“La mayoría de universidades del mundo van a desaparecer”

El experto en innovación y miembro de Singularity University, la universidad de Silicon Valley, cree que la certificación ya no es útil



Cuando David Roberts era pequeño, su padre le contó que Thomas Edison había hecho mucho más por la humanidad con el descubrimiento de la bombilla que cualquier político en la historia. Esa idea marcó su camino. Roberts es uno de los mayores expertos en tecnología disruptiva del mundo y también uno de los rostros más conocidos de Singularity University, la universidad de Silicon Valley creada en 2009 con el apoyo de la NASA y de Google.


Roberts considera que el negocio de las universidades tiene los días contados y que solo sobrevivirán aquellas que tengan una gran marca detrás. Singularity University ha roto con el modelo de certificación; no expide títulos ni existen los créditos. Su único objetivo es formar líderes capaces de innovar y atreverse a romper las normas para alcanzar el ambicioso reto que se ha marcado la universidad desde su creación. Sus alumnos están llamados a utilizar la tecnología para resolver los 12 grandes desafíos del planeta: alimentar a toda la población, garantizar el acceso al agua potable, la educación para todos, la energía sostenible o cuidar el Medio Ambiente, entre otros. Todo en menos de 20 años.


Roberts atiende a EL PAÍS en la Oslo Innovation Week, un encuentro organizado por el gobierno noruego estos días para detectar las nuevas tendencias en innovación que están transformando la economía.


Pregunta. En Singularity University (SU) los cursos no están acreditados. Eso quiere decir que están rompiendo con los títulos oficiales. Las universidades y los gobiernos hacen negocio con ello. ¿Creen que están dispuestos a cambiar el modelo?


Respuesta. No, no creo que estén abiertas a transformarse. Estos años estamos viendo la mayor disrupción de la historia en la educación y la mentalidad habitual ante estas transformaciones tan radicales suele ser la de pensar que lo anterior es mejor. Sucedió en el mercado estadounidense cuando llegaron los coches japoneses; eran más baratos y todos pensaban que de peor calidad, hasta que se demostró que eran mejores. Con la educación va a pasar lo mismo; las grandes universidades no quieren ofrecer sus contenidos online porque creen que la experiencia de los alumnos será peor, que no hay nada que pueda igualar el cara a cara con el profesor en el aula. Mientras ignoran la revolución que está sucediendo fuera, la experiencia de aprendizaje online irá mejorando.


Los programas académicos cerrados y la acreditación ya no tienen sentido porque en los cinco años que suele durar los grados los conocimientos se quedan obsoletos. Nosotros no ofrecemos grados ni créditos porque el contenido que enseñamos cambia cada año.


P. ¿Hay alguna plataforma de aprendizaje online que esté destacando sobre las demás?


R. Udacity. En 2011 el profesor de la Universidad de Stanford Sebastian Thrun, el mejor experto en Inteligencia Artificial de los Estados Unidos, se planteó impartir uno de sus cursos en Internet, gratis y para todo el mundo. Casi 160.000 estudiantes de más de 190 países se apuntaron y el porcentaje de alumnos que obtuvo una A (un sobresaliente) fue superior al de las clases presenciales. Thrun dejó Stanford y montó Udacity, donde ha desarrollado una metodología de enseñanza totalmente nueva. Además, ha creado un nuevo modelo de negocio: si terminas el curso a tiempo te devuelven tu dinero y si no consigues un trabajo tres meses después, también. ¿Te imaginas esto en una universidad tradicional? Las únicas universidades que van a sobrevivir son las que tienen una gran marca detrás, como Harvard o Stanford, o en el caso de España las mejores escuelas de negocios. Las marcas dan caché y eso significa algo para el mundo. El resto, van a desaparecer.


P. Uno de los programas que ofrece SU, el Executive Program, cuesta 14.000 dólares (unos 12.800 euros) y tiene una duración de seis días. Ese precio se aleja bastante de uno de sus retos: la educación accesible para todos.


R. La nuestra es una universidad excepcional. No se trata solo de adquirir información o aprender algo muy específico online, como sucede, por ejemplo, con Khan Academy. Nosotros vamos más allá. Ofrecemos una experiencia que cambia tu mentalidad, que transforma a la gente y cuando se marchan no vuelven a ser los mismos. A mí me sucedió. Unos años después del 11-S me puse a disposición del Gobierno y me incorporé como oficial de las fuerzas aéreas. Cuando escuché que querían crear una universidad para resolver los grandes problemas del mundo, tuve claro que participaría. Y lo hice; primero como alumno y después como vicepresidente y director del Global Solutions Program. Allí te das cuenta de que la vida es corta y de que puedes hacer cosas ordinarias o extraordinarias. Cuando estás en clase con otras personas, empiezas a darte cuenta del potencial que tienes, tu visión de ti mismo y de futuro cambia. No llegas a ese punto con el método habitual de recibir información únicamente.


Reconocido como uno de los mejores expertos en innovación disruptiva del mundo, David Roberts fue vicepresidente de Singularity University y director de su programa Global Solutions Program. Graduado en Ingeniería Informática por el Massachusetts Institute of Technology (MIT), más tarde se especializó en Inteligencia Artificial e Ingeniería Bio-Computacional y cursó un MBA en Harvard Business School. Es presidente de la compañía de drones HaloDrop, de la primera empresa de software para ordenadores quantum 1Qbit y asesor de Made-In-Space, responsable de la creación del primer objeto fabricado con una impresora 3D para la Estación Espacial.


P. ¿Cuál es hoy es principal problema de la educación?


R. La educación se ha roto. Hemos enseñado a la gente de la misma forma durante los últimos 100 años y, como hemos crecido en ese sistema, creemos que es normal, pero es una locura. Enseñamos en las escuelas lo que los colonialistas ingleses querían que aprendiese la gente: matemáticas básicas para poder hacer cálculo, literatura inglesa... Hoy no tiene sentido. Tenemos que enseñar herramientas que ayuden a las personas a tener una vida gratificante, agradable y que les llene. Algunos son afortunados de tener unos padres que les ofrecen eso, pero la mayoría no. Los programas académicos están muy controlados porque los gobiernos quieren un modelo estándar y creen que los exámenes son una buena forma de conseguirlo. Otro de los grandes dramas es la falta de personalización en las aulas. Cuando un profesor habla, para algunos alumnos irá demasiado rápido, para otros muy despacio y para cuatro a la velocidad idónea. Luego les evalúan y su curva de aprendizaje no importa, les aceleran al siguiente curso. Hoy sabemos que si nos adaptamos a los diferentes tipos de inteligencias, el 98% de los alumnos obtendrán el mejor resultado.


P. ¿Qué materias deberían ser imprescindibles?


R. La idea de aprender mucho, solo por si algún día hace falta, es absurda. Quizás deberíamos sustituir la idea de educación por la de aprendizaje y permitir que la gente aprenda en tiempo real, según sus necesidades. El verdadero propósito de la escuela debería ser crear curiosidad, gente hambrienta de aprender, ahí es donde los profesores tienen que ser buenos. Las habilidades emocionales van a jugar un papel muy importante en la nueva economía. Pongo un ejemplo. Los conductores de Uber en Estados Unidos son puntuados por los clientes de uno a cinco. Si alguno de los conductores tiene menos de 4,6 o más de tres opiniones negativas, directamente se le saca de la plataforma. Lo mismo sucede con los usuarios, si tienen menos de 4,6, ningún conductor les recogerá. ¿Quién me enseña hoy a ser honesto, íntegro y a tener compasión?


P. Se ha hablado mucho de que en menos de 50 años los robots terminarán con la mayoría de trabajos. ¿Cómo será el nuevo mercado laboral?


R. Hace 50 años éramos granjeros. Todos estaban preocupados porque las máquinas nos quietarían el trabajo, era la única manera de ganar dinero: tener una granja y vender comida. Hoy las cosas cambian 50 veces más rápido; hace 20 años nadie sabía lo que era un desarrollador web y ahora hay miles, es muy fácil y cualquiera puede hacerlo. Todo el mundo se pregunta en qué trabajo seremos mejores que los ordenadores. En ninguno. Esa no es la pregunta correcta. Hay que plantearse qué tareas no queremos que hagan, aunque lo puedan hacer mejor. No los queremos como militares, ni como alcaldes, tampoco que decidan qué presos pueden abandonar la cárcel. Eso es lo que tenemos que enseñar a la gente a decidir.


P. ¿Cómo podemos estar seguros de que habrá trabajo para todos?


R. La cuestión que me preguntas es si el dinero va a ser más o menor importante en el futuro. Yo solía pensar que la evolución de la tecnología hace que los costes bajen y que la gente pague menos por los mismos servicios. Siguiendo esa predicción, se podría pensar que vamos a trabajar menos porque no necesitaremos tanto dinero y vamos a tener más ocio. Es incorrecto. El ser humano va a seguir creando productos excepcionales, como el iPhone; todo el mundo querrá uno. Tendremos que ser capaces de crear valor para generar dinero y poder comprar esas cosas. La realidad virtual, la impresión 3D, o la salud van a ser algunos de los campos que nos van a sorprender. El mundo seguirá girando alrededor del dinero, que es la energía para hacer cosas o cambiarlas. Esos nuevos inventos te inspirarán a trabajar para poder comprar.


P. La clave del éxito, ¿está en la confianza en uno mismo? ¿Se aprende eso en SU?


R. Como alumno, yo aprendí que una sola persona puede impactar positivamente a todo el planeta. Ese don no está reservado a personas especiales, sino a gente normal, como tú y yo. La gente se convierte en lo que piensa. ¿Qué potencial tiene un bebé? La mayoría de la gente responde que es ilimitado, pero si les preguntas sobre su potencial, no responderán lo mismo. Mi misión ahora es viajar por el mundo bajo la marca de Singularity University para mostrar a los gobiernos, empresas e instituciones que el poder para innovar está ahí, solo tienen que dar el primer paso: cambiar su mentalidad.


P. ¿Cree que los universitarios deben cambiar también su mentalidad?


R. Sí. La aspiración no debe ser que una empresa te contrate. Eso significa que te van a pagar menos de lo que mereces. No tenemos que enseñar cómo conseguir un trabajo, sino cómo crearlo.

 

Oslo 24 OCT 2016 - 20:17 COT

Miércoles, 21 Septiembre 2016 06:31

La biología, casi una filosofía de vida

La biología, casi una filosofía de vida

La filosofía de la biología es un campo de estudio que emergió durante los sesenta. El investigador del Conicet e integrante del Grupo de Reflexión Rural reflexiona sobre el quehacer científico, la necesidad de fomentar el compromiso social y el imperativo de redefinir horizontes.


A menudo, se torna necesario suspender las evidencias, sacudir las bases y penetrar las superficies. ¿Con qué objetivo? Para recordar que, si bien la ciencia representa el abordaje hegemónico para concretar el formidable acto que implica “conocer”, existen otros espacios no institucionalizados en los que –también– se construyen saberes de enorme valor y calidad. Aunque el abordaje científico puede ser considerado como un camino utilísimo para interpretar la realidad social (incluso con todas sus normas, métodos y mecanismos de autovalidación), afortunadamente no es el único. Esta premisa, además de saludable, habilita la crítica interna, aquel ejercicio reflexivo que promueve las auténticas transformaciones. Porque si las sociedades se modifican, ¿cómo no se modificará la ciencia, considerada como un resultado bellísimo de la cultura? Para cumplir con esta meta, el regreso a los “grandes interrogantes” (sobre los orígenes de la vida y de la muerte, por ejemplo) es fundamental, pues genera un ejercicio emparentado con la labor filosófica.


Quién mejor que Guillermo Folguera para proponer respuestas pero además para formular preguntas a la ciencia. Es licenciado en filosofía, doctor en biología (UBA) e investigador adjunto del Conicet. Además, es docente y forma parte del Grupo de Reflexión Rural. Aquí, explica de qué manera el campo de la filosofía de la biología se plantea como una de las tantas salidas para cuestionar el modo en que se produce, circula y se accede al conocimiento en Argentina.

–Usted es biólogo y filósofo. No es algo muy usual. Cuénteme al respecto.

–Comencé con biología como carrera troncal y a la mitad del camino empecé filosofía en paralelo. Tal vez, como una manera de descomprimir aquellos enigmas para los que la biología no me otorgaba respuestas. Sin embargo, mientras estudiaba jamás pensé en realizar un aporte concreto al campo de la filosofía de la biología. Fue todo muy paulatino, mi trayectoria siempre fue un asunto vinculado más con azares que con causas.

–¿Qué tienen en común la biología y la filosofía?

–Nunca me lo habían preguntado, ya que en general se interroga por las diferencias. Las ciencias naturales y las humanidades son áreas diferentes pero tienen en común a la academia. Me refiero a las distancias que se tejen entre un profesional y el resto de la sociedad, a las formas de convalidar internamente un saber determinado a partir de papers y artículos de revistas, y todo tipo de circunstancias institucionales ya conocidas.

–¿Y más allá de la academia? Porque si se compara solo a partir de ese criterio, daría lo mismo que usted fuese filósofo, físico cuántico o veterinario.

–A priori no le encuentro semejanzas muy marcadas. Por ejemplo, una de las cosas que me llamó la atención de la biología es que puede haber mayor o menor acuerdo en determinadas teorías pero salvo en épocas de revoluciones, no se ponen en cuestión los paradigmas vigentes. Eso, en filosofía es muy distinto. La comunidad filosófica tiene vertientes que conviven y pujan por el sentido dominante. En síntesis, encuentro más diferencias que semejanzas entre ambas áreas.

