La vuelta al mundo en 12 fotografías: Las imágenes más pintorescas que nos dejó la semana

Desde las protestas masivas en Hong Kong contra la ley de extradición, hasta el colapso parcial de un puente en la provincia china de Cantón, pasando por el desfile del colectivo LGTB en el Europride de Viena, esta galería de fotos reúne algunos momentos informativos clave de la semana, junto con escenas curiosas y cotidianas. El deporte también marcó la actualidad con eventos como el mundial de fútbol femenino de Francia o el fichaje del futbolista belga Hazard por el Real Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado enFotorreportajes
Lunes, 03 Junio 2019 11:00

La fotografía un documento social

La fotografía un documento social

Reflexionar en torno a la imagen es, en un mundo tan visual e interconectado, una tarea relevante tanto desde la academia como desde las diferentes disciplinas que han contado y cuentan con la imagen como parte de sus narrativas. En la actualidad, las narrativas visuales recorren el planeta de un extremo a otro para mostrar lo que quienes detentan el poder de la creación de la imagen y su difusión quieren que el mundo conozca.

La fotografía ya no es una herramienta que simplemente acompaña una noticia, un reportaje o, en general, un texto, sino que es por sí sola un documento social que narra y que construye tejidos de relatos. Es historia en sí misma.

Rescatados en el Mediterraneo duermen en el Golfo Azzurro barco de Open Arms. Enero 2017 OLMO CALVO

El Círculo de Bellas Artes de Madrid acoge una muestra que rinde homenaje a fotoperiodistas españoles que arriesgan su vida en zonas de conflicto.

 

"Somos de alguna forma los alertadores de la sociedad. Queremos abrir la conciencia para señalar lo que está pasando y que hagan algo", explica la reportera Maysun.



Busha Shari, atacada con ácido por su marido. Islamabad. Pakistan 2008 EMILIO MORENATTI

Algunas fotografías consiguen destacar incluso en un mundo dominado por imágenes. Se graban a fuego en nuestra retina como símbolos de hitos, injusticias o, simplemente, de realidades lejanas que no por ello dejan de ser menos reales. Muchas no son cómodas, como la del niño sirio Aylan muerto en la orilla intentando cruzar la franja que separa Turquía de la isla griega de Lesbos. Sin embargo, a veces los puñetazos en forma de instantáneas son necesarios.

Es lo que se puede apreciar en la exposición Creadores de conciencia. 40 fotoperiodistas comprometidos, disponible en el Círculo de Bellas Artes de Madrid hasta finales de abril y que posteriormente llegará a otras ciudades como Valencia, Zaragoza o Gijón. La muestra, como su propio nombre indica, rinde homenaje a varios fotoperiodistas españoles destacados por arriesgar su vida en zonas de conflicto, como Manu Brabo, Samuel Aranda, Bernat Armangué o Lurdes Basolí, entre otros.

En total son 120 fotografías que dan a conocer realidades de lugares como Siria, Colombia, Venezuela, Irak o Egipto, pero también de lo que puede llegar a ocurrir en los propios pueblos españoles. Así se comprueba a través de trabajos como el de Clemente Bernad, que capturó la exhumación de 46 víctimas Guerra Civil. En el mapa fotográfico de los problemas sobre los que fijar la mirada también está España.

 

Exhumación de 46 víctimas guerra civil. Fosa Alto de la Venta, Villamayor de los Montes. Burgos 2004 CLEMENTE BERNAD

 

"El fotógrafo que hizo el reportaje cuenta que en las excavaciones descubrieron a una persona con el anillo de boda todavía puesto en la mano. Eso produjo una sensación tremenda, porque permitía conocer perfectamente quién era y si los que estaban allí sus familiares", explica a eldiario.es Chema Conesa, comisario de la exposición. La historia de Bernad, sin embargo, es solo una de las muchas que impactan a través del recorrido por la sala.

Ciertas fotos, además, miran directamente al espectador. Es el caso del desgarrador retrato realizado por Emilio Morenatti a una mujer pakistaní con la cara desfigurada tras sufrir un ataque con ácido de su marido. Otras, en cambio, son más sutiles, pero no por ello menos sorprendentes. Por ejemplo, la instantánea de Olmo Calvo con varios migrantes rescatados en el Mediterráneo a bordo del barco Open Arms. Todos dormidos, con ropa azul y mantas rojas. Y, en el centro, un niño desnudo.

 


Rescatados en el Mediterraneo duermen en el Golfo Azzurro barco de Open Arms. Enero 2017 OLMO CALVO

 

"Somos de alguna forma los alertadores de la sociedad. Queremos abrir la conciencia para señalar lo que está pasando y hagan algo", dice a este periódico la fotoperiodista Maysun, responsable de imágenes para medios como The Guardian, Time Magazine o The Washington Post, entre muchos otros. Quizá una de sus instantáneas más reconocidas sea la tomada en el cementerio de Alepo durante el entierro de una víctima de un bombardeo sirio, la cual fue elegida como portada de The New York Times.

Maysun cuenta cómo los allegados del fallecido querían darle una sepultura digna a pesar de los riesgos que ello conllevaba: la noche ya caía en la ciudad y cualquier luz en medio de la carretera podía convertirse en un ataque aéreo. A pesar de ello, la experta les acompañó e inmortalizó el momento durante la milésima de segundo en la que encendieron una linterna. "Ni lo pensé, enfoqué al infinito y que fuera lo que sea", recuerda. Al final, salió.


Víctima anónima de bombardeo sirio. Cementerio de Alepo, Siria 2012 MAYSUN

 

Pero no todos los retratos de guerra son aceptados de la misma forma. De hecho, La imagen de Aylan también abrió un debate en la prensa: ¿debía publicarse o caía en el morbo? Se trata de una línea complicada y en ocasiones difusa, pero en ese caso parecía estar clara. "Las fotos están ahí para molestar tu conciencia, no son para que te gusten, no las pondrías como decoración en tu salón", apunta Maysun. La especialista señala que "hay que mostrar sangre porque existe y las guerras son sangrientas", pero que "puede resultar impactante sin necesidad de ser grotesca. Para mí esa es la diferencia".

También es habitual que los espectadores se pregunten por el papel del fotógrafo en el momento de la captura, como ocurrió con la famosa imagen tomada por Kevin Carter de un buitre junto a un niño sudanés famélico. Hubo quien entendió aquella captura como una metáfora de lo que por entonces estaba ocurriendo en Sudán: el niño pequeño era la pobreza, el buitre el capitalismo y el reportero, la sociedad del primer mundo que miraba impasible.

No se sabe con exactitud qué parte es mito y cuál es verdad, pero lo cierto es que Carter acabó suicidándose en 1994, dos años después de recibir el premio Pulitzer por aquella foto. Probablemente no fuera el único motivo, ya que tenía antecedentes depresivos y sufrió la pérdida de un compañero. Aun así, como recoge Time, dejó escrito lo siguiente: "Me persiguen los vívidos recuerdos de asesinatos, cadáveres, ira y dolor". Entonces, ¿cuándo deberían intervenir los fotógrafos?

"Creo que la gente también descontextualiza. A mí me preguntan: ‘¿y por qué no le ayudaste?’ No sabes si le ayudé o no, lo que pasa que tú ves solo cuando yo hice la foto y a lo mejor hay veinte personas al lado que le están ayudando. Mi labor no es ayudar, porque ya lo están haciendo. Mi labor es contar lo que está pasando", sostiene Maysun, quien recalca que "evidentemente somos humanos antes que fotógrafos y si esa persona no tuviera a nadie que le ayudase pues tiraríamos la cámara a tomar por saco".
Un trabajo precario y firmado en masculino

El oficio de fotoperiodista de guerra cuenta con riesgos más allá de los evidentes. No solo luchan por entrar en una zona de conflicto y conseguir un buen material, sino también por poder venderlo para poder llegar a final de mes. Sin embargo, la cuenta corriente pocas veces se corresponde con el sacrificio. Es lo que contó a este periódico Catalina Martin – Chico, primera mujer nominada al World Press Photo: "Me encantaría volver a España, pero luego me doy cuenta de que iba a ser aún más difícil vivir de mi trabajo". En la misma línea se sitúa el comisario Chema Conesa, que lamenta cómo a veces con el presupuesto de los medios españoles no se puede pagar "ni la décima parte de un proyecto".


