Miércoles, 20 Enero 2016 19:25

Un proceso de cambios truncado

Un proceso de cambios truncado

La derrota electoral del gobierno bolivariano en las elecciones del 6 de diciembre, coloca el proceso de cambios iniciado por el mismo quince años atrás, en una situación dramática. Con menguado apoyo popular, instituciones ahora adversas y una crisis económica endémica, el chavismo parece paralizado y sin respuestas.

En Cuba hubo una revolución. Desde el desembarco rebelde del Granma, el 2 de diciembre de 1956, los guerrilleros llevaron una guerra de resistencia contra el ejército del dictador Batista al que consiguieron derrotar el 1 de enero de 1959. La lucha armada caminó junto a rebeliones populares, desde el asalto al cuartel Moncada, el 26 de julio de 1953. Una vez derrotado y desarticulado el ejército, el gobierno revolucionario expropia los medios de producción y de cambio de sus poseedores, que incluye una amplia reforma agraria, y comienza el proceso de reconstrucción del país en dirección al socialismo.

En Venezuela se produjo el triunfo electoral de Hugo Chávez, en 1998, en ancas de una amplia movilización social particularmente intensa desde el 27 de febrero de 1989 (Caracazo). El protagonismo popular deslegitimó el pacto de Punto Fijo, desbordó al Estado y hundió el sistema partidos corrupto que gobernaba desde los años cincuenta. Gracias al triunfo electoral, el Gobierno comenzó a utilizar el poder estatal para beneficio de los sectores populares y el reposicionamiento del Estado en la economía y la sociedad.

Lo anterior pretende ser una síntesis muy ajustada de hechos, no un juicio de valor. Es necesario diferenciar entre una revolución y un proceso de cambios, algo que debería resultar ocioso si no fuera porque la derrota política y teórica del pensamiento crítico ha llevado a nombrar las cosas de forma caprichosa.

Además, no pretendo insinuar que una revolución sea el mejor camino para cambiar el mundo. Luego de dos siglos de revoluciones victoriosas, creo que se pueden sacar tres conclusiones.

Una, que las revoluciones han producido cambios espectaculares sobre el escenario político, social y económico, pero esos cambios no suelen ser duraderos ya que no impactan en la cultura política, y en la cultura a secas, de las sociedades. Lo sucedido luego de las tres grandes revoluciones (francesa, rusa y china) impone por lo menos cierta mesura a la hora de valorar positivamente el hecho revolucionario, por lo menos por parte de quienes seguimos reclamándonos de esa tradición. O, para decirlo en palabras de Eric Hobsbawm, "el cambio más duradero provocado por la revolución francesa es la introducción del sistema métrico".

Dos, que puede haber procesos de cambio graduales, que no sean revoluciones, pero que puedan generar algunos de sus efectos: la destrucción/neutralización del aparato estatal heredado y la expropiación de los expropiadores. Este camino no viene avalado por hechos históricos importantes, pero a la luz de los procesos venezolano y boliviano no puede negarse, a priori, su posibilidad, siempre que exista un movimiento popular organizado, consciente de sus intereses y dispuesto a defenderlos hasta el final.
Tres, que después de la rebelión zapatista de 1994 existe otro camino para cambiar el mundo, consistente en derrotar al aparato estatal y a los propietarios en un territorio acotado dentro del estado-nación y, a partir de esa realidad, construir poderes propios, establecer relaciones sociales (de producción, de salud, educación y justicia) diferentes a las hegemónicas. La primera vez que sucedió algo similar fue al establecerse en China las zonas liberadas por parte del ejército rojo, bastante antes del triunfo revolucionario.

Una vez despejado el terreno teórico básico, corresponde analizar brevemente el proceso bolivariano.

Los cambios promovidos
por el chavismo

La llegada al gobierno de Hugo Chávez fue uno de los cambios más importantes sucedidos en la historia de Venezuela, comparable por su magnitud sólo con la independencia. Apenas acceder al gobierno, consiguió modificar la Constitución, que ya no se correspondía con el sistema de partidos y la realidad política que había regido el país desde el fin de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, en 1958.

El gobierno chavista enfrentó desde el comienzo de su gestión la rebelión de la derecha y la oposición del imperialismo, que se tradujeron en el golpe de Estado del 11 de abril de 2002, en el paro petrolero de diciembre de 2002 a febrero de 2003 y el referéndum revocatorio de 2004, además de múltiples manifestaciones callejeras y actos de sabotaje. En todos los casos, la activa movilización popular permitió al Gobierno salir airoso de los conflictos.

El Gobierno consiguió el control de casi todas las gobernaciones del país y de la Asamblea Nacional, lo que le permitió gobernar sin oposición institucional. Entre las reformas más importantes conseguidas por el proceso bolivariano, deben incluirse el control de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que pese a ser una empresa estatal estaba controlada por su burocracia administrativa para beneficio propio. Ese control permitió al Gobierno direccionar la renta petrolera hacia los sectores populares, que obtuvieron una amplia gama de beneficios sociales, que van desde la vivienda hasta el acceso a la universidad.

La pobreza cayó considerablemente, así como la desocupación que pasó del 14 por ciento en el primer año de Chávez al 8 por ciento en 2011. La matrícula universitaria se multiplicó por tres y el gasto en salud, corregida la inflación, creció cuatro veces. Gracias a las "misiones sociales" la situación de los sectores populares experimentó fuerte mejoría. Pero la economía se hizo más capitalista, como asegura Víctor Álvarez, exministro de Industrias Básicas y Minería. En efecto, el sector privado pasó del 65 al 70 por ciento del PIB1.

El Gobierno promovió la organización popular mediante leyes y decretos que alentaron la creación de las Mesas Técnicas de Agua, los Comités de Tierra Urbana (CTU) y las comunas populares. Debe considerarse que al llegar Chávez al gobierno, los movimientos sociales eran débiles y fragmentarios, pese a la enorme capacidad de movilización que mostraban los sectores populares. Casi todas las organizaciones populares fueron impulsadas por el Gobierno y se convirtieron en engranajes estatales, pero algunas consiguieron una proyección autónoma como el Movimiento de Pobladores y Pobladoras a partir de los CTU2.

Muchas empresas privadas fueron nacionalizadas y estatizadas y pasaron a ser controladas por el Gobierno o por los propios trabajadores. Además, bajo el proceso bolivariano proliferaron movimientos de los sectores populares que representan iniciativas realmente novedosas como Tiuna el Fuerte, Cecosesola3 (Cooperativa Central de Servicios Sociales del Estado Lara), la Red Nacional de Sistemas de Trueke, entre una infinidad de iniciativas de base que muestran una importante creatividad social a menudo apoyada por las autoridades4.

Las limitaciones
y continuidades

La permanencia del rentismo petrolero es quizá el aspecto más importante en cuanto a los límites del proceso bolivariano. Se trata de un grave problema cultural que el proceso no logó resolver, que incluso fue profundizado por los buenos precios del petróleo y las políticas sociales amplias y generosas. La producción de Pdvsa se encuentra estancada en torno a los tres millones de barriles diarios desde 2000, con tendencia a decrecer por la falta de inversiones. Pero las reservas probadas crecieron de modo exponencial colocando a Venezuela como la mayor reserva mundial. Entre 2000 y 2011 los ingresos de la estatal se multiplicaron por siete, gracias al aumento de los precios internacionales, aunque el precio nacional es el más bajo del mundo y nadie se atreve a modificarlo.

