Fachada del Banco de Inglaterra, en Londres. Wikimedia Commons

El Banco de Inglaterra decide no devolver al Gobierno de Maduro 930 millones de euros en lingotes de oro depositados hace años en custodia, sosteniendo que es Juan Guaidó el “legítimo presidente interino” de Venezuela.

 

La decisión de la Justicia británica de legitimar la decisión del Banco de Inglaterra pareciera más propia de las arbitrariedades del llamado 'primer imperio británico' de los siglos XVII y XVIII, centrado especialmente en las Américas, que de una democracia moderna del siglo XXI.

“El Gobierno de Su Majestad ha reconocido al Sr. Guaidó en su capacidad de presidente constitucional interno de Venezuela, y por consiguiente, no reconoce al Sr. Maduro como presidente constitucional de Venezuela”, ha dicho en su escrito Nigel Teare, el juez portavoz del Tribunal Superior de Justicia británico, la 'High Court'.

El litigio se remonta a dos años atrás, cuando el Gobierno venezolano anunció al Banco de Inglaterra su intención de retirar las 31 toneladas de lingotes de oro —unos 930 millones de euros— depositados en sus cámaras desde años atrás, para poder hacer frente a la crisis económica de Venezuela.

El Banco de Inglaterra dilató inicialmente su respuesta pero en 2019, ya con Juan Guaidó autoproclamado 'presidente encargado interino', y presionado por el Departamento del Tesoro de EE UU, argumentó que la irregular situación institucional de Venezuela requería un análisis jurídico exhaustivo.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y el entonces asesor principal de Seguridad Nacional, John Bolton —que ahora revela paradójicamente en su flamante libro la desconfianza de Trump sobre la capacidad de Guaidó— requirieron la complicidad del Gobierno británico para estrechar el cerco al Gobierno de Maduro.

Oficialmente, el Gobierno británico siempre se ha desentendido del litigio.

“Es competencia del el Banco de Inglaterra, no del Gobierno”, afirmó en la Cámara de los Comunes Alan Duncan, el titular de Exteriores británico. Pero, al pasar, acotó: “Seguramente el alto tribunal tendrá en consideración que el Sr. Guaidó es reconocido como el presidente interino legítimo por más de cincuenta países”. Un mensaje claro.

Con soberbia imperial el Banco de Inglaterra llegó a pedir 'garantías' a Venezuela de que el oro dejado temporalmente en su custodia —como hacen muchos países— no fuera a ser utilizado para beneficio personal de Nicolás Maduro o de los numerosos altos cargos civiles y militares venezolanos contra los cuales EE UU y/o la UE aplican sanciones.

A pesar de la humillación que esto suponía el Gobierno de Caracas aclaró que ese capital sería destinado íntegramente a atender las necesidades provocadas en Venezuela por la pandemia del covid-19.

Para evitar cualquier otra excusa del Banco de Inglaterra y como muestra de transparencia y buena voluntad, Venezuela propuso que la transferencia no se hiciera directamente al Gobierno de Maduro sino al programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para que este organismo de la ONU lo gestionara.

Pero la decisión política por parte del Reino Unido ya estaba evidentemente tomada, y la 'High Court' se limitó a proporcionar argumentario legal y solemnidad.

Para dar más visos de legalidad a ese descarado robo multimillonario a un Estado soberano, paralelamente el 'presidente encargado' Guaidó hizo que 'su' Asamblea Nacional —no reconocida por el Tribunal Supremo de Venezuela—, nombrara a una pseudo 'Junta Directiva' del Banco Central de Venezuela paralela a la real, a la que diariamente toma decisiones sobre la economía venezolana.

Con esa parodia la tal 'Junta Directiva' pidió al Banco de Inglaterra 'en nombre' del Banco Central de Venezuela, que no entregara el oro venezolano al Gobierno de Maduro.

El Tribunal Superior británico dictaminó que esa fake 'Junta Directiva' del Banco Central Venezolano encabezada por Ricardo Villasmil es la única que podrá a partir de ahora acceder legalmente a las reservas de oro venezolano depositado en las cámaras del Banco de Inglaterra, y no la Junta Directiva real, la gubernamental presidida por Calixto Ortega.

Paradójicamente, Reino Unido sigue manteniendo relaciones diplomáticas y comerciales con el único gobierno con poderes reales en Venezuela, el de Nicolás Maduro, y es la embajadora de este, Rocío Maneiro, la titular de la embajada venezolana en Londres. Reino Unido mantiene a su vez a su embajador Andrew Soper acreditado ante el Gobierno de Maduro.

La esquizofrenia diplomática que esto supone se extiende a la mayoría de los países que han reconocido —presionados por Trump— hace un año y medio a Juan Guaidó como 'presidente encargado', en momentos en que Washington les aseguraba que el Gobierno de Maduro se derrumbaría en cuestión de días.

Todos querían posicionarse bien ante Washington y ante quien ya daban por seguro nuevo presidente de Venezuela.

Pedro Sánchez fue uno de lo jefes de gobierno que reconoció a Guaidó como presidente interino a inicios de febrero de 2019, y a fines de abril incluso acogió en la embajada española en Caracas al también líder opositor Leopoldo López, mentor de Guaidó. Y sin embargo, sigue manteniendo relaciones diplomáticas políticas, comerciales y culturales con el Gobierno de Maduro.

Pese al inmenso apoyo económico, político y diplomático de EE UU, la UE y numerosos otros países, Guaidó se mostró incapaz en este tiempo de mantener unida a la oposición y de presentar una alternativa creíble de gobierno, y por ello fue perdiendo apoyos políticos y apoyo social.

Un mes atrás las encuestas ya lo situaban en el 25% de popularidad, el nivel más bajo de su fulgurante vida como 'presidente encargado interino'.

Guaidó recorrió capitales europeas, fue recibido con aplausos en la Cámara de Representantes de EE UU y en varios países latinoamericanos. Denunció una y otra vez la 'dictadura' de Maduro a pesar de que daba ruedas de prensa y mítines a lo ancho de Venezuela, mantenía oficinas públicas y entraba y salía por el aeropuerto de Caracas.

Se autorreivindicó como gran demócrata y salvapatrias pero se negó en todo momento a establecer un diálogo con Maduro como hicieron otras fuerzas de la oposición.

Dirigente de Voluntad Popular, al igual que su maestro Leopoldo López siempre estuvo en la corriente más intransigente y violenta de la oposición.

La impaciencia por llegar al poder rápidamente le hizo desde el primer momento apostar por las vías directas, su autoproclamación como 'presidente encargado' en una manifestación callejera a fines de enero de 2019, su intentona de golpe cívico-militar en abril, sus negociaciones con hasta seis compañías militares privadas para intentar un golpe militar cruento. Lo ha intentado todo.

El Wall Street Journal revelaba días atrás que Leopoldo López, desde su asilo en la embajada española en Caracas y vía videoconferencias, participó también en negociaciones con empresas de mercenarios para valorar los mejores planes para el golpe.

Después de descartar varios planes, finalmente López y Guaidó terminaron firmando un contrato formal con la empresa Silvercorp USA para lanzar un golpe con el objetivo de 'detener/secuestrar/matar' a Maduro y a sus principales colaboradores ,y para garantizar la seguridad del nuevo gobierno de facto presidido por Guaidó quee asumiría al poder por al menos su primer año y medio de vida.