–Los investigadores tienden a elevar el campo de estudio al que pertenecen como si fuese el único que existiera, a veces, en detrimento de otras áreas científicas. Pienso que contribuye a la segmentación y a la departamentalización de la ciencia. ¿Usted qué cree?

–Sí, por supuesto. Estoy de acuerdo. Por eso un campo como el de la filosofía de la biología contribuye a quebrar este esquematismo. Es un área de interés compuesta por personas que provienen de la biología y de la filosofía, y que registra aportes que no se identifican con ningún área en particular. La idea de comunicar la ciencia a partir del encuentro y de un lenguaje común que expresa objetivos compartidos y complejos.

–¿En qué momento emerge la filosofía de la biología?

–Es un campo que emergió entre las décadas del sesenta y del setenta. Si uno traza un análisis historiográfico, es posible reconocer una primera etapa vinculada a un programa reduccionista de la biología a las teorías de la química y de la física. Ese proyecto, en la década de los ochenta es criticado por intelectuales que plantean una tesis autonomista de la disciplina. En los noventa se produce una multiplicación de la filosofía de la biología, es decir, la biología reconoce su autonomía y explora nuevas áreas como la neurociencia, la biología celular, la ecología, la fisiología, etc. Por último, en la actualidad, afrontamos un proceso muy saludable en que la filosofía de la biología se pone en diálogo con problemáticas sociales y ambientales. Se realizan cruces muy importantes con la ética, la política y la economía. Ahí es cuando la ciencia se ocupa de los conflictos que experimentan las personas de carne y hueso, y se corre un poco del centro el interés por los análisis meramente teóricos.

–En este sentido, ¿qué tipo de aportes realiza la biología para mejorar la vida de las personas?

–Por ejemplo, en mi equipo de investigación se desarrolla una línea que pretende estudiar las políticas de conservación en relación a las áreas desprotegidas, así como también el modo en que se utilizan las teorías biológicas para justificar el suministro de psicofármacos en niños que presentan síndrome de falta de atención.

–¿Qué postura defendería un filósofo de la ciencia en relación a este último punto?

–La aproximación que proponemos desde nuestro grupo se relaciona con examinar si las teorías que se utilizan para legitimar dichas prácticas poseen avales científicos. Esto en relación a la consideración de los problemas éticos y políticos que conlleva. No creemos que las objeciones de la sociedad sean menores, pero tampoco queremos caer en la figura del científico como “vocero de las necesidades sociales”. En este sentido, es necesario exhibir las discusiones que se producen al seno de la propia academia.

–Si el científico no es un vocero de las necesidades sociales, ¿qué lugar debe ocupar?

–En Argentina, aún se reproduce ese discurso que coloca al científico como un individuo ajeno a la sociedad, que desarrolla una fuerte tendencia corporativa, que maneja un lenguaje críptico y que utiliza legitimantes de su propia práctica que son trascendentes a sus propios mecanismos sociales. Es decir, se suele acudir a elementos que reivindican el propio discurso científico que no son incorporados por la misma sociedad. La ciencia no responde a las necesidades y demandas sociales en muchos casos. Esto contribuye a pensar cómo el campo científico se ha tornado en una manera formidable de hacer negocios, en muchos casos, a costa de la salud y del bienestar colectivo.

–El corporativismo anula la reflexión y la crítica interna...

–Exacto, este modo de movernos no permite reconocer errores internos ni tampoco aceptar críticas externas. El punto de partida, desde aquí, no debe ser el trabajo del propio científico sino las problemáticas sociales o ambientales que ocurren a diario. Por ejemplo, al 15 por ciento de los chicos se les diagnostica falta de atención y, en general, se les suministra de modo directo drogas que disminuyen sus ansiedades. Desde nuestra aproximación, la solución médica mediante la receta de drogas nunca puede ser un punto de partida ni la primera solución. Por eso es necesario reflexionar sobre los propios problemas, observar –en este caso– si la falta de atención puede definirse como un inconveniente.

–Respecto a esta perspectiva que plantea en relación al quehacer científico, ¿qué piensa acerca de los procesos de edificación del conocimiento? Si tuviera que definir el modo en que se construyen los saberes que circulan en el espacio público, ¿qué diría?

–Cuando se plantea el interrogante sobre qué es el saber científico, se coloca el acento en muchas cuestiones que ubican a la ciencia como la única forma de acceder al mundo. Una forma de abordaje racional-empírica que respeta una lógica de hipotética objetividad. Esto desde cualquier punto de vista es cuestionable, pues, ¿de qué manera los sujetos sociales pueden desprenderse de las valoraciones sociales de su época para acceder a valores extrasociales y trascendentales? Desde aquí, los acontecimientos que se desencadenaron durante la segunda mitad del siglo XX pueden funcionar como una bisagra. Me refiero al surgimiento de un tipo de ciencia que ya no tiene los cánones de Galileo Galilei, Newton y Darwin, y que presenta un vínculo muy estrecho –cada vez más– con lo empresarial, que resignifica el propio devenir científico. Planificaciones de carácter global como el Proyecto Manhattan, la Revolución verde, la carrera espacial, el monstruoso Proyecto Genoma-Humano, cuyos logros científicos todavía no han quedado muy claros. Una ciencia asociada al mercado, motivada por los flujos de capital con carácter global y vinculada a lo tecnológico.


–Entiendo y comparto muchos de sus argumentos. En este marco, ¿cómo debería funcionar el sistema científico para superar estos inconvenientes?


–En principio, desarrollar una forma de vincular ciencia, tecnología, sociedad y ambiente que gesten como punto de partida las prácticas y las necesidades sociales. Luego, sería importante terminar con las estrategias monistas que sostienen que el saber es de un solo tipo, tanto en términos teóricos y metodológicos como experienciales. Es decir, se toma a la física como la gran disciplina y se piensa en el resto como meras emulaciones o reflejos. Se debería fortalecer la presencia de las humanidades. Sin ir más lejos, es inútil abordar los problemas ambientales sin la presencia de sociólogos o filósofos, aunque durante mucho tiempo este tipo de problemáticas solo fue abordada desde las ciencias naturales. Debemos pensar y sostener, básicamente, que no hay un modo único de hacer ciencia sino que existe, por suerte, una multiplicidad de formas.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Sábado, 30 Julio 2016 06:38

Miedo a pensar

Miedo a pensar
Desde hace tiempo la autocensura se ha convertido en la forma de actuación por excelencia de las sociedades humanas. No importa cuáles sean sus raíces culturales. Las religiones han impuesto su sello a la hora de presentar el mundo y de castigar a sus herejes.

 

 

Las grandes civilizaciones se han visto enfocadas a un relato histórico y un patrón de análisis difícil de romper. Y no me refiero a las cuestiones de método, no es una crítica al racionalismo, el empirismo o el constructivismo. Tampoco un asunto de subjetividades o pragmatismo metodológico. Hay cierto vacío intelectual cuando se trata de aplicar el juicio crítico y la reflexión. Se prefiere la complacencia, cuando no directamente rehuir el ejercicio de pensar más allá del poder instituido. El mejor ejemplo: la educación. Las exigencias de Paulo Freire para articular una pedagogía de la libertad y una ruptura, en lo que hoy se conceptualiza como colonialidad del pensar, se aleja del horizonte mediato en pro de un conocimiento instrumental ligado con las necesidades de la economía de mercado.

 

Escuchamos que la filosofía, la historia y ahora ciertas ramas de la matemática, como el álgebra, el cálculo y la trigonometría, no aportan conocimiento real para enfrentar los problemas rutinarios de la vida contemporánea, y lo mejor sería suprimirlas de la formación de los estudiantes de secundaria. Es más, su enseñanza a los jóvenes los somete a tensiones innecesarias y sufren depresión y angustia al no resolver problemas abstractos, quedándoles una sensación de frustración que arrastran el resto de su vida. Un hándicap difícil de superar. Mejor aprender cómo funciona la bolsa de valores, montar un negocio y tener éxito como emprendedores. El resto es prescindible, cuando no irrelevante. Las reformas educativas llevan este sello. Se generalizan hasta convertirse en una verdadera plaga en todos los niveles educativos: primaria, secundaria y superior. El saber como instrumento para el mercado. Es una ruptura en la construcción del mundo que habitamos.

 

En las universidades, la libertad de pensamiento, donde se presume la fluidez en el debate crítico, se produce una clausura de la teoría en favor de un conocimiento sin mordiente e incapaz de proyectar ideas que interpreten los cambios sociales y los nuevos saberes provenientes de las ciencias de la vida y la materia, las tecnociencias y los sistemas complejos autorregulados. La universidad está siendo desarmada y desmantelada. Los criterios de evaluación son un indicativo del tipo de académico que buscan.

 

Mucho ruido y pocas nueces. El neoliberalismo aboca a la universidad a una posición peligrosa, censurando la capacidad de hacer teoría; mejor dicho, renunciando directamente a ella. Ahora prevalece la opinión personal, la lectura periodística y superficial, instalándose una especie de tabú cuyo principio es: prohibido conocer el conocimiento.

 

Hay rechazo a cualquier propuesta que cuestione la realidad y rompa la mediocridad en la cual se encuentra sumida la producción de teoría. Y entiendo por teoría la relación entre la experiencia y la capacidad de lectura de la realidad. Un mecanismo que nos permite comprender e interpretar nuestras acciones y dar sentido a nuestra vida. En otras palabras, el lenguaje como praxis de vida sobre la cual construimos nuestros mundos, sueños, esperanzas. En definitiva, nuestro horizonte histórico. Asistimos a modas intelectuales que poco tienen que ver con el trabajo riguroso sobre el cual pensar las transformaciones de la sociedad contemporánea. De allí que los autores sean producto del mercado editorial; emergen de la misma manera que desaparecen. Infinidad de títulos vacuos utilizados para rellenar huecos y cubrir expedientes, con una característica peculiar: parcos en el lenguaje y pobres en vocabulario.

 

Somos en las palabras: de su riqueza depende nuestra capacidad de transformar el mundo y construir alternativas. En la medida que nuestro vocabulario se reduce a un estándar de palabras cuyo significado muchas veces son artilugios, operativos para andar por casa, la pobreza llega a la teoría. No hay palabras, se dice; vivimos bajo mínimos. El diccionario ha perdido su importancia. Su uso es marginal. Hay incapacidad para expresar sentimientos, describir estados de ánimo, emociones y, lo más peligroso, explicar la realidad que nos circunscribe. Nuestro mundo acaba siendo un reducto para el mercado, cuyo lenguaje es limitado, pobre y excluyente.

 

La gramática de la vida, la semántica de los hechos, las metáforas, las hipérboles y las analogías han quedado convertidos en residuos de un mundo en el que el miedo a pensar se une al rechazo a la praxis teórica y la autocensura como mecanismo para justificar la ignorancia que nos rodea. El poder es consciente, promueve la ignorancia colectiva, generaliza el miedo a la crítica reflexiva, hasta hacerla irrelevante. Pensar trae consecuencias. Mejor no hacerlo. Es peligroso y subversivo.

Publicado enSociedad
Domingo, 03 Julio 2016 07:45

Por qué ha fracasado Podemos

Por qué ha fracasado Podemos

Para entender la derrota de Podemos hay que atreverse a hacer un pequeño viaje en el tiempo, al menos cinco años atrás, cuando el 15 M estaba levantando las acampadas de las plazas al grito de “Lo llaman democracia y no lo es”. En aquel entonces el movimiento rehuía la construcción de liderazgos personales, defendía una política horizontal y amateur, y tenía en el centro de sus preocupaciones incluir al mayor número de gente común. El éxito de Podemos en sus primeros tiempos, cuando se declaraba como un partido “antipartido”, se debió a que fue un calco político del 15 M, que se expandía según el mismo patrón de proliferación de asambleas locales (círculos) y de replicación en redes.


Su primera crisis seria se produjo cuando empezó a asomar como un partido más, con su dirección oligárquica y sus infinitas trifulcas por el poder interno, y cuando su estrategia de transversalidad se fue al traste por la irrupción de Ciudadanos. De aquella franja de entre el 15 y el 18 por ciento de expectativa de voto, en la que estaban encallados desde la primavera de 2015, no le salvaron sus propios aciertos sino el éxito de las candidaturas municipalistas que en algunas ciudades, y de acuerdo con formas de comunicación, implicación y organización más próximas al 15 M, volvieron a elevar el techo electoral. El recuerdo de éstas fue lo que empujó también las posibilidades de Podemos. El 20 de diciembre pasado obtuvo sus mejores resultados allí donde fue en “confluencia”.


El domingo ya no quedaba mucho de ese impulso social distribuido. Lo único que hizo la campaña electoral fue confirmar esta ausencia. La moderación, la “socialdemocracia”, el triunfalismo dejaron indiferentes a los más. Y muchos finalmente no fueron a votar. La única diferencia significativa entre la campaña del 20 D y la del 26 J ha sido de grado, en el sentido de una campaña de partido, que sólo depende del partido y que cada vez encuentra menos elementos de resonancia externa. No es un problema exclusivo de la dirección de Podemos, sino de una lógica compartida por la “nueva política” dirigida exclusivamente a recuperar la representación. De hecho, se perdieron votos en todas las autonomías. Más de 200 mil en Andalucía y otro tanto en Madrid, que juntas acumularon el 40 por ciento de ese 1,1 millones de “votos ausentes”. Pero también se perdieron en las “confluencias”, donde la dirección de campaña dependía mucho menos de “Madrid” que de los activos locales: 130 mil en Valencia, 80 mil en Cataluña y más de 60 mil en Galicia, un aviso a los navegantes de que el legado municipalista no es eterno.


