Jueves, 09 Febrero 2012 17:55

¿Existió una chispa Twitter en Egipto?

¿Existió una chispa Twitter en Egipto?




¿Para liberar a una sociedad alcanza con darle acceso a internet? La sublevación egipcia es ideal para analizar la validez de esta sentencia. Paradójicamente, el auge de la movilización se produjo cuando se interrumpieron las comunicaciones.

Después de recibir a las delegaciones extranjeras, el mandatario venezolano dio la orden de empezar el desfile por videoconferencia y siguió por televisión la marcha por el Paseo de los Próceres, al sur de Caracas.

El presidente Hugo Chávez volvió a mostrarse en público, esta vez durante las celebraciones por el Bicentenario de la Independencia de Venezuela. Lo hizo a veinticuatro horas de su retorno al país. Después de recibir a las delegaciones extranjeras, el mandatario venezolano siguió por televisión el desarrollo del desfile cívico-militar en el Paseo de los Próceres, al sur de Caracas. “No teníamos mejor manera para conmemorar este día que celebrándolo siendo independientes como lo somos; ya no somos colonia de imperio alguno ni lo seremos nunca jamás”, subrayó Chávez, acompañado por los presidentes de Bolivia, Evo Morales; de Uruguay, José Mujica, y de Paraguay, Fernando Lugo. Las imágenes de la televisión estatal mostraron una pantalla dividida. Mientras el líder bolivariano aparecía en el lado izquierdo, desde el Palacio de Miraflores, en el otro extremo el general Carlos Alcalá Cordones, inspector general de las fuerzas militares, esperaba el permiso del jefe de Estado venezolano para dar inicio a los festejos.

Desde la cadena nacional de radio y televisión, Chávez invitó a los venezolanos a marchar con la frente alta. “Con el morral del fuego patrio, con todo el esfuerzo, fortaleciendo la unidad nacional y venciendo las conspiraciones”, arengó. Una estricta orden médica lo mantuvo alejado de las celebraciones en el Paseo de los Próceres. Entonces, aprovechó su cuenta de Twitter (@chavezcandanga) para calificar el acto como “tremendo”. Del desfile participaron más de 12 mil personas, entre integrantes de los diferentes componentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y civiles que marcharon bajo el sol caribeño, entre los flamantes equipos militares rusos que el gobierno venezolano adquirió en los últimos años.

“Todo el país se sorprendió mucho con su ausencia, nos imaginábamos cualquier cosa porque hemos vivido de todo”, dice Cristina González, profesora titular de la Escuela de Periodismo de la Universidad Central de Venezuela. La ex presidenta de Radio del Sur confiesa que la noticia sobre la enfermedad de Chávez fue muy triste para todos y representó otro 11 de abril (en referencia al intento de golpe de Estado contra el mandatario venezolano en 2002). “Curiosamente, la oposición también reaccionó: gente de izquierda que no está con Chávez dijo que el presidente tenía que estar en el país para evitar que la derecha asumiera el poder”, afirma.

En diálogo con Página/12, González asegura que durante la ausencia del líder bolivariano el pueblo se mantuvo sereno y el gabinete funcionó a la perfección. Y admite que la llegada de Chávez, en la madrugada del lunes, tomó a todos por sorpresa. Convencida de que Chávez vencerá en las elecciones presidenciales de 2012 –que podrían realizarse entre noviembre y diciembre–, a la profesora de la Universidad Central de Venezuela no le quedan dudas de que el presidente venezolano superará su enfermedad y es el único que puede dar continuidad a la revolución bolivariana.

Asimismo, considera que la oposición utiliza la enfermedad de Chávez bajo la influencia del Partido Popular en España. “Mariano Rajoy quiere que se adelanten las elecciones. Todas las campañas mediáticas contra los gobiernos progresistas están muy vinculadas con la palabra socialismo. Se dice que fracasó el socialismo en Portugal, en España, en Grecia. Los medios de comunicación de España están en manos del mismo cartel de la ultraderecha que vemos en todos los países nuestros”, sentencia.

Para la ex presidenta de Radio del Sur, la oposición vive una coyuntura marcada por las luchas internas. “Ellos están tan fraccionados y nosotros no tenemos sino nuestro único candidato. Nosotros sí tenemos un líder.”

–Pero la oposición critica el proyecto encarnado por el presidente Chávez por haber sido construido sobre un fuerte personalismo.

–La oposición se lamenta porque no tiene líder. Cualquiera de los ministros que forman parte del gabinete puede llegar a ser presidente de la República. El vicepresidente (Elías Jaua) o el canciller (Nicolás Maduro) pueden ser candidatos. Sin embargo, todos tenemos puesta nuestra esperanza en que Chávez sea el candidato y estamos seguros de que le ganará holgadamente a la oposición. Este es un país en el que la derecha tiene muy poca chance de ganar.

“Tuvimos cuarenta años de derecha y fue terrible, todas las barbaridades que está soportando Europa nosotros las vivimos durante esos años de supuesta democracia representativa. Eso nos dice que el triunfo de Chávez en las próximas elecciones será inevitable”, dispara la comunicóloga venezolana. Y refuerza la imagen de Chávez: “Tiene tanta fuerza en el pueblo que la oposición hace cualquier cosa por sacarlo, es muy emblemática su presencia. En primer lugar, porque llevó adelante los cambios que estábamos esperando hace mucho tiempo; y, en segundo lugar, porque su relación con el pueblo es muy directa. Ninguno de ellos puede acercarse ni remotamente a los barrios populares porque no los aceptan. El pueblo se reconoce en el Chávez negro, indio, pardo. Ha sido el maestro, el que ha despertado a la gente y ha construido conciencia. El líder de todas las transformaciones que convirtieron a América latina en un polo capaz de enfrentar a los imperios”.

Por Adrián Pérez
Publicado enInternacional
Miércoles, 23 Febrero 2011 06:27

Twitter y la revolución

A nadie se le hubiera ocurrido llamar al Che Guevara “radialista” porque se comunicaba con el pueblo cubano a través de Radio Rebelde. Pero si la revolución fuera en la actualidad y el Che tuviera una cuenta de Twitter, los medios no dudarían en llamarlo “El líder twittero”.

