Sofia

Sofia

Viernes, 21 Febrero 2014 09:08

Agronegocio o integración regional

Agronegocio o integración regional

Es una victoria del agronegocio de Brasil, dijo la presidenta Dilma Rousseff con una sonrisa, rodeada de políticos y ejecutivos de empresas agroindustriales en Lucas do Rio Verde (Mato Grosso), al inaugurar la cosecha de granos. La felicidad de la presidenta se debe a que Brasil alcanzó una cosecha de 193 millones de toneladas y además se convirtió en el primer exportador mundial de soya, superando a Estados Unidos, que ocupaba ese sitial. Dilma inauguró la recolección conduciendo una cosechadora y aventando granos de soya transgénica.

 

Apenas 48 horas después Rousseff recibió en la sede de gobierno en Brasilia a una delegación de 30 militantes del Movimiento Sin Tierra (MST) que celebraban su sexto congreso. Le reclamaron que la reforma agraria está estancada y que su gobierno asentó la menor cantidad de familias desde la dictadura militar (1964-1985), apenas 13 mil por año; que apoya sin restricciones al agronegocio y a las multinacionales que lo sustentan, pero no hace lo mismo con la agricultura campesina, que es la que abastece de alimentos a la población.


Durante la inauguración de la cosecha soyera, decenas de trabajadores del correo en huelga abuchearon a Rousseff porque se decidió tercerizar los servicios de salud. Los gritos de los trabajadores fueron acallados por aplausos y otros gritos que provenían de los políticos de derecha aliados al PT y de agroempresarios que no ocultaron su apoyo entusiasta a la presidenta.


Parecen escenas sacadas de una guión truculento pero son la realidad, contradictoria y compleja, que vivimos en nuestra región. Los gobiernos hacen o subsidian obras millonarias para favorecer los negocios de las multinacionales. En 2013 el BNDES de Brasil otorgó préstamos por 190 mil millones de reales (unos 80 mil millones de dólares). El 30 por ciento de ese monto fue destinado a obras de infraestructura para lubricar las exportaciones de commodities, como la pavimentación de la carretera longitudinal BR 163 (desde Rio Grande del Sur hasta Belén do Pará), que forma parte de la nueva ruta de exportación de soya.


Hasta ahora la soya y el maíz de la región central –un tercio de la cosecha– salían por los puertos del sur luego de recorrer en camiones más de 2 mil kilómetros. Con la carretera asfaltada entre el centro de Mato Grosso (donde destaca el municipio Lucas do Rio Verde) y el puerto de Miritituba en la ribera del Tapajós, afluente del Amazonas, los granos saldrán por barcazas hacia los puertos de Belén, Santarem y Santana, en las puertas del Atlántico, con lo que ganarán un par de días y ahorrarán millones en fletes.


La nueva ruta amazónica de la soya se convertirá en el mayor corredor para las exportaciones de granos de Brasil, por el que pueden exportarse hasta 40 millones de toneladas anuales (Bloomberg, 10 de enero de 2014). Las multinacionales estadunidenses Cargill y Bunge y las brasileñas Hidrovias do Brasil y Cianport están invirtiendo hasta 2 mil millones de dólares en la construcción de terminales, estaciones de transbordo, muelles, almacenes y flotas de barcazas para acelerar el transporte de granos.


Por su parte, el gobierno –además de invertir en carreteras– anunció que ha liberado para los próximos cinco años una línea de créditos por unos 10 mil 400 millones de dólares para la construcción de silos que permitan almacenar las cosechas sin contratiempos.


En su conjunto el Mercosur cosechará más de 150 millones de toneladas de soya: 90 millones Brasil, 55 millones Argentina, casi 10 millones Paraguay y 4 millones Uruguay. Todos compitiendo entre sí en los mismos mercados. Todos buscando abaratar fletes a costa del erario. Si a esto le sumamos las exportaciones mineras e hidrocarburíferas, completamos un panorama complejo: grandes multinacionales controlan el comercio de los países latinoamericanos, haciendo imposible la integración regional.


Si observamos el comercio intrarregional en América Latina y lo comparamos con el de la Unión Europea (UE), el panorama se oscurece aún más. Hacia fines de la década de 2000, el 66 por ciento del comercio europeo era intrazona. En la misma fecha, en América Latina era de apenas 18 por ciento: tres veces y media menos. En relación con el PIB el comportamiento es similar. El comercio intrazona en la UE es de casi 20 por ciento del PIB, en tanto en América Latina es de apenas 3 por ciento del PIB.


Dos datos más. En el caso de Brasil, sólo 8.6 por ciento de sus intercambios se producen con el Mercosur. Mientras el BNDES realiza préstamos anuales de 80 mil millones de dólares, más que el PIB de cinco países sudamericanos, ¿quién recuerda en qué anda el Banco del Sur? Para realizar grandes obras muchos gobiernos prefieren acudir al financiamiento del BNDES, aunque incluya como condición que se emplearán constructores brasileños.


Descarto mala voluntad de los gobiernos. Los organismos de la integración regional no pueden limitarse a condenar a las derechas desestabilizadoras, aunque es muy necesario que lo hagan. No es ninguna casualidad que los municipios, provincias y estados donde predomina el agronegocio soyero tengan casi siempre gobiernos de derecha.


El agronegocio es mucho más que el cultivo de semillas transgénicas para fabricar raciones: es un entramado político, económico, cultural y social que crea una relación de fuerzas antidemocrática, además de ambientalmente insustentable. Es en esos vínculos y en esos territorios donde se genera el caldo de cultivo de las derechas políticas y mediáticas que fraguan golpes de mercado y, quizá, de Estado. Lógicas similares tienen las rentas petroleras y mineras.


Entiendo que no es fácil salir de este modelo, entre otras cosas porque ha generado una opinión favorable de la población hacia un modo de vida consumista y despolitizador que no toma en cuenta la soberanía alimentaria. Por eso es necesario debatirlo, enfrentarlo, como hace el MST, aun corriendo el riesgo de cierto aislamiento. Festejarlo, como hizo Dilma y como hacen buena parte de los gobiernos, favorece a las derechas.

Noventa por ciento de bogotanos sufre contaminación por plomo

Nueve de cada 10 bogotanos presenta algún grado de contaminación por plomo en sus tejidos, según un estudio realizado por la Universidad Nacional mediante biomarcadores para metales pesados.

De acuerdo con los resultados de la investigación, más del 90 por ciento de los 400 citadinos sometidos a análisis, en un rango poblacional de tres a 91 años, es víctima de esa contaminación. Con un doctorado en Salud Pública de ese centro docente, el profesor Luis Hernández reveló que la presencia de mercurio detectada en el cabello fue del 98,7 por ciento, 80,8 en la sangre y 40,6 por ciento en la orina, mientras el comportamiento del plomo en sangre fue del 93,9 por ciento.


Tres de las personas objeto de estudio presentaron concentraciones de mercurio superiores a los valores referenciales del Instituto Nacional de Salud (12,6 por ciento) en comparación con los de la Organización Mundial de la Salud, precisó.


