Miércoles, 22 Agosto 2018 09:54

El Mundial Rusia 2018: un balón de colores

El Mundial Rusia 2018: un balón de colores

Hace varias semanas que términó el Mundial de Fútbol masculino de la Fifa, Rusia 2018, dejando sensaciones, lecciones, reflexiones, criticas de diferente tipo y procedencia, pero con la mira puesta en Qatar 2022. Aquí un intento de balance.

 

Adentrémonos en algunos detalles que el movimiento del balón no le permitió observar en su debido momento a la sociedad global:

 

El gol de Putin

 

Los que no querían el Mundial en Rusia sobre todo Inglaterra y los EU, han tenido que callarse ante el éxito alcanzado por sus organizadores. El imaginario que la gente de varios países tenía de Rusia, incluyendo los colombianos con la prensa oficialista a la cabeza, era la de un país represivo, peligroso, gris, y monótono. Es decir el “típico país estalinista”, la visión anticomunista de Rusia vía los EU y demás, la visión de la Guerra Fría.

 

Y los tres millones de turistas que fueron al Mundial se encontraron con un país moderno, con mucho colorido, con ofertas amplias de comida, turismo y cultura muy diversa y con una seguridad a toda prueba. Como dicen los rusos, quien conoce Moscú conoce Rusia, quien conoce San Petersburgo conoce la sangre rusa. Que sorpresa. Los periodistas deportivos colombianos, y de los otros países, al alabar al gobierno ruso no se dieron cuenta que el Mundial fue pensado para mostrarle al mundo el poder y el despertar de la “Gran Rusia”, el relato de poder iniciado desde 1999 por Vladimir Putin, y por eso no distinguieron el porqué de los monumentos a Alexander Pushkin, padre de la literatura rusa moderna, Mijaíl Lomonosov, patriarca de la ciencia rusa y fundador de la primera universidad en ese país, al Zar Nicolás II y a José Stalin.

 

Un balón de colores

 

No solo por el colorido del país anfitrión, sino también de las barras de los diferentes países y de los que no competían, con las banderas, camisetas, los gorros, las artesanías que vendían, los múltiples idiomas, y la participación, principalmente en las selecciones de Europa, de jugadores de padres inmigrantes ya de África, de Turquía o las Antillas. Un evento que convocó al mundo futbolero o no pues por TV lo apreciaron millones de espectadores.

 

Los estadios, con un promedio de 40.000 asistentes por partido, con cientos de miles en los FanZone y, en contra de los vaticinios de los agoreros que proclamaron cárcel para las diversidades sexuales, no hubo tal y sí zonas Lgbti.

 

También se dijo que se prohibirían las banderas en la calle y, claro, no fue así. El Gobierno sabía que millones de banderas harían presencia y no se iba a meter en un conflicto diplomático; esta situación específica fue interpretada por periodistas colombianos como la muestra “de lo que verdaderamente es un país libre”, pero no se dieron cuenta de la excepción a la regla: era el Mundial de Fútbol.

 

¿Y las mujeres qué?

 

Las transmisiones de los partidos del Mundial, y los programas de opinión, fueron y siguen siendo de relatores y comentaristas hombres, con una participación mínima de mujeres. ¿Por qué los sabios del fútbol y los dueños del espectáculo, y los comerciantes del balón, no consideran a las mujeres capaces de relatar y opinar sobre este deporte? El fútbol es, entre los deportes masivos, uno de los más machistas, basta escuchar a un relator en un partido de fútbol femenino y a los comentaristas, para darnos cuenta de ello.

 

Sin embargo, esta actitud no refleja simplemente oscuridad sino también, y esto es lo fundamental, lucha de posiciones e intereses en donde mujeres relatoras y comentaristas de fútbol se están abriendo camino y reduciendo espacios a las mentalidades patriarcales. Así puede verse con Vivian Viti, de la cadena estadounidense Telemundo, por primera vez en los mundiales de fútbol masculino, en sed central comentando los partidos, Vicky Sparks que relató el partido Marruecos-Portugal para la BBC de Londres, en Telefe comentó la periodista trans Liza Tagliani. En Argentina y Brasil las feministas realizaron programación especial donde las mujeres relataron y comentaron los partidos e invitaban a jugadoras a comentar, ellas decían que solo el 37 por ciento de las notas de fútbol son de mujeres. Fox Sport destacó ocho periodistas mujeres a Rusia. Claro Spots tuvo una mujer como comentarista en el set central. Si se mira el caso colombiano, como comentarista principal ni una mujer; como comentarista en los programas estrellas sobre el Mundial, con más de 20 hombres comentando, ni una mujer fue llamada, aunque sí las hubo para leer estadísticas sencillas y encabezados de periódicos, o por fuera de los estadios lidiando borrachos. En el ciclismo, destaca una de las mejores comentaristas de ese deporte, la mejicana Georgina Ruiz llamada “goga”. Falta la presencia de la mujer en el relato y comentario de deportes en general.

 

Relatores

 

Y a propósito de relatores y comentaristas de fútbol, el Mundial dejó claro que el tipo de relator de partidos que hablan rapidísimo, que no terminan las frases, que pronuncian mal los nombres, que cambian los nombres de los países, ya son anacrónicos. No es posible relatar un partido rápido, hablando igualmente rápido. En Argentina y México hay relatores más modernos. No solo es que es diferente relatar un partido para radio que para TV, sino que también se requieren buenos comentaristas pues contarle al espectador lo que él está viendo no aporta gran cosa.

 

Narradores fuera de lugar, como ocurrió en los Juegos Centroamericanos, relatando partidos de básquet, voleibol o voleiplaya, como si fuera fútbol. Se requieren especialistas.

 

 Disputa geopolítica

 

Mientras los días pasaban, Gran Bretaña comenzó su campaña contra Qatar para intentar arrebatarle el Mundial y pasarlo a la isla de su majestad. En artículo anterior habíamos señalado que Inglaterra quería el Mundial 2018. y como no logró ganarse tampoco el de 2022, que será en Qatar, pues entonces sigue con las intrigas. Blatter y compañía ya fueron sancionados por los manejos fraudulentos que tuvieron lugar a la hora de definir sedes 2018 y 2022, los han sacado del juego, pues los ingleses piensan presionar al Comité Ejecutivo de la Fifa para que sancione al país del golfo pérsico y le quite el Mundial. Está por verse.

 

En fin, el Mundial recoge y responde a diversidad de intereses económicos, políticos, comerciales, y el que acaba de trascurrir en Rusia no fue la excepción. Es por ello que en su concreción los países sede se la juegan toda. En ello Rusia obtuvo un gran éxito, superando al realizado en Brasil cuatro años atrás. Además, este Mundial estuvo lleno de sorpresas, y de pollas fracasadas.

 

Publicado enEdición Nº249
Lunes, 16 Julio 2018 06:57

Las tres Europas

Las tres Europas

La final de Rusia 2018 escenificó de forma tal vez irrepetible la convergencia de las tres Europas: la Rusia vertical de Vladimir Putin, la poderosa y multirracial nación francesa, y Croacia, la nación surgida de la espantosa hecatombe que siguió al desmembramiento de la ex Yugoslavia a partir de 1991 donde el poder serbio intentó imponer su visión étnica sobre las Repúblicas que antes conformaban la espina dorsal del país. No fue la Serbia arrogante que, a fuerza de bombardeos y crímenes de lesa humanidad, borró del mapa a ciudades enteras de Croacia (Vukobar) o de Bosnia Herzegovina (Srebrenica, Sarajevo) sino la pequeña República croata quien llegó a izarse en la cima mundial con su fútbol de pelota y gambeta en contra del fútbol Big-Data ante el que finalmente perdió. 

