El exjefe del Ejército brasileño reveló que la cúpula castrense conspiró contra la liberación de Lula da Silva

Contenido escandaloso del libro "General Villas Boas: conversaciones con el comandante"

Villas Boas admite que el texto disparado vía Twitter que amenazó a los ministros de la Corte Suprema fue elaborado por todo el Alto Comando del Ejército, sin consultar a las demás fuerzas armadas. 

 

Revelaciones y declaraciones surgidas en los últimos días sacuden Brasil. La revelación más contundente, que apareció el miércoles, está a la venta en Amazon por poco más de tres dólares: el libro General Villas Boas: conversaciones con el comandante.

Ya la declaración que sorprendió vino un día antes, a través de Gilmar Mendes, uno de los veteranos integrantes del Supremo Tribunal Federal.Frente a las revelaciones sobre la manera con que el exjuez Sergio Moro actuó en el juicio que condenó el expresidente Lula da Silva a la cárcel, Mendes admitió sentirse “perturbado”. 

Dijo además que se pregunta cómo permitieron (en referencia a sus colegas de la corte suprema de justicia) que ocurriesen las manipulaciones y los absurdos ahora comprobados a través de grabaciones de intercambio de mensajes entre juez y fiscales. Mucho más que juez, Moro – quien luego sería ministro de Justicia del ultraderechista Jair Bolsonaro – actuó todo el tiempo como verdadero jefe de la acusación.

El objetivo único de las maniobras absolutamente ilegales era precisamente impedir que Lula fuese candidato en las elecciones de 2018.

A la omisión de la corte suprema frente a las manipulaciones ya bastante visibles en el juicio a Lula, se suma ahora otra revelación explosiva: Villas Boas, entonces comandante general del Ejército (bajo Dilma Rousseff), admite con una serenidad impactante que conspiró todo el tiempo, primero para alejar a su entonces jefa, y luego para impedir que un pedido de hábeas-corpus elevado por la defensa de Lula fuese aprobado por la corte suprema.

En el libro escrito por Celso de Castro, profesor de la prestigiosa Fundación Getulio Vargas, Villas-Boas revela algo aún más grave: el texto disparado vía Twitter que amenazó a los ministros de la corte suprema fue elaborado por todo el Alto Comando del Ejército, sin consultar a las demás fuerzas armadas – Marina y Aeronáutica –, y divulgado a tiempo de aparecer en el “Jornal Nacional”, noticiero de mayor audiencia en Brasil.

En otra de las entrevistas reunidas en el libro, Villas Boas admite haberse reunido muchas veces con el entonces vicepresidente Michel Temer, cuando la conspiración para desfechar el golpe institucional contra Dilma Rousseff estaba en plena marcha.

El argumento para justificar su omisión frente al golpe que se armaba gira alrededor de dos puntos: lo que él clasifica como “desastre económico” del gobierno, y la instauración de la Comisión de la Verdad que investigó crímenes cometidos por militares y agentes públicos a lo largo de la dictadura que duró 21 años, de 1964 a 1985.

Con relación a la política económica de Dilma, bastante criticable por cierto, no hay nada que justifique la participación de un general en la preparación de un golpe institucional.

Ya la referencia a la Comisión de la Verdad muestra la ambigüedad moral con que se mueven los militares brasileños.

En el twitter lanzado en vísperas de que la corte suprema analizase el pedido de hábeas corpus solicitado por la defensa de Lula, está dicho con todas las letras que el Ejército brasileño “juzga compartir la ansia de todos los ciudadanos de bien de repudio a la impunidad”.

Ironías de la vida: hace años la misma corte suprema, con otros integrantes, aseguró a todos los militares y agentes públicos de seguridad que cometieron crímenes de lesa humanidad exactamente la impunidad, con base a una ley de amnistía negociada al cerrarse las luces de la dictadura.

Hay muchas otras revelaciones lanzadas por el general retirado Villas Boas en el libro, relacionadas inclusive sobre cómo el Ejército en particular, pero con respaldo de la Fuerza Aérea y la Marina, optó por tragarse la candidatura de Jair Bolsonaro y luego integrar su gobierno.

Por más que las revelaciones y declaraciones no tengan mayor repercusión frente a la tragedia sanitaria padecida por los brasileños, quedan claras dos cosas.

La primera: la corte suprema actúa de manera omisa y luego el más contundente de sus integrantes se pregunta cómo permitieron que ocurriese lo que efectivamente permitieron.

La segunda: considerar que luego de la redemocratización los militares volvieron a los cuarteles determinados a cumplir su función constitucional ha sido, en el mejor de los casos, pura ingenuidad.

Siguen igualitos a lo que siempre han sido.

Publicado enInternacional
Lunes, 01 Febrero 2021 05:30

Los protocolos de los sabios de Trump

Los protocolos de los sabios de Trump

Igual que las novelitas pornográficas copiadas a máquina que circulaban de mano en mano con grave sigilo entre los adolescentes en mi pueblo, los adultos se pasaban entre ellos en las barberías, con no menos avidez, un folleto en cuya portada figuraba un judío barbado a cuyas espaldas brillaba, con fulgores luciferinos, una estrella de David.

Los protocolos de los sabios de Sión. Este panfleto, de pobres pero convincentes invenciones, exponía la trama de una conspiración tejida por los judíos para sojuzgar al mundo. Nadie, ni en un lugar tan alejado de los centros de poder como Masatepe, ni en ningún otro de la Tierra, escaparía a esos tentáculos viscosos; y si hasta el magnate Henry Ford, quien había pagado de su abundante bolsillo la impresión de ediciones enteras del folleto en Estados Unidos, creía en esa fábula urdida con habilidad pueril, cómo no iba a convencer a un ebanista de mi pueblo, o a un criador de gallos de pelea de los que se congregaban en la tertulia de las barberías.

