Se acabaron los Juegos; Brasil vuelve a la vida real

Llovió en Río, pero nada parecía capaz de lavar la alegría de las delegaciones que participaron el domingo por la noche en la ceremonia de cierre de los Juegos Olímpicos de 2016, con el estadio de Maracaná lleno al tope. Una ceremonia espectacular, que abarcó la diversidad cultural brasileña, culminó de manera apoteótica homenajeando desde el popular carnaval callejero al de las grandes escuelas de samba. Sambas clásicos de los carnavales del pasado contagiaron a todos y hubo otra lluvia, esta vez de papel picado.


La explosión de belleza y alegría marcó la despedida de dos semanas de fiesta y el retorno de la normalidad, o sea, la crisis que sofoca a la ciudad, al estado y al país.


Tres ausencias marcaron la noche: la del principal responsable por la elección de Río para albergar los Juegos Olímpicos, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva; la de la principal responsable de viabilizar la realización del mayor evento del planeta, la presidenta apartada Dilma Rousseff, y la del presidente interino, Michel Temer.


Lula da Silva y Dilma Rousseff decidieron no comparecer porque los organizadores, en un gesto grosero pactado con el gobierno interino, no les destinaron asientos en la tribuna de honor.


Michel Temer, por una razón más contundente: evitar que se repitiesen los abucheos con que fue recibido en la ceremonia de apertura. Y para no ver las pancartas, que aparecieron en todos los eventos, con las consignas “¡Fuera, Temer!” o “¡No al golpe!”


Rompiendo el protocolo, en su lugar mandó al actual presidente de la Cámara de Diputados, el derechista Rodrigo Maia, su aliado en el golpe institucional que liquidará el mandato popular de la Presidenta dentro de pocos días. Maia aceptó el encargo, pero con una condición: no diría una sola palabra. Igual, nadie estaba especialmente interesado en oírlo.
Gracias a la grosería brasileña, la diplomacia japonesa tuvo que cambiar sus planes: en lugar del primer ministro Shinzo Abe, mandó a la alcaldesa de Tokio, que será sede de los Juegos Olímpicos de 2020.


A última hora, Temer propuso a Abe un encuentro reservado en Brasilia. La respuesta fue un contundente “no”. Ya se verá hasta qué punto la actitud de Temer tendrá sus efectos sobre las relaciones bilaterales.


A lo largo de las dos semanas que duraron los Juegos, se confirmó una vez más la capacidad brasileña de improvisar de tal forma que, a última hora, el desastre anunciado no se consuma. Fue así en el Mundial del 2014, fue así ahora. Terminó imponiéndose la alegría y el buen humor en una ciudad acosada por la violencia, por la pésima calidad de los servicios públicos y por las sombras de lo que pasará cuando se retiren los más de 80 mil encargados de la seguridad durante los Juegos.


Hubo fallas en la Villa Olímpica, cada día se registraron al menos cuatro robos en los alojamientos de los atletas, el tránsito se hizo caótico, pero al final todo resultó en buenos recuerdos.


Los gastos de los Juegos Olímpicos de Río fueron inferiores a los de Beijing y Londres, alrededor de cuatro mil millones de dólares. Fueron vendidas alrededor de cinco millones seiscientos mil entradas. Los organizadores, por su lado, destinaron 285 mil boletos –4,75% del total de seis millones puestos a la venta– para comunidades carecientes, para refugios tutelares de niños maltratados o abandonados por sus padres y para barriadas miserables de la periferia.


Al cosechar 19 medallas, entre ellas siete de oro, Brasil logró su mejor desempeño en la historia de las Olimpíadas. La prensa local le dio amplio espacio a esa hazaña, pero no por casualidad olvidó registrar que la mayoría de los medallistas se benefició de los programas de incentivo al deporte creados por los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff.


No se pudo impedir, en todo caso, que varios de los medallistas mencionasen ese punto en sus entrevistas a los medios que hacen de todo para no vincular a Lula y Dilma con los Juegos Olímpicos de Río.


El remero Isaquias Queiroz, 22 años, primer brasileño que logró tres medallas en una sola edición de los Juegos, fue uno de ellos, para el evidente desagrado de sus entrevistadores.


En esta edición fueron superados 27 records mundiales y 91 records olímpicos. Pero nada comparable al record de venta de hamburguesas (hubo un día en que se consumieron 70 mil en la Villa Olímpica). Entre otras ocurrencias, se destacó la falsa denuncia de asalto realizada por nadadores de Estados Unidos, medallistas inclusive, que fueron rápidamente desmentidos gracias a la eficacia de la policía.


Ahora, todo volverá a la normalidad. Lástima que esa misma policía no sea así de eficaz a la hora de resolver los crímenes que sacuden a la ciudad.


Los Juegos Olímpicos dejan también su legado a una parte de Río de Janeiro, con obras viales que efectivamente cambiaron el centro de la ciudad, ahora recuperado y deslumbrante.


La periferia seguirá periférica y abandonada, los servicios públicos seguirán caóticos, pero al menos por dos semanas los habitantes de la ciudad –así como parte importante de los brasileños– pudieron recuperar la autoestima, tan lastimada en estos tiempos de bruma.


Brasil, por su parte, amaneció ayer cara a cara con la etapa final del golpe institucional en curso. Dentro de poco más de diez días todo estará consumado.


Michel Temer será transformado en presidente efectivo y ya no podrá ocultarse cada vez que su presencia sea esperada en actos públicos.


Pudo evitar la silbatina en Maracaná. Pero no podrá esconderse para siempre: caminará con aires imperiales, pero sabe que trae estampado en la frente el sello de golpista y traidor.

Publicado enInternacional
Lunes, 22 Agosto 2016 06:45

El medallero del coronel

El medallero del coronel

La sobrerrepresentación de atletas vinculados a las fuerzas armadas en el medallero olímpico de Brasil encarna una de las tendencias de fondo de las sociedades actuales. Que algunos militares hagan la venia en el podio es harina de otro costal: una muestra del creciente conservadurismo de una sociedad en crisis.

 

Las cuatro primeras medallas que conquistó Brasil en los Juegos Olímpicos tienen algo en común que al principio no fue destacado por los medios: los cuatro atletas son sargentos que revisten en las fuerzas armadas. La judoca Rafaela Silva se llevó la medalla de oro y los medios destacaron que vivía en la favela Ciudad de Dios y que había sido víctima de racismo al ser eliminada en Londres 2012. El sargento Rafael Silva ganó la plata y la sargento Mayra Aguiar el bronce, también en judo. El sargento Felipe Wu se llevó la plata en tiro deportivo. De las primeras diez medallas, ocho las ganaron atletas vinculados a las fuerzas armadas.


Recién cuando el gimnasta Arthur Nory, la sexta medalla para Brasil, hizo el saludo militar sobre el podio, la polémica se disparó en los medios, que hasta ese momento no habían reflejado el fuerte papel en el medallero de los atletas formados en cuarteles. En realidad la polémica se remonta a los Panamericanos de Toronto, en 2015, ya que algunos atletas dijeron que los militares les sugirieron hacer la venia. Rafaela Silva dijo que evitó hacer el saludo militar, a diferencia de lo que hizo el año pasado, por temor a perder su medalla.


“Soy miembro de la Fuerza Aérea brasileña y es un momento de felicidad, de alegría para todo el país”, se excusó Arthur Zanetti, bronce en gimnasia, al ser abordado por los medios (O Globo, lunes 15). Marcos Goto, su entrenador, se sintió molesto y no ahorró críticas a los militares. “Me gustaría que los militares hicieran un trabajo de base, me sacaría el sombrero. Pero apoyar a un atleta de alto nivel es muy fácil. Quiero ver el apoyo a los niños hasta que lleguen al podio. Contratar un atleta que ya está formado es muy fácil”, dijo a los medios.


Muchos piensan, por el contrario, que la mayoría de estos competidores no hubieran conseguido subir al podio de no haberse incorporado al Programa Atletas de Alto Rendimiento (Paar) de las fuerzas armadas. Al hacerlo consiguieron los mismos beneficios que los militares de carrera: salario, plan de salud, vacaciones pagas y acceso a instalaciones deportivas de alto nivel donde son entrenados por especialistas. Pero otros, como Goto, creen que hay algo de oportunismo en los militares, que quizá utilicen el éxito de los deportistas como forma de mejorar su imagen ante la sociedad, ya que por ejemplo Zanetti se incorporó a la Fuerza Aérea apenas dos meses antes de los Juegos. En todo caso, el programa Paar fue una iniciativa del gobierno de Lula.


Creado en 2008, este programa supuso una inversión de unos 6,2 millones de dólares por año, divididos entre dos ministerios (Defensa y Deportes). Rápidamente se convirtió en un éxito, ya que Brasil obtuvo el primer puesto en los Juegos Mundiales Militares de 2011, también en Rio, con 114 medallas, seguido de China, Italia, Polonia y Francia. En Londres 2012 los atletas militares consiguieron cinco de las 17 medallas de Brasil, pero aspiran a encabezar el medallero brasileño en los Juegos actuales.


