Sofia

Sofia

La peor escalada entre Israel y Hamas desde 2014

Tras dos días de violencia y 27 muertos, el gobierno israelí y la facción palestina que controla Gaza negociaban un alto el fuego mediado por la ONU, Egipto y Qatar.

 

Tras dos días de violencia y 27 muertos, Israel y Hamas se acercaban ayer por la noche a un alto al fuego mediado por la ONU, Egipto y Qatar, informaron medios locales. En los ataques israelíes, en respuesta al lanzamiento el sábado de cohetes desde la Franja de Gaza contra territorio israelí, murieron 23 palestinos, entre ellos una mujer embarazada y dos bebés, según el ministerio de Salud palestino. Del lado israelí murieron cuatro personas, todas ellas civiles.


La web de información palestina Sama indicó que mediadores egipcios y una delegación qatarí alcanzaron un acuerdo con Hamas para un cese temporal de hostilidades. En el lado israelí, el diario Haaretz y el canal estatal Kan confirmaron la existencia de negociaciones y de una propuesta concreta, citando fuentes diplomáticas.


Sama informó que el alto al fuego se acordó tras el anuncio por parte de Israel de que aumentaría la violencia de sus ataques aéreos y de que no descartaba continuar con los asesinatos selectivos de líderes de Hamas y otras facciones palestinas. La organización palestina habría exigido que para esta nueva tregua se implementen los términos establecidos en el pacto similar acordado tras la última ola de violencia a fines de marzo, incluyendo la mejora de las condiciones en la franja, la expansión del área de pesca en las costas del enclave y la autorización por parte de Israel de la entrada mensual de dinero enviado por Qatar y de distintos bienes y ayuda humanitaria.


Desde la mañana del sábado las milicias palestinas en Gaza lanzaron más de 600 cohetes contra Israel. Los proyectiles palestinos tuvieron como blanco localidades del sur y del centro de Israel. Varias decenas de ellos fueron, sin embargo, interceptados por la defensa antimisiles, afirmaron las Fuerzas Armadas israelíes, y una gran parte impactaron en zonas deshabitadas, sostuvo la policía.


Israel respondió con más de 320 ataques a posiciones militares. Entre estos objetivos, se encontraban cinco residencias de comandantes de las milicias palestinas en las que las autoridades israelíes aseguraron que se guardaban armas y un bombardeo selectivo dirigido a matar “a un responsable de la transferencia de efectivo a gran escala de Irán a organizaciones terroristas de Gaza”. Esta nueva escalada de violencia se convirtió en la más importante desde la guerra de 2014.


Ayer por la tarde, el portavoz del ejército israelí, el teniente coronel Jonathan Conricus, había anunciado el despliegue de dos unidades de infantería en la frontera con Gaza. El vocero había afirmado, además, que tenían instrucciones de prepararse para un conflicto de varios días y que, aunque la intención no fuera necesariamente ir a la guerra, están preparados para una ofensiva terrestre.


Del otro lado de la frontera, en el enclave palestino, varios edificios fueron destruidos ayer, las calles estuvieron vacías de tráfico y peatones, y la mayoría de la población se quedó en casa, mientras colegios, universidades y bancos ya habían cerrado justo un día antes de que comience el mes sagrado de Ramadán.


A fines de marzo, bajo el auspicio de Egipto y la ONU, se había negociado un alto el fuego, anunciado por Hamas pero nunca confirmado por Israel. Esto permitió mantener una relativa tranquilidad durante las elecciones legislativas israelíes del 9 de abril. Pero la situación se degradó durante esta semana y, aunque los medios locales afirman que se llegará a un alto al fuego, la evolución de la situación es todavía incierta.

Miércoles, 10 Mayo 2017 07:27

Maduro se apoya en las fuerzas armadas

Maduro se apoya en las fuerzas armadas

El presidente de Venezuela anunció la activación de una “constituyente militar”

 

El ministro de Defensa dijo que los manifestantes detenidos y procesados por la jurisdicción militar están enmarcados en la ley, en medio de denuncias de la oposición y de organismos de DD.HH. sobre estos casos.

 

Nicolás Maduro anunció que tiene pensado activar una “constituyente militar” para fortalecer los cuatro componentes de las Fuerzas Armadas y definir los perfiles y mandatos constitucionales de la unión cívico-militar del país. Según detalló en su edición web el diario El Universal de Caracas, el presidente venezolano invitó a los militares a presentar propuestas para la Asamblea Nacional Constituyente con el fin de reforzar la unión de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana con civiles. En el marco de las investigaciones que tienen lugar por los hechos de violencia en Venezuela, las autoridades detuvieron a Nixon Leal Toro –que estaría vinculado al partido opositor Primero Justicia (PJ)– y a otras ocho personas por dirigir una presunta célula armada en el país, informó el vicepresidente del país, Tareck el Aissami. El ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino, dijo que los manifestantes detenidos y procesados por la jurisdicción militar están enmarcados en la ley, en medio de una serie de denuncias hechas por la oposición sobre estos casos.


El presidente venezolano afirmó que “hay que hacer todo lo que se pueda para fortalecer cada uno de los cuatro componentes. Para estudiar los perfiles y mandatos de la unión cívico-militar”. El jefe de Estado resaltó en la clausura de la Expo Venezuela Producción Soberana que el objetivo de la Constituyente militar tiene que ver con profundizar el proceso bolivariano. “Vamos a activar una constituyente militar para profundizar la revolución militar bolivariana adentro del corazón mismo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB)”, sostuvo el mandatario anteanoche a través del estatal canal VTV desde Fuerte Tiuna, en Caracas, en un acto de gobierno.


Maduro detalló que con esta constituyente militar también se profundizará a la FANB en su doctrina, en su concepción estratégica, en su moral, en su visión, en su estrategia. El jefe de Estado hizo un llamado a los militares a hacer propuestas para la Asamblea Nacional Constituyente, a fin de reforzar la unión de la FANB con el pueblo venezolano.
Maduro convocó el 1 de mayo a una Asamblea Nacional Constituyente e invitó a todos los sectores de Venezuela a dialogar y a hacer propuestas para este proceso. El gobierno propuso nueve líneas programáticas para que la Constituyente tenga lugar, entre ellas se encuentran la paz nacional, el perfeccionamiento del sistema económico y de justicia, incluir en la Constitución las misiones sociales, la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, y el rechazo al intervencionismo extranjero. La convocatoria de Maduro ha sido rechazada desde varios sectores del país como la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), y algunos gremios, por considerarlo un proceso fraudulento que no solucionará los problemas del país.


En declaraciones hechas al canal estatal VTV, El Assami detalló sobre las detenciones realizadas ayer, que junto a Nixon Alfonso Leal Toro, quien era el jefe de esta célula armada, fueron apresados Carlos Alberto Contreras, alias “el 49”•; Manuel Cotís Castro, alias “Cotís”; José Daniel Hernández, alias “amarillo”; Fermín Coccione Castillo, alias “el loro”. Asimismo, señaló que también detuvieron a Oswaldo García Piñero, alias “El Portu”; Rancés García Ortega, alias “kike” y a la señora Carmen Salazar, alias “doña Carmen”.


El vicepresidente afirmó que Leal estaba vinculado con el partido Primero Justicia (PJ), en el que milita el dos veces candidato a la Presidencia de Venezuela Henrique Capriles, y recordó que tenía una medida de presentación ante los tribunales luego de que fuese liberado en diciembre. A Leal, que fue detenido en 2014 por los hechos de violencia que se produjeron durante las protestas de ese año, fue acusado de “estructurar una organización insurgente armada que operaba con células armadas en distintas áreas” de Caracas, según El Aissami. El vicepresidente mostró audios y vídeos que aseguró muestran como estos grupos se venían preparando para generar la violencia que se ha vivido en las últimas semanas y que ha enlutado a decenas de hogares en Venezuela.


En tanto, el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino, aseguró que “cuando hay una agresión sobre el centinela, o sobre un efecto de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), o un bien de la FANB, perfectamente se incurre en un delito militar y puede conocer la jurisdicción militar”. En su opinión, “todo aquello que se consiga atacando o agrediendo al centinela en flagrancia, inmediatamente la jurisdicción militar es competente para conocer de ellos”, remarcó el militar que precisó que tales sanciones están estipuladas en el Código Penal Militar.


Con la actuación contra el “centinela” el general en jefe, máximo rango de la Fuerza Armada venezolana, se refiere al militar en funciones de vigilancia y orden público. Explicó, además, que aunque los procesos se inicien en tribunales militares, en el desarrollo de las causas se define la competencia de los órganos de justicia. “Nosotros con el Ministerio Público siempre hemos trabajado de la mejor manera y al final se van dirimiendo la jurisdicciones en el camino, como corresponde”, añadió.

Lunes, 22 Agosto 2016 06:45

El medallero del coronel

El medallero del coronel

La sobrerrepresentación de atletas vinculados a las fuerzas armadas en el medallero olímpico de Brasil encarna una de las tendencias de fondo de las sociedades actuales. Que algunos militares hagan la venia en el podio es harina de otro costal: una muestra del creciente conservadurismo de una sociedad en crisis.

 

Las cuatro primeras medallas que conquistó Brasil en los Juegos Olímpicos tienen algo en común que al principio no fue destacado por los medios: los cuatro atletas son sargentos que revisten en las fuerzas armadas. La judoca Rafaela Silva se llevó la medalla de oro y los medios destacaron que vivía en la favela Ciudad de Dios y que había sido víctima de racismo al ser eliminada en Londres 2012. El sargento Rafael Silva ganó la plata y la sargento Mayra Aguiar el bronce, también en judo. El sargento Felipe Wu se llevó la plata en tiro deportivo. De las primeras diez medallas, ocho las ganaron atletas vinculados a las fuerzas armadas.


Recién cuando el gimnasta Arthur Nory, la sexta medalla para Brasil, hizo el saludo militar sobre el podio, la polémica se disparó en los medios, que hasta ese momento no habían reflejado el fuerte papel en el medallero de los atletas formados en cuarteles. En realidad la polémica se remonta a los Panamericanos de Toronto, en 2015, ya que algunos atletas dijeron que los militares les sugirieron hacer la venia. Rafaela Silva dijo que evitó hacer el saludo militar, a diferencia de lo que hizo el año pasado, por temor a perder su medalla.


“Soy miembro de la Fuerza Aérea brasileña y es un momento de felicidad, de alegría para todo el país”, se excusó Arthur Zanetti, bronce en gimnasia, al ser abordado por los medios (O Globo, lunes 15). Marcos Goto, su entrenador, se sintió molesto y no ahorró críticas a los militares. “Me gustaría que los militares hicieran un trabajo de base, me sacaría el sombrero. Pero apoyar a un atleta de alto nivel es muy fácil. Quiero ver el apoyo a los niños hasta que lleguen al podio. Contratar un atleta que ya está formado es muy fácil”, dijo a los medios.


