Abbas reclama en la ONU un "calendario firme" para poner fin a la ocupación israelí

El presidente palestino, Mahmud Abbas, advirtió este viernes en la Asamblea General de Naciones Unidas de que la paciencia palestina se ha acabado tras la última "guerra de genocidio" de Israel en la Franja de Gaza. Así que, afirmó, o se establece un "calendario firme" para fijar el fin de la ocupación israelí de los territorios palestinos y la consecuente creación de un Estado palestino con las fronteras de 1967 y Jerusalén Este como capital, o no tendrá sentido hacer un nuevo esfuerzo de negociación de paz.


"No hay valor alguno en negociaciones que no estén vinculadas a un calendario firme para la implementación de este objetivo", dijo Abbas en la cita anual de la ONU.

"Es imposible, repito, es imposible volver al ciclo de negociaciones que no logró atender el fondo del asunto y la cuestión fundamental", subrayó e insistió: "Hay una ocupación que tiene que acabar ahora".

Este objetivo está en el núcleo de una propuesta de resolución que los palestinos han elaborado junto con el grupo árabe en la ONU para presentarlo ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, anunció Abbas.


El texto no ha circulado aún sin embargo en la sede de la ONU en Nueva York y el líder palestino en su discurso no mencionó el plazo de tres años que según medios israelíes se ha fijado en el calendario para la pretendida retirada israelí de los territorios palestinos.


A un mes de que se acordara el alto el fuego duradero tras los 50 días que duró una ofensiva israelí en Gaza que causó la muerte de más de 2.100 palestinos -490 menores- y dejó una ciudad arrasada, Abbas aseguró desde el podio de la ONU que los palestinos no cejarán en sus intentos de que se haga justicia por estos "crímenes de guerra" que han "destruido las esperanzas de paz que pudieran quedar aún".

"En nombre de Palestina y de su pueblo, hoy afirmo aquí: no vamos a olvidar y no vamos a perdonar, y no permitiremos que los criminales de guerra escapen su castigo", proclamó.


"Afirmo delante de ustedes que el pueblo palestino se mantiene firme en su derecho legítimo a defenderse contra la maquinaria de guerra israelí y a resistir esta ocupación colonial y racista israelí", agregó un día después de que las dos facciones palestinas, Al Fatah y Hamás, anunciaran un acuerdo para que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que preside Abbas gobierne en Gaza "de forma inmediata".


Según Abbas, lo que está en juego va mucho más allá del largo conflicto palestino-israelí

.
En una semana en que la preocupación por la amenaza que suponen el autoproclamado Estado Islámico (EI) y otros grupos extremistas ha copado discursos, reuniones y esfuerzos en la ONU, Abbas consideró que existe un vínculo directo entre el conflicto con Israel y el "auge del extremismo" que tanto preocupa a la comunidad internacional.
"De forma reiterada, hemos advertido de que permitir que Israel actúe como un Estado por encima de la ley, con impunidad, y absolviéndolo de cualquier responsabilidad o castigo por sus políticas, agresiones y desafíos a la legitimidad internacional, ha abonado un terreno fértil para un entorno favorable al aumento del extremismo, el odio y el terrorismo en la región", sostuvo el presidente palestino.


"Debemos asumir que nadie se preguntará ya más por qué está aumentando el extremismo y por qué la cultura de paz está perdiendo fuerza y por qué los esfuerzos para lograrla están fracasando", apuntó Abbas antes de insistir: "Combatir el terrorismo que asola nuestra región por grupos como el EI (...) requiere, como prioridad, poner fin a la ocupación israelí de nuestro país, que constituye en sus prácticas y continuación una aberrante forma de terrorismo de Estado y un caldo de cultivo para la incitación al odio y la tensión".

Publicado enInternacional
Viernes, 26 Septiembre 2014 05:48

Rohani fustigó a Occidente

Rohani fustigó a Occidente

El presidente de Irán, Hassan Rohani, acusó ayer a Occidente de haber convertido a Medio Oriente en un refugio para extremistas. Sin embargo, defendió que sean los países de la región los que lideren la lucha contra los jihadistas secundados por otras naciones. "Obviamente, dado que los países de la región conocen mejor el daño, pueden formar mejor una coalición y aceptar compartir la responsabilidad del liderazgo contra la violencia y el extremismo", apuntó Rohani ante la Asamblea General de la ONU. Asimismo, y en el otro tema que había generado expectativa, confió en cerrar cuanto antes un acuerdo definitivo sobre el programa nuclear de su país, aunque advirtió que para eso las potencias internacionales deben evitar exigencias excesivas en las negociaciones en curso.


En el tramo más esperado de su discurso, para saber qué posición fijaba Irán frente a la coalición internacional que combate al Estado Islámico (EI), Rohani aseguró que algunos países ayudaron a crear el extremismo y ahora eran incapaces de frenarlo. "En una sociedad subdesarrollada, la democracia importada sólo lleva a gobiernos débiles y vulnerables", señaló, y agregó que exportar la democracia como si fuera un producto que puede llevarse fácilmente de un lugar a otro constituía una falta de visión por parte de las potencias occidentales.


El presidente iraní se refirió también a la coalición impulsada por Estados Unidos para combatir a los jihadistas del EI, advirtiendo que si su intervención busca continuar con la hegemonía norteamericana en la región estarán cometiendo un nuevo error estratégico. "Ciertas agencias de inteligencia pusieron espadas en manos de dementes de los que ahora nadie está a salvo", apuntó. Más tarde, si bien subrayó que deben ser los países de la zona quienes dirijan la respuesta contra esos grupos, no descartó el respaldo de otros actores. "Si otras naciones quieren emprender una acción contra el terrorismo, deben venir en su apoyo", aseveró Rohani.


