Putin: discriminación, el veto a atletas impedidos de ir a Río

El presidente ruso Vladimir Putin se quejó ayer de "discriminación" contra los atletas de pista y campo del país que fueron vetados para competir en Río, durante una ceremonia en el palacio del Kremlin para despedir a su mermada delegación olímpica.

 

Esgrimistas y triatletas, al igual que los equipos de de volibol, volibol de playa y gimnasia, fueron los más recientes deportistas rusos que recibieron el visto bueno de sus respectivas federaciones para competir en los Juegos Olímpicos, pero la Federación Internacional de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés) rechazó un último intento de la mayoría de los atletas de pista y campo para ser readmitidos.

 

Más de 100 de los 387 integrantes originales del equipo ruso fueron vetados de la justa brasileña.

 

"No podemos aceptar la descalificación indiscriminada de nuestros atletas con una historia totalmente limpia en dopaje. No toleraremos algo que es pura discriminación. Es una puñalada al deporte mundial en su conjunto", expresó Putin.

 

Agregó que los atletas excluidos de la justa son víctimas de una campaña para desprestigiar al deporte de Rusia.

 

El mandatario habló al lado de la bicampeona olímpica de salto con pértiga, Yelena Isinbayeva, la más famosa de los 67 atletas proscritos de los juegos.

 

Entre lágrimas, la atleta aseguró haber sido eliminada "groseramente" del certamen y pidió a sus compatriotas "hacer estremecer al planeta" con sus actuaciones: "Muestren lo que pueden hacer, por ustedes y por nosotros".

 

Algunos atletas posaron para selfies con Vitaly Mutko, cuyo Ministerio de Deportes fue acusado por la Agencia Mundial Antidopaje de dirigir un masivo programa para ocultar casos de consumo de sustancias prohibidas.

 

El Comité Olímpico Internacional (COI) prohibió al funcionario acudir a Río, aunque él permanece en el gabinete de Rusia.

 

La IAAF sólo otorgó una dispensa a Darya Klishina para competir en salto largo.

 

Mutko escribió a la IAAF el pasado lunes para que se revirtiera la sanción a los demás atletas. Sin embargo, "no hay motivos para más revisiones", dijo ayer el organismo.

 

“Las solicitudes de 68 deportistas para ser elegibles de competir en la justa brasileña fueron analizadas a nivel individual por la junta de revisión de dopaje de la IAAF, pero sólo Klishina cumplía los requisitos para competir.

 

"El TAS consideró las apelaciones de los (otros) 67 atletas y las rechazó", indicó la IAAF en un comunicado.

 

"La situación sobrepasó el marco legal y también el sentido común", dijo Putin a la audiencia, en la que estaban muchos de los atletas sancionados.

 

“Es una campaña bien planificada contra nuestros deportistas, que incluye normas diferentes y el concepto de castigo colectivo que no tiene nada que ver con la justicia, o siquiera las normas legales básicas.

 

"No sólo han sido afectados nuestros atletas que jamás han enfrentado acusaciones específicas, sino que este es un golpe al deporte mundial y a los Juegos Olímpicos. Sin duda, la ausencia de atletas rusos, líderes en algunos deportes, afectará a la competencia", señaló el mandatario.

 

Consideró que la falta de ellos hará "la competición menos espectacular" y dará a las victorias de sus rivales "un sabor totalmente diferente".

 

Mientras tanto, los 16 tiradores del equipo de esgrima, entre ellos los espadachines campeones del mundo, irán a Río, anunció la Federación Internacional de Esgrima, presidida por Alicher Ousmanov

Publicado enInternacional
Los Juegos Olímpicos: proeza, belleza y destreza
 
En agosto de este año los aficionados al deporte tienen otra cita: los Juegos Olímpicos de Rio 2016, en donde una vez más los deportistas de más de 35 disciplinas lucharán por vestirse de gloria deportiva. Juegos Olímpicos herederos de los antiguos, aunque no son tan populares ni representantes genuinos de los deseos de los pueblos de fraternidad, inclusión y diversidad. Hoy debe preguntarse si el deporte puede aportar a resolver problemas de disciplina, higiene, voluntad y tolerancia, como en los antiguos juegos. En estas notas un acercamiento a la historia de los Juegos Olímpicos.

 

El origen de los Juegos Olímpicos es la mezcla de mitos y realidades. Cuenta Hesíodo en su Teogonía que el titán Prometeo se hizo amigo de los humanos y los defendió de Zeus que los quería destruir y reemplazarlos por una especie mejor. En su amistad, Prometeo le enseñó a la humanidad a hablar, les dio el fuego, les enseñó la escritura, a domesticar animales, a trabajar los metales, construir viviendas y también les dio la gimnasia, el atletismo y el deporte con el fin de que mantuvieran “un alma bella en un cuerpo bello”.

 

Desde allí comenzó el camino de los Olímpicos, pero según cuenta Píndaro, fue con Hércules, llamado el Dáctilo (también conocido como Heracles) que tomaron forma los juegos. En efecto, cuentan que este descendiente de dioses llevó a sus cuatro hermanos en una carrera desde Greta hasta la ciudad de Olimpia, y al ganador lo ciñó con una rama de olivo, árbol traído de la legendaria tierra de los hiperbóreos y plantado en la ciudad “con el fin de que fuera el más bello recuerdo de estas competencias”. Hércules en homenaje a sus hermanos estableció que los juegos se celebraran cada cuatro años. Otra leyenda dice que cincuenta años después del diluvio universal mandado por Zeus, un descendiente de Hércules reino en Olimpia y apoyó los juegos.

 

También Píndaro refiere que pudo ser Pélope el fundador de los Juegos, después de participar en unas justas por el derecho a casarse con la hija del rey Elide. En fin, la mayoría de los historiadores descargan en Hércules el origen de los Juegos Olímpicos.

 

 

La historia

 

Lo anterior muestra que los Juegos tuvieron un origen y práctica religiosa durante inmensidad de tiempo. Un festival religioso en honor a Zeus. La administración de los Juegos la ostentaban familias que representaban actividades religiosas de tipo mistérico y ninguna otra como la de los Oxilidas. Familias de eleos y etolios se disputaron ese honor de organizar las agonothesias, como les decían a los juegos. Los etolios fueron excluidos de ese honor cuando tuvieron responsabilidad en la violación de la tregua sagrada, considerando no sagradas las olimpiadas que no fueran organizadas por una familia designada; desde el año 320 a.d.n.e. hasta la llegada de los romanos, los Juegos fueron organizados por los eleos. A los Juegos Olímpicos en la Grecia antigua también les llamaron agon epitaphios, o juegos en honor de los muertos.

 

Según los registros históricos, los Juegos Olímpicos arrancaron en el año 776 a.d.n.e. y fue a raíz de las guerras médicas, o entre griegos y medos o persas en el siglo V a.d.n.e. cuando el espíritu atlético griego llegó a la celebridad. El primer campeón que registra la historia fue Corebo, un cocinero que triunfó en las carreras de relevos en el año 776 a.d.n.e.

 

Al inicio de los juegos solo existió una competencia: la carrera por la pista de Olimpia, hasta el 724 a.d.n.e. después en el 708 a.d.n.e se introdujeron la lucha libre, el pentatlón –que incluía el salto–, la carrera, el disco, la jabalina y la lucha. En el año 688 a.d.n.e fueron introducidos el boxeo y el hipódromo. En el 618 fue incluido el pancracio o boxeo, y lucha combinados y las carreras a caballo.

 

Las olimpiadas antiguas duraron cerca de mil doscientos años desde el 776 a.d.n.e hasta el año 394 cuando fueron abolidos por el emperador Teodosio. Treinta años más tarde el emperador Teodosio II ordenó incendiar el gran templo, bajo cuyas ruinas quedaron sepultados para siempre los doce siglos de los juegos en honor a Zeus olímpico.

 

 

¿Y las mujeres?

 

Han dicho muchas veces que la sociedad griega era machista, que no permitía la participación de las mujeres en los Juegos. Sin embargo, las investigaciones muestran lo contrario; mucho antes de que tomaran forma los Juegos Olímpicos existieron los juegos en honor de la diosa Hera, las heraclidas, desarrolladas cada cuatro años también en Olimpia, cuyas actoras eran mujeres, tanto niñas, como jóvenes y adultas; estas competencias arrancaban después que el comité de las Dieciséis tejía una manta para Hera. En Esparta las mujeres competían en gimnasia. Platón en su República y Las Leyes extiende una serie de recomendaciones para la participación de las mujeres en el deporte.

 

 

 

Los juegos modernos

 

El Barón de Coubertin propuso la realización de los Juegos Olímpicos en 1890 como homenaje a los antiguos Juegos, e inspirado en la teoría del gimnasio griego de 1896 y del “cristianismo muscular” de 1897. La primera edición de los Juegos Olímpicos fue desarrollada en Atenas en 1896.


Los actuales Juegos Olímpicos son de verano y de invierno, intercalados cada cuatro años. Corresponde este año los de verano; los próximos serán en Japón en el 2020, mientras que los de invierno fueron en Sochi, Rusia, en 2014 y los próximos serán en 2018 en Corea del sur. El lema de los juegos es: “Más rápido, más alto, más fuerte” (Citius, Altius, fortius).

 

En 1920 se estableció el juramento y la bandera Olímpica, en 1924 se arrió por primera vez esta bandera; en 1928 se estableció la antorcha Olímpica; en 1950 fue creada la organización técnica; en 1936 aparecieron los relevos. Las mujeres participaron por primera vez en unos Juegos Olímpicos en 1900, en tiro al arco y tenis. En el año 2002 se establecieron las reglas de los “cinco añillos” por medio de la interdisciplinariedad de los comités Olímpicos. Esa regla consiste en que el país que participe en cinco deportes olímpicos: fútbol, baloncesto, balonmano, hockey sobre césped y voleibol, y clasifica en cuatro de ellos, queda automáticamente inscrito. En la actualidad participan 28 deportes y 37 disciplinas.

 

 

Los otros juegos

 

 

Pero no todo es triunfo. Los Juegos Olímpicos han sido cuestionados por su falta de democracia y por incurrir en acciones ilegales como sobornos, y por asumir posiciones políticas contrarias al espíritu olímpico, como el racismo y la exclusión.

 

Producto de la mercantilización de la vida cotidiana, el deporte, y estos Juegos como expresión del mismo, han terminado sumidos en un bazar de ofertas y compras, obnubilando la importancia del juego y la recreación, y elevando a la cúspide la competencia. Tal inversión de valores terminó por sumir a las olimpiadas en la dinámica de la lucha de poderes entre las potencias, de ahí la exclusión este año de los atletas rusos bajo cargos de dopaje.