Las recientes rebeliones populares en el norte de Africa volvieron a revivir el mito de la “revolución Twitter” como había sucedido en Irán.

Página/12 publicó en octubre pasado un artículo del periodista y sociólogo canadiense Malcom Gladwell, aparecido originalmente en The New Yorker, titulado “La revolución no será twitteada” (Radar, 3/10/2010) quien de alguna manera intenta desarticular este mito planteando la existencia de “lazos fuertes” dados por la relaciones cercanas, de amistad, compañeros de trabajo o universidad, etc. y que en el caso de las rebeliones implican “poner el cuerpo” y “lazos débiles” como los que se generan en Facebook o Twitter, donde basta apretar “me gusta” sobre una buena causa para sentir que se está participando. No viene mal releerla a la luz de los nuevos hechos.

¿Hay participación cuando se escribe un comentario en Facebook, cuando se deja un mensaje en el contestador de una radio o cuando se manda un sms para que vuelva Cristian U a Gran Hermano? ¿Se puede considerar militancia el envío de micromensajes de 140 caracteres sin salir de tu casa?

David D. Kirkpatrick, en The New York Times, relata cómo es la nueva generación de activistas egipcios denominada “generación Facebook”, cuyo exponente más visible quizás haya sido el ejecutivo de Google Wael Ghonim. Si bien puede llegar a decirse que hasta fue fundamental el uso que hicieron de las herramientas informáticas, la organización y el conocimiento entre ellos fue previo, en las universidades, en los puestos de trabajo, en el territorio. Muchos ya estaban organizados en grupos pequeños o no tanto, como la Hermandad Musulmana.

Kirkpatrik relata una acción que demuestra la importancia de los “lazos fuertes” para que una acción comunicativa repercuta: “La noche anterior a la manifestación del Viernes de Furia, el grupo se reunió en casa de El Elaimy, mientras Lofti llevaba a cabo lo que él llama ‘un estudio de campo’. Entre las 18 y las 20, él y un pequeño grupo de amigos caminaron por los estrechos callejones de los barrios de la clase obrera y alentaron a gritos a la gente para que saliera a protestar, con el objetivo de medir el nivel de participación y evaluar el ritmo de marcha de una eventual manifestación por las calles. “Lo gracioso es que cuando terminamos, la gente no se quería ir”, comentó. “Eran 7000 y habían quemado dos patrulleros.” (1) De hecho, la rebelión continuó a pesar de que se cortaron los teléfonos e Internet.

Con la misma lógica muchos se preguntan: ¿por qué en Cuba no pasa lo mismo que en Egipto si también el gobierno lleva 30 años en el poder? En lo que parece ser una gran simplificación en la que ha caído, por ejemplo, la “famosa” bloguera cubana Yoani Sanchez, desconociendo las redes “reales” que se tejen al interior de la isla, al parecer mucho más fuertes que las “virtuales”. De hecho, Yoani es mucho más conocida fuera de Cuba por los detractores de la Revolución que al interior de la misma. Algo similar quizás a lo ocurrido en Irán, donde hay menos de 10.000 usuarios de Twitter y menos de 100 de ellos parecen activos (2), donde la mayoría de los mensajes sobre el tema están en inglés y no en persa, lo que hace suponer que la mayoría de los tweets se hizo desde el exterior.

Las réplicas a estas críticas no se han hecho esperar, sobre todo de los gurúes tech o de activistas (más validas a mi entender) como los de Greenpeace, quienes señalaron: “los lazos débiles” pueden convertirse en “lazos fuertes”. No podemos darnos el lujo de rechazar estos recursos solamente por generar “lazos débiles”. Sería tan estúpido, como rehusar al dinero de un niño que quiere donar sus ahorros por considerarlos “escasos”. Sería insultante, insensible e “irresponsable”.(3)

El debate en torno de estas herramientas de comunicación recién empieza como para ser tajantes en las apreciaciones. Pero quizás, como dice Gladwell en un nuevo artículo referido esta vez a Egipto y que recuerda lo relatado anteriormente por Kirkpatrik: “en la Revolución Francesa la multitud en las calles se hablaba, uno a otro, con ese extraño, todavía hoy largamente desconocido instrumento conocido como voz humana. La gente con un reclamo siempre encontrará formas de comunicarse una con otra. Cómo eligen hacerlo es menos interesante, al final, que por qué fueron impulsados a hacerlo” (4).

Por Pascual Calicchio, docente de Políticas y Planificación de la Comunicación UBA - UCES.–

(1) La Nación 11/2/2011

(2) http://bit.ly/cJHHja

(3) Laura Colombo http://bit.ly/eSsPDW

(4) ¿Egipto necesita Twitter? Malcom Gladwell http://bit.ly/gmrjG9
Publicado enInternacional
El arquitecto y evangelizador tecnológico puso en marcha un centro tecnológico de referencia mundial, el MediaLab del MIT, en Boston. Desde hace más de una década ha hecho de la educación su bandera. Su última cruzada fue la creación de un ordenador de reducidas dimensiones y menos de cien dólares para los niños en países pobres. Esta labor ha sido reconocida con un doctorado honoris causa por la Universidad Camilo José Cela de Madrid.

Pregunta. ¿Qué siente al ver el floreciente mercado de netbooks, una invención suya pero con otra finalidad?

Respuesta. El contexto de uso es diferente. Solo se han quedado en la forma, no en el fondo. Cada mañana me planteo si estoy solucionando los problemas como los demás. Si la respuesta es sí, tengo que volver a buscar soluciones. Quiero hacer las cosas al margen del mercado. El mercado nunca se va a preocupar de los más desfavorecidos pero dio difusión al inspirarse en nuestra idea. Me siento halagado por ello.

P. ¿Cómo va su proyecto de ordenador de menos de cien dólares?

R. Aunque en un principio no se pensó así, el 80% de nuestro proyecto se está desarrollando en Latinoamérica. Lo interesante es que ninguno de los países que colaboran están entre los más pobres, que era nuestro objetivo. En África nos está costando más, precisamente porque los Gobiernos son más débiles y no pueden incluirlo entre sus prioridades. En esos casos tenemos que convencer al Banco Mundial y a las organizaciones que colaboran en el proyecto, esto ralentiza mucho el desarrollo. En Perú nos encontramos con el caso contrario. Mucha gente cuestiona que el presidente sea democrático por su firmeza a la hora de tomar decisiones. Sin embargo, hace mucho por el desarrollo del país. Allí se están repartiendo ordenadores a niños que viven en la selva.

