Miércoles, 17 Abril 2013 06:47

Siete muertos chavistas tras la elección

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)
Siete muertos chavistas tras la elección

Ocurrió lo peor: hubo siete muertos y al menos 61 heridos en Venezuela a causa de los disturbios, y el gobierno encabezado por Nicolás Maduro acusó a la oposición por la violencia desatada entre la noche y la madrugada de ayer en los estados Barinas, Miranda, Táchira, Anzoátegui y Zulia, principalmente. A su vez, el líder de la oposición, Henrique Capriles Radonski, dijo que el gobierno busca la confrontación en el país para no tener que hablar de los resultados reñidos del domingo, de los que pidió un recuento total, y canceló la movilización prevista para hoy rumbo al Consejo Nacional Electoral (CNE), que Maduro había prohibido horas antes. La oposición llamó a un cacerolazo para la noche –que se escuchó en esta ciudad a las ocho– y durante la toma de posesión de Maduro del viernes.

 

El gobierno venezolano informó que la mayoría de los fallecidos eran militantes y simpatizantes del chavismo y que fueron atacados en las sedes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en distintos estados del país y en la periferia de Caracas. Además, la fiscalía general informó que hubo agresiones a personas en los centros de salud y mercados subsidiados –Mercal y Pdval–, creados por el proceso bolivariano. El proclamado presidente Maduro acusó a la oposición por los hechos de violencia y denunció a la embajada de Estados Unidos por “financiar” a los grupos que los promovieron. El heredero político de Chávez mencionó los nombres de los agregados militares David del Mónaca y Deblin Costal, quienes fueron expulsados en marzo, acusados de atentar contra la estabilidad militar y política del país. Maduro dijo que a esa conspiración se unía el sabotaje eléctrico y recordó que una funcionaria norteamericana visitó el estado Bolívar con un dirigente del partido conservador Primero Justicia –el de Capriles–, que caracterizó como de la burguesía amarilla, para planificar “dejar sin luz a Venezuela”.

 

Tras lamentar las muertes, Maduro endureció su postura y dijo que no iba a permitir la movilización opositora hacia el CNE, prevista para hoy. “Ahora están planteándose para mañana una marcha al centro de Caracas. No se va a permitir, ustedes no van a ir para allá a llenarlo de muerte y sangre. Mano dura voy poner contra el fascismo y la intolerancia.”

 

Asimismo, Maduro denunció el rol del canal opositor Globovisión, por “negar los hechos de violencia, incluidos la muerte de siete personas y el incendio de casas del PSUV”. Dijo el proclamado presidente “Globovisión está diciendo que es mentira que hay muertos, lo está diciendo ahorita en Aló Ciudadano”. Mientras tanto, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, ordenaba el inicio de una investigación sobre los hechos de violencia y, en particular, sobre la actuación de la dirigencia opositora. “Cuatro niñitos ricos no van a desordenar el país”, aseguró Cabello.

 

Con respecto a la votación del domingo y su negativa a auditar el ciento por ciento de las cajas, Maduro recordó que el rector Vicente Díez, con tendencia política derechista, aseguró que no era cuestionable el resultado anunciado por el Consejo Nacional Electoral. El delfín de Chávez obtuvo 50,75 por ciento de los votos frente a su rival, que consiguió 48,98 por ciento de los sufragios. Y anteayer fue proclamado nuevo presidente por un mandato de seis años, respaldado por bloques regionales como Mercosur, Unasur y Alba. Poco tiempo después, Capriles convocó a una rueda de prensa en la que acusó al gobierno de instigar la violencia para no tener que responder a su demanda de auditar todos los sufragios. “El gobierno está detrás de todos los episodios de violencia. Conozco su libreto. Le pregunto a Maduro si va a radicalizar los apagones y la crisis económica.” Consciente de que les había pedido a sus seguidores que llevaran el reclamo a las calles, y que ese objetivo podría haberse salido de control, también dijo el líder opositor: “Si alguna persona ha hecho eso, queda al margen de este proyecto. Yo soy un pacifista”.

 

Capriles intentó bajar los niveles de confrontación y dijo que cancelaba la manifestación al Consejo Nacional Electoral, y en su lugar, llamó a usar las cacerolas, pero desde las casas. “El gobierno quiere infiltrar gente en la marcha de mañana (por hoy) para que haya conflictos en la calle. Mañana no vamos a movilizarnos. El que salga está del lado de la violencia.” El líder opositor, que el viernes pasado, en una entrevista del canal Globovisión, señalaba que el sistema electoral era confiable, ayer presentó las supuestas pruebas de que hubo fraude y afirmó que en realidad él ganó los comicios del domingo. Mostrando una pila de papeles, Capriles enumeró algunas de las irregularidades que ellos constataron: daño a unas 535 máquinas, testigos de la Mesa de la Unidad retirados de varios centros de votación y voto asistido.