 

Resistiendo y mostrando otras alternativas. En la década de 1920 surgieron las Olimpiadas Obreras, tan fuertes y poderosas como las de los JJOO e incluso mejores; después las olimpiadas populares de Israel, las pruebas multiétnicas, las espartaquiadas de Moscú y las de la Amistad de Moscú, las dos últimas como parte de los conflictos de la Guerra Fría.
Sobre los deportistas partícipes en estos Juegos, ganen o no, puede decirse con el poeta Píndaro: “derramar el dulce roció de sus elogios”.

 

 

Publicado enEdición Nº226
El informe encargado por la AMA no sólo incluye los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi (en la imagen), sino los mundiales de atletismo en 2013 y natación en 2015

 

Como en un relato de espionaje en el que desaparecen pruebas y manipulan controles de laboratorio con ayuda de los servicios de inteligencia del Estado, todo en medio de un escándalo que crece día a día, así fue presentado el informe encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), en el cual quedó al descubierto una compleja y corrupta red de dopaje masivo en Rusia, promovida por el gobierno, que involucra a todo el deporte de ese país y que amenaza dejarlos fuera por completo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

El informe es resultado de una investigación emprendida por un abogado canadiense, Richard McLaren, después que el New York Times publicara una entrevista con el ex director del laboratorio antidopaje para los Juegos Olímpicos de Invierto de Sochi 2014, Grigory Rodchenkov, quien reveló la forma en que se manipularon los resultados de los controles, ocultando resultados positivos y burlando supervisiones, todo con la ayuda de los servicios de inteligencia rusos. La AMA encargó la pesquisa que este lunes hizo temblar el deporte mundial y el olimpismo.

McLaren señaló que el informe se basó también en miles de datos y documentos que fueron revelados y examinados. Incluso, algunos archivos fueron reconstruidos por los investigadores, indicó sin dar mayores precisiones.

Rusia se encuentra desde hace tiempo en entredicho por sus sucesivos escándalos de dopaje, pero el informe de 97 páginas que presentó ayer en Toronto el investigador canadiense McLaren parece elevar el asunto a un nuevo nivel.

Tras conocerse el informe, el comité ejecutivo de la AMA sugirió al Comité Olímpico Internacional (COI) que evalúe la exclusión de Rusia de Río 2016, medida que apoyan las agencias antidopaje de países como Estados Unidos y Alemania. Y el COI, que este martes mantendrá una reunión de urgencia, aseguró que no dudará en imponer "las sanciones más duras posibles".

El informe de McLaren no sólo apunta, como se esperaba, a los Juegos Olímpicos de invierno de 2014 en Sochi, sino también a otros grandes actos que se realizaron en Rusia, como los mundiales de atletismo de 2013 en Moscú y los de natación de 2015 en Kazán.

La investigación denuncia la existencia, al menos de 2011 a 2015, de un extendido sistema de manipulación de controles antidopaje en Rusia con apoyo estatal. Más de 643 pruebas de atletas rusos que dieron positivo entre 2011 y 2015 en los laboratorios de Moscú y Sochi "desaparecieron" y luego dieron negativo, según el estudio.

En el enorme sistema de manipulación participaron organismos estatales como el servicio secreto ruso y el Ministerio de Deportes, entre otros.

Los 643 casos son sólo una cifra "mínima", de acuerdo con el reporte, ya que todavía no se tiene acceso a la totalidad de la información. Los casos detectados corresponden a alrededor de 30 disciplinas. En primer lugar se encuentra el atletismo, con 139 casos, seguido por la halterofilia (117), el deporte paralímpico (35) y la lucha (28).

Según afirmó McLaren en una rueda de prensa, el Ministerio de Deportes, dirigido por el influyente Vitaly Mutko, ha "dirigido, controlado y supervisado" el sistema de manipulación.

"Fue un sistema simple, pero efectivo, para pasar un positivo por negativo", declaró McLaren, quien describió al mecanismo como "la metodología de desaparición de positivos".

El sistema consistía en que cuando el laboratorio en Moscú detectaba a un deportista que daba positivo en el control de dopaje, avisaba al viceministro de deportes, Yuri Nagornykh, quien respondía en clave: "Salva o cuarentena".

El primero era el código aplicado a los deportistas que daban positivo y que tenían grandes posibilidades de conseguir medallas. El segundo significaba que se debería hacer público su dopaje, pero sólo era aplicado a deportistas nacidos fuera de Rusia o para aquellos de segundo orden y sin posibilidades de éxito en competencia.

Sin embargo, en las grandes justas mundiales, como en Sochi, el servicio secreto ayudó a construir un edificio conjunto al laboratorio donde se practicaban los controles antidopaje supervisados por la AMA. Los atletas podían intercambiar los frascos con muestras por otras que estaban "limpias" a través de un pequeño túnel no mayor a una madriguera, según algunos reportes.

 

 

Independencia y transparencia

 

El investigador afirmó además que la pesquisa se desarrolló con total independencia y transparencia, pese a las protestas de organizaciones como la Federación Internacional de Natación (FINA), que denunció la filtraciones de datos antes de que se diera a conocer el documento. "Tengo plena confianza en mi informe", indicó.

Rusia negó de forma sistemática las acusaciones, que señalan que 15 de sus medallistas en los Juegos que organizó en Sochi, en febrero de 2014, donde lideró el medallero general, usaran sustancias prohibidas.

El investigador no emitió ayer recomendaciones sobre posibles sanciones que debieran aplicarse a Rusia. Sin embargo, el ejecutivo de la AMA sugirió al COI que evalúe la exclusión total de Rusia tanto de los Juegos Olímpicos, que comienzan el 5 de agosto, como de los Paralímpicos.

Poco después de conocerse el informe, el COI señaló que no vacilará en imponer las "sanciones más duras posibles".

Por ello, el COI no dudará en imponer castigos contra cualquier individuo u organización implicada, advirtió el presidente del organismo, el alemán Thomas Bach.

Asimismo, el ente rector del olimpismo indicó que su ejecutivo mantendrá el martes una conferencia telefónica en la que podrían debatir "medidas provisionales y sanciones en relación con los Juegos Olímpicos".

El gobierno ruso calificó de "injustificado" el informe y pidió que Rodchenkov se presente ante la justicia. "Esto son sólo palabras y especulación. Al parecer, alguien dijo algo. No hay nada concreto. Queremos conocer hechos y nombres confirmados, con pruebas contundentes", exigió el jefe de la comisión de deportes del Parlamento ruso, Dimitri Svishchev.

El presidente Vladimir Putin aseguró que los funcionarios rusos que estén implicados en el informe serán suspendidos hasta que finalice la investigación, pero al mismo tiempo calificó el reporte McLaren de incompleto y poco objetivo.

El informe de la AMA se da a conocer semanas después de que la federación rusa de atletismo fue excluida de los Juegos por sus sistemáticos escándalos de dopaje, aunque se permitirá competir a aquellos atletas que puedan probar su limpieza. Este jueves se espera el fallo del Tribunal de Arbitraje Deportivo a 68 solicitudes interpuestas.

En teoría, la decisión sobre la participación de los deportistas en Río depende de cada federación. Sin embargo, nadie descarta una acción excepcional del COI dada la magnitud del caso.

Publicado enInternacional
Lunes, 11 Julio 2016 08:31

Mate y gol es gol

Imagen: Leandro Teysseire

 

Una serie de problemas que mezclan el fútbol con el ajedrez, posiciones imaginarias que invitan a los lectrores a resolver, aprender y disfrutar de la belleza del juego ciencia.


El ajedrez es cálculo, estrategia, y también es belleza. El juego ciencia, como la matemática, recurre a la resolución de problemas, ejercicios prácticos para aprender a resolver diversas instancias, analizar probables respuestas, defenderse en desventajas, mejorar la eficacia.


Así como existe un Adrían Paenza que modificó los enunciados para hacerlos más atractivos, en el ajedrez hay quienes buscan sumarle belleza a la enseñanza, contar historias que nos atrapen a todos, y que además, sirvan para aprender. Porque la belleza enamora.


La composición ajedrecística tiene un costado luminoso basado en el goce estético, que unos locos extremadamente talentosos utilizan para desarrollar posiciones imaginarias, que podamos resolver, aprender y disfrutar.


Los siguientes problemas mezclan el fútbol con el ajedrez, toman ejemplos masivos, populares, y nos invitan a resolverlos sobre un tablero. A continuación, vamos a disfrutar de algunas composiciones que con tan solo anunciarlas, el lector querrá probar los ejercicios. Usted podrá ser Maradona y jugar sobre el tablero, sus dos memorables goles a los ingleses durante el mundial México ‘86. O bien, podrá personificar a un posible Javier Mascherano que corta con astucia todos los jaque mates posibles que plantea una desventaja, e incluso vivir una definición por penales.


Dicho esto, conoceremos el trabajo de un importante compositor argentino, Marcelo Reides, quien publicó algunos de estos ejercicios en Estrategia y Táctica del Ajedrez escolar, libro de reciente edición y cuya autoría comparte con Javier Caramia y Alejandro Moretti. Para apreciar la belleza y el sentido de cada propuesta, resulta indispensable el texto con las jugadas que resuelven el ejercicio, pero quienes acepten el desafío están invitados a tapar las soluciones y agarrar la pelota.

 


La mano de Dios


Descubra por qué debió ser anulado el mate (gol), considerando que las últimas jugadas fueron 0-0-0 y Ae3

 

Esta es la foto del primer gol. Se queja Shilton: el gol argentino es ilegal. La pelota está en la red, el rey no puede mover para ningún lado. Es jaque mate. Sí, pero ¿de dónde salió la torre? Vamos a la repetición. No es la torre del lado de la dama porque en la repetición hacia atrás se ve que esa torre es la que acaba de moverse con el enroque. Entonces, la torre del rey. Pero ¿cómo hizo para salir? Por su columna no pudo porque está el peón en su casilla inicial y la torre no salta. No pudo salir por una columna central porque el alfil no pudo moverse teniendo en sus casillas iniciales los peones de “e” y de “g”. Entonces la torre solamente podría haber sido el producto de un peón que coronó. Pero resulta que las blancas tienen los ocho peones en el tablero. Maradona mira al línea que no vio que la torre saltó –guiada por la mano de Dios– desde h1 a e7. El gol debió ser anulado pero el más grande lo festeja. Argentina gana 1 a 0.

 


Barrilete Cósmico


Juegan las blancas y dan mate en 6.

 

Como el primer gol fue protestado y los ingleses querían discutir la superioridad argentina vuelve a aparecer Diego. En este caso llevando bajo su suela mágica al peón de “h”. Miren la secuencia de gambetas y el gol.