P. Una de las decisiones más polémicas fue el uso de Linux como sistema operativo para estos portátiles.

R. No había otra opción. Fue algo natural. No fue por ahorro, sino porque es abierto. El código abierto es lo óptimo. Igual que Wikipedia es la mejor opción para hacer una enciclopedia en la Red.

P. ¿Cree que el software libre ayuda al desarrollo en los países más pobres?

R. Por supuesto. Les permite tener más control.

P. Brasil, India y China se han convertido en viveros de ingeniería de software. ¿Cómo cree que se van a insertar en el mundo?

R. Son tres casos muy diferentes. Por ejemplo, en mi opinión, India está sobrevalorada en este aspecto. Están haciendo mucho menos de lo que se cuenta. Han sabido suplir la falta de infraestructura creando software, cuyo transporte es sencillo, y han invertido en relaciones públicas, pero no se queda nada en el país. Solo piensan en el mercado exterior. Brasil es justo el caso contrario. Son muy creativos y aplican dentro de su territorio. En China tienen un problema laboral. Hacen algunas cosas mal. Ponen a los trabajadores a hacer cosas poco seguras. Les falta todavía originalidad. Explotarán como fuerza tecnológica, pero aún es débil.

P. Si empezase el proyecto de cero, ¿haría una tableta? ¿Quizá un móvil?

R. Un móvil no, conceptualmente es diferente. Pero sí, si empezásemos ahora sería una tableta por niño. De hecho, en la nueva fase del proyecto estamos haciendo algo así. EL iPad se adelantó y ya las ha popularizado. Para los niños es perfecto porque pueden tocar y aprender.

P. Una de sus preocupaciones también ha sido hacer que la tecnología ayude a los discapacitados. ¿Observa progreso en este campo?

R. Mucho. Las personas que no pueden ver, oír, o moverse libremente en el mundo tienen mejor calidad de vida gracias a los adelantos.

P. El modelo del MIT es ejemplar. ¿Cree que se puede exportar?

R. Lo hemos intentado muchas veces. Sin éxito. Una de las razones es que el mundo académico es bastante rígido, vertical, y nuestra organización es transversal. En los países latinos podría funcionar porque son enérgicos e inquietos.

P. Desde que escribió su libro, la forma de hacer política también ha cambiado mucho. ¿Cómo lo ve en el futuro?

R. En las últimas semanas he visto el mayor cambio en mucho tiempo. Pusieron una fotografía de papel delante de una niña de tres años. Para verla mejor, dio un pellizco en ella, como si fuera una pantalla, pero se dio cuenta de que no tenía efecto sobre el papel. La manera de entender el mundo de esa niña no tiene nada que ver con la nuestra. Cuando tenga que votar habrá sido mucho más activa durante toda su vida. Hablarán diferente, se comunicarán de otra manera. En los últimos años la ciudadanía se ha hecho más activa. Da igual que se haga una declaración en una universidad o en un gran acto porque se difunde por Twitter, Facebook, blogs. Cualquier acto público pasa a ser relevante. Es todo un mundo nuevo.

P. En este nuevo mundo también los medios son diferentes. ¿Cómo percibe esta transformación?

R. Sabemos con certeza que el papel va a desaparecer como soporte para los medios por motivos de distribución, producción y coste. La cuestión no es tanto qué pantalla o qué soporte prevalecerá como la credibilidad de las noticias. En mi iPad leo el Wall Street Journal. Por cierto, tiene una gran versión para este soporte. La experiencia es mucho mejor que en papel. Ya sea EL PAÍS, The New York Times o The Wall Street Journal, el compromiso es con los lectores. Si la experiencia es mejor, es ahí donde deben ir.

P. Los medios sociales han afectado a la sociedad. Con Facebook y Twitter casi cualquiera puede emitir un mensaje. ¿Cómo cree que se debe canalizar todo ese flujo?

R. No me preocupan las voces, que sean muchas y pequeñas. No creo que Twitter vaya a durar mucho tiempo, me parece una moda pasajera. Me parece interesante que se puedan emitir pequeños mensajes con facilidad, directamente. Si te interesan las noticias, el reto es llegar a la fuente principal, no a la de tercera o cuarta mano.

P. ¿Por qué cree que Twitter no va a durar?

R. No creo que la gente vaya a estar asombrada por el servicio mucho más. Es un lugar donde se pierde mucho tiempo. Facebook me parece mucho más útil.

P. ¿El arte también ha cambiado con la tecnología?

R. El arte es una expresión humana. Ahora se difunde mucho más gracias a los avances que tenemos. La fotografía, por ejemplo, es mucho mejor. Las fotos de los periódicos de hoy son mejor que las de hace 20 años. No solo por la técnica, sino porque se aprende mucho de otros.

P. El acceso a la cultura es mucho más sencillo, pero no siempre se paga por ello o se respeta el copyright. En España la polémica sobre las descargas es permanente.

R. La liberación de contenidos es muy importante. De hecho, la mayor parte del contenido es libre. En África con cada ordenador que damos a un niño incluimos 100 libros de libre difusión. En cada libro es diferente. Así, el intercambio permite que lleguen a 1.000 títulos fácilmente. El potencial es increíble. El copyright es una solución del pasado. Se hizo para que los artistas pudieran tener fondos y vivir haciendo su labor. Las descargas no les preocupan tanto a los artistas como a los intermediarios, que son los que se siguen beneficiándose del copyright. Me interesa que los internautas compartan su saber y pienso en las posibles formas de hacerlo.

P. ¿Cuáles son sus retos de futuro?

R. Los retos de nuestro centro pasan por hacer de la innovación una preocupación en toda la sociedad. Aunque tradicionalmente nos hemos dedicado a medios y pueda sonar extraño, estamos estudiando cómo funciona el cerebro, cómo se procesan los datos y adquiere información.

