Giró EU política hacia Cuba al verse aislado ante cambios en AL: Chomsky

El giro en la política exterior estadunidense hacia Cuba es resultado de que, con los cambios notables en América Latina de los últimos años, Washington se vio cada vez más aislado en su propio traspatio y se vio obligado a cambiar su posición respecto a la isla, afirmó Noam Chomsky.


En una entrevista con La Jornada en torno a la inauguración de las nuevas embajadas de Cuba en Washington y la estadunidense en La Habana este lunes, Chomsky fue cuestionado sobre la decisión de Estados Unidos de restablecer relaciones diplomáticas después de más de medio siglo.


La razón del cambio en la política estadunidense es bastante clara. Desde hace décadas en las encuestas, la población estadunidense ha favorecido proceder hacia la normalización de relaciones. Sin embargo, es la norma que la opinión pública sea ignorada. Aún más interesante es que sectores mayores del capital estadunidense han estado en favor (de la normalización): farmacéuticas, energía, agroindustria, entre otros. Usualmente estos son, en efecto, los que toman las decisiones, pero cuando son ignorados, eso demuestra que está en juego un interés de Estado aún mayor, señaló el lingüista y magno intelectual público, uno de los críticos más reconocidos sobre asuntos del poder y las relaciones internacionales de Estados Unidos


Explicó: Ese interés (supremo) de Estado se define muy claro en documentos oficiales internos que lo resumen así: El desafío exitoso cubano a la política exterior estadunidense, que surge de la Doctrina Monroe, no puede ser tolerado.


Doctrina de la mafia


Caracterizó esta política como básicamente la doctrina de la mafia, que busca imponer ese orden mundial y es entendible: según es explicada con frecuencia en los documentos oficiales internos, establece que la desobediencia (a esta doctrina) potencialmente se vuelve lo que Kissinger llamó 'un virus', el cual puede propagar infección, que podría desenredar al sistema de control entero".


Por lo tanto, en el caso de Cuba, esta doctrina estaba basada en aislar y controlar ese virus a toda costa desde los tiempos de la revolución hasta recientemente, pero algo cambió.


Chomsky señaló que esta política se encontró ante un gran problema. En la Cumbre de las Américas en Colombia, Estados Unidos (junto con Canadá) se encontró completamente aislado en todos los temas cruciales, incluyendo Cuba. Al acercarse la siguiente Cumbre en Panamá (celebrada en 2014), hasta era posible que Estados Unidos quedara efectivamente excluido del hemisferio. Algo se tenía que hacer.


Continuó: Fue entonces cuando Barack Obama predicó dramáticamente que las políticas estadunidenses de llevar la democracia y los derechos humanos a Cuba no habían funcionado y teníamos que encontrar alguna otra manera de lograr nuestros objetivos, nobles por definición. Por lo tanto, de manera magnánima permitiríamos que Cuba se escapara de su aislamiento internacional, un tantito.


Agregó que "esta nobleza (la de Obama) fue elogiada calurosamente en los medios de opinión de izquierda liberal, notablemente en el New York Review of Books, el cual explicó que Obama 'valiente e inteligentemente, pero con un considerable riesgo político, decidió restablecer relaciones diplomáticas en diciembre de 2014, lo que el presidente de Estados Unidos ha caracterizado como un medio más efectivo para empoderar al pueblo cubano. Obama ha dado un paso verdaderamente histórico' y llegará a la conferencia de la OEA en Panamá con 'mayor legitimidad moral'".
Chomsky ofrece traducir toda esta retórica así: "Los cambios notables en buena parte de América Latina durante los últimos 10 a 15 años dejaron a Estados Unidos bastante aislado en su 'traspatio' tradicional".
Y con tono ferozmente irónico, concluyó su explicación: ya que las políticas de terror y estrangulamiento económico habían fracasado, Estados Unidos tendría que intentar emplear otros medios para llevar a Cuba a las normas elevadas de Honduras, Guatemala y otros países tradicionalmente beneficiados por la nobleza estadunidense.

Publicado enInternacional
América Latina en el nuevo orden mundial

Nación o región que no tenga proyecto estratégico, y mantenga el timón con firmeza en las peores tormentas geopolíticas, está destinada a ser arrastrada por los vientos dominantes. América Latina está dejando pasar la oportunidad de romper con su papel de subordinación como patio trasero del imperio, precisamente por carecer de ambas condiciones: proyecto y firmeza política.


América del Sur, la región que está en mejores condiciones para romper con el molde impuesto por Estados Unidos, se encuentra dividida y los países que podrían enfocarse hacia nuevos rumbos están paralizados. En su conjunto, ha perdido peso en la arena internacional y en los principales foros.


El documento Estrategia militar nacional de Estados Unidos 2015, difundido recientemente y enfocado a la contención de China y Rusia, menciona en varios pasajes todas las regiones del planeta, pero hace alusiones apenas laterales hacia América Latina y el Caribe. Lo que no quiere decir que el Pentágono no tenga una política hacia la región, sino que no vislumbra problemas mayores en su patio trasero, donde sólo se preocupa por las organizaciones criminales trasnacionales.


Estos días se suceden dos reuniones en Ufá, en los Urales del sur: la cumbre de los países BRICS y de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS). Para el periódico chino Global Times, la doble reunión –en realidad se trata de convergencia de intereses– refleja un cambio profundo en la situación euroasiática con capacidad para influir en todo el mundo, a través de mecanismos potentes como el Banco de Desarrollo BRICS, el Cinturón Económico de la Ruta de la Seda y el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura ( Global Times, 8 de julio de 2015). En ambas cumbres el papel de la región latinoamericana es también marginal.


Ni América Latina está presente en la coyuntura internacional, ni los grandes poderes globales, los tradicionales o los emergentes, la toman en cuenta como actor global. Es cierto que la región nunca tuvo presencia global, aunque Brasil jugó años atrás cierto papel en varios escenarios y en instituciones como los BRICS, pero lo destacable es el retroceso, en particular de Sudamérica, como actor independiente. Hay siete razones que explican este paso atrás.


La primera, y la más importante, es la parálisis de Brasil, fruto de la combinación de crisis económica y crisis política. La potente ofensiva del sector financiero, la derecha y las clases medias contra el PT y el gobierno de Dilma Rousseff, sumada a la corrupción en la estatal Petrobras, los colocaron a la defensiva y no es fácil que puedan retomar la iniciativa.


Brasil era el país que había conseguido diseñar una estrategia nacional y regional, que incluye el desarrollo de un complejo industrial-militar autónomo y una política exterior independiente. La prisión de algunos destacados directivos de las grandes constructoras, como Marcelo Odebrecht, presidente de la empresa clave en la construcción de submarinos convencionales y nucleares, pone en peligro toda la estrategia brasileña. El papel que tuvo Brasil como líder regional, con fuertes inversiones en infraestructura, tiende a ser sustituido por la creciente presencia de China.


La segunda es la crisis de Venezuela, en particular la económica, seguida de la crisis de liderazgo, que le impide seguir siendo un referente en la región. Las elecciones parlamentarias de diciembre pueden agravar las crisis que atraviesa el país.
La tercera es el fin del ciclo kirch¬nerista en Argentina, cuya sucesión puede ser resuelta favorablemente en las próximas elecciones presidenciales, el 25 de octubre, pero aun así será difícil que recupere la pujanza que mostró hasta ahora, en particular en las relaciones internacionales.


La alianza estratégica Brasil-Argentina-Venezuela conforma la masa crítica capaz de conducir al conjunto de la región en una dirección más independiente de Washington, trascendiendo Sudamérica con proyectos como la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños).


