"América Latina ha desaprovechado diez años de crecimiento económico"

El Fondo Monetario Internacional ha empeorado sus previsiones sobre América Latina, que crecerá este año la mitad que los países avanzados; el petróleo ya no es el maná de la economía; y Brasil no es el líder de la región sino que debe apretarse el cinturón. Los augurios no son los mejores para Latinoamérica, y el empleo no escapa a esa espiral. La venezolana Elizabeth Tinoco, directora de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en América Latina y el Caribe, describe así, en una visita a Madrid, una realidad cruda: "América Latina no supo aprovechar la década de crecimiento económico sostenido para transformar su economía. Exprimió al máximo lo que le funcionaba, el petróleo, pero no abrió más vías para diversificar su producción y crear empleo. Para los países que dependieron tanto del crudo, el panorama es dramático".


Los datos negativos se acumulan sobre la mesa. El informe Panorama Laboral 2014, elaborado por la OIT para la región, arroja malas noticias: 15 millones de desempleados en las zonas urbanas, un millón de empleos menos generados en el último año y la previsión de otros 500.000 parados más en 2015. Todo enmarcado en una desaceleración económica que pone en peligro los logros conquistados desde principios de siglo en políticas sociales, y hace crecer el desempleo y el trabajo informal.


En este océano de inseguridad, la informalidad fortalece sus raíces. Unos 130 millones de personas en la región desarrollan un empleo informal, es decir, fuera de la legislación laboral, sin cotizaciones ni pago de impuestos, sin prestaciones ni cobertura de seguridad social. Una economía sumergida que abraza al 47% de los trabajadores de Latinoamérica. La construcción es el sector con mayor porcentaje de empleados informales, junto a la agricultura, la pesca y las trabajadoras domésticas, un colectivo que reúne a 19 millones de personas. Cuanto menores son los ingresos, más crece este tipo de trabajo, desde el que vende minutos de telefonía móvil al que repara electrodomésticos o el que ofrece agua en las calles.


"La informalidad se ha extendido desde los años noventa", explica Tinoco. "El crecimiento económico del 3-4% a partir del año 2000 tuvo un impacto reciente en la creación de empleo formal. Pero ahora, con una desaceleración que se vislumbra de largo plazo, vuelve la informalidad. La gente se las ingenia para comer con los trabajos más insólitos. Es la necesidad de la supervivencia. Las políticas que los Gobiernos han impulsado para generar empleo formal están amenazadas por la desaceleración. Ese es el gran miedo".


Tinoco, licenciada en Sociología y al frente de la OIT en Latinoamérica desde 2011, apunta a la "estructura económica" de los países como el origen del problema. "En América Latina el crecimiento está basado en los commodities, en la exportación de petróleo, minería y producto agrícola. Eso genera beneficio pero poco empleo. Necesitamos que la economía del país no se centre un 80% en ello, sino diversificar. Debe haber una igualdad de trato fiscal, y mejorar la calificación de la mano de obra. Ya no podemos pensar en la educación del pasado".
Perú, con un 68%, Honduras, México, Colombia y Guatemala figuran entre los países con mayor informalidad.

Uruguay (34%) y Costa Rica cierran la clasificación. Las mujeres, los jóvenes y los mayores de 50 años son quienes más se ven abocados a estas prácticas. Son también quienes, en muchas ocasiones cansados de buscar empleo, salen del mercado laboral. Estas fugas y las altas tasas de informalidad provocan que, vistos desde Europa, los porcentajes oficiales de desempleo en los países latinoamericanos sean relativamente bajos. Pero la fotografía real es distinta.


Según la OIT, América Latina necesitaría crear 50 millones de empleos en los próximos 10 años solo para compensar el aumento demográfico. Y precisaría un crecimiento económico del 3% cuando las previsiones sitúan la media en la región en un 2%. La bonanza financiera de Estados Unidos puede aligerar la carga de aquellos países con mayores lazos comerciales, como México. "Costa Rica, Panamá, Ecuador, Colombia, Chile y Bolivia también crecen. Los que peor están son Argentina, Brasil y Venezuela", afirma Tinoco. "Brasil debe conservar los logros sociales y a la vez avanzar en un durísimo programa de reformas. Las perspectivas latinoamericanas para 2015 son que el desempleo suba, porque la economía no lo hará al ritmo necesario para crear trabajo".


El protagonismo de China es un asidero, pero también un arma de doble filo, advierte Tinoco: "China contribuyó a que la crisis afectara menos porque era su gran consumidor de materia prima. Hoy juega otro rol, invierte en financiar el desarrollo. Es un cambio muy importante. Veremos qué características tiene esa ayuda. Va a aumentar la dependencia de América Latina de China, y la deuda a futuro".

Publicado enEconomía
Domingo, 18 Enero 2015 05:52

Aviones brasileños que dan la talla

Aviones brasileños que dan la talla

Cuando el coronel Casimiro Montenegro Filho, tras su paso por EE UU en la década de los cuarenta del siglo pasado, comenzó una campaña para que Brasil crease una industria aeronáutica, el país no fabricaba ni bicicletas. "Intentamos responder a la pregunta de por qué Brasil no era capaz de viabilizar un proyecto aeronáutico", recuerda el ingeniero Ozires Silva, de 84 años, uno de los fundadores de Embraer. "Creo que respondimos a la pregunta al entender que la cuestión no era solo fabricar aviones, lo que no había funcionado hasta entonces, sino aprender a venderlos".


Pasaron 20 años hasta que la propuesta de Montenegro se materializó en un avión made in Brazil, el EMB-110 Bandeirante (pionero, en portugués), que en menos de una década sería exportado a más de 30 países. Hoy, la compañía entrega cerca de 200 aeronaves por año y el 85% de sus ingresos dependen de sus clientes extranjeros.


Fundada en 1969, durante la dictadura militar, Embraer es el tercer fabricante mundial de aviones comerciales, aunque a gran distancia de los gigantes Boeing y Airbus. Con más de 19.000 empleados en todo el mundo —de los que más del 60% trabajan en su sede de São José dos Campos, en el Estado de São Paulo—, la compañía es la séptima exportadora del país, gracias al fortalecimiento de la aviación regional en el mundo. Pero el trono debe conquistarse ejercicio por ejercicio, aún más cuando gigantes como Rusia, China, Japón o Corea del Sur se estrenan en el mercado de aparatos de pequeño"En 15 años los protagonistas serán otros. La entrada de nuevos competidores en el negocio de la aviación regional, sobre todo de China, pero también de Rusia y Japón, es una gran amenaza para Embraer", mantiene Carlos Américo Pacheco, rector del Instituto Tecnológico de Aeronáutica (ITA), donde se han formado los ingenieros de la compañía desde su creación. "La empresa está preparada desde un punto de vista técnico y de capacidad, pero el desafío no deja de ser enorme", dice el rector. "Siempre que una compañía tiene éxito en un mercado, todo el mundo corre hacia él. Embraer ahora tiene muchos competidores. El desafío se complica porque tiene que ser mucho más competitiva", explica Silva, que también fue ministro de Infraestructuras y presidente de Petrobrás.