En total, integran las fuerzas armadas 145 de los 465 atletas que componen el equipo olímpico nacional, más del 30 por ciento. Se trata de soldados, sargentos y coroneles de la Armada, el Ejército y la Aeronáutica que participan en casi todas las modalidades olímpicas, desde taek-wondo y tiro hasta ciclismo y nado sincronizado. Toda la delegación de judo y la mitad de los nadadores son militares, que casi triplican los 51 efectivos que participaron en Londres 2012.


Pese a tener menos de 11 años, el Paar cuenta con 670 atletas, de los cuales 76 son militares de carrera y 594 son temporarios, como la mayoría de los medallistas. El salario que cobran puede alcanzar los 3.200 reales (mil dólares).


JUEGOS MILITARES.


Pese a todo, Brasil quedó lejos de los diez primeros puestos en Rio 2016. Un desempeño que contrasta con el importante desarrollo que ha tenido el deporte en algunos países de los llamados emergentes, con destaque de Rusia, China, Corea del Sur y Japón, y con Cuba como la excepción latinoamericana. En Estados Unidos, la principal potencia deportiva desde la caída de la Unión Soviética, son las universidades (estrechamente ligadas a la financiación empresarial) las encargadas de formar a los atletas, aunque este modelo no es el que ha seguido buena parte de los países europeos.


En todo caso, el apoyo estatal parece necesario para superar una situación de desventaja. Desde la década de 1950 los dos primeros lugares del medallero pertenecieron, con raras excepciones, a soviéticos y estadounidenses. Entre los diez primeros se colocaban los países de Europa occidental, con destaque de las dos Alemanias, y poco a poco empezaron a terciar europeos orientales y asiáticos. Los Juegos Olímpicos fueron un retrato vivo de la Guerra Fría.


China comenzó a participar recién en Los Ángeles 1984, porque no era reconocida por el Comité Olímpico Internacional, y a partir de ese momento sacudió el medallero con un imparable ascenso que coronó alcanzando el primer lugar en Beijing 2008. Esta notable performance no hubiera sido posible sin el concurso del Ejército Popular de Liberación (nombre oficial de las fuerzas armadas chinas). El papel de las fuerzas armadas en la formación de atletas es notable también en Rusia, las dos Coreas, Ucrania, Polonia y entre algunos países europeos, como Italia y Alemania.


La breve historia de los Juegos Mundiales Militares revela esta situación. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial se creó el Consejo Internacional de Deporte Militar (Cism, por sus siglas en francés), con sede en Bruselas. En paralelo, los países del Pacto de Varsovia crearon otro consejo de deporte militar que se disolvió al finalizar la Guerra Fría, concentrándose todos los países en el Cism, que pasó a ser reconocido por el Comité Olímpico Internacional.


En 1995 se organizaron los Primeros Juegos Mundiales Militares en Roma. El medallero lo suelen encabezar Rusia y China, seguidos de cerca por Italia, Croacia, Corea del Sur, Ucrania y Alemania. Desde los Juegos de Rio en 2011, los primeros en que participó desde la creación del Paar, Brasil ocupó el primer lugar en esa edición y el segundo en la siguiente, realizada en 2015 en Corea del Sur.


En los Juegos Militares participan casi 9 mil atletas (frente a poco más de 10 mil en los Olímpicos), participan más de 100 países y se compite en las mismas especialidades olímpicas, aunque hay categorías típicamente castrenses (penta-tlón naval, aeronáutico, militar y paracaidismo). La principal diferencia de esos Juegos es la escasa participación de atletas estadounidenses (país que ocupa el lugar doceavo en el medallero de los cinco juegos realizados), británicos, australianos y de algunos países de Europa occidental.


Brasil comenzó a jugar un papel de primer nivel en estos Juegos desde que sus fuerzas armadas comenzaron a contratar atletas. “En 2011, en la edición de Rio, el país fue líder en dos métricas: el número de oros y el total de medallas. En 2015, en la ciudad surcoreana de Mungyeong, salió segundo por la cantidad de oros. Un año antes de empezar el programa la delegación brasileña no había obtenido ninguna medalla dorada en Hyderabad, India, en 2007” (Folha de São Paulo, 22-II-16).


Los demás países latinoamericanos tienen un desempeño tan pobre en los Juegos Militares como en los Olímpicos, con la excepción de Chile, que llegó a ostentar el puesto 14 en 2011 por las medallas obtenidas. En general se colocan bastante por debajo de los países africanos y árabes.


UN LEGADO IMPRESENTABLE.


Según las encuestas del Instituto Datafolha, 63 por ciento de los brasileños considera que el evento olímpico traerá más perjuicios que beneficios al país, y la mitad desaprueba la realización de los Juegos, porque quedarán en evidencia los problemas de transporte y seguridad de la ciudad (El País, 19-VII-16). Sin embargo, en junio de 2013 el 64 por ciento apoyaba los juegos y sólo uno de cada cuatro los rechazaba.


Era, por cierto, otro Brasil, donde la población todavía creía en las promesas de las autoridades. Uno de los principales escenarios deportivos es la Bahía de Guanabara, donde se realizan las competiciones de remo y vela, que presenta elevados niveles de contaminación ya que recibe toda la descarga fecal de la ciudad. El gobierno incumplió su promesa de descontaminar el 80 por ciento de sus aguas, mientras las lagunas que bordean el Parque Olímpico presentan también altos niveles de polución.


El famoso y proclamado “legado” de los Juegos a la ciudad no es visualizado por sus habitantes. Al parecer no es una excepción, ya que ciudades que han albergado competencias olímpicas han sufrido similares niveles de decepción. “El apoyo de la población a los megaeventos deportivos está en caída libre” en todas partes, como en la ciudad alemana de Hamburgo, donde el ayuntamiento “decidió retirar su candidatura para los Juegos de 2024 tras un referéndum que reveló que 51,6 por ciento de la población se oponía al evento” (El País, 19-VII-16). Algo similar sucedió en Boston.


Todo indica que el principal legado será una doble militarización. Por un lado, la masiva presencia de policías y militares en las calles. Por otro, el protagonismo de las fuerzas armadas en el medallero olímpico.


El presidente interino Michel Temer libró un decreto, el 8 de agosto, ampliando el área de actuación de las fuerzas armadas en Rio durante los Juegos Olímpicos y Paralímpicos que miembros de la Suprema Corte piden se extienda hasta las elecciones de octubre. Los uniformados vigilan no sólo aeropuertos, vías de transporte e instalaciones deportivas, sino barrios enteros, como Copacabana y la ciudad de Manaos.


Pero la intervención de los militares trasciende con mucho los espacios deportivos. Durante los Juegos, 1.200 soldados fueron llevados a Natal (Río Grande del Norte) para enfrentar al narcotráfico, otros para garantizar la distribución de agua en Acre, y hasta en casos de vacunaciones y atención social. Un general confesó al diario Estado de São Paulo (7-VIII-16): “El ejército debe ser el último recurso, pero no es bueno que el último recurso sea usado a toda hora”. Aunque Brasil tuvo tiempo de sobra para planificar la seguridad de los Juegos, hay problemas estructurales que no se pueden maquillar con la presencia militar masiva. Un soldado fue muerto en La Maré, un complejo de 16 favelas junto a la vía que conduce del aeropuerto a la Villa Olímpica, cuando tropas ingresaron en el lugar el miércoles 10, en los primeros días de la competencia.

Publicado enSociedad
Fuera de juego: el cambio climático podría dejarnos sin Juegos Olímpicos en el futuro cercano

Cuenta la leyenda que la primera maratón tuvo lugar en la Grecia antigua, en el año 490 A.C. Los atenienses habían impedido la invasión de los persas y enviaron a un mensajero a que fuera corriendo a llevar la noticia de la victoria desde el lugar de la batalla, la ciudad de Maratón, hasta la capital, Atenas. Corrió alrededor de 40km, entregó el mensaje y, acto seguido, se desplomó y murió al instante. Los historiadores cuestionan la veracidad de la leyenda, pero sigue siendo un mito fundacional del popular acontecimiento. Ahora, el futuro de la maratón en particular, y de los Juegos Olímpicos en general, podría estar en peligro. Un informe que acaba de publicar la revista médica británica The Lancet da a entender que para el año 2085 casi todas las ciudades que podrían ser anfitrionas de los Juegos Olímpicos serán demasiado calurosas para realizar eventos al aire libre.

Kirk Smith, catedrático de salud ambiental mundial de la Universidad de California, Berkeley, encabezó el equipo que redactó el artículo para The Lancet. Smith escribió: “La maratón es la actividad que exige mayor resistencia y, por consiguiente, da una buena idea de si las condiciones serán seguras para otras disciplinas olímpicas”. El científico observó que las temperaturas extremadamente elevadas ya han provocado que se cancelaran maratones, como ocurrió con la maratón de Chicago en 2007. Durante las pruebas de clasificación para elegir al equipo olímpico estadounidense que iría a los Juegos Olímpicos de Río este año, realizadas en Los Ángeles, el 30% de los corredores abandonaron la carrera debido al calor. El informe señala que: “En 2085, solamente 8 de las 543 ciudades fuera de Europa Occidental con capacidad de ser anfitrionas de los Juegos entrarían dentro de la categoría de bajo riesgo. Es decir, sólo el 1,5 por ciento”.