En cuarto lugar está la parálisis del Mercosur, donde la crisisbrasileña abre grietas en los acuerdos comerciales con Argentina y Venezuela. El cambio del ciclo económico con la baja de precios de las commodities coloca al Mercosur ante la necesidad de transitar hacia otro modelo productivo, que hasta ahora no se está registrando en ninguno de ellos.


En quinto lugar, el acercamiento de Paraguay y Uruguay hacia las políticas promovidas por Washington. El primero está reviviendo una vieja alianza con fuerte impronta militar, mientras el segundo quiere integrarse en la Alianza del Pacífico. En ambos casos se registra un viraje negativo respecto al Mercosur y la integración regional.


La sexta cuestión se relaciona con las dificultades que atraviesa la Unasur, que le impiden jugar un papel activo en la resolución de los conflictos, así como en el desarrollo de algunos procesos de integración que lucen paralizados. El Banco del Sur, las obras de infraestructura y los proyectos del Consejo de Defensa Suramericano están estancados o avanzan con demasiada lentitud en relación con la aceleración geopolítica que vive el mundo.


Por último, cabe destacar la falta de debates estratégicos en la región, que afecta a los institutos especializados, las academias, los partidos de izquierda y progresistas, y también a los movimientos sociales. Las urgencias del momento han relegado los temas de fondo, que incluyen desde la inserción de cada país y la región en un mundo que cambia, hasta los diversos proyectos nacionales. Se ha perdido una década, en gran medida por el facilismo de seguir detrás de los altos precios de las materias primas, que actuaron como narcóticos paralizando la voluntad de transformaciones estructurales.


Los movimientos son parte del problema. Desaparecidos los foros sociales como espacios de encuentro y debate, el vacío está siendo llenado por el Vaticano. Nada bueno puede salir de la carencia de proyectos estratégicos.

Publicado enInternacional
Domingo, 26 Abril 2015 06:19

Pensamiento ambiental latinoamericano

Pensamiento ambiental latinoamericano

En un capítulo introductorio de un libro recién publicado por la CLACSO he propuesto, junto con el economista argentino Héctor Sejenovich y el historiador holandés Michiel Baud, la siguiente lista de rasgos propios del ambientalismo o ecologismo latinoamericano. Los presentamos para discusión pública. Son los señalados a continuación, que en parte coinciden y en parte divergen de los de otros continentes.


A) La conciencia del desastre demográfico tras la conquista y, por tanto, un rechazo generalizado hacia el enfoque malthusiano sobre el problema de la sobrepoblación. Es cierto que América Latina (con excepciones como El Salvador o Haití) es un continente de menor densidad de población que varios países europeos o que India o Bangladesh.


B) Un orgullo agroecológico presente especialmente en Mesoamérica y los Andes (y ausente en Estados Unidos), con personalidades de primera fila internacional como Hernández Xolocotzi, Gómez Pompa, Víctor Toledo, Miguel Altieri... América Latina es un centro de biodiversidad agrícola.


C) Una admiración compartida entre la ciencia europea y americana (desde 1800 con Alexander von Humboldt) por la gran riqueza biológica del continente en sus diversos ecosistemas, junto con programas de conservación desde el siglo XIX. En esos programas destacan grandes ecólogos latinoamericanos, como Jorge Morello en el estudio del Chaco y de la Pampa, Maximina Monasterio en el de los páramos andinos, y muchos otros. Existe un conservacionismo latinoamericano.


D) Una conciencia viva de la inequidad política y económica mundial y el consecuente saqueo de los recursos naturales de la región. Esta conciencia corre desde la explotación colonial hasta la época actual. Está bien simbolizada en la imagen de Las venas abiertas, introducida por Eduardo Galeano, y ha dado lugar a investigaciones recientes sobre el intercambio económico y ecológicamente desigual. Nunca ha sido tan grande la exportación barata de energía y materiales de América Latina como en los últimos años.


E) Desde la década de 1980 una creciente conflictividad socioambiental que dio lugar al ecologismo popular con redes de activistas (como OCMAL, Oilwatch y otras) denunciando la extracción de recursos naturales y la destrucción de bienes comunes. Este ecologismo de los pobres e indígenas sigue creciendo, y es víctima de violencia estatal o paraestatal y de procesos de criminalización. Lo mismo ocurre en otros continentes, especialmente en Asia, África y América Latina.


F) La vigencia de antiguas cosmovisiones indígenas, el culto a la Pachamama, reconocido en algunas Constituciones; el respeto por la naturaleza en cultos afroamericanos y las aportaciones de la Teología de la Liberación. También, en el plano cultural, la presencia de la ecología en la literatura, las músicas y el cine de los siglos XX y XXI.


G) En el plano oficial, el rechazo por los gobiernos latinoamericanos –desde Estocolmo, en 1972, en adelante– de la idea de límites al crecimiento, definiendo una agenda propia que propone distintos estilos de desarrollo, aunque aceptando finalmente un confuso desarrollo sostenible. En general, los gobiernos han visto el ecologismo o ambientalismo como idea foránea, del norte, que podría limitar el crecimiento económico. En Brasil, por ejemplo, se ha visto la defensa de la Amazonia bajo el lente de la soberanía nacional. Sin embargo, desde mediados de 1970 y por influencia de Ignacy Sachs (que era docente en París y viajó a México y a Brasil) se difundió la noción del ecodesarrollo, mucho antes de que triunfara la de desarrollo sostenible del informe Brundtland, en 1987.


H) Recientemente pugna por nacer un nuevo ecologismo político latinoamericano (que tal vez se podría llamar ecosocialismo) que se abre paso entre el neoliberalismo y el nacionalismo popular, recurriendo a conceptos como racionalidad ecológica productiva (que ha introducido Enrique Leff), la deuda ecológica y deuda climática que el norte tiene con el sur, la justicia hídrica, los derechos de la naturaleza, el postextractivismo, el postdesarrollismo y el buen vivir. Hay una pelea por interpretar algunos de estos términos, como buen vivir o sumak kawsay: ¿es al fin y al cabo otra forma de crecimiento económico o se trata de un pensamiento antiguo, que independiza el bienestar de las personas y de las comunidades del crecimiento económico?


Arturo Escobar y Gustavo Esteva han sido pensadores destacados del postdesarrollismo anteriores o paralelos a la discusión del decrecimiento o de la prosperidad sin crecimiento en Europa.


Algunos marxistas latinoamericanos, como Mariátegui, fueron agraristas, es decir, enfatizaron el papel de la naturaleza y su población humana dentro de los análisis de la estructura económica y apoyaron la continuación o restauración de las comunidades campesinas e indígenas que hoy son las que más protestan contra el extractivismo. Pero está todavía pendiente, realmente, la fusión del ecologismo popular con las antiguas izquierdas.

Publicado enMedio Ambiente
Viernes, 10 Abril 2015 11:31

Cumbre de Las Américas

Cumbre de Las Américas

El presidente Barack Obama dejó en suspenso el anuncio más esperado en la Séptima Cumbre de las Américas que se realiza en la nación istmeña, al menos por hoy. En declaraciones ante un reducido grupo de periodistas con el que se reunió en Kingston, Jamaica, señaló que el documento de revisión que hizo el Departamento de Estado para retirar a Cuba de la lista de naciones patrocinadoras de grupos terroristas se encuentra en la fase final en su escritorio en la Casa Blanca. Pero aclaró que el equipo interministerial responsable de redactar la recomendación definitiva aún no le había enviado la iniciativa. Por esto hoy no haré el anuncio, dijo.