Durante este último año y medio Podemos ha prometido esencialmente dos cosas: que podía ganar las elecciones y que con el gobierno en su mano daría cumplida respuesta a las exigencias de cambio. La segunda promesa es siempre dudosa y, desde luego a tenor de algunas de sus manifestaciones locales, como Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, parece por completo desmentida. La primera ha funcionado como un narcótico para infinidad de gente, que por puro interés (porque querían formar parte de la industria de la representación), por necesidad de creer o por buena fe, pensó que este era el momento de la política profesional, de delegar en un grupo inteligente y capaz de desencallar lo que la “gente” no iba a ser capaz de hacer por sí misma. El domingo esa promesa se demostró, una vez más, falsa. Sin la “gente” y sin política que vaya más allá de los expertos y de la lengua de palo de los políticos profesionales no se ganan elecciones, no al menos si lo que se pretende es empujar un proyecto de cambio real.


El terremoto puede desencadenar nuevos seísmos. Puede abrir la guerra interna del partido entre los partidarios de Pablo y los de un Errejón que, a pesar de ser responsable principal de este fracaso, considera que esta es su hora. O puede, en el mejor de los casos, promover movimientos de cambio y reflexión interna que, siempre que no encallen en soluciones mágicas (como las superficiales de un cambio de dirección y discurso), quizás sirvan como un saludable revulsivo interno. Sea como fuere, todo el que no entienda que la radicalización democrática no encaja bien en los canales de la política institucional, en los partidos oligárquicos convencionales, en la adhesión incuestionable a las figuras carismáticas, volverá a recaer en las ilusiones del 26 J.


Desgraciadamente es muy poco probable que se recuperen la frescura y la mirada que hace apenas unos años era todavía el sentido común de aquella gigantesca ola de cambio, que un día como hoy de 2011 pensaba en ampliar y multiplicar lo que ya se había conseguido en seis semanas de acampadas en las plazas.


• Sociólogo e historiador, integrante de la Fundación de los Comunes. Autor de los libros Fin de ciclo. Financiarización, territorio y sociedad de propietarios e Hipótesis democracia. Tomado de Público.es. Brecha reproduce fragmentos de esa nota.

Publicado enInternacional
Domingo, 10 Abril 2016 07:15

“Antitrumpismo”

“Antitrumpismo”

He quedado tan horrorizado como cualquiera ante el estilo y el contenido de Donald Trump en su búsqueda por la presidencia de Estados Unidos. En ningún momento he estado tentado de ningún modo a brindarle mi apoyo. No es mi intención votar por él.


Pero hay algo que ocurre que debe explicarse. No se trata del trumpismo, sino del antitrumpismo. Las explicaciones para el trumpismo son virtualmente interminables. Nadie se las ha perdido. No quiero discutir aquí lo que da cuenta del trumpismo –tanto a nivel de su respaldo como por el hecho de que parezca ser un candidato de teflón. Cada vez que dice algo escandaloso y recibe críticas por ello, el resultado es que su aceptación en las encuestas crece, justo debido a las críticas.


Lo que no se discute tanto es el fenómeno al que llamaré antitrumpismo. Es por supuesto normal que haya quienes se opongan a la opción de un candidato particular. Lo que es inusual y merece una mirada más de cerca es por qué la oposición parece asumir un tono casi histérico, en el que hay la sugerencia de que la elección de Trump transformaría el mundo (o por lo menos Estados Unidos) fundamental y permanentemente.


Existe un grupo de republicanos de toda la vida que dice que la candidatura y acciones de Donald Trump ofenden tanto su sensibilidad moral que en ninguna circunstancia votaría por él. Si terminara siendo electo candidato de la convención republicana, se vería forzado a votar por otros que no fueran republicanos. Para algunos, esto significa que apoyarían en teoría una fórmula nueva que podría llamarse republicanos independientes, para otros significa la abstención (no votar por nadie), y para otros aun votar por Hillary Clinton.


Este grupo es posiblemente bastante reducido, aunque incluye a algunos prominentes republicanos conservadores, como los muchos asociados con National Review, por mucho tiempo considerada la publicación periódica que da voz a los neoconservadores. Este grupo considera la candidatura de Trump un desastre para el Partido Republicano, que puede resultar siendo un desastre de largo plazo.


Hay un grupo mucho más grande que insiste en que debe hacerse todo lo concebible para evitar que Trump reciba la nominación y considera también que una candidatura del empresario sería un desastre. Este grupo enfatiza menos la vergüenza moral de una candidatura de Trump que el impacto que tendría en la elección de un presidente republicano en 2016 y en la capacidad de los aspirantes republicanos para conseguir escaños senatoriales en una serie de elecciones muy apretadas, lo que comprometería su mayoría en el Senado.


Estas personas pueden encontrarse mayormente en la llamada corriente principal, el establishment del Partido Republicano. Como los que sienten una repugnancia moral, este grupo también piensa que una candidatura de Trump tendría un perdurable impacto negativo en el Partido Republicano, primordialmente por cambiar sus estructuras internas y su personal de posiciones clave. Este grupo está dividido entre quienes respaldan a Ted Cruz como aceptable, alternativo si bien menos que perfecto, y aquellos (un grupo menor) que respaldan a John Kasich. Cruz está, por supuesto, consistentemente más a la derecha que Trump, pero es mucho más predecible.


Entonces, ¿por qué la histeria? Yo pienso que claramente es porque Trump es en verdad un candidato que no está sometido al control del llamado establishment y que no sabe lo que realmente hará si llegara a ser presidente. Por ejemplo, al momento, existe mucho debate y preocupación acerca de la opción de un remplazo para Antonin Scalia en la Suprema Corte. ¿Quién sabe a quién seleccionaría Trump (y qué consejo, si acaso) solicitaría? Eso no sería cierto de ninguna otra persona escogida como candidato republicano.


Cuando estos críticos dicen que como candidato Trump transformaría el Partido Republicano en algo bastante diferente de lo que hemos visto hasta ahora, con toda seguridad están en lo cierto. Lo que sin embargo es bastante poco probable es que busque emprender la agenda del Partido del Té.


Consideren todas las insinuaciones que ha arrojado acerca de su real agenda. No pretende enviar tropas al terreno de ninguna parte. No pretende respaldar ninguno de los así llamados tratados de libre comercio. No pretende revocar la apertura diplomática con Cuba ni el acuerdo con Irán. Está en favor de una solución de dos estados para el caso de Israel y Palestina. No cambiará la seguridad social. No está terriblemente preocupado por asuntos como el del aborto. Su último exabrupto relacionado con castigar a quienes incurrieran en el aborto, y la presteza con la que se retractó al percatarse de la reacción negativa que evocaron sus comentarios, es una ulterior evidencia de lo poco que le importa ese asunto. Y tal vez lo más importante es que está abierto a incrementar los impuestos a los verdaderamente acaudalados. Cierren sus ojos por un momento y esto suena, sospechosamente, a Hillary Clinton.


Existe, por supuesto, una distinción real entre Trump y Clinton. La diferencia más grande es el uso incesante de una retórica antimusulmana, mientras Hillary Clinton construye su estrategia apelando no sólo a las mujeres, sino a las poblaciones no blancas.

La segunda diferencia es que Trump centra su discurso en torno al asunto de la inmigración, que apela en particular a los llamados demócratas reaganitas, que en su mayor parte son votantes viejos y blancos, sean desempleados o que tienen gran temor de convertirse en desempleados.

Hay una tercera diferencia. Siempre que algún periodista o inclusive un simpatizante lo cuestione en alguna de estas insinuaciones, trata de inmediato de cambiar de tema o de silenciar a quien lo cuestiona. O si no lo logra, hace un repaso de su agenda insinuada. Busca la nominación desesperadamente. Por tanto es muy inconsistente y muy pragmático. Pero precisamente es esto lo que preocupa al establishment. No saben en realidad lo que haría como presidente.


Entonces, el antitrumpismo tiene, de hecho, un fundamento racional. ¿Pero puede triunfar? Hasta el momento es muy poco probable que Trump fracase en conseguir la necesaria mayoría de votos para lograr la nominación republicana. ¿Qué ocurrirá en las elecciones? Falta por verse si es que, como candidato, Trump incomoda a los suficientes votantes tradicionales republicanos y entonces pierde su campaña contra el candidato demócrata y aquellos senadores republicanos en 10 estados, o que más bien atraiga más nuevos votantes a las filas republicanas como él mismo proclama.


¿Pero es la candidatura de Trump una catástrofe irrevocable para Estados Unidos o para el Partido Republicano? Esto me parece una gran exageración, sin importar lo que sienta uno acerca de Trump.


Traducción: Ramón Vera Herrera

Publicado enInternacional
Calidad de la educación y etapas de la transformación educativa en Venezuela. 200 ideas para seguir transformando la educación venezolana

1. Es mucho lo andado


El 28 de marzo de 2014 el Presidente Nicolás Maduro anunció el inicio de la Consulta Nacional sobre la calidad de la educación. El Vicepresidente para el área social Héctor Rodríguez recién había instalado una comisión nacional para llevar adelante esta iniciativa. Por su parte el Ministro del Poder Popular para la Educación Universitaria Ricardo Menéndez señaló que "Venezuela cuenta con todos los recursos necesarios para garantizar educación de calidad en el país, gracias a las políticas implementadas desde la llegada de la Revolución Bolivariana" (04-04-2014, AVN). Pareciera haberse configurado una voluntad política integral para avanzar en el debate sobre la calidad educativa en Venezuela, con carácter vinculante a las políticas públicas de la Revolución Bolivariana.


Esta iniciativa no es aislada, es necesario valorarla en el marco de las acciones y cambios que desde 1999 venimos adelantando para derrotar la peor de las exclusiones: la educativa. Mencionaremos tan solo algunas de ellas: la creación de las Escuelas Bolivarianas, la implementación del Programa Alimentario Estudiantil (PAE) para todas las escuelas públicas oficiales primarias y las subvencionadas, la puesta en marcha del currículo básico bolivariano, los liceos bolivarianos, la misión Robinson –que permitió derrotar el analfabetismo-, la Misión Ribas –para garantizar la prosecución y la inclusión en el bachillerato-, la Misión Sucre –que posibilitó ser el segundo país de ALC en matrícula universitaria- , la Misión Negra Hipólita para llevar a la educación a los niños(as) en situación de calles y los adultos en estado de abandono, la aprobación de una novedosa LOE, la colección de libros Bicentenario que coloca en las manos de millones de niños los textos escolares que antes tenían que comprar a las grandes editoriales, las canaimitas y las canaimitas universitarias para garantizar la inclusión tecnológica. Además de ello, la transformación de Tecnológicos y Colegios Universitarios en Universidades Politécnicas Territoriales, la creación de universidades nacionales como la UBV y la potenciación de otras como la UNEFA y la Simón Rodríguez (UNESR). La permanente atención presupuestaria a todas las universidades oficiales, sin distinción alguna, asimismo la dotación de bibliotecas y servicios estudiantiles en el marco de la creciente demanda por la expansión de la matrícula universitaria de 780.000 (1998) a 2.600.000 (2013). Estos son solo algunos elementos que evidencian lo productivo del camino recorrido.


En este sentido quiero destacar un aspecto y alertar sobre otro. El primero, reivindicar públicamente la iniciativa del Ministro Héctor Rodríguez de crear una instancia permanente de consulta con todos aquellos que han ocupado el cargo de Ministros de Educación. Esto fortalece y consolida una nueva cultura política institucional de entender la acción gubernamental como un proceso continuo. Qué bueno para el país que las experiencias de gestión de Héctor Navarro, Aristóbulo Isturiz, Adán Chávez, Jennifer Gil, Maryan Hanson contribuyan en esta nueva etapa. Todos ellos, al igual que los ex ministros de Educación Universitaria debieran formar parte, junto a individualidades, estudiosos del hecho pedagógico e instancias del poder popular, del Consejo Nacional de Educación que propuse en mi anterior trabajo. En el segundo de los casos, alertar respecto a un "discurso" que postula que hay que comenzar de cero. Ese planteamiento expresa claramente el propósito de avanzar en contrarreformas en el sistema educativo venezolano, que borren las conquistas alcanzadas durante el gobierno Bolivariano. Conquistas que fueron el producto del esfuerzo del Presidente Chávez por asumir como agenda de gobierno las exigencias y luchas del magisterio, los estudiantes y la población venezolana quienes por décadas combatieron en las calles para impedir cualquier ataque a los principios de una educación pública, gratuita, popular y de calidad. Si bien tenemos titánicas tareas por enfrentar en materia educativa, es mucho lo andado y debemos sentirnos orgullosos de ello.

 

2. Hablemos de frente


La revolución Bolivariana levantó el paradigma de la democracia participativa y protagónica, como sistema político que rompió con el secuestro de la democracia representativa en el capitalismo y procura conjurar el demonio estalinista en la propuesta socialista. Construir la nueva democracia implica un ejercicio permanente de diálogo, en medio del asedio conspirativo de la derecha y la tentación burocrática inmanente al aparato del Estado. El diálogo no solo se abrió paso como mecanismo de desarrollo del sistema político en las localidades sino que generó en las prácticas de planificación participativa, contraloría social y crítica revolucionaria, los elementos sustantivos de una nueva cultura política. Por ello, los bolivarianos siempre estamos dispuestos a dialogar, a conversar donde prevalezca la razón de los más débiles de siempre, nunca para ir contra los derechos y garantías sociales alcanzados en revolución. En ese sentido y orientación participamos en las I Jornadas Nacionales de Paz, Capítulo Educación, invitados por el Vicepresidente del área social Héctor Rodríguez. Agradecemos públicamente la invitación a la par que expresamos nuestra disposición a cooperar en esta dirección para seguir avanzando en la transformación de nuestro sistema educativo.