A su juicio, el nivel de contaminación detectado es preocupante, si se tiene en cuenta que la concentración de metales pesados en el organismo puede afectar el sistema nervioso y originar trastornos psicológicos, parálisis y temblores.


En los niños, detalló, puede provocar problemas en el peso y la talla y afectar el proceso de aprendizaje. Además de su toxicidad, esa concentración tiene efectos acumulativos en el organismo.


El estudio fue realizado conjuntamente con las autoridades sanitarias de la capital colombiana.


(Con información de Prensa Latina)

Lunes, 03 Febrero 2014 08:33

El problema de hacer la guerra y la paz

El problema de hacer la guerra y la paz

En Colombia se habla con naturalidad de la guerra y con dificultad de la paz. El presidente Juan Manuel Santos hace declaraciones desde España que todavía rebotan: "Yo fui ministro de Defensa, yo sé hacer la guerra y, si se rechazara un acuerdo, continuaríamos con esta guerra muchísimos años". Desde las FARC le responde su jefe, Timoleón Jiménez o Timochenko: "La guerra real, no la de los boletines para la prensa y la televisión, no se está librando del modo como la pintan ellos". Es una esgrima dialéctica que confronta posiciones militares en el Valle del Cauca mientras se discute en La Habana un acuerdo perdurable para el conflicto. El país cumplirá en mayo próximo cincuenta años de guerra civil, si se toma en cuenta la fecha de constitución formal de la guerrilla, la principal de Colombia. Tras un ataque del Ejército a Marquetalia, las autodefensas campesinas se convirtieron en las FARC tal y como se las conocen hoy. Corría 1964. La violencia política puede afirmarse que viene de más lejos. Cuando mataron al liberal Jorge Eliécer Gaitán, en 1948.

 

La confrontación no se detuvo desde entonces, pese a la envergadura histórica de lo que se discute en Cuba. En una extensa entrevista que Santos le concedió al diario El País, y que repercutió mucho en Colombia, recordó su estrategia guerrera hace un par de semanas: "Los golpes a la secretaría de las FARC comenzaron cuando yo asumí el Ministerio de Defensa. Antes, en 45 años, no le habíamos dado nunca a un miembro del secretariado, pero tocaba hacer eso para poder lograr lo que estamos logrando... y a veces hay que saber hacer la guerra para lograr la paz".


En un texto titulado "Desbrozando ideas", Timochenko le respondió el 23 de enero desde las montañas colombianas: "Es increíble que cuando publicitan un número cada vez más reducido de guerrilleros desmoralizados a vencer, estén predicando y aplicando el incremento de sus tropas y recursos de todo orden a fin de lograr reducirlos. Tras los arrasadores bombardeos se oculta un angustioso desespero".


La lógica del palo y la zanahoria sigue vigente en los discursos. El 25 de mayo próximo son las elecciones en Colombia y Santos va por su reelección. Para ganar, pivotea entre dos roles antagónicos. El del presidente que pretende quedar en la historia del país como exclusivo artífice de la paz, casi un personaje canonizado. Y el del político que, si llega a obtenerla, lo hizo por su mano dura, antes que por sus concesiones. Un mensaje para el ex presidente Alvaro Uribe y sus partidarios, que lo corren por derecha.


Cuando le preguntaron a Santos si se imaginaba a Iván Márquez –encabeza la delegación de paz de la guerrilla en La Habana– ocupando una banca, respondió: "Me imagino a representantes de las FARC sentados en el Congreso. De eso se trata el proceso: que dejen las armas y que sigan con sus ideales. Nadie los está obligando a cambiar su manera de pensar, pero que luchen por sus ideales sin armas, sin violencia, si no utilizando las vías democráticas".


La otra cara de Santos se da en el campo de batalla. Hizo la guerra como ministro de Defensa de Uribe y como presidente en ejercicio, de un modo tan irregular como el que se les atribuye a las FARC. Fue el último responsable de los falsos positivos (la ejecución de civiles que el Ejército presentaba como guerrilleros para optimizar sus bajas). También de la Operación Jaque, en la que se rescató a secuestrados bajo la falsa cobertura de la Cruz Roja, y del bombardeo sobre Ecuador para asesinar al comandante Raúl Reyes, que causó un conflicto diplomático con el país vecino.


El líder de las FARC denunció que esa política de tierra arrasada del gobierno continúa, pero que éste oculta "los golpes propinados por la insurgencia a su aparato de muerte y terror. Los helicópteros, por ejemplo, se están cayendo por obra de accidentes y casualidades, cuando no se puede ocultar su caída, o sencillamente jamás son alcanzados por el fuego guerrillero".


Timochenko informó sobre el derribamiento de un par de aparatos: "El pasado 22 de diciembre, en el área rural de Briceño, Antioquia, fue destruido por completo uno de ellos cuando se aprestaba a desembarcar tropas en operaciones ofensivas contra unidades del Bloque Iván Ríos. Igual podría decirse del aparato derribado el 9 de enero por unidades conjuntas de las FARC y el ELN en el área rural del municipio de Anorí, que el alto mando militar prefirió atribuir a cualquier otra causa para evitar que se conociera el desplome de su plan de desembarcos de tropas a distancia".


Con estos partes de guerra, las FARC responden a lo que consideran "la intención gubernamental de presentar a la opinión nacional y mundial una guerrilla asediada y derrotada, a la que con todo derecho se cobrará en la Mesa su incapacidad militar y política". Y agregan a su relato otro episodio: "Ni siquiera cuando el saldo final ha resultado más trágico, como en Puerto Rondón el pasado 18 de enero, puede decirse que las naves o las tropas de asalto se la cobran fácil frente a una guerrilla a punto de rendirse".


Las diferencias políticas entre el gobierno y la insurgencia son notorias y llevan medio siglo, pese a lo cual, algunas coincidencias mínimas lograron. Una la destacó Santos en España: "Lo que le puedo decir es que estamos de acuerdo con un principio: Colombia sin coca. Imagínese usted lo que eso significa. El primer productor de cocaína del mundo durante tantos años que de la noche a la mañana pueda comenzar a desaparecer esa fuente de todo tipo de mal, porque es una fuente de financiación y es un veneno que ha hecho mucho daño, sobre todo a Colombia, pero al mundo entero".


Las FARC difundieron su posición por boca del comandante Pablo Catatumbo desde La Habana: "Promovemos la sustitución voluntaria de los usos ilícitos de los cultivos de hoja de coca, amapola y marihuana, mediante el impulso de planes de desarrollo alternativo, diseñados en forma concertada y con la participación directa de las comunidades involucradas".