Exactamente 20 años después del primer título mundial conseguido en París en 1998, Francia repite la experiencia con un equipo que personifica la composición de su identidad moderna: en el 98 se decía “black-blanc-beur” (negro-blanco-hijo de inmigrante). La Francia del 2018 cambió ese enunciado para decir: Liberté - Egalité - Mbappé (Libertad-Igualdad-Mbappé). La Francia que votó hace poco más de un año para elegir entre una versión recompuesta del fascismo (Marine Le Pen) o un candidato de centro liberal como Emmanuel Macron se reunificó ahora a través del fútbol. Los fanáticos que, en Francia y en el resto de Europa, diseminan la obsesión del “reemplazo” de la cultura francesa por las población de origen inmigrante, de África o del Magreb, se ven ahora ante el fenómeno contrario: ellos no los reemplazaron sino que vinieron a ofrecerles la victoria obtenida a partir de la mezcla.


El historiador Pap Ndiaye comentaba en el vespertino Le Monde que no había que “esperar que la victoria cambie la sociedad”. La euforia pasa, pero las rupturas sociales persisten. La reunificación de una sociedad depende sobre todo de la retórica y las políticas públicas del Estado ¿Qué narrativa propondrá ahora Emmanuel Macron? Una primera respuesta, a la vez geopolítica y social, está en las imágenes de la ceremonia final. Apenas empezó a caer la lluvia, un hombre con paraguas vino a cubrir al presidente ruso Vladimir Putin mientras Macron y la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitaroviæ, tuvieron que esperar largos minutos a que alguien del protocolo viniera con un paraguas. Putin se vengó de las muchas humillaciones que le infringió Occidente. Macron y Kolinda Grabar-Kitaroviæ terminaron tan dignos como empapados. Pese a la lluvia que le corría por la cara y la ropa, Emmanuel Macron no le dio la mano a sus jugadores. Los abrazó y les besó la cabeza. Igualdad, Fraternidad.


Si bien el espejo del fútbol es frágil, tiene un meta relato devastador: todas las grandes naciones del fútbol azotadas por problemas políticos se quedaron afuera: la Italia gobernada por una alianza de fascistas y un movimiento populista post ideológico (5 estrellas) ni siquiera disputó la fase final: Inglaterra y Alemania, ambas sumidas en tormentosas crisis debido al tema migratorio, se fueron por la puerta chica. Argentina y Brasil, dos países desestabilizados por la corrupción, la instrumentalización de la justicia y la rendición ante los ladrones del liberalismo planetario hicieron un papelón descomunal. Lo de la Argentina fue un despropósito penoso agrandado por el canibalismo y el servilismo y una prensa deportiva al servicio de alcahuetes internos y traidores, de chusmas y cobardes.

En los años 70 y 80, los periodistas franceses del diario deportivo L’Equipe que hablaban español asediaban a los argentinos para conseguir un ejemplar del Gráfico: era su biblia de los maestros relatores. Los de hoy son una pacotilla a sueldo de las mafias del fútbol argentino. La Argentina ha sido tan absurda que terminó haciendo de su carta maestra, aquella que todo el planeta quisiera tener, el principal problema: Messi. La Argentina tardó en destruir su fútbol menos de lo que le hizo falta a Croacia para construir el suyo después de una guerra que dejó miles de muertos y un país aniquilado. En este mundial 2018 ganó Europa y perdió también la versión más arrogante, ineficaz y estúpida del jugador de fútbol como producto de un mercado-objeto mundial: el triste Neymar se fue a sus fiestas con su disfraz de jugador. Ahí están esos valientes, creativos y ordenados europeos, con su fútbol de pulmón y corazón. Llegaron al último peldaño subiendo por los escombros de una guerra (1991-1995). La final de Rusia la protagonizaron dos Europas muy distintas: la que se reconstruyó después de la caída del Muro de Berlín (1989) y el posterior ocaso del imperio soviético, y la nación que mejor simboliza la modernidad socio cultural del mundo que Donald Trump se empeña en negar: la globalización, las grandes migraciones, la inclusión. La identidad real contra las místicas de la pureza blanca: la reformulación post colonial contra la negación de la realidad. La victoria francesa y su equipo multiorigen es, en realidad, un espejo al revés. Es apenas una ilusión óptica que atraviesa la ventana del fútbol: la diversidad de la selección no es extensiva al resto de la sociedad donde los ciudadanos descendientes de la inmigración están subrepresentados en las esferas del poder, de los puestos de trabajo importantes, son a menudo “filtrados” cuando buscan trabajo o una vivienda digna.


Hay una Francia excluida y maltratada que hoy salió a la luz. La oportunidad de corregir los relatos y decir, desde la cabeza del Estado, esto somos y esto seremos, es única. La ocasión de promover un proceso de re identificación y de aceptación se presenta por segunda vez gracias a un fenómeno colectivo y una pelota. Durará lo que dure el espejismo de la Copa del Mundo y la embriagadora alegría que este domingo colmó Los Campos Elíseos. La selección francesa ha sido lo que fue su historia colonial y migratoria: jugadores con nombres polacos (Kopa), italianos (Platini), españoles (Amorós, Fernández) y, desde hace 25, 30 años, jugadores del proceso post colonial oriundos de África. Polacos, Italianos y Españoles fueron integrados. Los magrebíes (musulmanes) y los africanos sufren un contra proceso de desintegración. Alain Finkielkraut, uno de los intelectuales franceses que pasaron de la izquierda al fascismo xenófobo, dijo hace unos diez años que Europa se reía de la selección francesa “black-black-black”. La historia de las migraciones del Siglo XX y XXI han atravesado la composición de la selección francesa: la del 98 fue la victoria de las mezclas y de la fallida ilusión de que todo el mundo se identificaba con esa Francia. Error monumental: en las elecciones presidenciales de 2002, el líder y fundador de la ultraderecha francesa, Jean Marie Le Pen, disputó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. En 2017, Emmanuel Macron derrotó a la hija de Le Pen, Marine, en la segunda vuelta. La misma Francia del 98 le puso en sus manos la copa del mundo. Tiene un horizonte para sembrar otra Francia así como los croatas fundaron un nuevo país y organizaron una selección ganadora.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
EL Mundial Rusia 2018: Y el balón rodando

El Mundial de Fútbol avanza, de acuerdo a lo progamado. El primer pitazó sonó el 14 de junio y el último dejará escuchar su silbido el 15 de julio. Es un ambiente que lo cubre todo: las pasiones, euforias, cávalas, pollas, debates sobre los favoritos a coronarse campeón están presentes en todas partes, el mundo futbolero está expectante, los colombianos ilusionados una vez más con su selección, euforia mundialista como la que se vive llenando el álbum del Mundial pero, ¿cómo se llegó a este momento estelar? Aquí se lo contamos.

Después de jugar 871 partidos clasificatorios durante dos largos años, donde se enfrentaron 210 seleccionados de igual número de naciones, marcando un total de 2.469 goles quedaron clasificadas 32 selecciones, y en Rusia después de jugar 64 partidos protagonizados por 736 jugadores durante 31 días, en doce estadios, se sabrá quién será el nuevo dueño de la soñada Copa y sus réditos económicos que no serán pocos. Se jugará en ocho grupos, con un equipo cabeza de serie, en donde no podrán repetirse selecciones de ninguna Confederación salvo los de Uefa.