Las exportaciones fueron cada vez más dependientes del petróleo (97% del total), siendo el principal cambio la tendencia a que el mercado chino sustituya el estadounidense. Pero la pervivencia del rentismo tuvo consecuencias catastróficas en la sociedad, al punto de haber encallado el proceso de cambios. Una de las más importantes fue la desindustrialización. La industria pasó del 22 por ciento de PIB en 1999 al 14 en 2011. La actividad agrícola también cayó y la producción de alimentos no consiguió remontar. El resultado fue el despilfarro de la renta petrolera en políticas sociales, reducidas en impulsar el consumismo sin crear una cultura productiva.

En la coalición de fuerzas coexistieron, por lo menos hasta 2007, desde trabajadores, campesinos y profesionales hasta grandes empresarios que "una vez ganadas las elecciones comenzaron a pugnar por lograr mayores espacios de poder"5. Con los años, el resultado fue tremendo, ya que la corrupción (que luego de la derrota electoral del 6 de diciembre ya nadie oculta) actuó como una suerte de "acumulación originaria" que consumió recursos estatales y sirvió para la emergencia de una nueva burguesía al frente del aparato estatal.

El nacimiento de una "burguesía funcional" que controla la propiedad estatal, formada "por élites burocráticas que la administran como si de una propiedad privada se tratara", es una de las consecuencias peores, por arriba, del proceso bolivariano6. Miles de millones de dólares pertenecientes al pueblo venezolano han sido desviados por esos burócratas situados en puestos clave del aparato estatal. Entre ellos, los 190.000 millones de dólares depositados en el exterior por privados venezolanos, según datos del Banco Central de Venezuela, entregados por el Gobierno a empresarios que los usaron para especular sin recibir el merecido castigo.

Por abajo, sucede algo dramático que las páginas de Aporrea antes silenciaban, pero ahora difunden a los cuatro vientos. Una integrante de Marea Socialista denuncia "la pulverización del salario" de los trabajadores, que deben "hacer milagros para poder alimentar a su familia"7. Denuncia que las familias deben hacer colas de cinco horas para obtener los productos de la canasta básica alimentaria, pero nunca los consiguen todos de una vez, sino dos o tres a lo sumo. En el mercado negro esos productos se consiguen sin hacer cola, pero pagando hasta diez veces el precio regulado.

Ante semejante panorama, lo realmente sorprendente no es que dos millones de votantes chavistas hayan desertado hacia la abstención, sino que aún haya más de cinco millones que siguen creyendo en un proceso que, en algún momento, consideraron "su" revolución.

1 Víctor Álvarez, "Transiciones logradas y transiciones pendientes" en Edgardo Lander et al, Promesas en su laberinto, Cedla, La Paz, 2013.
2 Alexandra Martínez, "Horizontes de transformación del movimiento urbano popular", en Grupo Permanente de Trabajo sobre Alternativas al Desarrollo, Alternativas al capitalismo colonialismo del siglo XXI, Abya Yala, Fundación Rosa Luxemburg, Quito, 2013.
3 Cecosesola es una de las experiencias más notables en suelo venezolano. Es una red integrada por más de 50 cooperativas, rurales y urbanas, de producción, comercialización, servicios fúnebres y cuidados de salud, entre otras. Funcionan en base a asambleas abiertas, sin dirección centralizada y en permanente intercambio, rotando funciones, en base a la horizontalidad y sin jerarquías. Es una experiencia masiva, que incluye 20 mil socios y 1.300 trabajadores que abastece el 40 por ciento de los alimentos frescos de Barquisimeto y atiende más de 200 mil personas cada año en la red de salud que incluye el Centro Integral Cooperativo de Salud.
4 Véase "Para quebrar el rentismo petrolero", Raúl Zibechi, 24 de julio de 2013 en http://www.cipamericas.org/es/archives/10131
5 Víctor Álvarez, ob cit p. 228.
6 Víctor Álvarez, "Una nueva burguesía funcional", en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=203465
7 Ver http://www.aporrea.org/actualidad/a220348.html

Publicado enEdición Nº220
Martes, 19 Enero 2016 06:37

"El modelo rentista se agotó"

"El modelo rentista se agotó"

El funcionario del gobierno de Maduro afirmó que la crisis tiene lugar por el agotamiento de una matriz económica basada en el petróleo y sostuvo que ahora se busca saltar a una economía productiva, garantizando los derechos sociales.

 

El vicepresidente de Venezuela, Aristóbulo Istúriz, aseguró ayer que el gobierno bolivariano trabaja en una salida de la crisis económica, que no sea neoliberal, y que explora algunas alternativas con el decreto de emergencia económica emitido la semana pasada. El funcionario afirmó que la crisis tiene lugar por el agotamiento de una matriz económica basada en el petróleo y sostuvo que ahora se busca saltar a una economía productiva, garantizando los derechos sociales. "Hablo de un modelo rentista que se agotó definitivamente y estamos en la obligación de construir un modelo productivo, que nos permita, al mismo tiempo que se genera riqueza, mantener y profundizar las conquistas sociales de nuestro pueblo. De eso se trata", señaló. En una reunión con empresarios y funcionarios de la región costera de Vargas, Istúriz explicó el decreto de emergencia económica, que será sometido a discusión en la Asamblea Nacional, cuya mayoría se encuentra en manos opositoras.


Istúriz dijo que el objetivo del Gobierno, ante la actual coyuntura económica, es impulsar un plan productivo, elevar la captación de divisas, regular el sistema de producción y distribución de productos esenciales, optimizar la recaudación de impuestos y agilizar los procesos de la banca. Indicó además que esos puntos están contenidos en el decreto de emergencia económica. "En este plan se desprenden diversas líneas, con las que podremos saltar de una economía rentista a una productiva garantizando los derechos sociales", insistió. El vicepresidente señaló también que por la caída de los precios petroleros, el país perdió el 60 por ciento de sus ingresos externos, luego de que el barril cayera en dos años de casi 100 dólares a 24.
"El decreto evita situaciones que hemos experimentado en otras épocas. Tenemos que buscar una salida que no sea la neoliberal, aquí vimos lo que ocurrió con el 'Caracazo'",dijo sobre los saqueos y disturbios callejeros de febrero de 1989, que estallaron cuando se aplicó un plan de ajuste económico acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Istúriz recordó que aquella vez el pueblo salió a la calle "porque se aplicaron medidas de corte neoliberal cuando no se ofrecieron otras alternativas".
Por otra parte, afirmó que el esquema que aplicó el entonces presidente Carlos Andrés Pérez, quien echó mano a la liberalización de precios y la privatización de empresa estatales, contrasta con la actitud del actual gobernante Nicolás Maduro, quien tiene como principio mantener los logros sociales del pueblo. "En otro momento de nuestra historia no se ha creado un decreto con esta intención. Este decreto de emergencia –dijo el vicepresidente– pretende encauzar al país hacia una economía robusta, independiente, inclusiva y soberana."
Maduro también se refirió a la coyuntura económica. "Hoy desplegamos todo el Equipo Económico de Gobierno por el país, a explicar el decreto de Emergencia y la Agenda Económica Bolivariana", escribió el mandatario en Twitter. "A concretar la convocatoria al Trabajo, al Esfuerzo Productivo para enfrentar la crisis y la guerra económica con toda la fuerza de la Patria", arengó. "Mañana (por hoy) activaré el Consejo Nacional de Economía Productiva con todos los sectores que quieran Trabajar y superar esta difícil situación. Creo en el Diálogo de Acción, Diálogo Creativo... en un Diálogo Patriótico y Comprometido, para construir una Nueva Economía Productiva y Diversa", agregó Maduro.
El gobernador de Miranda y ex candidato presidencial opositor, Henrique Capriles, cuestionó el decreto de emergencia económica y argumentó que implica darle más poder a los responsables de la crisis. "El gobierno nacional ha tenido seis leyes habilitantes (por las que se da poderes para legislar al Ejecutivo) y ahora pide más facultades, ¿Ustedes creen que la crisis se soluciona dándole poder a quienes han tenido todo el poder?", preguntó durante un acto en Guarenas, ciudad próxima a Caracas. El gobernador consideró que al debate en la Asamblea Nacional sobre el decreto deberían asistir los ministros para que expliquen en qué fueron invertidos los recursos del país.
Según Capriles, los gobernantes que hoy reconocen la delicada situación que atraviesa el país "regalaron millones de dólares a otros países, derrocharon los petrodólares y ahora vienen a decir que la crisis es culpa de la caída de los precios del petróleo o del pueblo". Mientras, el líder de la bancada opositora en la Asamblea, Julio Borges, informó que hoy comenzará a debatirse el decreto, para lo cual se instalará una comisión especial que solicitará información a funcionarios del área económica del Gobierno. Asimismo, Borges señaló que es positivo que Maduro reconozca la gravedad del problema económico, pero recordó que hasta hace 15 días el presidente tuvo poderes especiales que le otorgó la anterior Asamblea para legislar por decreto.