Hitler creyó también, o fingió creer en Los protocolos de los sabios de Sión, que le sirvieron de pretexto ideológico para el exterminio de millones de judíos. Cuando me topé con ese folleto, que aún hoy no pierde vigencia, hablo de los años 50 del siglo pasado. Entonces el horror de los campos de concentración nazi era ya cosa más que sabida, aún en los pequeños pueblos como el mío, pero era mucho más fuerte la avidez de la gente sencilla de ser partícipe de los graves secretos que los protocolos revelaban.

Sencillos y letrados, todos somos hijos del mito, y es tentador siempre pensar en términos de fábula; en ese terreno pantanoso, la conspiración y la profecía se hallan a sus anchas para explicar las ocurrencias diarias del mundo, desde las catástrofes naturales a las guerras; no en balde las profecías de Nostradamus reviven cada comienzo de año para develar las contingencias siempre amenazadoras del futuro.

Y Los protocolos de los sabios de Sión, que justificaron los pogromos en la Rusia zarista, y las cámaras de gas de los nazis, no sólo no pierden vigencia hoy, en pleno siglo XXI, sino que engendran descendencia.

Todas las fábulas inventadas por los militantes de la secta QAnon de la ultraderecha de Estados Unidos pertenecen a la misma estirpe alimentada en la puerilidad que lleva a millones a creer que debajo de nuestros pies hay un mundo de aposentos subterráneos donde figuras famosas celebran aquelarres para manipular a su antojo nuestras vidas, cuando en realidad los manipuladores son quienes crean esas leyendas que pertenecen al mejor de los mundos de las historietas dibujadas en cuadros.

Nos hallamos en el apogeo de la era de las realidades alternativas. Ese otro mundo que no vemos, pero desde el que se controlan supuestamente nuestras mentes, responde a los mecanismos naturales a la ficción. Y es regido por claves secretas, como en El código Da Vinci, de Dan Brown.

No es que quiera culpar a Dan Brown de la existencia de QAnon, pero la credibilidad de un dedicado lector suyo, viene a ser la misma. En una ocasión, me encontraba en la iglesia de San Sulpicio en París frente al cuadro de Delacroix Jacob luchando contra el ángel, cuando la voz del guía al que rodeaba un grupo de turistas llamó mi atención: habían viajado hasta allí, desde Ohio o desde Dakota, con el exclusivo propósito de ver el lugar donde Silas, el albino del Opus Dei, busca la clave del paradero del Santo Grial.

Claves siniestras, hilos conductores de la conspiración de que se sienten víctimas, dirigida por estrellas de Hollywood, a cuya cabeza se halla el villano mayor, George Soros, gran maestro del estado profundo, peor que Lex Luthor, el archienemigo de Supermán.

Es una historieta cómica, pero con consecuencias. Uno de los Qanonianos entró disparando en 2016 en una pizzería de un barrio de Washington, ante los ojos asustados del pobre dueño del local. El agresor había sido convencido de que desde allí se dirigía una red de ritos satánicos dedicada a la pedofilia, según la secta descubrió en el texto de correos electrónicos que contenían mensajes codificados. A la cabeza de esa red diabólica se hallaba nada menos que Hillary Clinton, candidata entonces a la presidencia por el Partido Demócrata.

Enlistados por la FBI como terroristas potenciales, los cabecillas de QAnon se hicieron visibles en el reciente asalto al Capitolio. Y como en las tramas de los cómics, responden ante un jefe supremo incógnito que se halla dentro de la misma Casa Blanca, al lado de Trump, y que a través de las redes va dejando rastros para que sean encontrados por los soldados de la causa de la pureza racial.

Que los QAnon pertenecen a una historieta cómica puede verse por sus atuendos, como el de Yellowstone Wolf, con sus cuernos de vikingo, envuelto en una piel de bisonte y su lanza en ristre, y que ahora en la cárcel reclama comida orgánica.

Por supuesto, los QAnon creen en los platillos voladores y en los extraterrestres, desde luego que las civilizaciones intergalácticas desarrolladas están gobernadas por supremacistas blancos. Faltaría más.

www.sergioramirez.com.

Facebook: escritorsergioramirez

Twitter: sergioramirezm

Instagram: sergioramirezmercado

Publicado enInternacional
Geopolítica, pandemia y tecnología: la dictadura global

“Hace años, aprendí una frase en México que practico cada día: prefiero morir de pie que vivir arrodillada”, señala la española Cristina Martín Jiménez, doctora en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Salamanca, experta en geopolítica y periodista científica que destaca por ser la primera que escribió un libro ampliamente documentado sobre el Club Bilderberg, que empezó siendo su tesis doctoral, obteniendo calificación 'cum laude'. Su más reciente libro, 'La verdad de la pandemia' (Mr, Planeta, 2020), cimbra hasta al más escéptico y aborda concretamente la relación entre el Covid-19, que ha trastocado la vida como la conocíamos antes de febrero de 2020, y el antes citado Club.

----------

-En el libro demuestro que la pandemia tiene como objetivo imponer una dictadura global tecnológica, gestionada por los filántropos y sus vigilantes, que serán, principalmente, los políticos, la prensa y los educadores. Estos últimos constituirían una clase de sacerdotes de la nueva sociedad que, ayudados por una parte de los ciudadanos, mantendrán el orden público estable. El concepto de libertad desaparecerá. No sería necesaria en el Felicismo, que es como llaman a su nuevo orden mundial, presentado en la ONU por el nieto de Nelson Mandela el pasado año. Si no eres feliz en su paraíso, serás declarado un enfermo, por inadaptado. El secretario de la ONU acaba de decir que necesitamos un gobierno mundial formado por la familia de la ONU, los grandes financieros y los bloques regionales. Como se ve, la democracia parlamentaria ya no entra en sus planes. La “plandemia” es el chantaje de los grandes oligarcas reconvertidos en filántropos. Ellos aseguran: “si no hacéis lo que decimos, vendrán otras pandemias”. Ya tienen preparada la siguiente, será una crisis climática.

