Lunes, 06 Noviembre 2017 08:17

Una lucha pacífica y transversal

Escrito por Josep Puig Bóo *
Valora este artículo
(0 votos)
Representantes soberanistas tras una pancarta en Barcelona. Representantes soberanistas tras una pancarta en Barcelona. Foto: EFE

 

Con la distancia que proporciona el tiempo, aun el breve tiempo transcurrido, podemos encarar ahora el análisis del dato duro de la coyuntura política en Cataluña, esto es, el “exilio” del president Puigdemont en Bélgica.

La realidad de las cosas, confusa al principio por obra de un fuego mediático interesado menos en aclarar que en oscurecer, ha ido sedimentando, paulatinamente, la certeza de que Carles Puigdemont tomó la mejor decisión -tal vez la única con que contaba en su circunstancia concreta- que podía tomar. Evitó la violencia. Evitó la masacre. Sus partidarios y aun los que, sin serlo, aspiran a la independencia o, simplemente, a que las diferencias se resuelvan mediante el diálogo y la negociación, lo hubieran defendido. Y las fuerzas policíacas del Estado español, que el 1 de octubre no escatimaron violencia descargada sobre ciudadanos que manifestaban en paz, habrían hecho lo mismo esta vez y -el lógico presumirlo- tal vez se hubieran perdido vidas.

La gran lucha por la independencia es grande porque es pacífica, transversal e inclusiva; y porque es una lucha que nace de valores como la democracia, la libertad y la dignidad. Por eso la gente sale a la calle y se manifiesta y expresa su indignación cantando. Brilla con luz propia la calidad espiritual del pueblo catalán, y mucho más brilla por oposición con la desaforada imagen represiva del gobierno del Partido Popular de España presidido por Mariano Rajoy.

La inteligente actitud del pueblo catalán (que no por inteligente deja de ser espontánea) contrasta con la de un gobierno ya vivido como exterior a Cataluña que, además, se halla, por estos días, persiguiendo a muchos jóvenes activistas de la redes debido a que muestran videos de los actos de violencia del 1 de octubre; así fue como se llevaron esposada, frente a sus hijos menores, a una señora joven por manifestar su indignación en el Facebook. Junto al miedo que se intenta derramar en la población, se ven las detenciones de 9 consellers del govern y el pedido de detención del president Puigdemont y los 4 consellers que faltan para poner en prisión a todo el gobierno Catalán.

Hay allí un propósito avieso y perverso: la provocación. El Estado español provoca buscando escenarios de violencia. Tendría, de ese modo, una excusa frente a Europa para intervenir por más tiempo y desactivar el entramado social pacífico catalán. Y, junto a ello, la amenaza: el Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de España, general de Ejército Fernando Alejandre, ha escrito una columna, en el diario monárquico ABC, en la que señala que “la historia demuestra que, llegado el caso, los españoles y con ellos las Fuerzas Armadas, sabemos defender nuestra Nación”.

Pero hasta ahora Rajoy está fracasando en su objetivo de enervar la pacífica lucha independentista catalana. No sólo porque los catalanes no se han dejado provocar ni lo harán en el futuro, sino porque es la propia Unión Europea la que sintoniza mejor con la actitud de paz y diálogo. Claramente Europa le dijo a Rajoy que se abstenga de la violencia y que la intervención dure poco. Y así, de los seis meses planificados en un principio, el gobierno español ha dicho ya que la anomalía institucional que significa su presencia cuasimilitar en Cataluña sólo durará siete semanas, es decir, hasta las elecciones del jueves 21 de diciembre próximo.

Es de lamentar, sin embargo, que los problemas no terminen ahí. El gobierno español jugó la baza de que los independentistas no se presentarían a elecciones, pero ha perdido o está en vías de perder, porque los partidos de la independencia no sólo se presentarán sino que es probable que vuelvan a ganar. Ante ello, los que se llenan la boca con “la ley” han dicho que, de nuevo, cambiarán la ley por el garrote. En efecto, Enric Millo, delegado del gobierno de Madrid en Barcelona, dijo: “si ganan, aplicaremos nuevamente el 155”. Y lo mismo dijeron el vicepresidente del Senado de Madrid, Pedro Sanz, y el presidente del Partido Popular (PP) en Cataluña, Xavier García Albiol.

Por tales motivos cabe citar aquí la prescripción de Jesús: “El sábado se hizo para el hombre, y no el hombre para el sábado” (Mc 2, 27). Las leyes están para servir al hombre y no de otra forma. Así deberán ser las cosas y por el camino de la paz social. Si hay una mayoría catalana que reclama ser escuchada, no se la puede ignorar con una mala interpretación de la Constitución. Y debo enfatizar aquí lo de “mala interpretación”, ya que la autodeterminación de los pueblos es una de las bases del derecho internacional, es parte de los Pactos internacionales de derechos civiles y políticos, y de derechos económicos, sociales y culturales de 19 de diciembre de 1966 que España aceptó en ese año y, luego ratificó en el artículo 96 de la Constitución Española del 78.

 

* Presidente de la Asociación Catalana de Socorros Mutuos Montepío de Montserrat.

 

Información adicional

  • Antetítulo: OPINIÓN
  • Autor: Josep Puig Bóo *
  • País: España
  • Región: Internacional
  • Fuente: Página12
Visto 544 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.