1 gxh3+ (arranca por la derecha el genio del fútbol mundial)


1...Rh4 2 hxg4+ Rg5 3 gxh5+!! -¡siempre Maradona! 3...Rh6 4 hxg6+ -¡¡Genio, Genio, Genio!! 4 Rg7 5 gxf7+ -Ta-ta-ta-ta... 5 Rf8 6 fxe8 (corona torre)- goooool goooool! Jaque mate del barrilete cósmico. Argentina 2 Inglaterra 0.

 


Hoy te convertís en héroe


Descubra cuáles son los 14 mates en 1 de los que dispone el blanco y en qué casilla deberíamos ubicar una pieza, y cuál, para evitar todos esos mates.

 

Alguna vez Maradona dijo “mi equipo es Mascherano y diez más”. El astro reconocía el sacrificio y la entrega como su valor principal, sin el cual, nada se podía ganar. Llevado al ajedrez, el juego es el siguiente: la consigna para la posición que se observa en el diagrama pide identificar los 14 mates del blanco y posteriormente ubicar una pieza negra – debemos averiguar cuál– que se despliegue con la energía de Mascherano y evita los 14 mates. La pieza que ingresa no puede entrar con jaque.


Soluciones: Los 14 mates del blanco son: 1.Ah5#, 1.Ab5#;1.Tf8#; 1.Td8#; 1.De7#; 1.Db5#; 1.Da4#; 1.Df8#; 1.a8T#; 1.a8D#; 1.b8T#; 1.b8D#; 1.c8T#; 1.c8D#.


Las negras evitan los 14 mates, gracias a Mascherano que ingresa al juego convertido en un caballo negro y se ubica en la casilla d6. Observación: es interesante hacer notar que con Af6 se evitan 12 mates pero nada puede hacer contra el alfil de diagonal contraria. A propósito: ¿sabe qué número de camiseta usa Mascherano en la Selección argentina?

 


Doce pasos a la gloria


Las blancas y las negras, a lo largo de tres turnos consecutivos, deben dar mates en una y retirar del tablero la pieza que utilizaron.

 

La emotividad de una definición por penales fue también metaforizado por esta serie de ejercicios, con una consigna muy creativa. En esta representación de la definición de la última Champions League, cada bando, empezando por las blancas, deberá dar mate y retirar inmediatamente del juego la pieza que lo realizó. Cada mate representa una ejecución de aquella definición. Por eso, la cuarta jugada blanca será mate, pero no la negra, en honor al penal errado por el Atlético, que puede salir legalmente del jaque con una jugada que a su vez da mate. Se trata del quinto y definitivo penal de Cristiano Ronaldo, que le dio la copa al Real Madrid. Veamos:


1. cxb7 ++ (luego de lo cual se retira tanto al caballo capturado como al peón que dio el mate), Cc7++ 2. exf8=T o D ++, gxf1=A ++ 3.Th8++, Af1++ 4.Th8 ++ Hasta aquí, los penales convertidos, y el siguiente el que da en el poste. 4... Txb6+, que recibe como respuesta Cxb6++ que define la serie.

 

 

 

 

Publicado enCultura
El sociólogo y economista Bernardo Kliksberg dijo que las empresas ya no se pueden manejar bajo esquemas tradicionales en donde la única función sea incrementar sus activos.

 

Pasada la noticia derivada del Brexit, es fundamental seguir los procesos de geopoder que se desarrollan en el mundo y las incidencias básicas que derivan de ellas. Una de éstas es la utilización del deporte como arma, especialmente referida al problema del dopaje, razón por la cual hay que comenzar con preguntas esenciales: ¿es factible que en la competencia deportiva planetaria sólo un país sea malévolo, deshonesto, compulsivo, extremo, utilizando sustancias prohibidas...mientras el resto son simplemente atletas llenos de pureza? ¿Es posible que en el mundo neoliberal no exista el dopaje, la ambición, el fraude, la codicia, si son sus criterios esenciales de actuación?

 

Como se conoce, a partir de cuatro informes periodísticos sobre el dopaje en atletas rusos, el Comité Olímpico Internacional creó una comisión autodenominada independiente para estudiar dicha situación. La conclusión fue acusar a la organización olímpica rusa y sugerir que el Estado era quien promovía dichas actuaciones. A partir de allí, se ha elaborado un manual de sanciones ya preestablecido en situaciones políticas internacionales que tienen como primer paso abrir expectativas de fraude, luego orquestar la campaña y, por fin, castigar sin documentación válida aunque con la sospecha en ciernes.

 

Así se comprende claramente el apoyo del Comité Olímpico Internacional (COI) a la decisión de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), de suspender a los atletas rusos de los Juegos Olímpicos del 2016. Se sabe que en noviembre del 2015 la comisión de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA), acusó a Rusia de violar las reglas antidopaje y recomendó a la IAAF suspenderla de las competiciones bajo su responsabilidad, incluidos los Juegos Olímpicos. A su vez, la IAAF hizo suyas las recomendaciones aplicándolas al laboratorio antidopaje de Moscú (WFLA), prohibiendo realizar cualquier prueba relacionada con la WADA. Además, solicitó a la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), la descalificación temporal de Rusia de todas sus competiciones.

 

Obviamente la posición ética intransable debe ser la reprobación de toda actuación incorrecta que suponga dopaje pues, además de atentar a la vida del ser humano, afecta al deporte y su integridad, especialmente al constatar que se puede ser exitoso a través del fraude: si un atleta ruso ha violado estos preceptos debe ser sancionado al igual que todos aquellos que han sido descubiertos, independientemente de su nacionalidad. Sin embargo, lo que no es acertado es proyectar ataques de modo unilateral debido a posiciones políticas divergentes empleando al deporte como el escenario para dicha lucha, de tal suerte que se elimina competidores utilizando subterfugios.

 

Cabe recordar que en el siglo pasado, la pugna entre la ex Unión Soviética y Estados Unidos respecto a la supremacía deportiva significaba mostrar el nivel de excelencia y especialización, lo que implicaba superioridad del sistema socialista o capitalista. En ese sentido, los partidos entre ambas selecciones eran inolvidables y el básquetbol era un símbolo destacado. No obstante, la Perestroika organizada por Mijail Gorvachov significó la caída del socialismo a nivel mundial y la entrega de toda una estructura a la élite neoliberal confesa. De igual modo, el extraordinario auge del deporte masivo soviético se perdió parcialmente con los consiguientes efectos en la recreación, la práctica y el derecho a la actividad física en condiciones de gratuidad, estimulados por el Estado como un factor indeleble de la salud en un pueblo.

 

Cuando las élites suponían definido este campo, se ha revitalizado nuevamente la discusión pues los países soberanistas actualmente limitan cada vez más los espacios de dominación colonial, lo que obliga a entidades coloniales a aplicar la violencia aprovechando la burocracia dominante en diversas instituciones internacionales.

 

Los últimos casos confirman el hábito de flagelar a quienes se oponen y triunfan en el campo de la paz, espacio no deseado por élites guerreras. En esa dirección se entiende los nuevos castigos (recordando el boicot por parte de la Alianza a los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980), donde ahora la teoría esgrimida es que hubo un programa estatal para el uso sistemático de esta práctica. Ante ello, la destacada atleta Yelena Isinbáyeva ha sugerido de modo coherente revisar los resultados de los controles antidopaje de varios deportistas olímpicos y no sólo de los atletas rusos. Diversos casos lo comprueban.

 

En el primer caso, la UEFA impuso a Rusia una multa de 150.000€ y suspensión condicional de la Eurocopa 2016 por disturbios masivos, conducta racista y uso de pirotecnia, pues tras el partido entre Inglaterra y Rusia en Marsella una treintena de hinchas rusos invadió la sección donde se encontraban los aficionados ingleses, arrancó banderas y lanzó bengalas resultando al menos 31 personas heridas, 300 hinchas detenidos, así como más de 20 aficionados rusos fueron expulsados del país y tres condenados a prisión en Francia. El día 18 de junio, el periódico británico “The Guardian” escribió que los sucesos en Francia "despertaron temores en el Gobierno británico de que la violencia hubiese sido autorizada por el Kremlin y que la mayoría de los hinchas implicados en las peleas fuesen representantes de los órganos de poder ruso"(¡¡¡¡), insistiendo en la mano negra del gobierno aunque sin prueba alguna.

 

En el segundo caso, se ha negado a Rusia la participación en los Juegos Olímpicos, proponiendo a todo atleta que desee desertar que lo haga bajo las banderas del COI, similar a las deshonestas propuestas con Cuba como típica fórmula antivalórica.

 

En el tercer caso, la UEFA prohibióa la Selección de Rusia salir a la cancha con brazales de luto para disputar su último partido de la fase de grupos en la Eurocopa contra Gales, ya que los futbolistas rusos quisieron conmemorar a los 15 adolescentes y niños fallecidos en un trágico accidente en la región rusa de Carelia, aunque posteriormente cambió su decisión.

 

El cuarto caso confirma que el Consejo de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF), ha decidido no volver a admitir como miembro a la Federación de Atletismo de Rusia (WFLA). De ese modo los atletas rusos no participarán en los Juegos Olímpicos que se desarrollarán en Río de Janeiro entre el 5 y el 21 de agosto, puesto que no se habrían cumplido los criterios que permitan la recuperación de la adhesión pese a los documentos existentes en dicho sentido. El organismo ha votado de forma unánime a favor de mantener la suspensión de los atletas rusos, al mismo tiempo que ha “sugerido” que los atletas rusos individuales que demuestren que no se doparon podrían solicitar la participación en Río 2016 pero como atletas 'neutrales' y no bajo bandera rusa.

 

En el quinto caso, la decisión de la Federación Internacional de Halterofilia (IWF), estudiando la posible descalificación de la Federación Rusa de Halterofilia, ha rebajado ya el número de levantadores de peso que participarán en los juegos olímpicos de 2016 debido a “la situación con el dopaje en el deporte ruso”.


El análisis de estos hechos donde se viola la legislación vigente, ratifica la politización extrema (sin olvidar la “investigación” a la FIFA después de aprobar el Mundial de Rusia), lo que implica moralmente la obligación de denunciar los planes de las élites neoconservadoras que influyen en las organizaciones deportivas, planificando trampas para posiblemente preparar un camino que atente contra el Mundial de Fútbol de 2018. Insistir en un conflicto armado en Ucrania u otro lugar seleccionado, puede ser la táctica escogida para luego sancionar con esta propuesta.

 

Irónicamente la falta de coherencia neoliberal, que atiza el fuego de la confrontación, se ve reflejada en que fue Sebatián Coe quien aprobó la prohibición de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) a los atletas rusos de participar en los JJOO en Río, siendo Coe el ganador del oro en los Juegos Olímpicos de Moscú, ignorando el boicot de los juegos por parte del Reino Unido en dicha ocasión. En 1980, Coe afirmó que no se debía mezclar el deporte con la política.