Los investigadores de The Lancet aprovecharon que las miradas de todo el mundo están puestas en los Juegos Olímpicos para plantear un hecho más importante: “Después de 2050, el mundo afrontará graves dificultades debido a que el grado y la velocidad del cambio climático podrían exceder la capacidad de adaptación de la sociedad”, escribieron los científicos. La mitad de los trabajadores del mundo trabajan al aire libre, acotaron, y los espacios exteriores, al igual que los espacios interiores sin refrigeración adecuada, son cada vez menos seguros. Advierten que “los golpes de calor tras realizar esfuerzo físico y sus consecuencias negativas, incluida la muerte, se volverán una parte fundamental del trabajo al aire libre en todo el mundo”. Si tomamos el ejemplo de otro deporte, miles de trabajadores están trabajando en condiciones de calor extremo en Qatar, construyendo estadios para el Campeonato Mundial de Fútbol de 2022 que se realizará en ese país. La Confederación Sindical Internacional estima que “más de 7.000 trabajadores morirán antes de que se patee la primera pelota de la Copa del Mundo de 2022”.


Estas terribles condiciones refuerzan la necesidad urgente de abordar la amenaza del problema climático. El Acuerdo de París alcanzado en diciembre aspira a poner un límite máximo de 1,5 a 2 grados Celsius al aumento promedio de la temperatura mundial. La ciencia sugiere, cada vez con mayor contundencia, que el clima está cambiando más rápido de lo previsto y que es necesario adoptar medidas en forma urgente. Cada día que pasa en que se debate este problema y se adoptan soluciones a medias, el problema se vuelve cada vez más difícil, sino imposible, de resolver.


Estados Unidos ha sido el mayor emisor de gases de efecto invernadero en la historia de la humanidad. Hemos quemado combustibles fósiles en forma desenfrenada durante siglos. Según la Administración de Información Energética del país: “Más del 80% del consumo total de energía en Estados Unidos durante los últimos 100 años han provenido exclusivamente de tres fuentes de combustibles fósiles: pétroleo, gas natural y carbón”.

Si bien el uso de fuentes renovables, principalmente la energía solar y eólica, están aumentando, siguen representando una pequeña porción de lo que deberían para cumplir las promesas realizadas durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático celebrada en París.
El Presidente Barack Obama acaba de anunciar lo que probablemente será su última orden sobre estándares de vehículos eficientes. Su legado climático es considerablemente limitado (teniendo en cuenta, por supuesto, que tuvo que enfrentar en estos asuntos la firme oposición de los negadores del cambio climático del partido Republicano). Pero, ¿qué hay de los dos posibles sucesores de Obama? Hillary Clinton reconoce que el cambio climático es un problema urgente, pero ha dado una señal contraria al anunciar, esta semana, que su equipo de transición estaría encabezado por Ken Salazar, ex Secretario del Interior y ex senador de Estados Unidos por Colorado. Salazar ha promovido con entusiasmo la fracturación hidráulica y apoya la construcción del oleoducto Keystone XL y el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés).

Por su parte, Donald Trump ha descrito el cambio climático como un “engaño”. Mientras Trump asistió esta semana a su primera reunión informativa sobre información clasificada de seguridad nacional de Estados Unidos, el Golfo de México está siendo azotado por lluvias torrenciales e inundaciones. Al menos 11 personas han muerto y más de 20.000 fueron evacuadas de sus hogares en Baton Rouge y las zonas aledañas. En el sur de California, siguen los incendios forestales provocados por las graves sequías consecuencia del cambio climático, que han obligado a más de 82.000 personas a abandonar sus hogares. Julio fue el mes más caluroso de la historia desde que se llevan registros. Como parte de la información clasificada, a Trump le deberían mostrar las conclusiones del Pentágono, que durante años ha identificado el cambio climático como una de las peores amenazas a la seguridad nacional.

Publicado el 19 de agosto de 2016

Traducción al español del texto en inglés: Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enMedio Ambiente
Una escena de El séptimo sello, del maestro Ingmar Bergman.

 

Una reseña histórica desde los inicios hasta la actualidad sobre las películas que han tomado el universo de los trebejos como objeto de análisis, accesorio o simplemente como musa inspiradora desde los más diversos ángulos: el humor, el drama, la política, la ciencia ficción.

 

 

A lo largo de los años, se ha definido al ajedrez ya meramente como un juego, ya como juego y arte, ya como juego, arte y ciencia, conceptualizándolo conforme apreciaciones subjetivas de su significado. Todas esas apreciaciones, por supuesto, son valederas. Tal vez por sus atractivas formas externas, o acaso por la complejidad de la combinación de sus movimientos, o por la sensación de magia que crean en el tablero los grandes ajedrecistas, se ha utilizado reiteradamente al ajedrez como un modelo para establecer analogías o utilizarlo como metáfora de distintas disciplinas del quehacer humano.

 

En este contexto, es interesante observar de qué manera el Cine ha permitido observar a nuestro juego desde ópticas distintas y se ha valido del mismo como motivo, ya sea principal o accesorio, de muchas de las historias de la pantalla grande. Un breve repaso, que ni de cerca agota el tema ni en extensión ni en profundidad, es el siguiente:


Ya en los tempranos inicios del cine, el ajedrez visto desde el humorismo fue el eje central de un cortometraje de algo más de un minuto: “A chess dispute” (“Una disputa de ajedrez”), es una película muda inglesa, rodada en 1903, donde dos señores sentados ante un tablero en un café, terminan a las trompadas luego de unas pocas jugadas. Pocos años más tarde, en 1925 y con motivo de la celebración del famoso Torneo de Moscú de ese año, el ruso Pudovkin filmó “La fiebre del ajedrez” que retrata la pasión que el torneo y la concurrencia al mismo de los mejores jugadores del mundo, despertó en la población soviética. El film, de 19 minutos, es francamente muy divertido y como condimento, tiene una breve actuación del mismísimo Capablanca, así como las apariciones de Reti, Grunfeld y Marshall y otros grandes jugadores de la época.


Mucho más adelante, en el año 1957 el genial cineasta sueco Ingmar Bergman se valió del ajedrez como hilo conductor de su largometraje El séptimo sello, que ha sido considerado un gran clásico del cine universal. En el mismo, un caballero cruzado juega una partida con la “muerte”, a fin de prolongar su vida. Metáfora sobre sentido de la vida, el enigma de la muerte y la misión del arte, la película lleva al ajedrez a un plano filosófico.


Con el correr de los años fueron apareciendo, cierto es que con cuentagotas, nuevas películas con el juego-ciencia ya sea como tema principal o accesorio. La literatura de ficción aportó lo suyo en distintas épocas, y literatura, cine y ajedrez se unieron para conformar películas de mérito: “Una novela de ajedrez” (Alemania, 1960), adaptación de la novela homónima de Stephan Zweig (acaso la mejor que se haya escrito sobre el tema ajedrez), “Uncovered” (Inglaterra, 1994), sobre “La Tabla de Flandes” de Arturo Pérez Reverte y “The Luzhin Defence” (traducido al castellano como “Alexander y Natalia”, Inglaterra, 2001) de la novela de Nabokov del mismo nombre, son tres films emblemáticos de esta simbiosis de las tres artes.


La crítica social no ha estado ausente en esta relación ajedrez y cinematografía: en 1977, el director indio Shatranj Ke Khiladi, filmó “Los jugadores de ajedrez”, en la que dos nobles ociosos se enfrascan en interminables partidas, ausentes de las necesidades y avatares del pueblo. Más adelante, en 2013, se estrenó la norteamericana “La vida de un Rey” y en 2014 la neozelandesa “El caballo negro”, ambas relativas a ajedrecistas dedicados a utilizar el juego para alejar de los peligros de la calle a adolescentes en situación de riesgo.

 

Cuando hoy en día hablamos de la informática aplicada a nuestro juego, lo hacemos de una disciplina que, sobre todo los más jóvenes, consideran ligada al ajedrez de forma poco menos que indispensable. Pero hace no tanto, pensar en inteligencia artificial y en computadoras que jugaran con éxito contra el hombre, era solamente un proyecto en la cabeza de algunos intrépidos investigadores y científicos (y aquí, sin dudarlo, hay que nombrar a Botvinnik como un esclarecido precursor). En el cine, también este tema ha resultado motivo de menciones, como la de la obra máxima de Stanley Kubrick “2001, una Odisea del espacio” que, si bien no es una película de tema ajedrecístico, prefigura en una escena memorable, ya en 1968: el triunfo de la máquina sobre el hombre, en la partida que el computador HAL9000 le gana al astronauta Poole. Y en 2013, la estadounidense “Computer Chess” ambientada en 1980, relata en tono de comedia un match entre humanos y computadoras programadas por expertos informáticos.

 

La política y más concretamente las Guerra Fría, ha estado también presente en la relación cine-ajedrez: en 1984, se presentó la película suiza “La diagonale du fou” (“La diagonal del loco”), una bien lograda realización en donde un Campeón Mundial soviético, leal al régimen imperante en su país, se enfrenta con su retador, un ruso exiliado. El relato tiene tintes relativos a la lucha de Viktor Kortchnoi, el disidente soviético, contra el campeón Anatoly Karpov y es una de los largometrajes más logrados desde el punto de vista ajedrecístico.