 

3. Las etapas de la educación en el marco de la revolución Bolivariana


La película de Akira Kurosawa (1910-1998) Derzu Uzala (El cazador, 1975) es un canto a la solidaridad, a la amistad. Una épica a la ética del buen vivir a través de la mirada ingenua del hombre siberiano que expresa la feroz contradicción entre la ciudad y el campo. Derzu le salva la vida al capitán y en su primera despedida solo le acepta la oferta de comida porque el dinero le resulta inútil. La ruptura de su equilibrio con la naturaleza, al matar al tigre, le obliga a refugiarse en la casa de su amigo en la ciudad, de la cuál debe marcharse para recentrarse en el bosque, el lugar al cual pertenecía. Cada quien decide su lugar de enunciación y un papel que jugar en cada momento histórico y realidad concreta. Como Derzu la Revolución Bolivariana tiene sin equívocos un compromiso con los pobres, los desheredados de siempre, con los trabajadores. A veces las organizaciones sociales, populares, sindicales y magisteriales del proceso pecan de ingenuidad, pero con la inocencia propia de la otra política, no la que se ejerce para engañar, sino "para hacer posible lo imposible" (Harnecker, M., Bonilla y El Troudi, 2004).


Desde 1999 el pueblo dejó de sentirse un arrocero en las fiestas del conocimiento, la educación y el sistema escolar. Todo este cambio forma parte de un proceso de resistencias y logros con el cuál empalmamos los Bolivarianos. En esta oportunidad quiero trabajar en la dirección que solicitó el Presidente Maduro de periodizar la revolución Bolivariana en cada uno de los campos. En este sentido considero que son tres las grandes etapas de la revolución Bolivariana en materia educativa, a decir: (a) Resistencia (1983–1998/2004/); (b) Inclusión Educativa (1999-2013); (c) Calidad Educativa (2014 - ). Veamos.

 

(a) Resistencia (1983–1998/2004/): la revolución democrático burguesa de 1958 requirió de un acuerdo de gobernabilidad entre la burguesía venezolana y los partidos políticos que monopolizaron el control del aparato del Estado (AD, COPEI y URD). El llamado Pacto de Punto Fijo, básicamente estableció unos acuerdos para la distribución de la renta petrolera, criterios de gobernabilidad y reglas para resolver las diferencias. Este acuerdo, en el marco de luchas populares, insurgencias revolucionarias, resistencias magisteriales y confrontaciones estudiantes, funcionó como sostén del orden. El llamado método tripartito entre Fedecamaras, la CTV y el gobierno de turno lograba arbitrar las contradicciones entre el capital y el trabajo. En ese marco se contempló la ampliación de la matricula educativa en los sesenta y setenta para responder al intento de industrialización del capitalismo criollo de ese momento. El boom de los precios del petróleo de los setenta imprimió una nueva dinámica, profundizando el rentismo y sustituyendo definitivamente la incipiente producción nacional por importaciones en dólares petroleros. Esta nueva realidad produjo la consolidación y creación de nuevas franjas de burguesía importadora, muy vinculadas a un nuevo estamento político que comenzaba a hacerse visible en los partidos políticos del puntofijismo. A ello se suma la muerte de Rómulo Betancourt (1981), la disminución del poder de veto y negociación de Jóvito Villalba, (URD,1908-1989) y las pugnas internas en COPEI por parte de los delfines de Caldera (1916 – 2009), caracterizando la inminente ruptura del Pacto de Gobernabilidad. Este Pacto entra en fase terminal el 18 de Febrero de 1983, con el llamado viernes negro. Las pugnas interburguesas y de la partidocracia por el control de la renta petrolera, cuyos precios habían caído, encuentra su correlato en el inicio de un nuevo ciclo de luchas del pueblo venezolano. Mientras el magisterio, los estudiantes, los universitarios salían a luchar contra los primeros rasgos de la ofensiva neoliberal en educación, la clase política y la burguesía crearon la Comisión para la Reforma del Estado (COPRE, 1985-1994) como instancia que recreara el Pacto de Punto Fijo o generara uno nuevo, que expresara la nueva realidad. Intento fallido como lo evidenció la revuelta estudiantil de 1987, el Caracazo (1989), las huelgas del magisterio y los profesores universitarios (1990-1992), la insurgencia militar (4F y 27 N de 1992), las luchas obreras contra las privatizaciones (90s) y la abrupta caída del poder adquisitivo de los salarios. Esta crisis de gobernabilidad continuaría incluso en los primeros años del gobierno del Presidente Chávez, eclosionando en dos nuevos intentos de la burguesía por controlar la renta petrolera: las militares e insurreccionales en 2001 y 2002 y, la política en 2004. La derrota de la burguesía en el plano militar (2002) y político (referéndum 2004) cierran el ciclo de la crisis de gobernabilidad abierta en 1983. A partir de 2004 se establece un nuevo consenso de gobernabilidad de la revolución bolivariana, cuyas características y alcances escapan a este trabajo. Entre 1983 y 1998/2004 presenciamos lo que denomino el periodo de resistencia educativa contra la privatización, la mercantilización educativa y el deterioro jurídico e institucional de la educación como un derecho humano.

 

(b) Inclusión Educativa (1999-2013): Como señalo en el apartado anterior, la crisis de gobernabilidad derivada del puntofijismo seguía presionando en los primeros años de este periodo. Es solo a partir de las derrotas al golpe de Estado de Abril de 2002, las subsecuentes conspiraciones en ese sentido y la contundente victoria electoral del Chavismo en el referéndum de 2004 que logramos entender las potencialidades pero también los límites de la institucionalidad heredada, dando paso a las misiones educativas. Durante todo este periodo la acción educativa se centró en la incorporación de toda la población residente en el territorio al sistema escolar. Esta orientación se concretó por tres vías (1) renovadas políticas públicas a través de la institucionalidad heredada (currículo Bolivariano, escuelas bolivarianas, simoncitos, liceos bolivarianos, canaimitas, colección de libros de textos, etc.); (2) Misiones educativas que rompen con el molde burocrático de la institucionalidad y (3) la cooperación internacional, especialmente en el marco del ALBA y con Cuba. Los resultados de este trípode son contundentes: derrota del analfabetismo, ampliación significativa de la matrícula universitaria (reconocida por UNESCO) y universalización del acceso a las TIC, entre otros. En mis libros Educación, Ruralidad y Cambios (2004), Reforma Educativa, Poder y Gerencia (2005) y Debates educativos para el cambio (2006) inicio este recorrido con detalles. En un artículo por separado complementare el esfuerzo.

 

(c) Calidad Educativa (2014 - ): es el periodo que se inicia con la designación de los nuevos ministros de educación (MPPE y MPPEU,2014) y la decisión del Presidente Maduro de impulsar una gran consulta sobre la calidad de la educación. Siendo justos y precisos, este esfuerzo tiene antecedentes muy importantes en la gestiones de Yadira Córdova, Pedro calzadilla, Héctor Navarro y Aristóbulo Isturiz quienes abiertamente y en distintos momentos se refirieron a la importancia de la calidad de la educación. La actual convocatoria a una consulta nacional, no debería significar la disminución de los esfuerzos de inclusión que se venían haciendo, sino la disposición a centrar el foco en la elevación de la calidad de los procesos educativos institucionales y de las misiones. Este debate, implica un momento estelar en el cual la integralidad, la totalidad del fenómeno pedagógico debe ser analizado, potenciado y/o direccionado. A mi juicio es el debate más importante de esta década en materia educativa.

 

4. Saltando en el trapecio


Las escuelas granjas siguen siendo una hermosa experiencia de inclusión educativa. Hace años, presencie en una escuela granja rural de primaria un incidente que aún hoy recuerdo. Eran las 1 y 30 pm y ya, los niños(as) habían almorzando y corrían por los pasillos, jardines, canchas y cualquier espacio abierto de la escuela. Cuanta energía acumulada tienen a esa edad; saltaban, lanzaban pelotas al aire, gritaban a los cuatro vientos. Otros, los menos, comían de los frutales: guayabas, mangos pomarrosas o naranjas. En fin una escuela viva. Sonó el timbre para la formación y uno a uno fueron llegando al patio ubicado frente a la oficina del director, para ordenarse e ir a las actividades académicas, deportivas y de trabajo productivo de la tarde. Manuel –el subdirector- observó como un niño se había trepado a una mata de mango y sentado en una de sus ramas bajas terminaba de comerse un mango. Y entonces, micrófono en mano, con un tono amable señaló: "el niño que está en la mata de mango bájese inmediatamente e incorpórese a la formación". Era un árbol tupido de verdes hojas y cargado de frutas. El niño bajo del árbol y corrió a la formación. Pero detrás de él comenzaron –literalmente- a caer, uno, dos tres... seis, siete, niños más, como si un ventarrón los hubiese lanzado del frutal. Unos al caer permanecían parados, otros rodaban por la grama con sus caras plenas de la tinta del mango. Era imposible verlos desde donde estaba Manuel, pero allí habían estado comiendo mangos también. Así es la realidad educativa, mucho más compleja que lo percibimos a simple vista, pero las consecuencias de cualquier decisión que tomemos siempre beneficiaran o sufrirán los sujetos principales de la educación: los niños, niñas, adolescentes y adultos; seres humanos que tienen sus esperanzas cifradas en la escuela/universidad.


No todo está por hacerse. Hay importantes experiencias pedagógicas en desarrollo en todo el país, que deben ser inventariadas y valoradas. Tal vez solo alcancen a evidenciar logros parciales, pero no por ello deben ser desechadas, al contrario sistematizadas para ponderar los alcances y contribuir a la mejora de todas su dinámicas. Por ello la relevancia de la mirada desde el espacio concreto que se quiere transformar: la escuela/universidad. No es lo mismo hablar de la educación y su transformación desde unos referentes simplemente teóricos, que desde una necesaria combinación teoría-praxis. Estos elementos y la identificación de lo sustantivamente pedagógico deben orientar todas y cada una de las consultas.


Si uno estudia, muchas de las preguntas de PISA –sobre lo cual volveré en otro trabajo- es imposible dejar de sorprenderse por la orientación de consultas de satisfacción al cliente/usuario y de vinculación del mercado/consumo con la formación. Hay que estudiar en detalle, tanto nuestras experiencias de consulta como aquellas de las cuales hemos decidido tomar distancia, pues de ambas aprendemos para no repetir errores. Por ello, la consulta nacional debe guardar distancia de las preguntas orientadas a una simple satisfacción al cliente o de adaptación a los entornos laborales y el consumo académico. La consulta en buen medida prefigurará la dimensión de los resultados finales.


Trabajar en la calidad de la educación requiere una visión precisa de la totalidad y las particularidades del fenómeno educativo y del hecho escolar; capacidad y disposición para aceptar las denominadas buenas prácticas pedagógicas y plantearse su potenciación en un marco de compatibilidad y complementariedades; así como un marco conceptual preciso acerca de dónde queremos ir. Ese marco no es otro que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, La LOE y el Plan de la Patria, valorados desde la centralidad pedagógica.


En la oportunidad que fui a una función de circo en los Andes venezolanos, en cuya presentación no desfilaban animales a hacer tristes espectáculos sólo posibles por su condición de presos, forzosamente domesticados y obligados a actuar, al final cuando las puertas se abrieron y las luces comenzaron a apagarse me acerqué a uno de los trapecistas. Había saltado de un lado a otro del escenario sin protección alguna en el suelo. Se columpiaba de un lado a otro, saltando de trapecio en trapecio como si fuera un Peter Pan. Quería saber cuál era el "truco" o el por qué de su osadía. No recuerdo el nombre del acróbata pero ante mi pregunta el me sonrió e invito a acercarme al trapecio que aun se balanceaba. Y me dijo: -son cuatro los trucos. El primero, debe gustarte hacerlo y tener plena conciencia de los riesgos que esta actividad tiene. No se trata de saberlos sino de tener plena conciencia de ello. Segundo, practicar muchas horas todos los días y tomar nota de los errores. Trabajar las fallas y mejorar los éxitos. Tercero, conformar un buen equipo técnico de apoyo sobre el cuál confiar el desempeño. Mira el trapecio –me dijo acercándose a uno y tomándolo- solo un buen armado del mismo garantiza que no se desarme o tenga inestabilidad ocasionando una tragedia. La gente que arma esto sabe que un buen trapecio no solo depende de la calidad de los materiales sino de la destreza con la cual se entrelazan, se tejen las eslingas y los mosquetones. Cuarto, aprender en qué momento se cambia de dirección. Y por supuesto, hasta que no se domina plenamente el arte, ensayar muy cerca del piso o con una red de protección. El magisterio venezolano es sabio y diestro en materia de cambios educativos, construyamos con ellos cada uno de los elementos de nuestro trapecio: las didácticas generales y específicas, los currículos procesuales, la planeación compartida, la gestión democrática de los centros escolares, la evaluación de procesos, la relación con la comunidad y el proyecto de país, el horizonte liberador que borre los modelos educativos que promueven la sumisión, la obediencia y la dominación. Todos ellos unidos, amarrados perfectamente por la pedagogía y el pensamiento crítico.

