Miércoles, 03 Enero 2018 13:50

Irán en la mira

Escrito por Serge Halimi*
Valora este artículo
(0 votos)

El 5 de febrero de 2003, el secretario de Estado estadounidense Colin Powell esgrimía ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas un frasco pasible de contener ántrax y comentaba unas fotografías satelitales de sitios secretos donde supuestamente se fabricaban armas químicas. Esta fabulación –luego reconocida por el propio autor– serviría luego de rampa de lanzamiento publicitaria para la Guerra de Irak. El 11 de diciembre de 2017, la embajadora estadounidense ante la Organización de las Naciones Unidas, Nicky Haley, se presentó ante los fragmentos enormes de un misíl pretendidamente iraní que no alcanzó su objetivo. Afirmó que había sido lanzado, desde Yemen, contra un aeropuerto civil saudita, “un país del G20”. “Con el riesgo de matar a centenares de civiles inocentes [...] Imaginen simplemente si hubiera tenido como objetivo el aeropuerto de Washington o de Nueva York. O bien el de París, Londres o Berlín”. ¿Acaso su alcance no le permitía llegar hasta allí? No importa: una vez más, se trata de fabricar miedo para justificar la guerra. Catorce años después de haber destruido Irak, el gobierno estadounidense tiene en la mira a Irán.

 

La falta de imaginación sería divertida si el tema diera pie a la fantasía. En 2003, Powell también había denunciado la existencia de lazos “siniestros” entre Saddam Hussein y Al Qaeda. Nuevamente, el 1° de noviembre pasado, la historia se repite: la CIA hizo públicos una gran cantidad de documentos secuestrados en Pakistán durante el asesinato de Osama Ben Laden y que probarían la existencia de relaciones contra-natura entre algunos de sus epígonos (sunnitas) y el poder (chiita) de Teherán. Pareciera que Washington ha olvidado ya su apoyo –real en este caso– a Ben Laden cuando luchaba en Afganistán contra los soviéticos. O la venta ilegal de armas a Irán por parte de Ronald Reagan cuando éste último buscaba financiar a sus amigos de la extrema derecha nicaragüense.


En ese entonces, nadie lo uso como pretexto para declararle la guerra a Estados Unidos... En cambio, hoy el deseo de atacar a Irán une a la monarquía saudita, el gobierno israelí y varios dirigentes estadounidenses. El influyente senador estadounidense Tim Cotton, presentado como el próximo director de la CIA, espera impaciente la ocasión. En su opinión, todos los desafíos diplomáticos de Washington (Irán, Corea del Norte, China, Rusia, Siria, Ucrania) conllevan en efecto una “opción militar”. Y el peligro planteado por Irán, superior para él al de Corea del Norte, justificaría “una campaña naval y aérea de bombardeos contra su infraestructura nuclear” (1).


El presidente Barack Obama revelaba, hace dos años, que el presupuesto militar iraní sólo representaba una octava parte del de los aliados regionales de Estados Unidos, y cuarenta veces menos que el del Pentágono. No obstante, el redoble de tambores contra una supuesta amenaza iraní está en auge. Ante semejante clima de guerra psicológica, ¿acaso el ministro francés de Relaciones Exteriores no tenía nada mejor que hacer, el pasado 18 de diciembre, que denunciar, en Washington, la voluntad de “hegemonía” de Irán?

 

1. “A Foreign Policy for ‘Jacksonian America’”, The Wall Street Journal, 9/10-12-17.

 

*Director de Le Monde diplomatique.

Traducción: Pablo Stancanelli

Información adicional

  • Autor: Serge Halimi
  • País: Irán
  • Región: Oriente Medio
  • Fuente: Le Monde diplomatique, enero 2018
Visto 524 veces Modificado por última vez en Miércoles, 03 Enero 2018 13:55

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.