El problema de cómo el gobierno y las FARC hacen la guerra y la paz en forma simultánea es igual a una partida de ajedrez. Pero como el juego ciencia, tiene un tiempo límite. Mayo puede ser un mes clave. Habrá elecciones presidenciales y seguirán las conversaciones en La Habana. Lo aseguró Santos: "Si estamos negociando en medio del conflicto, que fue una de las condiciones que nosotros pusimos, entonces por qué no vamos a poder negociar en medio de las elecciones". En el mejor de los casos, incluso, podría haber una tregua en medio de la guerra. La paz deberá esperar más.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Dólar de EU contra mercados emergentes y los BRICS

David Ignatius, confidente de Obama (The Washington Post, 22/1/14) evalúa el problema de los mercados emergentes, mientras se mofa de quienes se precipitaron en exagerar el declive de Estados Unidos (EU). A su juicio, la moda de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) empieza a declinar cuando los datos económicos fundamentales de EU son mucho más poderosos de lo que parecían, mientras los de los BRICS son más débiles.


Ignatius, estupendo analista geopolítico de origen armenio, se extravía en su confusión entre datos financieros y económicos. Las finanzas artificiales de la dupla anglosajona –vinculadas a los bancos centrales de Israel y la Reserva Federalhttp://www.jornada.unam.mx/2014/01/22/opinion/020o1pol)– aplastan a los BRICS, los cuales ostentan cada vez mejores datos económicos, si se siguen las tendencias globales de sus respectivos PIB (producto interno bruto) en los recientes cinco años.


La tónica de los desinformadores multimedia anglosajones consiste en apalear sin misericordia a los BRICS, lo cual es un deporte nacional de la revista británica The Economist, el rotativo neoliberal británico The Financial Times y las revistas de EU Foreign Affairs/ Foreign Policy, mientras los multimedia de Rusia y China persisten en alabar sus hazañas económicas, como Russia Today (21/1/14): los países BRICS liderarán el crecimiento mundial en 2014, según las previsiones del FMI que consideran. Una cosa es el crecimiento económico que ostentan los BRICS y otra es la burbuja financierista que impera en el G-7 y sus satélites.


Ignatius se basa en datos meramente financieristas, como el índice de los mercados emergentes de Morgan Stanley, que cayó 5 por ciento comparado con una ganancia de casi 30 por ciento del índice Standard&Poor's 500. Sustenta básicamente su pesimismo hacia los mercados emergentes en la voltereta espectacular del economista Antonie van Agtmael, quien acuñó el término y ahora pasa por una desgarradora fase revisionista: el desaliento y el temor sentidos por muchos en EU se encuentran fuera de lugar. De hecho, existen signos tempranos de que EU puede estar recuperando alguna (sic) parte de su competitividad perdida en manufactura y que China está perdiendo terreno.


Cita el reporte de Goldman Sachs: Mercados emergentes: cuando la ola se desvanece (http://es.scribd.com/doc/202638933/Reporte-Goldman-Sachs), uno de los mega-bancos consentidos por el sistema financierista israelí-anglosajón, que espera un subdesempeño y una elevada volatilidad en los próximos cinco a 10 años.


¿Arrecia la guerra financiera de EU contra los BRICS y mercados emergentes para sostener como sea a su frágil dólar?


Mata de risa la revisión de las placas tectónicas estructurales de los principales mercados emergentes que difunde el vilipendiado banco Goldman Sachs (del que Robert Zoellick, ex presidente del Banco Mundial y subsecretario de Estado, es presidente de sus consejeros internacionales) sobre los BRIC (sin Sudáfrica), por lo que aconseja una reducción limitada (sic) en la asignación estratégica de activos a los mercados emergentes a largo plazo.


Goldman Sachs concluye que la próxima reubicación de capitales de los mercados emergentes será consecuencia de la reducción de la polémica impresión masiva de dólares por la Reserva Federal conocida como quantitative easing: QE.


Ignatius cita también un reporte de la Academia de Ciencias Sociales de China; en una interpretación antichina y pro occidental de The New York Times (http://www.nytimes.com/2013/12/25/business/international/report-faults-increase-in-chinas-local-government-debt.html?_r=0) que abulta los datos negativos por encima de los positivos de la deuda gubernamental local (una burbuja municipal de crédito), que alcanzó el "nivel alarmante de 3.3 millones de millones de dólares (trillones en anglosajón) a finales de 2012: el doble de 2010.


Hoy se ha vuelto una cacofonía de los multimedia occidentales pronosticar el estallido de la burbuja china con base en el descenso relativo de su PIB: 7.7 por ciento (2013) a 7.5 por ciento (para 2014) cuando EU, la Unión Europea y Japón exhiben patéticos PIB.


Ignatius aduce que mientras los competidores de EU tropiezan, la otrora superpotencia multipolar ha retomado su rumbo gracias a los "notables descubrimientos del nuevo petróleo/ shale gas (lutitas/esquisto/grisú) que han reducido la vulnerabilidad (sic) energética de Washington y la han convertido en un país manufacturero relativamente de bajo costo".


Pareciera que una parte sustancial de la política multidimensional de EU se (con)centra excesivamente en apostar a su pretendida cuan polémica "revolución energética del shale gas".


La burbujeante especulación del gas shale está contribuyendo en EU a un respiro económico notable con disfraz financierista (en el que colabora lastimosamente la captura de las reservas de hidrocarburos del "México neoliberal itamita"), pero su grave problema radica en que cada vez existen mayores evidencias contrarias de que se trate de una burbuja de la especulación financierista de Wall Street.

No han sido buenos tiempos para los mercados emergentes –en especial, la muy cantada guerra de divisas (Bajo la Lupa, 12 y 19/9/10, 21/11/10 y 17/8/11), deliberadamente provocada por EU, que todavía controla el mundo financierista y busca mantener la prevalencia del dólar frente al surgimiento multipolar de otras divisas poderosas, como el yuan de China.


En términos financieristas, enfocados a las divisas, el dólar ha recuperado su poderío frente al euro y ha vapuleado literalmente a las divisas de algunos países emergentes miembros del G-20, como Argentina, Brasil, Turquía e Indonesia, a lo que no se ha escapado su aliado, el "México neoliberal itamita".

Tanto la crisis de 2008, provocada por EU, como su inyección diluviana de liquidez (85 mil millones de dólares al mes), y ahora con el inicio de una sequía de liquidez global (con el cese de la compra de 10 mil millones de dólares al mes por la Reserva Federal), están contribuyendo al reacomodo/flujo/reflujo de los capitales en todo el mundo.


La sequía de liquidez, que ha iniciado dramáticamente, redirecciona los flujos a la banca de Wall Street, en detrimento de los mercados emergentes, que sufren todas las fases calamitosas del estratagema centralbanquista/monetarista/financierista de EU que inflige un grave daño a las economías tanto de sus aliados como de sus competidores.