La empresa necesita también no perder músculo en el mercado interno, aunque ya no dependa de él. Coja por la falta de infraestructuras, la aviación regional brasileña está siendo impulsada por las subvenciones del Gobierno para favorecer vuelos que conecten las pequeñas ciudades del interior del país, en pleno crecimiento. La propia TAM, una de las mayores operadoras de Latinoamérica, decide este trimestre qué modelo va a usar para sus vuelos nacionales, preferentemente de hasta 100 asientos, que consumen menos combustible. La empresa contempla la compra de 18 aparatos de Embraer, pero también de la canadiense (y principal competidora) Bombardier, de la japonesa Mitsubishi y de la rusa Sukhoi.


La compañía mantiene que aunque el mercado brasileño es importante, es uno más de tantos. "Lo que importa es el mercado que se está creando para la aviación regional en todo el mundo, donde están reforzándose aeropuertos de peso menor", afirma Pacheco. "Mientras hay 40 aviones de Embraer volando en Brasil, hay más de 1.000 en el exterior", ilustra Silva.


En 2013, Embraer, que cotiza en la Bolsa de São Paulo y de Nueva York, tuvo una facturación neta de 4.919 millones de dólares. Fue el tercer año más lucrativo de la última década: 287 millones de dólares netos. La aviación comercial supone el 53% de los ingresos, seguida por la aviación ejecutiva (26%), donde en 10 años ha incluido su nombre en un mercado dominado por americanos y franceses, y la militar (20%), presente en nueve fuerzas aéreas de África, Asia-Pacífico y Latinoamérica. El año pasado, Embraer entró por primera vez en el mercado de defensa de EE UU, el mayor comprador del mundo. Los 20 aparatos Super Tucano adquiridos servirán de apoyo a su misión en Afganistán.
Entre los puntos fuertes de Embraer está la diversificación de sus productos, su red de ventas y distribución internacional y un modelo que ahora usan otras empresas pero que era novedoso hace dos décadas. La compañía creó sociedades de riesgo con sus propios distribuidores, con quienes compartió y comparte los altos costes económicos (alrededor de 1.700 millones de dólares) de proyectar, homologar y fabricar un avión. "La mayor ventaja competitiva de Embraer, sin embargo, es mantener una ingeniería de calidad excepcional construida durante décadas", mantiene Américo.


El pasado 7 de diciembre Embraer cumplió 20 años tras su privatización. Ozires Silva recuerda como el exsindicalista y expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, integrante de la campaña que en 1994 intentó frenar la privatización de la empresa, se acercó a él hace unos años, le agarró del brazo y le dijo: "Compañero, yo siempre apoyé las privatizaciones que salieron bien". "No respondí. Me di la vuelta y me fui. Lula llegó a participar de la representación de mi propio entierro", recuerda el anciano.


Lula, aunque tarde, no ha sido el único en reconocer el éxito de dejar a la estatal volar por sí sola, cuando estaba a punto de quebrar por las turbulencias económicas que azotaron el mundo al final de la década de los ochenta. La privatización de Embraer, tras la que fue bautizada como "la década perdida de América Latina", ha sido estudiada, desmenuzada en cifras y presentada como un caso de éxito en Brasil, un país donde el Estado aún controla grandes empresas y entidades, como Petrobrás, sumida en un enorme escándalo de corrupción, Eletrobrás, responsable de la generación y distribución de electricidad, o el Banco de Brasil.


"Sin ninguna duda fue un éxito, principalmente porque tenía en la cartera un excelente proyecto: el ERJ145", mantiene Américo. La compañía considera que ese modelo, con capacidad de hasta 50 pasajeros, fue su salvavidas tras la privatización y su paso al mercado internacional. En 2006 Embraer celebró que en los cielos de todo el mundo volaban ya 1.000 ejemplares de la familia del ERJ145, que incluye también a los más pequeños ERJ135, ERJ140 y el reactor ejecutivo Legacy.


Tras ese proceso complejo que amenazó en varias ocasiones con naufragar —de ahí el entierro simbólico de Silva—, la compañía factura hoy casi diez veces más de lo que facturaba como empresa pública y emplea el triple de los trabajadores de aquella época.

Publicado enEconomía
Este año será el más caluroso registrado en la historia, alertan

Este año será el más caluroso jamás registrado en el mundo; los científicos del clima apuntan a crecientes niveles de dióxido de carbono en la atmósfera como la causa más probable del continuo calentamiento que se ve en el planeta.
Las cifras mundiales sugieren que 2014 romperá marcas anteriores, establecidas en 2010, 2005 y 1998.


Los investigadores del clima utilizaron los datos más recientes para desinflar el mito de que el calentamiento global se ha detenido y apremiar a los negociadores en la COP20 de Lima, Perú, a tomar nota de lo que ven como evidencia incontrovertible de que el mundo está en camino hacia un peligroso calentamiento global.


Los registros de enero a octubre muestran que la temperatura global promedio del aire sobre la superficie terrestre y marina fue unos 0.57 grados centígrados más alta que el promedio de 14 grados en el periodo 1961 a 1990, y 0.9 grados arriba del promedio de los 10 años pasados, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).


Gran parte del calor adicional se detecta en los océanos, tanto en la superficie como en profundidades mayores, donde termina el grueso de este calor extra.


Información provisional


La información provisional para 2014 muestra que 14 de los 15 años de mayor calor de los que se tiene registro han ocurrido en el siglo XXI. El calentamiento global no ha tenido un punto de reposo, advirtió Michel Jarraud, secretario general de la OMM.


Lo que observamos en 2014 es consistente con lo que esperamos del cambio climático: un calor sin precedente que, combinado con lluvias torrenciales e inundaciones, destruyó hogares y arruinó vidas, añadió.


Lo que resulta particularmente inusitado y alarmante este año son las altas temperaturas de vastas zonas de la superficie de los océanos, incluso en el hemisferio norte. Las emisiones sin precedente de gases de efecto invernadero y las concentraciones atmosféricas asociadas condenan al planeta a un futuro mucho más incierto e inhóspito, expresó.
Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, advirtió: Nuestro clima cambia y cada año crecen los riesgos de eventos climáticos extremos y los consiguientes impactos en la humanidad.


Las temperaturas medias globales de enero a octubre se basan en lecturas de instrumentos a escala mundial, compiladas por la Oficina Meteorológica de Gran Bretaña y la Universidad de Anglia del Este (UAE), de Inglaterra, conocidas como datos HadCRUT4. La Oficina Meteorológica señaló que el valor final del año será muy cercano a la estimación central de 0.57 grados para 2014, pronóstico que hizo al final del año pasado.


En términos espaciales, 2014 ha sido hasta ahora más caliente que el promedio de 1961-1990 casi en todas partes; la principal excepción son las partes orientales de Norteamérica. En Europa, muchos países del norte y el este probablemente tendrán años calurosos a niveles sin precedente, apuntó Phil Jones, director de la unidad de investigación del clima de la UAE.


Las temperaturas promedio del aire tomadas sobre tierra de enero a octubre eran de unos 0.86 grados arriba del promedio a largo plazo entre 1961 y 1990, que es el cuarto o quinto registro de mayor calor a la fecha.