Por ROSA JIMÉNEZ CANO - Madrid - 04/11/2010
Publicado enInternacional
Vivimos tiempos atómicos. Los blogs, los foros de debate electrónico, comunidades virtuales como facebook o twitter llevan el ritmo de la vida -aunque en otras “latitudes” se viva al margen de esa aldea electrónica, y quizás nunca se participe en ella. Una de las personas más imbuidas en la confrontación de ideas y concepciones sociopolíticas en defensa de la Revolución Cubana, es Enrique Ubieta, periodista, escritor, y director -o mejor, hombre orquesta- de la revista La Calle del Medio. Con él conversamos tras terminar una charla en la Universidad Camilo Cienfuegos de Matanzas, Cuba, sobre el papel que deben jugar los jóvenes en las actuales circunstancias.

Cada día resulta más evidente el combate ideológico en el ciberespacio. Usted de hecho forma parte de la vanguardia, ¿cómo ve el movimiento cubano en internet?
Está tomando fuerza la participación de los cubanos en la blogosferas cuantitativa y cualitativamente. La fuerza profesional que existe en nuestro país, es inmensamente superior a la que pueda haber en las fuerzas contrarrevolucionarias.

Durante una etapa hubo una mala interpretación de lo que era un blog. Muchos periodistas que tenían la posibilidad de tener uno publicaban los mismos artículos que salían en la prensa. No se reflejaba, en última instancia, la persona que lo hacía. Eso le restaba credibilidad y fuerza.

Creo que hemos ido ganando en comprensión de lo qué es un blog. Nos hemos familiarizado mucho más con las nuevas tecnologías. Para mí resulta no sólo un arma de combate, sino también un ejercicio profesional.

Tener un blog es muy útil para practicar la escritura y reflexionar. Muchas veces escribo algo rápido en el blog y luego lo retomo, reelaboro y publico en la prensa plana. Así esa primera parte me sirvió un poco de entrenamiento y fue mi primera impresión.

Escribir primeras impresiones, sentimientos en un tono personal sin ningún tipo de preocupación de para qué público se escribe, te libera de una manera extraordinaria y da la posibilidad de ejercitarte, de lograr una autodisciplina. Todos los días tienes que hacer algo.

La censura de su blog La Isla Desconocida ha estado en el centro de atención de los navegantes del ciberespacio; sin embargo, las autoridades del sitio tardaron en pronunciarse ¿Qué piensa Ubieta de ese silencio?
La rehabilitación del blog fue relativamente rápida. Lo cual nos da la idea de que hubo al menos un error táctico, o fue una prueba para pulsar fuerzas, para ver hasta donde se podía llegar.

Pero hubo una campaña inmediata entre los blogueros, si hacemos una similitud con gritería hablaríamos de una bloguería grande, y eso en medio de la campaña que se estaba llevando contra Cuba creó un ruido que no les venía bien.

Se dio una disculpa técnica: que el blog había sido detectado, supuestamente, como emisor de spam y bueno automáticamente se había cerrado. Sin embargo, nunca se me avisó ni me dieron respuesta cuando pregunté. Después de rehabilitarlo, fue que se explicó.

Pienso que al final lo que hizo fue multiplicar los lectores, o sea, que muchos más vinieran al blog y se mantuvieran.

En medio de los cambios que afronta el país por estos tiempos, ¿qué opinión le merece el papel de los intelectuales cubanos como reflejo de las inquietudes sociales?
Hay sociedad y sociedades. Nuestra sociedad tiene un millón de profesionales. La población cubana tiene hoy una cultura general mucho más alta que la que tenía antes del triunfo de la Revolución. Una cultura política mucho más elevada también. Todos esos factores hacen que la incidencia, o el protagonismo de ese sector minoritario sea diferente en cada momento de la historia.

Veo la intelectualidad como un segmento que quiere y participa de su momento histórico. Y trata de manifestar su perspectiva con sus instrumentos, sea el pincel en caso los artistas de la plástica, o la expresión corpórea en una obra de teatro, cine…

Así expresan inquietudes sociales, comunes o no, a la de otras personas y ellos tienen la capacidad y la responsabilidad de hacerlo. Toda capacidad genera una responsabilidad. Y creo que en definitiva es una intelectualidad en lo fundamental nacida y crecida en el mismo proceso de la Revolución, por lo tanto es hija de la Revolución.

Usted hablaba en una ocasión de que estábamos sometidos a una guerra cultural. ¿Considera que las nuevas generaciones están a la altura de ese desafío?
Una generación de jóvenes no es simplemente el grupo nacido en un año determinado. Una generación es el resultado de una obra determinada, hecha por un grupo de coetáneos.

Segundo: una vanguardia generacional es siempre un segmento que como elite -elite no por conocimiento sino por capacidad de acción- marca el proyecto de vida del resto de los participantes de ese grupo nacido en una determinada época histórica.

Creo que la vanguardia de la juventud cubana de hoy es una vanguardia que participa activamente, que tiene una gran responsabilidad y está identificada en esencia con la Revolución.

¿Qué significa para Ubieta “salvarse o no de la utopía de hallar, de construir otros mundos posibles"?
Parto del concepto de Utopía de Eduardo Galeano. No estoy hablando del socialismo utópico que Marx en su momento superó a partir del descubrimiento del Materialismo Dialéctico e Histórico. Hablo de la Utopía como el horizonte. Nunca llegamos a él.

El horizonte sirve para impulsarte a caminar. Para eso sirve la utopía. Utopía como el lugar de ese otro mundo posible, mejor, por el cual luchar. Para los revolucionarios ese concepto tiene una gran validez e importancia.

Luchar por ese mundo mejor no solo es más ético, sino que es la única alternativa posible para la humanidad. De lo contrario puede perecer.

Hoy pudiéramos hablar de una tendencia en los medios cubanos a abolir tabúes y prejuicios que ensombrecieron otras etapas de la Revolución.

¿Qué piensa usted de ese nuevo concepto de libertad que tiene ya una incidencia notable en los más jóvenes?
Creo que es sano remover errores, y tratar de curar las heridas. No se puede saltar etapas. Sí hubo errores en determinados momentos -que por suerte en Cuba, no fueron grandes agujeros negros como en otros lugares, ni grandes problemas de principios- pero sí los hubo de todas maneras.

No se gana nada con ignorarlos, ocultarlos o no volver a ellos. Van a salir una y otra vez. Es preciso hacer una especie de cura de caballo, discutirlo y sanarlo.