Fue el propio director de Silvercorp, Jordan Goudreau, el que reconoció ante las cámaras el contrato firmado —que reprodujimos íntegro en El Salto— y denunció a Guaidó por haberle traicionado, por haberse echado atrás a último momento. Uno de los más estrechos colaboradores de Guaidó, Juan Joé Rendón, miembro de su Comité de Estrategia y firmante también del extenso contrato, reconoció los hechos y dimitió de sus cargos para intentar salvar al líder opositor.

Tras conocerse con lujo de detalles el contrato que llegó a firmar Guaidó de su puño y letra y su gente con los mercenarios estadounidenses, se le cayó su... ¿penúltima? careta de hombre de paz y demócrata.

La oposición se dividió aún más y muchos de su seguidores se distanciaron de él.

Mientras tanto, el sector disidente de la oposición que en enero pasado en unos episodios turbulentos se hizo con el control de la Asamblea Constituyente —con el apoyo interesado del chavismo— avanzó en las negociaciones con el Gobierno de Nicolás Maduro.

Guaidó y 'su' Asamblea Constituyente mantuvieron su postura de rechazo a participar en esas negociaciones, que permitieron el nombramiento de un nuevo Consejo Electoral Nacional y la convocatoria de nuevas elecciones legislativas para diciembre próximo.

Guaidó parecía cada vez más un cadáver político. El propio Donald Trump hizo el 21 de junio pasado unas declaraciones sobre él en una entrevista al digital Axios, que llevaba un titular sorpresivo: “Trump frío con Guaidó, consideraría reunirse con Maduro”.

Trump reconocía allí que no tenía mucha confianza en Guaidó ya que no había logrado arrebatarle el control del Gobierno a Nicolás Maduro a pesar de todo el apoyo que le había dado Estados Unidos y decenas de otros países.

Parecía ser el primer guiño de Trump tres años después de que el Gobierno de Maduro comenzara a intentar negociaciones directas con la Casa Blanca. Ninguno de esos intentos prosperó.

Y entonces llegó el fallo del Tribunal Supremo británico regalándole a Guaidó el acceso directo a las 31 toneladas de oro venezolano y se trastocó todo. Guaidó pareció resucitar.

Paralelamente, en lo que demuestra una operación coordinada, el pasado lunes 20 de junio la Unión Europea anunciaba la inclusión de once altos cargos del Estado venezolano a la lista de otros veinticinco previamente sancionados por la UE. A todos ellos se les prohíbe entrada en suelo comunitario y se congelarán sus activos si los tuviesen en algunos de los países miembros.

En esa lista, en la que figuran fiscales, jueces y otros altos cargos de las instituciones del Estado venezolano figura también Luis Parra, líder disidente del opositor partido Primero Justicia, quien se distanció de Guaidó y terminó elegido como presidente de la 'otra' Asamblea Nacional en enero pasado.

Todo hecho a la medida de Guaidó. La UE, España incluida, no emitió ningún comunicado ni ninguno de sus portavoces hizo declaración alguna sobre las revelaciones en mayo pasado después del fracaso de la esperpéntica Operación Gedeón, del plan de golpe de Estado acordado por Guaidó y López con mercenarios estadounidenses.

La tan democrática Europa de los Veintisiete ha vuelto a mirar para otro lado ante la última y más documentada intentona golpista de Guaidó, y dos meses después vuelve a prestar su ayuda para aumentar junto con Reino Unido el bloqueo, el hostigamiento y la asfixia no del Gobierno venezolano sino del pueblo venezolano.

Por Roberto Montoya

3 jul 2020 12:17

Publicado enInternacional
Las refinerías norteamericanas adelantaron compras de crudo que ahora no tienen dónde colocar.  ________________________________________ Imagen: AFP

"El crudo volverá a valer menos que 0"

Encerrado entre el derrumbe del consumo y el agotamiento de la capacidad de almacenaje, Estados Unidos será el factor que vuelva a disparar la crisis. Recuperación parcial de precios, pero auguran que no será duradera. 

 El precio del petróleo tuvo este jueves una nueva jornada de recuperación, como rebote de la violenta caída de su cotización a principios de esta semana, pero todavía sin poder asegurar que se haya ingresado en un sendero alcista sostenible. Hay expectativas favorables con respecto al acuerdo de grandes exportadores y Rusia para reducir la producción a partir del 1° de mayo, aunque Estados Unidos se encuentra envuelto en una encrucijada. En el inicio de la actual etapa de la crisis, cuando la disputa entre Arabia Saudita y Rusia llevó a una guerra de precios, varias refinerías aprovecharon la oportunidad y compraron, en marzo, importantes volúmenes de crudo a un precio muy inferior al precio local de la producción de shale oil. En las próximas semanas, esos barcos, con un cargamento de 50 millones de barriles, estarán llegando a los puertos de la costa este de EE.UU. y tendrán el impacto de una bomba sobre el hoy frágil mercado de hidrocarburos norteamericano. Algunos expertos ya anticipan que los precios de los contratos a junio del WTI volverán a mostrar valores negativos, como a principios de esta semana.

El crudo que cotiza en Nueva York, WTI, tuvo un nuevo salto este jueves de casi un 20% y cerró en 16,50 dólares por barril, un valor todavía insuficiente para cubrir los costos de producción local. Las tensiones en Oriente Medio entre Estados Unidos e Irán le dieron impulso alcista a los precios, asi como los posibles recortes en la producción local ante los problemas logísticos de almacenaje, lo cual supondría el cierre de algunos pozos. Según estimaciones de Goldman Sachs, al 17 de abril el centro de almacenamiento de Cushing estaba con un nivel de llenado del 77% y los aumentos en estos días hacen prever que "su capacidad se agotará en la primera semana de mayo". El crudo Brent (Mar del Norte) tuvo ayer, a su vez, un repunte cercano al 5 %, alcanzando un valor por barril de 21,33 dólares, todavía en la tercera parte de su valor a principios de año.

Cuando las refinerías estadounidenses le compraron a Aramco (la gigantesca petrolera saudí) el crudo en cantidades a precio de liquidación, no imaginaron cómo cambiaría el escenario seis semanas después. El consumo de gasolina para motores en Estados Unidos se desplomó en un 40 por ciento, el precio del petróleo se derrumbó atravesando incluso el valor de cero este último lunes y, lo que es peor, la capacidad de almacenamiento se llenó a niveles peligrosamente cercanos al 80 por ciento. ¿Qué harán con los veinte barcos petroleros que vienen atravesando los mares, desde Arabia, con una carga de 40 millones de barriles de petróleo, cuando lleguen a puerto? ¿Y qué pasaría con las cotizaciones si llegara ese momento? 

Victor Bronstein, especialista en temas energéticos y director de Ceepys (Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad), advirtió que "el COVID-19 cambió el escenario, la demanda se derrumbó junto con los precios y el sistema de almacenamiento está llegando al límite: de los 73 millones de barriles de capacidad que tienen las instalaciones de Cushing en Oklahoma, donde se comercializa el petróleo físico del WTI, hay almacenado más de 60 millones". El arribo de los veinte barcos petroleros, que ya están en navgación, es una amenaza que ya tuvo una reacción del senador republicano Ted Cruz (fue precandidato presidencial para las elecciones de 2016), quien en un tuit apuntó "veinte petroleros cargados con 40 millones de barriles de crudo saudita se dirigen a Estados Unidos. Esto es siete veces el flujo mensual típico. Millones de empleos están en peligro. Mi mensaje a los sauditas es: Vuelvan atrás con sus barcos". 

