La selección de fútbol de Argentina cancela el partido amistoso con Israel tras las protestas palestinas

Hugo Moyano, vicepresidente segundo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), anunció este martes que se suspendió el amistoso que iban a jugar la Albiceleste e Israel en Jerusalén este sábado. La AFA todavía no anunció oficialmente la suspensión.


Distintas organizaciones se manifestaron en contra de este amistoso tanto en Argentina como en España, donde se entrena la Albiceleste a la espera del Mundial de Rusia, que se jugará del 14 de junio al 15 de julio.


"Me parece bien que se haya suspendido el partido de la Argentina con Israel. Se ha hecho lo correcto, no valía la pena. Lo que pasa en esos lugares, donde matan tanta gente, como ser humano no se puede aceptar de ninguna manera. Las familias de los jugadores estaban sufriendo por las amenazas", dijo Moyano a Radio 10 en medio de los rumores que daban por cancelado el partido.


Horas antes de conocerse la noticia de la suspensión, la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, dijo en rueda de prensa que "no se puede mezclar" el amistoso con el conflicto que ese país mantiene con Palestina.


"La selección argentina puede jugar en cualquier parte del mundo, no se puede impedir un juego deportivo. No tiene nada que ver con nada, no tienen que ofenderse los palestinos. Como Estado reconocemos al Estado palestino, esto no tiene nada que ver con donde juega la selección", añadió.
Palestina se lo agradece


"Venir a Jerusalén en este momento en el que todo el mundo está enfadado con lo que ha hecho (Donald) Trump (trasladar a la ciudad la Embajada de EE.UU. de Tel Aviv) es muy grave", dijo este martes la directora del Departamento Internacional de la Federación Palestina de Fútbol, Susan Shalabi.


La Asociación de Fútbol de Palestina agradeció en declaraciones la cancelación del amistoso entre Argentina e Israel previsto para el próximo sábado en Jerusalén. "He de decir que tiene mucho mérito que el equipo argentino haya decidido no prestarse para convertirse en una herramienta política", aseguró, satisfecha Shalabi.


Para Shalabi, este es "un buen ejemplo de separación de política y deporte y de cómo no permitir a los políticos imponer su agenda". "Es algo por lo que les tenemos que agradecer a los argentinos", aseguró. Las declaraciones se produjeron minutos después de que varios medios locales diesen la noticia.


06/06/2018 09:21 Actualizado: 06/06/2018 09:28

 

Publicado enInternacional
Lunes, 14 Mayo 2018 10:59

Un sainete en tres actos

Un sainete en tres actos

Primer acto: Salen a la escena, ataviados de sus galas, los más reconocidos, respetables e influyentes jerarcas del fútbol sudamericano y representan una graciosa coreografía.

A un mes de inaugurarse el Mundial de Rusia y cuando el exjerarca del fútbol sudamericano, Nicolás Leoz, —27 años al frente de la Conmebol, 1986-2013— está a punto de ser extraditado a los Estados Unidos tras perder todas las instancias de apelación en la justicia paraguaya, es innegable el deplorable estado de las cosas en el fútbol internacional.

En lo local, todo sigue igual… acusaciones recíprocas entre directivos por corrupción, sobornos, tráfico de influencias; en fin, lo de siempre, lo de nunca acabar y que nunca acabará porque nadie quiere que acabe el espectáculo, la fantasía, la magia en que vivimos ensimismados: la ilusión de un fútbol revestido de fair play en todas sus instancias.

Leoz es acusado de asociación delictuosa de crimen organizado, asociación de fraude electrónico, fraude electrónico, asociación para el lavado de dinero y lavado de dinero. ¡Qué horror! ¿O no tanto? Si por estos mismos delitos han sido acusados desde el presidente global de la Fifa, el hasta hace unos años prístino Sepp Blatter, suizo, sus vicepresidentes y decenas de dirigentes del fútbol de decenas de países asociados a la Fifa; así como otros dirigentes del fútbol sudamericano, como el máximo jerarca del fútbol argentino, el célebre y “respetadísimo” Julio Grondona (toda una figura pública en su país) y el también expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol (y quien ahora hace parte del “cartel de los sapos”) Luis Bedoya. Entonces, ¿cuál es la sorpresa?

Otro expresidente de la Conmebol, el paraguayo Juan Angel Napout, fue declarado culpable en el FIFA-Gate y su condena se revelará el 11 de junio en Nueva York, donde se encuentra preso. También fue hallado culpable por un jurado de la Corte Federal del Distrito de Brooklyn el brasileño José María Marín, quien recibirá su sentencia el 30 de mayo. Todo esto a horas del comienzo del Mundial de Rusia. Pero estas noticias pasarán desapercibidas ante la euforia que despierta la mayor fiesta del fútbol, la copa cuatrienal.

La corte estadounidense declaró culpables a Napout y a Marín de formar un grupo con fines criminales y de fraude electrónico relacionado con la Copa Libertadores y la Copa América. Marín además fue declarado culpable por fraude electrónico para la Copa do Brasil. Leoz, es sabido, es uno de los 42 exdirigentes del fútbol de nuestro continente y empresarios deportivos acusados de corrupción por el gobierno estadounidense tras el llamado Fifa-Gate, que se destapó en 2015.


La mayoría de esos dirigentes aceptaron los cargos o resolvieron convertirse en delatores de sus colegas (como en el caso de Bedoya). Los tres que insistieron en su inocencia, están siendo juzgados en Nueva York.


En la retorcida lógica jurídica/ética/religiosa que gobierna el espíritu norteamericano, el cielo —o el perdón, o las dos cosas— se alcanza gracias a "la extrema indulgencia divina", aun si se ha cometido los más atroces pecados o delitos; todo es posible siempre y cuando haya confesión, delación, arrepentimiento. Como dice el ancestral proverbio "el que peca y reza, empata"; y todos sabemos que, en el fútbol, el empate es un gran resultado, sobre todo ante la inminencia de una estruendosa derrota por goleada como lo puede ser pasar el resto de la vida tras las rejas.


En el mismo juicio que cursa en los Estados Unidos, el argentino Alejandro Burzaco, exdirector de la empresa de televisión Torneos y Competencias, compareció como "testigo protegido de las autoridades estadounidenses" y denunció un amplio engranaje de sobornos a exdirectivos de la Conmebol, incluido el propio Leoz, para la concesión de los derechos de televisión de torneos internacionales de fútbol.


Nicolás Leoz, entonces presidente de la Conmebol, recibió 600.000 dólares por año, cifra que aumentó para fines de la década del 2000 —cosas de la inflación— a un millón de dólares anuales, por contratos concedidos a T&T para la transmisión de la Copa Libertadores, la Copa Sudamericana y la Recopa Sudamericana.

Burzaco, prendió el ventilador y reveló que Leoz, al igual que Julio Grondona y Ricardo Teixeira, expresidentes del fútbol de las federaciones argentina y brasileña, votó por otorgar la sede del Mundial Catar-2022 a cambio de sobornos. ¡Ejemplar actitud de los tres más poderosos dirigentes del fútbol sudamericano!


Como si fuera poco esta olla podrida, el abogado y empresario argentino Jorge Dehlon, de 52 años, implicado en las acusaciones, se suicidó en noviembre pasado arrojándose en las vías del ferrocarril en un suburbio de Buenos Aires tras ser acusado horas antes, por Buzarco, de ser uno de los dos empresarios que recibió sobornos por 4 millones de dólares.

 

Buzarco también señaló que Fox Sports, Televisa, TV Globo, MediaPro, Full Play y Claró fueron las televisoras que pagaron sobornos a la Fifa para asegurarse los derechos por trasmitir partidos.

 

El abogado de Leoz acudió a un simpático subterfugio legalista para defender a su cliente: "El delito de soborno privado no es un delito estipulado en el Código Penal de Paraguay", alegó en su desesperado intento por evitar la extradición del exdirigente de 87 años. Solo admitió haber aceptado, unos 130.000 dólares "en carácter de donación" en el año 2000 para "construir escuelas para indígenas en distintos puntos del país (de Paraguay)". Magnánima ánima la que anima el corazón del corrupto dirigente, todo a favor de la niñez desamparada.

 

Segundo acto: Aparece en la escena el Ángel Justiciero, el Gran Exterminador de la Corrupción

 

Todos los personajes quedan paralizados ante la aparición del Gran Ángel Justiciero: la justicia norteamericana, la llamada a imponer el orden, la cordura, la justicia y a restablecer las normas de la decencia entre esos demonios que rondan sueltos por el patio trasero norteamericano. "Venid a mi aquellos que me temen y queréis salvaros, convertíos en testigos protegidos de mi caridad infinita", dice el ángel emisario y abre sus inmensas alas para acoger a los delatores; los que no busquen refugio allí, recibirán la ira divina del Gran Dios Norteamericano, el mismo que se jacta de tener un “botón nuclear más grande que el tuyo”.

 

Aparecen, en esa fecha de mayo del 2015, hace exactamente tres años, la fiscal Loretta E. Lynch y el director del FBI, James B. Comey —primero protegido y ahora caído en desgracia frente a Trump— vestidos con sus alas y plumas de ángeles justicieros y revelan su plan: desenmascarar la corrupción en “una de las organización más corruptas del planeta”, como la señaló en su momento el entonces primer ministro británico, David Cameron.