Muchos piensan, por el contrario, que la mayoría de estos competidores no hubieran conseguido subir al podio de no haberse incorporado al Programa Atletas de Alto Rendimiento (Paar) de las fuerzas armadas. Al hacerlo consiguieron los mismos beneficios que los militares de carrera: salario, plan de salud, vacaciones pagas y acceso a instalaciones deportivas de alto nivel donde son entrenados por especialistas. Pero otros, como Goto, creen que hay algo de oportunismo en los militares, que quizá utilicen el éxito de los deportistas como forma de mejorar su imagen ante la sociedad, ya que por ejemplo Zanetti se incorporó a la Fuerza Aérea apenas dos meses antes de los Juegos. En todo caso, el programa Paar fue una iniciativa del gobierno de Lula.


Creado en 2008, este programa supuso una inversión de unos 6,2 millones de dólares por año, divididos entre dos ministerios (Defensa y Deportes). Rápidamente se convirtió en un éxito, ya que Brasil obtuvo el primer puesto en los Juegos Mundiales Militares de 2011, también en Rio, con 114 medallas, seguido de China, Italia, Polonia y Francia. En Londres 2012 los atletas militares consiguieron cinco de las 17 medallas de Brasil, pero aspiran a encabezar el medallero brasileño en los Juegos actuales.


En total, integran las fuerzas armadas 145 de los 465 atletas que componen el equipo olímpico nacional, más del 30 por ciento. Se trata de soldados, sargentos y coroneles de la Armada, el Ejército y la Aeronáutica que participan en casi todas las modalidades olímpicas, desde taek-wondo y tiro hasta ciclismo y nado sincronizado. Toda la delegación de judo y la mitad de los nadadores son militares, que casi triplican los 51 efectivos que participaron en Londres 2012.


Pese a tener menos de 11 años, el Paar cuenta con 670 atletas, de los cuales 76 son militares de carrera y 594 son temporarios, como la mayoría de los medallistas. El salario que cobran puede alcanzar los 3.200 reales (mil dólares).


JUEGOS MILITARES.


Pese a todo, Brasil quedó lejos de los diez primeros puestos en Rio 2016. Un desempeño que contrasta con el importante desarrollo que ha tenido el deporte en algunos países de los llamados emergentes, con destaque de Rusia, China, Corea del Sur y Japón, y con Cuba como la excepción latinoamericana. En Estados Unidos, la principal potencia deportiva desde la caída de la Unión Soviética, son las universidades (estrechamente ligadas a la financiación empresarial) las encargadas de formar a los atletas, aunque este modelo no es el que ha seguido buena parte de los países europeos.


En todo caso, el apoyo estatal parece necesario para superar una situación de desventaja. Desde la década de 1950 los dos primeros lugares del medallero pertenecieron, con raras excepciones, a soviéticos y estadounidenses. Entre los diez primeros se colocaban los países de Europa occidental, con destaque de las dos Alemanias, y poco a poco empezaron a terciar europeos orientales y asiáticos. Los Juegos Olímpicos fueron un retrato vivo de la Guerra Fría.


China comenzó a participar recién en Los Ángeles 1984, porque no era reconocida por el Comité Olímpico Internacional, y a partir de ese momento sacudió el medallero con un imparable ascenso que coronó alcanzando el primer lugar en Beijing 2008. Esta notable performance no hubiera sido posible sin el concurso del Ejército Popular de Liberación (nombre oficial de las fuerzas armadas chinas). El papel de las fuerzas armadas en la formación de atletas es notable también en Rusia, las dos Coreas, Ucrania, Polonia y entre algunos países europeos, como Italia y Alemania.


La breve historia de los Juegos Mundiales Militares revela esta situación. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial se creó el Consejo Internacional de Deporte Militar (Cism, por sus siglas en francés), con sede en Bruselas. En paralelo, los países del Pacto de Varsovia crearon otro consejo de deporte militar que se disolvió al finalizar la Guerra Fría, concentrándose todos los países en el Cism, que pasó a ser reconocido por el Comité Olímpico Internacional.


En 1995 se organizaron los Primeros Juegos Mundiales Militares en Roma. El medallero lo suelen encabezar Rusia y China, seguidos de cerca por Italia, Croacia, Corea del Sur, Ucrania y Alemania. Desde los Juegos de Rio en 2011, los primeros en que participó desde la creación del Paar, Brasil ocupó el primer lugar en esa edición y el segundo en la siguiente, realizada en 2015 en Corea del Sur.


En los Juegos Militares participan casi 9 mil atletas (frente a poco más de 10 mil en los Olímpicos), participan más de 100 países y se compite en las mismas especialidades olímpicas, aunque hay categorías típicamente castrenses (penta-tlón naval, aeronáutico, militar y paracaidismo). La principal diferencia de esos Juegos es la escasa participación de atletas estadounidenses (país que ocupa el lugar doceavo en el medallero de los cinco juegos realizados), británicos, australianos y de algunos países de Europa occidental.


Brasil comenzó a jugar un papel de primer nivel en estos Juegos desde que sus fuerzas armadas comenzaron a contratar atletas. “En 2011, en la edición de Rio, el país fue líder en dos métricas: el número de oros y el total de medallas. En 2015, en la ciudad surcoreana de Mungyeong, salió segundo por la cantidad de oros. Un año antes de empezar el programa la delegación brasileña no había obtenido ninguna medalla dorada en Hyderabad, India, en 2007” (Folha de São Paulo, 22-II-16).


Los demás países latinoamericanos tienen un desempeño tan pobre en los Juegos Militares como en los Olímpicos, con la excepción de Chile, que llegó a ostentar el puesto 14 en 2011 por las medallas obtenidas. En general se colocan bastante por debajo de los países africanos y árabes.


UN LEGADO IMPRESENTABLE.


Según las encuestas del Instituto Datafolha, 63 por ciento de los brasileños considera que el evento olímpico traerá más perjuicios que beneficios al país, y la mitad desaprueba la realización de los Juegos, porque quedarán en evidencia los problemas de transporte y seguridad de la ciudad (El País, 19-VII-16). Sin embargo, en junio de 2013 el 64 por ciento apoyaba los juegos y sólo uno de cada cuatro los rechazaba.


Era, por cierto, otro Brasil, donde la población todavía creía en las promesas de las autoridades. Uno de los principales escenarios deportivos es la Bahía de Guanabara, donde se realizan las competiciones de remo y vela, que presenta elevados niveles de contaminación ya que recibe toda la descarga fecal de la ciudad. El gobierno incumplió su promesa de descontaminar el 80 por ciento de sus aguas, mientras las lagunas que bordean el Parque Olímpico presentan también altos niveles de polución.


El famoso y proclamado “legado” de los Juegos a la ciudad no es visualizado por sus habitantes. Al parecer no es una excepción, ya que ciudades que han albergado competencias olímpicas han sufrido similares niveles de decepción. “El apoyo de la población a los megaeventos deportivos está en caída libre” en todas partes, como en la ciudad alemana de Hamburgo, donde el ayuntamiento “decidió retirar su candidatura para los Juegos de 2024 tras un referéndum que reveló que 51,6 por ciento de la población se oponía al evento” (El País, 19-VII-16). Algo similar sucedió en Boston.


Todo indica que el principal legado será una doble militarización. Por un lado, la masiva presencia de policías y militares en las calles. Por otro, el protagonismo de las fuerzas armadas en el medallero olímpico.


El presidente interino Michel Temer libró un decreto, el 8 de agosto, ampliando el área de actuación de las fuerzas armadas en Rio durante los Juegos Olímpicos y Paralímpicos que miembros de la Suprema Corte piden se extienda hasta las elecciones de octubre. Los uniformados vigilan no sólo aeropuertos, vías de transporte e instalaciones deportivas, sino barrios enteros, como Copacabana y la ciudad de Manaos.


Pero la intervención de los militares trasciende con mucho los espacios deportivos. Durante los Juegos, 1.200 soldados fueron llevados a Natal (Río Grande del Norte) para enfrentar al narcotráfico, otros para garantizar la distribución de agua en Acre, y hasta en casos de vacunaciones y atención social. Un general confesó al diario Estado de São Paulo (7-VIII-16): “El ejército debe ser el último recurso, pero no es bueno que el último recurso sea usado a toda hora”. Aunque Brasil tuvo tiempo de sobra para planificar la seguridad de los Juegos, hay problemas estructurales que no se pueden maquillar con la presencia militar masiva. Un soldado fue muerto en La Maré, un complejo de 16 favelas junto a la vía que conduce del aeropuerto a la Villa Olímpica, cuando tropas ingresaron en el lugar el miércoles 10, en los primeros días de la competencia.

Lunes, 22 Agosto 2016 06:35

Cumbre para relanzar la Unión Europea

Cumbre para relanzar la Unión Europea

La mayor crisis humanitaria que padece el Viejo Continente desde la Segunda Guerra Mundial comenzó el año pasado y ya contabiliza la llegada de más de un millón trescientas mil personas. Cientos de migrantes murieron ahogados en el Mediterráneo.

 

El primer ministro italiano Matteo Renzi recibirá hoy a la canciller alemana Angela Merkel y al presidente francés François Hollande para “relanzar la Unión Europea” en medio de la crisis política desatada por la llegada de más de 1,3 millón de refugiados e inmigrantes de Medio Oriente y África.


“Angela Merkel y François Hollande vienen a Italia para relanzar desde las bases la Unión Europea. Hay una gran necesidad de un bloque regional que realmente funcione en la búsqueda de soluciones a los graves problemas que enfrentamos”, aseguró Renzi sobre el encuentro en la isla de Ventotene, a unos 60 kilómetros de Nápoles.


“El papel de Italia es la construcción de puentes, aunque ahora están de moda los que construyen paredes. Es necesario que estimulemos a la UE para construir puentes de diálogo, y esto también se aplica a Rusia”, agregó Renzi parafraseando al papa Francisco y recordando a los países de la Unión Europea que han levando vallas en sus fronteras para frenar la llegada de refugiados e inmigrantes de las zonas más violentas y pobres del mundo.


“Con la inmigración, Europa necesita mucho de los valores de Italia. Sé que pierdo votos con esto, pero cuando veo a un niño en peligro de ahogarse, lo primero es que el niño debe ser salvado”, agregó el premier sobre otro de los ejes que serán tratados en medio de la crisis migratoria del Viejo Continente.


La cifra de refugiados que llegan a las islas griegas se duplicó desde el intento de golpe de Estado en Turquía, el 15 de julio pasado, mientras que en Italia, en julio, creció la cifra de migrantes que arribaron por mar creció en un 12 por ciento, según datos oficiales.


El comité de refugiados de Grecia dice que actualmente está llegando una media de 200 personas al día. Concretamente, las dos primeras semanas de agosto llegaron 1277 refugiados a tierras helénicas, mientras que en las dos primeras de julio habían sido 634 personas.