La autora menciona la censura que ha padecido. Wikipedia retiró su semblanza y, posteriormente, la retomó… para volverla a omitir en días recientes. Todo cuanto aparece es una fotografía en blanco y negro. Cristina no se enfrenta a una sociedad secreta, como pudiera pensarse: sus miembros son figuras públicas, y entre ellas se encuentran Bill Gates y otros tantos relacionados con las redes sociales.

–Con la pandemia se está cumpliendo lo que escribí en mi libro de 2010, Los amos del mundo están al acecho, censurado durante siete años en España. Me censuran en los grandes medios de comunicación, quitan mis videos de YouTube, borran mis comentarios en las redes. El poder nos ha declarado una guerra silenciosa, impide que conozcamos sus sofisticadas armas para que así no podamos defendernos. Yo revelo sus perversas intenciones y metodología demostrándolo con el periodismo de investigación y con mi tesis doctoral sobre estas estructuras de poder. Como una Prometea contemporánea, les robo el conocimiento para entregarlo a todos.

–¿Por qué siempre China? Lo vimos con la pandemia de gripe A en 2009 y ahora otra vez: todo tiene su origen en el gigante asiático. ¿Es esto casual o China juega un papel central en este proceso hacia la “nueva normalidad”?

–En los años setenta, David Rockefeller y Henry Kissinger, promotores de este nuevo orden mundial, se enamoraron de la dictadura china. Es el modelo que el poder pretende implantar en el mundo: una élite gobernante capitalista que maneja los destinos de una sociedad socialista-comunista, sin libertad de ninguna índole. Con el Covid-19, el gobierno de España ha dado pasos de gigante hacia una dictadura. Ha decretado leyes por las que la policía puede entrar en nuestras casas con la excusa de la enfermedad y anulado los derechos fundamentales recogidos en la Constitución, como la libertad de prensa o de reunión. La televisión es un Show de Truman que no refleja la verdad de las personas ni de los hospitales. Sólo pueden hablar en los medios los afines a la versión oficial, el resto es vilmente atacado. Sánchez está al servicio de este plan de dominio internacional.

–¿Podría ahondar un poco más en el asunto de las pruebas chinas de Covid-19 que arrojan falsos positivos?

–Numerosos grupos de médicos y biólogos de todo el mundo están denunciando el uso de pruebas no específicas de Covid-19, que reflejan otros tipos de virus similares. Eso significa que las estadísticas publicadas son erróneas y los medios de comunicación oficialistas censuran la voz de estos médicos. Y, ni aún haciendo trampas, consiguen subir las estadísticas para justificar las medidas abusivas que piden la OMS y sus propietarios, como Bill Gates. Se confinan ciudades, arruinan países, matan a personas con protocolos inadecuados.

La tecnología se ha infiltrado ferozmente en nuestras vidas. Quienes en algún momento la dosificamos o, de plano, la eliminamos porque nos quitaba tiempo, nos hemos visto socialmente presionados para alienarnos a ella… y cabe esperar que de ésta se derive otra clase de tecnología relacionada con la detección del Covid-19, como se menciona en este libro. La llaman tecnología de ‘vigilancia intrusiva’ y es un precio que tendremos que pagar, según Alex Pentland, inventor de las cámaras de reconocimiento facial, por estar con nuestras familias y amigos. Mujeres y hombres robots, desconectados de su alma, cerebros escaneados y hackeados, el internet de las personas y de las cosas. Es tener un ojo que todo lo ve dentro de tu cuerpo, en tu casa, en tu coche, en el trabajo. Si no cumples con las normas, criticas a los gobernantes o protestas, serás eliminado ipso facto. Por eso es importante que nos rebelemos ahora ante este futuro infame. Cuando las leyes son injustas, desobedecer es un imperativo moral.

–¿Qué relación existe entre el coronavirus y el “exceso” de población que todo el tiempo sale a relucir en los discursos de los filántropos mencionados en sus libros?

–La élite tiene una ideología eugenésica. Eso significa que se conciben a sí mismos como la clase superior y el resto somos una clase inferior. Su postura supremacista es criminal y depravada. No es casual que los ancianos sean el setenta por ciento de los muertos. Les sobran. Y han advertido que los pobres serán más perjudicados aún. ¿A cuántos van a matar para construir su utopía? Bill Gates afirmó, en una conferencia en 2010, que el problema de la superpoblación se solucionaría con vacunas y ahora pretende vacunarnos a todos. Si alguien cree que esto es casual, simplemente está desinformado.

–Para concluir: ha sido un verdadero triunfo obtener un ejemplar físico de su libro. Nos han querido imponer el libro electrónico como alternativa para prevenir el virus, aunque considero que es una medida extrema. Quienes no podemos o no queremos leer libros en la pantalla la hemos pasado muy mal. ¿Diría que alejarnos de la lectura, a quienes crecimos tocando y oliendo los libros, es otra estrategia para hacernos entrar al redil?

–Los hijos de los megarricos no usan tabletas ni libros digitales ni ordenadores porque sus padres saben, basándose en lo científicamente demostrado, que la escritura a mano y la lectura de libros en papel potencia la inteligencia. Están generando a propósito un distanciamiento enorme entre clases sociales desde la escuela. Pregonan la igualdad, pero no para ellos.

Publicado enSociedad
Automóvil frente a la refinería El Palito en Puerto Cabello, estado de Carabobo. 2 de marzo de 2016 Foto: Marco Bello / Reuters

Los detenidos portaban "poderosos explosivos" para "detonar y destruir" el principal poliducto de bombeo de gasolina y otros productos.