 

¿A qué viene tanta sed de justicia, si el fútbol es un deporte menor en los Estados Unidos, frente al béisbol, el llamado “fútbol americano” y el baloncesto, incluso también, la natación y el hockey? No es más que otro capítulo de la geopolítica en la nueva Guerra Fría que libran los Estados Unidos y Rusia por su hegemonía en Occidente. Putin salió a defender la legitimidad de la designación del Mundial en Rusia y atacar, al entonces presidente Obama. Ucrania y Siria son dos de las regiones sobre las que las dos potencias miden sus fuerzas (como durante la guerra civil española lo fueron las potencias del eje y las fuerzas republicanas de todo el mundo).

 

Estados Unidos iza las banderas de la lucha anticorrupción viendo siempre la paja en el ojo ajeno y olvidando la viga en el propio de la corrupción en sus propias empresas como Alcoa, OCH-ZIFF, KBR Halliburton (por no mencionar los casos históricos de ATT en Chile, Chiquita Bananas, CocaCola y Drummond en Colombia); de las campañas políticas, como el escándalo que sacude hoy día la elección de Trump por sus nexos con los rusos y empresas como Cambridge Analytics para manipular las redes sociales a favor de la campaña del actual presidente; y para, en últimas, traerse la sede (y el control) de uno de los mayores negocios del planeta, el fútbol, a su casa, y arrancárselo de las manos a otros célebres corruptos, los suizos (cueva donde al amparo del centenario secreto bancario, hay cuentas cifradas donde se depositan los dineros de toda la corrupción global), y donde hoy reside la sede principal de la Fifa.

 

La Fifa, y su negocio, su negociado, el fútbol, maneja enormes cantidades de dinero procedente de torneos, patrocinios, derechos de televisión, entre otros. Y allí donde hay capital hay la sed inextinguible del dragón neoliberal, aquella representación de la fase superior del capitalismo. Por ello, la súbita presencia del Ángel Justiciero en este sainete.

 

Tercer acto: Pero ahora, el tercer acto está por comenzar, tomemos asiento, encendamos las pantallas. Volquemos la atención al Mundial de Rusia. Afuera hace frío, pero… adentro, está la caldera.

Publicado enSociedad
“El fútbol, en su obscenidad, es pornográfico, por eso envicia” dice Yesid Llerena

El reputado cronista deportivo Yesid Llerena, considerado uno de los mejores conocedores del balompié en la actualidad, accedió a hablar con desdeabajo en torno a sus revelaciones sobre la descomposición que vive el fútbol nacional y que ha denunciado recientemente en la obra Y adentro, la caldera. El periodista Llerena, accedió a entrar en contacto con nuestro equipo de redacción “desde algún lugar de las montañas de Colombia” en donde se ha refugiado tras la persecución que él alega ser víctima por parte de las autoridades y otros oscuros personajes.

 

da: ¿Qué opina del escándalo más reciente sobre el pago de coimas a dirigentes del fútbol nacional?

YLl: El fútbol nació corrupto, vive corrupto y morirá corrupto; es un espejo del hombre. Uno y otro terminarán por extinguirse.

 

da: Pero, entonces, ¿por qué cree usted que el fútbol sigue siendo tan popular?

YLl: El fútbol es popular porque la estupidez es popular. Eso lo dijo Borges, hace muchísimos años.

 

da: La paradoja es que ustedes los periodistas son los encargados de engrandecer el fútbol y darle visos de legitimidad…

YLl: Sin el periodismo deportivo el fútbol no existiría; sería una entelequia, un juego de abalorios entre iniciados en la utópica república de Castalia. Nosotros los periodistas, vivimos de él y para él; por eso miramos a un lado para no estropear el espectáculo. Es uno de los mayores engaños que viven hoy los pueblos –ayer fue la religión–. Las masas necesitan el fanatismo para respirar y sobrevivir. El fútbol es a las masas lo que el circo era a la antigua Roma; entre más ídolos caen destrozados por las fieras, mejor el espectáculo.

 

da: Y con todo, ha habido grandes periodistas especializados en fútbol. ¿A quién admira usted sobre todos los demás?

YLl: El que quiera aprender de fútbol debe leer las crónicas del desaparecido Osvaldo Ardizzone; terminará eso sí, amando más la poesía que el fútbol… Ardizzone fue el último poeta del fútbol, Petrarca el del amor.

 

da: Pero la corrupción en el fútbol no es exclusiva a Colombia, en todas partes se cuecen habas…

YLl: Yo sé cómo es este mundo. Trabajo en eso. El fútbol, el deporte, está podrido, te digo. En Colombia como en España, en Inglaterra, en Australia y Alemania.

 

da: Lo cierto es que la gente necesita ídolos, por eso hay Cristiano Ronaldos, Messis, James, Falcaos.

YLl: Los ídolos del fútbol hoy son más populares que los del cine y la televisión; eso habla bien del cine y la televisión.

 

da: ¿Y usted qué opina de las apuestas en el fútbol?

YLl: No vaya usted a ser nunca tan ingenuo de apostar. Es imposible vencer el cerebro que está en el bunker de las casas de apuestas. Lo sabe todo. Ese cerebro está conectado con otros en Singapur, Varsovia y Mendoza. El fútbol de todo el mundo está interconectado por esa central de minería de datos. A las casas de apuestas es difícil ganarles.

 

da: Pero existen porque hay gente que gana con las apuestas. Si nadie ganara, desaparecerían.

YLl. Allí está el truco. Hay que saber a quién se deja ganar, qué tanto puede ganar y con qué frecuencia.

 

da: Hábleme más sobre las casas de apuestas…

YLl: Vea, el gobierno les tiene el ojo puesto; los gringos, los europeos, la Fifa, la Federación. La Fifa dice que son un cáncer en el fútbol. Son gente no grata para muchos, a pesar de prestar una función muy importante. La sociedad necesita catalizar una pasión irrefrenable como es ganar en el juego; todos quieren jugar para ganar; y no hay mayor satisfacción que ganarle al azar. Por eso existen.

 

da: Y del otro lado hay redes de apostadores que quieren sacarle a esas casas una tajada.

YLl: Son los más peligrosos. Ellos y las casas de apuestas ilegales. Ese es el verdadero cáncer del fútbol.

 

da: ¿Conoce apostadores profesionales, de esos que sistemáticamente ganan a las casas de apuestas?

YLl: Sí, claro, tengo una amiga, a quien no puedo citar por nombre, ella una vez me dijo: “Para ser exitosa, debes dejar a un lado el equipo de tu alma, yo era de los verdes, pero ya no voy al estadio; y, además, desde que se popularizó que las mujeres asistan a los estadios, el fútbol se tornó más violento, los machos necesitan exhibirse más ante las hembras; ahora mi oficio se reduce a ciencia y matemática. Hay que crear tablas estadísticas; hacer ranquin de datos. Nada es fácil; si lo fuera todo el mundo ganaría en las apuestas y no es así. Somos muy pocos los que tenemos la paciencia, la disciplina y la cabeza fría para hacerlo”. ¿Se fija? Esa gente sábelo qué hace y en lo que se mete…

 

da: ¿Y qué más le dijo su amiga?

YLl. Lo que yo presentía, de esas cosas del fútbol que nadie se atreve a hablar, pero que adentro sabemos y callamos para no hacer añicos la ilusión, esa ilusión, ese pacto de creer que hay fair-play para no tirar por la borda la magia del juego.

 

da: Entonces, ¿el fútbol no es más que una ilusión?

YLl: El deporte, y el fútbol, como rey de todos los deportes, es la caverna de Platón, donde se ven solo sombras y todos niegan la realidad que las proyecta.

 

da: ¿Por qué el fútbol mueve pasiones?

YLl. Porque la humanidad se hastió del sexo, sobre todo de su faceta más artística, más estética, el erotismo; ahora solo queda la obscenidad de la pornografía; el fútbol, en su obscenidad, es pornográfico, por eso envicia.

 

da: ¿Y por qué es cada vez más popular el fútbol?

YLl. La respuesta no podía ser más sencilla: porque no ha aparecido un sustituto más corrupto.

 

da: ¿Cuál es entonces el lado oscuro del fútbol?

YLl: Conozco ese mundo, te lo he dicho; y ahí nadie se salva.

 

da: Hablemos de su gran amigo, el también periodista deportivo Arturo Camacho, que por cierto se encuentra desaparecido hace varias semanas. Hay mucho ruido en el ambiente sobre lo que él hacía….

YLl: De él se dicen muchas cosas. No me consta nada.

 

da: Pero dicen que él incubaba el ambiente, que normalizaba cualquier resultado y dejaba a todos convencidos de que así es el fútbol, que toda probabilidad cabe en él; que no hay nada extraño, que todo es fruto de las malas o buenas decisiones de los jugadores, de los técnicos, de los árbitros; pero que en ningún momento dejaba entrever que puede haber una sombra de manipulación.