Un estudio del FMI expone que los efectos de la QE por la Reserva Federal condujo a un flujo de 470 mil millones de dólares a los mercados emergentes (The Daily Telegraph, 27/1/14). Es evidente que un reflujo de esos fondos, que ya empezó, provoca(rá) graves turbulencias en las divisas de los mercados emergentes, lo cual se acentuará con los ceses incrementales de la QE de la Reserva Federal: el síndrome Argentina con o sin Cristina. El diagnóstico correcto de la realidad económica (con las verdaderas finanzas traducidas de su desempeño) de EU emergerá cuando estallen sus burbujas financieras y se decante su genuina situación frente a sus competidores, hoy transitoriamente vapuleados, de los BRICS y los mercados emergentes.


www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalife
Facebook: AlfredoJalife

Hay discordias. Es muy difícil convocar a la izquierda política y social a debatir entre sí y a escucharse. Y es casi imposible, que aborde la «unidad de gobierno», aunque la tragedia de millones con prolongación y la ausencia de una fuerza convocante de la continuidad del Paro Agrario; reclamen el acercamiento en la acción y el análisis de fondo. Más necesarios aun, ante el intento de ampliación de su base por parte de Santos. Con un vistazo a los sucesos de la región, las temáticas del Foro, no podían tener conclusiones con una declaración tradicional. Vendrán, con pausa para pensar e integrar a más. El debate quedó abierto a un año.

 

El Foro continuará mediante réplicas en diferentes territorios y colectivos: Regionales, departamentales, pequeños y grandes; facultades, carreras, colegios, comunidades y localidades; iglesias, torneos y canchas, sindicatos y organizaciones. Un ir a la realidad con acercamientos y Diálogo en el campo popular; para sembrar en el tejido social las palancas de su aceleración; profundizar y ampliar la polémica alrededor de la directriz general «ser gobierno y ser poder» como estrategia integral, que ante las dificultades de alternativa en el corto plazo, adquiera sujeto y extensión nacional; con vista al 2019.

 

Los temas de las comisiones: Crisis de idearios y nuevos referentes ideológicos y políticos, Movimientos sociales y políticos y sus articulaciones, y Formas de lucha, cambios y retos; no resultan del gusto y discurso de la izquierda. De los aparatos, de buena parte de la dirección visible del movimiento social, de la mayoría de la franja "profesional" que aspira a las corporaciones, y de sectores activistas que aprovechan o patinan en variedades de localismo, que disponen a la cooptación o el quietismo.

 

Mosaico popular a convocar

 

El evento constató que con diferente eco y territorialidad, existen iniciativas y voces que militan –distantes, o en casos tienen interrelación– desde las matrices gruesas de i) Movimiento social y comunidades. ii) Izquierda. iii) Oposición. iv) Insurgencia –en trance de negociación– y, v) Personalidades. Todas, con activismos que trasciende en las expresiones políticas y sociales...

 

Asimismo, advirtió la necesidad de discutir carices de estrategia y táctica general y hacer ruptura con el concepto del "poder" a conquistar –ponencia de Luis Mattini–, y disponer de este año para explorar el ¡por aquí! para «ser gobierno y ser poder», con respaldo de un amplio convencimiento; bajo el impulso de un sujeto social diverso, popular y con raíz nacional, en el cauce, memoria y conciencia de los pueblos indígenas, las negritudes, los artesanos-plebeyos y vaciados/obreros, ciudadanos, mujeres, una generación de jóvenes y la otredad.

 

Un sujeto y calidad a obtener, en tanto abramos un camino de participación horizontal, consensos sociales, proyección de comunidades y territorios, y núcleos de «vanguardia política colectiva» –sin vanguardismo de aparato–; que apruebe y descubra en el debate abierto de una «línea de inclusión, poder popular y de gobierno». En la faena por dominar una dirección táctica oportuna, que permita hallar el quehacer ante las preguntas inmediatas, ahora, cuando a partir de i) las consecuencias del terror y la represión que no tuvieron contención puntual ni una deslegitimación de masas, y ii) los errores y equivocaciones de conducción; nadie encarna en su imposición y hegemonía el porvenir del pueblo. Es urgente para una táctica: Dar canal, convocatoria y conducción a las reivindicaciones del Paro Agrario tendrán para el reclamo de un efectivo cumplimiento a Santos. ¿Las fuerzas de oposición "alcanzarán el umbral" en marzo, y en caso contrario qué sigue? ¿El Presidente obtendrá otro margen de 'legitimación'? ¿La negociación bilateral en La Habana impondrá un parámetro a la otra Mesa (¿Montevideo?), y al movimiento social apenas en condición de testigo o invitado?

 

Salto de periodismo militante

 

En medio de una insuficiente comprensión y apoyo, el Foro resultó de la convicción en la siembra por seguir, de los instrumentos necesarios en el aprendizaje, proyección y disputa por una comunicación social propia, y del análisis y presagio de una coyuntura no favorable que están por afrontar el campo popular y las fuerzas que filan en contra de la oligarquía. Coyuntura de ingrediente electoral, tras el desprestigio de la parainstitucionalización con apogeo mafioso en el poder que provocó denuncia internacional, sin "cumplir" en sus ocho años la derrota o "entrega de la subversión"; con cruce de:

 

1. La realidad estructural que dio piso y despertó, como nunca antes, solidaridad con el Paro Agrario, sin tener a la vista instrumentos, tareas de continuidad y de desnudamiento del poder central.
2. Las dinámicas de Mesa (una, en desarrollo; otra, en retardo) bajo presión de admitir el statu quo, que sin señalar la responsabilidad histórica del conflicto armado, arroja una 'participación política' culpable, en un entorno de indiferencia metropolitana acerca de los ingredientes necesarios de una democracia sin privilegios y para una paz justa.
3. Un conflicto armado sin disipar y su influjo en unas elecciones que por encima de las necesidades sociales, está pendiente de reafirmar o no un manejo (aniquilamiento-negociación) sin cuchicheos dentro de los cuarteles, a resolver mediante un reconteo en mayo o en una segunda vuelta en junio, que deje claro quién subordina la "contradicción interburguesa" Santos-Uribe, y la aplicación de un "reacomodo" del régimen que prodigue márgenes de gobernabilidad.
4. La decaída de la acción revolucionaria y la radicalidad social, concede ventaja a la iniciativa oligárquica que usufructúa y difunde la admisión de un tope de continuismo en la acción política y de oposición. Un amarre que hacer ver conveniente la reelección de Santos.
5. Una "justa" sin "candidato único de oposición" ni de "tercería", que aplaza hasta 2018 un protagonismo de oposición con carácter, que suma otro segmento: El posicionamiento de Gustavo Petro, y su veta con mano hacia algunas exclusiones.

 

El Foro dejó temas abiertos

 

Sin pasar completa la realidad de la región ni contar con la voz oficial de los gobiernos con victoria sobre el poder tradicional, la comisión Crisis de idearios y nuevos referentes ideológicos y políticos, automáticamente pasó a mirar la situación del continente, las dudas acerca de las tendencias en juego (Brasil, México, Venezuela), el Grupo Pacífico, y sólo como aproximación, el constatar que sin el esperado triunfo electoral en Paraguay y Honduras, ni ahondar en el aumento opositor de alcaldías capitales de estado en Venezuela, cabe determinar una situación de ¿avance, sostenimiento, declive?, retroceso? o de contraofensiva de la derecha?, con zancadas económicas estructurales hacia una «recolonización» bajo la tutela del Norte. Del mismo modo, traslució la necesidad aplazada de: Repensar las opciones válidas de los socialismos posibles, ¿cuál demanda la realidad y cuál sustentan sus partidarios y procesos con alcance de gobierno?, y de ¿cuál democracia hablamos?

