Viernes, 31 Julio 2015 07:22

El socialismo al estilo estadounidense

El socialismo al estilo estadounidense

Más de 450 comunidades ya tienen sistemas de Internet públicos, una quinta parte de los hospitales son actualmente de propiedad pública, unos 30 estados invierten fondos en empresas incipientes que tienen visos de ser viables. Crece el escepticismo sobre el capitalismo entre los jóvenes y las minorías, ¿veremos más iniciativas de este tipo en el futuro?

 

El gran economista conservador del siglo XX Joseph Schumpeter pensaba que la izquierda había subestimado la capacidad de persuasión de una de las mejores razones que pueden aducirse en favor del control público del capital productivo. "Uno de los argumentos más poderosos y difíciles de rebatir", sugirió, es que la propiedad pública produce beneficios, lo que significa que la captación de ingresos públicos no tiene que depender sólo de los impuestos.


El grueso de la izquierda de Estados Unidos nunca tomó como propio el argumento de Schumpeter. De un modo extraño y oportuno, en la actualidad hay un sector relevante de la política estadounidense que ha hecho suyo y repite el mantra en favor del control público del capital productivo a cambio de una rebaja de impuestos: los conservadores.


El de Alaska es el caso más conocido. El Alaska Permanent Fund, instituido por un gobernador republicano en 1976, combina no uno, sino dos principios socialistas: propiedad pública y provisión de una renta básica para todos los residentes. La recaudación y las inversiones del fondo proceden de la extracción de petróleo y minerales del estado. Los dividendos se abonan anualmente a todos los residentes.


Texas constituye otro ejemplo práctico de socialismo conservador. Hace casi 150 años, el Texas Permanent School Fund pasó a controlar aproximadamente la mitad de los derechos sobre las tierras y los minerales asociados del dominio público. Tras su cesión por parte del gobierno federal, en 1953 se añadieron los "suelos sumergidos" costeros. Cada año, los réditos del fondo se destinan a la educación; sólo en 2014 éste aportó 838,7 millones de dólares a las escuelas del estado. Otro fondo, el Permanent University Fund, valorado en 17.500 millones de dólares, posee más de 2 millones de acres de tierras y sus ganancias se destinan a apoyar la financiación del sistema universitario estatal.


En otros estados conservadores es frecuente la existencia de fondos socializados parecidos –a veces bajo el nombre de fondos patrimoniales soberanos–. El Permanent Wyoming Mineral Trust Fund, con un valor de mercado acumulado que supera los 7.000 millones de dólares en mineral de extracción, constituye una expresión directa de la doctrina de Schumpeter: la propiedad socializada ha permitido eliminar los impuestos sobre la renta en el estado.


Este "socialismo al estilo estadounidense" puede producir extrañas inversiones en las tomas de posición políticas de conservadores y liberales. La Tennessee Valley Authority (Tva) es una de las mayores empresas "socialistas" del país, pues se trata de una compañía de propiedad pública con ventas valoradas en 11.000 millones de dólares anuales, 9 millones de clientes y 11.260 empleados, que suministra electricidad y participa en la gestión de la cuenca del río Tennessee. En 2013 el presidente Obama propuso privatizar la Tva, pero los políticos republicanos locales, preocupados por las perspectivas de una subida de los precios para los consumidores y de una disminución de ingresos para sus estados, se opusieron con éxito a esa idea.


Aunque los modelos estatales de propiedad privada no han sido un objetivo prioritario por parte de la izquierda moderna, lo cierto es que algunos activistas políticos y sociales han empezado a hacer suya la idea de que puede ser deseable tomarse en serio la propiedad pública de activos y riquezas cuando ésta beneficia a las comunidades locales. En Boulder, Colorado, activistas que luchan contra el cambio climático han contribuido a dos victorias electorales importantes en la lucha por municipalizar los servicios de electricidad propiedad de Xcel Energy. Al estilo socialista, es habitual que las empresas de servicios de propiedad pública también reviertan una parte de sus beneficios a la ciudad o al condado, contribuyendo así a complementar los presupuestos locales y a aliviar la presión sobre los contribuyentes.


De hecho, hoy en Estados Unidos operan ya más de 2 mil empresas de servicios de electricidad de propiedad pública que, junto con otras cooperativas, suministran más del 25 por ciento de la electricidad del país.


En Nebraska, uno de los estados más conservadores, cada residente y negocio reciben electricidad suministrada por empresas de propiedad pública o por cooperativas. En parte por eso, los ciudadanos de Nebraska pagan una de las facturas más baratas de electricidad de todo el país.


La lista de ejemplos es mucho más extensa. Más de 450 comunidades han construido sistemas de Internet parcial o completamente públicos, algunos tras librar importantes batallas políticas. Aproximadamente una quinta parte de los hospitales son actualmente de propiedad pública. Muchas ciudades son propietarias de hoteles, incluida la de Dallas (que tuvo como adalid de este proyecto al anterior alcalde republicano Tom Leppert). Unos 30 estados invierten fondos públicos de forma directa en empresas incipientes que tienen visos de ser viables.


Además, en contra de la opinión comúnmente extendida, los estudios comparativos acerca de la eficiencia de las empresas públicas modernas muestran que en la mayor parte de los casos es prácticamente equivalente a la de las empresas privadas. (No son perfectas, claro: muchas de las agencias, corporaciones y consejos públicos que controlan esas empresas no rinden cuentas de forma exhaustiva ni son suficientemente transparentes en sus operaciones.)


Viendo cómo crece el escepticismo sobre el capitalismo entre los votantes jóvenes y las minorías, ¿veremos más iniciativas de este tipo en el futuro? Los péndulos oscilan, a veces de forma brusca, cuando los grandes tsunamis económicos golpean con fuerza. Puede que en la próxima gran crisis ambos bandos sean capaces de ponderar la sensatez de la idea de la propiedad pública y los beneficios prácticos que ésta conlleva, y que acaben sacando provecho de la reflexión de Joseph Schumpeter de un modo más audaz, si cabe, que en la actualidad. 


Por Gar Alperovitz, economista político e historiador. Es el creador de Democracy Collaborative, una fundación de desarrollo comunitario en la que Thomas M Hanna ejerce como director de investigación.
Tomado de Sinpermiso.

Publicado enSociedad
Las Patronas: 20 años de entrega a los migrantes indocumentados

El 5 de febrero cumplieron 20 años de ardua labor humanitaria al servicio de los migrantes indocumentados que atraviesan territorio mexicano en su paso hacia Estados Unidos.

Su pueblo La Patrona, Amatlán, Veracruz, México es parada obligatoria para el tren llamado "La Bestia", que transporta en el lomo de sus vagones a miles de indocumentados que han sido arrojados a la indefensión migratoria, desde sus países de origen por gobiernos corruptos y sistemas en decadencia que los olvidan en las alcantarillas de las clases sociales y la imposibilidad del desarrollo.

Las Patronas es un grupo de mujeres que sale a las vías del tren y lanzan bolsas de comida y botellas de agua a los migrantes que van sobre "La Bestia." Son el ejemplo vivo de lo que es dar sin esperar nada a cambio. Con ellas se vive la acción. El actuar. El movilizar. Concientizar de la situación de la migración indocumentada es parte vital de su aporte a esta problemática mundial.

Conocidas en el mundo entero por tan íntegra entrega, Las Patronas están de aniversario, cabe mencionar que es primera vez que lo celebran. Tuve el enorme privilegio de conversar vía telefónica con Norma Romero, coordinadora de Las Patronas. Una charla que nada tuvo de entrevista periodística, más bien una plática entre una indocumentada que muy bien pudo ir sobre cualquier vagón de "La Bestia," en su camino hacia Estados Unidos, y una mujer que en cualquier instante pudo tenderle la mano para ayudarla.

Crónicas de una Inquilina tiene el gusto de presentarles en Encuentros a: "Las Patronas". Disfrútenla y si les nace coméntenla y compártanla, porque las heroínas de pies de barro, son candiles encendidos en los rincones más oscuros de la indiferencia.

 

¿Qué es lo que sucede el 05 de febrero de 1995?