Respecto de las negociaciones establecidas sobre el programa nuclear iraní, Rohani aseguró que nadie podía dudar que el compromiso y el acuerdo en ese asunto era el mejor interés para todos los países. Y añadió que el tema nuclear ofrece a Occidente una oportunidad histórica para demostrar que no se opone al progreso de los países de Medio Oriente. "Aunque algunas de las observaciones y actos de nuestros interlocutores crearon ciertas dudas sobre su determinación y realismo, esperamos que las actuales negociaciones lleven a un acuerdo final en un corto período de tiempo", sostuvo.


Rohani, quien criticó las sanciones internacionales impuestas a su país, defendió que cualquier retraso en la firma de un acuerdo aumentaría los costos no sólo para Irán, sino para la economía de toda la región y para las perspectivas de seguridad. Las potencias internacionales del Grupo 5+1 –formado por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad más Alemania– e Irán mantuvieron estos días discusiones en los márgenes de la Asamblea General de la ONU para tratar de ultimar un acuerdo.


El objetivo de las dos partes es poder consensuar una solución antes del 24 de noviembre, lo que pondría fin a años de enfrentamiento por los temores de Occidente sobre los posibles fines militares del programa atómico iraní. Pero Rohani insistió en que su país está determinado a continuar con su "programa nuclear pacífico", incluyendo el enriquecimiento de uranio y el ejercicio en su territorio de todos los derechos que tiene en el ámbito atómico con base en la legislación internacional.

Publicado enInternacional
EEUU comenzó bombardeos en Siria contra el Estado Islámico

El Gobierno de los Estados Unidos, inició este lunes las primeras operaciones aéreas en Siria en contra del Estado Islámico, según informó el Pentágono.


El portavoz del Pentágono, contraalmirante, John Kirby, informó que se están utilizando aviones de combate, bombarderos jets y misiles Tomahawk de ataque de tierra contra las posiciones del Estado Islámico en Raqqa y la frontera norte con Iraq.


"Puedo confirmar que fuerzas de Estados Unidos y las naciones aliadas han tomado acciones contra terroristas del EI en Siria", precisó Kirby en un comunicado.

Dijo además que teniendo en cuenta que estas operaciones están en curso, "no estamos en condiciones de proporcionar detalles adicionales en este momento".


Sin embargo, detalló que la decisión es adoptada por el jefe del Comando Central de Estados Unidos, el general Lloyd Austin, "en virtud de la autorización que le concedió el comandante en jefe", señaló Kirby.


"Vamos a proporcionar más detalles más adelante cuando sea operativamente oportuno", agregó.
Fuentes del Pentágono informaron que estos ataques iniciaron con apoyo de países aliados tales como: Jordania, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.


El Gobierno de Estados Unidos ya ha llevado a cabo 190 ataques aéreos en Iraq desde agosto de este año en contra del Estado Islámico.


Estados Unidos lleva a cabo un plan para invadir Siria y entrenar a mercenarios aparentemente para combatir al Estado Islámico (EI), pero "lo que buscan es derrocar al presidente Bashar Al Assad".


Esto, se ha evidenciado en el discurso del propio presidente Barack Obama, quien ha dicho que apoyará a la oposición siria.


(Tomado de Telesur)

Publicado enInternacional
EE UU lanza su primer ataque aéreo contra el EI cerca de Bagdad

Estados Unidos ha dado el prometido paso hacia la ofensiva en su lucha contra los extremistas del Estado Islámico (EI) en Irak. Según confirmó el Comando Central (Centcom) la noche del lunes, aviones norteamericanos bombardearon en las últimas horas posiciones del grupo islamista cerca de Bagdad

 

La operación responde al anuncio que hizo hace menos de una semana el presidente Barack Obama de que levantaba la restricción sobre los ataques aéreos realizados contra el EI, que desde comienzos de agosto se habían limitado a la defensa de personal e intereses estadounidenses en Irak o en apoyo de misiones humanitarias. Los ataques se conocen en el mismo día en que EE UU y una treintena de países han acordado en París el uso de "todos los medios, incluidos militares", contra el grupo terrorista.


"El ataque aéreo al suroeste de Bagdad fue el primero realizado como parte de nuestros esfuerzos ampliados más allá de proteger a nuestro propio personal y de las misiones humanitarias, para atacar objetivos del EI mientras las fuerzas iraquíes pasan a la ofensiva, tal como delineó el presidente el pasado miércoles", dijo el Centcom en un comunicado.


El objetivo del primer ataque en esta nueva fase tuvo como objetivo "una posición de combate del EI al suroeste de Bagdad que estaba disparando contra personal de las Fuerzas de Seguridad Iraquíes", de acuerdo con la información oficial.


En su discurso a la nación para delinear la "estrategia" de EE UU para "degradar y, finalmente, destruir el EI", Obama anunció el 10 de septiembre que había ordenado el comienzo de una "campaña sistemática de ataques aéreos contra los terroristas" que en el caso de Irak irían "más allá de proteger a nuestro personal y de misiones humanitarias, para atacar objetivos del EI mientras las fuerzas iraquíes pasan a la ofensiva". En otro crucial cambio de posición, el presidente aseguró también que el combate contra el EI no se limitará a Irak sino que también se podrá extender a Siria.