En comparación con principios de año, cuando varios miles de personas llegaban a diario, la cifra actual es considerablemente menor. Sin embargo, Atenas que no da abasto, teme que caiga el pacto de los refugiados de Unión Europea con Turquía.


Ante esta incertidumbre que tensa las relaciones bilaterales entre Berlín y Ankara, el portavoz del comité de crisis para los refugiados, Giorgos Kyritsis, dijo en declaraciones al diario griego Kathimerini que construirán más albergues.


El funcionario sostuvo que se instalarán nuevos centros en lugares de todo el país, a excepción de regiones fronterizas e islas pequeñas, para recibir a un máximo de 1000 personas, mientras los instalados hasta ahora podían acoger hasta 3000.


En medio de la crisis humanitaria, Suiza está en vías de convertirse en el nuevo país de tránsito para los refugiados que quieren llegar a Alemania, según el diario local Neuen Zürcher Zeitung am Sonntag, que destacó que el número de migrantes que quisieron entrar en la primera economía europea a través de Suiza se incrementó de forma considerable desde comienzos de año.


Entre los datos concretos de la policía federal, se indicó que en lo que va del año 3385 personas entraron de forma ilegal en Alemania procedentes de Suiza, un aumento del 40 por ciento en relación con el mismo período de 2015.


“En las últimas semanas, cerca de 90 guardias fronterizos y unos 40 agentes de la policía federal han sido adicionalmente desplegados en esta zona limítrofe”, declaró el ministro de Finanzas de Suiza, Ueli Maurer, responsable también de la guardia fronteriza.


Por su parte, el Ministerio del Interior alemán, encabezado por Thomas de Maizière, confirmó el ascenso de la cifra de refugiados que entran vía Suiza, aunque “sigue siendo pequeña”. Sin embargo, los suizos registraron –hasta finales de julio pasado– 4833 salidas sin control que “probablemente, en la mayoría de los casos, se dirigieron a Alemania”.


El acuerdo de deportaciones masivas entre de la Unión Europea y Turquía, que parece tambalear desde hace un mes (a partir de la pelea por las purgas y detenciones masivas que ordenó el gobierno de Erdogan luego del fallido golpe de Estado de julio), busca contener la mayor crisis de refugiados que padece de Europa desde la Segunda Guerra Mundial, que comenzó el año pasado y que ya contabiliza la llegada a las costas de continente, de manera clandestina, de más de 1,3 millón de personas.


Cientos de migrantes han muerto ahogados en el Mediterráneo al naufragar las precarias embarcaciones de traficantes de personas que los trasladan desde Turquía a las islas griegas del Egeo o desde el norte de Africa al sur de Italia.

Así es como planea China utilizar el espacio para afrontar a EE.UU.

El avance sin precedentes en las tecnologías cósmicas de China deberá satisfacer las necesidades militares del país asiático.

 

Para muchos expertos que siguen con atención el desarrollo de la situación en la región de Asia Pacífico el sistema antiacceso y de negación de área de China (A2/AD, por sus siglas en inglés) es el desafío más serio que afronta EE.UU. En su intento de aumentar su presencia militar en la zona, según 'The National Interest'.


El sistema incluye el misil DF-16 (con un alcance de 1.000 kilómetros), el bombardero nuclear H-6K, el misil tierra-aire HQ-12 y el misil chino DF-21D, apodado el 'asesino de portaviones'. La función del A2/AD es restringir el acceso al enemigo a una determinada ubicación estratégica.


Al mismo tiempo, la aplicación de este sistema es inmensamente complicada. Si China logra ponerlo en práctica será gracias al rápido avance de su capacidad espacial y su infraestructura de satélites.


Para impedir el acceso de los enemigos a sus objetivos estratégicos, China debe ser capaz de aplicar el concepto de organización de ataques 'kill-chain', consistente en identificar un objetivo, evaluar la fuerza a aplicar para destruirlo y garantizar el éxito del ataque. En otras palabras, se necesita poder detectar objetivos, lanzar municiones y evaluar los daños potenciales del oponente a largas distancias. Todo eso muestra a su vez una gran dependencia del sistema computerizado C4ISR y de la capacidad de seguimiento que funcionan a base de tecnologías espaciales.


China ha experimentado una expansión sustancial de su programa de satélites. En 2000 poseía solo 10, en comparación con los 181 que dispone actualmente. En comparación, Estados Unidos y Rusia tienen 576 y 140 satélites, respectivamente.


China también ha diseñado satélites con una serie de capacidades especiales, como el radar de apertura sintética (SAR) y la inteligencia electrónica (ELINT).


La estrategia A2/AD requiere también una capacidad espacial de guía de misiles. Con este fin, China ha pasado años desarrollando su propia versión del Sistema de Posicionamiento Global (GPS), llamado 'Beidou'. En la actualidad, Beidou tiene 19 satélites operacionales y se implementa a nivel regional con planes de expansión en todo el mundo para el año 2020.

 

Publicado: 20 ago 2016 01:30 GMT | Última actualización: 20 ago 2016 01:34 GMT

Sábado, 23 Julio 2016 07:51

Terror y muerte en un shopping de Munich

Cerca del shopping atacado se apostaron miembros especiales de comandos policiales y varias ambulancias que asistían a los heridos.
 
AL MENOS DIEZ MUERTOS EN UN ATAQUE CON ARMAS LARGAS EN LA CIUDAD ALEMANA. EL AUTOR SE HABRIA SUICIDADO


Según la policía, un joven alemán-iraní disparó a mansalva en un restaurante de comida rápida, en uno de los centros comerciales más grandes de la capital de Baviera. Para los investigadores, aún no hay indicios de que se trate de un atentado de islamistas radicales.

 

El terror se apoderó ayer de la ciudad alemana de Munich al producirse un ataque en el centro comercial Olympia-Einkaufszentrum con un saldo de por lo menos diez muertos y 21 heridos. La policía declaró un “alta alerta terrorista” tras el tiroteo.


La policía local informó al principio que habían actuado tres atacantes, pero luego aclaró que casi con seguridad había sido uno solo, un alemán de 18 años de origen iraní que vivía en Munich desde hace muchos años. El atacante se habría suicidado después de la masacre, agregó el vocero policial. El terrorista, pertrechado con un arma larga, se dio a la fuga después de haber disparado en un restaurante de comida rápida en uno de los centros comerciales más grandes de la capital de Baviera. La policía dijo que no hay indicios de que se trate de un atentado de islamistas radicales. “Es prematuro especular sobre el motivo de los atacantes”, aseguró el portavoz policial Marcus da Gloria Martins. “Hablamos de un ataque terrorista porque ante esta alerta alcanzamos el mayor despliegue de seguridad”, explicó un alto funcionario de seguridad. Tras varias horas de búsqueda de los supuestos fugitivos, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, dijo que el motivo del horrible ataque no está claro y que las evidencias son contradictorias.


Horas más tarde la policía informó que el cadáver de un hombre que fue hallado cerca del centro comercial correspondería al único atacante que habría actuado en el atentado, quien luego se habría suicidado. El hombre llevaba una mochila que está siendo examinada por expertos en artefactos explosivos.


“Estamos analizando de forma intensa la posibilidad de que se trate de un atacante”, dijo un portavoz de la policía de la ciudad alemana. En Internet y en los medios circula un video sobre un hombre vestido de negro que abre fuego a quemarropa contra gente en la acera delante de un restaurante de cómidas rápidas. No está confirmado si fue grabado durante el ataque de ayer. También se especula con que el ataque podría haber sido perpetrado por radicales de derecha. Un video en Internet del que se hicieron eco los medios alemanes muestra a un presunto agresor discutiendo a gritos con un vecino en el que dice “Soy alemán, nací aquí”. Testigos citados por CNN y medios alemanes aseguran que los atacantes gritaban “extranjeros de mierda”.


Las autoridades llamaron a la población a no abandonar sus casas. Todo el transporte urbano (metros, autobuses y tranvías) quedó paralizado y también fue suspendido el tráfico ferroviario. La estación central de Munich fue evacuada. La policía pidió a los conductores que abriesen paso a los patrulleros y vehículos policiales en las autopistas hacia la capital bávara. Médicos y enfermeras fueron llamados a asumir turnos adicionales en los hospitales.


Tras el atentado en el centro comercial conocido como #Oez que está en el distrito de Moosach cercano al Parque Olímpico de la ciudad, trascendieron versiones de un tiroteo en una plaza del centro de la ciudad. La policía desplegó un gran operativo en el centro después de que muchas personas corrieran en la zona presas del pánico, pero luego aseguró que se trató de una falsa alarma. Policías fuertemente armados patrullan también en estaciones de metro del centro. Poco después del atentado las autoridades efectuaron un llamamiento a la población a través de un sistema de alarma de teléfonos celulares instándolos a permanecer en sus hogares. “No sabemos dónde están los agresores. Cuídense y eviten los lugares públicos”, habían alertado a través de la red Twitter.


El primer ministro de Baviera, Horst Seehofer, y el titular de Interior bávaro, Joachim Herrmann, pusieron en marcha un gabinete de crisis. Policías de toda la ciudad acudieron al centro comercial que fue escenario del tiroteo y acordonaron ampliamente la zona. Varios helicópteros sobrevolaban la ciudad, a la que fueron destacadas tropas de elite procedentes de Bonn.


El tiroteo comenzó a las 17.52 hora localen un restaurante de cómidas rápidas en el centro comercial Olympia, dijo el viceportavoz de la presidencia de la policía de Munich, Thomas Baumann. El centro comercial se encuentra enclavado en un área residencial y está a dos estaciones de metro del Estadio Olímpico de la ciudad. Tiene 135 locales comerciales y es uno de los mayores centros de compras de Munich. Al principio, la situación era muy confusa, y diversos videos y fotos empezaron a circular por las redes sociales mostrando escenas de pánico, con personas corriendo por el centro comercial a la búsqueda de un refugio, policías ingresando a los estacionamientos, e incluso posibles tomas de los tiradores saliendo del lugar. Otros archivos que circulaban por las redes sociales dejaban oír el sonido de los disparos, que empezaron en el local de la hamburguesería McDonald’s integrado al shopping.


En el noreste de la ciudad, allí donde se registraron los disparos en el centro comercial, regía el estado de excepción. Rápidamente la policía cercó y evacuó la zona. Seguía prevaleciendo la incertidumbre y la policía pidió a los ciudadanos que permanezcan en sus casas. Un viernes por la tarde normalmente la zona está en plenitud. Todas las grandes marcas tienen tiendas en el centro comercial.


La policía llamó a la población a no publicar fotos ni videos de los operativos policales. “Por favor, no publiquen en la red fotos/videos de las medidas policiales en el lugar del hecho. ¡No apoyen a los agresores!”, tuitéo. Facebook activó en horas de la tarde el “Safety Check” a través del cual los usuarios pueden dar señales de que se encuentran a salvo. Asimismo, habitantes de la ciudad emplearon en Twitter el hashtag #OffeneTür (Puertas abiertas) para ofrecer o recibir refugio en la ciudad. Los pasajeros que hayan quedado varados por la suspensión del tránsito ferroviario hacia Munich por el ataque en un centro comercial podrán pasar la noche en trenes en las afueras de la ciudad alemana, informó ayer la compañía ferroviaria Deutsche Bahn. Además, varios hoteles se ofrecieron a albergar gratuitamente a gente que quedó varada en Munich.


