Sábado, 29 Agosto 2015 12:04

Crisis hospitalaria, ¿planificada?

Crisis hospitalaria, ¿planificada?

Una vez más estamos ante la agudización de una de las expresiones de la crisis del sector salud que desde hace largo tiempo vive Colombia. La arista que en esta ocasión asoma su rostro, es la crisis que ahoga a las Instituciones prestadoras de servicios de salud (llamadas IPS en el argot de la Ley 100), tanto de carácter público como privado.

 

La alarma que vive el sector por esta circunstancia no es pasajera ni casual. Según la Contraloría General de la República, el 57,7 por ciento de los hospitales públicos del país, que suman más de 1.000, se encuentran en riesgo financiero1, lo que implica que están en problemas para desempeñar sus funciones para el cuidado de la población: no tienen suficiente capacidad financiera para asumir sus compromisos económicos y su capacidad técnica y de calidad para la prestación de los servicios está debilitada.

 

Plantea el Contralor General que "los hospitales públicos no están prestando de manera oportuna los servicios de salud y tienen problemas de flujo de recursos, toda vez que la administración de las deudas de las Empresas Prestadoras de Salud –EPS– con la red hospitalaria es todavía ineficiente y les ha generado problemas de liquidez"2.

 

Esta crisis es la síntesis de las deudas acumuladas por las EPS y los entes territoriales con los hospitales públicos (ESE- Empresa Social del Estado en el argot de la Ley 100) e instituciones privadas de salud.

 

No es clara la cifra de la deuda que cargan las EPS con el sistema de salud. Algunos, como la Federación Médica Colombiana, refieren que es de 12 billones, 5.2 de estos con la red pública hospitalaria. Para la Asociación Nacional de Hospitales y Clínicas, la deuda suma 5.3 billones de pesos a clínicas y hospitales públicos y privados, la que recae en mayor porcentaje sobre las EPS del régimen contributivo con 52.2 por ciento, mientras que del régimen subsidiado es del 30.5 por ciento y de los entes territoriales del 5.53.

 

Como un ejemplo, la deuda que tienen con los hospitales de la red pública hospitalaria de Bogotá asciende a $876 mil millones, de los cuales el 52 por ciento corresponde a cartera mayor a 360 días –que por su naturaleza es de difícil recaudo–, y otro 20 por ciento corresponde a deudas de EPS liquidadas4.

 

Tenemos entonces, que las deudas oscilan entre el 17 al 40 por ciento de los recursos públicos que tiene el sistema de salud, si los contrastamos con los 30 billones que hay en el Fosyga5, que es la bolsa donde están los dineros de la seguridad social en salud.

 

Ante esta grave situación, no es casual que hospitales emblemáticos como el Universitario del Valle, el San Vicente de Paul de Medellín, y el Universitario de Cartagena, estén ad portas de correr la misma suerte sufrida por el Hospital San Juan de Dios de Bogotá.

 

Estrategias de acumulación de las EPS

 

Son diversos los mecanismos utilizados por las EPS para no pagar a tiempo o simplemente no pagar a las IPS. Las maniobras reflejan con toda claridad que el derecho a la salud queda transformado en un negocio, donde prima la lógica de costo-beneficio de las EPS, que a pesar de recibir anualmente del Fosyga un pago por cada afiliado –atiéndase o no a éste–, denominado UPC (Unidad de Pago por Capitación), el cual cubre los costos del pago de la atención al afiliado. Una vez con el dinero en sus arcas las EPS, buscando rendimientos financieros, demoran o niegan la atención de los pacientes, además de dilatar los pagos de las cuentas que les presentan las IPS por los servicios prestados.

 

En este sentido, las EPS han desarrollado diversas estrategias como lo señala el profesor Mario Hernández, tales como desestimular el uso de los servicios mediante la dispersión de los sitios de atención; autorizar lo menos posible los servicios que demanda el usuario, incluso los del Plan Obligatorio de Salud (POS), como lo demostró la Defensoría del Pueblo con el análisis de las tutelas; tramitar muchos bienes y servicios como "No POS" para cobrarle al Estado unos valores más altos; contratar lo más barato posible los servicios con las IPS; atender con sus propias IPS (integración vertical); glosar los servicios, con lo cual no los pagan a las IPS, y aplazar al máximo el pago de las facturas aceptadas6/7.

 

Es claro, entonces, que la actuación de las EPS no es fortuita; obedece a un sentido profundo de ganancia que implica la no atención o atención a destiempo a los problemas de salud por los cuales las personas acuden a los servicios de atención.

 

¿Crisis planificada?

 

Esta situación, entonces, no sintetiza solamente una crisis financiera de la red de atención en salud, no, es una crisis del modelo, que hoy agudiza la arista financiera, pero lo cierto es que la misma es más amplia y hace aguas, con nítidas expresiones en aspectos como la violación cotidiana del derecho a la salud, la precarización de las condiciones laborales de los profesionales del sector, la falta de atención oportuna y de calidad, la falta de políticas e intervenciones adecuadas en el campo de la salud pública, entre otras.

 

Y dada esta situación con los hospitales, vale la pena preguntarse si la presente no es una crisis planificada, tal como procedieron con el deterioro y lánguido final del Instituto de Seguros Sociales, para finalmente liquidarlo8.

 

Con la perspectiva de mercado impulsada con la Ley 100, lo pretendido es que todos los componentes de la seguridad social queden insertos en las dinámicas de mercado. Esto lo han logrado, con éxito, en los temas de pensiones y de riesgos laborales, y aseguramiento en salud, pero en el tema de la prestación de servicios de salud aún perviven los hospitales públicos como piedra en el zapato.

 

Las medidas tomadas durante estos años con los hospitales públicos muestran a todas luces que existe pretensión y planificación para liquidarlos y luego cooptarlos –privatizarlos–, reestructuración de los hospitales, liquidación y reapertura, paso de las nóminas de planta a formas flexibilizadas, tercerización de servicios, alianzas público-privadas.

 

Podría pensarse que el no pago y desconocimiento de la prestación de los servicios por parte de las EPS se suma a las estrategias para acabar con ellos, lo que explicaría por qué tanta debilidad en los mecanismos de control y sanción por parte del Estado hacia las EPS.

 

La salida que propone el Ministro

 

Bajo el argumento que el problema es de flujo de los recursos, el Ministro de Salud planteó un conjunto de intervenciones para resolver esta crisis hospitalaria, que pasa por hacer una compra de cartera a las EPS, préstamos blandos a los hospitales, aumento de las cotizaciones de las personas de mayores ingresos y alza de los impuestos a las bebidas azucaradas.

 

Es decir, que tal como ha ocurrido con las medidas aprobadas para resolver las crisis financieras en todo el mundo, se plantea salvar con dineros públicos a quienes originaron la crisis, en este caso salvar a las EPS causantes de esta situación y, de otro lado, cargar a quienes las padecen con sobrecostos, en este caso que las IPS se endeuden y que los usuarios paguen más cotización y más impuestos. Persistencia en mecanismos y propósitos que nos permite interrogar, ¿por qué será que de manera reiterada las salidas propuestas desde el gobierno nacional siempre favorecen los intereses de las EPS?

 

Soluciones reales

 

Las salidas reales implican medidas de fondo, y no seguir prolongando y profundizando la crisis con medidas que apuntan a las consecuencias y no a las causas.

 

Es conocido que la causa estructural de esta situación está ligada con el modelo de intermediación financiera a través de las EPS, que nada le aportan a la dinámica del sistema de salud colombiano, lo que permite preguntar, ¿para qué la intermediación de las EPS, cuando pueden hacerse giros directos a las IPS desde el Fosyga? ¿Para qué pagar unos servicios de administración a unas instituciones que no colocan plus?

 

Claro, esto desde luego pasa por concebir que la salud es un derecho humano y un bien público y no un objeto de lucro para el beneficio de unos particulares.

 

Contradicción de visiones y objetivos entre los negociantes y el país nacional que demanda, si de verdad se desea contar con un sistema de salud con vocación social y pública, recomponer el mismo para que centre su énfasis en la afectación de las determinaciones sociales de la salud, profundice los procesos de promoción de ésta y prevenga la enfermedad, impulse amplias políticas y programas de salud pública, deshospitalice la atención cambiando el foco de la educación en la enfermedad y desarrollando a profundidad la estrategia de atención primaria, configure fondos regionales de salud para que contraten directamente las instituciones prestadoras del ramo en una perspectiva de redes y, por lo tanto, lleguen a su fin las EPS y la intermediación financiera, despliegue reales mecanismos de inspección, vigilancia y control por parte del Estado y reales mecanismos de participación y control ciudadano.

 

Actuar de manera estructural, este es el reto. Si no tocamos la causa de la fiebre, seguiremos tratando las sabanas.