También algunos hechos biográficos han sido adaptados y llevados al cine: “Capablanca” (Cuba, 1987) dramatiza el episodio del viaje a Moscú, en 1925, del entonces Campeón Mundial, del que mas allá de sus triunfos sobre el tablero, nacerá una relación amorosa. En 1993 se estrenó “Searching for Bobby Fischer” (“Jaque a la inocencia” según su retitulado en castellano), que narra la precoz relación del niño Josh Waitzkin con el ajedrez y de la pertinaz insistencia de su padre para el logro de sus objetivos deportivos. Y por fin, la reciente “Pawn sacrifice” (retitulada “La jugada maestra), que historia en clave de drama, el período en el que el mítico Bobby Fischer alcanzó la cumbre de su carrera y su legendario encuentro con Boris Spassky.


El cine incluso ha logrado, con su ingenio ilimitado, pergeñar un relato de crimen y suspenso donde un asesino serial construye un andamiaje de problemas ajedrecísticos para marcar patrones que solamente ajedrecistas destacados podrán desentrañar, con el Campeón Mundial de ajedrez a la cabeza. La película se llama “Knight moves” y, otra vez, la magia de los retitulados la convirtió en “Enigma mortal”; es norteamericana y se estrenó en 1992. En la misma sintonía de intriga, en Canadá se produce desde 2011 una serie para TV, en capítulos, donde un ex campeón de ajedrez padece de agorafobia y, recluido en su habitación de hotel, se dedica a la investigación de crímenes casi imposibles de resolver, aprovechando su gran capacidad de análisis.


Hay, también, películas no referidas al ajedrez en concreto, pero que contienen escenas que, al menos para los ajedrecistas, resultan memorables. Hemos mencionado más arriba a la computadora derrotando al humano en “2001 Odisea del espacio” y no podemos dejar de hacerlo con esa inolvidable escena de la mítica “Casablanca” con Humprey Bogart (en el fascinante personaje de Rick) sentado frente a un tablero de ajedrez, conversando con el personaje interpretado por Peter Lorre. Bogart era un avezado jugador y según cuentan, influyó sobre el director para incluir esa escena en la película.


En el largometraje de la saga de James Bond “De Rusia con Amor”, una de las primeras escenas muestra a dos maestros jugando una partida de torneo; no sería nada remarcable si no fuera porque la posición que se deja ver brevemente en el tablero corresponde a una partida verdadera, hecho demostrativo del cuidado que el director (o alguien!) puso en los detalles. Se trata nada menos que de la partida Spassky-Bronstein, Leningrado 1960, ganada en estilo brillante por el primero, luego de un original sacrificio de torre.


Entre otras, hay escenas de ajedrez también en las muy conocidas “El affaire de Thomas Crown”, “Spectre” (también de la saga Bond) y “Atraco perfecto”.


Así entonces, esta breve reseña, que reiteramos no agota el tema, es un pequeño aporte a una visión de la forma en que la industria cinematográfica y el juego de ajedrez han unido su arte para el desarrollo de relatos en campos tan diversos como el humorismo, la historia, la filosofía, la investigación policial, la informática y la política.


En definitiva, ambas actividades comparten en alguna forma, su componente lúdico, artístico y científico.

 

 

 

Publicado enCultura
Caterine Ibargüen: “Cuba tiene mucho en este oro”

 

Una de las “sobradas”, de las favoritas, de las reinas con antelación del atletismo olímpico de estos Juegos era la triplista colombiana Caterine Ibargüen, doble titular mundial (2013 y 2015), y plata en la edición anterior de Londres-2012. Y lo confirmó en noche perfecta con brinco de 15,17 metros.

 

Sonriente, carismática y muy amable con todos los reporteros que la esperábamos en la zona mixta, la nacida hace 32 años en Antioquia, tuvo un aparte con los periodistas cubanos que la esperábamos en el estadio Joan Havelange, una sede inmensa para el deporte rey.

 

“Cuba ha aportado grandemente a mi preparación y tiene mucho en este oro. Soy el resultado de un excelente trabajo de los entrenadores cubanos desde mi principio: Regla Sandrino, Jorge Luis Alfaro, y hoy Ubaldo Duany”, comenzó su diálogo la poseedora de la novena mejor marca de todos los tiempos (15,31, logrado en 2014).


“Le debo mucho a ese país, desde la parte psicológica hasta mi amor por el atletismo. Y ahora estoy súper agradecida porque sin Duany y sin esas personas que te mencioné, que se han convertido parte de mi vida y mi proceso, no fuera lo que soy hoy”, apuntó.


Sobre el cambio de dominio de esta especialidad, de Europa a América, coincidió que el resultado de los últimos años lo dice todo. “Tenemos ahora todos los mayores títulos en esta área y hay que seguir trabajando fuerte para que no solo sea el triple salto, sino otras pruebas”.


Sobre la marca registrada comentó: “Este era mi sueño más anhelado. Lo único que esperaba era la medalla de oro, ese era el gran trabajo. Luego los objetivos fueron creciendo y queríamos seguir saltando y aumentado la distancia, pero el gran objetivo era el título y lo conseguimos”.


Muy entusiasmada sobre la posibilidad de haber ganado en los primeros Juegos Olímpicos celebrados en Sudamérica señaló: “Haberse celebrado en esta área le dan más importancia a mis resultados, porque pocos podemos vivir una cita como esta y si además estamos cerca de casa, pues contamos con el apoyo de gente colombiana que vino a verme y eso me hace sumamente feliz”.


Antes de la despedida y aprovechando el detalle que había tenido con nosotros, le soltamos la pregunta inesperada: ¿visitarás a Cuba este 2016? “Sí, seguro. Pienso ir antes de que acabe el año porque es uno de los países que más me gusta y quiero compartir este oro con ustedes”

 

 

Publicado enColombia
Vista general del campo de voley durante el partido entre Holanda y Rusia, en la Playa de Copacabana. Foto: LEON NEAL /AFP

Desde hace cinco días el mundo entero disfruta de los Juegos Olímpicos Río 2016, emociones, lágrimas, alegría y lesiones han dejado las justas deportivas más importantes del planeta. Cubadebate hoy presenta 20 de las mejores postales de los Juegos que finalizarán el próximo 21 de agosto. Disfrútenlas.

El francés Sofiane Oumiha da un golpe al hondureño Teofimo Andres Lopez Rivera durante la competición de peso pluma masculino. Foto: YURI CORTEZ/ AFP

 

Tianwei Feng de Singapur durante los cuartos de final de tenis de mesa. Foto: TOM PENNINGTON/ GETTY IMAGES

 

Georcy-Stephanie Thiffeault Picard de Canadá, en acción durante un entrenamiento en el Sambódromo. Foto: MATTHIAS HANGST /GETTY IMAGES

 

El equipo masculino de Nueva Zelanda durante un entrenamiento en el Velódromo olímpico. Foto: PHIL WALTER/ GETTY IMAGES

 

El argentino Federico Pizarro intenta marcar un penalti durante la preliminar masculina de handball entre Dinamarca y Argentina. Foto: MATTHIAS SCHRADER /AP

 

Alessandra Perilli de San Marino compite durante la cualificación femenina de tiro. Foto: HASSAN AMMAR /AP

 

El ucraniano Illya Marchenko lame su raqueta después de perder el partido contra el italiano Andreas Seppi. Foto: CHARLES KRUPA/ AP

 

La italiana Erika Fasana en las barras asimétricas durante la competición de gimnasia artística. Foto: JULIO CORTEZ/ AP

 

Eythora Thorsdottir (Holanda) en la competición final de gimnasia artística. Foto: LARS BARON /GETTY IMAGES

 

La británica Claudia Fragapane actúa durante la final de gimnasia artística por equipos. Foto: CHARLIE RIEDEL /AP

 

Veleros durante la tercera carrera masculina, en la Bahía Guanabara. Foto: NIC BOTHMA/ EFE

 

El alemán Sideris Tasiadis compitiendo en la semifinal masculina de canoa. Foto: OLIVIER MORIN/ AFP

 

El suizo Benjamin Steffen (izquierda) durante la semifinal masculina de sable. Foto: FABRICE COFFRINI/ AFP

 

La israelí Yarden Gerbi (blanco) contra la japonesa Miku Tashiro durante la competición femenina de 63 kg. Foto: TOSHIFUMI KITAMURA / AFP

 

El dúo canadiense formado por Meaghan Benfeito y Roseline Filion compitiendo en el salto 10 m por parejas. Foto: ODD ANDERSEN /AFP

 

Gauthier Grumier (Francia) en acción contra Benjamin Steffen (Suiza) compiten por la medalla de bronce. Foto: DEAN MOUHTAROPOULOS / GETTY IMAGES

 

La húngara Katinka Hosszu compite en la semifinal femenina de natación. Foto: DAVID GRAY /REUTERS

 

La española Mireia Belmonte Garcia durante los 200 m mariposa. Foto: FRANCOIS-XAVIER MARIT /AFP

 

El estadounidense Michael Phelps compitiendo. Foto: MICHAEL DALDER /REUTERS

Publicado enFotorreportajes
Pirmer encuentro nacional Inter Club Colombia

 

Cristian Camilo Salazar Forero, director del Inter Club Iván Ramiro Córdova, Colombia

 


“Para mí el fútbol, más que todo el Inter, es una pasión, un estilo de vida”

 

 

Cristian Camilo Salazar Forero, de Ibague, es el actual director del Inter Club Iván Ramiro Córdoba Colombia. Organización de fans del inter de Milán, que hoy tiene sede en Colombia gracias a su iniciativa y al apoyo de muchos otros Interistas del país, quienes han conformado una comunidad alrededor de la pasión que les genera este equipo. El Inter Club es, a su modo, un ejemplo de la ruptura de aquellas barreras que muchas veces nos impiden salir de nuestros círculos y relacionarnos con otras personas tanto para el disfrute de pasiones y gustos colectivos como para la construcción de iniciativas y proyectos a nivel social.


