Sábado, 06 Noviembre 2010 07:28

Desata victoria de Dilma Rousseff una ola racista y xenófoba en Brasil

Escrito por La Jornada
Valora este artículo
(0 votos)
Salvador de Bahía, 5 de noviembre. La elección de Dilma Rousseff ha desatado una ola racista en Brasil. Y no porque la presidenta electa sea hija de un inmigrante búlgaro –un comunista que se hizo medianamente rico–, sino porque en la región noreste, la más pobre y la más morena del país, el voto por la candidata del Partido de los Trabajadores (PT) superó con creces al de José Serra, aspirante del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

En todos lados se cuecen las habas del racismo y el regionalismo: Haga un favor a Sao Paulo: mate un nordestino ahogado. La frase que incita a matar habitantes del noreste de Brasil, porque no son gente, fue escrita por la estudiante de derecho Mayara Petruso la madrugada del lunes. Para entonces ya se sabía que candidata del PT había obtenido en el norte y noreste del país la mayoría de los 12 millones de votos (10.7) que hicieron la diferencia. Petruso, del sureño Sao Paulo, votó por Serra.

El desahogo se convirtió en pocas horas en uno de los tópicos más comentados en las redes sociales y reavivó un viejo debate sobre el peso del voto de los pobres, mestizos y negros en un país donde el voto es obligatorio.

Pese al repudio generalizado, en la red se creó un grupo para enviarle un abrazo virtual a la estudiante. Se sumaron mil 400 personas. ¿A dónde se lo enviarán? A saber, porque luego de ofrecer una disculpa en Orkut, la joven canceló todas sus cuentas y también dejó de asistir a la universidad. Además, el despacho jurídico Peixoto e Cury, con oficinas en Sao Paulo y Nueva York, informó de su despido, al tiempo que lamentó su infeliz opinión personal.

El caso de Petruso ha sido el más sonado, pero está lejos de ser algo aislado. En la campaña electoral, las redes sociales estuvieron repletas de comentarios racistas y clasistas, principalmente contra “los nordestinos pretos (negros) e ignorantes” que votan por el PT.

Unas horas después del mensaje de Petruso, y mientras en la red florecían comentarios similares, otros usuarios crearon el sitio Xenofobia No, destinado a recopilar los mensajes discriminatorios contra los nordestinos (son incontables), pero más tarde para mostrar las expresiones discriminatorias que se divulgan en las redes sociales. (En los siguientes párrafos, se reproducen algunas en cursivas).

La versión de los perdedores

Me volví racista hoy por causa de ustedes, negros apestosos que sólo quieren tener hijos y engordar la barriga con el dinero de los que trabajan (andrebitarello).

No nos sorprende más. Siempre hay esas expresiones contra nosotros, que somos flojos, que tenemos muchos hijos, pero ellos, los paulistas, se han hecho ricos con el trabajo de los nordestinos que van para allá, dice Eduardo, un joven estudiante de una escuela técnica, quien habla al lado de un local de artesanías afrobrasileñas y bajo un letrero que dice: Voto negro consciente.

Eduardo habla en el barrio de Pelourinho, cuyo nombre, que significa lugar de azote, le viene de la pequeña plaza donde los portugueses vendían esclavos. A la primera provocación, se sumerge en un largo listado de razones para votar por Dilma, que van mucho más allá de la Bolsa Familia u otro beneficio que él o su familia hayan recibido del gobierno de Lula.

Lo dice de otra manera Marcos Coimbra, presidente del instituto Vox Populi: el comportamiento electoral de los brasileños depende más de las diferencias de opinión que de determinaciones materiales (no es la economía, estúpido). En un artículo, Coimbra sostiene que hay tucanos (votantes del PSDB) pobres y ricos, en el norte y el sur, con alta y baja escolaridad. Así como hay petistas en todas las franjas y nichos de nuestra sociedad. Dilma venció porque ganó en el conjunto de Brasil y no en razón de un segmento.

Maldita sea, continúo odiando cualquier lugar encima de Belo Horizonte (@niderodroigues). Rodrigues debería odiar también a Belo Horizonte, Minas Gerais, pues en su estado también triunfó Rousseff por amplio margen. En Sao Paulo y Minas Gerais, muchos beneficiarios de los programas federales llevaron a las gubernaturas a los candidatos del PSDB.

El argumento de la compra de voto de Lula a través de Bolsa Familia y otros programas tampoco se sostiene, pues Rousseff sólo obtuvo entre sus beneficiarios un poco más de votos que su oponente, dice Coimbra.

Según el analista, los argumentos de la clase media antilulista de que la gente vota con el estómago, porque es pobre e ignorante, o porque un programa social la esclaviza, son tres mitos que deben combatirse. Si no, nos quedaremos con la versión de los perdedores.

La playa y el nordestino ilustre

“Yo apoyo no sólo matar un nordestino, sino a todos los pobres e ignorantes de mi Brasil, por un mundo mejor (@aanacarla).

El jueves, la asociación de abogados de Pernambuco presentó una denuncia contra la estudiante ante el Ministerio Público, bajo el amparo de una ley que castiga los prejuicios de raza, color, religión y procedencia nacional. Henrique Mariano, presidente de la asociación, pidió que la estudiante, de 21 años, sea juzgada por los delitos de racismo e incitación al homicidio.

Señora lluvia, arrastre las urnas. No deje a ese pueblo votar. (dimitriusgarbis).

A mediados de este año, las inundaciones causaron decenas de muertes en Pernambuco y Alagoas. Las redes sociales también se llenaron de comentarios similares. En Orkut fue creado un grupo llamado Odio Nordestino, donde se lamentaba que a consecuencia del desastre natural más familias de migrantes nordestinos llegaran al sur.

También hubo nordestinos que respondieron con mentadas de madre y otros que argumentaron en serio. El tag #orgulhodesernordestino fue, tras la elección, uno de los primeros Trending Topics Brasil (las palabras clave más utilizada en Twitter) y uno de los más comentados del mundo.

“Ahora quiero ir a un super resort del nordeste y cuando me traigan mi toalla o mi jugo, ¿les quedará orgullo? (@raaulduarte).

Quizá el debate en la red no tuvo nada que ver, pero este viernes la presidenta electa descansa en la playa Itacaré, considerada una de las más bellas del país. Aunque nunca quiso decir cuál era su destino, la prensa brasileña describe incluso su paseo y se regodea en detalles sobre los 15 minutos que nadó en esta playa del nordeste.

Sólo Hitler acabará con la raza de los petistas, construyendo una cámara de gas en el nordeste. (medeiros_raah).

La tarde cae cuando Eduardo sigue hablando de las privatizaciones en la era de Cardoso, de la salud, la educación y de su orgullo de que esta región sea ahora la de mayor crecimiento de Brasil.

–Bueno, quizá les molesta un nordestino es especial...

–No me interrumpa, ahí es donde quería llegar: están enojados con ese nordestino llamado Lula.

Por la noche, el presidente dirige un mensaje al país. Los medios anticipan que será de sólo cuatro minutos y medio, destinado a enfrentar la crispación poselectoral.

Por Arturo Cano
Enviado
Visto 902 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.