 


1 Contraloría General de la República. Boletín de Prensa No. 097. 16 de junio de 2015. http://www.contraloriagen.gov.co/web/guest/boletinprensa/-/asset_publisher/mQ19/content/el-57-de-los-hospitales-publicos-del-pais-se-encuentra-en-niveles-de-riesgo-alerta-el-contralor-edgardo-maya-villazon.
2 Ídem.
3 http://www.consultorsalud.com/sites/consultorsalud/files/boletin_cartera_hospitalaria_achc_-_julio_2015.pdf
4 http://bogota.gov.co/article/bogot%C3%A1-alerta-ante-la-grave-crisis-del-sistema-de-salud
5 Cifras a 2011. Ministerio de Salud y Protección Social. Cifras financieras del sector salud. Gasto en salud en Colombia 2004 – 2011. Boletín bimestral No. 2. Enero – Febrero de 2014.
6 Mario Hernández. Las cifras rojas del sistema de salud. Razón Pública. Agosto 3 de 2015. http://www.razonpublica.com/index.php/econom%C3%ADa-y-sociedad/8707-las-cifras-rojas-del-sistema-de-salud.html
7 También es necesario analizar cuál es el peso en la crisis hospitalaria, de las debilidades de la gestión de las IPS tanto pública como privadas y de la corrupción que ocurre en ellas.
8 Mauricio Torres-Tovar. "Crónica de una muerte anunciada": Instituto de Seguros Sociales. Desde Abajo. Edición septiembre de 2006. http://www.desdeabajo.info/ediciones/item/542-%E2%80%98cr%C3%B3nica-de-una-muerte-anunciada%E2%80%99-instituto-de-seguros-sociales.html

Publicado enEdición Nº 216
Sábado, 30 Mayo 2015 06:26

Bachelet da un primer paso

Bachelet da un primer paso

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, promulgó ayer la Ley de Inclusión Escolar, la primera de la reforma educativa, que reduce progresivamente los copagos a cargo de las familias en escuelas privadas subsidiadas, un avance hacia en la gratuidad. También facilita la elección de escuelas. Ambas, gratuidad y libre elección, son promesas de campaña, pero los estudiantes consideran que la ley es insuficiente, por lo que mantienen sus movilizaciones callejeras.


En una ceremonia realizada en el Palacio de La Moneda, la mandataria promulgó la primera ley de la reforma educativa, luego de una extensa tramitación de nueve meses en el Congreso chileno. Bachelet consideró esta ley como "un triunfo de todo Chile", y destacó que pronto podrá decirse "con orgullo que tendremos una educación sin lucro, donde se terminarán las discriminaciones a los niños y el copago dejará de ser una carga para las familias". Sobre los detalles del proyecto, la mandataria sostuvo que "en materia de gratuidad la ley define un proceso de transición para el reemplazo pleno por parte del Estado del copago que realizan las familias en muchos colegios particulares subvencionados".


Desde el próximo año las familias verán disminuida la carga financiera y en el 2018 nueve de cada 10 estudiantes de colegios que reciben aportes públicos estudiarán gratuitamente y será el Estado el que asumirá los subsidios a los establecimientos educativos.


"A partir del 2017 transitaremos hacia un nuevo sistema de admisión en los colegios que reciben aportes del Estado: si hay igual número de postulantes y vacantes todos podrán ingresar; si no, los establecimientos usarán un sistema aleatorio que asegure que no habrá selección arbitraria", agregó.


Asimismo, enfatizó que "en el caso de la educación provista directamente por el Estado, será fortalecida con un fondo de 250 mil millones de pesos anuales, de uso exclusivo para la educación pública que comenzará el próximo año y se extenderá por los años 2017, 2018 y 2019".


Además, la mandataria condenó los hechos de violencia ocurridos el jueves a la noche, tras la masiva marcha convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile que convocó a más de 100 mil personas, pero dejó un total de 172 detenidos, cuatro carabineros lesionados y numerosos daños al mobiliario público y privado.


"Permítanme que aquí, en medio de esta ceremonia, que nos llena de orgullo porque representa una conquista para Chile, permítanme rechazar categóricamente las acciones vandálicas que vimos anoche, cuando terminó la marcha de los estudiantes. ¿Qué tiene que ver la demanda legítima de los estudiantes y sus familias por una mejor educación, con la violencia, saqueos y actos de destrucción de la ciudad?", cuestionó enérgicamente la mandataria.


La multitudinaria marcha estudiantil fue convocada para protestar por la situación de Rodrigo Avilés, un alumno en riesgo de muerte por un golpe en la cabeza que sufrió luego de ser azotado por un chorro de agua en otra concentración, acción por la cual hay un policía separado de la fuerza.


Los manifestantes se enfrentaron con Fuerzas Especiales de Carabineros e incendiaron la sucursal de un banco al término de la marcha, de la que participaron en la zona céntrica de Santiago unas 100 mil personas, según cifras de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), organizadora de la demostración.


El intendente de Santiago, Claudio Orrego, condenó los incidentes y llamó a los organizadores a repudiar estas acciones. "Creemos que todos los sectores, incluyendo a quienes han convocado a estas manifestaciones, deben condenar en forma enérgica estos actos delincuenciales que no tienen ninguna justificación en democracia".


La institución informó ayer la baja del uniformado involucrado en los hechos, tras conocer nuevas imágenes, registradas por Televisión Nacional, con el momento exacto del impacto y el procedimiento de Fuerzas Especiales en la manifestación realizada en Valparaíso. "En el día de hoy (jueves), en horas de la tarde, se nos entregaron imágenes donde efectivamente se muestra que el chorro del carro lanzaaguas golpea a este joven y se cae al suelo", anunció el general Ricardo Cartagena, jefe de Zona Control Orden Público.


Desde el Palacio de La Moneda, el ministro del Interior, Jorge Burgos, valoró la revelación de las imágenes. "Es un antecedente muy importante que será evaluado de manera clara por el fiscal. La investigación no quedará hasta ahí." Al conocer la noticia, Soledad Bravo, madre de Avilés, señaló en plena marcha en homenaje a su hijo que le parecía triste la baja del carabinero. "Me parece muy triste que la cadena de mando no opere en este caso. Siempre pagan los más pobres, los más débiles y los que tienen menos poder, y eso es intolerable, no puede estar sucediendo, ese señor que disparó el cañón de agua no se mandaba solo", sentenció.

Publicado enSociedad
La recuperación del agua pública se acelera en los países ricos

En los últimos 15 años hubo 235 casos de remunicipalización, la inmensa mayoría en EEUU y Francia, a consecuencia de los fallidos procesos de privatización del servcio.


MADRID. -El agua está volviendo a manos públicas. A lo largo de los últimos 15 años se han producido 235 casos de remunicipalización de los servicios del agua en 37 países de todo el mundo, un proceso que afecta a más de 100 millones de personas, según un estudio hecho publico en el libro 'Our public water future: The global experience with remunicipalisation' (El futuro de nuestro agua pública: La experiencia mundial de la remunicipalización).

El libro, publicado por el Transnational Institute, aporta una investigación relacionada con el número creciente de ciudades en todo el mundo que están recuperando el control público de los servicios de agua y saneamiento previamente privatizados, en un proceso conocido como remunicipalización.

Según revela la investigación, el ritmo de la remunicipalización se está acelerando "drásticamente" ya que se ha "duplicado en el periodo 2010-2015 con respecto al 2000-2010".

El documento sale a la luz después de que en marzo la ciudad de Yakarta (Indonesia) decidiera anular sus contratos de abastecimiento privatizado del agua, argumentando "la violación del derecho humano al agua de 9,9 millones de residentes". "Se trata de la mayor remunicipalización en el mundo", ha dicho la federación sindical mundial Internacional de Servicios Públicos (ISP).

El informe detalla asimismo, según ha apuntado ISP, que los casos de remunicipalización se están concentrando en países "con elevados ingresos, donde se produjeron 184 remunicipalizaciones frente a las 51 en países de ingresos bajos y medios". "La gran mayoría de las remunicipalizaciones tuvieron lugar en dos países: Francia (94), sede de dos de las mayores compañías privadas de agua del mundo, Suez y Veolia, y Estados Unidos (58)", ha destacado.


Fallida privatización

En este contexto, el secretario general adjunto de la ISP, David Boys, ha afirmado que "este nuevo informe confirma la aceleración de la remunicipalización en los últimos cinco años". "Pedimos al Banco Mundial y a otros agentes del desarrollo que incorporen estos resultados a sus políticas y programas y, de inmediato, dejen de imponer en el mundo la fallida privatización", ha subrayado.

Además, la principal redactora y experta en el sector del agua del Transnational Institute, Satoko Kishimoto, ha explicado que "este informe revela que la privatización del agua, promovida con tanto ahínco en los últimos años, está siendo rechazada por cada vez más ciudades de todo el mundo, después de años de promesas fallidas, pésimos servicios y precios elevados".

"El péndulo está retornando a favor del agua pública, ante las pruebas evidentes de que la remunicipalización propicia un ahorro inmediato de costos, la eficacia operativa, más inversiones y mayores niveles de transparencia y rendición de cuentas", ha apostillado Kishimoto.

Por su parte, la ex teniente de alcalde de París Anne Le Strat, que abanderó en 2010 la remunicipalización de los servicios del agua en la capital francesa, ha defendido que la remunicipalización "ofrece la oportunidad de desarrollar unos servicios de agua socialmente deseables, sustentables para el medio ambiente y de calidad, en beneficio de las generaciones de hoy y del futuro".

"Cuestiones a las que han prestado escasa atención las operadoras privadas del agua, solo preocupadas por los beneficios y sus accionistas", ha añadido.

Publicado enMedio Ambiente
Jueves, 02 Abril 2015 15:55

Vamos por los derechos con los deberes

Vamos por los derechos con los deberes

Solo resisten el vaho venenoso del poder las cabezas fuertes.

Nada es un hombre en sí, y lo que es, lo pone en él su pueblo.
En vano concede la naturaleza a algunos de sus hijos cualidades privilegiadas;
porque serán polvo y azote si no se hacen carne de su pueblo, mientras que sí van con él,
y le sirven de brazo y de voz, por él se verán encumbradas, como las flores que lleva en su cima una montaña.