Dos de mis hermanas –Rosa y Bernarda– fueron a comprar el pan y la leche para desayunar, y cuando el tren venía, pasó despacio porque como es paso ahí tiene que bajar la velocidad, y nosotros pensábamos que la gente que venía en el tren era mexicana y que se subía en éste para aventurarse, a veces los jóvenes tiene inquietudes, verdad. Pensábamos que como nadie les cobraba el transporte se podían subir pero, ellas escucharon que les gritaron "madre tenemos hambre" y ellas pensaban que las estaban vacilando, y pasó el siguiente grupo y también les dijo "madre tenemos hambre regálanos un pan" entonces una de ellas les tiró la bolsa de pan y vino el grupo de atrás y también les pidió entonces les lanzaron las cajas de leche. Y llegaron a la casa y mi mamá les preguntó qué habían hecho con el pan y la leche que les había encargado y ellas le comenzaron a decir: fíjate mamá que la gente que va en el tren, pues no es mexicana porque tienen un acento no sé cómo hablan ellos, y nos gritaron que tienen hambre.

Entonces nos reunimos en casa y conversamos toda la familia, la verdad en ese tiempo alcanzaba el dinero y hasta sobraba, porque eran baratas las cosas, hoy en día lastimosamente está más cara la canasta básica. Entonces empezamos a hacer taquitos, que arrocito, que huevitos y frijolitos. Y pusimos 8 taquitos en cada bolsita. El día después de que mis hermanas reglaron el pan y la leche empezamos a hacer la comida y fueron 30 "lonches" y resulta que mi "apá" dijo bueno y les van a dar el taco, ¿y con qué se lo van a bajar? Pues llenen una botellitas de agua dice. Las botellitas de agua no las podían agarrar porque se les resbalaban de las manos, llegamos a casa y le contamos a mi "apá" y nos dijo que las amarráramos en par un hilo y eso hicimos.

Y así inicia la historia de Las Patronas, que le ha vuelta al mundo; con una familia que no fue apática a la necesidad de desconocidos. ¿Cuántos de nosotros haríamos eso?

 

Norma Romero (Izquierda), Leónida Vázquez, y Julia Ramírez, forman parte del grupo de ayuda humanitaria 'Las Patronas'. //Foto: Manu Ureste
 

Empezaron con 30 almuerzos, ¿hoy en día cuántos dan?


Ahorita a partir de 2014 fue el cambio –debido al Plan Frontera Sur, que criminaliza a los indocumentados por parte de autoridades mexicanas y hace que estos busquen otras vías de transporte para llegar a la frontera con Estados Unidos- porque nosotros estábamos dando entre 600 y 700 "lonches" porque era mucha gente la que estaba cruzando, llegamos a tener hasta más de mil personas al día. Buscándole pan de dulce, tortillas, lo que hubiera, lo que encontráramos y pidiéndole a la tente que donara su comida que no la tiraran porque luego la tiran cuando les sobra. Y hacíamos recolectas y la gente se empezó a dar cuanta que sí había necesidad y comenzaron a donar. Y así fue como se dio y la gente se empezó a involucrar.

Claro que no ha sido fácil porque antes ayudar a un indocumentado era un delito y era donde teníamos que tener cuidado. Después de formar un grupo con mi familia formé otro grupo en la parte centro del pueblo con otras mujeres para que nos pudieran ayudar, así ellas daban comida allá y nosotras por acá. Y fue ahí donde comenzamos pero después vinieron los malos comentarios de la gente: "no que esas viejas están locas, que ayudar al migrante es un delito, que las van a acusar de polleras." Ellas estuvieron ayudando como dos años, pero después los esposos comenzaron a decirles "no que si te metes en problemas a ver cómo le haces, que quién sabe qué," entonces las mujeres por miedo nos dijeron, mira mejor no. Yo les dije que estaba bien porque tampoco quiero ser la causante de que tengas roces con sus maridos. De las 25 que éramos quedamos 15, de las cuales hoy en día estamos 14.


Hoy en día estamos dando 100 "lonches" en el tren, y los que llegan a la casa caminando, porque hay migrantes que se bajan o van heridos o cansados y llegan al comedor y ahí los atendemos. Bajó la cantidad debido al cobro de las mafias. –Que están conformadas por las propias autoridades municipales, estatales y migratorias en contubernio con los grupos criminales reconocidos por la violencia con la que tratan a los migrantes indocumentados-.

 

Veinte años, es un mar de memorias...


Mira, hay que ser agradecido con Dios por todo lo que nos da, agradezco a Dios haberme dado unos padres que me enseñaron a trabajar y que me dieron valores. Tuve la oportunidad de tener una pareja que se portó bien y que no se metió en mis decisiones y que me apoyó –su esposo falleció– y que me dio un hijo que es tranquilo, que está estudiando y que le está echando ganas.

 

El cambio de la palabra a la acción


Norma era catequista en la iglesia de su pueblo pero sentía un vacío, sentía que no era suficiente lo que hacía, tuvo algunos roces con otras mujeres de la iglesia porque para ella no era solo ir a misa y afuera vivir con envidias, prejuicios, y doble moral. Se alejó del catequismo y pidió a Dios una señal, ella quería pasar de la palabra a la acción y la señal llegó el día menos pensado.

Ese día en el 1996 terminamos de dar la comida y después de haber terminado la jornada del día me voy a mi casa y nos acostamos a dormir y como a eso de las 11:30 llega una compañera del grupo y toca la puerta y me dice: "oye Norma, el tren se acaba de parar y trae como quinientas personas pero viene un enfermo y aquí está su esposa y un compañero" los vi por la ventana y les dije que me esperaran porque me iba a cambiar. Ella se fue a su casa a dormir y me los dejó ahí en la puerta y cuando salgo esta mujer me dice ayúdame por lo que más quieras y se arrodilla frente a mí, inmediatamente le dije que se levantara, no lo pensé dos veces y le dije que me llevara a donde estaba su marido, ésa era la señal que yo necesitaba, fue ése el momento en que cambió todo en mi vida.

Agarré la camioneta de mi esposo y no me puse a pensar en que en el 96 era delito ayudar a un indocumentado, solo salí y les dije que me llevaran a donde estaba su esposo, llegamos y vi la multitud de gente que estaba en el tren, llego a las vías y le dio a Dios, "Señor si tú me pusiste aquí, tú me vas a ayudar" en ese momento algo me cubrió desde la cabeza hasta los pies, nunca he vuelto a sentir algo similar. Fue como un cobijo, como si alguien me hubiese abrazado. Como si alguien me hubiera quitado la venda de los ojos, desde ahí perdí el miedo. Y la certeza que Dios estaba actuando y que quería mi servicio. El miedo se me fue quitando poco a poco y es como si él me hubiera dicho: "ahora sí, ven y trabaja."

Se acercan los muchachos indocumentados y me dicen, "madre por lo que tú más quieras ayúdanos" y yo les dije voy a ayudar al que viene enfermo no los puedo ayudar a todos y me dicen, "no, con que los ayudes a ellos ya nos estás ayudando a nosotros." Ahí había amor, solidaridad, ahí no había fronteras, ahí había algo hermoso.

Era un muchacho que había defendido a su esposa porque el tren fue asaltado por las mafias y querían abusar sexualmente de ella y él la defendió y lo acuchillaron, imagínate de Agua Blanca a La Patrona el tren hace tres horas, y en ese tiempo la persona se desangró y venía con mucha temperatura y además perdió el sentido.
Entonces todos comenzaron a ayudar a bajarlos del lomo del vagón y fue algo tan hermoso, todos éramos hermanos ahí, y lo bajaron con tanto cuidado. El muchacho era negro, negro que solo sus dientes blancos se le miraban, y vi a aquel hombre como le extendieron las manos y le juntaron los pies, mientras unos lo sostenían de los brazos, otros lo agarraban de los pies, y fue como ver a un Cristo negro.

Nos negaron el servicio en el hospital cercano del pueblo porque era indocumentado, también un doctor de una clínica privada porque dijo que no se quería meter en problemas. Eso fue como la segunda llamada de Dios, de decir pues ahora háganlo ustedes, cúrenlo ustedes. Y me lo llevé a mi casa y estuvo en mi cama, sabía algo de primeros auxilios y llamé a un amigo que también sabía de primeros auxilios y él me dijo cómo proceder pero tampoco se atrevió a ir a mi casa porque pensaba que se nos iba a morir y no quería problemas.