 

 
Cinco reflexiones.

 

Tal como lo habíamos pronosticado, pese a todas las afirmaciones que supuestamente mostraban contradicciones de la Unión Europea al interior, ha acordado prolongar las sanciones a Rusia por seis meses-hasta finales de enero del 2017- debido supuestamente a “las acciones de Rusia en la desestabilización de Ucrania (de cuyo golpe de Estado fue la UE misma la causante),decisión tomada "en el marco de la estrategia de no reconocimiento" de la reunificación de la península de Crimea con Rusia y que es vinculante "para todos los ciudadanos de la UE y empresas con sede en la UE", complementadas con las sanciones relativas a Crimea y Sebastopol durante 12 meses más, hasta el 23 de junio de 2017. Por tanto, cabe interrogarse si esta actual situación “deportiva” es básicamente la politización extrema producto de las frustraciones de una Alianza en decadencia lo que invita a cinco reflexiones:

 

I.El castigo es una excelente forma de evitar la competencia y a los atletas con alto nivel y rendimiento cualitativo que pueden ganar medallas, convirtiendo al llamado “fair play” en una simple frase de salón.

II.Ante la presión internacional y la existencia de personalidades con mentalidad transparente al interior del Comité Olímpico, ha debido retrotraer su decisión política y aceptar que los deportistas rusos "limpios" de dopaje podrán participar en el evento bajo su bandera nacional, reconociendo que el propio escándalo no habría cobrado tanta fuerza si el asunto se refiriera a deportistas de otros países.

III.Según el abogado deportivo Artiom Pátsev, las declaraciones del periodista alemán Hajo Seppelt y de la cadena ARD admitiendo en tribunales la debilidad de sus reportes sobre el dopaje en el deporte ruso, confirman el uso político dado a dicha información, Aún más, Seppelt ha declarado que creó el documental sólo para atraer la atención al problema, “para que arreglen las cosas en Rusia” y no para manchar a alguien. Táctica similar se hizo con el atentado al avión derribado en Ucrania, los papeles de Panamá, el atentado en Orlando, por lo que no es extraña esta forma de actuar contra la ética internacional.

IV.El empate de Rusia a Inglaterra en el minuto final del encuentro debe haber disgustado sobremanera a los holligans. Pese a ello, el Ministro de Deporte ruso, Vitali Mutkó, instó a los hinchas a obedecer a las autoridades francesas, aunque en una clara intencionalidad negativa “The Guardian” expuso el 18 de junio que los sucesos en Francia despertaron temores en el Gobierno británico de que la violencia hubiese sido autorizada por el Kremlin y que la mayoría de los hinchas implicados en las peleas fuesen representantes de los órganos de poder ruso.

V.Rusia debería preguntar al COI porqué naciones con resultados sospechosos, aunque sean aliados coloniales, no han sido apartados de los Juegos Olímpicos y cuál es la razón para que se castigue precisamente en atletismo, disciplina deportiva donde los rusos son muy fuertes. Causa suspicacia pues en la situación de Lance Armstrong, únicamente fue a él y no a los ciclistas estadounidenses.Es simplemente “extraño” que la Operación Puerto, donde hubo detenciones en 2006, tras ser incautadas 200 bolsas de sangre pertenecientes a deportistas de alta competición de distintos países y dirigida contra una de las redes de dopaje más poderosas en Europa, tampoco llevó a consecuencias tan significativas como en el caso ruso, aunque en este escándalo habían sido implicados federaciones de España, Italia, Grecia o Reino Unido.

 

Desde el geopoder, ante un mundo en conflicto, se abre como importante alternativa la organización de nuevas entidades que supriman las existentes o las dejen funcionando como utensilios de la Alianza y las élites y, a su vez, se cree una nueva estructura de autonomía planetaria como ya se está definiendo. Así, se verá dos mundos en contradicción y los nuevos modelos de equicracia se considerarán asequibles al mismo tiempo que los viejos perecerán. Obviamente dos bloques estarán confrontados por un mundo en crisis, expoliador, militarista, o una sociedad donde la competencia esté supeditada a las relaciones de buena vecindad humana y territorial en la cual el deporte sea esencialmente un instrumento de crecimiento humano, integrador, conciliador, agonístico.

 

Para finalizar, el castigo a Leo Messi por defraudar al Estado Español, aunque justo desde la legalidad, deja serias dudas sobre la justicia española pues en el caso de la “Infanta” no se ha actuado de manera similar pese a ser un delito inmensurable frente al caso del jugador argentino. La pregunta que circula en las redes es importante: ¿si Messi hubiera sido jugador del Real Madrid y no del Barcelona catalán, la investigación habría concluido igual? Su respuesta desnuda el papel político en el deporte.

 

 

 

 

Publicado enPolítica
Río de Janeiro declara "estado de calamidad" por crisis económica

El gobierno de Río de Janeiro decretó ayer "estado de calamidad pública", a raíz de la profunda crisis económica que enfrenta desde principios de año. El documento menciona la imposibilidad de "honrar compromisos asumidos para la realización de los Juegos Olímpicos", que serán inaugurados en 48 días. El presidente interino, Michel Temer, fue informado de la iniciativa la noche anterior y dio su respaldo a la medida.

El apoyo del interino se traduce en un aporte, en un régimen de urgencia, de 2 mil 900 millones de reales (unos 830 millones de dólares). Será el primero de una serie con el objetivo no sólo de asegurar la realización de los Juegos Olímpicos, sino de impedir un colapso total.

Es la primera vez en la historia que un gobierno estadual decreta el "estado de calamidad pública" por razones financieras. La insólita disposición fue adoptada cuando la mirada internacional está dirigida principalmente a Río de Janeiro, justo en vísperas de la realización de los Juegos Olímpicos.

El alcalde de la urbe, Eduardo Paes, aclaró que su gestión dispone de recursos para honrar su parte en los compromisos asumidos. El problema es el estado, subrayó, que está en virtual quiebra.

El decreto autoriza que los responsables de cada sector del gobierno estatal adopten "medidas excepcionales", pero no detalla cuáles podrán ser.

La verdad es que la iniciativa era previsible. El segundo estado económicamente más fuerte del país, que tiene la mayor economía de América Latina, ya había adoptado medidas indicando claramente la escasez extrema de recursos. El déficit previsto para 2016 ronda 19 mil millones de reales (alrededor de 5 mil 600 millones de dólares).

Desde marzo los sueldos de los funcionarios, así como las jubilaciones y pensiones, sufren demoras seguidas. Los hospitales públicos y las escuelas se encuentran en situación de abandono, al borde de un colapso de dimensiones gravísimas.

La raíz más visible de la crisis inédita enfrentada por Río de Janeiro está en la caída abrupta de la recaudación de impuestos estaduales, gracias a la crisis que sacude al país, agravada por la merma contundente en los royalties referentes al petróleo producido en su jurisdicción, cuyo precio cayó desde el año pasado.

Desde hace al menos cuatro meses el gobierno estatal enfrenta crecientes dificultades en la prestación de servicios públicos, en las áreas de salud, educación, movilidad y gestión ambiental. También la seguridad está amenazada: faltan recursos para mantener las rondas policiales y para adquirir combustible para los patrulleros. Los índices de criminalidad crecieron desde febrero, cuando la crisis surgió en su pavoroso esplendor.

Ayer, el secretario de Hacienda, Julio Bueno, hizo un comentario contundente: "Si en vez de un estado fuera una empresa, lo que estaríamos haciendo sería pedir judicialmente una suspensión de pagos para impedir que se decretara la quiebra irreversible".

Río de Janeiro no es el único de los 27 estados brasileños que enfrentan dificultades. Una de las razones para esa crisis generalizada está en el porcentual de la recaudación que es destinado al pago del funcionalismo público. Si otros estados adoptan medidas similares a las de Río, las consecuencias serán imprevisibles. Analistas políticos y económicos creen que son muy escasas las posibilidades de que la iniciativa se repita en otras localidades.

Tan pronto se conocieron los detalles del decreto, juristas y especialistas en gestión pública cuestionaron, con más o menos vehemencia, la constitucionalidad de la disposición. Los Juegos Olímpicos son un evento privado, argumentan, y no es admisible que la administración pública anuncie que para apoyar su realización se sacrifiquen obligaciones establecidas por la ley.

Otros analistas dicen que, en realidad, el decreto es una manera de presionar al gobierno interino de Temer para que abra la chequera y libere recursos.

Brasilia venía estudiando desde mayo la posibilidad de conceder préstamos de urgencia a los gobiernos de Río, Minas Gerais y Río Grande do Sul, cuyas crisis fiscales son más agudas. El argumento utilizado –no disponer de fondos necesarios para realizar los Juegos Olímpicos– sería, en este caso, una jugada magistral para no esperar que Brasilia impusiera condiciones para liberar los préstamos que están siendo analizados.

El "estado de calamidad" suele decretarse cuando se enfrentan catástrofes naturales, como aluviones e inundaciones, lo cual permite que se determine el destino de recursos con carácter excepcional. Permite además que el gobernador o alcalde determine corte a sueldos, dimisión de funcionarios, suspensión de servicios obligatorios y otras iniciativas obligatorias.

Pero esta vez el huracán y la tempestad no se formaron en los aires, sino, muy concretamente, en errores de gestión.

La cuenta caerá a todos los brasileños. Pero los dueños del meganegocio llamado olimpiadas podrán respirar tranquilos, o casi.


Temer le dio un cargo al dueño del “helicoca”

 

Por Página12


El mandatario interino nombró secretario nacional de Fútbol y Defensa de los Derechos del Hincha del Ministerio de Deportes a un político y empresario cuyo helicóptero fue confiscado en 2013 con 455 kilogramos de cocaína.

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, nombró secretario nacional de Fútbol y Defensa de los Derechos del Hincha del Ministerio de Deportes a un político y empresario cuyo helicóptero fue confiscado en 2013 con 455 kilogramos de cocaína, según consta en el Diario Oficial de la Unión.
Se trata de Gustavo Perrella, empresario agrícola del estado de Minas Gerais, ex diputado regional e hijo de Zezé Perrella, senador que fue presidente del club Cruzeiro y hoy forma parte de la base aliada al gobierno interino.


El escándalo fue conocido como “Helicoca”: un helicóptero Robinson cayó en una hacienda del estado de Espíritu Santo y la policía descubrió que tenía 455 kilogramos de cocaína que según las investigaciones provendrían de Colombia vía Paraguay con destino a Europa o México.


El helicóptero es propiedad del nuevo secretario de Fútbol y del senador Perrella, quienes no fueron acusados en la investigación. El piloto de la aeronave era un asesor legislativo de Gustavo Perrella, de acuerdo con la prensa local. El nuevo secretario de Deportes fue investigado por la Policía Federal, que indicó que no estaba involucrado en el narcotráfico.