Creo que la sociedad cubana ha superado la etapa de valorar a las personas por sus formas exteriores, por los gustos musicales o estéticos que puedan tener, por la manera de vestirse, peinarse. Ha pasado a una etapa superior que es el respeto a la diversidad intrínseca a toda sociedad, más a una sociedad donde existe un nivel cultural tan alto. Y claro eso tiene que ir paralelo al momento de la responsabilidad, de la cultura, del conocimiento.

En otro de sus artículos usted reclamaba el derecho a soñar a defender la libertad de espíritu ¿Cuánto ha tenido que hacer Ubieta por conquistar sus sueños?
Por suerte hago lo que me gusta. Vivo participando, que es la primera condición de la felicidad. Como todo ser humano he tenido momentos de gran felicidad o aceptación y momentos también de derrota ocasional. Pero es que la vida es todo eso.

Si yo mirara ahora hacia atrás, todo lo que he sufrido, lo que no me ha salido bien, forma parte de lo que yo soy ahora y estoy conforme con lo que soy. No podría prescindir incluso de eso. Yo he tenido en mi vida más oportunidades, más puertas abiertas que cerradas.

¿Qué es para usted la posibilidad de disentir?
Es ser parte de algo. Si no eres parte de nada, ni siquiera puedes disentir. Tú disientes cuando eres parte de algo. Cuando sientes las cosas como propias. Cuando te sientes dueño de la vida.

¿Hasta que punto La Calle del Medio hace honor a su distinción como revista de opinión y debate?
El nivel de debate aún es insuficiente. Yo no hago una revista de críticas, sino de temas socioculturales, luego la crítica está implícita pero no es el tema de la revista, y el debate es consustancial a todos esos temas.

No siempre se ha podido llevar con toda la intensidad que uno quisiera. A veces la gente no escribe, o se atrasa la publicación en la imprenta, y no hay tiempo para que lleguen las opiniones que debían haber llegado, por tanto el siguiente número no llega con el debate suficiente.

Se dice que La Calle del Medio no parece una revista cubana…
Imagino que es una frase que intenta ser un elogio. Pero pienso que es una expresión que habrá que extirpar de nuestro país, no solo en materia de hacer revistas, sino para cualquier cosa. Lo que se haga, o se hace bien o no se hace. A la revista todavía le falta mucho por llegar a la excelencia, pero siempre estamos abiertos a sugerencias y opiniones. Además, estamos empezando.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.
rJV
Publicado enInternacional

Durante los días 15 y 16 de octubre de 2009, la Ciudad de México es la sede de la segunda Cumbre de la Alianza de Movimientos Juveniles (“AYM” por sus siglas en inglés). Patrocinado por el Departamento de Estado, el evento cuenta con una oradora de lujo –vía Internet- la Secretaria de Estado Hillary Clinton. Adicionalmente, hay varios “delegados” invitados por la diplomacia estadounidense, incluidos personajes vinculados con movimientos de desestabilización en América Latina. Los nombres que figuran en la lista de participantes incluyen a los venezolanos Yon Goicochea (Primero Justicia), el dirigente de la organización Venezuela de Primera (grupo fundado por Goicochea), Rafael Delgado, y la ex dirigente estudiantil Geraldine Álvarez, ahora miembro de la Fundación Futuro Presente, organización creada por Yon Goicochea con financiamiento del Instituto Cato de Estados Unidos. También asisten Marc Wachtenheim de Cuba Development Initiative (proyecto financiado por el Departamento de Estado y la USAID a través de la Fundación del Desarrollo Panamericana “PADF”), Maryra Cedeño Proaño, de la Corporación Foro de la Juventud Guayaquil, entidad ecuatoriana financiada por la USAID, y Eduardo Ávila de Voces Bolivianas, organización promovida por la embajada de Estados Unidos en Bolivia con financiamiento de la USAID. Son 43 delegados en total, de países de todo el globo, de Sri Lanka, la India, Canadá, Reino Unido, Colombia, Perú, Brasil, Líbano, Arabia Saudí, Jamaica, Irlanda, Turquía, Moldavia, Malasia, Estados Unidos y México.
Los panelistas y patrocinadores son una extraña mezcla de representantes de las nuevas tecnologías y funcionarios de las agencias de Washington, especialistas en la subversión y desestabilización de gobiernos no subordinados a su agenda. Oradores de Freedom House, el Instituto Republicano Internacional (IRI), el Departamento de Estado y el Banco Mundial figuran en la agenda de la cumbre, junto con jóvenes creadores de tecnologías como Twitter, Facebook, Google, Gen Next, Meetup y Youtube. Los únicos medios tradicionales invitados al evento por el Departamento de Estado son CNN en Español y CNN en inglés, dato curioso que evidencia su estrecha relación.

Sin duda, esta unión entre las agencias de Washington, las nuevas tecnologías y los jóvenes dirigentes políticos seleccionados por el Departamento de Estado, es una receta para una nueva estrategia de “cambiar regímenes”. Además, este evento reafirma el apoyo político y financiero al movimiento estudiantil de la oposición en Venezuela por parte de Estados Unidos y coloca ante la opinión pública una evidencia irrefutable de la siniestra alianza entre Washington y las nuevas tecnologías.

Centro para la diplomacia digital

Según su propia definición, la AYM nació en 2008 debido a la aparición “…en la escena mundial [de] una serie de casi desconocidos, generalmente jóvenes [que] dominan las técnicas más recientes y han hecho cosas asombrosas. Han causado grandes transformaciones en el mundo real en países como Colombia, Irán y Moldavia, valiéndose de esas técnicas para mover a la juventud. Y esto ha sido sólo el comienzo.”

Las agencias de Washington no podían desaprovechar un atractivo escenario donde los jóvenes, ya adictos a las nuevas tecnologías como Internet, Facebook, Twitter y MySpace, entre otras, que podrían convertirse en dirigentes y promotores de movimientos sociales al servicio de los intereses imperiales. Pero había un problema, según los fundadores de la AYM. “Estos movimientos del siglo XXI constituyen el porvenir de la sociedad civil pero todavía no se dispone de mecanismos para ayudar, capacitar y potenciar a estos dirigentes que en lugar de oficinas tienen direcciones electrónicas. Tampoco existe una entidad que capacite a las asociaciones y a los movimientos ya conocidos del siglo XX en el uso eficaz de los instrumentos y medios del siglo XXI para el logro de sus objetivos.”