 

El vicepresidente del área Económica y ministro para el Petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami, denunció este viernes que fueron detenidos dos ciudadanos que pretendían un "detonar y destruir" la refinería El Palito con "poderosos explosivos", bajo la presunta "protección y apoyo" del mandatario colombiano, Iván Duque.

"Este plan terrorista tenía como objetivo detonar y destruir nuestra refinería El Palito, a través de la utilización de poderosos explosivos. También pretendían explotar el principal poliducto de bombeo de gasolina y otros productos", precisó El Aissami.

Según la autoridad, "todo este plan fue preparado en Colombia por desertores de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB)", que tendrían "protección y apoyo por parte del gobierno de Iván Duque, quien autorizó directamente este atentado frustrado".

El Aissami precisó que la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI) de Colombia, así como su Dirección de Investigación Criminal e Interpol (DIJIN) y los Grupos de Acción Unificada por la Libertad Personal (GAULA), facilitaron el traslado e ingreso irregular a Venezuela de provisiones y dispositivos para la concreción del plan.

De acuerdo con el ministro, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EE.UU. y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) "conocían y asesoraban a todos los terroristas involucrados en este ataque". Los detenidos, identificados como Francisco Javier Pacheco Pérez y César Antonio Guevara Díaz, poseían emulsión encartuchada Senatel, detonadores MS y LP tipo velita, booster de pentolita y cordón detonante.

El ministro agregó que este plan sería perpetrado antes del 6 de diciembre, "para generar una conmoción nacional", que derivara en la suspensión de las elecciones parlamentarias. 

"Nosotros lamentamos que nuevamente sea Colombia y su gobierno los que estén detrás de esta acción criminal, ya hay elementos e indicios suficientes que reposan en el Ministerio Público y forman parte de esta investigación", adelantó El Aissami, quien insistió en que el plan está directamente "acobijado, financiado y apoyado" por Duque.

El Aissami agregó que los detenidos "han confesado todo". "Los contactos que tienen en Colombia, cómo los llamaron, cuánto les pagaron, qué les dieron para preparar y organizar este atentado, cuya segunda etapa era una incursión de oficiales desertores y colombianos entrenados en Cúcuta".

El ministro recalcó que este plan puso en riesgo la vida de centenares de venezolanos, y "se suma al expediente delictivo y terrorista de Iván Duque", por lo que hizo un llamado a la comunidad internacional para que rechace lo ocurrido. 

En este sentido, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, aseguró que se trataba de "otro ataque terrorista, sanguinario, planificado y preparado en Colombia" y "con el aval de Iván Duque". 

Estas detenciones ocurren la misma semana en que Maduro denunció que tuvo que cambiar a última hora su centro de votación en los pasados comicios legislativos, porque "fuentes de inteligencia colombiana" le informaron que desde la Casa de Nariño se estaba preparando un atentado para asesinarlo.

Las autoridades venezolanas y el propio Maduro han alertado en varias oportunidades los planes de magnicidio o golpe de Estado por parte de la oposición radical, con apoyo de los gobiernos de Colombia y EE.UU.

En agosto de 2018, los cuerpos de seguridad venezolanos frustraron un intento de asesinato durante un acto presidencial en Caracas, que según Maduro contó con el respaldo de Bogotá. Meses después, el 3 de mayo del 2020, Colombia también fue acusada de participar en el intento fallido de incursión en las costas de La Guaira, en el litoral central del país suramericano.

Publicado: 11 dic 2020 18:41 GMT

Publicado enInternacional
Presidente de Colombia, Iván Duque y opositor venezolano Leopoldo López en Bogotá. 10 de diciembre de 2020Presidencia de Colombia / Reuters

El mandatario aseguró que "algún día" podrá "contar los detalles" de cómo actuó su país para que el político huyera de la Embajada de España en Caracas.

 

El presidente de Colombia, Iván Duque, reveló este jueves que su gobierno protegió al opositor venezolano Leopoldo López, y lo ayudó a huir de la Embajada de España en Caracas, donde se encontraba desde abril de 2019 tras protagonizar un intento fallido de golpe de Estado en Venezuela.

"Algún día podremos contar los detalles de cómo te protegimos entre quienes te quieren en tu territorio y nosotros, para que hoy seas una voz libre en el mundo", aseguró Duque al recibir a López en la Casa de Nariño.

Según Duque, el venezolano estaba "expuesto a perder la vida" por la supuesta persecución del gobierno de Maduro. "Cuando era inminente ese intento por acallar el alma, el espíritu y tu voz, te dije que aquí estaba Colombia", dijo.

Para el mandatario, López es "un gran amigo" de Colombia. "Nos complace tenerlo en nuestro país y haber podido contribuir a la recuperación de su libertad", enfatizó después de mostrarse dispuesto a pedir "más presión diplomática" contra el gobierno de Maduro. 

Las declaraciones de Duque ocurren la misma semana en que Maduro denunció que tuvo que cambiar a última hora su centro de votación en las pasadas elecciones parlamentarias, porque "fuentes de inteligencia colombiana" le informaron desde la Casa de Nariño se estaba preparando un atentado para asesinarlo el mismo día de los comicios.

Las autoridades venezolanas y el propio Maduro han alertado en varias oportunidades los planes de magnicidio o golpe de Estado por parte de la oposición radical, con apoyo de los gobiernos de Colombia y EE.UU.

En agosto de 2018, los cuerpos de seguridad venezolanos frustraron un intento de asesinato durante un acto presidencial en Caracas, que según Maduro contó con el respaldo de Bogotá. Meses después, el 3 de mayo del 2020, Colombia también fue acusada de participar en el intento fallido de incursión en las costas de La Guaira, en el litoral central del país suramericano.