 

Este Mundial se está disputando en el formato de todos contra todos, en grupos de cuatro equipos, pasan a segunda ronda los dos primeros de cada grupo. Luego de esto, equipo que gana sigue y el perdedor queda eliminado.

 

Se jugará en once sedes o ciudades y en doce estadios. Como Rusia es el anfitrión va por derecho. El Mundial costará 678.000 millones de rublos, más de 15.800 millones de dólares (o su equivalente en pesos colombianos: 213.000 millones).

 

Las ciudades sede son: Moscú, San Petersburgo, Kazán, Samara, Sochi, Nizhny-Novgorod, Rostov del Don, Volgogrado, Ekaterimburgo, Kaliningrado y Saransk.

 

En el siguiente cuadro se muestra el proceso eliminatorio:

 

AFC-Asociación de Fútbol de Asia, CAF-Confederacion Africana de fútbol, Concacaf-Confederación de fútbol de América del Norte, Centro-América y el Caribe, Conmebol-Confederacion Suramericana de fútbol, OFC-Confederación de fútbol de Oceanía y Uefa-Unión de federaciones de fútbol de Europa.

 

ConfederacionesEquipos participantesEquipos
clasificados
EliminadosCupos
AFC465414,5
CAF545495
CONCACAF353323,5
CONMEBOL10554,5
OFC110110,5
UEFA54134113
TOTAL2103117931

 

Según este cuadro, los debates más álgidos se dan en relación a los cupos correspondientes a las confederaciones continentales, pues no son muy equitativos. Desde el punto de vista cuantitativo se favorece al fútbol europeo que se supone es el mejor del mundo, pero la eliminatoria más complicada, por lo dura y reñida, es la suramericana. Europa tiene 13 cupos + 1 que es Rusia, y Suramérica 4,5 cupos, o sea, cuatro más uno por repechaje, cuando tenía 5+1.

 

La Fifa aprobó que a partir del Mundial de Qatar en 2022, o desde 2026, serán 48 las selecciones participantes, reunidas en 16 grupos de a tres y con 80 partidos, o sea un Mundial de dos meses, algo muy rentable para la Fifa y sus sponsor, y los cupos se repartirían de la siguiente manera:

 

AFC, 8, CAF, 9, Concacaf, 6,5, Conmebol, 6,5, OFC, 1 y Uefa, 16 cupos además seis cupos por repechaje o repesca.

 

Pero también es mucha plata…

 

El Mundial de Fútbol no es solo arte, belleza y deporte, también es mucha pero mucha plata. Puede decir, en parte, que las selecciones se pelean las clasificaciones teniendo en mente lo que ganarán.


Esto quiere decir que los equipos que iniciaron el Mundial ya se ganaron 8 millones de dólares, como la selección Colombia, así que la pelea por esa “platica” también estará presente en las patadas a la redonda. A las “patadas” se ganarán un montón de plata.

 

Y los árbitros y jueces también harán su “platica” al final del certámen mundialista. Cada arbitro central recibirá por su trabajo 70.000 dólares y los jueces de línea 25.000 dólares, más premios adicionales.

 

 

Primer puesto,
campeón 
38
millones de dólares 
109 mil millones
de pesos 
Segundo puesto 28 80
Tercer puesto 24 66
Cuarto puesto 22 63
Cuartos 16 46
Octavos 12 34
Fase
de grupos
 8 23 mil millones
de pesos


 El país anfritrión

 

Rusia, o mejor dicho la Federación de Rusia, con 17.098.242 km2, es el país más extenso de la tierra; el 40 por ciento de ese territorio se ubica en Europa Oriental, y el restante 60 en Asia del norte donde está Siberia, por eso es clasificado como país euroasiático, con una diversidad étnica muy amplia pues abarca 160 grupos étnicos que hablan más o menos 100 idiomas, el ruso mayoritario y el tártaro, alemán, ucraniano, checheno, azerbaiyano, fines, entre algunos de los que se hablan a lo largo de su territorio. La Federación Rusa tiene una población de 142.258 millones de habitantes. Su moneda el rublo (un euro por 72 rublos). Idiomas: ruso oficial, además del alemán, checheno y ucraniano. Rusia no hace parte de la Unión Europea ni de la Zona Euro.

 

Moscú, la capital, tiene 12 millones de habitantes; San Petersburgo tiene cinco millones y las otras ciudades son más pequeñas.

 

La actual Federación Rusa, políticamente está compuesta por 21 repúblicas, 46 provincias u Oblast, 9 regiones o Krays, 4 distritos autónomos, dos ciudades federales, y una entidad autónoma. Su jefe de Estado es Vladimir Putin desde el 2012 y hasta el 2024. Tiene Rusia uno de los ejércitos más grandes y poderosos del mundo, con 2.500.000 integrantes activos y reservas, hombres y mujeres. Hace parte del acuerdo del Grupo de Shanghái, una contraparte a la Otan, y es integrante del Bric. El PIB de Rusia es de 3.751 billones de dólares y el per-cápita de 25.500 dólares (datos a 2017), con inmensos recursos naturales en petróleo, gas, carbón, minerales raros y maderables.

 

El fútbol de Rusia puede catalogarse de buena calidad, sin que su su liga sea de las mejores del mundo. Se juega en unas condiciones climáticas tremendas, como en invierno que impide jugarlo en enero y febrero. Este Mundial se realizará en el mes de junio, o sea en verano tipo ruso: tiempo cálido y mucho frio.

 

La liga está compuesta por 16 equipos que juegan 30 partidos de ida y vuelta. El campeón se gana el cupo a participar en la Uefa Chanpions Ligue, mientras que el subcampeón pasa a los play-off de la misma competencia, y los puestos 3, 4 y 5 se ganan cupos para la Uefa Europa Ligue. Los dos últimos en la liga descienden a la B, pero los que quedan en los puestos decimotercero y decimocuarto juegan la promoción con el tercero y cuarto del ascenso.

 

¿Enredado? Noo, lo que pasa es que en Rusia hay cuatro divisiones de fútbol, primera división de 16 equipos, segunda división de 19 equipos, tercera división de 72 equipos en 5 zonas, y cuarta división 10 ligas regionales. A esto se refiere los ascensos, descensos y promociones.

 

Según se dice, los estadios dejaron de llenarse después de la desaparición de la Unión Soviética en 1990, pues se consideraba a los estadios como el único sitio para expresar libertad y rebeldía; sin embargo a partir del año 2000 comienza a presenciarse un lento regreso de la gente a los estadios, así que será un reto para el gobierno llenarlos con rusos en el mundial.

 

El grupo de Colombia

 

La selección colombiana jugará en el grupo H junto a Japón, Polonia y Senegal. Colombia es favorita para ganar su grupo, seguida de Polonia, que cuenta con un goleador de la talla de Robert Lewandowky. Polonia tiene 38.476.269 millones de habitantes, distribuidos a lo largo de 312.685 km2 de extensión; su capital es Varsovia en Europa Oriental, su moneda el zloty.

 

El fútbol de Senegal es físico y rápido y hoy cuenta con su figura Sadio Mane, son peligrosos. Este país africano tiene una población de 14.668.522 habitantes y un territorio de 196.722 km2 de extensión; su capital es Dakar, su idioma francés y la moneda el franco de la CFA (Comunidad Financiera de África).

 

Japón tiene un juego rápido, táctico y enredador, está enproblemado pues llegará con técnico nuevo. Este país de Asia Insular cuenta con 126.451.398 millones de habitantes, y con una extensión de 377.915 km2, de los cuales más de 3.000 son islas; sus ciudades más importantes, además de Tokio –ubicada en la isla de Honshu–, la capital, son: Hokkaido, Honshu, Kyushu, y Shikoku; el yen es la moneda.