 

La comisión Movimientos sociales y políticos, sus articulaciones señaló que no hay una fuerza con legitimidad convocante de la expectativa que planta el movimiento social y. que la situación en "defensiva" del movimiento de masas y su relación con el movimiento revolucionario, no es "pasajera" por un reflujo común de la dinámica de la lucha social en un país, sino que hay grados de deslegitimación popular de los actores políticos de oposición y 'vanguardia'.

 

La de Formas de lucha, cambios y retos agregó al título el aspecto de la negociación del conflicto armado. Salta a la vista, que el país asiste a tres discursos: El oficial. con su trasfondo de "reacomodo" institucional y económico del régimen, en busca de dividendos de 'legitimación'. El de la guerrilla –en la circunstancia de una economía estructural que aumenta la inconformidad social–, asume la postura de "dilación". Y, ante la bilateralidad en la Mesa, y sin una presión masiva; el activismo no trasciende un "lavarse de manos" con discurso de "paz declarativa", sin considerar cuál es el efecto real en ganar sectores de opinión; con la firma de declaraciones, como alguna intervención solicitó del Foro.

 

Raúl Zibechi, intelectual activista orgánico de los movimientos sociales, en reciente artículo en La Jornada (México), al respecto de "la ácida ironía que vive la izquierda colombiana", citó al economista Héctor-León Moncayo: "En los 70 a quienes impulsábamos la lucha de calles, nos decían que había una forma superior de lucha a la que nos debíamos incorporar, en referencia a la lucha armada. Ahora nos dicen, y esa es la ironía, que la forma superior son las elecciones".

 

Con el paso inicial del Foro y sus aportes, es hora de inventar y afrontar con rectificación una actividad con contenidos de comunicación y mensaje que calcen con la situación, levanten síntesis de plataformas con los sentimientos de urgencia y emplazamiento al poder en los próximos momentos, y de este modo salir de las debilidades y la "defensiva" general.

El crecimiento económico en América Latina no reduce la informalidad

Casi la mitad de los trabajadores de América Latina, un 47,7%, tiene un empleo informal. De los 275 millones de personas que forman la fuerza laboral de la región, solo 145 millones poseen un trabajo formal. Así lo indica el informe Programa Laboral 2013 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), presentado este martes en Lima. La directora regional de ese organismo, Elizabeth Tinoco, calificó la situación de "preocupante" pues si bien el desempleo urbano en América Latina y el Caribe bajó a una tasa mínima histórica de un 6,3%, ello no se debió a una mayor generación de empleo, sino a las personas que salieron del mercado laboral. El año anterior ese indicador fue de un 6,4%.


La representante del organismo dijo que, pese al crecimiento económico registrado en años anteriores, "el ritmo de reducción de la informalidad no ha sido acelerado y las perspectivas de reducción son casi las mismas. Si sigue como está la tasa de desempleo, con este crecimiento económico y con estas pocas medidas para combatirlo, va a mantenerse igual". En 2009 la tasa de informalidad en la región era de 50% y en 2011 de 47,7%.

Los índices de mayor empleo informal se registran en Centroamérica: Guatemala con 76,8% y Honduras con 72,8%, mientras que Perú, que el año pasado fue el segundo país en la región con mayor crecimiento, tiene el 68,8% de personas con ocupación informal.


El 50% de las mujeres y el 45% de los hombres trabajan en condición informal. Así como la informalidad ataca más a ellas, el desempleo también: de los 14,8 millones de latinoamericanos que buscan empleo sin conseguirlo, más de la mitad son mujeres: 7,7 millones, además, hay unos 22 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan. "Seis de cada diez jóvenes tienen empleo informal", precisa a este diario Juan Chacaltana, especialista en empleo y mercado de trabajo de la oficina regional de la OIT.


"No es casual que en diversas ciudades sean los jóvenes quienes encabezan protestas cuestionando el sistema y las instituciones", indica el prólogo del reporte.


Tinoco destacó que la preocupación acerca del mercado de trabajo en América Latina y el Caribe también se debe a lo ocurrido con los salarios mínimos: estos aumentaron en 2012 en un 6,9% pero solo un 2,6% en 2013.


"En 2012 el crecimiento económico se ha desacelerado y también, en consecuencia, la generación de empleo. El impacto en el mercado de trabajo es de menor remuneración por salario, baja productividad que incide en la redistribución de la riqueza, alta informalidad mantenida y no reducida, cobertura de protección ineficiente y alto porcentaje de desempleo juvenil al alza", refirió Tinoco.


La OIT hizo un llamado a los gobiernos a "tomar medidas económicas pues no pueden estar divorciadas y separadas de la necesidad de generar más y mejores empleos", acotó la directora regional.


La funcionaria indicó que el desempleo juvenil que viven más de seis millones de latinoamericanos tiene "repercusión en la gobernabilidad de nuestras sociedades. La falta de esperanza y de posibilidades de insertarse genera frustración, no necesariamente violencia. Ésta se está acumulando en el espíritu de los jóvenes porque no tiene respuesta de parte del gobierno", añadió.


La tarde del sábado, tres jóvenes peruanos cantaban hip hop en un microbús que circulaba por el distrito de Miraflores, de clase media: se quejaban de la corrupción, de los políticos. Con su melodía y un aparato reproductor, pedían un apoyo a su arte a falta de oportunidades. Ellos, como otros miles que suben a vehículos de transporte o se buscan un ingreso en las calles, entran en la calificación de personas con empleo de acuerdo a la OIT, aunque dependiendo de su formación y sus ingresos, pueden considerarse en el subempleo y la informalidad. Quien trabaja al menos una hora por semana y obtiene un ingreso es considerado una persona con empleo.


El Panorama Regional de la OIT también destacó que América Latina registra índices de productividad por debajo del promedio mundial, e hizo también una invocación a los gobiernos en ese sentido pues es la región más rezagada en comparación con Europa y Asia. Desde el 2000 al 2010 apenas creció en 10% la productividad. "Si no hay productividad, ¿qué se va a redistribuir?", afirma Tinoco.
Ante este panorama, el organismo multilateral recomienda a los gobiernos a que tomen medidas para un mayor di

álogo con los sindicatos, mejorar la productividad, incrementar el empleo formal, promover el empleo juvenil, reducir el trabajo forzoso y las peores formas de trabajo infantil, entre otras. Sin embargo, no hay nada que obligue a los gobiernos y agentes económicos a actuar en ese sentido. "Es común moverse mucho por coyuntura y por indicadores de corto plazo, luego surge la preocupación cuando bajan algunos precios de materias primas, pero cuando tratamos el tema de diversificación económica los agentes económicos suelen responder 'eso demora'. Hay que empezar en algún momento", explicó Chacaltana a la consulta acerca de este obstáculo.