En cambio, las temperaturas globales de la superficie del mar fueron las más altas registradas, de unos 0.45 grados arriba del promedio. También, el calor oceánico estimado a profundidades de 700 a 2000 metros entre enero y junio fue el más alto registrado, según la OMM.


Un 93 por ciento del exceso de energía atrapado en la atmósfera por gases de efecto invernadero emitidos por combustibles fósiles y otras actividades humanas termina en los océanos. Por tanto, el contenido calórico de los océanos es la clave para entender el sistema climático, señaló la OMM.


La Oficina Meteorológica enfatizó que hay que observar un año caluroso en el contexto de las tendencias a largo plazo de varias décadas. Sin embargo, nuevas técnicas permiten a los científicos considerar la función de la actividad humana en los cambios que producen estos registros sin precedente de temperatura, según Peter Stott, jefe de atribución del clima en la Oficina Meteorológica.


Nuestras investigaciones muestran que las temperaturas globales promedio de hoy día son sumamente improbables en un mundo sin influencia humana sobre el clima, sostuvo el doctor Stott.


Las temperaturas superficiales sobre tierra en 2014 son actualmente de 0.86 grados por arriba del promedio a largo plazo de 1961-1990.


Ocurrieron ondas cálidas en Sudáfrica, Australia y Argentina en enero, y Australia experimentó otro periodo de calor prolongada en mayo. Varios países sudamericanos reportaron calor sin precedente en octubre, aunque hubo notables rachas de frío que afectaron a Estados Unidos en invierno, a Australia en agosto y a Rusia en octubre.


Más significativas, quizá, fueron las temperaturas nunca vistas en la superficie del mar, de unos 0.45 grados arriba del promedio a largo plazo. Si bien no se desarrolló una oscilación provocada por El Niño el Pacífico Sur –una reversión en las corrientes oceánicas con temperaturas más calientes que el promedio en la superficie del mar–, sí se presentaron muchas pautas climáticas asociadas con ella.


Traducción: Jorge Anaya

Publicado enMedio Ambiente
La asamblea de la ANDI y el trabajo decente en la industria colombiana

Termina hoy en Medellín la asamblea de la ANDI, que coincide con la celebración de los 70 años de esta entidad, la cual inicialmente se propuso agremiar a los industriales del país, pero posteriormente amplió sus estatutos para agremiar a los empresarios de otras actividades económicas, como la minería y los servicios.

 

Históricamente la ANDI, conjuntamente con la SAC y Fedegán, han tenido una enorme influencia en la política pública y en el manejo de ministerios claves para estos sectores. Durante muchos años los industriales lograron imponer un modelo de desarrollo que protegía la industria nacional de la competencia de otros países, por medio de aranceles y restricciones a las importaciones, sin importar las ineficiencias que tal política generaba, ni la captura de rentas que ello suponía para muchos industriales, quienes le trasladaban a los consumidores los mayores costos de sus ineficiencias. Y por su parte los gremios patronales del campo hasta ahora han impedido que haya reforma agraria, lo que nos ha condenado a ser un país con una de las más altas tasas de concentración de la propiedad rural y con uno de los más perversos e ineficientes usos del suelo.

 

La asamblea de la ANDI se realiza en un contexto de pérdida de participación de la industria en la generación de riqueza, de empleo y en las exportaciones.

 

"Durante los años 1975-2012 Colombia ha venido experimentando un proceso de desindustrialización, a través del cual su relación Valor Agregado Industrial/PIB ha venido descendiendo de niveles del 24% hace tres décadas, a uno del 15% hace una década. Y se perfila hacia un valor proyectado entre 9% y 12% para el período 2012-2020. En términos de generación de empleo, hace tres décadas la industria aportaba cerca del 25% del total de empleo, hace una década aportaba el 23%, pero actualmente sólo contribuye con el 13%"(1).

 

Las exportaciones manufactureras también han venido perdiendo participación en el total exportado: en el último años cayeron 13%, en tanto que las importaciones de productos manufacturados, sin incluir el contrabando, incrementaron su participación en el PIB, lo que indica que en el largo plazo, con la apertura y los tratados de libre comercio, lo que hicimos fue una "apertura hacia adentro", con ganancia neta de los importadores, esto es, de los países que aprovecharon esa apertura y esos tratados para tener una mayor presencia de sus productos en nuestro mercado, en detrimento del trabajo y el empleo nacional.

 

Así que uno de los restos que enfrenta la asamblea de la ANDI es cómo frenar la tendencia hacia la desindustrialización que estamos viviendo. Esto requiere de una activa intervención del gobierno nacional para impulsar una política de desarrollo industrial, la cual no existe en la realidad, pues lo que se impuso en las agendas de éste y anteriores gobiernos, fue el dictado de los organismos internacionales que controlan la economía mundial, más interesados en favorecer a las compañías transnacionales mediante implementación de políticas de desregulación, apertura comercial y la firma de tratados de libre comercio.

 

A este respecto es pertinente reproducir lo dicho por Rosa García, presidenta de Siemens en España, publicadas en El País de Madrid: "... la importancia creciente de la industria puede atribuirse a diversas características estabilizadoras y sostenibles. Constituye el punto de partida de una extensa cadena de valor que abarca desde la investigación y el desarrollo hasta servicios basados en tecnología. Este sector se considera una garantía para el crecimiento (cada dólar estadounidense en valor añadido bruto en la industria genera 1,4 dólares en valor añadido bruto en otros sectores), el empleo (por cada nuevo puesto de trabajo en la industria, se crea una media de 2 empleos en otros sectores), la competitividad (los países más industrializados tienen una mayor cuota de mercado en exportaciones) y, por tanto, un factor de estabilidad para la sociedad" (2).

 

Estructura de la producción en la industria colombiana

Concepto  Total industria
 Producción 256.497 100
 Consumo intermedio 176.524 68,8
 Energía eléctrica  8.0
Valor agregado79.97331,2
Remuneración a los asalariados27.44010,7
Impuestos menos subvenciones sobre la producción2.6821,0
Ingreso mixto8.1573,2
Excedente bruto de explotación41.69416,3

Fuente: DANE. Cuenta de producción y generación del ingreso por ramas de actividad económica. Cálculos de la ENS.

 

Como se observa en el cuadro anterior, en los resultados de la Industria colombiana tiene una enorme incidencia el consumo intermedio, que representa casi el 70% del valor de la producción, un factor que reduce sensiblemente la generación de valor agregado y que les deja a las empresas un margen relativamente estrecho para asumir los demás costos en que tienen que incurrir y además generar utilidades. Recordemos que en este terreno, los factores que más inciden son los costos de materias primas e insumos, maquinaria y equipos, y los costos de los servicios públicos, entre ellos energía eléctrica. Las preguntas son: ¿cómo puede intervenir el Estado para incidir en estos costos y asegurar la sostenibilidad de las industrias que presentan costos de producción que amenazan su sostenibilidad? ¿Qué otro tipo de estrategias son necesarias por parte de las empresas y los trabajadores para hacer eficiente y productivo el uso de este factor?

