Miércoles, 15 Mayo 2013 06:38

La economía de la zona euro sufre la recesión más larga de su historia

Escrito por El País
Valora este artículo
(0 votos)
La economía de la zona euro sufre la recesión más larga de su historia

La zona euro vive su recesión más larga. La caída del 0,2% intertrimestral registrada en las 17 economías del euro en el arranque del año sume a la eurozona en un año y medio de recesión, según los datos que ha publicado este miércoles Eurostat, la agencia estadística de la Unión Europea. En la hasta ahora considerada Gran Recesión, entre 2008 y 2009, las economías comenzaron a remontar después de un año y tres meses de descensos consecutivos. Aunque entonces las caídas del PIB fueron más pronunciadas, lo prolongado de la recesión actual agrava las perspectivas de recuperación.


 
La cifra ensombrece aun más el diagnóstico del club de la moneda única. Las dos grandes economías del euro acusan la debilidad económica: Francia ha entrado oficialmente en recesión, tras acumular su economía dos trimestres consecutivos de caídas, y Alemania registra un mínimo crecimiento positivo (0,1%) después de un trimestre, el último de 2012, peor de lo que sugirieron los datos iniciales (descenso del 0,7%).

 


El único alivio que ofrecen estos datos es que la caída trimestral de la eurozona es menos pronunciada que la del cierre de 2012, cuando el PIB se contrajo un 0,6%. Con todo, la acumulación de datos negativos tras un año y medio de contracción hace que cada nuevo descenso, por pequeño que sea, impacte enormemente en una economía ya muy deteriorada. El PIB lleva cayendo sin cesar desde el último trimestre de 2011 y apenas había tenido tiempo de recuperarse tímidamente desde la recesión de 2009, que concluyó en el segundo trimestre de ese año.
 


La caída se modera


 
Eurostat confirmó también el dato español, un retroceso del 0,5% respecto al último trimestre del año. Al igual que en el conjunto europeo, la cifra resulta más moderada que la del cierre de 2012, cuando el PIB se dejó tres décimas más, pero la situación de partida es cada vez más débil para encajar nuevos descensos.


 
Si se mira la Unión Europea en su conjunto, las cifras tampoco son alentadoras. La economía de los 27 países entra, al igual que la francesa, en recesión, con una caída del 0,1% respecto al trimestre precedente. Pese a los continuos augurios de que la política de austeridad dará resultados, las cifras desmienten esa tesis, con un agravamiento de la ya delicada situación en los países comunitarios.


 
Ni siquiera los más países prósperos —y reacios a las políticas de estímulo— son inmunes a este panorama. Finlandia es, junto a Francia, el otro país que entra en recesión en el primer trimestre de 2013. Y Austria se queda a un paso, pues la economía se estancó tras decrecer en el último tramo de 2012. También Holanda confirma la recesión que ya tenía al cierre del pasado ejercicio.


 
De las grandes economías solo Reino Unido mejora con claridad, pues logra crecer tres décimas tras haber registrado una caída de la misma magnitud entre septiembre y diciembre de 2012.


 
Deterioro frente a 2012


 
La evolución interanual abona el pesimismo, pues los descensos son cada vez más pronunciados. Las economías del euro registran ya una caída del 1% respecto al arranque de 2012, un resultado que continúa la tendencia del empeoramiento interanual. Lo mismo ocurre si se mira a los 27, cuya economía se contrae un 0,7%.


 
Lo más inquietante de estas cifras es que conviven con unas alarmantes cifras de paro, superiores al 12% en el conjunto de la zona euro y por encima del 27% en el caso de España. Las crecientes dificultades que muestran los países para remontar han llevado a la Comisión Europea a aflojar un poco el ritmo de los ajustes y ampliar el plazo de que disponen los países para reducir sus desequilibrios. Destacan los casos de España y Francia, a los que Bruselas acaba de dar dos años más para llegar al 3% de déficit.


 
Más allá de esa relajación, el cambio en las políticas económicas de la Unión Europea de momento solo está en los discursos. Tanto la Comisión como los líderes de los grandes países sitúan el paro como prioridad de sus estrategias, pero sin anunciar inversiones significativas que permitan apuntalar esta idea.