Celebración del día del Orgullo Gay. Madrid 2016 DANIEL OCHOA DE OLZA

 

Pero todavía hay que sumar otro hándicap a la profesión: el del género. Es algo que se puede apreciar en esta misma exposición, donde de los 40 fotógrafos reunidos solo cinco son mujeres. "Parecen pocas, pero ¿cuántas más hay? Esto responde a la realidad de lo que sucedía hace dos años cuando se inició este proyecto", defiende Conesa. Esa realidad a la que alude el comisario, sin embargo, podría tener una explicación. "Esta es una industria muy patriarcal en la que las mujeres tenemos que probar de forma continua que somos igualmente capaces que nuestros compañeros. Y no es solo que no ganemos premios ni que no expongamos lo suficiente, es que no nos dan suficientes encargos", critica Maysun.

Solo basta un vistazo a una página como Women Photograph para comprobar la escasa participación de fotógrafas: en ningún medio de los 8 analizados representan el 50% de la plantilla. Entonces, en lugar de reflejar una realidad desigual, ¿por qué no aprovechar las muestras para mostrar más referentes femeninas? "Te aseguro que si hubiese una mujer de la que hubiera visto un trabajo relevante, sea donde sea, habría estado en esta exposición posiblemente", recalca Conesa.

No coincide demasiado Maysun, que en el momento de la entrevista también estaba exponiendo una muestra colectiva en Zaragoza junto a 52 mujeres aragonesas. "Haberlas las hay, solo es cuestión de que hagamos el ejercicio de cambiar de mentalidad y de que los editores o los comisarios, cuando tienen que hacer su lista de exposiciones, publicaciones o lo que sea, pues se pregunten a quién llaman sin que salgan siempre los mismos nombres de hombres", denuncia la fotoperiodista.


Miguel Alfonzo abatido por banda rival. Parroquia El Valle, Caracas, Venezuela 2008 LURDES BASOLÍ

Noir, niño esclavo. Centro de acogida misioneros salesianos. Kara, Togo 2016 ANA PALACIOS


Coche bomba suicida. Sirte, Libia, 2019 RICARDO GARCÍA VILANOVA

Mujer kurda ante su casa destruida. Kobane, Alepo, Siria 2015 J M LOPEZ

Mujer refugiada y su hijo caen al agua durante desembarco. Lesbos, Grecia 2015 SAMUEL ARANDA

 


Hombre y mujer celebran emocionados el exito de su travesía como refugiados. Lesbos, Grecia 2015 JAVIER BAULUZ.

 

Las llamadas Mulas de Melilla trasladan mercancía. Frontera de Melilla. Marruecos 2015 JOSÉ COLÓN

Publicado enInternacional
Rescatados en el Mediterraneo duermen en el Golfo Azzurro barco de Open Arms. Enero 2017 OLMO CALVO

El Círculo de Bellas Artes de Madrid acoge una muestra que rinde homenaje a fotoperiodistas españoles que arriesgan su vida en zonas de conflicto.

 

"Somos de alguna forma los alertadores de la sociedad. Queremos abrir la conciencia para señalar lo que está pasando y que hagan algo", explica la reportera Maysun.



Busha Shari, atacada con ácido por su marido. Islamabad. Pakistan 2008 EMILIO MORENATTI

Algunas fotografías consiguen destacar incluso en un mundo dominado por imágenes. Se graban a fuego en nuestra retina como símbolos de hitos, injusticias o, simplemente, de realidades lejanas que no por ello dejan de ser menos reales. Muchas no son cómodas, como la del niño sirio Aylan muerto en la orilla intentando cruzar la franja que separa Turquía de la isla griega de Lesbos. Sin embargo, a veces los puñetazos en forma de instantáneas son necesarios.

Es lo que se puede apreciar en la exposición Creadores de conciencia. 40 fotoperiodistas comprometidos, disponible en el Círculo de Bellas Artes de Madrid hasta finales de abril y que posteriormente llegará a otras ciudades como Valencia, Zaragoza o Gijón. La muestra, como su propio nombre indica, rinde homenaje a varios fotoperiodistas españoles destacados por arriesgar su vida en zonas de conflicto, como Manu Brabo, Samuel Aranda, Bernat Armangué o Lurdes Basolí, entre otros.

En total son 120 fotografías que dan a conocer realidades de lugares como Siria, Colombia, Venezuela, Irak o Egipto, pero también de lo que puede llegar a ocurrir en los propios pueblos españoles. Así se comprueba a través de trabajos como el de Clemente Bernad, que capturó la exhumación de 46 víctimas Guerra Civil. En el mapa fotográfico de los problemas sobre los que fijar la mirada también está España.

 

Exhumación de 46 víctimas guerra civil. Fosa Alto de la Venta, Villamayor de los Montes. Burgos 2004 CLEMENTE BERNAD

 

"El fotógrafo que hizo el reportaje cuenta que en las excavaciones descubrieron a una persona con el anillo de boda todavía puesto en la mano. Eso produjo una sensación tremenda, porque permitía conocer perfectamente quién era y si los que estaban allí sus familiares", explica a eldiario.es Chema Conesa, comisario de la exposición. La historia de Bernad, sin embargo, es solo una de las muchas que impactan a través del recorrido por la sala.

Ciertas fotos, además, miran directamente al espectador. Es el caso del desgarrador retrato realizado por Emilio Morenatti a una mujer pakistaní con la cara desfigurada tras sufrir un ataque con ácido de su marido. Otras, en cambio, son más sutiles, pero no por ello menos sorprendentes. Por ejemplo, la instantánea de Olmo Calvo con varios migrantes rescatados en el Mediterráneo a bordo del barco Open Arms. Todos dormidos, con ropa azul y mantas rojas. Y, en el centro, un niño desnudo.

 


Rescatados en el Mediterraneo duermen en el Golfo Azzurro barco de Open Arms. Enero 2017 OLMO CALVO

 

"Somos de alguna forma los alertadores de la sociedad. Queremos abrir la conciencia para señalar lo que está pasando y hagan algo", dice a este periódico la fotoperiodista Maysun, responsable de imágenes para medios como The Guardian, Time Magazine o The Washington Post, entre muchos otros. Quizá una de sus instantáneas más reconocidas sea la tomada en el cementerio de Alepo durante el entierro de una víctima de un bombardeo sirio, la cual fue elegida como portada de The New York Times.

Maysun cuenta cómo los allegados del fallecido querían darle una sepultura digna a pesar de los riesgos que ello conllevaba: la noche ya caía en la ciudad y cualquier luz en medio de la carretera podía convertirse en un ataque aéreo. A pesar de ello, la experta les acompañó e inmortalizó el momento durante la milésima de segundo en la que encendieron una linterna. "Ni lo pensé, enfoqué al infinito y que fuera lo que sea", recuerda. Al final, salió.


Víctima anónima de bombardeo sirio. Cementerio de Alepo, Siria 2012 MAYSUN

 

Pero no todos los retratos de guerra son aceptados de la misma forma. De hecho, La imagen de Aylan también abrió un debate en la prensa: ¿debía publicarse o caía en el morbo? Se trata de una línea complicada y en ocasiones difusa, pero en ese caso parecía estar clara. "Las fotos están ahí para molestar tu conciencia, no son para que te gusten, no las pondrías como decoración en tu salón", apunta Maysun. La especialista señala que "hay que mostrar sangre porque existe y las guerras son sangrientas", pero que "puede resultar impactante sin necesidad de ser grotesca. Para mí esa es la diferencia".

También es habitual que los espectadores se pregunten por el papel del fotógrafo en el momento de la captura, como ocurrió con la famosa imagen tomada por Kevin Carter de un buitre junto a un niño sudanés famélico. Hubo quien entendió aquella captura como una metáfora de lo que por entonces estaba ocurriendo en Sudán: el niño pequeño era la pobreza, el buitre el capitalismo y el reportero, la sociedad del primer mundo que miraba impasible.