 

5. Quitándonos el velo de alquitrán en la mirada: el sistema educativo


La naturaleza "objetiva" de Hellboy (1994), es ser un demonio cuya maldad destructiva está representada por sus cuernos. Sin embargo, el personaje de Mike Mignola (1960- ) desarrolla una conciencia plena de sus posibilidades creativas a través del proceso de educación que resulta de su interacción durante años con el doctor Trevor Bruttenholm. Más allá que la historia estimula la dicotomía entre el bien y el mal y la yuxtaposición de la superchería con la ciencia, dándole un aire gnóstico al nazismo, la ruptura de sus cuernos por el propio personaje representa el triunfo de la subjetividad en su relación con el contexto, en la conformación de la personalidad. Lo que hace diferente a Hellboy es su apropiación del contexto afectivo, la naturaleza de su aprendizaje científico, el acceso a los elementos de la cultura humana, más allá de la escolaridad.


Es muy importante distinguir educación como proceso complejo de la realidad de las dinámicas inherentes al aparato escolar. Cuando hablamos de educación nos estamos refiriendo a los valores, a la moral contingente, a la estructura de funcionamiento social, imaginarios, cultura; conocimientos que se reciben en la familia, la comunidad, los grupos religiosos, los clubes deportivos, los espacios sociales de encuentro, la televisión, los videos juegos, las Tecnologías de la Comunicación y la Información (TIC), la literatura, la cultura local, las expresiones artísticas, los partidos políticos y el propio aparato escolar.
Sin embargo, cuando hablamos de calidad de la educación pareciera que nos centramos más en lo escolar y no es así. Al trabajar los cinco niveles (ver calidad de la educación del I al VI, del autor), estos tocan no sólo el fenómeno escolar sino el educativo en general. De allí la importancia de una consulta nacional que abra paso a la transformación progresiva o rápida, según sea el caso, de todos los elementos internos y externos al aparato escolar que inciden o coadyuvan a una autentica calidad educativa.


6. La autentica "cajita feliz" El Sistema Escolar


Como en "La Liberte" (60´s) de George Moustaki (1934-2013) el gran desafío de toda escuela/universidad es "ayudar a largar amarras". Escuchando al cantautor, escritor y artista recientemente fallecido uno capta en cada una de sus letras el drama que va implícito en ganar la libertad, en una sociedad mundial panóptica, carcelaria y explotadora. Sociedad que ha logrado llevar a millones de seres humanos a la educación en las aulas, mientras otro tanto no tiene acceso siquiera a agua potable. Paradojas del "mundo civilizado", de la "civilización" neoliberal. El grito libertario de Moustaki se redimensiona hoy en la angustiosas denuncias de Snowden presentando un renovado desafío para la educación sobre los "limites" del control y la libertad en el capitalismo globalizado.


El auge de las tecnologías de la comunicación y la sobresaturación informativa generan la disyuntiva a la escuela/universidad de ser escenarios que contribuyan a la formación integral de la personalidad y fuente cierta de aprendizajes ó simples "ocupadores" del tiempo útil para niños(as) y jóvenes en tanto logran ser parte de la maquinaria productiva del capitalismo globalizado. Mientras a escala mundial la expectativa social sobre la escuela/universidad como lugar de enunciación de una nueva sociedad de justicia social, democracia económica y libertad sigue siendo importante, los resultados de las reformas neoliberales cada vez son más cuestionados.


En Venezuela incluimos en la estructura, definiciones y tareas del aparato escolar a la educación inicial (maternal y preescolar), ampliamos significativamente la matrícula –aunque tenemos retos y tareas para alcanzar cobertura del 100%- y estamos llegando al momento de las particularidades, de la integración dialéctica entre lo general y lo particular. El debate de la calidad educativa debe servirnos para re-pensar las aspiraciones e indicadores de logro que se tienen no sólo por niveles, modalidades y etapas, sino incluso por grados para cumplir con las aspiraciones sociales de un perfil del egresado, como está contemplado por la CRBV (1999) y la LOE (2009). Una vez reordenados será posible establecer indicadores para avanzar en las evaluaciones de calidad educativa.


En mi caso apuesto por la simplificación curricular en esta labor. Debemos romper con la lógica capitalista de "acumular" –en esta oportunidad contenidos- como indicadores de logro. En consecuencia pareciera que una escuela/universidad es mejor si su currículo es más extenso. El currículo no es el centro de la actividad educativa, sino un componente, importante como los demás, de la Pedagogía y ésta a su vez de un Proyecto Político-Pedagógico. Pensar los procesos escolares en la dialéctica entre la totalidad y la especificidad debería ser el sello epistémico del debate sobre la calidad educativa. Si nos aproximamos a la escolaridad desde una perspectiva fragmentada seguramente tendremos un "bonito" currículo que presentar, unos recursos para el aprendizaje novedosos, unas propuestas evaluativas y didácticas técnicamente impecables, modelos de gestión democrática de los centros de trabajo; todo esto sólo crearía grandes expectativas pero no revolucionarían el aparato escolar. Por ello, la idea de consulta nacional sobre la calidad de la educación, de cara a todo el país, resulta tan potente, como convergencia de múltiples miradas sobre el hecho pedagógico que posibiliten el camino para un cambio estructural del mismo. En esa dirección todos los ciudadanos(as) debemos sentirnos convocados para lograr los necesarios consensos en esta materia.


Al referirnos al sistema escolar, lo hacemos no como la "cajita feliz" que quiere el capitalismo para adoctrinar y homologar ciudadanía a consumidores, sino como un espacio para la construcción de ciudadanía plena, capaz de entender y actuar en una sociedad en transformación con un horizonte emanciapador. En este sentido es imposible no referirnos a elementos concretos que potenciarían este propósito de identidad en la escuela/universidad; uno de ellos el arte.


Armando Reveron (1889-1954) es uno de los pintores emblemáticos de Venezuela. Su obra es de interés mundial a la par que forma parte de los elementos artísticos que configuran nuestra identidad como pueblo y nación. Sin embargo, difícilmente nuestros hijos y alumnos podrán observar directamente su obra en conjunto. Aún es poco lo que hemos hecho para recuperar la obra de este artista plástico, cuya apropiación por terceros forma parte del saqueo cultural que se le ha hecho a Venezuela a través del tiempo. Tal vez los más afortunados puedan llegar a visitar el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York y, mientras evidencian lo que es un imperio cultural que saquea la producción artística de todos los países que ha colonizado, logren ver y captar la grandeza de la obra de este artística, ya sea en sus trabajos con el negro o en el periodo blanco.


La calidad de nuestra educación y de nuestro sistema escolar está muy asociada al rescate de la identidad nacional y la re-armonización de cada uno de sus componentes. Armando Reveron y su obra nos pertenecen a todos los venezolanos, quien junto con Alí, Simón Díaz, Mateo Manaure, entre otros tantos, expresaron formas particulares y síntesis de la mirada venezolana de nuestra realidad.


Para los opositores educativos, para la derecha educativa venezolana lo que hacemos quieren convertirlo en el drama de "La nave va" (1983) de Federico Fellini (1920-1993), llevando las cenizas de una diva para lanzarlas al mar; en el cual, al final el barco se hunde. Al contrario de la metáfora de Fellini la revolución Bolivariana, en documentos públicos como el primer plan socialista y ahora en el Plan de la Patria (2014.2019) plantea con fuerza el tema de la identidad nacional en cuya dirección se han realizado múltiples acciones que garantizan que el barco de nuestro proyecto como sociedad nuestramericana arribe exitosa a su destino. Tarea que no debemos abandonar pues con ello abriríamos paso a las contrarreformas educativas que plantea el capital.

 

7. Enseñanza Aprendizaje


De donde viene esa moda de la ruptura entre enseñanza aprendizaje? Identifico dos grandes lugares de enunciación, paradójicamente colocados en las antípodas del pensamiento. Primero, la mala interpretación de las opiniones de Marx (1818-1883) sobre los límites de la enseñanza como adoctrinamiento o simple repetición memorística de contenidos y conceptos y; segundo, el modelo de educación de las llamadas escuelas democráticas del modelo Sudbury que plantean el aprendizaje sin maestros.


Más adelante cuando analicemos la educación desde la perspectiva socialista, trabajaremos con mayor amplitud y detalles el pensamiento educativo de Marx. En este momento sólo me interesa destacar que el filósofo Alemán hizo una crítica mordaz contra lo que décadas después Paulo Freire (1921-1997) llamara la educación bancaría. Como diría mi madre, Marx criticó la educación a caletre porque solo sirve para formar borregos, quienes repiten como loros -a lo cual le agregaría- sin tener capacidad crítica de analizar el conocimiento en su dialéctica teoría-práctica.


En ningún momento Marx planteo que no había una dialéctica entre la enseñanza y el aprendizaje. El se focalizó en la crítica a una educación que desvinculaba la enseñanza de conceptos, contenidos, saberes, praxis en el mundo material del trabajo. Marx se refería fundamentalmente a la educación de los trabajadores (as).
Esta "confusión" ha llegado hasta nuestros días, expresada en la máxima que he mencionado y sobre la cual he tomado distancia, que señala que "nadie enseña a nadie". El propio Paulo Freire se vio obligado a aclarar al respecto, puntualizando que para que ocurra una educación liberadora se requiere un maestro que enseñe, que sepa enseñar. Freire dice: "enseñar hace parte del proceso más grande (de la educación) conocer y enseñar implica necesariamente aprender. (...) el educador tiene que educar, el profesor tiene que enseñar y el educando tiene que aprender. La cuestión es saber cómo se dan estas relaciones de tal manera que sea una práctica democrática" (https://www.youtube.com/watch?v=amA_xoBh4f4).


En consecuencia, dentro de las estrategias para la calidad educativa, partiendo de la centralidad pedagógica y la comprensión de la educación como un hecho político, es muy importante revalorizar la relación entre enseñanza aprendizaje con sus implicaciones en la formación docente, las didácticas, el currículo, la evaluación, la planeación, entre otras. Es urgente superar este bache que solo sirvió para generar vergüenza de enseñar entre los educadores. Claro está, entendiendo la enseñanza en una perspectiva pedagógica emancipatoria.


El segundo de los argumentos surge de un modelo capitalista (educación privada) que postula que la educación y la política no tienen nada que ver. La primera de estas escuelas Sudbury (1968) fue creada en Massachusetts, Estados Unidos como alternativa desde el capital a las presiones del magisterio, los estudiantes y la sociedad por mayor inversión pública en la educación y reformas sustantivas de los sistemas escolares. Estas escuelas se extendieron a Europa, Japón e Israel, existiendo aún unas docenas de ellas.


Escuelas para privilegiados donde se postula el rompimiento del concepto de clase, se cuestiona el principio de autoridad de los adultos, fundamentalmente los educadores, se desarrollan modelos de evaluación y gestión flexibles. Hablemos claro, son escuelas para niños(as) y jóvenes con grandes posibilidades de acceder a un mundo cultural, tecnológico y de aprendizajes muy variado y rico en sus casas y entorno, a quienes no les interesa la estructura cognitiva de orden, secuencia, procesos, resultados.


Al atacar la enseñanza lo que se cuestiona con fuerza es a los pedagogos. A partir de ese enunciado los neoliberales se preguntan: ¿para qué gastar dinero público en la formación de maestros?, o ¿par qué garantizarles un salario digno a su ejercicio profesional, si no son imprescindibles y su papel se reduce a ser simples cuidadores?


Los limitados resultados de la experiencia Sudbury –si es que los hay, solo he conseguido referencias parciales- han sido ampliamente difundidos por la industria cultural y comunicacional del capitalismo. Se continua propagando su "paradigma" de auto aprendizaje en una "casita feliz" con nombre de escuela/universidad.
Fíjense ustedes que la enseñanza fue atacada desde los dos flancos más importantes, desde las perspectivas tanto "seudosocialistas" como capitalistas, con el irrefutable propósito de atacar a la docencia y con ella la educación pública, gratuita y de calidad como un derecho humano fundamental y conquista de la humanidad.
Por ello, reiteramos que sin la relación dialéctica y emancipadora entre enseñanza y aprendizajes, lo que estamos es atacando la existencia de la educación pública, de la escuela, de la universidad. Es urgente aclarar esto y reflejarlo en los discursos de nuestras comunidades, políticos y decisores para apuntalar desde este campo el esfuerzo del gobierno Bolivariano en materia de calidad educativa.

 

Caracas, Abril de 2014.

Publicado enInternacional
La esperanza se construye  transformando la realidad

El mensaje a la infancia y adolescencia NO puede seguir siendo “Bienvenidos pero han llegado a un barco a punto de naufragar”


 

Formamos parte de una crisis del planeta, de la civilización, del desarrollo, del país, de cada territorio local


 

Una particularidad de esta crisis es que el planeta dejó de ser un mero escenario y reclama su papel como actor


 

El planeta y cada territorio exigen ser oídos por las buenas o por las malas al tomar decisiones que los puedan afectar


 

“En peores cañadas me ha cogido la noche”, decía ARGOS (Roberto Cadavid)


 

Por peores crisis ha pasado la Vida y ha logrado sobrevivir. Gracias a eso estamos nosotros hoy aquí


 

Más allá de toda mezquindad, los seres humanos también somos expresiones de las ganas que tiene el Cosmos de vivir


 

La Vida está hecha de agua y el agua es invencible. Los seres humanos debemos aliarnos con el agua, nuestra esencia vital


 

La esperanza se construye transformando la realidad


 

Participar NO ES TENER una parte sino SER expresiones activas de los procesos de transformación


 

Niños, niñas y adolescentes deben reclamar su derecho a participar en decisiones del presente y del futuro que van a liderar


 

Alguien dirá: ¿Los niños y niñas cómo? ¿Con qué?