Publicado enInternacional
América Latina empeora y seguirá decreciendo en 2016, según el FMI

El Fondo aplica un duro tijeretazo a las previsiones que había hecho en octubre. La recesión en Brasil superará el 2% tanto este año como en 2017.

Las previsiones del Fondo Monetario Internacional llevan desde hace tiempo un patrón amargo: las publica cuatro veces al año y cada revisión supone empeorar las que esperaba de un mismo ejercicio apenas tres meses antes. América Latina está en el centro de esta deriva: la economía de la región, de la que el pasado octubre esperaba un mínimo avance para 2016, vuelve a figurar en recesión en sus pronósticos. Aunque la economía de la mayor parte de países tiene tímidos crecimientos, el bajón de Brasil arrastra cualquier promedio. Y México, el otro gigante, también ha visto a la baja su pronóstico.


En concreto, en el último informe, hecho público este martes, el Fondo calcula que la economía latinoamericana acaba 2016 con una recesión del 0,3%, cuando en las reuniones que la institución celebró este otoño en Lima se esperaba un crecimiento del producto interior bruto de la región del 0,8%. Es una revisión a la baja de más de un punto porcentual realizada en el lapso de apenas 100 días y que tiene mucho que ver con la incertidumbre global y la economía brasileña.


El país pilotado por Dilma Roussef ha sufrido el recorte más drástico de las previsiones: cae un 3,5% este año y aspira a estancarse en el siguiente, según el nuevo escenario que contempla el fondo. La crisis brasileña es peor de lo que se imaginaba en Washington. "La recesión cuya recesión causada por la incertidumbre política en medio de las secuelas ininterrumpidas de la investigación de Petrobras) está demostrando ser más profunda y prolongada", dice el informe.
El panorama es muy diferente para México, que avanzaría un 2,6% y un 2,9% en 2016 y 2017, respectivamente, aunque no dejan de ser dos décimas menos que lo que el Fondo había estimado en octubre. La región latinoamericana se ve muy afectada por dos de las grandes incertidumbres del momento: el bajo precio del petróleo, que castiga a los países exportadores, y los riesgos del repliegue final de los estímulos monetarios de Estados Unidos, ya que eso agrava los problemas de deuda de muchas economías con pasivos denominados en dólares.


Son los mismos problemas que hace dos semanas llevaron al Banco Mundial a ensombrecer también las previsiones para la región, aunque son algo más optimistas que la del FMI. El organismo señaló que crecimiento será "nulo", después del descenso del 0,9% en 2015. El pronóstico previo del Banco era de un crecimiento del 1,5%.


"Una mayor apreciación del dólar y condiciones financieras más restrictivas que podrían generar vulnerabilidades en los mercados emergentes, creando posibles efectos adversos en los balances de las empresas y problemas de financiamiento cuando exista una alta exposición en dólares", advierte el FMI.


El FMI rebaja sus previsiones de crecimiento global para 2016 y 2017


El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado a la baja sus proyecciones del crecimiento global para los próximos dos años. En 2016 y 2017 la economía mundial crecerá, según los cálculos del FMI que se presentan el martes por la mañana en Londres, un 3,4% y un 3,6%, respectivamente. Se trata, en ambos casos, de un crecimiento 0,2 puntos porcentuales menor del que el propio FMI proyectó en octubre del año pasado, debido fundamentalmente a que el repunte de las economías emergentes se prevé ahora más tenue que lo pronosticado inicialmente. El Fondo mantiene sus cálculos sobre China, que seguirá frenando (en 2016 se espera que crezca el 6,3%), y reduce con fuerza el pronóstico de otros países como Brasil y Rusia.


La bajada en los precios del petróleo y otras materias primas lastrará a muchas economías emergentes y parte del comercio mundial, ya que muchos países productores se verán obligados a reducir sus ritmos de compras exteriores. Sin embargo, puede brindar un impulso mayor del previsto a la demanda en los países importadores de petróleo. Es el caso de España: los expertos del FMI prevén ahora un crecimiento del PIB español mayor que el que proyectaron inicialmente para los próximos dos años. La economía española crecerá un 2,7% en 2016 y un 2,1% en 2017, lo que supone una corrección al alza de 0,2% y 0,1%, respectivamente, respecto a las previsiones del FMI de octubre.


La proyección de crecimiento de la eurozona en su conjunto apenas se corrige (solo 0,1 puntos porcentuales más el primer año) con respecto a lo estimado en octubre: crecerá un 1,7% en 2016 y otro tanto en 2017.


En cuanto a las economías de América Latina y el Caribe, el FMI rebaja significativamente sus previsiones de crecimiento: el PIB agregado de la región en su conjunto se contraerá un 0,3% en 2016 y crecerá un 1,6% en 2017. Los datos suponen una corrección a la baja, respecto a sus proyecciones de octubre, de 1,1% el primer año y 0,7% el segundo.


El crecimiento, no obstante, será positivo en la mayoría de los países de la región. La contracción se debe principalmente a la situación en Brasil, cuya recesión "está demostrando ser más profunda y prolongada de lo esperado", según recoge el informe que se presenta esta mañana, "causada por la incertidumbre política en medio de las secuelas ininterrumpidas de la investigación de Petrobras".


El FMI calcula que la economía brasileña caerá un 3,5% en 2016 y se recuperará hasta el 0,0% en 2017. Los nuevos datos suponen una corrección a la baja de las proyecciones de octubre de 2,5% y 2,3%, respectivamente. Las proyecciones de crecimiento de México, la otra gran economía de la región, se corrigen también notablemente a la baja —un 0,2% menos en ambos años—, aunque seguirá creciendo a un ritmo de 2,6% en 2016 y de 2,9% en 2017.