YLl: Arturo es mi amigo, mi gran amigo y no voy a dar opiniones sobre él. Siguiente pregunta…

 

 

da: ¿Cree que el fútbol mide la cultura de un pueblo?

YLl: Sí, definitivamente sí. El fútbol y el dinero miden la cultura de un pueblo; entre más dinero mueve más es su incultura.

 

da: Pero, no entiendo, siendo usted periodista deportivo y especializado en fútbol, parecería no gustar de su oficio.

YLl. Amo y odio el fútbol; ¿acaso no es lo mismo amar que odiar, como decía Catulo?

 

da: Y esa pasión, bien sea de amor o de odio, ¿no tiene límites?

YLl: La imbecilidad humana no tiene límites; el fútbol tampoco.

 

da: ¿Qué quiere decirnos para concluir?

YLL. Que aquí, en este lugar donde me he refugiado, en donde creo estar a salvo de las persecuciones de las que soy víctima, he pensado cuál es el futuro del fútbol. Concluí que es el mismo que hace doscientos años tenían los coches de caballo, las novelas realistas y el ajenjo entre los románticos.

 

da: Por último, hábleme de libro en el que usted hace todas estas denuncias.

YLl: Se llama Y adentro, la caldera. Sale próximamente a librerías, justo antes del Mundial, para revelarle al país la otra cara del fútbol, la más sombría.

 

da: Pero ¿usted escribió el libro? Porqué aparece otro autor atribuyéndose la obra.

YLl: Por supuesto que soy el autor, solo que, por razones personales, y que prefiero no discutir en este momento, he pedido a un conocido escritor que aparezca él como autor; y él ha aceptado generosamente, cosa que le agradezco.

 

da: ¿Lo que llaman un escritor fantasma?

YLl: Sí, algo así.

Publicado enColombia
Lunes, 19 Marzo 2018 06:40

El fútbol, un arma disuasiva

El fútbol, un arma disuasiva



El ministro de Exteriores británico Boris Johnson amenazó a Rusia con no asistir al Mundial por el caso del ex espía ruso envenenado. Por ahora se confirmaron expulsiones de diplomáticos de ambos países. El juego no se vería afectado.

 

Aún cuando la diplomacia tiene severas normas de protocolo, un conflicto político entre países puede derivar en situaciones insólitas. El fútbol suele ser empleado como un arma disuasiva para el oponente. Sobre todo si se trata de un Mundial, el evento con la mayor audiencia masiva del planeta. Aunque Inglaterra desmontó una amenaza hacia Rusia de no asistir al torneo en junio –la había pronunciado su ministro de Relaciones Exteriores, el polémico Boris Johnson– el caso del ex espía envenenado Sergei Skripal alimentó la tensión entre las dos naciones de manera notable y vertiginosa. A la expulsión de 23 diplomáticos rusos de la embajada en Londres, el gobierno de Vladimir Putin respondió que una idéntica cantidad de representantes británicos deberá abandonar Moscú.
El tema fue llevado de urgencia al Consejo de Seguridad de la ONU por la primera ministra Theresa May, una medida que cuestionó el representante permanente de Rusia ante el organismo, Vasili Nebenzia. La escalada es difícil de saber dónde terminará.
El grave enfrentamiento diplomático comenzó cuando el Reino Unido acusó a Moscú de haber envenenado al ex espía Skripal, de 66 años, y a su hija Yulia, de 33, con un “agente nervioso de origen militar desarrollado por Rusia”. Ambos están graves y fueron encontrados inconscientes el 4 de marzo en el banco de un parque cerca de un centro comercial de Salisbury, en el sur de Inglaterra.
Químicos expertos señalaron que la sustancia empleada para intentar asesinar a los Skripal sería Novichok. La presunta tentativa de envenenamiento fue atribuida por May a Rusia el 12 de marzo. Dijo que era “muy probable” que fuera responsable. A lo que siguió un ultimátum de 36 horas para que el gobierno de Putin diera una respuesta a semejante acusación.
En medio de esta tensión en progreso, Johnson tiró nafta al fuego. Bocón, extravagante, el ministro de Exteriores declaró citado por la agencia británica Reuters: “Está claro que Rusia, me temo, es ahora una fuerza maligna en muchos aspectos y que el Reino Unido lidera al mundo en tratar de contrarrestar esa actividad”. De paso, y como mediocre periodista que fue –lo echaron del Times londinense en 1988 por inventar la fuente de un artículo y también era columnista del Daily Telegraph–, dejó picando la idea de no ir al Mundial de fútbol. “Será muy difícil imaginar que la representación del Reino Unido en ese evento seguirá adelante de manera normal”, sugirió.
El ministro de Relaciones Exteriores no es la primera vez que derrapa. Nacido en Nueva York, ex alcalde conservador de Londres y renunciante voluntario a la ciudadanía estadounidense, se siente a pleno cuando desafía los límites de la diplomacia formal. Partidario del Brexit, comparó a la Unión Europea con la política expansionista de Hitler y al ex presidente Obama lo criticó cuando sacó un busto de Churchill de la Casa Blanca. Ahora acaba de utilizar al fútbol como motivo de represalia contra Rusia. Acaso porque le gusta más el rugby. Cuando gobernaba Londres, solía mostrarse en público jugando con la pelota ovalada y también la redonda. Populista de manual, sabe el efecto multiplicador que generó su comentario sobre la posibilidad de que Inglaterra no jugara el Mundial.
Más allá de la bravuconada de Johnson, el fútbol es una cuestión de geopolítica que no debería minimizarse. Sobre todo porque Inglaterra perdió la organización del Mundial de este año a manos de Rusia. El gobierno británico se quedó con la espina. En mayo de 2015, cuando estalló el escándalo de las coimas en la FIFA, el ex premier David Cameron le pidió en público la renuncia a Joseph Blatter: “En mi opinión debe irse”. Además dijo que era “impensable que pueda llevar adelante la organización”. El tiempo le dio la razón. Aquellas declaraciones las formuló en Berlín durante una conferencia de prensa conjunta con su colega Angela Merkel. La alemana se había mostrado más cauta.
No es accidental que la disputa por el Mundial haya tensado más las relaciones entre los dos países. Aunque también hay un antecedente grave que explica este presente de tirantez. El de Alexandre Litvinenko, otro ex espía ruso asesinado en 2006 con polonio, una substancia radioactiva. Su viuda Marina recordó hace poco en el Daily Telegraph que el caso de Skripal “parece algo similar a lo que pasó con mi marido”.
El comentario de Johnson sobre la posibilidad de que la selección inglesa no asista al Mundial, parecería que quedó desechado. La Federación de fútbol local no se pronunció sobre el conflicto diplomático. Tampoco la prensa removió el avispero sobre la conveniencia o no de boicotear el torneo en Rusia. El fútbol es un fenómeno geopolítico con autonomía propia. Las leyes con que se rige la FIFA lo demuestran.
Por ahora se confirmaron las expulsiones de diplomáticos, la convocatoria al Consejo de Seguridad de la ONU y una medida simbólica de la Casa Real británica. Anunció que ninguno de sus miembros integrará la delegación oficial al Mundial de Rusia. Los conservadores tampoco mandarán una representación política de alto nivel, como era de esperar. Pero el juego no se verá afectado. El aficionado de a pie, el hincha inglés, está más preocupado en si Harry Kane, la estrella del Tottenham Hotspur y goleador del seleccionado, se recupera pronto para llegar a punto a la competencia que empezará el 14 de junio.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Martes, 14 Noviembre 2017 07:47

Jugaron sucio para llenarse los bolsillos”

De los 42 acusados, 24 que fueron arrestados o extraditados a EE.UU. se declararon culpables.

 

La fiscalía de Brooklyn apuntó contra los acusados de corrupción en el FIFAgate

 

Fue en el juicio contra el brasileño José Maria Marin, el paraguayo Juan Angel Napout y el peruano Manuel Burga, donde también apareció el nombre de Julio Grondona. En total, hay 42 jerarcas y empresarios del fútbol comprometidos.

Cegados por la codicia, los tres acusados en el juicio del escándalo de corrupción de la FIFA aceptaron millones en sobornos “y jugaron sucio” en el fútbol, aseguró ayer la fiscalía estadounidense, mientras sus abogados proclaman su inocencia.

“Estos acusados jugaron sucio en el deporte para llenarse los bolsillos con dinero que podría haber beneficiado al fútbol”, un deporte que en Sudamérica es “una pasión, casi una manera de vida”, dijo al jurado el joven fiscal Keith Edelman en los argumentos iniciales del juicio en la corte federal de Brooklyn.

“Lo hicieron año tras año, torneo tras torneo, soborno tras soborno”, escondiendo el dinero en cuentas secretas alrededor del mundo, en empresas fachada, en contratos falsos o valijas con dinero, añadió.

Un total de 42 ex jerarcas del fútbol de todo el continente americano, empresarios deportivos y un banquero, así como tres empresas, son acusados por el gobierno estadounidense de cometer 92 crímenes en 15 esquemas de corrupción, embolsando en el camino más de 200 millones de dólares en sobornos.