 

Un segundo reto de este sector es apostarle a la formalización laboral. De cada 100 personas que trabajan en la industria, 62.3 hoy están en condición de informalidad, es decir, trabajan por fuera del marco de la legislación laboral, de la protección social y del concepto de trabajo decente que promueve la OIT (3).

 

Esta situación es resultado, por un lado, de la cultura de la ilegalidad que prevalece en el país, y que en el caso de la industria se expresa en que muchos empleadores, teniendo las condiciones para actuar en el marco legal, no lo hacen y evaden su obligación de pagar un salario mínimo, afiliar a sus trabajadores a la seguridad social (salud, riesgos laborales y pensiones). Esta cultura se ve favorecida por la negligencia del Estado para cumplir su función de inspección del trabajo, como quedó evidente en la última conferencia de la OIT, donde Colombia volvió a figurar en la lista negra de países con problemas en la aplicación de los estándares de OIT, específicamente en relación con la aplicación del Convenio 86 sobre inspección del trabajo.

 

Por otro lado, la informalidad de muchas empresas es resultado del papel dominante que en el mercado interno tienen las grandes empresas industriales, subsidiarias de compañías transnacionales, o propiedad de los tres grandes grupos económicos nacionales: el Grupo Empresarial Antioqueño, la Organización Ardila Lulle, y Sarmiento Angulo. En 2013 la Supersociedades publicó balances generales y estados de resultados de 4.329 empresas, informe que excluye a la mayoría de empresas agremiadas en ACOPI. En su conjunto, estas empresas tenían inversiones por $157.8 billones (activos totales), ingresos operacionales por de $141.7 billones, y ganancias netas por $6.4 billones. Sin embargo, el 50% de las inversiones las concentraban 91 empresas (el 2.1% del total); el 50% de los ingresos operacionales en 106 empresas, (el 2.4%), y el 50% de las ganancias se concentraban en 59 empresas (el 1.3% del total).

 

Estos datos indican que la mayor parte de las empresas del sector manufacturero colombiano tienen poco espacio en el mercado interno para ubicar sus productos y ser competitivas, situación que es peor para las micro, pequeñas y medianas empresas, que constituyen la mayor proporción de empresas del sector manufacturero y las que más empleo generan. En su mayoría deben someterse a las condiciones que les imponen las grandes empresas que controlan el mercado, las cadenas de suministro, la subcontratación y el mercadeo, de ahí que sus márgenes de rentabilidad son tan exiguos que no les permite ser competitivas, razón que en parte explica la alta proporción de trabajo informal en la industria.

 

Para ACOPI, el gremio que agrupa a los pequeños industriales, tal situación constituye "un entorno hostil a la formalización"; un entorno que le da sentido a la queja de agremiaciones como la Asociación de Confeccionistas (ASCONFEC), que en 2009 agrupaba en Medellín a 240 unidades familiares dedicadas a la maquila de la confección. Esta entidad ha denunciado "los estrechísimos márgenes de rentabilidad que les dejan las empresas que las subcontratan, lo cual les impiden no sólo contratar trabajadores en condiciones de Trabajo Decente, sino formalizar su propia actividad" (4). Esta problemática obliga asimismo una activa política pública para garantizarles condiciones de competitividad a estas empresas y evitar que se sigan presentando condiciones de abusos por parte de las grandes empresas y de aparición de fenómenos como el del "cartel de los pañales", denunciado en los últimos días.

 

El tercer reto de los industriales y del gremio que los agrupa, es el de apostarle al Trabajo Decente, particularmente en relación con uno de sus componentes básicos: el Diálogo Social, que tiene como condición la existencia de organizaciones sindicales fuertes. Si en el terreno de la formalización laboral y de la protección social la situación es grave, lo es también en relación con los derechos de asociación y de negociación colectiva.

 

Indicadores de trabajo decente en la industria manufacturera colombiana 

 Trabajadores sector manufacturero2.641,664 100 
 Trabajadores informales 1.678.317 62.0 %
 Afiliados cotizantes a pensiones 1.067.717 40.4 %
 Afiliados riesgos laborales 950.664 35.9 %
Trabajadores sindicalizados90.7713.4 %
Número de convenios colectivos vigentes409 
Cobertura de la contratación colectiva85.9853.2 %
Empresas con contrato colectivo de trabajo358 
Trabajadores formales con contrato temporal  42.4 %

Fuente: DANE, Ministerio del Trabajo, FASECOLDA, ENS.

 

De acuerdo con la base de datos de censo sindical de la ENS, a 2013 se encontraban organizados 90.771 trabajadores de la industria en 451 sindicatos, lo que significa una tasa de sindicalización de sólo el 3.4%, y se habían negociado 409 contratos colectivos de trabajo en 358 empresas, (el 8.4% de las empresas referenciadas en el informe de la Supersociedades), los que en su conjunto beneficiaron apenas a 85.985 trabajadores (el 3.2% de la población ocupada en la industria). Sin embargo, la mayoría de estos convenios, 210, fueron pactos colectivos, los cuales generalmente son impuestos por las empresas como estrategia antisindical y no ofrecen ninguna autonomía a los trabajadores.

 

Así que el Diálogo Social prácticamente está ausente, o es marginal, en las políticas de relaciones laborales de las empresas, lo que hace imposible construir democracia auténtica, la que supone la organización y la participación de los trabajadores en los asuntos que les atañen como sujetos activos y autónomos, con capacidad para incidir en sus condiciones laborales y de empleo.

 

Publicado 15 de agosto 2014.

 

*Analista de la Escuela Nacional Sindical.

 

[1] Clavijo, Sergio; Vera, Alejandro; Fandiño, Alejandro: la desindustrialización en Colombia. Análisis cuantitativo de sus determinantes. ANIF, 2012.

[2]Rosa García. La cuarta revolución industrial, el país.com, 28 MAY 2013)

[3] Ministerio del Trabajo, Formalización laboral, avances, retos y experiencias. Bogotá, 13 de marzo de 2013.

[4] ASCONFEC denuncia que mientras los estándares internacionales establecen que el pago por minuto de trabajo de maquila es de $220, en Medellín el valor de ese minuto oscila entre $80 y $160. Agencia de Prensa IPC, Medellín, Colombia, julio 28 de 2009.

Publicado enColombia
El futuro según Google: más robots y menos coches

Los robots acabarán con el trabajo de los humanos. El viejo temor de los trabajadores a la revolución industrial vuelve. En la conferencia de Google se dio un altercado sintomático, quizá, premonitorio. Un joven salió de entre el público, en su mayoría programadores que pagan 1.500 dólares por asistir, se acercó al escenario y comenzó a gritar: "Trabajáis para robots que matan personas. Lo sabéis". Al instante los miembros del equipo de seguridad lo acompañaron a la salida. Estos neoluditas tenían razón. Google quiere que los robots hagan el trabajo de los humanos. Solo que Larry Page, cofundador, lo ve de manera diferente. En su mundo ideal los robots tendrán un papel relevante a la hora de eliminar gran parte de las tareas mecánicas. Esta medida tendría, entre otras consecuencias, un mayor desempleo, reconoce, pero también un aumento del trabajo cualificado y la productividad.