Por Lucía Abellán Bruselas 15 MAY 2013 - 12:21 CET


Francia entra oficialmente en recesión
 

El País Madrid 15 MAY 2013 - 08:46 CET

 

La persistencia de la crisis y la receta de una austeridad excesiva han vuelto a arrastrar a Francia a la recesión por segunda vez en poco más de un año. Según ha informado la oficina de estadística francesa, la segunda economía del euro se contrajo un 0,2% en el primer trimestre de 2013 con respecto al cierre de 2012. El PIB de Francia ya retrocedió un 0,3% en el último tramo de 2012. Por su parte, la locomotora europea, Alemania, que también ha publicado un avance de su contabilidad nacional este miércoles, ha esquivado la recesión por la mínima y tras crecer menos de lo esperado con un alza de apenas un 0,1%.


 
Técnicamente, un país entra en recesión cuando su economía se contrae durante dos trimestres consecutivos en tasa intertrimestral. La economía francesa ya cayó un 0,1% en el primer y el segundo trimestre de 2012, mientras apenas avanzó un 0,2% durante el pasado verano.


 
Francia está bajo presión de Bruselas para que no afloje en las reformas y ajustes. Pese a ello, la Comisión ha accedido a conceder dos años más de plazo a París para reducir el déficit después de que el Gobierno de Francois Hollande, que cumple su primer año en el poder, haya reconocido que no podrá cumplir con el objetivo de déficit del 3% hasta finales de 2014 sin agravar aún más la recesión. El Ejecutivo espera que el PIB crezca un 0,3% a lo largo de este año mientras Bruselas augura una caída del 0,1%.

 


El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, que en unas horas se reunirá con Hollande, ha insistido este miércoles en que Francia necesita un "programa creíble de reformas" a cambio de la prórroga. Bruselas confirmará esta decisión el próximo día 29, cuando también dará a conocer sus conclusiones sobre los planes de reformas presentados por Francia y, también, España, entre otros.


 
Según ha justificado en una entrevista a la radio francesa Europe 1, "no se puede hacer una aplicación ciega del Pacto de Estabilidad, hay que hacer una aplicación inteligente" y este país ha disminuido a la mitad su déficit nominal, aunque "la deuda sigue extremadamente elevada" y el pago de sus intereses representa la primera partida de su presupuesto, por encima incluso de la educación.
 


Las familias francesas gastan menos


 
La oficina de estadística (INSEE) atribuye el retroceso tanto a la demanda interna, que amputó una décima del PIB, como al saldo del comercio exterior, que lo redujo en dos décimas. El único elemento ligeramente positivo fue la variación de existencias de las empresas, que aportó una décima al PIB.


 
El consumo privado, que se mantuvo estable en el último trimestre de 20102, bajó un 0,1% entre enero y marzo. El descenso de los gastos en inversión fue más intenso, de un 0,9%. En cuanto al comercio exterior, las exportaciones siguieron bajando en el primer trimestre (un 0,5 % menos después de haberlo hecho un 0,7% menos entre octubre y diciembre) al tiempo que las  importaciones dejaron de retroceder y se recuperaron un ligero 0,1%.


 
Para completar este panorama, este lunes se ha publicado que el poder adquisitivo de los hogares franceses ha sufrido una caída récord durante el año pasado, un retroceso más grave de lo esperado. La pérdida es del 0,9% y no del 0,4%, como se esperaba en un principio.


 
Problemas también para Alemania


 
El PIB alemán, por su parte, ha crecido un 0,1% en el primer trimestre del año, un crecimiento "débil" que el Gobierno de Angela Merkel justifica por el largo invierno que ha ralentizado la economía. Especialmente la construcción. La oficina estadística alemana, Destatis, ha revisado también la caída sufrida en el último trimestre de 2012, que ahora estima en el 0,7%, una décima peor.


 
Los impulsos positivos vinieron casi exclusivamente del consumo privado, que creció en el primer trimestre del año, después de haber bajado en el último trimestre de 2012. En las inversiones, en cambio, continuó la tendencia negativa del año anterior.


 
El comercio internacional no tuvo casi repercusiones en el crecimiento y tanto las exportaciones como las importaciones tuvieron una tendencia a la baja. En comparación con el mismo periodo del año anterior, el PIB cayó un 1,4% aunque, según Destatis, esto obedece ante todo a que en el primer trimestre de este año hubo más días de fiesta que el primer trimestre de 2012. Prescindiendo de ese efecto, el PIB bajó sólo un 0,2%.


 
Hasta el tercer trimestre de 2012, Francia y Alemania habían tirado del carro de la economía de la zona euro, que aún así no había podido evitar entrar en recesión al cierre del año pasado.

Información adicional

  • Autor: Lucía Abellán
  • Región:Europa
  • Fuente:El País
Visto 1080 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.