Dada una oportunidad para conversar con él, quisimos saber más a fondo de qué trataba este tipo de organización y cómo se ha desarrollado en el país, al tiempo que conversamos sobre temas referentes al fútbol y a la incidencia que tanto los clubes, en este caso el Inter de Milan, como los mismos deportistas, tienen en la sociedad.

 

 ¿Cómo nace el Inter Club Colombia?


Camilo Salazar (CS) El Inter es un equipo que me gusta desde hace más de 8 años, lo seguía cada 8 días viendo sus partidos; la Champions del 2010, ganada por el Inter, fue un momento crucial. Me tocó ver ese partido sólo y bueno, si bien fue una alegría, pensé que esa alegría alguien más la debía compartir.

 

¿Es en ese momento cuando empieza a buscar la forma de conformar el Club?


CS. Sí, es cuando comienzo a buscar grupos, páginas y de todo; me entero de que en Colombia si bien había un grupo, era cerrado, eran muy pocos, entonces surge la idea de crear una página en Facebook. Ahí, hace 4 años, comienzo a trabajar la página, comienzo a postear información, voy encontrando más gente que le gusta esta pación, y encuentro apoyo.

 

¿El inicio del Club, entonces, es una página en Facebook?


CS. Comenzamos como una página, a través de la cual nos citábamos para ver los partidos importantes. De un momento a otro, cuando veo la posibilidad de hacer un Inter Club, es por medio de internet, voy buscando y veo que hay hinchas oficiales y todo. Entonces intento hacerlo, pero fallo en la convocatoria, porque el Inter pide mínimo 25 personas que sean hinchas oficiales, o sea que hagan un abono anual, y yo no contaba con 25 personas allegadas para extender esa invitación.

 

El camino recorrido tomó más tiempo...


CS. Después de los años comenzamos a ver todos los partidos cada 8 días, a jugar partidos de fútbol, esto nos ayudó a integrarnos muchísimo. Es así como conozco al diseñador de la página de la fundación de Iván Ramiro Córdoba, quien me dice “yo conozco la mano derecha de Iván Ramiro Córdoba, ella vive en Italia, se llama Maria Elonora Cardioli, ella le puede ayudar con la información”. Le escribo y me envía toda la información en italiano, la traduzco y busco personas. A finales del año pasado digo, bueno ya contamos con la gente, ya en distintas ciudades se hacen reuniones, ya hay gente que me conoce hace 4 o 5 años y saben que esto va en serio. Es así como en febrero de 2016 iniciamos el proceso de oficialización como tal. Fue muy complejo, porque conseguir 25 personas que en su mayoría no lo conocen a uno, poder que confíen en uno, que le entreguen dinero, datos personales y demás, eso es difícil. Básicamente así comenzó el Inter Club.


¿Dónde hace presencia Inter Club en Colombia?


CS. La idea que tengo es que solo haya un Inter Club, que sea inter Club Colombia, aunque por la cantidad de gente cada ciudad puede tener su sede regional y organizar eventos distintos a los que nosotros hacemos. Por ahora creo que somos 9 ciudades, entonces sería dispendioso que cada uno creara un Inter Club, la idea es consolidarnos todos bajo el Inter Club Iván Ramiro Córdoba Colombia, aunque no hacer reuniones solamente en Bogotá, es necesario hacer eventos en varias ciudades. Pero así como hay interistas en 9 ciudades, hay otras ciudades donde los hay pero que por X o Y motivo no pudieron hacer hinchas. Actualmente contamos con personas en Pie de Cuesta, Bucaramanga, Popayán, Armenia, Barranquilla, Cartagena, Bogotá –que es donde más hay–, Soacha y Neiva.

 

Inter Club-Popayán

 


¿Qué tipo de actividades desarrolla el Inter Club? ¿Tengo entendido que van a realizar un viaje a Italia?


CS. Bueno, las actividades que hacemos son varias: reunirnos cada 8 días para ver al Inter; si juega entre semana pues tratamos de precisar si hay personas que puedan asistir para verlo, tratamos de tener sitios fijos en los cuales las personas puedan ir y sepan que van a transmitir el partido; hacemos partidos entre nosotros; si juega la selección tratamos de asistir como hinchas del Inter, pues como comunidad, como hermandad que somos, tratamos de ir a verlo.
El viaje lo queremos realizar para el cumpleaños 110 del Inter, que es en el 2018, ir de Colombia unas 15-20 personas, ya algunos estamos ahorrando para eso, para poder ir y celebrar un cumpleaños del Inter allá, con toda la hinchada, y ya que somos hinchas oficiales tenemos ciertos privilegios de entradas al estadio, al retiro donde entrenan y demás actividades que hacen allá.


¿Cómo es la relación con Guarín, con Murillo, con Iván Ramiro?


CS. Guarín ya no pertenece al Inter, pero cuando vino hizo su firma de autógrafos; llego con una agenda demasiado apretada, medio conversé con él pero no hubo mucho. Iván Ramiro, por su parte, ha sido un apoyo fundamental para la comunidad, creo que él fue el motor y lo que hizo que la gente creyera en este Inter Club: ver sus fotos, el saludo de Iván Ramiro, la foto Massimo Moratti con exjugadores, eso pues nos alentó mucho. Iván Ramiro siempre ha estado pendiente de todo y Eleonora, que es su mano derecha, comunicación constante digamos para todo el papeleo que tocó enviar a Italia, Elonora siempre estuvo ahí ayudándonos, ha sido un apoyo fundamental. Con Jeison hubo una firma de autógrafos, pero como se va a casar entonces en esta oportunidad no tuvo mucho tiempo, nos dijo que para la próxima vez que venga con más tiempo sí puede compartir un poco más con nosotros, y no solo con Cali, sino también con Bogotá, o allí a donde vaya. También Iván Ramiro nos dijo que iba a sacar un tiempo para reunirse con nosotros.


¿Existen otros clubes de otros equipos en el país? ¿Por qué el Inter tiene este tipo de organizaciones? ¿Por qué en Colombia no se ve algo parecido, que tenga una dimensión internacional?


CS. Creo que eso va en el hincha, lo que quiere con el equipo. Yo empecé siendo un simple hincha en mi casa, levantarme a la hora que sea a ver los partidos, comprar la camiseta. Pero me di cuenta que se pueden hacer más cosas, llegar más allá del televisor y la camiseta, que en Italia nos conozcan como hinchas, que sepan que hay un Inter Club acá, que en este momento seamos el Inter Club más grande de Suramérica, superando a Argentina que tiene una cuna de jugadores en el Inter súper grande , como por ejemplo Zaneti que es un icono del fútbol y del Inter.


Hay más hinchas de bastantes equipos, por lo general los equipos ingleses, Arsenal, Liverpool, Chelsea, tienen mucha gente. Los equipos que ahora son más famosos –como Manchester Unided, Real Madrid, Barcelona– también tienen cualquier cantidad de gente. El ser hinchas oficiales varía según el club, porque cada club maneja sus parámetros. Además armar los clubs es dispendioso, es complicado decirle a las personas “venga, hagáse hincha oficial, asista a los partidos”, porque, sea como sea, muchos son hinchas de triunfos, y cuando el equipo va bien la gente va y ve los partidos, cuando el equipo va mal no va. Entonces, esto va en lo que de verdad quiera el hincha, si ser un hincha de televisión, de camiseta, o saber que los equipos le brindan la oportunidad a uno de pertenecer a esa familia del equipo.

 

Inter Club-Bogotá

 

 

 Normalmente vivimos el fútbol como un espectáculo, pero no solemos ver cosas más allá, como hincha del Inter ¿qué otros aspectos destacaría de este deporte?


CS. Para mí el fútbol, más que todo el Inter, es una pasión, un estilo de vida, porque cada equipo tiene unos valores y unos principios; me siento muy identificado con los del Inter. Para mí el inter es todo, y mi vida gira en torno a los valores que enseña el Inter, no solo dentro de la cancha sino fuera de ella. Por ejemplo, los Inter Campus que son sitios donde ayudan a niños a tener una mejor calidad de vida, a que no busquen, digamos, la vida fácil por buscar otras cosas. Digamos, del Inter Campus salen jugadores como Jeison Murillo, el Coco Perea, Ibarbo, son ejemplos de fundaciones futbolísticas que no tienen como principal objetivo crear jugadores sino formar personas, o sea, ser buenos hijos, ser buenos estudiantes, ser buenas personas para la sociedad. Si son buenos jugando fútbol, tener la oportunidad de jugar. El Inter campus tiene convenio con una fundación que es “Crecer jugando” y con el Deportivo Cali, entonces de ahí salen algunos jugadores. Pero lo principal es apórtale a la sociedad.