 

Martes, 17 Diciembre 2013 06:24

La jefa les marcó la cancha a sus aliados

La jefa les marcó la cancha a sus aliados

En el primer día como presidenta electa de Chile, a Michelle Bachelet le interesó destacar que ella será quien elija a su gabinete y mostró predisposición a lograr acuerdos no sólo al interior de su heterogénea coalición Nueva Mayoría sino también con la derrotada Alianza de derecha. Tranquila y sonriente, con vestido azul, habló con los medios locales y extranjeros en el comando de campaña ubicado en Providencia, tras mantener una serie de reuniones con el mandatario Sebastián Piñera, los presidentes de ambas cámaras, de la Corte Suprema y los líderes de los partidos de la Nueva Mayoría. "Quiero darme el tiempo necesario para elegir los y las mejores, que tengan la camiseta bien puesta con el programa de gobierno. Así que he definido que alrededor de la segunda quincena de enero voy a dar a conocer el futuro gabinete."


El ambicioso programa de gobierno que pondrá en marcha Bachelet a partir del 11 de marzo, día de la investidura, cuenta en sus grandes trazos con el beneplácito de los siete partidos de la Nueva Mayoría, coalición en donde conviven líneas más de izquierda, como el Partido Comunista (PC), y más conservadoras, como la Democracia Cristiana (DC), además de una formación más nueva, como Izquierda Ciudadana. La DC perdió a varias figuras emblemáticas en el Congreso, entre ellas Soledad Alvear, y los sectores del PC ganaron protagonismo duplicando sus bancas, incluyendo a la ex líder estudiantil Camila Vallejo.


A diferencia de su primer mandato (2006-2010), cuando arribó a La Moneda con la lógica de un gabinete con paridad de género, esta vez Bachelet no garantizó que se reitere esa tónica. "Los símbolos también importan, pero no siempre usted encuentra mujeres en algunas áreas o no siempre encuentra hombres en otras áreas. Lo más importante es que estén comprometidos con Chile", aseguró la ganadora del ballottage el domingo.


Bachelet dejó en claro que va a fijar los criterios de selección de su equipo, y su norte es que sean los más adecuados. Evitó así responder a la pregunta de qué le parecían las declaraciones de Carlos Larraín, presidente de Renovación Nacional. Larraín había dicho que estaba dispuesto a sumarse al gabinete para "neutralizar a algunos sectores extremos". Ese fue el tono que usó la candidata Evelyn Matthei durante el segundo tramo de la campaña, pero no pudo remontar la abrumadora ventaja de Bachelet. La derrota de Matthei estuvo cargada de peso simbólico: la más derrotada fue la derecha pinochetista.


Es que los más ultras insistieron hasta el hartazgo con el fantasma que representa la incorporación del Partido Comunista al gobierno y los peligros de instalar una Asamblea Constituyente, como en Venezuela o Bolivia, que vehiculice las grandes promesas. Una campaña esgrimida desde los medios de comunicación hegemónicos. El diario La Tercera publicó ayer una columna de Alvaro Vargas Llosa en la que el hijo del Nobel advertía: "Bajo una presidenta Bachelet decidida a correr dos pasos por delante de esta nueva sociedad exigente, la lista de reformas podría convertirse en el caballo de Troya del populismo latinoamericano".


De las tres reformas más mencionadas por Bachelet –constitucional, educativa, tributaria–, la primera parece ser la madre de todas las batallas. Aún se desconoce si el mecanismo para generar una nueva Constitución será a través de una Asamblea Constituyente o por la vía legislativa. El sociólogo Tomás Moulian señaló a esta enviada que cree que el futuro del nuevo gobierno se va definir en la elaboración de una a nueva Carta Magna. "El camino más sensato es la Asamblea Constituyente y el menos participativo, la reforma de la Constitución actual. Sería muy importante que el país discutiera el nuevo texto, elaborara el nuevo sistema político, eliminando las claúsulas que proceden de la Constitución de Pinochet. Eso significaría una profundización de la participación política de la ciudadanía y que las personas no hablen sólo en las elecciones."


En su opinión, aún no está claro cómo actuarán las distintas fuerzas que integran la Nueva Mayoría. "Va a existir una tensión entre los sectores que quieren sacar adelante un proyecto progresista, que exigen un cambio del sistema político, y aquellos que se queden a medio camino."
El profesor de la Universidad Arcis puso el foco en dos partidos: la democracia cristiana y los comunistas. "Será interesante ver cómo la democracia cristina se alinea en el bloque, inclusive mostrando un faceta populista. Creo que los comunistas van a ser una fuerza progresista. Aunque podrían mostrar una cara más moderada, algo así como el realismo comunista."


Ante ese interrogante, el presidente del PC, Guillermo Teillier, ensayó una respuesta. "Nuestra cara tiene que ver con el cumplimiento del programa que apunta a hacer reformas profundas. Todos los partidos hemos acordado cumplirlo, aquí no hay espacio para mayor radicalización o derechización. ¿Izquierdización? Tampoco." Además, hizo hincapié en la unidad del bloque. "El éxito del programa dependerá de cómo actuemos en unidad. Empieza la etapa más difícil."


En este contexto, será clave el reparto de ministerios dentro de la coalición, aunque también se prevé la incorporación de algunos perfiles más técnicos. Según trascendidos de prensa, el economista del Partido Socialista Alberto Arenas es señalado como posible ministro de Hacienda; el militante del PPD (Partido por la Democracia) José Goñi podría ocupar la Cancillería, aunque también suena para ese cargo Alvaro Elizalde, vocero socialista. Para los ministerios de Defensa e Interior el más mencionado es el nombre del representante de la DC, Jorge Burgos.


Pero más allá de las lucubraciones, Bachelet aclaró, por si hiciera falta, quién es la piloto. "Las decisiones las voy a tomar yo, no sólo del gabinete. La coalición que me apoya es una cosa, la constitución del gobierno yo la voy a decidir. Estamos todos en plena armonía. Y tenemos mayoría en el Congreso." La líder socialista tenía previsto reunirse con representantes de la Iglesia y las Fuerzas Armadas.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Viernes, 29 Noviembre 2013 07:08

"El sector estatal chino ha declinado"

"El sector estatal chino ha declinado"

China es uno de los grandes enigmas de la economía mundial. Este año el crecimiento ha caído por debajo de un 8 por ciento, algo que sería considerado una hazaña en otras partes del mundo, pero que en China equivale a una de-saceleración económica. Según algunos, esta desaceleración es un aterrizaje suave de una economía que crecía a niveles insostenibles, señal de un cambio de modelo, más vinculado con el consumo doméstico que con la exportación. Una visión más pesimista habla del agotamiento de un sistema heterodoxo que combina un poderosísimo sector estatal, una gran apertura a las multinacionales y un férreo control de las demandas laborales. El tercer plenario del Partido Comunista, que concluyó el 12 de noviembre, dio algunas pistas para entender hacia dónde avanza el país bajo el liderazgo de Xi Jinping, quien asumió en marzo la presidencia. Página/12 entrevistó al profesor del Departamento de Estudios Chinos de la Universidad de Nottingham, Hongyi Lai, para analizar el rumbo de la economía china.