 

Y nosotros, con 49.8 millones de habitantes, y con una extensión de 1.141.748 km2, Bogotá como capital, y la moneda el peso colombiano, con una selección de fútbol de buen juego, fuerte, con jugadores de talla mundial como James, Falcao, Cuadrado, Ospina y demás.

 

Como quien dice, por población somos los segundos y nos ganan los japoneses; por extensión quedamos de primeras, por fútbol ganamos el grupo H.

 

Edad promedio de los futbolistas del mundial

 

La edad promedio de los futbolistas de las selecciones es de 24 años, los panameños de 29,4 años, los de Colombia de 27,3 años, Alemania de 25,7 años, Nigeria, 24,3 años.

 

Y la estatura…

 

Los de Serbia son 1,8 metros, los suecos 1,8, colombianos 1,8 los sauditas 1,76.


Selecciones que repiten mundial: de las 32 selecciones que llegron a Rusia, 20 ya estuvieron en Brasil 2014.

 

De Uefa, Alemania, Bélgica, Croacia, España, Francia, Inglaterra, Portugal, Rusia y Suiza, de la Conmebol, Argentina, Uruguay, Colombia, y Brasil.

 

De la Concacaf, México y Costa Rica. De la AFC, Australia, Corea del Sur, Irán y Japón, de la CAF, Nigeria.

 

Selecciones con más presencia en los mundiales

 

Desde 1934 se han jugado 21 mundiales y las selecciones que más han participado son Brasil 21 veces, Alemania 19 y Argentina 17.

 

Los recien llegados: Islandia y Panamá.

 

Los que regresan: Perú, que no participaba desde hace 36 años, Egipto después de 27 años, Polonia después de 12 años, Serbia después de ocho años, Senegal después de 16 años, Tunes desde hace 12 años, Marruecos desde hace 19 años y Suecia desde hace ocho años

 

Los ausentes: Italia, Holanda y los EE.UU.

 

Jugadores de selección y su país: El 65,5 por ciento de los jugadores de la selección de Marruecos no nacieron en el país, mientras que los jugadores de Colombia, Brasil, Irán, Arabia Saudita, Alemania, México y Corea del Sur, todos nacieron en sus países.

 

Los jugadores y las ligas de su país: Los jugadores de la selecciones de Croacia, Islandia y Suecia no juegan en las ligas de sus países sino en el extranjero, mientras que Colombia usa el 88,9 por ciento de sus jugadores de afuera y solo el 11,1 por ciento juegan en el país. Rusia, solo el 5,6 por ciento están afuera, y las selecciones de Inglaterra y Arabia Saudita no usan jugadores que estén afuera.

 

Como se está diciendo ahora, estamos en “modo mundial”. No hay alternativa posible: paciencia, ver partidos y gozar los goles.

Publicado enColombia
La gente juega al fútbol en la Plaza Roja durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Moscú, RusiaFoto: Felipe Dana/AP.

La Copa Mundial ha llevado a cientos de miles de turistas internacionales a Rusia, pero en Moscú y las otras 10 ciudades anfitrionas, ha habido una interrupción mínima en la vida cotidiana fuera de los estadios. Cubadebate comparte instantáneas del día a día en Rusia, mientras la Copa del Mundo marca el ritmo de los aficionados y los transeúntes.

 

 

Un par de besos en la orilla del río Insar en la Copa Mundial de fútbol 2018 en Saransk, Rusia. Foto: Francisco Seco/ AP.

 

Los niños montan sus scooters en las orillas del río Kazanka durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Kazan, Rusia. Foto: Thanassis Stavrakis/AP

 

 

La gente realiza bailes argentinos en la orilla del río Moskva en Moscú, Rusia el 20 de junio de 2018. Foto: Francisco Seco/AP.

La gente camina al lado del estadio Mordovia Arena mientras se pone el sol en la Copa Mundial de fútbol 2018 en Saransk, Rusia, el 24 de junio de 2018. Francisco Seco/AP.

 

La gente juega con un balón de fútbol durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en la Plaza Manezhnaya en el centro de Moscú, Rusia. Foto: Francisco Seco/AP

 

Un músico callejero toca el acordeón durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Kazán, capital de la República de Tatarstán, Rusia. Foto: Frank Augstein/AP

 

Los niños se refrescan en una fuente pública durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Krasnodar, Rusia. Foto: Manu Fernandez/AP.

 

Las nubes se iluminan con el sol poniente sobre una iglesia durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Podolsk, cerca de Moscú, Rusia. Foto: Michael Probst/AP.

 

 

Una pareja baila tango en un puente en el centro de Moscú, durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Rusia. Foto: Felipe Dana/AP

 

Los turistas caminan cerca de la Catedral de San Basilio al atardecer durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Moscú. Foto: Felipe Dana/AP.

 

Un taxi recorre la Avenida New Arbat, decorado con luces de la Copa Mundial. Foto: Victor R. Caivano/AP

 

 

Una estatua de Lenin se alza sobre una columna mientras se pone el sol durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Podolsk, cerca de Moscú. Foto: Michael Probst/AP.

 

 

Una mujer lleva a un bebé a través de un puente peatonal sobre una carretera durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Podolsk, cerca de Moscú. Foto: Michael Probst/AP.

 

La gente mira los fuegos artificiales y un bergantín con velas escarlata en el río Neva durante las festividades de Scarlet Sails que marcan la graduación de la escuela en San Petersburgo. Foto: Dmitri Lovetsky/AP.

 

 

Los visitantes y pancartas para la Copa Mundial de fútbol 2018 se recortan en San Petersburgo. Foto: Lee Jin-man/AP.

 

(Tomado de AP Images)

Publicado enFotorreportajes
EL Mundial Rusia 2018: Y el balón rodando

El Mundial de Fútbol avanza, de acuerdo a lo progamado. El primer pitazó sonó el 14 de junio y el último dejará escuchar su silbido el 15 de julio. Es un ambiente que lo cubre todo: las pasiones, euforias, cávalas, pollas, debates sobre los favoritos a coronarse campeón están presentes en todas partes, el mundo futbolero está expectante, los colombianos ilusionados una vez más con su selección, euforia mundialista como la que se vive llenando el álbum del Mundial pero, ¿cómo se llegó a este momento estelar? Aquí se lo contamos.

Después de jugar 871 partidos clasificatorios durante dos largos años, donde se enfrentaron 210 seleccionados de igual número de naciones, marcando un total de 2.469 goles quedaron clasificadas 32 selecciones, y en Rusia después de jugar 64 partidos protagonizados por 736 jugadores durante 31 días, en doce estadios, se sabrá quién será el nuevo dueño de la soñada Copa y sus réditos económicos que no serán pocos. Se jugará en ocho grupos, con un equipo cabeza de serie, en donde no podrán repetirse selecciones de ninguna Confederación salvo los de Uefa.

 

Este Mundial se está disputando en el formato de todos contra todos, en grupos de cuatro equipos, pasan a segunda ronda los dos primeros de cada grupo. Luego de esto, equipo que gana sigue y el perdedor queda eliminado.

 

Se jugará en once sedes o ciudades y en doce estadios. Como Rusia es el anfitrión va por derecho. El Mundial costará 678.000 millones de rublos, más de 15.800 millones de dólares (o su equivalente en pesos colombianos: 213.000 millones).