No se sabe con exactitud qué parte es mito y cuál es verdad, pero lo cierto es que Carter acabó suicidándose en 1994, dos años después de recibir el premio Pulitzer por aquella foto. Probablemente no fuera el único motivo, ya que tenía antecedentes depresivos y sufrió la pérdida de un compañero. Aun así, como recoge Time, dejó escrito lo siguiente: "Me persiguen los vívidos recuerdos de asesinatos, cadáveres, ira y dolor". Entonces, ¿cuándo deberían intervenir los fotógrafos?

"Creo que la gente también descontextualiza. A mí me preguntan: ‘¿y por qué no le ayudaste?’ No sabes si le ayudé o no, lo que pasa que tú ves solo cuando yo hice la foto y a lo mejor hay veinte personas al lado que le están ayudando. Mi labor no es ayudar, porque ya lo están haciendo. Mi labor es contar lo que está pasando", sostiene Maysun, quien recalca que "evidentemente somos humanos antes que fotógrafos y si esa persona no tuviera a nadie que le ayudase pues tiraríamos la cámara a tomar por saco".
Un trabajo precario y firmado en masculino

El oficio de fotoperiodista de guerra cuenta con riesgos más allá de los evidentes. No solo luchan por entrar en una zona de conflicto y conseguir un buen material, sino también por poder venderlo para poder llegar a final de mes. Sin embargo, la cuenta corriente pocas veces se corresponde con el sacrificio. Es lo que contó a este periódico Catalina Martin – Chico, primera mujer nominada al World Press Photo: "Me encantaría volver a España, pero luego me doy cuenta de que iba a ser aún más difícil vivir de mi trabajo". En la misma línea se sitúa el comisario Chema Conesa, que lamenta cómo a veces con el presupuesto de los medios españoles no se puede pagar "ni la décima parte de un proyecto".


Celebración del día del Orgullo Gay. Madrid 2016 DANIEL OCHOA DE OLZA

 

Pero todavía hay que sumar otro hándicap a la profesión: el del género. Es algo que se puede apreciar en esta misma exposición, donde de los 40 fotógrafos reunidos solo cinco son mujeres. "Parecen pocas, pero ¿cuántas más hay? Esto responde a la realidad de lo que sucedía hace dos años cuando se inició este proyecto", defiende Conesa. Esa realidad a la que alude el comisario, sin embargo, podría tener una explicación. "Esta es una industria muy patriarcal en la que las mujeres tenemos que probar de forma continua que somos igualmente capaces que nuestros compañeros. Y no es solo que no ganemos premios ni que no expongamos lo suficiente, es que no nos dan suficientes encargos", critica Maysun.

Solo basta un vistazo a una página como Women Photograph para comprobar la escasa participación de fotógrafas: en ningún medio de los 8 analizados representan el 50% de la plantilla. Entonces, en lugar de reflejar una realidad desigual, ¿por qué no aprovechar las muestras para mostrar más referentes femeninas? "Te aseguro que si hubiese una mujer de la que hubiera visto un trabajo relevante, sea donde sea, habría estado en esta exposición posiblemente", recalca Conesa.

No coincide demasiado Maysun, que en el momento de la entrevista también estaba exponiendo una muestra colectiva en Zaragoza junto a 52 mujeres aragonesas. "Haberlas las hay, solo es cuestión de que hagamos el ejercicio de cambiar de mentalidad y de que los editores o los comisarios, cuando tienen que hacer su lista de exposiciones, publicaciones o lo que sea, pues se pregunten a quién llaman sin que salgan siempre los mismos nombres de hombres", denuncia la fotoperiodista.


Miguel Alfonzo abatido por banda rival. Parroquia El Valle, Caracas, Venezuela 2008 LURDES BASOLÍ

Noir, niño esclavo. Centro de acogida misioneros salesianos. Kara, Togo 2016 ANA PALACIOS


Coche bomba suicida. Sirte, Libia, 2019 RICARDO GARCÍA VILANOVA

Mujer kurda ante su casa destruida. Kobane, Alepo, Siria 2015 J M LOPEZ

Mujer refugiada y su hijo caen al agua durante desembarco. Lesbos, Grecia 2015 SAMUEL ARANDA

 


Hombre y mujer celebran emocionados el exito de su travesía como refugiados. Lesbos, Grecia 2015 JAVIER BAULUZ.

 

Las llamadas Mulas de Melilla trasladan mercancía. Frontera de Melilla. Marruecos 2015 JOSÉ COLÓN

Publicado enFotorreportajes
Lunes, 25 Febrero 2019 08:30

¿Habitamos o destruimos el mundo?

Los udeges han vivido en la jungla boreal durante siglos. La cultura de los cazadores en la región rusa del Lejano Oriente está llena de creencias animalistas y chamánicas. Los lugareños creen que si alguien ataca al tigre siberiano sin motivos, este se vengará y lo matará. Las fotografías de Álvaro Laiz de este rincón del planeta son espeluznantes, fabulosas y sorprendentes. Todo a la vez.

¿Quiénes somos los habitantes del mundo? ¿Lo ocupamos o lo destruimos? ¿Dónde están las grandes aglomeraciones? ¿Por qué vivimos aislados o amontonados? 

 

PONTE CITY: EL RASCACIELOS DE LAS PROFECÍAS DE JOHANNESBURGO

Pasó de ser un símbolo del lujo para blancos a un templo de la degeneración. Conocido como la Torre Oscura, en Ponte City (Johannesburgo, Sudáfrica) viven alrededor de 2.300 personas, la mayoría inmigrantes. El edificio residencial más alto de África trata de superar su pasado violento mientras sigue anunciando el futuro: en este caso, en forma de gentrificación. 

Texto: Alba Muñoz / Fotografía: Guillem Sartorio

 

PARTERAS

En zonas rurales que dominaban las FARC, la partería es una tradición ancestral que lucha por sobrevivir al olvido. Su reconocimiento como patrimonio cultural de Colombia ayuda a conseguirlo, pero el principal reto recae sobre estas mujeres que heredan y transmiten el poder de sus manos. Marta Arias y Anna Surinyach, que llevan años documentando la partería en varias partes del mundo, explican cómo se da a luz en algunos de los rincones más olvidados de Colombia.

Texto: Marta Arias  / Fotografía: Anna Surinyach

 

REFUGIOS EUROPEOS

Millones de sirios han huido de la guerra. Algunos —una minoría— han encontrado refugio en Europa. Este ensayo fotográfico presenta tres historias de mujeres y hombres que han llegado a Suecia, Alemania y Dinamarca, pero que no saben si se podrán adaptar a su nuevo hogar. Su memoria está llena de dolor. Su futuro, de esperanza.

Fotografía: Carole Alfarah

 

VERTEDEROS, MONTAÑAS Y PÁJAROS

Los pájaros anuncian que estamos cerca. Son cientos, miles, volando en un cielo opaco. Debajo, entre la neblina, los atrae como un imán la montaña. Es una gigantesca elevación marrón sin árboles, sin hierba, sin flores: repleta de plásticos desgarrados, pedazos de metal, cristales, desechos orgánicos y un hedor que lo invade todo. Este es uno de los mayores vertederos de la India, y no para de crecer. ¿Se puede vivir rodeado de basura?

Texto: Maribel Izcue / Fotografía: Santi Palacios

 

LA LUCHA POR EL ESPACIO EN BANGLADESH

El país más densamente poblado del mundo, ciudades-Estado aparte, es Bangladesh. Pocos periodistas conocen el país como Igor G. Barbero, que explica dónde se hallan las grandes aglomeraciones y reflexiona sobre las consecuencias del cambio climático en este rincón olvidado del planeta.

Texto: Igor G. Barbero / Fotografía: KM Asad

 

SOLO LOS MUERTOS REGRESAN A YARMUK

Yarmuk, en las afueras de Damasco, es un símbolo de la guerra siria. El régimen de Bashar al Asad lo bombardeó sin piedad y los grupos de la oposición armada aguantaron hasta el final. Ahora que las armas han callado, Yarmuk es puro talco. ¿Será algún día posible que una de las heridas más profundas de Siria vuelva a ser habitada?

Texto: Mikel Ayestaran / Fotografía: Guillem Trius

 

NÓMADAS DEL NILO

No duermen en tierra firme. Nacieron, viven y trabajan en una barca en el Nilo. Son cientos de familias que, desde hace cuatro generaciones, a la sombra de los puentes de la capital egipcia, han construido su vida en torno al río. Una vida que discurre al ritmo que marca la corriente. 