Además del nuevo tipo de ataque ofensivo cerca de la capital iraquí, la fuerza aérea estadounidense bombardeó este lunes posiciones del EI en las afueras de la localidad kurda Sinjar, con lo que el número de misiones realizadas en Irak desde comienzos de agosto supera ya los 160

Publicado enInternacional
Martes, 16 Septiembre 2014 07:02

"Será un doloroso divorcio"

"Será un doloroso divorcio"

David Cameron hizo un emotivo llamado al pueblo de Escocia para que rechace la independencia, diciéndoles que el Reino Unido no era sólo "cualquier país viejo" y que millones de personas estarían "totalmente desconsoladas" si se separaran. La apelación del primer ministro vino cuando se supo que los bancos británicos han estado moviendo en silencio millones de billetes al norte de la frontera para hacer frente a cualquier aumento de la demanda por los escoceses para retirar dinero en efectivo en caso de un voto por el Sí.


Fuentes dijeron a The Independent que los movimientos tuvieron lugar durante la última semana para asegurarse de que los cajeros no se quedasen sin dinero el viernes en caso de una reacción de pánico a un voto afirmativo. Los banqueros subrayaron que no había habido ninguna señal todavía de un aumento en la cantidad de retiro de dinero de las cuentas de ahorro o cajeros automáticos, y señalaron que el Banco de Inglaterra se comprometió a respaldar todas las cuentas por lo menos durante 18 meses después de la independencia.


Pero las preocupaciones de los clientes sobre la seguridad de su dinero aún persisten. Como resultado, parte de los planes de contingencia de los bancos fue la de enviar más dinero a lugares seguros en Escocia para estar listos ante un potencial aumento de la demanda. Una fuente de un banco dijo: "Estamos, por supuesto, controlando la situación muy de cerca, de hora en hora". A medida que la campaña entra en sus últimas 48 horas, y las encuestas sugieren que el resultado es muy reñido, los dos campos preparan una campaña para ganarse el número de votantes indecisos. En Aberdeen, Cameron argumentó que la separación significaría una nueva moneda para Escocia, familias separadas, las pensiones reducidas y la creación de una frontera con Inglaterra. Dijo que la salida de Escocia de la Unión sería como "construir minuciosamente una casa y luego salir por la puerta y tirar las llaves".


Cameron también dio un toque de pasión, que ha estado ausente en gran parte de la campaña del No: "Yo hablo en nombre de millones de personas a través de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte –y muchas en Escocia, también– que estarían totalmente desconsoladas por la ruptura con el Reino Unido, con el corazón totalmente roto al despertar el viernes a la mañana con el fin del país que amamos". Dijo que el voto sería irreversible, y agregó: "La independencia no sería una separación de prueba. Sería un doloroso divorcio".


Haciendo frente a la impopularidad de su partido en Escocia, advirtió sobre los peligros de un voto de protesta el jueves."'Si yo no les gusto, no voy a estar aquí para siempre. Si no les gusta este gobierno, no va a durar para siempre. Pero si dejan el Reino Unido, será para siempre", dijo. Cameron también rindió homenaje a la contribución de los escoceses al "mayor ejemplo de democracia que el mundo haya conocido jamás", insistiendo en que el país "se había convertido en Gran Bretaña debido a la grandeza de Escocia".


Pero Alex Salmond, ministro principal escocés, replicó: "La próxima vez que venga a Escocia no será para amar-bombardear o participar en un alarmismo desesperado de último minuto, y después del voto por el Sí será para participar en serias conversaciones post referéndum por los mejores intereses del pueblo de Escocia y el resto del Reino Unido, como se comprometió en el Acuerdo de Edimburgo".
El líder laborista, Ed Miliband, pasará los próximos dos días en la campaña electoral en un intento de detener la deserción de simpatizantes del partido en el campo del Sí.


Mientras tanto, una serie de importantesfiguras de la política y la economía de Estados Unidos advirtió a los escoceses contra un voto Sí. Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, dijo que las consecuencias económicas serían "sorprendentemente negativas para Escocia, más aún de lo que el Partido Nacionalista está comunicando". Dijo que sus pronósticos eran "tan inverosímiles que en realidad deberían ser descartados" y declaró que no había manera de que el Banco de Inglaterra estuviera de acuerdo en seguir siendo el prestamista de última instancia a una Escocia independiente.


El debate sobre cómo una Escocia independiente se defendería también se reavivó ayer por la publicación de una carta abierta firmada por más de 400 ex militares y sus mujeres, que afirman que abandonar el Reino Unido sería dejar al ejército del país "irresponsablemente debilitado".

 

Por Jim Armitage, Nigel Morris y Chris Green 

De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Publicado enInternacional
Domingo, 14 Septiembre 2014 06:14

La política exterior de Putin triunfa en Asia

La política exterior de Putin triunfa en Asia

El éxito de la cumbre 14 de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), confirmó esta semana el fracaso de Europa y Estados Unidos en sus intentos por aislar a Rusia.

Mientras la Unión Europea (UE) presentaba una nueva ronda de sanciones contra sectores clave de la economía rusa, el presidente Vladimir Putin recibía en Tayikistán la presidencia de la OSC hasta 2015 y anunciaba un amplio programa con sede en la Federación eurasiática.