Martí

 

Hay una estela de mujeres y de hombres que ha germinado en nuestra tierra desde las cenizas y las lágrimas. Una colectividad que encarna el carácter que un día Gaitán esclareció: "Somos ante todo la restauración del viejo tipo colombiano que sabe que la vida nada vale al frente del ideal porque se lucha". Esta agrupación abierta está guiada por un deber sagrado: resguardar la brasa del decoro en nuestra tierra.


Esta colectividad preserva con su obrar una semilla de pureza, de honestidad sin fisuras, de calor de amistad y no de amiguismo. Esta agrupación delibera públicamente, privilegia la labor bien hecha, y no guía su acción colectiva por los conciliábulos y las componendas.


Allí donde las comunidades se encuentran olvidadas, donde falta el pan y la cultura, donde la banca insaciable y despiadada arrebata los techos precarios de los humildes, y los más vulnerables sufren abandono y violencia, esta colectividad de mujeres y hombres que viven con la lumbre en el pecho de una forma superior del amor, que entienden la vida como posibilidad de servir, desatan y hacen florecer la fuerza incontenible de la cooperación, realizan el milagro cotidiano de hacer mucho con muy poco, y alientan la vida y siembran en el ímpetu en donde reina la desesperación y la ausencia de fe.


Somos un pueblo que a punta de golpes mortales y engaños incesantes nos asqueamos de la política y muchas veces rechazamos todo lo que tenga que ver con la política. De manera paradójica, este proceder ha servido mucho a quienes contemplan el Estado como un botín y como una pasarela. Pero estando a las puertas de una paz que significa un emprendimiento colectivo largo tiempo anhelado, tenemos el deber de sustraer el dominio de lo público de las mafias que lo apropiaron.


Como ciudadanos tenemos el deber de conocer, diferenciar, acompañar y participar, para no resignar la política –que en realidad es el arte de hacer felices a los pueblos–, a quienes van por los presupuestos y la repartición de puestos entre los amiguetes. Necesitamos recuperar el poder de la palabra sincera y honesta, recuperar el poder de la comunicación que esclarece, y transmite vida y entusiasmo.


Los que no sabemos tenemos el deber de saber. Y quienes saben, tienen el deber de comunicar de manera respetuosa y gallarda la existencia de esta colectividad que es un fruto puro de las entrañas de nuestra nación: mujeres y hombres unidos en torno a ideales. Seres fraternos nutridos en cantos y poesías, en penas insondables, labores abnegadas, y en el estudio sin pausa. Seres curtidos en la resistencia pacífica y fiera a la represión y al exterminio. Mujeres y hombres que no se venden ni por uno, ni por mil millones, ni por todo el oro de la tierra.


Esos hombres y mujeres existen y se han congregado en una semilla, la semilla del decoro. Han bautizado su movimiento con un nombre que es una invitación a la creación colectiva del país que ensoñamos: Vamos por los derechos, con los deberes. Vamos por la justicia con nuestra labor apenas sin pausa. Vamos por la vida, con nuestro amor. Vamos a sanar y a cuidar la tierra con nuestro sudor, con nuestra dignidad y firmeza. Vamos por la creación de una atmosfera que libere a las niñas y a los niños de la angustia y el miedo, el hambre y los abusos, la violencia y la estulticia; no con nuestras palabras, sino con nuestras acciones cotidianas.


Estas mujeres y hombres reunidos son las columnas del amor sin tregua de nuestra tierra. Dignifican a su paso porque saben que la dignidad no tiene precio, la han sabido preservar, y respetan de verdad a quienes sirven. No compran votos. No conceden puestos. No mienten. No halagan. Son tenaces, son indoblegables y, como Bolívar, se crecen ante la adversidad y logran imposibles. Hacedores de imposibles, han vencido en mil batallas en las que su capacidad de decir lo cierto bravamente ha enfrentado el mal, la marginación y las amenazas.


Estas mujeres y hombres agrupados bajo el signo de la fraternidad, son madres ejemplares, campesinos laboriosos, fieros estudiantes, abogados en los que el valor corona la bondad, cineastas brillantes, más cercanos a la libertad que al poder, activistas incansables, defensores de derechos humanos, lideres serenos con el pensamiento concentrado en la colosal obra que ya despunta en el horizonte, labriegos, organizadores populares, ediles comprometidos con sus comunidades, maestros talentosos, sabios cocineros, voces ancestrales que hablan por la tierra, sindicalistas que no se vendieron ni vendieron a los trabajadores, comunicadoras de imaginación desbordante, albañiles de mente clara y manos encallecidas, mecánicos magos de corazón dulce, guardianes de la vida y de memoria, cantadoras, oficinistas geniales, mensajeros eficaces, pequeños comerciantes, gestores culturales, artistas.... son un mosaico de resplandores, una trenza de la esperanza sobreviviente, el magnetismo de un porvenir alterno enraizado en la bondad y la alegría de la creación colectiva.

Publicado enColombia
"Los ciudadanos hacen política cuando intentan controlar problemas en su vida cotidiana"

Es sociólogo de la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales de París y sus temas de investigación buscan entender qué pasa cuando la gente se asocia y moviliza en torno de una situación problemática. El feminismo, las Madres de Plaza de Mayo, la ecología, el papel de los medios, las redes sociales.

 

 

La publicación de El público y sus problemas, escrito por John Dewey en 1927, es considerado un momento fundacional del enfoque pragmático de los problemas públicos, que fue extensamente discutido en las décadas del '80 y del '90. El interés por el pragmatismo tocó la puerta del sociólogo Daniel Cefaï a comienzos de 1990. Fue entonces cuando este investigador de la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales (Ehess) inició una búsqueda de "alternativas a las teorías de la acción". Página/12 entrevistó a Cefaï en su visita a Buenos Aires, invitado por el Idaes-Unsam para dictar un seminario sobre "Publicidad, públicos y contra-públicos". En una discusión encendida, defendió su postura respecto del estudio de el/los "público(s)" y, desde allí, se negó a caracterizar la labor de los medios de comunicación en su cobertura de los asuntos públicos como construcción o encuadre. "Simplemente hay que seguir a la gente y describir sus actividades para entender cómo progresivamente hay una transformación de sus experiencias", sostiene el intelectual francés.


–¿En qué consiste el enfoque pragmático de los problemas públicos?
–A finales de los '80 surgieron en Francia nuevas formas de entender y practicar la sociología. Uno de los lugares más importantes para la transformación de la disciplina fue la colección "Raisons pratiques" (Razones prácticas), publicada en la EHESS, en Francia. Empezamos a buscar alternativas a las teorías de la acción, experiencia o situación. Mi interés por el pragmatismo data de comienzos de la década de 1990, a partir de leer La cultura de los problemas públicos (1981), de Joseph Gusfield, en el Centro de Investigaciones sobre los Movimientos Sociales. Y lo relacionamos con El público y sus problemas, de John Dewey. El pragmatismo es una filosofía norteamericana, cuyos protagonistas más famosos son Charles Sanders Peirce, William James, George Herbert Mead y John Dewey.


–¿Qué encuentra en esos autores a los que sigue?
–Mead era un activista progresista en los Estados Unidos y profesor de la Universidad de Chicago. Su libro Espíritu, persona y sociedad (1934) tuvo una influencia significativa en la sociología para describir la relación entre conciencia colectiva, interacciones sociales y formación de las personalidades. Dewey fue un gran psicólogo y pedagogo, y abordó cuestiones políticas tales como la existencia o no de un "público" en democracia. Tuvo una controversia épica con Walter Lippmann a propósito de eso. Una idea central en el pragmatismo es que los ciudadanos hacen política cuando intentan definir y controlar situaciones problemáticas en su vida cotidiana.


–¿Qué observa en esos procesos?
–Para enfrentar juntos un problema las personas se deben asociar, discutir y cooperar con el objeto de encontrar soluciones. Deben indagar, investigar, preguntar, definir qué es lo importante, buscar las causas, describir las responsabilidades y, a partir de todo eso, definir la situación problemática y encontrarle soluciones prácticas. Las nociones de investigación y experimentación son muy importantes para descubrir, conocer, reorganizar y controlar el medioambiente.


–¿Podría dar un ejemplo de una situación problemática que permita graficar lo que expresa?
–Pienso en la contaminación del Río de la Plata o la corrupción de los funcionarios ¡y la de los ciudadanos también! A escala local podemos ejemplificarlo con la destrucción de un barrio tradicional; a escala planetaria, con el calentamiento climático. De hecho, es posible referirse a todos los puntos de conflicto que resultan en movilizaciones colectivas, y que se pueden propagar en los sectores mediático, administrativo, científico, judicial... Esos puntos de conflicto se tornan problemas públicos, ganando nuevas codificaciones en cada sector y reorganizando ambientes institucionales a su alrededor.


–¿Cómo define el concepto de "público"?
–Existen distintos tipos de público. En la idea de opinión pública, aquellos que están en una situación de recepción y que se ven afectados por los mensajes enviados por una organización podrían movilizarse en respuesta a estos mensajes. Las Madres de Plaza de Mayo, por ejemplo, constituyen un público. Tienen razones diversas para juntarse con otra gente, con la que comparten sentimientos, memorias e intereses. Ellas consiguen, incluso, sensibilizar y movilizar a personas que no necesariamente sufrieron la desaparición de algún familiar en manos de la dictadura militar. Todas estas personas, las que están directamente involucradas en la situación problemática y las que no lo están, se movilizan pidiendo verdad y justicia, alertando a la opinión internacional, exhortando a los jueces e historiadores a realizar nuevas investigaciones, presionando al Estado a dar soluciones a esa crisis política. A esto me refiero con la idea de público.