Pues con su condición de vida que comienza y que está dispuesta a vivir bien


 

Hay que conocer la Historia pero no sólo del país: también del planeta y de la Vida de la cual somos resultado y expresión


 

Debemos conocer y sentir esa Vida que somos y con la cual nos tenemos que aliar


 

Nuestro desafío no es “salvar el planeta”, que se salva solo, sino ganarnos el derecho a seguir siendo parte de él


 

La Constitución dice: Colombia es una República democrática, participativa y pluralista. Eso no nos lo dejamos quitar


 

 La transformación de nuestra relación con la Tierra comienza en el pedacito de planeta del cual somos parte


 

“Pensar globalmente y actuar localmente”, sí. Pero también pensar y sentir el planeta desde cada territorio local


 

La participación no se puede reducir a un trámite puntual. Participar es una manera de existir


 

El Derecho a la Participación ya está en la Constitución Nacional. Para que no sea letra muerta hay que ejercerlo de verdad


 

No podemos seguir viviendo en función de pesadillas ajenas. Tenemos que convertir nuestros sueños en realidad

Link: http://teologiadefractales.blogspot.com/2012/04/america-del-sur.html


 

“Si no nos dejan soñar, no los dejamos dormir”, grafiti en un muro de Popayán

 

El mejor mensaje de Esperanza a niños, niñas y adolescentes es apoyarlos para que ejerzan su Derecho a Participar

 

Participar no es imitar los errores de las generaciones anteriores sino construir un futuro en el que sea posible la felicidad

 

En las próximas elecciones también se decide si se fortalece la Vida o se apoya su destrucción. Toca votar con responsabilidad

 

O nos aliamos expresamente con los procesos de la Vida o nos ponemos al servicio de su destrucción

 

Verdadera democracia, verdadera participación: herramientas para el fortalecimiento de la Vida a nivel nacional y local

 

No se trata de jugarnos la vida sino de jugárnosla toda en favor de la Vida

 

Ninguna crisis es meramente coyuntural: todas son “nudos” en procesos de largo plazo que debemos comprender

 

Los enfoques de sistemas y procesos son necesarios para no dejarnos agobiar por las crisis puntuales

 

La mejor educación es la que nos da herramientas para participar en la transformación de la realidad

 

Reconocernos como eslabones de la Vida en la Tierra. No permitir que los poderes abusivos nos quiten el derecho a la felicidad

 

Para alimentar la Esperanza debemos aprender del agua, del suelo, de la gente y demás seres que encarnan la fortaleza vital

 

Hoy tenemos instrumentos que nos permiten ver el Cosmos cara a cara. Pongámoslos también al servicio de la solidaridad

 

Democracia es la posibilidad de que las partes unidas transformen el Todo en beneficio de la Vida y del interés general

 

Cuando se tienen unos propósitos éticos firmes, “se hace camino al andar”

 

Si no sabemos al servicio de qué o de quién caminamos, cada paso nos puede acercar a la fatalidad

 

Cuando la razón convencional no deja salidas, aferrémonos a la berraquera con que la Vida le imprime a la Tierra su vitalidad

 

Bienvenidos niñas, niños y adolescentes a este momento en el cual decidimos el futuro de nuestra especie en la Tierra

 

Erróneamente llamamos “malezas” a todas las especies que no se dejan imponer un orden autoritariamente convencional

 

Distingamos cuáles de esas “malezas” son en realidad “buenezas” de las cuales debemos aprender

 

Fortalezcamos en nosotros el entusiasmo vital de las especies que se niegan a dejarse exterminar

 

No soy un “falso positivo” que se niega a reconocer la gravedad de la crisis actual

 

Me aferro a la confianza en que la Vida ha enfrentado peores desafíos y ha sido capaz de triunfar

 

Padre Nuestro Sol que estás en el cielo; Madre Nuestra Tierra que estás en nosotros, dennos energía y sabiduría para seguir

 

Del helecho al pecho. Que el viento lleve estas esporas de “Esporanza” hasta que encuentren suelos fértiles para germinar

Publicado enEdición Nº200
Medellín: entre la innovación y la fragmentación

The Wall Street Journal, City Group y el Urban Land Institute dan a la Capital de la Montaña el título de "La Ciudad más innovadora del año" y mencionan que es "ciudad con potencial para el éxito duradero". Su transformación urbanística desde Villa a Ciudad, tiene explicación por: la elaboración de propuestas de planeación, el cambio de su vocación económica –sin atender las angustias populares–; el aumento de ingresos estatales por la expansión de las Empresas Públicas de Medellín, y por el rastro de la lucha social y su parcial efecto en la acción de diferentes administraciones por mejoras de las condiciones de hábitat de la Ciudad.


Medellín exhibe en su desarrollo urbano actual, una privatización de los servicios urbanos, una oferta de espacios monumentales privilegiados, una fragmentación que excluye a gran parte de su comunidad a los beneficios de la ciudad y un control territorial de actores armados.

 

En el desarrollo urbano de Medellín, el interés del sector privado ha tenido un lugar protagónico, en sus procesos de planeación y ejecución. Al respecto, cabe mencionar el papel de la Sociedad de Mejoras Públicas y de algunas personas pertenecientes a la elite de la ciudad, que en 1913 lideraron un proceso denominado "Plano de Medellín Futuro". En 1934 el urbanista, de origen austriaco, Karl Brunner estuvo en la ciudad y sugirió al Concejo la necesidad de realizar un Código de construcción de viviendas y urbanizaciones, establecer una zonificación de la ciudad, asimismo, propuso un trazado de vías para comunicar los distintos sectores y contar con un plano con el requisito de actualizarlo cada cinco años.

 

En 1948, uno de los arquitectos urbanistas más connotado de la época, José Luis Sert, mencionó que1: "Estamos recibiendo un contrato maravilloso para el plan maestro para la ciudad de Medellín en Colombia; 275.000 habitantes, ligeramente más pequeño que Zurich y es la ciudad de más rápido crecimiento en el sur del continente después de Sao Paulo". Este estudio, elaborado por medio de una iniciativa público-privada, fue entregado en 1950 y en la rueda de prensa Paul Lester Wiener, socio de Sert, mencionó:2 "Cuando este plan se realice en su totalidad, dará comienzo a los trabajos que van a llevar algún tiempo, pero que le permitirán a Medellín ponerse a la cabeza de las ciudades más importantes de Suramérica." Y aunque, por razones políticas y de violencia generalizada del país, este Plan no se realizó completamente, gran parte del desarrollo actual de la ciudad tuvo origen en propuestas como la movilidad a partir del eje estructurante que es el Río Aburrá y la necesidad de proteger las laderas con un cordón natural.

 

A la postre, fruto de concertaciones y alianzas público-privadas-comunitarias, la ciudad cuenta con Proyectos Urbanos Integrales (PUI), un sistema de transporte masivo público en proceso de expansión y en consolidación, una red de colegios de calidad, un sistema de parques bibliotecas, en fin, una serie de propuestas urbanísticas que llaman la atención de la comunidad internacional. En todo caso, es necesaria una reflexión sobre el desarrollo urbanístico en Medellín visto desde las teorías de fragmentación urbanística3 y en particular desde el derecho a la ciudad.

 

Paso de una villa a un conglomerado urbano

 

Esta ciudad cuya fundación fue el 2 de noviembre de 1675, comenzó con 280 familias y 3.000 personas dispersas en el Valle4. En sus inicios, su población era migrante en busca de mejores tierras, y se alojó en el valle y empezó a dominarlo. Desde ese momento las autoridades pensaron cómo necesitaban el desarrollo urbano y, para tal fin, emitieron las primeras normas relacionadas con el embellecimiento del poblado y el diseño de las vías.

 

Aunque en sus primeros años, Medellín dependía mucho de las decisiones de Santa Fe de Antioquia, tal circunstancia no fue un impedimento para crecer como poblado y construir centralidades comerciales, tales como el Parque de Berrío. De igual modo, a establecer líneas de conexión de movilidad alrededor del Parque y construir iglesias católicas. El desarrollo urbano de Medellín estuvo marcado por la expansión comercial y la religiosidad católica de quienes habitaban sus pequeñas manzanas. Una pujanza comercial que hizo aparecer los bancos a finales del siglo XIX.

 

Igualmente, en este período, con la aparición del Colegio del Estado (más tarde, Universidad de Antioquia), empezó a funcionar el sistema educativo, con expansión en la Escuela de Artes y oficios y una serie de colegios privados.

 

A principios del Siglo XX en 1.905, Medellín contaba con 60.000 habitantes5, una población que creció a causa de un notable proceso de industrialización, bajo el impacto y liderazgo de las textileras Fabricato y Coltejer, y también, por la fundación y el establecimiento de industrias alimenticias y otras. Esta tendencia alcanzó reflejo en el urbanismo y en la consolidación de los barrios "obreros", en terrenos cercanos a las fábricas. Otras características todavía predominantes son: la ocupación de las laderas por parte de la nueva población migrante y la ocupación de la burguesía de los mejores lugares, es decir, cercanos a los mejores servicios urbanos.

 

La presión por la vivienda llevó a que la institucionalidad pública impulsara procesos de residencias populares y, paralelamente, a que el sector inmobiliario adquiera terrenos para ofrecer soluciones residenciales a crédito, como es visible hasta hoy.

 

La Ciudad de Medellín es fruto del mestizaje y de población migrante, que con su espíritu comercial y religioso se encaminó en la aventura de dominar el Valle de Aburrá y crear una Villa que mediante el empuje comercial e industrial, con un rol protagónico del sector privado y con el empleo de instrumentos de planeación adoptados por la institucionalidad municipal, ha logrado crecer y consolidarse como un gran conglomerado urbano.

 

 

Medellín actual

 

Con el fin de realizar una lectura crítica de la situación actual en relación con su desarrollo urbano, es necesario mirar primero las últimas décadas del siglo XX y la primera del actual.

 

Medellín sufrió una dura embestida por parte del narcotráfico, generando una variación cultural, muertes, miedo y desesperanza; también un aumento en viviendas y lugares suntuosos, construidos por el efecto de estos nuevos actores. Igualmente, fruto de los procesos de paz, Colombia cuenta con una nueva Carta Constitucional que entre otros derechos enuncia el de participación. Un marco que configura el mapa actual de los actores del desarrollo urbano:

 

  • - Una elite que tiene su interés en consolidar la ciudad como un lugar atractivo para los negocios y el aumento de sus ingresos a partir de sus operaciones e inversiones.
  • - Un Gobierno que cada vez pierde su papel protagónico en la incidencia en la planeación de Medellín6 y obedece a los imperativos del neoliberalismo.
  • - Una comunidad que en medio del rescate a la esperanza, elabora propuestas ciudadanas plasmadas en los planes de desarrollo comunales y corregimentales, y la construcción social del hábitat.
  • - Y unos grupos armados ilegales que mediante el control territorial y de las organizaciones sociales y comunitarias, imponen formas de vida y de habitar a las Comunas y los Corregimientos.

 

La anterior configuración hace de Medellín un territorio en constante disputa, y en pugna entre un desarrollo urbano orientado a la oferta de ciudad atractiva de los negocios o una ciudad donde haya garantía del derecho a la ciudad.

 

Un derecho definido como: "El usufructo equitativo de las ciudades dentro de los principios de sustentabilidad, democracia y justicia social; es un derecho colectivo de los habitantes de las ciudades, en especial de los grupos vulnerables y desfavorecidos, que les confiere legitimidad de acción y de organización, basado en sus usos y costumbres, con el objetivo de alcanzar el pleno ejercicio del derecho a un patrón de vida adecuado."7

 

Juego de intereses

 

Son diferentes las propuestas "colectivas" que propenden por el mejoramiento de las condiciones de habitar y hábitat de la ciudad. Sin desconocer otros ejercicios, no pasan por alto algunos hitos en la construcción de la Medellín actual.

 

  • • La iniciativa de la Consejería presidencial, en la década de los noventa, en el seminario "Alternativas para el futuro de Medellín y su Área Metropolitana", deliberó acerca de propuestas con origen en la ciudadanía, el Estado y el sector privado.
  • • En 1997, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, la Alcaldía de Medellín y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá convocaron a los actores conocidos de la ciudad para elaborar el Plan Estratégico de Medellín y el Área Metropolitana El futuro de la ciudad metropolitana que planteó como objetivo (o imagen de Ciudad)8 un territorio en la "Mejor esquina de América, vinculado a la economía mundial, cohesionado socialmente y responsable de su medio ambiente.
  • • Salvo por la redacción, esta concepción tiene repetición en el Plan de Ordenamiento (1999), Plan de Desarrollo de Medellín 2102-2015 y en el Plan Director Bio 2030 (2011). Es decir, un desarrollo urbano basado en el ofrecimiento de espacios privilegiados para la internacionalización, en espera de que la "mano invisible del mercado" genere renta para el mejoramiento de las condiciones de vida de hombres y mujeres que la habitan.

 

El reto de una verdadera innovación para Medellín y su gente es integrar los sueños y expectativas de las personas que habitan barrios y veredas y no ser sólo una oferta de negocios para el sector privado.