 

–El tercer plenario del Partido Comunista suele ser el escenario de los grandes anuncios económicos. En 1978, bosquejó el cambio del modelo estatista de Mao Tse-tung al de economía mixta de Deng Xiao Ping. En 1993 inició el camino que culminaría con la incorporación de China a la Organización Mundial del Comercio en 2002, hecho que cambió tanto a China como al mundo. ¿Qué sabemos de este plenario? ¿Estamos ante el lanzamiento de una nueva ola de reformas?


–Los cambios anunciados son bastante más radicales de los que llevó adelante Hu Jintao en los diez años previos, pero al mismo tiempo sigue habiendo un mensaje equilibrado para conformar a todas las líneas internas. Según el comunicado final, el rol del Estado sigue siendo "primordial". Las empresas estatales se concentrarán en las empresas que son "la arteria" de la economía nacional, sea en servicios públicos o en industrias estratégicas. Estos sectores no estarán abiertos a la competencia privada. Pero el resto de la actividad económica estará abierta al sector privado que incluye a las empresas extranjeras, que podrán entrar en sectores como finanzas, arquitectura, salud, educación y manufactura.


–El comunicado decía que el mercado tiene que desempeñar un papel "decisivo" en la asignación de recursos. En el pasado se hablaba de un papel "básico". ¿Puede cambiar esta diferente adjetivación el actual equilibrio que existe en China entre un poderoso sector estatal y un también poderoso sector privado?


–Buena pregunta. En las últimas dos décadas el sector estatal ha declinado, cediendo cada vez más espacio a la propiedad mixta y a la privada. De modo que todo parece indicar que habrá un mayor papel aún para el sector privado en la asignación de recursos. En este sentido a nivel retórico hay un cambio muy importante. No es lo mismo decir "decisivo" que decir "básico". Pero quedan por verse muchas cosas, por ejemplo qué tanto se va a abrir el sector financiero. Es decir, como parte del ingreso de China a la Organización Mundial del Comercio los bancos extranjeros han podido operar en el país, pero se ve muy poca participación de bancos privados chinos. Habrá que ver si esto cambia.


–Todos estos anuncios ocurren en el medio de un cambio de modelo económico que pone más el acento en el consumo interno que en la exportación. ¿Cuánto se ha avanzado en este camino?


–Desde la crisis mundial de 2008 una buena parte del crecimiento económico ha sido por la inversión masiva. Hoy hay mucho debate respecto de qué rol debe tener la inversión. En el comunicado del Partido Comunista hay una alusión a posibles cambios en el sistema de Houkou, el permiso de residencia, que es fundamental para tener acceso a la educación y la salud. Si se les permitiera a los campesinos migrar libremente a las ciudades, se avanzaría mucho en términos de consumo, porque se generaría una fuerte demanda de los bienes y servicios que requiere la vida urbana. Pero el gobierno siempre ha sido muy cauteloso sobre este sistema. Creo que habrá más experimentos y reformas parciales antes de avanzar en un cambio más profundo.


–Otra clave para avanzar en este cambio de modelo es la reforma del sistema de salud y de pensiones, que debería aportar una cobertura universal entre 2015 y 2020. Está claro que si los chinos no sienten seguridad sobre su vejez o la atención sanitaria, en vez de consumir van a ahorrar para cubrirse frente a esas eventualidades. ¿Cuánto se ha avanzado en suministrar este tipo de seguridad social?


–Se ha avanzado, pero falta mucho. Además, depende de definiciones. Cuando el gobierno dice "cobertura universal" en salud, es una cobertura muy limitada. Hay fuertes restricciones respecto de lo que se puede pedir de reintegro respecto del gasto hecho en una operación o en determinada atención sanitaria. No es una cobertura muy amplia. En algún momento se llegará a ese objetivo de que los más pobres tengan acceso a esa cobertura universal, pero por ahora es muy limitado.


–Otro pilar del cambio de modelo es el aumento salarial. En China no existe el derecho de huelga, pero los conflictos laborales son con frecuencia "tolerados" por las autoridades porque un aumento salarial es esencial para un mayor consumo doméstico.


–Los salarios han aumentado mucho en los últimos cinco años, tanto que algunos sectores de producción intensiva, dependiente de la labor humana, han perdido competitividad. China depende de otras ventajas ahora. No tanto del salario bajo, sino de su vasta infraestructura y de sistemas industriales bien integrados que producen todos los suministros necesarios para la manufacturación de los productos.
–Se ha hablado mucho de un agotamiento del modelo chino y de este crecimiento menor del 8 por ciento. ¿Cómo ve el futuro de la economía?


–Habrá que ver el impacto de estas medidas. Pero también hay otras tendencias que pueden ser fundamentales para el futuro de China. Una de esas tendencias es la urbanización. Tenemos millones de campesinos que quieren mudarse a zonas urbanas. De manera que se necesitará una política de vivienda, salud, servicios financieros que tiene un enorme potencial de expansión económica. Como en toda política económica hay riesgos. Uno de los temas de los que se ha hablado mucho es de la burbuja inmobiliaria que disparó los precios de la vivienda. El gobierno intervino y logró calmar la burbuja pero no ha domado por completo el problema.

Spylighter documenta la compra de tecnología de vigilancia masiva por parte de la NSA

Documentos divulgados por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos revelan que la agencia compró productos de las empresas Packet Forensics y VUPEN Security durante los años 2010 y 2012, conocidas por la venta de tecnología de vigilancia en Internet y explotación de software a gobiernos y empresas de todo el mundo.


Un artículo publicado en Forbes refiere que las revelaciones fueron hechas como parte del proyecto de crowdsourcing SpyLighter, dirigido por Akers-Healy y Jason Gulledge y puesto en marcha de manera no oficial el 16 de septiembre de 2013. SpyLighter pretende aprovechar las posibilidades de la ley de Libertad de Expresión (FOIA) para obtener más información acerca de los proveedores y la tecnología en uso por la NSA y otras agencias.


La petición de información fue presentada por Heather Akers-Healy, activista por los derechos humanos y la privacidad radicada en California, semanas después de que el Washington Post publicara documentos secretos del ex analista de la NSA, Edward Snowden, que revelaban los $52.6 mil millones de dólares empleados para financiar a la NSA y a otras agencias de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos. "Los archivos de Snowden son esclarecedores, pero los detalles tecnológicos específicos a veces han sido omitidos", señaló Akers-Healy.


En las solicitudes, Akers-Healy pidió copias de los contratos con VUPEN Security y Packet Forensics así como cualquier informe final generado o entregado por las empresas a la agencia en los últimos 10 años. La NSA respondió con un documento de 19 páginas que detalla un contrato con la empresa de seguridad francesa VUPEN, sólo 11 días después de la presentación de la solicitud.


El contrato muestra que la agencia compró una suscripción de 12 meses a VUPEN para el análisis binario y la explotación de servicios. Este servicio incluye el análisis en profundidad de las vulnerabilidades y códigos de prueba para software como Google Chrome, Mozilla Firefox, Adobe Flash Player, entre otros. Algunos analistas estiman que los clientes pagan alrededor de $100.000 dólares anuales por la suscripción a este servicio.