Rusia acogerá la próxima reunión del Consejo de la OCS en Ufá, república autónoma de Bashkiria, en julio de 2015, y hasta esa fecha planificamos realizar más de 100 eventos económicos y humanitarios a diferentes niveles, aseguró el líder ruso.


Subrayó que durante el mandato de Moscú, se trabajará con todos los socios y colegas en la preparación del ingreso de nuevos miembros de la OCS.

"India y Pakistán han expresado la voluntad de unirse a la organización, recordó el estadista.
Comentó el jefe del Kremlin que durante los dos días de la cumbre sostuvo encuentros cara a cara con sus pares, incluyendo la reunión con el mandatario chino, Xi Jinping.

Tenemos un gran volumen de nexos bilaterales con cada uno de esos países, explicó.


Durante la reunión, en formato reducido, abordamos también algunos temas de la actualidad internacional, incluida la situación en Ucrania, tema sobre el que los líderes de la OCS expresaron una posición común, según el jefe del Kremlim.
Putin explicó que con sus colegas debatió las diversas amenazas internacionales que requieren atención, tales como la situación en Afganistán, el África del Norte y otras partes del mundo.


La seguridad regional es una prioridad constante de la OCS, y en tal sentido Rusia propuso incrementar las posibilidades de lucha conjunta contra el terrorismo, el extremismo y el tráfico de drogas producidas en la zona.


Documentos fundacionales de la OCS aclaran que las maniobras conjuntas de sus tropas no implican la creación de una alianza político-militar, pero entre sus principios resalta la inadmisibilidad de actos ilícitos contra los intereses de los países participantes.


Corresponderá a la Federación eurasiática presentar en la reunión de Jefes de Estado del Consejo, programada para 2015 en Ufá, la estrategia de la OCS para 2025.

Según la cancillería rusa, el texto buscará dar un nuevo impulso a la cooperación dentro de la OCS y su ampliación hacia estructuras multilaterales como la ONU y sus organismos especializados, e igualmente prevé establecer relaciones con la Unión Económica Eurasiática.


Moscú proyecta, asimismo, esfuerzos para la adopción más generalizada de pagos recíprocos en monedas nacionales, ante la continua inestabilidad de la economía mundial y el riesgo de recurrencia de la crisis, según el canciller ruso, Serguei Lavrov.


En el campo económico, también se prevén proyectos multilaterales en la región asiática de impacto trasnacional en el transporte, la energía, ciencia y tecnología, agricultura y el uso pacífico del cosmos, todos sobre la base de la innovación, según se informó.


Tales acciiones también se muestran como otra opción frente a los intentos occidentales de ahogar mediante sanciones la economía de una Rusia defensora de un mundo multipolar.


(Con información de PL)

Publicado enInternacional
Sábado, 13 Septiembre 2014 05:44

Excluyen a Irán de la coalición contra el EI

Excluyen a Irán de la coalición contra el EI

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, manifestó ayer que confía en formar una coalición mundial para enfrentar al Estado Islámico (EI) en Irak y Siria, aunque descartó la participación de Irán. "Estoy tranquilo, será una coalición amplia con países árabes, países europeos, Estados Unidos y otros, que contribuirá en todos los aspectos a la estrategia que presentó el presidente Barack Obama para degradar y destruir al EI", aseguró el jefe de la diplomacia estadounidense en Estambul, tras reunirse con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu. Sin embargo, Washington quiere excluir a Irán en la lucha contra el EI y se opone a la presencia de Teherán en una conferencia internacional de París sobre Irak. "Nadie me ha llamado y me ha preguntado sobre la presencia de Irán, pero creo que en las actuales circunstancias no sería apropiado teniendo en cuenta otros muchos asuntos a la vista de su involucramiento en Siria y en otros sitios", dijo Kerry.


Kerry llegó ayer a Turquía dentro una gira por Medio Oriente que tiene el objetivo de crear una coalición de más de 40 países y se entrevistó con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Por su parte, Francia organiza el próximo lunes en París una conferencia internacional sobre Irak para coordinar la respuesta a la ofensiva del EI. La cuestión de Irán, así como las dudas de Turquía, un miembro de la OTAN y aliado clave de Washington, abren incógnitas sobre la viabilidad de la coalición que quiere crear Obama.


Turquía fue acusada de haber contribuido indirectamente a la formación del EI por su apoyo a elementos islamistas dentro de la rebelión que lucha contra el régimen de Ba-shar al Asad en Siria. Al menos 49 turcos, entre ellos diplomáticos y niños, siguen en manos del EI tras haber sido secuestrados en junio en el consulado turco de Mosul, en el norte de Irak. Turquía y Estados Unidos comparten información y el gobierno turco continúa dando apoyo logístico a la oposición siria y ayuda a las víctimas de la guerra. "Obviamente Turquía tiene algunos puntos sensibles y los respetamos, pero son un importante aliado contra el terrorismo", indicó un diplomático estadounidense en Ankara. La visita de Kerry se produjo un día después de que diez países árabes, incluyendo Arabia Saudita, acordaran apoyar a Washington en su lucha contras los jihadistas.