Texto: Nuria Tesón / Fotografía: Roger Anis

 

EL CAZADOR RUSO

Los udeges han vivido en la jungla boreal durante siglos. La cultura de los cazadores en la región rusa del Lejano Oriente está llena de creencias animalistas y chamánicas. Los lugareños creen que si alguien ataca al tigre siberiano sin motivos, este se vengará y lo matará. Las fotografías de Álvaro Laiz de este rincón del planeta son espeluznantes, fabulosas y sorprendentes. Todo a la vez.

Fotografía: Álvaro Laiz.

 

 

PERSONAS BLANCAS EN EL AGUJERO

En 1915 corrió la voz. Cientos de personas marcharon hasta el corazón del desierto de Australia y excavaron sus viviendas con pico y pala. Así fundaron el pueblo subterráneo de Coober Pedy. Bajamos al laberinto con Vash Farid, uno de los mineros que siguen extrayendo ópalo, la piedra preciosa con la que empezó todo.

Texto: Ander Izagirre / Fotografía: Tamara Merino

 

MENINO DAS SOMBRAS

Las guerras de Mozambique dejaron un país en la miseria y lleno de familias rotas. La herida de aquellos días sigue abierta: actualmente hay 1,8 millones de huérfanos. José Albino, de quince años, lleva cuatro viviendo en las calles de Beira, la segunda ciudad de Mozambique. Y tiene un sueño: ser piloto.

Texto: Xavier Aldekoa / Fotografía: Alfons Rodríguez

 

LOS DESAHUCIOS EN ESPAÑA

Están asociados a los años más duros de la crisis económica, pero los desahucios —y la voracidad de los bancos— no han desaparecido. Desde 2011 ha habido cientos de miles de ejecuciones hipotecarias, siniestro término que define la resaca de la España que se zambulló en la burbuja inmobiliaria. La luz la puso la lucha contra los desahucios, uno de los movimientos sociales más importantes de la última década en España. Olmo Calvo descubre todos esos aspectos en un ensayo fotográfico.

Fotografía: Olmo Calvo

Publicado enSociedad
Jueves, 27 Diciembre 2018 15:11

Las 30 mejores imágenes del año 2018

MAHMUD HAMS AFP

1. Un miembro de la defensa civil de Siria lleva en brazos a un niño herido tras un ataque aéreo del régimen de Al Asad sobre la ciudad de Hamoria, al este de Guta, el 6 de enero de 2018. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una ONG con sede en Londres que monitoriza el conflicto de aquel país, los ataques aéreos y el fuego de artillería del Ejército sirio dejaron un saldo de 24 personas fallecidas, incluidos 10 menores. Desde que se desataron las hostilidades en 2011, la guerra siria se ha cobrado la vida de más de 500.000 personas

 

.BASSAM KHABIEH REUTERS

2. Saleh Hassan Al-Faqeh toma la mano de su hija de cuatro meses, Hajar, quien murió de desnutrición en la sala del hospital Al-Sabeen en Sanaa (Yemen), el 15 de noviembre de 2018. Fouad Al-Reme, una enfermera del hospital, dijo que Hajar estaba consciente cuando llegó al hospital, pero sufrió bajos niveles de oxígeno. Según estimaciones de la ONG Save the Children, alrededor de 85.000 niños menores de cinco años han podido morir a causa de la desnutrición en Yemen durante los tres años de guerra.

MOHAMED AL-SAYAGHI REUTERS


3. Refugiados y migrantes esperan ser rescatados por los trabajadores de Proactiva Open Arms, a 90 kilómetros al norte de Al Khoms (Libia), el 18 de febrero de 2018. El equipo de la ONG española rescató solo en la primera semana de febrero a 236 personas en el Mediterráneo. "Como a tantos otros, las mafias lanzan a inmigrantes al mar sabiendo que no van a llegar a ningún sitio", comentó Laura Lanuza, portavoz de la organización.

OLMO CALVO AP


4. El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y su homólogo de Corea del Norte, Kim Jong Un, estrechan sus manos en Panmunjom, dentro de la zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas, el 27 de abril de 2018. La tercera cumbre que se celebra entre los dos países estuvo cargada de simbolismo, incluyendo la mesa en la que se sentaron los líderes, de 2.018 milímetros de ancho, para marcar el año.

KOREA SUMMIT PRESS POOL REUTERS


5. Ilhan Omar, candidata demócrata electa al Congreso de Estados Unidos, saluda a su suegra durante la fiesta de las elecciones legistalivas en Minesota, el 6 de noviembre de 2018. La conducta de Trump en la presidencia llevó a las mujeres a romper nuevas barreras con al menos 95 representantes en el Congreso. Omar se convirtió en una de las primeras mujeres musulmanas en llegar a la Cámara de Representantes, siendo ya la primera legisladora por su Minesota de origen somalí. La demócrata de 33 años huyó junto a su familia de la guerra de Somalia, vivió cuatro años en un campo de refugiados en Kenia y llegó a Estados Unidos a los 12.

ERIC MILLER REUTERS


6. Un camión detenido ante al abismo que interrumpe el puente Morandi en Génova (Italia), el 14 de agosto de 2018. En el momento en el que ocurrió el derrumbe del puente, hacia el mediodía, había unos 30 coches y tres camiones en ese tramo de la autovía que cayeron al vacío, provocando la muerte de 39 personas y 16 heridos de gravedad. El Gobierno responsabilizó del siniestro a la concesionaria que administra ese tramo de carretera por no haber realizado el mantenimiento y anunció, en una decisión sin precedentes, que le retiraría la concesión.

VALERY HACHE AFP


7. En la foto, un guardia de seguridad pasa un documento a su colega en el consulado de Arabia Saudita en Estambul (Turquía), el 15 de octubre de 2018. Dos semanas antes, el periodista Jamal Khashoggi fue asesinado dentro de la misión diplomática, a la que había entrado para hacer un trámite, y de la que nunca salió. El periodista, de 59 años, había caído en desgracia en el Arabia Saudita tras criticar al régimen de Riad. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que se trató de un crimen planificado, contradiciendo así la versión saudí que sostuvo que se trató de un error y que ocurrió durante una pelea.

PETROS GIANNAKOURIS AP


8. Un gallo camina junto al cadáver de un joven, miembro de la pandilla Barrio-18 en San Pedro Sula (Honduras), el 28 de septiembre de 2018. San Pedro Sula es considerada una de las ciudades más peligrosas del mundo, controlada por las pandillas mediante las extorsiones y el tráfico de drogas, dejando a los jóvenes con pocas opciones aparte de unirse a las maras como la MS-13 y Barrio 18. Unos 600.000 hondureños han decidido buscar refugio en Estados Unidos, huyendo de la muerte y la miseria.

GORAN TOMASEVIC REUTERS


9. Un manifestante ondea la bandera de Francia mientras participa en la protesta de los 'chalecos amarillos' en París (Francia), el 24 de noviembre de 2018. Al fondo de la imagen, el Arco de Triunfo. Con una agenda inicial que buscaba la supresión del aumento de la tasa al diésel y la gasolina, prevista para el 1 de enero, la revuelta consiguió que el Gobierno francés anulase la subida de la tasa al carburante y aprobase ayudas de 10.000 millones de euros para reforzar el poder adquisitivo.

MICHEL EULER AP


10. La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, se suma a la foto familiar durante la Cumbre de líderes de la Unión Europea en Salzburgo (Austria), el 20 de septiembre de 2018. Posteriormente, Theresa May se enfrentó y sobrevivió a una moción de censura interna planteada por 48 parlamentarios euroescépticos, con un respaldo de su liderazgo por 200 diputados de mayoría conservadores.

LISI NIESNER REUTERS


11. Migrantes rescatados en el mar Mediterráneo por la ONG Proactiva Open Arms esperan en el interior del bote de rescate su llegada al puerto de Algeciras en San Roque (España), el 9 de agosto de 2018. El operativo de salvamento, que navegaba con 87 migrantes rescatados en el Mediterráneo central, era el cuarto acogido por España en menos de dos meses, tras ser autorizado por el Gobierno español ante el rechazo de Italia.