Compramos medicina para la fiebre y para controlar la infección. Llegando a la casa lo bañamos con agua fría para bajarle la fiebre y revisamos la herida. Estuvo en mi casa más de 20 días recuperándose y se fue en septiembre y nos llamaron por teléfono el 25 de diciembre para decirnos que había logrado cruzar a Estados Unidos. Y eso es lo más bonito, de servir y no esperar nada a cambio. Y mucha gente dice "esto lo hacen y de seguro les pagan" y no es así, el pago más grande viene de la bendición de Dios.

 

La Internacionalización


Mira nos ha ayudado mucho los documentales que se han hecho acerca de nuestro trabajo, eso nos ha dado a conocer a nivel internacional, y como nosotros abrimos las puertas a quién guste venir a conocer lo que hacemos han llegado personas de muchos países. Documentalistas, cineastas, periodistas. Y abrimos las puertas porque queremos concientizar a la sociedad civil, para que no solo juzguen, para que más bien conozcan a la gente, a veces es mejor enseñarle lo malo al ser humano que enseñarle lo bueno. Cuando tu ves a una persona migrante lo que primero que dices es "es un delincuente" ¿ya fuiste a investigarlo? Por qué mejor no te preguntas si tiene hambre, si necesita abrigo, en qué lo puede ayudar. Por qué no hacemos todo lo contrario y te das el tiempo de conocerlo.

Nosotros en todos estos años hemos visto pasar a miles de migrantes y para nosotros es bendición ayudarlos. Y les decimos que cuando lleguen a Estados Unidos no se olviden de su familia y hagan las cosas bien para que les vaya bien.

 

El comedor-albergue


Ya teníamos el comedor pero no el albergue porque no teníamos quién nos apoyara en lo económico, entonces un documental que se llama La Patrona el director lo llevó a varios festivales, y estuvo en Francia y de allá le preguntaron qué era lo que nosotros necesitábamos y yo le dije: un cuarto para voluntarios, un cuarto para que duerman los muchachos –indocumentados- y una oficinita. Unas regaderas y baños para los muchachos también. Y gracias a los documentales que se han realizado acerca de nuestro trabajo nos han invitados de varias universidades a dar pláticas y a concientizar a los estudiantes. Y siempre los invitamos a conocer la experiencia y llegan a nuestro comedor y nos llevan víveres. Nosotras necesitamos calzado, ropa, porque los migrantes van solo con la mudada puesta y por lo menos que se cambien cuando llegan al albergue, es sumamente importante el calzado y la ropa.

Tenemos una camioneta –pickup- que nos donaron cinco familias de Jalapa y eso vamos por las compras para hacer los almuerzos.

Cabe mencionar que el comedor-albergue está construido en el terreno que le regaló su padre a Norma. Nada de ayuda municipal o estatal.

 

¿Cómo es la relación con las entidades migratorias?

 

Es buena, hemos estado trabajando en equipo y ayudan en los hospitales cuando llevamos a migrantes heridos, claro el trato es distinto cuando van solos, tiene que ir una de nosotras para acompañarlos en todo el proceso y verificar que las autoridades les den trato humano. Yo siempre he dicho no es en sí la identidad la que está mal sino las personas y cuando es así yo hablo con ellas directamente y de buen modo y eso nos ayuda mucho. Trato de concientizarlos y que vean a los migrantes como hermanos que somos.

Si el paciente necesita prótesis se coordina con las autoridades, realiza la terapia y se envía a un albergue para que vayan asimilando lo de su prótesis y su nueva realidad.

 

El Plan Frontera Sur


El Plan Frontera Sur vino a afectar más la situación de los migrantes porque los criminaliza, lo que los obliga a buscar otras alternativas para atravesar México y los expone a bandas de criminales, caminan más y sin agua ni comida. Ha bajado el afluente porque antes atendíamos al día a 600 o 700 y hoy a 100 o 120.

 

El Instituto Nacional de Migración


Bueno por estos lares están más concientizados porque nosotros nos hemos encargado de no quitar el dedo del renglón, y porque tampoco nos confiamos, lo que sucede en otros albergues es que solo les brindan protección dentro de las instalaciones y cuando salen ya no se hacen responsables. Aquí es lo contrario, los apoyamos dentro y fuera, los acompañamos abordar los autobuses o si tienen que subir el tren también vamos. Entones cuando las autoridades nos ven respetan al emigrante. Esto requiere que nosotros nos involucremos por completo y salgamos de nuestra zona de confort, si vamos a ayudar que sea bien no a medias.

 

Concientizar a la sociedad civil


Todos los migrantes en mi camino han sido un regalo de parte de Dios, hay momentos en lo que no solo tienes que batallar con las personas que lastiman al migrante, sino también con la sociedad civil que desconoce el dolor que carga el emigrante, pero también los pastores evangélicos. Es un conjunto de gente que solo critica y habla con prejuicios pero que no se involucra, muy fácil es hablar pero qué difícil es actuar.

Nosotras como ya sabemos les hablamos a los migrantes y les decimos "por estos lugares sí pueden pasar, por estos lugares no, a tal hora sí a tal hora no." La sociedad civil ahí podría ayudar muchísimo pero ni las personas como comunidad y mucho menos los pastores de inglesa. Y te das cuenta que no puedes decaer y que tu deber es crear conciencia. Hay mucha gente que se ha sumado pero que no actúa y lo que necesitamos en su acción. Es muy fácil encerrarse en la iglesia y orar y orar pero las cosas no se resuelven orando, tenemos que involucrarnos todos.

 

Tú eres de las pocas como Padre Solalinde, Pantoja y Fray Tomás, que son de armas tomar.

Hombres como ellos nos hacen muchísima falta, que tengan el acercamiento hacia las personas ignorantes, que no solo hablen de la biblia sino que se comprometan con la acción que Dios nos ha enseñado. Fácil es decir de la boca hacia fuera cuando no sale del corazón.

 

En el 2013 reciben el Premio Nacional de Derechos Humanos


Con ese Premio nos dimos a conocer más, y mucha gente se sorprendió porque son muchas las organizaciones que trabajan en la defensa de los Derechos Humanos en México, y nos preguntaban que cómo le hicimos para ganarlo y nosotras les decimos que solo con el favor el de Dios y haciendo bien a los demás. Ese reconocimiento yo lo considero como un regalo de parte de él, porque eran 356 organizaciones las que estaban propuestas.

 

A Las Patronas las propusieron para el Premio Príncipe de Asturias 2015

 

ES un trabajo arduo no solo con atender a los migrantes sino con la sociedad civil que no se involucra y los ve como delincuentes y luego que piensan que los migrantes cuando cruzan nos mandan dólares y no es así, solo las gracias recibimos y también creen que la gente que llega de otros países a conocer nuestro comedor nos deja mucho dinero y eso también es falso. La gente piensa que esto es como un negocio. Yo siempre les dijo que si fuera cierto que nos pagaran entonces no fuéramos 14 mujeres seríamos 100. Es muy fácil hablar pero tampoco tienen la capacidad de acercarse y ver cómo lo estamos haciendo y mucho menos involucrarse sabiendo que no van a recibir más que las gracias. Y las que se han acercado solo tardan una semana y con la misma se van, porque no es del corazón y esperan recibir algo más.

Los días 14 y 15 de febrero Las Patronas celebrarán por primera vez su aniversario, cumplen 20 años tendiéndole la mano a los migrantes indocumentados que pasan por La Patrona, Veracruz. En sus actividades está una misa que oficiará el Obispo de Saltillo, Raúl Vera, -quién apoya contra viento y marea a los indocumentados que atraviesan México- contarán con la presencia de los sacerdotes Alejandro Solalinde, Pedro Pantoja y Fray Tomás González. Se hará una procesión en el pueblo.

Cumplimos 20 años pero también es un agradecimiento a Dios a todas y a cada una de las personas que han caminado a nuestro lado todos estos años. Sin el apoyo de quienes donan nosotras no podríamos ayudar a los migrantes y esto es para agradecerles a ellas. Somos un gran equipo. Entre sacerdotes, asociaciones, fundaciones y sociedad civil.

 

Los 43 estudiantes de Ayotzinapa


El dolor de ellos es nuestro dolor, así como cada año recibimos a las madres centroamericanas en su caravana buscando a sus hijos migrantes desaparecidos en México. Yo le comento a la gente que cuando fue la masacre de San Fernando que mataron a 72 migrantes indocumentados, no se hizo tanto ruido porque eran migrantes, tuvimos que esperar a que pasara esto con los 43 normalistas para que sintiéramos el dolor que sienten las madres centroamericanas. Les digo, imagínense todo el dolor que se les ha causado a aquellos países hermanos, ahora estamos viviendo en carne propia con estos padres que lamentablemente también están en la lucha.