La compra de las refinerías estadounidenses alcanzarían a 10 millones más de barriles, pero por ahora las embarcadas y en viaje serían cuarenta. Para Bronstein, "los 50 millones de barriles sauditas llegando a Estados Unidos son una bomba que el gobierno norteamericano está tratando de desactivar; veremos si lo logra, pero seguramente en junio, los precios del WTI volverán a ser negativos".

Publicado enEconomía
El Banco Central de Rusia envía sus activos de EEUU a China

El Banco Central de Rusia ha cambiado drásticamente la distribución geográfica de sus activos en moneda extranjera y en oro.


Como informa la entidad bancaria en su reporte anual, en 2018 la participación de los activos estadounidenses se redujo considerablemente: del 29,9% de todas las reservas del Banco Central al 9,7%.


Al mismo tiempo, los activos chinos y japoneses del Banco Central aumentaron considerablemente del 2,6% al 14,1% y del 1,5% al 7,5%, respectivamente. En Finlandia, la participación de los activos del Banco Central de Rusia aumentó del 0,9% al 1,8%.


Al mismo tiempo, los activos en el Reino Unido cayeron del 7,2% al 6,6% y en Canadá del 2,8% al 2,3%. La participación de los activos en las organizaciones internacionales no ha cambiado, se conserva en el nivel del 3,9%.


Además, el regulador ha reducido a la mitad la participación de sus activos en dólares estadounidenses, desde 45,8% hasta 22,7%. Al mismo tiempo, la participación de los activos en yuanes aumentó del 2,8% al 14,2%, en euros del 21,7% al 31,7% y en oro del 17,2% al 18,1%.


"En 2018, los activos en oro del Banco de Rusia aumentaron debido a la compra de oro de las instituciones de crédito rusas (270 toneladas). El 31 de diciembre de 2018, su volumen ascendió a 2.077 de toneladas", detalla el informe.


En total, a fines de 2018, el volumen total de activos del Banco Central en moneda extranjera y en oro era de 473.900 millones de dólares, de los cuales 385.800 millones de dólares son activos en divisas de la categoría "reservas internacionales de la Federación de Rusia", 85.600 millones de dólares son activos en oro y 2.500 millones de dólares son otros activos en moneda extranjera.


A lo largo del año, los activos del Banco Central de Rusia crecieron en 36.100 millones de dólares. "El factor principal detrás de su crecimiento fue la compra de moneda extranjera en el mercado de divisas nacional por parte del Banco de Rusia en relación con la adquisición de moneda extranjera por parte del Tesoro Federal bajo la regla presupuestaria", explican en la entidad bancaria.


Al mismo tiempo, el Banco Central destacó que el crecimiento en los activos fue parcialmente compensado por los cambios en las tasas de cambio del dólar estadounidense y la salida de fondos de clientes de las cuentas en el Banco de Rusia.


En enero de 2019 se informó que el Banco Central transferiría una quinta parte de sus reservas internacionales de dólares a euros y yuanes en el segundo trimestre de 2018. Las inversiones de Rusia en bonos del Tesoro de EEUU cayeron de 96.000 millones a menos de 15.000 millones. Esto sucedió después de que Estados Unidos impusiera sanciones contra los multimillonarios rusos Oleg Deripaska, Víktor Vekselberg, Suleimán Kerímov, jefe del banco VTB, Andréi Kostin, jefe de Gazprom, Alexéi Miller y contra funcionarios de alto rango y oficiales de seguridad.

02:19 08.05.2019(actualizada a las 13:20 08.05.2019)

Publicado enEconomía
Domingo, 25 Junio 2017 05:56

China disputa la hegemonía del oro a EU

China disputa la hegemonía del oro a EU

Entre las causales de la inevitabilidad de la próxima guerra de Estados Unidos y China, según la visión americanocentrista del controvertido politólogo Graham Allison, de Harvard, en su polémico, sesgado y fatalista libro Destinados a la guerra: ¿pueden Estados Unidos y China escapar a la trampa de Tucídides? (https://goo.gl/bSyEvf)?, no viene citada la guerra geofinanciera ya desatada entre ambas superpotencias, en la que el oro juega un papel relevante para desbancar al dólar de su tambaleante trono.

No es novedad alguna la guerra aurífera de la dupla anglosajona de Estados Unidos y Gran Bretaña contra China y Rusia, la cual se subsume en la guerra geofinanciera global en la que las plazas de Wall Street y la City todavía presumen la otrora hegemonía unipolar financierista de Estados Unidos, a quien le queda su dólar como arma de disuasión masiva, más por ausencia de válidos competidores que por virtudes propias.

Estados Unidos y Gran Bretaña (ésta en particular) han intensificado su guerra aurífera mediante la abrupta liquidación de sus reservas, con el fin de apuntalar al dólar estadunidense y a la libra esterlina (caso perdido con el Brexit y su terrorismo doméstico). La liquidación de las reservas de oro de Gran Bretaña en plena crisis de 2008 por el ex primer ministro –fundamentalista neoliberal con máscara socialista– Gordon Brown, fue un tremendo desastre.

Cuando las sociedades de Estados Unidos y Gran Bretaña implosionan debido a los estragos, entre otras variantes, de la cataclísmica globalización financierista, China se pertrecha con mayores reservas de oro, que se prepara a descolgar en el trayecto (literal) de su mirífico proyecto de la nueva Ruta de la Seda (OBOR, por sus siglas en inglés), a juicio de Zi Yang, consultor chino educado en universidades de Estados Unidos (https://goo.gl/RMFBTq).

La conexión de OBOR no es sólo textil, geoeconómica y geopolítica, sino también comporta un relevante vector geofinanciero que le procura su divisa cada vez más internacionalizada, el renminbi, y las exploraciones por las gigantes mineras chinas que ayudarán a Pekín a cerrar la brecha con las supuestas reservas de Estados Unidos en Fort Knox, cuya existencia ha sido puesta en duda por el ex congresista texano Ron Paul, quien desde hace mucho exige una auditoría para conocer con certeza las tenencias de la Reserva Federal.

La nueva Ruta de la Seda puede representar el equivalente histórico de la cruzada por el oro en 1848 en California; por cierto, arrebatada a México por Estados Unidos, de lo cual ni siquiera han de estar enterados los itamitas que lo han despedazado deliberadamente y que, apuesto, no han visitado el Museo de las Intervenciones en Churubusco.

El oro de la Ruta de la Seda tiene menor costo que las inmensas reservas de China. Yang aduce que es difícil señalar con precisión las reservas "exactas" (sic) de China, que considera el oro "activo estratégico", por lo que el "gobierno no publica los datos de su comercio aurífero". No sólo la Reserva Federal de Estados Unidos engaña con sus supuestas "tenencias" de oro, sino que también el banco central chino lo imita en sus ocultaciones en el "póquer de cartas cerradas" del inasible mercado aurífero.