JUAN MEDINA REUTERS


12. Manifestantes forman triángulos con sus manos, como símbolo feminista, durante una manifestación por los derechos de las mujeres en el Día Internacional de la Mujer, en Bilbao (España), el 8 de marzo de 2018. Según las cifras registradas hasta noviembre, 44 mujeres habían sido asesinadas en España por sus parejas o exparejas; en total, 972 desde el 1 de enero de 2003, cuando se empezaron a contabilizar.

VINCENT WEST REUTERS


13. La madre de Laila al-Ghandour se lamenta mientras toca el rostro de su cuerpo ya sin vida, durante su funeral en Gaza, el 15 de mayo de 2018. La niña, de ocho meses, murió después de inhalar gas lacrimógeno durante la jornada más sangrienta en la frontera entre Israel y Gaza desde que se inició la ola de protestas masivas, el 30 de marzo, en contra del traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén. La marcha de decenas de miles de palestinos en el límite de la franja con Israel se cobró la vida de al menos 59 personas y causó más de un millar de heridos.

MOHAMMED SALEM REUTERS


14. Refugiados rohingya tripulan un bote de pesca en la bahía de Bengala cerca de Bazar de Cox (Bangladés), el 24 de marzo de 2018. En este asentamiento de Bangladés ya viven un millón de personas, después de que una minoría musulmana huyera de Myanmar —desde agosto de 2017— ante la brutal represión del Estado. La minoría étnica rohingya de Myanmar lleva décadas siendo perseguida por un Estado que no los reconoce, convirtiéndose en una población sin patria obligada a escapar ante lo que muchos definen como "limpieza étnica".

 

CLODAGH KILCOYNE REUTERS


15. Un hombre palestino discute con un soldado israelí durante los enfrentamientos que se produjeron tras una orden del Gobierno de Israel de cerrar una escuela palestina en la ciudad Zauiya (Gaza), el 15 de octubre de 2018. El ejército israelí indicó que la decisión era producto de los actos terroristas y la violencia que se originaban en las instalaciones y que ponían en riesgo la vida de palestinos e israelíes que hacen vida diariamente en esa ruta. Por su parte, los palestinos locales exigían que la escuela se mantuviera abierta para dar la oportunidad a los alumnos palestinos de los pueblos As Sawiya y Al Lubban de continuar su educación "como todos los niños del mundo".

JAAFAR ASHTIYEH AFP

 

16. Una mujer, con sus dos hijas, huye de los gases lacrimógenos lanzados por la patrulla fronteriza estadounidense en Tijuana (México), cuando intentaban cruzar la frontera hacia Estados Unidos, el 25 de noviembre de 2018. Hasta el mes de noviembre, 5.000 migrantes centroamericanos habían llegado a la ciudad de Tijuana, en una caravana que inició desde San Pedro Sula (Honduras) con 800 personas, el 13 de octubre. Como parte del nuevo plan Marshall para Centroamérica, el Gobierno mexicano anunció que invertirá 25.000 millones de dólares (casi 22.000 millones de euros) en los próximos cinco años en el sur del país y EE UU destinará otros 5.800 millones de dólares (5.100 millones de euros) para la gobernanza de Centroamérica.

KIM KYUNG-HOON REUTERS


17. El ataúd de Aretha Franklin permanece abierto en el Museo Charles H. Wright de Historia Afroamericana por donde pasaron miles de estadounidenses a despedirse de la Reina del Soul, que falleció el 16 de agosto. Hija de un conocido reverendo, Franklin comenzó a cantar en el coro de la iglesia de su padre y sacudió el panorama musical de los sesenta con éxitos hoy legendarios como 'Respect' o '(You make me feel) A natural woman'.

PAUL SANCYA AFP


18. Un niño duerme mientras es trasladado en una maleta en el pueblo de Beit Sawa (Siria), el 15 de marzo de 2018. Los 400.000 residentes del este de Guta han estado viviendo bajo el asedio del Gobierno desde 2013, sobreviviendo a una grave escasez de alimentos y medicamentos. Tras el inicio del ataque aéreo y terrestre de las fuerzas del régimen en febrero, 1.180 civiles murieron, 250 de ellos en tan solo 48 horas de bombardeos del régimen sirio.

OMAR SANADIKI REUTERS

 

19. Los bomberos intentan apagar el incendio forestal, bautizado como Holy Fire, tanto por tierra como por aire, el 8 de agosto de 2018. Las llamas comenzaron en el Bosque Nacional de Cleveland y se ordenaron las evacuaciones en las áreas cercanas, según la Autoridad de Bomberos del condado de Orange. Forrest Clark, de 51 años, fue detenido como principal sospechoso de provocar el fuego que arrasó más de 6.200 hectáreas.

MARK RIGHTMIRE AP


20. En la imagen, una mujer sostiene un peluche encontrado en los restos de la casa donde fallecieron sus tres hijos en Célebes (Indonesia), el 7 de octubre de 2018. Tras el impacto del terremoto y posterior tsunami el 28 de septiembre, las autoridades de Indonesia informaron que el número de víctimas había ascendido hasta 1.400 personas. La ciudad de Palu fue una de las más afectadas por un seísmo de magnitud 7,5 en la escala Richter y el tsunami que llevó a la costa olas de hasta tres metros.

JORGE SILVA REUTERS


21. Los partidarios del Movimiento Nacional Socialista, un grupo político nacionalista blanco, realizan un saludo nazi acompañados de una esvástica en un lugar no revelado en Georgia (EE UU), el 21 de abril de 2018. Según la ONG Southern Poverty Law Center, en Estados Unidos hay 784 "grupos de odio" activos, siendo California el Estado con mayor número (54), seguido de Florida (50) y Nueva York (44). Cuatro presuntos neonazis fueron detenidos en octubre en el sur de California por los sucesos de Charlottesville del 11 y 12 de agosto de 2017, donde murió una mujer de 32 años.

GO NAKAMURA REUTERS


22. Un cazador de tormentas se sube a su coche para recuperar su equipo tras derrumbarse la fachada de un hotel, durante el paso del huracán Michael por la ciudad de Panamá, en Florida (EE UU), el 10 de octubre de 2018. Michael llegó a Florida considerado un huracán de categoría 4 dentro de una escala de 5, posteriormente, al disminuir la fuerza del viento, cayó a la categoría 3, según avanzaba hacia Alabama y Georgia. Al menos seis personas murieron por este huracán.

GERALD HERBERT AP


23. Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, es apuñalado durante una jornada de su campaña electoral en el Estado de Minas Gerais (Brasil), el 6 de septiembre de 2018. El candidato ultraderechista ganó las elecciones de octubre tras lograr 55,13% de los votos frente al progresista Fernando Haddad (del PT) que acumuló un 44,87%. El exmilitar de 63 años logró capitalizar la indignación de buena parte de los brasileños, el desencanto con la clase política de toda la vida y la rabia ante una corrupción que carcome a todos los partidos, presentándose como un ejemplo de limpieza.

RAYSA CAMPOS LEITE REUTERS


24. Saber al-Ashkar, de 29 años, lanza rocas durante los enfrentamientos con las fuerzas israelíes a lo largo de la frontera con la franja de Gaza, el 11 de mayo de 2018. Más de cincuenta palestinos murieron a causa del fuego israelí desde que comenzaron las protestas y los enfrentamientos el 30 de marzo, con la intención de que refugiados palestinos pudieran ocupar nuevamente el territorio que hoy es Israel. Debido a la imposibilidad de obtener una derivación médica para ser operados fuera de la Franja, muchos palestinos sufren amputaciones de miembros. Desde diciembre de 2017, el funesto balance apunta a 142 fallecidos y 19.000 heridos, según el Ministerio de Salud palestino.

MAHMUD HAMS AFP


25. Miembros de la ONG española Proactiva Open Arms rescatan a Josefa en el Mediterráneo, a unas 85 millas de la costa libia, el 17 de julio de 2018. Josefa, camerunesa de 40 años de edad, huyó de su país por sufrir violencia de género: "Mi marido me pegaba. Me golpeaba porque no podía tener hijos". Cuando la encontraron, Josefa estaba boca abajo, aferrada a una tabla de madera en la que había luchado por mantenerse con vida durante dos días en el mar.