–¿Qué otros ejemplos encuentra en su país o en Europa que ilustren esta noción de "público"?
–En este momento, en Europa hay un problema ecológico con las abejas. Es una situación problemática a partir de la cual se están haciendo consultas, averiguaciones, indagaciones, tratando de descubrir las posibles causas del problema. Los apicultores, preocupados por este asunto, se pusieron en contacto con los científicos que están investigando en diferentes áreas del campo para descubrir qué está pasando. Ahora que han identificado uno de los principales factores –un tipo de pesticida conocido como "El Gaucho"–, muchos optaron por movilizarse exigiendo que la empresa Monsanto detenga su venta y uso. Se han presentado denuncias contra esa compañía en los medios, en el Parlamento Europeo, en las redes ambientalistas. Los primeros pasos los dieron los colmeneros cuando constataron la muerte de los enjambres, pero luego se sumó un público, incluyendo a químicos, zoólogos y agrónomos, abogados, sindicalistas, lobistas, ciudadanos escandalizados, y diputados de Bruselas y Estrasburgo.


–Para que se forme un público, ¿sus integrantes deben compartir un mismo interés?
–El concepto de público es muy interesante porque moviliza a una cantidad de personas que no necesariamente están afectadas directamente por el problema en cuestión. Para un pragmatista, los intereses se constituyen y se comparten en el interior de la movilización. Es decir que el interés común que une a los miembros de un público no existe de antemano.


–¿Entonces qué motivación los une?
–No es un hecho concreto; el interés común nace y crece a medida que se va formulando la definición de dicho problema y se van agrupando colectivos comprometidos, concientizados y organizados alrededor de éste. Sin embargo, si uno se moviliza con otros, de alguna manera comparte esa problemática. Soy parte del público porque siento preocupación y no por haber tenido un interés material previo o una determinada creencia ideológica. Es posible imaginar que no me importe que las Madres de Plaza de Mayo hayan perdido a sus hijos, no es mi problema. Ahora, si el tema me empieza a preocupar, si siento compasión, si salgo a la calle, me uno a sus protestas y también envío peticiones o lo que fuere, entonces pasaré a ser parte de ese público. Esta forma de proceder constituye un compromiso público.


–¿En qué se diferencian la perspectiva de los problemas públicos y la de la construcción de los problemas sociales?
–No se trata sólo de una "construcción"; hay que comenzar por entender desde la experiencia de la gente. Esto marca una gran diferencia. No son meros grupos sociales que luchan por imponer sus intereses y alcanzar sus objetivos. Esto último es importante para entender el juego estratégico de las organizaciones pero no dice nada sobre lo que fue el trabajo de la experiencia y el esfuerzo de experimentación de las mujeres en el movimiento feminista, por ejemplo. Tenemos que estudiar eso: lo que sienten, sus vivencias, la forma en la que cuentan lo que les pasa en la vida cotidiana, el modo en que se ven afectadas por situaciones que resultan problemáticas para ellas, como la "dominación masculina", el imaginario que tienen en relación con todo eso, su crítica hacia las desigualdades en el ámbito laboral, los abusos de poder, etc. Todas estas son dimensiones del contexto de la experiencia colectiva que se tornan públicas cuando surge indignación o reivindicación. Por eso hablo de "experiencia" y no sólo de "construcción". Hay que tomar en cuenta las vivencias de la gente y lo que hace cuando las expresa.


–¿Qué relación existe entre esa experiencia y la formación del público?
–Los problemas públicos y el público crecen juntos. La noción de "lucha social" se limita a analizar diferentes grupos que luchan uno contra el otro para imponer sus intereses y alcanzar sus objetivos. Cuando se utiliza la noción de público, lo que está en juego es la cosa pública: el conflicto está subordinado a cómo promover bienes públicos y rechazar males públicos. Es el significado más básico de la "república".


–¿Y el sentido de la publicidad como visibilidad?
–Según La cultura de los problemas públicos, que la editorial Siglo XXI acaba de publicar, el problema público existe gracias a una actividad dramatúrgica y retórica y es, asimismo, un proceso escenográfico y argumentativo. Hacer ver donde no se entendía nada. Dar visibilidad a las cosas, definir situaciones, identificar causas y atribuir responsabilidades, y así dirigirse a las audiencias... Y también dar cuentas y responder por hacer ver lo que estaba escondido, como los secretos del Estado.


–¿Cuán fundamentales son los medios de comunicación a la hora de dar visibilidad a un problema determinado?
–Los medios de comunicación son vectores importantes de "publicitación", pero son sólo uno de los elementos activos en la arena pública. A modo de ejemplo, lo que hoy llamamos "violencia doméstica" no existía como categoría de sentido común, cuestión jurídica y política, ni como modo de organizar una experiencia, hasta la década de 1970. ¿Cómo empezó todo? Diversos grupos de mujeres comenzaron a reunirse sin la presencia de los hombres para hablar de sus experiencias personales. De esta manera encontraron puntos en común entre ellas y advirtieron una situación que no había sido evidente hasta entonces. Iniciaron un proceso de indagación, realizaron consultas y preguntas abiertas a otras mujeres y, de a poco, fueron descubriendo experiencias que implicaban formas de violencia doméstica que hasta ese momento ignoraban. Ellas crearon la categoría y después decidieron denunciar el problema y reivindicarlo en público. La gente tiene sus ojos muy puestos en los medios de comunicación, pero éstos suelen representar la dimensión última en la historia de un problema público, aunque, a veces, son el actor que hace emerger un escándalo. Hoy en día, los medios de comunicación son muy importantes y, entre ellos, Internet cada vez lo es más, dado que muchos problemas públicos no pueden existir sin su mediación. Pero reitero, los medios son un elemento entre varios otros. La experiencia tiene una importancia significativa en estos procesos. Compartir experiencias, dar forma a un problema dado, configurarlo y, luego, hacerlo público en el sentido de darle visibilidad. Cuando estas mujeres comenzaron a reclamar lo hicieron de maneras muy diversas: marchando, escribiendo carteles contra la violencia doméstica, creando casas editoriales, organizando reuniones entre ellas y con líderes y organizaciones, buscando intermediarios en los centros académicos y en las agencias gubernamentales. Por eso sostengo que los medios de comunicación son solamente uno de los diferentes ámbitos en los que puede trascurrir un proceso de problematización y "publicitación".


–Su análisis diverge de aquellos para quienes la labor periodística supone un proceso de construcción de la realidad...
–No quiero utilizar la palabra "construcción"; creo que es una forma perezosa de enfocar las cosas, al decir eso no se dice nada. El periodista observa, escucha, describe, recoge testimonios, corrobora informaciones, busca causas, cuenta relatos... ¿Por qué reducir todas esas actividades a una "construcción de la realidad"?


–Sin embargo, los periodistas hacen cierto recorte en el que algunos aspectos ingresan en sus relatos y otros quedan afuera.
–Simplemente hay que seguir a la gente y describir sus actividades para entender cómo progresivamente hay una transformación de sus experiencias; cómo se conocen en el terreno a través de la experiencia. Está claro que no soy un sociólogo constructivista. La cuestión de los marcos –una idea que viene del frame analysis (análisis del encuadre) de Erving Goffman– puede ser interesante si se piensa en una organización en la que hay líderes que planifican sus estrategias con el objetivo de tener mayores impactos sobre el público. Allí sí corresponde y de hecho se hace: producir o fabricar noticias de una manera estratégica para impactar de un modo particular en una determinada audiencia. Pero no basta. Es como decir que la violencia doméstica es sólo un montaje inventado en la década de 1970 por grupos feministas con el objeto de luchar contra la violencia y la desigualdad. La vivencia y la experiencia de la violencia y de la desigualdad no son una "construcción"...


–¿A qué refiere entonces el concepto de "poder simbólico"?
–Ciertos grupos, organizaciones o instituciones poseen más dinero, crédito y conexiones que otros y, por tanto, un mayor poder para influir y establecer qué es un problema y qué no. Cuando diferentes grupos luchan en torno de la definición de problemas públicos, evidentemente algunos tienen más "poder material y simbólico" para elevar su voz, para presionar sobre el decisor, para invertir más recursos en medios de marketing o de propaganda, e imponer así su definición. Pero la efectividad de ese "poder" depende también de la capacidad colectiva de los públicos de aprobar o rechazar la versión de un problema, y de proponer alternativas. El poder material y simbólico no siempre resulta suficiente. ¡Los condenados de la tierra a veces se rebelan!


–¿Qué rol juegan las redes sociales en todo esto?
–Internet cambió la forma de coordinar y divulgar noticias y de movilizar a las masas también. Las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información son recursos matrices de experiencia pública que permiten dispersar rumores muy rápidamente. Me referí recién a la importancia de la indagación y la investigación. Es muy difícil investigar y enfrentar los rumores en la red, que se enmarcan –ahora sí utilizo el concepto– para intoxicar al público. Por eso subrayo la importancia de hacer investigación. Tratar de identificar quién es responsable de un problema dado, cómo fue que surgió y creció ese problema, cómo fue que adoptó determinada forma y demás. La investigación es fundamental para un público que desea saber qué es verdad y qué no. El rumor, en cambio, es una especie de publicidad perversa que no está sometida a investigación. El rol de las redes sociales es ambiguo: permiten una cooperación y comunicación a gran escala y respaldan una inteligencia colectiva del público; al mismo tiempo, crean oportunidades de divagación y manipulación que no habían sido alcanzadas hasta ahora. ¿Herramientas de emancipación o de alienación?