Con esta afirmación dejó abierta la posibilidad de que mañana o pasado mañana se produzca la que podría ser la noticia más importante de la reunión de mandatarios.


Al mismo tiempo, y con el ánimo de reparar agravios de Washington con la comunidad de países latinoamericanos, Obama envió hoy a Caracas al consejero del Departamento de Estado para asuntos hemisféricos, Thomas Shannon, quien se reunirá con el presidente Nicolás Maduro y la canciller Delcy Rodríguez con el afán de reparar el desaguisado diplomático que se generó la semana pasada con la llamada acción ejecutiva de la Casa Blanca, que declaró la crisis de Venezuela como una amenaza para su seguridad nacional.


Después de retractarse, Shannon se disculpó. Maduro declaró, antes de viajar a Panamá, que la rectificación parcial de Obama puede representar una nueva era en las relaciones con Estados Unidos, siempre y cuando Obama explique por qué firmó el decreto y reconozca el error. Finalmente, el ruido de sables entre los dos países cesó.


La lista negra


La lista de naciones que a criterio del Departamento de Estado apoyan organizaciones terroristas ha funcionado durante décadas como instrumento de presión de Washington contra gobiernos antagónicos. La inclusión de Cuba en esta virtual lista negra es un legado del periodo de George Bush que Obama no se atrevió a desafiar durante su primera administración.
El gobierno de Cuba, que desde hace años reclama que se le retire de esta infamante relación, ha puesto como condición para avanzar en la apertura de embajadas de ambos países en La Habana y Washington ser excluido de la lista negra.


Según autoridades del Departamento de Estado, la diplomacia estadunidense estudia desde hace seis meses revaluar la clasificación del gobierno revolucionario isleño.


En sus declaraciones en Kingston, en escala previa a su desembarco en Panamá, Obama aseguró que el informe del Departamento de Estado está basado estrictamente en hechos. Aseguró que su gobierno quiere que la lista antiterrorista siga siendo, como hasta ahora, una herramienta poderosa para aislar a los países que efectivamente patrocinan al terrorismo. A la fecha hay cuatro estados clasificados: Siria, Irán, Sudán y, hasta ahora, Cuba. Obama no descartó que este viernes o sábado aproveche los reflectores de la Cumbre de las Américas para soltar la que pudiera ser la noticia más importante del encuentro. Por lo pronto, hay un gesto. Falta que se concrete en palabras y medidas.


Esta medida, por otra parte, sigue siendo uno de los obstáculos más significativos para la apertura de embajadas en los dos países. Según Obama, el proceso está evolucionando como estaba previsto. Nunca pensé que el cambio se podía dar de la noche a la mañana. Esto tomará algún tiempo.


Reconoció que aún hay diferencias significativas con Cuba debido a su sistema político. Consideró que el proceso podría completarse en el curso de este año o a principios del próximo.


Venezuela, los lazos rotos


En contraste, en la medida en que se aceleraba la distensión de este viejo foco de conflictos entre la Casa Blanca y el gobierno revolucionario de la isla, la víspera la relación de la potencia norteamericana con Venezuela alcanzó un nuevo nivel de crispación política.


Había trascendido que hasta hace pocos días la elaboración de un borrador de declaración final de la Séptima Cumbre estaba trabado ante la insistencia de la delegación venezolana en incluir un extrañamiento por la más reciente andanada de acciones hostiles de Estados Unidos contra el gobierno de Nicolás Maduro. Una de ellas fue la imposición de severas sanciones comerciales (en el contexto de una muy complicada situación económica del país bolivariano). Pero la gota que derramó el vaso fue la acción ejecutiva de Obama, que calificó a Caracas de amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos.
Ante a esta declaración, Maduro se preparó para llegar con la espada desenvainada a Panamá, respaldado por un pronunciamiento de solidaridad con su gobierno firmada por 10 millones de ciudadanos.


En esta ocasión el respaldo de los países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que usualmente se alinean con Caracas como uno de los suyos, fue más cauteloso. Para Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador es una situación incómoda. Por una parte, no querrían dar la espalda a Maduro; por otra, dejar que el diferendo Caracas-Washington empañe la reunión restaría peso al alto perfil con el que llega el presidente de Cuba, Raúl Castro, a su primera participación en una Cumbre de las Américas. Sólo el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, se ha decantado con una postura crítica ante la crisis política que enfrenta el mandatario de Venezuela.


Y el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, mantuvo hasta el último minuto en suspenso su decisión de asistir. Hoy, finalmente, resolvió viajar a la cumbre.


En las últimas horas esta situación dio un viraje con el explícito reconocimiento del asesor de Obama en temas hemisféricos, Ben Rhodes, de que Washington en realidad no considera a Venezuela una amenaza para su seguridad nacional, sino que se trató de una declaración pro forma (una especie de no quise decir lo que dije). Fue el comienzo de una operación pro distensión.


Para recomponer el daño del error diplomático de Estados Unidos, el consejero para asuntos hemisféricos del Departamento de Estado, Thomas Shannon, viajó a Caracas para reunirse con el presidente Nicolás Maduro y la canciller Delcy Rodríguez. Es una operación cicatriz que permitiría que la histórica Séptima Cumbre de las Américas concluya con una declaración a la altura de su significado.

Publicado enInternacional
EU, decepcionado por rechazo de AL al castigo contra Venezuela

La subsecretaria estadunidense de Estado, Roberta Jacobson, expresó ayer que está decepcionada por el amplio rechazo en América Latina a las sanciones de Washington contra Venezuela. Las palabras son importantes, y el tono con que se dicen. El tono que están usando ahora los líderes (latinoamericanos) demoniza a Estados Unidos como si fuera la fuente de los problemas de Venezuela, cuando no lo somos, y ello nos dificulta avanzar de una manera pragmática, agregó.


Estuve un poco decepcionada porque no hubo más (países) que defendieran el hecho de que (las sanciones) claramente no buscaban perjudicar al pueblo venezolano ni a todo el gobierno y no explicaran, como nosotros les explicamos previamente, que el objetivo era muy limitado, expresó Jacobson.


El 9 de marzo, el presidente estadunidense, Barack Obama, calificó a Venezuela de ser una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos, y ordenó, a manera de sanciones, bloquear las cuentas en ese país y negar la entrada a siete altos funcionarios del gobierno del presidente Nicolás Maduro.


Gobiernos de la región y organismos como la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la alianza de gobiernos izquierdistas Alba rechazaron las medidas y exigieron a Obama que las derogue.


Jacobson reiteró que Estados Unidos había esperado los resultados de una iniciativa de cancilleres de la Unasur el año pasado para aliviar las tensiones políticas en Venezuela tras las manifestaciones.


Pero la paciencia se fue agotando porque era difícil ver que habría un proceso externo atractivo y no había un procedimiento interno en Venezuela, donde incluso otros dirigentes opositores fueron detenidos, sostuvo.


La funcionaria justificó así las sanciones y la postura de su país contra Venezuela: Pero llegó un momento en el que ya no podíamos argumentar que había algún tipo de diálogo. Era difícil ver que hubiera un proceso externo o interno para lograr las soluciones en la dirección correcta, al haber además aún más detenciones y ninguna liberación importante, aseveró en referencia a la percepción que la administración del presidente Barack Obama tiene del gobierno venezolano, al que acusa de violar los derechos humanos y vulnerar las garantías de información y expresión.


El tema amenaza con turbar la Cumbre de las Américas la semana próxima en Panamá, llena de expectativa por el estreno de Cuba en ese foro, en medio del aplaudido acercamiento de la isla con Estados Unidos.