¿Sus objetivos? ¿O los objetivos de Washington?

Una de las primeras operaciones exitosas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en los años cincuenta y sesenta fue la creación del Congreso por la Libertad de la Cultura en Europa para impregnar y utilizar los espacios de arte, las universidades, los intelectuales y los movimientos sociales para neutralizar la expansión del comunismo. El uso de la cultura para promover la agenda imperial no terminó después de la Guerra Fría. Mientras crece la adicción a la tecnología, este eficaz mecanismo está siendo refinado y aplicado. Nuevas tecnologías como Facebook y Twitter, desarrolladas con financiamiento de empresas de la CIA como In-Q-Tel, especialista en la “minería de data”, hoy en día funcionan como redes para reclutar y captar “agentes” dispuestos a promover los intereses imperiales. El uso potencial de estas tecnologías para promover operaciones psicológicas y propaganda es ilimitado. Su fuerza es la rapidez de la diseminación de los mensajes y su cobertura mundial.

Sólo hacía falta diseñar la estrategia que permitiría alcanzar ese potencial.

La campaña de Obama como “modelo”

“La Alianza de Movimientos Juveniles (AYM) es la respuesta a esa necesidad. Comenzó con una reunión cumbre en diciembre de 2008, en la cual el Departamento de Estado se asoció con MTV, Google, YouTube, Facebook, Howcast, AT&T, JetBlue, GenNext, Access360Media y la Facultad de Derecho de Columbia University para reconocer y convocar a los movimientos del siglo XXI y dialogar con ellos por Internet por primera vez en la historia”.

Durante la primera cumbre de la AYM, participaron miembros de la organización opositora venezolana Súmate (financiada por la NED y USAID), y los creadores colombianos de las marchas “No más Chávez” y “Un millón de voces contra las FARC”. Los principales panelistas eran tres asesores de la campaña de Barack Obama para la presidencia, incluidos Joe Rospars, director de Nuevos Medios de la campaña, Scott Goldstein, director en línea de Obama para América, y Sam Graham-Felson, director de blogging para la campaña Obama 2008. También participaron Sherif Mansour, de Freedom House, Shaarik Zafar, asesor del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos (Homeland Security) y ocho altos funcionarios del Departamento de Estado, junto a representantes de diferentes multinacionales de la comunicación y las nuevas tecnologías.

Los creadores de la exitosa campaña “súper-tecnológica” de Obama se juntaron con las agencias de Washington para diseñar la estrategia perfecta. Combinaron dos fuerzas novedosas en la política -la juventud y las nuevas tecnologías-. Era una combinación capaz de lograr lo que durante varios años le habían dificultado a la CIA: el cambio de régimen en países no subordinados a los intereses de Estados Unidos, sin que apareciera la mano de Washington.

El movimiento estudiantil “manos blancas”, en Venezuela, financiado y formado por las agencias estadounidenses, las protestas anticomunistas en Moldavia, las manifestaciones contra el gobierno iraní y las últimas protestas virtuales contra el Presidente Chávez son ejemplos de esta nueva estrategia. Las nuevas tecnologías –Twitter, Facebook, YouTube y otras– son las principales armas, y los medios tradicionales, como CNN y sus afiliados, ayudan exagerar el impacto real de estos movimientos promoviendo matrices de opinión falsas y distorsionadas sobre su importancia y legitimidad.

La Alianza de Movimientos Juveniles es otro capitulo más dentro de los planes de desestabilización contra países soberanos antiimperialistas que rechazan la dominación imperial. La doble moral de Washington reafirma este hecho. Mientras que el Departamento de Estado promueve, financia y patrocina la formación de jóvenes de otros países en el uso de las nuevas tecnologías para desestabilizar sus gobiernos, el uso de Twitter y Facebook para convocar protestas contra las políticas de Washington dentro de Estados Unidos se criminaliza. Así se demostró hace tres semanas cuando dos ciudadanos estadounidenses fueron arrestados por utilizar Twitter para informar a los manifestantes contra la cumbre G-20 en Pittsburgh sobre las acciones represivas de la policía.

Sitio oficial de la Alianza de Movimientos Juveniles: http://info.howcast.com/youthmovements/summit09/delegates

Eva Golinger es una abogada venezolana y estadounidense que vive en Caracas. Ha publicado los libros El Código Chávez: Descifrando la Intervención de los Estados Unidos en Venezuela, Editorial de Ciencias Sociales 2005 [The Chavez Code: Cracking US Intervention in Venezuela], Bush Versus Chavez: Washington’s War on Venezuela (Monthly Review, 2007) y La telaraña imperial: Enciclopedia de injerencia y subversiones, con Romain Migus, 2008.

Eva Golinger
Revisado por Caty R.


 

Publicado enInternacional
“Es el Second Life de este año”, descarga categórico en su blog académico Tom Davenport, director del área Information Technology and Management del Babson College, de Estados Unidos. Su bitácora se publica en la web de la prestigiosa Harvard Business School. El servicio online que está “enterrando” con su declaración es nada más y nada menos que Twitter.com, la nueva vedette del mundo digital que tan bien aprovechó Barack Obama en la campaña presidencial que lo consagró.

En Twitter, los usuarios pueden publicar textos de hasta 140 caracteres: ideas brillantes o banales, reflexiones express, avisos de última hora, actualizaciones de su vida personal o cuántas cucharaditas de azúcar llevaba su café esa mañana. Todo vale y cada quien tiene “seguidores” –usuarios interesados en sus tweets– y es “seguidor de”.

Davenport mira con escepticismo la cacareada “web 2.0”, esa del contenido generado por el usuario, esa que es proclamada como el futuro de Internet (y tanto, el futuro de los negocios). Su comparación con Second Life es dura, pero no caprichosa. La investigación de algunos colegas suyos (Bill Heil y Mikolaj Piskorski) de la misma institución señalan algunos problemas a futuro para Twitter, los mismos que asolaron ese mundo virtual.
Heil y Piskorski descubrieron que el 10 por ciento de los usuarios de esa red social genera el 90 por ciento de su contenido. Esta concentración es mayor que en otras redes como Facebook, donde la décima parte más activa de los usuarios ingresa el 30 por ciento del contenido.