El 15 de noviembre de 2013 la NSA envió copias de los contratos con las empresas Packet Forensics y VUPEN Security durante los años 2010 y 2012. El contrato de 2010 muestra que la NSA destinó $17.500 dólares a productos al Centro de Capacitación Interinstitucional en Fort Washington, Maryland. En 2012, la agencia compró software y licencias de software por un total de $500,000 dólares.


En respuesta a la publicación del contrato entre VUPEN y la NSA, el presidente ejecutivo de VUPEN, Chaouki Bekrar, comentó en su cuenta de Twitter: "Todos nos la pasamos de maravilla con las noticias de ayer, vamos a extender el placer de la transparencia a las empresas de Estados Unidos y así nos reímos todos juntos". Bekrar sugirió que el Proyecto SpyLighter debería presentar solicitudes de información a las empresas estadounidenses ManTech, Raytheon, y Harris.


En la actualidad, cualquier persona que se registre en el sitio web Muckrock, que permite a los usuarios solicitar, analizar y compartir los documentos del gobierno, puede participar en SpyLighter.


Según Akers-Healy la "respuesta rápida y exitosa [a la solicitud de contratos con VUPEN] ha dado un impulso para ampliar y presentar solicitudes a los vendedores adicionales". Hasta la fecha se han presentado más de 35 solicitudes amparadas en la FOIA como parte del Proyecto SpyLighter.


Las solicitudes están pidiendo copias de contratos y facturas entre la NSA, otras agencias de espionaje de Estados Unidos y un número de contratistas de inteligencia donde se incluyen Harris, ManTech, Palantir y Gamma International.


No obstante, muchas de las solicitudes posteriores se encuentran actualmente en procesos de apelación. A menudo, las agencias rechazan las peticiones por ser demasiado vagas, demasiado amplias o muy complejas de completar.


A esto se suma que, en algunos casos, las agencias responden que la liberación de la información solicitada podría constituir una amenaza para la seguridad nacional.

27 NOVIEMBRE 2013


(Versión de Elaine Díaz, para Cubadebate)

Brasil: cuando la justicia es puro espectáculo

Por fin, se logró la foto ansiada: José Dirceu, quizás el más consistente cuadro político de la izquierda brasileña, y José Genoino, un ex guerrillero que llegó a presidir el PT de Lula, llegando a la cárcel.

 

Termina así un juicio que empezó, se desarrolló y terminó bajo intensa presión mediática. A lo largo de meses, y con transmisión en directo por televisión, se atropellaron principios elementales de la justicia, se abrió espacio para que varios de los magistrados hicieran gala de histrionismo singular, y se llegó a sentencias propias de un tribunal de excepción.

 

Jamás de presentaron pruebas sólidas de que existió el mensalão, o sea, la distribución mensual de dinero a parlamentarios para que aprobasen proyectos de interés del gobierno de Lula da Silva. Lo que sí hubo, y de eso sobran pruebas, evidencias e indicios, fue el trasvase de recursos para cubrir gastos y deudas de campañas de aliados. Es lo que llaman en Brasil de caja dos –una contabilidad irregular e ilegal–, parte intrínseca de todos los partidos, sin excepción, a cada elección. Es crimen previsto y pasible de sanciones, pero en el ámbito del Código Electoral, no del Código Penal.

 

La denuncia surgió en 2005, a raíz de una entrevista del entonces diputado Roberto Jefferson, aliado del primer gobierno de Lula (2003-2007). Poco o nada adicto a las normas elementales de la ética, el diputado quiso avanzar en recursos públicos más allá de lo admisible por las elásticas y nunca escritas reglas del juego político brasileño. Dirceu, todopoderoso jefe de gabinete de Lula, lo frenó. En represalia, Jefferson lanzó la denuncia.

 

Ha sido el combustible perfecto para una maniobra espectacular de los conglomerados mediáticos brasileños, que desataron una campaña casi sin precedentes. Resultado: la caída de Dirceu, y de rebote, de otra figura emblemática del PT: su presidente nacional, José Genoino.

 

Todo lo demás fue accesorio. Devastar la popularidad de Lula e impedir su relección en 2006 eran, en verdad, el objetivo central del conservadurismo. Ocurre que Lula se religió en 2006 y luego eligió a su sucesora, Dilma Rousseff, en 2010.

 

Y en 2012 empezó el juicio. Dirceu se transformó en blanco preferente de la ira antipetista en particular y antizquierda en general. Estaba condenado, por los medios, desde el primer minuto de la primera sesión del juicio en la corte suprema. Anestesiada y conducida a ciegas por un bombardeo inclemente y sin tregua de los medios de comunicación, la conservadora clase media aplaudió el juicio de excepción y las sentencias dictadas como si fuese el fin de la corrupción endémica que atraviesa todos –todos, sin excepción– los gobiernos desde hace siglos. Se pretendió –y se logró– transformar el juicio en una medida ejemplarizante de la justicia.

 

Ha sido la victoria de la gran hipocresía. El gran engaño.

 

Dominado por magistrados cuya hipertrofia de egos alcanza el estado terminal, empezando por su presidente, Joaquim Barbosa, el Supremo Tribunal Federal no se mostró tímido a la hora de imponer innovaciones jurídicas, como condenar sin pruebas.

 

Una curiosidad: a principios de 2003, cuando era postulante a una plaza en el Supremo Tribunal, el entonces fiscal federal Joaquim Barbosa buscó a Dirceu, jefe de gabinete recién estrenado. Presentó un pedido rutinario: apoyo para que fuese elegido ministro de la corte.

 

Dirceu lo recibió, y comentó: Ojalá llegue el día en que postulantes como usted obtengan la indicación por sus propios méritos, y no por indicaciones políticas como la que me pide.

 

Fue elegido porque Lula quería ser el primero en nominar un negro para la corte. De origen humilde, Barbosa construyó su trayectoria gracias a un esfuerzo descomunal. Tenía méritos propios para llegar adonde llegó. Pero no llegó por ninguno de ellos.

 

Antes, intentó ingresar en la carrera diplomática. Fue rechazado por su personalidad insegura, agresiva, con marcas de resentimiento social, como indica el examen sicológico que lo reprobó.

 

En Brasil, el sistema judiciario está, como toda la estructura de poder, plagado de vicios de raíz. La conducción mediática y con espectacularidad del juicio que llevó Dirceu y Genoino a la cárcel es prueba cristalina de los desmandes de la corte suprema.

 

Barbosa expidió las órdenes de prisión de manera irregular, a propósito. Más que detener a Dirceu y Genoino, era necesario exponerlos a la execración pública.

 

Genoino sufrió una delicada cirugía cardiaca el pasado julio. Barbosa lo sabía. Aun así lo forzó a ocho horas de traslado, y que fuese llevado a una celda común, sin medicamentos ni atención médica. Padeció picos de presión arterial, terminó en una clínica. Sólo entonces Barbosa autorizó que permaneciera internado.

 

Alguna vez, más temprano que tarde, se sabrá la verdad por detrás de esa farsa, construida y alimentada por la prensa y consagrada por la corte suprema.