Pero los acusados que son juzgados son solo tres millonarios y poderosos jerarcas sudamericanos que insisten en su inocencia: el exjefe de la Confederación Brasileña de Fútbol, José Maria Marin, de 85 años; el paraguayo Juan Angel Napout, expresidente de la Conmebol y exvicepresidente de la FIFA, de 59 años, y el exjefe del fútbol peruano y exintegrante del comité de desarrollo de la FIFA Manuel Burga, de 60.

Para reforzar su posición ante el jurado, la fiscalía y la defensa apeló a numerosas comparaciones con la NFL, la liga de fútbol americano, o con equipos de béisbol como los Mets o los Yankees.

Los acusados insisten en que son inocentes de los cargos de corrupción, lavado de dinero y fraude bancario. La fiscalía asegura que recibieron millonarios sobornos a cambio de otorgar contratos de televisación y marketing de partidos clasificatorios para la Copa del Mundo y torneos nacionales y regionales como la Copa América o la Copa Libertadores.

“No estoy aquí para decirles que no hay corrupción en el mundo del fútbol internacional. El mundo del fútbol internacional no está siendo juzgado hoy. Quien es juzgado es José María Marín”, dijo al jurado su abogado, Charles Spillman. Como Marín llegó a la jefatura del fútbol brasileño tras la renuncia inesperada de otro acusado, Ricardo Teixeira, Spillman comparó a Marin con un jugador pasivo en la cancha de fútbol, alguien que está ahí “para llenar un hueco”. El dirigente brasileño, desde su extradición a EE.UU. y tras pagar una fianza de 15 millones de dólares está en prisión domiciliaria en un departamento de la Trump Tower de Nueva York.

La abogada de Napout, Silvia Piñera Vázquez, aseguró por su lado que no hay evidencias de que su cliente aceptó sobornos o hizo algo malo, aunque la acusación exhiba como evidencia fotos que lo muestren con jerarcas corruptos como el ex presidente de la AFA Julio Grondona, a quien la letrada llamó “El Papa”. “Ustedes verán fotos suyas con ‘El Papa’, pero esto no quiere decir que jugó sucio”, dijo Piñera Vázquez. “No le encontraron un dólar de dinero sucio, una transferencia bancaria sucia en todas sus cuentas bancarias en el mundo”.

La fiscalía asegura que Napout aceptó sobornos en efectivo. La abogada del exjefe de la Conmebol dijo que la fiscalía posiblemente llame como testigos a otros acusados que se han declarado culpables, cooperan con el gobierno y esperan así reducir sus sentencias: el empresario argentino Alejandro Burzaco, el chileno Sergio Jadue, el colombiano Luis Bedoya y el venezolano Rafael Esquivel.

Se prevé‚ que el juicio dure unas cinco o seis semanas, con la declaración de decenas de testigos. “Mucha gente obtuvo dinero (de sobornos), mucha gente recibió pagos, pero no Manuel Burga”, aseguró su abogado, Bruce Udolf.

Si el jurado los declara culpables, la jueza decidirá su sentencia. Los delitos más serios de los que son acusados acarrean una pena máxima de 20 años de cárcel.

De los 42 acusados, 24 que han sido arrestados o extraditados a Estados Unidos se han declarado culpables y dos ya han sido sentenciados. Otros 15 que están en el extranjero han sido o son juzgados en sus países o combaten la extradición.

 

untitled 2 2

AFP
El brasileño Marin, ex presidente CBF. El paraguayo Napout, ex presidente Conmebol. El peruano Manuel Burga, ex presidente FPF.

 

Publicado enInternacional
Lunes, 30 Octubre 2017 15:21

El paraciclismo también existe

El paraciclismo también existe

Durante cuatro días, entre el 31 de agosto y el 3 de septiembre del año en curso se celebró el campeonato mundial de paraciclismo en Pietermaritzburg, Sudáfrica, la participación colombiana fue memorable, ¿por qué los medios callan ante todo aquello que no les representa dividendos económicos inmediatos?

 

La participación de Colombia en los Juegos Paralímpicos 2016 fue memorable, así lo confirman las 17 medallas logradas: dos de oro, cinco de plata y diez de bronce. En esto vemos la tenacidad de hombres y mujeres capaces de afrontar las desigualdades que esta sociedad les impone. El escaso cubrimiento mediático de estos logros muestra, una vez más, la discriminación a que están sometidas las personas diversas funcionalmente. Muchas y muchos deportistas en este país luchan por la participación en escenarios deportivos, tienen excelente rendimiento y aún así son ignorados por la opinión pública.

Esta invisibilización es constante y resalta con fuerza cada tanto. Del 31 de agosto al 3 de septiembre de este año se celebró el campeonato mundial de paraciclismo en Pietermaritzburg, Sudáfrica, en donde la deportista Daniela Carolina Munévar alcanzó la medalla de oro en su categoría, representando a Colombia, logro del cual poco o nada se comentó en el país.

Junto a Daniela Carolina existen otras mujeres deportistas, funcionalmente diversas, que luchan en este país por lograr sus sueños deportivos. Una de ellas es Yady Fernández, que veía su carrera en el fútbol, fue llamada a la selección de fútbol femenino colombiana, pero antes de llegar sufrió un accidente por el cual debieron amputarle una de sus piernas; su sueño cambió, pero no perdió su convicción ni vocación: ahora es una medallista paraciclista.

Así y todo, participando de uno de los deportes más importantes en Colombia, y con el cual tiene gran reconocimiento internacional, estas dos mujeres se enfrentan a la invisibilización de una sociedad que discrimina, ignora y menosprecia su trabajo (ver recuadro “Dos mujeres imparables”).

Breve historia del ciclismo en Colombia

El ciclismo se constituyó en nuestro país, por la fuerzaa de los hechos, en un deporte nacional. Aunque es el fútbol, por su alta especulación económica, el deporte del que más se habla, se escribe y se vende, el ciclismo está en el imaginario colectivo como un deporte de alto nivel. Figuras como Nairo Quintana y Rigoberto Urán, son los representantes actuales, pero siempre recordando a Lucho Herrera y Fabio Parra, Martín Emilio “Cochise” Rodríguez y al mismo Zipa Indomable Efraín Forero Triviño, el ganador de la primera Vuelta a Colombia en 1951.

Menos recordadas, gracias al patriarcado mediático e histórico, están mujeres como Adriana Muriel Yepes ganadora de múltiples campeonatos nacionales y panamericanos, también Análida Cartagena, Maritza Corredor, Nelly Alba, Lucila Rodríguez y María Luisa Calle, esta última recordada por ganar medalla olímpica en el 2004; en una categoría menos convencional tenemos a Mariana Pajón, doble medallista de oro olímpica y varias veces campeona mundial de ciclismo BMX.

Mediante la bicicleta, estas y estos deportistas han logrado grandes méritos deportivos, contribuyendo de esta manera a la constitución del ciclismo en parte importante de la consolidación de la nación moderna colombiana. Deporte con cerca de 70 años de historia criolla, ya que la primera vuelta a Colombia en el llamado “caballito de acero” tomó forma en 1951, en medio de la violencia bipartidista y a las puertas del golpe militar de Rojas Pinilla. El ciclismo y el fútbol fueron los dos deportes más importantes de esa época, en la que los dirigentes nacionales buscaban generar un ambiente de integración nacional para la construcción de nación.

El deporte generaba héroes nacionales que con sacrificio lograban sus metas. El ciclismo, específicamente, buscó y logró conectar diferentes regiones del país, entre el campo y la ciudad por donde pasaban los ciclistas, y con el seguimiento radial se transmitieron estas carreras de sacrificio, llenando los relatos de patriotismo. Este discurso patriota con la Vuelta a Colombia fue una apuesta de la clase burguesa bogotana1 que veía en la bicicleta la combinación perfecta entre naturaleza humana y desarrollo tecnológico, y veía en el Tour de Francia una imagen civilizadora2. Así, la construcción de un ideal nacional en Colombia se basó en ideas coloniales de copia europea.

Aún así, el ciclismo aporta de forma material a la conexión entre lo rural y urbano, todavía incompleta en Colombia. Los ciclistas fueron topógrafos que mostraban dónde debían hacerse las carreteras en este país; de esta maenra el ciclismo ha marcado la historia contemporánea nacional; aunque sus logros se limitan a momentos de competición y se olvida el trabajo que deben hacer los deportistas para participar y destacar en ellas.

El paraciclismo

El deporte adaptado, como se llama a las modalidades organizadas para que personas diversas funcionalmente lo practiquen, tiene sus orígenes a finales de la Segunda Guerra Mundial. Esto se da por el interés médico de utilizar el deporte como medio de rehabilitación para los veteranos de guerra que habían sufrido algún tipo de afectación física durante la guerra.

Ya desde finales del siglo XIX existían clubes deportivos para personas sordas3. Sin embargo, sólo hasta 1960 toman forma los primeros Juegos Paralímpicos oficiales y es hasta 1988 que el ciclismo aparece entre los deportes aceptados y prácticados en estos juegos. El paraciclismo, o ciclismo adaptado, es cualquier forma de adaptación de la bicicleta o el triciclo para que personas con capacidades distintas puedan usarla con mayor comodidad y autonomía. Este deporte es incluido en los Paralímpicos en la modalidad de carretera en 1988 y en 1996 se integra la competencia en pista.