Es que tenemos que levantar la voz, tenemos que caminar unos con los otros. Apoyándonos y exigiendo esa justica que todos necesitamos. Hoy estamos aquí pero mañana estamos expuestos todos, necesitamos seguridad, nadie es intocable. No tenemos que ser indiferentes al dolor de las demás personas. Hay que unirnos, hay que echarnos la mano. Yo me doy cuenta cuando viene la caravana de madres centroamericanas, la gente las ve como preguntándose, ¿y éstas qué vienen a hacer? Y yo les digo, acérquense a ver las fotos, tus hijos también pueden migrar. Que conozcan a las mamás y que conversen con ellas y que se enteren por qué vienen. Informar si alguien vio pasar a alguno de las fotografías que llevan las madres colgadas en su cuello.


Que no sean espectadores y que se acerquen. Es tan poco lo que nos piden y nosotros con tanta indiferencia. No entiendo por qué somos así.

 

¿Deseás agregar algo para dar por terminada ésta conversación?

Bueno, decirle a la gente que no discriminemos, que no juzguemos, así como está Centroamérica hoy vive México y así nos vamos, los mexicanos no cantamos mal las rancheras. Nos hace falta solidaridad, el sentir que muchas personas están viviendo momentos difíciles, que no seamos indiferentes al dolor de las demás personas, no estamos salvos, en cualquier momento nos puede tocar a nosotros. Que nos empecemos a respetar. Todos somos hermanos, no importa la religión, la raza, la nacionalidad, el color.

 

Nota: si usted desea colaborar con víveres, dinero, ropa o calzado puede hacerlo comunicándose con ellas en las redes sociales: @LasPatronas_dh en Facebook: La Patrona.

 

Video relacionado


Por correo electrónico. Norma Romero: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

También le invito a ver el documental La Patrona.
https://www.youtube.com/watch?v=PY6kkg0gmuQ

 

Pasemos de la admiración a la acción, con decirles "que Dios las bendiga" no ayudamos en nada.

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado.
Febereo 08 de 2015.
Estados Unidos.

Publicado enInternacional
"Pertenecemos a la inmensa mayoría de la Humanidad"

"La solidaridad es la ternura de los pueblos", proclamó Pablo Neruda en medio de la inmensa y urgentísima tarea de evacuar, socorrer y asilar a decenas de miles de republicanos españoles de los que tantos lograron llegar también al Río de la Plata luego de la Tragedia de 1939.


Este Presidente fue en su juventud alumno deslumbrado y hoy agradecido, de una de aquellas lumbreras intelectuales desterradas.


El Uruguay pacífico y pacificador es una gran herencia y a la vez una estrategia vital.


Este país formó parte de la vanguardia mundial en la creación de instrumentos internacionales para la paz.
Recogiendo de nuestro mejor pasado esa vocación, hemos ofrecido nuestra hospitalidad para seres humanos que sufrían un atroz secuestro en Guantánamo. La razón ineludible, es humanitaria.


A estas tierras han venido, desde nuestra independencia y aún antes, personas y contingentes a veces muy numerosos buscando refugio: guerras internacionales, guerras civiles, tiranías, persecuciones religiosas y raciales, pobreza y también extrema miseria, lejanas o muy cercanas.


Desde todos los países de Europa incluyendo la lejana Rusia; y de América; y lo más doliente: desde África, traídos como esclavos.


Muchísimos llegaron desde situaciones comprometidas y comprometedoras. Han construido este Uruguay: forjaron bienestar, trajeron oficios, semillas, saberes, culturas, y, por fin, hincando profundas raíces, sembraron aquí su hoy innumerable descendencia. Y también sus tumbas del morir de viejos. Formaron con sus huesos parte de nuestra tan querida tierra.


Pero a la vez y a su tiempo, en mala hora para nosotros, hemos recibido la cálida y oportuna mano tendida y el asilo de numerosos países, a pesar de que éramos "acusados" por la tiranía doméstica, de ser gente muy peligrosa.
Y antes, durante y después, decenas de miles de compatriotas se fueron a todos los confines, a causa de la pobreza y la falta de perspectivas.


Muchos de ellos, y su descendencia que habla otros idiomas, no han podido volver y constituyen para nosotros, además de una dolencia y un deber pendiente, la querida Patria Peregrina.


Es por todo ello que siguiendo por el camino de la famosa Parábola, sentimos la escena porque la sufrimos en carne propia, desde el dolor del herido más que desde el altruismo del Samaritano.

Formamos parte del mundo de los asaltados heridos. Pertenecemos a la inmensa mayoría de la Humanidad.


No debemos ni queremos olvidar ni perder ese punto de vista para mirar las crudas realidades, por desgracia tan numerosas como crueles, que hoy golpean a gritos en la puerta de millonarias conciencias.

La ocasión ahora jubilosa es propicia para que reclamemos nuevamente el levantamiento del injusto e injustificable embargo a nuestra hermana República de Cuba cuyo Héroe Nacional fuera cónsul de Paraguay, Argentina y Uruguay en Nueva York.

La liberación de Oscar López Rivera, luchador independentista portorriqueño de setenta años, preso político en Estados Unidos desde hace más de treinta, doce de los cuales en celda de aislamiento.


Y la liberación de Antonio Guerrero, Ramón Labañino y Gerardo Hernández, cubanos presos en Estados Unidos desde hace dieciséis años.


Estamos seguros de que estas demandas insatisfechas abrirían amplias avenidas a un proceso de paz, entendimiento, progreso y bienestar para todos los pueblos que habitan aquella zona crucial de nuestra América.

Publicado enInternacional
Viernes, 28 Noviembre 2014 07:24

El aguacero empieza con una sola gota

El aguacero empieza con una sola gota

Las grandes y profundas crisis, esas que suceden de tanto en tanto pero son parteaguas, pueden crear movimientos antisistémicos de larga duración, o sea, movimientos que no se agoten en movilizaciones que, por numerosas que sean, son necesariamente efímeras. Los movimientos, por el contrario, perduran, no se desvanecen con el paso del tiempo, son capaces de trascender coyunturas y adoptan un empuje propio que los lleva mucho más lejos de lo que pueden las inercias del momento.

 

Las crisis profundas rompen las barreras y los tabiques construidos por los de arriba para separar en compartimentos estancos a los diversos abajos, como forma de impedir la convergencia de las rebeldías. Sólo durante las crisis se producen esos desbordes que ponen en contacto movimientos nacidos en distintos periodos, entre diversos sectores de la sociedad, en geografías variadas y en dolores heterogéneos que, en esos precisos momentos, se reconocen y abrazan.


El 15 de noviembre los familiares y compañeros de los 43 desaparecidos en Ayotzinapa acudieron al caracol Oventik para reunirse con el EZLN, como parte de las caravanas que recorren el país. En los momentos de mayor dolor, fueron en busca de sus iguales, donde encontraron escucha y respeto. "Fuimos nosotros los que los buscamos porque conocemos su posición política y sus formas de trabajo", dijeron.


Siento que las palabras de la comandancia general en la voz del subcomandante insurgente Moisés merecen ser leídas cuidadosamente, porque nacen del corazón de uno de los más trascendentes movimientos contemporáneos. Resumen la sabiduría colectiva acumulada durante tres décadas por los rebeldes chiapanecos que, a su vez, encarnan cinco siglos de resistencias contra la dominación colonial y el más consistente empeño por crear un mundo nuevo.


Las palabras de la comandancia ya están siendo debatidas por colectivos en muchos lugares del mundo. Tres cuestiones me parece necesario destacar, aunque es seguro que los miles que las discutan encontrarán más y mejores argumentos en el texto zapatista.


El dolor y la rabia, convertidos en dignidad activa, crean los movimientos. Son el núcleo "que echó a andar todo", dijo Moisés. Rabia, rebeldía y resistencia que contrastan con los debates sobre tácticas y estrategias, programas, métodos de lucha y, por supuesto, quién o quiénes dirigen. Esto es lo primero. Sin esto, no hay nada, por más elucubraciones teóricas que se ensayen, por más discursos y análisis racionales que se elaboren. Las rebeliones, las revoluciones, los grandes movimientos, nacen de la rabia, motor de todas las luchas y las dignidades colectivas.