El ministro del Interior de Alemania, Thomas de Maizière, que al momento del atentado se encontraba en un avión que lo llevaba a los Estados Unidos, donde iba a iniciar sus vacaciones de verano, retornó inmediatamente al país. Cerca de las 21, hora local (16 hora argentina), la cancillería federal convocó a una reunión de crisis para seguir la evolución de la situación. La canciller, Angela Merkel, no se encontraba presente, pero presidirá hoy una reunión del Gabinete Federal de Seguridad, junto a los titulares de las principales carteras, para analizar la situación tras el brutal ataque, comunicó la cancillería alemana. A la reunión asistirán, además de Merkel, su jefe de Gabinete, Peter Altmaier; la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen; el vicecanciller, Sigmar Gabriel; el ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier; el de Justicia, Heiko Maas; el de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y el de Cooperación, Gerd Müller.


Alemania es sacudida por segunda vez en pocos días por un acto de terror. El lunes, un refugiado afgano de 17 años atacó con hacha y cuchillo a pasajeros en un tren regional al grito de “Alá es grande” dejando un saldo de cuatro heridos graves. El joven fue abatido por la policía. Los especialistas en terrorismo habían avisado de la posibilidad de atentados en “objetivos blandos” poco vigilados como centros comerciales, escuelas u hospitales.

 

 


 

 

Confrontación confesional, xenofobia y exclusión

 

Por Eduardo Febbro


Desde París


Ben Laden y el entorno teórico de Al Qaeda están obteniendo una horrenda victoria póstuma a través del Estado Islámico. Las miles y miles de personas que mueren víctimas de los atentados en varias regiones del mundo tienen un origen teórico común, una decisión estratégica fundacional pactada por Estados Unidos y Arabia Saudita y un error garrafal cometido en Irak luego de la invasión de 2003. Esos tres elementos van a diseñar el espantoso mundo en el cual vivimos.


El jihadismo que conocemos hoy se nutre de tres fuentes. En primer lugar, es hereditario de la política que Washington y Riad implementaron a finales de los años 70 (1979) mediante la cual islamizaron, con la ayuda de Bin Laden, la resistencia interior contra la invasión soviética de Afganistán. Por ese diseño pasó también, aunque con otras intenciones, una multinacional argentina, Bridas, cuando, antes que los enceguecidos norteamericanos, va a descubrir la utilidad de los talibanes en su proyecto de trazar el recorrido de un gasoducto de cerca de 1500 kilómetros que iba dese Turkmenistán hasta Pakistán. En segundo lugar, los atentados en Occidente se inspiran en una obra teórica de 1.600 páginas escrita por Abou Moussab al-Souri, el teórico de la tercera jihad y ex mano derecha de Ben Laden. Este sirio nacido en Alepo hace 60 años plasmó en en el libro “Llamado a la resistencia islámica mundial” lo que el Estado Islámico está llevando a cabo en la realidad, o sea, la Jihad global del pobre. La obra, aún accesible en internet, se ha convertido en una biblia y en el manual de iniciación básico para todos los candidatos a la guerra santa contra Occidente. El tercer elemento es la invasión de Irak, la disolución de la policía y el ejército iraquí decidida por un analfabeto critico de las relaciones internacionales, el administrador civil de Irak, el norteamericano Paul Bremer, el montaje posterior de un gobierno iraquí de mayoría chiíta pero tan violento como corrupto y el aislamiento de la minoría sunnita en el seno de la cual estaban los altos mandos del ejercito iraquí, los servicios secretos, los miembros del partido Bass y la policía, hoy espinas dorsales del Estado Islámico.


Pero la cuna es siempre una combinación de la confrontación durante la llamada Guerra Fría entre las dos potencias, Estados Unidos y la entonces Unión Soviética, los intereses gasíferos y petroleros, Irak y el extremismo islamista, el cual, con la ayuda de Arabia Saudita, Estados Unidos y Pakistán, será propagado, armado y entrenado por la primera potencia mundial con el objetivo de desalojar al ejército rojo de Afganistán. Todos los hechos terminan componiendo el eslabón de una cadena que llega hasta nuestros sangrientos días y en la cual el libro de Abou Moussab al-Souri es una pieza fundamental. El “Llamado a la resistencia islámica mundial” es, ante todo, el producto del desacuerdo entre Osama Bin Laden y Abou Moussab al-Souri, nombre de guerra con el que remplazó al auténtico, Mustafá Setmariam Nassar. Al-Souri estaba totalmente en contra de actos terroristas tentaculares y espectaculares como el que Bin Laden cometió en Estados Unidos en septiembre de 2001. Para él, ese tipo de estrategia sólo podía acarrear consecuencias destructoras porque accionaban dos resortes de una potencia con una capacidad de intervención militar enorme: primero, el aumento de los créditos militares, dos la invasión de los llamados “territorios cuna”, es decir, Afganistán. No se equivocó, el 11 de septiembre atrajo a Estados Unidos a Afganistán y esa expedición militar terminó con el desmantelamiento casi total de Al Qaida. La ex cabeza pensante de Bin Laden criticó a su jefe en un correo electrónico donde decía: “nuestro hermano fue contaminado por la enfermedad de las pantallas, los flashes, sus admiradores y los aplausos”. Abou Moussab al-Souri propuso cambiar la meta y apuntar no hacia los Estados Unidos, país muy alejado y potente, sino hacia lo qué el llamaba “el vientre blando” de Occidente, es decir, Europa. Para ello, el sirio -más tarde nacionalizado español en virtud de su matrimonio con una española–, inventó el término de “nizam la tanzim”, un “sistema pero no una organización”: es decir, una estructura terrorista compuesta por células auto gestionadas, sin lazo con un órgano central, una suerte de jihad horizontal autónomo, separado de cualquier idea piramidal. Ya hemos visto su eficacia en los últimos años. Internet y las redes sociales serán en esa visión otro aporte clave porque ambos, en la idea de al-Souri, ocupan el lugar de las mezquitas o los imanes. Sin contacto físico, sin frecuentación de lugares vigiladas, los individuos se empapan en esa opción.


En su libro, Abou Moussab al-Souri calculó las consecuencias en el seno mismo de las sociedades occidentales: confrontación racial, xenofobia y exclusión por parte de los occidentales y, por consiguiente, radicalización de los musulmanes víctimas del racismo. Por curioso que parezca, ninguno de los muy publicitados servicios de inteligencia de las potencias mundiales prestó la debida atención a ese libro. No sólo aún se lo encuentra en Internet sino que, además, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, las decenas de think tank que se crearon en Washington para pensar el mundo gozaban de créditos millonarios pero sufrían de una falencia absurda: en esos think tank casi nadie hablaba árabe. El Estado Islámico aplicó con letra de sangre esa yihad horizontal pero también introdujo blancos nuevos que no estaban en el libro de Al-Souri: Arabia Saudita, Yemen, Túnez, Libia, Turquía y Rusia con el atentado contra el avión ruso derribado el 31 de octubre de 2014 por el ISIS. Las peregrinaciones de Abou Moussab al-Souri no están tampoco exentas de interés para comprender las barrabasadas cometidas por los servicios de inteligencia. El sirio fue arrestado en 2005 por los servicios secretos de Pakistán cuando huyó de Afganistán y entregado a Estados Unidos. Washington tenía la perla entre sus manos pero se la entregó a la Siria de Bachar el-Assad en 2011 (otras fuentes hablan de 2007). Assad lo liberó el mismo año con una intención semejante a la que llevó a Washington a armar la resistencia afgana: islamizar las revueltas árabes que estallaron en 2011 y, con ello, restarles legitimidad. Hoy nadie sabe donde está.


El perfil de guerra confesional que Estados Unidos, Arabia Saudita y Pakistán trazaron en torno a Afganistán explotó en las manos de todos. Ningún cerebro de la CIA o la NSA previó la expansión posterior. La mayoría de los llamados “hombres más buscados” por Estados Unidos fueron, en su momento, aliados de esos tres países. Los llevaron a Pakistán, los adiestraron en las famosas escuelas coránicas de Peshawar y luego los soltaron en Afganistán con armas en las manos. “El enemigo es fuerte y poderoso, nosotros somos pobres. La guerra será extensa”, escribió Abou Moussab al-Souri en su libro. El Estado Islámico se empapó en esa literatura y llevó a la realidad esa guerra “nizam la tanzim”, es decir, el sistema de lobos solitarios que azota a Occidente. Su yihad descentralizada se extiende ahora por las capitales del Viejo Continente, y más allá: la matanza de Niza, el atentado en el aeropuerto de Turquía, el atentado en el aeropuerto de Bruselas, las matanzas de París, y, en estas horas, tal vez Monich. Abou Moussab al-Souri conocía muy bien ese “vientre blando” de Occidente. Vivió exiliado en Francia, en Londres y luego, con su esposa, en Andalucía. Abou Moussab al-Souri presidió el nacimiento de las dos primeras yihad e inventó la tercera. La primera se articuló contra el ejército soviético en Afganistán: la segunda contra la invasión norteamericana de Irak en 2003 y, esta, la tercera, una fuerza heredera de cada uno de esos hechos, el Estado Islámico, la siembra en occidente. La obra de Abou Moussab al-Souri no habría tenido la influencia que tuvo si Estados Unidos y sus lacayos no hubiesen despertado y alimentado el islamismo radical, si no hubiesen luego fracturado de una manera espantosa Irak. A ello se le sumaron la exclusión, el racismo y el desprecio de que son objeto los musulmanes en Europa. Las palabras de al-Souri se convirtieron en semillas de bombas humanas que no sólo destrozan vidas en París sino, también, en Irak donde, casi en silencio, centenas de vidas humanas desaparecen tragadas por bombas activadas hace mucho por las potencias occidentales.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

¿Qué supone para el EI la muerte de su ministro de Guerra, alumno estrella del espionaje de EE.UU.?

El Estado Islámico ha confirmado la muerte de Abu Omar al-Shishani, uno de sus mayores estrategas, que recibió formación militar de las fuerzas especiales de EE.UU.

 

 

La cúpula del Estado Islámico ha confirmado la muerte de su ministro de Guerra, Abu Omar al Shishani, cuyas tácticas y estrategias de combate les reportaron a los terroristas una importante cantidad de triunfos. Su muerte representa, pues, una gran pérdida para los yihadistas.


¿Qué problemas afrontará el EI sin Al Shishani?