Al llegar a Turquía, Kerry expresó que Estados Unidos dedicará otros 500 millones de dólares para dar ayuda humanitaria a las víctimas de la guerra en Siria, llevando a un total de 2900 millones de dólares desde 2011 la asistencia estadounidense al país. Hoy, el secretario de Estado tiene previsto visitar El Cairo.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, prometió ayer en Bagdad ayudar a Irak en su lucha contra el EI. Hollande es el primer jefe de Estado extranjero que visita la capital iraquí desde el 9 de junio, inicio de la ofensiva de los jihadistas, quienes proclamaron un califato en los territorios bajo su control en Irak y en Siria. "Estoy aquí para mostrar la disponibilidad de Francia para ayudar aún más militarmente a Irak", declaró el mandatario, quien se reunió con su homólogo, Fuad Masum, y el primer ministro iraquí, Haidar Al Abadi.


En tanto, el general retirado John Allen, ex comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán y hombre clave de la guerra en Irak, fue designado para coordinar la coalición internacional contra el EI, anunció ayer el Departamento de Estado. "Hoy (el secretario John) Kerry anunció el nombramiento del general John Allen para el puesto de emisario especial del presidente (Barack Obama) para la coalición" contra el grupo islamista, declaró Marie Harf, portavoz adjunta del Departamento de Estado. Allen estará a las órdenes de Kerry, precisó. Su segundo será Brett McGurk, el diplomático del Departamento de Estado encargado de Irak e Irán.

Allen dirigió la coalición internacional en Afganistán de 2011 a 2013. Fue nombrado comandante máximo de las fuerzas de la OTAN en octubre de 2012, uno de los puestos más prestigiosos de las fuerzas armadas estadounidenses, pero su nominación fue suspendida luego a causa de una investigación sobre una presunta relación extramatrimonial. Exonerado posteriormente, se retiró en febrero de 2013. En Afganistán supervisó el retiro de los 33.000 estadounidenses enviados como refuerzo a finales de 2009.


Antes había sido comandante adjunto del Comando Central (Centcom), a cargo de la supervisión de las operaciones en todo Medio Oriente y Asia central. Pero fue en Irak entre 2006 y 2008 donde ganó su buena reputación.

Publicado enInternacional
Viernes, 12 Septiembre 2014 06:18

La V de votar marcó a Barcelona

La V de votar marcó a Barcelona

Una V corta gigante y humana atravesó Barcelona al grito de ¡independencia! Una V corta que le quiere decir al mundo "volem votar" ("queremos votar", en catalán). Ese es el mensaje que 1,8 millón de personas –según datos de la policía– y las 500 mil –de acuerdo a la Delegación de Gobierno– dibujaron, ayer por la tarde, en una macrofigura roja y amarilla, como la bandera catalana, por las dos principales avenidas de la ciudad. "Hoy es la ve de voluntad y de votar; el 9 de noviembre será la de la victoria", manifestaba Carme Forcadell, presidenta de una de las entidades organizadoras de la movilización, la Assemblea Nacional Catalana (ANC).


Por tercer año consecutivo, el 11 de septiembre sacude a Cataluña. La fecha en la que se recuerda la ocupación de Barcelona por las tropas castellanas en la Guerra de Sucesión de 1714 siempre fue un momento de reivindicaciones nacionalistas, pero nunca tanto como desde que en 2012 cientos de miles de personas salieran a la calle para reclamar un Estado propio. A esa manifestación masiva le siguió en 2013 otra aún mayor, en la que la región fue atravesada de norte a sur por una enorme cadena humana. Ahora, teniendo encima una cuenta regresiva de 60 días para que teóricamente se celebre el referéndum, la apuesta soberanista se duplicó y desplegó todos sus recursos en una movilización que quiso mostrarse como definitiva.


"Trescientos años después del 1714, hemos dejado de celebrar derrotas militares para ser un país que construye una victoria pacífica", proclamó Muriel Casals, presidenta de otra de las asociaciones organizadoras, Omnium Cultural, a la vez que le dirigió una clara advertencia a la clase política: "La voz del pueblo está por encima de lo que opine un tribunal partidista de Madrid". Casals se refiere al más que probable veto por parte del tribunal Constitucional a la convocatoria a las urnas que el gobierno catalán prevé para el 9 de noviembre.

Ante la posible suspensión de la consulta soberanista, la gente salió a la calle para reivindicar que votará de todos modos. A lo largo de 11 kilómetros, y ocupando una superficie de unos 200.000 metros cuadrados, personas de todas las edades, clases sociales, e incluso procedencias, literalmente se puede decir que se pusieron la camiseta. Vistiendo unos de rojo y otros de amarillo para formar así la senyera –bandera nacionalista catalana– entonaron todos los cantitos propios de la causa independentista poniendo énfasis, eso sí, en el lema de la Diada de este año: "volem votar".

"Cualquier pueblo tiene que poder decidir sobre su destino", explicaba Eric con su hijo a caballito en uno de los enclaves principales de la gigante V corta. "Tanto si se vota por sí como por no, queremos expresar nuestra opinión y, personalmente, yo votaré por sí a la independencia, porque ya son muchos años con España y las cosas no funcionan bien, Cataluña ha aportado mucho más que otras regiones y ese dinero nunca vuelve", añadía Gemma, su mujer.

Otro elemento que llamaba la atención en la peculiar manifestación de ayer en Barcelona fue la presencia de mucha gente de otros pueblos y nacionalidades que apoyan la causa catalana por sentirse identificados con el reclamo de soberanía. Es el caso, por ejemplo, de los vascos o los gallegos, dentro de España, y fuera, por supuesto, de los escoceses, que, a escasos días de celebrarse su referéndum por la independencia, viven muy de cerca el proceso en Cataluña. "Mi DNI dice que soy español, pero yo no me siento español. Yo ya tengo mi propio país y mi propio idioma y no se me respeta si desde un gobierno central se impone una uniformidad que es falsa", afirma Gotzon, ciudadano euskaldún que reside en Barcelona.