Colombia tuvo su primera participación en los juegos Paralímpicos Toronto 1976. El primer diploma paralímpico de ciclismo en esta contienda se da en los Paralímpicos de Atenas 2004, donde Robinsón Martínez gana el 6 puesto en la categoría LC3. Vale la pena resaltar que este logro habría sido imposible sin la constancia deportiva y las reivindicaciones de todas las personas diversas funcionalmente, que han luchado por el reconocimiento social y en contra de la discriminación de la sociedad e instituciones.

Por un deporte sin discriminación

El deporte puede ser visto y vivido como un espacio de trabajo colectivo, tanto en los deportes de conjunto como en los individuales, al tratarse de equipos de entrenadoras, médicas, y familiares que se juntan para conseguir los logros. El deporte es una profesión para muchas personas y permite realizar trabajo con el cuerpo y la mente. Sin embargo, el deporte es usado como un modo de cohesión nacionalista centrado, generalmente, en unas personalidades dedicadas al fútbol masculino, e invisibiliza sistemáticamente a otras. También es usado para distraer de realidades sociales violentas o represivas, como en la masacre de Tumaco, al verse en las noticias principalmente la preocupación por la clasificación al Mundial 2018. Aún así, el problema no es el deporte en sí, pues éste puede ser colectivo, popular, emancipador y entretenido; el asunto es mediático y político.

Por eso, por sus logros, es necesario reconocer y visibilizar la participación de deportistas paralímpicos como la tenista Maria Angélica Bernal, el nadador Nelson Crispín, el ciclista Néstro Ayala, la ciclista Yady Fernández y, por supuesto, la actual campeona mundial Daniela Carolina Munévar. Vale la pena unirse en los barrios a jugar fútbol, hacer grupos para montar en bicicleta, o practicar cualquier otro deporte, todo esto con la conciencia de hacer de ello, y del ejercicio físico en general, momentos de cohesión social, más que nacional, momentos de compartir y construir relaciones humanas.

 


 

Dos mujeres imparables 

 

Colombia se construye sobre imaginarios nacionales que ignoran las realidades de mujeres luchadoras que conquistan sus sueños por encima de las dificultades que la sociedad les pone en su camino. Desde niñas, cada una desde su espacio y viencias, vieron en los deportes su futuro y, afrontando y superando accidentes que lexionaron sus cuerpos, continuaron su sueño sin dejarse detener por la discriminación. 

Daniela Carolina Munévar, ahora con sus 22 años, nació en Cucaita, Boyacá; desde su infancia practicó el ciclismo como deporte y usó la cicla como medio de transporte. En el 2014, montando bicicleta camino a Duitama, sufrió un accidente donde perdió la pierna izquierda. Superando las adversidades Carolina asume esto como un nuevo reto y decide volver a la cicla, logrando ser la primera mujer colombiana en participar en los juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016, en paraciclismo, y logrando como reconocimiento un diploma olímpico al quedar de quinta en la competencia. 

Pero no se conformó con ello, con esfuerzo y tenacidad logró ser la actual campeona mundial de paraciclismo. Este título lo obtuvo en Pietermaritzburg, Sudáfrica, en la competencia contrareloj de la categoría C2 en septiembre del año en curso. 

Yady Fernández, deportista de alto rendimiento, formó parte de la preselección juvenil de fútbol femenino en Colombia, jugó en Achamán, equipo de mayores de las Islas Canarias. Su carrera iba en acenso. Por su talento fue seleccionada para hacer parte del equipo nacional de fútbol femenino. Pero a los 22 años, estando en Ecuador, sufrió un accidente producto del cual perdió su pierna izquierda. 

Hoy, Yady tiene 25 años; al ver obstruida su carrera deportiva en el fútbol profesional femenino, encontró en el ciclismo la forma de mantener su sueño deportivo. Aún no tiene medallas que mostrar, pero es una deportista que tiene una rutina de 40 kilómetros diarios, y que mantiene su sueño de participar en los paralímpicos en la categoría C2. 


 

Publicado enEdición Nº240
Lunes, 23 Octubre 2017 07:52

Disidencia deportiva

El ex jugador de futbol americano John Thompson participó ayer en una manifestación de rechazo a la brutalidad policiaca, que se realizó antes del juego entre los Cuervos de Baltimore y los Vikingos del Minnesota en el Bank Stadium, en Minneapolis

 

 

Poner una rodilla en el suelo durante el himno nacional antes de un encuentro deportivo se ha vuelto una expresión de disidencia tan fuerte que el comandante en jefe del país más poderoso lo percibe como una ofensa intolerable a la patria, que amerita el despido o alguna sanción contra cualquier jugador. Con ello atletas profesionales (y de equipos de universidades y escuelas públicas y privadas) han detonado un gran debate sobre la violencia gubernamental contra comunidades de color y se han colocado entre los disidentes más efectivos en Estados Unidos.

La ola de protesta en las canchas empezó el año pasado, cuando el ahora ex mariscal de campo del equipo de futbol americano San Francisco 49ers Colin Kaepernick rehusó quedarse parado con una mano sobre el corazón viendo hacia la bandera estadunidense mientras se entonaba el himno nacional, y puso una rodilla sobre la cancha. Explicó poco después: “no me voy a poner de pie para mostrar orgullo ante la bandera de un país que oprime a la gente negra y la gente de color. Para mí esto es algo más grande que el futbol y sería egoísta de mi parte ver hacia otro lado. Hay cuerpos en las calles y hay gente (...) que queda impune”, comentó en agosto de 2016, en referencia a los incesantes casos de afroestadunidenses muertos a manos de la policía, lo cual detonó el movimiento de Black Lives Matter.

Poco a poco, otros jugadores de su equipo, y después de otros, empezaron a hacer lo mismo, hasta que llegaron a ser cientos en diversos equipos durante la temporada.

En septiembre, poco después de iniciar la temporada de la NFL, Trump declaró que cuando un jugador le "falte el respeto" a la bandera y al "gran himno nacional", los dueños deberían decir: "saquen del campo a ese hijo de perra. Está despedido".

El vicepresidente Mike Pence llegó a un partido de los Colts contra los 49ers a principios de este mes, e hizo todo un show al salirse –por órdenes de Trump– cuando unos 20 jugadores de San Francisco se arrodillaron durante el himno nacional. Declaró que él y el presidente "no dignificaremos cualquier acto que le falte el respeto a nuestros soldados, nuestra bandera o nuestro himno nacional".

La respuesta de la NFL ha sido titubeante y ha culminado con una declaración de que los jugadores deberían permanecer de pie, pero que no les ordenarían hacerlo. Trump, la semana pasada, respondió por tuit: "La NFL ha decidido que no obligará los jugadores a ponerse de pie durante el himno nacional. ¡Total falta de respeto hacia nuestro gran país!"

Esto inicialmente tuvo el efecto opuesto, con más jugadores que nunca –incluidos casi todos los de tres equipos– que participaron en algún tipo de expresión de repudio al mensaje de intimidación del presidente. En un comunicado de los Seahawks antes de su partido en septiembre, declararon: "no nos pondremos de pie para la injusticia que ha plagado a la gente de color en este país". Algunos buscaron alternativas a arrodillarse, como permanecer en los vestidores durante el himno o levantar un puño durante el rito patriota.

Pero también ha habido consecuencias. A Kaepernick no le han ofrecido un contrato esta temporada con ningún equipo desde que concluyó el suyo con San Francisco el año pasado; eso a pesar de que encabezó a su equipo cuando ganaron el Supertazón. Algunos jugadores han recibido amenazas de muerte o han perdido contratos publicitarios.

Mientras, esta ola de disidencia se está extendiendo a otros deportes, sobre todo el basquetbol profesional, cuya liga, la Asociación Nacional de Basquetbol (NBA), a diferencia de la de futbol, recientemente respaldó el derecho de los jugadores a expresarse sobre asuntos sociales.

En la NBA, las estrellas como LeBron James, de los Cavaliers de Cleveland (considerado el mejor jugador de la era actual), Stephen Curry y otros de su equipo campeón, Golden State Warriors –quienes fueron desinvitados a la Casa Blanca por Trump el mes pasado después de que criticaron al presidente–, entre otros, han abordado el tema de la injusticia racial y han denunciado políticas oficiales. El famoso técnico de los Spurs de San Antonio, Gregg Popovich, quien ha sido un crítico feroz de Trump desde el inicio, declaró recientemente en entrevista con Dave Zirin, el columnista deportivo progresista de The Nation, que "el hombre en la Casa Blanca es un cobarde sin alma que cree que sólo puede ser grande al disminuir a otros".

Asombró cuando el primer acto de protesta con la rodilla llegó al hockey profesional, el deporte más blanco de todos. Y por primera vez en las Ligas Mayores de Beisbol, un jugador, el novato Bruce Maxwell, de los Atléticos de Oakland, puso la rodilla en el suelo durante el himno en un partido a finales de septiembre.