 


Principalmente, le restará capacidad de maniobra en combate y en el reclutamiento de combatientes extranjeros, frentes en los que Shishani era fundamental. "Su eliminación afectará negativamente a la capacidad del EI para reclutar combatientes extranjeros, especialmente aquellos que proceden de Chechenia o las regiones del Cáucaso y disminuirá su habilidad para coordinar ataques y defender feudos como Raqqa y Mosul", considera Peter Cook, portavoz del departamento de Defensa de EE.UU.


Su capacidad y destreza en combate se deriva de su formación con las fuerzas especiales de EE.UU, publica el sitio 'Business Insider'. "Fue un soldado perfecto desde el primer día y todos sabíamos que era una estrella. Todos fuimos entrenados por las unidades especiales de EE.UU. y él era el alumno estrella", comentó uno de sus excompañeros en el ejército georgiano, en el que sirvió entre 2006 y 2010. En 2008, Shishani combatió contra las fuerzas rusas en el conflicto de Osetia del Sur.


Su llegada al Estado Islámico

 


Alejado del ejército, 'Omar el Checheno', como era conocido, se sumó a las filas del EI, en el que destacó por su entrenamiento y especialización en la guerra insurgente, lo que lo convirtió en un miembro fundamental del grupo terrorista. "Shishani es único entre los comandantes del EI", según lo definió Daveed Gartenstein-Ross, de la Fundación para la Defensa de las Democracias.


Tanta fue la importancia que alcanzó en el EI, que se convirtió en la cara visible de muchos de sus éxitos, como cuando pasó con los vehículos militares Humvees que robaron en Mosul a Siria, donde Shishani encabezó las campañas militares, además de los bombardeos en Irak que permitieron al grupo terrorista acercarse a sólo 150 kilómetros de Bagdad.

TransMilenio: unos ganan, la ciudadanía pierde

 

Las 10 familias que manejan las empresas privadas que operan el sistema integrado de transporte público (Sitp) en Bogotá acumulan ganancias superiores a 1,1 billones de pesos cada año. Las ganancias netas de los 4 operadores de la Fase I de Transmilenio (Ciudad Móvil, Si 99, Metrobus, Express del Futuro), ascienden a 478 mil millones de pesos durante el 2015.

Un reconocido escritor señalaba “La República no era el nombre de un proyecto nacional coherente sino el nombre de un conjunto de negocios particulares, proyectos de casta y de iniciativas de los poderosos, y el papel de la comunidad era someterse a sus prioridades, aceptar el lugar de quien no ha sido invitado a la fiesta, y solo puede estar allí en condición de servidor o de intruso” (1).

No es difícil lograr una asociación entre estas palabras y lo que ocurre actualmente en Bogotá. Quienes hoy están encargados de la dirección de esta ciudad, evidencian con cada postura pública y con cada decisión política, su interés por agenciar las visiones y proyectos de un sector de los empresarios, por encima de la solución a las necesidades de los más humildes. TransMilenio y el Sitp no son la excepción, no solo porque es justamente este proyecto el que representa de manera más evidente el modelo de gobierno y de ciudad liderado por Enrique Peñalosa, sino porque en él se compromete el desarrollo digno y amable de la vida de millones de quienes habitan este territorio.

Postura y proyecto urbano que no es de ahora. Dijo Peñalosa en 1998: “Les podemos decir que Bogotá tendrá metro funcionando en cinco años [...] el metro servirá para inyectar energía y positivismo y a la vez podrá convertirse en un elemento educativo [...] La reactivación económica será ocasionada por las grandes obras que se realizarán en las diferentes localidades y por la generación de empleo que producirá la construcción del metro”. Hoy, casi dos décadas después, no bastó con que Bogotá no tuviera metro –una necesidad de carácter urgente– sino que la ciudad quedó sometida a ampliarle los beneficios a los negociantes del transporte dentro del modelo –BTR– TransMilenio.

 

infografia2

 

Nos ‘venden’ el Sitp como la mejor solución

 

Tal como está planteado y proyectado, este sistema de transporte simplemente profundiza un modelo que no solo beneficia a compañías extranjeras sino que la manera como está organizado, garantiza su monopolio. Vale la pena mencionar que Peñalosa fue presidente, desde su fundación, del Itdp “Institute for Transportation and Development Policy” desde la cual el hoy Alcalde desarrolló su exitosísima carrera profesional como consultor y conferencista (2). El Itdp promueve medios de transporte sostenibles en países en desarrollo, específicamente BRT –TransMilenio– y ciclorutas, de los cuales sacan provecho empresas automotrices como la Volvo; es más, en la red se encuentran vídeos de esta firma que son presentados por Enrique Peñalosa (3).

Propiedad y monopolio, además de mal servicio, que la ciudadanía palpa y padece. De ahí el afán de sus administradores por cultivar en cada usuario una “cultura ciudadana” que desprecia al vendedor ambulante y criminaliza a quien evade el pago de 2.000 pesos de un pasaje, obligado a ello –seguramente– porque sus ingresos no le permiten cubrir en dignidad todas sus necesidades o, tal vez, como una simple e inconsciente expresión de rechazo del modelo de transporte que padece. Entonces, el evasor no es “delincuente” –como lo difunden los propietarios del Sistema–, sino un paria o un inconforme.

Sistema que, de igual manera, excusa sus responsabilidades ante el conjunto social, pretendiendo que creamos que la culpa del mal servicio de transporte no es de ellos sino del vendedor, del ñero, del mal llamado habitante de calle, del maloliente, del colado, del pobre. Descargada su responsabilidad en el “cliente”, la mala planeación de este indigno sistema de transporte, y el afán de lucro de sus propietarios, quedan en la sombra.

Para colmo, recién posesionado para su nueva alcaldía, Peñalosa alegó que el transporte público había dejado grandes pérdidas a la ciudad. Paradoja. Pero si a diario la ciudadanía hace uso de TransMilenio y del Sitp, ¿por qué no es rentable?, ¿por qué es tan deficiente?

 

El Sitp no es propiedad pública pero sí lo paga el público

 

A diario cerca de 3 millones 250 mil personas se movilizan en el Sitp, incluyendo servicios troncales y zonales, con tarifas por trayecto, para las primeras de 2.000 y para las segundas de 1.700 pesos; también existe una tarifa técnica en la que está contemplado el costo de operación, es decir, lo que cuesta el funcionamiento y el mantenimiento del sistema y, obviamente, la “ganancia” por prestar el servicio, tarifa que es la que cobran las empresas privadas que operan el sistema y que el distrito tiene que pagar sí o sí.

El sistema de buses está limitado a un aprovechamiento de máximo 15 años, que es la vida útil de cada vehículo y al desgaste de las losas que, bien diseñadas, sin relleno fluido –como las que puso Peñalosa en la Caracas y el resto de la fase I (Calle 80, Auto Norte y Calle 13)– es de máximo 15 años de duración. Costo operacional que está determinado, además, por la inversión realizada en los buses BRT (4). Un bus articulado cuesta 400 mil dólares, uno biarticulado 500 mil. Cada uno tiene como capacidad máxima transportar 160 y 260 pasajeros, respectivamente. Agregado a esto tienen en cuenta una serie de costos variables: llantas, combustible, mantenimiento, el salario del conductor, eficiencia del sistema, velocidad de circulación; la tarifa técnica contempla, hasta el costo de un nuevo bus, es decir el reemplazo del bus deteriorado luego de 15 años de funcionamiento. Vale la pena mencionar que los operadores privados no asumen el costo del mantenimiento de la infraestructura (vías y estaciones). Como todo sistema de transporte, en TransMilenio y en el Sitp; entre más pasajeros sean transportados menor es el costo operacional.

Ya sea por medio de la tarifa al usuario, o por el cobro de la tarifa técnica, Bogotá no gana un solo centavo, al contrario pierde grandes cantidades de dinero. Cada ciudadana/o asume esas pérdidas, bien con sus impuestos o bien con el pasaje cancelado por cada trayecto. Y cómo lo dijimos anteriormente, esa plata de la ciudadanía –aún la que no es usuaria del Sitp– se la quedan unos pocos; porque diferente a como nos lo han querido hacer creer, el Sitp sí es rentable.

 

Sitp: el negocio más rentable

 

De todo el dinero recaudado por el Sitp, el 90 por ciento va para los operadores privados dueños de los articulados y alimentadores, 5 por ciento para las empresas –privadas– encargadas del recaudo, y el 5 por ciento restante es lo que le queda al Distrito. De ese 5 por ciento tiene que disponer para el mantenimiento de vías y estaciones, además de los costos de comunicaciones y seguridad. Entonces, las familias Bermúdez, Mejía Sánchez, Losada (amigos cercanos del vicepresidente Germán Vargas Lleras), Hernández Patiño y todo el circulo empresarial de Peñalosa, son los verdaderos beneficiados del negocio del transporte.

Durante el mes de julio de 2015, fueron realizadas 93’776.5085 validaciones por pago de pasajes en el Sitp, de las cuales 56’963.811 corresponden a los servicios troncales, las otras 36’812.697 fueron registrados en los servicios zonales. Teniendo en cuenta que el pasaje para el servicio troncal durante el año en cuestión era igual a $ 1.800, tenemos que el promedio mensual del año –comprendido entre julio de 2014 y julio de 2015– fue de 95 mil millones de pesos. Así las cosas, los ingresos operacionales totales recaudados en ese año calendario para el sistema fueron de 1,23 billones de pesos. Aplicando los mismos promedios de pasajes cobrados para el año 2016, pero considerando el incremento autorizado por trayecto –ahora a 2 mil pesos–, el dinero recaudado durante todo el año ascendería a 1,37 billones de pesos.

En lo que respecta a los ingresos por los servicios zonales, tenemos que entre julio de 2014 y julio de 2015 el Sitp (servicio zonal) recaudó 46 mil millones de pesos cada mes, 595,5 mil millones de pesos durante todo el año (cuando el pasaje era a 1.500 pesos). Manteniendo los promedios de validaciones del año pasado, tendríamos que en 2016 los ingresos operacionales alcanzarán la suma de 675 mil millones de pesos (ahora que el costo del pasaje es de 1.700 pesos). Cifras astronómicas que, sumadas a los ingresos del servicio troncal ascienden a más de 2 billones de pesos. El 5 por ciento de este dinero le corresponde a la ciudad, es decir, 102 mil 250 millones de pesos. Pero esto no es del todo cierto.

 

¿Cuánto ganan los operadores privados?

 

Amparados por los acuerdos contractuales, empresas como GMóvil, Consorcio Express, Express del Futuro, Si 99, entre otras, aseguran ganancias jugosas por un negocio en el que no invirtieron nada, pues la plata que pagan por los buses el Distrito se las repone. Veamos:

Las empresas que manejan el Sitp (servicios troncales y zonales) establecen una tarifa técnica, es decir, un precio que calcula el costo de poner en funcionamiento el sistema y de mantenerlo en constante servicio. La tarifa técnica del pasaje para julio del año pasado era de 1.987 pesos para servicios troncales y de 2.514 pesos para servicios zonales. Si multiplicamos estas cifras por el total de validaciones mencionadas anteriormente, tenemos que durante el 2015 se recaudaron un total de 1,36 billones de pesos en el servicio troncal y algo más de 1 billón de pesos por el servicio zonal, es decir un total de 2,36 billones de pesos que van directo a los bolsillos de los operadores privados.