"A mucha gente le encanta lo que hace, pero también les gustaría tener más tiempo para estar con su familia o explorar sus intereses. Tenemos que encontrar un solución equilibrada y coordinada para reducir la semana laboral", propuso durante una charla informal con Vinod Khosla. Cada vez es más extraño que los creadores del buscador aparezcan en público, menos aún juntos. Pero Khosla, su mentor, considerado uno de los padres de Silicon Valley fue también de los primeros inversores del buscador, cuando solo era una oficina con dos chavales de doctorado de Stanford.


Entonces, ¿qué tipo de trabajo pueden hacer los robots por los que apuesta Google? De momento, nada que ver con las habilidades de sus ingenieros. La compra de Boston Dynamics y Schaft les pone un paso por delante en programación de objetos mecánicos, pero no van más allá de transportar objetos de un lado a otro, subir escaleras, abrir puertas o rastrear zonas tomando imágenes. Todavía muy lejos de los que se usan en Japón para hacer compañía a personas mayores o que suplan a recepcionistas en las empresas. Ese será el siguiente paso, cuando se cumpla el vaticinio de Sergei Brin, el otro 50% de la empresa: "Algún día haremos máquinas que puedan razonar, hacer las cosas mejor que los humanos". Este es el motivo de la adquisición de DeepMind, una empresa de inteligencia artificial. Los resultados se verán cuando sean capaces de fundir la robótica con este forma de programación predictiva. Y sí, es posible que entonces los motivos para el pánico laboral sean reales.
No solo imaginan un mundo de trabajadores a con jornada parcial, sino también sin coches. El transporte por carretera es una de las obsesiones de Google. Comenzó con Google Maps, se acentuó con la compra de Waze, una aplicación dedicada a monitorizar en tiempo real cualquier incidente en las carreteras. Y lo promueve de manera externa con una inyección de 250 millones de dólares en Uber. La apuesta de Brin consiste en que no sea necesario tener uno propio, casi un insulto en Estados Unidos, donde es parte de su cultura.


"Entre el 30 y el 50% del espacio de las ciudades se dedica a aparcamientos, es un gasto tremendo", relataba a su mentor Khosla, "la idea es que el coche venga a buscarte cuando lo necesites". Al tiempo asume que una de las debilidades de su sistema, de momento, la velocidad. Apenas pasan de 50 kilómetros por hora. En cambio, menciona que no reconocen las calles de manera correcta más allá de ciertas zonas de Mountain View, así como las rutas 101 y 280, dentro de San Francisco. Brin es consciente de que no agradará a la ya dañada industria nacional del motor. De hecho, sus modelos de prueba son Lexus y Toyota, firmas japonesas. "Es todo un mundo por explorar, seguro que los fabricantes lo ven como una oportunidad para cambiar por completo el diseño de los coches, poner asientos enfrentados...", sostuvo a modo de ejemplo.
Son multimillonarios, pero ni Brin ni Page son ajenos a las preocupaciones de los hombres. Alargar la vida, el viejo mito de la humanidad, también los afectó al pasar la treintena. Especialmente cuando Brin desveló que su madre tenía Parkinson. Emprendió una cruzada para investigar esa enfermedad y promover análisis genéticos masivos. Fue el germen de una base de datos con información pública de los ciudadanos con edad, raza, estilo de vida, sexo, lugar en que viven... En teoría una buena idea, salvo por tratarse de datos especialmente sensibles, al fin y al cabo, se trata de indagar en la salud de cualquier persona. El directivo pretende resolverlo y convencer a las autoridades con algo tan sencillo como borrar los nombres propios de los archivos. "Imagina que sirve para salvar 10.000 vidas en solo el primer año", soltó como argumento emotivo. El único proyecto firme en este campo, que sigue adelante de manera notable, son las lentes de contacto para medir el nivel de glucosa en sangre de los diabéticos.


Todo este mundo de fantasía se da de bruces con un muro llamado legislación. A grandes problemas, grandes soluciones. Con un razonamiento naïf, Page pedía que se pusieran numerus clasusus a leyes, también que fueran universales: "Se lo dije hace poco al presidente de Corea del Sur. ¿Por qué no poner un número limitado de leyes y páginas? Así, cuando se quiera añadir algo, habría que quitar otras".


A pesar de una puesta escena siempre desenfadada y optimista de estos genios contemporáneos, no todo son éxitos en su empresa. A la salida de Andy Rubin, el máximo impulsor de Android, y la de Vic Gundotra, responsable de todo lo que tiene que ver con redes sociales, se suman otras de menor calado, pero sintomáticas. Lars Ramussen, fundador de Google Wave dejó Google por Facebook, da unos motivos claros, demasiada lentitud y burocracia. No sentía que lo que hacía tenía un impacto real. Paul Adams, que también fichó por Zuckberberg, sostiene que no le dejaron publicar un libro. Las redes sociales son el terreno donde se mueven los jóvenes, el que sirve de vía para compartir contenido. Twitter y Facebook predominan a gran distancia. Google+ se ha convertido en el refugio de bloggers y creadores de contenido que pretenden conseguir un mejor posicionamiento en el buscador publicando ahí. El nivel de conversaciones es bajo. La sesión, rara vez supera el minuto.
Google Glass, el proyecto de gafas de realidad aumentada, va camino del olvido, de convertirse en una pieza más de vaporware, como se denomina a los gadgets con gran impacto inicial pero sin recorrido en el ámbito comercial. Hace dos años, en su conferencia anual eran la estrella. En la edición de 2014 ni se mencionaron. Dentro de dos años habrá que revisar qué ha sido de estos coches y robots...

La ONU alerta de que solo un giro radical detendrá el cambio climático

"Tenemos que despedirnos del sistema económico actual". Así de radical se mostró ayer en Berlín el investigador Ottmar Edenhofer en la presentación del informe sobre cambio climático auspiciado por Naciones Unidas. Los representantes de 120 Estados tuvieron que escuchar las conclusiones de unos científicos muy críticos con las decisiones políticas impulsadas hasta ahora, pero al menos se llevaron un mensaje esperanzador: es posible evitar el desastre. Para ello habría que actuar con decisión y de forma urgente.


El grupo de trabajo III (mitigación) del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), certifica que, pese a todos los intentos de mitigar el calentamiento global, las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero aumentan a un ritmo cada vez mayor: en la primera década del siglo XXI crecieron más rápidamente que en los tres decenios anteriores. Este documento servirá como base de trabajo para las negociaciones que, en 2015 deberán, alumbrar un pacto que sustituya al actual protocolo de Kioto, para entrar en vigor a partir de 2020. Este documento se añade a los dos anteriores publicados por el IPCC sobre la física del cambio climático y sobre impactos del calentamiento.
Los responsables del informe confían en que su trabajo servirá para añadir presión para alcanzar un objetivo ambicioso. La cumbre que se celebrará en París se presenta ya como una batalla entre países en vías de industrialización, que exigirán a los más ricos ayudas económicas para reducir sus emisiones, y los industrializados, que achacarán a los más pobres sus laxas regulaciones para reducir los gases de CO2.


