características y las acciones que definen el comportamiento de los papeles verdes. El consenso legitima el valor y las representaciones sociales de una moneda que –no conforme con medir los intercambios en Estados Unidos– también funciona como referencia de la economía y la política en países semiperiféricos. En Argentina, los billetes del Norte se constituyeron en un auténtico termómetro social y permiten calcular la eficacia de las decisiones del gobierno de turno.


Los argentinos ahorran, hacen sus cuentas e invierten pensando en el dólar. Pero, ¿desde hace cuánto? ¿Por qué es tan popular? ¿Solo constituye un medio de intercambio, o bien su popularidad emerge gracias a la cantidad de significados y sentidos que condensa en el marco de la relación entre ciudadanos y Estado? A estos interrogantes responden Ariel Wilkis y Mariana Luzzi. Wilkis es decano del Instituto de Altos Estudios Sociales (Idaes), doctor en Sociología e investigador del Conicet. Es autor de los libros The Moral Power Of Money (Standford University Press) y El laberinto de las finanzas. Nuevos estudios sociales de la economía (Editorial Biblos). Luzzi, por su parte, es doctora en Sociología, investigadora del Conicet y profesora en la Universidad Nacional de General Sarmiento. Publicó –junto a Carla Del Cueto– Transformaciones en la estructura social de la Argentina, 1983-2008.


Ambos son especialistas en sociología del dinero y las finanzas y, en la actualidad, concentran sus esfuerzos en la publicación de un libro que versará sobre la historia cultural y social de los usos del dólar en Argentina. El material pretende arrojar nuevas pistas para comprender cómo los retratos de Benjamin Franklin, Abraham Lincoln y George Washington se volvieron tan famosos en el país. Aquí, un adelanto al respecto.


–¿Qué abordaje propone la sociología del dinero?


Mariana Luzzi: –En las últimas décadas, la sociología volvió a interesarse en fenómenos y prácticas económicas que habían pertenecido a los intereses de la disciplina en sus inicios. De hecho, aunque se trata de un área a priori novedosa, a fines del siglo XIX ya había sido abordada por los padres fundadores del campo. Una de las obras más importantes de Georg Simmel fue Filosofía del dinero, de la misma manera que Max Weber se interesó por los orígenes del capitalismo y Émile Durkheim por la división del trabajo. El objetivo, desde aquí, es preguntarse qué es eso que llamamos dinero, cómo circula, cuáles son sus usos legítimos e ilegítimos y cuáles sus representaciones sociales.


Ariel Wilkis: –Los problemas clásicos de la sociología –el poder, la jerarquía, el estatus– pueden ser explorados a partir del dinero. Si la ciencia económica lo define a partir de su transparencia y neutralidad, la ciencia social produce un movimiento inverso, al analizar cómo las prácticas monetarias contribuyen y producen esas diferencias morales y jerárquicas. Esto es: puede funcionar como un punto de entrada para comprender las dinámicas sociales.


–En este sentido, ¿por qué a los argentinos les interesa tanto lo que ocurre con los dólares? ¿En toda Latinoamérica sucede lo mismo?


M. L.: –Si bien Argentina no constituye ninguna excepción, es cierto que nos preocupa mucho lo que sucede con el dólar. En el país, por ejemplo, hace cuarenta años que el mercado inmobiliario está dolarizado y eso no ocurre necesariamente en otras latitudes con historias y trayectorias económicas parecidas. Además, funciona como reserva de valor primordial y como medida de referencia respecto a las monedas nacionales. Pienso que el dólar interesa tanto porque conjuga prácticas económicas, significados y relaciones políticas. Más allá del poder de compra real que cada ciudadano tenga, también opera como un termómetro tanto del estado de la economía así como de las políticas económicas que implementan los gobernantes de turno. Y todo eso hace que su cotización se comunique con la misma asiduidad con que se transmiten los datos del tiempo y el estado del tránsito.


A. W.: –El dólar es una institución política. Cuando los ciudadanos piensan su relación con la moneda también reflexionan acerca de su vínculo con el Estado. Y coincido con Mariana, es un termómetro de la vida social y política: no solo porque los actores financieros tienen capacidad para presionar a los gobiernos a través de mercados cambiarios sino porque también los habitantes, en sus prácticas cotidianas, leen el escenario de poder a partir de lo que acontece con el dólar.


–No obstante, aunque “la fiebre del dólar” parece estallar este año, la ciudadanía se preocupa por la salud de la moneda del Norte desde hace bastante.