La revisión de los pronósticos realizados hace tres meses obedece, explica el FMI en su informe, a la corrección del comportamiento previsto en tres países o regiones: Brasil, país al que se atribuye "principalmente" la revisión; Oriente Medio, "cuyas perspectivas están opacadas por la caída de los precios del petróleo", y Estados Unidos, "cuyo crecimiento mantendría el ritmo actual, en lugar de cobrar nuevo impulso". La economía estadounidense, según los expertos del FMI, crecerá un 2,6% en 2016 y otro tanto en 2017, lo que supone una corrección a la baja de 0,2 puntos porcentuales en ambos ejercicios, respecto a lo previsto en octubre. Las previsiones para China permanecen inalteradas respecto a lo proyectado en octubre: crecimientos del 6,3% en 2016 y del 6% en 2017.


En general, el FMI prevé que el repunte de la actividad económica mundial será más gradual de lo previsto en octubre, "especialmente en el caso de las economías de mercados emergentes y en desarrollo". "La desaceleración y el reequilibrio de la economía china, la caída de los precios de las materias primas y las tensiones a las que se encuentran sometidas algunas de las principales economías de mercados emergentes continuarán lastrando las perspectivas de crecimiento en 2016 y 2017", explica el organismo internacional en su informe.


Dichas economías de mercados emergentes y en desarrollo, a pesar de que aún generan más del 70% del crecimiento mundial, se desaceleraron en 2015 por quinto año consecutivo. Las economías avanzadas, sin embargo, continuaron registrando una ligera recuperación.


Son tres los factores que siguen determinando, según el FMI, las perspectivas mundiales: la desaceleración y el ajuste gradual de la actividad económica de China; el endurecimiento paulatino de las política monetaria en Estados Unidos, mientras los bancos centrales de otras economías avanzadas continúan aplicando una política monetaria distendida; y, por último, el marcado descenso desde septiembre de 2015 de los precios de la energía y de otras materias primas.


Este último factor, la caída de los precios del petróleo, "ejerce presión en los saldos fiscales de los exportadores y está empañando sus perspectivas de crecimiento". Pero, a la vez, "está apuntalando la demanda de los hogares y rebajando el costo comercial de la energía en los países importadores, donde los usuarios finales se benefician plenamente de este abaratamiento".

Publicado enEconomía
Lunes, 18 Enero 2016 06:49

Balance imprescindible

Balance imprescindible

"Las ideas son grandes en cuanto son realizables, o sea, en cuanto aclaran una relación real inmanente a la situación, y la aclaran en cuanto muestran concretamente el proceso de actos a través de los cuales una voluntad colectiva organizada da a luz esa relación (la crea) o, una vez manifiesta, la destruye y la sustituye. Los grandes proyectistas charlatanes son charlatanes precisamente porque no saben ver los vínculos de la 'gran idea' lanzada con la realidad concreta, no saben establecer el proceso real de actuación." (Antonio Gramsci, Pasado y presente).


La cita me parece apropiada dado que en toda circunstancia donde se requiere un balance suelen aparecer, junto a las palabras oportunas, que suscitan reflexión, otras que solo manifiestan estados de ánimo o surgen de encuadres incorrectos que hacen desviar la atención de lo que es relevante. Una de las más trilladas es la que se obstina en lamentar que no se hayan tomado medidas decisivas para impedir que el poder real pudiese revertir la situación. Es la más falaz de todas, ya que desprecia el hecho de que la mayor parte de las veces, es precisamente ese poder el que se ingenia para evitar que tales medidas se tomen (aunque alguna vez se pierden oportunidades). El listado es conocido y alude a lo que podría haber hecho un poder popular controlando resortes clave, generalmente de la economía (cuando no del poder represivo o mediático) que hubiesen llevado a que las clases dominantes retrocedieran pidiendo disculpas y solicitando la escupidera.


Suele estar asociado este tipo de lamento al clamor de personajes que solicitan radicalidad y pretenden una revolución anticapitalista en la periferia cuando el siglo XX se cansó de darnos ejemplos de que las tesis de Marx y Engels sobre el papel precursor e ineludible del centro no era un aspecto lateral de su teoría. Sin ir más lejos, la pretensión de suponer que había que seguir los pasos de Venezuela y descalificar al gobierno de los Kirchner por su inconsecuencia ha sido sostenido ayer no más por los que hoy, con el diario del lunes, se suman a los que fustigan la "soberbia" de Cristina y a las vacilaciones de las organizaciones más cercanas a su entorno. Tamaña confusión deviene de la peripecia de empezar de adelante para atrás y no reconstruir los hechos históricos de la manera que se fueron dando. El período que estamos viviendo comenzó con la asonada de un coronel caribeño que después gana las elecciones prometiendo seguir el camino de Tony Blair y que recién a posteriori decide explorar un nuevo "socialismo", diferente de los del siglo pasado. Y nosotros nos sumamos cuando un ala del dividido justicialismo sale segundo en las elecciones con un 22 por ciento, detrás del candidato del mismo partido que había sido considerado paladín del neoliberalismo en la región. Como es sabido, el primero se baja y permite el inicio de este periplo de doce años que a tantos ha sorprendido. Por cierto, en cada uno de los casos se encontraba como sustrato el enorme descontento popular con las arbitrariedades del neoliberalismo.


No hay mucho margen para los sabihondos presumidos. Todo fue aprendizaje. Y si el camino recorrido fue importante se debió a que, como dice el epígrafe, "las ideas son grandes en cuanto son realizables, o sea, en cuanto aclaran una relación real inmanente a la situación". Y de eso se trató. Y la relación de fuerzas dio para este recorrido. No es un razonamiento conformista. Como tantos, he lamentado y señalado desaciertos. Aquí y en Venezuela tenemos que develar todas las limitaciones y errores para que la próxima ola, como nos dice Alvaro García Linera, sea más honda y carcoma en mayor profundidad las defensas de la costa. Pero para eso hay que alinear las ideas de cierta manera, en la perspectiva de afirmarse en lo que hemos avanzado y desde allí ver cómo proseguir. Sin resignación ni voluntarismo. Será lo que permita entrever "concretamente el proceso de actos a través de los cuales una voluntad colectiva organizada da a luz esa relación (la crea) o, una vez manifiesta, la destruye y la sustituye".


De otra manera, la queja alimenta recelos o estimula vanidades que no hacen más que entorpecer. Los candidatos que disputaron la última elección no fueron voluntad antojadiza ni producto del dedo de nadie sino la manera, enrevesada quizá, en que emergió toda esta historia que tiene como actor principal a un movimiento que nació con dos almas desde el primer día y produce estos realineamientos que no van a terminar y a los que no se puede desatender, dado que involucran al grueso de los protagonistas necesarios en la apertura de un nuevo curso. No queda otra que seguir fortaleciendo el ala más consecuente y evitar que "los otros" hagan pata ancha. Sumando por cierto a quienes, desde otras historias, quieren nutrir el campo popular. Para tales multitudes, tales liderazgos. ¿Que alguna vez puede surgir algo nuevo desde otro sitio? Puede ser. Pero no será como consecuencia de la lucidez de un "gran proyectista", sino de algún movimiento formidable que emprendan las mayorías... Y menos cuando existen liderazgos ampliamente reconocidos como al que le dijimos hasta pronto en la plaza el 9 de diciembre. Así ha sido hasta ahora y, si alguien vio algo diferente en algún proceso histórico relevante, no le recomendaron la bibliografía correspondiente.