Según las estimaciones del Consejo Mundial del Oro en 2016, China detenta mil 843 toneladas y tiene como objetivo rebasar las de Estados Unidos, que se encuentran en 8 mil 133.46 toneladas. A ese ritmo gradual y prudente –quizá para no disparar su precio en el mercado manipulado por la banca Rothschild en la City– le tomará muchos años a China rebasar a Estados Unidos. En forma impactante, en 2016 China importó más de mil 300 toneladas, mientras su producción doméstica fue de 453 toneladas. Cualquiera que haya viajado a China, India e Irán se habrá percatado del culto icónico de sus poblaciones por el oro y la plata.

En China el año pasado la demanda de los consumidores fue por 975 toneladas, mientras la demanda institucional fue de 778 toneladas. Más allá de sus reservas, esta nación ostenta sustanciales "depósitos" auríferos –alrededor de 11 mil 563.46 toneladas, en 2015–, pero sus mineras alegan que su extracción será muy costosa. De todas maneras, llama la atención que más de la mitad de su consumo aurífero provenga de sus importaciones, que quizá consideren se encuentra muy accesible antes de que se detone su precio. Lo relevante hoy radica en que las mineras chinas estén dispuestas a sacar provecho del proyecto y trayecto de la nueva Ruta de la Seda, que derrumbará barreras y expandirá las zonas libres comerciales.

Según la Asociación de Oro de China, los países que forman parte de la nueva Ruta de la Seda detentan reservas por 23 mil 600 toneladas: ¡42 por ciento del total mundial! Más aún: los países del OBOR producen mil 150 toneladas al año: ¡36 por ciento del total global! A ese ritmo, sólo fuera de China se calcula que los países del OBOR rebasarán a Estados Unidos de cinco a 10 años, lo cual provocará un choque monetario global y el inicio del fin del caduco sistema dolarcéntrico, que correrá la misma triste suerte que su progenitora: la libra esterlina.

Yang expone la penetración de la principal minera china Zijin, que ha invertido hasta ahora cerca de 2 mil millones de dólares en varios países: Tajikistán, Kirguistán, en Tuva (Rusia), Sudáfrica, República Democrática del Congo, Australia, Papúa Nueva Guinea y Perú (sic). En forma anómala, Yang no toma en cuenta a Rusia ni a India, no se diga a Sudáfrica, quienes tampoco se encuentran con los brazos cruzados. A juicio de Yang, la demanda aurífera china, como inversión, seguirá viento en popa. Al primer trimestre de este año incrementó su demanda de barras físicas de oro en 60.2 por ciento, comparado con 22.4 por ciento del mismo periodo del año pasado.

Las plazas de Wall Street y la City venden "papel oro" mediante sus especulativos cuan etéreos ETF ( exchange traded funds: fondos de intercambio bursátil), que no tienen ninguna garantía de entrega real a su vencimiento, mientras en China, India, Rusia e Irán procuran mayores transacciones con barras físicas. Mediante la plaza de Hong Kong se espera que este año China supere la barrera de las mil toneladas de importaciones auríferas, comparadas con las 771 toneladas del año pasado.

Un motivo adicional por el tropismo de China por el oro es la reciente incorporación del renminbi como divisa de reserva del Fondo Monetario Internacional, que así es más apuntalado con mayor reserva aurífera. Además, el oro se ha vuelto un refugio "seguro" (sic) de los inversionistas chinos, debido a la desaceleración económica, la depreciación del renminbi y la preocupación por las burbujas especulativas de las acciones y los bienes raíces.

Según Yang, la cruzada multivectorial aurífera de China no debe causar sorpresa alguna, ya que "está interesada en acumular oro para diversificar sus activos y reducir su dependencia del dólar estadunidense". Todo lo contrario que ha hecho el "México neoliberal itamita" con su plata, que también regaló, como su petróleo.

Mi humilde apreciación sobre la compraventa del oro por China es que si se deprecia la cotización, compran mucho, y si sube, pues compran más: se trata de una decisión de carácter estratégico para rediseñar el nuevo orden monetario internacional, como reflejo del nuevo orden global multipolar, que por la "naturaleza de las cosas", como hubieran descrito los clásicos helénicos, será tripolar o no lo será.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Contaminantes del agua subterránea ponen en riesgo el suministro mundial

El recurso más reciente contiene más carbono radiactivo por haber estado expuesto a la atmósfera y al suelo afectado por los ensayos nucleares, según investigación presentada en Viena

La actividad humana es una amenaza para la pureza de las reservas de agua conservadas en el subsuelo durante milenios y que se pensaba eran ajenas a la contaminación, reveló un estudio.

Aunque se encuentre a más de 250 metros de la superficie terrestre, la denominada agua "fósil" subterránea –porque tiene más de 12 mil años de antigüedad– presenta rastros de lluvia actual, precisa el estudio publicado este martes.

Ello sugiere que los pozos profundos, que se suponía eran capaces de llevar agua antigua a la superficie, "son vulnerables a los contaminantes derivados de actividades modernas" en la superficie, agrega Scott Jasechko, de la Universidad de Calgary, Canadá, coautor de la investigación.

Proceso milenario

Se trata de agua de lluvia o procedente del deshielo que se filtra a través de las capas rocosas superiores de la Tierra para acumularse en acuíferos subterráneos, proceso que puede llevar miles o incluso millones de años y que fue formando las reservas más grandes de agua dulce no congelada presente en los continentes.

El recurso subterráneo llega a la superficie por medio de pozos profundos destinados al consumo humano o la irrigación y abastece cerca de un tercio de las necesidades humanas, incluyendo agua potable para miles de millones de personas.

En éste, el más reciente estudio sobre el tema, presentado en una reunión en Viena de la Unión Europea de Geociencias, Jasechko y su equipo se propusieron determinar qué proporción del agua subterránea tiene más de 12 mil años de antigüedad.

Recurrieron a la firma de carbono del agua "fósil", es decir, situada a más de 250 metros, para diferenciarla de los recursos más jóvenes.

El agua más reciente contiene más carbono radiactivo por haber estado expuesta a la atmósfera y al suelo contaminado por los ensayos nucleares desde los años 50.

Las aguas fósiles, en comparación, se mantuvieron aisladas bajo tierra mucho tiempo sin que la actividad humana las alterara.

La comparación demostró que "una proporción sustancial del agua dulce mundial es de edad fósil, acumulada hace más de 12 mil años", indicó.

"En contraste, sólo una pequeña proporción de agua subterránea se acumula en un periodo correspondiente a la vida humana de años o décadas."

Los investigadores realizaron luego una estimación del grado de contaminación potencial.

Inesperadamente, concluyeron que el agua resultante de la lluvia y la nieve actuales "a menudo" se mezcla con las reservas fósiles subterráneas.

La mitad de los pozos de agua subterránea que estudiaron contenía tritio, un isótopo radiactivo del hidrógeno hallado en el recurso mucho más joven.

"Esta observación pone en tela de juicio la percepción de que las aguas subterráneas son en buena medida inmunes a la contaminación moderna", señala el estudio, publicado en Nature Geoscience.

Eso significa que los pozos de agua fósil, y probablemente los acuíferos de los cuales forman parte, "son más vulnerables a los contaminantes modernos de lo que se pensaba".