Si bien el momento álgido de la Diada fue, precisamente, el de las 17.14 (hora que representa simbólicamente el año en que Cataluña fue vencida por los Borbones y anexada al Reino de Castilla), ya desde la mañana se sucedieron los actos institucionales y folclóricos por el centro antiguo de la ciudad. Tras el concierto de trescientos violines en el emblemático Mercado del Borne (número también simbólico, porque hace referencia a la cantidad de años que lleva Cataluña "sometida" a España), el presidente de la comunidad, Artur Mas, comentó ante los medios que ve al ejecutivo central "sin iniciativa política en el tema catalán", precisamente en el que a su juicio es "el gran tema de Estado ahora mismo". Para Mas, el gobierno de Mariano Rajoy mantiene un "enrocamiento muy grande" y se quejó de que "estamos ante la inmovilidad y el no a todo". También aprovechó para hablar en favor de la necesidad de permitir la consulta y de que los catalanes se puedan expresar en las urnas, porque a su juicio "es un error intentar resolver un problema político a través de la arquitectura legal", ya que "los problemas políticos se resuelven haciendo política, no amenazando con las leyes".
El presidente eludió responder a las voces de la oposición que le exigen elecciones anticipadas en caso de que la consulta no se pueda llevar a cabo, y reiteró que no hablará de otro marco que no sea el 9-N. "Los esfuerzos están en el 9-N y el objetivo es éste", confirmó, de manera que "se está haciendo todo para poder votar, cumpliendo los objetivos y las resoluciones del Parlamento, y de aquí no nos moveremos". De hecho, Mas aseguró ante los medios internacionales que "todo está a punto" para celebrar la consulta y volvió a insistir en que "firmaremos un decreto de convocatoria y se aprobará la ley de consultas".


Mientras buena parte de Cataluña explotaba de sentimiento patrio y gritaba a los cuatro vientos su deseo de separación de España, Rajoy visitaba las instalaciones de la Organización Nacional de Trasplantes y, sin hacer referencia explícita a la Diada, declaraba que "entre todos" se consigue un país más justo y de más oportunidades. Según el jefe del Ejecutivo La Solidaridad "es la mejor manifestación de nuestra generosidad como españoles, y esta generosidad hace que los órganos de los españoles lleguen a otras sin importar de donde venga". "La unidad es un activo –reivindicó Rajoy–, de manera que ninguna autonomía podría conseguir sola un activo mayor que remando unida (...) esta realidad es lo que hace posible que un andaluz viva con un corazón catalán".

Romanticismos aparte, el pulso entre el gobierno central y el de Cataluña en torno de la posible reestructuración del Estado entra en una etapa decisiva, marcada por el referéndum escocés del miércoles próximo y 60 días de leyes y contraleyes para lograr finalmente convocar o prohibir la consulta independentista propuesta para el 9 de noviembre. Lo que ayer quedó claro es que, más allá de los tejes y manejes del poder, millones de catalanes "volem (quieren) votar".

Publicado enInternacional
Obama amplía a Siria la intervención contra el Estado Islámico


Si alguien esperaba oír tambores de guerra en el discurso del presidente, sólo los oyó en pasado, al recordar anteriores contiendas que hasta hace solo tres semanas el país quería dejar atrás. Lo que oyó quien esta noche escuchó el mensaje que Barack Obama ofreció a la nación fue una exposición pausada de ideas que, de darse todas juntas, lograrán acabar con la amenaza que representa el renombrado Estado Islámico. Por si quedaba alguna duda de que Obama no comulga con las medidas de su predecesor, George W. Bush, y que sigue siendo alérgico a entrar en guerra, el presidente quiso dejar claro que el esfuerzo que ahora se va a realizar "será diferente respecto a las guerras de Irak y Afganistán".


"No involucrará tropas de combate estadounidenses luchando en suelo extranjero", dijo el presidente. "Esta campaña antiterrorista se llevará a cabo mediante un esfuerzo firme e incansable para sacar al EI donde sea que exista usando nuestro poder aéreo y el apoyo de fuerzas asociadas en el terreno", prosiguió el mandatario, que añadió que esa estrategia estaba funcionando al exponer a los terroristas que amenazan a EE UU, "mientras apoyamos a nuestros socios en las líneas de frente". "Eso es lo que hemos logrado con éxito durante años en Yemen y Somalia", declaró Obama, algo que sin duda levantará críticas ya que no se consideran estos precisamente modelos de éxito.

Pero la palabra mágica, el comodín que durante todo el discurso usó el presidente, fue la de coalición. Ya se refiriera el mandatario a los supuestos aliados que deberán participar en la estrategia expuesta para "degradar y eliminar" a los yihadistas del Estado Islámico como socios, compañeros o amigos, la idea central del discurso es que Estados Unidos lidera –ya no desde atrás- pero, en esta ocasión, no lo va a hacer en solitario ni de forma unilateral. No hay que cometer los errores del pasado.