Por Mario Toer, profesor de Política Latinoamericana (UBA).

Publicado enInternacional
Domingo, 17 Enero 2016 05:32

Un momento judicial insólito

Un momento judicial insólito

Brasil vive una circunstancia insólita y contradictoria. Desde hace muchos meses, algunos de los mayores empresarios del ramo de la construcción –entre los cuales está Marcelo Odebrecht, heredero y presidente de la constructora que lleva el apellido de la familia y es la más grande de América latina– están presos por órdenes de un juez de primera instancia. Altos funcionarios de la estatal Petrobras siguen igualmente detenidos, mientras otros fueron liberados luego de adherir al instituto de la "colaboración voluntaria", mejor conocida por "delación premiada". Hay ex diputados, senadores y ministros presos. Hay un senador que fue detenido en pleno ejercicio de su mandato. Otros son investigados, entre ellos los presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado.


La sensación general es que nunca antes hubo tanta corrupción en Brasil. La verdad, sin embargo, es bien otra: lo que nunca antes hubo es tanta investigación, gracias precisamente a la independencia que los gobiernos del PT concedieron (algo inédito en la historia reciente) a la Fiscalía General de la Unión.


Los grandes medios de comunicación, por su vez, lograron, gracias a una manipulación escandalosa, su objetivo: la opinión pública está claramente convencida de que la corrupción es culpa única y exclusiva del PT, que sedujo a sus aliados a base de harta distribución de puestos, presupuestos y dinero desviado de estatales. Hay una persistente insistencia en involucrar a Lula da Silva, que sigue siendo la figura política de mayor protagonismo en el país, en los escándalos.


La manipulación es clara tanto por parte de los grandes medios como de investigadores y fiscales, a través de una evidente selección de lo que se filtrará, desde los pasillos de los tribunales y de la Policía Federal, a los diarios, revistas y emisoras de televisión. El supuesto sigilo de Justicia es violado con facilidad asombrosa por fiscales auxiliares y policiales.
El fiscal general de la Nación, Rodrigo Janot, se muestra a la vez implacable en sus denuncias y olímpicamente independiente del gobierno que lo nombró, lo que es algo igualmente inusual en Brasil.


Este es el aspecto insólito del tema: nunca antes se investigó tanto, y nunca antes tantos poderosos –económica y políticamente– se enfrentaron a la Justicia.


Sin embargo, hay algo que preocupa a abogados y juristas: la actuación de Sergio Moro (foto), el mediático juez que, en primera instancia, conduce los procesos. Dueño de un ego hipertrofiado, Moro dejó claro desconocer límites en su conducta. Su método es mantener en prisión a los acusados hasta que acepten un acuerdo de "delación premiada", o sea, contar todo a cambio de salir de la cárcel, obtener drásticas disminuciones en sus condenas y poder responder al proceso en libertad.


Dice la ley que solo pueden permanecer detenidos por tiempo indeterminado presos con posibilidad de amenazar el orden público, entorpecer la Justicia o perjudicar investigaciones. No es, bajo ninguna circunstancia, el caso de la mayoría de los que permanecen en la cárcel por determinación del juez Moro: los allanamientos en oficinas y residencias ya aportaron pruebas que no pueden ser destruidas. Pero el mediático juez quiere más: quiere pasar a la historia como un paladín de la Justicia. Algunos detenidos llevan seis meses de cárcel, sin haber sido llamados más de una vez para declarar.
No son pocos los juristas que comparan tal método –de evidente presión psicológica– a lo que practicaban los militares en tiempos de la dictadura (1964-1985), con la diferencia (clave) de que ahora no hay tortura física.


La alianza entre fiscales, policiales y los grandes medios hegemónicos de comunicación para seleccionar muy bien los filtrajes, y luego manipular todo, es otro punto de inquietud.


Hace pocos días un "delator premiado", ex directivo de Petrobras, reiteró lo ya sabido: en la empresa había desvío de dinero desde, por lo menos, los dos gobiernos de Fernando Henrique Cardoso, del PSDB, principal partido adherido al golpe institucional contra Dilma.


La noticia mereció escasos centímetros en los grandes diarios. Ya cualquier mención a Lula, al PT o a Dilma merece titulares de primera página. La opinión pública, embobada y maravillada, aplaude.


Contra esa situación se manifestaron 105 de los principales abogados criminales del país. Denuncian el menoscabo a la presunción de inocencia y al derecho de defensa, el desvirtuar el uso de la prisión provisoria, el filtraje selectivo de informaciones sigilosas, que están consolidándose como las marcas de la actual operación en curso. "Es inconcebible que los procesos sean conducidos por un magistrado (en relación a Sergio Moro) que actúa con parcialidad, portándose de manera más acusadora que la misma fiscalía", escribieron los abogados.


Así es cómo, haciéndose cómplice de la más poderosa y deshonesta fuerza de la oposición –la prensa, los grandes medios–, se satisface el inmenso ego del juez y sus auxiliares mientras se destrozan reputaciones, se manipula la verdad y se ejerce presión desmesurada sobre presos cuya prolongada permanencia en el cárcel no se explica.


Así se da este momento insólito: la Fiscalía General de la Unión actúa como debería haber actuado siempre, y un juez de provincia actúa como no debería hacerlo jamás.

Publicado enInternacional
Bancarrota del proyecto histórico capitalista

Uno de los mitos más populares sobre el capitalismo gira alrededor de su capacidad para generar crecimiento económico de manera continua. De aquí se derivan consecuencias importantes en materia de niveles de vida y bienestar, por no mencionar la leyenda de que el capitalismo es el mejor amigo de la democracia y la libertad. Pero, ¿es cierto que el capitalismo está asociado al crecimiento sin fin?


Se ha sugerido que la economía mundial está adentrándose en una fase de estancamiento que podría prolongarse varios años. La combinación de fuerzas que conspira para que este letargo económico se profundice y se extienda en el tiempo son poderosas y afectan a todos los grandes centros de dinamismo económico. Además son de muy variada índole y eso hace difícil encontrar un remedio que las pueda contrarrestar.


Entre estas fuerzas se pueden enumerar las siguientes tres. Primero, el proceso deflacionario que hoy afecta a los centros económicos más importantes del mundo (Estados Unidos, Europa y China). Segundo, la expansión del sector financiero y su hegemonía sobre la economía mundial. Y, tercero, la profunda desigualdad económica que hoy sigue intensificándose. Estas tres fuerzas se encuentran íntimamente vinculadas, aunque no son los únicos factores capaces de contrarrestar las fuerzas endógenas que favorecen el crecimiento.


La primera está relacionada con el des-endeudamiento y responde a una combinación de factores macroeconómicos. No se trata de un fenómeno coyuntural, como algunos podrían creer. El crecimiento económico en las últimas dos décadas en los centros de la economía mundial estuvo sostenido por el endeudamiento y episodios de rápido crecimiento en los precios de muchos activos (burbujas). El ajuste que sigue cuando revientan esas burbujas conduce al desapalancamiento y frena el crecimiento. Por eso en los centros de dinamismo económico mundial la deuda del sector privado sigue siendo un factor fundamental para entender el mediocre ritmo de crecimiento económico. Hoy el endeudamiento del sector privado (familias y empresas) en China y Estados Unidos alcanza 207 y 198 por ciento del PIB, respectivamente. La pérdida de dinamismo en China se pudo frenar ligeramente entre 2012 y 2014 gracias a medidas que permiten más endeudamiento pero a la larga la medicina podría agravar la enfermedad.