Pero si el precio de la tarifa técnica sobrepasa –y por mucho– al de la tarifa para el usuario, eso quiere decir que los operadores sólo perciben pérdidas. ¡Falso! Quienes asumen tales pérdidas son los pobladores de la capital. El contrato actual (vigente desde el 2000) obliga al Distrito a reponer el dinero faltante a las empresas privadas que operan el Sitp. El año pasado Bogotá le pagó a los operadores 534 mil millones de pesos por el ajuste de la tarifa técnica respecto a la de los usuarios, y otros 665,3 mil millones de pesos por el valor total de los subsidios que en 2015 el Distrito repuso a los operadores por cuenta del diferencial tarifario.

 

¿Cuánto ha gastado el Distrito?

 

El problema fundamental antes de la implementación de TransMilenio era el manejo del negocio, y era lo que se pretendía: regular el transporte en Bogotá. Desde que TransMilenio empezó a funcionar su manejo estuvo a cargo de empresas operadoras privadas que no pagaron nada por obtener el derecho a controlar el transporte “público”; renuncia así el Distrito a garantizar este derecho humano fundamental, desde hace décadas transformado en negocio, que como vimos es bastante lucrativo. En contraste, la ciudad sí asume el costo de las reparaciones y de las adecuaciones del sistema. Por eso, cuando Peñalosa coloca como prioridad la construcción de la fase IV de TransMilenio, prioriza el negocio para los operadores privados, quienes no aportan un peso y sí sacan el máximo provecho por el funcionamiento del sistema.

Costos de infraestructura de TM

Fase I

$1,2 billones 
 Fase II  $2,7 billones
 Fase III  $1,5 billones
 Total$5,4 billones
Fuente: Fase I tomado de Red de Veedurías. Fase II tomado de informe con información del IDU. Fase III tomado de informe de la Cámara de Comercio de Bogotá del 2011 (6).

 

Los dineros referidos en la tabla anterior son inversiones del Distrito que no han sido recuperados. El hecho de que la ganancia esté concentrada en los operadores privados demuestra la necesidad de que el Sitp lo maneje y controle el Distrito, asumiéndolo como una inversión pública para garantizar un derecho colectivo.

 

Mantenimiento

 

El costo total del mantenimiento de la Fase I, hasta el último contrato en 2012, fue de $ 93.741’793.427. Las obras de la Fase II se realizaron entre los años 2003 y 2005. Para esta fase las losas se construyeron usando pavimento rígido, que mejoraron su desempeño. El mantenimiento de estas losas solo ha tenido una intervención gruesa en el año 2009, demostrando el craso error que fue utilizar relleno fluido. El costo a la fecha del mantenimiento de estas losas ha sido de $ 19.004’109.402. Según la información hasta la fecha revisada, todavía no se han causado gastos por cuenta del mantenimiento de la infraestructura de la Fase III. Sumado a los más de 90 mil millones de pesos por las reparaciones realizadas en la fase I, “el IDU reportó el costo de una intervención estructural a las losas de la Avenida Caracas y la Autopista Norte: 1,6 billones de pesos”. (7)

 

Subsidios

 

Además de que la ciudad asume los costos por los mantenimientos de la infraestructura del sistema, también paga los subsidios que están contemplados en los contratos que se encargan de solventar el diferencial tarifario, es decir, por los grupos poblacionales tales como personas con Sisben 1 y 2, adultos mayores y personas discapacitadas, que perciben ciertos descuentos en el precio del pasaje.

Subsidios del distrito a la operación

2012$ 101.950.748
2013 $ 409.234.475
2014 $ 647.636.740
2015 $ 665.302.378
Fuente: Estados financieros anualizados de TM S.A.

 

La suma total de los subsidios implementados en la pasada administración es igual a $ 1.824.124 millones de pesos. ¿Cuál ha sido, entonces, el costo total asumido por Bogotá en TransMilenio durante los últimos 15 años?

El costo asciende a 7,4 billones de pesos. A ello habría que sumarle los 1,6 billones que requiere la Fase I por el error histórico del relleno fluido que hay que abonarle al genio administrador, el señor alcalde de Bogotá. Esto nos deja a los/as bogotanos/as un total de 8 billones 150 mil millones de pesos que aportamos de nuestros bolsillos, para ir bien apretados en los buses y esperar largos ratos para podernos movilizar entre un punto y otro de la ciudad.

 

¿Qué nos depara la administración de Peñalosa?

 

El panorama es poco alentador. La máquina neoliberal representada por el burgomaestre viene cargada de privatizaciones del patrimonio público, despilfarro del dinero de las/os bogotanas/os para patrocinar negocios de privados y el aumento considerable de los impuestos. Según lo afirmó Manuel Sarmiento, concejal del Polo: “El Plan de Desarrollo confirma que el modelo de ciudad al que nos lleva Peñalosa es uno en el que priman los grandes negocios privados, por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Es lo que yo he llamado, desde la pasada campaña electoral, el ‘Modelo Transmilenio’, que no es otra cosa que, como lo hizo Peñalosa en su anterior administración, poner el aparato estatal del Distrito al servicio de los grandes cacaos y esta vez contará con Juan Manuel Santos para tan inicuo propósito”.

El as que guardaba escondido el Alcalde en su manga, era la cuarta fase de TransMilenio. “En efecto, más de 26 billones de pesos del Plan de Desarrollo, una tercera parte, están destinados a grandes negocios como Asociaciones Público Privadas y TransMilenio. [...] Mientras el presupuesto para movilidad crecerá 149 por ciento, el destinado a educación, por ejemplo, caerá 1,2 por ciento, un retroceso social que impedirá la implantación del preescolar de 3 años y una auténtica jornada única, no un remedo. [...] más de $5 billones en nuevos impuestos que serán cargados principalmente a las clases de ingresos medios y bajos, [...] serán casi 800 mil pesos más de impuestos para cada habitante [...] Una de las mayores mentiras de Peñalosa para justificar las privatizaciones es que el dinero proveniente está dirigido a financiar colegios: sólo será el 3 por ciento, mientras el 56 por ciento irá a financiar TransMilenio, ese gran negocio de 10 grupos empresariales y familiares”, denunció Sarmiento.

 

¿Soluciones al problema de movilidad?

 

El transporte masivo está pensado como una solución para el problema de la congestión en las vías, para ofrecer a las/os ciudadanas/os una forma rápida y económica para movilizarse. Además, el problema de la movilidad está estrechamente ligado a los daños medioambientales que, hasta el día de hoy, las/os seres humanos hemos provocado. De ahí que el transporte público, además de promover medios de transportes sostenibles y amigables con el planeta, deba incentivar la reducción de viajes realizados en vehículos particulares (motos y automóviles) que, en relación a las emisiones y número de personas transportadas, son más contaminantes. En ese sentido es importante revisar la eficiencia del sistema de transporte que tiene Bogotá.


Crecimiento del parque automotor privado

 

  
2005  2014  Crecimiento
Automóviles  573000   1467578 156%
Motos 47007 421978 798%
Dato de automóviles en 2005 fue tomada de Encuesta de Movilidad de 2005. El resto, tomados del reporte de movilidad de 2014 de la Cámara de Comercio de Bogotá.

 

Pero el efecto sobre los particulares no se logra. Al aumentar la cantidad de vehículos particulares que circulan por la ciudad, aumentan los viajes realizados en estos, incluso a pesar de las restricciones como el pico y placa. Como consecuencia de esto, la cantidad de viajes realizados en el transporte público disminuirá notoriamente. Por ejemplo, mientras que durante el año 2.000 los viajes en transporte público en la ciudad eran del orden de 1.900 millones, para 2014 estos apenas alcanzaron 1.464 millones, confirmando que las personas prefieren comprar su vehículo antes que montarse en un bus de estos, ya sea porque el sistema es deficiente o porque es muy costoso, o por las dos.

 

* Sociólogo Universidad Nacional e Ingeniero Mecánico Universidad Distrital.
1 Pa’ que se acabe la vaina, William Ospina, 2013.
2 Peñalosa y su trancón de intereses. Visto en https://algarete.com.co/2016/01/24/penalosa-y-su-trancon-de-intereses/
3 VOLVO.BRT. Visto en https://vimeo.com/152820971
4 Bus de tránsito rápido, o en inglés Bus Rapid Transit.
5 TransMilenio S.A.
6 Los documentos mencionados pueden ser visitados en: http://www.razonpublica.com/index.php/regiones-temas-31/2818-transmilenio-tragicomedia-de-las-losas.html, https://www.ccb.org.co/.../file/Informe%20final%20TM%20(2011).pdf.
7 Ibíd.

Lunes, 22 Junio 2015 08:12

Un jaque al rey mercado

Un jaque al rey mercado

Todo estaba listo para que esta semana el Parlamento Europeo aprobara el tratado de libre comercio con Estados Unidos. Socialistas y conservadores habían pactado un texto. Pero, presionados por sus bases, los socialistas se dividieron, y ante el riesgo de que el texto no fuera aprobado, la discusión se postergó.
 
El miércoles 10 el Parlamento Europeo debía discutir acerca de las recomendaciones de los eurodiputados sobre el acuerdo comercial UE-Estados Unidos, el un poquitín menos famoso que el Tisa, el Ttip. Hasta hace unos pocos días todo venía bastante bien barajado para los partidarios del tratado: el grupo socialista, uno de los más numerosos en la Eurocámara, que había estado coqueteando con la izquierda y amenazando con no votar una de las cláusulas "faro" del tratado, la Isds, que da intervención a tribunales especiales dependientes de las estructuras del Banco Mundial en caso de diferendo entre un Estado y un inversor privado, había finalmente terminado por alinearse con la derecha. A cambio de que populares y liberales aceptaran marcarle ciertas "líneas rojas" a Estados Unidos (respetar la legislación ambiental de la UE, adhesión de Washington a tratados laborales internacionales en el marco de la Oit, dejar a algunos servicios públicos por fuera del pacto), los socialistas (que habían votado en contra del Isds en algunas comisiones del Parlamento) acabaron por aceptar la formación de estos tribunales. Se había reconformado, una vez más, a nivel europeo, la "gran coalición" entre socialdemócratas y conservadores que en el plano nacional tan bien ha funcionado para que, en gobiernos de unos o de otros, se aplicaran políticas no muy distintas.

Sin embargo, grande fue el tole-tole que se armó en las bases socialistas, fundamentalmente en partidos como el laborista inglés y el Psoe. A tal punto, que muchos fueron los eurodiputados de estos partidos que anunciaron que no acatarían la resolución del grupo y que este miércoles sumarían sus votos al Grupo de la Izquierda Unitaria (Gue), a los Verdes y a legisladores de formaciones menores (la italiana Cinco Estrellas, por ejemplo) para rechazar el texto que la Comisión de Comercio Internacional (Inta) iría a someter al pleno del parlamento.