En ese orden de ideas, el inter ha sido para mi la manera de comunicarme con personas de todo el mundo, tanto así que tenemos un grupo en redes sociales que busca que toda Latinoamérica sea hincha oficial; nos hablamos constantemente; compartir la cultura del fútbol, cómo viven ellos, todo, no simplemente quedarnos como, sí, somos hinchas del Inter, y como dice el eslogan “somos hermanos alrededor del mundo”, sino serlo realmente. Por ejemplo, un venezolano estaba acá, en Bogotá, y me preguntó, ¿ustedes se reúnen?, sí, cada ocho días, entonces confirma que quiere asisitir. Le digo, listo nos vemos en tal lado, yo lo recojo, ve el partido con nosotros. Y eso fue gratificante para mí, ver que no solo en Colombia somos conocidos sino que tamibén en otras partes del mundo, y que una persona que desconoce este país llegue y confié en nosotros. Eso es lo que quiero, que si alguien, por ejemplo de Barranquilla se viene a vivir a Bogotá, que cuente con nosotros, así sea lo básico, donde vivir, sitios, ayudarlo en lo que necesite, ser como una hermandad, estar todos unidos a través del inter.


¿De que trata exactamente el Inter Campus?


CS. Bueno, el Inter se divide así: el equipo, que es el inter; los clubs de fans, que es el Inter Club, y el Inter Campus, que es como el centro de ayuda.


El Inter Campus está en todo el mundo, en Suramérica, si no estoy mal, está como en 6 países, en Colombia principalmente está en Tumaco-Nariño- y Cali. Son centros de entrenamiento en fútbol. El Inter Campus llega en el año 1999 a través de la fundación Crecer jugando. Por ejemplo, el evento donde está Iván Ramiro Córdoba con el cartel de nosotros y está Massimo Moratti, es una cena realizada por el Inter Club Reco (Italia), una recolección de fondos para la sede colombiana. Es la manera como el Inter ayuda a las personas que más lo necesitan, por decirlo así.


¿Solo participan niños que jueguen al fútbol, o cómo funciona?


Independientemente de si los niños juegan o no, hacen distintas actividades, no solo es jugar fútbol sino explicarles las reglas, explicarles valores. Porque a mucha gente no le gusta el fútbol, pero si es como tratar de mantener la mente ocupada, y buscarle alguna manera a los niños de enfocarse en cosas más productivas que la delincuencia.

 

Inter Club-Cali

 

 

Cambiando un poco de tema, ¿por qué cree que actualmente el fútbol colombiano se está proyectando internacionalmente?


CS. Uno, el mercado Suramericano, futbolísticamente hablando, es de los mejores, podemos ver que fue más llamativa la Copa América que la Eurocopa; dos, el valor económico de contratación de un jugador que es mucho más barato contratar uno latinoamericano –que sale de acá–, que por mucho costará 20-30 millones de euros, mientras que uno europeo no baja de 60-80 millones, caso Gareth Bale y sus 110 millones.


Económicamente Latinoamérica, si bien no vende mucho en camisetas sí en jugadores y sí en su estilo de fútbol, por eso uno de los clásicos más importantes del mundo esta acá, Boca-River, es un partido que en sus mejores momentos paralizaba todo el mundo, como lo hace ahorita Real Madrid y Barcelona. En lo futbolístico Suramérica es una potencia mundial, en el caso de Colombia, por ejemplo, hemos crecido bastante, los resultados se vieron en el Mundial, en esta Copa América –en la pasada no nos fue bien–, donde se vieron jugadores de mucha talla, de mucho nivel, que es lo esperado de la selección después de ese paso del 94, pues desde ahí no se vio nada de fútbol. Ellos, creo, fueron los que abrieron el campo en Colombia para el mundo, no solo para Europa sino para Suramérica.


Italia es uno de los destinos de varios jugadores colombianos, ¿por qué?


CS.  Italia es un mercado considerable por su influencia con los latinos; uno mira la mayoría de equipos y tienen mínimo 3-4 suramericanos, el Inter en este momento tiene en la plantilla, por lo general, un solo titular Italiano, por mucho. El Palermo son pocos los italianos. Esto llama la atención de los jugadores, pues saben que en Italia hay mucho movimiento de mercado, y que de allí salen a muchas partes, por ejemplo Alexis Sánchez que pasa a Italia para luego ir al Barcelona y ahorita está en Inglaterra. Entonces Italia es un buen mercado para los jugadores que lleguen.


Dicen que el fútbol es una cortina de humo, ¿qué dice de ello? ¿qué responsabilidad tienen el gobierno y los clubes de que así sea?


CS. Más que los clubes y el gobierno, es uno, porque no considero que sea una cortina de humo. En Colombia este problema es de forma y de fondo y en su mayoría tiene años, no es un problema surgido un día y que mágicamente ese día había Mundial. Lo que pasa es que muchas veces uno prefiere estar buscando en internet, no sé, la amiguita de la esquina, o el partido del Inter, buscar cualquier cosa en internet menos estar informado; cuando uno se informa sabe qué sucederá.


Un ejemplo, si ahora hubiese, no sé, el Tour de France por ejemplo, pero hay un paro camionero, quien decide si es una cortina de humo o no, yo, y esto depende de cómo me informo; si solo veo Caracol, RCN, o los medios de siempre pues solo voy a tener una visión de lo que está sucediendo.


Obvio, el gobierno controla, el maneja los medios de comunicación y pone lo que le conviene, pero uno no está en la obligación de verlos, si a mí me incomoda la noticia que están dando, porque solo es fútbol, pues sencillamente miro redes sociales para ver qué está sucediendo. En fin, hay alternativas y no desperdiciales depende de cada uno de nosotros.

 


¿Deportistas como Mohamed Alí, por ejemplo, fueron muy activos políticamente, ¿deberían hacer activismo los deportistas?


CS. Sí, sí, cómo le digo eso ya es decisión de uno, lo que uno quiera hacer. Por ejemplo, en la sala de entrenamientos del Inter hay un mural y está Mohamed Ali y una frase que en este momento no recuerdo. Digamos, Iván Ramiro Córdoba se retiró del fútbol y no se quedó con eso, como un exfutbolista, por ejemplo él quiere ser técnico, entonces hizo un curso con la mejor calificación posible, una calificación perfecta para ser manager deportivo. No se conforma con eso y hace una fundación, que es “Colombia te quiere ver”. Entonces así podría proceder cualquier persona que convoque, porque las personas que más influencian son las que más capacidad tiene para mover masas, ellos pueden hacer el cambio.


Entonces, esto va en cada uno. Por ejemplo, Cristiano Ronaldo dice que no se tatúa porque él dona sangre; asimismo, él donó el premio de la EURO a la Unicef –para ayudar niños–. Así hay futbolistas, cantantes, actores, y demás. ¿Es suficiente lo que hago por los demás? Es importante hacernos este interrogante pues la visión de uno no es solo pensar en uno sino tratar de aportarle algo a la sociedad, así sea mínimo. Hay gente que puede más, digamos Iván Ramiro envía un buque con ayudas de Italia para una misión médica por Guapi. Entonces, tratar de ayudar cuando uno mueve masas es más fácil, tamibén lo es convocar eventos, hacer más actividades, por ejemplo las subastas que normalmente hace Iván Ramiro para recolectar fondos y tratar de aportarle algo a la sociedad, al mundo en el que vivimos, que si bien está mal podemos ayudar para que mejore.


Finalmente, ¿dónde pueden encontrar las personas interesadas información acerca del Inter Club Colombia y cómo pueden vincularse?


CS. Nuestras redes sociales son: en Facebook estamos como Inter Club Colombia, en twitter como Interclub_col, lo mismo en instagram, el correó Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Siempre estamos pendientes de las redes sociales, en todas las ciudades. Si necesitan información, para eso estamos en todos los países, digamos, también tenemos hinchas oficiales en Italia, entonces la idea es poder ayudar a todas las personas que sean hinchas del inter a ser hinchas oficiales, cumplir su sueño, tratar de ayudarlos en lo que más se pueda.

 

 

Inter Club-Barranquilla

 

Inter Club-Medellín

 

Inter Club-Armenia 

 

Inter Club-Bucaramanga

 

 

 

Publicado enColombia
Probando la tecnología del futuro en los Juegos de Río

Los 11.000 atletas participantes en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro están de enhorabuena. La XXXI edición de los Juegos reúne más innovaciones tecnológicas que nunca y batirá el récord de espectadores por televisión. Más de 85.000 policías velarán por la seguridad de los cerca de 600.000 turistas que espera acoger la ciudad y los 205 países participantes se disputarán los metales en 42 disciplinas diferentes. Para los libros de historia queda la creación del primer Equipo Olímpico de Refugiados.