Quizás algunos pueden ver en la deflación un fenómeno coyuntural, pero lo cierto es que el festín de endeudamiento de familias y empresas fue tan profundo que las cicatrices serán difíciles de borrar. El ejemplo de Japón en los últimos 20 años demuestra que el proceso de des-endeudamiento puede frenar el crecimiento de manera significativa durante muchos años. El debate sobre si Estados Unidos podría recaer en una recesión en 2016 está alimentado por este tipo de problemas.


En una economía capitalista es normal que el capital fluya hacia los sectores de mayor rentabilidad. Sin embargo, cuando la economía real mantiene bajas tasas de rentabilidad y los capitales emigran hacia el sector financiero para buscar ganancias en la especulación, el resultado es una reducción en la tasa de crecimiento. No es coincidencia que las tasas de crecimiento en las economías más importantes del mundo conservaron su tendencia hacia la mediocridad al mismo tiempo que el sector financiero mantuvo su expansión. Pero el sector financiero puede ser refugio seguro solamente durante un lapso de tiempo corto. La volatilidad y la incertidumbre son los compañeros inseparables de las inversiones en la especulación y los arbitrajes. La mejor muestra es la sacudida en el mercado bursátil de todo el mundo, comenzando con el colapso de las bolsas en China.


Finalmente la desigualdad económica sigue siendo un lastre para la economía mundial. Los datos del grupo Credit Suisse indican que hoy el uno por ciento de la población mundial es poseedora de más de la mitad de la riqueza (y 10 por ciento superior es dueño de 88 por ciento de la riqueza mundial). Mientras los salarios reales se mantienen sin recuperarse, la demanda agregada sigue comportándose de manera tímida. El crecimiento del salario real en las principales economías del mundo lleva ya muchos años estancado. Hoy el desendeudamiento y los bajos salarios deprimen la demanda agregada y enturbian el panorama y las expectativas de los inversionistas.


El crecimiento en el capitalismo mundial no se anuncia como un proceso fácil para los próximos años. ¿Podría detenerse la expansión económica? La pregunta se antoja difícil de responder, pero una cosa es cierta: sin crecimiento el capitalismo mundial entrará en una crisis profunda.


Sin una oleada de innovaciones análoga a las primeras dos revoluciones industriales es difícil que el capitalismo global pueda reiniciar un proceso expansivo similar al del periodo 1850-1950. Esas oleadas de innovaciones abrieron nuevos espacios de rentabilidad y propiciaron aumentos notables en la productividad del trabajo. Hoy que el pronóstico en materia de cambio técnico no es prometedor, los nubarrones macroeconómicos y ambientales se multiplican.


Twitter: @anadaloficial

Publicado enEconomía
Los fantasmas que conspiran contra la economía mundial en 2016

Este año 2016 no luce prometedor para el despunte de la economía mundial, que no acaba de librarse del lastre de la recesión sufrida a partir del colapso financiero de 2008.

Según el último informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el crecimiento de la economía mundial en el 2015 fue del 2,4 %, levemente inferior al registrado en el 2014, que fue del 2,6 %. Para el 2016 se espera una leve aceleración que alcanzaría una tasa cercana al 2,9 %.

Este escenario no es muy positivo para la región de América Latina y el Caribe, que decreció un 0,4 % el pasado año y este año prevé un estancamiento de su desempeño económico del 0,2 %.

Cuba, que creció un 4 % en el 2015, muy por encima de la media, bajó sus perspectivas para el actual año a un 2 %, entre otros factores por la incertidumbre sobre el desempeño de la economía global en general y de la región latinoamericana en específico.

Varios fantasmas ensombrecen el panorama del 2016. En primer lugar Estados Unidos creció un 2 % durante el 2014 y debe repetir este año ese escenario. Su déficit fiscal (diferencia entre los gastos y los ingresos) continúa cercano al 5 % y su deuda pública es más grande que los ingresos de todo un año.

Michael Ivanovitch, director ejecutivo de la empresa financiera global MSI, le explicó a la BBC Mundo que la mayor economía del mundo tiene poco margen para expandirse más allá de como lo está haciendo en la actualidad.

Al otro lado del Atlántico, Europa no acaba de repuntar y se mantiene anclada a una política de austeridad.

La principal esperanza es que Alemania, con un superávit de su cuenta corriente (exportaciones versus importaciones) de 280 000 millones de dólares, haga mayores esfuerzos para estimular al resto de los miembros de la eurozona.

En el caso de las naciones emergentes, principalmente China, cuyo crecimiento cercano al 10 % había sido un motor para el desarrollo mundial, las proyecciones son menos alentadoras para este año.

El gigante asiático está enfrascado en un cambio de su modelo de desarrollo, centrado en las exportaciones, a uno basado en el consumo interno, lo cual no ha estado exento de turbulencias. Se espera que crezca en tasas cercanas al 7 %.

Para los países latinoamericanos este escenario se agrava con la caída de los precios de sus principales exportaciones. Entre enero del 2011 y octubre del 2015 la caída de los precios de los metales y de la energía (petróleo, gas y carbón) fue cercana al 50 % mientras que los alimentos disminuyeron un 30 %.

Además, las maniobras de la derecha en varios países de la región amenazan con volver a las recetas neoliberales y destruir la plataforma social que sacó a millones de personas de la pobreza durante la última década.

 

La Reserva Federal

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED), a pesar de ser una institución privada, funciona como el banco central de los Estados Unidos. El anuncio en diciembre pasado de la subida de sus tasas de interés por primera vez en casi una década tiene a medio mundo con los pelos de punta. Las tasas de interés son un mecanismo para controlar la oferta de dinero en el mercado y al subir su valor se desestimula el préstamo pero aumentan los márgenes de ganancia dentro de Estados Unidos. Esta medida podría tener graves impacto en las naciones emergentes, como fuga de capitales y devaluaciones monetarias.

Tras la crisis financiera del 2008, la FED decidió bajar las tasas a casi cero para aumentar la oferta de capitales y estimular la economía, pero con un repunte en el horizonte ha anunciado sus planes de subirla paulatinamente durante este año hasta dejarla por encima del 1%. Los efectos de esa decisión se sentirán sobre todo en las naciones emergentes.

 


Petróleo

 

El valor del precio del pe­tró­leo es un indicador cla­ve en la economía. Si bien los pre­cios bajos estimulan la pro­ducción de bienes materiales, una re­ducción drástica es una catástrofe para los países productores y un descalabro mayor po­dría afectar la eco­nomía en su conjunto.
Precio actual: 35 dólares el barril.


Publicado enEconomía
Venezuela: "La crisis económica estallará en 2016, hay que actuar ya"

"La crisis económica es la madre de la derrota que sufrió el gobierno en las elecciones parlamentarias del 6D", aseguró Manuel Sutherland, economista egresado de la Universidad Central de Venezuela e investigador, en entrevista con La Razón.

"El país votó por la MUD para revertir la espantosa situación económica", agregó. "Fue un grito para que mejore la economía, sin embargo, las decisiones en esta materia no le corresponden a la Asamblea Nacional (AN)", indicó.

Sutherland destacó que la crisis económica se ha tornado demasiado fuerte y eso hace imposible que cualquier gobierno o parlamento pueda recibir apoyo electoral. "La oposición nunca imaginó que iba a obtener una cantidad extremadamente grande de votos", acotó.