Es la rabia organizada, hecha dignidad, la que impide que los rebeldes terminen vendiéndose o claudicando, en un mundo donde el cálculo racional dice que lo mejor es adaptarse a la realidad, acomodarse lo más arriba que se pueda, porque vencer a los poderosos es casi imposible. Es la rabia (bronca, decimos en el sur) lo que puede hacernos traspasar el umbral de lo imposible; no el programa ni el lúcido análisis académico que, en todo caso, sirven a la rabia, pero nunca la sustituyen.


La segunda cuestión a destacar son esos maravillosos y sabios párrafos donde se desgrana la propia historia: el abandono de 99 de cada 100 de los que se acercaron en los momentos de euforia, hasta quedar sólo uno, una, precondición indispensable para que suceda "algo terrible y maravilloso": descubrir que hay millones como ese uno, una. Esto es sabiduría rebelde, esa que sólo se puede aprender viviéndola. Quien no se ha quedado solo, sola, no puede descubrirse en otros y otras, no puede seguir adelante contra viento y marea. Es la historia del zapatismo.


Es la historia de Olga Arédez, Madre de Plaza de Mayo, que durante años dio vueltas a la plaza, sola, reclamando la aparición con vida de su esposo, ante la indiferencia de sus vecinos de Ledesma, un pueblo acobardado por la familia propietaria del ingenio azucarero. Cuánta dignidad había en su frágil cuerpo para seguir, en soledad, dando vueltas y vueltas a la plaza, hasta horadar el miedo de sus vecinos. Gracias a su terca persistencia fueron juzgados los dueños del ingenio Ledesma, que habían provocado apagones durante los cuales el ejército desapareció a 400 militantes sociales y políticos. El oligarca Carlos Pedro Blaquier, dueño del ingenio, fue procesado.


La tercera es el tiempo. "No será fácil", dice Moisés. "No será rápido". Lo fácil y rápido es crear un partido electoral, como recomiendan colonialmente algunos académicos decoloniales. Es el modo para que "las masas les abran el camino al poder", como dice el comunicado leído en Oventik. No hay magia capaz de convertir la rabia en votos sin volverla mercancía, objeto intercambiable por otros objetos en el mercado de la política institucional. Manifestaciones a cambio de sillones; organizaciones enteras que se negocian por cargos, y así.


Sólo el tiempo tiene la capacidad de sedimentar las cosas. De hacer que los sobrevivientes de un ciclo de luchas se conecten con los que están iniciando nuevos combates. La historia de los de abajo está plagada de rebeliones y revoluciones. En ellas aparecen personas y colectivos que persisten más allá del momento, los militantes. Entre ellos, y eso también nos lo enseña la historia, se reclutan a menudo los miembros de las nuevas élites o clases dominantes.


El desafío es que esos militantes no se vendan por un cargo ni bajen los brazos pero, también, que obedezcan al pueblo, que no se manden solos. Luego de un puñado de "revoluciones triunfantes" a lo largo de casi un siglo, este es un desafío mayor que seguimos enfrentando. De eso trata el texto de la comandancia. El zapatismo desafía la "ley de hierro de la oligarquía" de Robert Michels, que aseguraba que siempre gobernará una minoría, que toda organización se vuelve oligárquica.
Eso explica, de paso, por qué los políticos de arriba los odian y por qué los de abajo que resisten los toman como referencia.

Publicado enInternacional
Domingo, 23 Noviembre 2014 05:54

El caso Ayotzinapa, una desgracia: Calle 13

El caso Ayotzinapa, una desgracia: Calle 13

Todas las causas sociales son importantes, pero el caso de Ayotzinapa me parece que va más allá de la política: trasciende al plano de los derechos humanos. Va más allá de México; es algo más grande, porque es algo muy fuerte, es una desgracia, dijo René Pérez, conocido como Residente, de la agrupación Calle 13, previo a su concierto de anoche en el Palacio de los Deportes.


Residente ofreció una conferencia junto con Eduardo Cabra, Visitante, la otra parte de la agrupación puertorriqueña. También los acompañó el guitarrista Tom Morello.

En la charla, Residente comentó que habló con uno de los padres de los desaparecidos. Es muy conmovedor lo que me contó, porque yo acabo de tener un hijo, y sé que es muy fuerte, yo apoyo estas causas porque no puedo dejar de hacerlo, es mi deber. Para mí sería imposible treparme en una tarima y que esto pase en Latinoamérica y no mencionarlo. No obstante, no entiendo porqué gente en México lo ha maliterpretado y se han ofendido.


Se le preguntó al músico qué le comentaría al presidente Enrique Peña Nieto sobre el caso. A lo que dijo: No es mi presidente. El mensaje se lo tienen que dar ustedes, manifestándose pacíficamente para que haya más unidad.
Sin oportunismo


Sobre su activismo y manifestación habitual en los lugares en los que se presenta con su grupo, aseguró que él sólo usa el micrófono para algo positivo, expresarse.


"Lo hacemos genuinamente, no ganamos nada. ¿El oportunismo? ¿De qué?, yo sólo gano la oportunidad a que me peguen un tiro. Tampoco pierdo la oportunidad de sonar menos en la radio, de no vender un disco o de no participar en los Grammys. Sólo somos artistas y hablamos, y expresamos lo que sentimos con toda honestidad. No tenemos porqué no hacerlo. No me interesa ser un líder, lo dije, tengo un micrófono y lo uso. Agregó: Podría no meterme en nada y cantar música pop y vivir tranquilo, y así olvidarme de tener seguridad y una esposa con miedo. No. Yo voy a defender lo que ocurre en otros países también.

No obstante, aceptó que los artistas no están obligados a decir cosas si no la sienten. A mi como me criaron mis padres bajo mi instancia, desde pequeño tengo esos valores y cuando ocurre una injusticia como la de Ayotzinapa, sólo hice lo que tenía que hacer, en referencia a su discurso en la ceremonia de los Grammys pasados.

Comentó que en dicha gala la mexicana que sí habló fue Lila Downs antes de la premiación, pero no lo televisaron.
Por su parte, Tom Morello, músico reconocido de la banda Rage Against the Machine, dijo que en Estados Unidos mucha gente está a la expectativa de este caso de Guerrero y que él siempre se unirá a este tipo de causas.

Respecto al decreto de Barack Obama sobre la regularización de miles de migrantes, el músico aseveró que no es suficiente. La justicia no debe tener fronteras.


A su vez, Eduardo Cabra, comentó estar únicamente orgulloso de su hermano (René) sobre manifestarse. Hay que tener cojones para hacer lo que él hace.

Publicado enCultura
¡Ayotzi vive! Crónica de una caravana estudiantil en solidaridad

7 de noviembre 2014

 

A mediodía hemos llegado casi todos a la entrada del plantel de San Lorenzo Tezonco de la UACM (Universidad Autónoma de la Ciudad de México). En el aire hay una sensación de incertidumbre, de ganas de apoyar, de ver con nuestros ojos una realidad sentida pero poco vivida. Queremos estar ahí para llevar los acopios recolectados en la ciudad para apoyar a los familiares de los muchachos desaparecidos desde hace más de 40 días y para la resistencia de la escuela normal rural "Raúl Isidro Burgos", de Ayotzinapa, Guerrero.


3000 libros, ropa, comida, material didáctico, medicinas, un poco de dinero. La solidaridad non tiene nada que ver con las limosnas de los ricos. Ni con los sobornos de los gobiernos.


Queremos estar allí aun sin saber qué decirle a las madres y a los padres con los que nos vamos a reunir en la escuela de sus hijos, rodeados de sus compañeros, resistiendo al dolor de su desaparición. Muchachos que querían enseñar a su propio pueblo (campesinos y campesinas como ellos) desde la libertad de expresión del los propios ideales.


Mientras las ansias por llegar nos inundan, el sentido de la CARAVANA cambia drásticamente. El procurador general de la República, Murillo Karam, da un comunicado, donde dice que han sido encontradas 6 bolsas de plástico repletas de cuerpos calcinados (cenizas) que muy probablemente pertenecen a los 43 estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre de este año. La sangre se nos congela, nos subimos silenciosamente a los autobuses, pegándonos a la radio para tener un poco más de información. En los altoparlantes del autobús retumban las fuertes y dolorosas voces de los padres y madres: "Hasta que los médicos argentinos forenses no hagan los exámenes de ADN y sean los de nuestros hijos seguiremos gritando: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos! Nosotros no le creemos a este narco-gobierno".