El objetivo que se han marcado los científicos es que las temperaturas no vayan más allá de dos grados respecto al nivel previo a la industrialización. Lograrlo parece posible, pero muy difícil: los expertos del IPCC señalan que solo si en el mundo se diera a partir de ahora un cambio institucional y tecnológico importante habría más de 50% de probabilidades de que el calentamiento global no superara ese umbral.
"La ciencia nos transmite un mensaje claro: para evitar interferencias peligrosas en el sistema climático, no podemos seguir con el statu quo", sintetiza Edenhofer, uno de los tres copresidentes del grupo de trabajo. Se puede lograr, sí, pero será caro, alertan los autores del estudio, aunque rehúsan aportar una cifra concreta


"El informe es claro. No hay plan B. Solo hay un plan A. Y como necesitamos que alguien dé el primer paso, en Europa adoptaremos un objetivo ambicioso para 2030 este año", aseguró la comisaria europea de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, en alusión al objetivo de reducción de emisiones del 40% respecto al nivel de 1990 que la Comisión Europea propuso el año pasado y que los líderes europeos deben confirmar este año. Sin embargo, los ecologistas consideraron ese 40% un porcentaje demasiado conservador, ya que la crisis económica ya ha hecho que las emisiones se reduzcan en los últimos años sin necesidad de ninguna política medioambiental. "La cuestión ahora es cuándo se comprometerán los grandes emisores. Cuanto más esperen, más costará y más difícil será", añadió Hedegaard. Entre estos grandes a los que se refiere la responsable europea está EE UU. Su secretario de Estado, John Kerry, dijo que el informe de la ONU es "un llamamiento a despertar" y demuestra que el principal problema es la falta de "fuerza de voluntad global".


El informe también ha servido para que Gobiernos como el alemán saquen pecho ante sus decisiones. Los expertos apuntan la creciente rentabilidad de algunas energías renovables, como la solar o la eólica. Y la ministra de Medio Ambiente, la socialdemócrata Barbara Hendricks, no pudo evitar la ocasión para defender la apuesta alemana por las renovables. "Podemos desempeñar un papel muy importante si damos al mundo un ejemplo práctico sobre cómo funciona la protección del clima en un país industrial", aseguró.

Publicado enInternacional
Los multimillonarios, la sociedad y la historia

Con regularidad asistimos a noticias alimentadas por diversas fuentes acerca de las listas de multimillonarios. Un millonario se considera a aquel que tiene como mínimo un millón dólares. Un multimillonario es todo aquel que tiene por lo menos mil millones de dólares. Ésta vez el turno le corresponde a la Revista Forbes, una acuciosa seguidora y generadora de esta clase de rankings.

 

En el más reciente escalafón de los multimillonarios, en la lista aparecen con ligeras variaciones, básicamente los mismos. Con movilidad, hacia arriba o hacia debajo de uno que otro nombre. Pero sin que haya cambios dramáticos.

 

En el caso de Colombia, acontece exactamente lo mismo. Los nombres destacados son los de Luis Carlos Sarmiento (grupo AVAL), Alejandro Santodomingo (el heredero del clan de los Santo Domingo, propietario de Valórem, antes conocido como Grupo Empresarial Valores Bavaria), Jaime Gilinski (del grupo Gilinski, justamente), y Carlos Ardila Lulle (conocido por sus propiedades en medios –RCN– y varios sectores industriales estratégicos).

 

Lo que no destacan estas clasificaciones son los sectores económicos que representan los más multimillonarios del mundo, así como tampoco la forma como se han acumulado estos capitales. Lo cual desborda ampliamente, claro, a un artículo descriptivo de esa clase.

 

Como quiera que sea, tres reflexiones saltan a la vista inmediatamente, así: a) ¿constituye eso, en cada caso, un motivo de orgullo nacional? ¿Algo así como un motivo de orgullo patrio, a la manera de los premios Nobel, los científicos, cantantes o deportistas que de tanto en tanto conjugan emociones y voluntades sociales? Difícilmente. Ni siquiera en el periodismo económico se exaltan estos liderazgos como un tema importante para el desarrollo de un país.

 

En la misma línea, b) se traducen esos nombres en algo así como un motivo para identificar el crecimiento, la calidad de vida, la dignidad o la sensibilidad social de aquellos nombres? El capitalismo es un sistema literalmente despiadado, con nulos desarrollos acerca de política social o humanitaria. Los logros que ha conseguido la sociedad a lo largo de la historia –seguridad social, educación gratuita, apoyo a la ciencia y la tecnología, y otros más– se deben a reclamaciones justas por parte de sus trabajadores, llevadas a cabo en muchas ocasiones en el curso de varios años e incluso décadas, y como dádivas que buscan mejorar las condiciones laborales pero sólo con la finalidad de garantizar más y mejor crecimiento del capital.

 

El motivo básico consiste en distinguir crecimiento económico y desarrollo económico y social y, en esta misma línea, justamente la tercera consideración:

 

c) más fuertemente aún, la acumulación de inmensos capitales no oculta, y por el contrario, se corresponde con el más grande de todos los defectos del capitalismo en general y del capitalismo financiero en particular: la inequidad. Bien entendidos los problemas de inequidad representan la cara más sensible y dramática de todos los temas, problemas y retos relativos a la justicia –la justicia humana. La justicia de un sistema político, o económico. La historia del capitalismo es la historia misma mediante la cual los ricos se hacen cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, ampliando los márgenes o las distancias de equidad entre los seres humanos.

 

En términos rasos y simples, los multimillonarios acumulan una tal cantidad de dinero que no es posible gastar en una sola vida –por lo menos no de manera razonable, esto es, humanamente.

 

Las listas seguirán saliendo, con seguridad. A nivel mundial, a nivel continental o nivel nacional. Pero ello no alterará para nada los tres pilares mencionados.

 

Desde una óptica radicalmente distinta, a la luz, por ejemplo de los nuevos planteamientos aportados por Francisco desde Roma, ser multimillonario es evidente señal de un pecado capital. Pero eso es pedir demasiado. Ni siquiera los nuevos atisbos de la teología de la liberación han llegado a tanto. A la luz de la más humana de las sensibilidades, listas y escalafones semejantes no generan absolutamente ningún motivo de orgullo, sino la mayor indignidad habida cuenta de las necesidades reales, los márgenes de miseria y pobreza, en fin, los grados y modos de la violencia económica del capitalismo. ¿Indignidad? Sí, un motivo para el levantamiento social.

 

Algunos datos:

 

El salario mínimo en Colombia para 2014 es de 616.000 pesos (aprox. 308 USD). La fortuna de Sarmiento Angulo es de 12.400 millones de dólares.
4 multimillonarios tiene Colombia, en una población de 44 millones, en los que, de acuerdo con cifras oficiales 14.662.000 personas viven pobreza y 4.596.000 en miseria ("pobreza extrema").

Las fortunas sumadas de los cuatro multimillonarios colombianos es de 14.900 millones de dólares mientras que la deuda externa de Colombia llegó en octubre de 2013 a 90.424 millones de dólares.