Pero Jacobson dijo que Wa-shington esperaba que la polémica por las sanciones desapareciera durante la cumbre, y descartó que la situación venezolana sea un tema de discusión en Panamá.


Washington ha denunciado la situación política en Venezuela, especialmente la detención de varios líderes opositores, como Leopoldo López, y la represión contra protestas antigubernamentales, que dejaron 43 muertos en 2014.
Rechazo de personalidades estadunidenses a orden de Obama


Más de un centenar de intelectuales y activistas civiles estadunidenses pidieron a Barack Obama rescindir su orden ejecutiva sobre Venezuela respecto de la que también externaron su preocupación.


En una carta abierta dirigida al mandatario, intelectuales como Noam Chomsky y el ex procurador general de Estados Unidos Ramsey Clark estimaron que la orden significó un retroceso en la política hacia Latinoamérica después de la normalización de las relaciones con Cuba.


Indicaron que el optimismo inicial por el acercamiento de Washington y La Habana se transformó en una renovada preocupación, luego de que Obama firmó en diciembre pasado una ley mediante la cual su gobierno impuso la primera ronda de sanciones contra miembros del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Publicado enInternacional
Noticias y significado del banco asiático

En la edición dominical del 16 de noviembre de 2014 anunciamos la fundación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura. El mayor conjunto de acciones las tiene China y la sede está en Shanghai. La formación del banco fue firmada el 24 de octubre de 2014 por jefes de Estado de los 21 países asiáticos participantes. Las únicas naciones importantes de la región Asia-Pacífico que no firmaron fueron Japón, Australia, Indonesia, Corea del Sur y Arabia Saudita.


Ahora, el 23 de marzo, la presidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, dio en Pekín la bienvenida a los esfuerzos de inversión de China en el exterior, haciendo referencia al citado banco.


Por otro lado, se ha publicado que en Australia se discute la posibilidad de ingresar a dicha institución bancaria. Y el antepasado fin de semana se reunieron y tocaron el asunto los ministros de Relaciones Exteriores de China, Japón y Corea del Sur. Ocurran o no esos posibles ingresos, entre ellos y la declaración de la presidenta del FMI muestran la solidez del banco asiático.


Debemos verlo en su contexto. El 22 de febrero pasado publicamos aquí los resultados de la magnitud económica de países principales para 2050. También había otros resultados ya anteriores para 2011, 2020 y 2030. Mencionamos ahora sólo los tres primeros lugares.


Para 2020 se prevén Estados Unidos en primer lugar, China en segundo y Japón en tercero. Para 2030, la previsión es de China en primer lugar, Estados Unidos en segundo e India en tercero. Para 2050, China en primer lugar, India en segundo y Estados Unidos en tercero.


Estas previsiones son congruentes con el ritmo de crecimiento de cada país. El ritmo de Estados Unidos ha sido de alrededor de 2 por ciento. Si contamos los años de crecimiento negativo, -0.3 en 2008 y -3.5 en 2009, el promedio bajaría un poco más.
El promedio más bajo que se prevé para China es de 7 por ciento, y la media de los últimos ocho años fue de 9.5 por ciento.
El menor promedio para India es de 5.5 por ciento, pero el más reciente, para 2014, fue de 7.2 por ciento. Así que las previsiones para el futuro son congruentes con estos datos actuales.


La creación del banco asiático es congruente con esto, y no es el único caso en proceso.


El 11 de septiembre del año pasado, en la conferencia cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai, en una reunión de los presidentes de China, Mongolia y Rusia, el mandatario de China propuso construir un cinturón económico de los tres países alrededor de la ruta de la seda. Mencionó el desarrollo de transportes y ver la posibilidad de construir una red de potencia eléctrica transnacional.


Vamos a mencionar algo sobre los ferrocarriles, que en mi opinión son muy importantes. En China, por ejemplo, se ha construido una cantidad enorme de vías de ferrocarril.


La ruta de la seda de la que se habla surgió desde un pasado remoto, y era entre la entonces capital china, Xian, y Roma, capital del imperio romano. Buena parte del camino se tenía que recorrer en camellos. Además de la seda, se comerciaban diamantes, alimentos que no existían en el occidente –como algunos condimentos, y otros.


En un proceso que culminó en el siglo XVI y continuó, los barcos de países occidentales, mucho más rápidos y baratos que la ruta tradicional, los desalojaron plenamente, y no sólo se adueñaron del comercio, sino que fueron un punto de apoyo del colonialismo. Regiones de la ruta de la seda fueron total o parcialmente despobladas y quedaron sumidas en la miseria.
Más recientemente se ha empezado a reconstruir, con medios modernos, la nueva ruta de la seda. Los ferrocarriles han sido un elemento importante, que tienen, a diferencia del comercio marítimo, la propiedad de ser transportes de cada país o grupo de países y no de extranjeros. Pero, por ejemplo, China ha tenido que detener el crecimiento de sus vías al llegar a cualquier frontera con otra nación. Un problema clave es la diferencia de la medida de las vías de ferrocarril de un país a otro. Actualmente hay en Asia seis diferentes anchos, según evaluación de las Naciones Unidas en 2014. El problema se puede y se debe atacar.


Los trenes son mucho más rápidos y baratos que el comercio marítimo. Pueden irlo desalojando, sobre todo ahora que el colonialismo ha sido prácticamente liquidado. No sólo tienen beneficio económico, sino que aumentan los niveles de independencia del país y de Asia.


Los ferrocarriles, como la generación de electricidad y como el banco asiático, son parte del desarrollo que prevén los estudios de 2020, 2030 y 2050.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Una verdad incómoda. A propósito de las negociaciones de paz

Hoy por hoy, los estadistas como tales son bogotanos, lo cual constituye una verdad incómoda. En un país con una fuerte asimetría entre la capital y la provincia, con un centralismo cuyas raíces se remontan y se nutren de Bolívar mismo.

 

Colombia, se ha dicho mil y una veces, es un país de regiones. Un país en el que la geografía ha arcado a la historia. Literalmente, como en aquella desafortunada frase de Hegel con respecto a Estados Unidos, Colombia es un país con más geografía que historia. La geografía, ese factor que en política se traduce como el cacicazgo, un eufemismo para un sistema eminentemente feudal. Y siempre la tierra: un problema sin resolver en toda la historia de la nación colombiana. Ese que no es un ideal socialista o comunista, sino eminentemente liberal: la reforma agraria. La que casi le cuesta la cabeza a López Pumarejo y a Lleras Retrepo en los dos únicos momentos en que se intentó llevarla a cabo.


En términos regionales, la idea de un gobierno propio surgió, ancló y se hizo realidad hace ya mucho tiempo en Antioquia, con su epicentro Medellín. Con nombre propio, Proantioquia elaboró hace lustros lo que puede llamarse una política de estado local y regional y sitúa al área metropolitana de Medellín como la segunda más importante del país, con el segundo PIB más significativo, y acaso el primer centro de innovación tecnológica.


Una Universidad local ha logrado situarse como la segunda del país en varios de los rankings internacionales, y la pujanza paisa es una realidad cotidiana, con todo, claro, y las imperfecciones e inequidades.


En otras ciudades del país se ha empezado ha estudiar, hace ya algún tiempo la experiencia antioqueña, el crisol de sector privado y política, de academia y emprendimiento, de ciencia y tecnología para beneficio de los antioqueños. Todo ello después de la larga noche que significó Pablo Escobar y la Oficina de Envigado.