Estamos delante de una encrucijada. Los compañeros de la Normal seguramente protestarán ante esta noticia, ¿cuál va a ser nuestra reacción como caravana?


Con remordimiento, se opta por mantener los acuerdos tomados en asamblea: seguimos siendo una caravana cuyo único objetivo es brindar solidaridad, reconocemos que no tenemos las condiciones para transformarla en un grupo de apoyo militante.


Después de unas cuantas horas, llegamos a la caseta México-Cuernavaca donde se nos juntan cuatro camiones de la UPN (Universidad Pedagógica Nacional). Los observadores de derechos humanos nos acompañan a lo largo del camino relevándose cada vez que traspasamos las fronteras de un Estado (DF, Morelos y Guerrero). La policía empieza a "escoltarnos" bajo la excusa de que nos protege para que no vuelvan a suceder hechos como los del pasado mes.


Tres de la mañana del 8 de noviembre 2014, llegamos a la Escuela Normal

 

En México existen tres tipos de Escuelas Normales. Las normales rurales son para los estudiantes más pobres, por lo mismo la comida y el alojo deberían estar subvencionados por el Estado. En estas escuelas, los alumnos son preparados para ser profesores de escuelas campesinas, en ocasiones bilingües (dependiendo de la lengua madre del profesor y la región lingüística de destino).


La Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, sin embargo, ha sido despojada de todo tipo de apoyo económico, debido a su larga historia de lucha social y educación política. Tenemos que recordar que justo ésta fue la casa de estudios de Lucio Cabañas y Genaro Vásquez.


Los estudiantes desde hace años se ven obligados a buscar medios de autofinanciamientos, através del "boteo" y otras acciones. Los estudiante estaban justamente pasando el bote de las dádivas entre los pasajeros de unos buses ese fatídico 26 de septiembre.


En el momento de nuestra llegada, a las tres de la mañana, los estudiantes de la NRRIB están reunidos en una asamblea. Deciden juntos llamar a otra asamblea para la mañana siguiente, la FECSO ( Federación de los Estudiantes Campesinos Socialistas de México) y muchas otras organizaciones del Estado de Guerrero están convocadas.


En la caravana, mientras tanto, organizamos nuestras comisiones y nos ponemos de inmediato a trabajar (cocina, seguridad, limpieza, etc). Se descargan los autobuses y esperamos la llegada del alba. Los pocos que pueden, van a dormir un par de horas; y la gran mayoría empieza con sus turnos de guardia y a cocinar para al menos 400 compañeras y compañeros.


Cuando el sol se alza, empezamos a acomodar la gigantesca cantidad de acopios de todo tipo, que han llegado de cada rincón de la República; los disponemos en la cancha de basketball, transformada en campo operativo.


14:00 horas: la asamblea empieza, muy concurrida. Las cenizas encontradas en las bolsas exhibidas por la Procuraduría General de la República obstruyen los bronquios de los compañeros guerrerenses, los sofocan. Entre una débil y paliativa manifestación o una cura mucho más agresiva, el contra ataque, la digna rabia opta por la segunda opción. Deciden incendiar el municipio de Chilpancingo, la casa del narco-gobierno arderá. En dos horas, todos y todas están listas, una mueca de dolor y otra de rabia son cubiertas por paliacates, los autobuses se van llenando uno después de otro al grito de "¡Ayotzi vive, la lucha sigue!". Parten.


En el campamento quedamos unos cuantos, demasiado pocos para poder resistir una eventual represión; por fortuna en pocos minutos nos alcanzan compañeros y compañeras de Atenco, compañeros en lucha contra la construcción de un aeropuerto que les quiere quitar sus tierras y los de la CNTE ( Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación), sindicato antagonista de la reforma educativa, impulsada por el gobierno actual de la República mexicana y aprobada el 21 de diciembre del 2012, en complicidad con el poder legislativo.


Preparamos la defensa, la escuela esta ocupada y cualquier acción en la plaza les será adjudicada a sus inquilinos. La preocupación por no saber qué está pasando con nuestros compañeros nos hace ver cada poco tiempo nuestros teléfonos celulares. Las pláticas son siempre las mismas, giran alrededor de la hora que es y del miedo por nuestros compañeros y compañeras.


Y de un momento al otro, cuando la cena estaba lista escuchamos acercarse un canto liberador "¡Ayotzi vive! ¡La lucha sigue!". Regresan, son ellos. Sucedió todo en un relámpago: los coches frente al municipio de Chilpancingo arden ¡ PORQUE VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!, resuena aún por la calle en llamas. Fue todo tan rápido que la policía llegó demasiado tarde para detenerlos.


Durante la cena, los y las compañeras relatan lo sucedido. En seguida se multiplican los esfuerzos para reforzar la defensa de la escuela. El miedo de una represalia aumenta. La policía aquí es muy vengativa, nos dicen.


Se organizan los turnos de guardia, dos grupos, el primero de 21:00 a 2:00 y el segundo de 2:00 a 6:00.


9 de noviembre 2014


El contraataque no llega, la presión popular es tan fuerte que ni la policía, ni los militares tienen el coraje de agredir a la escuela en lucha.
Llega el momento de la esperada reunión con las madres y padres. Entramos en el aula magna donde ellos nos esperan, se nos pide que dejemos afuera las cámaras fotográficas. Esos rostros fuertes y dolidos nos arrebatan las lágrimas de los ojos. Puede que los poemas, el dinero, las canciones no sirvan para mucho, pero son una pequeña expresión de acompañamiento en la lucha.


"Sigan luchando a nuestro lado", nos susurran al oído mientras los abrazamos, y esto es lo más importante.


Después de la reunión y antes de regresar a la ciudad, vamos a saludar a los compañeros normalistas que, con bastones en mano, se aprestan para ir a tomar el aeropuerto de Acapulco. La lucha, la fuerza, el coraje son interminables. Hasta que no haya justicia, hasta que México deje de ser gobernado por los intereses de la industria, por los propietarios de las tierras que deberían ser comunitarias, por el narcotráfico; hasta que la educación sea pública y gratuita, hasta que todos y todas tengamos una casa y gocemos el derecho a una vida digna, los estudiante no dejarán de luchar. Ni dejarán de esperar que todo el pueblo mexicano esté a su lado.


Porque ahora más que nunca la lucha sigue. Porque los queremos vivos así como nos los arrebataron. Porque si Ayotzinapa nos llama, todos y todas gritamos "¡PRESENTE!".

 

Publicado enInternacional
Respuesta solidaria de Cuba en la lucha contra el ébola asombra a Estados Unidos

La respuesta solidaria de Cuba a la crisis del ébola en África asombra a muchos en Estados Unidos, que se ha enfocado más en la histeria sobre el contagio aquí que en otorgar mayor asistencia al epicentro de la crisis de salud.

El envío de cientos de médicos y especialistas de salud cubanos a África –460 han sido capacitados para esta labor y los primeros 165 llegaron ya a Sierra Leona, el contingente médico más grande de cualquier país– ha obligado a que altos funcionarios y algunos de los principales medios estadunidenses resalten la respuesta solidaria.


Ahora, con la invitación de Fidel Castro a que ambos países pongan a un lado sus diferencias y sumen esfuerzos para enfrentar la crisis, el debate aquí sobre el manejo del brote del ébola ha tomado otro giro.


El New York Times, en un editorial publicado el domingo, titulado La impresionante contribución de Cuba en la lucha contra el ébola resalta que un país pobre, a miles de kilómetros de las naciones de África occidental que están padeciendo el brote de la enfermedad, podría terminar jugando el papel más destacado entre las naciones que están trabajando para frenar la propagación del virus

.
El editorial sugiere que aunque la enorme contribución de Cuba forma parte de un esfuerzo para "mejorar su estatus en el escenario mundial (...) debe ser aplaudida e imitada".


El rotativo, que ya se ha pronunciado por un giro en la política bilateral hacia la isla y un fin al bloqueo, subrayó que es lamentable que Washington, el principal contribuyente financiero a la lucha contra el ébola, no tenga vínculos diplomáticos con La Habana, dado que Cuba podría terminar desempeñando la labor más vital. En este caso, la enemistad tiene repercusiones de vida o muerte, ya que los dos países no tienen mecanismos para coordinar sus esfuerzos a alto nivel. Para la administración Obama, este dilema tiene que enfatizar la idea de que los frutos de normalizar la relación con Cuba conlleva muchos más beneficios que riesgos.