M. L.: –Tal cual, en el pasado también formaba de las agendas mediáticas; el asunto es que no aparecía de manera continua. Entre fines de 1950 y principios de 1960, o bien, entre 1975 y 1980, constituyeron dos períodos en que la temática tuvo una cobertura considerable por parte de la prensa. Su emergencia depende de los contextos y el presente (con corridas cambiarias, disminución de reservas y devaluaciones constantes) es muy favorable para que nos preocupemos.


A. W.: –Con la popularización del dólar en Argentina, a principios de los sesenta, no solo la prensa sino también la publicidad comienza a referirse a la moneda y se instala su presencia en los medios de comunicación masiva. Desde aquí, la temática interpela no solo a los “hombres de negocios” sino también a todos aquellos lectores que empiezan a observar cómo funciona el mercado y reciben un discurso pedagógico. Así, los periodistas especializados y los economistas explican al público en qué consiste cada concepto.


–De modo que el asunto del dólar ya constituye un problema desde 1960.

 

A. W.: -Sí, claro, en aquella época los diferentes actores económicos ya habían instalado la necesidad del ahorro y el juego de la especulación vinculada a la moneda extranjera. El dólar constituye un problema crónico a los ojos de nuestro país desde hace más de 50 años. Aunque se trata de un mercado pequeño –ya que no posee el volumen suficiente como para despertar tanta importancia– nadie podría negar que es muy relevante.


–¿Es posible dejar de pensar en los dólares? ¿Cómo quebrar el consenso y la legitimidad de estos papeles extranjeros que valen y significan tanto?


M. L.: –La pregunta, tal vez, no sea tanto si es posible desprendernos de la moneda de Estados Unidos, sino más bien comprender cómo devino en un objeto tan fundamental para pensar las prácticas sociales, económicas y políticas. Nuestra investigación sobre el dólar en Argentina implica un análisis extendido, pues si bien su presencia no tuvo siempre la misma magnitud, su cronicidad es un elemento a destacar. De este modo, si la temática del dólar no es nueva, quizás, los problemas económicos de nuestro país no se vinculen de modo directo con los dólares sino con una redistribución más equitativa de los ingresos.


A. W.: –Se tiende a pensar que cuando los individuos consigan crear un instrumento financiero que les brinde mejores rendimientos que la moneda de Estados Unidos se logrará “desdolarizar” las mentes de los argentinos. No obstante, desde mi perspectiva, esta hipótesis es errónea en la medida en que los sujetos no son seres racionales ni maximizadores de ganancias sino que establecen una relación política con el dólar. De hecho, si los ciudadanos no abandonan el dólar es porque les permitió un aprendizaje de autonomía y escape respecto a sus relaciones con el Estado. Por este motivo, nuestro país conforma una cultura dolarizada.


–En definitiva, su importancia radica en que no solo permite invertir.


M. L.: –Por supuesto, justamente esa es nuestra hipótesis. Si solo sirviera a tales efectos sería fácilmente reemplazable por el primer bono que funcione y brinde confianza en la gente. El asunto es que el dólar cumple un montón de funciones, más allá de la tradicional y transparente de operar como medio de intercambio.


A. W.: –En esta línea, la presencia del dólar no puede ser –solo– leída a partir de variables macroeconómicas, sino que existe un proceso específico de aprendizajes sedimentados que, en definitiva, termina por explicar cómo una moneda externa a un país se expande de la manera en que lo hizo.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enSociedad
“EE.UU. no tiene un movimiento obrero, algo sin precedentes en la historia del capitalismo”

"El imperio estadounidense tiene que ver ante todo con el consenso del capitalismo global... Ese ha sido el papel que viene jugando EE.UU. desde la Segunda Guerra Mundial, de modo que los dos partidos, nuestras clases dominantes, están completamente imbricadas en ello. Trump fue de hecho el único que parecía como mínimo poner en duda ese consenso, diciendo que quería desmantelar la OTAN, la arquitectura del libre comercio…"

 

"Apuntar alto. Trascender la crítica para proponer en positivo. No caer en atajos. Conseguir victorias. Ensanchar las bases. Apuntar más alto." Es la receta de Bhaskar Sunkara, el joven editor de la revista Jacobin y miembro del floreciente partido Democratic Socialist of America. Sunkara apuesta por el socialismo democrático, que busca construir sobre las bases de la socialdemocracia, a la vez que trascenderla, por motivos prácticos y éticos: aquel sistema era frágil, por somerterse a los dictados del capital; pero era también injusto, por no eliminar la explotación del motor económico de la sociedad. El editor concluye que “la política de izquierdas es, en su esencia, muy sencilla. Y es tan sencilla ahora que está Trump como antes de Trump, y lo seguirá siendo después de Trump. Se basa en unir a toda esa gente, en unir a los muchos contra los pocos. La diferencia entre nosotros y nuestro tipo de política y la política de derechas es que nuestros ‘muchos’ son en realidad una amplia mayoría trabajadora del mundo, y nuestros ‘pocos’ son solo un pequeño grupo de gente que se beneficia de su explotación”.