En Bucaramanga y Santander, en Barranquilla y el Atlántico, en Cali y el Valle del Cauca se pusieron a la tarea, si cabe decirlo así, de emular la experiencia paisa, mientras, al mismo tiempo, se negociaba con Bogotá. La sempiterna capital del país. De ese país eternamente centralista, y en el que algún cantante vallenato ha elevado su voz: "Desde la provincia". En las otras capitales departamentales la situación es aún más incipiente, quizás con la excepción de la zona cafetera, especialmente en Pereira.


Más recientemente, en Bogotá, esa ciudad de todos y de nadie, se ha lanzado la iniciativa Probogotá —hasta el nombre emula literalmente al de Antioquia con su cabeza el Grupo Empresarial Antioqueño—. Probogotá quiere ser una iniciativa privada de carácter estratégico que impulse a la región como con pivote propio.


Y en paralelo, entre tanto, en La Habana se adelanta el más importante proyecto país en la historia de los últimos cincuenta años de esta nación, por lo menos. Las negociaciones con la guerrilla más vieja del mundo y la más poderosa del hemisferio occidental constituyen, manifiestamente, una negociación país, o si se quiere, la implementación de una política nacional de carácter estatal.


Hay una verdad incómoda: los únicos políticos claramente estadistas se encuentran en Bogotá, o son bogotanos. En contraste, se habla del bloque de congresistas de la Costa; o del bloque de congresistas de la Zona Cafetera, y así sucesivamente.


Existen los barones regionales, fruto de la asimetría entre el centro y la periferia. Existen todavía los barones electorales. Y buena parte de la clase empresarial del país tiene dos ideales: su región y la exportación de productos, bienes y servicios. Ello en marcado contraste con las burguesías nacionales europeas, norteamericanas incluso de una parte de América Latina, cuya primera misión histórica fue desarrollar y cuidar a su propia población y sólo, después, entonces exportar.


Desde luego que ha habido presidentes y gobernantes de otras regiones del país. Pero, en el mejor de los casos, han manejado al país como a su propia finca, como lo muestra un caso reciente.


Estadistas, propiamente hablando solo hay bogotanos, o parecen ser solo bogotanos. (Habitualmente, cuando terminan sus períodos en el Congreso o en alguna de las altas Cortes, regresan como plan A, a su región y a su finca a bien vivir de los dineros y fama recogidos en Bogotá).


Una política de carácter país es aquella que logra poner los intereses nacionales por encima de los partidistas y regionales. Algo que ni es plano ni lineal, y que se dice fácilmente. Una política de Estado, en contextos de globalización creciente e irreversible, de multilateralismo e internacionalización, en la que, adicionalmente, y no en última instancia, se debe poder manejar situaciones internacionales en lenguaje internacional, y no a la manera del feudo y la región únicamente.


Lo glocalizado, como ha llegado a decirse, existe en numerosos niveles, pero en el manejo del Estado, las situaciones parecen cambiar de manera fuerte. En materia de negociaciones país y de políticas y manejos de Estado, la ecuación desplaza lo regional a segundos lugares como variables secundarias y en primer plano se sitúan las relaciones entre lo nacional y lo mundial.


En el futuro inmediato, según parece, las políticas locales y regionales seguirán siendo importantes. Pero serán insuficientes. Hoy por hoy, los estadistas como tales son bogotanos, lo cual constituye una verdad incómoda. En un país con una fuerte asimetría entre la capital y la provincia, con un centralismo cuyas raíces se remontan y se nutren de Bolívar mismo, en fin, de un fuerte abandono de las regiones, lo que produce atraso, miseria, violencia y desarraigo.


La formación y la educación en política se sitúa, hoy por hoy, en este punto de inflexión. Y el resultado no deja de ser contradictorio: la fuente de todas las asimetrías en la historia del país nace de Bogotá, pero allí también se encuentran los factores más sólidos y robustos de lo que es y puede ser un proyecto país, una política nacional, en fin, la existencia de políticos estadistas. Este es el presente.


El futuro tiene la palabra.

Publicado enColombia
Expropiación en Cañaveral, ¿una guerra perdida?

Hidroarma, el nuevo proyecto energético en el que invierte la Gobernación de Antioquia, no ha llegado a acuerdos con los propietarios de los predios donde pretende desarrollar una de sus centrales hidroeléctricas. La comunidad espera que los atropellos cesen. Aquí la historia.

Diego Vanegas es ingeniero avaluador, gerente de Lonja Oriente y el representante de los propietarios de los predios necesarios para construir la central hidroeléctrica Cañaveral. Él, cumpliendo sus funciones, está convertido en el mayor obstáculo para Hidroarma.

El ingeniero Vanegas, por medio de argumentos técnicos y legales, ha demostrado que la empresa quiere pagar cifras que no representan ni la mitad del valor real de los predios que poseen sus 34 dueños y en los cuales tienen sembrados plátano, banano, mandarina, café, y otros frutos.

El desacuerdo radica en la falta de aplicación de la resolución 620/98, expedida por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac), que reúne la metodología necesaria para realizar los avalúos, especialmente, los de los predios que poseen cultivos.

Pese a la existencia de esta resolución, por sobre ella, Hidroarma logró que el Ministerio de Minas y Energía aprobara el Manual de Valores Unitarios, el documento que consigna los avalúos de los predios y que especifica la metodología con la cual se realizaron. En su afán por lograr los predios necesarios para su obra, la empresa desestimó la inexistencia de la firma del representante de los propietarios en el manual, por lo cual y gracias a su aprobación, Hidroarma puede iniciar la expropiación de predios por vía judicial.

Pero este no es el único caso. Según el estudio efectuado por Diego Vanegas, realizar avalúos sin tener en cuenta el decreto 1420/981, ni las resoluciones del Igac, es una costumbre en el país. Proyectos como Hidroituango, Hidrosogamoso, el Quimbo, Porce 3 y Porce 4 no habrían aplicado estas normas, especialmente el decreto 620/98.

Es decir, muchas de las personas que se han visto afectadas por proyectos hidroeléctricos, no han recibido el dinero que merecen por sus propiedades, pese a lo cual los procedimientos han sido aprobados por las entidades del Estado.

 

Hectáreas en disputa

 

Hidroarma, empresa promulgada como "mixta", está conformada por el Instituto para el Desarrollo de Antioquia (Idea), que es propietario del 99,1 por ciento y el Fondo de Empleados del Idea (Feidea), que posee el restante 0,86. Su objetivo actual es sacar adelante dos proyectos hidroeléctricos: Encimadas y Cañaveral.

Estos proyectos serán dos centrales hidroeléctricas a filo de agua en cadena, a 120 km de Medellín. Se harán en la cuenca del río Arma, que es la frontera física entre los departamentos de Antioquia y Caldas y que tiene un área de 1931 Km2.

Los dos proyectos son prometedores, pues juntos producirán 174 megavatios gracias a la riqueza hídrica de la cuenca del río que las hará factibles. Sin embargo, el tema de los predios para Cañaveral no parece tener solución, o al menos, no una solución consensuada.

El proyecto Cañaveral se desarrolla en el departamento de Antioquia, en el municipio de Sonsón. Las obras más importantes se planean realizar en el encuentro de la quebrada Chorreadero con el río Arma, en la vereda Arenilla, hasta la quebrada La violeta en la vereda Llano Grande.

Por esa zona está ubicado el predio 'El Jardín', propiedad del señor Alfonso Jaramillo Orozco y protagonista de la resolución 001 de 2015, la primera expropiación expedida por Hidroarma.