Miércoles, 01 Febrero 2017 07:07

Trump y la política monetaria no convencional

Trump y la política monetaria no convencional

Durante su campaña, Trump fustigó exaltado a la Reserva Federal por su política monetaria. Hasta llegó a decir que la presidenta de la Fed, Janet Yellen, "debería estar avergonzada" por mantener la tasa de interés tan baja con fines electoreros, porque eso permitía que Obama y Hillary dijeran que la economía se estaba recuperando. Pero hay otro tema más candente que involucra a la Fed y sobre el cual Trump guardó un cauteloso silencio: la expansión de la base monetaria que instrumentó la Fed entre 2008 y 2014 a través de sus programas de "flexibilización cuantitativa" o QE (por sus siglas en inglés).

Para entender los alcances de este tema hay que señalar que la QE es un experimento monetario nunca antes llevado a cabo. Sus implicaciones son enormes y van desde su impacto sobre la credibilidad del dólar hasta las posibilidades de desatar fuertes presiones inflacionarias en el futuro. Vale la pena hacer algo de historia.

Al estallar la crisis en 2008, el gobierno de Estados Unidos respondió en un primer momento comprando los activos tóxicos que estaban en las hojas de balance de los bancos y otras instituciones financieras. Mucho se discutió sobre ese programa del Ejecutivo para el rescate bancario, pero lo que nunca se vio venir es que la verdadera redención de los bancos estaría a cargo de la Reserva Federal.

A principios de 2008 la Reserva Federal había ya reducido la tasa líder a un nivel históricamente muy bajo (entre 0 y 0.25 por ciento), pero el crédito interbancario siguió congelado. Así que la Fed decidió actuar ya no por el lado del costo del crédito, sino por el lado de la cantidad de dinero en circulación, e introdujo el programa de flexibilización cuantitativa.

El objetivo consistía en inyectar dinero fresco en la economía a través de los bancos, comprándoles sus activos tóxicos con el fin de que tuvieran más recursos para reactivar la economía. Además, la Fed inició un programa intensivo de compra de bonos del Tesoro con el fin de incrementar el precio de esos títulos y así reducir su rendimiento, eliminando el incentivo que tenían los bancos para seguir comprando bonos en lugar de ampliar el crédito. O sea, el programa QE reducía la presión sobre los bancos al comprarles más activos tóxicos y eliminaba sus incentivos para no canalizar crédito al resto de la economía.

El mecanismo es sencillo: quizás por esa razón los economistas y el público no lo entienden. La Fed crea dinero (electrónicamente) de la nada, lo acredita a las cuentas de los bancos, obtiene sus activos tóxicos y bonos, y su balance consolidado aumenta en la misma magnitud. Los números son reveladores: hasta la crisis de 2008 la Fed había inyectado unos 880 mil millones de dólares para lubricar las transacciones que requería la economía estadunidense. Pero a partir de 2008 la hoja de balance de la Reserva Federal creció espectacularmente y hoy alcanza los 4.5 billones (castellanos) de dólares. Ese monto incluye 2.5 billones en bonos del Tesoro y 1.8 billones en títulos respaldados por hipotecas. En 2014 la Fed detuvo este programa, pero su abultado balance se mantiene.

Uno de los intermediarios en las operaciones de compra de varios billones en bonos del Tesoro fue Goldman Sachs. En total, los intermediarios recibieron más de 653 millones de dólares en comisiones y el número uno en la lista de beneficiarios es Goldman Sachs. A su principal ejecutivo, Steven Mnuchin, no le debe haber disgustado nada esta política de expansión monetaria. Y hoy Mnuchin es el nuevo secretario del Tesoro de Donald Trump.

¿Adónde fue a parar el dinero creado por la Fed? Cerca de 2.3 billones de esa base monetaria nueva regresaron a la Fed como reservas excedentes porque hoy el banco central paga intereses a los bancos por esas reservas (lo que, dicho sea de paso, contradice directamente el objetivo de inyectar liquidez al resto de la economía). Otros 800 mil millones se fueron a la bolsa de valores, lo que ha mantenido al alza el valor de las acciones. Hoy el mercado bursátil se encuentra enganchado a este nuevo estímulo artificial y la expansión monetaria sigue sin filtrarse a la economía real.

Ahora que la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, busca retornar a una política monetaria normal, las cosas se complican. La venta masiva de esa masa de activos que hoy se encuentran en el balance de la Reserva Federal traería aparejada la caída estrepitosa de la bolsa y del precio de los bonos del Tesoro, colocando más presión sobre las tasas de interés. Si eso ocurre los "logros" de la nueva política monetaria no convencional desaparecerán. La economía estadunidense sufrirá un nuevo golpe que tendría repercusiones mundiales. Ese panorama es algo que ni Mnuchin ni Trump querrán ver durante su administración.

El experimento QE de la Fed hizo que lo que la política fiscal ya no quiso completar (el rescate de los banqueros). Y si bien hoy las tasas de interés pueden incrementarse gradualmente, el astronómico aumento en la masa monetaria no se va a reducir.

Twitter: @anadaloficial

Publicado enEconomía
La austeridad inteligente o el masoquismo en el manejo de las reservas

Basados en preceptos del Fondo Monetario Internacional que estimulan la austeridad, el gobierno nacional, a pesar de la abundancia de reservas internacionales, y su valoración vía devaluación del peso, se niega a implementar una política de amplia inversión social. Aquí las razones esgrimidas y las alternativas por seguir.

 

En Colombia el Ministro de Hacienda está proponiendo la austeridad inteligente como instrumento para lograr el éxito de la nueva economía, que consiste en el impulso a la industria, la agricultura y el turismo. El discurso del gobierno es intrínsecamente contradictorio. No es posible estimular la nueva economía por la vía de la austeridad. En esta coyuntura el Estado tiene que cumplir una función contracíclica, y esta tarea es posible porque el país todavía cuenta con los recursos de las bonanzas del petróleo y la minería. En lugar de desconocer la relevancia de estos recursos el gobierno los debería aprovechar de manera eficiente.

 

En el país se conjugan tres hechos relevantes: abundancia de reservas, recesión y depreciación del peso. Al terminar el 2015 el país tenía un monto de reservas significativo, equivalente a USD46.740 millones. Además, como fruto de la depreciación, el valor de las reservas en pesos aumentó de manera significativa. Solamente en un año, entre 2014 y 2015, el valor de las reservas en pesos pasó de COP113,2 billones a COP147,2 billones. El aumento fue de COP33,9 billones, recursos equivalentes a casi 6 veces los ingresados por la venta de Isagen, una de las grandes empresa de generación eléctrica.

 

Frente a esta abundancia de recursos es difícil entender los llamados gubernamentales a la austeridad, y los mensajes de alarma del ministro de Hacienda. Estas alertas se explican porque la práctica del Banco de la República, y de otros bancos centrales, ha sido la de no utilizar los excedentes obtenidos de la valoración en moneda doméstica de las reservas internacionales. El Fondo Monetario Internacional estimula este tipo de comportamiento con los siguientes argumentos. Primero, no es conveniente transmitir la sensación de abundancia porque se relaja la disciplina fiscal. Segundo, los gobiernos nacional y local difícilmente podrán evitar la tentación de utilizar estos recursos para hacer favores políticos. Tercero, existen debilidades institucionales que impiden que los dineros se inviertan de manera eficiente. Cuarto, la ampliación de la cantidad de moneda hala la inflación hacia arriba.