El Ministerio de Deportes, desde que fue suspendida Dilma Rousseff, el 12 de mayo, está comandado por el diputado Fernando Picciani, el principal articulador en la cuenta regresiva hacia los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016, que se inician el 5 de agosto.


Según el diario Folha de Sao Paulo, en el Ministerio de Deportes de la gestión Temer se registraron designaciones que fueron destacadas por la prensa, como la de Vanderley Alves dos Reis Junior, hijo del cantante popular Wando, quien es asesor especial de la cartera y tiene condenas por portación ilegal de armas, drogas y doble intento de homicidio en 1999.


El portal Uol, por su parte, indicó que el nuevo secretario nacional de Deportes, Leandro Cruz Froes da Silva, fue detenido en 2006, cuando era secretario de Transportes en el municipio de Nova Iguazú, suburbio de Río de Janeiro, por portación ilegal de armas.


Frente al descalabro que domina la escena política de Brasil, el New York Times escribió en su editorial que el gigante sudamericano merece la “medalla de oro” a la corrupción, lo que indignó al presidente interino Michel Temer, quien se enfrascó en una polémica con ese rotativo y convocó a una reunión de emergencia a su jefe de Gabinete, Eliseu Padilha, para enfrentar la crisis de su gobierno.


A menos de dos meses de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil parece ser un país donde impera “una cultura generalizada de corrupción e impunidad”, refuerza el artículo del diario estadounidense que enfadó a Temer.


Luego del impacto que tuvo esa nota en Brasil, el Palacio del Planalto, sede del gobierno, resolvió refutar sus argumentos a través de su principal diplomático en Estados Unidos.


“Brasil debería ser premiado no con una medalla de oro a la corrupción sino con una medalla al coraje en la lucha contra la corrupción”, aseveró el embajador en Washington, Luiz Alberto Figueireido.


“El presidente en ejercicio Michel Temer declaró pública y reiteradamente su compromiso con las investigaciones que están en curso” por denuncias de corrupción, subrayó Figueiredo.


Agregó que “en Brasil no hay más abrigo para los amigos de los poderosos porque la ley es igual para todos, incluyendo presidentes y ex presidentes”.


Esta semana, los diarios más importantes de Brasil dedicaron sus portadas a Sergio Machado, un arrepentido que fue parte de la red de estafas contra Petrobras, considerado el “hombre bomba” que hace estremecer al gobierno y ya provocó la renuncia de tres de sus ministros, además de salpicar al propio Temer.


El presidente interino fue denunciado el miércoles por el arrepentido ex senador del mismo partido de Temer, el PMDB (Partido Movimiento Democrático Brasileño), que lo acusó de haber cobrado cerca de 430.000 dólares procedentes de esa red de sobornos y lavado de dinero montado en Petrobras.


Machado confesó ante la Procuraduría cómo obtuvo decenas de millones de dólares que entregó al partido de Temer y al propio presidente interino quien ayer convocó a la prensa para desmentir esa versión.


El caso también fue noticia en los grandes medios internacionales como The New York Times, Le Monde de Francia y El País de España.


“El recién estrenado gobierno de Brasil enfrenta un escándalo de dimensiones difíciles de calcular, el presidente interino ha sido citado este miércoles en el caso Petrobras”, indicó el diario español.


Mientras The Wall Street Journal escribió ayer que Temer aparentemente “está ligado” a la red delictiva que se tejió en torno de la mayor empresa brasileña, la petrolera Petrobras.


El caso es que hasta el momento tres ministros renunciaron a sus puestos en poco más de un mes del gobierno encabezado por Temer, que sucedió a la mandataria suspendida Dilma Rousseff, quien enfrenta un juicio político por maniobras presupuestarias.


Según trascendió, el gobernante interino convocó al jefe de Gabinete, Eliseu Padilha, dado que se sospecha que la semana próxima pueden surgir nuevas denuncias que involucren a miembros del oficialismo.


El propio Padilha dijo, antes del encuentro con Temer, que considera apropiado que haya un plazo para poner fin a la causa Lava Jato sobre las maniobras de corrupción y sobornos en Petrobras.


En tanto, el llamado “hombre-bomba” de la política brasileña, Sergio Machado, el gran denunciante de corrupción contra Temer y toda la cúpula del PMDB, ha ganado una prisión de lujo a cambio de convertirse en el mayor delator de la Operación Lava Jato, de corrupción en Petrobras.


Machado, ex presidente de Transpetro y supuesto recaudador del PMDB, deberá devolver 20 millones de dólares que cobró de sobornos como presidente de la empresa estatal subsidiaria de Petrobras durante 9 años. A cambio, su familia estará protegida y el purgará su condena en una mansión en la playa cercana a la ciudad de Fortaleza, con tobillera electrónica pero con dos piscinas, canchas de tenis, de fútbol y permiso para recibir hasta 27 amigos y familiares.

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 08 Junio 2016 06:20

Una luz en la oscuridad

Una luz en la oscuridad

Pasatiempo de reyes, nobles, comerciantes y viajeros trotamundos, cantado por los poetas, reflejado en la literatura y la pintura de la época, el juego ciencia tuvo un amplio crecimiento en esa época, en la que adquirió su forma moderna.


A la Edad Media se la considera, desde cierta perspectiva, un periodo oscurantista. Por cierto, no fue lo que sucedió con el ajedrez. Es que en ella se propaga y adquiere su forma moderna. El vector de transmisión sigue el camino del comercio y de las conquistas. Los musulmanes (que lo habían conocido por los persas, quienes lo habían recibido de la India) lo llevan a España, donde instalan un califato en Córdoba, y a Italia. También ingresa por Bizancio y, siguiendo el curso del río Volga, por Rusia y Escandinavia. Se generaliza luego por todo el continente. Sucesos todos acaecidos en este largo periodo de la Humanidad.


En la recorrida toma su nombre definitivo. La palabra en castellano deriva de al shatranj (el ajedrez), expresión con la que los invasores lo conocían, que venía de otras mutaciones fonéticas (del chaturanga pasando por el chatrang). Las piezas abstractas (sin rostros, por impedirlo el Corán) dan paso a estatuillas con figuras realistas. El tablero escaqueado monocolor muta en bicolor. Las piezas se van reconfigurando: del elefante al alfil; del carro o buque a la torre; del visir a la reina. El negro va reemplazando al rojo ya que se lo considera más apropiado como imagen del mal (de la oscuridad) en su agonal puja contra el color blanco que sigue remitiendo al bien (a la luz).


Dado su prestigio se lo considera juego de reyes. El persa Cosroes I lo recibe en Bagdad. Varios califas, pese a las prevenciones religiosas, lo cultivan (entre ellos el poderoso Harún al-Rashid), teniendo a su servicio al más experto de cada generación (los más notables: al-Adli y al-Suli). En las cortes de Europa, los reyes y nobles lo transforman en el principal pasatiempo.


A los musulmanes se les debe las primeras obras de divulgación, la clasificación de los jugadores por categorías y las impactantes modalidades de simultáneas y “a ciega”. Se lo habrá de incluir en influyentes relatos inespecíficos, como en el Libro de los reyes de Ferdousí, El libro de las praderas de oro de Al-Mas’udi, el Rubaiyát de Jayám y Las Mil y Una Noches. De aquí proviene la historia de Dilaram, preferida de un sultán quien, al ser objeto de apuesta, logra evitar su sino indicando a su señor la forma de vencer en la contienda.


A nivel de hipótesis, se imagina que la emperatriz Irene de Bizancio envía un juego con la incorporación de la reina a Carlomagno, a quien quería desposar para unir el Imperio Romano de Occidente con el de Oriente; pero el galo, asustado por los poderes asignados al nuevo trebejo, rechaza el convite. Más tangiblemente la pieza será mencionada en Europa por primera vez (y el juego como un todo) en los manuscritos Versus de scachis, que son del 997.


Habrá alusiones en influyentes poemas épicos y cantos: Cantar de Ruodlieb; Parzival; Tristán; La Canción de Rolando; Cármina Burana. Pedro Alfonso sindica las siete virtudes del caballero entre las que incluye al ajedrez (además de, por caso, la arquería, caza y escritura de versos). Se producen en didáctica los trabajos de Boncompagno de Siena, Damiano, Vicent y Lucena.


Mucho de lo que sabemos del juego se debe a la riqueza de la amplia literatura de la época. Con el poderoso impacto de la imprenta, años después se podrá conocer textos emblemáticos que son del siglo XIII (junto a varias traducciones): el del monje dominico Cessolis y el del rey Alfonso X de Castilla. En aquél, el primero en editarse en Inglaterra (antes que la Biblia), se compilan sus sermones en los que el ajedrez surge como parábola de la sociedad: el juego reglado representa perfectamente al feudalismo. “El Sabio”, por su parte, en su precioso Libro del acedrex, dados y tablas le da un trato preferencial: lo considera “noble y sereno” y de “seso” (o “pensamiento”). Esas obras lo afianzan en su uso metafórico y reputación intelectual.


Es asimismo facilitador del amor, dado que el encuentro de personas de distinto sexo se puede dar frente a un tablero; así lo registran poetas y juglares. Su uso literario transita otras cuerdas incluyendo la eterna lucha entre el bien y el mal (Dios contra el maligno). Con todo, prosigue su histórica asociación como imagen bélica por lo que, cuando el rey francés Luis VI pierde en una batalla, increpa a un enemigo diciendo: “Ignorante e insolente caballero. Ni siquiera en el ajedrez un Rey puede ser atrapado”; o se especula que el sitio de Antioquía se decide al distraerse en una partida el líder turco. Lo real y lo lúdico se funden y confunden. Croacia incorpora al tablero en su propio escudo de armas (y luego en su bandera) en reconocimiento a un rey que alcanzó la libertad de su pueblo venciendo al ajedrez a su par de Venecia.


El trebejo femenino irrumpe en vigencia de reinas poderosas, por el mayor reconocimiento social de la mujer y el auge del culto mariano (De Coincy asocia a la Virgen con la pieza respectiva). Se mueve en el tablero primero en forma tímida (igual que lo hacía el exótico visir al que reemplaza), para luego adquirir un desplazamiento ampliado. Con ello revoluciona el juego, que resulta más dinámico y agresivo; se habla del ajedrez “alla rabbiosa”. La mujer tardó en incorporarse al campo de batalla pero, cuando lo hace, no pasa inadvertida.


El alfil también expande su radio de acción; surge el enroque; se admite la captura del peón al paso, pieza que ahora puede coronar en reina (generando sendos dilemas éticos: la bigamia; el transexualismo). Las reglas se uniforman sobre el final del periodo con la contribución decisiva del ajedrez valenciano (se lo refleja en el poema Scachs d’amor donde se reproduce un encuentro, el primero que se conoce bajo el renovado formato), por lo que ahora se podrá jugar sin problemas interpretativos favoreciendo la futura competencia internacional.