El documento plantea varias razones que supondrían la expropiación. Pero, la cita de una resolución2 expedida por el Ministerio de Minas y Energía, pone en duda la legitimidad de los procesos adelantados por la empresa. Esta es la resolución que aprueba el Manual de Valores Unitarios del proyecto Cañaveral.

Es tan importante la construcción del Manual, que la ley3 establece crear una comisión integrada por tres representantes: uno por la empresa, uno por el Igac, y uno por los propietarios de los predios. Una comisión tripartita que trabaje como un solo cuerpo, para realizar un detenido estudio sobre los predios y sus características y así poder llegar a un acuerdo general para la construcción del documento, que es la base de todo el proceso.

Sin embargo, eso no parece importar, o al menos, no parece tener trascendencia, porque la comisión tripartita no logró, en este caso, un acuerdo y aún así fue aprobado el Manual. El resultado, es la resolución de expropiación expedida por Hidroarma, con lo cual las dos hectáreas del predio 'El Jardín', parecen ser el inicio de una cadena de expropiaciones en el municipio de Sonsón.

 

Más irregularidades

 

En el acta número 9, realizada el 14 de marzo de 2014, el Representante de los propietarios afirma que Hidroarma habría incumplido la ley por haber contratado unos avalúos con la Lonja de Medellín, y por haber iniciado negociaciones con propietarios antes de que la comisión tripartita aprobara el Manual de Valores Unitarios.

El representante de la empresa, Luis Alejandro Gutiérrez, los abogados y el gerente, Saulo Montoya, sostienen que las resoluciones del Igac son referencias y que el decreto 2024 del 82 está por encima de la ley 56 de1981 –ley marco para el sector eléctrico–. Lo anterior fue ratificado con un rebuzno del representante del Igac, Fabio Criollo, desconociendo otra resolución4 que dice: "Para efectos de la Ley 56 de 1981 el perito delegado por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi deberá tener en cuenta, en la elaboración del manual de precios unitarios, los criterios previstos en esta resolución para efectos de los avalúos administrativos".

Al parecer, por la falta de claridad en la valoración de los inventarios y la determinación del valor comercial de los predios a través de un avalúo, los propietarios decidieron contratar peritos particulares para realizarlos por su cuenta. Para ese procedimiento le pidieron colaboración a Hidroarma pero, según el acta, la empresa se negó.

Ante eso, se vieron en la necesidad de realizar diferentes actividades para recolectar los recursos necesarios y contratar a los expertos. Pero ahora, la empresa acusa al ingeniero de tener un conflicto de intereses porque los contratos fueron efectuados con peritos de Lonja Oriente, donde él es el gerente. Situación que le ha servido a Hidroarma para atacar sus argumentos.

Por su parte, los propietarios enviaron cartas en las que aseguran que los avalúos particulares fueron su iniciativa y que no tienen relación con el Ingeniero, que no lo conocían cuando lo escogieron en Asamblea General.

Ese es el panorama de las negociaciones, pero no es todo. Para el Representante de los propietarios se estaría incumpliendo con más normas, pues según lo estipulado por la ley5, la comisión tripartita tiene tres funciones, dentro de las que está mediar en los conflictos que se presenten por inventarios y áreas.


En una exposición que presentó en la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones (Andesco), Vanegas demostró por medio de una carta que se acordó la finalización de la comisión porque consideraron que ya habría terminado con su trabajo. Pero, como es evidente, siguen existiendo grandes desacuerdos.

 

La respuesta del Gobernador

 

Ante la grave situación, los propietarios enviaron cartas al gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo Valderrama. Una de estas, abierta, en el mes de septiembre de 2014, en donde le exponían toda la problemática y le pedían que mediara y que no avanzara en la expropiación. La segunda, en el mes de diciembre, en donde le pedían "[...] encarecidamente que no se aceptara la propuesta del representante de Hidroarma de finalizar la actividad de la Comisión Tripartita, porque aún había muchos reclamos que resolver [...]". Y aclaraban, "[...] solo pedimos se nos aplique la ley en toda su extensión".

El sábado 7 de febrero del presente año, llegó la respuesta a la residencia del Ingeniero Vanegas con la firma de Carlos Andrés Pérez Díaz, quien respondió en nombre del Gobernador, y le explicó de una forma muy diplomática, que no podían hacer nada.

Según la misiva, la empresa de naturaleza "mixta" no se encuentra adscrita a la Gobernación de Antioquia y dice, "[...] la vigilancia o control de su gestión excede nuestras competencias, lo que no hace posible intervenir de manera directa en los procedimientos que adelanta [...]". Por lo cual, remitieron su petición a Hidroarma y a la oficina jurídica del Ministerio de Minas y Energía.

Sin embargo, es claro que el 99,1 por ciento de la empresa es de Idea, y esta es una de las entidades descentralizadas adscritas a la Gobernación. Además, la junta directiva del Instituto está conformada por cinco miembros, y uno de ellos es el Gobernador o un secretario delegado por él. Realmente, con el control total de la empresa, ¿es cierto que no pueden intervenir?

El Ingeniero le respondió al señor Pérez con dichos argumentos, pero también, citó el artículo publicado en El Tiempo titulado "Más de la mitad de la energía del país es paisa" en el que se afirma que la Gobernación ha invertido más de 360 millones de dólares en Hidroarma, por lo cual, es casi imposible pensar que no pueden hacer nada para solucionar los problemas presentados.

La mencionada respuesta oficial, evidencia, sin lugar a dudas, la gran desventaja de los propietarios frente a la empresa y el proyecto en marcha, que en medios de comunicación, es resaltado como logro de la administración del gobernador Sergio Fajardo. Pero también evidencia, la guerra perdida que tienen los pequeños y medianos propietarios de tierra ubicados en áreas de proyectos hidroeléctricos en todo el territorio nacional.

Toca esperar para ver si la persistencia y el conocimiento jurídico, acompañado de la solidaridad ciudadana, vencen al poder económico y político, así como al monopolio energético, que en esta ocasión, está en cabeza de una entidad pública.

 

1 Señala los parámetros para la elaboración de avalúos.
2 Nº. 71 00002 del 7 de abril de 2014.
3 Ley 56 de 1981.
4 1463/93, artículo 27.
5 Ley 56 de 1981.

Publicado enEdición 210
EU promueve modelos fallidos de libre mercado para después dominar países

El presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, condenó la creación de modelos fallidos del libre mercado con la que se ha afectado a algunos países de la región, y sostuvo la necesidad de poner en marcha una sólida unidad que supere todas las diversidades ante la ofensiva de Estados Unidos, que sin duda pretende avanzar sobre nosotros.


Al hablar con La Jornada, durante la reciente cumbre del Mercado Común del Sur en Paraná, Entre Ríos, Argentina, razonó que la guerra contra el narcotráfico es otra forma de que Estados Unidos entre a los países y la use para actuar contra dirigentes populares, contra los pueblos de la región. "Debe entender (Estados Unidos) que ya no somos parte de ese reparto imperial que ellos tenían con nosotros. Eso se terminó y ahora, cuando hacen terrorismo económico a los países, no hay miedo en la dirigencia. El tiempo de esos miedos se terminó. Como su guerra contra el narcotráfico, que manejan con fines de carácter geopolítico y ahora le sirve para tratar de acusar a gobiernos y acabarlos de esa manera. A mí incluso me dijeron el Bin Laden andino y nos acusaron de terroristas y narcotraficantes cuando el primer país que impulsa y al que favorece el narcotráfico es Estados Unidos.