Publicado enSociedad
Jueves, 18 Septiembre 2014 06:16

Adiós al dilema de los prisioneros

Adiós al dilema de los prisioneros

La acción colectiva que permite cuidar bienes comunes y recursos públicos (aguas, bosques, vías y aún el planeta mismo), que también hace posible la preservación de un orden (tributación, elecciones, defensa de la patria) y que, incluso, propicia su reforma o trasformación revolucionaria entraña algunos de los valores esenciales para la vida social: solidaridad, fraternidad, cooperación, confianza y amor cívico.


Tristemente la acción colectiva ha sido explicada, formalmente, por científicos sociales como Olson, Schelling, Buchanan, Axelrod, Parfit, Simon, y Elster, como un dilema de los prisioneros con diversas variantes, según el número de participantes, la repetición del juego, el peso probabilístico de cada estrategia, y aún la racionalidad (y moralidad) de los jugadores.


El famoso dilema fue fabricado por estrategas de juegos (de guerra militar y de competencia mercantil) del tanque de pensamiento estadounidense conocido como la Rand Corporation, y se inspiró en una vulgar encrucijada de dos malevos. Como en cualquier historia de la serie policial "La ley y el orden" emitida por Universal Channel, dos pícaros son capturados cuando cometen una infracción menor, pero los policías sospechan que tales pillos son más peligrosos y, sin embargo, no encuentran evidencia disponible para condenarlos. Lo que hacen las autoridades policiales es entonces fabricar un escenario para propiciar la mutua desconfianza e insolidaridad entre los dos rufianes, para lo cual los encierran en celdas aisladas y, además, les dan importantes dosis de veneno (sospecha contra su respectivo compinche).


En realidad existe un eslabón perdido —un tercer jugador— que, sospechosamente, no aparece en el juego formal: el hábil héroe policial que seduce (soborna), incomunica y vence a dos reos, recurriendo al egoísmo de cada uno termina venciendo a dos jugadores sometidos que mutuamente se perjudican.


El dilema de los prisioneros es un modelo cuya base filosófica está enraizada en los siguientes vetustos y controvertidos supuestos: cada ser humano es por lo menos una golosa hiena que busca devorar la vida y absorber las posesiones de su respectivo prójimo (Hobbes); a cada espécimen de estos hay que proponerle un negocio rentable (sobornarle con un incentivo pecuniario) para lograr su no voluntaria cooperación (Smith); y tales individuos son "tontos racionales" que, por tanto, están programados para maximizar su propia función de utilidad y están despojados de sentimientos, simpatías, compromisos y juicios morales ―en verdad sólo padecen propensiones, caprichos y tentaciones.

La destrucción explícita (violencia directa mediante diversas modalidades de guerra) y la hecatombe implícita (violencia estructural a través de esas máquinas de destrucción creativa que son mercados y organizaciones), en fin, la guerra y el progreso, han sido posibles por la muerte o extinción de personas (con juicio moral) y el advenimiento de maleables autómatas (capital humano).


Hoy gran parte de las decisiones para involucrarse en acciones colectivas se toman a ciegas y en ámbitos impersonales: el mercado y los aparatos burocráticos. Es fácil entonces involucrarse en la generación de acciones colectivas nocivas al sólo contar con una escogencia racional y sin preguntas referentes a la moralidad cada vez estamos más propensos a lo que H. Arendt denominó como la banalidad del mal.


Es crucial entender que la acción colectiva entraña dilemas morales. Se puede —en tono realista— asumir la incorporación en una acción colectiva depende, justamente, del llamado de un líder, promotor, impulsor, cuya oferta debería estar bajo sospecha y, por tanto, de ser anómala, arbitraria o abominable debería ser desobedecida.

Siguiendo el planteamiento de E. de la Boetié, en el sentido de que el problema fundamental de la política es la obediencia (o aquiescencia), y que esto influye en nuestra incorporación a cualquier acción colectiva. Por tanto podría asumirse que un arbitrario, poderoso y entrometido (invasivo) jugador que puede ser el funcionario de una firma transnacional, o el gendarme de un imperio militar emite una orden (léase una oferta abominable), haciendo uso de una amenaza creíble (promesa de violencia); los inermes individuos que, a manera de prisioneros o rehenes, están cautivos de tal nociva influencia pueden, aún a costa de su propia vida y sacrificio personal, optar por la resistencia (la no cooperación, no aquiescencia e insolidaridad con causas injustas y criminales con poder). Al optar por la no colaboración con órdenes y poderes injustos, los individuos dejan de comportarse como mascotas roedoras (de tentaciones) y se transforman en personas con capacidad de distinguir el bien del mal.


En su momento prisioneros como Jesucristo, Sócrates y Thoreau no cedieron ante causas injustas, y prefirieron el sacrificio propio (padecer el peso de la injusticia) antes que colaborar con empresas colectivas abominables.

Martes, 20 Mayo 2014 06:13

La madre de las reformas de Bachelet

La madre de las reformas de Bachelet

Para un extranjero que, por ejemplo, siempre ha tenido educación gratuita, entender el sistema educacional chileno es complejo. En este país se debe pagar para adquirir conocimientos de calidad en los niveles primarios y secundarios, de lo contrario la oferta se reduce a los colegios públicos cada vez más arrinconados por los establecimientos particulares subvencionados o privados (sin subvención estatal) que –se supone– entregan una mejor enseñanza dependiendo de la billetera del apoderado. Esto, además de generar segregación, merma las posibilidades de los alumnos de menores ingresos de entrar a la educación superior que exige rendir una Prueba de Selección Universitaria. Con todo, de lograr llegar a una universidad o instituto profesional, el joven que no tiene dinero debe endeudarse por muchos años para costear la facultad.

Además, en muchas instituciones educativas existe lucro, lo que está prohibido por ley, pero que hasta no hace mucho no se sancionaba efectivamente. Todo ese escenario llevó a que en 2011 los estudiantes salieran a las calles de manera masiva para reclamar por una educación gratuita y de calidad, situación que no pudo ser resuelta por el gobierno anterior de Sebastián Piñera, que vio cómo tres ministros del ramo caían de su puesto y que la actual presidenta Michelle Bachelet prometió resolver paulatinamente cuando todavía era candidata a la reelección.
Así las cosas y dentro de la promesa autoimpuesta por Bachelet de enviar 50 medidas claves en los primeros cien días de su nuevo mandato, ayer presentó su gran proyecto de reforma educacional escolar, que busca poner fin al lucro, establecer la gratuidad, eliminando el copago (subvención estatal compartida con los padres), y terminar con la selección en los colegios. El anuncio lo hizo poco antes de las 10 en el palacio presidencial de La Moneda, ocasión en la que resaltó también la creación de una nueva institucionalidad en educación parvularia, que incluye una nueva subsecretaría especializada en jardines y salas cuna. "Estamos dando el primer paso de la reforma educacional más significativa que Chile ha tenido en los últimos cincuenta años, estamos cumpliendo con lo que nos comprometimos, iniciar un proceso que permita asegurar calidad, gratuidad y acceso a la educación", sostuvo la doctora socialista.


"Tenemos razones éticas para llevar adelante esta reforma, la certeza de que la oportunidad de una persona no debe depender de su origen social ni del monto que deba pagar. La conciencia de que tenemos un sistema que reproduce y ahonda las desigualdades segrega a las personas, y trata a la educación como un bien de consumo, en lugar de un derecho básico", agregó Bachelet, que vestía un sobrio traje negro. Junto a ello, la mandataria expresó que "sin una reforma profunda a su educación, Chile no logrará el desarrollo. Con un sistema educativo de calidad que potencia a toda su gente, que hace del conocimiento y las capacidades de las personas el centro del progreso, tendremos una economía moderna que crece e innova".


El mensaje también apuntó a los estudiantes: "Nos estamos haciendo cargo de las insuficiencias del sistema actual. Estamos diciendo aquello que tanto repitieron nuestros estudiantes, y con ellos toda una sociedad: la educación es un derecho y no un privilegio... el lucro, la selección y el copago son incentivos equivocados que combinadamente afectan la calidad y comienzan la discriminación, la segregación y la inequidad".
La presidenta fue más allá. "Todos los padres y madres sabemos que la mejor herencia que podemos dejar a nuestros hijos es una buena educación. Por eso estamos pasando de un modelo que depende del dinero de cada familia a uno que depende solidariamente de todos los chilenos, donde cada contribuyente aporta proporcionalmente sus ingresos. Es decir, será el Estado a través de los recursos obtenidos por la reforma tributaria (otra reforma clave de Bachelet y que busca recaudar 8200 millones de dólares) el que financiará gradualmente los aportes que hoy están pagando las familias. Especialmente la clase media de su propio bolsillo", acotó.


Otra medida que llamó la atención fue que los establecimientos llamados "emblemáticos", "no podrán seguir seleccionando alumnos mediante pruebas o test académicos que representen la mayoría de las veces una selección social... Hoy son los colegios los que eligen a los estudiantes, y queremos asegurar a las familias la igualdad en la postulación y que sean ellos los que elijan donde quieren que sus hijos se eduquen... Yo quiero pedir que hagamos un debate con altura de miras y poniendo sobre cualquier consideración el amplio acuerdo que tenemos como sociedad de que la educación en Chile requiere de cambios profundos", concluyó enviando un recado a los líderes estudiantiles, la oposición y a las posibles voces disidentes en sus propias filas.


Según información aparecida en la prensa, este plan tendría un costo de cerca de dos mil millones de dólares; sin embargo, se estima que el Estado recibiría ingresos anuales estimados en 1600 millones de la divisa norteamericana al eliminar el lucro en la educación, por lo que el costo neto para el fisco sería de 400 millones de dólares.