En prueba de su relevancia grandes plumas reparan en él. Dante Alighieri, en La divina comedia, al observar que las chispas de un fuego eran muchas afirma: “...su número se multiplicaba mil veces más que el producido por la multiplicación de las casillas de un tablero de ajedrez”. Bocaccio en el Decamerón muestra a jóvenes jugándolo, y en Filocolo retoma la historia del héroe que rescata a su amada presa en un castillo al que accede ganándose la confianza de un vigía con el que juega unas partidas. Un tercer italiano, Petrarca, no lo considera en gran forma: lo menos que dice sobre el ajedrez es que es vano. El inglés Chaucer, además de incluirlo en sus Cuentos de Canterbury, lo pone en el centro del argumento en El libro de la duquesa donde su protagonista se lamenta al haber perdido a su esposa (su “reina”) en una desigual partida que lo enfrenta a la Fortuna.


Es fuente de inspiración de numerosos pintores y retratistas. En la capilla Palatina de Palermo se aprecian algunas imágenes. Pero las mejores ilustraciones aparecen en los libros (incluidas unas atribuidas al genio de Leonardo que surgirán ya a comienzos de la próxima era). Orfebres se encargan de hacer hermosas piezas y tableros de alto valor estético y material, que integran las dotes y son objeto de regalo y legado.


Cierto oscurantismo, tan idiosincrásico del periodo, no deja de afectarlo. Desde posiciones extremas se aduce que tiene algo de diabólico (al ser tan distractivo) y por quedar asociado a las apuestas (y al impío dinero). Al papa Alejandro II se le pide que lo prohíba. Pero nada podrá contra un juego que se convierte en el principal de los pasatiempos formando parte inescindible de la cultura. Tan relevante que se puede llegar a sostener que mientras Fernando de Aragón lo practicaba, es salvado de la derrota por Isabel la Católica y que, en gratitud, acepta el plan que ella sostenía, el cual le había presentado un navegante que creía poder arribar a las Indias enfilando los barcos a poniente. Así Colón podrá ‘descubrir’ América dando fin a una era y comienzo a otra.


En los bagajes de los navíos se incluirán piezas y tableros que, de ese modo, habrán de arribar por vez primera a América regresando, en su nuevo diseño, a un Oriente en donde había sido concebido. Edad Media en la que el juego se modernizó y difundió, estableciéndose las bases para su universalización y en la que floreció como parte de la cultura. Edad Media en la que, al menos para el ajedrez, la luz había sabido prevalecer por sobre las tinieblas.


Por Sergio Negri, maestro FIDE e investigador en ajedrez. Coautor de la colección Historia del Ajedrez Olímpico Argentino.

Publicado enCultura
Domingo, 05 Junio 2016 08:45

Se fue el más grande de todos

Se fue el más grande de todos

 

El hombre nacido como Cassius Marcellus Clay, y rebautizado cuando se convirtió en musulmán, fue enorme también por su lucha por los derechos humanos y sociales de la raza negra. Sus duelos con George Foreman y Joe Frazier fueron memorables.

 


La noticia se esperaba para cualquier momento y desde hace años. Se sabía que era un prisionero de lujo en la cárcel, que el mal de Parkinson había construido en su propio cuerpo desde los tiempos finales de su carrera, y que actos tan naturales como el hablar y el respirar le significaban una proeza. Se había ido a vivir a Phoenix (Arizona) en la inteligencia que el clima seco abriría sus pulmones exhaustos. Pero el esfuerzo fue en vano. Cuesta pensarlo, cuesta admitirlo y cuesta aún más escribirlo. Pero ayer a los 74 años, murió el Más Grande, Muhammad Alí. Uno de los mejores boxeadores de todos los tiempos. Acaso, el más grande de todos los deportistas de la historia. Un ícono del siglo 20.


Alí (nacido Cassius Marcellus Clay el 17 de enero de 1942 en Louisville, Kentucky y rebautizado luego con su nuevo nombre en 1964, cuando se convirtió en musulmán tras ganarle la corona a Sonny Liston en Miami) fue grande por lo que hizo sobre los cuadriláteros: ganó tres veces el título mundial de los pesados (1964-1967, 1974-1978 y 1978-1979) cuando este valía lo que pesaba. Y sostuvo batallas trepidantes ante Oscar Bonavena, Joe Frazier, Ken Norton, George Foreman, Earnie Shavers y Larry Holmes en las que debió atravesar sus talentos y sus propias fuerzas para poder soportarlas. Y que aún hoy, los aficionados de todo el planeta recuerdan con asombro y emoción.


Porque Alí fue un ídolo a escala mundial, tal vez el primero de todos. Hijo de su tiempo, supo explotar el amplio desarrollo tecnológico que los medios experimentaron en los ‘60. Y sus frases, sus dichos, sus polémicas, sus pensamientos más profundos, sus ocurrencias, sus grandezas y sus miserias rebotaron con fuerza en las cuatro paredes del planeta. Alí fue un ciudadano del mundo. Y a ese mundo que se había hecho más cercano le habló como nadie antes y como pocos, muy pocos, después.


Alí también trascendió al boxeo. Usó el deporte como una plataforma para expresar su pensamiento, y difundir su compromiso con causas justas. Y eso lo hizo aún más grande e importante para millones de personas en todo el mundo, que acaso no se interesaban por el pugilismo, pero si por la potencia de sus palabras y sus ideas. Alí fue ante todo un político, plenamente consciente del lugar que ocupaba en el mundo, que le puso el cuerpo a la lucha por los derechos humanos y sociales de la raza negra y de los musulmanes. Y que no tuvo empacho en pararse al lado de líderes como Malcom X y Martin Luther King, o en salir a la calle para luchar codo a codo con millones de compatriotas contra la guerra de Vietnam, en los tiempos en que era el número uno del boxeo del mundo. Lejos.


Fue tan visceral Alí en su militancia en contra de la guerra y a favor de la paz, que no dudó en entregar el título de los pesados que le había ganado el 25 de febrero de 1964 a Sonny Liston por abandono en el 7° round, en Miami. Lo había retenido siete veces y cuando parecía haber agotado la nómina de sus rivales, en abril de 1967, adujo objeciones de conciencia y desoyó una orden de reclutamiento del Ejército estadounidense para ir a Vietnam. El contraataque del establishment fue fulminante: la Justicia le canceló la licencia y la Asociación Mundial de Boxeo (por entonces, el máximo ente rector de la actividad) lo despojó de su corona. Demoraría más de tres años en volver a pelear y más de siete en volver a ser campeón.


Cuando volvió en 1970 ya no era el mismo. Aunque seguía portando todos los golpes y una técnica tan depurada que a veces parecía rozar el arte sobre el ring, sus piernas y sus brazos perdieron aquella célebre rapidez. Ya no “volaba como una mariposa y picaba como un abeja” como decía que lo hacía en los tiempos más gloriosos de su carrera. Tuvo que pelear más plantado. Y aprender a sufrir. Su capacidad para absorber el castigo y la fatiga resultó notable, casi sobrehumana. Acaso le haya costado la vida misma.


Después de noquear a Jerry Quarry y a Ringo Bonavena en 1970, Alí trató de recuperar lo que le pertenecía: el título de los pesados, en propiedad de Joe Frazier, el oponente más perfecto que pudo haber tenido. El 8 de marzo de 1971, el choque de los invictos en el Madison de Nueva York paralizó el mundo. Frank Sinatra desde el borde del ring sacó las fotos para la revista Time, y Norman Mailer se hizo cargo del comentario. Alí cayó en el 15° y último round y las tarjetas lo dieron ganador a Frazier que, dos años después, fue barrido en menos de cinco minutos por el bestial George Foreman en Kingston (Jamaica).


A Foreman, Alí lo enfrentó el 30 de octubre de 1974 en Kinshasa (Zaire), en una pelea de fábula montada por Don King y pagada por Mobutu Sese Seko, el sanguinario dictador de ese país, que tuvo que liberar a todos los presos políticos que torturaba en las mazmorras del estadio Nacional, como condición para que Alí firmara el contrato. Millones de estadounidenses se sentaron delante de las pantallas de televisión para ver como Foreman despanzurraba al otrora gran campeón. Pero después de un capo lavoro psicológico que demolió a Foreman en la previa, y un gran trabajo estratégico y de desgaste sobre el ring, Alí ganó por nocaut en el 8° asalto y se abrió paso rumbo a la leyenda.


El 24 de marzo de 1975, su combate con el mediocre Chuck Wepner en Cleveland (Ohio) motivó a un oscuro actor italoestadounidense llamado Sylvester Stallone a escribir un guión que lo hizo rico y famoso: Rocky. Y el 1° de octubre de ese año, Alí viajó hasta Manila para defender su corona ante su archirrival Frazier. La pelea, en medio del calor agobiante y húmedo del Coliseo Araneta de la capital filipina, fue (y seguirá siendo), la más dramática de todos los tiempos. Ganó Alí sólo porque al comienzo del 15° y último round, Frazier decidió abandonar 20 segundos antes de que él lo hiciera en una guerra a finish que él mismo definió como “lo más parecido a la muerte”.


Su médico de cabecera, el cubano Ferdie Pacheco, le recomendó que se retirara, que esa pelea lo había llevado más allá de sí mismo y que seguir era riesgoso para su vida y su salud. Pero Alí no le hizo caso. Y acaso sus victorias ante Ken Norton (1976) y Ernie Shavers (1977) en Nueva York hayan sido las pinceladas finales de su genio. El 15 de febrero de 1978, su derrota ante el ex campeón olímpico Leon Spinks en Las Vegas llenó al mundo de estupor y sospechas de que en realidad, había ganado una fortuna apostando en su contra. Pero el 15 de septiembre en Nueva Orleans, todo volvió a la normalidad: Alí ganó por puntos en 15 vueltas y se convirtió en el primero que se alzaba tres veces con el título que por entonces valía más que todos. Hacía rato que era un mito.


Gordo, pesado, falto de reflejos y atestado de medicamentos, el 2 de octubre de 1980 intentó en Las Vegas el milagro de la cuarta consagración frente a Larry Holmes, un ex sparring suyo que lo había sucedido como campeón. Holmes le dio una paliza inmisericorde, lo hizo abandonar en el comienzo del 11° round pero rehusó a saludarlo tras la victoria: no quiso que su ídolo lo viera llorando de dolor por haberlo vencido. Un año más tarde y cuando los síntomas primarios del mal de Parkinson eran cada vez más visibles, Alí hizo su última pelea en Nassau (Bahamas): Trevor Berbick le ganó por puntos en 10 asaltos y con casi 40 años, anunció un retiro con un record de 56 triunfos (37 antes del límite) y cinco derrotas. Debió haber sucedido cinco años antes, por lo menos.