Pese a ser una de esas redes que democratizan la comunicación, Twitter se asemeja más a un modelo de comunicación unidireccional que a una genuina relación interpares. Los números en crudo de Twitter dicen que está en franco crecimiento: en febrero de 2009 superó las siete millones de visitas. En el mismo mes de 2008 “apenas” alcanzó las 475.000.
Dos datos de color delatan el crecimiento de una web o de un modo de hacer sociales en Internet. Uno es la aparición de las estafas. En este caso, el phising, versión online del “cuento del tío”, donde cuentas falsas pretenden redireccionar a los usuarios a otras páginas para robar contraseñas y datos de cuentas bancarias.

El otro dato es el surgimiento de bromistas. En el reino de los tweets la cuenta “de Dios” tiene 6000 seguidores, pero la del Dalai Lama lo supera con 20.000. O lo superaba, hasta que la dieron de baja porque la “oficina de comunicación de Su Santidad” que supuestamente administraba la cuenta no tenía nada que ver con el líder espiritual tibetano.

Si crece tanto, ¿cuál es el problema? Otro estudio puntualiza el problema. La agencia de mediciones en Internet Nielsen Online (suerte de Ibope del mundo digital) señala que sólo el 40 por ciento de los usuarios registrados en Twitter vuelve a usar el servicio al mes de haberse inscripto. O sea: de cada diez, seis no vuelven a entrar jamás. Facebook o MySpace, del mismo rubro, retienen el doble de usuarios.

A priori, todo lo anterior no sería tan trágico. Muchos usuarios se registran en el servicio y no publican nada, sólo se limitan a seguir las entradas de amigos y famosos de turno (Oprah Winfrey, Shaquille O’Neal y Britney Spears, por ejemplo, lo idolatran). Es decir: leen, no escriben, pero están ahí listos para recibir la publicidad del sitio. Pero tampoco. ¿Cómo “tampoco”? Pues parece que Twitter, además de no poder retener usuarios, es un negocio que va a pérdida. Es difícil de creer, pero el portal publicó un clasificado en su propia web buscando un jefe de Producto para abocarlo a la generación de ingresos.

“Twitter ofrece muchas oportunidades atractivas para generar ingresos, pero por ahora las estamos excluyendo porque no queremos distraernos del trabajo más importante, que es crear un servicio atractivo y una gran experiencia de uso. Si bien nuestro modelo de negocio se encuentra en fase de investigación, gastamos más dinero del que hacemos”, reconoce lánguidamente el sitio en su página oficial.

En verdad, esto no debería sorprender a nadie. Hace algunos meses Google informaba que el principal portal de videos de la red, YouTube, que había adquirido por una cifra miles de veces millonaria, le daba una pérdida de millón y medio de dólares... al día. El dato no suele aparecer en los grandes medios, pero quienes analizan constantemente las oportunidades de negocios empezaron a confirmar ahora lo que intuyen desde hace rato: las redes sociales no son el oasis que se esperaba: cuesta mucho “monetizarlas”. Esto es: hacer dinero con ellas.
Claro que los creadores de una red social exitosa aspiran a venderla y sacar sus buenos millones con ella. Pero una vez que el portal de turno está en marcha, sus nuevos operadores no saben muy bien cómo sacarle rédito. La mayoría insume enormes costos de mantenimiento (los gigantescos servidores de YouTube, por ejemplo), y los ingresos por publicidad no justifican la inversión, o no alcanzan siquiera para cubrir los gastos. Y pocos usuarios están dispuestos a pagar por algo que reciben gratis desde hace largo rato.

Esto siempre hablando en grande. Claro que una pequeña bitácora de pocos requerimientos de sistema con unos miles de lectores bien puede brindarle a su blogger algunos atractivos ingresos mensuales, aunque no lo volverá millonario. El problema es para las grandes firmas.
Pese a estas nubes en el horizonte, las fichas parecen puestas en la web 2.0. Twitter está valuada en 250 millones de dólares (en el mercado, apenas un vuelto, vamos), pero ya rechazó una oferta de Facebook por el doble de ese monto.

En un sitio de subastas hacen apuestas sobre qué compañía la comprará. Google, que ya le compró Blogger a uno de los creadores de Twitter, aparece como el comprador más probable: paga apenas 1 a 1. Yahoo es el otro extremo: nadie cree en el antiguo rey de los buscadores y paga la friolera de 20 veces la cantidad apostada. ¿Habrá alguien apostando por un nuevo estallido de los “.com”?

Por Andrés Valenzuela



MySpace extiende los recortes de empleo a dos tercios de su plantilla internacional


El portal de Internet, propiedad del grupo NewsCorp de Murdoch, anuncia que echa el cierre en cuatro países


La red social de Internet MySpace, perteneciente al conglomerado de medios NewsCorp, dirigido por el magnate Rupert Murdoch, recortará dos tercios de su plantilla internacional, lo que afectará a unos 300 empleados, y cerrará "al menos" cuatro de sus oficinas fuera de EEUU, según ha comunicado la compañía.

Los recortes se enmarcan en el proceso de reestructuración de MySpace, que la semana pasada ya anunció que despedirá al 30% de su plantilla en EEUU, donde conservará alrededor de 1.000 trabajadores. "Bajo el plan propuesto, MySpace colocará en revisión para una posible reestructuración todas sus oficinas existentes en Argentina, Brasil, Canadá, Francia, India, Italia, México, Rusia, Suecia y España", ha explicado el consejero delegado de la compañía, Owen Van Natta.

Asimismo, MySpace ha indicado que tras completar esta reestructuración, Londres, Berlín y Sidney pasarán a ser los centros regionales primarios de la compañía en sus operaciones internacionales. "Nos estamos concentrando en Londres, Berlín y Sydney por dos simples razones. Se trata de mercados en los que tenemos muchos usuarios así como los recursos suficientes para competir de manera eficaz, y son centros comerciales internacionales de primer orden en los que una robusta presencia de MySpace puede ayudar a la compañía a desarrollar nuevas e innovadoras asociaciones", ha añadido Van Natta.

