Sábado, 21 Julio 2012 07:16

España no se salvó con el rescate a los bancos

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Los ministros de Finanzas de la Eurozona aprobaron ayer una ayuda de 100 mil millones de euros para evitar que los bancos españoles quiebren. Sin embargo, los mercados redoblaron su presión sobre la deuda de España haciendo escalar el riesgo país hasta un nuevo record histórico de 610 puntos.


Tras recibir el visto bueno de los parlamentos de Alemania y de Finlandia, últimos escollos para sacar adelante el rescate, los ministros de finanzas de la Zona Euro celebraron una videoconferencia en la que aprobaron, por unanimidad, las ayudas y las condiciones que figuran en el memorando de entendimiento que deberá cumplir el gobierno español. Se estableció que el primer tramo de la ayuda, 30 mil millones de euros, estará disponible a fines de julio y podrá usarse en caso de necesidades financieras urgentes e inesperadas, por lo que el gobierno podrá emplearlas inmediatamente para recapitalizar entidades como Bankia o Novagalicia Banco, que ya hicieron públicas sus necesidades.


Las condiciones que figuran en el memorando –que el gobierno del presidente español, Mariano Rajoy, ocultó a la ciudadanía pero que difundieron los gobiernos de Alemania, Holanda y Finlandia– implican duras medidas macroeconómicas, según se desprende de la declaración del Eurogrupo publicada por la prensa española. Entre las “recomendaciones políticas” que consigna el memorando, se encuentran la suba del Impuesto al Valor Agregado (IVA), la supresión de la desgravación por vivienda y la aplicación de la reforma laboral, todas medidas ya aprobadas y algunas puestas en marcha por el Ejecutivo español. Además, se aumentará la supervisión al sector financiero en España y se creará un “banco malo” para acumular las hipotecas basura, según explicó la Televisión Española. Las entidades financieras tendrán que ser reformadas según las reglas de la Unión Europea (UE) para evitar distorsiones que resulten perjudiciales para otros competidores en Europa. “Los progresos en estas áreas se revisarán de cerca y de forma regular en paralelo con las condiciones para el sector financiero”, advirtieron los ministros de la Eurozona. Tras hacerse el anuncio, el Fondo Monetario Internacional (FMI), padre de los planes recesivos que se están aplicando en España para salvar a los tenedores de deuda de ese país, manifestó su apoyo a la inyección de capital, concedida después de que Madrid aprobara el mayor ajuste en la historia democrática del país.


Pero la aprobación formal del rescate por parte del Eurogrupo no consiguió calmar a los inversores. Por primera vez, desde la introducción del euro, el riesgo país –diferencial entre el bono español a diez años y el alemán (de referencia) al mismo plazo– superó los 600 puntos y cerró en 610, con una rentabilidad superior al 7,2 por ciento. La Bolsa de Madrid también reaccionó con pesimismo ante el actual escenario que atraviesa España y el Ibex 35, principal indicador, cayó un 5,8 por ciento, el mayor hundimiento desde mayo de 2010, cuando el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero anunció el primer gran “hachazo” en tiempos de crisis. Con la rentabilidad del bono a diez años por encima del 7 por ciento, España vuelve a situarse en zona de rescate total, al superar la barrera a partir de la cual el costo de endeudamiento es insostenible, como ocurrió antes de la intervención de Grecia, Irlanda y Portugal. Con este escenario adverso, los mercados desconfían de que el rescate de 100 mil millones de euros para la banca española sea capaz de funcionar como “cortafuegos” y evite una intervención total que –según el ministro de Finanzas alemán Wolfgang Schäuble– tendría un costo de unos 300 mil millones de euros.


En este contexto, el ministro de Hacienda español, Cristóbal Montoro, aseguró ayer, en la conferencia de prensa posterior al habitual Consejo de Ministros, que España no saldrá de la recesión hasta los años 2014 y 2015 y que durante este año continuará subiendo el desempleo, hasta el 24,6 por ciento. Al mismo tiempo, la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, se negó a responder si España solicitará un rescate total y calificó de “incomprensible” la actual presión de los mercados, ya que el Ejecutivo español está cumpliendo al tomar medidas e implementando reformas para bajar el déficit público.


España sigue siendo la gran preocupación de la Unión Europea, que busca una salida de la crisis de deuda exigiendo a los países en problemas la aplicación de recetas neoliberales que no hicieron otra cosa que ahogar aún más sus economías y elevar el número de desocupados, que en España es de 5 millones, el 24,44 por ciento de la población activa. Rajoy impulsó un ajuste de 65 mil millones de euros, que incluye medidas como una importante suba del IVA del 18 al 21 por ciento, la supresión de una paga extra de Navidad de los empleados públicos y un recorte a los subsidios de desempleo. El drástico recorte, considerado el mayor “tijeretazo” al Estado de Bienestar en la historia democrática del país, fue respaldado el jueves por el Congreso, gracias a la mayoría absoluta del PP y rechazado masivamente en las calles de todo el país, con Madrid y Barcelona a la cabeza. En la capital, la manifestación culminó con choques con la policía durante la madrugada que dejaron 15 detenidos.

Información adicional

  • Antetítulo:A pesar de la ayuda de Brusela, el riesgo país se disparó hasta llegar a un nuevo record histórico
  • País:España
  • Región:Europa
  • Fuente:Página12
Visto 879 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.