PAU BARRENA AFP


26. Los Mossos cargan contra los Comités de Defensa de la República (CDR) en Barcelona (España), el 10 de diciembre de 2018. Los CDR habían convocado la marcha para protestar por la manifestación organizada por la plataforma de policías nacionales y guardias civiles Jusapol, que se celebraba ese mismo día. Jusapol presentó a mediados de octubre una denuncia contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el 'conseller' de Interior, Miquel Buch, por supuestamente hacer declaraciones en las que "incentivaban y jaleaban el odio y la violencia" hacia los policías.

MANU FERNANDEZ AP


27. Activistas a favor de la legalización del aborto se consuelan mutuamente fuera del Congreso Nacional en Buenos Aires (Argentina), el 9 de agosto de 2018. El Senado de Argentina rechazó el proyecto de ley para legalizar el aborto impidiendo que las mujeres puedan decidir cómo y cuándo ser madres. En el recuento oficial, 38 senadores votaron en contra, 31 a favor, mientras que dos se abstuvieron. Según estimaciones extraoficiales, entre 350.000 y 450.000 mujeres abortan cada año en Argentina, en la clandestinidad. Las gestantes con menores recursos, recurren a médicos no profesionales o métodos peligrosos como sondas, perchas, agujas de tejer y hasta tallos de perejil.

EITAN ABRAMOVICH AFP


28. Un pollo de 2,4 kilos frente a una montaña de billetes que suman su precio —un equivalente de 1,95 euros—, en un mercado de Caracas (Venezuela), el 16 de agosto de 2018. En julio, el FMI proyectó una inflación del 1.000.000% este año en Venezuela, comparando la situación con la Alemania de 1923 o Zimbabue de 2008. Antes de la reconversión monetaria promovida por el gobierno de Nicolás Maduro en agosto, que dio entrada al bolívar soberano, el billete de mayor denominación era el de 100.000 bolívares, cantidad que alcanzaba para pagar una fotocopia o comprar un huevo.

CARLOS GARCIA RAWLINS REUTERS


29. Donald Trump y la primera dama Melania Trump llegan a Johnstown, Pensilvania (EE UU), antes del discurso de Trump durante el Servicio Memorial del Vuelo 93, el 11 de septiembre de 2018. "Estados Unidos no va a ceder nunca, jamás frente a la tiranía", dijo el presidente, quien reiteró su determinación para "hacer todo lo posible para garantizar la seguridad de Estados Unidos". Cada 11-S el mundo entero recuerda a las víctimas del atentado al corazón de EE UU, que se cobró la vida de casi 3.000 personas en un ataque múltiple al World Trade Center, al Pentágono y Shanksville (Pensilvania).

EVAN VUCCI AP


30. Gabi y Jonah Frank caminan por la autopista de la costa del Pacífico mientras el incendio de Woolsey amenaza su hogar en Malibú, California (EE UU), el 9 de noviembre de 2018. El incendio de Paradise, al norte de Sacramento, ha sido el más mortal de la historia de California con al menos 48 muertos y 200 desaparecidos. El llamado Woolsey Fire consumió las montañas de Santa Mónica, obligando a evacuar por completo algunos de los pueblos más privilegiados de Estados Unidos, como Malibú y Calabasas.

ERIC THAYER REUTERS

 

Publicado enFotorreportajes
Los Ángeles es la segunda ciudad de Estados Unidos, por detrás de Nueva York, con mayor población de personas sin techo. Foto: Reuters

Parecen estar por todas partes. Personas de todas las edades, durmiendo sobre cartones o directamente en el piso. Son gente sin un hogar que se congrega bajo puentes o en parques, con sus pertenencias en bolsas de plástico como símbolo de sus vidas en movimiento.

 

Muchos llegaron a las calles recientemente, víctimas de la prosperidad que ha transformado en los últimos años muchas ciudades de la costa oeste de Estados Unidos.

 

Mientras las autoridades intentan responder a esta creciente crisis, algunos dicen que lo más probable es que la situación empeore.

 

El periodista de la BBC Hugo Bachega visitó la vibrante ciudad de Portland, la más grande de Oregón, en el noroeste de Estados Unidos.

 

“Es la Ciudad de las Rosas, de clima agradable, rica cultura y pensamiento progresista”, cuenta Bachega. “También es un núcleo de innovación, parte de lo que se llama el Silicon Forest, (en contraposición con Silicon Valley), y los nuevos residentes se trasladaron aquí en los años posteriores a la crisis atraídos por las empresas de alta tecnología y sus trabajos bien remunerados”.

 

“Pero la bonanza no llegó a todos”, añade el periodista.


Escasez de vivienda

 

Lo sucedido en Portland es una historia que se repite en varias ciudades de Estados Unidos, entre las que destacan Nueva York, Los Ángeles y San Francisco.

 

La floreciente demanda en una zona con escasez de viviendas enseguida hizo subir el costo de vida y aquellos que financieramente estaban en el límite perdieron la capacidad que una vez tuvieron para permitirse un lugar donde vivir.

 

Muchos fueron rescatados por familiares y amigos o programas gubernamentales y organizaciones de ayuda. Otros, sin embargo, terminaron en la calle. Los más afortunados encontraron sitio en albergues públicos. No pocos están ahora en tiendas de campaña y vehículos en las calles.

 

“Incluso aunque la economía esté más fuerte que nunca”, declaró el alcalde de Portland, Ted Wheeler, del Partido Demócrata, “la desigualdad está creciendo a un ritmo alarmante y los beneficios de una economía en crecimiento se concentran cada vez en menos manos”.

 

Muchos expertos creen que es “una bomba de tiempo” en las calles estadounidenses que les puede explotar a las autoridades, ya que el problema va en aumento.

 

“Tenemos más desigualdad en todo Estados Unidos y esto indudablemente tiene un impacto en la gente”.

 

El número de personas sin casa ha aumentado en otras prósperas ciudades de la costa oeste de EE.UU. que suelen ser lugares de destino para trabajadores jóvenes con alto nivel educativo, como San Francisco y Seattle, donde la culpa se le han echado también a los precios en alza y los desahucios.

 

Las cifras exactas son siempre difíciles de establecer pero 553.742 personas estaban sin hogar en una misma noche en todo Estados Unidos en 2017, según informó el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano. Fue la primera subida en siete años. No obstante, la cifra para todo EE.UU. sigue siendo un 13% inferior a 2010, gracias al descenso que se ha producido en 30 estados del país.

 

Esta caída fue eclipsada por las altas subidas en el resto del país, con California, Oregón y Washington entre los peores estados.

 

Los Ángeles, donde la situación se describe año tras años como sin precedentes, tiene más de 50.000 personas sin hogar, solo por detrás de Nueva York, que tiene unas 75.000.

 

Joseph Gordon, un hombre transgénero conocido como Tequila, vive en un campamento para personas sin casa, llamado Hazelnut Grove y fundado en 2015, cuando Portland declaró por primera vez el estado de emergencia por la crisis de los sin techo.

 

“Da mucho miedo. La gente con la que me cruzo proviene de todos los lados de la vida. Y la población sin casa no hace más que crecer”, le dijo a la BBC este hombre de 37 años.

 

“Estando en la calle lidias con todo tipo de situaciones, como tener que relajarte conviviendo con ratas. También empiezas a apreciar el agua corriente o el hecho de poder ir al baño siempre que quieras”, cuenta Tequila.

 

La gente suele pensar que es mexicano por el color de su piel y su apodo.

 

Los ancianos y las minorías se ven afectadas por este problema de forma desproporcionada, según un estudio de la Universidad Estatal de Portland, que augura que la tecnología puede tener como consecuencia el recorte de miles de empleos de sueldos bajos, probablemente empeorando las cosas.
Hartos de los vecinos

 

La presencia de los sin hogar en Portland y otras ciudades estadounidenses con el mismo problema es más visible que nunca.

 

Los residentes están cada vez más frustrados por el olor de orina, heces humanas y objetos abandonados que se amontonan en espacios públicos, a veces en sus propias escaleras.

 

En algunos sitios, cunde la sensación de que es una batalla que se está perdiendo. Pero esta es una crisis que se está fraguando desde hace tiempo.