 

Reflexionando sobre cómo llegamos hasta aquí, ¿de dónde diría que surgió Trump?

Trump es en gran medida el resultado de un golpe de suerte. Si repitiésemos las elecciones cien veces, noventa y seis, noventa y siete de esas cien veces las hubiera ganado Hillary Clinton. Se ha abierto un espacio, no solo en los EEUU, sino por todo el mundo capitalista avanzado, para la derecha populista, que responde a una crisis real del centro neoliberal. Así que había una marejada minoritaria para Trump, pero se le abrió la puerta por las peculiaridades de nuestras leyes electorales, y por la manera inepta que tuvo Hillary Clinton de llevar su campaña. Creo que Trump fue, al menos en parte, un desafortunado accidente.

 

Ha sido muy crítico con la reacción de la izquierda liberal a la elección de Trump, y las líneas maestras de la llamada ‘resistance’. ¿Cuáles son esas líneas maestras y en qué fallan, o se quedan cortas?

La gente de la resistencia liberal a Trump dice: “Esto no es normal, es algo muy inusual”. Su énfasis en la legalidad y en tratar de derrocarlo mediante un juicio político en el Congreso, o en los tribunales de justicia, y todo el énfasis que ponen en Rusia y el papel que pudiera haber tenido en las elecciones han despolitizado por completo el movimiento contra Trump. Se trataba de algo muy sencillo: Trump está causando daño, Trump tiene una agenda que genera gran rechazo, pretende ser el gran defensor de la gente pero sus políticas en realidad sirven a los intereses de un pequeño segmento de la población. Estas son las cosas con las que podríamos fustigarle.

En sanidad, por ejemplo. En un tiempo en el que más estadounidenses que nunca, más de un 60%, quiere un sistema sanitario verdaderamente universal, Trump quiere recortar el exiguo papel que tiene el Estado en la sanidad en este país. Hay un sinfín de contextos en los que se ve que los que nos oponemos al presidente tenemos una clara ventaja política, pero esa ventaja se despilfarra. En lugar de eso, hablamos sobre Rusia y todas esas otras cosas.

 

Hay también una crítica que pasa por la condescendencia de una élite liberal que proyecta en la población su pretendida superioridad moral.

Lo viejo muere, pero lo nuevo no nacerá de los discursos de los Globos de Oro. Con eso quiero decir que este tipo de resistencia liderada por los famosos, en vez de decir: “Estos son tus intereses, esta es tu pelea, participa y lidérala”, ha sido, en el mejor de los casos, una especie de caridad desde arriba. Y en el peor de los casos, la peor condescendencia para con la gente corriente.

 

Y, sin embargo, hay algo en lo que parece reinar un implacable consenso en la política estadounidense, entre liberales y conservadores: la necesidad de preservar el Imperio, y fortificar la presencia de tropas estadounidenses en el exterior.

El Imperio estadounidense tiene que ver ante todo con el consenso del capitalismo global. Se empeña en mantener la estabilidad del capitalismo global, incluso cuando eso no vaya en los intereses inmediatos a corto plazo de la sección concreta del capital global en Estados Unidos. Ese ha sido el papel que viene jugando EEUU desde la Segunda Guerra Mundial, de modo que los dos partidos, nuestras clases dominantes, están completamente imbricadas en ello. Trump fue de hecho el único que parecía como mínimo poner en duda ese consenso, diciendo que quería desmantelar la OTAN, la arquitectura del libre comercio… Pero, en la práctica, no ha hecho nada de eso. La clase trabajadora estadounidense ha estado sorprendentemente en contra, de una manera sostenida, de las guerras recientes de las últimas décadas, empezando por Vietnam. No creo que el Imperio estadounidense sea un obstáculo dentro de los EEUU para que surjan movimientos de clase obrera. Sí creo que es un obstáculo para el desarrollo de movimientos de izquierda y progresistas en otras partes del mundo.

 

Hay un discurso, bastante implantado, que achaca el ascenso político de Trump a una reacción de la “clase trabajadora blanca”, que se sentía olvidada por las élites políticas.