Cuando el 19 de julio de 1996, a pesar de la rigidez de sus gestos y de sus manos temblorosas, Alí fue capaz de encender la llama olímpica de los Juegos de Atlanta, el mundo lagrimeó emocionado. Aquel muchacho de vitalidad desbordante, aquel boxeador que había emparentado la dureza de una disciplina terrible con lo más refinado del arte y que había dado lecciones de coraje sin par, aquel hombre que recorrió el mundo para exponer y defender sus convicciones personales, aquel que dijo ser el Más Grande y vivió para serlo, terminó siendo una sombra de sí mismo. La vida de Alí se fue apagando de a poco, atrapada en los laberintos del mal de Parkinson. Su legado vivirá para siempre como un ejemplo de lo que un deportista es capaz de hacer cuando nada vale más que su inmensa voluntad de triunfo.

 

 

Publicado enInternacional
Menos de 100 días para los Juegos de Río 2016: "Una gran fiesta con un legado nefasto"

Se encendió la antorcha Olímpica. Los estadios están casi terminados y los atletas en las etapas finales de preparación. Pero en lugar de celebrar que se ha iniciado la cuenta atrás de los 100 días para la apertura de los Juegos, gran parte de Río de Janeiro se pregunta: "¿Qué más puede salir mal?".

La confirmación en 2009 de que Río sería la primera sede sudamericana de las Olimpiadas fue vista como una bendición que llenó de júbilo las playas de Copacabana. Ahora amenaza con convertirse en una maldición para una ciudad que viene de golpe en golpe.
Desde la tormenta política hasta la recesión económica, Río ha sido golpeada por una serie de calamidades nacionales y regionales que han eclipsado los preparativos, socavado la confianza y planteado preguntas acerca de quién se beneficiará con este megaevento.


La larga lista de problemas incluye el voto para el proceso de destitución de Dilma Rousseff que ha dividido al país; el escándalo de corrupción más importante de la historia de Brasil; la mayor caída del PIB en décadas; el virus del Zika (la peor crisis sanitaria de la región de la que se tenga memoria); y una contaminación tan terrible, que las aguas de la Bahía de Guanabara, sede de los deportes de vela, apestan a excrementos.


Las últimas noticias solo refuerzan esa sensación generalizada de consternación. El lunes, un defensor público informó que ya habían muerto 11 trabajadores de las obras olímpicas. Durante los preparativos de la Copa del Mundo 2014 murieron 8 personas mientras que en los Juegos de Londres no hubo un solo accidente mortal. La semana pasada, al menos dos personas murieron cuando un nuevo carril-bici se desplomó en el océano Atlántico a solo cuatro meses de su inauguración. A principios de abril, los turistas y locales que hacían compras en el mercado Leblon se quedaron de piedra con uno de los últimos estallidos de violencia entre bandas: explosiones de granadas y ráfagas de ametralladora.


Gasto público, emergencia sanitaria


Al mismo tiempo crece la preocupación por los recortes en el gasto público: cientos de escuelas han sido paralizadas por las huelgas; los servicios médicos ya han avisado de que el sistema de salud no está preparado para el virus del Zika; y los organizadores de los Juegos han tenido que buscar financiación alternativa para pagar el sistema de aire acondicionado del Centro Internacional de Comunicaciones.


Lo que es más preocupante de los recortes es la reducción en unos 2.000 millones de reales (más de 480 millones de euros) del presupuesto de la policía federal, pese a que los servicios de inteligencia ya avisaron que el próximo objetivo del Estado Islámico podrían ser los Juegos.


A todo eso hay que agregar la terrible congestión del tráfico (una de las peores del mundo), la escasa venta de entradas (apenas se han vendido la mitad de los asientos para las Olimpiadas y un 20% de los asientos para los Paraolímpicos), el incremento del desempleo, la inflación rampante, los continuos problemas con la desigualdad, los asesinatos de jóvenes de color cometidos por la policía y sus declaraciones a favor de la tortura, y la misoginia y comportamiento dictatorial del político más votado de la ciudad, Jair Bolsonaro.

Río de Janeiro entra en la exclusiva lista de ciudades olímpicas pareciéndose más a una república latinoamericana de la vieja escuela que a una moderna economía emergente a punto de tomar su lugar entre las ciudades más importantes.


Pero Río es mucho más que eso y la imagen puede cambiar muy rápido. Antes de la Copa del Mundo 2014 también se hizo foco en las posibles protestas y en los retrasos en la construcción de los estadios. Ninguno de los dos problemas resultó ser grave y el evento se vivió ampliamente como un éxito, pese al dolor de la derrota brasileña en semifinales por 7 a 1 y a los carísimos "elefantes blancos" que quedaron. En comparación con aquel evento, las Olimpiadas parecen estar en mejor forma: aunque hay algunas preocupaciones con respecto al velódromo y a la expansión de las líneas del metro, no hay grandes protestas y casi toda la infraestructura ha sido construida a tiempo y dentro del presupuesto.


Los organizadores de Río 2016 dicen que hay muchas cosas de las que estar orgulloso. Aunque admiten que el público está distraído y un tanto desmoralizado, creen que los Juegos Olímpicos son parte de la solución para Brasil y no otro problema. "Los Juegos son una de las pocas cosas buenas que pasarán este año", asegura el ministro de Deportes, Ricardo Leyser, a The Guardian. "Pueden reanimar al país y generar puestos de trabajo. En este momento difícil, los Juegos nos ayudan a reactivar la economía y a atraer turistas".


Mario Andrada, portavoz del comité organizador de Río 2016, espera que mejoren los ánimos en cuanto la antorcha olímpica llegue a Brasil (salió de Atenas la semana pasada). Andrada cree que la situación es difícil por el momento pero también que el público se entusiasmará cuando el país gane su primera medalla de oro. "No estoy minimizando las cosas. Todos vieron lo que pasó con el carril-bici. Pero me siento confiado", explica. "Ahora estamos en el momento más crítico, los últimos cien metros. Todo lo que puede salir mal sale mal. Pero en cuanto tengamos la antorcha y los atletas en Río, la energía cambiará".


Muchos participantes se sienten igual de optimistas. Algunos esperan que en agosto haya más estabilidad política y económica. Como asegura la regatista Fernanda Decnop, la crisis no va "a ser un obstáculo". "Si todo sale bien, la situación habrá mejorado para entonces".


Juegos sí, pero con qué presidente


Continúa la incertidumbre, en especial acerca del liderazgo nacional. En este período de intenso caos político, Brasil ha tenido tres ministros de Deporte en poco más de un año. Podría volver a cambiar pronto si el vicepresidente, Michel Temer, forma un nuevo gobierno mientras Rousseff se somete al proceso de destitución por parte del Senado. Lo que plantea otra duda, ¿cuál de los dos presidentes representará al país en la Ceremonia de Apertura?


Sergio Praça, académico de la Fundación Getulio Vargas, critica severamente el clima político: "Creo que nadie en Brasil está de ánimo para los Juegos Olímpicos, y mucho menos en Río de Janeiro". Según Praça, "todo lo vivido hasta ahora es realmente malo y muy negativo". "Las Olimpiadas no han traído ninguna buena noticia. Toda la culpa es de la municipalidad, del gobierno federal y del gobierno nacional".


Para Praça, forma parte de un problema más serio: organizar grandes eventos deportivos que sirven a los intereses de un pequeño sector a expensas de la mayoría.


"Para los políticos, los Juegos Olímpicos pueden ser algo grandioso. Pero para la población en general, estos megaeventos, como la Copa del Mundo y las Olimpiadas, son malos. Hacen que la gente tenga que mudarse de su casa y generan una gran cantidad de inversiones públicas que innecesarias. Tenemos estadios vacíos que no se usan desde la Copa del Mundo... Estos eventos no son para la población de Brasil. El costo es demasiado alto".


Otros lo ven como una oportunidad desperdiciada. Luis Martins de Melo, especialista en la economía del deporte de la Universidad Federal de Río de Janeiro, formó parte del equipo que redactó la oferta de Río en 2004 para ser sede de los Juegos. Aunque está decepcionado por lo poco que se hizo para limpiar la Bahía de Guanabara, confía en que el evento sea un éxito a corto plazo.
Martins de Melo espera que la situación política se estabilice y que los cariocas —como se conoce a los habitantes de Río de Janeiro— se aseguren de hacer que los Juegos sean divertidos. Según los estudios sociológicos, los cariocas están más predispuestos a demostrar alegría en público que la gente de otras ciudades.


Pero Martins de Melo también es consciente de que mucha gente se quedará sin trabajo tras las Olimpiadas. Su pronóstico sobre el efecto a largo plazo es pesimista. Con la excepción de Londres y de Barcelona, que la mayoría de las ciudades anfitrionas no obtuvieron ningún beneficio de los Juegos, dice. Según él, se debe a que las Olimpiadas están hechas para naciones ricas.
"En su formato actual, estos eventos son para países desarrollados, por la logística, la infraestructura y el lujo de las instalaciones, en especial para los deportes que solo existen en países ricos", dice Martins. "¿Quién va a mirar un partido de bádminton en Brasil? ¿Quién va a mirar un partido de rugby 7 en Brasil?. Será una gran fiesta. Pero, a la ciudad, le dejará un legado nefasto".


Traducción de Francisco de Zárate

Publicado enInternacional
“Los argumentos para atraer a la gente son imbatibles”

Se proyectó a la fama por su premiada cobertura del match Karpov vs. Kasparov de 1986 en Moscú. Su trayectoria de más de tres décadas incluye exitosos ciclos televisivos como La pasión del ajedrez y su habitual columna en el diario El País, de España.


–Usted es uno de los principales difusores del ajedrez a nivel mundial. ¿Cómo definiría su trabajo?


–Considero que soy un privilegiado que hace tres de las cosas que más le gustan en la vida: el periodismo, los viajes y el ajedrez. No sé en qué orden exactamente, pero amo las tres cosas a la vez y además me pagan por hacerlo. ¿Cómo puedo quejarme?


–¿Alguien desempeñó una tarea como la suya anteriormente?


–He conocido a varios ajedrecistas que acabaron siendo también periodistas. El primero que tuvo una columna de ajedrez diaria en El País fue el argentino Héctor Cuperman y fue uno de mis maestros. Fue uno de los poquísimos periódicos del mundo, si no el único, donde ha habido ajedrez siempre, cada día, desde que salió a la calle. Actualmente, hay una media docena de periodistas de diversos países que tienen un nivel de dedicación al periodismo de ajedrez tan intenso como el mío, con quienes nos vemos en los grandes torneos. Pasa que no llevan treinta y tres años de periodistas, ¿no?