 

Las ciudades sede son: Moscú, San Petersburgo, Kazán, Samara, Sochi, Nizhny-Novgorod, Rostov del Don, Volgogrado, Ekaterimburgo, Kaliningrado y Saransk.

 

En el siguiente cuadro se muestra el proceso eliminatorio:

 

AFC-Asociación de Fútbol de Asia, CAF-Confederacion Africana de fútbol, Concacaf-Confederación de fútbol de América del Norte, Centro-América y el Caribe, Conmebol-Confederacion Suramericana de fútbol, OFC-Confederación de fútbol de Oceanía y Uefa-Unión de federaciones de fútbol de Europa.

 

ConfederacionesEquipos participantesEquipos
clasificados
EliminadosCupos
AFC465414,5
CAF545495
CONCACAF353323,5
CONMEBOL10554,5
OFC110110,5
UEFA54134113
TOTAL2103117931

 

Según este cuadro, los debates más álgidos se dan en relación a los cupos correspondientes a las confederaciones continentales, pues no son muy equitativos. Desde el punto de vista cuantitativo se favorece al fútbol europeo que se supone es el mejor del mundo, pero la eliminatoria más complicada, por lo dura y reñida, es la suramericana. Europa tiene 13 cupos + 1 que es Rusia, y Suramérica 4,5 cupos, o sea, cuatro más uno por repechaje, cuando tenía 5+1.

 

La Fifa aprobó que a partir del Mundial de Qatar en 2022, o desde 2026, serán 48 las selecciones participantes, reunidas en 16 grupos de a tres y con 80 partidos, o sea un Mundial de dos meses, algo muy rentable para la Fifa y sus sponsor, y los cupos se repartirían de la siguiente manera:

 

AFC, 8, CAF, 9, Concacaf, 6,5, Conmebol, 6,5, OFC, 1 y Uefa, 16 cupos además seis cupos por repechaje o repesca.

 

Pero también es mucha plata…

 

El Mundial de Fútbol no es solo arte, belleza y deporte, también es mucha pero mucha plata. Puede decir, en parte, que las selecciones se pelean las clasificaciones teniendo en mente lo que ganarán.


Esto quiere decir que los equipos que iniciaron el Mundial ya se ganaron 8 millones de dólares, como la selección Colombia, así que la pelea por esa “platica” también estará presente en las patadas a la redonda. A las “patadas” se ganarán un montón de plata.

 

Y los árbitros y jueces también harán su “platica” al final del certámen mundialista. Cada arbitro central recibirá por su trabajo 70.000 dólares y los jueces de línea 25.000 dólares, más premios adicionales.

 

 

Primer puesto,
campeón 
38
millones de dólares 
109 mil millones
de pesos 
Segundo puesto 28 80
Tercer puesto 24 66
Cuarto puesto 22 63
Cuartos 16 46
Octavos 12 34
Fase
de grupos
 8 23 mil millones
de pesos


 El país anfritrión

 

Rusia, o mejor dicho la Federación de Rusia, con 17.098.242 km2, es el país más extenso de la tierra; el 40 por ciento de ese territorio se ubica en Europa Oriental, y el restante 60 en Asia del norte donde está Siberia, por eso es clasificado como país euroasiático, con una diversidad étnica muy amplia pues abarca 160 grupos étnicos que hablan más o menos 100 idiomas, el ruso mayoritario y el tártaro, alemán, ucraniano, checheno, azerbaiyano, fines, entre algunos de los que se hablan a lo largo de su territorio. La Federación Rusa tiene una población de 142.258 millones de habitantes. Su moneda el rublo (un euro por 72 rublos). Idiomas: ruso oficial, además del alemán, checheno y ucraniano. Rusia no hace parte de la Unión Europea ni de la Zona Euro.

 

Moscú, la capital, tiene 12 millones de habitantes; San Petersburgo tiene cinco millones y las otras ciudades son más pequeñas.

 

La actual Federación Rusa, políticamente está compuesta por 21 repúblicas, 46 provincias u Oblast, 9 regiones o Krays, 4 distritos autónomos, dos ciudades federales, y una entidad autónoma. Su jefe de Estado es Vladimir Putin desde el 2012 y hasta el 2024. Tiene Rusia uno de los ejércitos más grandes y poderosos del mundo, con 2.500.000 integrantes activos y reservas, hombres y mujeres. Hace parte del acuerdo del Grupo de Shanghái, una contraparte a la Otan, y es integrante del Bric. El PIB de Rusia es de 3.751 billones de dólares y el per-cápita de 25.500 dólares (datos a 2017), con inmensos recursos naturales en petróleo, gas, carbón, minerales raros y maderables.

 

El fútbol de Rusia puede catalogarse de buena calidad, sin que su su liga sea de las mejores del mundo. Se juega en unas condiciones climáticas tremendas, como en invierno que impide jugarlo en enero y febrero. Este Mundial se realizará en el mes de junio, o sea en verano tipo ruso: tiempo cálido y mucho frio.

 

La liga está compuesta por 16 equipos que juegan 30 partidos de ida y vuelta. El campeón se gana el cupo a participar en la Uefa Chanpions Ligue, mientras que el subcampeón pasa a los play-off de la misma competencia, y los puestos 3, 4 y 5 se ganan cupos para la Uefa Europa Ligue. Los dos últimos en la liga descienden a la B, pero los que quedan en los puestos decimotercero y decimocuarto juegan la promoción con el tercero y cuarto del ascenso.

 

¿Enredado? Noo, lo que pasa es que en Rusia hay cuatro divisiones de fútbol, primera división de 16 equipos, segunda división de 19 equipos, tercera división de 72 equipos en 5 zonas, y cuarta división 10 ligas regionales. A esto se refiere los ascensos, descensos y promociones.

 

Según se dice, los estadios dejaron de llenarse después de la desaparición de la Unión Soviética en 1990, pues se consideraba a los estadios como el único sitio para expresar libertad y rebeldía; sin embargo a partir del año 2000 comienza a presenciarse un lento regreso de la gente a los estadios, así que será un reto para el gobierno llenarlos con rusos en el mundial.

 

El grupo de Colombia

 

La selección colombiana jugará en el grupo H junto a Japón, Polonia y Senegal. Colombia es favorita para ganar su grupo, seguida de Polonia, que cuenta con un goleador de la talla de Robert Lewandowky. Polonia tiene 38.476.269 millones de habitantes, distribuidos a lo largo de 312.685 km2 de extensión; su capital es Varsovia en Europa Oriental, su moneda el zloty.

 

El fútbol de Senegal es físico y rápido y hoy cuenta con su figura Sadio Mane, son peligrosos. Este país africano tiene una población de 14.668.522 habitantes y un territorio de 196.722 km2 de extensión; su capital es Dakar, su idioma francés y la moneda el franco de la CFA (Comunidad Financiera de África).

 

Japón tiene un juego rápido, táctico y enredador, está enproblemado pues llegará con técnico nuevo. Este país de Asia Insular cuenta con 126.451.398 millones de habitantes, y con una extensión de 377.915 km2, de los cuales más de 3.000 son islas; sus ciudades más importantes, además de Tokio –ubicada en la isla de Honshu–, la capital, son: Hokkaido, Honshu, Kyushu, y Shikoku; el yen es la moneda.

 

Y nosotros, con 49.8 millones de habitantes, y con una extensión de 1.141.748 km2, Bogotá como capital, y la moneda el peso colombiano, con una selección de fútbol de buen juego, fuerte, con jugadores de talla mundial como James, Falcao, Cuadrado, Ospina y demás.

 

Como quien dice, por población somos los segundos y nos ganan los japoneses; por extensión quedamos de primeras, por fútbol ganamos el grupo H.