 

Hace cuatro años, solo la gala inaugural de los JJOO de Londres sentó frente a la pantalla a 900 millones de personas. Este año han sido 3.000 millones según la BBC. Con estos datos, ¿quién no querría poner un pie en el escaparate olímpico?
Además de para reportar pingües beneficios a cada empresa patrocinadora (este año las oficiales son 18), los JJOO también sirven para experimentar con las nuevas tecnologías. En Londres descubrimos las prótesis de fibra de carbono en los velocistas y los sensores de impacto en los luchadores de taekwondo. Vimos los Juegos en 3D y comprobamos que muchos atletas llevaban trajes especiales e incluso chips en sus prendas para conocer el estado de salud en todo momento, así como su rendimiento.


Cuatro años después, la tecnología que se vio en Londres ha quedado obsoleta. Pero todo se reinventa. El proveedor oficial de soluciones informáticas para los Juegos, que ya estuvo en la pasada edición, tiene a su cargo más de 12.000 equipos informáticos en 22 sedes olímpicas, 250 servidores, 15.000 teléfonos fijos, 20.000 móviles y 15.000 radios. Atos ya ha probado todos los casos posibles: desde ciberataques hasta terremotos, pasando por inundaciones o apagones inesperados. Y más de 200.000 horas de pruebas les avalan. "Nuestro equipo está muy bien preparado", aseguró Michèle Hyron, el jefe de integración de la empresa.


Los gadgets más locos


Habrá algunos nadadores que lleven gorros ajustados perfectamente a su cabeza. ¿El motivo? Los escáneres en 3D que la marca Speedo ha estado realizando a varios de ellos y que les permitirá llevar la silicona ajustada al contorno del cráneo para que no entre ni una gota de agua.


Seguimos con nadadores. Son tradicionales los trajes de baño con fibra de carbono en otras ediciones y no podía ser de otra forma en Río 2016: el traje PowerSkin Carbon-Ultra permite nadar más rápido porque agrupa determinados conjuntos de músculos y aísla los movimientos de los brazos y el torso de los de piernas y pies.


Otros, como los velocistas, llevarán unas botas con clavos de longitud y posición irregular orientados estratégicamente, que les ayudarán a impulsar el cuerpo hacia adelante y así ser más rápidos.

 

 

Los que jueguen al voleibol o sean ciclistas también tienen un nuevo accesorio que les salvará de los deslumbramientos del sol: unas gafas ecualizadoras de luz que regulan automáticamente la cantidad que pasa y ajustan los colores.
Si antaño las bolsas de agua caliente servían para aliviar el dolor, ahora, los gorros de agua se utilizan para enfriar la cabeza. El atleta Ahston Eaton ya lo ha usado y le cubre la frente y hasta el cogote.


Y el último objeto raro es también para runners. Las cintas musculares 2.0 han llegado, pero con pinchos en su exterior para, según Nike, mover el aire alrededor del cuerpo y así ser más rápido. Además, varían la disposición de los pinchos según la disciplina para la que se utilice la banda.


Tecnología al servicio del público


La operadora de tarjetas Visa, junto con Bradesco, uno de los principales bancos brasileños, ha equipado unos 4.000 terminales de pago en tiendas con tecnología NFC (Near Field Communication). Hasta ahora, solo Samsung había llevado esta tecnología al país latinoamericano. Para facilitar los pagos durante los 20 días que duran los Juegos, han lanzado un brazalete que podrá ser recargado con dinero, como si se tratara de un festival de música. Además, Visa ha entregado 59 anillos a otros tantos atletas para que prueben (o promocionen) el sistema contactless.


Cuatro globos con cámaras de alta resolución velarán por la seguridad de los 11.000 atletas y el público. Habrá 13 cámaras en cada uno de ellos que enviarán las imágenes directamente al Ejército.


El canal NBC quiere transmitir 85 horas de realidad virtual en los JJOO a través de su app, para visualizar en el dispositivo VR de Samsung. Aunque teóricamente irán con un día de retraso, prometen transmitir la ceremonia de apertura y la de clausura, baloncesto masculino, gimnasia y el atletismo. También quieren experimentar con el 4K y retransmitir al menos un evento en calidad superior de vídeo.


Omega ha añadido un toque de color a las pantallas en las que se muestran los resultados de cada prueba. El público, además, podrá comprobar cuáles son las pulsaciones de un arquero a punto de tirar la flecha o algunos datos (tales como la velocidad del impacto o el tiempo que ha tardado la flecha entre que se disparó y alcanzó su objetivo). En las pruebas de remo, los espectadores podrán ver hacia dónde van y a qué velocidad van los atletas. Todo en tiempo real.
10.000 fotos en un segundo


La mítica marca de relojes también introducirá una nueva tecnología relacionada con la ya clásica photofinish. La cámara se llamará Scan O'Vision Myria y será capaz de tomar 10.000 fotos en un segundo, cinco veces más que la cámara utilizada en Londres 2012, que se quedó en 2.000. En la línea de salida se instalará un sensor de salidas en falso en los tacos de apoyo, que medirá la presión que ejercen los pies de cada atleta 4.000 veces por segundo.

 

CITEC (Cluster of Excellence Cognitive Interaction) y la Universidad de Bielefeld (Alemania) han desarrollado un sistema para que los nadadores y nadadoras puedan interpretar cómo están compitiendo en tiempo en real y bajo el agua.
El sistema recogerá la forma de la que fluye la presión del agua a través de las manos del atleta gracias a unos sensores colocados en la piscina, que después convertirán los datos en pitidos. El nadador tendrá que ponerse un pinganillo para recibir los estímulos auditivos si quiere formar parte de la técnica de "sonificación", como ha sido bautizada. También habrá un contador, en las pruebas de 800 y 1.500 metros, que les informará de las carreras que llevan.
Y en cuanto a voleibol y voleibol playa, esta edición será la primera en la que se permita, a modo del ojo de halcón en el tenis, ver si una decisión del árbitro ha sido correcta o no con un vídeo.

Los Juegos Olímpicos de Rio, más que competencias.

 

Los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro, que inician el próximo 5 de agosto, seguramente serán, hasta el momento, los de mayor rendimiento deportivo para Colombia.


Así lo permite anticipar los 147 los deportistas clasificados, que superan en cerca de un 50 por ciento los 104 clasificados a Londres 2012 (http://bit.ly/2akE8sb), además del buen momento que atraviesa el deporte nacional. Si la lógica funciona, por tanto, en estas justas serán superadas las 8 medallas (1 oro, 3 plata y 4 bronce) alcanzadas en territorio Ingles, hecho que sin duda hará vibrar a todos y todas los colombianos que disfrutamos del deporte.

 

 

Mucho más que deporte

 

Sin embargo debemos recordar que el deporte no se reduce a las competencias, y que encierra toda una serie de aspectos económicos, sociales, personales, etcétera, reflejo de las dinámicas más amplias bajo las que opera la política, la economía y la sociedad en general, tanto a nivel local como global.

 

De esta manera, con la intención de procurar una visión más amplia del deporte, existen algunos elementos que vale la pena resaltar sobre las próximas justas olímpicas

 

1) En esta edición de los juegos se competirá en 42 modalidades deportivas, amplia muestra para apreciar la diversidad corporal que posbilita el deporte. En un sentido amplio, es la posibilidad de observar las capacidades del cuerpo humano y las formas físicas que este adopta según los esfuerzos físicos a los que es sometido.

 

La relevancia de esta posibilidad reside en que, de cierta forma, contribuye a desmitificar la idea de que el cuerpo “atlético” (y en relación a éste conceptos como “saludable”) se reduce a aquellos que normalmente son promocionados por los medios de comunicación. Revalorar dicha idea no solo nos permitiría ser más abiertos a la hora de juzgar a una persona por su físico, sino que es saludable desde el punto de vista deportivo y de la medicina, dado que en muchas ocasiones –sobre todo deportistas aficionados–, con intereses más estéticos que deportivos, recurren a suplementos nutricionales (proteínas en polvo por ejemplo) que no son necesarios para su carga física, y sí les pueden llegar a generar problemas de salud. Ello por no hablar del uso de esteroides anabólicos, de los cuales son conocidas las consecuencias y efectos secundarios que conllevan.

 

2) Hay que anotar que la competencia es solo la prueba de las habilidades adquiridas por el deportista durante su entrenamiento. Y aunque en la victoria tenga mucho que ver el tipo de apoyo brindado por el público, las instalaciones, etcétera, nunca debe menospreciarse el empeño de los deportistas para llegar a las justas, aunque no logren la victoria. Después de todo, aquellas personas que logran llegar a unos Olímpicos integran parte del grupo de los mejores exponentes del deporte a nivel internacional. Y en el caso de los más jóvenes, una participación sin medalla se convierte en la posibilidad de adquirir experiencia para una próxima participación.


Vivimos en un mundo en el que soñamos y pensamos en el corto plazo (el extractivismo que hoy afecta las economías y –la salud– de la región y del mundo es un ejemplo de esto), por lo cual olvidamos que el éxito, y de cierta forma la plenitud, se alcanzan tras un largo esfuerzo. Igualmente los títulos y menciones (deportivos, académicos...) están tan sobrevalorados que muchas veces consideramos que no poseer uno le resta valor a una persona.


Estas justas también son, entonces, una posibilidad para repensar la manera cómo vemos al mundo, incluidos nosotros en él.