 

Los recortes del gobierno federal en los programas de vivienda asequible y en instalaciones para salud mental en las últimas décadas, hicieron que muchas personas acabaran en la calle en Estados Unidos, según señalan autoridades y proveedores de servicios, mientras que los gobiernos locales son incapaces de llenar el vacío.


Devastador informe de Naciones Unidas

 

El académico australiano Philip Alston, relator especial de Naciones Unidas para la pobreza extrema y los derechos humanos, viajó por todo Estados Unidos durante dos semanas en diciembre del año pasado.

 

Su misión incluyó visitas a Los Ángeles y San Francisco.

 

En su brutal informe, Alston declaró que “el sueño americano” se está convirtiendo rápidamente para muchos en “la ilusión americana”. El gobierno del presidente Donald Trump criticó duramente sus hallazgos.

 

El futuro, advirtió Alston en una entrevista, no parece alentador.

 

“Las políticas del actual gobierno federal se centran en recortar, al máximo posible, los subsidios para vivienda, y creo que lo peor está por llegar”.


Otros países ricos se han debido enfrentar también el problema de los sin casa, en tiempos en que los más vulnerables sufren la carga de las políticas de austeridad, los precios en alza y el desempleo. Pero en la mayor parte de Europa, por ejemplo, todavía hay una “red robusta del sistema de bienestar” para ayudar a quienes están en riesgo, dijo Alston.

 

“En esencia, si estás en Europa tienes acceso a una atención sanitaria básica y rehabilitación psicológica y física. Esto contrasta fuertemente con Estados Unidos”.

 

De vuelta en Hazelnut Grove, Tequila, quien encontró un trabajo a tiempo parcial, pide donaciones para papel higiénico, bolsas de basura y champú.

 

Está recopilando documentos para apuntarse a un programa local de vivienda asequible, pero no espera trasladarse pronto del campamento.

 

“Una gran población de personas sin hogar no es algo bueno, especialmente cuando vives en el país más rico del mundo”, le dice Tequila al reportero de la BBC Hugo Bachega.

 

“Hay muy poca esperanza. Es una situación extrema”.

Portland es otra ciudad de la costa oeste de Estados Unidos cuyas calles se han llenado de personas sin hogar. Foto: BBC

Portland es otra ciudad de la costa oeste de Estados Unidos cuyas calles se han llenado de personas sin hogar. Foto: BBC
 
El número de personas sin casa ha aumentado en ciudades de la costa oeste de EE.UU., que suelen ser lugares de destino para trabajadores jóvenes con alto nivel educativo. Foto: BBC
 
La cantidad total de personas sin casa en todo Estados Unidos ha disminuido en los últimos años pero, como contraste, en algunas ciudades del país se ha disparado de forma alarmante. Foto: BBC
 
 
Tequila es un hombre transgénero de 37 años que vive en un campamento para personas sin casa en Portland. Foto: BBC
 

Hazelnut Grove, una comunidad autogestionada de pequeñas estructuras de madera, tiene más de una docena de residentes. Foto: BBC

La elevada población de personas sin casa contrasta con el nivel de riqueza en Estados Unidos. Foto: Reuters

 
Publicado enInternacional
Jueves, 04 Octubre 2018 09:42

Animales asombrosos

El primer plano de un camaleón revela los vivos colores de su piel escamosa. Habitualmente, se asume que los camaleones cambian de color para confundirse con su entorno, pero esa no es toda la historia: la espectacular piel de los reptiles también transmite información a enemigos o parejas potenciales. Foto: Raúl MCM/ National Geographic.

La revista National Geographic publica cada jornada su “Foto del Día” en la que suele mostrar asombroso paisajes, imágenes surrealistas de la naturaleza y animales captados desde un punto de vista peculiar.

 

Lamentablemente, muchas de las especies que aparecen, pese a su belleza, se encuentran en peligro de extinción debido a la acción del ser humano.

 

Las instantáneas recuerdan al popular programa para niños emitido entre 1996 y 2002, Animales Asombrosos, en el que el “Lagarto Henry” mostraba características increíbles de la fauna.

 

A continuación le ofrecemos un compendio de fotografías realmente impactantes.

 

Un pigargo europeo​ roza la superficie de un estanque en la República Checa. El pigargo europeo​ es una de las aves rapaces más grandes, con una envergadura que alcanza los 245 cm. Foto: Milan Zygmunt/ National Geographic.
 
 
Una pareja de carraos se enfrentan, ya que ambos parecían "interesados en encontrar almejas en el mismo lugar", cuenta el fotógrafo deYour Shot Peter Brannon. Estas aves singulares se parecen a las grullas, pero son una especie diferente y son conocidas por sus penetrantes vocalizaciones. Foto: Peter Barnnon/ National Geographic.
 
Dos caballos de la Carmaga pelean por su territorio. Esta raza es originaria del sur de Francia. Sólo quedan 200 ejemplares registrados oficialmente a día de hoy. Foto: Xavier Ortega/ National Geographic.
 
 
En la costa de Flinders, Australia, nada un dragón marino macho. Como su pariente el caballito de mar, el dragón marino macho cuida de los huevos que la hembra pone en su cola. Foto: Richard Wylie/ National Geographic.
 
La fotógrafa de Your Shot, Shane Kalyn, ha estado siguiendo a la madre de esta familia de zorros durante años. "Esa confianza que hemos construido a lo largo de los años ha permitido que la distancia entre nosotros se reduzca", dice ella. "Y ahora es habitual que ella y sus cachorros se acerquen, lo que me permite capturar estas bellas interacciones". Foto: Shane Kalyn/ National Geographic.
 

Los flamencos descansan y comen en las aguas poco profundas de un pequeño estanque en Tanzania. Los flamencos grandes son más altos y de color más claro, mientras que los flamencos menores tienen patas más cortas pero una coloración más oscura. . Foto: Eiji Itoyama/ National Geographic.

Un guacamayo azulamarillo se acicala las plumas en el Wildlife Learning Center de Sylmar, California. Las aves, si se cuidan de forma adecuada, pueden vivir durante más de 60 años. Foto: Melissa Cormican/ National Geographic.
 

Un impala bebe un trago de agua cerca de Francistown, Botswana, creando una escena maravillosamente geométrica. "La simetría en este marco es perfecta, con el impala en el centro, pero luego se combina con un conjunto aleatorio de patas en el fondo. La luz que se desliza sobre sus cuernos resalta las diferentes texturas del animal", comentó Kristen McNicholas, editor de fotos de Your Shot. Foto: Andrea Papalia/ National Geographic.

 

En el desierto de Kalahari, Botswana, dos leones machos pelean por el territorio o el derecho de aparearse con una hembra cercana. Estas peleas a veces pueden terminar en la muerte. Foto: Didier Couvert/ National Geographic.

 
Los pingüinos caen en picado al agua frente a la costa de la Antártida. Los rastros de burbujas que dejan tras ellos ayudan a reducir la densidad del agua, haciéndoles mucho más rápidos bajo el agua que en tierra. Foto: Jonas Beyer/ National Geographic.
 
El autor se encontró con estas morenas en la costa de Birmania. "La curiosidad y el comportamiento de las morenas no deja de sorprenderme", dice. "En esta foto, dos curiosas morenas parecen estar estudiándome y hablando del curioso buzo frente a ellas". Foto: Gregory Piper/ National Geographic.
 
 
Un oso pardo pierde a su presa en Brooks Falls, Alaska. Cuando la caza va bien, un oso puede atrapar y comer 30 peces por día. Foto: Taylor Thomas Albrigth/ National Geographic.
 
 
Un pavo real extiende las plumas de la cola, famosas por su iridiscencia y colores vivos. La exhibición forma parte del elaborado ritual de apareamiento de la especie, en el que se cree que las hembras escogen a los machos basándose en el tamaño, color y calidad de las plumas. En inglés, el término "peacock" ("pavo real") solo se aplica a los machos de esta especie, ya que las hembras se denominan "peahens". Foto: Victor Rotaru/ National Geographic.
 
 
Una sepia se desliza a través de las aguas frente a la costa de Nueva Gales del Sur, Australia. "Me encanta cómo se mueven"; dice Skye Migan, fotógrafo de Your Shot, "como pequeños ovnis submarinos". Las sepias, a pesar de su nombre, son moluscos y están relacionadas con los calamares. Foto: Sky Migan/ National Geographic.
 
