Miércoles, 13 Junio 2007 19:00

Los mercados bailan al ritmo de Estados Unidos

Escrito por PAGINA 12
Valora este artículo
(0 votos)

La tasa de los bonos a diez años del Tesoro estadounidense, considerados libre de riesgos por los operadores, cayó ayer del 5,30 al 5,20 por ciento anual. Esa mejora se produjo tras la divulgación de datos de la economía norteamericana. Las ventas minoristas subieron 1,4 por ciento el mes pasado, contra apenas el 0,6 que esperaban los analistas de Wall Street.

A su vez, se difundió el llamado “Libro Beige”, en el cual los directores de la Reserva Federal (banca central estadounidense) vuelcan sus expectativas sobre la economía. Los funcionarios, cuyas opiniones son atentamente seguidas por los operadores, dejaron entrever que la actividad económica se está fortaleciendo, con bajas presiones inflacionarias. Es decir que no deberían esperarse ajustes en las tasas de interés por parte de la FED.

Justamente, las fuertes caídas de las últimas jornadas se relacionaron con la expectativa contraria. Ben Bernanke, titular de la Reserva Federal, se había mostrado preocupado por la evolución de los precios. Su antecesor en el cargo, Alan Greenspan, había opinado en el mismo sentido. Greenspan sostuvo, y lo repitió ayer, que la economía mundial se encamina hacia una suba de las tasas de interés, lo que redundaría en una desaceleración del ciclo. En este contexto, los precios de los activos financieros derraparon.

Diferente es el caso de los valores de los commodities. Las últimas tormentas en Estados Unidos, que podrían derivar en un menor rinde de la cosecha de granos, impulsaron los precios del trigo, el maíz y de la soja. Ayer el trigo trepó otro 5 por ciento y alcanzó su máximo valor en 11 años, al alcanzar los 160 dólares la tonelada. Junto con el maíz, que se elevó un 3 por ciento, se encarecieron alrededor de 10 por ciento en las últimas tres jornadas.

La fiesta financiera comenzó cuando se conocieron datos muy positivos sobre el consumo popular en Estados Unidos. Los operadores interpretaron que fue una típica señal de una economía robusta, y las subas se extendieron por los principales mercados desarrollados y también por los emergentes. El índice Dow Jones subió 1,4 por ciento y el panel tecnológico Nasdaq, el 1,3. En la Bolsa de San Pablo, el salto fue del 2,3 por ciento y en México, del 0,9.

Tanto en Wall Street como en la city porteña coinciden en que las próximas sesiones serán volátiles. Que la reacción positiva de ayer puede darse vuelta en las próximas horas, ya que se conocerán los datos de inflación del mes pasado. Si los índices de precios mayoristas y los minoristas (sin tomar en cuenta los rubros alimentos y energía) suben más del 0,2 por ciento, los temores a una inminente alza de las tasas de interés recrudecerán y los mercados volverán a tumbarse.

Respecto de la Argentina, esta agitación hace improbable la emisión de nuevos títulos de deuda. Y le da una mano a Martín Redrado en su intento por sostener la paridad cambiaria. Un rendimiento anual superior al 5 por ciento en los Estados Unidos está atrayendo parte de los fondos que hasta ahora venían sacando rédito en los mercados emergentes, como en el argentino. En este contexto, el dólar continuó en 3,09 pesos para la venta y las reservas escalaron 89 millones de dólares, a 41.730 millones.

Visto 373 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.