El Times concluye citando la columna publicada por Fidel Castro en Granma este fin de semana, donde propone que ambos países deberían poner a un lado sus diferencias, así sea temporalmente, para enfrentar la amenaza global del ébola y finaliza el diario estadunidense: Tiene toda la razón.


Desde la semana pasada, el gobierno de Obama expresó su admiración por la contribución cubana.


El secretario de Estado, John Kerry, comentó el viernes ante diplomáticos extranjeros que ya estamos viendo a naciones grandes y pequeñas presentándose de maneras impresionantes para hacer una contribución en las primeras líneas. Cuba, un país de sólo 11 millones de personas, ha enviado 165 profesionales de salud y tiene planes para enviar casi 300 más.
Fue una de las contadas veces que Washington ha ofrecido palabras positivas en público hacia Cuba en más de medio siglo desde que Estados Unidos ha intentando aislar y cambiar el régimen político de la isla.


Aunque el gobierno de Barack Obama ha enviado hasta unos 4 mil militares –incluyendo ahora ingenieros y médicos– a África, no ha dejado clara su disposición de trabajar ni siquiera a un nivel mínimo con los cubanos, sobre todo en cooperar y ayudarlos con equipo medico especializado para contener el virus.


Hoy, una vocera del Departamento de Estado, Mary Harf, fue interrogada sobre el ofrecimiento de Cuba para trabajar de manera conjunta –algo que reiteró hoy el presidente Raúl Castro en la reunión de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América– y sólo respondió que no se descartaba tal posibilidad pero tampoco se confirmaba. Por tanto, se limitó a reiterar lo dicho por Kerry y reconocer la contribución significativa de Cuba.

Mientras tanto, en Estados Unidos Obama ha tenido que solicitar reiteradamente calma y advertir contra la histeria ante un creciente temor frente al ébola y la muerte del primer paciente con la enfermedad en este país, en Dallas.


No ayuda que políticos y comentaristas usen esta crisis para fomentar más temor. Un columnista del Washington Post advierte la posibilidad de que terroristas musulmanes extremistas puedan usar el ébola como arma para contagiar a los estadunidenses; otros llaman a sellar la frontera con México, advirtiendo que narcotraficantes junto con musulmanes extremistas podrían ingresar al país infectados con ébola por falta de una frontera segura.


Varias escuelas han cerrado por temor de supuestos contactos con gente que ha viajado a países de África que incluso no padecen este brote epidémico.

Publicado enInternacional
Pactan frente antiébola en cumbre en La Habana

Para los países del Alba, lo primero es la vida, respondió el presidente de Bolivia, Evo Morales, cuando le preguntaron por qué la urgencia de una cumbre antiébola en una región a la que todavía no se ha asomado el espantoso brote, como lo llamó en un mensaje a la reunión la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan.
Convocada en tiempo récord y celebrada este lunes en La Habana, a la cumbre asistieron siete de los nueve jefes de gobierno que integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (Alba-TCP), más Haití como invitado, y autoridades sanitarias de todas las naciones del bloque, y de Granada y San Cristóbal y Nieves, naciones que solicitaron su ingreso a la organización.


Estamos trabajando a tiempo, añadió Nicolás Maduro, presidente de Venezuela en conferencia de prensa al concluir este encuentro, que además de aprobar por unanimidad una declaración con 23 objetivos para prevenir la enfermedad, propuso sugerir a la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) una reunión de ministros de Salud, donde se valoren los planteamientos y acciones que deriven de los acuerdos de esta cumbre extraordinaria.


Entre otras medidas apremiantes, la organización consideró establecer mecanismos para diagnosticar y aislar casos de infección, diseñar y ejecutar campañas de educación pública, contribuir a la formación de personal especializado en países del Alba y del Caribe, y crear grupos para la capacitación en temas de bioseguridad y en uso de equipos ante casos sospechosos y confirmados.

También, convocó para el 29 y 30 de octubre, en La Habana, a una reunión técnica de especialistas y directivos de los países del Alba-TCP y encargar a los ministros de Salud del bloque un plan de acción que pueda ser aplicado de manera inmediata, en coordinación con la OMS y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), instituciones que enviaron representantes de alto nivel a este encuentro. Ese plan deberá ser presentado a la consideración de los jefes de Estado y gobierno del Alba-TCP, a más tardar el día 5 de noviembre de 2014.


Aunque se levantaron numerosas voces contra la tendencia alarmista que prolifera en diversos espacios públicos, el tono de los discursos fue urgente. El presidente cubano, Raúl Castro, quien pidió no politizar la lucha contra el ébola, aseguró que si esta amenaza no se frena y resuelve en África occidental, con una respuesta internacional inmediata, eficaz y con recursos suficientes, coordinada por la OMS y las Naciones Unidas, puede convertirse en una de las pandemias más graves de la historia de la humanidad.


La directora general de la OMS envió un mensaje grabado a la cumbre y recordó que el brote del ébola en África occidental es la emergencia médica más grave que se haya visto en la actualidad. Más de 400 trabajadores de la salud han sido infectados y más de la mitad de ellos ha muerto. Esto nunca se había visto en ningún brote anterior del ébola.
Inquieta la falta de compromisos de los países desarrollados

La falta de compromiso palpable en países desarrollados inquietó a algunos participantes. El presidente boliviano sugirió que éstos cambien sus prioridades, porque sabemos que hay presupuestos para acabar con la vida y no para salvar la vida. Maduro insistió en la idea de ayudar a África, víctima de la repartición desigual de la riqueza en el mundo: La miseria es el caldo de cultivo para que se reproduzcan las enfermedades, enfatizó.


No faltaron recordatorios del pronóstico que ha reiterado la OMS, de que si no se actúa de inmediato, dentro de dos meses podrían presentarse cada semana 10 mil casos nuevos de ébola en África occidental, un aumento dramático respecto de los 9 mil totales reportados hasta ahora.


Cuba también anunció la partida este martes de otros 91 colaboradores de la isla a Liberia y Guinea, que sumarían 255 trabajadores cubanos de primera línea al África occidental. Raúl Castro recordó que estos no son los únicos profesionales de la isla que están en ese continente: más de 4 mil cooperantes cubanos de la salud laboran ya en 32 países africanos y están incorporados al esfuerzo preventivo contra el ébola.


Los esfuerzos de Cuba recibieron la felicitación de todos los oradores de la cumbre, incluida la del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien envió un mensaje en el que reconocía que el ébola es un gran problema global que exige una respuesta global, masiva e inmediata.


Desde que Cuba formó una brigada médica para ayudar a las víctimas de un fuerte terremoto que azotó Chile, en 1960, en medio de la deserción masiva de 50 por ciento de los del país que marcharon a Estados Unidos hasta el pasado año, la isla envió 836 mil 142 civiles a 167 naciones diferentes como ayuda para enfrentar graves carencias, especialmente en la esfera de la salud, de acuerdo con datos oficiales.

De esa cifra actualmente permanecen trabajando más de 64 mil 362 especialistas en 91 países, unos 48 mil 270 como personal de salud, lo que representa alrededor de 20 por ciento de los médicos del país.

Al inaugurar la cumbre, Raúl Castro ratificó nuevamente que Cuba está dispuesta a trabajar codo con codo, con todos los países, incluyendo Estados Unidos, el país que ha hecho la mayor contribución monetaria contra el flagelo.

Sus palabras coincidieron este lunes con un importante editorial de The New York Times, que le exige a Barack Obama una reacción positiva frente al gesto de la isla, porque la enemistad de Estados Unidos con Cuba tiene repercusiones de vida o muerte. Debido al bloqueo los dos países no tienen mecanismos para coordinar sus esfuerzos para combatir el ébola.

Publicado enSociedad
La solidaridad y la acción común, soporte para otra Colombia posible

Tan importante como una tradición,

tan significativo como los aniversarios
y tan simbólico como una revolución,
por 15 años consecutivos ha sido
el Bazar de la Confianza.