Estableciendo que EE UU "no puede acabar con todo rastro de maldad en el mundo", donde pequeños grupos de asesinos tienen "la capacidad de hacer mucho daño", Obama explicó que "EE UU no puede hacer por los iraquíes lo que tienen que hacer por sí mismos, ni tampoco puede ocupar el lugar de los aliados árabes a la hora de garantizar la seguridad en su región", declaró en referencia a países como Turquía o Arabia Saudí. "Esta no es solo nuestra lucha", dijo. "Aunque el poderío estadounidense puede marcar una diferencia decisiva", el presidente insistió en que "cualquier acción adicional estadounidense" dependería de que los iraquíes formaran un gobierno incluyente, algo que han hecho en los últimos días.
"Así que esta noche, con un nuevo gobierno iraquí formado y tras consultar con aliados en el extranjero y con el Congreso, puedo anunciar que América liderará una amplia coalición para hacer retroceder esta amenaza terrorista", declaró Obama a la nación que al día siguiente conmemora el decimotercer aniversario de los ataques terroristas del 11-S.


"Como comandante en jefe, mi mayor prioridad es la seguridad de los estadounidenses", recordó al tiempo que pasaba revista a los logros alcanzados en los últimos años, desde la muerte de Osama Bin Laden hasta la eliminación hace unos días del líder de la milicia Al Shabah en Somalia, una filial de Al Qaeda. El presidente explicó que lo anterior se había logrado a la par que regresaban a casa más de 140.000 solados estadounidenses de Irak y mientras se retiraban las fuerzas de Afganistán, donde la misión de combate norteamericana concluirá este año. "Gracias a nuestros profesionales de las fuerzas armadas y de la lucha antiterrorista, América es más segura", dijo el presidente.


Ahora, tres semanas después de que se produjeran no una si no dos decapitaciones de periodistas estadounidenses, James Foley y Steve Sotloff, Obama ha visto forzada su mano para actuar y esta noche de miércoles concretó que aumentaría el apoyo de EE UU "a las fuerzas que combaten a estos terroristas sobre el terreno".


"Vamos a perseguir a los terroristas que amenazan a nuestro país, dondequiera que estén. Esto significa que no voy a dudar en actuar contra el EI en Siria, así como en Irak. Este es un principio central de mi presidencia: si amenazas a América no encontrarás un lugar seguro en el que refugiarte", dijo. "En junio, ordené el despliegue de varios cientos de militares estadounidenses en Irak para evaluar cuál era la mejor manera de respaldar a las Fuerzas de Seguridad de Irak. Ahora que esos equipos han completado su trabajo -y que Irak ha formado un nuevo gobierno- enviaremos a 475 efectivos adicionales". Dicho esto, el presidente recalcó: "Como he dicho con anterioridad, estas fuerzas estadounidenses no tendrán una misión de combate, porque no nos vamos a dejar arrastrar a otra guerra sobre el terreno en Irak".


A pesar de que Obama dijo en la tarde del martes que podía lanzar ataques aéreos sobre Siria sin contar con la autorización del Congreso, volvió a pedirle a los legisladores que le den la autoridad adicional y los recursos para entrenar y equipar a esos combatientes. "En la lucha contra el EI, no podemos apoyarnos en el régimen de Assad, que aterroriza a su propio pueblo y que nunca podrá recuperar la legitimidad perdida", expuso Obama. "En vez de ello, tenemos que reforzar a la oposición como el mejor contrapeso ante extremistas como el EI, mientras que buscamos la consecución de una solución política necesaria para resolver de una vez por todas la crisis de Siria", comunicó el presidente que, justo hace un año, renunció a atacar al régimen sirio por el uso de armas químicas ante la pasividad y desinterés del Capitolio y la opinión pública norteamericana.


El estadista que es Obama recordó a sus conciudadanos que "en el extranjero, el liderazgo estadounidense es la única constante en un mundo incierto". "Es América quien tiene la capacidad y la voluntad de movilizar al mundo contra los terroristas. Es América la que ha unido al mundo frente a la agresión rusa, y en apoyo del derecho del pueblo ucranio para decidir su propio destino. Es América -nuestros científicos, nuestros médicos, nuestro conocimiento- quien puede ayudar a contener y curar el brote de ébola. Es América la que ayudó a retirar y destruir las armas químicas declaradas por Siria para que no puedan seguir constituyendo una amenaza contra el pueblo sirio -o contra el mundo- nunca más. Y es América la que está ayudando a las comunidades musulmanas de todo el mundo no sólo en su lucha contra el terrorismo, sino también en su lucha por más oportunidades, tolerancia y un futuro con más esperanza", expuso Obama para a continuación rechazar todo lo que representa el Estado Islámico.


"Dejemos dos cosas claras: El EI no es "islámico", explicó Obama. "Ninguna religión aprueba la matanza de inocentes y la vasta mayoría de las víctimas del EI han sido musulmanes", prosiguió, buscando con su discurso el apoyo de Estados musulmanes. "Y, desde luego, el EI no es un Estado". Como expuso Obama, el EI antes era la filial de Al Qaeda en Irak y se ha aprovechado de conflictos sectarios y de la guerra civil en Siria para conquistar territorio en ambos lados de la frontera sirio-iraquí. "Ningún gobierno lo reconoce, como tampoco lo hace la gente a la que subyuga". "El EI es una organización terrorista, simple y llanamente. Y no tiene ninguna otra visión salvo la matanza de todos los que se interponen en su camino", finalizó el mandatario.