Debemos formar organizaciones políticas de mayorías amplias. Y eso pasa por tejer una envoltura que recoja todas estas luchas basadas en la identidad, que es una identidad común de gente trabajadora en EEUU, que lo pasa mal para salir adelante, y que tiene un interés común en trabajar conjuntamente para lograr ciertas demandas sociales universales. Me niego a creer que la llamada ‘clase trabajadora blanca’ o los trabajadores blancos sean tan privilegiados que no se beneficiarían de todas estas reformas. Sean los que sean, sus privilegios son relativos en comparación con los beneficios que tendrían si compartieran un Estados Unidos siquiera socialdemócrata y pudieran tener acceso a cuestiones como la sanidad básica, la nutrición, y demás. En un momento en que la izquierda está obsesionada en poner unas formas de explotación por delante de otras, creo firmemente que tenemos que desarrollar un proyecto universal de base amplia.

 

¿En qué medida proporciona la socialdemocracia las herramientas adecuadas para encarar las grandes crisis de nuestra época, desde el cambio climático a la desigualdad?

Lo mejor que hemos logrado realmente como sociedad fue algo parecido a la socialdemocracia escandinava. Fueron sociedades ampliamente igualitarias, justas, que al menos proporcionaron lo básico a sus ciudadanos sin asfixiar a la sociedad civil y demás. Estas mejoras, estas reformas, eran muy frágiles, porque seguían produciéndose en el contexto de una sociedad que dependía del control privado de la inversión y requería condiciones de explotación capitalista para florecer. Todo lo que esto significa es que las empresas tenían que prosperar para que los trabajadores recibieran una porción de su éxito. Y entonces, claro está, llegó la crisis de la tasa de beneficio. ¿Y qué iba a hacer el capital? Había dos opciones: o se apretaba el acelerador y se avanzaba hacia algo más radical, o había que volver marcha atrás y hacer una reestructuración. El neoliberalismo no es solo una cuestión ideológica, sino que tenía su raíz en algo real. Esa es una de las razones principales por las que debemos avanzar más allá de la socialdemocracia, hacia el socialismo democrático. La socialdemocracia no fue suficiente para alcanzar el objetivo de una sociedad democrática. El capitalismo se basa en obligar a las personas en virtud de su pobreza, en virtud de la falta de recursos propios para vivir como productores libres, a tener que ser explotados y dominados para poder sobrevivir. Esa es la esencia del capitalismo. No pasa por la compra y la venta de cosas, porque los mercados existieron antes del capitalismo. Tenemos que pensar más seriamente en una sociedad en la que los trabajadores puedan controlar y coordinar la producción, a un nivel más profundo del que lo hicieron en las sociedades socialdemócratas.

 

En los últimos años han surgido en Europa y EEUU una serie de movimientos progresistas que han logrado importantes avances en lo electoral, tanto a nivel municipal como nacional, con figuras como Jeremy Corbyn o Bernie Sanders. ¿Qué futuro augura a dichos movimientos?

Digamos que, en lo que respecta a la nueva oleada de municipalismo, estos son lugares que pueden ser oportunidades políticas. Pero, ¿qué hacemos con esas oportunidades? ¿Nos dedicamos solo a gobernar a nivel local? En un tiempo en el que la izquierda no tiene base social, debemos trabajar con eso, pero el objetivo final debe ser formar sindicatos y partidos que pelen a nivel estatal. El Estado-Nación sigue siendo el único lugar en el que podemos ejercer la soberanía democrática. Creo que la clave de esta nueva oleada de líderes populistas como Jeremy Corbin, como Bernie Sanders, es el hecho de que son capaces de articular de manera sencilla esperanzas y sueños a la gente, y no solo pesadillas defensivas. Es un mensaje muy sencillo: “Trabajas duro, haces todo lo que tienes que hacer, intentas abrirte camino, y sigues quedándote atrás. No es culpa tuya”. El capitalismo sigue siendo un sistema que crea una gran clase trabajadora que tiene intereses abstractos diferenciados. El objetivo de los partidos políticos de izquierda es agregar esos intereses en algún tipo de programa para el cambio real. La izquierda socialista de EEUU debe relacionarse con movimientos como Black Lives Matter, con movimientos que tienen que ver con la justicia climática, etcétera. No tiene alternativa. Los movimientos contra el racismo podrían, por ejemplo, oscilar en una dirección que sea puramente simbólica, que no se combine con algo que amenace al capital, o se pueden polarizar de manera que resulten muy amenazadores para las estructuras de poder existentes si se enfrentan de manera real a cuestiones de redistribución, de clase y otras cuestiones más amplias.

 

Ha escrito bastante sobre la importancia para un movimiento incipiente de lograr victorias y elegir batallas que pueda ganar. ¿Dónde sitúa esas importantes pugnas estratégicas en el EEUU de 2018?