–¿Cómo fue que su trabajo pudo ser tan reconocido a nivel internacional?


–Fue una mezcla de suerte y valentía. Cuando estaba por empezar el segundo duelo entre Karpov y Kasparov, en Moscú, tuve una especie de revelación. Agarré mi coche y me fui manejando desde Irún, mi ciudad, hasta Amsterdam, porque sabía que Karpov estaría jugando allí un torneo que le servía de preparación para el match. Hablé con él diez minutos y, con esa charla y lo que ya sabía sobre Karpov y Kasparov, fabriqué un reportaje y se lo mandé al redactor jefe de deportes de El País. El reportaje gustó mucho, pero la cotización del rublo hacía imposible que el periódico pudiera mantenerme alojado en Moscú durante dos meses y medio para cubrir el evento. Y allí intervino la suerte: había olvidado que había pedido al gobierno vasco una subvención para estudiar el sistema soviético de popularización del ajedrez para después adaptarlo e implementarlo y entonces recibí una carta en la que me otorgaban la mitad de esa ayuda económica.

–Para ese momento ya había hecho la transición de ajedrecista profesional a su nueva vocación...


–Exacto. Ese cambio fue en 1983, cuando fui enviado especial del diario vasco Deia a las semifinales de candidatos Kasparov-Korchnoi y Smyslov-Ribli, en Londres. Siempre me había gustado la comunicación y ya hacía algunos años que publicaba en la revista Jaque las crónicas de los torneos en los que jugaba. Cuando escribí por primera vez para un periódico sentí una vocación tremenda por el periodismo y decidí que eso era lo mío. Yo ya tenía el título de maestro FIDE y dos normas de maestro internacional. Mi trayectoria de resultados decía que iba a tardar poco en conseguir el título, pero lo dejé todo y me concentré en el periodismo.


–¿Se arrepintió alguna vez de no haber continuado como ajedrecista?


–Nunca. La vida de un jugador de ajedrez, si quieres ser profesional y quieres ser bueno, aunque te guste mucho, es realmente poco gratificante. Como desde el año 2004 tengo esa columna diaria en El País, digamos que mi síndrome de abstinencia está más o menos cubierto, porque cada día tengo que ver bastantes partidas y luego analizar a fondo una que elija. Es mucho más cómodo criticar a los mejores jugadores del mundo que sufrir yo las derrotas.

–No existe una escuela que prepare a uno para ser difusor del ajedrez. ¿Parte de la formación en su oficio fue aprender y corregir errores?


–Aprendí muy rápido. Hacer periodismo de ajedrez es hacer periodismo, con mayúsculas, aplicado al ajedrez. Entonces estudié el libro de estilo de El País como si fuera la Biblia para un gran creyente, me lo aprendí de memoria. Aun así cometía errores, uno de ellos fue quizás el más rentable de mi vida. Creo que fue en Moscú 1985. La transmisión que hacía de las partidas del match eran por télex, las comunicaciones telefónicas eran muy malas y los servicios secretos de la KGB tenían intervenidos todos los aparatos de los corresponsales extranjeros. Se tardaba mucho y se estaba muy expuesto al error. Así fue que un día envío una nota titulada “Karpov y Kasparov firman una obra de arte” en la que un error mío hacía irreproducible el desarrollo de la partida de mi crónica. A la mañana siguiente en la redacción estaban todos los teléfonos sonando de lectores enfadadísimos. El redactor jefe y los jefes del periódico supieron entonces que había un montón de lectores y decidieron aumentarme el espacio para mis crónicas y mis honorarios.

–¿Dónde está la responsabilidad de que otros medios no tomen este ejemplo y le den más protagonismo al ajedrez?

–Un tercio es de los medios, donde la neurosis hace que para un periodista ocuparse del fútbol sea mucho más cómodo que empezar a pensar cómo puede cubrir bien el ajedrez. Pero la mayor responsabilidad es de los ajedrecistas: son endogámicos, miran mucho hacia adentro, están en muchos casos obsesionados con el Elo, las aperturas, la próxima partida... ¿Cuántas federaciones del mundo tienen al menos una persona en su junta directiva que se dedique a mirar hacia afuera? ¿Que su labor sea relaciones con la prensa, patrocinadores, directores de colegios, mercadotecnia? Los argumentos que tenemos para atraer a la sociedad hacia el ajedrez son simplemente imbatibles.


–¿Cuáles son?


–Hay estudios científicos que demuestran que los niños que juegan al ajedrez desarrollan su inteligencia, incluyendo la emocional, y además aumentan su rendimiento académico. Mis tres pasiones son ya en realidad cuatro. La más gratificante de ellas quizás es promover las virtudes pedagógicas del ajedrez. Y no hablo de que los niños jueguen al ajedrez en un colegio, que de por sí ya es formativo y muy bueno, sino de utilizar el ajedrez como herramienta para enseñar a pensar, a transmitir valores. Si tenemos pruebas científicas y experiencias en los cinco continentes durante un siglo que demuestran que es una herramienta educativa pero también social e incluso terapéutica de primer nivel, es obvio que merece la atención y el apoyo de cualquier tipo de gobierno, sea de la ideología que fuere. Y el futuro del ajedrez deportivo también depende del éxito del ajedrez educativo. Supongamos que todos los niños argentinos estuvieran alfabetizados en ajedrez. Quizás un 5 por ciento luego decida ser jugador de ajedrez federado, con lo que ya tendríamos muchos más jugadores que ahora. Pero lo más importante sería el otro 95 por ciento. Aunque no vuelvan a tocar un tablero, se habrían quedado con una imagen positiva del ajedrez. Muchos acabarían convirtiéndose en padres de familia y algunos en alcaldes, en directores de colegio, en directores de periódicos, en directores de mercadotecnia de una empresa, personas con responsabilidades e influencia en la sociedad. Y por tanto, conseguir patrocinios sería mucho más fácil y el número de aficionados y de simpatizantes sería incluso mayor.


–Se cumple un año de la aprobación de aquella votación del Parlamento español en apoyo al ajedrez.


–Yo hablo con orgullo del milagro del 11 de febrero de 2015. En España que todos los partidos políticos se pongan de acuerdo en algo es un milagro, y ese algo ha sido el ajedrez. Porque los argumentos que dieron eran absolutamente irrefutables y entonces, con independencia de la ideología política, votaron todos a favor.


–¿Por qué cree que persiste en cierto imaginario colectivo la fama de juego aburrido, destinado a intelectuales?


–Imaginemos que a un ciudadano cualquiera le ofrecemos ver en directo de dos jugadores disputando una partida de ritmo lento en un torneo de elite, sin comentarios ni nada. Ahora pensemos en alguien que está alfabetizado en ajedrez, que la partida tiene comentaristas que saben convertir la retransmisión de ajedrez en algo ameno, interesante y van mezclando las cuestiones técnicas de ajedrez con otras muchas cosas de la ciencia, el arte, primeros planos de la tensión enorme que hay en esas caras, apuros de tiempo. Tiene que haber una relación de vasos comunicantes entre la base y los ídolos, los profesionales. Pero si el ajedrez es algo minoritario y silencioso, escondido en catacumbas, la gente dirá “pero... estos tíos que se dedican a mover madera ahí, ¿quieren vivir de eso y pretenden reivindicaciones laborales y profesionales? ¿Pero por qué?”. ¡Caramba, se lo preguntan porque nadie se los ha explicado!


–¿Qué opinión tiene del ajedrez en Argentina?


–Argentina es un país muy especial en mi vida y muchos argentinos son importantes para mí. Cuando hay problemas políticos o sociales o económicos, sufro. Junto a España es de los países de habla hispana que más están desarrollando las virtudes del ajedrez. Es uno de los países del mundo donde tienen más raigambre social. Gracias al Tratado General de Ajedrez de Roberto Grau pasé de ser un absoluto principiante a ser campeón de Guipúzcoa, que es mi provincia en el país vasco, en cosa de dos años. Y uno de los grandes privilegios de mi vida fue presentar el último acto público de Miguel Najdorf una semana antes de que él muriese, en Málaga. Yo estaba en el escenario con Kasparov, que al ver que Najdorf iba a subir por las escaleras vino corriendo, lo agarró por los dos brazos, lo subió al escenario y le dio un abrazo, en un gesto que demuestra la enorme admiración que sentía por Miguel. En cuanto a jugadores actuales, he analizado varias partidas de Alan Pichot, algunas publicadas en mi columna, y me parece que tiene un talento muy grande. Y no quiero dejar de mencionar a todos mis compañeros argentinos en el grupo de exponentes de la Fundación Kasparov: Jaureguiberry, Alejandro Oliva, Esteban Jaureguizar, Marina Rizzo, Erni Vogel y Elisabet Riart, que estuvieron también conmigo en la última gira que hicimos por México y Panamá.


–¿Qué puede contarnos de la actualidad de la fundación?


–Estoy sumamente orgulloso de lo que hemos hecho en la Fundación Kasparov para Iberoamérica. Hemos formado a 6600 docentes mexicanos y a 400 en Panamá. Pero no nos limitamos a la formación de docentes. Por ejemplo, di conferencias a novecientos presos en la cárcel de máxima seguridad más importante de México, donde está el Chapo Guzmán y los más importantes capos del narcotráfico, asesinos, secuestradores y pandilleros. Las dos ideas principales que desarrollé son que el ajedrez enseña a pensar en las consecuencias de lo que vas a hacer antes de hacerlo y que cada hora que pasas jugando al ajedrez dentro de la prisión pasa mucho más rápido que cualquier otra hora.


–¿Cómo ve el futuro de la elite? ¿Por qué no aparece un rival clásico para Carlsen?


–Quienes hemos nacido en la segunda mitad del siglo veinte hemos sido unos privilegiados. Hemos disfrutado prácticamente en forma consecutiva de varias de las rivalidades más apasionantes de la historia del ajedrez. Fischer-Spassky, luego Karpov-Korchnoi y luego Karpov-Kasparov. En los tres casos con factores absolutamente extradeportivos que añadieron mucho interés a esos a esas rivalidades. Es muy difícil que se vuelva a producir una rivalidad así. El principal problema que puede tener Carlsen es la falta de motivación. A veces noto que se aburre un poco ahí arriba. Si él juega como sabe, no creo que ninguna de las jóvenes estrellas actuales pueda destronarlo al menos este año. Sí estoy muy impresionado por Yi Wei, este muchacho chino de 16 años. Su trayectoria además es muy similar en cuanto a brillantez de resultados a la de Carlsen a la misma edad y creo que él sí puede ser capaz de destronar a Carlsen pero en dos o cuatro años.

Publicado enSociedad