Publicado enEdición Nº200
La creciente desigualdad en EE UU se ceba con las grandes ciudades

La creciente desigualdad de renta en Estados Unidos tiene su mayor traslación en las grandes ciudades, donde se hace más palpable y real la acuciante brecha de ingresos entre ricos y pobres. Una problemática profunda, con múltiples causas y ramificaciones, que el presidente Barack Obama ha puesto en el foco del debate legislativo en los últimos meses al tildarla como "el mayor desafío de nuestro tiempo", y que revela cómo los coletazos de la crisis económica de 2008 han golpeado mucho más a los ricos que a los pobres, y han mermado notablemente los fundamentos de la clase media norteamericana.


Según un reciente informe de Brookings, un centro de estudios con sede en Washington, el 5% más acaudalado de la población en las 50 principales urbes ingresa 10,8 veces más que el 20% más depauperado; mientras en el conjunto de EE UU el ratio de diferencia es del 9,1. En cifras absolutas, con datos de 2012, esto se traduce en que los más prósperos en las ciudades ganaron 196.000 dólares en contraposición a los 192.000 del promedio nacional; mientras los más pobres ingresaron 18.100 dólares en las grandes urbes, por debajo de los 21.000 de sus equivalentes en el resto del país. En conjunto, de las 50 grandes ciudades, 31 registran niveles de desigualdad superiores a los del promedio norteamericano.


El debate de la disparidad y de cómo combatirla también se ha adentrado en la arena política de algunas ciudades, como Nueva York, Boston, Seattle, San Francisco o Minneapolis. Pero en un país de enormes magnitudes como éste el panorama no es homogéneo y los desequilibrios varían según el municipio. De acuerdo con el documento, Atlanta, San Francisco, Miami, Boston y Washington DC son las cinco urbes con mayores desigualdades de EE UU. También destacan el sexto lugar de Nueva York, el octavo de Chicago y el noveno de Los Angeles. En el otro extremo, las que experimentan menos disparidades de renta entre sus ciudadanos son Virgina Beach, Arlington, Mesa, Las Vegas y Wichita.
"La desigualdad puede ser el resultado de fuerzas económicas globales, pero importa en el mundo local", sostiene el autor del informe, Alan Berube, responsable del departamento metropolitano de Brookings. "Buena parte de los servicios públicos se prestan a nivel local, y en una ciudad desigual sostener esta financiación es complicado", alerta en conversación telefónica. Por ejemplo, la base fiscal puede ser demasiado estrecha para pagar ciertos servicios, lo que puede restarles también soporte político; las escuelas de la ciudad corren el riesgo de carecer de una mezcla adecuada de alumnos de distintos entornos socioeconómicos o el ayuntamiento puede tener dificultades de ofrecer viviendas a precios accesibles a los ciudadanos más humildes.


Mientras en Atlanta los más ricos gozan de unos ingresos 18,8 veces superiores a los de los más pobres, en Virginia Beach ganan 'solo' seis veces más. No existe un patrón único que explique esta amplia diferencia sino que es fruto de múltiples factores económicos y sociales. Atlanta y Virgina Beach tienen prácticamente el mismo número de habitantes (alrededor de 440.000), pero, en cambio, en la primera los pobres ganan la mitad que en la segunda mientras los ricos dos tercios más. Según Berube, esto se debe a que Atlanta -igual que San Francisco, Boston, Washington o Nueva York- dispone de sectores económicos que pagan salarios muy altos a sus trabajadores, que están altamente educados; mientras que Virgina Beach -igual que el resto de las ciudades menos desiguales- está muy expandida en el territorio, con múltiples suburbios, lo que hace que tenga una mayor clase media y por tanto menos distancia entre los extremos de renta.


Así, las urbes más desiguales de Estados Unidos se caracterizan por todo lo contrario: tienen en común una relativamente pequeña clase media. Pero, pese a esta coincidencia, existen diferencias de fondo entre ellas. Por ejemplo, San Francisco y Miami tienen una brecha similar, pero en la localidad de California se debe a que concentra a las personas con rentas más altas de EE UU -gracias al potencial tecnológico de Silicon Valley-, mientras en la de Florida a que es la tercera ciudad con los ingresos más bajos del país. De hecho, pese a los efectos de la crisis de 2008, los ricos de San Francisco se han hecho más ricos en los últimos años mientras los más pobres se hacían mucho más pobres.
El de San Francisco, no obstante, es un caso excepcional. Entre 2007 y 2012, en la mayoría de ciudades los más acaudalados perdieron ingresos, pero la clave recae en que lo hicieron a un ritmo mucho menor que los más depauperados. "Las reducciones de renta de los de más arriba fueron pérdidas en activos de inversión mientras las de más abajo supusieron pérdidas de puestos de trabajo. Por tanto, sus problemas son proporcionalmente más severos", apunta el investigador. Por ejemplo, en Jacksonville -la quinta ciudad donde más crecieron las desigualdades- la renta de los más prósperos cayó un 11% en ese intervalo de cinco años pero la de los menos prósperos se desplomó tres veces más, hasta un 31%.


No sorprenderá, por tanto, que las urbes que encabezan la triste clasificación de la desigualdad sean las que han experimentado un mayor incremento de la brecha entre ricos y pobres en los últimos años. Entre 2007 y 2012, la disparidad en San Francisco creció 3,9 veces; en Atlanta 3,1; y en Miami 2,1. De las 50 grandes ciudades, 18 registraron aumentos significativos de la desigualdad en ese periodo de tiempo. Y en la mayoría fue fruto de una pérdida de poder adquisitivo de las familias con bajos ingresos como consecuencia de los efectos de la desaceleración económica tras el estallido de la crisis. Por ejemplo, han sufrido especialmente los municipios del sur y el oeste del país -como Sacramento, Charlotte o Tucson- afectados por el colapso de la burbuja inmobiliaria y sus efectos directos sobre la creación de puestos de trabajo, y los del norte -como Cleveland, Indianapolis o Milwaukee- donde el declive industrial ha disparado la tasa de pobreza.


En el otro espectro de la balanza, El Paso, Seattle y Denver fueron las ciudades donde más se redujo la desigualdad en esos cinco años gracias en parte a que tienen sueldos mínimos más elevados, lo que hizo que los ingresos de los menos prósperos cayeran con menos intensidad. Pero en algunos casos, como en Seattle, se trata de un resultado en cierto modo ficticio, pues se debe a que los pobres viven cada vez más a las afueras de la ciudad, por lo que su bajo nivel de renta queda fuera de las estadísticas municipales.

Publicado enInternacional
Martes, 25 Febrero 2014 06:24

Centroamérica, con el viento en contra

La zona de libre comercio de Nicaragua y la inversión y producción de la industria maquiladora recibieron un fuerte impulso después que el país adoptó, en abril de 2006, el Tratado de Libre Comercio Dominicana-Centroamérica con Estados Unidos (TLCDC), que también abarca a Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Honduras. El sector se había acostumbrado a tasas de crecimiento anual de dos dígitos hasta que hubo una baja de ritmo en 2012-13. Estimaciones preliminares muestran ganancias sectoriales cercanas a mil 500 millones de dólares en 2013, apenas 7.2 por ciento arriba de las de 2011. En términos de volumen, la producción creció 7.3 por ciento similar respecto del periodo comparativo, lo cual indica que el crecimiento de las ganancias permanece ligado al de la producción, y que los esfuerzos por incrementar el valor agregado han tenido poco impacto hasta ahora.