Publicado: 10 dic 2020 23:36 GMT

Publicado enColombia
Revelan nuevos detalles del asesinato del físico nuclear iraní

Los disparos que mataron al jefe de la Organización de Investigación de Innovación del Ministerio de Defensa iraní, el físico nuclear Mohsen Fajrizade, provinieron de un arma montada en un vehículo, en el cual no había gente y que explotó poco después del ataque, informó la agencia de noticias iraní Fars.

La agencia Fars publicó nuevos detalles sobre el asesinato del jefe del programa nuclear iraní que fue atribuido a Israel. Los periodistas alegan que Mohsen Fajrizade fue baleado con una ametralladora controlada a distancia que fue detonada inmediatamente después del ataque.

Según el informe, el 27 de noviembre por la mañana, el experto iraní conducía un auto blindado y a su lado estaba su esposa. Además, iban acompañados por un convoy de otros vehículos blindados.

En algún momento, la escolta se adelantó a Fajrizade para revisar la zona a la que se dirigían. De repente hubo un disparo que hizo que el científico se detuviera a un lado de la carretera, ya que pensaba que su automóvil estaba funcionando mal. Luego siguieron otros disparos desde una ametralladora a control remoto que fue montada en un coche Nissan aparcado a unos 150 metros de distancia. Una de las balas golpeó la espalda de Fajrizade, según el informe, y pocos minutos después el automóvil con el arma explotó.

"Todo el incidente duró tres minutos, ya que ningún asesino estaba presente en la escena y los disparos fueron realizados solo con armas automatizadas", se indica en el informe. 

El propietario del vehículo que portaba el arma, según los datos, no reside en Irán desde hace un mes.

Por su parte, el New York Times publicó una versión diferente del hecho, aunque cita a medios iraníes.

Según el medio estadounidense, el Nissan abandonado estacionado en una rotonda, detonó y derribó una línea eléctrica. Apareció un grupo de 12 hombres armados, algunos en motocicletas y otros en automóviles aparcados cerca, que abrieron fuego, cita el medio a Javad Mogouyi, que trabaja para el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. Al menos tres disparos golpearon al experto nuclear iraní y los 12 asesinos escaparon ilesos, indicó el hombre.

Los medios estatales iraníes informaron sobre el comienzo de la procesión fúnebre de Fajrizade. Su ataúd se moverá entre varias mezquitas en todo el país. Se espera que el científico sea enterrado el 30 de noviembre.

Según la agencia de noticias estatal iraní IRNA, el cuerpo de Fajrizade fue trasladado al santuario del Imán Reza en la ciudad nororiental de Mashhad para ser enviado más tarde a la ciudad de Qom, al sur de Teherán, y desde allí al templo del Imán Khomeini, situado en la capital.

El conocido científico nuclear iraní, Mohsen Fajrizade, a quien Israel acusa de ser jefe del presunto programa nuclear del país persa, fue asesinado el 27 de noviembre cerca de Teherán. Según la versión que fue anunciada inicialmente, varios terroristas armados atacaron al científico durante el enfrentamiento entre sus guardias y los terroristas.

Fajrizade era profesor de física en la Universidad Imam Husein en Teherán y ocupaba el cargo de jefe de la Organización de Investigación e Innovación Defensiva del Ministerio de Defensa de Irán. Además de ser uno de los científicos más influyentes y de alto rango en Irán, figuró entre las cinco personalidades iraníes en la lista de los 500 individuos más poderosos del mundo, elaborada en el 2013 por la revista estadounidense Foreign Policy.

23:31 GMT 29.11.2020(actualizada a las 23:38 GMT 29.11.2020) URL corto

Publicado enInternacional
Revelan una trama de Trump y Guaidó para derrocar a Maduro

Investigación del Miami Herald sobre la Operación Gedeón

Jordan Goudreau, titular de la empresa Silvercorp USA, relató que para llevar a cabo el ataque a Venezuela mantuvo reuniones clandestinas en propiedades pertenecientes al holding familiar del presidente republicano.

Pese a negarlo en varias ocasiones, el gobierno estadounidense estaba al tanto de la operación mercenaria destinada a derrocar al presidente venezolano, Nicolás Maduro. La información se desprende de una extensa investigación del diario Miami Herald. El pasado tres de mayo, unos 50 hombres armados desembarcaron en Venezuela y fueron capturados por el gobierno. Como parte de la llamada Operación Gedeón, el saldo del ataque fue de decenas de detenidos y al menos ocho fallecidos. Quien estuvo a cargo de la operación fue el sargento retirado Jordan Goudreau, titular de la empresa Silvercorp USA.

Goudreau interpuso una demanda contra Juan José Rendón, un consultor cercano al autoproclamado presidente Juan Guaidó, por incumplimiento de contrato. El exmilitar estadounidense relató que para llevar a cabo el ataque al gobierno venezolano mantuvo reuniones clandestinas en hoteles y restaurantes lujosos e incluso en un campo de golf en Miami perteneciente al presidente Donald Trump. A horas de las presidenciales, Venezuela ocupa un lugar central en la agenda del presidente republicano, quien desde su gobierno impuso bloqueos y sanciones que dañaron significativamente a la economía del país caribeño. En tanto su rival demócrata, Joe Biden, apuesta por una relación más "dialoguista" con el gobierno de Maduro.

El intento de golpe, en primera persona

El sargento retirado de operaciones especiales cuya empresa de seguridad participó del fallido golpe de estado en Venezuela, Jordan Goudreau, dijo que dos funcionarios del gobierno de Trump se reunieron y ofrecieron respaldo a los organizadores de la llamada Operación Gedeón.El objetivo de Gedeón era claro: derrocar a Maduro para ubicar en el poder a Guaidó, quien con su firma estampada en el contrato aparece entre los organizadores de la operación. El documento completo, obtenido por periodistas del Miami Herald, contiene una cláusula nunca antes vista que le otorgaba a Guaidó la posibilidad de desvincularse de la insurrección si la misión fallaba.

