Martes, 23 Abril 2013 06:13

China: desaceleración a la vista

Escrito por La Jornada
Valora este artículo
(0 votos)
China: desaceleración a la vista

Datos revelados el 15 de abril por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) de China muestran que la tasa de expansión del país se redujo a 7.7% de un año a otro en el primer trimestre de 2013, contra 7.9 en el anterior. Las cifras han suscitado serias dudas sobre las perspectivas de la economía china este año, pues aportan evidencia de debilidades en campos claves como las ventas al por menor, la producción industrial y la inversión en bienes raíces. Sin embargo, existen indicios de que el panorama general tal vez no sea tan sombrío como indica esa información.

 

Los datos del PIB fueron mucho más débiles de lo que EIU esperaba. De hecho, la ligera desaceleración del crecimiento anualizado enmascara la escala del descenso. Según la ONE, en términos ajustados a la temporada el crecimiento cayó de 2% en el cuarto trimestre de 2012 a 1.6 en enero-marzo de 2013, el aumento más lento desde el primer trimestre de 2012, cuando las serias dificultades experimentadas por la economía llevaron a las autoridades a adoptar medidas de relajamiento monetario y de política fiscal hacia finales de ese año.

 

Varios sectores importantes batallaron en los primeros tres meses de 2013. Las ventas al por menor continuaron el pobre desempeño demostrado en enero-febrero, con­tenidas por la campaña contra gastos extravagantes en el sector público. La tasa anualizada de crecimiento de las ventas minoristas en enero marzo, de 12.4%, fue significativamente más baja que el 14.5 visto en el cuarto trimestre de 2012. Sin embargo, el ritmo de expansión al menos subió un poco en marzo, comparado con los primeros dos meses del año.

 

Mientras, el crecimiento de la producción industrial descendió a 9.5% anualizado en el primer trimestre respecto del 9.9 de octubre-diciembre de 2012. Una preocupación particular fue que el crecimiento anual de la producción se detuvo en marzo en comparación con junio-febrero. El crecimiento de la producción fue lastrado por los débiles desempeños en sectores líderes, como el acero y el cemento, aunque la producción de vehículos y plásticos se mantuvo un poco mejor.

 

Ventas de inmuebles repuntan, inversión no

 

Las flojas cifras del cemento y el acero apuntan a un elemento que ha socavado el crecimiento: la continua debilidad de la inversión en bienes raíces. La contribución del gasto de consumo final a la tasa principal de 7.7% de crecimiento del PIB, de 4.3 puntos porcentuales, fue en realidad apenas un poco más alta que en el trimestre anterior. En contraste, la contribución de la formación bruta de capitales cayó a 2.3 puntos porcentuales, cuando fue de 3.9 en el último trimestre de 2012.

 

Es probable que una continua reducción de inventarios, que crecieron en forma alarmante en muchos sectores en 2012, influya en la baja del desempeño de la inversión (los cambios de inventarios se capturan en la cifra de contribución a la formación de capital). Sin embargo, es probable que la persistencia de una inversión deslucida participe en la misma medida. La inversión en bienes raíces en enero-marzo creció 20.2% de un año a otro, según la ONE, contra la tasa de 16.3% lograda en el trimestre anterior.

 

Sin embargo, el repunte es modesto comparado con el aumento en las ventas de bienes raíces en el primer trimestre, que según el gobierno subieron 41.2% de un año a otro en términos de espacio vendido y 69% en términos de valor. Un signo preocupante para las perspectivas del sector inmobiliario chino es que el crecimiento de la inversión fue más lento en marzo. Además, la superficie adquirida por desarrolladores inmobiliarios en enero-marzo fue 22% menor que en ese periodo del año anterior, y el ritmo de contracción se ha pronunciado en meses recientes, lo cual puede presagiar problemas para gobiernos locales que dependen del ingreso por concepto de impuestos a las ventas de inmuebles. El bache en la actividad de los desarrolladores desconcierta porque ocurre contra un trasfondo de condiciones relajadas del crédito en meses recientes: a menudo las empresas inmobiliarias están entre las primeras beneficiarias del acceso al crédito.

 

Exportaciones, único punto brillante

 

Es difícil encontrar muchas buenas noticias en los datos de la ONE, pero el desempeño del sector exportador sí mejoró. Las exportaciones netas aportaron 1.1 puntos porcentuales al crecimiento del PIB en el primer trimestre, primera vez que no se han desviado del crecimiento desde el tercer trimestre de 2011. Sin embargo, dadas las dudas planteadas por posibles errores en los datos de comercio en meses recientes, el alza en exportaciones netas tendrá que observarse con cierto escepticismo.

 

Vale la pena recordar que los niveles de confianza son más altos este año que en la última ocasión en que el impulso económico retrocedió, en 2012. Los dos principales índices de gerentes de compras, compilados por separado por la Federación de Logística y Compras de China y por HSBC, mostraron un repunte en marzo con respecto a febrero, y ninguno se ha debilitado en comparación con el trimestre final de 2012. En marzo la ONE reveló también que las ganancias industriales en enero-febrero subieron 17.2% en 12 meses, comparadas con un aumento de apenas 5.3 en todo 2012. Esto sugiere de nuevo que las empresas están en mucho mejor situación que el año pasado.

 

Las perspectivas para 2013 no han cambiado en lo esencial a la luz de los datos más recientes. El consumo debe de continuar recibiendo el impulso del rápido crecimiento del ingreso –los ingresos nominales urbano y rural se elevaron 9.3% en el primer trimestre en términos anualizados–, así como del relajamiento de la campaña gubernamental contra gastos suntuarios en los próximos meses. Las perspectivas de inversión parecen menos optimistas, pero aún es difícil imaginar que las ventas residenciales continúen expandiéndose a sus niveles actuales sin una aceleración de la actividad de construcción. El crecimiento del crédito ha sido rápido en meses recientes, lo cual debe alentar una inversión más robusta.

 

Sin embargo, a la luz de los datos más recientes, es probable que revisemos a la baja en forma significativa nuestros pronósticos de crecimiento del PIB para 2013, que por ahora son de 8.4%. Un crecimiento más débil también reduciría las presiones inflacionarias, por lo que también bajaría nuestra previsión de que la inflación de precios al consumidor promediaría 4.3% este año. Conforme a las menores presiones sobre los precios, también es probable que se pospongan los aumentos de las tasas de interés; antes habíamos previsto que el primero ocurriría en el tercer trimestre.

 

Si bien reduciremos nuestro pronóstico del PIB, es positivo que la mayoría de las debilidades observadas hasta ahora en el año se hayan dado del lado de la inversión. Dar un nuevo equilibrio a la economía, alejándola de su anterior dependencia de la inversión hacia un crecimiento más impulsado por el consumo, es necesario para que la expansión económica china sea más sustentable. Los datos más recientes sugieren que este cambio ya ocurre, y más aprisa de lo que esperábamos.

 

Fuente: EIU

Traducción: Jorge Anaya

Información adicional

  • Antetítulo:Informe de país
  • Autor:Economist Intelligence Unit
  • País:China
  • Región:Asia
  • Fuente:La Jornada
Visto 929 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.