El presidente Maduro dijo que la guerra económica había triunfado el 6D, ¿qué opina usted?

El gobierno sigue con una idea equivocada de la crisis, de hecho, la niega y se inventa la tesis de la guerra económica. Esto no tiene ningún sustento práctico ni empírico. Si insisten con el tema de la guerra económica, es poco probable que arreglen todos los problemas más difíciles que enfrenta la nación.

 

La economía podría empeorar

 

¿Cuáles son los principales problemas económicos de Venezuela?

El principal problema económico es la masiva fuga de capitales. Venezuela es el país con la mayor fuga de capitales en el mundo en relación al tamaño de su Producto Interno Bruto. El total de esa fuga en los últimos quince años se calcula en 300 mil millones de dólares y esto ha destrozado el respaldo en divisas de nuestra moneda. A medida que no hay contraprestación de esa fuga, la moneda pierde valor y esto se expresa en el aumento de los precios de los bienes, es decir, inflación.

¿El alto circulante de dinero afecta a la inflación?

La política del gobierno ha sido la monetización del déficit. Desde el año 1999 hasta 2015 la base monetaria ha aumentado en 17 mil por ciento. Toda esa cantidad de dinero es inorgánico y eso destroza el poder adquisitivo y hace que los precios de las mercancías se disparen.

¿Cómo está perjudicando la inflación al salario de los trabajadores?

La inflación, evidentemente, se ha comido el salario promedio de la población y ha ido junto al crecimiento de la escasez de alimentos, medicinas y bienes. Es más rentable para los empresarios el vender sus productos a los buhoneros y clínicas que colocarlos a precios regulados en los supermercados. Por tanto, no hay disponibilidad de mercancías reguladas. A esto se une el bachaqueo, una actividad que consiste en comprar mercancía regulada para luego venderla a precios de mercado. Esto crea una situación explosiva que, tomando en cuenta como viene la economía, podría empeorar.

 

2016 será mucho peor

 

¿Qué le espera al país si los precios del crudo siguen cayendo?

Se prevé que el año que viene los precios del petróleo sigan bajando, por tanto, los ingresos del país. Pasará lo mismo con los ingresos de los tributos debido a la contracción tremendamente severa que sufrirá la economía venezolana.

Si, en realidad, se trata de una guerra económica, ¿el gobierno está trabajando para derrotarla?

Es, simplemente un cuento de camino. El gobierno debe entender que la base de su derrota es el tema económico. Es lo fundamental que tiene que resolver todo gobierno. Asimismo, el proceso de acumulación de capitales está actualmente en crisis. Considero que esta es la crisis económica más grave en la historia de la República y creo que terminará de explotar en el año 2016. Desgraciadamente, el gobierno se niega a reconocer la magnitud y profundidad de la crisis. Por tal razón, dificulto que plantee soluciones que sean radicales.

Si no se admiten la realidad, las soluciones quedan en veremos, ¿qué nos espera para el 2016?

Si el gobierno y los economistas que lo asesoran continúan pensando que se trata de una conspiración mundial, estarían demostrando que no entienden sobre la verdadera naturaleza los problemas económicos. Por ende, no podrían plantear planes para resolverlos. Repito, estamos ante la crisis más profunda que ha tenido el modo de producción capitalista en nuestra historia. 2016 podría ser el año tope de la explosión de esta crisis: si el 2015 fue malo el 2016 podría ser mucho peor.

¿Por qué será peor?

El ajuste macroeconómico que se ha desarrollado no ha terminado de explotar y eso ocurrirá en 2016. Es probable que, finalmente, se decida aumentar el precio de la gasolina porque ya no se puede sostener; tampoco se puede sostener el tipo de cambio a 6,30 bolívares, ni tampoco a 12, ni 50: un nuevo cambio debería estar entre 180 y 250. Esta sería la devaluación más grande de la historia del país. Asimismo, la liberación de los precios de mucha mercancía regulada y se disparen diez o veinte veces por encima. Las medidas serían drásticas, se destruirían los recientes aumentos salariales y llevarían al país a una crisis realmente severa y lamentable.

 

Moratoria de la deuda

 

¿A cuánto llegará la inflación en 2016?

Es muy difícil preverla porque no sabemos, oficialmente, la de 2015. Es una negación grosera no publicar las cifras y no conocer este dato pues dificulta el estudio de esta variable para el año que viene. La inflación podría llegar a tres dígitos largos cuando sean liberados los precios de los productos que hoy están regulados. Si actualmente está en 100%, el año que viene podría llegar al doble o triple.

¿Qué deben hacer el gobierno y la próxima AN para evitar esa situación?

En economía hay dos corrientes: la liberal y la marxista. La liberal plantea el ajuste drástico de la macroeconomía y su consecuencia es el empobrecimiento de la población que depende de los salarios. La corriente marxista señala que es necesario subir los precios de muchas cosas que tienen rezagos importantes y que no tienen relación con sus costos de producción. Este incremento debe acompañarse de medidas que no afecten de una manera tan fuerte a la población obrera; asimismo, una distribución radical de la renta petrolera y medidas contra la clase capitalista que ha explotado al pueblo venezolano. Los marxistas también plantean la nacionalización de la banca y del comercio exterior, plantean una moratoria en el pago de la deuda externa e interna por algunos años para recuperar la economía y no condenar al hambre a millones de personas.

¿Quiénes o cuáles sectores se han enriquecido con la crisis económica y el sufrimiento de la gente?

Ha habido muchos empresarios que han resultado con graves pérdidas económicas durante este año. Pero, aquellos empresarios parásitos que se dedican más a la especulación de divisas o mercancía son quienes han sido más favorecidos con esta arquitectura financiera demencial. Los empresarios que se han dedicado al contrabando, a pedir préstamos al Estado para comprar productos en el mercado paralelo y luego revenderlos, quienes se han dedicado a las importaciones fraudulentas, se han hecho multimillonarios. Hay grandes beneficiarios de esta crisis y son delincuentes que han recibido el apoyo de burócratas que han robado en conjunto con estos empresarios, y todos ellos han hecho inmensas fortunas con la necesidad de la gente de adquirir alimentos y medicinas.

 

La gente se retira de los empleos

 

¿Cómo proteger el ya deteriorado poder adquisitivo del salario de los trabajadores?

Una medida fundamental es dejar la impresión de dinero inorgánico, eso contribuirá a detener el aumento de la inflación. Otra medida, como ya dije, es declarar una moratoria en el pago de la deuda externa para invertir esas divisas en un proceso radical de industrialización y agroindustrialización que permita crear empleos de calidad y con salarios relativamente medianos. Asimismo, hay que tratar de lanzar planes de inversión de infraestructura donde se pueda utilizar mano de obra productiva. De igual manera, abandonar el otorgamiento de créditos a pequeños y medianos empresarios y llevar esos recursos a la construcción de infraestructura.

¿Se ha perjudicado la creación de fuentes de empleo?

Las estadísticas dicen que el desempleo es muy bajo, ronda el 6 o 7%. Lo que pasa es que muchas personas se han retirado de sus empleos porque el salario es demasiado bajo y, por ende, se han ido al bachaqueo, negociación con las divisas, contrabando, compra y venta de artículos, clientelismo con el Estado. Esta es una de las razones por las cuales las personas no buscan empleo.

¿Es posible repatriar los capitales fugados mediante la aprobación de una ley en la nueva AN?