Una nueva organización de atletas comprometidos en iniciativas comunitarias y políticas: Atletas por Impacto, se fundó recientemente con la participación de estrellas como Michael Bennet, de los Seahawks de Seattle, y atletas profesionales de basquetbol como Maya Moore y Diana Taurase, y del futbol soccer como Megan Rapinoe.

Estas expresiones no son nuevas, pero sí sus dimensiones en las ligas profesionales. Héroes deportivos que se volvieron héroes en las luchas por la justicia social están presentes de nuevo, incluidos el boxeador Muhammad Alí, los atletas de pista Juan Carlos y Tommie Smith (la imagen de los puños en alto en las Olimpiadas de 1968 en México que dio la vuelta al mundo), la campeona de tenis Billie Jean King, los basquetbolistas legendarios Bill Russell y Kareem-Abdul Jabbar, entre otros.

Jabbar escribió hace unos días en The Hollywood Reporter: "Nunca me he sentido tan orgulloso de ser parte de la comunidad atlética que cuando jugadores y dueños en futbol, basquetbol y beisbol expresaron unidad pública en su resistencia a las declaraciones racistas, antiveteranos y antiestadunidenses del presidente Donald Trump". Agregó que atletas, junto con otros en la comunidad del entretenimiento, "se han convertido en voces confiadas en entregar las noticias (al pueblo) y podrían ser nuestra mejor esperanza para cambiar la dirección de este país".

 

Publicado enInternacional
Leonardo Padura: “Se puede explicar Cuba sin escritores ni pintores, pero no sin jugadores de béisbol”

El escritor cubano Leonardo Padura calcula que da unas 250 entrevistas al año. En todas ellas, más tarde o más temprano, el entrevistador le pregunta: “¿Por qué, durante todos estos años, no ha salido usted del país?”. Y el autor de la saga policíaca de Mario Conde, de éxitos internacionales como El hombre que amaba a los perros (2009) o Herejes (2013), cambia el gesto y responde como puede. Hoy, en un hotel de la zona más cara de São Paulo, resume, por accidente o no, casi toda su carrera literaria al hacerlo: “Me interesan mucho los conflictos de los cubanos a lo largo de la historia, pero sobre todo en el presente. La conexión con Cuba es importante para mí”. Tras participar en la adaptación a serie de Netflix de su tetralogía Las cuatro estaciones, Padura se prepara para dar muchas entrevistas: el año que viene publicará su nueva novela, La transparencia del tiempo, con la editorial Tusquets.


La novela supone el regreso de Mario Conde, que empezó con 30 años y hoy tiene los mismos 61 años de Padura, sorprendido como siempre con el presente cubano. “Mi generación creció en medio de la revolución, participó en ella, pero cuando alcanzó su momento de madurez, de recoger los frutos, a principios de los años noventa, vio cómo caía la Unión Soviética y todo se desmoronaba. A ese proceso también se le sumó el acceso a una información que no teníamos antes”, se explica Padura. “Todo eso generó una conmoción que he podido trasladar a mis novelas, pero siempre partiendo de los personajes”.


Esta vez, el autor asegura haberse embarcado en una nueva fase, más ambiciosa, más volcada en lo histórico (ya en Herejes el personaje de Mario Conde pasaba a explorar el pasado de los judíos en la isla). “Voy al pasado como forma de entender el presente”, anuncia.


Pregunta. ¿Y con qué ojos mira la historia?


Respuesta. El novelista es un contador de mentiras que tiene que convencer a su lector de que cuenta la verdad. Para ello, tengo que buscar elementos que den vida a la historia y, a veces, estos son pequeñísimos, cosas sin importancia para un historiador. A un biógrafo del poeta José Heredia [personaje de La novela de mi vida], por ejemplo, poco le importa si le gustaba el guiso de quimbombó pero, para mí, descubrir ese detalle en una carta que Heredia le escribió a su madre fue algo fundamental.
P. En Herejes logró hasta explicar cómo están conectados Rembrandt y el Estado brasileño de Pernambuco.


R. Por lo que parece, una de las características de Rembrandt era la mala leche y, por eso, trataba a sus discípulos con mucha rudeza. Me puse a pensar en cuál sería el origen de su mal humor y llegué al dolor de muelas. Una persona con dolor de muelas siempre tiene el peor humor del mundo. Todo eso, al final, está relacionado, nada más y nada menos, con la colonización de América. La causa del dolor de muelas de Rembrandt, y de su consecuente mal humor, se debía a los dulces de caramelo que salían del azúcar que se producía en Pernambuco y que estaban de moda en Holanda. Esos pequeños detalles no tienen nada que ver con la obra de Rembrandt o de Heredia, pero son fundamentales para un novelista.


Cuando Padura sonríe, sus ojos se contraen y, por un momento, parece un monje chino de piel oscura. Pero en cuanto se le habla de política, la sonrisa se le desvanece. En una entrevista reciente de la televisión brasileña, se mostró irritado cuando se le preguntó por la situación social cubana. “Es verdad que en Cuba hay pobreza, no puedo negarlo, pero nadie se muere de hambre. Hay más gente durmiendo en la calle en una manzana de São Paulo que en toda Cuba”, gruñó.


P. ¿No le gusta hablar de política?


R. No es que no me guste hablar de política. Un cubano está obligado a hablar de política, porque en Cuba todas las discusiones tienen origen político, es como el oxígeno para nosotros. Pero no soy especialista en el asunto y, por eso, voy a dar respuestas que cualquier otro podría dar. Sin embargo, si hablo de literatura, voy a dar respuestas que solo yo puedo dar. Lo más importante es que, cuando respondo sobre literatura, todas mis respuestas pueden tener lecturas políticas.


P. De manera general, es bastante crítico con la prensa. ¿Tiene que ver con la cuestión política de las entrevistas?


R. No es eso. En el periodismo, sufro cuando voy a escribir una colaboración y me dicen que tengo 3.000 caracteres para mi artículo. ¿Cómo puedo explicar un fenómeno cubano en ese espacio, porque se supone que el lector no lee más que eso? Creo que todo se ha deformado en los últimos años: el análisis del periodismo, del mundo editorial, de la lectura. Claro que si leemos en la pantalla del celular queremos que la cosa termine rápido. Supongo que debo de sonar muy retrógrado, soy un dinosaurio del siglo XX andando por el siglo XXI, pero echo de menos el tipo de periodismo que se hacía en el papel. A pesar de todo, todavía hay lectores para ese estilo que tiene espacio para narrar.


P. ¿Cree que es posible hacer periodismo sin amar la literatura?


R. Sí, se puede hacer, pero seguramente será malo.


En 2012, Padura publicó una crónica llamada Yo quisiera ser Paul Auster, en la que se maravillaba de que el autor estadounidense fuera capaz de pasarse una entrevista entera hablando solo de cine, literatura y béisbol, asuntos predilectos del propio Padura. “Si yo fuera Paul Auster y estuviera a favor o en contra de Obama o de Bush o de Palin, mi posición política apenas sería un elemento anecdótico. Porque, sobre todo, podría hablar de asuntos amables, agradables, capaces de hacerme parecer inteligente, cosas de las que (creo) sé bastante: de béisbol, por ejemplo”, bromeaba.


P. ¿Y por qué nunca ha escrito una novela sobre béisbol?


R. Porque todavía no he descubierto cómo hacerlo, pero me gustaría mucho. Creo que Cuba puede contar su historia sin hablar de sus escritores, de sus pintores o de su gastronomía, pero no puede hacerlo sin hablar de sus músicos o de sus jugadores de béisbol.


P. ¿Qué tiene el béisbol del alma cubana?


R. El béisbol llegó muy temprano a Cuba a través de Estados Unidos, todavía en el siglo XIX. Y en seguida se reveló como una manera de que la juventud cubana ilustrada, y después la población en general, se distinguiera de los españoles colonialistas. Y también era algo que venía del país modelo de aquella época: independiente, democrático y desarrollado. Rápidamente, dejó de ser solo un deporte y se convirtió en una representación de la vida cubana. Al finalizar los partidos, se tocaba música cubana. Primero, los jugadores eran todos blancos y los músicos eran todos negros. Pero hubo un momento en que el deporte fue creciendo y ya no había suficientes jugadores blancos: el resultado fue una aproximación étnica que creó un espacio de convivencia, de representación nacional y cultural, muy importante. La liga profesional cubana admitió a los primeros negros en 1900, mientras que en los Estados Unidos los negros solo entraron en las grandes ligas en 1948.

Publicado enSociedad
Con Neymar, Qatar deja a sus rivales sin armas

Desde hace varios días, nadie habla de la imagen negativa de Qatar sino únicamente de la transferencia del jugador. El deporte sirve para contrarrestar la campaña de desprestigio que lanzaron Arabia Saudita, Bahreim, Egipto y Emiratos Arabes Unidos.



