Martes, 24 Febrero 2009 05:45

Camino hasta aceptar la quiebra

Escrito por Página12
Valora este artículo
(0 votos)
La cuna del libre mercado parece decidida a nacionalizar sus emblemáticas entidades financieras para evitar que se profundice el colapso del sistema. Las autoridades del Tesoro estadounidense advirtieron sobre la posibilidad de una estatización “parcial” de los bancos en serias dificultades. La lista es encabezada por el Citigroup y el Bank of America. Los detalles del plan de ayuda que la administración Obama pondrá en marcha para asistirlos fue anunciado ayer por el titular del Tesoro, Timothy Geithner. El Tesoro reconoció que la nacionalización será el último recurso. Por su parte, el Citi pretende una mayor participación del Estado en el grupo. En Nueva York, la noticia permitió una leve recuperación en los activos de los bancos “insignia”, aunque no alcanzó para evitar otro derrumbe de Wall Street, que cerró en su piso de los últimos doce años. En Europa se preparan para emular la iniciativa: el Royal Bank of Scotland y el Lloyds Banking Group lanzan reestructuraciones avaladas por el gobierno británico.
 
La fragilidad de la situación desplazó al debate. El Estado omnipresente al que tanto teme la ortodoxia neoliberal se está convirtiendo en un hecho. Las constantes inyecciones de liquidez en un sistema financiero en bancarrota no hacen más que dilapidar los recursos públicos. Es por eso que el gobierno estadounidense contempla la posibilidad de reencauzar los recursos y administrarlos, evitando la malversación de los fondos.
 
El Tesoro lanzó el nuevo esquema de recapitalización de los bancos:
 
1 Se evalúan las necesidades en capitales de los grandes establecimientos bancarios estadounidenses (...) “en el contexto económico más difícil”.
 
2 Los establecimientos tendrán ocasión de buscar en un principio alguna fuente privada de capital.
 
3 Si la oferta privada no alcanza, las finanzas públicas serán puestas a contribución.
 
4 El capital será bajo forma de acciones preferenciales convertibles en acciones comunes.
 
El programa, bautizado Plan de Asistencia de Capital, prevé como un último recurso la nacionalización de las entidades. El mecanismo entrará en vigencia mañana. Hasta el momento el Estado se había conformado con acciones preferenciales no convertibles como contrapartida de sus inyecciones de capital, lo que significaba que no tenía con éstas derecho a voto. Pero con el nuevo mecanismo el gobierno podría convertirse en el accionista mayoritario de las entidades con mayores dificultades.
 
Los mercados daban por hecho una nacionalización de los gigantes Citi y Bank of America, que recibieron 45.000 millones de dólares cada uno en auxilios financieros. De hecho, la caída bursátil de las últimas ruedas responde al temor de que el Estado obligue a vender las acciones a bajo precio antes de la reforma, como hizo con la compañía aseguradora American International Group. El Citigroup propuso a la Reserva Federal cederle entre 25 y 40 por ciento del capital, según informó The Wall Stret Journal en su edición electrónica.
 
Rescatar a los bancos no es el único tema que desvela a Obama. El presidente estadounidense aseguró que pretende reducir a la mitad el rojo de las cuentas públicas para el 2013. “No podemos ni vamos a sostener un déficit fiscal como éste siempre”, advirtió. El resultado negativo se estima en 1,3 billón de dólares y Obama prevé llevarlo a 533.000 millones de dólares para cuando deje el cargo. El mandatario exhortó a dejar de lado “la serie de engaños contables” que llevaron a déficit anteriores. De todos modos, los desembolsos aprobados para sacar a la economía de la recesión y evitar más quiebras complicarán sus aspiraciones.
 
En el Viejo Continente, el Royal Bank of Scotland y Lloyds Banking Group también buscan amparo público. Se prevé que el gobierno británico anuncie el jueves los lineamientos principales de su segundo plan de rescate bancario. El Estado prevé proteger a los bancos contra todo riesgo de pérdidas generado por sus activos tóxicos. El Royal y el Lloyds, actualmente controlados por el Estado, podrán colocar 500.000 millones de libras (unos 717.0000 millones de dólares) de activos de riesgo bajo la protección pública. Mientras Londres anuncia el regreso del banco Northern Rock al mercado de préstamos inmobiliarios, pero nacionalizado.

Dudas por el “Buy America”

El paquete de estímulo fiscal del presidente estadounidense, Barack Obama, “va a tener impactos en América latina, algunos preocupantes, como el ‘Buy América’”, advirtió ayer la secretaria ejecutiva de la Cepal, la mexicana Alicia Bárcena. La inclusión de esta cláusula, que incentiva la compra de acero estadounidense, es uno de los aspectos más controvertidos del programa económico de 787.000 millones de dólares, ya que los principales socios comerciales de Estados Unidos lo consideran una medida proteccionista. La crisis económica mundial “está tocando fondo” en el plano financiero gracias a las medidas para un “control rápido y eficaz” de la situación adoptadas por Estados Unidos y los principales países europeos, destacó Bárcena. Sin embargo, “la recuperación social no será tan rápida como la económica”.
 
Por Cristian Carrillo
Visto 823 vecesModificado por última vez en Martes, 24 Febrero 2009 08:50

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.