 

* Ingeniero con estudios superiores en ingeniería ambiental y ordenamiento territorial. En la actualidad asesora los procesos de planeación participativa del desarrollo local de las Comunas: 8 (Villa Hermosa), 9 (Buenos Aires) y 10 (La Candelaria) de la Ciudad de Medellín.

1 Schnitter Castellanos, Patricia. Wiener and Sert's pilot plan for Medellín. Contract and presentation. Colombian Urban Planning and its vicisitudes. Pág. 4.

2 Schnitter Castellanos, Patricia... Pág. 6.

3 Steve Graham, Simon Marvin. Splintering Urbanism: Networked Infrastructures, Technological Mobilities and the Urban Condition. 2002.

4 Rodríguez, Jiménez Pablo. Medellín: La ciudad y su gente. En Credencial Historia. Nº 230. Febrero 2009.

5 Rodríguez, Jiménez... b.

6 Un ejemplo es la aparición de las Curadurías, las cuales sin mucho control otorgan licencias de construcción en toda la ciudad.

7 Observatorio DESC. Serie Derechos Humanos Emergentes 7: El derecho a la ciudad. Barcelona (España). 2011. 161 Págs.

8 Alcaldía de Medellín. Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Área Metropolitana del Valle de Aburrá. Plan Estratégico de Medellín y el Área Metropolitana. Medellín. 1997. Pág. 40.

 

Bibliografía de referencia

Alcaldía de Medellín. Departamento Administrativo de Planeación. Encuesta de Calidad de Vida 2011. Población. Medellín. 2012. 34 Págs.

Alcaldía de Medellín. Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Área Metropolitana del Valle de Aburrá. Plan Estratégico de Medellín y el Área Metropolitana. Medellín. 1997. 190 Págs.

Alcaldía de Medellín. Acuerdo 062 de 1999, Plan de Ordenamiento Territorial.

Alcaldía de Medellín. Plan de Desarrollo Municipal 2012 – 2015. Medellín un hogar para la vida.

Alcaldía de Medellín. Bio 2030. Plan Director de Medellín, Valle de Aburrá. 2011.

Choay, Francoise. El urbanismo, utopías y realidades. Editorial Lumen. Barcelona (España). 1970.

Lamy, Brigitte. Sociología urbana o sociología de lo urbano. México. 15 Págs.

Observatorio DESC. Serie Derechos Humanos Emergentes 7: El derecho a la ciudad. Barcelona (España). 2011. 161 Págs.

Rodríguez, Jiménez Pablo. Medellín: La ciudad y su gente. En Credencial Historia. Nº 230. Febrero 2009.

Schnitter Castellanos, Patricia. Wiener and Sert's pilot plan for Medellín. Contract and presentation. Colombian Urban Planning and its vicisitudes. 12 Págs.

Steve Graham, Simon Marvin. Splintering Urbanism: Networked Infrastructures, Technological Mobilities and the Urban Condition. 2002.

 

Cibergrafía de referencia

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-13854. Consultada en Marzo 2013

http://www.uli.org/. Consultada en Marzo 2013

http://www.medellin.gov.co. Consultada en Marzo 2013

 


 

Recuadro 1

 

Algunas cifras de Medellín

 

La ciudad capital del departamento de Antioquia, con una altura de 1.538 m. sobre el nivel del mar, está localizada al norte de la Cordillera Central de Colombia, en el Valle del río Aburrá. Tiene una extensión total de 380,64 km2 de los cuales 105,02 km2 (27,6 por ciento) son suelo urbano, 270,42 Km2 (71 por ciento) es rural y 5,20 Km2 (1,4 por ciento) cuya dedicación a la expansión urbana.

 

El suelo urbano tiene en total una división administrativa en 16 Comunas, que a su vez se agrupan en barrios. El suelo rural cuenta con 5 Corregimientos subdivididos en este caso, en cabecera urbana y veredas. Según la Encuesta de Calidad de Vida 2011, Medellín tiene una población estimada en 2.368.282 personas de las cuales 1.114.923 son hombres (47 por ciento) y 1.253.359 son mujeres (53 por ciento).*

 

* Alcaldía de Medellín. Departamento Administrativo de Planeación. Encuesta de Calidad de Vida 2011. Población. Medellín. 2012. 34 Págs.

 

Publicado enEdición No. 190

No es primicia que los principales voceros del capital internacional están en bancarrota. En Estados Unidos, diarios centenarios se despiden de sus lectores para siempre dejando en la calle a miles de trabajadores. Las acciones de los emporios mediáticos se desploman en las Bolsas. Ciudades enteras se quedan sin periódicos impresos. Desesperados, algunos medios deciden pasar a Internet y cobrar por la lectura de sus artículos. El grupo español Prisa, editor de El País, ha perdido en este último período el 95% de su valor bursátil: una acción suya vale menos que un diario. En América Latina, aunque los empresarios nieguen los efectos de la crisis, sus ecos ensordecen a los trabajadores de todo el continente que ven reducidos sus salarios y desconocidos sus derechos laborales. La prensa del capital corre la suerte del sistema al que sirve.

La quiebra de los principales diarios del planeta es noticia desde mediados de 2008. Los grandes voceros del capital internacional caen como piezas de dominó dejando fuera del tablero a miles de trabajadores en todo el mundo.

A principios de marzo, la empresa editorial McClatchy Company, propietaria de 30 diarios, entre ellos el Miami Herald, anunció que proyecta eliminar 1.600 puestos de trabajo, equivalentes al 15% de su fuerza laboral.

La caída en las ventas publicitarias, producida por la crisis mundial del capitalismo, reducirá enormemente la tirada del Miami Herald, una de las puntas de lanza más filosas del imperialismo contra Cuba. Nacido en 1903 como Miami Evening Record, ha ganado numerosos premios Pulitzer y, aunque tiene una tirada diaria de 210 mil ejemplares, 175 trabajadores perderán su trabajo y el resto verá recortado su salario.

La compañía, que también es dueña del periódico The Sacramento Bee, planea una reducción profunda de costos para 2009: espera ahorrar entre 100 y 110 millones de dólares y reducir drásticamente su dividendo en un 90%. Como parte de las medidas de ahorro, los ejemplares de Miami Herald se comprimirán a un formato de 44 pulgadas y la edición internacional dejará de circular.

Al cierre de 2008, la empresa debía aproximadamente 2.040 millones de dólares; la mayor parte de la deuda estaba relacionada con la adquisición en 2006 de la cadena de periódicos Knight Ridder. Según informó el presidente y director de la empresa, Gary Pruitt, la reducción de personal se hará a través de jubilaciones adelantadas e incluirá cerca de 30 millones de dólares en costos de cesantía.

"El impacto de las reducciones de empleos en El Nuevo Herald no se corresponde con los beneficios que genera el diario, que ha mantenido creciendo su circulación en los últimos cinco años", manifestó Humberto Castelló antes de renunciar a su puesto de director de este diario que también pertenece a McClatchy Company. El Nuevo Herald, nacido en 1857, es uno de los tres grandes diarios en español de Estados Unidos. Tras 25 años de trabajo en el medio, el subdirector del periódico, Anthony Espetia, anunció también que dejará su puesto en junio. Además de la eliminación de puestos de trabajo, los empleados que ganen entre 25 mil y 50 mil dólares al año tendrán una reducción de salario del 5%, y para quienes perciben un salario de más de 50 mil dólares anuales, la disminución será del 10%.

El 18 de marzo, Seattle amaneció sin uno de sus diarios más importantes: The Post Intelligencer (The P−I). Luego de 146 años de historia, el matutino de la Corporación Hearst no llegará más a las casas de los 117.600 suscriptores diarios que tenía; desde ahora, sólo podrá leerse en Internet. Su cierre deja a la ciudad con un solo diario impreso, su rival The Seattle Times. El peso de la pérdida de 14 millones de dólares del año pasado cae, sin embargo, sobre las espaldas de los 140 periodistas que se quedarán sin trabajo. "Fue un día muy triste para todos los que trabajamos aquí", expresó Rita Hibbard, subdirectora del diario al que dedicó 25 años de su vida.

"Todavía no he logrado averiguar cómo se puede convertir en dinero un premio Pulitzer", afirmó Samuel Zell, propietario de Tribune y Los Angeles Times en declaraciones a la revista Portfolio (entre los dos diarios han recibido 62 de esos premios, considerados por la gran prensa como los Oscar del periodismo).

A fines de 2008, Tribune Company, el segundo grupo mediático de Estados Unidos, propietario además de The Baltimore Sun, se declaró en quiebra por las deudas acumuladas: 12.100 millones de dólares. El gigante mediático pidió ampararse bajo el capítulo 11 de la Ley de Bancarrota para reestructurar su deuda. Tribune Co. es también propietaria del equipo de béisbol Cachorros de Chicago y del estadio Wrigley Field y maneja 23 canales de televisión; sus principales prestatarios son JP Morgan Chase y Merrill Lynch. Tribune ya ha despedido a cientos de empleados y debe pagar en junio próximo una deuda de 512 millones de dólares (casi 400 millones de euros).

Entre 2007 y 2008, Gannett Company, la editora de diarios más importante del país, propietaria de 85 diarios, eliminó más de 8.300 puestos de trabajo y analiza un plan de suspensiones para la mayoría de sus 31 mil empleados.

Otro de los gigantes mediáticos EW Scripps Company, dueño de 15 diarios y 10 estaciones de televisión, despidió a 400 trabajadores y cerró su periódico Rocky Mountains News dos meses antes de que cumpliera 150 años.

La empresa que publica USA Today, el diario de mayor circulación del país, echó a mil trabajadores en agosto pasado. Otros periódicos estadounidenses como The New York Sun y Baltimore Examiner han saludado a sus lectores para siempre dejando a cientos de trabajadores en la calle.

El efecto dominó sacude también a gigantes como The New York Times, Wall Street Journal y a las revistas Time y Newsweek. A fines de 2008, The New York Times tuvo que ofrecer su edificio con sede en Manhattan como garantía para pedir un préstamo: necesitaba 177 millones de dólares para afrontar un crédito de 412 millones que vence en mayo.

La falta de anunciantes, la caída de las acciones, de las ventas y de los lectores hace que los medios busquen desesperadamente cualquier acción para salvarse.

Walter Isaacson, ex director de la revista Time y presidente de la cadena CNN ideó un sistema en Internet a través del cual los ciberlectores deben pagar entre 2 y 10 dólares por los artículos que deseen leer. Por su parte, Newsweek, propiedad de The Washington Post también apuesta a los poderes de Internet para no sucumbir ante la crisis. Incluso, el famoso Washington Post pasó de una planta de 900 periodistas hace seis años, a menos de 700 en la actualidad.

En enero de 2009, la quiebra llegó hasta The Star Tribune de Minneapolis y a mediados de febrero, las empresas editoriales del New Haven Register de Connecticut se declararon en bancarrota.

Una semana más tarde, el grupo de prensa Hearst Corporation anunció el recorte de personal del diario San Francisco Chronicle que en 2008 registró pérdidas por más de un millón de dólares por semana. El grupo empresario dijo que su objetivo era reducir costos y evitar el cierre del periódico de más tirada de la ciudad californiana.

Ni siquiera News Corp, el grupo mediático del australiano Rupert Murdoch, se salva del colapso: el consorcio propietario de The Wall Street Journal y de The Sun acumuló pérdidas durante el último trimestre de 2008 por 6.400 millones de dólares. Los periódicos estrella The New York Times, The Washington Post, The Chicago Tribune y Los Angeles Times ganan un 25% menos que hace 15 años.

Jornada nefasta para los matutinos europeos

En el viejo continente las crónicas del colapso no son muy distintas. Prisa, el complejo mediático español que edita el diario El País tiene una deuda de más de 5 mil millones de euros. Además de ser propietario del diario de mayor tirada de España, posee el cotidiano deportivo As, la Editorial Santillana y la mega empresa de televisión Sogecable. Las acciones del grupo cerraron a principios de marzo a 0,99 centavos de euro, menos que el precio de un diario.

Desde los 20,8 euros del año 2000, cuando las acciones de este grupo salieron al mercado, a los 0,99 centavos de este año, Prisa ha perdido más del 95% de su valor bursátil.

El consejero delegado del grupo empresario, Juan Luis Cebrián, pidió la intervención del Gobierno y del Parlamento para evitar la ruina del conglomerado mediático. "Miles de periodistas han ido a la calle o están amenazados de ser despedidos en las próximas semanas o meses. Los medios de comunicación tienen problemas para sobrevivir; ésta es una cuestión que afecta al contenido de la democracia", dijo Cebrián en el Foro de la Nueva Comunicación que reunió en Madrid a los directivos de los medios hispanos más poderosos. La intención de Prisa de convertirse en un agente político contra los gobiernos que en América Latina encabezan un proceso de cambios radicales se desvanece en el aire junto con sus acciones.

El diario El Mundo, principal competidor de El País, también afronta problemas económico−financieros que podrían significar su quiebra.

Otro de los periódicos españoles de gran tirada, ABC, registró en febrero pérdidas por 43 millones de euros y sus ingresos publicitarios se redujeron un 26%. 220 trabajadores fueron despedidos en el último período y se recortaron los sueldos de los directivos. La Razón, propiedad de Editorial Planeta, sigue los pasos de El Mundo y El País: ya no toman colaboraciones externas y han acordado con los sindicatos congelar los salarios de los trabajadores.

"En ocho meses 1.850 periodistas quedaron en la calle", informa la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (Fape).