Las 10 mil camisetas con el número 10 y el nombre de Neymar vendidas por el equipo francés PSG en apenas 24 horas son un suspiro de bebé comparado con el alto grado geopolítico que encierra esta millonaria y aberrante operación de transferencia cuyo principal beneficiario no es el jugador, ni el equipo del PSG ni el fútbol en sí sino el propietario del club, Qatar. Sin disparar un sólo cañón y a través de las delicadas influencias del Soft Power Qatar, con la compra de Neymar al Barcelona y la puesta en escena que la acompañó, se metió en el bolsillo a la opinión pública mundial y con ello ganó una batalla considerable en la guerra diplomática y militar que opone a Qatar con Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Bahreim y Egipto. El pasado 5 de junio, estos cuatro países rompieron sus relaciones diplomáticas con Qatar al tiempo que le impusieron sanciones económicas. Liderados por Arabia Saudita, los antiguos socios de Qatar acusan al emirato de mantener lazos estrechos con grupos extremistas y de no marcar las suficientes distancias con Irán. Desde principio de junio, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Bahreim y Egipto han lanzado también una voraz campaña de desprestigio en los medios de prensa internacionales con el fin de aislar a los qataríes. En un par de semanas, el pequeño emirato de 2,6 millones de habitantes dejó a sus adversarios sin armas con que combatirlo. El fútbol, más un emblema intacto como la capital francesa y Neymar le ofrecieron a los qataríes un primer plano de lujo. Mathieu Guidère, un reconocido profesor de geopolítica árabe, comentó que “por el momento, los adversarios de Qatar están paralizados frente a esta estrategia. Ninguno de ellos cuenta con un argumento de comunicación tan poderoso en el plano internacional. Desde hace varios días, nadie habla de la imagen negativa de Qatar sino únicamente de la transferencia de Neymar. Resulta claro aquí que el deporte sirve para romper el aislamiento político de Qatar. La idea del deporte se impone sobre todo lo demás”.


El futbol ha trascendido los ceñidos espacios de las canchas. La dimensión política de este deporte no es nueva pero “el golpe” de carácter universal que ha dado Qatar con la compra y transferencia de Neymar al PSG es una demostración magistral de cómo ganar una guerra con instrumentos incruentos. No por nada la FIFA cuenta con más adherentes (211) que las Naciones Unidas (192). Como lo señaló hace algunos años Pascal Boniface, director del IFRI (Instituto Francés de Relaciones Internacionales) y, entre otros, autor del ensayo La Terre est ronde comme un ballon; Géopolitique du football (La tierra es redonda como una pelota: Geopolítica del fútbol) “el fútbol se ha expandido más que la democracia, internet o la economía de mercado”. En el mismo ensayo, Boniface escribió: “El fútbol es un elemento constitutivo de las relaciones internacionales contemporáneas (...) La vida del fútbol tiene repercusiones sobre la imagen de las naciones, sobre la política internacional, los problemas ligados a la paz y a las guerras”. Los qataríes entendieron el alcance de ese “Soft Power” aplicado al fútbol. Tampoco son nuevos en la disciplina. Qatar maneja desde hace muchos años varios símbolos de ese “Soft Power”, empezando por los canales de televisión que le pertenecen, Al-Jazeera y Bein Sport, la compañía Qatar Airways, antaño patrocinadora del Barcelona de Messi (2010-2016, 171 millones de euros), y, desde luego, la organización del mundial de fútbol de 2022, cuya atribución a los qataríes constituye un precioso manual de corrupción de las instancias deportivas y políticas del mundo.


Qatar cuenta con una infinita cuenta corriente bancaria alimentada con los beneficios de las exportaciones del Gas Natural Líquido, del cual es el primer exportador mundial. Su expansión a escala internacional ha sido una constante de los últimos 20 años. Los qataríes han realizado gigantescas inversiones internacionales en la rama inmobiliaria, la hotelería de lujo, el transporte aéreo, los medios de comunicación y el deporte. París y su equipo de fútbol, el PSG, han sido un eje mayor de esa trama de influencias. Desde que en 2011 el emir de Qatar Tamim bin Hamad Al Thani y Nasser Al-Khelaïfi (hoy presidente del PSG y de Bein Sport) se hicieran cargo del club de la capital francesa, el PSG gastó unos mil millones de dólares en compra de jugadores, entre ellos Javier Pastore (41 millones de euros) y Ángel Di María por quien se pagaron 63 millones de euros. Sólo lo supera otro dirigente del Golfo Pérsico, el jeque de Abu Dabi Mansour bin Zayed Al-Nahyan, propietario del Manchester City, quien gastó 1050 millones de euros.


Qatar, con el fútbol y ahora con Neymar, se compró una pantalla gigante abierta hacia el mundo. Ante el obscurantismo confesional de sus vecinos, el papel que desempeñan (Arabia Saudita) en las guerras regionales (Irak, Siria, Yemen) y la macabra dictadura egipcia, Qatar se parece a un jardín paradisíaco gracias a estos operativos deportivos. Su imagen ha quedado pegada a la de la magia de los pies de Neymar. Christophe Lepetit, economista en el Centro del Derecho y la Economía del deporte, comenta que “se trata de una estrategia perfectamente coherente y muy bien pensada. Ante una imagen no siempre buena, Qatar apostó por el deporte”. Para ello, el emirato necesitaba mucho más que el patrocinio de un club, incluso si se trataba del Barcelona. La salvación la encontró cuando adquirió al Paris Saint Germain mediante el fondo Qatar Sports Investments (100 millones de euros). Le faltaban aún dos cosas: ganar la Champions y una estrella universal. La Champions, hasta ahora, el PSG nunca la pudo ganar pero sí llevó hasta el final la “Operación Neymar” la cual es, según argumenta Christophe Petit, el “resultado de una estrategia diseñada en el mismo corazón del poder qatarí” y en la cual Neymar es “la proa del navío”. Alfred Wahl, historiador especialista de la historia del fútbol, recuerda que “Qatar es un pequeño país, muy rico pero sin poder militar. Uno tiene la impresión de que el poder que ha adquirido a través del deporte reemplaza el poder que otorga un ejército de alto nivel. De alguna manera, Neymar es un como como la bomba atómica de Qatar”. La inversión futbolística es infinitamente menor que la militar y trae, por ahora, más réditos. En 2017 Qatar compró aviones de combate norteamericanos F-15 por unos 11 mil millones de unos y gastó otros cinco mil millones en la compra de siete barcos de guerra a Italia. El pequeño emirato es una verdadera empresa de expansión global. De los pies de Neymar dependen sus futuras conquistas y las formas con que el emirato puede derrotar a sus antagonistas regionales.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Martes, 25 Julio 2017 17:13

69 años tarde

69 años tarde

Luego de 104 partidos y 323 goles, transcurridos 69 años de fútbol profesional masculino, Santa Fe se alzó con el primer título de campeón del fútbol profesional en Colombia. Un año antes la liga había concretado su formalización, con la creación de la Comisión de Fútbol Femenino y llevando a disputar el primer partido profesional femenino en febrero del 2017, lo que no implica que la práctica de este deporte por parte de las mujeres sea un novedad, ni que tal reconocimiento sea un “regalo” de la Dimayor o de la Fifa.

 

El fútbol femenino tiene una trayectoria de más de 40 años en Colombia (ver recuadro Historia). Las mujeres juegan fútbol y lo juegan bien. Este torneo mostró que las jugadoras no acaban de salir de la nada, sino que son deportistas entrenadas. Las futbolistas que disputaron este primer torneo profesional no son, como las describen la mayoría de los medios, unas niñas: son aguerridas profesionales de alto nivel deportivo, grandes jugadoras y estrategas, excelentes deportistas.

 

A pesar de que la División Mayor de Fútbol Colombiano (Dimayor) fue creada en 1948 –cuando el Bogotazo y sus ecos así lo demandaban–, dando comienzo de inmediato a la profesionalización del fútbol masculino, igual no ocurrió con el femenino, pues durante décadas este deporte fue considerado como “de hombres”. Mito que pase a pase, con persistencia, las mujeres tuvimos que desmontar éste, como ante desmontamos otros muchos prejuicios y como luchas contra otros que reflejan de manera fiel el machismo aún reinante en nuestra sociedad.

 

Análisis deportivo

 

Los equipos de primera y segunda división que crearon los equipos femeninos y participaron en el torneo fueron Unión Magdalena, Santa Fe, América, Real Cartagena, Deportes Quindío, Patriotas, Real Santander, Orsomarso, Cúcuta, Atlético Huila, Deportivo Pasto, Popayán, Cortuluá, Fortaleza, Envigado, Equidad, Pereira y Bucaramanga. Brillando por su ausencia equipos como Millonarios, Deportivo Cali, Atlético Nacional, entre otros.

 

Vale la pena recordar que cuando se construyó la Liga Femenina, Jorge Perdomo, presidente de la Dimayor, expresó que pretendía que la participación sólo fuera de los equipos profesionales, siendo nula la cabida a escuelas y clubes aficionados que desde hace años trabajan en el balompié femenino.

 

Todo un sinsentido, pues hay que resaltar que ningún equipo profesional masculino tenía equipo de fútbol femenino, razón por la cual equipos masculinos como Cúcuta, Equidad, Envigado, Bucaramanga, Santa Fe, Cortuluá se aliaron con equipos aficionados femeninos como Future Soccer, Kapital Soccer, Gol Start, Formas Íntimas, Generaciones Palmiranas, Botín de oro, manteniendo así el proceso que llevaban. Otros equipos masculinos como Huila, América, Orsomarso, Santander, entre otros, decidieron convocar y contratar jugadoras talentosas de diferentes clubes.