Publicado enInternacional
Jueves, 11 Septiembre 2014 05:42

Un desembarco desesperado en Escocia

Un desembarco desesperado en Escocia

A una semana del referéndum sobre la independencia de Escocia, Gran Bretaña se encuentra al borde del ataque de nervios. En Escocia, los votantes están partidos por la mitad entre el campo del sí y el del no, mientras que en la flemática Inglaterra llaman a enarbolar banderas británicas para convencer a sus vecinos, piden la intervención de la reina Isabel II y caen la libra esterlina y las acciones de bancos y empresas. En un gesto desesperado los líderes de los tres principales partidos británicos –los conservadores del primer ministro David Cameron, los liberal demócratas y los laboristas– viajaron ayer a Escocia para convencer al electorado de permanecer en la unión.


Las encuestas marcan, desde hace dos semanas, un fuerte resurgimiento de la intención de voto a favor de la independencia que el domingo llegó a su clímax cuando un sondeo le dio una leve ventaja al sí. Así las cosas, la coalición conservadora-liberal demócrata que lidera Cameron salió a prometer que si Esocia votaba a favor de la permanencia de la unión con Inglaterra, consagrada hace más de 300 años, obtendría una autonomía mucho mayor que la actual, equivalente virtualmente a un federalismo a la estadounidense.


En una clara afirmación de que la continuidad de Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia y Gales) es una política de Estado, la oposición laborista transmitió el mismo mensaje. Su líder, Ed Miliband, instó a los ingleses a que hicieran flamear banderas británicas en una suerte de mensaje de amor, mientras que el ex primer ministro laborista Gordon Brown, escocés de nacimiento, salió de gira para persuadir al electorado con un plan ultrafederalista de 10 puntos que se pondría en marcha un día después del referéndum.


El apoyo de los laboristas es fundamental. Los conservadores y liberales demócratas sumaron un 17 por ciento de los votos en las últimas elecciones en Escocia. Cameron ha cultivado un perfil más que bajo en la campaña, porque los conservadores se han convertido en una marca tan tóxica que son una de las principales armas de la campaña del sí: el acento "posh" del premier bastaría para convencer a muchos. Como dijo ayer el líder del Partido Nacionalista Escocés, Alex Salmond, la visita de Cameron a Escocia es un acto a favor de la independencia. Y no sólo por una cuestión de acento distinguido y arrogante. El Partido Nacionalista Escocés ha llevado adelante una muy exitosa campaña para convencer a los escoceses de que la única manera de liberarse de los conservadores es votando por la independencia, y que el estatal Servicio Nacional de Salud, que ha sido diezmado por la coalición, sólo estará a salvo si Escocia se separa.

En contrapartida, el mensaje del no a la independencia ha sido negativo y complaciente anticipando una suerte de apocalipsis económico o subrayando las enormes dificultades que representa. Estas dificultades existen sin lugar a dudas. Una de las más obvias es qué divisa usaría una Escocia que maneja la libra esterlina desde la unión con Inglaterra en 1707. Igualmente compleja es la cuestión de la deuda pública británica: si Escocia se independiza ¿quién se hace cargo de qué, de lo adeudado por la entidad Inglaterra-Escocia-Gales?


Otro punto de debate es el petróleo. Desde que en 1964 el gobierno británico otorgó las primeras licencias para extraer petróleo y gas, la industria ha invertido más de 700 mil millones de dólares y el fisco británico ha ingresado unos 350 mil millones a sus arcas. El impacto no ha sido sólo económico. Políticamente fue decisivo para el éxito de Margaret Thatcher, que llegó justo para beneficiarse de la explotación, pero también para el crecimiento del Partido Nacional Escocés que pasó de ser una fuerza inexistente en los '50 (alrededor del uno por ciento del electorado) a una minoría de peso en los 70 (11 por ciento de los votos) y una mayoría en las elecciones autónomas de 2011 (46 por ciento).


El SNP ha dicho que costeará la independencia con una recuperación de las ganancias del petróleo y la conformación de un fondo soberano para administrar sus beneficios. En 2012, Escocia suministró un 67 por ciento de la demanda petrolera británica y un 53 por ciento de la de gas, pero hoy los campos del Mar del Norte se encuentran entre los menos rentables del mundo, y las reservas a descubrir exigirán una inversión gigantesca. Los estudios técnicos al respecto dan resultados según el color con el que se miran. En Londres se calcula que, a fines de década, los ingresos tributarios del Mar del Norte caerán a la mitad, mientras que un estudio financiado por la campaña del sí halló que los ingresos podrían ser seis veces más altos.


El impacto político de un sí es impredecible. Cameron ha dicho que no renunciará, pero su posición política quedará muy debilitada. El nombre completo de su partido es Conservative and Unionist Party: la unionist del título deberá ser tachada por un referéndum que él mismo convocó. Las cosas no son más promisorias para los laboristas. Escocia estuvo siempre muy a la izquierda de Inglaterra y votó laborismo hasta la debacle Blair-Brown-guerra en Irak cuando se inclinó por los nacionalistas. Dadas las peculiaridades del sistema electoral británico, las posibilidades de ganar de los laboristas en las elecciones de mayo se verían muy afectadas. Por último, la negociación de una separación llevará tiempo. "No se va a conseguir de la noche a la mañana y requerirá una ardua negociación. Ni siquiera puede descartarse que el resultado de esta negociación deba ser sometido a otro referendo. Mientras tanto, muchas zonas de Inglaterra, desde Manchester a Londres, se están preguntando por qué no pueden tener la autonomía que el gobierno les está ofreciendo a los escoceses para que no rompan la unión con Inglaterra y Gales", señaló el columista del vespertino Evening Standard Anthony Hilton.

Publicado enInternacional