 

Una verdadera fiesta popular, animada por la presencia de más de cien mil asociados, beneficiarios y ahorradores, así puede resumirse la décima quinta edición del Bazar de la confianza, evento de miles de colores que año tras año organiza Confiar Cooperativa Financiera.

 

Superando la envoltura de lo cotidiano, el Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe de Medellín, estuvo dispuesto desde las 9:00 a.m., y hasta las 6:00 pm, del pasado 29 de junio para que en su amplia y frondosa geografía infinidad de experiencias y propuestas solidarias, artísticas y de otros muchos órdenes, expusieran logros y sueños, abiertos para que propios y ajenos los apreciaran, contemplaran, criticaran, compartieran, preguntaran, establecieran diálogos, en fin, para que en un trazado de miradas, voces, percepciones, diálogos y agendas, tal vez quedaran establecidos calendarios comunes tras posibles acciones conjuntas.

 

De esta manera, durante 9 horas, con cantos, muestras artísticas diversas e imaginativas, alegría en infinidad de rostros, trajes coloridos y brillantes que surgían detrás de cualquier árbol o carpa, oferta de variedad de platos, imágenes, proyecciones y lecturas, las miles de personas que respondieron gustosas al llamado de Confiar Cooperativa, constataron que la solidaridad es mucho más que la posibilidad de un préstamo, comprobaron que ésta descansa y está recreada en una mirada cómplice, en el festejo de un poema bien leído o mejor declamado, en el aplauso ante el esfuerzo de uno u otro por ejercitar la obra preparada con esmero para la ocasión, en la lectura conjunta de una denuncia, en la discusión de una propuesta social alternativa, en fin, que la solidaridad se concibe en infinidad de actos y gestos, y que su profundización depende de todos/as nosotros/as, de que dejemos de lado el interés inmediato y nos brindemos por una vida más amable, justa, menos condicionada por el inmediatismo, con puertas abiertas para el diseño de caminos alternos al impuesto por el dinero. Un camino con ventanas abiertas para la utopía. Es decir, la solidaridad tiene futuro, es el nuestro, el de los excluidos.

 

Más allá de las multinacionales

 

Muchas personas no lo habrán notado, pero una vez ingresados al Jardín Botánico, una vez adentro, en medio del ambiente del Bazar, despojados de afanes, entregados al placer de compartir, caminando, mirando, hablando, escuchando por allí un bolero, debatiendo por allá temas de la coyuntura nacional, regional o local, o simplemente degustando dulces y riendo con los payasos –que de manera particular representaban una familia paisa–, en todo ese recorrido festivo y fresco, por ninguna parte nuestra vista chocó con la presencia de una franquicia de las insoportables multinacionales de bebidas o "alimentos", que ahora hay que tropezar por el centro de las ciudades cada 20 metros, y que en momentos de alguna Feria lo monopolizan todo.

 

Como evidencia de que el Bazar de la Confianza es un espacio totalmente distinto, los que sí brillaban hacen parte de los miles de miles de pequeños empresarios o emprendimientos que llenan nuestros barrios. Aquí estaban algunos de los asociados, de los que buscan una acción mancomunada para romper los efectos de un modelo económico que ahoga la vida y destruye el presente y el futuro de los más, de los excluidos, porque este Bazar, más que un espacio de la Cooperativa es una fiesta popular que animan, gozan y recrean los beneficiarios y sus asociados.

 

Una suma de esfuerzos que en todo caso deja la inquietud por la necesidad de asociar esfuerzos y colocar en marcha proyectos en sectores de punta, superando la simple comercialización y los servicios. El tema lo habrán abordado en las reuniones de planeación de la Cooperativa, o lo deberán abordar sin falta, pues el modelo económico, la globalización, sus efectos, las formas que asume, etcétera, es una realidad que acelera la destrucción del mundo del trabajo como lo conocimos hasta hace tres décadas, obligando a la multiplicación de las pequeñas iniciativas económicas hogareñas, expulsando a miles a la economía del rebusque, etcétera, demandando de todos/as reflexiones permanentes e imaginativas para diseñar otra economía para otro país posible.

 

Al final del día, desprevenidos, gozosos/as, después de disfrutar un final de junio con un domingo, que con toda seguridad no fue como cualquier otro, dejamos el Jardín Botánico llevándonos miles de ilusiones dibujadas por multitud de manos, todas ellas energetizadas por el halo refrescante que emana a diario Confiar Cooperativa Financiera.

 

Llega el mes de julio, y las luces de los años por llegar ya son perceptibles. Ahora, después del goce y el sueño común, corresponde continuar con el esfuerzo diario, entretejiendo las relaciones abiertas durante este domingo, planeando y ejecutando acciones comunes, concretando la solidaridad en todos y cada uno de nuestros actos, para que esa otra Colombia que deseamos y buscamos con todos nuestros actos deje de ser una simple utopía, tomando forma en todos nuestros barrios, veredas, ciudades, en fin, en todos nuestros territorios. Al actuar así reafirmamos, día a día, que Confiar sí vale la pena.

Publicado enEconomía
Cumbre G-77 en Bolivia: Su norte tiene que ser el Sur

Cuando los venideros días 14 y 15 de junio se celebre en la ciudad boliviana de Santa Cruz la Cumbre del G-77, en ocasión del 50 aniversario de esa organización integrada por los llamados países en desarrollo, sus máximos dignatarios deberán promover la unidad y la solidaridad, y concientizar, como nunca antes, que hoy su norte tiene que ser el Sur.

 

Ese excelente eslogan que identifica a la prestigiosa televisora latinoamericana Telesur, fundada por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez y líder indiscutible de la Patria Grande, es la clave principal para desafiar los graves problemas que los regímenes de Estados Unidos y de Europa les han ocasionado durante muchos años a los pueblos más desposeídos.


Desde constantes injerencias, agresiones de todo tipo, guerras impuestas y planes de subversión, hasta el saqueo sin límites de las riquezas de las naciones subdesarrolladas y la destrucción de Madre Tierra, figuran entre los males causados por esas potencias occidentales que han ejercido su poder universal, aunque ahora con menor predominio.


El Grupo de los 77, actualmente conformado por 133 Estados miembros más China, se estableció el 15 de junio de 1964, y a partir de entonces es considerada la mayor organización intergubernamental, que promueve la cooperación Sur-Sur y sus intereses económicos colectivos, al tiempo de articularlos en el Sistema de las Naciones Unidas (ONU).

 


Los países que lo conforman representan dos tercios de los que integran la ONU, casi el 60 % de la población de nuestro planeta, por lo que está llamado a desempeñar un rol protagónico en una nueva coyuntura internacional, en la que han surgido potencias emergentes en el Sur, mientras se abren las puertas hacia el fin del fracasado y nocivo mundo unipolar.


Bolivia asumió la presidencia anual del 6-77 el pasado 8 de enero, luego de ser elegida en noviembre de 2013, y tiene a su cargo la preparación del conclave cimero que celebrará el medio siglo de su existencia, en el cual se abordarán temas candentes y urgentes que tiene ante sí la humanidad.
Esa nación sudamericana, con el liderazgo del mandatario Evo Morales, es ejemplo hoy de lo que pueden hacer los gobiernos en beneficio de sus poblaciones, de la integración y la cooperación regional e interregional.


Bolivia, hasta hace pocos años uno de los países más pobres, emprende un proceso revolucionario de cambio que no solo ha elevado sus índices económicos, sino que la riqueza ha sido repartida, reduciéndose así la pobreza y el hambre, mientras sus ciudadanos se benefician cada vez más de derechos humanos fundamentales como la salud, la educación y el deporte, gracias a la colaboración desinteresada entre naciones amigas de Sur.
Eso era impensable bajo los otroras regímenes neoliberales de turno bolivianos, todos a las ordenes de Washington y de grandes empresas europeas que saqueaban sus prolíferos recursos naturales.


El presidente Morales ha demostrado además que sin Estados Unidos se puede combatir el narcotráfico, y de una forma más efectiva, al tiempo de que el capitalismo salvaje propugnado por el imperialismo norteamericano y sus aliados es un narcótico que debe desparecer, porque incluso demuele a sus propios inventores y defensores.


La cita del G77 en la ciudad boliviana de San Cruz está llamada a pasar a la historia como la que estableció para siempre en esta nueva era que el Sur tiene que tener su norte en el Sur, unido, independiente y soberano.

 

Artículo relacionado:

Llamado a la Cumbre de G77

Publicado enInternacional