Aunque es el más golpeado por la crisis internacional, España no es el único país europeo en ver cómo sus emporios mediáticos se convierten en escombros. Los periódicos británicos The Times, The Guardian, The Independent, The Finantial Times y The Daily Telegraph pierden diariamente cientos de lectores y avisos publicitarios en toda Inglaterra. En Italia, los medios afrontan el más profundo derrumbe de la publicidad en 16 años: las acciones de las 10 compañías más grandes del país caen en picada. En Francia, el presidente Nicolas Sarkozy tuvo que inyectar 765 millones de euros para sostener a la industria mediática. Aun así, Le Monde ha reducido su plantel en un 20% con el despido de 130 trabajadores y jubilaciones forzadas. El periódico Libération, nacido en la primavera del Mayo Francés para desnudar los efectos intrínsecamente inhumanos del capitalismo, fue comprado por el banquero Edouard de Rothschild.

América Latina: malas noticias para los grandes diarios

Aunque en América Latina todavía no se han registrado quiebras en los grandes diarios, los efectos de la crisis empiezan a palparse. En Argentina, el grupo La Nación cerró la revista Cinemanía y planea reducir el formato de la Rolling Stone. Si bien desde la empresa afirman que los periodistas de la revista de cine serán ubicados en otras publicaciones, ya ha habido varias cesantías.

"Hay ajustes y despidos encubiertos", dice Edgardo Miranda, prosecretario gremial de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (Utpba). Hasta el cierre de esta edición, más de 50 empleados administrativos del grupo La Nación estaban en conciliación obligatoria, analizando si aceptaban los retiros voluntarios propuestos por la empresa.

Clarín, por su parte, mascarón de proa de un poderosísimo grupo que incluye el monopolio de la televisión por cable, a estas horas duramente cuestionado por las multinacionales de la telecomunicación, abrió un listado de retiros voluntarios y presiona con los métodos habituales a los periodistas para reducir su plantel tratando de evitar un conflicto gremial. Otros medios de escasísima circulación en Argentina (tanto oficialistas como opositores que venden entre dos y cuatro mil ejemplares diarios) se mantienen artificialmente por razones políticas y sus trabajadores sienten que en las nuevas condiciones determinadas por la crisis su trabajo está amenazado.

Si bien las quiebras de los grandes diarios estadounidenses y la caída del grupo español Prisa aparecen en las primeras planas de La Nación y Clarín, los matutinos de mayor tirada en Argentina, sus propios problemas económicos quedan fuera de sus agendas mediáticas. Nada dicen de las caídas de sus ventas. El promedio de ventas de Clarín cayó por tercer año consecutivo y no logra que su promedio se ubique por arriba de los 400 mil ejemplares que eran su piso hasta hace tres años. Luego de un leve crecimiento de 2004 a 2006, las ventas de La Nación cayeron por segundo año consecutivo. Su promedio anual de ventas se ubicó por debajo de la media obtenida en los últimos cuatro años. Los 160 mil ejemplares que hasta hace unos años eran su piso, se convierten en el máximo de ventas.

En Venezuela, hasta el cierre de esta edición, no se conocen clausuras de grandes periódicos por razones económicas. Sólo salió de circulación el vespertino El Mundo para transformarse en un matutino de información económica, abandonando su perfil original de periódico generalista, con peso especial en política y sucesos.

El Mundo pertenece a la Cadena Capriles, también propietaria de Últimas Noticias (UN), el diario de mayor circulación del país.

Ese grupo económico tiene al frente de UN a un periodista partidario del presidente Chávez, Eleazar Díaz Rangel, y tenía a un antichavista al frente de El Mundo, Enrique Rondón, lo que puede leerse como una manera de estar bien con Dios y con el Diablo.

La decisión de cambiar el vespertino por el matutino obedece también al interés por disminuir los costos de distribución. Los camiones de la red de distribución debían circular por las principales ciudades del país llevando desde Caracas únicamente los ejemplares de El Mundo.

Ahora éstos, bajo el nuevo formato, podrán viajar en los mismos camiones que distribuyen UN en la madrugada: dos periódicos de un solo tiro.

Por su parte, el político antichavista Teodoro Petkoff se había anticipado a convertir en matutino su periódico Tal Cual, originalmente vespertino, pues así también podía aprovechar la red de distribución de los periódicos tradicionales, y de paso aumentar el tiempo de vigencia de cada ejemplar, que en el caso de los matutinos es varias horas más que los vespertinos. Conocedores del sector afirman que en el campo de la distribución de periódicos quedó erradicada hace tiempo la competencia, pues las empresas de distribución se reparten el país por zonas determinadas, de modo que todos los periódicos llegan a cada puesto de venta en un mismo camión.

Los coletazos del colapso económico mundial se sienten también en Paraguay. La circulación de los principales periódicos se ha retraído. Según un estudio de Auditores Publicitarios, empresa que releva el mercado publicitario para la Cámara de Anunciantes de Paraguay (CAP), entre enero de 2008 y el mismo mes de 2009 se registró una baja del 4,5% en la inversión publicitaria en revistas, diarios, radios y televisión.

Aunque no se han registrado despidos masivos en el país, el 90% de los periodistas consultados para una encuesta realizada por el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), manifestó no contar con el seguro del Instituto de Previsión Social (IPS). El 30% de los consultados afirmó recibir menos del escaso salario mínimo de 1.341.000 guaraníes mensuales (unos 259 dólares).

"Existe una evasión escandalosa que históricamente está postergando el bienestar de los compañeros en la tercera edad", expresan los representantes del sindicato de periodistas de Paraguay. "A consecuencia de esta deficiencia casi delictiva, muchos trabajadores no se pueden jubilar porque los patrones descuentan los aportes y no los transfieren al instituto previsional", denuncian los sindicalistas. "Como ejemplo tenemos el caso de los trabajadores del desaparecido diario Noticias, cuya patronal quedó adeudando más de 1.200 millones de guaraníes (unos 230 mil dólares al cambio actual), evadiendo cerca de cuatro años de aportes de los trabajadores. Hasta el momento el Instituto de Previsión Social no inició demanda alguna contra el ex dueño de este malogrado diario, Eduardo ' Bilo' Bo".

Casi como si fuera una respuesta, se escucha la voz de los trabajadores uruguayos: "Si frente a la crisis se toman medidas de apoyo a sectores que arriesgan la competitividad de sus productos en el exterior como el automotriz o el de la industria láctea, ¿por qué no tomar medidas para atender la situación de la prensa? ¿Vamos a dejar que se recorten los salarios o que los trabajadores vayan al seguro de paro?", se pregunta Víctor Abelando, presidente de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU).

Desde una visión opuesta, Federico Fasano, director y propietario del grupo mediático Multimedio Plural, integrado por el diario La República, la emisora 1410 AM Libre y TV Libre, declaró que la crisis económica global no ha golpeado las puertas del matutino, segundo periódico de circulación nacional: "Contrariamente nos ha beneficiado ya que bajaron los precios de los insumos y de la publicidad, y no disminuyeron las ventas de periódicos. No dependemos del poder económico sino de los lectores".

Según la mayoría de los analistas económicos uruguayos, los efectos de la crisis van a notarse en el segundo semestre del año. Las afirmaciones del titular del gremio de prensa parecen poner blanco sobre negro: "Todavía no hay despidos o envío de trabajadores al seguro de paro, pero sí una importante pérdida del salario real, y es frecuente que los sueldos, los salarios vacacionales y los medios aguinaldos se paguen con atraso.

Sabemos que cuando las crisis llegan, los grandes empresarios hacen que los costos se reduzcan por el lado de los trabajadores".

Cada día, miles de trabajadores de todo el mundo se quedan en la calle. Las rotativas funcionan a media máquina y las noticias sobre las quiebras y los cierres de los principales diarios del globo se suceden unas a otras, testigos del capitalismo de papel que se deshace en el aire.

 

Por, Inés Hayes, desde Buenos Aires, con informes de Ernesto Villegas desde Caracas, Georgina Rodríguez desde Montevideo y Jorge Zárate desde Asunción.

Fuente: America XXI, año VII, No. 48, abril 2009

http://www.americaxxi.com.ve/numeros/0048/index.html

 

http://alainet.org/active/29824〈=es
 

Publicado enInternacional
El presidente de Bolivia, Evo Morales, promulgará este sábado en un acto multitudinario en la ciudad de El Alto la nueva Constitución Política del Estado, de corte plurinacional y nacionalista, aprobada por 61.43 por ciento de los votos emitidos en el referendo del pasado 25 de enero.
 
El presidente de la Corte Nacional Electoral, José Luis Exeni, hará entrega formal este mismo día de los resultados de la consulta popular al vicepresidente de la república y presidente del Congreso, Álvaro García Linera, por lo que todo está listo para la “fiesta democrática” en El Alto, urbe aymara que suele apoyar al mandatario y donde se espera la asistencia de miles de sus seguidores.
 
Una vez promulgada la Constitución, será el propio presidente Morales quien dé a conocer la modificación de la estructura del Poder Ejecutivo, por decreto presidencial, para adecuarlo a lo que ésta establece, tras advertir luego de la consulta que el texto constitucional es un pacto que ya no admite otros cambios.
 
En este acto, al que acudirán representantes de los 36 pueblos indígenas del país, las fuerzas armadas y la Policía Nacional prestarán juramento de acatamiento y defensa de la nueva Carta Magna.
 
Asistirán como invitados especiales la premio Nobel de la Paz 1992, la guatemalteca Rigoberta Menchú, y el secretario general de la Organización de Estados Americanos, el chileno José Miguel Insulza, mientras que el gobierno de Venezuela enviará a su canciller Nicolás Maduro.
 
Será “un acto histórico –indicó García Linera– la primera Constitución que se promulga con el voto ciudadano; hemos tenido más de 17 constituciones, (pero) nunca se le pidió al pueblo que opine, ahora ha opinado de manera mayoritaria. Es una refundación de la república, de sus instituciones, de manera democrática”.
 
De acuerdo con la Ley de Convocatoria al referendo dirimidor y constituyente, será el presidente del Congreso el que haga las modificaciones necesarias para que el nuevo texto constitucional incluya el resultado de la votación acerca de la extensión máxima de la tenencia de la tierra en el país, que para las dotaciones futuras no deberá ser mayor de 5 mil hectáreas, opción que recibió 80.65 por ciento de los votos válidos emitidos el domingo 25 de enero.
 
Entrevistado después de la ceremonia citada en la Corte Nacional Electoral, frente a las críticas de la oposición política por un supuesto gasto excesivo que se hizo para la movilización popular de mañana, García Linera afirmó: “Está claro que la oposición no ha digerido su derrota política, ideológica y cultural; el acto de promulgación es oficial y las personas que se movilizarán lo van a hacer con sus recursos propios”.
 
Recomendó el funcionario “un bañito de lectura a algunos senadores (de la oposición), para que entiendan cómo va a ser la Bolivia del siglo XXI a partir del nuevo texto constitucional”.
 
–¿Se terminan aquí los 500 años de opresión? –se le preguntó.
 
–Al menos es la señal más fuerte del desmontaje de los abusos, discriminaciones, de las exclusiones que caracterizaron la vida institucional del país –respondió–. Es el comienzo y ahora es más fuerte porque es un texto constitucional que para cambiarlo tendrán que pasar al menos 20 años”.
 
Sobre la investigación de los actos de corrupción de funcionarios de gobiernos anteriores que están por prescribir, indicó que la nueva Constitución establece la imprescriptibilidad de los delitos cometidos en contra del Estado.
 
Además, apuntó, se establece que la investigación de delitos económicos contra el Estado es retroactiva, lo que garantiza “que ningún delito contra el Estado quede en la impunidad independientemente del monto, del año cometido, del tiempo que transcurra un procedimiento de investigación”.
 
Reconoció que hay contradicciones en el nuevo texto constitucional, y aseguró que “hasta la Constitución de Estados Unidos tiene enmiendas a la Constitución, que es superación de contradicciones y ¿por qué la nuestra no habría de tener? ¿Quién se escandaliza por ello?”, cuestionó.
 
Agregó que lo importante del texto constitucional boliviano es su desarrollo, su aplicación, que requiere de tres tipos de herramientas, leyes del Congreso plurinacional, que será instaurado en 2010, leyes que el actual Congreso “de transición” puede aprobar en base a acuerdos y decretos presidenciales para la aplicación inmediata de derechos de las personas.
 
Mientras, el prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, calificó de “provocación” del gobierno nacional el anuncio del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) de que va a revertir (devolver) al Estado 36 mil hectáreas de 10 predios de cinco unidades productivas en la región cruceña de Alto Parapetí, tras haber encontrado evidencias de que en ellas existían “relaciones servidumbrales” o equiparadas a la semiesclavitud.
 
El director nacional del INRA, Carlos Rojas, informó que esas “relaciones servidumbrales” constituyen causal de incumplimiento de la Función Económica Social que por ley deben cumplir las fincas rurales, pues se verificó que en esos predios se explotaba a los trabajadores –con pago en especie y jornadas de más de ocho horas–, había trabajo infantil y se impedía a los peones afiliarse a la Asamblea del Pueblo Guaraní.
 
Costas aseveró que la anunciada reversión “es parte de la búsqueda de dar carne a los lobos para que se queden tranquilos o una cortina de humo ante la situación crítica que vive (el gobierno) por el hecho de corrupción” del que se acusa a uno de los hombres fuertes del Movimiento al Socialismo, Santos Ramírez, ex presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, quien fue destituido el fin de semana por presuntos hechos de corrupción.
 
Rosa Rojas (Corresponsal)
Publicado enInternacional
Página 3 de 3