Teniendo en cuenta que somos la economía más potente del mundo, con la clase capitalista más poderosa, y que también tenemos cientos de millones de trabajadores en este país, no tenemos un movimiento obrero. En la historia del capitalismo, es algo sin precedentes. Se empieza a ver el surgimiento de la izquierda. No será posible que sigamos construyendo una oposición sin lograr victorias reales. Y en las condiciones actuales del capitalismo, la clase dominante no está demasiado dispuesta a hacer concesiones. Así que creo que la expansión de la sanidad universal es un posible baluarte. Estamos hablando de una sexta parte de la economía. Si pudiéramos desmercantilizar un sexto de la economía y sentar un precedente para la participación amplia del Estado en la sanidad, y de la sanidad como derecho social, creo que estaríamos en una gran disposición para ejecutar demandas más profundas. Nuestro problema con el liberalismo no son los valores liberales, ni que genere sociedades débiles, ni decadentes, ni ninguna de las otras críticas que le hace la derecha al liberalismo. Nuestra objeción con el liberalismo es que no cumple las promesas de igualdad, de tolerancia...

 

Hay quienes ven artefactos ideológicos como el ‘sueño americano’ o la fijación con el concepto de libertad barreras para el crecimiento de la izquierda. Usted, en cambio, hace la lectura opuesta…

La clase obrera estadounidense ha sido derrotada de manera histórica en la batalla política y la económica. No es que esté desorientada, es que ha sido derrotada, y en el contexto de la derrota se buscan otras vías para salir adelante. A la gente se le ha enseñado a esperar ciertas cosas de la vida, del progreso, de la movilidad social. Ahora que esas expectativas entran en conflicto con la realidad, empiezan a abrirse ciertas oportunidades políticas. En ese caso, el sueño americano puede ser una bendición para nosotros, por sus promesas rotas. La pregunta es: ¿Qué significa la libertad en este contexto? Creo que es una espada de doble filo en lo relativo a la libertad en el contexto estadounidense. Por un lado, es la libertad de estar libre de explotación y poder labrarse su propio camino, alcanzar su potencial. Todo eso es muy positivo. Y luego está la libertad de explotar a otra gente y de ganar a expensa de los demás. Creo que debemos encontrar la manera de articular una forma de aspiración, una forma de esperanza, a la hora de generar acceso a servicios para que la gente pueda alcanzar su verdadero potencial y hacer lo que quiera, siendo libre del trabajo, de la burocracia y de todas las cosas de las que tiene motivo de ser escéptica.

 

¿Qué tipo de discurso y política será necesario articular para derrotar, no ya a Trump, sino al ‘trumpismo’?

La estabilidad es la regla en el capitalismo; no la excepción. Creo que los marxistas han pasado demasiado tiempo centrándose e insistiendo demasiado en las contradicciones del capitalismo y no han querido ver un sistema que en realidad ha sido capaz de amortiguar todos los desafíos que se le planteaban. Tenemos que avanzar cuanto antes, de lo contrario no seremos nosotros sino la extrema derecha la que aprovechará este período de inestabilidad. La mayoría de la gente mira a su alrededor y, aunque se encuentre en una situación difícil, sabe que este no es el peor de los mundos posibles. Vivimos en un Estado semi-autoritario, pero también en una democracia capitalista, con un alto grado de riqueza y prosperidad. Nuestro objetivo debe ser decir que lo que tenemos no es suficiente, que es producto de un proceso social de creación de riqueza y que todo el mundo debe recoger sus beneficios. Tiene que estar basado en un mensaje positivo, no el habitual de la izquierda, excesivamente negativo y centrando en las pesadillas de las que quiere proteger a la gente.

 

Fuente: http://ctxt.es/es/20180801/Politica/20327/Bhashkar-Sunkara-Jacobin-entrevista-EEUU-Que-hacer-Trump.htm 

 

Publicado enInternacional
Lunes, 09 Julio 2018 07:45

4 de julio

4 de julio

Fue semana patriotera, la celebración oficial del 4 de julio, Día de la Independencia, el cual se festejó en un país gobernado por un régimen que enjaula a niños, persigue a los más vulnerables, encarcela a más de su población que cualquier otro, y alimenta la división racial y económica nacional y mundial; o sea, casi todo lo opuesto a lo proclamado en la Declaración de Independencia con sus valores de libertad e igualdad para todos, incluyendo los refugiados e inmigrantes.

Ante hipocresías y delitos oficiales, la disidencia es un acto democrático vital.


“La herencia rica de justicia, libertad, prosperidad e independencia, legada por sus padres, es compartida por ustedes, no por mí... Este 4 de julio es de ustedes, no mío. Ustedes podrán regocijarse, yo tengo que estar de luto...”