 
Cada año, millones de diminutas tortugas oliváceas bebés eclosionan en la playa de Rushikulya en India. Es un viaje traicionero: los expertos estiman que solo una de cada 1.000 tortugas marinas bebés logran llegar al agua antes de que las mate un depredador. Foto: Saurabah Chakraborty/ National Geographic.
 
Una inusual Trimeresurus insularis de color azul adopta una pose astuta. "Esta serpiente de vivos colores me llamó la atención y me encanta cómo contrasta con el fondo exuberante. ¡Qué criatura tan maravillosa!", comentó la editora fotográfica de Your Shot Kristen McNicholas. Foto: Fabian Mülhberger/ National Geographic.
 
 
Un tucán intenta pegarle un mordisco a la lente de la cámara. La dieta de un tucán se compone principalmente de frutas, y su largo pico le permite alcanzar más fruta desde una misma posición. Foto: Shan W/ National Geographic.
 
Una cría de macaco de Sri Lanka se aferra a su madre mientras atraviesan el Santuario de Katagamuwa. La UICN clasifica a este mono del viejo mundo, endémico de Sri Lanka, como especie en peligro de extinción. Su hábitat queda sometido a cada vez más presión debido a la invasión de las plantaciones, a medida que más áreas forestales de Sri Lanka se convierten para usos agrícolas. Foto: Senthi Aathavan Senthilverl/ National Geographic.
 
En el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico de Alaska, una gaviota se encuentra con un oso polar en su aterrizaje. El patrón de las plumas de la gaviota indica que es joven; es probable que se vuelva blanca con alas grises a medida que envejece. Foto: Takayoshi Noda/ National Geographic.
 
 
Una pareja de serpientes ratoneras parecen bailar mientras llevan a cabo un ritual de apareamiento en Lonāvale, India. Como su nombre indica, se alimentan principalmente de roedores y no suponen un peligro para los humanos. Foto: David Higgins/ National Geographic.
 
 
Un varano de Bengala saca la lengua mientras cruza una carretara en el santuario de Anawilundawa, Sri Lanka. El reptil de tamaño considerable emplea su lengua bífida para "olisquear" su entorno. Mueve la lengua reiteradamente para rastrear presas y detectar otros varanos. Foto: Senthi Aathavan Senthilverl/ National Geographic.
 
 
Dos zorros rojos árabes se recortan contra el telón de fondo de las luces de la ciudad. Los animales son más activos por la noche, cuando van en busca de comida como pequeños roedores o aves. Foto: Mohammad Murad/ National Geographic.
 
Publicado enFotorreportajes
La gente juega al fútbol en la Plaza Roja durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Moscú, RusiaFoto: Felipe Dana/AP.

La Copa Mundial ha llevado a cientos de miles de turistas internacionales a Rusia, pero en Moscú y las otras 10 ciudades anfitrionas, ha habido una interrupción mínima en la vida cotidiana fuera de los estadios. Cubadebate comparte instantáneas del día a día en Rusia, mientras la Copa del Mundo marca el ritmo de los aficionados y los transeúntes.

 

 

Un par de besos en la orilla del río Insar en la Copa Mundial de fútbol 2018 en Saransk, Rusia. Foto: Francisco Seco/ AP.

 

Los niños montan sus scooters en las orillas del río Kazanka durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Kazan, Rusia. Foto: Thanassis Stavrakis/AP

 

 

La gente realiza bailes argentinos en la orilla del río Moskva en Moscú, Rusia el 20 de junio de 2018. Foto: Francisco Seco/AP.

La gente camina al lado del estadio Mordovia Arena mientras se pone el sol en la Copa Mundial de fútbol 2018 en Saransk, Rusia, el 24 de junio de 2018. Francisco Seco/AP.

 

La gente juega con un balón de fútbol durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en la Plaza Manezhnaya en el centro de Moscú, Rusia. Foto: Francisco Seco/AP

 

Un músico callejero toca el acordeón durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Kazán, capital de la República de Tatarstán, Rusia. Foto: Frank Augstein/AP

 

Los niños se refrescan en una fuente pública durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Krasnodar, Rusia. Foto: Manu Fernandez/AP.

 

Las nubes se iluminan con el sol poniente sobre una iglesia durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Podolsk, cerca de Moscú, Rusia. Foto: Michael Probst/AP.

 

 

Una pareja baila tango en un puente en el centro de Moscú, durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Rusia. Foto: Felipe Dana/AP

 

Los turistas caminan cerca de la Catedral de San Basilio al atardecer durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Moscú. Foto: Felipe Dana/AP.

 

Un taxi recorre la Avenida New Arbat, decorado con luces de la Copa Mundial. Foto: Victor R. Caivano/AP

 

 

Una estatua de Lenin se alza sobre una columna mientras se pone el sol durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Podolsk, cerca de Moscú. Foto: Michael Probst/AP.

 

 

Una mujer lleva a un bebé a través de un puente peatonal sobre una carretera durante la Copa Mundial de fútbol 2018 en Podolsk, cerca de Moscú. Foto: Michael Probst/AP.

 

La gente mira los fuegos artificiales y un bergantín con velas escarlata en el río Neva durante las festividades de Scarlet Sails que marcan la graduación de la escuela en San Petersburgo. Foto: Dmitri Lovetsky/AP.

 

 

Los visitantes y pancartas para la Copa Mundial de fútbol 2018 se recortan en San Petersburgo. Foto: Lee Jin-man/AP.

 

(Tomado de AP Images)

Publicado enFotorreportajes
En Florencia, Italia, un artista de tiza hace de la acera su lienzo. Él crea sus retratos cerca del Museo Uffizi, famoso por las obras de viviendas de Miguel Ángel, da Vinci y Botticelli.

Mensualmente la prestigiosa publicación National Geographic selecciona las mejores fotos enviadas a la redacción. Aquí te mostramos las escogidas en el mes de abril.

 

Al noreste de Dakar, Senegal, las algas vuelven rojas las aguas saladas del lago Retba. El área está bajo consideración para el listado como sitio del patrimonio mundial de la UNESCO.

 

Mientras practicaba apnea con amigos en la costa de Baja California, el fotógrafo de Your Shot, Jorge Hauser, notó que un “visitante inesperado” nadaba 45 pies más abajo. “Cuando me sumergí, nunca pensé que me pondría al día”, dice Hauser, pero se las arregló para capturar esta toma: las enormes aletas de la ballena se alzan en la oscuridad mientras nada.

 

En una antigua casa de té en Chengdu, China, el fotógrafo de Shot Shot, Handi Laksono, pasó medio día observando a los lugareños. La mayoría de los que entran tienen más de 60 años, dice, y pasarán el tiempo fumando y jugando a las cartas con amigos hasta el almuerzo.

 

Después de poner un nido de huevos, esta tortuga golfina se detiene por un momento en la playa antes de continuar hacia el océano. Para proteger al medio millón de huevos vulnerables depositados en esta playa, se pidió a los voluntarios que montaran guardia. “Seguramente seré uno de ellos”, escribe el fotógrafo de Your Shot, Siddharth Khadanga.

 

Su fotógrafo de Shot, Saulius Damulevicius, tomó este autorretrato en 2016, mientras estaba en la primera expedición lituana de esquí sobre el congelado mar Báltico. “Aunque rompí una de mis fijaciones de esquí e incluso me metí en el agua helada mientras cruzaba la nueva ruta para romper el hielo”, dice, “terminamos nuestra expedición con éxito”.

 

Cada año, a fines de marzo, las amadas flores de cerezo de Tokio explotan en las ramas. Pero la pantalla impresionante es de corta duración. Aquí, los pétalos caídos crean remolinos rosados ​​en el río de abajo.

 

 

Una rana arbórea de ojos rojos se asoma sobre una hoja en San José, Costa Rica. Las ranas pasan la mayor parte de su vida en los árboles, comiendo polillas, grillos y otros insectos.

 

Esta joven no está explorando un planeta lejano: camina por una cantera abandonada en Bogdanovich, Sverdlovsk, Rusia. Su padre, el fotógrafo de Your Shot, Dmitry Elizarov, hizo su traje espacial a mano.

Publicado enFotorreportajes
Página 1 de 5