El gran negocio del capitalismo


El narcotráfico parece el gran negocio del sistema capitalista. Un país tan desarrollado, con tanta tecnología, el que más consume drogas ¿cómo no va a poder controlar el narcotráfico? Como antes mandaban asesinar dirigentes políticos o sociales y los acusaban de comunistas, de rojos, o derrocaban gobiernos que no manejaban, ahora a los presidentes y a los pueblos antimperialistas los acusan de narcotraficantes, de terroristas. Pienso que el país que impulsa el narcotráfico es Estados Unidos, un gran negocio; es el gran negocio ilegal del sistema capitalista, expuso.


Desde hace tiempo el presidente Morales Ayma denuncia esta situación ante el mundo y sostiene que cuando ellos terminen con ese mercado (de la droga) no habrá los que desvíen la coca para que se transforme en cocaína. No les interesa acabar con el narcotráfico, sino con nuestros campesinos, nuestros pueblos. Esa es la verdadera diferencia con nosotros.


También Morales, al condenar las sanciones a imponerse a Venezuela (la entrevista se realizó antes de la confirmación de este hecho) por violación a los derechos humanos, sostuvo que los mismos países que están reconociendo esos crímenes cometidos por sus soldados quieren castigar a Venezuela por defenderse. No lo vamos a aceptar en América Latina.


Criticó duramente que Estados Unidos continúe como si nada hubiera pasado con su política de agresión.


Reiteró que la rebaja del petróleo provocada por Estados Unidos está dirigida a agredir económicamente a Venezuela y también a Rusia. Consideró que las presiones y sanciones económicas son utilizadas como terrorismo económico, porque fracasan en intentar golpes militares y otras formas de golpes, que han sufrido todos los países en estos años recientes.
Olvidan que estamos en tiempos de integración y unidad de América Latina y que esta integración es un proceso liberador, sentenció.


El presidente participó en la cumbre de la Alianza Bolivariana para los pueblos de América Latina y el Caribe (Alba) que se realizó en La Habana, Cuba, antes de su viaje a Entre Ríos.


Consideró la Alba el grupo de integración con mayor definición política ideológica y antimperialista, respondiendo al pensamiento y la necesidad de los pueblos. Rusia quiere ser parte de la Alba; eso sería un problema para Estados Unidos. China y Rusia ofrecen toda su cooperación.


Reflexionó, asimismo, sobre lo que sucede en el continente, donde "hemos logrado liberarnos políticamente, que es una forma de liberarnos económicamente y decidir nosotros. Ellos querían dominarnos políticamente para robarnos, pero eso terminó, ha cambiado. Querían dividirnos para dominarnos. Y nosotros nos estamos uniendo cada vez más y no dependemos ahora de las decisiones políticas que vienen del Banco Mundial o del Fondo Internacional, pero tienen otras formas nuevas de intentar dominarnos, con provocaciones, agresiones, como lo que está pasando ahora con Venezuela, o en Argentina con esos fondos buitres, que amenazan con embargos, con todo. Pero hay reacciones en nuestros pueblos y nos solidarizamos con los hermanos. Tiene que ser una solidaridad activa".


–¿Qué más se necesita para hacer frente a estas situaciones?


–Todos estamos amenazados: la Alba, los otros procesos de integración. Estados Unidos ha fracasado en la mayoría de los golpes de Estado que intentó, en su conspiración contra los demócratas verdaderos. Ahora están en sus conspiraciones económicas, esas organizaciones no gubernamentales que trabajan todo los días contra los gobiernos nuestros. De Bolivia hemos expulsado a aquellos que estaban trabajando para dividirnos, derrotarnos, hasta para matarnos. Y en Bolivia pensamos que cuando hay esta provocación política, económica o militar, los gobiernos nunca los podemos enfrentar solos, y por eso es lo más importante la conciencia de nuestros pueblos. No hay nada que un hombre, un gobierno solo pueda hacer. Nosotros pedimos participación del pueblo, la inclusión de los que representan a los movimientos sociales, que son organizaciones de los pueblos. Si no fuera así no sería una democracia participativa, y ahí es que decimos a todos que no hay que ser ambiciosos. Algunos políticos y sectores siguen pensando en ellos mismos y no en otros, en todos, en el país. Eso también debe cambiar.


"Al servicio del pueblo"


De la misma manera, afirmó con convicción que en estos tiempos nuevos los políticos deben estar al servicio de su pueblo, y no servirse de la política para su beneficio o intereses.


–¿Se ha planteado una lucha cultural, una descolonización cultural?


–Es en lo que estamos avanzando en Bolivia, liberarnos, una lucha anticolonial en que avanzamos. Una educación anticolonial, una conciencia anticolonial. Creo que hay que estar siempre hablando con los pueblos y escuchando, no que sólo nos escuchen a nosotros. Tenemos que estar en todas partes. En este caso mencionamos al Mercosur, organización que ha sido atacada duramente por los medios masivos en la región.


Morales sostiene que el Mercosur avanza; hay propuestas que son muy importantes, de cambios de fondo, de ir verdaderamente al problema social. El Mercosur debe abrirse a todos los espacios de integración. Sabemos que sin la participación de todos no podemos ser más fuertes para enfrentar las amenazas. Una participación más integral. Hay muchos ataques, hay guerras económicas, de los medios, políticas, cibernéticas, de seguridad, todo tipo de planes para nosotros. Se necesita gran unidad para toda América. Acabar con los estados fallidos del libre mercado que nos quieren imponer y que han impuesto en algunos países. Ellos hacen los estados fallidos para después dominarnos, invadirnos. Es nuestra obligación defendernos. Porque integración es liberación económica y política.


Añade que se está logrando con las experiencias compartidas bajo una integración de la Unión de Naciones Sudamericanas, el Mercosur, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.


Subrayó que esta última organización es un gran avance liberador, pero que tiene sus tiempos y sus procesos, y por eso hay que andar, marchar con los pueblos, acompañando a gobiernos para esta liberación.


En ese camino se han producido extraordinarios y profundos cambios, como en Bolivia, país caracterizado como uno de los modelos más avanzados en la región, y que además ha resurgido de una situación colonial, que habían profundizado los gobiernos neoliberales de los años 90 derrotados por la acción popular en calles y carreteras, como Morales relata cada vez.
Las elecciones más recientes en Bolivia demostraron que el trabajo de Morales y sus equipos no sólo han avanzando en diversos terrenos sino, explicándolos a la población, va logrando unir fuerzas, algunas hasta ayer antagónicas.


Un ejemplo de esto es que en las zonas de las Tierras Bajas (Tipnis) amazónicas, desde donde habían partido algunas movilizaciones de grupos originarios, pero evidentemente vigilados por Estados Unidos, como se demostró, Morales ganó con 70 por ciento.


El constante contacto del presidente con los pueblos amázonicos, demostrando los cuidados proyectos, ha sido entendido y nos están apoyando ante la necesidad de esa corta carretera, única posibilidad de integrar territorialmente al país, cuidando al máximo el medio ambiente, en una región donde compañías extranjeras, estacionadas allí, depredadoras, estaban al frente supuestamente de la defensa ambiental.


Explicó que está contra el crecimiento del evismo. No es eso, quiero que crezca el masismo y más. Estamos desarrollando una coordinación nacional por el cambio, donde está la Central Obrera Boliviana, los maestros, las cooperativas, las organizaciones nacionales, el transporte libre; participan todos. No es el poder de Evo, sino de los movimientos sociales, el pueblo, las organizaciones todas.