 

Aunque estos argumentos son razonables no deben absolutizarse. Antes de la ley 31 de 1992 (ley del Banco de la República), las utilidades originadas en la valorización de las reservas internacionales en pesos alimentaban la cuenta especial de cambios (CEC), y podían ser utilizadas por el gobierno para financiar el gasto. La CEC se eliminó porque efectivamente se prestaba para abusos, y contribuía a reducir la disciplina fiscal. Las normas posteriores giraron al otro extremo, sin permiten que el gobierno recurra a los excedentes resultantes de la variación de la tasa de cambio. Con la actual legislación, el gobierno no puede aprovechar las ventajas de la depreciación, ni tiene que asumir los costos de la apreciación. Desde el punto de vista contable, los efectos de las variaciones de la tasa de cambio se reflejan directamente en el patrimonio. Antes, cuando existía la CEC los excedentes generados por la depreciación se consideraban ingresos del Banco, engrosaban las utilidades del ejercicio y podían ser incorporados al presupuesto.

 

Sudor y lágrimas

 

Al observar los balances macro desde una perspectiva general se constata una asimetría en el tratamiento de la depreciación. Por el lado de los activos (reservas internacionales) no se permite que el gobierno use los excedentes derivados del ajuste de cambio. Pero por el lado de los pasivos (deuda externa), las pérdidas causadas por la depreciación sí se incorporan en el déficit de la Nación y tienen una incidencia directa en el balance fiscal.

 

El impacto fiscal de la depreciación del peso es asimétrico. Esta conclusión es clara después de comparar la forma como se introducen los cambios generados por la depreciación en las valoraciones de las reservas internacionales y de la deuda externa. Mientras que en el primer caso la depreciación del peso no tienen impacto fiscal, en el segundo sí. Este maniqueísmo es masoquista. Es la expresión del afán de los ministros por intensificar el dolor y las lágrimas en el tiempo presente para lograr la bienaventuranza futura.

 

El llamado al sacrificio tiene una larga historia en el pensamiento económico. Desde los años 20del siglo XX Ramsey, por ejemplo, insistía en la bondad del sacrificio presente como condición de la felicidad futura. En esta lógica es preferible posponer consumo y aumentar el nivel de inversión. Desde la mirada de autores como Keynes la felicidad presente es garantía de mayor felicidad en el futuro. No es necesario, entonces, sacrificar el consumo actual en aras de la bienaventuranza de mañana. En este contexto se inscribe la propuesta de austeridad fiscal del ministro de Hacienda. En el Marco Fiscal de Mediano Plazo 2016 se propone conjugar la austeridad inteligente con la nueva economía. Desde la mirada keynesiana estos dos objetivos no son compatibles, ya que el impulso de la industria, la agricultura y el turismo, requiere que haya políticas expansivas. La asimetría de las reservas con respecto a la deuda externa y a las reservas termina favoreciendo las medidas de austeridad. La dinámica de los tres sectores que liderarían la nueva economía requiere políticas expansivas, y no austeridad. El mundo de sudor y lágrimas que se deriva de la contabilidad del gobierno es masoquista.

 

La asimetría podría corregirse de dos maneras, bien sea eliminando el impacto de las variaciones de la tasa de cambio en el monto de la deuda o, bien, incorporando en el balance fiscal la incidencia que tiene la tasa de cambio en la valorización de las reservas. Este camino que parece más adecuado que el primero, puede concretarse sin que ello implique reproducir los errores cometidos en el manejo de la CEC.

 
Las reservas como instrumento contracíclico

 

Puesto que las reservas internacionales son un activo de la Nación, en las coyunturas recesivas deberían utilizarse como un instrumento contracíclico.

 

No es posible definir el nivel óptimo de reservas. Los criterios son heterogéneos, y dependen de la variable de referencia. Cada país juzga de manera discrecional si el volumen de reservas es adecuado, ya que es necesario hacer supuestos sobre los riesgos futuros y este ejercicio siempre es arbitrario. Existen algunos criterios básicos que siempre son discutibles.

 

De acuerdo con la regla Greenspan/Guidotti, las reservas deben ser suficientes para responder por la deuda (pública y privada) de corto plazo. Por ello suponen que la razón reserva/deuda debe ser igual a 1. La intuición de Greenspan/Guisote es pertinente. En su opinión, las reservas del país deben ser suficientes para responder a los compromisos crediticios de corto plazo (menos de un año), suponiendo que durante este tiempo el país no recibe nuevas divisas. Colombia cumple sin ningún problema con la regla Greenspan/Guidotti. En el 2015 la relación fue de 1,99. Otra medida del nivel de reservas es su relación con M3. En el 2015 el país tenía una relación que es alta en el contexto latino.

 

Las reservas también suelen relacionarse con los meses de importaciones. En el 2015 la relación entre las reservas y las importaciones de bienes y las importaciones totales fue de 8,8 meses. Ello significa que con las reservas disponibles Colombia podría mantener el ritmo actual de importaciones durante casi 9 meses. El indicador es exigente porque en la realidad, cuando un país tiene problemas de reservas disminuye las importaciones que no son estrictamente necesarias. Si en el denominador se incluyeran únicamente las importaciones absolutamente necesarias, el número de meses aumentaría.


La revisión de los indicadores anteriores muestra que el volumen de reservas que tiene el país es más que suficiente, y podría utilizarse parte de estos recursos. El país no necesita USD46.740 millones de reservas internacionales. Los indicadores también serían buenos con un volumen de reservas de, por ejemplo, USD41.000 millones. Ello significa que Colombia podría disponer de USD5.000 millones, que serían equivalentes a unos COP15 billones.

 

En mayo el Banco de la República subastó reservas por un valor de USD 411 millones. En opinión de las autoridades monetarias, esta venta se justificaba porque la depreciación había alcanzado un nivel que se consideró excesivo. Esta operación muestra que bajo determinadas condiciones sí es posible hacer uso de las reservas. En las circunstancias actuales las reservas podrían utilizarse para realizar inversiones públicas de dos maneras. La primera, incorporando en el presupuesto los excedentes originados en las variaciones de la tasa de cambio (ajuste de cambio y diferencial cambiario). Estos recursos no deberían contabilizar directamente en el patrimonio del Banco sino que deberían hacer parte de los ingresos del Banco. El gobierno recibiría las utilidades del Banco y el dinero lo colocaría en un fondo especial destinado al desarrollo de la infraestructura básica (acueductos, escuelas, vías, etcétera). Es una solución intermedia entre la antigua CEC y la situación actual. Los recursos no irían al presupuesto sino que se destinarían exclusivamente a inversiones estratégicas con un horizonte de largo plazo.


El segundo camino consistiría en utilizar un monto de las reservas que, como se dijo antes, sería de USD5.000 millones. El empleo de estos recursos no perjudica los indicadores relacionados con el nivel adecuado de reservas. En cuanto a la mecánica, las formas de utilizar las reservas son muy variadas. Basta con un ejemplo. El Banco de la República entregue dólares al gobierno para que prepague deuda externa, y se expide un pagaré. El gobierno le paga a la entidad internacional y, de todas maneras, emite TES, pero no le entrega los pesos al Banco de la República para que los guarde en una bóveda, sino que con este dinero financia un fondo que serviría para consolidar la inversión pública estratégica. Este apenas es un ejemplo de mecanismos “no ortodoxos” que podrían utilizarse, con el fin de replantear de manera sustantiva el manejo de la deuda pública interna.