 

Edad promedio de los futbolistas del mundial

 

La edad promedio de los futbolistas de las selecciones es de 24 años, los panameños de 29,4 años, los de Colombia de 27,3 años, Alemania de 25,7 años, Nigeria, 24,3 años.

 

Y la estatura…

 

Los de Serbia son 1,8 metros, los suecos 1,8, colombianos 1,8 los sauditas 1,76.


Selecciones que repiten mundial: de las 32 selecciones que llegron a Rusia, 20 ya estuvieron en Brasil 2014.

 

De Uefa, Alemania, Bélgica, Croacia, España, Francia, Inglaterra, Portugal, Rusia y Suiza, de la Conmebol, Argentina, Uruguay, Colombia, y Brasil.

 

De la Concacaf, México y Costa Rica. De la AFC, Australia, Corea del Sur, Irán y Japón, de la CAF, Nigeria.

 

Selecciones con más presencia en los mundiales

 

Desde 1934 se han jugado 21 mundiales y las selecciones que más han participado son Brasil 21 veces, Alemania 19 y Argentina 17.

 

Los recien llegados: Islandia y Panamá.

 

Los que regresan: Perú, que no participaba desde hace 36 años, Egipto después de 27 años, Polonia después de 12 años, Serbia después de ocho años, Senegal después de 16 años, Tunes desde hace 12 años, Marruecos desde hace 19 años y Suecia desde hace ocho años

 

Los ausentes: Italia, Holanda y los EE.UU.

 

Jugadores de selección y su país: El 65,5 por ciento de los jugadores de la selección de Marruecos no nacieron en el país, mientras que los jugadores de Colombia, Brasil, Irán, Arabia Saudita, Alemania, México y Corea del Sur, todos nacieron en sus países.

 

Los jugadores y las ligas de su país: Los jugadores de la selecciones de Croacia, Islandia y Suecia no juegan en las ligas de sus países sino en el extranjero, mientras que Colombia usa el 88,9 por ciento de sus jugadores de afuera y solo el 11,1 por ciento juegan en el país. Rusia, solo el 5,6 por ciento están afuera, y las selecciones de Inglaterra y Arabia Saudita no usan jugadores que estén afuera.

 

Como se está diciendo ahora, estamos en “modo mundial”. No hay alternativa posible: paciencia, ver partidos y gozar los goles.

Publicado enEdición Nº247
"En dos años, Brasil ha retrocedido décadas"

El líder del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST) ha sido apadrinado por Lula da Silva y puede ser el futuro de la nueva izquierda brasileña
"Brasil es el país donde seis multimillonarios tienen más riqueza que cien millones de personas. En un radio de cinco kilómetros puedes encontrarte el Índice de Desarrollo Humano de Suecia y el de Zimbabue"

 

Lula da Silva dice que le recuerda a él cuando era joven, pero Guilherme Boulos no quiere estas presiones: "Lula no está muerto. Lula está vivo y es precandidato a presidente de la República". Este activista de tan solo 36 años está considerado la raíz de la nueva izquierda brasileña, descompuesta con su máximo líder en la cárcel, con Dilma Rousseff destituida de su cargo de presidenta hace ahora dos años y sin relevo en el Partido dos Trabalhadores. A la izquierda del PT, va avanzando poco a poco el PSOL (Partido Socialismo e Liberdade).


El líder del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST) y precandidato a la presidencia por el PSOL se encuentra con eldiario.es en un hotel del centro histórico de Río de Janeiro. Carga un paquete de octavillas electorales, no muy grande, para un acto de partido al que acudirá justo después de esta charla. Su semana no ha sido fácil, porque ha tenido que declarar ante la Policía Federal: el MTST ocupó ilegalmente el famoso apartamento por el que está preso el expresidente Lula.


Las explicaciones empiezan por ahí. "Fue para demostrar una farsa judicial, fue una acción de denuncia política y simbólica. En este momento tenemos a Lula condenado y preso sin pruebas. Las acciones políticas deben ser tratadas en el ámbito del debate político y no policialmente".


La declaración de Boulos es un ejemplo más del ambiente enrarecido en Brasil en los últimos tiempos. "Es preocupante para la democracia que acciones políticas se conviertan en denuncias criminales", dice.


El trabajo de Boulos y del PSOL desde el origen de los movimientos sociales requiere tiempo, pero en precampaña no ahorra promesas para el hipotético caso en que pueda ayudar en alguna coalición que llegue a gobernar. Habla abiertamente de "un plebiscito que revoque las medidas tomadas por el gobierno ilegítimo de Michel Temer. En dos años han hecho retroceder décadas a Brasil".


Una reforma laboral que retira derechos históricos, la congelación de inversiones públicas para los próximos 20 años a través de una enmienda constitucional o la entrega del petróleo [reservas petrolíferas del pré-sal] a empresas extranjeras, son algunas de las disposiciones que Boulos borraría de inmediato.


Como en Brasil no es complicado que la ficción supere a la realidad, se puede utilizar el universo del cuento para ejemplificar algunos problemas. Habla Boulos del Disneyland financiero: "Los bancos hacen lo que quieren, necesitamos una reforma financiera". Compara el sistema tributario con Robin Hood, pero a la inversa: "Se lo quitan a las clases bajas y a las clases medias para dárselo a los más ricos. El 49% de la recaudación progresiva es sobre consumo, y solo un 20% es sobre las rentas".


La reforma tributaria es un aspecto que la izquierda tiene por bandera, porque la desigualdad –y todo lo que viene detrás– ya ha superado todos los límites por estas tierras. "Brasil es el país donde seis multimillonarios tienen más riqueza que cien millones de personas. Hay un abismo social", indica el precandidato. "No somos un país pobre, estamos entre las mayores economías del mundo, pero en un radio de cinco kilómetros puedes encontrarte el Índice de Desarrollo Humano de Suecia y el de Zimbabue, dentro de una misma ciudad".


En el transcurso del encuentro, Boulos entrega el material electoral a un asesor y también su teléfono, que arde desde primerísima hora de la mañana. Hay muchas cosas en juego en la política brasileña en los próximos meses. Temer ocupó el lugar de Rousseff y su nivel de aprobación entre la población del 4%, el más bajo de toda la historia republicana.


Si Boulos tuviera alguna oportunidad de gobierno, reduciría el poder de los políticos para aumentar el de las personas: "Con plebiscitos y referéndums, necesitamos más democracia participativa. Democracia no puede ser depositar un voto en una urna cada cuatro años y después no decir nada más".


Este germen de la nueva izquierda brasileña debe afrontar para ello un cambio clave: pasar de ser una parte del sistema –que según ellos ha fracasado– a ser una alternativa. Eso implica partir casi de cero, y de ahí las dificultades. Mientras lo logran, en la sociedad se va instalando la violencia, la intolerancia, el miedo y el odio. "Y existen políticos que explotan este miedo", asegura Boulos. "Hay que sumarle además la falta de debate en la sociedad, con monopolio mediático. En caldos de cultivo como este se activaron regímenes autoritarios en varias partes del mundo".


Para ayudar a reflejar la atmósfera que se vive en el país en los últimos tiempos, puede analizarse otro tema mucho más secundario. Estamos en pleno Mundial de fútbol y, al contrario que en otras ocasiones, no se nota en las calles, acostumbradas a vestirse de gala para tales ocasiones.