No es sólo un sueño, es una decisión precisa, para el futuro de Bolivia, como la unidad es el futuro único de América Latina. Espera mucho Evo Morales del poder de la solidaridad y de la justicia internacional en el tema de la salida al mar de su país.
Nuestro país nació con mar, con salida al mar. Y fuimos invadidos nada menos que por esas oligarquías de Chile y empresas trasnacionales. Tenemos el derecho frente a lo que fue injusto y esto está siendo reconocido por el mundo.


Así como se opone a la sanciones económicas contra Venezuela, también ha salido al frente por las sanciones contra Rusia por parte de Estados Unidos y países europeos, manifestando respeto y admiración por el presidente (Vladimir) Putin.


Tanto Morales como los mandatarios del Mercosur en su conjunto se han definido por el diálogo en todas las circunstancias, contra las guerras coloniales y de la misma manera por establecer a América Latina y el Caribe como una zona de paz en un mundo convulsionado.


No queremos intervenciones ni chantajes ni que nos condicionen. Espero que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama no se equivoque, concluyó.

Publicado enInternacional
Samper: "Maduro es un hombre de diálogo"

A Ernesto Samper (Bogotá, 1950) se le había olvidado lo que era mudarse a otro país, o, como él dice, un "trasteo internacional: una especie de derrumbe". La última vez que dejó Colombia fue cuando se instaló en Madrid, en 1998, tras acabar su mandato como presidente. Un periodo salpicado por las acusaciones de haber utilizado dinero procedente del narcotráfico para financiar su campaña. Su principal rival político entonces, el también expresidente Andrés Pastrana, ha criticado su nombramiento como secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). Samper, que cuenta con el respaldo del actual mandatario, Juan Manuel Santos, prefiere no pronunciarse: "Creo que mi contribución a la estabilidad en la región no consiste en pisar incendios, sino en apagarlos", asegura por teléfono desde Bogotá.

 

El expresidente ultima sus días en Colombia antes de viajar el sábado a Quito (Ecuador), donde se instalará. Una semana, esta, de despedidas, llena de "nostalgia" por "separarse, poco a poco, de los nietos, que son muy querendones". "El lunes estaremos ya despachando", asegura sobre su nueva ocupación al frente del organismo de integración creado en 2008 y sobre cuya funcionalidad hay todavía muchas dudas.


Pregunta. ¿Cuáles son los principales desafíos de Unasur?
Respuesta. La región ha hecho muchos esfuerzos por reducir los niveles de la pobreza, pero el fenómeno de la desigualdad sigue siendo crónico. Otra tarea debe ser aprovechar los recursos naturales que tenemos. Habrá que tratar también temas que tendrán que ver con la gobernabilidad. La región está atravesada por muchas lanzas relacionadas con la inseguridad: la ciudadana, la alimentaria, naturales, como el calentamiento global... Más las patologías tradicionales, como el narcotráfico o el tráfico de armas. Aunque la región ha mostrado un comportamiento adecuado en los últimos 10 años, no está exenta de dificultades

 

P. ¿Por qué Unasur no termina de ser efectivo?
R. Porque de alguna manera ha abandonado su misión original, que era servir de escenario para establecer un diálogo político en la región. Ese papel hay que recuperarlo. Unasur tiene que redefinir los términos de relación con otros países, particularmente con Estados Unidos, pero no sobre la base de la confrontación.

 

P. ¿Va a participar Unasur en las negociaciones entre Colombia y las FARC?

R. No propiamente en las negociaciones, porque el esquema que se ha diseñado para el proceso que se está dando en La Habana es sin intermediación internacional. Un proceso en el cual ha servido muchísimo la tarea de facilitación que han tenido países como Cuba, como Venezuela, como la que podrían cumplir en el inminente proceso de negociación con el ELN otros países como Ecuador y Brasil. A partir de las negociaciones lo que vienen son una serie de procesos relacionados con la justicia para establecer la verdad, para hacer justicia, para ofrecer reparación a las víctimas. En toda esta etapa creo que el papel que puede cumplir Unasur es importante, porque tiene credibilidad en las dos partes.

 

P. Uno de los impulsores de la Unasur fue Lula. ¿Por qué cree que Dilma no se ha implicado tanto?
R. Ella ha estado encima de una serie de temas que le interesan. Le puedo asegurar que Brasil está metido en los temas de Unasur. En los temas que les interesan están muy entusiasmados.


P. ¿Qué impacto puede tener en la región un acuerdo de paz entre Colombia y las FARC?
R. Definitivo. Constituiría una zona de paz en el mundo. En Sudamérica no hay conflictos étnicos o religiosos al estilo europeo, no hay una presencia nuclear ofensiva. La cereza en el pastel era acabar con el conflicto armado más viejo en el mundo.


P. Recientemente se reunió con el presidente de Ecuador, Rafael Correa. ¿Concretaron la participación de Ecuador en una posible negociación con el ELN?
R. No. Estos no son temas que maneja Unasur. Son temas que se están manejando por el Gobierno colombiano y por las partes que se sentarían en la mesa. Pero debo reconocer que Ecuador ha sido un país muy solidario con los procesos de reconciliación de Colombia, incluso pagando un coste muy alto por ello.


P. Unasur logró que el Gobierno y la oposición venezolana iniciaran un diálogo tras los disturbios de febrero. Las conversaciones no llevaron a nada. ¿Le preocupa la situación de Venezuela?
R. Por supuesto, pero el diálogo en este momento está congelado, no roto. La acción que han venido desarrollando los cancilleres de Ecuador, Brasil y Colombia en nombre de Unasur ha sido una acción discreta, pero efectiva. Tengo elementos de juicio para pensar que en un plazo razonable habría posibilidades de volver a reiniciar esa tarea. Mi posición particular es que más importante que lo que se negocie en este tipo de mesas es lo que se prenegocie para que no fracasen y lleguen a buen término. Tenemos un buen ejemplo en lo que fue la preparación de los diálogos de La Habana, en los que se llegaron a más de 120 prenegociaciones antes de sentarse en la mesa.


P. ¿Venezuela es una de sus prioridades?

R. Sí, por supuesto. Temas como el de la paz de Colombia, la estabilidacion política de Venezuela, respetando las reglas de la democracia, la reivindicación de la soberanía económica que tienen los países del área a raíz del caso de Argentina con los fondos buitres... Todos son temas a los que habrá que prestar atención


P. El presidente Maduro ha celebrado su nombramiento. ¿Cómo es su relación con él?
R. Tenemos una buena relación. Era el puente de comunicación con el presidente Chávez cuando sucedieron algunos enfrentamientos entre Colombia y Venezuela hace algunos años. Yo intervine para tratar de calmar los ánimos y él era canciller. El presidente Maduro es un hombre de diálogo, un hombre de paz. Sobre eso se pueden trabajar muchas cosas para el bien de la región.


P. ¿Qué cree que habría que cambiar en la política de lucha contra las drogas?
R. Las opiniones que yo exprese no necesariamente comprometen de manera específica a los países de Unasur. El péndulo está cambiando. Estamos pasando de la prohibición hacia otra política. Personalmente no pienso que sea la de la legalización. No podemos saltar del fundamentalismo de la prohibición al de la legalización. Estamos siendo duros con los eslabones débiles de la cadena: con los consumidores, con los campesinos, con los pequeños correos que transportan la droga. Y estamos siendo blandos con los duros, que son los narcotraficantes y el crimen organizado, que es contra quienes tienen que ir destinados los esfuerzos de represión. Seguramente esos temas serán discutidos en la próxima cumbre [30 de octubre en Uruguay] de manera informal. No se trata de sacar resoluciones o producir decretos, pero sí ir ambientando unas posiciones concretas alrededor de esos temas.

Publicado enPolítica