 

3) Los Juegos Olímpicos (JO) constituyen todo un despliegue de esfuerzo y formas deportivas y corporales, además de técnica audiovisual, que seguramente disfrutaremos amenamente a través de una pantalla. Pero cuando así suceda no debemos olvidar que las favelas de Rio pasan una difícil situación, pues la represión policial sobre sus pobladores, incrementada desde que Rio fue elegida como sede de los Juegos 2009, ha conllevado la muerte de decenas de sus pobladores, así como el desplazamiento de otro tanto.

 

Un dato escándaloso: desde el año en cuestión 2.500 personas han perdido la vida a manos de la policía, y solo en 2015 el mismo cuerpo represivo ha terminado con la vida de 645 personas, el 77.2 por ciento de los afectados era de raza negra o mestizo.

 

PD: Frente a esta situación también cabría preguntarse por el papel que jugara el evento en medio del conflicto provocado por el impeachment de Dilma Rousseff.

 

Para profundizar ver los siguientes links: http://bit.ly/2aacyhE , http://bit.ly/2ai3o3y , http://bit.ly/2ajXEuW

 

4) Por último, resaltar que este año los JO vuelven a ser, de manera evidente, escenario de las luchas geopolíticas entre las potencias mundiales. En esta ocasión, mientras tropas de la Otan continúan en la frontera Rusa, la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) excluyó de estos juegos a 100 atletas rusos acusados de dopaje, investigación iniciada luego de los juegos de invierno de Soachi (2014).

 

El veto a los deportistas rusos se dio luego de que la IAAF revisara la solicitud individual de 68 atletas para participar en los Juegos, entre ellos Yelena Isinbayeva doble campeona Olímpica de salto con perdiga. La única solicitud aceptada fue la de Darya Klishina quien competirá en salto largo.

 

La decisión de la IAAF deja bastantes dudas ya que, como en el caso de la doble campeona, no existe historial de dopaje. Además, el Comité Olímpico Internacional (COI) como la IAAF, conocían desde hace años las sospechas que recaían sobre los atletas rusos, sin embargo no hubo amonestaciones ni llamado de atención alguno. Si a ello le sumamos el hecho de que el COI llegó a evaluar la expulsión de Rusia de los juegos (petición elevada por la Agencia Antidopaje de EE.UU antes del veredicto de la IAAF) y recordamos que este mismo organismo se hizo el de la vista gorda en otros casos de sospecha de dopaje, podemos concluir que en la decisión de excluir a la totalidad de los atletas rusos de los Juegos de Rio intervinieron más elementos que el simple olimpismo

 

Para profundizar ver: http://bit.ly/2aRKIIT , http://bit.ly/2a7d2tH , http://bit.ly/2a7daZU

 

Como sea, ahora toca relajarse, contemplar, valorar, gozar, aprender.

 

 

 

Publicado enSociedad
La monumental estatua del Cristo Redentor, de 30 metros de altura, en primer plano; al fondo, Maracaná iluminado por el ensayo de la ceremonia inaugural

 

Río 2016

Una cola kilométrica serpenteaba en torno al estadio modernizado de Maracaná la noche del domingo. Miles de invitados esperaban a ver el ensayo de la ceremonia de apertura olímpica. Eran mucho más humildes que los miembros de la familia olímpica y demás vips que asistirán a la inauguración de verdad el próximo viernes. “No entiendo; me dijeron que sólo habría 3.000 personas y que entraríamos rápido”, dijo uno de los 80.000 voluntarios olímpicos, inconfundibles por sus camisetas amarillas y zapatillas verdes. Había venido de la India para prestar sus servicios gratuitamente al Comité Olímpico Internacional (COI) y sus socios de marcas multinacionales. Ni tan siquiera había vendedores ambulantes para comprar una cerveza Bohemia y matar el tiempo, o quizás una mazorca de maíz o un sándwich de tapioca. “Está prohibido vender en los alrededores del estadio”, dijo un voluntario que señalaba el lejano fin de la cola con un enorme dedo hinchable al estilo de Disneyland. Claro, este es territorio reservado para Coca-Cola, el patrocinador mas antiguo de los cinco anillos.


Lo que nadie sabía es que la demora podía tener que ver en realidad con el fracaso del modelo de externalización y privatización adoptado por el nuevo gobierno conservador y el elemento esencial del modelo olímpico de iniciativa privado-pública del alcalde de Río, Eduardo Paes. A principios de julio, el Gobierno federal había contratado a una empresa privada por 17 millones de reales (unos 5 millones de euros) para operar las máquinas de seguridad de rayos X, los detectores de metales y para registrar las bolsas en las entradas del estadio olímpico. Sería un buen ejemplo –calculaba el Gobierno que ha sustituido a la destituida presidenta de izquierdas, Dilma Rousseff– para ver cómo funcionaría la nueva ley de externalización privada de trabajos públicos, a punto de aprobarse en el Congreso.


Pero la empresa seleccionada en el precipitado concurso, Artel Recursos Humanos, con sede en el sur de Brasil, pronto descubriría lo difícil que resulta encontrar a miles de personas dispuestas a trabajar por menos de nueve euros al día. Intentó subcontratar parte del trabajo con otra empresa dedicada al nuevo negocio de externalización, Simetria. Pero no fue posible. La semana pasada, a última hora, el Gobierno tiró la toalla y llamó al ejército y la policía militar. Ahora, miles de soldados y policías hacen el trabajo. “A mí me ha venido bien porque me van a pagar 20.000 reales –unos 6.500 euros– hasta el final de los Juegos (el 21 de agosto)”, dijo un policía militar jubilado de 54 años que operaba la máquina de rayos X en el estadio Maracaná. “Me avisaron por correo electrónico la semana pasada”, añadió.


Los viejos militares hacían un buen trabajo en el estadio el domingo pero en tan poco tiempo debe de ser difícil reorganizar el sistema y, aún más, dado el miedo al terrorismo que recorre la ciudad. “A mí me preocupan los lobos solitarios; podría ser cualquiera”, decía Marilla, fisioterapeuta de 49 años, señalando las caras de póquer en la cola. Si esta improvisación de última hora parece un buen ejemplo de la forma caótica de hacer las cosas en Brasil, no es así. En los Juegos de Londres en el 2012, pasó exactamente lo mismo. El gobierno privatizador de David Cameron había contratado a G4S, la empresa más grande del mundo en seguridad privada, para fichar a mas de 10.000 trabajadores para tareas de seguridad como registrar bolsas y operar las máquinas de rayos X. El Estado británico pagó 458 millones de libras a G4S y contaba con que el sector privado haría mejor y más barato lo que el sector público siempre había hecho. Pero menos de dos semanas antes del inicio de los Juegos, G4S anunció que no había logrado contratar a los empleados necesarios, en parte porque sólo pagaba unos 10 euros por hora. La crisis quedó resuelta gracias al despliegue de miles de soldados. “Es una tendencia en el capitalismo olímpico: el Estado rescata a las empresas privadas cuando estas se colapsan bajo la presión”, resume Jules Boykoff, autor del nuevo libro sobre los Juegos Olímpicos Power games.


Mientras las colas se alargaban delante del nuevo Maracaná de elite, ya carente de su famosa gradería popular, el Geral, los bomberos (un servicio militar en Brasil) esperaban por si los temores a un atentado resultasen fundamentados. Pero los recortes del quebrado estado de Río han dejado estos servicios esenciales en condiciones precarias. “Suspendieron nuestros salarios durante un mes; hoy llevo diez horas trabajando sin comer”, se quejó un bombero.

 


Atraco a la chica de Ipanema

 

En Londres 2012, Danny Boyle, el director de Slumdog Millionaire, película sobre una favela en Calcuta, se atrevió a diseñar una ceremonia de inauguración olímpica subversiva con una suerte de historia popular del Reino Unido que molestó a diversos ministros de Cameron al incluir un homenaje a los sindicatos británicos y un baile de celebración por la sanidad pública.


A juzgar por el ensayo del domingo, la ceremonia de apertura para Río 2016, de tres directores de cine, entre ellos Fernando Meirelles, autor de Ciudad de Dios, es bastante más conservador en su planteamiento. Cuenta la historia oficial de Brasil sin grandes sorpresas. Hay una homenaje previsible a la bossa nova , Garota de Ipanema, de Tom Jobim, aunque al menos se permite un desenlace sorprendente en el cual la chica es víctima de un arrastao –robo colectivo por parte de jóvenes favelistas frecuentes en las playas opulentas de Río¬–. En otra escena, el avión de Santos Dumont –que según se insiste en Brasil voló antes que el de los hermanos Wright– sobrevuela el escenario. Un baile hermoso de indígenas que tejen formas geométricas con cables iluminados queda interrumpido cuando arriban las carabelas portuguesas. Pero la llegada de cinco millones de esclavos ocupa el mismo tiempo y espacio que un exagerado homenaje a los inmigrantes japoneses. Una escena de carnaval en los setenta al son de Jorge Ben Jor hace pensar que sería mejor volver en febrero. Se acierta más en la representación del levantamiento de las enormes metrópolis de Sao Paulo y Río mediante un baile de trabajadores de la construcción que trepan los rascacielos al son de la canción Construçao de Chico Buarque. Fernando Meirelles explicó que “hemos gastado una pequeña parte de lo que se gastó en Pekín o Londres, lo cual está bien porque hay cosas más importantes en las que gastar en Brasil”.

 

 

Publicado enInternacional