Miércoles, 13 Enero 2010 09:22

Lula cede ante el Ejército y la Iglesia y acepta revisar su programa de derechos humanos

Escrito por El País
Valora este artículo
(0 votos)
Las fotos aparecidas ayer en los diferentes diarios brasileños del presidente del país, Luiz Inácio Lula da Silva, son reveladoras de hasta qué punto le ha afectado la polémica suscitada alrededor de su reciente Programa Nacional de Derechos Humanos. Este proyecto, criticado por políticos, militares e incluso la Iglesia católica, se ha convertido ya en el texto de la discordia dentro del propio Ejecutivo. Varios de sus miembros consideran que este programa es un viraje en la postura de Lula hacia una línea más izquierdista, que algunos califican de corte bolivariano.

Según informaba ayer la apertura del diario O Globo, Lula pide ahora que sea revisada la parte del programa que prevé la creación de una Comisión de la Verdad que investigue los actos delictivos cometidos durante la dictadura militar, en un intento de evitar roces con el Ejército. La versión original ordena que sean investigadas las violaciones de los derechos humanos "practicadas en el contexto de represión política"; en la nueva versión, la expresión se sustituirá por "el contexto de conflictos políticos".

Para los tres comandantes del Ejército y para el ministro de Defensa, Nelson Jobim, que habían amenazado con presentar sus dimisiones a Lula si no cambiaba el texto, la nueva versión significa que no sólo serán investigados los militares, sino también los militantes de la izquierda armada durante la dictadura.

Lula prepara ahora una reunión con los ministros que ponen reparos al texto del programa, que, en 73 páginas, prevé la creación de 27 nuevas leyes en el ámbito de los derechos humanos.

Lula también ha escuchado las críticas de los obispos, que se oponen a una parte del texto en la que se le concede a la mujer plena libertad para disponer de su cuerpo, liberalizando así la opción del aborto. Los obispos habían dado a entender a Lula que la Iglesia podría retirar la confianza al Gobierno en las elecciones del próximo octubre.

Según Lula, la cuestión del aborto saldrá del texto del Programa Nacional de Derechos Humanos para convertirse en un tema de salud pública en el ámbito del Gobierno, mientras que el tema de la revisión de la ley de amnistía para poder procesar a los torturadores de la dictadura será objeto de una sentencia del Supremo.

El presidente aún no ha hablado sobre la posibilidad de revisar los otros puntos polémicos del proyecto, como el de la intervención del Ejecutivo en los medios de comunicación, la posibilidad de usar más los plebiscitos populares para gobernar o la libertad que se concede a los Sin Tierra para poder invadir haciendas y que ha enfrentado a los ministros de Agricultura y de la Reforma Agraria.

Según informaciones facilitadas a este diario por el entorno del Gobierno, Lula va a intentar los próximos días "apagar los diferentes fuegos" que ha encendido un ambicioso programa sobre derechos humanos que, quizás por haber querido abarcar demasiados asuntos conflictivos, ha acabado desagradando a progresistas y conservadores.

JUAN ARIAS - Río de Janeiro
Visto 634 vecesModificado por última vez en Miércoles, 13 Enero 2010 17:05

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.