Miami Herald  también tuvo acceso a una demanda presentada el viernes en el Tribunal de Miami-Dade por incumplimiento de contrato. Goudreau exige por ello el pago de 1,4 millones de dólares. Rompiendo el silencio que mantuvo en los meses que siguieron a la fallida operación, Goudreau dijo que se sintió un chivo expiatorio, por lo cual decidió salir a hablar y confirmar las sospechas. Para el titular de Silvercorp, el autoproclamado presidente venezolano conocía a la perfección el intento de golpe que lo depositaría finalmente en el gobierno

Una enmienda posteriormente añadida al contrato expandió el papel de Silvercorp en la operación, requiriendo que "brindara asesoría y asistencia en la planificación y ejecución de una operación para capturar/detener/remover a Nicolás Maduro (a ser identificado como 'Objetivo Primario'), remover el actual régimen, e instalar al reconocido presidente de Venezuela, Juan Guaidó". 

Durante más de siete horas de entrevistas, el exsargento insistió en que contaba con el apoyo de la administración Trump y que incluso celebró reuniones para planificar la operación en el Hotel Trump en Washington y en el campo de golf Trump Doral en Miami. Además, Goudreau aseguró haberse reunido con dos asesores gubernamentales: Andrew Horn, exasesor del vicepresidente Mike Pence; y Jason Beardsley, asesor del departamento de Asuntos de Veteranos.

Horn se describe a sí mismo como un marine y exsoldado de operaciones especiales en Afganistán. Su perfil de LinkedIn también señala que trabajó como pasante para Pence cuando éste era congresista en el 2003. "El vicepresidente Pence no tuvo, en absoluto, ningún conocimiento del complot clandestino en Venezuela y no conoce al señor Horn, y los eventos descritos a nuestra oficina nunca ocurrieron; son una fabricación total y completa", fue la rápida defensa que ensayó Devin O’Malley, secretario de prensa de Pence. Dos de los principales asistentes de la oficina del vicepresidente calificaron el planteamiento como "absurdo". 

Venezuela como tema de campaña

La relación con Venezuela se metió de lleno en la carrera presidencial estadounidense. Si bien no se refirieron puntualmente a la denuncia de Goudreau, ambos candidatos le dieron centralidad al tema durante sus respectivas campañas. "Podríamos convertirnos en una Venezuela también. Venezuela hace 50 años era un país muy rico, próspero, del que se hablaba en todo el mundo. Tenía un futuro tremendo y de repente fueron con una ideología diferente y ahora mismo enviamos agua, enviamos comida", expresó Trump durante una mesa redonda celebrada en Miami a fines de septiembre.

Desde el ala demócrata, Joe Biden entiende que en Venezuela no existe una democracia estricta, aunque es muy crítico de la posición de la administración Trump frente al gobierno de Maduro. "El incoherente enfoque de Trump alejó a los socios internacionales y socavó la causa de la democracia. Esta política ha fallado en cuanto al cese del sufrimiento humano de millones de venezolanos", destacó Biden durante la campaña que entró en las horas finales. De cara a los próximos años, el candidato demócrata prometió otorgarle protección temporal a unos 200 mil venezolanos, algo que su oponente republicano, que en estos cuatro años desplegó distintas políticas antimigratorias, rechaza de forma tajante. 

Publicado enInternacional
Estados Unidos sigue ejerciendo presión sobre Venezuela con nuevas sanciones políticas

Entre este lunes y martes el Gobierno de Trump ha anunciado nuevas sanciones. La del lunes se trata de Irán y Venezuela por violar “embargo de armas”, y la de este martes, es sobre cinco representantes políticos vinculados a la oposición por actuar supuestamente como parte de un plan para manipular las elecciones parlamentarias que se celebrarán en diciembre.

 

Los nuevos anuncios de Estados Unidos se dan en el marco de una gira de Mike Pompeo realizada la semana pasada por cuatro países de Sudamérica, entre ellos Brasil, Colombia y Guyana, para presionar sobre el Gobierno de Maduro.

Pompeo, declaró el lunes que la imposición de nuevas sanciones contra el Ministerio de Defensa de Irán y contra Nicolás Maduro, es por contribuir a violar el embargo de armas impuesto sobre Teherán, alertando de que cualquiera que "viole el embargo de Naciones Unidas sobre Irán se arriesga a ser sancionado".

“Durante casi dos años los funcionarios corruptos de Teherán han trabajado con el régimen ilegítimo de Venezuela para burlar el embargo de armas de la ONU”, añadió el jefe de la diplomacia estadounidense. “Nuestras acciones de hoy son una advertencia que debería ser escuchada en todo el mundo”. Aunque es de considerar que Maduro hace tiempo que está sancionado por Estados Unidos, siendo que la sanción se enfoca con más fuerza sobre Irán.

El sábado, Estados Unidos anunció la imposición de sanciones acogiéndose al mecanismo conocido como ’snapback’, incluido en el acuerdo nuclear de 2015 que Washington abandonó hace unos años. Dicha acción tuvo lugar a pesar de que el Consejo de Seguridad de la ONU rechazara extender el embargo impuesto contra Teherán.

Además, como reseñaron algunos medios de prensa como EFE, “la medida va a la par del esfuerzo del presidente estadounidense Donald Trump para limitar la influencia regional iraní y llegan una semana después de acuerdos negociados por Washington para que Emiratos Árabes Unidos y Bahréin normalicen lazos con Israel.”