“Conciudadanos, arriba de su tumultuosa alegría nacional, escucho el triste lamento de millones cuyas cadenas pesadas y graves de ayer son hoy hechas aún más intolerables por los gritos de júbilo que las alcanzan. Si me olvido, si no recuerdo fielmente a aquellos niños sangrando de tristeza este día… olvidarme de ellos, pasar sobre ellos ligeramente los males y sumarme al tema popular sería traición escandalosa e impactante…


“No titubeo en declarar, con toda mi alma, que el carácter y la conducta de esta nación nunca se han visto más negros para mí que en este 4 de julio. Si volteamos a las declaraciones del pasado, o las afirmaciones del presente, la conducta de esta nación se ve igualmente espantosa y repugnante. America ha sido falsa con el pasado, falsa con el presente, y se vincula solemnemente a ser falsa en el futuro…”


“No es luz lo que se necesita, sino fuego; no es una llovizna, sino trueno. Necesitamos la tormenta, el torbellino, y el terremoto. El sentir de la nación se tiene que apresurar; la conciencia de la nación tiene que ser provocada, el decoro de la nación tiene que ser sorprendido; la hipocresía de la nación tiene que ser expuesta, y sus crímenes contra Dios y los hombres tienen que ser proclamados y denunciados…


“No hay nación sobre la tierra culpable de prácticas más espeluznantes y sangrientas que el pueblo de Estados Unidos en esta misma hora. Vayan donde quieran, busquen donde deseen, anden por todas las monarquías y el despotismo del Viejo Mundo, viajen a través de Sudamérica, busquen cada abuso, y cuando encuentren el último, pongan los hechos lado a lado con las prácticas cotidianas de esta nación, y digan conmigo, que, en barbarismo repugnante e hipocresía sin vergüenza, America reina sin rival.”


Estas palabras fueron pronunciadas en 1852, en un discurso sobre el tema del significado del 4 de julio, por Frederick Douglass, ex esclavo, líder abolicionista y editor del periódico North Star, el cual fue uno de los únicos en oponerse a la guerra contra México. Su enfoque era ver el día nacional desde la perspectiva de un esclavo (vale recordar que la práctica oficial actual de arrebatar niños de los brazos de sus madres tiene antecedentes en esta historia, entre otras).


Howard Zinn incluyó esta presentación del discurso de Douglass por el actor Danny Glover en su extraordinario proyecto de Voces de una Historia del Pueblo de Estados Unidos.


Cada 4 de julio se disputa la historia real de este país y su lucha por su democratización. Mark Twain –acusado de traidor por su oposición a la intervención estadunidense en Filipinas– afirmaba que el patriotismo es “apoyar a tu país siempre y a tu gobierno cuando lo amerita”. Tal vez una versión aún más esencialmente democrática es la que repite Noam Chomsky: “el poder siempre es ilegítimo, a menos que compruebe lo opuesto”.


Detrás de los fuegos artificiales, los hot dogs, las banderas y los himnos, es necesario recordar que la historia no oficial de este país está repleta de rebeldes, muchos de los cuales, como Douglass, son aliados naturales de otros pueblos que hoy día buscan un cambio democrático a fondo.

 

Publicado enInternacional
Domingo, 03 Junio 2018 06:07

Mahates y el son de negros

Mahates y el son de negros

El sentimiento y la solidaridad en una comunidad caribeña colombiana

La vida nos enseña que quienes menos tienen son quienes más dan. En Mahates, Bolívar (Colombia), los cimarrones del son de negros nos dieron todo lo que tenían, que es mucho. Sobre todo nos entregaron su sonrisa, su arte y su pasión: el baile del son de negros.


Las historias casi nunca acaban como uno piensa. Son tantas las circunstancias que nos median que no podemos tener el control de las múltiples situaciones que nos podemos encontrar. Por suerte, todavía tenemos capacidad de sorprendernos y comprobar cómo en nuestro recorrido siempre es más lo que recibimos que lo que damos.


Por eso escribo esto, para intentar devolver a esa comunidad caribeña algo de lo que me llevé, nos llevamos, cuando nos invitaron a compartir. Mahates es un municipio del departamento de Bolívar perdido en un mapa donde se pierden territorios e identidades y que solamente salen a la luz cuando sucede algo extraordinario. Pero lo realmente extraordinario son sus gentes, encontradas en una tierra a la que están unidas por las raíces de la historia, de la tradición y de la lucha.


Llegamos allá invitados por Wilfran Barrios, líder del grupo Atabaques. Quería que pusiéramos en práctica alguno de los talleres que componen nuestro proyecto de investigación interinstitucional, UTadeo – Uniminuto, “Pedagogía, arte y ciudadanía”. Mis compañeras, Beatriz Múnera y María Fernanda Peña, y compañero, Carlos E. Sanabria, ya habían estado allá en otras ocasiones cooperando con diversas actividades. Para mí, era la primera vez. Todo un reto.