Con todo, el proyecto de ley, que ingresará por la Cámara de Diputados con urgencia simple y tendrá un plazo de 30 días para ser despachado, no tendrá un periplo sencillo. La noche del domingo, el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, presentó a los jefes de partido los alcances de la iniciativa, quien pidió preocuparse del "lenguaje" a la hora de hablar públicamente de la reforma. Según el diario La Tercera, los parlamentarios apoyarán el proyecto, pero también expresaron muchas dudas, las que saldrán a la luz a la hora de votarlo en el Congreso.
De hecho, la ex dirigente estudiantil y hoy diputada comunista Camila Vallejo expresó que "la reforma educacional, en general, va a ser más compleja. Tiene muchas aristas que se necesitan debatir para cambiar las bases de nuestro sistema educacional".


Por su parte, la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Melissa Sepúlveda, dijo que "tenemos una reforma que se generó de espaldas a la gran mayoría de Chile, un proceso que no ha vinculado de ninguna manera a las organizaciones sociales. Frente a eso la única respuesta que podemos tener es la movilización, frente a una reforma que no satisface lo principal, que es la eliminación del lucro en la educación y la eliminación del mercado educativo".

En esta línea, los estudiantes ya anunciaron una marcha para mañana, día en que Bachelet dará la tradicional cuenta pública de su gestión al Congreso pleno y a la ciudadanía. En lo medular, los estudiantes señalan que la respuesta del gobierno no ha sido suficiente, lo que abre espacio para que las demandas estudiantiles concentren un respaldo mayoritario y obliguen al Ejecutivo a concretar un cambio integral en el modelo educativo, antes que proyectos que, según ellos, sólo buscan regular el actual sistema. Las críticas de los estudiantes apuntan a la falta de diálogo con las organizaciones sociales y a que los proyectos fueron creados "entre cuatro paredes", sin la participación de los actores de la educación.


Finalmente, desde la oposición, el senador de Renovación Nacional y ex candidato presidencial Andrés Allamand criticó duramente el proyecto de reforma educacional: "Tiene una matriz ideológica que apunta a un mucho mayor control estatal del sistema educacional. Esta es una reforma que no apunta a la calidad, que no apunta a aumentar las opciones de proyectos educacionales y que tiene una orientación que es un mayor control estatal de la educación". En ese sentido, Allamand acusó que se está privando la libertad de los padres de poder elegir la calidad de educación que quieren para sus hijos, explicando que no cree necesario acabar con la educación particular subvencionada.

Publicado enInternacional
Bernard Cassen: Los medios públicos no pueden abandonar el campo de batalla cultural

Palabras de Bernard Cassen, profesor emérito de la Universidad de Paris 8, ex director general de Le Monde Diplomatique y secretario general de la ONG Mémoire des luttes (Memoria de las luchas), París. Cassen participó en el panel "Integración, Cultura e Identidad", del Primer Festival Internacional de Radio y Televisión, celebrado en La Habana, el 9 de septiembre 2013.

 

En lo que llamamos en Francia el "paisaje audiovisual", los canales públicos de radio y televisión son sólo una fracción de importancia muy variable según el país y el momento. En unos pocos países – digamos por ejemplo Corea del Norte – el sector público puede ocupar la totalidad del espacio. En otros, por ejemplo los Estados Unidos, este sector tiene una presencia muy limitada, aunque su influencia en el debate de las ideas, la educación y la cultura va más allá de su alcance. Entre estos dos extremos, se puede hablar de un " modelo europeo " que combina un sector público fuerte y dispositivos de regulación que se aplican a todos los servicios de comunicación audiovisual, ya sean públicos o privados.


En primer lugar, tenemos que hacer algunos recordatorios para saber de que realmente estamos hablando:


- Hay que hacer la diferencia entre medios públicos y medios de comunicación del Estado o del gobierno. Además del Estado nacional y del gobierno, hay otras entidades de carácter público que tienen derecho a expresarse de forma independiente : los parlamentos; los partidos políticos; los sindicatos; los poderes locales (regiones, municipios, comunas); los grupos y organizaciones culturales, étnicas, religiosas y lingüísticas; las universidades y los centros de investigación, etc.


- Incluso en los sistemas nacionales sujetos a una regulación pública de todos los medios audiovisuales, el sector privado tiene como objetivo principal hacer dinero. Esto había sido formulado cínicamente por Patrick Lelay, entonces presidente del mayor canal de televisión privado francés, TFI, en un libro publicado en 2004. Según él, su trabajo era vender a los anunciantes "tiempo de cerebro humano disponible".
- Sin embargo, con la creciente concentración del sector de la comunicación – del cual las emisoras privadas de radio y televisión son sólo un componente – el sistema mediático no obedece únicamente a una lógica de rentabilidad. También es un poderoso vector mundial de la ideología neoliberal que califica todas las medidas de regulación pública en favor del pluralismo y de los bienes comunes de la sociedad de "ataque a la libertad de información", "a los derechos humanos", etc.


En América Latina, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) es una caricatura de esta postura ideológica. Más que en otros continentes, el sistema mediático se ha convertido en un actor político de choque contra los gobiernos progresistas. En Venezuela, participó abiertamente en el golpe de Estado del 11 de abril de 2002 contra el presidente Hugo Chávez. En otros países, como Argentina, Bolivia y Ecuador, está llevando campañas de desestabilización contra los respectivos gobiernos en un intento de impedir toda democratización de la legislación del sector de la comunicación. En estos países, en su gran mayoría, los medios privados se comportan como fuerzas de oposición y, en ocasiones, como fuerzas golpistas.


Los Estados Unidos es otro ejemplo del papel anti-democrático del sistema mediático. La vida política está secuestrada por las grandes corporaciones que gastan miles de millones de dólares para comprar espacio o tiempo de publicidad en los medios a fin de derrotar a los candidatos al Congreso hostiles a sus intereses, y elegir otros que serán entonces meras marionetas en sus manos. La sentencia de la Corte Suprema del 21 de enero de 2010 permite a las empresas de financiar sin limitaciones las campañas electorales. Le da carácter oficial al concepto " un dólar, un voto".


Hasta el punto de que Barack Obama, sin embargo beneficiario de este sistema – había recogido mas aportaciones financieras que su competidor – calificó la sentencia de la Corte de " gran victoria para las multinacionales petroleras, los bancos de Wall Street, las compañías de seguros y otros grupos de interés quienes, cada día, movilizan fuerzas en Washington para ahogar la voz del pueblo estadounidense".
A cambio de un diluvio de dólares, ciertos medios de comunicación se abstienen de toda crítica de los candidatos beneficiarios de esta compra de votos. En cada elección, estamos frente a un golpe de Estado electoral organizado por lo que podría llamarse el complejo mediatico-financiero financiero, no ajeno al complejo militaro-industrial denunciado par Eisenhower en 1952 al abandonar la Casa Blanca. La ausencia de regulación de la financiación de las campañas electorales y la debilidad de los medios públicos impiden cualquier contrapeso al poder del dinero.


La situación es mas sofisticada en Europa. Por un lado, la financiación de las campañas electorales es generalmente enmarcada por la ley; por otro lado, no existe el concepto de canal de radio o televisión "opositor". Debido a los dispositivos de regulacion, partidos políticos de la oposición, cualquiera que sea el gobierno, tienen cierto acceso a los canales públicos y privados. Pero sería un gran error centrarse sólo en este derecho de acceso. El formateo de las mentes se hace de manera mucho menos visible a través de la estructura y del contenido de los noticieros: sensacionalismo (crímenes, accidentes, catástrofes); reducción de la política a polémicas superficiales; cobertura de los problemas económicos y de las luchas sociales a travès del prisma neoliberal.


El tratamiento de los movimientos sociales obedece a cinco objetivos que el colectivo de comunicación de la CLOC (Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo) de La Vía Campesina, ha identificado. Se publicó en la edición de enero de 2013 dedicada a la comunicación de la revista América Latina en Movimiento, producida por ALADI (Agencia Latinoamericana de Información) que recomiendo encarecidamente la lectura . Estos son los objetivos:


-Cooptar mediante el personalismo. Personalizar las luchas destacando los dirigentes escogidos no por los trabajadores, sino por los medios de comunicación
-Dividir
-Criminalizar las luchas sociales
-Imponer agendas
- Invisibilizar las luchas


Estos métodos no son exclusivos de América Latina, también se aplican al resto del mundo, especialmente en Europa.


Las cuestiones de control o la falta de control de la información en la radio y la televisión, y el contenido de los programas de noticias son sólo parte del problema. Para evaluar el impacto político e ideológico global de las empresas de medios audiovisuales, es también, y quizás lo más importante, tener en cuenta los programas de entretenimiento, por el número de horas que representan.


En Francia, las personas mayores de 4 años pasan un promedio de 3.50 hrs por día delante de las pantallas de televisión. Las personas mayores de 13 años escuchan la radio una media de 2.58 hrs por día. Y eso sin contar el tiempo que pasan ahora, gracias a Internet, delante las pantallas del ordenador, tabletas y teléfonos inteligentes (smartphones), fenómeno al que regresaré en un momento. Una pequeña fracción del tiempo es la que se dedica a la información política en el sentido estricto del término. Todo lo demás es entretenimiento, donde hay que incluir a los deportes.


Este es uno de los principales retos a los radiodifusores públicos para cumplir con su misión de difusión de la cultura, de promoción de la identidad, de integración y de defensa de las lenguas nacionales.


Las situaciones varían mucho de un país a otro. Dejaré a mis colegas de América Latina el tratamiento de su propio continente, y en particular el analisis del contenido y de los resultados de las iniciativas constitucionales y legislativas en materia de derecho a la comunicación en Venezuela, Uruguay, Ecuador, Bolivia, Brasil y Argentina. Permítanme mencionar algunas tendencias importantes en Europa, principalmente en Francia. Vamos a ver cómo convergen o no con los existentes en otras partes del mundo.