 

No se trata de desperdiciar las reservas en programas populistas de corto plazo. Su buen uso exige que se cumplan, por lo menos, tres condiciones: i) La utilización debe ser progresiva, a la par con una buena gestión pública que permita el diseño de proyectos de inversión. ii) Los recursos deben destinarse a la financiación de obra pública de largo plazo (vivienda, vías, etcétera). iii) La distribución de los dineros debe hacerse teniendo como propósito final la estimulación de la producción y el empleo, con una perspectiva contracíclica.

 

* Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enEdición Nº228
Miércoles, 03 Agosto 2016 07:53

Descubren petróleo de alta calidad en Cuba

Descubren petróleo de alta calidad en Cuba

El yacimiento descubierto por MEO Australia cuenta con reservas capaces de producir probablemente 8.000 millones de barriles.

 

 

Cuba cuenta con una importante reserva de petróleo de alta calidad, según anunció la empresa MEO Australia, la cual encontró un yacimiento con reservas probables cercanas a los 8.000 millones de barriles. El descubrimiento se produjo en el Bloque 9, ubicado en tierra, en la zona norte de las provincias de Matanzas y Villa Clara. El yacimiento está entre los 2000 y los 3500 metros de profundidad.

 

La noticia fue publicada en la página web de la petrolera, donde se muestran muy optimistas: “Lean eso de nuevo. Sí. Dijimos 8,2 mil millones de barriles de petróleo en el lugar; no es un error tipográfico”. Agrega el comunicado de la empresa que en esa zona se encuentra el Campo Montebo, el primer campo petrolero comercial en Cuba con una producción histórica anual de alrededor de 6 millones de barriles de petróleo a 60 API. Curiosamente este lugar fue sellado en 1960.

 

El gobierno cubano aún no ha dado ninguna información al respecto pero es común que los medios oficiales sean los últimos en informar, incluso cuando se trata de una buena noticia. La aparición del yacimiento se produce justamente cuando se empiezan a reducir los envíos de crudo venezolano y se toman medidas de ahorro de hasta un 30%. El anuncio de restricciones energéticas revivió para muchos cubanos los recuerdos de la crisis de los años 90, aunque la situación económica hoy es muy diferente a la de entonces.

 

El director de MEO Australia, Peter Stickland, afirmó que “solo hay un puñado de lugares en el mundo donde las compañías de petróleo y gas pueden encontrar oportunidades de exploración en tierra de este tamaño en zonas petrolíferas probadas, próximas a infraestructura existente” y agregó que “algunas oportunidades de perforación pueden ser maduradas de forma rápida”, por lo que se espera que la extracción pueda comenzar en el año 2018.

 

En el mar

 

Cuando el presidente Barack Obama informó sobre el dialogo con Cuba, el 17 de diciembre del 2014, pocos comprendieron por qué el tema de la cooperación petrolera ocupó el primer lugar en su discurso. El mes pasado se aclaró el panorama con un comunicado de la cancillería mexicana en la que se anunciaba una primera ronda de consultas para “la definición de las fronteras del llamado Hoyo de la Dona Oriental del Golfo de México”, una zona con grandes reservas de crudo y de gas.

 

Cuba discute con México y EEUU, la explotación conjunta del yacimiento, ubicado justamente en la frontera marítima de las tres naciones. Allí las reservas de petróleo y gas son enormes pero requiere que los 3 estados se pongan de acuerdo. Es un área de 20 000 km², más allá de las respectivas 200 millas de zona económica exclusiva de los 3 países. Washington, La Habana y México volverán a discutir el asunto en los próximos meses para alcanzar acuerdos definitivos.

 

Las leyes de los EEUU han limitado la acción de las petroleras en el Caribe, prohibiendo realizar perforaciones en un perímetro de 100 millas alrededor de La Florida. La Dona Oriental podría transformarse en la plataforma para la prospección de toda la zona del Golfo de México, bajo el paraguas de un acuerdo entre los tres países.

 

A nivel político, la acción de las petroleras aumentaría la presión sobre el Congreso para levantar el embargo económico y poder hacer negocios con Cuba. Hasta ahora la prospecciones de La Habana en sus aguas territoriales se realizaron con plataformas especiales, que tienen menos de un 10% de piezas estadounidenses, tal y como exige el bloqueo. Incluso funcionarios de Washington realizaron inspecciones en la plataforma para asegurarse de que se cumplía tal exigencia.

 

Para Cuba estos proyectos son esenciales. En la actualidad extrae en su territorio unos 80 mil barriles diarios, apenas la mitad del petróleo que necesita y el crudo que obtiene es muy pesado, solo sirve para las termoeléctricas, que han sido adaptadas por los ingenieros cubanos. El resto llegaba desde Venezuela, con condiciones de pago preferenciales. Sin embargo, la caída de los precios internacionales obligó a Caracas a desviar hacia el mercado internacional parte de lo que entregaba a La Habana.

Publicado enMedio Ambiente
EE UU se acerca al tope de almacenamiento de petróleo

Los miembros de la OPEP no cierran el grifo de la producción de petróleo, como tampoco levantan mucho el pie del acelerador los de fracking en Estados Unidos. Eso provoca que en el mercado esté entrando más crudo del que se consume, lo que dispara los inventarios. Hasta tal punto, de que la Agencia Internacional de la Energía advierte en su informe mensual que se está cerca del tope de la capacidad de almacenamiento. El Departamento de Energía de EE UU propuso, por su parte, comprar cinco millones de barriles para las Reservas Estratégicas.


El mayor complejo en tierra para almacenar petróleo, situado en Cushing (Oklahoma), está lleno ya al 70%. Goldman Sachs anticipaba esta misma semana que el límite de la capacidad podría alcanzarse tan pronto como en junio, porque el incremento que se espera en la demanda no va a ser suficiente para absorber todo el petróleo que sale de los pozos. "Eso, inevitablemente, llevará a una nueva reducción de los precios", augura la AIE.


Es más, la agencia con sede en París advertía esta mañana de que la estabilización de precios vista en las últimas semanas puede ser más bien una apariencia en el corto plazo. Se está viendo ya en el mercado de Nueva York, con el West Texas cerrando la semana en los 45 dólares el barril tras caer un 4,7% en la sesión y un 9,6% desde el lunes. El lunes llegó a superar los 50 dólares, con lo que se situó a medio camino de lo que se pagaba en junio de 2014.


También en tendencia a la baja está el Brent europeo, cuando parecía que había logrado recuperar los 60 dólares. A media jornada en estaba en los 56 dólares. La AIE señala que la repuesta de los productores de EE UU a la caída de precios está tardando en llegar, pero advierte de que si se rebasa la capacidad de almacenamiento, el efecto en el suministro podría ser "abrupto".


EE UU está produciendo más de nueve millones de barriles de petróleo diarios. Es un ritmo que no se veía desde 1972 y sucede incluso con las petroleras cerrando los pozos menos rentables para conservar efectivo. Los inventarios, entretanto, están al nivel más alto de las últimas ocho décadas, de acuerdo con los análisis de Bloomberg.