La madrugada había estado lluviosa y la mañana nos recibía con las huellas del agua sobre la tierra en forma de charcos. Agua para la existencia y la resistencia. Una casa al borde de la carretera nos abrió sus puertas para entrar en sus vidas. La casa se agrandaba en su interior con un patio que hacía las veces de comedor comunitario y de escenario vital. Sus vidas agrandaban las nuestras según les íbamos conociendo.


Con toda amabilidad y sin dobleces nos invitaron a desayunar para ir abriendo boca a lo que vendría después. Fueron habilitando el porche de la entrada para convertirlo en un espacio de reunión. Colgaron una tela en forma de toldo para cubrir el lugar, aparecieron varias decenas de sillas, colocaron una pantalla blanca, una mesa con un computador y un proyector.


En pocos minutos aquello se llenó, unas sesenta personas esperaban pacientemente con una sonrisa en los labios. Ya no tenía excusa, estaba el espacio, el material y lo más importante: la gente. Prestaban toda la atención aguardando a ver qué les iba a enseñar. No tenía claro que pudiera siquiera ilustrarles en algo. Tamaña responsabilidad me situaba como el actor ante el público del teatro el día del estreno o como el portero de fútbol ante el penalti en una final de copa con el estadio a rebosar.


Grandes y pequeños, ellas y ellos habían llegado hasta allí convocados por el gestor cultural del municipio y anfitrión en este evento. Todo el mundo había colaborado para preparar el escenario, y niñas, niños y personas adultas eran los verdaderos protagonistas de la historia.


Mientras le iba dando vueltas a cómo abordar mi charla elegí un partenaire de entre ese grupo de seres expectantes. JF, siete años, tímido, quiere ser futbolista, tiene unos ojos grandes negros y almendrados y una sonrisa de piñón que le cubre media cara. Él sería mi cómplice en este encuentro de comunidad para compartir y conversar sobre ciudadanías. Esas identidades otras eran una parte del proyecto utópico que nos inventamos hace año y medio para construir tejido social desde las pedagogías, distintas, que rompieran, como hoy, el salón de clases; las ciudadanías, diversas, incluyentes y universales, y el arte, los artes propios de las culturas populares.


Por suerte contaba con la caja mágica, herramienta que era sostenida por mi joven ayudante como si fuera el tesoro más preciado. Esa urna nos sirvió para romper un hielo que la temperatura del día y el calor de todas y cada una de las personas allí reunidas hubieran derretido de haber existido. El interés y la curiosidad por saber su contenido nos juntaron e hicieron que siguieran mi conversación con atención.


La pequeña caja de madera era el primer paso para conocernos y reconocerNOS. Para hablar de quiénes somos, de cómo estar en comunidad nos permite ser y porqué es necesario saberse importante a pesar de lo pequeños que somos en un universo casi infinito. Todo ello para tomar conciencia y no ser considerados “los nadies” de la historia, porque SOMOS alguien, mucho más que las balas que nos matan. Las palabras se van juntando con las canciones para respaldar las propuestas.


Luis Pastor nos coreaba “En las fronteras del mundo”:


“Soy tú, soy él… y muchos que no conozco / en las fronteras del mundo / (…) Nosotros y todos ellos / esclavos del nuevo siglo / obligados al destierro / (…) Acuarela de colores / humano de muchas razas / olor de muchos sabores / (…) Soy tú, soy él…” Y ellas.


Para seguir luchando para transformar realidades y cambiar los imaginarios, por dignidad, por el buen vivir con nosotras y nosotros mismos, con los demás y con la madre Tierra. Para continuar soñando la utopía y buscando el cambio social que haga que otro mundo sea posible y mejor para las mayorías que ahora están en minoría.


Para soñar y compartir los sueños, las ilusiones y las esperanzas, nos cantaba Sam Cooke de ese cambio por venir:


“Vivir es muy duro, pero tengo miedo de morir / Porque yo no sé qué hay más allá del cielo / Ha sido mucho el tiempo en llegar, un largo tiempo en llegar, / Pero yo sé que un cambio va a venir”.


Reconociendo que estamos, que tenemos nuestro lugar en el mundo y que en este planeta el Sur también existe, como escribiera Benedetti y recitara Serrat. Existimos y resistimos, con sueños eternos de deseos incumplidos pero con las esperanzas siempre vivas:


“pero aquí abajo, abajo / cerca de las raíces / es donde la memoria / ningún recuerdo omite / y hay quienes se desmueren / y hay quienes se desviven / y así entre todos logran / lo que era un imposible / que todo el mundo sepa / que el Sur también existe.”