Se estima que se han fugado 300 mil millones de dólares, ello equivale al PIB de un buen año petrolero, con ese dinero que podrían construir 200 líneas del Metro de Caracas, equivale a 100 veces el valor de Sidor, a tres planes Marshall (que sirvió para reconstruir a Europa después de la Segunda Guerra Mundial).

 

Giordani tomó medidas nefastas

 

¿Qué opina de la liberación del mercado de la divisa que decretó el presidente Mauricio Macri en Argentina?, ¿sería positiva esa medida en Venezuela?

Para la clase obrera esas son medidas de corte negativo. Argentina tiene una moneda bastante débil y con esa medida ya se produjo una devaluación del 40%. Eso reduce el poder de compra de la clase obrera argentina y le dificulta el acceso a los alimentos y mercancías vitales.

¿Los exministros del gobierno de Chávez y Maduro, tales como Jorge Giordani y Héctor Navarro, tienen cuota de responsabilidad frente a la crisis económica que vive Venezuela?

Giordani es, de alguna forma, responsable de medidas económicas realmente desastrosas. Fue ministro de Planificación y Economía y Finanzas, y estuvo muchos años al frente de la dirección de la economía nacional. No tomó las medidas necesarias sino las más nefastas, y nunca levantó su voz para protestarlas o tratar de cambiarlas. Que ahora exprese de manera tardía sus críticas no lo exime de su responsabilidad

 

"La corrupción es un cáncer"

 

¿Se avanzó en la consolidación de una economía socialista en Venezuela?

No hay ningún avance importante en la creación de una economía alternativa que desplace a la economía capitalista. Se ha confundido la economía socialista con los gallineros verticales, comunas y conucos, y esto se denomina pequeña producción mercantil. Esta no será socialista ni tiene nada que ver con el proyecto revolucionario.

¿El Parlamento Comunal debe tener participación en el mejoramiento de la economía nacional?

Las comunas deben organizarse mejor y de manera más formal para impulsar un parlamento que recoja las propuestas de la población que vive y construye comunas. Ahora, las comunas no tienen potencialidad económica para desarrollar industrialmente al país ni tampoco la producción de manera importante. Las comunas son pequeñas unidades de producción mercantil con escalas muy pequeñas.

¿Combatir la corrupción es fundamental para el reajuste económico?

La corrupción es un cáncer brutal que sufre el país. Este flagelo se ha masificando, estandarizando y hasta legalizando. Lo peor de la corrupción se expresa en la fuga de divisas, recursos que pueden invertirse en la producción industrial, infraestructura y construcción de viviendas. Hay que buscar formas para hacer más transparente y auditable al gobierno y también a las empresas privadas.

Manuel Sutherland miembro del Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO), responsable editorial de la Asociación latinoamericana de Economistas Marxistas (ALEM) y profesor de economía política de la Universidad Bolivariana de Venezuela.


Fuente: http://www.larazon.net/2015/12/28/manuel-sutherland-crisis-economica-explotara-en-2016/ 

Publicado enEconomía
Otra jornada negra obliga a suspender la sesión en las Bolsas chinas

China vivió este jueves la sesión bursátil más corta de su historia. El gigante asiático volvió a suspender la compraventa de acciones en los dos parqués del país después de que en apenas media hora se registraran pérdidas superiores al 7%. Shanghái cerró con una abrupta caída del 7,32%, mientras que Shenzhen sufrió un descalabro del 8,35%. El batacazo sucedió después de que el Banco Central chino (PBOC) llevara a cabo la mayor depreciación diaria de la tasa de referencia del yuan frente al dólar desde el pasado agosto. Unas horas después el PBOC publicó también que el nivel de reservas de divisas extranjeras bajó en diciembre a su nivel más bajo en tres años.

Es la segunda vez esta semana que la negociación de títulos se suspende de forma prematura. La tónica de la breve jornada fue similar a la del pasado lunes, pero a un ritmo mucho más frenético. Trece minutos después de la apertura, a las 9.42 hora local, el selectivo CSI 300 -que agrupa las cotizaciones de trescientas compañías de ambos parqués- registraba un descenso superior al 5%. Según el nuevo mecanismo de freno que se puso en marcha este año, esto obliga a paralizar la sesión de forma temporal durante quince minutos.

Tras el descanso, el volumen de transacciones se disparó y solamente en dos minutos se alcanzó el umbral del 7%, lo que canceló de forma automática el resto de la jornada. Horas después el mercanismo ha sido suspendido, así que, por el momento, solo ha estado en vigor tres días, informa Bloomberg. No obstante, esta medida, anunciada en una red social china por el regulador bursátil, no llegó a tiempo para que se reiniciara la sesión.

Durante toda esta semana los parqués del gigante asiático han sufrido sesiones de gran volatilidad. La intervención tanto del PBOC como de la Comisión Reguladora del Mercado de Valores parecía haber traído cierta calma en los últimos días, pero las dudas sobre la segunda economía mundial y las preguntas sobre qué hay detrás de la continua depreciación de su moneda siguen muy presentes.

El PBOC fijó la tasa media de referencia de su moneda en los 6,5636 yuanes por dólar estadounidense, una cifra un 0,5% más débil que la establecida el miércoles (6,5314). Se trata de la mayor diferencia diaria desde que el pasado agosto China cambió el método de cálculo de su tipo de cambio, lo que provocó la mayor devaluación en años.

La divisa china se sitúa así en mínimos de cinco años con respecto al billete verde. Se trata además el octavo día consecutivo que el organismo regulador establece una tasa menor a la de la jornada anterior, lo que aviva los temores de que Pekín esté llevando a cabo una devaluación encubierta para mejorar su competitividad en el exterior.

A pesar de que las autoridades lo han negado repetidamente, esta teoría hizo también tambalear otras divisas y mercados de renta variable de la región: Hong Kong perdió un 3,1% y Tokio retrocedió un 2,33%.

 

Menos reservas


El yuan sufre una importante presión a la baja debido a la ralentización económica de la segunda potencia mundial y unas fugas de capital en niveles récord. En un comunicado, el Banco central defendió este jueves la evolución de la cotización de su moneda y apuntó a "fuerzas especulativas que no tienen nada que ver con las necesidades reales de la economía y que no representan la verdadera oferta y demanda del mercado" como causantes de estas recientes fluctuaciones. "Frente a ellas, el Banco Popular tiene la capacidad de mantener el tipo de cambio básicamente estable a un nivel razonable y equilibrado", reza el texto. El mensaje está en línea con las palabras del vicegobernador del organismo, que recientemente afirmó que el PBOC "no dudará en intervenir" si siguen las turbulencias.

Sin embargo, otra nota del Banco central, unas horas después del cierre apresurado de las Bolsas, revela una situación financiera más inestable de la que Pekín admite. En esta nota, el PBCO ha desvelado que las reservas de divisas extranjeras, casi siempre al alza en los últimos años, encajó un descenso récord en diciembre, cercano a los 100.000 millones de euros, que deja el nivel de divisas en los tres billones de euros al cierre de 2015, el más bajo en tres años.

A lo largo del ejercicio, la reserva china de divisas (la mayor del mundo), ha descendido en medio billón de euros, entre otras cosas por las medidas de las autoridades para reactivar la economía y mantener el tipo de cambio del yuan, aunque en las últimas semanas Pekín parece dispuesta a devaluar su moneda a un ritmo más intenso.

Publicado enEconomía