De antemano, recuerdo lo que dije al principio de esta presentación sobre la necesaria distinción entre canal público de radio y televisión y canal de radio o televisión de Estado o de Gobierno. Nadie en Europa defiende un monopolio estatal abolido en Francia en 1982. Nadie en Europa tampoco defiende la idea de que una cadena pública debe estar al servicio del gobierno. Dicho esto, se entiende que cuando los medios privados se tornan hostiles violentamente, es grande la tentación de convertir los medios de comunicación públicos en herramientas de promoción exclusivamente para el gobierno.


En última instancia, sin embargo, esta opción puede ser contraproductiva, porque si hay un cambio en el poder después, por ejemplo, de una derrota electoral, la oposición controlaría tanto los medios de comunicación públicos como los privados... La batalla a librar es la democratización de los sectores tanto público como privado, y por lo tanto el pluralismo interno en ambos.


Esta batalla se da también en Europa, aunque con formas menos espectaculares que en América Latina. Sin lugar a dudas, en sus estatutos, el sector público no es la correa de transmisión del poder político, pero está sometido a las presiones y a las intervenciones gubernamentales. Podríamos citar muchos ejemplos, especialmente en Italia y Francia. En nuestros dos continentes, por no hablar de los demás, el deseo por la democracia y la libre expresión de las diferencias es un componente de toda identidad nacional. Por eso no debemos temer que esta aspiración se convierta en un requisito para el sector público.


En cualquier caso, con la explosión del número de canales y la convergencia de las comunicaciones audiovisuales y de las comunicaciones electrónicas, el sector público tiene que competir con la proliferación del sector privado y no tiene a priori una audiencia garantizada. Él debe conquistar y retener a esta audiencia. Es inútil producir programas que nadie o muy pocas personas ven o escuchan.


La situación se complica aún más con la nueva tendencia de los jóvenes que se apartan de la televisión en favor del Internet. Un estudio realizado en Francia en enero de 2013 mostró que semanalmente los jóvenes de 13 a 19 años gastan de 13.00 hrs Web contra 11.15 hrs viendo la televisión, y esta brecha es cada vez mayor. En su ordenador, componen sus propios menús a partir de los sitios de replay, de los canales de televisión, y sobre todo de las plataformas de intercambio de videos como YouTube o su equivalente francés Daily Motion.


Esta migración de los jóvenes de la televisión al ordenador (y también tabletas y teléfonos inteligentes), y por lo tanto la migración de programas sin ningún tipo de limitaciones físicas o de tiempo, no puede ser ignorada. Los canales de televisión tendran que adaptarse. No saben todavía cómo, ni los privados ni los públicos. Pero éstos ultimos tienen una responsabilidad especial para anticipar este fenómeno si no quieren que los paquetes de programas que cada uno puede componer de forma individual.


La cuestión del control político de la información producida por el sector audiovisual público tiende con demasiada frecuencia a eclipsar el contenido de sus programas. Sin embargo, son ellos, mucho más que los noticieros, los que contribuyen al formateo de las mentes. Desde este punto de vista, no vemos diferencias fundamentales entre los canales públicos y los canales privados. Se nota en particular que las series estadounidenses son omnipresentes en los canales privados de máxima audiencia, y tienen también un espacio importante en las cadenas públicas, en detrimento de la producción nacional.


Esto también es cierto en otros países de Europa continental. Romano Prodi, ex Primer Ministro de Italia y ex presidente de la Comisión Europea dijo lo siguiente ante el Parlamento Europeo el 13 de abril de 1999 : "La fuerza de la cultura estadounidense en un sentido amplio, tal como se expresa simbólicamente por los medios de comunicación, es vista por algunos como si pudiera constituir una referencia unitaria para una Europa en busca de su alma. Esta suposición no es escandalosa". La consecuencia lógica de esta rendición incondicional de un alto funcionario europeo es la promoción del inglés como lengua común de Europa y por supuesto, del resto del mundo.


El gran desafío a los canales públicos, europeos y de América Latina, es la producción de programas que, respetando la letra y el espíritu de su misión, sean a la vez popular y de alta calidad con el fin de atraer a una gran audiencia. Esto es a la vez una cuestión de creatividad y de libertad de expresión cultural y una cuestión de financiación para deshacerse de la dictadura de la publicidad.


Hay que resistir a la tentación de limitar las producciones del sector público a unas audiencias minoritarias. Sería abandonar el campo de batalla cultural. No debemos encontrarnos en el dilema que el sociólogo francés Henri Maler formuló de este modo: "Para que los espectadores no tengan que elegir entre los programas demagógicos sujetos al mercado y los programas educativos presentados por el Estado ; entre el entretenimiento comerciante (y privado), por un lado, y la formación ascética (pero pública) del otro".

Publicado enInternacional
Desprivatización y restatización de la rusa Rosneft, primera productora global de petróleo

Mediante una adquisición financiera muy compleja, la estatal rusa Rosneft compró el consorcio privado petrolero TNK-BP, integrado por British Petroleum (BP) y un cuarteto de oligarcas” ruso-israelíes aglutinados en Alfa Access-Renova (AAR).

 

El mayor acuerdo en la historia empresarial de Rusia –por 55 mil millones de dólares– catapulta a la estatal Rosneft como la primera (¡supersic!) productora global, desplazando a la estadunidense privada ExxonMobil.

 

Según la agencia británica Reuters (26/3/13), la operación “refuerza el control del gobierno en el sector energético y representa una victoria para su director, Igor Sechin, confidente cercano del presidente Vladimir Putin”.

 

La depredadora británica BP –con serios problemas legales/financieros debido a la catástrofe ambiental del Golfo de México– es obligada a vender la mitad de su suculento negocio por urgencia de liquidez.

 

Reuters reconoce que BP “realizó enormes ganancias en sus 20 años en Rusia”, lo cual confirma Guy Chazan ( Financial Times, 21/3/13): “la inversión inicial de BP en 2003 fue de 8 mil millones de dólares, con ganancias por 19 mil millones de dólares en dividendos” a 2013, “la cuarta parte de su producción y la quinta parte de sus reservas”.

 

Así, la participación del Estado (¡supersic!) en el sector petrolero en Rusia viene de la nada (con la privatización) y hoy rebasa 50 por ciento.

 

Fue muy interesante la participación de la banca de inversión de Estados Unidos –Bank of América/Merrill Lynch y CitiGroup, que otorgaron un colosal empréstito por 40 mil millones de dólares–, cuyo acuerdo fue sellado simbólicamente en la casa oficial del presidente Putin, además signado por el director de BP (Robert Dudley) e Igor Sechin, de Rosneft.

 

Todos los comensales del zar energético global Vlady Putin tenían en la mira las pletóricas reservas de hidrocarburos en el Ártico, en donde también la estatal Rosneft ha realizado una interesante “asociación estratégica” ( joint venture) con la estadunidense privada ExxonMobil en el mar de Kara (35 mil 800 millones de barriles de reserva), en detrimento de BP.

 

En forma impactante, Estados Unidos otorgó una importante participación a la estatal rusa Rosneft en los yacimientos de Texas (¡supersic!) y del Golfo de México (AP, 30/8/11). El monto de la inversión entre ExxonMobil y Rosneft puede alcanzar la escalofriante cifra de 500 mil millones de dólares: ¡2.3 veces el PIB de México!

 

No hay que subestimar el acuerdo entre ExxonMobil, la mayor petrolera de Estados Unidos, con la estatal rusa Rosneft, la mayor productora del mundo, tanto en el Ártico como en el Golfo de México (la parte de Estados Unidos), que lleva consigo un enorme significado geopolítico que obliga a moderar las veleidades bélicas de Rusia y Estados Unidos, lo cual demuestra la hipercomplejidad no lineal de la incipiente multipolaridad.

 

Según Voice of Russia (7/3/13), la estatal rusa compró a Exxon Mobil una participación de 30 por ciento en la prospección geológica en el Golfo de México, lo cual “le otorga a Rosneft acceso al mayor depósito de petróleo y gas del mundo (¡supersic!)”. La idea, según su director, Igor Sechin, es “obtener el conocimiento” para ayudar a “desarrollar las profundas secciones en Rusia”. Se asienta la tesis de Bajo la Lupa: nadie en el mundo compra hoy sin “transferencia de tecnología”.

 

A Rosneft no se le pasa el conocido “vector asiático”: su abasto de petróleo y gas a la región con el fin de disminuir la dependencia de Europa, por lo que Igor Sechin discutió la participación de China en la exploración conjunta de los mares Barents y Pechora, en forma similar a lo realizado con las petroleras “occidentales”.

 


Además del imponente empréstito por 40 mil millones de dólares de la banca de inversión de Estados Unidos, Rosneft consiguió otros 10 mil millones de dólares de las empresas Vitol (alemana) y Glencore (anglo-suiza) a cambio de entrega de petróleo.

 

Con profunda mentalidad euroasiática, Rosneft consiguió unos 30 mil millones de dólares de China, mientras el cuarteto de “oligarcas” ruso-israelíes de AAR recibía cerca de 30 mil millones de dólares por sus acciones en TNK-BP (la mitad de esos valores), que tiene curiosamente una de sus filiales en Chipre. ¡Uf!

 

El cuarteto de “oligarcas” ruso-israelíes fueron inventados en la etapa aciaga del “capitalismo criminal” de Boris Yeltsin: Mikhail Fridman, German Khan, Viktor Vekselberg y Len Blavatnik. ¡Pura fichita!