Buscando la pregunta para encontrarnos, porque respuestas hay muchas pero lo que nos hacen falta son preguntas, preguntas que sirvan a muchas respuestas. Y que éstas no sean las que nos venden sino las que queramos comprar, para creer en lo que queramos creer: “Mi reino por una pregunta”


Para terminar, José Saramago nos cuenta esa bella y mínima historia de la flor más grande del mundo:


“¿Y si las historias para niños fueran de lectura obligatoria para los adultos? ¿Seríamos realmente capaces de aprender lo que, desde hace tanto tiempo venimos enseñando?”
Hasta ahí lo poco que les tenía para mostrar. Mantuvieron la atención con juicio hasta que el proyector se apagó, a pesar del olor a comida que había invadido el aire. Se fundió a negro la luz del proyector y se encendió la de las ganas de almorzar. A partir de ese momento, la desbandada. Volvimos al patio a degustar lo que nos alimentaría el estómago: un sancocho comunitario cocinado a fuego lento por Ana Beltrán y agua panela para beber. El alimento para el espíritu vendría después.


En Mahates, Bolívar, el son de negros es la vida. Este municipio, fundado en abril de 1533 por el mismo que fundara Cartagena de Indias, es conocido hoy, más que por su historia pasada, por su historia de futuro. En ella se radica “Cimarrones de Mahates”, una agrupación de son de negros en la que se juntan la tradición de pescadores del atlántico con la música, el canto y el baile que recogen su coraje y dignidad.


Mahates es un palenque, un refugio de y para cimarrones, aquellas personas que huían de la esclavitud. Es una comunidad que conserva las memorias de las luchas negras, de las resistencias y de la búsqueda de la libertad. Una emancipación expresada con rebeldía en el son de negros “una declaración de orgullo, de gozo, una celebración de la vida, la música y el movimiento”.


Los músicos y bailarines del son de negros “SON”, de ser, de sonido y de ritmo. Lo llevan en la sangre y lo expresan con una corporalidad y una estética que asombra a quienes los ven y escuchan.


En la danza del son de negros solamente hay hombres, género mayoritario entre los esclavos. Pero uno de ellos se disfraza para representar a una mujer, la “Guillermina”. En el son de negros se conjugan las artes y la vida, una cultura popular de resistencia y para la existencia. Como dicen en el grupo Atabaques: “La danza es para nosotros la mejor manera de reivindicar nuestro ser individual y colectivo, es nuestra manera particular de resistir, de crear y recrear nuestras realidades, en este espacio; como legan los indígenas koguis en su saber popular; bailamos para no morir.”


Los tambores, las guacharacas y las tablas, una especie de clave, ponen los sonidos que acompañan a las voces que narran sus historias. En el son de negros se juntan el baile, la danza, la música, la literatura, el teatro y las artes plásticas. Baile como movimiento libre de los bailarines y danza como coreografía dirigida por el cacique del grupo. Los ritmos de la rama de tamarindo, del bullerengue o de los versos componen unas interpretaciones nacidas en las almas y los corazones de estos herederos del África: el maestro Eugenio Ospino es la voz y la memoria, Álvaro Beltrán, nuestro anfitrión, es la dirección artística y la gestión cultural, Pacho Sarabia es la historia y el mencionado Wilfran y sus atabaques le ponen la vida a difundir todo esto. Sin olvidar, por supuesto, a ese maravilloso grupo de bailarines, los mayores y los más pequeños.


Una comunidad que se caracteriza, como muchas otras a lo largo y ancho de este país, por las ganas y el sentimiento con que le apuestan a lo que hacen. Y sobre todo, la alegría, una felicidad representada en una sonrisa de dientes blancos que resaltan más bajo esa mano de polvo negro con el que se pintan. Resistir frente a la esclavitud de la modernidad, contra la exclusión, haciendo de su color bandera y de su identidad fortaleza. Cultura como expresión de su condición, sin aceptarla ni someterse, sino para reivindicarla y expresar su independencia y libertad.


Esto es un pequeño y subjetivo resumen de lo que nos dieron en esta visita. Hago aquí un reconocimiento muy especial a todas las personas que nos acompañaron, las aquí mencionadas y las que no aparecen pero que, igualmente, nos dieron lo que tenían.


Para quienes esto lean, espero que hayan podido viajar con la imaginación hasta aquel lugar, que se les haya dibujado una sonrisa en el rostro o que una lágrima haya mojado sus mejillas. Y si no, pónganle música a su vida, bailen al ritmo del son de negros.


La rama del tamarindo

Publicado enColombia
Página 1 de 25