 

Capriles afirmó que si el gobierno continuaba con su negativa a revisar la votación, su alianza enviará misiones a organismos internacionales como la ONU y la OEA. “Les pedí a los jefes de Estado con los que conversé que aboguen para que se haga el conteo voto a voto. Esa fue la posición del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.”

 

A propósito del pedido que hizo Cabello para que se investigara a los instigadores de la violencia, el rival de Maduro optó por la ironía. “Sería por primera vez en la historia que se le abre una investigación penal a un líder por llamar al cacerolazo.” Para luego minimizar los llamados que hizo a manifestarse. “Los casos de muertes de los que habla el gobierno no son por las protestas. No voy a pisar el peine del gobierno para distraerme de lo que pedimos.”

 

Capriles recordó que él ya estuvo preso durante cuatro meses acusado de haber participado en el acoso a la embajada de Cuba durante el efímero golpe de Estado de 2002 contra Chávez. En ese momento Capriles era alcalde del municipio de Baruta, y muchos lo recuerdan como el hombre que trepó una escalera para entrar en la sede diplomática e inspeccionar las instalaciones buscando chavistas refugiados.

 

A once años de los sucesos de abril de 2002, tanto oficialismo como oposición se acusaron de querer romper las reglas democráticas. Maduro dijo que lo que estaba en marcha era “un golpismo”, mientras que Capriles aseveró que “el gobierno quiere otro 11 de abril”.

 

El analista político Germán Campos señaló a esta enviada el peligro que representa poner en duda el sistema electoral venezolano. “La oposición cruzó la raya y obligó a que el otro lado se radicalice. Existen elementos en común con el golpe de 2002, como ser que Capriles llamó a sus seguidores a que se movilicen, colocando la crisis política por delante, y dijo que el gobierno es ilegítimo, un argumento que se usó hace once años. También hay que contemplar la polarización del país, que viene de años.”

 

¿Y lo novedoso de esta coyuntura? Campos, director de la consultora 30/11, dijo que es la ausencia del líder bolivariano. “El liderazgo de Chávez partió al país en dos pedazos, diría que a la región en dos, hay un antes y un después de él.”

 

Elsa Cardozo, politóloga de la Universidad Central de Venezuela, no cree que pueda haber un golpe de Estado en ciernes. “La situación de violencia que vivió el país por estas horas le impone a Capriles cuidarse mucho para que sus seguidores no lo pongan en peligro con ningún desborde. La jugada del golpe perjudicó muchísimo a la oposición, que tuvo que recuperarse de aquella fecha. Capriles tiene que mantener el capital político que ganó respetando las instituciones, y además, su candidatura avanzó porque creció la conciencia de que se puede producir una transformación por la vía democrática.”

 

De acuerdo con la experta, el desafío de la oposición es mantener su fuerza dentro de las instituciones, y el del oficialismo, apaciguar en la medida de lo posible. “El gobierno tiene más recursos para jugar en positivo y tener una actitud de reconocimiento del derrotado. De lo contrario, jugar a la polarización es peligroso”, afirmó a este diario.

 

Campos, cuya encuestadora proyectó un triunfo de Maduro entre seis y diez puntos, explicó que la oposición abrió una caja de Pandora al no reconocer el resultado. “Cuando Capriles dijo que el resultado era ilegítimo, activó en la conciencia de un sector el hecho de que el resultado podía ser fraudulento. Y se colocó él en un lugar muy peligroso. El sistema electoral es incuestionable, se ha usado para la elección de gobernadores, diputados, alcaldes, que han ganado por poquísima diferencia. Chávez perdió el referéndum de 2007 por menos de treinta mil votos y no pidió pruebas o revisión del cómputo.”

 

En medio de las acusaciones cruzadas, las advertencias ante experiencias pasadas y dolorosas y el cacerolazo, siete familias no encontraban consuelo.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional

  • Antetítulo:MADURO ACUSO A LA OPOSICION POR LA VIOLENCIA DESATADA EN VENEZUELA Y CAPRILES SUSPENDIO LA MARCHA DE HOY
  • Autor:Mercedes López San Miguel
  • País:Venezuela
  • Región:Amércia Latina
  • Fuente:Página12
Visto 1036 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.