Tras conocer la decisión de Washington, Alemania, Francia y Reino Unido han advertido de que el anuncio de Estados Unidos sobre volver a imponer las sanciones carece de "efecto legal", habida cuenta de que el país se retiró en 2018 del acuerdo nuclear. Rusia, otro de los países firmantes del acuerdo y el principal aliado de Irán en la escena internacional, también ha rechazado el paso dado por Washington. Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, indicó que el organismo no va a tomar medidas contra Irán en la línea que ha solicitado Estados Unidos porque no hay consenso en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Por su parte, la sanción a individuos venezolanos anunciada este martes, tiene que ver con la política de EE. UU. de continuar metiendo presión contra el Gobierno de Maduro, en un momento en que hay toda una negociación en curso con sectores de la oposición como Capriles Radonsky y Stalin González con el Gobierno que envolvería también a la Unión Europea.

Los nuevos sancionados no son del Gobierno ni pertenecen al alto escalón del chavismo. Se trata de integrantes de la oposición que buscaron hacerse cargo del control de partidos de la derecha mediante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Así se declara que las sanciones son por “poner el control de los partidos de oposición de Venezuela en manos de políticos afiliados al régimen de Nicolás Maduro, socavando cualquier oposición creíble de desafío a ese régimen". En la lista están Miguel Ponente, Guillermo Luces, Bernabé Gutiérrez y Chaim Bucaran. También impuso sanciones a Williams Benavides, el líder del movimiento Tupamaro que apoya a Maduro.

La medida del martes congela los activos estadounidenses de los incluidos en la lista negra y, en general, prohíbe a los estadounidenses negociar con ellos. Se trata de sanciones más simbólicas, pues no tienen incidencia más allá de meter mayor presión y apuntalar al sector de la oposición encabezada por Guaidó y otros dirigentes que llaman a desconocer las elecciones de diciembre.

Hace poco más de veinte días, el escenario político venezolano se vio movido tras el anuncio de un indulto a 110 dirigentes de la oposición, tras una negociación entre el Gobierno con Capriles Radonski (Primero Justicia) y Stalin González (Un Nuevo Tiempo) con la mediación del gobierno de Turquía y que, según medios, son acuerdos que contarían con el visto bueno de la Unión Europea.

El tablero político también se movió en las filas de la oposición, en una verdadera división abierta, cuyos agrios enfrentamientos y duras acusaciones en las redes sociales son casi cotidianos. La principal división está entre los que llaman a desconocer y boicotear las próximas elecciones (Guaidó y un arco de partidos opositores) y los que miden aún poder participar en las parlamentarias (Capriles, Stalin González) si cuentan con los observadores de la Unión Europea. Entre el sector que llama a boicotear también hay divisiones, como es el caso entre Guaidó y María Corina Machado, quien cuestiona abiertamente el papel desempeñado por éste durante todo el 2019 al fracasar su hoja de ruta: la salida de Maduro.

Son muchas las variables aún abiertas y habrá que esperar y ver el desarrollo de los distintos movimientos políticos tanto internos como externos. Adelante están las elecciones en Estados Unidos, que a depender de su resultado marcará la política de Washington. Mientras tanto desde la Casa Blanca se sigue con la presión como se muestra en estas recientes sanciones a personajes de la política nacional, al compás que las negociaciones y pactos siguen su marcha acelerada, acuerdos que, como se sabe, nada bueno son para los

Por La Izquierda Diario Venezuela

@LaIzqDiario_VE

Martes 22 de septiembre | 15:31

trabajadores y el pueblo.

Publicado enInternacional
Jueves, 17 Septiembre 2020 06:15

"Que grite la economía"

"Que grite la economía"

Génesis y legado del golpe de Estado ordenado por Nixon y patrocinado por la CIA en Chile

El 3 de septiembre de 1970, durante una reunión de 30 minutos en la Oficina Oval, entre las 3:25 y las 3:45 de la tarde, el presidente Richard Nixon ordenó a la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés) promover un golpe militar en Chile. Según notas manuscritas tomadas por el director de la agencia, Richard Helms, Nixon giró órdenes para evitar que el nuevo presidente de Chile, Salvador Allende, tomara posesión de su cargo en noviembre… o crear condiciones para derrocarlo en caso de que asumiera la presidencia.

"Una probabilidad de una en 10, quizá, pero salven a Chile." "No importan los riesgos". Helms garrapateaba sus notas mientras el presidente exigía un cambio de régimen en la nación sudamericana, que se había convertido en la primera en el mundo en elegir libremente a un candidato socialista. “Trabajo de tiempo completo… los mejores hombres que tengamos”. "Que grite la economía".

Escrito en una semana como ésta, hace 50 años, el crítico memorando de Helms sobre la conversación con Nixon continúa siendo el único registro conocido de la orden de un presidente estadunidense de derrocar a un líder extranjero electo democráticamente. Desde que desclasificó el documento, en 1975, como parte de una investigación del Senado sobre las operaciones encubiertas de la CIA en Chile y otras partes, las notas de Helms se han vuelto la representación de la intervención estadunidense en Chile, y un símbolo de la arrogancia hegemónica de Washington hacia naciones más pequeñas, en particular en América Latina.

¿Cómo llegó un presidente estadunidense, dotado de poderes imperiales, a ordenar un cambio encubierto de régimen en otra nación? La desclasificación, en fecha más reciente, de cientos de documentos etiquetados como top secret sobre el papel de la CIA en Chile proporciona componentes críticos de tan siniestra y sórdida historia. Éstas son las principales revelaciones:

– Funcionarios estadunidenses comenzaron a explorar en secreto un golpe militar como parte de los planes de contingencia ante una posible victoria de Allende desde un mes antes de que los chilenos acudieran a las urnas, el 4 de septiembre de 1970. Una "revisión urgente" solicitada por Nixon sobre los intereses y opciones en Chile, conocida como Estudio de Seguridad Nacional Memorando 97, contenía un anexo ultrasecreto titulado "Opción extrema: derrocar a Allende". Presentado por la CIA a principios de agosto de 1970, el anexo mencionaba las presunciones, ventajas y desventajas de un golpe militar si Allende resultaba electo.