La fronda tomó una dimensión suficiente como para que los números no les cerraran a los promotores del Ttip. En la noche del martes 9, echando mano a una disposición reglamentaria que permite posponer la votación de un texto si se presentan más de 50 enmiendas (en esta ocasión se habían presentado cerca de 200) y devolverlo a comisión para que se redacte uno nuevo con mayor consenso, el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, se pronunció en favor de postergar el debate. El miércoles 10, por tan sólo dos votos de diferencia (183 a 181), el pleno lo avaló. No se sabe aún cuándo se reanudarán las discusiones.

 

DUALIDAD

 

"Hay una doble lectura a hacer de este nuevo estado de cosas", comentó el miércoles la diputada de Izquierda Unida, de España, Marina Albiol. "Por un lado, una positiva: la gran coalición socialista-conservadora se quebró, lo cual puede ser interpretado como una victoria de la presión social, de la resistencia al Ttip que se había ido expresando de manera creciente en los últimos meses. Pero por otro lado se escamoteó, con una excusa reglamentarista, una votación democrática que hubiera probablemente marcado una victoria, en un punto tan central como el rechazo al Isds, de quienes nos oponemos a este tratado que amenaza con liquidar lo que aún queda en pie del Estado del bienestar europeo. Al suspender el debate y el voto del informe lo que realmente han dejado en suspenso es la democracia. Para decidir la postergación, socialistas y conservadores volvieron a rearmar su gran coalición, porque aunque se opongan en algunos puntos, coinciden en que el tratado puede dar prosperidad, crecimiento y desarrollo a Europa. Nosotros pensamos exactamente lo contrario". Otro eurodiputado español, Pablo Iglesias, el secretario general de Podemos, integrante al igual que Izquierda Unida del grupo Gue, coincidió con Albiol: "Parece que a algunos la democracia les interesa solamente cuando ganan ellos. Hubiera sido bueno votar", dijo. Florent Marcellesi, portavoz de Los Verdes-Equo, destacó "el temor de los personeros de la gran coalición": "Ya no están tan seguros de poder ganar. Hace dos años tenían una sola voz para ese tratado, 500 votos a favor del Ttip. Hoy no se ponen de acuerdo ni siquiera en si se debe debatir en sesión plenaria o no. La decisión de aplazar el debate revela también hasta qué punto la oposición a las negociaciones UE-Estados Unidos ha crecido en el Parlamento Europeo, un resultado de la presión pública y de la movilización contra el Ttip en todos los estados miembros de la Unión".

 

SALSAS Y CULEBRAS

 

Conservadores y liberales ya habían percibido un tiempo atrás que a los representantes socialistas en el Parlamento Europeo no les sería tan fácil hacer que a nivel nacional las dirigencias locales, y sobre todo las bases, se comieran las culebras del Isds sin adobarlas con algunas salsas que las hicieran más pasables. Estaban dispuestos a largar lastre con tal de que los socialistas se tragaran lo de los tribunales de controversias. "Es fundamental dar certezas a los inversores de que pueden contar con salvaguardas. Son ellos los que generan trabajo y deben ser protegidos. Para nosotros es esencial que esta cláusula se apruebe", repetían los muy liberales tories ingleses. La prensa española preguntó al eurodiputado Santiago Fisas si el Partido Popular Europeo (Ppe) iría hasta votar en contra del Ttip si éste no comprendiese la famosa cláusula de blindaje de las trasnacionales. "Es muy posible", lanzó el legislador conservador ibérico. "Lo que pasa es que el Isds es un mecanismo básico de este tipo de acuerdos, no sólo del Ttip, de todos los tratados de libre comercio", dijo.

Y así es, en efecto. El Isds es un procedimiento de arbitraje presente en la gigantesca mayoría de los Tlc que por el mundo andan, tanto entre bloques, entre bloques y países, como entre países. "Son la mayor trampa en la que caen habitualmente los países del Tercer Mundo cuando aceptan firmar tratados de este tipo", apunta la eurodiputada de Podemos Lola Sánchez. "Estos acuerdos llevan a que se constituyan tribunales arbitrales que de neutros nada tienen: por su composición tienden a fallar en favor de las grandes empresas trasnacionales, rarísimamente a favor de los estados. Los han padecido países latinoamericanos como Argentina o Ecuador, los africanos, hasta Canadá en litigios en el marco del Nafta con empresas de Estados Unidos."

En paralelo al Ppe, quienes más presionaron sobre los socialistas para que aceptaran la cláusula Isds fueron las patronales de la región, reunidas en la confederación Business Europe. Representantes de los empresarios repitieron en las últimas semanas las reuniones con eurodiputados de esa tendencia, y la propia directiva de Business Europe envió al portavoz socialista en el Parlamento Europeo, el italiano Gianni Pitella, una carta en la que le pedía no ceder en la aceptación del Isds. Después de todo, le decían en el mensaje, los socialistas ya habían obtenido a cambio que los populares se avinieran, en la Comisión de Comercio Internacional de la Eurocámara, a aceptar cláusulas de protección de la legislación ambiental o laboral europea. Si por ellos fuera, aclaraba en una entrevista un gran empresario francés, ni esas cláusulas hubieran incorporado. "Hubiéramos dejado todo librado al mercado, que es como deben ser las cosas en una economía libre." Business Europe anunció de todas maneras que dará batalla por la inclusión de los servicios públicos en el tratado con Estados Unidos. "No tienen por qué quedar fuera", señaló, lamentando que el Ppe hubiera transado con los socialistas dejarlos momentáneamente por fuera del acuerdo.

Los eurodiputados socialistas debieron justificar su transa ante sus bases que los increpaban. "Obtuvimos buenas contrapartidas", alegaron. "Frenamos la liberalización de los servicios y de los transportes. Logramos que en la Inta se avanzara en protección de los recursos públicos, en protección fitosanitaria, en derechos laborales, pero sólo se habla de los tribunales de arbitraje", se lamentó un vocero del Psoe.
Pero no hubo caso. Sectores del socialismo español se movilizaron en las redes sociales. "Hubo demasiadas concesiones a cambio de poco. Lo de los Isds es particularmente simbólico, no es cualquier cosa", dijo un dirigente de lo que se presenta como ala izquierda del Psoe. Los europarlamentarios de la rosa y el puño se vieron obligados a hacer marcha atrás y a admitir que se habían "equivocado" al votar el texto en la Comisión de Comercio Internacional. Fue, en realidad, un giro de 45 grados. Dijeron que aprobarían los tribunales de arbitraje, pero que su composición ya no sería la misma: "No aceptaremos jueces privados. Deberán ser todos jueces provenientes del sector estatal, de carrera, no provenientes de bufetes", intentaron corregirse.

"No es un tema de composición de los tribunales, sino de filosofía global de estos tratados comerciales. Que haya jueces públicos no es garantía de que voten de manera distinta a los privados", comentaron integrantes italianos del grupo de los Verdes. Pero en la izquierda hubo consenso para considerar que algo es algo y para confiar en que podrían arrimar con el tiempo a algunos socialistas a votar globalmente en contra del Ttip.

Pero las idas y vueltas del grupo socialista, su cacofonía, hartaron a populares y liberales, que negociaron con sus pares de la Gran Coalición desensillar hasta que aclare. El martes socialistas y derecha rebobinaron y decidieron postergar la votación. "El Ttip es demasiado importante como para que no pueda esperar un poco más mientras acordamos un nuevo texto que recoja lo esencial de su filosofía", dijo un parlamentario de la Cdu alemana.

En el Gue y en los Verdes, mientras tanto, se apuesta a continuar corroyendo las posibilidades de que el tratado llegue a aprobarse, al menos en el corto plazo. Sólo queda una sesión de la Eurocámara, en julio, antes del gran receso estival, y la gran cantidad de enmiendas presentadas, las discrepancias emergentes –aunque fuera de detalle– entre socialistas y populares y liberales, y la resistencia social que parece acentuarse harían que las discusiones se prolongaran por varios meses. El año próximo es, además, año electoral en Estados Unidos, y en Washington congresistas, políticos de todo pelo y lobbistas estarán para otra cosa, se ilusionan, por ejemplo, en Podemos. "Es cierto que no somos los parlamentarios los que llevamos las negociaciones con Estados Unidos, sino el Ejecutivo de la Unión, la Comisión Europea. Pero acuerden lo que acuerden a ese nivel deberán refrendarlo sí o sí en el Parlamento. Y allí algo podremos lograr", dice Marina Albiol.

 


Hacha al Tisa


Mientras esto sucedía en Estrasburgo, Francia, sede del Parlamento Europeo, en Bruselas, capital de la Unión y base de la Comisión Europea, esta semana legisladores españoles de Izquierda Unida (IU) bombardeaban el Tisa. Unos días antes publico.es divulgaba en España documentos revelados por Wikileaks sobre ese acuerdo de libre comercio en el ramo de los servicios negociado clandestinamente por 50 países. Esencialmente los mismos documentos manejados simultáneamente por Brecha en Montevideo (véase la última edición del semanario). Los eurodiputados elevaron a la Comisión un amplio pedido de informes sobre el tratado en cuestión, partiendo de la base de que lo divulgado deja entrever peligros para "las condiciones de vida" en general de los ciudadanos europeos debido a la supresión de barreras comerciales y la desregulación que promueve el Tisa. También plantean, señala público, que Bruselas "puede estar incumpliendo la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, que establece que estos acuerdos deben someterse a debate democrático". "¿Considera la Comisión que tiene legitimidad democrática para ser parte de estas negociaciones sin haberse debatido antes en ninguna institución electa por sufragio universal?", preguntan Marina Albiol, Javier Couso, Paloma López, Lidia Senra y Ángela Vallina.


En paralelo, Bruselas fue también sede de unas jornadas previas a la reunión, esta semana, de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea. Las jornadas estuvieron centradas en el debate sobre los tratados comerciales y en ellas participaron representantes de organizaciones sociales de los dos continentes, como Fernando Gambera, del Pit-cnt uruguayo. Según la crónica de público, "Gambera alertó que ante el Tisa está claudicando un país tras otro, 'incluso los que podrían parecer, o pensamos que son, más progresistas, como algunos del Mercosur'". En Uruguay, dijo el sindicalista, "el presidente ha pasado de no saber nada de este acuerdo internacional a estar participando en las negociaciones. (...) El Tisa impedirá a los futuros gobiernos, del signo que sean, cambiar las legislaciones, y esto puede ser muy grave para países en los que, como Uruguay, sectores como la energía o las telecomunicaciones aún son de monopolio estatal".


La estadounidense radicada en Francia Susan George, del Transnational Institute, dijo por su lado que en caso de concretarse el Ttip, el Tisa y el Tpp, el acuerdo Trans Pacífico, Estados Unidos "pasará a controlar el 60 por ciento del Pib mundial y el 75 por ciento del comercio mundial", mientras las empresas multinacionales "acumularán cada vez mayor poder".