Presión a la Casa Blanca


El exceso de almacenamiento no solo asusta a los analistas de Wall Street. Los ejecutivos de las petroleras, como Harold Hamm de Continental Resources, Rex Tillerson de Exxon Mobil o Ryan Lance de ConocoPhillips, lo utilizan como argumento para pedir al presidente Barack Obama que firme cuanto antes una orden ejecutiva para levantar la prohibición que les impide exportar el crudo a las refinerías en Europa o Asia.


Es una medida que se impuso hace cuatro décadas, a raíz del embargo a los países árabes en 1973. El secretario de Energía, Ernest Moniz, ya dijo en público que esta restricción es anticuada mientras del Departamento de Comercio empiezan a relajar las medidas para algunos productos. A las que no se aplica la prohibición es a las refineras, que ya están exportando cifras récord de gasolina.


La mayoría de los analistas coinciden en que el suelo razonable para el precio del barril de petróleo que se produce en EE UU estaría en los 44 dólares, siempre y cuando el dólar logre estabilizarse en los niveles actuales. El fuerte repunte de la divisa estadounidense explica, de hecho, que el barril de crudo que se negocia en Europa se cambie diez dólares por encima que el West Texas.


Es un nivel mínimo que ya se tanteó antes. Lo que esperan en Wall Street es que durante los próximos dos haga fondo. Pero Goldman Sachs anticipa que podría ir también hacia los 30 dólares si se rebasa el techo de almacenamiento. En cualquier caso, también hay factores que pueden jugar al alza, como la inestabilidad en Venezuela y Libia o un repunte de la demanda en Europa.

Publicado enEconomía
La explotación petrolera amenaza al segundo pulmón de América

El Gobierno panameño sacará petróleo en el Tapón de Darién, fronterizo con Colombia. Los críticos alertan del riesgo medioambiental.

El Tapón de Darién, una muralla natural de casi 21.000 kilómetros cuadrados de tupida vegetación, jungla, pantanos, montañas y múltiples accidentes geográficos que comparten Colombia y Panamá y que impide que el sur y el norte de América se unan por la Carretera Interamericana, está ahora en la mira de empresas petroleras tras convertirse en base de narcotraficantes, 500 años después de ser descubierto y recorrido por el conquistador español Vasco Núñez de Balboa.

 

En la culminación de una secuencia de hechos que se remonta a 2010, la Asamblea Nacional de Panamá reformó el 27 de agosto una ley de 1987 para otorgar incentivos fiscales al sector privado para explorar y explotar petróleo en todo el territorio. En mayo de 2010, el presidente panameño, Ricardo Martinelli, afirmó que "en Panamá hay petróleo en el área de Darién. Estamos haciendo los estudios y hemos confirmado que las mismas vetas de Colombia llegan a Panamá".

 

El 23 de agosto de 2011, la Secretaría de Energía de Panamá reveló que de acuerdo con un estudio contratado en 2010 a la compañía estadounidense OTS Latin America LLC, valorado en 400.000 dólares y financiado por la multinacional paraestatal Corporación Andina de Fomento (CAF), en Darién hay reservas por 900 millones de barriles de petróleo. El Estado panameño recibiría más de 20.000 de dólares millones en ganancias por los 90.000 millones que generaría la inversión de las petroleras, según los cálculos del informe. Petroleras de Estados Unidos, Colombia, Brasil, México y Europa han mostrado interés en participar en las posibles licitaciones.

 

 

El diputado Raúl Hernández, del gobernante Partido Cambio Democrático, ha afirmado que la nueva ley "prepara mejores condiciones" para que Panamá fomente y regule la exploración y explotación de yacimientos de petróleo. La meta, según el legislador, es que las empresas contratistas "paguen canon de arrendamientos en tierra firma como en aguas interiores y en el mar un cano superficial".

 

Los efectos ambientales son la cara B de la cuestión. "El riesgo de someter al Darién a la exploración y explotación de petróleo es muy grave", advirtió la ambientalista panameña Raisa Banfield, directora ejecutiva de la Fundación Panamá Sostenible, organización no estatal de ese país. "Los bosques del Darién representan un pulmón importante: son el segundo pulmón más importantes del continente después del Amazonas y junto con el de la Biosfera Maya, en El Petén en Guatemala", explicó Banfield a este diario.

 

"Justo en las costas donde se pretende explorar también hay una riqueza de biodiversidad enorme. De ahí depende la pesca en el Pacífico panameño. Es decir, los valores ecológicos en riesgo son muchísimos, sin mencionar a todo el desplazamiento a que serían sometidas las comunidades mayoritariamente humildes, campesinas e indígenas, por la exploración petrolera", añadió.

 

Un alegato es que Panamá debe reducir su dependencia de petróleo importado, recordó. El monto de la factura de petróleo de Panamá pasó de 447 millones en 2000 a 2.250 millones en 2012, según cifras oficiales.

 

 

Es contradictorio, insistió, que el gobierno impulse la producción y consumo de etanol para mejorar la calidad ambiental, pero con el plan del petrolero "somete al país a la vulnerabilidad de sus ecosistemas. Es mero interés comercial y no obedece a un desarrollo sostenible. Es más el daño que tendremos versus el beneficio". Este diario solicitó, sin éxito, una opinión de la Secretaría sobre los reiterados cuestionamientos ambientales.

 

Sin embargo, la panameña Renza Samudio, siendo directora de Hidrocarburos de la Secretaría, alegó el 13 de septiembre de 2011, citada por el diario La Prensa, de la capital panameña, que la explotación se realizaría "fuera de las zonas naturales protegidas" del Darién e identificó dos cuencas del Tapón en el Pacífico como objetivos del plan petrolero: Garachiné-Sambú y Bayano-Chucunaque-Atrato.

 

El área protegida del Darién es de 5.790 kilómetros cuadrados en el lado panameño. La cuenca de Garachiné-Sambú es de 7.410 kilómetros cuadrados y la de Bayano-Chucunaque-Atrato tiene 7.630 kilómetros cuadrados, según datos oficiales.

 

"Debió de existir una consulta pública, porque se afectarán derechos de terceros", adujo el abogado panameño Harley Mitchell, exdirector legal de la Autoridad del Ambiente de Panamá. "Las exploraciones petrolíferas vienen acompañadas de la necesidad de expropiaciones, de remover recursos naturales en el área superficial de los yacimientos, del uso de agua en proporciones que las poblaciones no están acostumbradas y otros asuntos que afectan la vida de la gente que está cerca de estos yacimientos", dijo Mitchell a EL PAÍS.

 

Colindante con los océanos Atlántico y Pacífico, el Tapón se extiende del norte de los departamentos colombianos del Chocó y Antioquia a la oriental provincia panameña del Darién y a comarcas indígenas y comunidades. La zona fue recorrida por Núñez de Balboa en la expedición que el 25 de septiembre de 1513 le permitió ser el primer europeo en avistar el Mar del Sur, hoy Océano Pacífico, en uno de los principales descubrimientos de la conquista española en el Nuevo Mundo.

 

Una grave amenaza que en los últimos años golpeó a la remota selva es que ha sido santuario de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y punto de acopio y pasadizo de droga transportada por mar y tierra de Colombia en ruta a México y Estados Unidos, vía Centroamérica. La primera plantación de hoja de coca en suelo centroamericano fue hallada en un operativo de soldados colombianos y policías panameños en junio anterior en el Darién, junto a un laboratorio artesanal para producir cocaína.

Publicado enInternacional
Página 1 de 2