Miércoles, 24 Diciembre 2008 09:30

Los dinosaurios machos cuidaban a las crías e incubaban los huevos

Escrito por La Jornada
Valora este artículo
(0 votos)

Washington y Buenos Aires, 23 de diciembre. Científicos estadunidenses descubrieron que algunos dinosaurios machos se ocupaban de su prole e incubaban los huevos, algo que posteriormente fue transmitido a muchas especies de aves actuales.

David Varricchio y colegas de la Universidad Estatal de Montana en Bozeman analizaron huesos fósiles y nidadas de especies de dinosaurios que estaban estrechamente emparentados con las aves actuales, y concluyeron que los dinosaurios hembras eran en primera línea los que habían puesto los huevos, que tenían una cáscara muy dura. Es posible también que los repartieran en varios nidos.

Sin embargo, en tres especies de dinosaurios del grupo de los terópodos, un troodon, un ovirraptor y un citipati, los paleontólogos hallaron ejemplares sobre nidadas fosilizadas, en algunos casos en una típica posición de incubación, y comprobaron que muy posiblemente se trataba de machos. Los huesos fósiles no presentaban cambios de los que se hallan en las hembras durante la reproducción, cuando forman y ponen los huevos.

Posteriormente, los investigadores compararon en las aves actuales y los dinosaurios la relación entre el tamaño del huevo y la masa corporal del animal adulto. Lo hallado en los dinosaurios corresponde más bien a las especies de aves actuales, en las que el macho asume los cuidados de los huevos y las crías.

Comparativo con mamíferos

En más de 90 por ciento de las aves que viven en la actualidad, los machos participan de alguna manera en la incubación y cuidado de las crías. En cambio, entre los mamíferos no alcanza 5 por ciento.

Entre los paleognatos, uno de los superórdenes de las aves vivientes, al que pertenecen entre otras las corredoras, como los emúes y avestruces, los machos de casi todas las especies son los únicos encargados de la incubación de los huevos y la crianza de la prole.

Desde que se sabe que las aves son muy probablemente descendientes directos de determinados dinosaurios, los expertos se preguntan si este modelo de cuidados paternos de las crías apareció hace millones de años o es una característica adquirida por las aves actuales.

Con base en sus estudios, Varricchio y colegas se inclinan por lo primero.

Que los representantes masculinos asumieron un papel principal en el cuidado de la descendencia es posiblemente consecuencia de nidadas grandes.

En el caso de los troodon y los ovirraptores, las nidadas comprendían entre 22 y 30 huevos grandes, que no se ponían al mismo tiempo, sino consecutivamente. Para poder hacer esto, las hembras se tenían que ocupar ante todo de ellas y administrar su energía, presumen los especialistas. Por lo tanto, eran los machos los que se ocupaban de la prole.

Los cuidados paternos exclusivos son posiblemente la variante original, mientras la incubación compartida, que se puede observar actualmente en muchas especies de aves, apareció después, añaden los investigadores.

Austroraptor cabazai

Por otro lado, en Argentina, un nuevo miembro de la familia de dinosaurios carnívoros de garras grandes fue presentado por Fernando Novas, su descubridor, paleontólogo del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia.

El Austroraptor cabazai, como fue bautizado, medía más de cinco metros de largo, poseía cabeza baja y alargada, dientes pequeños y brazos diminutos.

Se trata de un “gran descubrimiento”, indicó Novas, porque es el primer ejemplar de uno de los raptores más grandes del mundo. Estos animales pertenecen al grupo de los deinonicosaurios, como el conocido velocirraptor, que hasta hace unos años se creía que eran endémicos del hemisferio norte.

“La importancia de este grupo radica en que brinda mucha información sobre el origen de las aves” y acerca de cómo aprendieron a volar, explicó el paleontólogo, al presentar además una copia realizada en resina poliéster del esqueleto del nuevo dinosaurio.

Los fósiles se hallaron en rocas de unos 70 millones de años de antigüedad, época que “se acerca mucho a la de extinción de los dinosaurios”.

El descubrimiento del Austroraptor cabazai se realizó a finales de 2002 en el bajo de Santa Rosa, a 150 kilómetros de la localidad de Lamarque, en la provincia argentina de Río Negro, sitio en el que ya se han encontrado gran cantidad de restos fósiles.

Las tareas de recuperación y reconstrucción del dinosaurio fueron realizadas en colaboración con el Museo Municipal de Lamarque. La exploración fue financiada por la Sociedad Nacional Geográfica.

En los pasados años aparecieron numerosos de estos raptores en el Hemisferio Sur, entre ellos el Neuquenraptor argentinus y el Unenlagia comahuensis, también descubiertos por Novas.

Historia prolífica
 

Esto indica que el hemisferio sur también tiene una “historia prolífica” de estos carnívoros.

Sin embargo, el Austroraptor cabazai constituye “algo novedoso” por un conjunto de rasgos, entre ellos porque a diferencia de los otros miembros del grupo del hemisferio norte, posee brazos cortos.

Novas tiene previsto seguir con la investigación de los raptores en Argentina. “Nadie se imaginó que esos villanos de Spielberg se podían encontrar en el hemisferio sur”, indicó.

Además el fósil hallado por el momento es el único de su especie y está incompleto, por lo que puede haber errores en la reconstrucción, que podrían eliminarse con el descubrimiento de otro ejemplar más completo.

La copia del esqueleto de dinosaurio que fue presentada formará parte de una exhibición itinerante que será mostrada el año próximo en Alemania. En abril se expondrá en Rosenheim, para luego ser trasladada a otras ciudades, indicó el director del museo, Edgardo Romero.
 

Visto 1458 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.