La diversificación de las exportaciones nicaragüenses ha tenido cierto éxito. Antes dominaban las ventas de atuendos, que representaban 90 por ciento de la exportación total y en 2005 gozaban del privilegio de zonas libres fiscales. Sin embargo, la proporción cayó a 60 por ciento en 2013, según la Corporación Nacional de Zonas Francas (CNZF). Otros sectores fuera del textil que han avanzado a grandes zancadas en años recientes son los de cigarros puros y autopartes. Las ventas de los primeros se elevaron de 48 millones de unidades en 2006 a 100 millones en 2013. La fabricación de autopartes es dominada por el ensamble del cableado de tableros para productores estadunidenses; el empleo en este segmento se ha duplicado a más de 13 mil trabajadores en el periodo de ocho años.


Menor ventaja competitiva


El descenso reciente podría reflejar cautela de inversionistas a la vista de las dos mayores amenazas al futuro del modelo de exportación de zona libre en Nicaragua. A partir del debut del TLCDC, Nicaragua ha tenido un privilegio único conocido como niveles temporales de preferencia (NTP), que le permite importar 100 millones de metros cuadrados de telas al año de países ubicados fuera de la zona del tratado, como Bangladesh. Esto le daba ventaja sobre competidores, al exportar atuendos a Estados Unidos. El trato preferencial expira a finales de 2014, a menos que el Congreso estadunidense lo renueve. Pero aun si lo extiende, el acuerdo seguiría siendo temporal, y es probable que se recorte la cantidad permitida de tela importada.


La otra amenaza es el entusiasmo de Estados Unidos con el Acuerdo Transpacífico (ATP). A partir de 2010 se han realizado negociaciones para expandir en forma significativa, sobre todo con participación estadunidense, el existente Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica, firmado originalmente por Brunei, Chile, Nueva Zelanda y Singapur. El ATP propuesto sumaría a Estados Unidos y formaría un bloque entre las naciones miembros actuales más Australia, Canadá, Japón, Malasia, México, Perú y Vietnam.


La llegada del ATP expondrá a los fabricantes radicados en Nicaragua a la competencia directa de productores del sureste de Asia por los mercados de Estados Unidos. Como los costos laborales en lugares como Vietnam se calculan más o menos en la mitad de los de Centroamérica, se trata de un serio desafío. Los continuos aumentos por arriba de la inflación en el salario mínimo nicaragüense ya han erosionado la anterior ventaja competitiva de su mercado laboral. Por ejemplo, las diferencias salariales con su vecina Honduras se han reducido de 50 por ciento en 2006 a 20 por ciento hoy día.


Un golpe más provendría de cualquier decisión estadunidense de conceder privilegios NTP a los miembros del ATP. Los productores nicaragüenses consideran potencialmente fatal esa posibilidad para sus operaciones locales. Según la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y Confección (Anitec), casi la mitad de las ventas totales en 2013 provinieron de atuendos hechos con tela importada, contra 37 por ciento en 2011. En toda Centroamérica, las asociaciones de la industria textil cabildean con legisladores estadunidenses para al menos mantener la paridad en condiciones de entrada entre los miembros de la nueva ATP y los del TLCDC.
Estrategias de supervivencia

Es probable que al reducirse las perspectivas de expansión disminuya el entusiasmo de los inversionistas. Sin una renovación del privilegio NTP, se perderían de 20 a 30 por ciento de empleos en las zonas libres casi de la noche a la mañana. Aun si se extiende, se necesitará una fuente local de textiles baratos, o un desplazamiento del mercado hacia productos de mayor valor agregado para mantener el interés de los inversionistas y asegurar la supervivencia del sector a largo plazo.


Algunos proveedores están respondiendo al reto. La adopción de nuevos métodos de manufactura ha permitido a las firmas sudcoreanas y estadunidenses que actualmente dominan el sector producir ropa de marcas más costosas, como Dockers-Levis, junto con atuendos deportivos y ropa íntima para damas.


Grupo Karim, empresa textil con sede en Honduras, planea ahora procesar algodón importado de EU para transformarlo en hilo y abastecer a los productores en Nicaragua. En octubre de 2013 Karim pagó 35 millones de dólares para adquirir una planta textil ociosa en Nicaragua, propiedad de Cone Denim Mills (EU). La planta estaba parada desde 2009, pero ahora se revivirá para atender la demanda de firmas locales una vez que los privilegios NTP se vayan extinguiendo. Karim también planea producir atuendos terminados.


La industria textil nicaragüense tiene poco margen para reducir costos, dada el alza salarial y los costos relativamente altos de la energía. Suponiendo que los beneficios NTP se extiendan al menos parcialmente, la Anitec proyecta un modesto éxodo de empresas a Asia en los próximos cinco años, y un encogimiento de 10-20 por ciento en la producción total. Los esfuerzos por sobrevivir se enfocarán en capacitar a la fuerza de trabajo para reducir la distancia con los niveles de productividad de Asia. El resultado probable será una industria del vestido más pequeña y especializada, enfocada en nichos de mercado. En general, la economía de zona libre de Nicaragua aún podrá explotar su proximidad y nexos históricos con los mercados de Estados Unidos, pero se necesitará mayor diversificación para que el sector mantenga su capacidad de generar empleos y exportaciones de valor agregado.


Economist Intelligence Unit
Traducción de textos: Jorge Anaya
En asociación con Infoestratégica

Publicado enInternacional
Noventa por ciento de bogotanos sufre contaminación por plomo

Nueve de cada 10 bogotanos presenta algún grado de contaminación por plomo en sus tejidos, según un estudio realizado por la Universidad Nacional mediante biomarcadores para metales pesados.

De acuerdo con los resultados de la investigación, más del 90 por ciento de los 400 citadinos sometidos a análisis, en un rango poblacional de tres a 91 años, es víctima de esa contaminación. Con un doctorado en Salud Pública de ese centro docente, el profesor Luis Hernández reveló que la presencia de mercurio detectada en el cabello fue del 98,7 por ciento, 80,8 en la sangre y 40,6 por ciento en la orina, mientras el comportamiento del plomo en sangre fue del 93,9 por ciento.


Tres de las personas objeto de estudio presentaron concentraciones de mercurio superiores a los valores referenciales del Instituto Nacional de Salud (12,6 por ciento) en comparación con los de la Organización Mundial de la Salud, precisó.


A su juicio, el nivel de contaminación detectado es preocupante, si se tiene en cuenta que la concentración de metales pesados en el organismo puede afectar el sistema nervioso y originar trastornos psicológicos, parálisis y temblores.


En los niños, detalló, puede provocar problemas en el peso y la talla y afectar el proceso de aprendizaje. Además de su toxicidad, esa concentración tiene efectos acumulativos en el organismo.


El estudio fue realizado conjuntamente con las autoridades sanitarias de la capital colombiana.


(Con información de Prensa Latina)

Publicado enColombia