Miércoles, 25 Abril 2007 19:00

“Esta integración es fantástica”. Lula

Escrito por PAGINA 12
Valora este artículo
(0 votos)

“Argentina es el principal socio comercial de Brasil en el Mercosur,” explicó el presidente. “Argentina y Brasil tienen una importancia muy grande en lo que pueda ocurrir en Sudamérica. Si a Chile voy en un viaje de Estado, a la Argentina voy a tener una conversación política, para colocar nuestra pauta al día, es algo que tenemos que hacer constantemente”.

 

Para Lula, un triunfo del kirchnerismo en octubre sería “favorable” para la integración continental. “Creo que la favorece. Es difícil para el presidente de un país hacer juicios sobre otro, pero yo deduzco por los cuatro años de convivencia con el presidente Néstor Kirchner, que Argentina y Brasil nunca tuvieron una relación tan provechosa como la que tenemos ahora. Nunca. ¿Tenemos problemas? Los tenemos, del mismo modo que en Argentina también hay problemas entre los hinchas de Racing y Boca Juniors. Lo que importa es que los gestos que hemos hecho han sido productivos y Brasil y Argentina tienen conciencia de que esa relación tiene que ser cada vez más fuerte. Por lo tanto la continuidad de esta relación sería extremadamente importante. Creo que Kirchner ha hecho un gobierno muy bueno para Argentina, tal vez haya gente que piense que podría haber sido mejor, pero vamos a analizar lo que ocurría antes de Kirchner. Yo estuve en Argentina en 2002 y vi lo que ocurría. Creo que Eduardo Duhalde fue un bien extraordinario para Argentina, y que Kirchner también fue un bien extraordinaria para Argentina. Hubo recuperación de la autoestima, la economía volvió a crecer y las cosas están funcionando.”

 

La integración continental y el Mercosur realmente entusiasman a Lula: “Estamos viviendo un momento auspicioso en América del Sur, extraordinario. La evolución política en América del Sur es la novedad del planeta del siglo XXI, es donde están ocurriendo las novedades políticas, es fantástico. Nuestro desafío es saber si seremos competentes para transformar esas novedades en conquistas para nuestros pueblos. Yo tengo cuatro años más de mandato, ciertamente habrá continuidad en Argentina, en Chile Michelle Bachelet tiene tres años más de gobierno por delante. De vez en cuando digo a los compañeros presidentes que no podemos permitir que nuestras diferencias del siglo XIX afecten las convergencias del futuro. La única divergencia que quiero tener con mis socios de América del Sur es sobre fútbol. A veces sueño en hacer un partido entre una selección del Mercosur contra una selección europea o de los EE.UU. (Y entonces su canciller, Celso Amorim, acota que debería jugarse “por los subsidios agrícolas”.)

 

–Si el proceso se integración avanza, ¿por qué el conflicto entre Argentina y Uruguay no pudo resolverse en Brasilia y hubo que ir a La Haya? –preguntó Página/12.

 

–Podrían resolverlo en Buenos Aires, en Santiago de Chile o en Montevideo, no en Brasilia (riendo). Yo pienso que es necesario construir instituciones fuertes. Estamos caminando hacia un parlamento del Mercosur, ya tenemos un tribunal arbitral. No tengan dudas que en algún momento vamos a crear un mecanismo que resuelva conflictos entre nosotros, es parte de la evolución política. No tiene sentido recurrir a la OEA o a la Corte de La Haya.

 

–Usted y Kirchner prometieron relanzar el Mercosur en 2003. Pero cuatro años después, el bloque enfrenta el impasse de una posible salida de Uruguay.

 

–Creo que no hay una impasse. Muchas veces exigimos cosas en un tiempo muy corto. Piensen que la Unión Europea demoró cincuenta años para unificarse, para ir acertando las cosas. Los problemas que tenemos son apenas indicadores que nos dicen que tenemos que ser más generosos con aquellos que precisan más.

 

–¿Qué expectativas tiene frente al proyecto del gasoducto desde Venezuela?

 

–Soy más que optimista, creo que es una necesidad. Es curioso que las personas en Sudamérica vean el gasoducto ruso que atraviesa toda Europa y les parezca normal, y cuando nosotros decimos que queremos construir uno aquí lo encuentren anormal. Tenemos que tener autoestima y comprender que lo debemos construir. Debemos definir la participación de cada uno de los países, y dejar de decir que porque somos pobres no podemos hacerlo. Es importante recordar que Italia construyó un gasoducto durante la Guerra Fría y contra la voluntad de los EE.UU. Por eso estamos trabajando fuertemente en el proyecto, tenemos 52 técnicos trabando en Venezuela, discutiendo la factibilidad, la cuestión ambiental. Espero estar vivo para poder verlo.

 

–El otro proyecto lanzado desde Venezuela, el de un Banco del Sur, ¿puede contribuir al desarrollo de las economías menores?

 

–Puede ser, si definimos correctamente qué queremos del Banco del Sur. Ese banco ¿será un banco del tipo del FMI, para ayudar a los países en crisis? ¿O será un socio para impulsar el desarrollo como es nuestro Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social, la Corporación Andina de Fomento o el Banco Interamericano de Desarrollo? ¿Cuál será la participación de cada país? Porque un banco de esa magnitud debe tener un criterio de cotas. Nosotros sugerimos una reunión de ministros de Economía para discutir estos temas. Brasil tiene todo el interés en participar del banco. Yo trabajo con la idea de que en los próximos cuatro años podamos construir una moneda única del Mercosur, estamos avanzando en la discusión con Argentina para hacer nuestro intercambio comercial con nuestras propias monedas. ¿Podremos caminar hacia un Banco Central único? Podremos, pero eso lleva tiempo, porque debe haber una adaptación técnica y una comprensión política del tiempo que demora.

 

Por Dario Pignotti

Visto 365 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.