 

La complejidad de la operación lleva a una participación de la privada/depravada BP en 20 por ciento del total accionario que controla la estatal Rosneft (con dos asientos en el consejo de administración).

 

El zar energético global Vlady Putin no nacionaliza, sino que restatiza y desprivatiza por la vía del mercado a un costo de 55 mil millones de dólares y el otorgamiento de 20 por ciento de las acciones de Rosneft con la bendición de la banca de inversiones de Estados Unidos. Seguro Vlady sabe algo que ignoramos.

 

Como no alcanzaba el dinero para la compra, la estatal Rosneft pidió prestados 6 mil millones de dólares de Gazprombank (uno de sus mayores accionistas es Gazprom, la principal gasera rusa, que se da el lujo de tener hasta su canal de televisión).

 

Lo impresionante radica en que después de la privatización salvaje de los hidrocarburos en Rusia en la etapa aciaga de Yeltsin –mediante la eclosión de un “capitalismo criminal” enarbolado por la plutocracia gansteril de los “oligarcas”–, 20 años más tarde Vlady Putin comienza a recuperar en forma gradual el control del Estado sobre los hidrocarburos sin necesidad de nacionalizar y jugando con las reglas del mercado anglosajón, al que ha comprado su parte (como en el caso de BP en TNK), o aliado en “asociaciones creativas”: ya sea con la estadunidense ExxonMobil (reciprocidad de exploración en el Ártico a cambio de la prospección en Texas y el Golfo de México, The Voice of Russia, 8/3/13), ya sea con las petroleras chinas (CNPS, Sinopec y CNOOC) a cambio de capitales frescos.

 

A mi juicio, la doble derrota militar de Estados Unidos tanto en Irak como en Afganistán marca el punto de inflexión hacia la desprivatización/restatización, cuando no renacionalización, de los hidrocarburos con la resurrección de Rusia del cementerio geopolítico.

 

Nadie entrega algo a cambio de nada: tal es el momento coyuntural multipolar que vive la industria petrolera/gasera global.

 

La década de los 70 del siglo pasado marcó el auge de la privatización (en el sentido bursátil anglosajón) y la desnacionalización de los hidrocarburos. Hoy se vive una interesante etapa híbrida de desprivatización/restatización, al menos entre las grandes potencias petroleras del planeta, que han entendido que las magnas reservas las poseen los estados (las “nuevas siete hermanas estatales”: Financial Times, 12/3/07), en detrimento de las “viejas siete hermanas anglosajonas”.

 

Mediante su inminente Estrategia Nacional de Energía (de 14 años), pareciera que el “México neoliberal itamita” no desea aprender de los errores trágicos de la privatización de los hidrocarburos en Rusia: ¿quiere repetir los mismos errores suicidas de Yeltsin y su “capitalismo criminal”?

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalife

Facebook: AlfredoJalife

Publicado enInternacional
La innovación no rompe la violencia ni la desigualdad social

Medellín, "ciudad innovadora", no logra quebrar la racha de violencia y muerte que la consume. Sus organizaciones sociales no desisten de su esfuerzo por cambiar el rumbo de la urbe, e insisten en articularse y construir proyectos comunes. Un reciente foro realizado por iniciativa de algunas de ellas, así lo propone.

 

¡Vaya paradoja! Ahora resulta que Medellín es la "ciudad más innovadora del mundo". En medio de un intenso conflicto social, con cifras de violencia –ver recuadro– que no amainan a pesar de las obras y el cemento que rellena calles y montañas, la capital de Antioquia es reconocida a nivel internacional.

 

¡Increíble! Pero así se miden las potencialidades y logros en los concursos mundiales. Lo social poco aparece, pero sí el cemento. ¿Por qué la innovación no ha podido minimizar hasta lo "normal" el conflicto que nos ahoga? ¿Por qué la innovación no ha podido romper los indicadores de desigualdad social, de concentración de la riqueza y multiplicación de la pobreza? Entonces. si la innovación no sirve para esto, ¿para qué sirve?

 

Pero la situación real de Medellín, la que sufre y padecen miles de familias que han tenido que pegarse a los filos de sus montañas para hacerse a un techo, está agudizada por un modelo de desarrollo urbano cimentado sobre megaproyectos orientados hacia la privatización y la explotación del ambiente, así como a la realización de proyectos urbanísticos, la promoción del turismo, la prestación de servicios y al fortalecimiento de las industrias culturales.

 

En medio de este complejo panorama, buscando que en el futuro cercano la vida sea más amable con quienes hoy se ven excluidos y negados de las mieles de la "innovación", algunas organizaciones sociales y comunitarias intentan articularse. Desde los Festivales comunitarios por la vida, estas se han venido encontrando, construyendo confianzas, intercambiado potencialidades y conocimientos, y su disposición para la movilización social y las luchas por la vida digna. De este modo, crean un ambiente propicio para actuar de manera conjunta. Su potencial: poner en juego ante la ciudad las propuestas políticas construidas por los procesos comunitarios frente a los territorios, el desarrollo local, la exigibilidad de los derechos humanos y la paz con justicia social.

 

Al abordar estas preocupaciones comunes, y la manera de encarnarlas, estas organizaciones dispusieron el 26 de febrero la realización de un primer foro (Comunidades, conflictos y territorios. Modelo de ciudad para Medellín), que además del diagnóstico de la ciudad, deje para todos/as ideas sustanciales para construir una agenda social común de ciudad.

 

El intercambio de ideas

 

En su desarrollo, el foro contó con la intervención, inicial, del ambientalista Martín Román. Entre los temas abordados, vale la pena resaltar: la privatización del espacio público, el desarrollo regional, el modelo de ciudad y sus consecuencias, los conflictos violentos y los relacionados con el acceso a la ciudad, así como su incidencia en el entramado del sector privado y público. También, se consideraron tópicos relacionados con el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), el "Cinturón verde metropolitano", el Sistema Municipal de Planeación y Presupuesto Participativo, el denominado "Plan vial del río" y "Parque central de Antioquia", los cuales están siendo analizados por las comunidades de las laderas de Medellín que desde ya prevén, serán seriamente afectadas por desalojos, desplazamientos, ruptura del tejido social y desarraigo, entre otras afectaciones.

 

En el espacio de intercambio de ideas se enunciaron preguntas y consideraciones en torno al conflicto suscitado por el uso del suelo en Medellín. En este sentido, se planteó que desde finales de la década de 1990 se evidencia la creciente pugna entre los intereses privados y los comunitarios, situación que refleja perfectamente la metodología aprobada por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi para la formulación e implementación de los Planes de Ordenamiento Territorial donde prevalece, según una lectura crítica de estos, el uso según la ley, que a su vez propicia su transformación en oferta para el mercado inmobiliario.

 

De igual manera, se analizó que el modelo de ciudad que predomina en el municipio núcleo del Valle de Aburrá, es un generador de exclusión y fragmentación social, situación que sobresale en los fenómenos de conflicto violento, en la imposibilidad de acceso a la ciudad y en la negación, de facto, del derecho a misma.

 

Se presentaron, asimismo, intervenciones frente a la vulneración del derecho a la vivienda, a la información, voces que plantearon la necesidad de indagar por datos que se ajusten a la realidad de lo que acontece en los territorios, en términos de las afectaciones de las políticas y proyectos anteriormente mencionados. De igual manera, se sugirió identificar y promover la participación de la ciudadanía y los diferentes liderazgos comunitarios en torno a la problemática descrita, posibilitando así, la recuperación de la memoria, la transformación social, la movilización y el afianzamiento de los debates de ciudad.

 

Se ratificó en el Foro, además, la necesidad de continuar y avanzar en la construcción de propuestas organizativas, de movilización y articulación comunitaria que posibiliten el fortalecimiento de acciones colectivas en favor de la consecución de vida digna, y que redunden en la construcción de una ciudad realmente incluyente y participativa para todas las personas que la habitan.

 

El debate hay que continuarlo, con mayor participación y protagonismo comunitario, para que las propuestas lleven a la movilización.

 


 

Recuadro

 

Violencia homicida en Medellín

 

En el año 2012, la mayoría de las víctimas fueron hombres: 1.163 casos. Los de edades comprendidas entre los 18 y 26 años –con 475 casos– representaron el 39%. El segundo grupo de víctima tenía edades entre los 27 y 32 años, con 245 asesinados, que representan el 20% de total, (Fuente: Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia –SISC–, 2012).

 

Otra manifestación de esta violencia: los grupos armados ilegales continuaron ejerciendo diferentes formas de control territorial, económico y poblacional, lo que mantiene en vilo la soberanía y gobernabilidad del Estado, así como la pretensión del monopolio estatal de las armas, la seguridad y la justicia, no solo en los territorios en donde la violencia armada es manifiesta, sino también en donde es latente, tal y como acontece en las comunas de la zona nororiental (Comunas 1, 2, 3 y 4) y noroccidental (Comunas 5, 6 y 7), en las cuales se ha presentado una disminución acentuada de los homicidios durante los últimos dos años, pero en donde prevalece el registro de personas desaparecidas (Ver Informe sobre Desaparición y desapariciones forzadas en Medellín 2012).

 

De acuerdo con la información del Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (SISC), en el año 2012 los asesinatos fueron 1249, del total de homicidios la mayoría de las víctimas fueron hombres, con 1.163 casos. De esta cifra, el 39% tenían edades entre los 18 y los 26 años, 475 casos; el 20% entre los 27 y los 32 años, 245 casos; y el 9% entre los 14 y los 17 años, 109 casos. 

Publicado enEdición 189