Jueves, 30 Julio 2009 06:32

Open Spectrum ¡Liberemos las ondas!

Escrito por Rebelión
Valora este artículo
(0 votos)

Open Spectrum (espectro abierto en inglés) es una iniciativa reciente dirigida a reducir al máximo la intervención de los gobiernos en la administración de las comunicaciones inalámbricas. Su objetivo es fomentar la autogestión de los usuarios y, sobre todo, garantizar que el espectro electromagnético se trata como un bien común y se revierte su privatización actual.

La importancia del espectro
 

El término "espectro" hace referencia a las frecuencias a través de las cuales se envían señales electromagnéticas de todo tipo: radio tradicional, televisión, radares, redes WiFi, señales GPS, teléfonos móviles... Habitar en un país occidental en el siglo XXI es prácticamente sinónimo de ser usuario del espectro de radiofrecuencia. "Rara vez le prestamos atención a lo que ocurre en el espacio radioeléctrico, a pesar de que seríamos incapaces de vivir sin él", explica José Luis de Vicente en el catálogo de una exposición dedicada a este tema en el festival Zemos98. "Desde las rutas marítimas o aéreas hasta las previsiones meteorológicas, pasando por las cadenas de suministro de cualquier producto a los medios de comunicación, cada vez más cosas descansan sobre nuestra capacidad de hacer circular señales por ese espacio que se sitúa entre los tres kiloherzios y los trescientos gigaherzios. El espacio radioeléctrico es el suelo urbanizable de la sociedad de la información".

Regulación y monopolio
 

Desde hace un siglo, el espectro se ha considerado un recurso escaso que debe ser regulado por el gobierno. Así, por ejemplo, la administración concede a las emisoras de televisión y radio licencias que determinan cómo pueden emitir, en qué frecuencias, a qué potencia, en qué lugares y con qué objetivo.

En otros contextos este control sería inconcebible. Nadie aceptaría que el gobierno estableciera cuántos periódicos, blogs o páginas web pueden existir, o que adjudicara según sus propios criterios las licencias para imprimir libros. Estos controles se toleran en el caso de las radiofrecuencias porque se cree que son necesarios para evitar las interferencias. En buena medida, esta legislación es el resultado de la aparición en la primera mitad del siglo XX de las primeras grandes empresas dedicadas a la radiodifusión, que pretendían garantizar la recepción óptima de sus emisiones. De este modo, surgió un sistema de concesión de licencias basado en el "interés general", teóricamente dirigido a evitar las interferencias, pero cuyo subproducto es el incremento de la concentración de los medios de comunicación en manos de las grandes compañías.

Control superfluo

El modelo legal que concede el monopolio de las frecuencias más útiles a las industrias de las telecomunicaciones y al gobierno se ha mantenido a pesar de que han ido apareciendo tecnologías que lo hacían superfluo. Espectro Abierto es, en primer lugar, un intento de desmitificar la necesidad técnica del control de la radiofrecuencia. En palabras de Robert Horvitz, miembro fundador de la Open Spectrum Foundation, "en la última veintena de años se han desarrollado sistemas técnicos que resuelven problemas que antes necesitaban de la intervención del gobierno. Los teléfonos inalámbricos escanean automáticamente una banda para seleccionar un canal libre. Las redes telefónicas celulares GSM asignan dinámicamente las frecuencias cuando los teléfonos están activados, y fijan los niveles de señal en el mínimo necesario para una conexión adecuada. Los receptores inteligentes pueden separar señales codificadas de manera distinta incluso cuando ocupan el mismo canal, etc. Las regulaciones diseñadas para proteger al equipamiento ‘tonto’ de las interferencias provocan escasez artificial de las frecuencias solicitadas. Estudios recientes han demostrado que las asignaciones estáticas de frecuencia pueden traducirse en cifras de utilización de banda de entre un 5% y un 10%".

¿Interferencias?
 

Las interferencias no existen en sí mismas, no son un fenómeno natural: sencillamente las ondas no interfieren entre sí. Una demostración cotidiana es que si dos personas hablan a la vez sus voces no se distorsionan, ambos conjuntos de ondas llegan intactos al oyente. La razón de que, en ocasiones, no podamos entenderlas, no tiene nada que ver con la deformación de las ondas, sino con las limitaciones de nuestros oídos. Es decir, la interferencia es el resultado de la incapacidad de determinado receptor para aislar adecuadamente una señal concreta. Las primeras radios tenían muy poca capacidad para procesar las señales que recibían. En cambio hoy existen receptores que pueden separar la señal del ruido con gran precisión y no necesitan reservar una zona libre en torno a la frecuencia que están recibiendo.

El ejemplo WiFi
 

Los defensores del espectro abierto mencionan de forma recurrente las tecnologías WiFi como ejemplo de las posibilidades que abriría el tratamiento del espectro como un bien común no monopolizable. "La banda de frecuencias alrededor de los 2.4 Ghz es una de las escasas frecuencias públicas donde se permite emitir sin necesidad de licencias. Se emplea sobre todo por dispositivos domésticos, como los teléfonos inalámbricos", explica José Luis de Vicente. "Pero también por los routers que hacen posible el funcionamiento de las redes WiFi. Si la tecnología de las redes inalámbricas no se hubiese basado en una frecuencia abierta, hubiese sido muy difícil que se hubiesen extendido con la fuerza que lo han hecho". Para Robert Horvitz, "la tecnología WiFi es un ejemplo de cómo un gran número de personas pueden compartir una banda, sin canales asignados específicamente, si todas utilizan baja potencia y formas de onda diseñadas para minimizar los efectos de las interferencias".

Abundancia (de espectro) y desarrollo
 

La premisa básica de Open Spectrum es que la escasez del espectro es artificial: en palabras de Kevin Werbach, uno de los primeros defensores del espectro abierto, "en lugar de tratar el espectro como un recurso físico escaso, podríamos ponerlo a disposición de todos como dominio público, lo que permitiría un uso más eficiente y creativo de las ondas de radio". Los partidarios del espectro abierto aspiran a que, en último término, cualquiera pueda emitir señales en cualquier frecuencia sin necesidad de un permiso específico y con la única condición de respetar un mínimo conjunto de reglas técnicas, de modo que la regulación del espectro radioeléctrico se aproxime a las normas cotidianas que regulan la comunicación oral. A menudo se argumenta que la eliminación de las regulaciones gubernamentales en este ámbito podría tener importantes repercusiones sociales y políticas, en especial en los países más pobres, pero algunos van aún más allá. Por ejemplo, David Weinberger, experto en tecnologías de la comunicación, afirma: "Actualmente Internet se usa predominantemente para transmitir textos. La apertura del espectro supondrá que nuestra conectividad no estará ya constreñida por la velocidad de escritura y un tipo de presentación de las ideas basado en el texto. Tendrá un gran efecto democratizador. Esperaremos y exigiremos respuestas directas. Seremos capaces de organizarnos no sólo en torno a ideas escritas sino también a expresiones de pensamiento mucho más ricas, lo que posibilitará una auténtica democracia participativa. El espectro es ubicuidad. El espectro abierto es igualdad y libertad".

Darwin Palermo
La Dinamo

 

Visto 1465 vecesModificado por última vez en Jueves, 30 Julio 2009 13:52

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.