Información adicional

  • Autor: SILVIA AYUSO
  • País: Francia
  • Región: Europa
  • Fuente: El País
Domingo, 16 Abril 2017 13:00

La revolución bolivariana se cuela en la campaña francesa con una propuesta de Mélenchon

Escrito por  SILVIA AYUSO
Valora este artículo
(0 votos)
Mélenchon muestra en un mitin la portada de Le Figaro que lo acusa de chavista Mélenchon muestra en un mitin la portada de Le Figaro que lo acusa de chavista PHILIPPE HUGUEN AFP

 

Mélenchon nunca ha ocultado su admiración por Castro o Chávez y su “revolución bolivariana”. Un día después de la muerte del líder cubano, el pasado 25 de noviembre, el candidato izquierdista le rindió un sentido homenaje a los pies de la estatua de Simón Bolívar erigida a la orilla del Sena, cerca del Puente Alejandro III. Su acción le valió algunas críticas y comentarios irónicos, pero no fue mucho más allá. Pero eso era en noviembre y entonces Mélenchon no era visto más que como un aspirante presidencial muy alejado de la victoria.

A poco más de una semana de la cita con las urnas, el líder de Francia Insumisa se coloca en las encuestas en un tercer o cuarto lugar, a muy poca distancia de los primeros puestos de la ultraderechista Marine Le Pen y el centrista Emmanuel Macron, cuya intención de voto baja ligeramente. Y esto ha puesto muy nerviosos tanto a sus seguidores como a los del cuarto candidato en cabeza, el conservador François Fillon. Hora, pues, de afilar los cuchillos.

Mélenchon y su filiación bolivariana han copado esta semana portadas de la prensa. “Mélenchon: el delirante proyecto del Chávez francés”, abría a toda página el conservador Le Figaro el miércoles. Un día más tarde, era el progresista Libération el que cuestionaba la política extranjera “tras los pasos de Chávez y Putin” del candidato izquierdista.

Aunque hace tiempo que está puesto blanco sobre negro, ha sido esta semana cuando parece haberse descubierto también el apartado 62 del muy largo —eso es cierto— programa de Mélenchon, titulado “Construir cooperaciones altermundialistas e internacionalistas”. Concretamente, lo que ha hecho saltar las “alarmas” de la prensa y los políticos franceses es la última propuesta de ese punto: “Instaurar una política de co-desarrollo con América Latina y el Caribe uniéndonos al ALBA”. La entrada en la organización integrada por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Honduras, Ecuador, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda es algo que también se menciona en el capítulo 15 de su programa, dedicado a los territorios de ultramar de Francia, específicamente a Guyana y las Antillas francesas.

¿A la Alternativa Bolivariana para los Pueblos para América? ¿A la organización creada en 2004 por Castro y Chávez? Muchos se han llevado de nuevo las manos a la cabeza ante la propuesta de un candidato que, a la par, propone salir de la OTAN y hasta de la Unión Europea si esta no se transforma profundamente según sus términos. Francia podría “despertar un día dentro de la Alianza Bolivariana”, ironizó el centrista Emmanuel Macron, el candidato que más tiembla con el ascenso de Mélenchon.

“¡No propongo salir de la UE para entrar en el ALBA! Cómo pueden creerme tan estúpido como para tener una idea semejante”, replicó, indignado, el líder izquierdista la noche del viernes en la cadena TF1.

Mélenchon ha pasado a la defensiva. Dedica la mitad de su último programa semanal en YouTube a defender la idea de adhesión al ALBA que, puntualiza, se limita a los territorios galos al otro lado del Atlántico, Guyana y las Antillas.

Y en una entrevista con el diario Ouest-France publicada el sábado, asegura también que no tiene intención de “hacer una Cuba en Francia”. Tanto Castro como Chávez “están muertos. Yo les defendí en circunstancias en que fueron atacados (...), pero nunca aprobé la forma en que Cuba está organizada políticamente”, asevera.

Mucho más escueto se muestra Mélenchon respecto de Venezuela, a cuyo presidente actual, Nicolás Maduro, apenas menciona públicamente, como tampoco habla de las manifestaciones de protesta de las últimas semanas o de las internacionalmente criticadas medidas del chavismo, como el luego revertido intento de quitarle competencias a la Asamblea Nacional, en manos de la oposición, o la reciente inhabilitación del líder opositor Henrique Capriles. “Yo apoyé a Chávez contra la agresión estadounidense. Hoy, el problema de ese país es ante todo la caída del precio del petróleo. No es mi culpa”, afirma Mélenchon.

 

 

Visto 142 veces Modificado por última vez en Lunes, 17 Abril 2017 14:31

Medios

https://twitter.com/JLMelenchon/status/852953172855459840

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.