 

En esas condiciones, este primer campeonato fue pensado por las autoridades del fútbol colombiano como una prueba piloto, razón por la cual los equipos tendrían que garantizar contratos laborales a sus jugadoras que las cubrieran, por lo menos, el tiempo que durara del campeonato; por su parte, la Dimayor asumió los gastos de viajes y dotaciones.

 

Dentro del fixture se planteó inicialmente un torneo corto1, sin embargo, la estructura del torneo arrancó con 3 grupos de 6 equipos para un total de 18 equipos en la primera fase. En la segunda fase de cuartos de final pasaron los dos primeros de cada grupo y los dos mejores terceros de los tres grupos. En la tercera fase se jugaron la semifinal y la final con partidos de ida y vuelta, donde se consagró el campeón. Como premio a las ganadoras se les otorgaron becas para estudiar en la Universidad Sergio Arboleda, derecho a jugar en la Copa Libertadores y un partido oficial con el campeón de la liga española2.

 

Durante el desarrollo del torneo se contó con muy poco tiempo de preparación a nivel deportivo, de adaptación física, técnica y táctica, lo cual quedó reflejado en los resultados abultados en la primera fase: 9-1 Envigado contra Alianza Petrolera o 6-0 de Santa Fe contra el Huila.

 

Resultado, estos y otros, que permiten afirmar que los equipos que llevaron a cabo las alianzas pertinentes con los equipos aficionados del fútbol femenino fueron los que más lejos llegaron en el torneo, debido a su trayectoria. Así, los favoritos para llegar a las últimas instancias fueron Santa Fe, Envigado, Cúcuta, Orsomarso y Bucaramanga. El caso del Huila es un ejemplo de trabajo fuerte y constitución de equipo, pues al no tener una trayectoria como equipo en algún Club aficionado, las jugadoras iniciaron con resultados negativos, como un 6-0 contra Santa Fe. En el transcurso del torneo, lograron conocerse y formar un equipo que llegó a la final, disputando dos excelentes partidos contra Santa Fe, mostrando un excelente nivel deportivo y perdiendo el último partido 1-0, consagrándose como merecidas subcampeonas.

 

Se saluda con alegría la profesionalización del fútbol femenino, un territorio en disputa aún luego de su profesionalización, pues rompe con los cánones de feminidad impuestos por la sociedad; sin embargo, la desigualdad salarial sigue siendo abismal: teniendo en cuenta las cifras generales en el fútbol, la diferencia entre la jugadora mejor paga –Alex Morgan de Estados Unidos, quien gana 2,7 millones de dólares anuales– y el jugador masculino mejor pago –Cristiano Ronaldo de Portugal, quien gana 72 millones de dólares anuales–, es fácil comparar la brecha que los separa: Ronaldo gana 26 veces más que lo devengado por Morgan3. De igual manera, la diferencia entre la premiación de 35 millones4 de dólares que reciben los ganadores del Mundial de fútbol masculino, y la de 15 millones5 de dólares que reciben las ganadoras del Mundial de fútbol femenino, habla por sí sola. Diferencias de salarios que, como es conocido, cubre todo el espectro social6.

 

Del mismo modo seguimos presionando para que en la planta técnica, médica y las directivas haya más participación de mujeres, pues las hay bastante calificadas para estos trabajos. Además, apelamos a que los medios de comunicación dejen de presentar a las jugadoras solamente como “niñas bonitas”, pues de lo que se trata es de las capacidades deportivas de estas jugadoras y no de su belleza exterior. Por eso, felicitamos a todas las jugadoras de este torneo, por permitirnos gozar excelentes partidos y mostrarnos que hacía tiempo merecían tener un torneo profesional.

 

Partidos, también con estadios a reventar, como ocurrió el 24 de junio en la final de la primera Liga profesional femenina, donde la emoción a flor de piel brotaba al contemplar más de 30.000 aficionados, hombres y mujeres, que gritaban con entusiasmo en apoyo a sus equipos. Un partido de grandes kilates que dejaba en cuestión todos aquellos partidos masculinos con estadios casi vacíos, donde los equipos femeninos hacían de “teloneros”.
La profesionalización es efectivamente un claro avance para las futbolistas en Colombia, sin embargo, debe gozarse con cautela, puesto que sigue siendo insuficiente y mediocre, y abre debates sobre lo elitista del deporte profesional. Esperamos que este logro aporte a reconocer que las mujeres también somos grandes futbolistas y para que también sigamos participando en los torneos del barrio.

 

1 http://www.elpais.com.co/deportes/el-futbol-femenino-tendra-liga-profesional-en-que-consiste-la-propuesta.html 
2 Dimayor (2016): Reglamentación que regirá el campeonato “Liga Femenina Águila 2017”. En: http://dimayor.com.co/wp-content/uploads/2016/10/20170216-REGLAMENTACION-LIGA-FEMENINA-A%CC%81GUILA-2017.pdf 
3 http://www.abc.es/deportes/futbol/20150617/abci-sueldos-mujeres-futbolistas-201506161918.html 
4 http://eleconomista.com.mx/deportes/2014/06/12/cual-premio-ganar-mundial 
5 https://futbol.as.com/futbol/2014/12/09/internacional/1418086383_612968.html 
6 Ruiz, Kelly (2012): “La mujer en el mercado laborar colombiano”. En: http://www.portafolio.co/opinion/jeanne-kelly-ruiz/mujer-mercado-laboral-colombiano-94168 
7 https://web.archive.org/web/20050308172042/http://www.scottishfa.co.uk/scottish_football.cfm?curpageid=409 
8 Heibel, Marco (2011): Die Geschichte des Frauenfussballs in Deutschland. En: http://www.netzathleten.de/lifestyle/sports-inside/item/2235-die-geschichte-des-frauenfussballs-in-deutschland 

 

Bibliografía

Ortegón, Catherin (2017): “Llegaron para quedarse”. En: http://feminafutbol.com/2017/06/llegaron-para-quedarse.html 
http://feminafutbol.com/2017/06/balance-general-liga-aguila-femenina-2017.html 
https://gol.caracoltv.com/seleccion-colombia/femenino/articulo-225476-breve-historia-del-futbol-femenino-colombiano 
Jaramillo Racines, Rafael (2010): “El fútbol del Dorado “El punto de inflexión que marcó la rápida evolución del ‘amateismo’ al ‘profesionalismo’””.
http://www.abc.es/deportes/futbol/20150617/abci-sueldos-mujeres-futbolistas-201506161918.html 
https://futbol.as.com/futbol/2014/12/09/internacional/1418086383_612968.html 
http://www.resultados-futbol.com/liga_profesional_femenina_colombia2017/grupo0 

 


Recuadro 


Historia

 

En Colombia, como en otros muchos países del mundo, el fútbol femenino cuenta con una larga trayectoria. Existen registros de torneos departamentales desde los años 70, reconociendo una participación principalmente vallecaucana1.
Paso a paso las mujeres fueron incursionando en esta práctica deportiva. En 1998 surgió la primera selección nacional de fútbol femenino que participó en el Sudamericano de ese mismo año, disputado en Mar de Plata, y en el que tras una goleada 12 -1 ante Brasil las proyecciones eran poco alentadoras.


Diez años después (2008) se siente el avance: en aquel año el equipo femenino dirigido por Pedro Rodríguez, obtuvo el primer título en el Sudamericano sub 17 en Chile, el cual dio paso para la participación en el Mundial de Nueva Zelanda, certamen en el cual las colombianas fueron eliminadas en primera ronda, pero ganaron experiencia y participación.


Con estas jugadoras el profesor Ricardo Rozo asumió la dirección de la selección, llevándolo en el año 2010 a participar en el Sudamericano en Bucaramanga, logrando el subtítulo ante Brasil y la clasificación para el Mundial en Alemania 2011.
En esa Copa del Mundo, para jugadoras menores de 20 años, Colombia tuvo una actuación memorable clasificando hasta las semifinales, en donde Nigeria las eliminó con un resultado de 1-0. Colombia obtuvo el cuarto lugar después de perder en el juego de consolación con Corea del Sur, también por 1-0. Sumando las jugadoras juveniles con otras de mayor recorrido y bajo la dirección de Rozo, se obtiene un lugar para los juegos Olímpicos de Londres en 2012. Solo Brasil, la gran potencia de la región y una de las candidatas al título orbital, logró superar a Colombia2. En la tabla estadística el equipo femenino se encuentra en el puesto 18, mientras que el equipo masculino se encuentra en el puesto 28.

 

1 Díaz Sánchez, Wilson (2010): El cambio extremo del fútbol femenino. http://www.elcolombiano.com/historico/el_cambio_extremo_del_futbol_femenino-OVEC_98413 
2 https://gol.caracoltv.com/seleccion-colombia/femenino/articulo-225476-breve-historia-del-futbol-femenino-colombiano 

Publicado enEdición Nº237