La derecha se ha apropiado de los símbolos nacionales. "Como si Brasil fuera de ellos, como si ellos fueran el Brasil real y auténtico. Y las cosas no son así", denuncia. Una ciudad que vive el fútbol como pocas, ahora sigue los partidos a muy bajo volumen. "Hay un clima de depresión política en la sociedad, cierta apatía", asegura Guilherme Boulos. Inmediatamente subraya otro factor decisivo, desde luego: el 7 a 1 (victoria de Alemania frente a Brasil en las semifinales del Mundial de 2014). "Esa herida hay que cerrarla"

Por, Víctor David López
23/06/2018 - 21:05h

 

 

Publicado enInternacional
Jueves, 14 Junio 2018 06:19

El partido de la tecnología

El partido de la tecnología

Rusia no será la excepción y la intervención tecnológica se hará presente en la cita mundialista tanto en árbitros como en jugadores. La novedad más llamativa será la que porte la pelota oficial: cada vez que la Telstar 18 cruce la línea de gol, un chip instalado en la misma se activará y enviará un mensaje al reloj inteligente del árbitro para informar si el balón traspasó en su totalidad la línea de cal. Así, junto al ya popular VAR –por primera vez implementado en una Copa del Mundo–, la tecnología será como nunca antes definitoria en acciones de juego desde fuera del mismo campo de juego.


Caso testigo que podría ser evitado con el mencionado chip de la pelota es el de la final de 1966, donde un gol “fantasma” le otorgó el Campeonato Mundial a Inglaterra por sobre Alemania. Para ello, el balón llevará en su interior un chip NFC (de tecnología de proximidad, como la que tiene la tarjeta SUBE) pasivo que se activará en un campo electromagnético presente más allá de la línea de gol. La activación del chip enviará una señal que llegará al reloj del árbitro, indicando que se ha convertido un tanto. El reloj Big Bang Referee –producido por la empresa suiza Hublot– es de titanio y cuenta con diversa clase de sensores. Entre ellos, acelerómetro, micrófono, giroscopio y GPS que le permitirán al árbitro seguir las secuencias del partido y, además, controlar su condición física con el monitoreo cardíaco y hepático.


En cuanto a la polémica asistencia arbitral por video (VAR) –ya aplicada en torneos de inferior jerarquía– promete facilitar la penalización de acciones de juego que no hayan sido percibidos por los árbitros. Para su funcionamiento, las acciones serán captadas por 33 cámaras durante cada partido de la primera fase y por 35, de octavos de final en adelante. La señal de las cámaras es transmitida por fibra óptica hasta el camarín ubicado en el centro internacional de transmisiones (IBC) donde será analizado en televisores de alta definición por los árbitros asistentes que tardarán entre 30 y 90 segundos para emitir un dictamen.


Mientras tanto, los jugadores también contarán con la tecnología como aliado: desde materiales más anatómicos en camisetas y botines hasta el seguimiento de sus acciones a través de dispositivos electrónicos. Como ya es costumbre a nivel clubes, muchos futbolistas portarán bajo sus camisetas unas pecheras con sensores que transmiten datos de sus desempeño en tiempo real. Dotados con giroscopios, acelerómetros y GPS, esos dispositivos permiten conocer estadísticas de desplazamiento, velocidad y posicionamiento de los jugadores de campo para hacer correcciones tácticas. En Rusia, la analítica deportiva promete ser protagonista de la vigésimo primera Copa del Mundo.

Publicado enSociedad
Jueves, 07 Junio 2018 17:33

Y adentro, la caldera

Y adentro, la caldera

…el balón que va y que viene.

El ritmo irracional que nunca se interrumpe.

El frío afuera. Y un puñado de gente. Y adentro, la caldera”.

Osvaldo Ardizzone.


El que quiera aprender de fútbol debe leer las crónicas de Ardizzone; terminará eso sí, amando más la poesía que el fútbol… Ardizzone fue el último poeta del fútbol, Petrarca el del amor.

Publicado enRíos de letras
La selección de fútbol de Argentina cancela el partido amistoso con Israel tras las protestas palestinas

Hugo Moyano, vicepresidente segundo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), anunció este martes que se suspendió el amistoso que iban a jugar la Albiceleste e Israel en Jerusalén este sábado. La AFA todavía no anunció oficialmente la suspensión.


Distintas organizaciones se manifestaron en contra de este amistoso tanto en Argentina como en España, donde se entrena la Albiceleste a la espera del Mundial de Rusia, que se jugará del 14 de junio al 15 de julio.


"Me parece bien que se haya suspendido el partido de la Argentina con Israel. Se ha hecho lo correcto, no valía la pena. Lo que pasa en esos lugares, donde matan tanta gente, como ser humano no se puede aceptar de ninguna manera. Las familias de los jugadores estaban sufriendo por las amenazas", dijo Moyano a Radio 10 en medio de los rumores que daban por cancelado el partido.


Horas antes de conocerse la noticia de la suspensión, la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, dijo en rueda de prensa que "no se puede mezclar" el amistoso con el conflicto que ese país mantiene con Palestina.


"La selección argentina puede jugar en cualquier parte del mundo, no se puede impedir un juego deportivo. No tiene nada que ver con nada, no tienen que ofenderse los palestinos. Como Estado reconocemos al Estado palestino, esto no tiene nada que ver con donde juega la selección", añadió.
Palestina se lo agradece


"Venir a Jerusalén en este momento en el que todo el mundo está enfadado con lo que ha hecho (Donald) Trump (trasladar a la ciudad la Embajada de EE.UU. de Tel Aviv) es muy grave", dijo este martes la directora del Departamento Internacional de la Federación Palestina de Fútbol, Susan Shalabi.


La Asociación de Fútbol de Palestina agradeció en declaraciones la cancelación del amistoso entre Argentina e Israel previsto para el próximo sábado en Jerusalén. "He de decir que tiene mucho mérito que el equipo argentino haya decidido no prestarse para convertirse en una herramienta política", aseguró, satisfecha Shalabi.


Para Shalabi, este es "un buen ejemplo de separación de política y deporte y de cómo no permitir a los políticos imponer su agenda". "Es algo por lo que les tenemos que agradecer a los argentinos", aseguró. Las declaraciones se produjeron minutos después de que varios medios locales diesen la noticia.


06/06/2018 09:21 Actualizado: 06/06/2018 09:28

 

Publicado enInternacional
Sábado, 31 Marzo 2018 09:22

El pulso por el control de la Fifa

El pulso por el control de la Fifa

Ahora que se acerca el mes de junio y con éste el mundial de fútbol Rusia 2018, los millones de aficionados, como los seguidores ocasionales, estarán atentos a los diversos partidos ansiosos de saber quién se alzará con la anhelada copa. Pero en la Fifa, uno de los grandes monopolios del mundo, todo es hecho a la medida de la máxima ganancia, por lo cual los escándalos gansteriles son parte de su práctica. Esa es la cara horrible del ente rector del fútbol mundial.

 

No es nada nuevo que tres años atrás estallara toda una cadena de delitos en la Fifa1, lo nuevo es que sean instituciones judiciales de los Estados Unidos –como el Departamento de Justicia, el Servicio Urbano de Impuestos (IRS) y el FBI–, quienes abocaran durante años una investigación que terminó con la orden de captura de siete altos funcionarios de la institución mundial de fútbol, acusados de lavado de activos, pago de sobornos, transacciones financieras ilegales, concierto para delinquir, entre los 54 delitos imputados2.

 

El núcleo del problema versa sobre la entrega de derechos mediáticos y de mercadotecnia, soborno de dirigentes de Estados Unidos y Suramérica, para garantizar con ello el control de eventos deportivos por realizarse en la región. Por lo tanto, no es un problema solamente judicial y penal, sino también geopolítico. ¿Qué es lo que está detrás de estas denuncias y detenciones?