Por su parte, MySpace China y la joint venture del grupo en Japón no se verán afectadas por los planes de reestructuración. NewsCorp adquirió MySpace en el verano de 2005 por 580 millones de dólares (432 millones de euros), cuando el sitio era considerado como la principal red social en Internet, un liderazgo cuestionado actualmente por otras webs como Facebook o Twitter.

De hecho, los últimos datos de ComScore apuntan que Facebook cuenta con 307,1 millones de usuarios en todo el mundo, frente a los 126,9 millones de MySpace y por primera vez en su historia logró superar a la filial de NewsCorp en EEUU al alcanzar los 70,28 millones de usuarios, frente a los 70,26 millones de MySpace.

Tomado del El País de España
EUROPA PRESS - Los Ángeles - 23/06/2009
Publicado enInternacional
Fue un encuentro lleno de buenas ideas y sueños. Convocados por Alai –apoyada por la Unesco–, entre el 13 y el 15 de diciembre, nos dimos cita en Quito 24 medios y redes de comunicación procedentes de 14 países de América Latina. El propósito de la reunión quedó resumido en el nombre de la convocatoria: “Construyendo una agenda democrática en comunicación”.

Las expectativas que nos animaron a concurrir al encuentro quedaron plenamente satisfechas: las experiencias compartidas por compañeros y compañeras de Paraguay, Argentina, Uruguay, Brasil, Cuba, Perú, Bolivia, México, Guatemala, Ecuador, Venezuela, El Salvador y Costa Rica estuvieron llenas de ricos matices que brindan luces para hacer cada día mejor nuestra labor.

La pluralidad de las experiencias concurrentes fue otro éxito de la convocatoria: los participantes resumían experiencias en prensa escrita, radio, televisión, web. Pero, además, su procedencia permitió acercarnos a las vivencias en marcha en diversidad de países de la región, con movimientos sociales protagonistas y gobiernos –muchos de ellos– que ofrecen esperanza de cambio, y ruptura con lógicas y prácticas opresoras.

El intercambio de experiencias, la discusión sobre el carácter de la red, el compartir ideas sobre la comunicación dialógica, los talleres prácticos sobre redes sociales y la definición de una agenda como garantía de acción común sintetizan la agenda desarrollada durante estos tres días decembrinos.

Al finalizar el encuentro, se acordó articularnos alrededor de la Alianza de Medios para la Democratización de la Comunicación. Sus propósitos: interconectar la difusión de temas comunes, y abordar en conjunto algunos otros desafíos en pro de democratizar la comunicación en cada uno de nuestros países, así como en el conjunto del continente, como condición básica para profundizar la democracia.

Para la construcción de ese espacio común, se adoptaron los siguientes acuerdos:

1. Carácter de la Alianza:

“En América Latina estamos reinventando la democracia. Transitamos una etapa inédita que recupera y actualiza las mejores tradiciones emancipatorias y de resistencia popular.

La profundización de este proceso exige el protagonismo de los espacios de participación colectiva para garantizar y robustecer las políticas públicas de integración regional, el reconocimiento de derechos y la justicia económica, social y cultural.

Al mismo tiempo, es indispensable enfrentar los intentos restauradores del orden neoliberal que hoy se expresan con centralidad articuladora en las prácticas destituyentes y golpistas de los monopolios de la comunicación.

Por eso creemos que es fundamental la democratización de la comunicación, la articulación de los medios populares y el fortalecimiento de los medios públicos.

Es así que el afianzamiento de una agenda para una comunicación democrática requiere el impulso de los movimientos sociales, de los Estados nacionales, y de las instancias regionales de integración.

Los medios, comunicadores y comunicadoras de América Latina y el Caribe que compartimos estos principios y necesidades, asumimos que somos parte de las fuerzas sociales que propugnan el cambio social, económico, cultural y también de comunicación en Nuestra América.

Nos comprometemos a articular un esfuerzo conjunto en nuestra área de acción –la comunicación social– que aporte en ese proceso. Y también invitamos a sumarse a este núcleo inicial a quienes, desde la comunicación, se sientan interpelados por estos principios”.

2. Agenda temática común:

Identificamos los siguientes criterios y enfoques comunes

- Acompañar las campañas de actores sociales desde la información
- Converger en coberturas en torno a ciertas fechas simbólicas o de eventos
- Hacer un trabajo informativo que contribuya a la unidad de los movimientos sociales
- Difundir pensamiento crítico y reforzar el sentido formativo de la información y comunicación

Para el próximo periodo, definimos los siguientes temas comunes de nuestra agenda informativa: Desmilitarización. Derechos de la Madre Tierra. Integración. Democratización de la comunicación. Soberanía. Descolonización. Derechos humanos- Solidaridad internacional.

En otros aspectos de la acción común, se avanzó en precisar conceptos y herramientas sobre: contenidos en internet, enlaces, etiquetas, sindicación (RSS), Twitter (enlazar contenidos, identificar los hashtags (etiquetas) de mayor uso en Twitter para los temas de agenda), Buscadores.
Se identificó la capacitación como una necesidad común, la cual se atenderá de manera mutua, y se acordó crear un mecanismo para compartir recursos:
 
De igual manera, se acordó atender relaciones con otros sectores: reforzar vínculos con la academia; buscar espacios para dialogar sobre currículos, temas de investigación; desarrollar estrategias de incidencia. Relación con los Estados, y relación con los medios públicos

Se abordó el tema de seguridad y privacidad, al igual que sostenibilidad y financiamiento de nuestros medios, la cual se identificó como un problema y una preocupación común. Se precisaron tareas para afrontar la solución.

No se dejó por fuera el seguimiento a lo tratado, para lo cual se propuso organizar una actividad similar a la desarrollada en Quito en Centroamérica/Mesoamérica, con participación de otros medios. Se solicita un respaldo o apoyo moral de la Unesco para la realización de esta actividad.

Al viajar de nuevo a nuestro sitio de trabajo, sentimos que la comunicación a través de los portales de cada uno de los asistentes, con toda seguridad, sentiremos un hermanamiento que nos permitirá afrontar estos y otros retos con mayor seguridad y confianza. El camino está abierto.
Publicado enEdición 165
Página 1 de 2