Imprimir esta página
Miércoles, 13 Enero 2010 17:16

Haití pide ayuda desesperada mientras busca a sus muertos

Escrito por Público.es
Valora este artículo
(0 votos)
Casas derrumbadas, cadáveres sepultados, caos y miles de personas en las calles. Este es el panorama que vive en estos momentos Haití tras el terremoto de 7 grados a la espera de que llegue la ayuda humanitaria

Todo Haití continúa este miércoles dentro de su peor pesadilla. Quince segundos interminables de seísmo de 7 grados en la escala Ritcher sacudió la pasada madrugada el país antillano, el más pobre de América. Tras una noche de destrucción, millones de haitianos se han despertado sin casas, sin enseres, sin familiares. La calle se ha convertido en su único refugio.

La ayuda humanitaria llega con cuentagotas y el desbordamiento que sufren las autoridades haitianas hacen muy complicadas las labores de rescate de los sepultados bajo los escombros y el recuento de víctimas mortales.

"Más de cien mil muertos"

Aunque todavía no hay cifras oficiales de fallecidos, heridos y desaparecidos, se va vislumbrando la magnitud de la catástrofe.

El presidente de Haití, René Préval, ha reclamado la ayuda urgente de la comunidad internacional para afrontar la "inimaginable" catástrofe que ha podido dejar miles de muertos. Mientras, el primer ministro del país, Jean Max Bellerive, calculaba en la CNN que podría haber "más de cien mil fallecidos". "La población ha reaccionado con madurez. La gente está tratando de ayudarse unos a otros, tratando de organizarse", dijo Bellerive en la entrevista.

En sus primeras declaraciones tras el seísmo, Préval ha asegurado en una entrevista al diario The Miami Herald que él mismo ha caminado entre cuerpos aplastados y oído los gritos de las personas atrapadas en los escombros del edificio del Parlamento.

Préval avanza que puede haber miles de muertos y que se está evaluando el impacto de la catástrofe. "El Parlamento se ha hundido, el edificio de impuestos, las escuelas, los hospitales. Hay muchas escuelas derruidas con mucha gente dentro", ha relatado para añadir: "Todos los hospitales están abarrotados de gente. Es una catástrofe".

Él mismo lleva en las calles de Puerto Príncipe desde las cinco de la mañana "tratando de entender la magnitud" de la catástrofe que ha asolado su país". Es "increíble", confesó. "Hay que verlo para creerlo".

"La ciudad está destruida. Los hospitales, los colegios, las casas particulares. Las calles están llenas de cadáveres", indicó el presidente, quien reconoció que su residencia oficial, el Palacio Presidencial y su propia casa cayeron tras el terremoto.

"No sé donde voy a dormir esta noche. Pero eso no es un problema", dijo el máximo mandatario en una entrevista cerca del aeropuerto con un reportero de la CNN. "He oído que pueden ser 50.000. Otros dicen que cientos de miles. La verdad es que no lo sé. Es todavía demasiado pronto para saberlo".

El presidente aseguró que la primera necesidad del país es limpiar las calles de cadáveres y atender a los heridos. "No podemos llevar a los heridos a los hospitales, están llenos".

Calles repletas de gente sin rumbo

Mientras, la realidad en Puerto Príncipe es que miles de personas deambulan por sus calles o acampan en sus plazas por temor a nuevas réplicas del terremoto y en espera de ayuda, ante la destrucción general de edificios.

En la parte alta de la ciudad, donde cientos de edificios se han derrumbado, la población se agrupa en espera de socorro, mientras tratan de colaborar en las tareas de rescate.

Tapados con sábanas se observan muchos cadáveres tendidos en el suelo por todas partes de la ciudad, mientras algunos heridos son trasladados en busca de asistencia médica con ayuda de amigos o familiares. Además, los cadáveres son evacuados por los mismos ciudadanos, que buscan un lugar donde depositarlos.

Edificios emblemáticos derrumbados

Según informó hoy la radio local, varios ministerios se han derrumbado, entre ellos el de Asuntos Exteriores, al igual que otros muchos, como el edificio rosado de la Catedral, en el distrito de Bel Air y el Palacio Nacional, sede de la Presidencia haitiana, en Champ de Mars.

En la amplia plaza ajardinada que circunda el Palacio, también cientos de personas se instalaron, algunas por haberse quedado sin casa y otras temerosas de nuevos derrumbamientos o réplicas del sismo.

Además, la catástrofe ha causado el hundimiento de muchas viviendas, centros comerciales, bancos y edificios de oficinas cuyos escombros ocupan buena parte de la calzada en la mayoría de las vías de Puerto Príncipe. Desde primeras horas de la mañana muchos grupos de ciudadanos trabajan en el desescombro de los inmuebles desplomados, en muchos casos en busca de supervivientes o de muertos.

Artículo relacionado
Un terremoto sacude a Haití con proporciones "catastróficas"

Visto 562 vecesModificado por última vez en Miércoles, 13 Enero 2010 17:26