La Federación Europea de Sindicatos de Servicios Públicos alertó en especial sobre las consecuencias que tratados como el Tisa pueden tener sobre servicios básicos como el agua. "Ya hay una liberalización en marcha en el sector. Hace algunos años, el 75 por ciento del agua en Europa se gestionaba públicamente y ahora se está por debajo del 50", dijo el portavoz de esa federación, Pablo Sánchez. "Los beneficiarios de estas privatizaciones de la gestión del recurso son empresas con nombre y apellido: Suez, Eolia, Aqualia...".

"El consumo sirve para pensar, no es irracional"

Autor de una primera tentativa de pensar la obra de Cortázar a partir de la consideración de ésta como una producción de excedentes de la modernidad, significativamente titulada Cortázar, una antropologia poética (1968), el antropólogo y sociólogo Néstor García Canclini ha estudiado los procesos de transformación cultural en libros como Culturas híbridas (1990), Consumidores y ciudadanos (1995) o La globalización imaginada (1999); y ha elaborado toda una red de conceptos con trabajos como La producción simbólica (1979) o Las culturas populares en el capitalismo (1982), ensayo por el que recibió el Premio Casas de las Américas en 1981. Sus libros han establecido un campo de estudio multidisciplinar que ha dibujado un marco para la investigación de las sociedades actuales no exenta de polémica en ocasiones por la minimización, en sus últimos libros, de los conflictos políticos.


Usted ha hecho un enorme esfuerzo por definir la naturaleza histórica de las culturas populares al margen de otras oprimidas, subalternas, primitivas. ¿Qué sigue designando con 'popular'?


La noción ha cambiado mucho. El libro Las culturas populares en el capitalismo tiene más de treinta años. En una época se definió por oposición a lo culto, o al arte de élite, de la cultura de los sectores hegemónicos, pero ya hace más de medio siglo que la cultura masiva distribuida por los medios de comunicación de difusión amplia recolocó la cuestión de lo popular, sobre todo al incorporar a amplios sectores populares al consumo de radio, cine, televisión, vídeo. En la actualidad, la noción de lo popular se sigue usando pero con menor aplicación en las ciencias sociales porque han surgido otras nociones y se ha desdibujado el objeto de estudio de lo popular. Se habla de subalternos, excluidos, oprimidos; y además ha habido mucha confusión ligada a la expropiación de la noción de popular por partidos, como ocurre en España, por museos de cultura popular que han hecho una puesta en escena institucionalizada de lo popular y por otros actores que no son populares en el sentido clásico pero que se apropian de la noción. De manera que tenemos que tener precauciones para usar el término.


¿Eso significa que ya no hay cultura popular hoy?


Hay muchas culturas que podemos llamar populares. En inglés desde siempre consideran la cultura popular como la cultura consumida por los sectores populares pero que producen los medios masivos de comunicación. La otra cuestión que ha contribuido a esta reelaboración de la noción de cultura popular es lo que desarrollé en Culturas híbridas en cuanto a la fusión, la combinación de recursos de cultura popular, de élites masivas en productos culturales contemporáneos. Para dar un ejemplo: mientras las artesanías de las que hablo en Las culturas populares en el capitalismo han sido producidas y lo siguen siendo por sectores populares, clases bajas, indígenas, hay muchísimos otros bienes culturales, por ejemplo en la música, en los que los jóvenes producen música popular pero nutriéndose también de las músicas de élite, como ha ocurrido a lo largo de la historia.


Usted siempre ha rechazado el que pudiera existir una esencia de lo popular


Claro. Mi apuesta ha sido desustancializar lo popular, no hay una esencia que se reproduzca, sino es una posición social de sectores subalternos que producen cultura y la consumen para posicionarse desde ese lugar y expresar su condición subalterna. Lo popular no corresponde con precisión a un referente empírico, a sujetos o situaciones sociales nítidamente identificables en la realidad.


Las tradiciones se consideran cultura popular, por ejemplo la Semana Santa. ¿Está usted de acuerdo?


Hay que ver cada caso en particular. Si son procesos muy masivos e incluyen a varias clases sociales, por ejemplo, la Semana Santa en Sevilla, no incluye sólo a los sectores populares, también participan sectores de la burguesía y otros grupos hegemónicos que sienten identificación con esos rituales y tradiciones. Es difícil considerarlo como cultura popular. Los propios sectores populares están interesados en que su propia producción se extienda más allá de lo popular, yo lo he visto desde que estudié las artesanías y vi cómo tomaban iconografías de la televisión, de medios masivos hegemónicos para incorporar a su representación de lo social, porque había una motivación económica fuerte: querían vender también a sectores urbanos, a otros mercados incluso extranjeros, turistas, y entonces no iban a hacer circular sólo su mitología, su cosmovisión tradicional. Esto tiene que ver con algo ya muy analizado en las ciencias sociales: que las tradiciones se articulan y se reelaboran en diálogo con formas contemporáneas que no son populares; y esto no creo que signifique nada malo, no creo que haya que arrinconar las tradiciones en sus formas originarias si los propios actores que las gestionan o las producen quieren interactuar con otros. La pregunta que sigue es desde qué posición, desde qué capacidad de manejar su historia, están interactuando.


¿Ha habido, como parece, un desplazamiento de este concepto en Consumidores y ciudadanos?


Quise desarrollar una idea un poco a contracorriente de los estudios que se habían hecho hasta ese momento sobre ciudadanía y consumo. Había amplios sectores de la izquierda que pensaban que para ser ciudadanos emancipados había que desentenderse de las presiones y las seducciones del consumo. A mí me parecía que eso dejaba fuera muchos comportamientos de los sectores populares y de otros sectores sociales. Trabajando sobre el papel del consumo en la economía política, uno puede ver que el consumo no es algo malo, es algo necesario para la reproducción de la vida social. Si hubiera solamente producción y circulación y no hubiera consumo, no iría a ningún lado la producción. El consumo es una parte necesaria: necesitamos apropiarnos de los bienes, de la vivienda, de la comida, de la ropa, todo lo que utilizamos. Muchas críticas al consumo en realidad han sido críticas al consumismo, que sería una exageración, una exacerbación del consumo. Pero si tomamos el consumo como parte de la reproducción de la vida social, la pregunta era más bien cómo se produce ciudadanía también en el consumo. No sólo en la militancia política, en la formación intelectual, en el razonamiento, en la toma de posición en los conflictos sociales, también somos ciudadanos cuando elegimos aquello que vamos a consumir. El acto de consumir no es un acto irracional, puede ser algo hecho por fascinación, por apresuramiento, por encandilamiento con algo que nos ofrecen, pero si vemos el comportamiento de consumo de una familia durante un mes, lo que vamos a ver es que hay un discernimiento cuidado de cómo se usan los recursos de esa familia, cuánto le corresponde a cada miembro para gastar, en qué hay que emplearlo diariamente, cuáles son los gastos suntuarios. Hay un disciplinamiento, una organización racional del consumo. El consumo sirve para pensar: no es un lugar de lo irracional sino el lugar en el que ejercemos formas de selección y organización de nuestra vida, y por lo tanto puede ser también un lugar de ejercicio de la ciudadanía. Esto queda muy claro si pensamos en los países en los que hay organizaciones de consumidores.


¿Podría señalar el modo de funcionamiento de las culturas hoy?


Ésta es una problemática que se volvió más visible a partir de los años 80, no es que no existiera antes la globalización, pero la existencia de satélites de internet fue transformando el conjunto de las relaciones entre las sociedades. Nos volvimos más interdependientes, por un lado en el mundo financiero –porque las bolsas del mundo empezaban a estar articuladas simultáneamente–, también en la producción económica porque se desplazaron muchas fábricas de países metropolitanos a la periferia donde podían pagar salarios más bajos; y se produjo en general una circulación transnacional de bienes materiales y simbólicos muy fluida. También los procesos de migración masiva contribuyeron a generar estas interacciones intensas entre sociedades como es muy fácil de percibir en Europa con los asentamientos de migrantes de África, Asia y América Latina. Todos estos procesos fueron configurando una escena de mayor interdependencia entre todas las sociedades y las culturas. De manera que es muy difícil hacer estudios de culturas nacionales como si estuvieran encapsuladas sólo en España, sólo en Francia, sólo en Argentina, cuando los bienes que consumimos diariamente proceden de muchas latitudes, y a su vez lo que produce nuestro país, los artistas, los músicos, los creadores culturales, es difundido, por lo menos una parte, en muchas otras sociedades.


¿Hacia qué mundo cultural nos dirigimos? ¿Desaparecerán las culturas nacionales?


Hubo una época, en los años 80 y 90, en la que se trabajó esta idea de que las culturas nacionales se irían evaporando por la mundialización, la globalización, igual que se pensó, con una mirada muy estereotipada, que todas las culturas se iban a ir americanizando, que se iban a parecer cada vez más a la cultura hecha en inglés, que el cine de Hollywood se va a comer todo. No es lo que ha ocurrido. Pongo a veces el ejemplo de la comida. Cuando aparecieron los primeros McDonald's en Francia o en México se dijo "uy, va a desaparecer la comida francesa, la comida mexicana". No, lo que ha ocurrido 25 años después es que hay McDonald's pero en cualquier ciudad latinoamericana grande o mediana hay más shushis y pizzerías que McDonald's. El proceso más complejo que hemos observado es que hay una cosmopolitización de la gastronomía.


Pero esta descripción no presenta ningún carácter conflictivo respecto, por ejemplo, a la imposición alimentaria


Por supuesto importan los capitales agresivos, como los de McDonald's y otras transnacionales que penetran en el mundo editorial, como Hollywood en el cine, pero en la India se producen más películas que en Hollywood, que llegan mal a nuestras pantallas porque las distribuidoras están principalmente controladas por empresas asociadas a Hollywood, pero eso no quiere decir que sea el único modo para hacer cine, ni que sea el único que se distribuya.


Quería volver a una polémica clásica: ¿quién hace la historia? Usted ha encontrado una forma de presentarla integradamente, ¿cómo llegó a esta forma?
Desde luego yo hablaría de una historia mundial, no universal. Y no creo que pueda seguir sosteniéndose esta historia teleológica que tenía un sujeto privilegiado. Más bien creo que debería pensarse la historia desde las confluencias de multitud de agentes sociales en muy diferentes situaciones, poniendo especial atención en el carácter relacional de sus acciones. Ese sujeto múltiple recibe la historia tanto como la hace.


Me interesaría que explicara la idea de que "después del posmodernismo, la reapertura del debate sobre la modernidad".


En realidad, la posmodernidad tuvo su importancia en los 80 en tanto que establece los límites de la modernidad, no como una etapa o tendencia que reemplazaría al mundo moderno, sino como una manera de problematizar los vínculos equívocos que éste armó con las tradiciones que quiso excluir o superar para constituirse.

Página 1 de 9