– El 8 de septiembre de 1970, apenas cuatro días después de la estrecha victoria de Salvador Allende, el "Comité de los 40", que supervisaba las operaciones encubiertas estadunidenses, se reunió para abordar el caso de Chile. Al final de la reunión, el presidente del comité, Henry Kissinger, solicitó una "evaluación a sangre fría" de los "pros y los contras, los problemas y perspectivas implicados si se organizara ahora un golpe militar en Chile con asistencia de Estados Unidos". Al día siguiente, el cuartel general de la CIA envió instrucciones a su jefe de estación en Santiago para emprender “la tarea organizacional de entablar contactos directos con los militares chilenos… que puedan utilizarse para estimular un "golpe" (en español en el original) en caso de que se tome una decisión en ese sentido”.

– El jefe de estación de la CIA, Henry Hecksher, junto con el embajador estadunidense, Edward Korry, objetó esas instrucciones por considerarlas imprácticas e improbables. Un número significativo de funcionarios de la CIA, la embajada estadunidense y del Departamento de Estado se oponían a los planes de una intervención estadunidense por juzgarla poco realista, destinada al fracaso y peligrosa desde el punto de vista diplomático.

"Lo que proponemos es una flagrante violación de nuestros principios y dogmas políticos", advirtió Vaky a Kissinger en un memorando secreto el 14 de septiembre de 1970. "Si esos principios tienen algún significado, normalmente sólo nos apartamos de ellos para enfrentar graves amenazas a nosotros, es decir, a nuestra supervivencia. ¿Es Allende una amenaza mortal para Estados Unidos? Es difícil argumentarlo".

– Kissinger, el director de la CIA Helms y, sobre todo, el presidente Nixon rechazaron estos argumentos. Durante la reunión del 15 de septiembre de 1970 con Helms, a la que también asistió Kissinger, Nixon expresó que no le preocupaban los "riesgos implicados" al fomentar un golpe. El presidente estadunidense parecía tomar la elección de Allende como un insulto a Estados Unidos. "Ese hijo de puta, ese Allende hijo de puta", exclamó Nixon en una reunión posterior con Korry en la Oficina Oval. "Vamos a aplastarlo".

La directiva de Richard Nixon a Helms puso en marcha la más infame serie de actos en los anales de la política exterior estadunidense. Para instigar un golpe, la CIA se enfocó en proveer armas, fondos e incluso pólizas de seguro de vida a los operativos militares para remover al comandante en jefe de las fuerzas armadas chilenas, general René Schneider, quien se oponía a un golpe.

Asimismo, el esfuerzo clandestino de la CIA por bloquear la toma de posesión de Allende evolucionó en una extensa campaña para desestabilizar a Chile y crear un "clima golpista" que provocó la toma militar del poder encabezada por el general Augusto Pinochet el 11 de septiembre de 1973. Un año después, cuando la historia de la intervención estadunidense en Chile apareció en la primera plana del New York Times, la exposición generó uno de los mayores escándalos internacionales del siglo XX, y dejó un legado de política exterior estadunidense envenenada que continúa persiguiendo a Chile, a Estados Unidos y al resto del mundo hoy en día.

Versión reducida. La completa puede consultarse en https://www.jornada.com.mx/ultimas/politica/2020/09/16/que-grite-la-economia-peter-kornbluh-4109.html

* Analista senior del Archivo de Seguridad Nacional en Washington y autor de Pinochet: los archivos secretos

Publicado enInternacional
Capturan en Colombia a presuntos cerebros de la 'operación Gedeón'

03-09-20.-Acciones policiales en Bogotá y en Barranquilla, Colombia, dieron como resultado la captura de los "cerebros de la Operación Gedeón" quienes tenían planes contra el Gobierno de Venezuela.

Así lo informan fuentes del gobierno colombiano, precisando que las detenciones se lograron con base en el cruce de información de agencias de "Estados Unidos, como el FBI y la Oficina de Investigación de Seguridad Nacional", reseñó el diario El Tiempo.

Su "misión era desestabilizar y generar tensión desde Venezuela contra los gobiernos de Colombia y Estados Unidos". Por esta razón fueron capturados cuatro venezolanos, según publica el diario.

Los capturados fueron identificados como Yacsi Alexandra Álvarez, Rayder Alexander Russo y los hermanos Juvenal y José Sequea Torres, quienes "habrían participado en la coordinación de la operación", destaca la prensa colombiana.

De acuerdo con el informe de inteligencia, Yacsi Alexandra Álvarez, de 39 años, es señalada "de ser la coordinadora y logística de la organización", y "personas de confianza de Clíver Alcalá", quien se entregó a las autoridades norteamericanas en días pasados.

La mujer habría comprado en Bogotá los uniformes que se entregaron a los militares que participaron en Gadeón.

Rayder Alexánder Russo, de 33 años, de acuerdo con la investigación él sería uno de los autores intelectuales –acusados por el gobierno de Venezuela– de haber planeado el atentado contra Nicolás Maduro el 4 de agosto de 2018 a través de la activación de artefactos explosivos ubicados en dos drones.

La Fiscalía General de Venezuela ha ejecutado la detención de varias decenas de implicados en la operación Gedeón, que el pasado 3 de mayo intentó el derrocamiento del Gobierno a través de una fallida incursión marítima.

Publicado enColombia
Página 1 de 20