 

El malestar de Estados Unidos

 

Un problema internacional. No debe olvidarse que en la disputa por la sede para el mundial de 2018, Estados Unidos y Rusia se encontraron como posibles sedes para el evento, pulso que finalmente ganó el país euroasiático; bofetada a la Federación de Fútbol de EU, la Concacaf3 y a los poderes políticos y económicos de Estados Unidos, quienes sostienen que fue con sobornos que los rusos ganaron la sede. A esto se suman los ingleses, que también querían la copa mundial y exigieron revisar la forma como Rusia fue elegida.

 

En el último congreso de la Fifa, en medio del escándalo por sobornos y de detenciones, Joseph Blatter –apoyado por Vladimir Putin– fue reelegido por quinta vez a la presidencia de uno de los mega-monopolios más poderosos del planeta, derrotando a su adversario el príncipe jordano Al Bin Al Husáin, quien contaba con el apoyo de Barack Obama, David Cameron, Ángela Merkel, François Hollande, el FBI, Scoltlan Yard y un largo etcétera.

 

Después de dos días de ser elegido, Blatter tuvo que renunciar debido a las presiones, sin embargo estuvo en el cargo hasta inicios del 2016 cuando fue celebrado un congreso extraordinario para elegir el sucesor en la dirección del gran-monopolio, que recayó en el suizo Gianni Infantino.

 

Estados Unidos no le perdona a Blatter no haber expulsado a Irán de la Fifa, de la misma manera que intenta que Israel ingrese a la Federación Mundial con la oposición de Palestina. Habrá que esperar la repercusión en la Fifa del acuerdo sobre armas nucleares entre los EU e Irán repudiado por Donald Trump. En principio Irán no será expulsado y a Israel le costará ingresar.

 

Limpiando terreno. Los estadounidenses quieren controlar la Fifa y para ello debían salir de Blatter y sus asociados, así como buscar acuerdos con los que quedaron al frente de la entidad. Hicieron la misma maniobra con Odebrecht: denunciar problemas de corrupción para reducir poderes. En la Fifa golpearon un sector con este discurso, lo cual no quiere decir que quienes quedaron en el poder del organismo internacional de fútbol estén exentos de corrupción.

 

Cambio de táctica

 

Por primera vez en la historia de la Fifa se postuló a un delegado de EU al Comité Ejecutivo de esa institución. Ya se escuchan voces para formar la Confederación Americana de Fútbol, que tendría sede en los Estados Unidos, de esta manera le restarían poder a la Conmebol, en especial a las asociaciones suramericanas como la AFA de Argentina, la FBF de Brasil y AUF de Uruguay, y así consolidar su poder en la región, lo que abriría posibles alianzas con los anti Blatter, para así hacerse al mando de la entidad internacional de fútbol.

 

Un gran nicho de billones de dólares. Los Estados Unidos no tienen tradición futbolera, sin embargo en las actuales condiciones políticas internacionales se metería de lleno a propiciar un enfoque en la Fifa. Su interés en el fútbol lo evidenciaron con la realización de la Copa América Centenario en 2016, donde mostraron su capacidad de llenar estadios con los latinos –hispanos como los llaman– que suman más de 80 millones, además de otros espectadores. El mercado está listo para un mundial.

 

¡La competencia para el mundial de 2026 ya arrancó! En una gambeta de Trump, Estados Unidos se prepara para ser sede, sus contrincantes hasta el momento son México, Canadá y Marruecos –que tiene 104 votos de 211–. Los norteamericanos van perdiendo el partido pues los suramericanos están con posiciones antiestadounidenses, ya que la mayoría de los dirigentes del fútbol de la región están presos en los EU; por otra parte hay un sentimiento anti Trump entre varios dirigentes debido a las posiciones antiinmigrantes y racistas del actual presidente.

 

Las disputas por el poder del fútbol

 

Durante los 17 años que Joseph Blatter estuvo al frente de la Fifa la dirigió apoyándose en la Conmebol, Concacaf y las Confederaciones de Asia, África y Australia, lo que dio lugar a jugosos contratos, campeonatos y a los mundiales de Corea-Japón 2002, Suráfrica 2010, Brasil 2014, Rusia 2018 y Qatar 2022.

 

Como presidente del máximo organismo de fútbol, el suizo fue un decidido promotor del fútbol femenino en todas las categorías; impulsó la modernización de la salud en el deporte; inició escuelas de árbitros y técnicos. Todo esto en contra o por lo menos en detrimento de la Uefa (Unión de Asociaciones de Fútbol de Europa).

 

Gran Bretaña, acérrima enemiga de Blatter, estuvo dispuesta a sabotear el mundial de Rusia 2018 si este se mantenía en la presidencia. A raíz de una posible intervención de Rusia en la muerte de un exagente de inteligencia, Londres advierte que si se prueba la participación rusa, Inglaterra se retiraría del mundial 2018.

 

Disputas al interior de la Uefa. Los ingleses tienen diferencias con sus dirigentes; las rencillas no han terminado y pueden evidenciarse diferencias al interior del organismo; Gran Bretaña perdió en las votaciones para el mundial 2018 con Rusia; España y Francia, siendo de la Uefa, votaron con Blatter, y el resto de Europa votó con Platini –otro opositor de Blatter apoyado principalmente por Alemania–, quien se propuso como candidato a dirigir la Fifa y hoy está suspendido por seis años de toda actividad en la Fifa, junto con Blatter.

 

Los dirigentes del fútbol europeo y suramericano, así como los cronistas deportivos pro Uefa, ven que el único fútbol que vale la pena ver y costear es el europeo; sus argumentos se basan en las estadísticas de audiencia en campeonatos como la Champions League, Europa Ligue, Eurocopa, ligas como la española, inglesa, italiana, francesa y alemana; lo que deja a un lado los torneos y campeonatos de los demás continentes, además de seguir viendo regiones como América Latina para extraer talentos y llevarlos al fútbol europeo.

 

Por lo tanto, si la Fifa queda en las manos de la Uefa, es posible que inicie un proyecto internacional de fortalecimiento del fútbol europeo y se quede atrás o de lado todo el fútbol del resto de contenientes. Suramérica tiene para el mundial cuatro cupos y un quinto de repechaje, que lo podría perder a favor de los europeos si se reforman los estatutos a favor de éstos. La Copa América Centenario se realizó en 2016 en los EU precisamente por los acuerdos y presiones, cuando lo más lógico en apariencia era que se realizara en un país suramericano, pues de las 99 ediciones de la Copa ninguna se realizó en los EU.

 

Finalmente, las denuncias y casos de corrupción al interior de la Fifa son ciertos, pero su destape es una maniobra para propiciar el fortalecimiento de un sector que quiere disputar la organización, acabando con lo poco de fútbol que existe en otros continentes.

 

Es evidente que la Fifa, como un gran monopolio del capital financiero internacional, usa métodos delincuenciales como los usan todos los poderosos del capital financiero, tratar de limpiarla y darle un nuevo esquema no quiere decir volverla algo diferente.

 

1 El periodista deportivo de investigación, Andrew Jennings denunció fraudes y sobornos desde 1998 y nadie hizo nada.
2 Acción apoyada por las autoridades suizas y la Interpol el 27 de mayo de 2015, dos días antes del 65 Congreso de la Fifa.
3 Confederación de fútbol de América del Norte, Centro América y el Caribe.

Publicado enEdición Nº244
Página 1 de 7